You are on page 1of 1

Anton van Leeuwenhoek (Nota acerca de sus propios

experimentos con la escritura de su nombre y apellidos.)


([ˈɑntɔn vɑn ˈleːuənɦuk]) (24 de octubre de 1632, Países Bajos-
26 de agosto de 1723), conocido como el «padre de la
microbiología», fue un comerciante neerlandés que, además,
sobresalió por ser el primero en realizar observaciones y
descubrimientos con microscopios cuya fabricación él mismo
perfeccionó. La historia de la biología lo considera precursor de
la biología experimental, de la biología celular y de la
microbiología.

Fecha de nacimiento: 24 de octubre de 1632, Delft, Países Bajos

Fallecimiento: 26 de agosto de 1723, Delft, Países Bajos

Conocido por: Mejoras en la fabricación de microscopios, precursor de la biología celular y la


microbiología

Cónyuge: Barbara de Mey (m. 1654–1666)

Hijos: Maria van Leeuwenhoek, Margrieta Leeuwenhoek, Philips Leeuwenhoek

Influenciado por: Robert Hooke, Jan Swammerdam, Regnier de Graaf

Nació el 24 de octubre de 1632 en Delft, Holanda.

Hijo de Philips Antonisz van Leeuwenhoek, un cestero que murió cuando Antonie tenía solo cinco
años de edad. Su madre, Margaretha van den Berch, se volvió a casar con Jacob Jansz Molijn, un
pintor. Tuvo cuatro hermanas mayores, Margriet, Geertruyt, Neeltje y Catharina.

A los16 años se trasladó a la ciudad holandesa de Amsterdam para comenzar a trabajar en una
tienda de textiles. Aprendió el oficio y ascendió a cajero y contable, dejando el trabajo seis años
después.

En 1654, se casó con Barbara de Mey, hija de un comerciante de telas. Tuvieron cinco hijos (cuatro
murieron en la infancia). Regresó a Delft, donde pasó el resto de su vida trabajando en su propio
comercio de telas y mercería.

En 1666, murió su esposa y cinco años más tarde, se volvió a casar con Cornelia Swalmius, con
quien no tuvo hijos.

Cuando trabajaba como comerciante y ayudante de cámara de los alguaciles de Delft, construyó
como entretenimiento diminutas lentes biconvexas montadas sobre platinas de latón, que se
sostenían muy cerca del ojo. A través de ellos podía observar objetos que montaba sobre la cabeza
de un alfiler, ampliándolos hasta 300 veces. Consiguió lentes de entre 70 y 250 aumentos.