You are on page 1of 9

“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”.

UNIVERSIDAD CATOLICA LOS ANGELES CHIMBOTE

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

TRABAJO DE INVESTIGACION

DOCENTE: ESPINOZA SILVA URPY GAIL DEL CARMEN.

ESTUDIANTE: MATEO ASENCIO PATRICK LEE CHRIST.

TEMA:

 TECNICA CONSTITUCIONAL.

CURSO:

 DERECHO CONSTITUCIONAL.

HUARAZ –ANCASH

2018
INTRODUCCIÓN

La Constitución es un conjunto de normas plasmadas en un documento. La redacta el


Poder Constituyente y la interpretan los encargados de aplicarla. Son dos sujetos distintos
que difieren en actuación y apreciación del Derecho: El legislador constituyente con voluntad
desarticulada, legisla en forma abstracta y en el escritorio; por el contrario, el juez, en
contacto directo con el justiciable se enfrenta con la justicia en el caso concreto, con las
inexactitudes, oscuridades y vicios legales, con los cambios económicos, sociales y políticos
que lo llevan a adecuar el Derecho a los nuevos tiempos.
TÉCNICA CONSTITUCIONAL

I. CONSIDERACIONES GENERALES

La civilización humana en cuanto producto de la convivencia social de los seres humanos se


rige por normas jurídicas desde la antigüedad, lo que ha requerido siempre su concretización
vía de interpretación. Las sociedades políticas generan el derecho y los sistemas jurídicos que
han regido a la humanidad en sus diversas etapas y en sus diversas culturas y regiones. El
establecimiento del orden jurídico y de las constituciones como norma fundamental busca
regular la convivencia en la sociedad política y establecer un marco o rieles por los cuales
transcurra la vida social y política. Sin embargo, con la estructuración del sistema normativo
jurídico la labor no termina, sino que recién comienza, ya que el ordenamiento jurídico se
estructura para normar y regular la vida social y solucionar los conflictos que en ella se
producen, lo que requiere de la interpretación jurídica, la que es sistematizada por la
hermenéutica, considerando diversos métodos, postulados y principios de interpretación.

Dice el maestro argentino Néstor Pedro Sagües, que una vez dada la norma constitucional, ésta
debe ser realizada o implementada, mediante su utilización para resolver los problemas sociales
que motivaron su puesta en vigencia.

Para el cumplimiento de sus fines, la norma deberá ser, en un primer momento, materia de
interpretación. Si el intérprete la hallara oscura, ambigua o imprecisa, esa norma tendrá que ser
pasible de determinación. En caso que dicha norma tuviese lagunas o vacíos, su operador la
someterá a la integración. Solo cuando la norma constitucional haya sido interpretada,
determinada e integrada, estará lista para la correspondiente aplicación.

II. NECESIDAD DE LA INTERPRETACIÓN

Las normas constitucionales pueden ser claras, dudosas, generales, vagas, principistas y
contradictorias. En todos estos supuestos es necesaria la interpretación. La doctrina está
dividida con relación a las normas claras.

Un sector sostiene que no es necesaria la interpretación por aplicación de los antiguos adagios:
in claris non fit interpretatio y clara non indigent interpretatione.
Hesse participa de este criterio: “La interpretación constitucional, en el sentido estricto que aquí
interesa, resulta necesaria y se plantea como problema cada vez que ha de darse respuesta a una
cuestión constitucional que la Constitución no permite resolver de forma concluyente. Allí
donde no se suscitan dudas no se interpreta, y con frecuencia no hace falta interpretación alguna.
No toda realización de normas constitucionales es interpretación en tanto que en el curso de la
interpretación constitucional la Constitución resulta siempre actualizada. Así, no estaremos ante
un supuesto de interpretación, aunque sí de actualizar, cuando se cumple el contenido de las
normas constitucionales, sin que, posiblemente, exista conciencia del acto de ejecución: cuando
se funda una asociación, cuando se elige el Parlamento, cuando se dictan leyes, actos
administrativos o resoluciones judiciales, en ejercicio todo ello de competencias
constitucionalmente delimitadas. Igualmente tampoco resulta necesario interpretar cuando las
disposiciones son terminantes, por más que aquí también se asista a un acto estructuralmente
simple de “compresión” y, con ello, interpretación en sentido amplio”.

III. OBJETO DE LA INTERPRETACIÓN

El objeto de la interpretación es el contenido de la norma y su alcance al ser aplicada.


Ampliando el concepto podemos decir que el objeto global de la interpretación está constituido
por el bloque de constitucionalidad.

Son tres los elementos fundamentales de la interpretación: el bloque de constitucionalidad, el


sujeto que interpreta y la forma de ser y querer de la comunidad.

En la interpretación intervienen numerosos factores y circunstancias que puede condicionar al


juez: su carácter, su ideología política o concepción filosófica, la posición social y económica
que tiene, el entorno que lo circunda, su preparación, las circunstancias que rodean el caso, la
presencia de valores y principios como la justicia, la libertad, la igualdad, el pluralismo político,
la democracia, el sistema de interpretación que más le plazca, etc.
IV. LÍMITES DE LA INTERPRETACIÓN

Los límites de la interpretación tienen su origen en la división de poderes: el legislativo hace la


ley, la modifica y la deroga (aunque se reserva el derecho de interpretarla) y el poder judicial
la interpreta.

La función del juez o de cualquier otra autoridad que aplica la Constitución o la ley es buscar
el contenido de la norma. Pero en su labor se encuentra con que existen vacíos legales, normas
generales, principios, valores, obscuridades, contradicciones, ordenamientos abiertos a
interpretaciones amplias como el constitucional, realidades muy diferentes a las existentes al
tiempo en que se aprueba la Constitución o la ley, y la necesidad de adecuarlos a los nuevos
tiempos. Frente a esta situación, el intérprete, principalmente el constitucional, es a la vez
intérprete y creador del Derecho.

