You are on page 1of 3

La sibilancias y roncus.

- Son sonidos musicales continuos, asociados con


obstrucción bronquial en diferentes niveles por secreciones espesas,
espasmo de la musculatura bronquial o edema de la mucosa. Son
característicos del asma y de la bronquitis crónica. Se deben a la
vibración de las paredes contrapuestas de las vías aéreas estrechadas y
no a la resonancia del aire dentro de ellas. Se auscultan
predominantemente en la espiración (debido a que durante esta fase la
vía aérea se estrecha hasta alcanzar el punto crítico en el que comienza
a generarse el sonido).

1. SIBILANCIA: similares a un silbido, es un sonido de tono agudo que


resulta del estrechamiento o de la obstrucción de las vías de
conducción aérea, ocurre en inspiración o en espiración, suele ser más
intenso en la espiración. Es de frecuente presentación en personas
asmáticas o enfisematosas, puede no ser audible en la respiración
normal, pero si se le pide al paciente que expulse con fuerza el aire
como si apagara una vela, se ausculta con facilidad, en otros casos es
audible incluso sin estetoscopio sobre todo durante las crisis
asmáticas severas o status asmático.
Sibilancias polifónicas.- se producen en ambos campos
pulmonares y de distintas tonalidades son típicas de la crisis de
asma bronquial.
Sibilancia aislada (sibilancia fónica o fija).- puede indicar una
obstrucción parcial de un bronquio por un tumor o un cuerpo
extraño.
2. RONCUS: es un ruido inspiratorio y espiratorio, de alto tono, que se
origina el paso de aire por las vías aéreas superiores en cuyo interior
se presentan secreciones. Una característica es que cuando hay tos, el
carrapeo o los cambios posturales se movilizan secreciones, los roncus
desaparecen o cambian de localización. En ocasiones es el único
síntoma que sugiere la presencia de masas, tumores o cuerpos
extraños en las vías aéreas grandes.
3. CORNAJE: es una variedad de roncus. Su tono se asemeja al sonido
de una corneta. Es intenso, de tonalidad áspera y audible a distancia.
Se percibe en ambas fases respiratorias e indican una estenosis
laríngea o traqueal.
4. ESTRIBOR: es similar al cornaje pero de tonalidad más alta
(aproximadamente de 400 Hz), es inspiratorio e indica también una
obstrucción de la vía aérea superior; esta acompañado por tiraje y
suele percibirse en niños con obstrucción laríngea.
5. ESTERTORES: son denominados rales o estertores húmedos. Son
sobre todo inspiratorio o al colapso y apertura alveolar.
6. ESTERTORES SUBCREPITANTES: los originados en bronquios de
diferentes tamaños ocupados por secreciones, característicos de la
bronquitis y las bronquiectasias. Son los llamados estertores
húmedos, mucosos o de burbuja, pues semejan el sonido que se
produce cuando se sopla a través de una bombilla en un vaso de agua.
Se auscultan en ambas fases de la respiración y se modifican
movilizan con la tos. Según el tamaño de la burbuja se los subdivide
en estertores de burbuja gruesa, mediana o fina (por algunos autores
son denominadas estertores subcrepitantes).
7. ESTERTORES CREPITANTES: son aquellos que se generan en los
alveolos (por despegamiento alveolar), que se auscultan como una
lluvia de finas crepitaciones homogéneas al final de la inspiración y
que se modifican con la tos (similares al sonido que se genera frotando
un mechón de cabellos entre los dedos frente al oído). Estos ruidos son
característicos en las siguientes enfermedades:
La neumonía, en su etapa inicial antes de que se produzca la
hepatización (crepitante de inicio) y en la etapa de resolución
(crepitante de retorno). Se auscultan solo en la zona afectada y
ponen de manifiesto la presencia de secreciones dentro de los
alveolos.
La insuficiencia cardiaca, en este caso se auscultan en las bases
pulmonares y ponen de manifiesto la congestión (trasudado)
intersticial y alveolar.
La patología intersticial, son de tonalidad más alta, más intensos
y más numerosos. En general son bilaterales, se denominan
estertores de tipo velcro y son característicos de la fibrosis
intersticial.
8. ESTERTORES MARGINALES: o de decúbito son, desde el punto de
vista auscultatorio, indistinguibles de los estertores crepitantes. E
encuentran en las bases pulmonares cuando se hace sentar al
paciente que ha permanecido muchas horas en decúbito dorsal. Solo
se perciben durante las primeras respiraciones y desaparecen con
rapidez, no tienen significado patológico e indicarían el
despegamiento de áreas pulmonares colapsadas.
9. EGOFONÍA: o voz de cabra, la voz tiene un carácter tembloso como si
se hablara apretando la nariz con los dedos.
10. BATIPNEA: no se modifica la frecuencia, puede verse en personas
con entrenamiento deportivo, en otras condiciones es la expresión de
enfermedad pulmonar o metabólica, también en condiciones como la
parálisis de los músculos intercostales, en caso de fracturas costales
o con la inflamación de cartílagos intercostales.
11. HIPERPNEA: aumento en la profundidad y frecuencia respiratoria.
Puede ser producida por miedo, ansiedad; en donde se observan
alcalosis respiratoria transitoria en crisis de histeria y de ansiedad,
sobre todo en el denominado ataque de pánico. La hiperpnea es
frecuente en agresiones encefálicas (traumatismos craneoencefálicos,
accidentes cerebrovasculares, tumores, etc.), que causan edema
cerebral.

BIBLIOGRAFIA:
II Semiología médica, Horacio A. Argente. Ed. Médica panamericana,
2013.