You are on page 1of 9

Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited.

Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

PRIMERA HORA DE TRATAMIENTO DE UN NIÑO:


F ANT AsfAS DE ENFERMEDAD Y CURACIÓN -y,.
EDUARDO SALAS Y MOISES RABIH

Expondremos a continuación el material de una sesión analítica que


confirma cómo en una primer hora, ya sea diagnóstica o de tratamiento,
un niño puede expresar sus fantasías de enfermedad y curación [1]. Se
verá también, como este proceso es vivido por el niño como un nuevo
nacimiento. .
Nuestro paciente tenía cuando comenzó el tratamiento, 6 años y 2 meses
de edad, precediéndole una hermana dos años mayor que él, sana, que
se desarrollaba sin dificultades.
El motivo de la consulta era un marcado autismo y fabulación en voz
alta, según expresión de la madre elniño era completamente impermeable
al mundo exterior, viviendo en su mundo de fantasía. Sufría también las
dificultades en el lenguaj e, que se manifestaban por la omisión de algunas
consonantes, por ejemplo la R y la L, pronunciando fan por flan y ten
por tren. Las dificultades de aprendizaje que también motivaron la con-
sulta consistían en desatención en el colegio y marcada inhibición para
la lectura y las matemáticas. Presentaba serios trastornos en el manejo
de la agresión, rompiendo juguetes y todo 10 que estuviera a su alcance.
A la entrevista inicial concurrió sólo la madre; el padre, intelect.ual,
dedicado a actividades literarias, vivía aislado de su familia y aunque
habitaba la misma casa era como un extraño en la misma, brindándole
al niño pocas posibilidades de comunicación; se 10 consideraba un perso-
naje admirado e idealizado. Leandro, que así llamaremos al niño, vivía
junto con sus padres en casa de sus abuelos maternos que en gran parte
sustituían a sus progenitores, en especial el abuelo, que para él era su
padre.
De su historia diremos sólo lo esencial. Leandro no fue deseado, fue
concebido en un momento muy crítico de la relación de sus padres que
cursaba con graves desavenencias. Durante los nueve meses del embarazo
la madre sufrió malestares que se incrementaron al final del mismo. Pero
lo que más profundas huellas imprimió al psiquismo de Leandro, tal como
se verá en el material clínico, fue un nacimiento muy traumático que
puso en peligro su vida. El parto fue muy prolongado, habiéndose utili-
* Trabajo leído en el V Congreso Psicoanalítico Latinoamericano. Méjico, febrero
24 al 28 de 1964.
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

