You are on page 1of 7

In temucuhualiztli, in

nehtoltiliztli
'el permiso, el compromisor

E I manifie,sto Anáhuac
de 2000, A. C.
Calpulli I{exticpac de Anáhuac

El lunes 13 de abril de 1998 de la actual cuenta europea del tiempo apareció en las páginas
editoriales de la primera sección del periódic o El (Jniversal un artículo de fondo, con autoría de
Ikram Antaki, en donde se hace la siguiente afirmación: ...'En todas partes, los padres han
muerto; El Estado-benefactor se havuelto impotente; así que los hijos debenvolverse adultos.'...

En el resto del mencionado artículo la autora no ofrece más que frases sin sentido
crítico verdadero: 'Hoy tratamos de arreglar 1o que ya está destruido, o está a punto de
destruirnos.', 'Debemos...', 'Dejemos...', 'Acabemos...', etc.. Quien firma este artículo es una
mujer que nació en Siria, estudió en Francia y hace 13 años se nacionalizó mexicana, donde se
desempeña como antropólo ga.

Su actividad profesional la ha llevado a una incansable búsqueda del saber europeo, de la historia
europea,delahistoriamediterránea.Puedeserdescritacomounafilósofa,esdecir,como
una mujer amante del saber griego, no únicamente del antiguo saber griego, sino también de sus
antecedentes y de su evolución, que no es otra cosa que el saber europeo.

Lo anterior hace evidente la autoridad de la opinión expresada por esta notable estudiosa de la
cultura europea. Para quienes trabqamos en el Calpulli Nexticpac desde hace varios años,
contando que algunos iniciamos nuestro trabajo desde antes del sábado 11 de enero de 1993
europeo, fecha de fundación, estas palabras de Ikram Antaki nos resultan muy impactantes.

Ya hace buen tiempo que habíamos observado el desmoronamiento del Estado
Mexicano. Ahora vemos que este proceso es parte de un proceso mayor: el fin de la cultura
europea. Aunque el historiador y filósofo alemán Osvaldo Spengler lo había pronosticado hace
unos 70 años, en su obra La decadencia de Occidente, apenas se empieza a manifestar
abiertamente el fin del tiempo europeo.

Paraquienes ya nos identificamos como anahuacas, este proceso irreversible es consecuencia del
desgaste histórico del pensar mediterráneo que los europeos heredaron de los egipcios y los
sumerios. Dicho pensar está centrado en la concepción del ser humano como un ser inferior,
como un ser imperfecto, como un ser incapaz de asumirse como soberano de su propio
destino.

E,sta concepción está inmersa en el pensar de quienes se asumen como judíos, como cristianos o
como musulmanes. Todos ellos se creen descendientes de Adán, originalmente un muñeco de
barro al que se le insufló vida, quien lq primero que hizo fue desobedecer al que lo fabricó. En
dichas creencias mencionadas se consideraa la obediencia como la virtud suprema y ala
desobediencia como el vicio peor.

Hace 3,500 años que esto fue establecido en la torah '1.y', por el patriarca hebreo Moisés, desde
entonces se ha mantenido como norrna de pensamiento por los creyentes de las religiones
derivadas. Hace apenas 250 aflos, en Francia, se empezó a afirmar que Dios murió, Dieu est mort
decían, 1o cual trajo como consecuencia una muy fuerte crisis de gobierno, tanto, que dio inicio a
la llamada Revolución Francesa.

Al 'morir' la causa primera de la obediencia, los franceses buscaron un sustituto: 'la ley' a secas.
Se decidió entonces que la obediencia sería para los tres poderes humanos supremos:
el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial. Aquí sustituyeron la'trinidad divina'
por una'trinidad política'. El meollo sigue siendo la descalificación de los seres humanos
como personas soberanas.

Desde hace buenos doscientos años, todos los hablantes de alguna lengua europea viven en un
conflicto de obediencia: algunos dicen obedecer a 'Dios' y otros se afirman obedientes de 'la
ley'. Los religiosos pretenden recuperar el poder perdido con la'muerte' de 'Dios' mientras que
los políticos peleanpara lograr convertirse cada uno en el supremo sacerdote de'la ley'.

A este conflicto se vino a añadir el planteado por Carlos Darwin en su libro La evolución de las
especies a través de la selección natural, publicado en el año europeo 1859, más aún con otro
libro que publicó 12 af,os después: El origen del hombre y la selección sexual. Con estos
planteamientos ya no quedó ningún sostén del pensar'divino', los humanos somos simples
'monos desnudos' como planteó Desmon Morris.

