You are on page 1of 29

Basic Mud Logging Manual Version 1.0.

0
May 1, 2001 PRINTED IN SINGAPORE 2001 INTERNATIONAL LOGGING, INC.

Tipos de gas en el registro de lodo

Se encuentran dos tipos de gas en el registro de lodo.

Estos son gases continuos y discontinuos. Los gases continuos se ingresan como una curva
suave, por ejemplo, gas de fondo y muestra de gas.

Los gases discontinuos se ingresan como una curva suave o en forma de histograma, o con
una designación alfanumérica, por ejemplo, gases de cromatografía y de cortes, y gases de
conexión y de disparo.

Los siguientes son los tipos de gases continuos:

• Gas cero del sistema: el valor del gas que ve un detector de gas cuando circula un pozo
limpio y equilibrado con el tubo de perforación girando y el extremo inferior. Esto debe
diferenciarse del True zero gas, que es el valor visto por el THA cuando pasa aire puro a
través de su detector, para fines de calibración.

• Gas de fondo: es el valor "leer el gas cero del sistema anterior", cuando se perfora a
través de una litología constante. Puede variar con la perforación, el lodo o las
condiciones de la superficie sin ningún cambio en la litología o hidrocarburos de
formación. Este valor se traza en el registro.

• Exposición de gas: es cualquier desviación significativa en el gas, cantidad o


composición, desde el fondo establecido.

Estos términos definidos, "gas continuo" se pueden expresar como "el gas liberado en la
corriente de lodo mientras se lleva a cabo la perforación, sin interrupción en el sistema
circulante".

Gas discontinuo

Los gases discontinuos se producen cuando se detiene la perforación, las bombas se


detienen, el orificio se fresa y se utiliza para describir los gases que se muestrean en lotes
o se leen a intervalos específicos.
Los gases que se leen a profundidades o intervalos de tiempo específicos son cortes de gas
y gas de cromatografía. Se trazan en el registro de lodo como una curva u ocasionalmente
un histograma.
El gas de disparo (TG), el gas de disparo corto (STG), el gas de conexión (CG), el gas de
levantamiento (SVG), el gas de bombeo (POG), etc., se producen cuando se detiene la
perforación, las bombas se detienen o el orificio escariado Se ingresan como texto
alfanumérico a la profundidad correcta.
WELL SITE GEOLOGY

Copy april1996, Baker Hughes INTEQ

Chapter 3

Evaluation of Hydrocarbon Shows

Oil Shows

Gas Shows

Summary

TRUE ZERO GAS:

El valor registrado por los detectores de gas cuando se pasa aire puro sobre el bloque de
detección (generalmente durante la calibración). Para garantizar un marga cero estable,
los detectores deben ponerse a cero antes de desviar, en puntos de entubación, puntos
de registro, etc.

BACKGROUND ZERO GAS:

La registrada por los detectores de gas cuando circula, desde abajo, en un agujero limpio y
equilibrado. Cualquier gas monitoreado será de contaminantes en el lodo o de reciclaje de
gas. Este valor es la referencia a partir de la cual se hace referencia a todas las lecturas de
gas para el registro de registro y registro de lodo, pero no se traza en los registros. Este
valor cambiará con respecto a los cambios en el sistema de lodo (adición de diesel) y el
tamaño del orificio, y debe establecerse periódicamente.

BACKGROUND GAS:

Este es el gas registrado durante la perforación a través de una litología constante. Sin
embargo, permanecerá constante, sin embargo, en formaciones sobrepresurizadas este
valor puede mostrar una variación considerable. Esta es la línea de base del gas que se
traza en el registro de registro y registro de lodo.

GAS SHOW:

Este es un gas que lee que varía en magnitud o composición desde el fondo establecido.
Es una respuesta observada en el detector de gas y requiere interpretación en cuanto a la
causa. No todos los picos de gas provienen de la formación perforada, algunos pueden
ocurrir como picos posteriores a la perforación.