51 PRIMERA HORA DE TRATAMIENTO DE UN NIÑO

zado anestesia general y :fórceps, naciendo el niño con intensos signos


de asfixia y múltiples lastimaduras en la cabeza, presentando actualmente
como consecuencia de esto una cicatriz en la :frente.
La primera mamada fue a las veinticuatro horas, prendiéndose bien
al pecho, siendo destetado bruscamente a los dos meses por ":falta de
leche" y ":falta de interés" por parte del niño, quien, según la madre,
no tuvo problemas con el destete. Le dieron luego mamadera administrada
por ella o por la abuela. Al preguntársele cómo fue su contacto corporal
con el hijo mientras le alimentaba, respondió ambiguamente.
Durante el primer año de vida fue atendido casi exclusivamente por
su madre, quien ulteriormente, por conflictos personales, delegó en la abuela
del niño la mayor parte de la atención.
Durante los primeros- cuatro meses de vida durmió en cuna en la habi-
tación de los padres; desde entonces, y hasta los 2 años en una habitación
con la madre, y ulteriormente con su hermana.
A raíz de un viaje al exterior de sus padres, que se prolongó durante
un año, cuando contaba Leandro 4 años y medio de edad, quedó C011 sus
abuelos, padeciendo durante esta ausencia pavores nocturnos que cesaron
al regreso de sus progenitores. Actualmente duerme bien.
La fecha en la que aparecieron los primeros dientes no fue recordada
por la madre, así como tampoco la fecha en que pronunció su primera
palabra y dio sus primeros pasos, recordando sólo que fueron muy tardíos.
Actualmente no tiene dificultades para la marcha y, a lo anteriormente
dicho sobre sus trastornos en el lenguaje, debemos agregar que, parado-
jalmente, emplea un lenguaje, de adulto utilizando palabras técnicas y com-
plicadas, -como expresión de su identificación con el padre intelectual.
Al año de edad controlaba ambos esfínteres, habiéndosele comenzado
a impartir este aprendizaje a los pocos meses de edad. La abuela le sigue
exigiendo cuidado y limpieza, respondiendo Leandro con la actitud de
no limpiarse casi nunca el ano y no apretar jamás el botón del inodoro.
A la exigencia materna de utilizar el bidet luego de defecar, responde
Leandro utilizándolo muy esporádicamente y sólo cuando se siente muy
controlado.
Sus juguetes predilectos eran las cajas de todo tipo, teniendo una
colección de ellas y envidiando intensamente las que poseía su hermana,
juego que nos informa ya de sus fantasías de feminización y envidia a
las mujeres que expresó luego en la primera hora. Pero su juego predi-
lecto era el de fantasear cosas. La T.V. ocupaba un lugar muy importante
en su vida. Es excelente dibujante.
De los traumatismos sufridos por Leandro la madre recuerda una
quemadura con agua caliente en los pies cuando tenía .9 meses y una caída
del coche con lipotimia cuando tenía 18 meses. Este accidente en el comienzo
de la bipedestración y la marcha nos hace pensar que el parto traumático
jugó un rol muy importante en esta autoagresión en el órgano que le
serviría para caminar y desprenderse de la madre.
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

EDUARDO SALAS Y MOISÉS RABIH 52


Primera sesión'

De la primera sesión del tratamiento de Leandro haremos hincapié en


cómo simbolizó su nacimiento tramáutico y cómo expresó sus fantasías de
enfermedad y curación.
Sobre una mesa baja se había colocado para él autos, aviones, lápices,
papel, lápices de colores, goma, tijeras, goma de pegar, piolín, durex y
plastilina. Al entrar al consultorio se mostró cordial, con aspecto risueño
y saludable, separándose de su madre sin manifestar aparentemente difi-
cultades, lo que nos habla de cómo se defendía de sus afectos aparentando
indiferencia. Se apoya en una silla y en esa actitud escruta el consultorio
exclamando: "i Ouántos juguetes! ¿Decime, qué te contó mi mamá cuando
te vino a ved & Te contó que tiene un hijo que no sabe 'habar'? ¿Eso te
contó?' '. Oon estas preguntas, expresaba que conocía parte de su enfer-
medad, el trastorno del lenguaje, y revelaba también su desconfianza en
la relación de la madre con el terapeuta tal como luego se hizo evidente
al preguntar si se sabía dónde estaba su madre y con quién se había ido.
Con esto, demostró que tenía temor de ser abandonado y que la tranqui-
lidad de que hizo gala al separarse de la madre era sólo aparente, así
como que le intranquilizaba quedarse aunque no lo demostró.
Se dirige en seguida hacia los juguetes, toma los coches grandes los
mira y los deja, repite esto con los avioncitos. Luego, desenrrollando el
durex lo pega a los juguetes. Todo esto lo efectúa con movimientos rápidos
y gran excitación, desarrollando una intensa actividad motora, pero no
un juego organizado. .
'Toma una hoja de papel y dibuja una niña, comenzando por los ojos
que hace de color azul, luego la boca, roja, y el resto del cuerpo con un
amarillo casi imperceptible. No le hace cuello y el miembro superior dere-
cho es más. corto que el opuesto. Dobla en dos la hoja y la pega por el
lado del dibujo. Leandro trata así de ocultar sus anhelos femeninos, pin-
tando el cuerpo de color amarillo casi imperceptible, y doblando y pegando
la hoja para que no 'se vea. (Dibujo NQ 1.)
Deja el dibujo sobre la mesa, y tomando la plastilina modela un número
con cada cilindro en el siguiente orden: 6, 9, 2, 1. Luego los unta con
goma de pegar uniéndolos por sus extremos, configurando algo similar
al trayecto intestinal o a un camino sinuoso (su interior).
Toma uno de los coches, grandes y lo hace correr sobre esa figura rápi-
damente, diciendo que es como un caminó. El coche representaba sus
materias fecales yola velocidad con que se le obligó a controlar su esfínter
anal. Esto expresado a través de sus actitudes de no limpiarse el ano
y no apretar el botón del water-elosed, como 'si no quisiera desprenderse
de' sus' materias fecales,' de las cuales le obligaron a 'separarse cuando
constituían partes valiosas y deseada" de su' Yo. Es como si al defecar
se hiciera pedazos y no quisiera desprenderse de esos pedazos. Este tipo
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

