You are on page 1of 13

ACABADOS EN METALES

Cuando nos referimos al metal, estamos aludiendo a un agente químico que goza de las

siguientes características y propiedades: estructura interna común; sólido a temperaturas

normales, excepto el mercurio y el galio; densidad bastante alta; elevada conductividad

térmica y eléctrica; considerable resistencia mecánica; maleable; y susceptible de fundirse

y reciclar. En nuestro caso, los más empleados son el hierro y aluminio. El primero, se

une al carbono para dar vida al acero, otro metal usado, y así concebir estructuras

adecuadas a los diferentes sistemas de construcción, o a perfiles, mallas, varillas, etc. El

segundo, en general, se destina a acabados y accesorios.

En cuanto a las ventajas de recurrir al metal en el momento de construir, o a sus

respectivas aleaciones, tenemos: alta resistencia al peso; facilidad de montaje y transporte

en virtud de su ligereza; poco tiempo de fraguado; adaptabilidad a refuerzos y/o reformas

sobre la estructura ya construida; ausencia de deformaciones diferidas en el acero

estructural; y homogeneidad y calidad. Pero igualmente están presentes las desventajas,

características que muchas veces desconocemos. Por mencionar algunas: mayor costo

frente a otros materiales; sensibilidad ante la corrosión (galvanizado, auto patinado) y el

fuego; inestabilidad y dificultades de acomodo.

De sus antecedentes, podemos destacar que se cree que el uso del metal y su manipulación

data aproximadamente del 1.700 a.C cuando en el reinado de Ramsés II en Egipto (1.292

a 1125 a. C) se recurre a los metales en pro de producir armas, llantas de ruedas, puntas

de flecha, anillos y otros elementos elaborados presumiblemente bajo supervisión de los

hititas (otra cultura fundacional). No obstante, no es sino hasta la Revolución Industrial

que se privilegia su uso en la construcción gracias a descubrimientos científicos y técnicos

que impulsaron el desarrollo de una industria incipiente con miras a sustituir la

fabricación artesanal.
En Colombia, al igual que en otros países, el sector de los metales es muy popular. Según

el Ministerio de Minas, existe una riqueza enorme en hierro y aluminio, y la maquinaria

suficiente para explotar estos y otros metales, entre ellos el oro, la plata y el cobre. La

Política del país respecto a la extracción se conoce como Política minera: bases para la

minería del futuro. Quien quiera repasar unos apartados y puntos, le aconsejamos visitar

la página web oficial del Ministerio de minas y energía.

Asimismo el metal, de aspecto industrial y utilitario, se usa frecuentemente como material

en la construcción moderna, bien como elemento estructural o como acabado de

revestimientos interiores. El acero es sinónimo de inmensos rascacielos, pero hoy en día

se utiliza cada vez más en revestimientos de mobiliario de interior: mesas, sillas,

encimeras, etc. El metal y su estética fría, es un material resistente, duradero e

invulnerable ante los insectos. Sin embargo, desde el punto de vista medioambiental, el

uso del metal en construcción resulta muy problemático. Es el material de construcción

con mayor gasto energético, aproximadamente unas 300 veces más que la madera. Por

otro lado, a excepción del zinc y del estaño que comienzan a escasear, los metales son

muy abundantes en la naturaleza, lo que no impide que su extracción pueda implicar la

destrucción de hábitats naturales, y que su procesamiento resulte significativamente

contaminante. El metal es un material con alta conductividad térmica, es decir, muy

conductor del calor, lo que puede suponer, en determinadas situaciones, problemas de

puentes térmicos que pueden comprometer la eficiencia energética del edificio y

favorecer condensaciones y apariciones de moho. Por lo tanto, el uso del metal en

construcción tiene que ser el producto de un estudio técnico detallado, sobre todo cuando

se trata de elementos que van a estar sometidos a las inclemencias del tiempo. Frente a

estos inconvenientes, es importante señalar que el uso del metal en construcción puede

conllevar grandes ventajas, aunque es un material relativamente caro, su reciclaje es


mucho más rentable que el de otros materiales. Por ejemplo, una tercera parte del

aluminio existente es reciclado, la mitad del hierro necesario para fabricar acero es usado,

y la industria del acero, en general, tiene una tasa de reciclaje del 68%. Entre los metal

más utilizados tenemos.

EL ACERO

El acero es una aleación de hierro con carbono en una proporción que oscila entre 0,03 y

2%. Se suele componer de otros elementos, ya inmersos en el material del que se obtienen.