GAS DE CONEXIÓN:

Los picos de gas se producen mediante una combinación de perforación casi equilibrada /
equilibrada y la eliminación del EDC al detener las bombas para hacer una conexión. A
menudo son un indicador temprano de la perforación de formaciones sobrepresionadas.
Estos deben tenerse en cuenta, pero no se incluyen como parte de una curva de gas total.

GAS DE VIAJE:

Los picos de gas registrados después de la circulación se han detenido durante un tiempo
considerable, ya sea un viaje de un bit o un disparo de limpiaparabrisas. Al igual que con
los gases de conexión, los gases de disparo sustanciales pueden indicar un equilibrio
cercano entre la presión hidrostática del lodo y la presión de formación, se deben registrar
pero no se incluyen como parte de una curva de gas total.

Evaluación e interpretación de
hidrocarburos
Elaborado por el departamento de capacitación de DATALOG

David P. Hawker
1997 Datalog

Clasificación de las fuentes de gas


Con el gas estando bajo continuo monitoreo y registro a medida que avanza la perforación del
pozo, el técnico de registros debe estar en la posibilidad de tomar decisiones fundamentadas en
cuanto al origen del gas registrado con el fin de realizar interpretaciones precisas sobre la
formación y el yacimiento.

El gas puede “originarse” desde la formación a través de una serie de mecanismos distintos. El
técnico de registros debe conocer dichos mecanismos y poder distinguir entre, por ejemplo, el gas
que puede atribuírsele directamente a la formación, el gas que puede atribuírsele indirectamente
a la formación o que está bajo la influencia adicional de las operaciones de perforación; y el gas
que se origina a raíz de fuentes artificiales.
Como ayuda en este procedimiento, R. Mercer en 1974(5) determinó cuatro clasificaciones de gas,
modelo que ha sido adoptado ampliamente como la clasificación aceptada en toda la industria.

Las cuatro categorías de gas son las siguientes:

1. Gas liberado

2. Gas producido

3. Gas reciclado

4. Gas de contaminación

Gas liberado

Este es el término con el que se conoce al gas atribuible directamente al volumen de gas
contenido originalmente dentro del volumen fracturado y cilíndrico de la roca que se produce con
el proceso de perforación.

Se define como el gas que es mecánicamente liberado en el fluido de perforación por la acción de
la mecha a medida que ésta penetra la formación.

El gas se libera mecánica e instantáneamente cuando la roca es fracturada y astillada por la mecha
de perforación, creando los ripios perforados y exponiendo, en el proceso, una pared con una
superficie mayor y un espacio vacío (mecanismo A).

El gas que no se libera durante este proceso


inicial de perforación, sino que queda
retenido en los ripios, se irá liberando
paulatinamente hacia el fluido de
perforación a medida que los ripios suben
por el espacio anular y que la presión
hidrostática en sentido opuesto disminuye
por el peso de la columna de lodo
(mecanismo B). Para que ocurra esta
liberación “secundaria” del gas, la formación
debe presentar cierto grado de
permeabilidad con el fin de que el gas salga
de los ripios.

Estos mecanismos de liberación de gas se


ilustran en la figura 5.1.

La suma del gas liberado gracias a ambos


mecanismos constituirá una equilibrada
representación del volumen total de gas
libre presente en el volumen dado de la
formación y reflejará, con bastante A
aproximación, la composición de los fluidos
que se hallan presentes en la roca al
momento de la perforación.

Figura 5.1 Mecanismos de liberación de gas

Sin embargo, es menester recordar los siguientes puntos:


 Parte del gas puede quedar retenido dentro de los ripios, bien sea atrapado como
gas libre dentro de los espacios de poro de los ripios o bien sea como solución
dentro del fluido del poro. Esta parte del gas no será detectada por un análisis de
gas en el fluido de perforación, pero puede determinarse con el análisis de gas de
ripios (ver sección 6.1.2).

 Parte del gas, en especial los hidrocarburos livianos, se perderá hacia la atmósfera
cuando el lodo de regreso pase por el sistema superficial, es decir, el niple de
campana, la línea de flujo.

