You are on page 1of 72

Descripción general

Las enfermedades infecciosas son trastornos provocados por organismos,


como bacterias, virus, hongos o parásitos. Muchos organismos viven en y de
nuestros cuerpos. Por lo general, son inofensivos e incluso útiles, pero algunos
organismos pueden provocar enfermedades bajo determinadas circunstancias.

Algunas enfermedades infecciosas se pueden transmitir de una persona a otra.


Algunas se transmiten mediante mordidas o picaduras de insectos y animales.
Otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o por
exponerse a organismos del entorno.

Los signos y síntomas varían según el organismo que provoca la infección,


pero suelen incluir fiebre y fatiga. Las infecciones leves pueden responder al
descanso y los remedios caseros, pero algunas infecciones potencialmente
mortales pueden requerir hospitalización.

Muchas enfermedades infecciosas, como el sarampión y la viruela, se pueden


evitar mediante vacunas. Lavarte las manos de forma minuciosa y con
frecuencia también ayuda a protegerte frente a la mayoría de las enfermedades
infecciosas.

Síntomas

Cada enfermedad infecciosa tiene sus signos y síntomas específicos. Entre los
signos y síntomas generales que son frecuentes en muchas enfermedades
infecciosas se incluyen:

 Fiebre

 Diarrea

 Fatiga

 Dolores musculares

 Tos
Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si:


 Te mordió un animal

 Tienes problemas para respirar

 Tienes tos desde hace más de una semana

 Tienes dolor de cabeza intenso con fiebre

 Tienes una erupción cutánea o hinchazón

 Tienes fiebre prolongada y sin causa aparente

 Tienes problemas de visión repentinos


Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Causas

Las causas de las enfermedades infecciosas pueden ser las siguientes:

 Bacterias. Estos organismos unicelulares causan enfermedades como la


amigdalitis estreptocócica, las infecciones de las vías urinarias y la
tuberculosis.

 Virus. Los virus son aún más pequeños que las bacterias, pero pueden
causar numerosas enfermedades: desde el resfriado común hasta el
SIDA.

 Hongos. Muchas enfermedades de la piel, como la tiña y el pie de atleta,


se producen a causa de los hongos. Hay otros tipos de hongos que
pueden infectar los pulmones o el sistema nervioso.

 Parásitos. La malaria se produce a causa de un parásito diminuto que se


transmite a través de las picaduras de mosquitos. Existen otros parásitos
que se pueden transmitir a los seres humanos a través de las heces de
los animales.
Contacto directo

Una manera sencilla de contraer la mayoría de las enfermedades infecciosas


es entrar en contacto con una persona o animal infectado. Hay tres formas en
que se propagan las enfermedades infecciosas por contacto directo:

 De persona a persona. Una forma de propagación frecuente de las


enfermedades infecciosas es la transferencia directa de bacterias, virus u
otros gérmenes de una persona a otra. Esto sucede cuando un portador
de la bacteria o el virus toca o besa a una persona que no está infectada,
o tose o estornuda sobre ella.

Estos gérmenes también se transmiten en las relaciones sexuales,


mediante el intercambio de líquidos corporales. Es posible que la persona
que contagia el germen no presente síntomas de la enfermedad, sino que
sea solo un portador.

 De animal a persona. La mordedura o el rasguño de un animal infectado


—incluso una mascota— te puede enfermar y, en casos extremos, puede
resultar mortal. También manipular desechos animales puede acarrear
peligros. Por ejemplo, puedes infectarte de toxoplasmosis por limpiar la
caja de arena de tu gato.

 De la madre al feto. Es posible que una mujer embarazada contagie


enfermedades infecciosas al feto. Algunos gérmenes atraviesan la
placenta. Se pueden transmitir los gérmenes vaginales al bebé durante el
parto.
Contacto indirecto

Los organismos causantes de enfermedades también se pueden transmitir por


contacto indirecto. Muchos gérmenes permanecen en objetos inanimados,
como mesadas, picaportes o llaves de grifo.

Al tocar un picaporte que tocó alguien que, por ejemplo, padecía influenza o
resfrío, puedes llevar contigo los gérmenes que dejó esa persona. Si te tocas
los ojos, la boca o la nariz antes de lavarte las manos, es posible que te
infectes.

Picaduras de insectos

Algunos gérmenes dependen de insectos portadores —como mosquitos,


pulgas, piojos o garrapatas— para pasar de un huésped a otro. Estos
portadores se llaman «vectores». Los mosquitos pueden transportar el parásito
del paludismo o el virus del Nilo Occidental, y las garrapatas del venado
transportan la bacteria que causa la enfermedad de Lyme.
Contaminación de alimentos

Otra manera en que los gérmenes causantes de enfermedades te pueden


infectar es a través de alimentos o agua contaminados. Este mecanismo de
transmisión permite a los gérmenes infectar a muchas personas por medio de
una sola fuente. Por ejemplo, E. coli es una bacteria presente en ciertos
alimentos, como las hamburguesas poco cocidas o el jugo de fruta no
pasteurizado.

Factores de riesgo

While anyone can catch infectious diseases, you may be more likely to get sick
if your immune system isn't working properly. This may occur if:

 You're taking steroids or other medications that suppress your immune


system, such as anti-rejection drugs for a transplanted organ

 You have HIV or AIDS

 You have certain types of cancer or other disorders that affect your
immune system

In addition, certain other medical conditions may predispose you to infection,


including implanted medical devices, malnutrition and extremes of age, among
others.

Complicaciones

La mayoría de las enfermedades infecciosas solo tienen complicaciones


menores. No obstante, algunas infecciones (por ejemplo neumonía, SIDA y
meningitis) pueden ser potencialmente mortales. Algunos tipos de infecciones
se vincularon con un mayor riesgo de cáncer a largo plazo:

 El virus del papiloma humano se vinculó con el cáncer de cuello uterino

 La bacteria Helicobacter pylori se vinculó con el cáncer de estómago y las


úlceras pépticas

 La hepatitis B y la hepatitis C se vincularon con el cáncer de hígado

Asimismo, algunas enfermedades infecciosas se tornan silenciosas y


reaparecen en el futuro, a veces décadas más tarde. Por ejemplo, una persona
que tuvo varicela puede desarrollar herpes zóster muchos años más tarde.
Prevención

Los agentes infecciosos pueden ingresar al cuerpo mediante:

 Lesiones o contacto con la piel

 Inhalación de gérmenes aéreos

 Ingesta de agua o alimentos contaminados

 Picaduras de mosquitos o garrapatas

 Contacto sexual

Toma estas medidas para reducir el riesgo de infección para ti y otras


personas:

 Lávate las manos. Esto es especialmente importante antes y después de


preparar comidas, antes de comer y luego de usar el baño. E intenta no
tocarte los ojos, nariz o boca con las manos, ya que esta es una manera
común de que los gérmenes ingresen al cuerpo.

 Vacúnate. La inmunización puede reducir considerablemente las


posibilidades de contraer muchas enfermedades. Asegúrate de tener al
día tus vacunas recomendadas y las de tus hijos.

 Quédate en tu hogar cuando estés enfermo. No vayas al trabajo si


tienes vómitos, diarrea o fiebre. Tampoco envíes a tus hijos a la escuela si
presentan estos signos y síntomas.

 Prepara tus comidas de forma segura. Mantén las mesadas y demás


superficies de la cocina limpias mientras preparas comidas. Cocina las
comidas con la temperatura adecuada utilizando un termómetro para
comidas para comprobar la cocción. En el caso de las carnes molidas, la
temperatura debe ser de al menos 160 ºF (71 ºC); en el caso del pollo,
165 ºF (74 ºC); y en el caso de las demás carnes, 145 ºF (63 ºC).

Asimismo, refrigera las sobras de inmediato: no dejes que las comidas


preparadas permanezcan a temperatura ambiente durante períodos
extendidos.

 Ten relaciones sexuales seguras. Siempre debes utilizar preservativos


si tú o tu pareja tienen antecedentes de infecciones de transmisión sexual
o comportamientos de alto riesgo.
 No compartas efectos personales. Usa tu propio cepillo de dientes,
peine y afeitadora. Evita compartir vasos y utensilios.

 Viaja de forma segura. Si saldrás del país, habla con tu médico sobre las
vacunas especiales que podrías necesitar; por ejemplo, para la fiebre
amarilla, el cólera, l afiebre tifoidea o la hepatitis A o B.
Diagnóstico

El médico puede ordenar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por


imágenes para determinar la causa de los síntomas.

Análisis de laboratorio

Muchas enfermedades infecciosas tienen signos y síntomas similares. Las


muestras de tus fluidos corporales algunas veces pueden poner en evidencia el
microbio específico que está causando la enfermedad. Esto ayuda a tu médico
a definir tu tratamiento.

 Análisis de sangre. Un técnico obtiene una muestra de sangre mediante


la inserción de una aguja en una vena, generalmente de tu brazo.

 Análisis de orina. Para realizar este análisis indoloro debes orinar en un


recipiente. Para evitar una posible contaminación de la muestra, es
posible que se te pida que limpies el área genital con una compresa
antiséptica y recojas la orina.

 Hisopado de garganta. Se pueden obtener muestras de tu garganta u


otras partes húmedas de tu cuerpo con un hisopo esterilizado.

 Muestra de heces. Posiblemente se te pida que recojas una muestra de


heces para que el laboratorio pueda analizarla para detectar la presencia
de parásitos u otros organismos.

 Punción medular (punción lumbar). Este procedimiento obtiene una


muestra de tu líquido cefalorraquídeo mediante una aguja que se inserta
cuidadosamente entre los huesos de tu columna lumbar. Comúnmente, se
te pedirá que te recuestes sobre tu costado con las rodillas flexionadas
hacia el pecho.
Diagnóstico por imagen

Los procedimientos de diagnóstico por imágenes, como las radiografías, las


tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, pueden ayudar a
determinar diagnósticos y a descartar otras afecciones que pueden estar
causando tus síntomas.

Biopsias

En una biopsia, se toma una pequeña muestra de tejido de un órgano interno


para examinarla. Por ejemplo, una biopsia de tejido pulmonar se puede
examinar para buscar diversos hongos que pueden provocar un tipo de
neumonía.

Tratamiento

El doctor podrá elegir el tratamiento adecuado si sabe qué tipo de germen


causa tu enfermedad.

Antibióticos

Los antibióticos se agrupan en «familias» de tipos similares. Las bacterias


también se separan en grupos de tipos similares, por ejemplo estreptococo o E.
coli.

Algunos tipos de bacterias son particularmente susceptibles a determinadas


clases de antibióticos. El tratamiento puede adecuarse de forma más precisa si
el médico sabe qué tipo de bacteria se debe combatir.

Por lo general, los antibióticos se reservan para combatir infecciones


bacterianas, debido a que estos tipos de medicamentos no tienen efecto sobre
las enfermedades provocadas por virus. No obstante, a veces es difícil
determinar qué tipo de germen hay que combatir. Por ejemplo, algunos tipos de
neumonía son causados por virus y otros son provocados por bacterias.

El abuso de antibióticos ha tenido como resultado muchos tipos de bacterias


que desarrollan resistencia a una o más variedades de antibióticos. Esto
dificulta mucho el tratamiento de las bacterias.

Antivirals

Drugs have been developed to treat some, but not all, viruses. Examples
include the viruses that cause:
 VIH/SIDA

 Herpes

 Hepatitis B

 Hepatitis C

 Influenza
Antifúngicos

Se pueden usar medicamentos antifúngicos tópicos para tratar las infecciones


cutáneas o de uñas causadas por hongos. Algunas infecciones fúngicas, como
las que afectan los pulmones o las membranas mucosas se pueden tratar con
un antifúngico oral. Las infecciones fúngicas más graves que afectan los
órganos internos, especialmente en personas con el sistema inmunitario
debilitado, pueden necesitar medicamentos antifúngicos intravenosos.

Antiparasitarios

Algunas enfermedades, incluida la malaria, son provocadas por parásitos


pequeños. Si bien hay medicamentos para tratar estas enfermedades, algunas
variedades de parásitos han desarrollado resistencia a los medicamentos.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estilo de vida y remedios caseros

Muchas enfermedades infecciosas, como los resfríos, se resuelven por sí


solas. Bebe abundante cantidad de líquidos y descansa mucho

Medicina alternativa

Supuestamente, existe una gran cantidad de productos que ayudan a evitar


enfermedades frecuentes, como resfrío o gripe. Si bien muchas de estas
sustancias parecían prometedoras en las primeras pruebas, los estudios de
seguimiento tuvieron resultados negativos o no concluyentes. Se necesitan
más investigaciones.

Algunas de las sustancias que se estudiaron para evitar o reducir la duración


de infecciones son las siguientes:
 Arándanos rojos

 Echinacea

 Ajo

 Ginseng

 Hidrastis

 Vitamina C

 Vitamina D

 Zinc

Consulta a un médico antes de probar productos que prometen mejorar tu


sistema inmunitario o ahuyentar resfríos y otras enfermedades. Algunos de
estos productos pueden causar reacciones alérgicas o interactuar de forma
adversa con otros medicamentos.

Preparación para la consulta

Probablemente primero consultarás a tu médico de cabecera. Según la


gravedad de la infección y los sistemas afectados por esta, el médico podría
derivarte a un especialista. Por ejemplo, un dermatólogo se especializa en
afecciones cutáneas, mientras que un neumonólogo se encarga de los
trastornos pulmonares.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

 Descripciones detalladas de tus síntomas

 Información sobre problemas de salud que hayas tenido

 Information about your parents' or siblings' medical problems

 Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomas

 Preguntas que deseas hacerle al médico

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo


con el médico. For infectious diseases, some basic questions to ask your doctor
include:
 ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?

 ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?

 ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?

 Is my condition likely temporary or long lasting?

 ¿Qué tratamiento me recomienda?

 Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas


de manera conjunta?

 ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaron?

 ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué
sitios web me recomiendas?
Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

 ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?

 ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o son constantes?

 ¿Qué tan graves son los síntomas?

 ¿Has estado recientemente en contacto con alguna persona enferma?

 ¿Has sufrido mordeduras o rasguños de algún animal o estado en


contacto con heces de animales?

 ¿Tienes alguna picadura de insectos?

 ¿Has comido carne poco cocida o vegetales sin lavar?

 ¿Has salido del país últimamente?


Las 10 enfermedades más frecuentes que la ciencia todavía no puede curar

1. Cáncer

Es una de las enfermedades más comunes y peligrosas de nuestros tiempos. Es


el crecimiento anormal de células malignas en el organismo. Se cree que 1 de
3 personas es susceptible de padecerla. De acuerdo con la Sociedad
Americana del Cáncer, 7,6 millones de personas murieron de cáncer en el
mundo durante 2007. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia
para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados
de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un
tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y
conduzca a una muerte digna.

A partir de la década de 1990 y con las técnicas terapéuticas disponibles, el


cáncer es curable en aproximadamente el 50% de los pacientes
diagnosticados.

2. Alzheimer

Enfermedad neurodegenerativa de causas desconocidas. Es una de las más


difíciles de tratar y afrontar. Provoca deterioro cognitivo, trastornos en la
conducta y pérdida de la memoria. El día internacional del Alzheimer se
celebra el 21 de septiembre, fecha elegida por la OMS y la Federación
internacional de Alzheimer, en la cual se celebran en diversos países actividades
para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad.
Hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia un riesgo
mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en concreto entre la
población mayor de 85 años. Para el año 2010 la Alzheimer’s Disease
International ha estimado una prevalencia de demencia del 4,7% a nivel
mundial para personas con 60 años o más, representando cifras al alza respecto
a varios estudios publicados con anterioridad (10% superiores a las estimadas
para The Lancet en 2005).

Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una


acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la
acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que
incide sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas).
3. SIDA

Fue la enfermedad del siglo XX. Causada por el virus de


inmunodeficiencia humana (VIH), es una enfermedad infecciosa de
consecuencias graves. Se han logrado grandes avances en la medicina pero aún
no se conoce la cura. Al menos sí que se ha conseguido que la enfermedad sea
crónica. Las probabilidades de una cura son ciertamente remotas, así que los
esfuerzos de la investigación actual se centran más en conseguir algún tipo de
vacuna que evite nuevos contagios.

4. Lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune. Es


impredecible y puede provocar artritis, anemia, erupciones cutáneas, etc.
Además, ataca órganos internos específicos como el riñón, los pulmones o hasta
el corazón.
El lupus se presenta más comúnmente en asiáticos y africanos y es 9 veces
más frecuente en las mujeres que en los hombres.Las primeras
manifestaciones de la enfermedad se observan frecuentemente entre los 15 y 44
años de edad. Aunque hasta el momento no hay una cura, los síntomas se tratan
principalmente con dosis bajas de corticosteroides, inmunosupresores y
antipalúdicos como la hidroxicloroquina.

5. Diabetes

Generada por un desorden metabólico por el cual la persona tiene


demasiada azúcar en la sangre y no produce suficiente insulina. Un
segundo tipo se da porque el organismo ofrece resistencia a la insulina
producida. La diabetes mellitus no es una patología única sino un síndrome, por
lo cual esta denominación incluye hoy en día a su vez, a varios tipos de
afecciones diferentes pero con una característica común: la hiperglucemia y sus
consecuencias.
Para el año 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran
diabéticas en el mundo y que llegarán a 370 millones en 2030. Este
padecimiento causa diversas complicaciones, dañando frecuentemente a ojos,
riñones, nervios y vasos sanguíneos.

El Día Mundial de la Diabetes se conmemora el 14 de noviembre.


La diabetes mellitus era ya conocida antes de la era cristiana. En el papiro de
Ebers descubierto en Egipto y que data al siglo XV a. C., ya se describen
síntomas que parecen corresponder a la diabetes. Fue Areteo de
Capadocia quien, en el siglo II de la era cristiana, le otorgó a esta afección el
nombre de diabetes, que significa en griego correr a través, refiriéndose al signo
más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando
que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él.

6. Ébola

Fiebre hemorrágica transmitida de los primates a los humanos que puede ser
mortal. Es originaria de África y tiene una tasa de mortalidad de entre 50
y 90% de los casos. En un lapso de una semana, una erupción,
frecuentemente hemorrágica, aparece en todo el cuerpo. Las hemorragias se
presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el
infectado sangre tanto por la boca como por el recto.
El virus está vivo en África. En el año 1976 murieron alrededor del 85% de los
infectados.

El virus del Ébola no tiene cura y ningún tratamiento específico. El


tratamiento que se utiliza en la actualidad es mantener la vida de la persona
mediante métodos de resucitación (respiración artificial, evitando el RCP pues
el virus es contagioso por la saliva) y controlar las hemorragias en la medida de
lo posible. En cuanto a una vacuna, se realizan investigaciones, pero éstas se
complican porque aún no se conocen todas las proteínas del virus y porque
hay sólo cuatro laboratorios equipados para trabajar con un virus
como éste.

7. Asma

Enfermedad crónica que puede avanzar en etapas graves. Se produce en los


pulmones e inflama las vías respiratorias. Si no se lleva un tratamiento
adecuado puede llegar a ser mortal. Aunque se conoce que el asma es una
condición causada por una inflamación crónica de las vías aereas, los
componentes precisos de esta inflamación están todavía por dilucidar y sus
causas son inciertas.
En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia
debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de
ésta, y en parte al aumento de la población mundial. Por ejemplo, la
Organización Mundial de la Salud reportó que un 8% de la población suiza
padecía de asma, comparado con solo 2% hace 25-30 años atrás.
8. Poliomielitis

Enfermedad viral que ataca al sistema nervioso y puede llegar a causar parálisis
total o parcial. Afecta principalmente a los niños de entre 5 y 10 años.
La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Jakob Heine en
1840.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona está libre de una
enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé ningún caso.
En 1994, la OMS consideró a la Región de América (36 países) libre de polio, en
el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo China). En
2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la


enfermedad sigue siendo endémica: Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. Si se
consigue será la tercera enfermedad infecciosa eliminada de la faz de la Tierra.
La primera fue la viruela, y la segunda la peste bovina.

9. Gripe

Es muy común y probablemente todos la sufrimos en algún momento. La causa


un virus que afecta a las vías respiratorias y que siempre está mutando, lo que
hace que solo lo controlemos por un determinado tiempo. Hay tratamientos
disponibles que se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al
cuerpo a desarrollar sus defensas.
La gripe alcanza sus picos de mayor prevalencia durante el invierno, y debido a
que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes
momentos existen, de hecho, dos temporadas de gripe cada año: de octubre a
abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur. No se
sabe la razón exacta de que la gripe aparezca en esas épocas, pero se
supone que la razón es que, debido al frío, la gente suele encerrarse en lugares
más cerrados y el contacto interpersonal se hace más estrecho.

10. Resfriado común

Es la enfermedad más común. Después del resfriado, el enfermo desarrolla


una inmunidad al virus. Sin embargo, debido al gran número de virus que
existen, podemos enfermarnos nuevamente. El resfriado común está causado
por numerosos virus (principalmente rinovirus, coronavirus y también
ciertos ecovirus y coxsackievirus) que infectan el sistema respiratorio superior.
En contra de la creencia popular, la vitamina C no reduce ni previene los
síntomas de la enfermedad.

El hábito de fumar extiende la duración de la enfermedad


aproximadamente tres días de promedio. El dormir menos de siete horas
diarias se ha asociado con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una
infección cuando tal sujeto está expuesto a un rinovirus, en comparación con los
que duermen más de ocho horas por noche.
Imprimir

Descripción general

Las enfermedades infecciosas son trastornos provocados por organismos,


como bacterias, virus, hongos o parásitos. Muchos organismos viven en y de
nuestros cuerpos. Por lo general, son inofensivos e incluso útiles, pero algunos
organismos pueden provocar enfermedades bajo determinadas circunstancias.

Algunas enfermedades infecciosas se pueden transmitir de una persona a otra.


Algunas se transmiten mediante mordidas o picaduras de insectos y animales.
Otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o por
exponerse a organismos del entorno.

Los signos y síntomas varían según el organismo que provoca la infección,


pero suelen incluir fiebre y fatiga. Las infecciones leves pueden responder al
descanso y los remedios caseros, pero algunas infecciones potencialmente
mortales pueden requerir hospitalización.

Muchas enfermedades infecciosas, como el sarampión y la viruela, se pueden


evitar mediante vacunas. Lavarte las manos de forma minuciosa y con
frecuencia también ayuda a protegerte frente a la mayoría de las enfermedades
infecciosas.

Síntomas

Cada enfermedad infecciosa tiene sus signos y síntomas específicos. Entre los
signos y síntomas generales que son frecuentes en muchas enfermedades
infecciosas se incluyen:

 Fiebre

 Diarrea

 Fatiga

 Dolores musculares

 Tos
Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si:

 Te mordió un animal

 Tienes problemas para respirar

 Tienes tos desde hace más de una semana

 Tienes dolor de cabeza intenso con fiebre

 Tienes una erupción cutánea o hinchazón

 Tienes fiebre prolongada y sin causa aparente

 Tienes problemas de visión repentinos


Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Causas

Las causas de las enfermedades infecciosas pueden ser las siguientes:

 Bacterias. Estos organismos unicelulares causan enfermedades como la


amigdalitis estreptocócica, las infecciones de las vías urinarias y la
tuberculosis.

 Virus. Los virus son aún más pequeños que las bacterias, pero pueden
causar numerosas enfermedades: desde el resfriado común hasta el
SIDA.

 Hongos. Muchas enfermedades de la piel, como la tiña y el pie de atleta,


se producen a causa de los hongos. Hay otros tipos de hongos que
pueden infectar los pulmones o el sistema nervioso.

 Parásitos. La malaria se produce a causa de un parásito diminuto que se


transmite a través de las picaduras de mosquitos. Existen otros parásitos
que se pueden transmitir a los seres humanos a través de las heces de
los animales.
Contacto directo

Una manera sencilla de contraer la mayoría de las enfermedades infecciosas


es entrar en contacto con una persona o animal infectado. Hay tres formas en
que se propagan las enfermedades infecciosas por contacto directo:
 De persona a persona. Una forma de propagación frecuente de las
enfermedades infecciosas es la transferencia directa de bacterias, virus u
otros gérmenes de una persona a otra. Esto sucede cuando un portador
de la bacteria o el virus toca o besa a una persona que no está infectada,
o tose o estornuda sobre ella.

Estos gérmenes también se transmiten en las relaciones sexuales,


mediante el intercambio de líquidos corporales. Es posible que la persona
que contagia el germen no presente síntomas de la enfermedad, sino que
sea solo un portador.

 De animal a persona. La mordedura o el rasguño de un animal infectado


—incluso una mascota— te puede enfermar y, en casos extremos, puede
resultar mortal. También manipular desechos animales puede acarrear
peligros. Por ejemplo, puedes infectarte de toxoplasmosis por limpiar la
caja de arena de tu gato.

 De la madre al feto. Es posible que una mujer embarazada contagie


enfermedades infecciosas al feto. Algunos gérmenes atraviesan la
placenta. Se pueden transmitir los gérmenes vaginales al bebé durante el
parto.
Contacto indirecto

Los organismos causantes de enfermedades también se pueden transmitir por


contacto indirecto. Muchos gérmenes permanecen en objetos inanimados,
como mesadas, picaportes o llaves de grifo.

Al tocar un picaporte que tocó alguien que, por ejemplo, padecía influenza o
resfrío, puedes llevar contigo los gérmenes que dejó esa persona. Si te tocas
los ojos, la boca o la nariz antes de lavarte las manos, es posible que te
infectes.

Picaduras de insectos

Algunos gérmenes dependen de insectos portadores —como mosquitos,


pulgas, piojos o garrapatas— para pasar de un huésped a otro. Estos
portadores se llaman «vectores». Los mosquitos pueden transportar el parásito
del paludismo o el virus del Nilo Occidental, y las garrapatas del venado
transportan la bacteria que causa la enfermedad de Lyme.
Contaminación de alimentos

Otra manera en que los gérmenes causantes de enfermedades te pueden


infectar es a través de alimentos o agua contaminados. Este mecanismo de
transmisión permite a los gérmenes infectar a muchas personas por medio de
una sola fuente. Por ejemplo, E. coli es una bacteria presente en ciertos
alimentos, como las hamburguesas poco cocidas o el jugo de fruta no
pasteurizado.

Factores de riesgo

While anyone can catch infectious diseases, you may be more likely to get sick
if your immune system isn't working properly. This may occur if:

 You're taking steroids or other medications that suppress your immune


system, such as anti-rejection drugs for a transplanted organ

 You have HIV or AIDS

 You have certain types of cancer or other disorders that affect your
immune system

In addition, certain other medical conditions may predispose you to infection,


including implanted medical devices, malnutrition and extremes of age, among
others.