Pero se le pueden añadir otros materiales para mejorar su dureza, maleabilidad u otras

propiedades. Las propiedades físicas de los aceros y su comportamiento a distintas

temperaturas dependen sobre todo de la cantidad de carbono y de su distribución.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL ACERO COMO MATERIAL DE

CONSTRUCCIÓN.

a. Ventajas del acero como material estructural

Alta Resistencia:

La alta resistencia del acero por unidad de peso implica que será poco el peso de las

estructuras, esto es de gran importancia en puentes de grandes claros.

Uniformidad:

Las propiedades del acero no cambian apreciablemente con el tiempo como es el caso de

las estructuras de concreto reforzado.

Durabilidad:

Si el mantenimiento de las estructuras de acero es adecuado duraran indefinidamente.


Ductilidad:

La ductilidad es la propiedad que tiene un material de soportar grandes deformaciones

sin fallar bajo altos esfuerzos de tensión. La naturaleza dúctil de los aceros estructurales

comunes les permite fluir localmente, evitando así fallas prematuras.

Tenacidad:

Los aceros estructurales son tenaces, es decir, poseen resistencia y ductilidad. La

propiedad de un material para absorber energía en grandes cantidades se denomina

tenacidad.

 Gran facilidad para unir diversos miembros por medio de varios tipos de

conectores como son la soldadura, los tornillos y los remaches.

 Posibilidad de prefabricar los miembros de una estructura.

 Rapidez de montaje.

 Gran capacidad de laminarse y en gran cantidad de tamaños y formas.

 Resistencia a la fatiga.

 Posible rehusó después de desmontar una estructura.

Los materiales metálicos.

El hierro: es un compuesto ferroso con menos del 0.03 % de carbono, se caracteriza por

ser poco resistente.

A partir del mineral de hierro bruto se obtiene la fundición en altos hornos. Puede ser

blanca (muy frágil) o gris (σe≈ 1200 kg/cm2). La fundición es frágil, y su resistencia a

tracción es baja comparada con la del acero. Se usa sobre todo en piezas curvas poco
solicitadas, marquesinas y elementos decorativos, o en piezas demasiado complicadas

como para ejecutarlas mediante juntas.

El material más empleado es el acero. Otros metales con un uso más limitado son:

- Cobre: su uso es reducido debido a su elevado precio, pero sus buenas cualidades

electroquímicas y su buena manejabilidad lo hacen necesario en ciertos casos. Es muy

maleable y con tratamientos de laminado en frío puede alcanzar resistencias de hasta 1200

kg/cm2.

- Zinc: se suele usar como protector anticorrosivo (galvanizado). Una aleación de zinc

muy usada en la aplicación en techos corrugados, con ventaja sobre la chapa galvanizada

por su buena rigidez y resiste bien la corrosión.

- Aluminio: es ligero comparado con el acero, más resistente a la corrosión y con

acabados muy decorativos. Es dúctil y maleable lo que lo hace fácilmente laminable.

El acero estructural.

El acero está compuesto por hierro puro + metaloides (C, S, P, Si) + metales variables

(Mn, Cr, Ni, ...). Éstos últimos son los que le dan sus grandes propiedades. La cantidad

de carbono debe ser superior al 0.03 %, pero menor de 2 %.

Las fundiciones son aleacciones hierro-carbono, en las que la proporción de carbono es

superior al 2 %.

Inconvenientes de las construcciones metálicas:

 Sensibilidad ante la corrosión.

 Sensibilidad frente al fuego. Las características mecánicas de un acero

disminuyen rápidamente con la temperatura, por lo que las estructuras

metálicas deben protegerse del fuego.


 Inestabilidad. Debido a su gran ligereza, un gran número de accidentes se

han producido por inestabilidad local, sin haberse agotado la capacidad

resistente.

 Dificultades de adaptación a formas variadas.

 Excesiva flexibilidad. El diseño de las estructuras metálicas suele estar

muy limitado por las deformaciones, además de por las tensiones

admisibles, lo que provoca una resistencia desaprovechada al limitar las

deformaciones máximas para evitar vibraciones

 Sensibilidad a la rotura frágil. Un inadecuado tipo de acero o una mala

ejecución de las uniones soldadas pueden provocar la fragilización del

material y la rotura brusca e inesperada.

Proceso de fabricación.