Por lo tanto, normalmente, la cantidad de gas registrada en la superficie no se


corresponde con el volumen de gas total que se halla presente en la formación.

Tal y como se ilustrará muchas veces en el presente manual, la cantidad total registrada tendrá
menos importancia que los cambios relativos en la cantidad y composición. En consecuencia, el
análisis de tendencia es crucial cuando se analiza gas de hidrocarburo.

El gas liberado por el mecanismo ‘A’ no brinda ninguna información sobre la permeabilidad o la
movilidad del fluido, pero sí proporciona información con respecto a la porosidad y/o la saturación
de gas de la formación. En otras palabras, un aumento en la porosidad, sin variación en la
saturación del gas, conduciría a un aumento en el gas registrado debido a un mayor volumen total
de fluido de formación. De igual modo, sin aumento en la porosidad, pero con aumento en la
saturación de gas, se apreciaría un incremento en el gas ya que el volumen total de gas ha
aumentado en proporción al mismo volumen total de fluido de formación. Esto se ilustra en la
figura 6.2.

El mecanismo B en cambio sí nos ilustra en cuanto a las características de la formación y del fluido.
Una explicación sencilla sería que a mayor cantidad de gas retenido por los ripios (según lo
determine el análisis de gas de ripios) más dura es la formación.
Sin embargo, este indicador de permeabilidad tiene que considerarse conjuntamente con otros
parámetros, tales como:

 Tipo de fluido de formación y viscosidad


 Composición de hidrocarburo y solubilidad mutua
 Tamaño de la garganta de poro
 Densidad de lodo

Todos estos factores desempeñan un papel en la determinación de la movilidad total del fluido y la
facilidad con la que puede liberarse el gas de los ripios hacia el fluido de perforación. Esto se
presenta con mayor detalle en la sección 6.1.2.

Tal y como se verá en las secciones 6 y 7, uno de los fines primordiales que persigue la evaluación
de gas superficial es el reconocimiento de las variaciones en la cantidad de gas liberado que puede
indicar una variación en la porosidad, saturación de gas o tipo de fluido en una formación (figura
5.2).

Sin embargo, hay muchos otros factores distintos a las variaciones en la formación que pueden
incidir sobre la cantidad y composición de gas detectado en la superficie, los cuales se tratarán en
profundidad en la sección 6.

Gas cromatográfico %

0.001 0.01 0.1 1.0 10.0


Profundidad
de seguridad

Figura 5.2 Gas liberado como se aprecia en un perfil de tiempo real

1896
5.3 Gas producido

Este término se refiere al gas que llega al fluido de perforación, proveniente de una zona o
formación dada, cuando la presión de la formación es mayor que la presión hidrostática creada
por el fluido de perforación en el hoyo.

Este diferencial de presión puede ocurrir en el fondo del hoyo a medida que se perfora o puede
existir en cualquier momento en cualesquiera formaciones abiertas o expuestas dentro del pozo.

Siempre que exista cierto grado de permeabilidad en la formación, el fluido irá de las zonas de alta
presión hacia las de baja presión.

En la perforación ‘convencional’, el peso del lodo se selecciona de tal modo que produzca una
presión hidrostática ligeramente superior a la presión de la formación. Esto se conoce como
sobrebalance y evita que los fluidos de la formación fluyan libremente hacia el pozo.

Si, no obstante, la presión de la formación es mayor que la presión hidrostática, se produce una
condición de bajo balance y los fluidos de la formación pueden fluir libremente hacia el hoyo. Este
estado de bajo balance puede ser permanente o temporal a consecuencia de las siguientes
circunstancias:

5.3.1 Condiciones de bajo balance ‘permanente’


 Un fluido de perforación o una densidad de lodo seleccionados intencionalmente para
producir un bajo balance. La perforación bajo balance permitirá que los fluidos de
formación fluyan y, en efecto, pueden proporcionar una prueba de producción continua a
medida que se perfora el hoyo. La perforación bajo balance también trae como
consecuencia velocidades de perforación máximas, mínimo daño al yacimiento y una
reducción al mínimo de la pérdida de circulación y de pega diferencial.

