You are on page 1of 3

La anorexia nerviosa es un diagnóstico psiquiátrico que describe un desorden

en la alimentación caracterizado por bajo peso corporal y distorsión de la


propia imagen. Los individuos con anorexia a menudo controlan el peso
corporal mediante hambre voluntaria, purgas, vómitos, ejercicio excesivo u
otras medidas de control de peso tales como píldoras adelgazantes o
medicamentos diuréticos. Afecta principalmente a chicas adolescentes en el
mundo occidental y tiene una de las tasas de mortalidad más altas dentro de
los desórdenes psiquiátricos, con aproximadamente el 10% de muertes entre
las personas diagnosticadas. La anorexia nerviosa es una condición compleja
en la que influyen componentes psicológicos, neurobiológicos y sociológicos.

Los cambios en la estructura y función cerebral son signos tempranos de la


enfermedad. El alargamiento de los ventrículos cerebrales se piensa que está
asociado con el hambre, y se revierte sólo parcialmente cuando se recupera el
peso normal. La anorexia también está relacionada con un flujo reducido en
los lóbulos temporales, aunque como este hallazgo no se correlaciona con el
peso actual es posible que sea un efecto secundario más que una consecuencia
del hambre

Sonia Gabriela Sierra Danieles


La bulimia es una enfermedad que consiste básicamente en la ingesta excesiva
de alimentos que más tarde desata conductas anormales como vómitos
intencionados, abuso de laxantes y diuréticos, o dietas restrictivas
intermitentes lo que acaba convirtiéndose en una costumbre que a la larga
cambia por completo la conducta del paciente. Es una enfermedad mental,
pues el temor a engordar afecta directamente a los sentimientos y emociones
de la persona, influyendo de esta manera en su estado anímico que en poco
tiempo desembocará en problemas depresivos.

Esta enfermedad presenta variados síntomas, dentro de los cuales los más
destacados son. Períodos de ingesta excesiva de alimentos y asimismo realizar
dietas muy rigurosas que compensen la cantidad de comida ingerida. Vómitos
provocados que el enfermo no es capaz de reconocer. Aspecto físico
aparentemente saludable, síntoma muy riesgoso pues no deja detectar la
enfermedad a tiempo. Consumo excesivo de laxantes y diuréticos. Después de
cada comida el paciente va al baño. Problemas con la dentadura por los
vómitos. Ciclo menstrual interrumpido

Para que el tratamiento de la bulimia sea efectivo es necesario aplicar ambos;


el psiquiátrico y farmacológico, pues esta enfermedad ataca tanto al cuerpo
como a la mente, por lo tanto no puede ser excluido uno de ellos
Sonia Gabriela Sierra Danieles