A partir del mineral de hierro (formado por óxidos de Fe y ganga) se obtiene en los altos

hornos el arrabio (hierro con un 4 % aproximadamente de carbono).

El arrabio es duro pero muy frágil (interesa más un material dúctil, que “avisa” de su

estado tensional), para reducir el % de carbono sin perder resistencia se afina el arrabio

en convertidores (se quema el carbono sobrante), obteniéndose el acero en bruto con un

% de carbono en torno al 2 %.

El proceso de acabado puede ser por: moldeo, trefilado o laminación; para ello se calienta

previamente (o bien viene directamente del convertidor mediante un proceso de colada

continua, con lo que se evitan las lingoteras, el desmoldeado y posterior calentamiento).

Tras este proceso se pueden aplicar tratamientos térmicos (templado, recocido, revenido

...) para alcanzar las propiedades mecánicas y químicas deseadas.

El acero más empleado en la construcción es el laminado.


El laminado consiste en transformar el acero en bruto a alta temperatura en elementos de

formas dadas usados en la construcción, para ello se usan laminadoras (máquinas

herramienta de alta potencia) esencialmente formadas por cilindros paralelos.

Las laminadoras se disponen en trenes de laminación, transformando el acero en forma

progresiva con un cierto número de pasadas.

Este proceso mejora sensiblemente las cualidades del acero (elimina imperfecciones del

lingote, o quedades ...) alargando los cristales de acero en la dirección de la laminación.

El acero resultante es bastante homogéneo, sin embargo tiene unas propiedades

mecánicas inferiores en la dirección transversal a la laminación.

Sus cualidades de resistencia a compresión, tracción y cizalladura son muy altas, con

buenas cualidades de elasticidad y dilatación.

Tipos de aceros para estructuras.

- Aceros laminados en caliente. Se entiende por tales los aceros no aleados, sin

características especiales de resistencia mecánica ni resistencia a la corrosión, y con una

microestructura normal.

- Aceros con características especiales:

a. aceros normalizados (N). Alta soldabilidad y alta resiliencia.

b. aceros de laminado termomecánico (M). Alta soldabilidad y alta resiliencia.

c. aceros con resistencia mejorada a la corrosión atmosférica (aceros autopatinables)

(W). Son aceros aleados con cobre que al ser expuestos a la acción atmosférica forman en

la superficie una película fina de óxido altamente adherente que impide la penetración

d e la corrosión.
d. aceros templados y revenidos (Q). Elevado límite elástico.

e. aceros con resistencia mejorada a la deformación en la dirección perpendicular a

la superficie del producto (Z). Mejora el comportamiento frente al desgarro laminar.

- Aceros conformados en frío . Se entiende por tales los aceros cuyo proceso de

fabricación consiste en un conformado en frío, que les confiere unas características

específicas desde los puntos de vista de la sección y la resistencia mecánica.

Necesariamente los espesores serán reducidos.

Tipos de productos siderúrgicos y características.

Perfiles laminados en caliente: son los más usados en construcción, se agrupan en series

por la forma y características de su sección transversal. -

- perfil en doble T europeo., pero a igualdad de peso tiene mayores inercias, radios de

giro y módulos resistentes.

-Perfiles en doble T de ala ancha. Hay tres series:

 serie normal.

 serie ligera.

 serie pesada.

Las tres series se diferencian por los espesores, siendo máximos en la serie pesada. En las

tres series el ancho y el canto son similares hasta un canto de 300 mm; para cantos

mayores el ancho de ala es igual a 300 mm. Se utilizan sobre todo como elementos

comprimidos, aunque también es habitual usar la serie normal en elementos a flexión.

sección en U normal. Sus características resistentes son similares a las de un IPE, pero

se usan poco como piezas flectadas por no coincidir el CEC con el CDG, en cambio son
adecuados a compresió En estructuras de edificación son clásicos los soportes de 2 UPN

empresillados.

• Perfiles conformados en frío (estructuras ligeras de acero): se fabrican mediante

plegadoras o conformadoras de rodillo en frío a partir de chapas finas de acero (espesores

entre 0.3 y 6 mm), con o sin soldadura.

• Barras: pueden ser perfiles como, tubos abiertos y tubos cerrados huecos (circulares,

cuadrados, rectangulares y elípticos). Los perfiles abiertos se suelen usar como piezas

flectadas y los cerrados como comprimidas.

• Paneles: se usan en cubiertas, soportes de piso (junto a una base de hormigón, trabajando

como elemento resistente o sólo como encofrado perdido) y elementos de pared. Se suelen

fabricar con chapa galvanizada, pueden ir pintados y se recubren con aislamiento térmico

y acústico.