Lo que observamos en la actualidad es precisamente el predominio de la 'ley de la selva' entre
los europeos. Al no existir ningún impedimento 'divino', los europeos y quienes hablan alguna
lengua europea viven en plena barbarie. La constatación más directa se tiene en el cine y la
televisión, aunque también en la novela y el teatro. Todo gira alrededor de la violencia, del caos
ético, del derrumbe de valores.

Como europeos imaginarios, los actuales mexicanos vivimos una realidad dual, por un lado
el conflicto de la cultura europea, que ya se volvió una crisis mortal, y por el otro la negación de
nuestro ser autóctono. Esto es 1o que planteó Guillermo Bonfil Batalla en su libro México
profundo, como él llama al país anahuaca aplastado y negado por el país europeo, al cual el
doctor Bonfil llama 'México imaginario'.

Las palabras de Ikram Antaki son el llamado paru quienes en nuestro corazónya somos
anahuacas. Es ya el momento de tomar conciencia de nuestra herencia propia, de nuestra
herencia tolteca, de nuestra herencia anah:uaca. Es momento de empezar atrabajar con nuestra
visión autóctona de nosotros mismos: con la toma de conciencia que se deriva de la
cosmopercepción anahuaca.

En nuestra propia perspectiva, la anahuaca, los humanos somos entidades pentacéntricas.
Cada uno de nosotros tiene cinco identidades igualmente importantes: nuestro yo cuerpo,
nuestro yo psiquis, nuestro yo mente, nuestro yo individuo y nuestro yo especie. Esta identidad
péntica nos hace seres muy vivaces. Esta concepción es acorde con el impulso innato a la
civllización que caracteriza alos humanos.

Es facil constatar la razón de ser de estas cinco identidades. La razón de ser de nuestro cuerpo
es vivir, la de nuestra psiquis es sentir,la de nuestra mente es pensar,la de nuestro yo
individuo es disfrutar, mientras que la razón de ser de nuestro yo especie es
comprometernos. Aquí está la esencia del ser humano desde la perspectiva nahua.
Conviene abundar a este respecto paratomar conciencia de cuán importante es esta concepción
paruplantear un futuro digno parunuestros hijos, paraque 'crezcan')para que se 'vuelvan'
adultos, como afirma la doctora Antaki. Tenemos necesidad de comprender a fondo este
referente y ubicar en él nuestras preocupaciones y nuestro deseo de nosotros mismos
transformarnos en verdaderos adultos.

Todo lo que caracte riza a los individuos de cada una de las especies vivas conocidas, trátese
plantas o de animales, 1o recibimos a través de nuestros genes. En el caso de los humanos, cada
uno de nosotros hereda en alrededor de 100,000 genes toda la información que necesitamos para
completar nuestro tiempo biológico. Estos genes están contenidos en 46 cromosomas, 23 de
origen materno ,23 de origen paterno.

El pensador suizo Carlos Gustavo Jung utilizó la palabra arquetipo para significar un'patrón
genético de conducta', aunque mejor sería describir este concepto como 'fuerza genética que
impulsa a un individuo u adoptar conductss características de la especie a la que
pertenece'.Es de esta manera como cadauno de nosotros posee un impulso esencial,
irrenunciable, a asumir su identidad propia.

Nuestros abuelos anahuacas ya eran conscientes de estas fuerzas genéticas, las cuales nombraron
y las manejaron para un vivir crecientemente civilizado. ,A.1 tener cada ser humano una identidad
propia pentacéntrica es lógico pensar que existen sendos arquetipos para cada una de nuestras
cinco identidades esenciales. Nuestros abuelos anahuacas lo sabían ya.

Es así gue, visto como arquetipo, Tezcatl ipoca 'espejo su humear' viene a representar
nuestra concienca ética, es decir, una fuerza genética propia que nos impulsa
individualmente a adoptar un comportamiento que garantice la continuidad de nuestro vivir:
respetando permanente 1o vivo, lo cierto, lo ajeno y 1o débil. Quien asume un tal compromiso,
sobra decirlo, está garantizando su vivir.

De lamismamanera, Quetzalcohuatl 'gemelo precioso'es la imagen de nuestra sabiduría
cósmicu, esafuerza genética que posee sada uno de nosotros paraver nuestra realidad como
especie Homo sapiens sapiens, es decir, parabuscar de manera colectiva todo aquello que
mejor garantice nuestra pervivencia, nuestra constancia en el decurso del tiempo.

