You are on page 1of 6

¿Por qué los nazis fallaron en crear un Estado ucraniano en 1939?

Durante   la   víspera   del   la   Segunda   Guerra   Mundial,   la   Organización   de


Nacionalistas Ucranianos (ONU) fue grupo terrorista clave que los servicios secretos nazis
pusieron   en   juego   mientras   preparaban   un   ataque   a   Polonia.   El   grupo   llevaba   a   cabo
operaciones subversivas tanto en contra de los intereses de Polonia como de Rusia y se le
dio un rol sustancial dentro de los planes ofensivos de Alemania.

El 13 de junio de 1939, el Coronel Erwin von Lahousen, jefe de la Sección II de
Abwehr (responsables de llevar a cabo varios sabotajes en Polonia), instruyó a uno de los
representantes de la ONU, Roman Sushko, para que etrenase a 1,300 oficiales y 12,000
civiles ucranianos con el efecto de realizar un ataque a Polonia. En un reporte que data del
15 de julio, Lahousen anota que para la preparación de la Operación Caída Weiel Abwehr
entrenaba a un grupo de nacionalistas ucranianos con el objetivo de realizar un sabotaje
bajo el comando de Roman Shushko, cuyo nombre clave era Bergbauernhilfe, y  que dicha
operación, para mediados de agosto de 1939, contaría con 600 personas. 

Junto   con   la   unidad   de   Bergbauernhilfe,   los   militantes   de   la   ONU   dentro   de


Polonia preparaban el engranaje para una revuelta anti­polaca. Para julio de 1939, el líder
regional   de   la   ONU   en   Ucrania   Oeste,   Vladimir   Tymchy   (Lopatinsky),   entrenaba   sus
tropas en  campamentos secretos dentro de Polesia y los Cárpatos. De acuerdo con los
historiadores   ucranianos,   para   aquel   agosto   eran   cerca   de   mil   militantes   los   que   eran
entrenados y se preparaban para asumir  órdenes como parte del núcleo de las fuerzas
insurgentes anti­polacas. 

El escuadrón de la ONU no sólo había sido asignado para llevar a cabo acciones de
sabotaje,   sino   también   para   tomar   el   poder   por   la   fuerza.   El   historiador   ucraniano
contemporáneo, Ivan Partylyak, nos comenta acerca de ello: “Lopatinsky concibió que las
unidades partisanas dejarían sus escondites y, luego de tomar el poder en sus localidades,
proclamarían la restauración del estado ucraniano, creando su propia administración.”

Mientras   tanto,   la   división   de   sabotaje   de   Abwehr,   resolvía   la   emisión   de


suministros al proveerlos de armas, municiones y explosivos. El 18 de agosto  de 1939
hallamos   un   entrada   remarcable   en   el   diario   de   Lahousen:   “El   entrenamiento   del
escuadrón   de   Bergbauernhilfe   debe   continuar.   Es  probable   que   sean   despachados  a   la
región  el  22 de  agosto… Los militares ucranianos reciben instrucciones  por  medio  del
Mayor Stolze que, en pleno acuerdo con los líderes ucranianos, como Melnyk, se estarían
preparando   para   sumarse   a   las   hostilidades   armadas   si   la   situación   en   Polonia   lo
demanda.”

El 22 de agosto, se suponía que  los saboteadores de Bergbauernhilfe estaban por
ser   despachados   hacia   la   frontera   polaca.   Otros   destacamentos   de   Abwehr,   como   el
batallón especial de Ebbinghaus, entrenado en Silesia, se convertían en las bases para la
revuelta   anti­polaca.   Sin   embargo,   todos   estos   planes   fueron   frustrado   por   el   Pacto
Molotov­Ribbentrop.

El trato de no agresión Soviético­Alemán fue firmado el 23 de agosto en Moscú.
Para Hitler, era una garantía de que la Unión Soviética no se alinearía con Polonia en la
futura guerra. Para Stalin, era una garantía de que las tropas alemanas no aparecerían por
el Báltico, Oeste de Bielorrusia u Oeste de Ucrania.

