You are on page 1of 4

Ya en el Tractatus Wittgenstein refiere a la relación de signo, su significado y su uso.

Wittgenstein establece una diferencia entre símbolo y signo, especificando que “el signo es
la parte del símbolo perceptible por los sentidos” (3.32). Pero como es posible que un
mismo signo signifique dos símbolos distintos, se hace necesario reparar en el “uso
significante” (bedeutender Gebrauch) del signo, para reconocer en él el símbolo (3.326). En
este mismo sentido, Wittgenstein observa que “si un signo no es utilizado, no tiene
significado” (3.328), pero la contrapartida de ello es que “si todo funciona como si un signo
tuviese un significado, entonces tiene un significado”. (ibíd.) Ya aquí queda determinado el
significado de un signo a partir de su uso. Sin embargo, Wittgenstein entiende aquí dos
sentidos del uso (o más bien una diferencia entre uso y aplicación, Gebrauch y
Anwendung): en tanto determina su significado y en tanto determina una “forma lógica”:
“el signo determina una forma lógica sólo unido a su aplicación lógico-sintáctica” (3.327).
Estos dos usos no parecen cruzarse: “en sintaxis lógica el significado de un signo no debe
nunca desempeñar ningún papel” (3.33). Como señala Kenny, “falta la correlación entre
signos, con sus propiedades lógico-sintácticas, y la referencia de los signos”(143). Kenny
explica que tal correlación era para el Wittgenstein del Tractatus una cuestión psicológica y
no resultaba de interés filosófico. En efecto, Wittgenstein todavía estaba guiado por la idea
del lenguaje como una pintura de la realidad: si bien lo fundamental para esta posición es
también el uso de una proposición (su aplicación a y comparación con la realidad) los
pormenores de la correlación entre los elementos de la realidad y los de la proposición no
son interesantes. (Es interesante que ambos elementos, tanto el de la determinación del
significado del signo como el de su aplicación en una proposición queden determinados por
el uso; Saussure, en cambio, separaría lenguaje/habla para evitar esa confusión (el
significado del significante está determinado por una estructura paradigmática o campo
semántico que luego se aplica en los sintagmas del habla), cosa que posiblemente no se
aleje del todo a lo que Wittgenstein llamará juegos del lenguaje)

Posteriormente, Wittgenstein reconoció que (Kenny) “un nombre funciona como nombre
sólo en el contexto de un sistema de actividades lingüísticas y no lingüísticas; la
explicación en detalle de cómo tenía lugar esto no era algo que pudiera dejarse al
psicólogo; la descripción de juegos de lenguaje era una de las tareas fundamentales del
filósofo.” Esto es así porque la proposición deja de tener sentido como pintura de la

y lo adquiere en cambio en las circunstancias en que se expresa y en el juego del lenguaje al que pertenece. Más bien.realidad. 23)” Lo más interesante es que. El signo tiene un significado gracias a su uso dentro de una estructura proposicional particular. Wittgenstein ve en ambos términos una indicación de “parecidos de familia”[] Como señala Kenny. la destreza – que constituyera un elemento común en todos los juegos. el significado de un signo es precisamente su papel en ese juego”. “incluso el signo más simple –un nombre. en lugar de eso encontramos una complicada red de similitudes y relaciones que se solapan y entrecruzan” (lo cual es considerablemente similar a lo que Saussure denominaría “campo semántico”. pero además “poner de relieve la conexión entre el habla del lenguaje y las actividades no lingüísticas”. I. [las palabras] están de hecho siendo empleadas en el juego de lenguaje. No se puede dar una definición general de “juego del lenguaje”. porque no se puede dar una definición general ni de “lenguaje” ni de “juego”. de hecho. la competitividad. Cada juego del lenguaje pertenece a una actividad comunal y a una forma de vida : “La expresión «juego de lenguaje» debe poner de relieve aquí que hablar el lenguaje forma parte de una actividad o de una forma de vida. este . la conducta regulada. como señala Kenny. pero viceversa. y que si “juego” responde a un campo semántico la misma noción de juego de lenguaje es o abre un juego del lenguaje. El punto de la idea del juego de lenguaje es poner un mayor énfasis en el papel del habla y la influencia de ésta sobre el lenguaje (lo cual es muy Saussuriano). “Wittgenstein negaba que hubiera alguna característica –tal como el entendimiento. LA investigación de los juegos del lenguaje depende de una aproximación individual a cada uno de los juegos. De tal manera. puesto que es refractario a toda definición general). el uso de determinados signos en determinados contextos constituye el propio juego del lenguaje (Kenny): “al ser empleadas de estas formas con propósitos determinados. la dicotomía que parecía regir sobre el uso en el Tractatus (donde se diferenciaba entre el uso significativo y la aplicación lógico-sintáctica) parece difuminarse aquí. sólo se empieza a entender lo que un juego de lenguaje es a medida que se juega el juego del lenguaje de que es parte. fuera del cual no tendría sentido. (IF. por ejemplo– es un nombre sólo en un juego de lenguaje. de hecho es interesante pensar la similitud entre “campo semántico” y “juego de lenguaje”.

