You are on page 1of 4

¿Un árbol más?

El plante tierra posee una inmensa variedad de recursos naturales que lo hacen
único, entre estos una flora con una inmensa gama de colores, que sin duda es
necesaria para la vida y el desarrollo de todos los seres vivos, lo que como seres
humanos no comprendemos ni valoramos, ya que con nuestra actitud irresponsable
y la forma desconsiderada con la que nos valemos de la vegetación, estamos
destrozando nuestra riqueza natural. Siendo uno de los principales problemas que
contribuyen a este hecho lamentablemente; la deforestación.

La deforestación es la tala inmoderada de árboles, es un proceso provocado


generalmente por la acción humana, en el que se destruye la forestal. Está
directamente causada por la acción de las personas sobre la naturaleza, siendo un
problema muy grave en la actualidad por lo cual distintos tipos de bosques o
terrenos forestales son removidos indiscriminadamente para beneficio de diversas
actividades como las talas o quemas realizadas por la industria maderera, así como
por la obtención de suelo para la agricultura, minería y ganadería, la mayoría están
relacionados con el dinero o la necesidad de los granjeros de mantener a sus
familias.

Aunque si bien es cierto que, no toda la deforestación es consecuencia de la


intencionalidad. Alguna es causa de factores humanos y naturales como los
incendios forestales y el pastoreo intensivo, que puede inhibir el crecimiento de
nuevos brotes de árboles. Sin embargo, con todo, esto puede causar problemas
para los seres vivos ya que una de las funciones importantes de los bosques es que
trabajan las 24 horas para extraer el dióxido de carbono del aire y brindarnos
oxígeno (HO2) a cambio. Esto es fundamental para la vida de los humanos y si se
sigue talando puede haber una desaparición de sumideros de dióxido de carbono,
reduciendo así la capacidad del medio de poder absorber dicho CO2.

Pues bien, la deforestación tiene muchos efectos negativos para el medio ambiente.
El impacto más dramático es la pérdida del hábitat de millones de especies. Setenta
por ciento de los animales y plantas habitan los bosques de la Tierra y muchos no
pueden sobrevivir la deforestación que destruye su medio; esta también es un factor
coadyuvante del cambio climático. Los suelos de los bosques son húmedos, pero
sin la protección de la cubierta arbórea, se secan rápidamente. Los árboles también
ayudan a perpetuar el ciclo hidrológico devolviendo el vapor de agua a la atmósfera.
Sin árboles que desempeñen ese papel, muchas selvas y bosques pueden
convertirse rápidamente en áridos desiertos de tierra yerma. La eliminación de la
capa vegetal arrebata a los bosques y selvas de sus palios naturales, que bloquean
los rayos solares durante el día y mantienen el calor durante la noche. Este trastorno
contribuye a la aparición de cambios de temperatura más extremos que pueden ser
nocivos para las plantas y animales.

Los árboles desempeñan un papel crucial en la absorción de gases de efecto


invernadero, responsables del calentamiento global. Tener menos bosques significa
emitir más cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera y una mayor
velocidad y gravedad del cambio climático. La No regeneración. Talar árboles para
no reponerlos es un daño completo a todo el hábitat, pues en el mismo instante se
firma la pérdida de biodiversidad; así como también se van incrementando las
probabilidades de desertificación en los suelos de características áridas o con
límites desérticos. Los procesos negativos de cambio de uso del suelo y vegetación
han sido documentados como el segundo problema ambiental a nivel global, ya que
afectan el capital natural, la estabilidad micro climática, la dotación de servicios
ambientales y el incremento de la concentración de los gases de efecto de
invernadero en la atmósfera, además de limitar a nivel local las posibilidades de
realizar un manejo sustentable del territorio y sus recursos naturales. Bien
pudiéramos decir que si los árboles son los pulmones de la tierra, nosotros somos
el cáncer.
Paises con mayor tasa de deforestación

Laos Portugal Suecia Finlandia nicaragua


camboya guatemala indonesia paraguay malasia
La solución más viable sería gestionar los recursos vegetales cuidadosamente
mediante la eliminación de los despejes agrícolas para asegurar que los entornos
forestales permanecen intactos. La tala que se realice debe hacerse de forma
balanceada mediante la plantación de suficiente árboles jóvenes que sustituyan a
los más viejos en todos los bosques y selvas. El número de nuevas plantaciones de
árboles aumenta cada año, pero el total todavía equivale a una ínfima parte del área
forestal del planeta.
Evidencia de trabajo, equipo 5