“Este   pacto   con   Moscú,   tarde   o   temprano,   perseguirá   al   Nacional   Socialismo”


escribió el ideólogo nazi Alfred Rosenberg en la entrada de su diario del 25 de agosto. “Si
además somos forzados a ceder Polonia y Ucrania a la Unión Soviética, entonces de qué
manera daríamos un golpe si, después de los Cárpatos, Ucrania es la fuerza más poderosa
opuesta a Moscú ” 
Por “la fuerza más poderosa opuesta a Moscú” Rosenberg se refiere a la ONU. Su
predicción fue acertada: tan pronto como Moscú hizo valer la firma del acuerdo Soviético­
Alemán, al Abwher no se le permitió más utilizar a los saboteadores ucranianos. “Recibí
un   llamado   de   la   Secretaría   de   Estado   de   Keppler   quienes   me   informaron   que   las
instrucciones habían llegado desde la Schloss Fushchl (residencia del ministro de asuntos
exteriores)   de   acuerdo   con   quien   la   'acción',   como   la   movilización   de   los   escuadrones
clandestinos ucranianos, no debía comenzar” escribía Lahounsen en su diario. 

Durante los días que siguieron a la orden, Lahounsen, trató de desafiarla, pero
apenas   consiguió   el   derecho   a   usar   el   ejército   de   Bergbauernhilfe   para   propósitos
defensivos   dentro   de   la   República   Eslovaca   (donde   las   unidades   comenzaron   a
entrenarse).

El 28 de agosto Lahousen anotó en su diario: “Emito las siguientes instrucciones
con total consideración de los ucranianos. En caso de paz, los miembros de  la unidad de
Bergbauernhilfe, deben ser contratados como trabajadores. En el caso de guerra: no se
tomará ninguna acción en un comienzo. Luego de consultar con el General, se evaluará la
posibilidad de usar a estas personas ya disciplinadas como parte de la unidad integral.”

Mientras tanto, la  clandestina  ONU,  en  Polonia, continuaba  entrenándose  para


una insurrección armada de acuerdo con los primeros planes. Hasta se programó  una
movilización   para   el   28   de   agosto:   penetrarían   bosque   adentro   y   se   ordenarían   como
unidades de combate. 

El 1 de septiembre las tropas alemanas invaden Polonia. El 5 de septiembre el
batallón de Ebbinghaus se une a los alemanes silesianos que habían sido capturados en el
cruce  de  vías  de  Katowice,  justo   antes  del  arribo   d  ellas divisiones  de  Wehrmacht.  El
General Busch, comandante del VIImo Cuerpo Armado, felicitó al personal de Abwehr.
El  11 de  septiembre el  Abwehr intentó, una vez más, considerar el  uso  de las
unidades de Bergbauernhilfe para apoyar a los levantamientos ucranianos anti­polacos,
pero esta iniciativa fue desestimada otra vez. No obstante, los destacamentos de la ONU
atacaron, en el oeste de Ucrania, los puestos de frontera del gobierno polaco, a la policía e
incluso a las pequeñas unidades militares. Los civiles polacos también fueron víctimas de
los nacionalistas. El número de militantes era de unos 3,000.

Mientras tanto, Berlín se daba cuenta que la guerra en Polonia había sido ganada.
Las   tropas   polacas   se   retiraban   en   medio   de   una   última   arremetida   de   las   divisiones
alemanas,   generando   una   euforia   que   llevaría   a   Hitler,   al   día   siguiente,   a   instalar   un
gobierno   marioneta   ucraniano   entre   las   ruinas   de   Polonia.   Esta   era   una   violación   del
acuerdo Soviético­Alemán del 23 de agosto: de acuerdo con el protocolo secreto, el oeste
de Ucrania era considerado como una esfera de influencia Soviética.