Complicaciones

La mayoría de las enfermedades infecciosas solo tienen complicaciones


menores. No obstante, algunas infecciones (por ejemplo neumonía, SIDA y
meningitis) pueden ser potencialmente mortales. Algunos tipos de infecciones
se vincularon con un mayor riesgo de cáncer a largo plazo:

 El virus del papiloma humano se vinculó con el cáncer de cuello uterino

 La bacteria Helicobacter pylori se vinculó con el cáncer de estómago y las


úlceras pépticas

 La hepatitis B y la hepatitis C se vincularon con el cáncer de hígado

Asimismo, algunas enfermedades infecciosas se tornan silenciosas y


reaparecen en el futuro, a veces décadas más tarde. Por ejemplo, una persona
que tuvo varicela puede desarrollar herpes zóster muchos años más tarde.
Prevención

Los agentes infecciosos pueden ingresar al cuerpo mediante:

 Lesiones o contacto con la piel

 Inhalación de gérmenes aéreos

 Ingesta de agua o alimentos contaminados

 Picaduras de mosquitos o garrapatas

 Contacto sexual

Toma estas medidas para reducir el riesgo de infección para ti y otras


personas:

 Lávate las manos. Esto es especialmente importante antes y después de


preparar comidas, antes de comer y luego de usar el baño. E intenta no
tocarte los ojos, nariz o boca con las manos, ya que esta es una manera
común de que los gérmenes ingresen al cuerpo.

 Vacúnate. La inmunización puede reducir considerablemente las


posibilidades de contraer muchas enfermedades. Asegúrate de tener al
día tus vacunas recomendadas y las de tus hijos.

 Quédate en tu hogar cuando estés enfermo. No vayas al trabajo si


tienes vómitos, diarrea o fiebre. Tampoco envíes a tus hijos a la escuela si
presentan estos signos y síntomas.

 Prepara tus comidas de forma segura. Mantén las mesadas y demás


superficies de la cocina limpias mientras preparas comidas. Cocina las
comidas con la temperatura adecuada utilizando un termómetro para
comidas para comprobar la cocción. En el caso de las carnes molidas, la
temperatura debe ser de al menos 160 ºF (71 ºC); en el caso del pollo,
165 ºF (74 ºC); y en el caso de las demás carnes, 145 ºF (63 ºC).

Asimismo, refrigera las sobras de inmediato: no dejes que las comidas


preparadas permanezcan a temperatura ambiente durante períodos
extendidos.

 Ten relaciones sexuales seguras. Siempre debes utilizar preservativos


si tú o tu pareja tienen antecedentes de infecciones de transmisión sexual
o comportamientos de alto riesgo.
 No compartas efectos personales. Usa tu propio cepillo de dientes,
peine y afeitadora. Evita compartir vasos y utensilios.

 Viaja de forma segura. Si saldrás del país, habla con tu médico sobre las
vacunas especiales que podrías necesitar; por ejemplo, para la fiebre
amarilla, el cólera, l afiebre tifoidea o la hepatitis A o B.
Diagnóstico

El médico puede ordenar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por


imágenes para determinar la causa de los síntomas.

Análisis de laboratorio

Muchas enfermedades infecciosas tienen signos y síntomas similares. Las


muestras de tus fluidos corporales algunas veces pueden poner en evidencia el
microbio específico que está causando la enfermedad. Esto ayuda a tu médico
a definir tu tratamiento.

 Análisis de sangre. Un técnico obtiene una muestra de sangre mediante


la inserción de una aguja en una vena, generalmente de tu brazo.

 Análisis de orina. Para realizar este análisis indoloro debes orinar en un


recipiente. Para evitar una posible contaminación de la muestra, es
posible que se te pida que limpies el área genital con una compresa
antiséptica y recojas la orina.

 Hisopado de garganta. Se pueden obtener muestras de tu garganta u


otras partes húmedas de tu cuerpo con un hisopo esterilizado.

 Muestra de heces. Posiblemente se te pida que recojas una muestra de


heces para que el laboratorio pueda analizarla para detectar la presencia
de parásitos u otros organismos.

 Punción medular (punción lumbar). Este procedimiento obtiene una


muestra de tu líquido cefalorraquídeo mediante una aguja que se inserta
cuidadosamente entre los huesos de tu columna lumbar. Comúnmente, se
te pedirá que te recuestes sobre tu costado con las rodillas flexionadas
hacia el pecho.
Diagnóstico por imagen

Los procedimientos de diagnóstico por imágenes, como las radiografías, las


tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, pueden ayudar a
determinar diagnósticos y a descartar otras afecciones que pueden estar
causando tus síntomas.

Biopsias

En una biopsia, se toma una pequeña muestra de tejido de un órgano interno


para examinarla. Por ejemplo, una biopsia de tejido pulmonar se puede
examinar para buscar diversos hongos que pueden provocar un tipo de
neumonía.

Tratamiento

El doctor podrá elegir el tratamiento adecuado si sabe qué tipo de germen


causa tu enfermedad.

Antibióticos

Los antibióticos se agrupan en «familias» de tipos similares. Las bacterias


también se separan en grupos de tipos similares, por ejemplo estreptococo o E.
coli.

Algunos tipos de bacterias son particularmente susceptibles a determinadas


clases de antibióticos. El tratamiento puede adecuarse de forma más precisa si
el médico sabe qué tipo de bacteria se debe combatir.

Por lo general, los antibióticos se reservan para combatir infecciones


bacterianas, debido a que estos tipos de medicamentos no tienen efecto sobre
las enfermedades provocadas por virus. No obstante, a veces es difícil
determinar qué tipo de germen hay que combatir. Por ejemplo, algunos tipos de
neumonía son causados por virus y otros son provocados por bacterias.

El abuso de antibióticos ha tenido como resultado muchos tipos de bacterias


que desarrollan resistencia a una o más variedades de antibióticos. Esto
dificulta mucho el tratamiento de las bacterias.

Antivirals

Drugs have been developed to treat some, but not all, viruses. Examples
include the viruses that cause:
 VIH/SIDA

 Herpes

 Hepatitis B

 Hepatitis C

 Influenza
Antifúngicos

Se pueden usar medicamentos antifúngicos tópicos para tratar las infecciones


cutáneas o de uñas causadas por hongos. Algunas infecciones fúngicas, como
las que afectan los pulmones o las membranas mucosas se pueden tratar con
un antifúngico oral. Las infecciones fúngicas más graves que afectan los
órganos internos, especialmente en personas con el sistema inmunitario
debilitado, pueden necesitar medicamentos antifúngicos intravenosos.

Antiparasitarios

Algunas enfermedades, incluida la malaria, son provocadas por parásitos


pequeños. Si bien hay medicamentos para tratar estas enfermedades, algunas
variedades de parásitos han desarrollado resistencia a los medicamentos.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estilo de vida y remedios caseros

Muchas enfermedades infecciosas, como los resfríos, se resuelven por sí


solas. Bebe abundante cantidad de líquidos y descansa mucho

Medicina alternativa

Supuestamente, existe una gran cantidad de productos que ayudan a evitar


enfermedades frecuentes, como resfrío o gripe. Si bien muchas de estas
sustancias parecían prometedoras en las primeras pruebas, los estudios de
seguimiento tuvieron resultados negativos o no concluyentes. Se necesitan
más investigaciones.

Algunas de las sustancias que se estudiaron para evitar o reducir la duración


de infecciones son las siguientes:
 Arándanos rojos

 Echinacea

 Ajo

 Ginseng

 Hidrastis

 Vitamina C

 Vitamina D

 Zinc

Consulta a un médico antes de probar productos que prometen mejorar tu


sistema inmunitario o ahuyentar resfríos y otras enfermedades. Algunos de
estos productos pueden causar reacciones alérgicas o interactuar de forma
adversa con otros medicamentos.

Preparación para la consulta

Probablemente primero consultarás a tu médico de cabecera. Según la


gravedad de la infección y los sistemas afectados por esta, el médico podría
derivarte a un especialista. Por ejemplo, un dermatólogo se especializa en
afecciones cutáneas, mientras que un neumonólogo se encarga de los
trastornos pulmonares.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

 Descripciones detalladas de tus síntomas

 Información sobre problemas de salud que hayas tenido

 Information about your parents' or siblings' medical problems

 Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomas

 Preguntas que deseas hacerle al médico

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo


con el médico. For infectious diseases, some basic questions to ask your doctor
include:
 ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?

 ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?

 ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?

 Is my condition likely temporary or long lasting?

 ¿Qué tratamiento me recomienda?

 Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas


de manera conjunta?

 ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaron?

 ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué
sitios web me recomiendas?
Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

 ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?

 ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o son constantes?

 ¿Qué tan graves son los síntomas?

 ¿Has estado recientemente en contacto con alguna persona enferma?

 ¿Has sufrido mordeduras o rasguños de algún animal o estado en


contacto con heces de animales?

 ¿Tienes alguna picadura de insectos?

 ¿Has comido carne poco cocida o vegetales sin lavar?

 ¿Has salido del país últimamente?


Las 10 enfermedades más frecuentes que la ciencia todavía no puede curar

1. Cáncer

Es una de las enfermedades más comunes y peligrosas de nuestros tiempos. Es


el crecimiento anormal de células malignas en el organismo. Se cree que 1 de
3 personas es susceptible de padecerla. De acuerdo con la Sociedad
Americana del Cáncer, 7,6 millones de personas murieron de cáncer en el
mundo durante 2007. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia
para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados
de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un
tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y
conduzca a una muerte digna.

A partir de la década de 1990 y con las técnicas terapéuticas disponibles, el


cáncer es curable en aproximadamente el 50% de los pacientes
diagnosticados.

2. Alzheimer

Enfermedad neurodegenerativa de causas desconocidas. Es una de las más


difíciles de tratar y afrontar. Provoca deterioro cognitivo, trastornos en la
conducta y pérdida de la memoria. El día internacional del Alzheimer se
celebra el 21 de septiembre, fecha elegida por la OMS y la Federación
internacional de Alzheimer, en la cual se celebran en diversos países actividades
para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad.
Hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia un riesgo
mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en concreto entre la
población mayor de 85 años. Para el año 2010 la Alzheimer’s Disease
International ha estimado una prevalencia de demencia del 4,7% a nivel
mundial para personas con 60 años o más, representando cifras al alza respecto
a varios estudios publicados con anterioridad (10% superiores a las estimadas
para The Lancet en 2005).

Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una


acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la
acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que
incide sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas).
3. SIDA

Fue la enfermedad del siglo XX. Causada por el virus de


inmunodeficiencia humana (VIH), es una enfermedad infecciosa de
consecuencias graves. Se han logrado grandes avances en la medicina pero aún
no se conoce la cura. Al menos sí que se ha conseguido que la enfermedad sea
crónica. Las probabilidades de una cura son ciertamente remotas, así que los
esfuerzos de la investigación actual se centran más en conseguir algún tipo de
vacuna que evite nuevos contagios.

4. Lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune. Es


impredecible y puede provocar artritis, anemia, erupciones cutáneas, etc.
Además, ataca órganos internos específicos como el riñón, los pulmones o hasta
el corazón.
El lupus se presenta más comúnmente en asiáticos y africanos y es 9 veces
más frecuente en las mujeres que en los hombres.Las primeras
manifestaciones de la enfermedad se observan frecuentemente entre los 15 y 44
años de edad. Aunque hasta el momento no hay una cura, los síntomas se tratan
principalmente con dosis bajas de corticosteroides, inmunosupresores y
antipalúdicos como la hidroxicloroquina.

5. Diabetes

Generada por un desorden metabólico por el cual la persona tiene


demasiada azúcar en la sangre y no produce suficiente insulina. Un
segundo tipo se da porque el organismo ofrece resistencia a la insulina
producida. La diabetes mellitus no es una patología única sino un síndrome, por
lo cual esta denominación incluye hoy en día a su vez, a varios tipos de
afecciones diferentes pero con una característica común: la hiperglucemia y sus
consecuencias.
Para el año 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran
diabéticas en el mundo y que llegarán a 370 millones en 2030. Este
padecimiento causa diversas complicaciones, dañando frecuentemente a ojos,
riñones, nervios y vasos sanguíneos.

El Día Mundial de la Diabetes se conmemora el 14 de noviembre.


La diabetes mellitus era ya conocida antes de la era cristiana. En el papiro de
Ebers descubierto en Egipto y que data al siglo XV a. C., ya se describen
síntomas que parecen corresponder a la diabetes. Fue Areteo de
Capadocia quien, en el siglo II de la era cristiana, le otorgó a esta afección el
nombre de diabetes, que significa en griego correr a través, refiriéndose al signo
más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando
que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él.

6. Ébola

Fiebre hemorrágica transmitida de los primates a los humanos que puede ser
mortal. Es originaria de África y tiene una tasa de mortalidad de entre 50
y 90% de los casos. En un lapso de una semana, una erupción,
frecuentemente hemorrágica, aparece en todo el cuerpo. Las hemorragias se
presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el
infectado sangre tanto por la boca como por el recto.
El virus está vivo en África. En el año 1976 murieron alrededor del 85% de los
infectados.

El virus del Ébola no tiene cura y ningún tratamiento específico. El


tratamiento que se utiliza en la actualidad es mantener la vida de la persona
mediante métodos de resucitación (respiración artificial, evitando el RCP pues
el virus es contagioso por la saliva) y controlar las hemorragias en la medida de
lo posible. En cuanto a una vacuna, se realizan investigaciones, pero éstas se
complican porque aún no se conocen todas las proteínas del virus y porque
hay sólo cuatro laboratorios equipados para trabajar con un virus
como éste.