Dibujo 1

U.ibujo 3

I
-
Dibujo 2
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

53 PRIMERA HORA DE TRATAMIENTO DE UN NIÑO

de angustia de vaciamiento es la que Melanie Klein ha descripto romo


angustia de castración femenina.
Luego, mediante otro dibujo, Leandro expresó patéticamente su fan-
tasía de enfermedad. Creemos que a un adulto le resultaría casi imposible
expresar con la sencillez de este niño, mediante unos pocos trazos, un
problema tan profundo y complejo: su nacimiento traumático y conse-
cuencias del mismo.
Lo representó dibujando con color rojo, algo similar a una cavidad
con sus nombres y apellido completos dentro de ella, mientras que fuera
escribió su primer nombre y su apellido con el orden de las letras alte-
rado. Debajo de esto hizo una línea interrumpida en su parte media. La
cavidad representaba al útero de la madre y la línea al cordón umbilical
roto, mostrando con esto cómo se sentía él entero dentro del vientre de
su madre y cómo lo desintegraron su nacimiento y vicisitudes ulteriores.
(Dibujo NQ 2.)
Según Arnaldo Rascovsky y colaboradores "el Y o fetal mantiene una
unidad y coherencia que se disocia por el impacto del trauma de naci-
miento y por lo tanto su integridad es superior a la existente en la posi-
ción esquizoparanoide ulterior. El Yo pugnará luego por recuperar aquella
primitiva unidad" [2].
El primer intento de recuperación se efectúa durante la estructuración
de la fase oral, imprescindible para la supervivencia del ser humano reha-
ciendo en esta forma el vínculo con la madre que le ayudaría a superar
el trauma de nacimiento.
Es de suma importancia la forma en que se establece esta primer
relación post-natal; al suministro de alimentos debe ir acompañado un
contacto físico suficiente. Este contacto al reproducir parcialmente la sitúa-
ción intrauterina, ayudará al niño a recuperar parte de lo perdido, por
lo cual debe efectuarse sin demora.
Veamos ahora cómo expresó Leandro su fantasía de curación a través
de otro dibujo. En la parte superior de su dibujo anterior, hizo un helado
de cucurucho y algunos enseres domésticos (tacita y plato, jarrón, tenedor,
cuchillo, cuchara, cuchillo grande) finalizando con un rebenque y una
figura similar a un útero que cubrió totalmente de rojo, diciendo: "Esto
es un helado. Aquél es el verdadero, éste es de fantasía."
Estaba diciendo lo frío y doloroso que fueron su nacimiento y contacto
COn el pecho, mostrando su fantas ía de renacer a través del terapeuta
expresando su anhelo de mejorar en la relación con él lo que fueron sus pri-
meras experiencias. Pero como teme que se repita la experiencia, teme al
frío en su contacto analítico idealizando por eso ese frío como algo
apetecible.
Otto Rank, que efectuó fundamentales estudios sobre el trauma de
nacimiento y su trascendencia ulterior, ubica la fantasía de "segundo
nacimiento" como un fenómeno que se opera en las fases finales del aná-
lisis como representante inconsciente de la curación.
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