Los líderes de Abwehr estaban informados de la decisión del 12 de septiembre. La
del diario de Lahousen de aquel día era en extremo lacónica: “Un viaje con las cabezas del
departamento  desde Oppeln hasta Breslau. Me proponen una discusión de la cuestión
ucraniana.”   Lahousen   da   más   detalles   acerca   de   esta   decisión   en   este   testimonio   en
Nuremberg: “Esta orden o directiva… Ribbentrop también la mencionó en una pequeña
discusión con Canaris, apuntaba a la Organización de Nacionalistas Ucranianos con los
cuales Abwehr cooperó incluyéndolos entre sus líneas militares y las que se supone que
iban a realizar una revuelta en Polonia, una revuelta que incitaba a exterminar polacos y
judíos… Cuando se habla de polacos, se habla de su intelligentia y todas aquellas personas
que personificaron la voluntad nacional de resistencia...” Dicha decisión, comunicada por
el Ministro de Extranjería, Joachin von Ribbentrop, a los cabecillas del Abwehr, había sido
realizada en consulta directa con Hitler. 

Aunque el Abwehr tuvo permiso para hacer uso de la unidad de Bergbauernhilfe
y el soporte de las revueltas armadas anti­polacas de la ONU,  los nacionalistas ucranianos
se   encomendaron   la   misión   de   destruir   cualquier   “elemento   desleal”.   El   Abwehr   no
protestó, no era inusual: el batallón de Ebbinghaus también había asesinado en masa a los
polacos.

El 15 de septiembre el jefe de la Abwehr, Wilhelm Canaris, junto a Lahousen se
encontraron   con   el   líder   de   la   ONU,   Andiy   Melnyk,   en   Viena.   Melnyk   les   avisó   la
probabilidad   de   crear   una   Ucrania   pro­alemana,   pro­occidental   (Galitzia).   Después   de
todo, Melnyk dio ordenes para que un “gobierno de colación” se instaure en Galitzia.
Lahousen,   en   cambio,   anunció   acciones   concretas   para   el   uso   efectivo   de   las   tropas
ucranianas. En su diario se lee: “El personal militar de Ucrania está siendo  transferido al
comandante  de  la Armada  14°  (Dehmel). Notifiquen  al Heeresgruppe  Süd  vía  Sección
Abwehr II…. Melnyk debería continuar a disposición de la cabeza del departamento…
Abwehr Sección II debía proveer un remplazo para Bergbauernhilfe.”

Estos planes se frustraron el 17 de septiembre: las tropas soviéticas entraban en el
oeste de Ucrania y el oeste de Bielorrusia. De acuerdo con Walter Arlimont, jefe diputado
del Oberkommando der Wehrmacht, cuando el General Alfred Jodl recibió el mensaje de
que las tropas Rojas estaban entrando en Polonia, preguntó con horror “¿contra quién?”.
El intento de crear un Estado ucraniano, de acuerdo con el plan aprobado por Hilter, daría
como resultado una guerra forzada, en las peores condiciones, con la Unión Soviética.
Berlín, también, daba marcha atrás. 

En las siguientes semanas, Canaris, Lahousen y uno de los líderes de la ONU,
Richard Yary, trataron de salvar “lo que se podía” ordenando a los miembros de la ONU
que retrocedieran hasta las partes de Polonia y Hungría controladas por Alemania. 

La división de Bergbauernhilfe fue disuelta y muchos de su personal transferido a
un equipo de policías que ocupaba Polonia. Sin embargo, la asistencia provista por los
nacionalistas ucranianos al Recih no quedo sin compensar. La ONU ganó un estatus legal
y sus miembros fueron asignados para servir a las unidades de Werkschutz. La población
ucraniana creada por los nazis recibieron varios privilegios: se les dieron casas y negocios
confiscados a los judíos. 

Los planes para crear un estado títere en Ucrania fueron sosegados brevemente,
para ser revividos en la primavera de 1941 durante la víspera de un ataque a la URSS. El
30 de junio de 1941, durante la ocupación nazi de Lvov, los líderes de la Organización
Nacionalista Ucraniana   declaran la soberanía estatal de Ucrania. Los juegos nazis para
ocupar Ucrania darían lugar a la masacre de Volinia y otros tantos crímenes contra los
pueblos polacos y rusos. Como resultado, la URSS tuvo que trabajar hasta fines de 1950 en
la erradicación de los movimientos clandestinos de los nacionalistas ucranianos en el oeste
de Ucrania. 

Alexander Dyukov