7. Asma

Enfermedad crónica que puede avanzar en etapas graves. Se produce en los


pulmones e inflama las vías respiratorias. Si no se lleva un tratamiento
adecuado puede llegar a ser mortal. Aunque se conoce que el asma es una
condición causada por una inflamación crónica de las vías aereas, los
componentes precisos de esta inflamación están todavía por dilucidar y sus
causas son inciertas.
En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia
debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de
ésta, y en parte al aumento de la población mundial. Por ejemplo, la
Organización Mundial de la Salud reportó que un 8% de la población suiza
padecía de asma, comparado con solo 2% hace 25-30 años atrás.
8. Poliomielitis

Enfermedad viral que ataca al sistema nervioso y puede llegar a causar parálisis
total o parcial. Afecta principalmente a los niños de entre 5 y 10 años.
La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Jakob Heine en
1840.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona está libre de una
enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé ningún caso.
En 1994, la OMS consideró a la Región de América (36 países) libre de polio, en
el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo China). En
2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la


enfermedad sigue siendo endémica: Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. Si se
consigue será la tercera enfermedad infecciosa eliminada de la faz de la Tierra.
La primera fue la viruela, y la segunda la peste bovina.

9. Gripe

Es muy común y probablemente todos la sufrimos en algún momento. La causa


un virus que afecta a las vías respiratorias y que siempre está mutando, lo que
hace que solo lo controlemos por un determinado tiempo. Hay tratamientos
disponibles que se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al
cuerpo a desarrollar sus defensas.
La gripe alcanza sus picos de mayor prevalencia durante el invierno, y debido a
que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes
momentos existen, de hecho, dos temporadas de gripe cada año: de octubre a
abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur. No se
sabe la razón exacta de que la gripe aparezca en esas épocas, pero se
supone que la razón es que, debido al frío, la gente suele encerrarse en lugares
más cerrados y el contacto interpersonal se hace más estrecho.

10. Resfriado común

Es la enfermedad más común. Después del resfriado, el enfermo desarrolla


una inmunidad al virus. Sin embargo, debido al gran número de virus que
existen, podemos enfermarnos nuevamente. El resfriado común está causado
por numerosos virus (principalmente rinovirus, coronavirus y también
ciertos ecovirus y coxsackievirus) que infectan el sistema respiratorio superior.
En contra de la creencia popular, la vitamina C no reduce ni previene los
síntomas de la enfermedad.

El hábito de fumar extiende la duración de la enfermedad


aproximadamente tres días de promedio. El dormir menos de siete horas
diarias se ha asociado con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una
infección cuando tal sujeto está expuesto a un rinovirus, en comparación con los
que duermen más de ocho horas por noche.

Imprimir

Descripción general

Las enfermedades infecciosas son trastornos provocados por organismos,


como bacterias, virus, hongos o parásitos. Muchos organismos viven en y de
nuestros cuerpos. Por lo general, son inofensivos e incluso útiles, pero algunos
organismos pueden provocar enfermedades bajo determinadas circunstancias.

Algunas enfermedades infecciosas se pueden transmitir de una persona a otra.


Algunas se transmiten mediante mordidas o picaduras de insectos y animales.
Otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o por
exponerse a organismos del entorno.

Los signos y síntomas varían según el organismo que provoca la infección,


pero suelen incluir fiebre y fatiga. Las infecciones leves pueden responder al
descanso y los remedios caseros, pero algunas infecciones potencialmente
mortales pueden requerir hospitalización.

Muchas enfermedades infecciosas, como el sarampión y la viruela, se pueden


evitar mediante vacunas. Lavarte las manos de forma minuciosa y con
frecuencia también ayuda a protegerte frente a la mayoría de las enfermedades
infecciosas.

Síntomas

Cada enfermedad infecciosa tiene sus signos y síntomas específicos. Entre los
signos y síntomas generales que son frecuentes en muchas enfermedades
infecciosas se incluyen:

 Fiebre
 Diarrea

 Fatiga

 Dolores musculares

 Tos
Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si:

 Te mordió un animal

 Tienes problemas para respirar

 Tienes tos desde hace más de una semana

 Tienes dolor de cabeza intenso con fiebre

 Tienes una erupción cutánea o hinchazón

 Tienes fiebre prolongada y sin causa aparente

 Tienes problemas de visión repentinos


Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Causas

Las causas de las enfermedades infecciosas pueden ser las siguientes:

 Bacterias. Estos organismos unicelulares causan enfermedades como la


amigdalitis estreptocócica, las infecciones de las vías urinarias y la
tuberculosis.

 Virus. Los virus son aún más pequeños que las bacterias, pero pueden
causar numerosas enfermedades: desde el resfriado común hasta el
SIDA.

 Hongos. Muchas enfermedades de la piel, como la tiña y el pie de atleta,


se producen a causa de los hongos. Hay otros tipos de hongos que
pueden infectar los pulmones o el sistema nervioso.

 Parásitos. La malaria se produce a causa de un parásito diminuto que se


transmite a través de las picaduras de mosquitos. Existen otros parásitos
que se pueden transmitir a los seres humanos a través de las heces de
los animales.
Contacto directo

Una manera sencilla de contraer la mayoría de las enfermedades infecciosas


es entrar en contacto con una persona o animal infectado. Hay tres formas en
que se propagan las enfermedades infecciosas por contacto directo:

 De persona a persona. Una forma de propagación frecuente de las


enfermedades infecciosas es la transferencia directa de bacterias, virus u
otros gérmenes de una persona a otra. Esto sucede cuando un portador
de la bacteria o el virus toca o besa a una persona que no está infectada,
o tose o estornuda sobre ella.

Estos gérmenes también se transmiten en las relaciones sexuales,


mediante el intercambio de líquidos corporales. Es posible que la persona
que contagia el germen no presente síntomas de la enfermedad, sino que
sea solo un portador.

 De animal a persona. La mordedura o el rasguño de un animal infectado


—incluso una mascota— te puede enfermar y, en casos extremos, puede
resultar mortal. También manipular desechos animales puede acarrear
peligros. Por ejemplo, puedes infectarte de toxoplasmosis por limpiar la
caja de arena de tu gato.

 De la madre al feto. Es posible que una mujer embarazada contagie


enfermedades infecciosas al feto. Algunos gérmenes atraviesan la
placenta. Se pueden transmitir los gérmenes vaginales al bebé durante el
parto.
Contacto indirecto

Los organismos causantes de enfermedades también se pueden transmitir por


contacto indirecto. Muchos gérmenes permanecen en objetos inanimados,
como mesadas, picaportes o llaves de grifo.

Al tocar un picaporte que tocó alguien que, por ejemplo, padecía influenza o
resfrío, puedes llevar contigo los gérmenes que dejó esa persona. Si te tocas
los ojos, la boca o la nariz antes de lavarte las manos, es posible que te
infectes.
Picaduras de insectos

Algunos gérmenes dependen de insectos portadores —como mosquitos,


pulgas, piojos o garrapatas— para pasar de un huésped a otro. Estos
portadores se llaman «vectores». Los mosquitos pueden transportar el parásito
del paludismo o el virus del Nilo Occidental, y las garrapatas del venado
transportan la bacteria que causa la enfermedad de Lyme.

Contaminación de alimentos

Otra manera en que los gérmenes causantes de enfermedades te pueden


infectar es a través de alimentos o agua contaminados. Este mecanismo de
transmisión permite a los gérmenes infectar a muchas personas por medio de
una sola fuente. Por ejemplo, E. coli es una bacteria presente en ciertos
alimentos, como las hamburguesas poco cocidas o el jugo de fruta no
pasteurizado.

Factores de riesgo

While anyone can catch infectious diseases, you may be more likely to get sick
if your immune system isn't working properly. This may occur if:

 You're taking steroids or other medications that suppress your immune


system, such as anti-rejection drugs for a transplanted organ

 You have HIV or AIDS

 You have certain types of cancer or other disorders that affect your
immune system

In addition, certain other medical conditions may predispose you to infection,


including implanted medical devices, malnutrition and extremes of age, among
others.

Complicaciones

La mayoría de las enfermedades infecciosas solo tienen complicaciones


menores. No obstante, algunas infecciones (por ejemplo neumonía, SIDA y
meningitis) pueden ser potencialmente mortales. Algunos tipos de infecciones
se vincularon con un mayor riesgo de cáncer a largo plazo:
 El virus del papiloma humano se vinculó con el cáncer de cuello uterino

 La bacteria Helicobacter pylori se vinculó con el cáncer de estómago y las


úlceras pépticas

 La hepatitis B y la hepatitis C se vincularon con el cáncer de hígado

Asimismo, algunas enfermedades infecciosas se tornan silenciosas y


reaparecen en el futuro, a veces décadas más tarde. Por ejemplo, una persona
que tuvo varicela puede desarrollar herpes zóster muchos años más tarde.

Prevención

Los agentes infecciosos pueden ingresar al cuerpo mediante:

 Lesiones o contacto con la piel

 Inhalación de gérmenes aéreos

 Ingesta de agua o alimentos contaminados

 Picaduras de mosquitos o garrapatas

 Contacto sexual

Toma estas medidas para reducir el riesgo de infección para ti y otras


personas:

 Lávate las manos. Esto es especialmente importante antes y después de


preparar comidas, antes de comer y luego de usar el baño. E intenta no
tocarte los ojos, nariz o boca con las manos, ya que esta es una manera
común de que los gérmenes ingresen al cuerpo.

 Vacúnate. La inmunización puede reducir considerablemente las


posibilidades de contraer muchas enfermedades. Asegúrate de tener al
día tus vacunas recomendadas y las de tus hijos.

 Quédate en tu hogar cuando estés enfermo. No vayas al trabajo si


tienes vómitos, diarrea o fiebre. Tampoco envíes a tus hijos a la escuela si
presentan estos signos y síntomas.

 Prepara tus comidas de forma segura. Mantén las mesadas y demás


superficies de la cocina limpias mientras preparas comidas. Cocina las
comidas con la temperatura adecuada utilizando un termómetro para
comidas para comprobar la cocción. En el caso de las carnes molidas, la
temperatura debe ser de al menos 160 ºF (71 ºC); en el caso del pollo,
165 ºF (74 ºC); y en el caso de las demás carnes, 145 ºF (63 ºC).

Asimismo, refrigera las sobras de inmediato: no dejes que las comidas


preparadas permanezcan a temperatura ambiente durante períodos
extendidos.

 Ten relaciones sexuales seguras. Siempre debes utilizar preservativos


si tú o tu pareja tienen antecedentes de infecciones de transmisión sexual
o comportamientos de alto riesgo.

 No compartas efectos personales. Usa tu propio cepillo de dientes,


peine y afeitadora. Evita compartir vasos y utensilios.

 Viaja de forma segura. Si saldrás del país, habla con tu médico sobre las
vacunas especiales que podrías necesitar; por ejemplo, para la fiebre
amarilla, el cólera, l afiebre tifoidea o la hepatitis A o B.
Diagnóstico

El médico puede ordenar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por


imágenes para determinar la causa de los síntomas.

Análisis de laboratorio

Muchas enfermedades infecciosas tienen signos y síntomas similares. Las


muestras de tus fluidos corporales algunas veces pueden poner en evidencia el
microbio específico que está causando la enfermedad. Esto ayuda a tu médico
a definir tu tratamiento.

 Análisis de sangre. Un técnico obtiene una muestra de sangre mediante


la inserción de una aguja en una vena, generalmente de tu brazo.

 Análisis de orina. Para realizar este análisis indoloro debes orinar en un


recipiente. Para evitar una posible contaminación de la muestra, es
posible que se te pida que limpies el área genital con una compresa
antiséptica y recojas la orina.

 Hisopado de garganta. Se pueden obtener muestras de tu garganta u


otras partes húmedas de tu cuerpo con un hisopo esterilizado.

 Muestra de heces. Posiblemente se te pida que recojas una muestra de


heces para que el laboratorio pueda analizarla para detectar la presencia
de parásitos u otros organismos.
 Punción medular (punción lumbar). Este procedimiento obtiene una
muestra de tu líquido cefalorraquídeo mediante una aguja que se inserta
cuidadosamente entre los huesos de tu columna lumbar. Comúnmente, se
te pedirá que te recuestes sobre tu costado con las rodillas flexionadas
hacia el pecho.
Diagnóstico por imagen

Los procedimientos de diagnóstico por imágenes, como las radiografías, las


tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, pueden ayudar a
determinar diagnósticos y a descartar otras afecciones que pueden estar
causando tus síntomas.

Biopsias

En una biopsia, se toma una pequeña muestra de tejido de un órgano interno


para examinarla. Por ejemplo, una biopsia de tejido pulmonar se puede
examinar para buscar diversos hongos que pueden provocar un tipo de
neumonía.

Tratamiento

El doctor podrá elegir el tratamiento adecuado si sabe qué tipo de germen


causa tu enfermedad.

Antibióticos

Los antibióticos se agrupan en «familias» de tipos similares. Las bacterias


también se separan en grupos de tipos similares, por ejemplo estreptococo o E.
coli.

Algunos tipos de bacterias son particularmente susceptibles a determinadas


clases de antibióticos. El tratamiento puede adecuarse de forma más precisa si
el médico sabe qué tipo de bacteria se debe combatir.