EDUARDO SALAS Y lIiOISÉS RABIH 54

." En la situación analítica, el enfermo reproduce, por así decir bio-


lógicamente, el período de su vida intrauterina, en tanto que al final
del análisis, que está señalado por su separación del objeto sustituto (es
decir, el médico), reproduce el acto del nacimiento en casi todos sus deta-
lles." [3]
La fantasía de curación que Rank ubica al final del tratamiento, para
nosotros, como ha sido señalado anteriormente, aparece, como lo demuestra
diariamente la experiencia con niños, en la primera hora del tratamiento.
Relataremos ahora cómo mostró Leandro sus disociaciones, como enfer-
medad enmascarada bajo la risa del comienzo de sesión. Comenzó diciendo:
"Voy a hacer un payaso. Yo soy un payaso. Hago reír a los chicos." Pos-
teriormente toma un papel y dice: "Te voy a hacer un payaso."
Dibuja con mucha rapidez una extraña figura, cuya parte superior
parece representar un payaso, mientras que la inferior una figura humana
desintegrada. Dobla en dos la hoja quedando una figura de cada lado,
y entregándola dice: "Esto es para vos, guardalo." (Dibujo NQ3.)
Y al interpretársele que daba esas dos partes suyas para que se las
unieran, o sea, para que se hicieran cargo de su enfermedad, mira con
expresión de alegría y dice: "Te lo doy, para que te acuerdes que vino
una vez un chico que se llamaba Leandro ... " Con lo que expresaba su
fantasía que el tratamiento lo transformara en otro niño distinto de aquel
"que se llamaba Leandro". Con el dibujo mostraba cómo el payaso no
había podido integrarse con el niño. Los dos personajes del dibujo guar-
darían entre sí una relación de "doble". El niño desintegrado represen-
ta su enfermedad con la disociación y ansiedades persecutorias de que
padece y el payaso su intento de negar maníacamente su conflicto.
Melanie Klein, en su trabajo "Notas sobre algunos mecanismos esqui-
zoides" dice: "En el desarrollo normal, los estados de desintegración que
experimenta el niño son transitorios. Entre otros factores la gratificación
por parte del objeto bueno externo, ayuda reiteradamente a superar estos
estados esquizoides." [4]
Nuestro paciente, a raíz de su mala conexión con el pecho, 110 pudo
superar este estado.
Según Melanie Klein la persistencia de estos estados de disociación
y desintegración deben ser considerados como señales de enfermedad es-
quizofrénica en el niño. En el adulto, los estados de disociación esquizo-
frénica, serían regresiones a aquellos estados infantiles de desintegración-
Esto nos da la pauta de la importancia del tratamiento precoz en
estos casos de persistencia de disociación.'
Siguiendo a Rank, quien estudió profundamente el fenómeno del do-
ble y su evolución, el payaso correspondería al "Yo idéntico", mientras
que el niño al "Yo opuesto".
Freud, en su trabajo "Lo siniestro", refiere claramente el carácter
siniestro del doble a la vida intrauterina [5].
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

t>5 PRIMERA HORA DE TRATAMIENTO DE UN NIÑO

Para Arnaldo Rascovsky y colaboradores el fenómeno del doble sería


un mecanismo propio de los manejos retales del psiquismo.
Según esta concepción el payaso representaría el núcleo fetal del Yo
con los mecanismos de negación, omnipotencia, e idealización .
. El niño desintegrado representa al núcleo oral del Yo, con la diso-
ciación y ansiedades persecutorias.
Vemos así el personaje del payaso como un personaje de circo, ha-
ciéndonos pensar en una comunicación de A. Rascovsky en que equipara
el circo y sus personajes con la regresión fetal. Considera el circo como
posiblemente el más regresivo de todos los espectáculos, proyectando allí
el niño los conflictos de un pasado que anhela volver a poseer.
El anhelo regresivo fue expresado por Leandro al final de la sesión,
cuando al mirar la fotografía de un buque impresa en su caja de lápices
dice: "Ah, un barco, me gustan los barcos para navegar por el océano,
irme lejos. .. lejos ... "
Termina de decir esto y tomando la figura que había modelado con
plastilina al principio de la sesión, la cubre con un papel y dice: "Tomá,
guardá esto". Leandro estaba dramatizando así su esperanza de que
a través de este viaje, o sea el análisis, se integraran las partes rotas de
su personalidad.
Para concluir, podemos decir que el material clínico de este niño nos
muestra cómo, el incremento de la ansiedad paranoide provocada por el
intenso trauma de nacimiento, destete precoz, vicisitudes ulteriores y fac-
tores constitucionales, lo nevaron a la enfermedad, una de cuyas carao-
terístieas es la intensificación de la disociación hasta niveles patológicos
coincidiendo con una profunda regresión a niveles primitivos de la per-
sonalidad.