 Selección de peso de lodo insuficiente

 Aumento de la presión de formación que excede un peso de lodo que actualmente está
equilibrado.

 Una reducción en la presión hidrostática en caso de que el lodo se corte con gas. Este gas
puede originarse de una condición ya subbalanceada; de velocidades de penetración
excesivas a través de formaciones que contienen gas; de fracturas o hasta de equipos de
superficie ineficientes.
5.3.2 Condiciones de bajo balance temporal

 Reducción en la presión hidrostática cuando


se detiene la circulación. Cuando se está
perforando y circulando, la presión en el
espacio anular aumenta a consecuencia de las
pérdidas de presión anular debido a la fricción
del fluido en movimiento (presión de
circulación que se debe a la densidad de
circulación equivalente). Cuando se detiene la
circulación, la presión en el espacio anular
regresa a la presión hidrostática que resulta
del peso estático del lodo. Esta reducción,
especialmente cuando se perforan zonas de
transición con creciente presión de
formación, puede ser suficiente para producir
un subbalance.

 Reducción en la presión hidrostática por


suabeo. Cuando se eleva la sarta de
perforación, el lodo, en razón de su
viscosidad y esfuerzo de gel, será arrastrado
junto con la tubería. Esto ocasiona pérdidas
de presión de fricción que, a su vez, provocan
una reducción en la presión hidrostática. Una
vez más, esto podría bastar para crear un
subbalance temporal que hará que los fluidos
de formación fluyan hacia el hoyo (figuras 5.3
y 5.4).
Figura 5.4 Subbalance por suabeo

5.3.3 Gas producido desde formaciones impermeables


Las condiciones de subbalance que se ilustraron anteriormente claramente conducirán a la
afluencia de fluido de formación, dado que la formación es permeable, trayendo como resultado
el gas producido en caso de que la formación sea gaseosa.

El gas producido también puede originarse a partir de formaciones impermeables en caso de que
en el hoyo exista una condición de subbalance por alguna de las situaciones descritas
anteriormente. En este caso, sin embargo, el gas no puede fluir con libertad hacia el hoyo, sino
que se le atribuye al socavamiento o derrumbe de la formación dentro del hoyo.
Figura 5.4 Ilustración de registro de tiempo real de un pico característico de gas producido a
raíz de una condición temporal de subbalance (en este caso, la reducción de la presión
hidrostática durante una conexión).

Tal y como se describió anteriormente, los fluidos siempre tratarán de fluir en la dirección de un
menor gradiente de presión. Pueden producirse derrumbes donde no pueda liberarse mayor
presión de formación de las litologías impermeables, normalmente lutitas y arcillas. Como el fluido
no puede escapar, la presión del fluido puede hacer que la formación falle o se fracture trayendo
como consecuencia que los fragmentos se derrumben o colapsen hacia el hoyo (figura 5.5). El gas
producido será liberado a medida que la formación “se rompa”, exponiendo volumen de poro (en
forma muy parecida a la del gas que se libera a medida que la perforación rompe la formación). A
medida que los ‘ripios derrumbados’ suben por el espacio anular, es posible que fluya más gas
hacia el lodo de perforación porque los derrumbes se siguen fracturando. Esto se debe al cambio
en la presión diferencial: los derrumbes retienen la presión más alta de la profundidad de origen,
pero a medida que ascienden, la presión hidrostática se reduce. Esta menor ‘resistencia’ hará que
se sigan produciendo fracturas y que más gas se libere.
Impermeable

Permeable FP > Phyd


Figura 5.5 Mecanismos de gas producido a partir de formaciones permeables e

impermeables

Los mecanismos de gas producido y vestigios específicos como gas de conexión y de viaje se
presentarán en toda su extensión en las secciones comprendidas entre la sección 7.5 y la 7.7.

