You are on page 1of 137
Juan A. Ortega y Medina UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO Tiene aqui el lector ante si un libro que, conforme el plan original trazado fue avanzando, nos fue complicando mds y mds su confec~ cién basta alcanzar un volumen y densidad con los que no conti~ bemos en wn principio. Habitndonos procurado unos textos de Guillermo de Humboldt y de Leopoldo von Ranke (el von (de) bonorifico y ennoblecedor le fue otorgado a Ranke en 1863 por et rey de Prusia) poco conocidos y que, por lo que toca al bistoriador alemdn, éste nunca publicé en vida, nos pareci6 oportuno darlos ‘conocer en espariol, a fin de que nuestros estudiantes facultativos (bresuntos bistoriadores) + los muchos estudiosos de la teorta bistérica los conocieren » se enriqueciesen intelectualmente con la funcién y con Ia idea que los dos grandes germanos del siglo xx tentan de Ia bistoria, La presentacién de los once ensayos traducidos nos obligh a situarlos dentro del extenso e inmenso campo creativo de la pro- duccién histévica rankeiana y, por consiguiente, nos vimos obliga- dos a estudiar, asi fuese someramente, las obras fundamentales del autor y sintetizar su contenido para que sirviese de antecedente 4 los textos vertidos ab castellano: esto es lo que constituye la “segunda parte” de nuestro libro. Empero he aqué que precisa- ‘mente la presentacién de tal antecedente nos impuso el tener que remontarnos més hacia atrés buscando eb punto de partida ¥ las raices tedricas, religiosas, filoséficas 9 metodolbgicas que confor- maron la idea y el método de Ja historia de Ranke, que es lo que constituye la denominada “primera parte”. Hubiera sido de todo punto imposible analizar muy particulari- zadamente el pensamiento de los fildsofos ilustrados alemanes del siglo xvi, ademés de las ideas dialécticas materialistas ¥y positivis- tas del sigho xxx; no tuvimos otra opcién que la de sintetizar aque ios rasgos generales que sirvieran a nuestro propésito. No tene~ ‘mos, pues, empacho en declarar que nos hemos servido con ampli- tud xo tinicamente de ciertas ideas consagradas en las obras que podemos Hamar cldsicas, sino también de las exéxesis conten poréneas, que quedan registradas en nuestra bibliografia general. 8 ADVERTENCIA Cabria ahora cuestionar qué razones tuvimos para traducir y dar a conocer los once textos incluidos en nuestra tercera parte. Pues bien, los dos primeros, de Guillermo de Humboldt, hermano de nuestro Alejandro de Humboldt, por ser los primeros ensayyos sscritos en Europa sobre la tesis cientificista de la metodologia de Ja historia, y los nueve restantes de Ranke porque completan la teorka bumboldtiana y porque no se encuentran en ninguna de las ‘obras bistoricas publicadas por el gran bistoriador sajén nacido en Wiebe, Turingia, Ademés, que nosotros sepamos, las traducciones de las obras bistéricas de Ranke at espaiol son pocas. En Madrid, ‘en 1857, don Jerénimo Eranzo tradujo Los imperios otomano ¥ spats pero fue preciomente en Mesico, com I egade de lox trastervados espafioles, cuando se tradujeron y publicarom otras ‘obras de Ranke. Eugenio fmaz tradujo la Historia de los Papas en la época moderna, que fue editada en México por el Fondo de ‘Cultura Econémica en 1943; Manuel Pedrozo tradujo La monar- quia espaiiola de los siglos xvr y xv, publicada por la Editorial Leyenda, 8. A., en 1946; Wenceslao Roces tradujo y recopilé una serie miscelénca a la que intitulé Pueblos y estados en Ia historia moderna, que edité en México el Fondo de Cultura Econémica en 1948, del mismo traductor tenemos la-versién de Grandes figu- ras de la historia, que las Biograffas Gandesa publicé en México en 1952. Fuera de esto nada més se ba traducido de Ranke salvo Iasoleccibn que Fritz Wagner bizo de a obra de Ranke en La cien- cia de Ja historia, vertida al espattol por el historiador mexicano Juan Brom y publicada por la UNAM en 1951. Ante tan parco ‘conocimiento creimos que era necesario ampliarlo, asi fuera en ‘parva parte, y esto creemos que explica nuestro deseo de dar a conocer la teorta cientifica de 1a bistoria no inventada, pero sb ‘perfeccionaday practicada al maximo posible por Leopoldo Ranke. No queremos terminer esta advertencia sin dar las més cumpli- das gracias @ nuestro alumno Jesits Monjards-Ruiz y ala profesora Ute Rampolt, quienes desde Is Alemania Federal buscaron y nos proporcionaron los textos rankeianos sugeridos por nosotros. Queremos asimivmo agradecer a nuestra estimada amiga y cole- 48, la sehorita Guadalupe Borgonio, el interés que ba puesto en la ‘engorrose cuanto necesaria correccién de las pruebas 3 contra- pruebas de imprenta, durante la impresién de este libro. Ingresedos, por lo que toca a nosotros, al Instituto de Inves- Hgaciones ‘Histéricas (noviembre de 1977), tenemos el gusto de ADVERTENCIA, 9 contribuir con nuestro primer aporte a las publicaciones de la instituciin. La buena acogida que ba obtenido este libro por parte del director del Instituto, doctor Jorge Gurria Lacroix, asi como de los colegas y miembros de la comision editorial interna, nos bace sentirnos ashnismo agradecidos 1 satisfeckos. Falta abora, y ojald ast sea, que et piiblico lector respalde la favorable opinion alentade bajo tan favorables auspicios. Villa Olimpica, Tlalpan, mayo de 1978