Por lo general, los antibióticos se reservan para combatir infecciones


bacterianas, debido a que estos tipos de medicamentos no tienen efecto sobre
las enfermedades provocadas por virus. No obstante, a veces es difícil
determinar qué tipo de germen hay que combatir. Por ejemplo, algunos tipos de
neumonía son causados por virus y otros son provocados por bacterias.
El abuso de antibióticos ha tenido como resultado muchos tipos de bacterias
que desarrollan resistencia a una o más variedades de antibióticos. Esto
dificulta mucho el tratamiento de las bacterias.

Antivirals

Drugs have been developed to treat some, but not all, viruses. Examples
include the viruses that cause:

 VIH/SIDA

 Herpes

 Hepatitis B

 Hepatitis C

 Influenza
Antifúngicos

Se pueden usar medicamentos antifúngicos tópicos para tratar las infecciones


cutáneas o de uñas causadas por hongos. Algunas infecciones fúngicas, como
las que afectan los pulmones o las membranas mucosas se pueden tratar con
un antifúngico oral. Las infecciones fúngicas más graves que afectan los
órganos internos, especialmente en personas con el sistema inmunitario
debilitado, pueden necesitar medicamentos antifúngicos intravenosos.

Antiparasitarios

Algunas enfermedades, incluida la malaria, son provocadas por parásitos


pequeños. Si bien hay medicamentos para tratar estas enfermedades, algunas
variedades de parásitos han desarrollado resistencia a los medicamentos.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estilo de vida y remedios caseros

Muchas enfermedades infecciosas, como los resfríos, se resuelven por sí


solas. Bebe abundante cantidad de líquidos y descansa mucho

Medicina alternativa
Supuestamente, existe una gran cantidad de productos que ayudan a evitar
enfermedades frecuentes, como resfrío o gripe. Si bien muchas de estas
sustancias parecían prometedoras en las primeras pruebas, los estudios de
seguimiento tuvieron resultados negativos o no concluyentes. Se necesitan
más investigaciones.

Algunas de las sustancias que se estudiaron para evitar o reducir la duración


de infecciones son las siguientes:

 Arándanos rojos

 Echinacea

 Ajo

 Ginseng

 Hidrastis

 Vitamina C

 Vitamina D

 Zinc

Consulta a un médico antes de probar productos que prometen mejorar tu


sistema inmunitario o ahuyentar resfríos y otras enfermedades. Algunos de
estos productos pueden causar reacciones alérgicas o interactuar de forma
adversa con otros medicamentos.

Preparación para la consulta

Probablemente primero consultarás a tu médico de cabecera. Según la


gravedad de la infección y los sistemas afectados por esta, el médico podría
derivarte a un especialista. Por ejemplo, un dermatólogo se especializa en
afecciones cutáneas, mientras que un neumonólogo se encarga de los
trastornos pulmonares.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

 Descripciones detalladas de tus síntomas


 Información sobre problemas de salud que hayas tenido

 Information about your parents' or siblings' medical problems

 Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomas

 Preguntas que deseas hacerle al médico

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo


con el médico. For infectious diseases, some basic questions to ask your doctor
include:

 ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?

 ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?

 ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?

 Is my condition likely temporary or long lasting?

 ¿Qué tratamiento me recomienda?

 Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas


de manera conjunta?

 ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaron?

 ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué
sitios web me recomiendas?
Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

 ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?

 ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o son constantes?

 ¿Qué tan graves son los síntomas?

 ¿Has estado recientemente en contacto con alguna persona enferma?

 ¿Has sufrido mordeduras o rasguños de algún animal o estado en


contacto con heces de animales?

 ¿Tienes alguna picadura de insectos?

 ¿Has comido carne poco cocida o vegetales sin lavar?

 ¿Has salido del país últimamente?


Las 10 enfermedades más frecuentes que la ciencia todavía no puede curar

1. Cáncer

Es una de las enfermedades más comunes y peligrosas de nuestros tiempos. Es


el crecimiento anormal de células malignas en el organismo. Se cree que 1 de
3 personas es susceptible de padecerla. De acuerdo con la Sociedad
Americana del Cáncer, 7,6 millones de personas murieron de cáncer en el
mundo durante 2007. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia
para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados
de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un
tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y
conduzca a una muerte digna.

A partir de la década de 1990 y con las técnicas terapéuticas disponibles, el


cáncer es curable en aproximadamente el 50% de los pacientes
diagnosticados.

2. Alzheimer

Enfermedad neurodegenerativa de causas desconocidas. Es una de las más


difíciles de tratar y afrontar. Provoca deterioro cognitivo, trastornos en la
conducta y pérdida de la memoria. El día internacional del Alzheimer se
celebra el 21 de septiembre, fecha elegida por la OMS y la Federación
internacional de Alzheimer, en la cual se celebran en diversos países actividades
para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad.
Hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia un riesgo
mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en concreto entre la
población mayor de 85 años. Para el año 2010 la Alzheimer’s Disease
International ha estimado una prevalencia de demencia del 4,7% a nivel
mundial para personas con 60 años o más, representando cifras al alza respecto
a varios estudios publicados con anterioridad (10% superiores a las estimadas
para The Lancet en 2005).

Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una


acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la
acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que
incide sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas).
3. SIDA

Fue la enfermedad del siglo XX. Causada por el virus de


inmunodeficiencia humana (VIH), es una enfermedad infecciosa de
consecuencias graves. Se han logrado grandes avances en la medicina pero aún
no se conoce la cura. Al menos sí que se ha conseguido que la enfermedad sea
crónica. Las probabilidades de una cura son ciertamente remotas, así que los
esfuerzos de la investigación actual se centran más en conseguir algún tipo de
vacuna que evite nuevos contagios.

4. Lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune. Es


impredecible y puede provocar artritis, anemia, erupciones cutáneas, etc.
Además, ataca órganos internos específicos como el riñón, los pulmones o hasta
el corazón.
El lupus se presenta más comúnmente en asiáticos y africanos y es 9 veces
más frecuente en las mujeres que en los hombres.Las primeras
manifestaciones de la enfermedad se observan frecuentemente entre los 15 y 44
años de edad. Aunque hasta el momento no hay una cura, los síntomas se tratan
principalmente con dosis bajas de corticosteroides, inmunosupresores y
antipalúdicos como la hidroxicloroquina.

5. Diabetes

Generada por un desorden metabólico por el cual la persona tiene


demasiada azúcar en la sangre y no produce suficiente insulina. Un
segundo tipo se da porque el organismo ofrece resistencia a la insulina
producida. La diabetes mellitus no es una patología única sino un síndrome, por
lo cual esta denominación incluye hoy en día a su vez, a varios tipos de
afecciones diferentes pero con una característica común: la hiperglucemia y sus
consecuencias.
Para el año 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran
diabéticas en el mundo y que llegarán a 370 millones en 2030. Este
padecimiento causa diversas complicaciones, dañando frecuentemente a ojos,
riñones, nervios y vasos sanguíneos.

El Día Mundial de la Diabetes se conmemora el 14 de noviembre.


La diabetes mellitus era ya conocida antes de la era cristiana. En el papiro de
Ebers descubierto en Egipto y que data al siglo XV a. C., ya se describen
síntomas que parecen corresponder a la diabetes. Fue Areteo de
Capadocia quien, en el siglo II de la era cristiana, le otorgó a esta afección el
nombre de diabetes, que significa en griego correr a través, refiriéndose al signo
más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando
que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él.

6. Ébola

Fiebre hemorrágica transmitida de los primates a los humanos que puede ser
mortal. Es originaria de África y tiene una tasa de mortalidad de entre 50
y 90% de los casos. En un lapso de una semana, una erupción,
frecuentemente hemorrágica, aparece en todo el cuerpo. Las hemorragias se
presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el
infectado sangre tanto por la boca como por el recto.
El virus está vivo en África. En el año 1976 murieron alrededor del 85% de los
infectados.

El virus del Ébola no tiene cura y ningún tratamiento específico. El


tratamiento que se utiliza en la actualidad es mantener la vida de la persona
mediante métodos de resucitación (respiración artificial, evitando el RCP pues
el virus es contagioso por la saliva) y controlar las hemorragias en la medida de
lo posible. En cuanto a una vacuna, se realizan investigaciones, pero éstas se
complican porque aún no se conocen todas las proteínas del virus y porque
hay sólo cuatro laboratorios equipados para trabajar con un virus
como éste.

7. Asma

Enfermedad crónica que puede avanzar en etapas graves. Se produce en los


pulmones e inflama las vías respiratorias. Si no se lleva un tratamiento
adecuado puede llegar a ser mortal. Aunque se conoce que el asma es una
condición causada por una inflamación crónica de las vías aereas, los
componentes precisos de esta inflamación están todavía por dilucidar y sus
causas son inciertas.
En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia
debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de
ésta, y en parte al aumento de la población mundial. Por ejemplo, la
Organización Mundial de la Salud reportó que un 8% de la población suiza
padecía de asma, comparado con solo 2% hace 25-30 años atrás.
8. Poliomielitis

Enfermedad viral que ataca al sistema nervioso y puede llegar a causar parálisis
total o parcial. Afecta principalmente a los niños de entre 5 y 10 años.
La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Jakob Heine en
1840.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona está libre de una
enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé ningún caso.
En 1994, la OMS consideró a la Región de América (36 países) libre de polio, en
el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo China). En
2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la


enfermedad sigue siendo endémica: Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. Si se
consigue será la tercera enfermedad infecciosa eliminada de la faz de la Tierra.
La primera fue la viruela, y la segunda la peste bovina.

9. Gripe

Es muy común y probablemente todos la sufrimos en algún momento. La causa


un virus que afecta a las vías respiratorias y que siempre está mutando, lo que
hace que solo lo controlemos por un determinado tiempo. Hay tratamientos
disponibles que se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al
cuerpo a desarrollar sus defensas.
La gripe alcanza sus picos de mayor prevalencia durante el invierno, y debido a
que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes
momentos existen, de hecho, dos temporadas de gripe cada año: de octubre a
abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur. No se
sabe la razón exacta de que la gripe aparezca en esas épocas, pero se
supone que la razón es que, debido al frío, la gente suele encerrarse en lugares
más cerrados y el contacto interpersonal se hace más estrecho.

10. Resfriado común

Es la enfermedad más común. Después del resfriado, el enfermo desarrolla


una inmunidad al virus. Sin embargo, debido al gran número de virus que
existen, podemos enfermarnos nuevamente. El resfriado común está causado
por numerosos virus (principalmente rinovirus, coronavirus y también
ciertos ecovirus y coxsackievirus) que infectan el sistema respiratorio superior.
En contra de la creencia popular, la vitamina C no reduce ni previene los
síntomas de la enfermedad.

El hábito de fumar extiende la duración de la enfermedad


aproximadamente tres días de promedio. El dormir menos de siete horas
diarias se ha asociado con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una
infección cuando tal sujeto está expuesto a un rinovirus, en comparación con los
que duermen más de ocho horas por noche.

Imprimir

Descripción general

Las enfermedades infecciosas son trastornos provocados por organismos,


como bacterias, virus, hongos o parásitos. Muchos organismos viven en y de
nuestros cuerpos. Por lo general, son inofensivos e incluso útiles, pero algunos
organismos pueden provocar enfermedades bajo determinadas circunstancias.

Algunas enfermedades infecciosas se pueden transmitir de una persona a otra.


Algunas se transmiten mediante mordidas o picaduras de insectos y animales.
Otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o por
exponerse a organismos del entorno.

Los signos y síntomas varían según el organismo que provoca la infección,


pero suelen incluir fiebre y fatiga. Las infecciones leves pueden responder al
descanso y los remedios caseros, pero algunas infecciones potencialmente
mortales pueden requerir hospitalización.

Muchas enfermedades infecciosas, como el sarampión y la viruela, se pueden


evitar mediante vacunas. Lavarte las manos de forma minuciosa y con
frecuencia también ayuda a protegerte frente a la mayoría de las enfermedades
infecciosas.

Síntomas

Cada enfermedad infecciosa tiene sus signos y síntomas específicos. Entre los
signos y síntomas generales que son frecuentes en muchas enfermedades
infecciosas se incluyen:

 Fiebre
 Diarrea

 Fatiga

 Dolores musculares

 Tos
Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si:

 Te mordió un animal

 Tienes problemas para respirar

 Tienes tos desde hace más de una semana

 Tienes dolor de cabeza intenso con fiebre

 Tienes una erupción cutánea o hinchazón

 Tienes fiebre prolongada y sin causa aparente

 Tienes problemas de visión repentinos


Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Causas

Las causas de las enfermedades infecciosas pueden ser las siguientes:

 Bacterias. Estos organismos unicelulares causan enfermedades como la


amigdalitis estreptocócica, las infecciones de las vías urinarias y la
tuberculosis.

 Virus. Los virus son aún más pequeños que las bacterias, pero pueden
causar numerosas enfermedades: desde el resfriado común hasta el
SIDA.

 Hongos. Muchas enfermedades de la piel, como la tiña y el pie de atleta,


se producen a causa de los hongos. Hay otros tipos de hongos que
pueden infectar los pulmones o el sistema nervioso.

 Parásitos. La malaria se produce a causa de un parásito diminuto que se


transmite a través de las picaduras de mosquitos. Existen otros parásitos
que se pueden transmitir a los seres humanos a través de las heces de
los animales.
Contacto directo

Una manera sencilla de contraer la mayoría de las enfermedades infecciosas


es entrar en contacto con una persona o animal infectado. Hay tres formas en
que se propagan las enfermedades infecciosas por contacto directo:

 De persona a persona. Una forma de propagación frecuente de las


enfermedades infecciosas es la transferencia directa de bacterias, virus u
otros gérmenes de una persona a otra. Esto sucede cuando un portador
de la bacteria o el virus toca o besa a una persona que no está infectada,
o tose o estornuda sobre ella.