ACABADOS DEL METAL

El metal es un material resistente que permite ser producido en cadena y que abre, cada

vez en mayor medida, nuevos horizontes en el diseño, ya que las superficies y los

acabados metálicos pueden crear un ambiente de elegante eficacia y contemporaneidad.

Para contrarrestar su tendencia natural a la oxidación y la corrosión, se emplean en forma

de aleaciones estables o bien se les aplica una capa o un acabado protector.

Los metales de mayor utilización en Interiores son:

 Hierro

o Hierro Colado

o Hierro Forjado
 Acero

o Acero Inoxidable

o Acero Galvanizado

o Acero Corten

 Aluminio

 Cinc

 Cobre

 Estaño

 Latón

 Bronce

APLICACIONES

Existe una extensa gama de accesorios metálicos tales como grifos, manijas, bisagras,

aldabas, y elementos más constitutivos como fregaderos, radiadores, lámparas, etc.


El metal pulido aporta brillo, ya que refleja la luz con intensidad mientras que las

superficies mate poseen una cualidad de brillo satinado menos intenso pero igualmente

llamativo.

 Aberturas

El metal y el vidrio han ido combinándose durante siglos: ventanas con cristales

enmarcados en plomo blando, tragaluces con barras de hierro forjado o hierro colado e

invernaderos con estructuras de hierro y cristal. Gracias a su notable resistencia el metal

puede utilizarse para estructuras con mínima presencia. Las estructuras de acero y vidrio

maximizan la luz y permiten integrar visualmente el exterior con el interior.

 Suelos

Chapa estampada

La aplicación más habitual tiene lugar en las escaleras, entresuelos, zonas de paso, donde

proporciona un interesante contraste de textura y aspecto con los suelos tradicionales. Los

paneles de rejilla y la tela metálica resistente son especialmente eficaces por su

semitransparencia y ligereza aparente. Como contrapartida, se deberá tener en cuenta que

pueden resultar fríos y poco amortiguadores del sonido.


Láminas y baldosas metálicas de aluminio, tres veces más ligero que el acero o bien el

acero galvanizado son una buena opción para acabados de suelos.

Los suelos metálicos de estilo industrial suelen presentar motivos en relieve (barras o

puntos) para evitar el riesgo de resbalones.

La instalación debe hacerse sobre una base firme de madera u hormigón. Losetas y

láminas pueden adherirse con cola especial o bien ser atornilladas.

Revestimientos

El cinc en las encimeras, o el acero inoxidable en los fregaderos aportan brillo y vistosidad

además de durabilidad y fácil mantenimiento.

Las láminas de acero ondulado recubiertas con aluminio o cinc se emplean para paredes

laterales o en techos de cobertizos y edificios prefabricados. Se pueden pintar o recubrir

con cerámica o plástico.

Detalles

 Puede introducirse el metal en forma de detalles con el fin de conseguir un interior

contemporáneo. En el mercado podemos encontrar una extensa gama de

accesorios y mobiliario metálicos. Las persianas venecianas de aluminio,

pantallas de lámparas, marcos de cuadros o estantes que enriquecerán por su brillo

y textura el ambiente en que se coloquen.

 También las estufas de acero poseen un toque escultural y se encuentran

disponibles en distintos colores y texturas.


 Inclusive el metal puede ser aplicado en textiles interiores, en telas metálicas que

brillan con sutiles tonos iridiscentes y que son un buen complemento en cortinas,

tapicería, etc.

Mantenimiento

Se han desarrollado tratamientos y aleaciones para evitar la corrosión, pero por lo general

la mayor parte de los elementos metálicos en interiores apenas requieren mantenimiento.

Existen limpiadores y pulidores específicos según el material a tratar: acero inoxidable,

latón, etc.

BIBLIOGRAFIA:

https://construyored.com/noticias/1892-la-importancia-del-metal-y-su-uso-en-la-

construccion

https://www.3m.com.es/3M/es_ES/metalworking-es/aplicaciones/acabado/

http://ocw.upm.es/expresion-grafica-en-la-ingenieria/ingenieria-grafica-metodologias-

de-diseno-para-

proyectos/Teoria/LECTURA_COMPLEMENTARIA/MATERIALES/acabados.pdf

https://es.scribd.com/doc/293265428/MONOGRAFIA-ACABADOS