You are on page 1of 2

CONCLUSION

 El Fiscal del Ministerio Publico Gamaliel Esquivel enmarco el delito de Plagio o Secuestro

en el Articulo 201 del Código Penal Guatemalteco y catalogo como autor del Delito al señor

Melvin Isaí Erazo Ramírez en base a los artículos 35 y 36 del Código Penal de Guatemala, y

para ratificar la plena y directa participación en la ejecución propia del delito, el Fiscal hizo

uso de medios convicción que se presentaron como medios de prueba documentales y

científicos en el debate llevado a cabo ya que para recibir una sentencia el juez evaluó que en

el hecho previsto se contemplaran las figuras delictivas que están plasmadas en el artículo 10

del Código Penal tales como la conducta típica la Culpabilidad, Punibilidad, la acción

típica, antijurídica y culpable que debe ser además punible.

Se reconoció como sujeto pasivo al sindicado, y como sujeto activo esta la víctima, el señor

Quener Uliser Paau Maas que es la persona que sufrió el delito punible y antijurídico con el

que se le violento su derecho de libre locomoción con el delito Plagio o Secuestro

contemplado en nuestra legislación y en la Convención Americana de Derechos Humanos.

En la resolución final que se dictó en el debate se tuvo como sentencia la pena de 25 años de

prisión para el sujeto pasivo quedando así resuelto y mandándolo a guardar prisión.
RECOMENDACIÓN

 Por la relevancia del tema y los resultados obtenidos de la investigación, es de vital

importancia que las autoridades del Ministerio Público con frecuencia sean capacitadas tales

como sus investigadores criminológicos y Fiscales, a modo de tecnificar el sistema de

investigación, y que las mismas sea más confiables, rápidas y eficientes, con lo cual se podrá

reducir la impunidad en los delitos de secuestro que han quedado en el olvido por

negligencia o falta de voluntad ya que de esa forma se violentan los derechos ius naturales y

constitucionales de las personas. Se hace necesario que las instituciones que trabajan en la

investigación penal, puedan integrar esfuerzos para coordinar el proceso investigacional y la

persecución penal en el delito de secuestro en forma conjunta con los órganos involucrados,

como la Policía Nacional Civil para lograr mayores beneficios para la población, pero

sobretodo beneficios para los afectados, que quedan frustrados ante la incapacidad del Estado

de brindar seguridad y justicia para los ciudadanos.