Estos gérmenes también se transmiten en las relaciones sexuales,


mediante el intercambio de líquidos corporales. Es posible que la persona
que contagia el germen no presente síntomas de la enfermedad, sino que
sea solo un portador.

 De animal a persona. La mordedura o el rasguño de un animal infectado


—incluso una mascota— te puede enfermar y, en casos extremos, puede
resultar mortal. También manipular desechos animales puede acarrear
peligros. Por ejemplo, puedes infectarte de toxoplasmosis por limpiar la
caja de arena de tu gato.

 De la madre al feto. Es posible que una mujer embarazada contagie


enfermedades infecciosas al feto. Algunos gérmenes atraviesan la
placenta. Se pueden transmitir los gérmenes vaginales al bebé durante el
parto.
Contacto indirecto

Los organismos causantes de enfermedades también se pueden transmitir por


contacto indirecto. Muchos gérmenes permanecen en objetos inanimados,
como mesadas, picaportes o llaves de grifo.

Al tocar un picaporte que tocó alguien que, por ejemplo, padecía influenza o
resfrío, puedes llevar contigo los gérmenes que dejó esa persona. Si te tocas
los ojos, la boca o la nariz antes de lavarte las manos, es posible que te
infectes.
Picaduras de insectos

Algunos gérmenes dependen de insectos portadores —como mosquitos,


pulgas, piojos o garrapatas— para pasar de un huésped a otro. Estos
portadores se llaman «vectores». Los mosquitos pueden transportar el parásito
del paludismo o el virus del Nilo Occidental, y las garrapatas del venado
transportan la bacteria que causa la enfermedad de Lyme.

Contaminación de alimentos

Otra manera en que los gérmenes causantes de enfermedades te pueden


infectar es a través de alimentos o agua contaminados. Este mecanismo de
transmisión permite a los gérmenes infectar a muchas personas por medio de
una sola fuente. Por ejemplo, E. coli es una bacteria presente en ciertos
alimentos, como las hamburguesas poco cocidas o el jugo de fruta no
pasteurizado.

Factores de riesgo

While anyone can catch infectious diseases, you may be more likely to get sick
if your immune system isn't working properly. This may occur if:

 You're taking steroids or other medications that suppress your immune


system, such as anti-rejection drugs for a transplanted organ

 You have HIV or AIDS

 You have certain types of cancer or other disorders that affect your
immune system

In addition, certain other medical conditions may predispose you to infection,


including implanted medical devices, malnutrition and extremes of age, among
others.

Complicaciones

La mayoría de las enfermedades infecciosas solo tienen complicaciones


menores. No obstante, algunas infecciones (por ejemplo neumonía, SIDA y
meningitis) pueden ser potencialmente mortales. Algunos tipos de infecciones
se vincularon con un mayor riesgo de cáncer a largo plazo:
 El virus del papiloma humano se vinculó con el cáncer de cuello uterino

 La bacteria Helicobacter pylori se vinculó con el cáncer de estómago y las


úlceras pépticas

 La hepatitis B y la hepatitis C se vincularon con el cáncer de hígado

Asimismo, algunas enfermedades infecciosas se tornan silenciosas y


reaparecen en el futuro, a veces décadas más tarde. Por ejemplo, una persona
que tuvo varicela puede desarrollar herpes zóster muchos años más tarde.

Prevención

Los agentes infecciosos pueden ingresar al cuerpo mediante:

 Lesiones o contacto con la piel

 Inhalación de gérmenes aéreos

 Ingesta de agua o alimentos contaminados

 Picaduras de mosquitos o garrapatas

 Contacto sexual

Toma estas medidas para reducir el riesgo de infección para ti y otras


personas:

 Lávate las manos. Esto es especialmente importante antes y después de


preparar comidas, antes de comer y luego de usar el baño. E intenta no
tocarte los ojos, nariz o boca con las manos, ya que esta es una manera
común de que los gérmenes ingresen al cuerpo.

 Vacúnate. La inmunización puede reducir considerablemente las


posibilidades de contraer muchas enfermedades. Asegúrate de tener al
día tus vacunas recomendadas y las de tus hijos.

 Quédate en tu hogar cuando estés enfermo. No vayas al trabajo si


tienes vómitos, diarrea o fiebre. Tampoco envíes a tus hijos a la escuela si
presentan estos signos y síntomas.

 Prepara tus comidas de forma segura. Mantén las mesadas y demás


superficies de la cocina limpias mientras preparas comidas. Cocina las
comidas con la temperatura adecuada utilizando un termómetro para
comidas para comprobar la cocción. En el caso de las carnes molidas, la
temperatura debe ser de al menos 160 ºF (71 ºC); en el caso del pollo,
165 ºF (74 ºC); y en el caso de las demás carnes, 145 ºF (63 ºC).

Asimismo, refrigera las sobras de inmediato: no dejes que las comidas


preparadas permanezcan a temperatura ambiente durante períodos
extendidos.

 Ten relaciones sexuales seguras. Siempre debes utilizar preservativos


si tú o tu pareja tienen antecedentes de infecciones de transmisión sexual
o comportamientos de alto riesgo.

 No compartas efectos personales. Usa tu propio cepillo de dientes,


peine y afeitadora. Evita compartir vasos y utensilios.

 Viaja de forma segura. Si saldrás del país, habla con tu médico sobre las
vacunas especiales que podrías necesitar; por ejemplo, para la fiebre
amarilla, el cólera, l afiebre tifoidea o la hepatitis A o B.
Diagnóstico

El médico puede ordenar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por


imágenes para determinar la causa de los síntomas.

Análisis de laboratorio

Muchas enfermedades infecciosas tienen signos y síntomas similares. Las


muestras de tus fluidos corporales algunas veces pueden poner en evidencia el
microbio específico que está causando la enfermedad. Esto ayuda a tu médico
a definir tu tratamiento.

 Análisis de sangre. Un técnico obtiene una muestra de sangre mediante


la inserción de una aguja en una vena, generalmente de tu brazo.

 Análisis de orina. Para realizar este análisis indoloro debes orinar en un


recipiente. Para evitar una posible contaminación de la muestra, es
posible que se te pida que limpies el área genital con una compresa
antiséptica y recojas la orina.

 Hisopado de garganta. Se pueden obtener muestras de tu garganta u


otras partes húmedas de tu cuerpo con un hisopo esterilizado.

 Muestra de heces. Posiblemente se te pida que recojas una muestra de


heces para que el laboratorio pueda analizarla para detectar la presencia
de parásitos u otros organismos.
 Punción medular (punción lumbar). Este procedimiento obtiene una
muestra de tu líquido cefalorraquídeo mediante una aguja que se inserta
cuidadosamente entre los huesos de tu columna lumbar. Comúnmente, se
te pedirá que te recuestes sobre tu costado con las rodillas flexionadas
hacia el pecho.
Diagnóstico por imagen

Los procedimientos de diagnóstico por imágenes, como las radiografías, las


tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, pueden ayudar a
determinar diagnósticos y a descartar otras afecciones que pueden estar
causando tus síntomas.

Biopsias

En una biopsia, se toma una pequeña muestra de tejido de un órgano interno


para examinarla. Por ejemplo, una biopsia de tejido pulmonar se puede
examinar para buscar diversos hongos que pueden provocar un tipo de
neumonía.

Tratamiento

El doctor podrá elegir el tratamiento adecuado si sabe qué tipo de germen


causa tu enfermedad.

Antibióticos

Los antibióticos se agrupan en «familias» de tipos similares. Las bacterias


también se separan en grupos de tipos similares, por ejemplo estreptococo o E.
coli.

Algunos tipos de bacterias son particularmente susceptibles a determinadas


clases de antibióticos. El tratamiento puede adecuarse de forma más precisa si
el médico sabe qué tipo de bacteria se debe combatir.

Por lo general, los antibióticos se reservan para combatir infecciones


bacterianas, debido a que estos tipos de medicamentos no tienen efecto sobre
las enfermedades provocadas por virus. No obstante, a veces es difícil
determinar qué tipo de germen hay que combatir. Por ejemplo, algunos tipos de
neumonía son causados por virus y otros son provocados por bacterias.
El abuso de antibióticos ha tenido como resultado muchos tipos de bacterias
que desarrollan resistencia a una o más variedades de antibióticos. Esto
dificulta mucho el tratamiento de las bacterias.

Antivirals

Drugs have been developed to treat some, but not all, viruses. Examples
include the viruses that cause:

 VIH/SIDA

 Herpes

 Hepatitis B

 Hepatitis C

 Influenza
Antifúngicos

Se pueden usar medicamentos antifúngicos tópicos para tratar las infecciones


cutáneas o de uñas causadas por hongos. Algunas infecciones fúngicas, como
las que afectan los pulmones o las membranas mucosas se pueden tratar con
un antifúngico oral. Las infecciones fúngicas más graves que afectan los
órganos internos, especialmente en personas con el sistema inmunitario
debilitado, pueden necesitar medicamentos antifúngicos intravenosos.

Antiparasitarios

Algunas enfermedades, incluida la malaria, son provocadas por parásitos


pequeños. Si bien hay medicamentos para tratar estas enfermedades, algunas
variedades de parásitos han desarrollado resistencia a los medicamentos.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estilo de vida y remedios caseros

Muchas enfermedades infecciosas, como los resfríos, se resuelven por sí


solas. Bebe abundante cantidad de líquidos y descansa mucho

Medicina alternativa
Supuestamente, existe una gran cantidad de productos que ayudan a evitar
enfermedades frecuentes, como resfrío o gripe. Si bien muchas de estas
sustancias parecían prometedoras en las primeras pruebas, los estudios de
seguimiento tuvieron resultados negativos o no concluyentes. Se necesitan
más investigaciones.

Algunas de las sustancias que se estudiaron para evitar o reducir la duración


de infecciones son las siguientes:

 Arándanos rojos

 Echinacea

 Ajo

 Ginseng

 Hidrastis

 Vitamina C

 Vitamina D

 Zinc

Consulta a un médico antes de probar productos que prometen mejorar tu


sistema inmunitario o ahuyentar resfríos y otras enfermedades. Algunos de
estos productos pueden causar reacciones alérgicas o interactuar de forma
adversa con otros medicamentos.

Preparación para la consulta

Probablemente primero consultarás a tu médico de cabecera. Según la


gravedad de la infección y los sistemas afectados por esta, el médico podría
derivarte a un especialista. Por ejemplo, un dermatólogo se especializa en
afecciones cutáneas, mientras que un neumonólogo se encarga de los
trastornos pulmonares.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

 Descripciones detalladas de tus síntomas


 Información sobre problemas de salud que hayas tenido

 Information about your parents' or siblings' medical problems

 Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomas

 Preguntas que deseas hacerle al médico

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo


con el médico. For infectious diseases, some basic questions to ask your doctor
include:

 ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?

 ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?

 ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?

 Is my condition likely temporary or long lasting?

 ¿Qué tratamiento me recomienda?

 Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas


de manera conjunta?

 ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaron?

 ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué
sitios web me recomiendas?
Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

 ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?

 ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o son constantes?

 ¿Qué tan graves son los síntomas?

 ¿Has estado recientemente en contacto con alguna persona enferma?

 ¿Has sufrido mordeduras o rasguños de algún animal o estado en


contacto con heces de animales?

 ¿Tienes alguna picadura de insectos?

 ¿Has comido carne poco cocida o vegetales sin lavar?

 ¿Has salido del país últimamente?


Las 10 enfermedades más frecuentes que la ciencia todavía no puede curar

1. Cáncer

Es una de las enfermedades más comunes y peligrosas de nuestros tiempos. Es


el crecimiento anormal de células malignas en el organismo. Se cree que 1 de
3 personas es susceptible de padecerla. De acuerdo con la Sociedad
Americana del Cáncer, 7,6 millones de personas murieron de cáncer en el
mundo durante 2007. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia
para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados
de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un
tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y
conduzca a una muerte digna.

A partir de la década de 1990 y con las técnicas terapéuticas disponibles, el


cáncer es curable en aproximadamente el 50% de los pacientes
diagnosticados.

2. Alzheimer

Enfermedad neurodegenerativa de causas desconocidas. Es una de las más


difíciles de tratar y afrontar. Provoca deterioro cognitivo, trastornos en la
conducta y pérdida de la memoria. El día internacional del Alzheimer se
celebra el 21 de septiembre, fecha elegida por la OMS y la Federación
internacional de Alzheimer, en la cual se celebran en diversos países actividades
para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad.
Hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia un riesgo
mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en concreto entre la
población mayor de 85 años. Para el año 2010 la Alzheimer’s Disease
International ha estimado una prevalencia de demencia del 4,7% a nivel
mundial para personas con 60 años o más, representando cifras al alza respecto
a varios estudios publicados con anterioridad (10% superiores a las estimadas
para The Lancet en 2005).

Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una


acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la
acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que
incide sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas).
3. SIDA

Fue la enfermedad del siglo XX. Causada por el virus de


inmunodeficiencia humana (VIH), es una enfermedad infecciosa de
consecuencias graves. Se han logrado grandes avances en la medicina pero aún
no se conoce la cura. Al menos sí que se ha conseguido que la enfermedad sea
crónica. Las probabilidades de una cura son ciertamente remotas, así que los
esfuerzos de la investigación actual se centran más en conseguir algún tipo de
vacuna que evite nuevos contagios.

4. Lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune. Es


impredecible y puede provocar artritis, anemia, erupciones cutáneas, etc.
Además, ataca órganos internos específicos como el riñón, los pulmones o hasta
el corazón.
El lupus se presenta más comúnmente en asiáticos y africanos y es 9 veces
más frecuente en las mujeres que en los hombres.Las primeras
manifestaciones de la enfermedad se observan frecuentemente entre los 15 y 44
años de edad. Aunque hasta el momento no hay una cura, los síntomas se tratan
principalmente con dosis bajas de corticosteroides, inmunosupresores y
antipalúdicos como la hidroxicloroquina.

5. Diabetes

Generada por un desorden metabólico por el cual la persona tiene


demasiada azúcar en la sangre y no produce suficiente insulina. Un
segundo tipo se da porque el organismo ofrece resistencia a la insulina
producida. La diabetes mellitus no es una patología única sino un síndrome, por
lo cual esta denominación incluye hoy en día a su vez, a varios tipos de
afecciones diferentes pero con una característica común: la hiperglucemia y sus
consecuencias.
Para el año 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran
diabéticas en el mundo y que llegarán a 370 millones en 2030. Este
padecimiento causa diversas complicaciones, dañando frecuentemente a ojos,
riñones, nervios y vasos sanguíneos.

El Día Mundial de la Diabetes se conmemora el 14 de noviembre.


La diabetes mellitus era ya conocida antes de la era cristiana. En el papiro de
Ebers descubierto en Egipto y que data al siglo XV a. C., ya se describen
síntomas que parecen corresponder a la diabetes. Fue Areteo de
Capadocia quien, en el siglo II de la era cristiana, le otorgó a esta afección el
nombre de diabetes, que significa en griego correr a través, refiriéndose al signo
más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando
que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él.

6. Ébola

Fiebre hemorrágica transmitida de los primates a los humanos que puede ser
mortal. Es originaria de África y tiene una tasa de mortalidad de entre 50
y 90% de los casos. En un lapso de una semana, una erupción,
frecuentemente hemorrágica, aparece en todo el cuerpo. Las hemorragias se
presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el
infectado sangre tanto por la boca como por el recto.
El virus está vivo en África. En el año 1976 murieron alrededor del 85% de los
infectados.

El virus del Ébola no tiene cura y ningún tratamiento específico. El


tratamiento que se utiliza en la actualidad es mantener la vida de la persona
mediante métodos de resucitación (respiración artificial, evitando el RCP pues
el virus es contagioso por la saliva) y controlar las hemorragias en la medida de
lo posible. En cuanto a una vacuna, se realizan investigaciones, pero éstas se
complican porque aún no se conocen todas las proteínas del virus y porque
hay sólo cuatro laboratorios equipados para trabajar con un virus
como éste.

7. Asma

Enfermedad crónica que puede avanzar en etapas graves. Se produce en los


pulmones e inflama las vías respiratorias. Si no se lleva un tratamiento
adecuado puede llegar a ser mortal. Aunque se conoce que el asma es una
condición causada por una inflamación crónica de las vías aereas, los
componentes precisos de esta inflamación están todavía por dilucidar y sus
causas son inciertas.
En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia
debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de
ésta, y en parte al aumento de la población mundial. Por ejemplo, la
Organización Mundial de la Salud reportó que un 8% de la población suiza
padecía de asma, comparado con solo 2% hace 25-30 años atrás.
8. Poliomielitis

Enfermedad viral que ataca al sistema nervioso y puede llegar a causar parálisis
total o parcial. Afecta principalmente a los niños de entre 5 y 10 años.
La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Jakob Heine en
1840.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona está libre de una
enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé ningún caso.
En 1994, la OMS consideró a la Región de América (36 países) libre de polio, en
el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo China). En
2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la


enfermedad sigue siendo endémica: Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. Si se
consigue será la tercera enfermedad infecciosa eliminada de la faz de la Tierra.
La primera fue la viruela, y la segunda la peste bovina.

9. Gripe

Es muy común y probablemente todos la sufrimos en algún momento. La causa


un virus que afecta a las vías respiratorias y que siempre está mutando, lo que
hace que solo lo controlemos por un determinado tiempo. Hay tratamientos
disponibles que se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al
cuerpo a desarrollar sus defensas.
La gripe alcanza sus picos de mayor prevalencia durante el invierno, y debido a
que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes
momentos existen, de hecho, dos temporadas de gripe cada año: de octubre a
abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur. No se
sabe la razón exacta de que la gripe aparezca en esas épocas, pero se
supone que la razón es que, debido al frío, la gente suele encerrarse en lugares
más cerrados y el contacto interpersonal se hace más estrecho.

10. Resfriado común

Es la enfermedad más común. Después del resfriado, el enfermo desarrolla


una inmunidad al virus. Sin embargo, debido al gran número de virus que
existen, podemos enfermarnos nuevamente. El resfriado común está causado
por numerosos virus (principalmente rinovirus, coronavirus y también
ciertos ecovirus y coxsackievirus) que infectan el sistema respiratorio superior.
En contra de la creencia popular, la vitamina C no reduce ni previene los
síntomas de la enfermedad.

El hábito de fumar extiende la duración de la enfermedad


aproximadamente tres días de promedio. El dormir menos de siete horas
diarias se ha asociado con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una
infección cuando tal sujeto está expuesto a un rinovirus, en comparación con los
que duermen más de ocho horas por noche.

Imprimir

Descripción general

Las enfermedades infecciosas son trastornos provocados por organismos,


como bacterias, virus, hongos o parásitos. Muchos organismos viven en y de
nuestros cuerpos. Por lo general, son inofensivos e incluso útiles, pero algunos
organismos pueden provocar enfermedades bajo determinadas circunstancias.

Algunas enfermedades infecciosas se pueden transmitir de una persona a otra.


Algunas se transmiten mediante mordidas o picaduras de insectos y animales.
Otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o por
exponerse a organismos del entorno.

Los signos y síntomas varían según el organismo que provoca la infección,


pero suelen incluir fiebre y fatiga. Las infecciones leves pueden responder al
descanso y los remedios caseros, pero algunas infecciones potencialmente
mortales pueden requerir hospitalización.

Muchas enfermedades infecciosas, como el sarampión y la viruela, se pueden


evitar mediante vacunas. Lavarte las manos de forma minuciosa y con
frecuencia también ayuda a protegerte frente a la mayoría de las enfermedades
infecciosas.

Síntomas

Cada enfermedad infecciosa tiene sus signos y síntomas específicos. Entre los
signos y síntomas generales que son frecuentes en muchas enfermedades
infecciosas se incluyen:

 Fiebre
 Diarrea

 Fatiga

 Dolores musculares

 Tos
Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si:

 Te mordió un animal

 Tienes problemas para respirar

 Tienes tos desde hace más de una semana

 Tienes dolor de cabeza intenso con fiebre

 Tienes una erupción cutánea o hinchazón

 Tienes fiebre prolongada y sin causa aparente

 Tienes problemas de visión repentinos


Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Causas

Las causas de las enfermedades infecciosas pueden ser las siguientes:

 Bacterias. Estos organismos unicelulares causan enfermedades como la


amigdalitis estreptocócica, las infecciones de las vías urinarias y la
tuberculosis.

 Virus. Los virus son aún más pequeños que las bacterias, pero pueden
causar numerosas enfermedades: desde el resfriado común hasta el
SIDA.

 Hongos. Muchas enfermedades de la piel, como la tiña y el pie de atleta,


se producen a causa de los hongos. Hay otros tipos de hongos que
pueden infectar los pulmones o el sistema nervioso.

 Parásitos. La malaria se produce a causa de un parásito diminuto que se


transmite a través de las picaduras de mosquitos. Existen otros parásitos
que se pueden transmitir a los seres humanos a través de las heces de
los animales.
Contacto directo

Una manera sencilla de contraer la mayoría de las enfermedades infecciosas


es entrar en contacto con una persona o animal infectado. Hay tres formas en
que se propagan las enfermedades infecciosas por contacto directo:

 De persona a persona. Una forma de propagación frecuente de las


enfermedades infecciosas es la transferencia directa de bacterias, virus u
otros gérmenes de una persona a otra. Esto sucede cuando un portador
de la bacteria o el virus toca o besa a una persona que no está infectada,
o tose o estornuda sobre ella.

Estos gérmenes también se transmiten en las relaciones sexuales,


mediante el intercambio de líquidos corporales. Es posible que la persona
que contagia el germen no presente síntomas de la enfermedad, sino que
sea solo un portador.

 De animal a persona. La mordedura o el rasguño de un animal infectado


—incluso una mascota— te puede enfermar y, en casos extremos, puede
resultar mortal. También manipular desechos animales puede acarrear
peligros. Por ejemplo, puedes infectarte de toxoplasmosis por limpiar la
caja de arena de tu gato.

 De la madre al feto. Es posible que una mujer embarazada contagie


enfermedades infecciosas al feto. Algunos gérmenes atraviesan la
placenta. Se pueden transmitir los gérmenes vaginales al bebé durante el
parto.
Contacto indirecto

Los organismos causantes de enfermedades también se pueden transmitir por


contacto indirecto. Muchos gérmenes permanecen en objetos inanimados,
como mesadas, picaportes o llaves de grifo.

Al tocar un picaporte que tocó alguien que, por ejemplo, padecía influenza o
resfrío, puedes llevar contigo los gérmenes que dejó esa persona. Si te tocas
los ojos, la boca o la nariz antes de lavarte las manos, es posible que te
infectes.
Picaduras de insectos

Algunos gérmenes dependen de insectos portadores —como mosquitos,


pulgas, piojos o garrapatas— para pasar de un huésped a otro. Estos
portadores se llaman «vectores». Los mosquitos pueden transportar el parásito
del paludismo o el virus del Nilo Occidental, y las garrapatas del venado
transportan la bacteria que causa la enfermedad de Lyme.

Contaminación de alimentos

Otra manera en que los gérmenes causantes de enfermedades te pueden


infectar es a través de alimentos o agua contaminados. Este mecanismo de
transmisión permite a los gérmenes infectar a muchas personas por medio de
una sola fuente. Por ejemplo, E. coli es una bacteria presente en ciertos
alimentos, como las hamburguesas poco cocidas o el jugo de fruta no
pasteurizado.

Factores de riesgo

While anyone can catch infectious diseases, you may be more likely to get sick
if your immune system isn't working properly. This may occur if:

 You're taking steroids or other medications that suppress your immune


system, such as anti-rejection drugs for a transplanted organ

 You have HIV or AIDS

 You have certain types of cancer or other disorders that affect your
immune system

In addition, certain other medical conditions may predispose you to infection,


including implanted medical devices, malnutrition and extremes of age, among
others.

Complicaciones

La mayoría de las enfermedades infecciosas solo tienen complicaciones


menores. No obstante, algunas infecciones (por ejemplo neumonía, SIDA y
meningitis) pueden ser potencialmente mortales. Algunos tipos de infecciones
se vincularon con un mayor riesgo de cáncer a largo plazo:
 El virus del papiloma humano se vinculó con el cáncer de cuello uterino

 La bacteria Helicobacter pylori se vinculó con el cáncer de estómago y las


úlceras pépticas

 La hepatitis B y la hepatitis C se vincularon con el cáncer de hígado

Asimismo, algunas enfermedades infecciosas se tornan silenciosas y


reaparecen en el futuro, a veces décadas más tarde. Por ejemplo, una persona
que tuvo varicela puede desarrollar herpes zóster muchos años más tarde.

Prevención

Los agentes infecciosos pueden ingresar al cuerpo mediante:

 Lesiones o contacto con la piel

 Inhalación de gérmenes aéreos

 Ingesta de agua o alimentos contaminados

 Picaduras de mosquitos o garrapatas

 Contacto sexual

Toma estas medidas para reducir el riesgo de infección para ti y otras


personas:

 Lávate las manos. Esto es especialmente importante antes y después de


preparar comidas, antes de comer y luego de usar el baño. E intenta no
tocarte los ojos, nariz o boca con las manos, ya que esta es una manera
común de que los gérmenes ingresen al cuerpo.

 Vacúnate. La inmunización puede reducir considerablemente las


posibilidades de contraer muchas enfermedades. Asegúrate de tener al
día tus vacunas recomendadas y las de tus hijos.

 Quédate en tu hogar cuando estés enfermo. No vayas al trabajo si


tienes vómitos, diarrea o fiebre. Tampoco envíes a tus hijos a la escuela si
presentan estos signos y síntomas.

 Prepara tus comidas de forma segura. Mantén las mesadas y demás


superficies de la cocina limpias mientras preparas comidas. Cocina las
comidas con la temperatura adecuada utilizando un termómetro para
comidas para comprobar la cocción. En el caso de las carnes molidas, la
temperatura debe ser de al menos 160 ºF (71 ºC); en el caso del pollo,
165 ºF (74 ºC); y en el caso de las demás carnes, 145 ºF (63 ºC).

Asimismo, refrigera las sobras de inmediato: no dejes que las comidas


preparadas permanezcan a temperatura ambiente durante períodos
extendidos.

 Ten relaciones sexuales seguras. Siempre debes utilizar preservativos


si tú o tu pareja tienen antecedentes de infecciones de transmisión sexual
o comportamientos de alto riesgo.

 No compartas efectos personales. Usa tu propio cepillo de dientes,


peine y afeitadora. Evita compartir vasos y utensilios.