Sería posible reconocer que alguien lo hace aun sin entender su lenguaje”.” (Pareciera haber una total auto-referencialidad de cada juego del lenguaje. y constituye el principal error del metafísico (aunque el metafísico también puede usar una palabra fuera de todo juego). no es necesario que haya una utilidad extrínseca al propio juego. — O es una herramienta del juego mismo. Se aprende el juego observando cómo juegan otros.— O: Una regla no encuentra aplicación ni en la instrucción ni en el juego mismo. También se desprende que la relación entre el juego y su afuera es compleja. Kenny señala que si bien siempre hay un uso dentro de un juego del lenguaje. puesto que allí queda determinada una de las principales similitudes entre el lenguaje y el juego. . Se le comunica al aprendiz y se le da su aplicación. porque hay muchos pensamientos que ni siquiera pueden ser pensados sin lenguaje. Para Wittgenstein. primitiva y uniforme a actuar según reglas. Pero precisamente porque se trata de una reacción primitiva. (Kenny) “no podemos considerar el lenguaje en su conjunto como un medio para algún fin extralingüístico: ‘la comunicación de los pensamientos’ no puede ser ese fin. I. ese traslado es. más parece un ir y venir.) Es interesante reparar en el aspecto de las reglas del lenguaje. ilegítimo. la misma aparición de los significados es el juego que determina los significados) (todo lo cual es muy parecido a la distinción lenguaje/habla en Saussure). a otro juego del lenguaje. con el significado que su juego del lenguaje le provee. — ¿Pero cómo distingue el espectador en este caso entre un error de los jugadores y un desarrollo correcto del juego? — Hay para ello marcas características en la conducta del jugador. sin embargo. (IF. (no es que está el juego como un todo y los significados van surgiendo dentro. De hecho. el espectador contaría aquí con una reacción natural. 54) Según Wittgenstein. Piensa en la conducta característica de corregir un lapsus linguae. De todo ello se desprende que es posible trasladar una palabra. Pero decimos que se juega según tales y cuales reglas porque un espectador puede extraer estas reglas de la práctica del juego — como una ley natural que sigue el desarrollo del juego.empleo es parte de lo que va a componer el juego”. “La regla puede ser un recurso de la instrucción en el juego. pareciera que no es necesario que sepamos que estamos actuando según reglas. ni es establecida en un catálogo de reglas.

(Hay aquí fuertes implicaciones políticas. ¿Cómo podría yo decir. a una conversación mirada por un tercero. sin que nosotros pudiéramos hacer lo mismo si se nos lo pidiera. visual behavior] . La obediencia a la regla depende puramente de un comportamiento visible y por lo tanto público: “'Seguir la regla' es una práctica. lo que parece siempre darles un aspecto relacionado más al comportamiento visual. observado. pues. por ejemplo. Y creer seguir la regla no es seguir la regla.puesto que el espectador podría determinar una serie de reglas. y confeccionar un diagrama con ellas. Y por tanto no se puede seguir 'privadamente' la regla.” (173) (Berkeley?) Todas estas operaciones de seguimiento de reglas están presentes en cada juego de lenguaje. es decir. que sentí lo que se establece de esa manera mediante experimentos?. Observer. De hecho los mismos comportamientos parecerían ser signos (visibles. 202)”. Tal causalidad es determinada desde un punto de vista puramente externo. (IF. que a algo auditivo.” (IF 169) Ni siquiera puede decirse que haya un estado mental que corresponda al ser guiado (por una regla o por lo que fuera). puesto que las experiencias de ser guiado son demasiado distintas entre sí como para poder determinar algo común a todas ellas: “«¡Pero ser guiado es seguramente una vivencia particular!» — La respuesta a esto es: Piensas ahora en una vivencia particular de ser guiado. La obediencia a la regla no depende de una “sensación” de causalidad entre la regla y mi comportamiento. como decía en el Tractatus) [Rules. especialmente si consideramos la obediencia a signos como carteles etc). la coincidencia regular de procesos. desde el punto de vista del espectador: “¿Pero por qué dices que sentimos una causación? La causación es seguramente lo que establecemos mediante experimentos. observando.