V. LOS MÉTODOS TRADICIONALES DE INTERPRETACIÓN Y LA


CONSTITUCIÓN

La hermenéutica tradicional, con sus métodos de interpretación, no es suficiente para interpretar


la Constitución, dada su naturaleza jurídica, política y social y la amplitud y creativa con que
actúa el juez constitucional. Estas circunstancias condicionan al intérprete.

Los métodos tradicionales todavía se aplican, pero no llenan las necesidades, posibilidades y
finalidades de la interpretación constitucional.

La técnica constitucional comprende los siguientes aspectos:

- Interpretación constitucional.

- Determinación constitucional.

- Integración constitucional.

- Aplicación constitucional.

A continuación evaluaremos, por separado y, en detalle, cada una de estas operaciones jurídico-
constitucionales.
5.1. INTERPRETACIÓN CONSTITUCIONAL

a. Para encontrar un texto constitucional auténtico. Esta necesidad se presenta, cuando la


Constitución ha sido objeto de diversas y numerosas reformas, y resulte imperiosa la urgencia
de unificar dichas normas mediante un texto único ordenado y concordado, que puede ser
promulgado por una ley ordinaria.

b. Para identificar los cambios idiomáticos que han sufrido los términos utilizados por las
constituciones de vieja data y, sobre dicha base, explicar el sentido moderno del texto
constitucional antiguo. Ejemplo, la palabra promulgar, antes era sinónimo de publicar; hoy,
promulgar y publicar son dos actos distintos.

c. Para explicar la relativa inequivalencia lingüística existente en las constituciones que


han sido publicadas en diferentes idiomas.

5.2. DETERMINACIÓN CONSTITUCIONAL

Si queremos aplicar rectamente la norma constitucional, debemos interpretarla lo más


acuciosamente posible. En algunos casos bastará con la interpretación, pues siendo completa y
clara la norma, no necesitaremos más. Pero como no todas las normas constitucionales tienen
estas valiosas características, en algunas ocasiones tendremos que ir más allá de la simple
interpretación. Existen normas constitucionales incompletas, imprecisas, oscuras y ambiguas.
Si a éstas las queremos aplicar técnico-jurídicamente, será insuficiente el proceso hermenéutico,
por muy agudo e inteligente que sea. Habrá que recurrir al proceso de determinación
constitucional. Se entiende por determinación constitucional al procedimiento legislativo que
tiene por objeto completar y precisar un dispositivo constitucional, mediante una ley ordinaria.

5.2.1. Clases de Determinación Constitucional:

a. La Determinación por reglamentación:

b. Determinación por precisión:


5.3. INTEGRACIÓN CONSTITUCIONAL

Pudiera ser que al tratar de aplicar la norma constitucional, luego de haber superado las etapas
de interpretación y determinación, el operador se encuentre frente a un vacío o laguna
constitucional. Surge de este modo la necesidad de crear la norma faltante, sin lesionar la
constitucionalidad.

Al proceso de llenado de los vacíos o lagunas constitucionales, se le denomina integración


constitucional.

El sujeto integrador de la Constitución puede ser el mismo legislador constituyente, autor de la


norma; el legislador ordinario que aspira el respeto de la supremacía constitucional o el
magistrado, empeñado en efectuar una recta administración de justicia. Cualquiera que sea el
sujeto integrador, deberá recurrir a la costumbre constitucional, la doctrina constitucional, la
jurisprudencia constitucional, los principios constitucionales, la moral, el orden público, el
derecho comparado y a todos aquellos elementos que resulten necesario para lograr el objetivo
de integrar la normatividad constitucional.

5.4. LA APLICACIÓN CONSTITUCIONAL

El principio de aplicación directa e inmediata de los Derechos y garantías constitucionales está


orientado al ejercicio de los mismos, de tal modo que rige en todo el ordenamiento jurídico y
sirve como fuente en la redacción de normas de desarrollo legislativo de derechos
constitucionalmente reconocidos, constituyéndose en uno de los fundamentos sobre el que
descansa la validez del ordenamiento jurídico.

Las normas interactúan entre sí y están interconectadas en principios de aplicación general,


instituyéndose en un sistema jurídico donde la Constitución es la norma fundamental. La
expresión ordenamiento o sistema jurídico se refiere precisamente al “conjunto unitario y
coherente de normas jurídicas que rigen en un cierto momento dentro de un ámbito espacial
determinado”, de manera que no es un conjunto yuxtapuesto ni caótico de preceptos o normas
jurídicas, sino que, partiendo de un fundamento común de validez, a su vez, le permite unidad,
coherencia e integralidad.
CONCLUSIONES

La Interpretación Jurídica juego un rol importante, ya que el Derecho sólo puede ser aplicado
después de ser interpretado. entonces no puede haber Derecho sin Interpretación.

El desarrollo de tantos métodos para interpretar la norma, o el derecho en general, demuestra


que el estudio de la interpretación nunca termina sólo nos aproxima lo más posible a esta meta.

El Derecho es Ley, pero antes que Ley es vida; debe surgir de la vida misma y debe seguir las
necesidades del Hombre.
BIBLIOGRAFÍA

ESCOBAR FORNOS, Iván. Manual de Derecho Constitucional, Managua, Hispamer, 1998.

CANOSA USERA, Raúl, Interpretación constitucional y fórmula política, Madrid, Centro de


Estudios Constitucionales, 1988.