5.3.4 Mecanismos similares

Por definición, el gas producido se origina en formaciones que tienen una presión mayor que la
presión hidrostática, bien sea debido a una presión de formación anormalmente alta, peso de lodo
insuficiente o reducciones temporales que sufre la presión hidrostática.

Sin embargo, situaciones similares en un hoyo balanceado o sobrebalanceado también pueden


hacer que el gas entre en el hoyo. Aunque no es gas producido en sentido estricto, este gas no se
origina del volumen de roca liberada por medio de la perforación y, por lo tanto, no puede
considerarse como una representación del volumen total de gas presente en la formación.

Normalmente, las fuentes que se describirán no producen cambios significativos en los niveles de
gas registrado o picos o vestigios notorios, como ocurre con los ‘auténticos’ mecanismos de gas
producido. De hecho, pueden ser muy difíciles de reconocer o de diferenciar de los niveles
normales.

1. Derrumbes de formación que hacen que los ripios aumenten (y, por ende, el gas si la
formación contuviera gas) en el hoyo a consecuencia de efectos mecánicos tales como
debilidades estructurales o de esfuerzo; buzamiento de la formación en relación con el
hoyo; formaciones débiles y no consolidadas. En este punto, al igual que con las
formaciones impermeables subbalanceadas, el gas será liberado hacia el fluido de
perforación a medida que la formación se rompa y caiga hacia el hoyo. Además, la
formación puede ser permeable, permitiendo una liberación normal de gas contenido en
los ripios a medida que éstos asciendan por el espacio anular.

2. Otro mecanismo que puede ocurrir es el efecto venturi en las zonas permeables. A
medida que el fluido de perforación en circulación pasa por las gargantas de los poros
abiertos de la formación, se crea una presión diferencial (parecida a la que se crea cuando
se sopla un tubo abierto y se produce un silbido por la caída de presión). Esta caída de
presión en la pared del hoyo hará que el gas fluya desde la formación. A mayor velocidad
de fluido, mayor caída en la presión.
5.4 Gas reciclado

Se define como el gas que no fue liberado ni retirado del fluido de perforación mientras se
encontraba en la superficie y por ende, fue rebombeado hacia el hoyo donde se recircula y
aparece una o más veces en la superficie.

Cuando no se retira el gas del fluido de perforación se pueden generar los efectos
adversos que se presentan a continuación, por lo que la separación del gas es
una función primordial del sistema de circulación que se encuentra en la
superficie.

 Operación ineficiente de las bombas que ocasiona presiones de circulación


erráticas.

 Reducción en la hidrostática del lodo que puede originar una condición de


subbalance y la posibilidad de afluencias de fluido.

 Comportamiento hidráulico diferente del lodo trayendo como consecuencia


variaciones en la reología del lodo, particularmente en la densidad y viscosidad.

 Posible falsa interpretación de los vestigios de gas.

Hay muchas condiciones y factores que pueden influir sobre el potencial de reciclaje de gas:

 La eficiencia de los equipos de desgasificación que se hallan en la superficie.

 El volumen de gas arrastrado que debe ser separado del lodo.


 Tipo, peso, y características de viscosidad y solubilidad del lodo; todos influyen en
que el gas pueda extraerse o no del lodo con facilidad.

 Composición del gas (hidrocarburos livianos a pesados) y solubilidad mutua con el


fluido de perforación, lo cual determina la facilidad con la que el lodo arrastra el
gas.

 La temperatura del lodo que permite la volatilidad y solubilidad de los gases,


junto con la viscosidad y capacidad de solubilidad del lodo.

 Las dimensiones volumétricas del sistema superficial que determina el tiempo


que el lodo permanece en la superficie antes de ser devuelto al hoyo.
Obviamente, mientras más tiempo pase el lodo en la superficie, mayor cantidad
de gas puede escapar.

 El grado de agitación, que facilita el escape del gas en la superficie,


proporcionado por la longitud e inclinación de la línea de flujo, las agitadoras de
lodo, el mezclado y la agitación en los tanques de lodo, etc.