En este contexto , Huitzilopochtli 'ztrdo colibrizado' no es otra cosa qüe nuestra voluntad
logradora, eso que tenemos en nuestros genes y que nos da fuerzapara imaginar la manera de
tener éxito en todo aquello que deseamos lograr, 1o que nos produce satisfacción de
necesidades vitales: alimento, capacitación ejercicio, higiene, vestido, vivienda, salud,
transporte, comunicación, energía y recreación.

Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', visto como arquetipo, no es otra cosa que
nuestra energíu vital, ese potencial genético que tenemos para generar nueva vida, para
generar nuevos individuos iguales a nosotros, aquí está el potencial de la pervivencia, es decir,
en los individuos es donde están todas las potencialidades y posibilidades de la especie.

Como centro de nuestro ser péntico se encuentra Ometeotl 'pupila doble' eue, considerado
como arquetipo, es nuestru percepción duul,lo que nos pennite asumirnos como una
entidad espaciotemporal, eso que nos hace conscientes del devenir como una manifestación de
cambios en el espacio, consecuencia del decurso del tiempo. En este arquetipo se funden
los otros cuatro.
Cuando nuestro arquetipo Ometeotl alcanzasu madurez, en todo momento nos hace vivir
plenamente nuestro aquí y nuestro ahora, la única manera de vivir la cosmopercepción anahuaca:
de manera consciente, lúcida, oportuna, vigorosa. Una vezmadura, esta fuerzagenética
funde dualmente nuestro ser individual con nuestro ser cósmico para mantenernos armonizantes:
para ser adultos.

Esta realidad se encuentra explícita en todo el vivir anahuaca, es parte de la nahuatlahtoll¡'habla
armonizante'. Los amoxtli'ltbro', llamados códices por los europeos, contienen abundante
información sobre esta realidad nuestra. Los 'frailes' buscaron destruir todo este saber humano
por ignorancia, por fantismo, por imposibilidad de penetrar en un conocimiento que resultó
demasiado avanzado para ellos.

Durante 477 años hemos vivido en la negación de esta realidad, este saber es lo que Guillermo
Bonfil Batalla llamó 'México profundo', aunque é1 no 1o conocía lo intuía. Durante este largo
tiempo se ha negado oficialmente nuestra realidad esencial, los mexicanos actuales ignoramos
mayoritariamente toda nuestra cultura ancestral, manifestación viva de una de las cuatro
civ ilizaci one s hum anas .

El'México imaginario', formado por quienes'se imaginan' ser europeos, los que'se sienten
europeos', los que se ubican como 'occidentales', como pertenecientes a 'Occidente', lugar tan
inexistente como lafalaciallamada'Mesoamérica', ese México precisamente es el que ha
escondido a Anahuac, nombre verdadero del 'México profundo', es esa 'civilización
negada' de la que habla Bonfil Batalla.

Al una lengua autóctona original, no las ya
acercarse a nuestra herencia a través de
actualmente invadidas por la religión católica apostólica romana y penetradas ya por el dialecto
castellano, como es la nahuatlahtoll¡ que se hablaba en los calmecac eL donde nuestro abuelo
Cuauhtémoc asumió el grado de oceloyaoquizqui 'guerrero ocelote' y el de cuauhyaoquizqui
'guerrero águila'.

Es importante tener una idea clara, desde nuestro propio aquí y desde nuestro propio ahora, de lo
que representan estos cinco arquetipos. Sólo así podemos liberarnos de los 'dioses' que los
'frailes' inventaron por su atraso cultural, 'dioses' que siguen siendo imaginados por
antropólogos y etnólogos que llaman Mesoaméricaa la antigua Anáhuac, que siguen negando
nuestra realidad cósmica propia.

Cada uno de nosotros es una entidad dual, somos individuos y somos universo, he aquí 1o que
significa el asumir nuestra identidad ometeoica. Somos individuos que poseemos dos
pupilas, ometeotl'pupila doble', y somos la xoxouhqui xicaltzintli'maravillosa jícara azul' que
nos rodea, es decir, que envuelve al planeta Tierra. Al ser la totalidad, tenemos rumbos, lo
mismo ocuffe con nuestros arquetipos.

El mictlanpa'hacia entre los muertos' es el rumbo de Tezcatl ipoca, es el rumbo de nuestra
memoria histórica, el tlapcopa'haciala luz' es el rumbo de Quetzalcohuatl, es el rumbo de laluz
que nos permite conocer la realidad, el huitztlanpa'hacia entre espinas' es el rumbo de
Huitzilopochtli, el camino espinoso que tenemos que seguir para lograr algo.

