You are on page 1of 4

Sistemas de referencia

Los mapas necesitan de un modelo matemático (sistema de proyección) que permita el paso de una
superficie tridimensional parecida a la esfera (la Tierra) a un medio plano como es el papel. Para poder
aplicar cualquiera de los modelos matemáticos que permiten tal paso (o sistemas de proyección) es
necesario reducir la complejidad de la superficie de la tierra a una superficie de aproximación que
sea modelizablematemáticamente. Sería imposible trabajar directamente con la superficie de la tierra, que
está plagada de accidentes geográficos como sierras, valles, acantilados, etc. en una sucesión de
complejidad infinita (UNAUS,2014).

Figura 1. Geoide y superficie topográfica.

Por ello es preciso encontrar una simplificación de la superficie de referencia de la tierra, para lo que a lo
largo de la historia se ha desarrollado el concepto de geoide. El geoide puede imaginarse como la superficie
que observaríamos si el mar estuviera en calma total y en ausencia de mareas, prolongada imaginariamente
por debajo de los continentes. Se trata de una superficie equipotencial, es decir, en la cual el potencial de
la gravedad es constante en toda su extensión y aunque no es real, sí puede medirse y definirse a partir de
mediciones empíricas.

En realidad el valor de la gravedad está muy lejos de ser constante, ya que en él intervienen muchos factores
(diferente densidad de los materiales, dinámica de fluidos en la astenosfera y núcleo del planeta, fuerza
centrífuga de la rotación terrestre...) Todo ello hace que la gravedad presente un patrón irregular, y por lo
tanto el geoide tampoco es una superficie regular.

Figura 2. Geoide WGS84


La otra superficie de referencia principal en cartografía es el elipsoide. Es una figura tridimensional que
simplifica la geometría del geoide, y que tiene su origen en una elipse con un semieje menor y un semieje
mayor. A partir del giro de la elipse sobre su eje menor se genera un elipsoide de revolución que ya es una
figura tridimensional.

El elipsoide tiene como parámetros principales la longitud de sus dos semiejes, y a partir de ellos se deducen
otros valores de su geometría muy utilizados en los problemas geodésicos: principalmente aplanamiento y
excentricidad.

Figura 3. Elipsoide y elipsoide de revolución

En resumen, en cartografía se consideran tres superficies: la superficie topográfica de la tierra, el geoide y


elelipsoide. Estas tres superficies no son coincidentes, y las diferencias entre ellas varían constantemente a

lo largo de toda la Tierra.

Figura 4. Geoide, elipsoide y superficie topográfica

A la distancia existente entre un punto del elipsoide y su punto homónimo sobre el geoide se le
llamaondulación del geoide, desviación geoidal, o altura geoidal.
Figura 5. Ondulación del geoide

El origen de las altitudes que vemos en nuestros mapas (curvas de nivel, puntos acotados, etc.) se establece
normalmente en un punto del geoide. A estas altitudes medidas a partir del geoide se las
denomina altitudesortométricas.

Por otro lado, existen las altitudes medidas a partir del elipsoide y que se vienen usando en los últimos años
y cada vez más porque son las que nos dan las mediciones GPS.

La diferencia -ondulación del geoide- puede llegar a variaciones de cientos de metros. La superficie de
cualquier elipsoide trata de ajustarse a la superficie del geoide en la medida de lo posible. Dado que existen
cientos de versiones de elipsoides, cada uno con sus parámetros de semieje mayor, semieje menor y resto
de parámetros derivados, el problema reside en cómo situar uno con respecto al otro.

Tabla 1. Parámetros de los principales elipsoides

Las altitudes en la
cartografía
De igual manera que existe un punto de origen para las coordenadas en horizontal, debe existir un punto
de origen para la coordenada Z o altitud. Como sabemos que existen tres superficies de referencia
fundamentales, la altitud o elevación de un punto sobre la superficie terrestre puede estar referida al geoide
o al elipsoide. Las altitudes que nos muestran los mapas suelen ser altitudes medidas con origen en la
superficie del geoide, denominadas altitudes ortométricas, mientras que, por ejemplo los datos registrados
mediante GPS suelen dar las altitudes sobre el elipsoide (altitudes elipsoidales).

Figura 6. Altura ortométrica y elipsoidal

La diferencia puede calcularse conociendo la ondulación del geoide En la transformación nos hacen falta
altitudes elipsoidales, que podemos calcular si conocemos la ondulación del geoide en ese punto (puede
hacerse online en http://earth-info.nga.mil/GandG/wgs84/gravitymod/egm96/intpt.html) o con una
calculadora geodésica.

Ondulación geoidal
La distancia del geoide por encima (positiva) o por debajo (negativa) del elipsoide
matemático de referencia. Con respecto al elipsoide definido del Sistema Geodésico
Mundial – 1984 (WGS-84), la diferencia entre la altura elipsoidal y la altura ortométrica en
el WGS-84 representa la ondulación geoidal en el WGS-84.