You are on page 1of 2

Cómo hacer una revisita

PUBLICADORA 1: Que bien, hay luz, parece que la señora está en casa
TENGA CLARO EL OBJETIVO DE SU VISITA.
PUBLICADORA 2: ¿De qué le vas a hablar?
PUBLICADORA 1: Pues, como le deje la Atalaya que habla del rescate, pensaba leerle Juan
3:16 y después analizar con ella un párrafo de la revista que anima a
estudiar la Biblia, quizás podamos a empezar a estudiar hoy.
PUBLICADORA 2: Ah, muy bien.
PUBLICADORA 1: Bueno, vamos.

PUBLICADORA 1: Hola señora Julia


SEA AMABLE. LLAME A LA PERSONA POR SU NOMBRE.
PUBLICADORA 1: Me alegra de volver a verla, quizás se acuerde de mi, soy Andrea y ella es
mi amiga Laura, ¿cómo está usted?
AMA DE CASA: Sí, la recuerdo, estoy muy bien, gracias.
RECUÉRDELE A LA PERSONA POR QUÉ HA VUELTO A VISITARLA.
PUBLICADORA 1: El sábado pasado le dejé una revista y le dije que volvería hoy para
contestarle dos preguntas: ¿cuál es el mejor regalo de todos? Y ¿cómo
podemos demostrar agradecimiento?
AMA DE CASA: Lo siento, olvidé que venían hoy, pero no hay problema, podemos hablar.
RIEGUE LA SEMILLA QUE PLANTÓ EN SU CORAZÓN LEYÉNDOLE UN TEXTO BÍBLICO Y,
SI ES POSIBLE, EMPIECE A ESTUDIAR LA BIBLIA CON ELLA.
PUBLICADORA 1: Muy bien; en Juan 3:16, Jesús dice cual es el mayor regalo de Dios.
Laura, ¿nos los puedes leer?
PUBLICADORA 2: Claro: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito,
para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida
eterna”.
AMA DE CASA: Ah sí, ya lo había leído.
PUBLICADORA 1: Muy bien, vio cuál es el mejor regalo que nos ha dado Dios.
AMA DE CASA: Sí, su hijo.
PUBLICADORA 1: Exacto y ¿por qué razón Dios nos dio a su Hijo?
AMA DE CASA: Para que vivamos eternamente en el cielo.
PUBLICADORA 1: Que bonito, vivir eternamente; en vista de eso, ¿no cree que el sacrificio
de Jesús es el mejor regalo de todos?
AMA DE CASAS: Por supuesto
PUBLICADORA 1: Mire lo que dice este párrafo de la pagina 7, sobre cómo podemos
mostrar agradecimiento.
Laura ¿quieres leerlo tú también?
PUBLICADORA 2: “¿Qué debe hacer usted para demostrar que agradece este insuperable
regalo? Recuerde que, según las palabras de Jesús en Juan 3:16, solo “el
que ejerce fe en él” se salvará. La Biblia define la fe como “la expectativa
segura de las cosas que se esperan” (Hebreos 11:1). A fin de tener esa
seguridad, es esencial adquirir conocimiento exacto. Por eso, lo
exhortamos a que dedique tiempo a conocer a Dios, el Autor del “regalo
perfecto”, y a aprender lo que debe hacer para disfrutar de la vida eterna
que el sacrificio de Jesús ha hecho posible”.
PUBLICADORA 1: Vio cómo podemos mostrar agradecimiento.
AMA DE CASA: Sí, conociendo mejor a Dios.
PUBLICADORA 1: Así es, y este folleto la ayudará a lograrlo.
Está pensado para responder brevemente catorce preguntas usando la
Biblia; ¿Se ha hecho usted algunas de estas preguntas?
AMA DE CASA: Sí, esta “¿Por qué permite Dios la maldad y el sufrimiento?”
PUBLICADORA 1: Muchos se preguntan lo mismo, si tiene cinco minutos podemos ir a esa
lección y ver cómo usar el folleto para hallar la respuesta.
AMA DE CASA: Pues, no creo que sea necesario, mi esposo y yo vamos todas las
semanas a la iglesia, pero me gusto mucho la revista que me dio.
TRATE DE ESTABLECER UNA BUENA RELACIÓN CON LA PERSONA.
PUBLICADORA 1: Me alegra que le gustara; ¿A qué iglesia van?
AMA DE CASA: A la que está al final de la calle, en la esquina.
PUBLICADORA 1: Ah sí, ya sé cual es; ¿hace mucho tiempo que van a esa iglesia?
AMA DE CASA: Empezamos a asistir de nuevo cuando perdimos todo en la inundación
de hace dos años.
PUBLICADORA 1: Fue terrible la verdad, a nosotras también nos afecto aquella inundación.
PUBLICADORA 2: Es difícil volver a la normalidad ¿verdad?
AMA DE CASA: Sí lo es.
PREPARE EL TERRENO PARA VOLVER
PUBLICADORA 1: Bueno me gusto mucho hablar con usted, señora Julia.
Tal vez, podría volver otro día para saludarla a usted y a su familia.
Como le interesa saber por qué permite Dios la maldad, quizás en otra
ocasión, podría mostrarle lo que dice la Biblia sobre cómo empezó la
maldad.
AMA DE CASA: Claro, estaría bien, por las tardes estoy siempre…

PUBLICADORA 2: Vaya, pensé que iba a empezar a estudiar.


PUBLICADORA 1: Sí, yo también, pero como le gusto leer la Atalaya, creo que volveré a
visitarla; quizás más adelante quiera estudiar la Biblia.
La pregunta que le deje pendiente es justo la primera de la lección que
ella escogió.
La próxima vez puedo analizar un texto o dos sin usar el folleto.
Bueno, ¿tienes alguna visita por aquí?
PUBLICADORA 2: Sí, si giras en la siguiente calle…

Related Interests