El cihuatlanpa 'hacia entre muj eres' es el rumboXipeh Totec, el rumbo donde se encuentra el
de
complemento de nuestra sexualidad. Finalmente, el centro es el rumbo dual de Ometeotl, es el
rumbo que parte del centro de nuesta madre tierra y se dirige hacia todos los confines del
universo. Esta ubicación espacial es muy importante en el esfuerzo de comprender nuestra
herencia histórica esencial.

Al ser un arquetipo cada uno de nuestras fuerzas genéticas, tiene que existir un proceso de
maduración para cada uno. Antes de la llegada de los españoles, los tlamatinimeh 'sentidores de
las cosas', los maestros anahuacas del telpóchcalli y del calmecac, guiaban adecuadamente a
cada niño para que asumiera los valores éticos anahuacas, especialmente los de la huehuetlahtolli
'palabra antigua', 'palabra de anciano'.

Nuestro arquetipo Tezcatl ipoca madura entre los seis y los doce años de edad. Cuando todas las
condiciones de información y guía están presentes, al cumplir los doce años, al hacer propios los
valores éticos, no sólo asumimos nuestra soberanía ética, sino gue, además, se logratener
conciencia de lo vivo, es así que ya podemos ejercer conscientemente el principio ético de
respetar 1o vivo.

Nuestro arquetip o Quetzalcohuatl madura entre los doce y los dieciocho años de edad, siempre y
cuando ya hayamos madurado éticamente. Al ñnal de este ciclo, si todo ocurrió de manera
natural, ya habremos asumido nuestra soberanía humana, es decir, seremos capaces de
actuar a favor de todos los humanos, al tiempo que nos habremos hecho conscientes de lo cierto.

Al haber madurado ya ambos arquetipos, empieza a madurar nuestro arquetipo Huitzilopochtli,
es decir, madura éste entre los dieciocho y los veinticuatro años. Al cumplir esta edad, ya
alcanzamos nuestra soberanía autárquica, 1o cual representala capacidad de
autobastarnos económicamente, también habremos logrado ya hacernos conscientes de lo ajeno.

Cuando los anteriores tres arquetipos han madurado, madura nuestro arquetipo Xipeh Totec,Io
cual ocurre entre los veinticuatro y los treinta años de edad. Al completar este ciclo, a los treinta
años, ya habremos alcanzado nuestra soberanía sexual, 1o cual viene a ser la capacidad
de reproducirnos como especie. También seremos ya conscientes de lo débil.

Lo que madura simultáneamente a la maduración de estos cuatro arquetipos es nuestro arquetipo
ometeotL Esto significa que nuestra percepción de la realidad se incrementa paulatinamente hasta
alcanzar los confines del cosmos. Cuando hemos avanzado paulatinamente a través de las cuatro
etapas anteriores es cuando ya alcanzamos nuestra soberanía ometeoica. Es decir:
cuando ya somos adultos.

Esto significa que entre los seis y los treinta años estamos en proceso de crecimiento, estamos
pasando de la infancia a la adultez, es decir, que nuestra adolescencia dura veinticuatro años y
no, como se nos hace creer en el pensar europeo sólo seis años: de los doce a los dieciocho. Esto
significa que hemos sido engañados por los responsables del sistema educativo.

Empezamos a convertirnos en adultos a los seis años, entre los seis y los doce nos transformamos
en adultos éticamente, asumiendo al final nuestra soberaní a ética. Entre los doce y los dieciocho
años maduramos humanamente, en esta etapa asumimos nuestra soberanía humana. Entre los
dieciocho y los veinticuatro nos convertimos en adultos en lo económico, asumiendo nuestra
soberanía autárquica.

La etapa final hacia el estado adulto la completamos a los treinta años, cuando ya asumimos
nuestra soberanía sexual. En este momento ya alcanzarrtos soberaníaplena, ya somos dueños de
nuestro destino, ya ejercemos nuestro libre albedrío, somos ya capaces de autodeterminarnos.
Esto es para lo que estamos preparados genéticamente, pero el sistema educativo mexicano
no Io toma en cuenta.

Es así como se nos educa para ser obedientes pero no para ser soberanos. Lo que necesita nuestra
patria es hijos soberanos, hijos adultos, ciudadanos responsables de nuestra armonía social, de
nuestra armonía política, de nuestra armonía económica, de nuestra armonío cultural. Al ver el
país en que nos convirtieron Hernán Cortés y todos sus complices a lo largo de 477 años,
sentimos profunda tristeza.