RE'SUMEN

En este trabajo se describe la primera sesión del tratamiento de un niño de


6 años y 2 meses de edad, Después de una síntesis anamnésiea, se demuestra
cómo el pequeño paciente a través de sus actitudes, expresiones verbales y plás-
ticas especialmente, expresa las fantasías sobre las causas de su enfermedad y la
forma en que se lo podría ayudar a allanar sus dificultades. Muestra además,
cómo este proceso lo vive como un nuevo nacimiento.

SUMMARY

A six year and two months old child first session treatment is described
here by. It is shown after an anamnesic synthesis how the little patient expresses
himself throughout his actitudes, verbal and plastic expresion, the fantasy on the
causes of bis sickness and the way he could be supported to overeome his díffi-
culties. It is shown too how he lived this process as a new birth.
Copyrighted Material. For use only by 20021. Reproduction prohibited. Usage subject to PEP terms & conditions (see terms.pep-web.org).

EDUARDO SALAS Y MOISÉS RABIH 56


BIBLIOGRAFíA

[1] ABERASTultY, ARMINDA: Teoría y técnica del pswo(]¡nálisis de niiíos, pág. 108, Ed.
Paidos; 1962.
[2] RASOOVSKY, ARNALOO: El psiquismo fetal, pág. 77, Ed. Paidos, 1960.
[3] RANK, OTT<l: El trauma de nacimiento; pág. 20, Ed. Paidos, 1961.
[4] KLEIN, MELANIE: Notas sobre algunos 'mecanismos esquieoules, pág 264, "Desa-
rrollos en Psicoanálisis", Ed. Horme, 1962.
[5] FltEUD, SIGMUND: Psicoanálisis aplicado, pág. 177. Obras Completas, Santiago
Rueda, 1954.
PEP-Web Copyright

Copyright. The PEP-Web Archive is protected by United States copyright laws and international treaty provisions.
1. All copyright (electronic and other) of the text, images, and photographs of the publications appearing on PEP-Web is retained by
the original publishers of the Journals, Books, and Videos. Saving the exceptions noted below, no portion of any of the text, images,
photographs, or videos may be reproduced or stored in any form without prior permission of the Copyright owners.
2. Authorized Uses. Authorized Users may make all use of the Licensed Materials as is consistent with the Fair Use Provisions of
United States and international law. Nothing in this Agreement is intended to limit in any way whatsoever any Authorized User’s
rights under the Fair Use provisions of United States or international law to use the Licensed Materials.
3. During the term of any subscription the Licensed Materials may be used for purposes of research, education or other
non-commercial use as follows:
a. Digitally Copy. Authorized Users may download and digitally copy a reasonable portion of the Licensed Materials for their own use
only.
b. Print Copy. Authorized Users may print (one copy per user) reasonable potions of the Licensed Materials for their own use only.

Copyright Warranty. Licensor warrants that it has the right to license the rights granted under this Agreement to use Licensed
Materials, that it has obtained any and all necessary permissions from third parties to license the Licensed Materials, and that use of
the Licensed Materials by Authorized Users in accordance with the terms of this Agreement shall not infringe the copyright of any third
party. The Licensor shall indemnify and hold Licensee and Authorized Users harmless for any losses, claims, damages, awards,
penalties, or injuries incurred, including reasonable attorney's fees, which arise from any claim by any third party of an alleged
infringement of copyright or any other property right arising out of the use of the Licensed Materials by the Licensee or any Authorized
User in accordance with the terms of this Agreement. This indemnity shall survive the termination of this agreement. NO LIMITATION
OF LIABILITY SET FORTH ELSEWHERE IN THIS AGREEMENT IS APPLICABLE TO THIS INDEMNIFICATION.

Commercial reproduction. No purchaser or user shall use any portion of the contents of PEP-Web in any form of commercial
exploitation, including, but not limited to, commercial print or broadcast media, and no purchaser or user shall reproduce it as its own
any material contained herein.