You are on page 1of 4

PULSO MUSICAL.

PULSO MUSICAL: DEFINICIÓN.

un latir continuo y regular de la música. Una sensación que se re-experimenta a intervalos regulares de
tiempo. Todos lo hemos experimentado alguna vez cuando al escuchar una música con el pulso muy
marcado nuestro pie, por ejemplo, ejecuta una serie de percusiones regularmente espaciadas en el tiempo,
siguiendo su movimiento.
Su carácter continuo, regular y uniforme lo convierten en la unidad de medida por la que determinamos la
duración de los sonidos que forman la música.

CARACTERÍSTICAS DEL PULSO MUSICAL.

A) Más o menos marcado.

En un extremo de este continuo situamos la música de danza. Se caracteriza por marcar claramente las
pulsaciones, porque tal cosa estimula el movimiento de los danzantes.
En el otro extremo podemos encontrar algunos tipos de música, como el canto Gregoriano y algunos palos
del flamenco, entre otras, que no se basan en la regularidad de un pulso musical. De este tipo de músicas se
dice que son de RITMO LIBRE.

B) Más o menos rápido.

Todos tenemos la experiencia de haber escuchado músicas que se desarrollan a distinta velocidad: unas más
rápidas y otras más lentas. A este hecho alude la expresión TEMPO, AIRE o MOVIMIENTO al hablar de una obra
musical y se refiere al número de pulsaciones que se producen minuto. Es algo que el compositor debe indicar en sus
composiciones para que el interprete sepa a qué velocidad debe interpretarlas, hecho muy importante desde el
punto de vista de la expresividad de la música. Para ello cuenta con dos posibilidades:

Mediante una palabra en italiano que el compositor escribe al principio de la composición. Las principales
(junto con la expresión de su significado) son las que se indican a continuación:

Si quiere ser más preciso puede indicar la velocidad del pulso mediante una expresión metronómica,
estableciendo una igualdad matemática entre la figura que representa el pulso y una cifra que indica el
número de pulsos por minuto (P.E.: negra = 60 indica que la negra es la figura que representa el puso y que
la composición debe ser interpretada a 60 pulsaciones por minuto).
El metrónomo es un aparato mecánico o electrónico que, al producir regularmente una señal visual, acústica
o incluso táctil, permite al músico mantener un tiempo constante durante la interpretación de una obra
musical. Evidentemente, el intervalo temporal entre señales consecutivas puede ser modificado a voluntad
del intérprete.

IMAGENES DE METRÓNOMOS.

1.- Metrónomo electrónico (y afinador). 2.- Metrónomo mecánico. 3.- Metrónomo online.

C) Más o menos constante.

El pulso suele ser constante y uniforme. Sin embrago, la modificación abrupta o gradual de su velocidad en el
transcurso de una obra musical es un recurso expresivo más que es utilizado ampliamente por muchos
compositores, especialmente los de la época romántica (siglo XIX). Existen una serie de términos para indicar estós
cambios en la velocidad del pulso. Algunos de ellos son:

aceleración progresiva: animando, accellerando, stringendo.


deceleración progresiva: rallentando, ritardando.

CONCEPTO DE COMPÁS.

El concepto de compás surge cuando en una pulsación, mediante la intervención de un acento que sucede
regularmente, nuestro oído percibe los pulsos organizados en grupos, todos ellos con el mismo número. Según éste,
tenemos tres tipos distintos de compases:

binarios: el acento regularmente recae sobre una de cada dos pulsaciones. El resultado es que nuestro oído
percibe los pulsos agrupados por parejas. El compás tiene dos tiempos: fuerte el primero y débil el segundo.

ternarios: el acento regularmente recae sobre una de cada tres pulsaciones. El resultado es que nuestro oído
percibe los pulsos agrupados de tres en tres. El compás tiene tres tiempos: fuerte el primero y débiles el
segundo y el tercero.

cuaternarios: son compases de cuatro pulsaciones con un acento fuerte en la primera pulsación del compás
y un acento más débil en la tercera pulsación del compás. Los tiempos 2º y 4º no llevan acento. El resultado
es que nuestro oído percibe los pulsos agrupados en grupos de cuatro.
El resultado del compás es la división del tiempo en partes iguales.

Desde otro punto de vista los compases (binarios, ternarios y cuaternarios) son simples si cada uno de sus
tiempos se divide en dos partes iguales.

Los directores de orquesta marcan los tiempos del compas con la mano de la siguiente manera:

Por último, en las partituras los compases se indican mediante:

líneas divisorias: cruzan el pentagrama verticalmente. El tiempo fuerte del compás se encuentra justo detrás
de la línea divisoria.
Un quebrado: donde el numerador indica el número de tiempos del compás y el denominador la figura que
completa un tiempo, según la siguiente tabla de valor proporcional:

Algunos compases frecuentes:

2/4: compás binario (2 tiempos). La figura negra (o su equivalente en duración) completa cada uno de los
dos tiempos del compás.
3/4: compás ternario (3 tiempos). La figura negra (o su equivalente en duración) completa cada uno de los
tres tiempos del compás.
4/4: compás cuaternario (4 tiempos). La figura negra (o su equivalente en duración) completa cada uno de
cuatro los tiempos del compás.
COLOCA LAS LINEAS DIVISORIAS SEGÚN EL TIPO DE COMPÁS.
1.-

2.-

3.-

4.-

5.-

6.-

7.-

8.-

9.-