 Viaja de forma segura. Si saldrás del país, habla con tu médico sobre las
vacunas especiales que podrías necesitar; por ejemplo, para la fiebre
amarilla, el cólera, l afiebre tifoidea o la hepatitis A o B.
Diagnóstico

El médico puede ordenar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por


imágenes para determinar la causa de los síntomas.

Análisis de laboratorio

Muchas enfermedades infecciosas tienen signos y síntomas similares. Las


muestras de tus fluidos corporales algunas veces pueden poner en evidencia el
microbio específico que está causando la enfermedad. Esto ayuda a tu médico
a definir tu tratamiento.

 Análisis de sangre. Un técnico obtiene una muestra de sangre mediante


la inserción de una aguja en una vena, generalmente de tu brazo.

 Análisis de orina. Para realizar este análisis indoloro debes orinar en un


recipiente. Para evitar una posible contaminación de la muestra, es
posible que se te pida que limpies el área genital con una compresa
antiséptica y recojas la orina.

 Hisopado de garganta. Se pueden obtener muestras de tu garganta u


otras partes húmedas de tu cuerpo con un hisopo esterilizado.

 Muestra de heces. Posiblemente se te pida que recojas una muestra de


heces para que el laboratorio pueda analizarla para detectar la presencia
de parásitos u otros organismos.
 Punción medular (punción lumbar). Este procedimiento obtiene una
muestra de tu líquido cefalorraquídeo mediante una aguja que se inserta
cuidadosamente entre los huesos de tu columna lumbar. Comúnmente, se
te pedirá que te recuestes sobre tu costado con las rodillas flexionadas
hacia el pecho.
Diagnóstico por imagen

Los procedimientos de diagnóstico por imágenes, como las radiografías, las


tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, pueden ayudar a
determinar diagnósticos y a descartar otras afecciones que pueden estar
causando tus síntomas.

Biopsias

En una biopsia, se toma una pequeña muestra de tejido de un órgano interno


para examinarla. Por ejemplo, una biopsia de tejido pulmonar se puede
examinar para buscar diversos hongos que pueden provocar un tipo de
neumonía.

Tratamiento

El doctor podrá elegir el tratamiento adecuado si sabe qué tipo de germen


causa tu enfermedad.

Antibióticos

Los antibióticos se agrupan en «familias» de tipos similares. Las bacterias


también se separan en grupos de tipos similares, por ejemplo estreptococo o E.
coli.

Algunos tipos de bacterias son particularmente susceptibles a determinadas


clases de antibióticos. El tratamiento puede adecuarse de forma más precisa si
el médico sabe qué tipo de bacteria se debe combatir.

Por lo general, los antibióticos se reservan para combatir infecciones


bacterianas, debido a que estos tipos de medicamentos no tienen efecto sobre
las enfermedades provocadas por virus. No obstante, a veces es difícil
determinar qué tipo de germen hay que combatir. Por ejemplo, algunos tipos de
neumonía son causados por virus y otros son provocados por bacterias.
El abuso de antibióticos ha tenido como resultado muchos tipos de bacterias
que desarrollan resistencia a una o más variedades de antibióticos. Esto
dificulta mucho el tratamiento de las bacterias.

Antivirals

Drugs have been developed to treat some, but not all, viruses. Examples
include the viruses that cause:

 VIH/SIDA

 Herpes

 Hepatitis B

 Hepatitis C

 Influenza
Antifúngicos

Se pueden usar medicamentos antifúngicos tópicos para tratar las infecciones


cutáneas o de uñas causadas por hongos. Algunas infecciones fúngicas, como
las que afectan los pulmones o las membranas mucosas se pueden tratar con
un antifúngico oral. Las infecciones fúngicas más graves que afectan los
órganos internos, especialmente en personas con el sistema inmunitario
debilitado, pueden necesitar medicamentos antifúngicos intravenosos.

Antiparasitarios

Algunas enfermedades, incluida la malaria, son provocadas por parásitos


pequeños. Si bien hay medicamentos para tratar estas enfermedades, algunas
variedades de parásitos han desarrollado resistencia a los medicamentos.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estilo de vida y remedios caseros

Muchas enfermedades infecciosas, como los resfríos, se resuelven por sí


solas. Bebe abundante cantidad de líquidos y descansa mucho

Medicina alternativa
Supuestamente, existe una gran cantidad de productos que ayudan a evitar
enfermedades frecuentes, como resfrío o gripe. Si bien muchas de estas
sustancias parecían prometedoras en las primeras pruebas, los estudios de
seguimiento tuvieron resultados negativos o no concluyentes. Se necesitan
más investigaciones.

Algunas de las sustancias que se estudiaron para evitar o reducir la duración


de infecciones son las siguientes:

 Arándanos rojos

 Echinacea

 Ajo

 Ginseng

 Hidrastis

 Vitamina C

 Vitamina D

 Zinc

Consulta a un médico antes de probar productos que prometen mejorar tu


sistema inmunitario o ahuyentar resfríos y otras enfermedades. Algunos de
estos productos pueden causar reacciones alérgicas o interactuar de forma
adversa con otros medicamentos.

Preparación para la consulta

Probablemente primero consultarás a tu médico de cabecera. Según la


gravedad de la infección y los sistemas afectados por esta, el médico podría
derivarte a un especialista. Por ejemplo, un dermatólogo se especializa en
afecciones cutáneas, mientras que un neumonólogo se encarga de los
trastornos pulmonares.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

 Descripciones detalladas de tus síntomas


 Información sobre problemas de salud que hayas tenido

 Information about your parents' or siblings' medical problems

 Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomas

 Preguntas que deseas hacerle al médico

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo


con el médico. For infectious diseases, some basic questions to ask your doctor
include:

 ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?

 ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?

 ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?

 Is my condition likely temporary or long lasting?

 ¿Qué tratamiento me recomienda?

 Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas


de manera conjunta?

 ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaron?

 ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué
sitios web me recomiendas?
Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

 ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?

 ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o son constantes?

 ¿Qué tan graves son los síntomas?

 ¿Has estado recientemente en contacto con alguna persona enferma?

 ¿Has sufrido mordeduras o rasguños de algún animal o estado en


contacto con heces de animales?

 ¿Tienes alguna picadura de insectos?

 ¿Has comido carne poco cocida o vegetales sin lavar?

 ¿Has salido del país últimamente?


Las 10 enfermedades más frecuentes que la ciencia todavía no puede curar

1. Cáncer

Es una de las enfermedades más comunes y peligrosas de nuestros tiempos. Es


el crecimiento anormal de células malignas en el organismo. Se cree que 1 de
3 personas es susceptible de padecerla. De acuerdo con la Sociedad
Americana del Cáncer, 7,6 millones de personas murieron de cáncer en el
mundo durante 2007. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia
para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados
de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un
tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y
conduzca a una muerte digna.

A partir de la década de 1990 y con las técnicas terapéuticas disponibles, el


cáncer es curable en aproximadamente el 50% de los pacientes
diagnosticados.

2. Alzheimer

Enfermedad neurodegenerativa de causas desconocidas. Es una de las más


difíciles de tratar y afrontar. Provoca deterioro cognitivo, trastornos en la
conducta y pérdida de la memoria. El día internacional del Alzheimer se
celebra el 21 de septiembre, fecha elegida por la OMS y la Federación
internacional de Alzheimer, en la cual se celebran en diversos países actividades
para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad.
Hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia un riesgo
mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en concreto entre la
población mayor de 85 años. Para el año 2010 la Alzheimer’s Disease
International ha estimado una prevalencia de demencia del 4,7% a nivel
mundial para personas con 60 años o más, representando cifras al alza respecto
a varios estudios publicados con anterioridad (10% superiores a las estimadas
para The Lancet en 2005).

Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una


acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la
acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que
incide sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas).
3. SIDA

Fue la enfermedad del siglo XX. Causada por el virus de


inmunodeficiencia humana (VIH), es una enfermedad infecciosa de
consecuencias graves. Se han logrado grandes avances en la medicina pero aún
no se conoce la cura. Al menos sí que se ha conseguido que la enfermedad sea
crónica. Las probabilidades de una cura son ciertamente remotas, así que los
esfuerzos de la investigación actual se centran más en conseguir algún tipo de
vacuna que evite nuevos contagios.

4. Lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune. Es


impredecible y puede provocar artritis, anemia, erupciones cutáneas, etc.
Además, ataca órganos internos específicos como el riñón, los pulmones o hasta
el corazón.
El lupus se presenta más comúnmente en asiáticos y africanos y es 9 veces
más frecuente en las mujeres que en los hombres.Las primeras
manifestaciones de la enfermedad se observan frecuentemente entre los 15 y 44
años de edad. Aunque hasta el momento no hay una cura, los síntomas se tratan
principalmente con dosis bajas de corticosteroides, inmunosupresores y
antipalúdicos como la hidroxicloroquina.

5. Diabetes

Generada por un desorden metabólico por el cual la persona tiene


demasiada azúcar en la sangre y no produce suficiente insulina. Un
segundo tipo se da porque el organismo ofrece resistencia a la insulina
producida. La diabetes mellitus no es una patología única sino un síndrome, por
lo cual esta denominación incluye hoy en día a su vez, a varios tipos de
afecciones diferentes pero con una característica común: la hiperglucemia y sus
consecuencias.
Para el año 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran
diabéticas en el mundo y que llegarán a 370 millones en 2030. Este
padecimiento causa diversas complicaciones, dañando frecuentemente a ojos,
riñones, nervios y vasos sanguíneos.

El Día Mundial de la Diabetes se conmemora el 14 de noviembre.


La diabetes mellitus era ya conocida antes de la era cristiana. En el papiro de
Ebers descubierto en Egipto y que data al siglo XV a. C., ya se describen
síntomas que parecen corresponder a la diabetes. Fue Areteo de
Capadocia quien, en el siglo II de la era cristiana, le otorgó a esta afección el
nombre de diabetes, que significa en griego correr a través, refiriéndose al signo
más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando
que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él.

6. Ébola

Fiebre hemorrágica transmitida de los primates a los humanos que puede ser
mortal. Es originaria de África y tiene una tasa de mortalidad de entre 50
y 90% de los casos. En un lapso de una semana, una erupción,
frecuentemente hemorrágica, aparece en todo el cuerpo. Las hemorragias se
presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el
infectado sangre tanto por la boca como por el recto.
El virus está vivo en África. En el año 1976 murieron alrededor del 85% de los
infectados.

El virus del Ébola no tiene cura y ningún tratamiento específico. El


tratamiento que se utiliza en la actualidad es mantener la vida de la persona
mediante métodos de resucitación (respiración artificial, evitando el RCP pues
el virus es contagioso por la saliva) y controlar las hemorragias en la medida de
lo posible. En cuanto a una vacuna, se realizan investigaciones, pero éstas se
complican porque aún no se conocen todas las proteínas del virus y porque
hay sólo cuatro laboratorios equipados para trabajar con un virus
como éste.

7. Asma

Enfermedad crónica que puede avanzar en etapas graves. Se produce en los


pulmones e inflama las vías respiratorias. Si no se lleva un tratamiento
adecuado puede llegar a ser mortal. Aunque se conoce que el asma es una
condición causada por una inflamación crónica de las vías aereas, los
componentes precisos de esta inflamación están todavía por dilucidar y sus
causas son inciertas.
En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia
debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de
ésta, y en parte al aumento de la población mundial. Por ejemplo, la
Organización Mundial de la Salud reportó que un 8% de la población suiza
padecía de asma, comparado con solo 2% hace 25-30 años atrás.
8. Poliomielitis

Enfermedad viral que ataca al sistema nervioso y puede llegar a causar parálisis
total o parcial. Afecta principalmente a los niños de entre 5 y 10 años.
La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Jakob Heine en
1840.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona está libre de una
enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé ningún caso.
En 1994, la OMS consideró a la Región de América (36 países) libre de polio, en
el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo China). En
2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la


enfermedad sigue siendo endémica: Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. Si se
consigue será la tercera enfermedad infecciosa eliminada de la faz de la Tierra.
La primera fue la viruela, y la segunda la peste bovina.

9. Gripe

Es muy común y probablemente todos la sufrimos en algún momento. La causa


un virus que afecta a las vías respiratorias y que siempre está mutando, lo que
hace que solo lo controlemos por un determinado tiempo. Hay tratamientos
disponibles que se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al
cuerpo a desarrollar sus defensas.
La gripe alcanza sus picos de mayor prevalencia durante el invierno, y debido a
que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes
momentos existen, de hecho, dos temporadas de gripe cada año: de octubre a
abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur. No se
sabe la razón exacta de que la gripe aparezca en esas épocas, pero se
supone que la razón es que, debido al frío, la gente suele encerrarse en lugares
más cerrados y el contacto interpersonal se hace más estrecho.

10. Resfriado común

Es la enfermedad más común. Después del resfriado, el enfermo desarrolla


una inmunidad al virus. Sin embargo, debido al gran número de virus que
existen, podemos enfermarnos nuevamente. El resfriado común está causado
por numerosos virus (principalmente rinovirus, coronavirus y también
ciertos ecovirus y coxsackievirus) que infectan el sistema respiratorio superior.
En contra de la creencia popular, la vitamina C no reduce ni previene los
síntomas de la enfermedad.

El hábito de fumar extiende la duración de la enfermedad


aproximadamente tres días de promedio. El dormir menos de siete horas
diarias se ha asociado con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una
infección cuando tal sujeto está expuesto a un rinovirus, en comparación con los
que duermen más de ocho horas por noche.