A quienes ya nos proclamamos anahuacas nos entristece ver el país que vivimos
actualmente, ver que los Estados Unidos Mexicanos están más cerca, mucho más cerca, de la
Nueva España de Hernán Cortés que de la Anáhuac de Cuauhtémoc, de esa patria anahuaca de la
cual nos habla en el último mensaje que nos dejó, llamado precisamente La consigna de
Anáhuac. Es aquí donde se ubica este escrito.

Los integrantes del Calpulli l{exticpac de Anáhuac 2000, A. C. deseamos ver convertido
en una realidad nacional el anuncio del Sexto Sol que nos hizo nuestro abuelo Cuauhtémoc.
Deseamos vivir, junto con los demás 93 millones de actuales mexicanos, lo que representa la
sexta etapa de la civilización anahuaca,Iacivilización negada por quienes viven en el
'México imaginario'.

El sábado2 de mayo de 1998, en la cuenta europea llamada gregoriana, haremos una
ceremonia cósmica para pedir permiso a nuestro abuelo Cuauhtémoc de incorporarnos
a los trabajos que culminarán cuando ya nos alumbre nuestro Sexto Sol. Creemos que su último
mensaje es como una punta de flecha, queremos ser parte del asta que complete la flecha que
llegue hasta el Sexto Sol: para que nos alumbre.

Queremos vivir en el Sexto Sol de Anáhuac, por esto mismo nos comprometeremos en esa
ceremonia cósmica a trabajar hasta hacernos soberanos, hasta lograr nuestra soberanía: ser
soberanos éticos para vivir en ormonía social, ser soberanos humanos para vivir en armonía
política, ser soberanos autárquicos para vivir en armonía económica y ser soberanos sexuales
para lograr la armonía cultural.

Como decía Emiliano ZapataSalazar,la tierra es de quien latrabaja. es por esto que nos
comprometeremos a trabaj ar cada quien: «Anúh uac es de quien la trobuja». Deseamos
que cada vezmás mexicanos se unan a nosotros. Deseamos que cada vez seamos más quienes
trabajemos en nuestra herencia milenaria, que crezca el número de mexicanos que trabajapara
vivir en el país de Cuauhtémoc.

Anáhuac es el lugar donde reposan nuestros antepasados, Anáhuac es de donde surgen nuestros
alimentos diarios a lo largo de nuestro vivir, Anáhuac será el lugar en donde reposaremos cuando
se haya cumplido nuestro ciclo de vida. Esta es una realidad indiscutible. Cada uno de
nosotros es Anáhuac.Trabajar para el resurgir de Anáhuac es trabajar para nuestra propia
plenitud.

Paru que el país que nos dejó anunciado nuestro abuelo Cuauhtémoc sea una realidad nacional,
es necesario que al menos 50 millones de mexicanos adultos ya nos hayamos asumido como
herederos del mensaje que nos dejó nuestro abuelo, que hayamos hecho nuestra la Consigna de
Anáhuac, que hayamos hecho una visita a la tumba donde reposan los restos mortales de
Cuauhtemoctzintli.

Cadauno de nosotros tiene que hacer este viaje, cadauno tiene que dialogar personalmente con
nuestro abuelo para pedirle permiso de incorporarse a los trabajos del resurgir de Anáhuac,
cada uno tiene que comprometerse a trabajar, a conocer nuestra herencia anahuaca hasta
lograr su propiu ,o-b..unía ética, su propia soberanía humana, su propia soberanía autárquica y su
propia soberanía sexual.

¡invitamos il todos los mexicanos a pedir este
permiso!

¡exhortamos a todos los mexicanos a
comprometerse!

El Calpulli lt{exticpac de Anáhuac 2000, A. C. está integrado por
un grupo de mexicanos deseosos de encontrar un camino hacia una
patria digna, armoniosa, vigorosa y justa pafa todos los actuales
mexicanos. Invitamos a todos los mexicanos atrabqar para esta
causa. que es la causa del más mexicano de los Méxicos posibles:
Anáhuac. Nuestra dirección es Calzadade la Viga 1416-K-1,
entrada por Dibujantes 68, Colonia Sifón, 09400 México, D. F.,
con teléfono 5 .633.3953 .

F a ce book. co m/ Ca I m e co cN e xti cpo c

F a ce boo k. co m/fl o catzi nStiv a I et

Chqn2§nÑuüt$,. Or1