You are on page 1of 3

Facultad de Teología “Redemptoris Mater”, 12 de agosto del 2018.

La espantosa practica de la ignorancia

Por Francisco Javier González Reyes

Con motivo de la visita de S.S. Francisco al Perú, corrieron ríos de tinta en diversas
redacciones periodísticas. Los artículos y las columnas de opinión eran casi todas en contra, ya que,
estar en contra de la Iglesia es muchas veces seguir la línea que expresa el sentido común del
colectivo social, pues la actual visión de la sociedad está ajustada para no ver nada que pueda
contradecir el duro hedonismo en la cual vive. Específicamente en el Diario La República, aparecieron
dos artículos, el de la periodista Maritza Espinoza y Rafael Roncagliolo, ex ministro de Relaciones
exteriores.

La opinión de ambos está vinculada en una posición poco objetiva, con el ánimo de
desprestigio, asimismo habría que preguntarnos también a que publico están dirigidos, pues entre
los lectores que se denominan asimismos ateos, generalmente no consumen ninguna especie de
critica o valoración religiosa, porque el tema les es indiferente. El publico objetivo es preciso: los
católicos y en consecuencia una lapidación gratuita contra quienes hacen uso de su derecho de
libertad de culto, como es bien mencionado por Maritza Espinoza en su publicación.

Estos dos artículos hacen un buen resumen de algunas querellas que siempre se le imputan
a la Iglesia Católica, donde sendos tribunales se levantan airados y cegados por la justicia, dictan
sentencias con una balanza equilibrada con datos que son históricamente incorrectos. Además de
presentar en vitrina publica casos aislados de reciente escándalo, como una verdad que implica una
dislexia moral en la conciencia de toda la Iglesia, en esto me refiero al caso del sodalicio.

Por su parte, Maritza Espinoza, ha condensado muy bien, todas aquellas ideas, por las cuales
siempre se decide atacar a la Iglesia católica, de todas, una de las más clásicas es esta, de que la fe se
opone a la ciencia, por lo cual siempre impera una especie de dictadura religiosa, en relación a la
ciencia y a la cultura, desde la forma podríamos decir que la redacción es dura, la expresión lasciva,
y la crítica poco elaborada pues recoge una síntesis poco profunda, pues revela y manifiesta la
ignorancia incoada de la sociedad, que esta misma periodista ha seleccionado y trata de sustentar
con medias verdades y aunque la columna de opinión implica libertad para expresar ideas, la posición
periodística carece de objetividad y ni que decir de una vergonzosa ignorancia en historia del Perú,
como cuando se menciona que Atahualpa olisqueo la biblia y la tiró a un costado. Cabe recordar que
el hecho sucedido puede ser consultado en cualquier manual de historia peruana de nivel primario,
y ahí se narra que Atahualpa acercó la Sagrada Escritura a su oído para poder escuchar aquello que
le había sido presentado como palabra de Dios y por una confusión a nivel semántico fue juzgado por
personas que no representaban a evangelizadores sino a la ambición de un grupo de conquistadores.

También se habla de una llamada extirpación de idolatrías, como un proceso donde se


encarceló chamanes, hay que recordar que el término “chaman”, es de reciente creación pues
proviene de la expresión inglesa Show-man, y que rápidamente es acuñado a los curanderos, los
cuales son identificados como personajes folclóricos.

En cuanto al proceso Galileo, no solo fue la Iglesia Católica quien manifestó una postura
contraria a la teoría heliocéntrica, pues el propio Martin Lutero fue uno de los acérrimos críticos,
además galileo hacía eco de esta teoría que pertenecía a un canónico llamado Nicolás Copérnico.
hábilmente este caso es mencionado, sin dejar en claro que tipo de sanción recibió Galileo, pues
mucha gente hasta hoy día sigue pensando que fue quemado en la hoguera o sometido a sendas
torturas.

En cuanto al otro articulo periodístico, Roncagliolo, menciona que el celibato sacerdotal, no


pertenece al cristianismo original, y que este se remonta al año 325, como si a partir de ese momento
quedara fijado como una norma legislativa, y encima al nombrar a San Pedro como hombre casado,
se da entender que el celibato no proviene del derecho divino. En honor a la verdad el único dato
histórico que habla sobre la continencia entre los hombres que se dedican al sacerdocio, se encuentra
en el concilio de Elvira, que la ley escrita suponía una praxis precedente, mientras que en el concilio
existe una controversia histórica, que por error se asume al concilio de Nicea. Sin embargo, en otro
concilio africano del año 390, se menciona con respecto a la continencia que era un mandato de los
apóstoles y que es conservado por la tradición de la Iglesia, por lo cual se entiende que era algo que
se ha vivido desde el nacimiento de la Iglesia, y que hombres célibes y casados eran escogidos para
las ordenes sagradas. Es recién a partir del concilio de Trento con la creación de los seminarios en
que poco a poco los hombres casados y elegidos para las ordenes van disminuyendo y van quedando
solamente los hombres célibes.

En general se puede decir mucho mas cosas, pero deja que pensar que desde cualquier
plataforma de información, o de mala información se pueden crear grandes historias, que por la
misma fuerza de la historia pueden derrumbarse, de todas formas no nos corresponde increpar
justicias o desarraigo social sino construir puentes, entre católicos y no católicos, entre ateos y los
que no lo son para acabar con toda la violencia, que como queda claro, a veces en el papel la
ignorancia puede ser mucho más violenta y destructiva.