Los lodos con base agua son más proclives al reciclaje de gas. Aunque los sistemas con base aceite
pueden contener una mayor capacidad de gas de hidrocarburo en solución que los fluidos con
base agua, normalmente tienen mucha menor viscosidad y esfuerzo de gel por lo que tienen una
menor capacidad de retención.

Los cambios en la química del lodo, o en la temperatura del lodo y ambiente pueden hacer que se
libere gas que anteriormente se había retenido en solución. Este mecanismo en particular no es
común y es poco probable que conduzca a vestigios anómalos. El efecto será un cambio menor y
gradual en el nivel de gas de fondo.

Normalmente, es fácil identificar los vestigios de gas reciclado y saber que no provienen de las
formaciones que se están perforando en el momento, comparando los cambios de parámetros de
perforación y de litología.
El vestigio de gas reciclado será detectado en la superficie un tiempo de circulación completo
(tiempo de circulación de superficie + parada + tiempo de retardo) después del vestigio inicial del
gas. Por lo tanto, puede utilizarse como una forma de determinar el tiempo total de circulación y
con ello el tiempo que se tarda el lodo en pasar por el sistema de tanque de lodo activo y por las
tuberías. La composición y duración del vestigio reciclado serán diferentes debido a los siguientes
factores:

1. El vestigio reciclado normalmente tardará más porque el volumen original de lodo


cortado por gas se mezclará con un volumen de lodo mayor en la superficie y será
sometido a agitación y turbulencia cuando sea rebombeado hacia la tubería de
perforación. Esto hace que se produzca una difusión del gas y una significativa
prolongación del vestigio (figura 5.6).

2. Inicialmente, la composición del gas reciclado puede mostrar una proporción


aumentada de hidrocarburos más pesados ya que los hidrocarburos más livianos son
más fáciles de extraer en la superficie y los hidrocarburos más pesados son más
susceptibles de ser retenidos y reciclados (figura 5.6).

3. Cuando el lodo cortado por gas está regresando por el espacio anular, la reducción
efectiva de la densidad del fluido de perforación y la hidrostática resultante pueden
llegar a facilitar la difusión a partir de las formaciones que contienen gas. Dado que
los hidrocarburos livianos se difunden con mayor facilidad, la difusión puede llevar a
una proporción mayor de gases más livianos.

% Gas total % Gas Cromatográfico


0.01 0.1 1.0 10
0.1 1.0 10 100

C2 C1
C3

C4
Circulación

completa

Pico de
gas Hidrocarburos
proporcionalment
reciclado e más pesados
extendido

Figura 5.6 Características de un pico de gas reciclado

Se concluirá que un vestigio de gas es gas reciclado si no puede atribuírsele a alguna de las
siguientes situaciones:
 Un cambio en la litología.

 Una variación en la porosidad como lo indica el análisis de velocidad de penetración y/o de


ripios.

 Un aumento en la velocidad de penetración.

…y si la aparición del pico corresponde a un tiempo de circulación posterior a un pico registrado


con anterioridad, ya sea un vestigio de gas de formación, un pico de gas producido, una prueba de
retardo de carburo, etc.

En realidad, los picos de gas reciclado no son particularmente comunes porque todo el sistema de
superficie actúa, al igual que los equipos específicos, como un desgasificador muy efectivo. Los
vestigios más comunes provendrán de abundantes gases de viaje y de afluencias cuando todo el
volumen de gas no pueda ser separado en un ‘solo paso’ por el sistema. Pero incluso en estos
casos, la magnitud del pico reciclado será una fracción del tamaño del pico original. El gas de viaje
reciclado se ilustra en la figura 5.7.
PICO DE GAS DE VIAJE PICO RECICLADO
C3 C2 C1

A
C2 C1
Bh

10min Bh

Figura 5.7 Pico de gas de viaje


reciclado. Nótese la diferencia de escala
Los picos de gas ilustrados en la figura 5.7 muestran ciertas observaciones características que se
detallarán más adelante en el presente manual.

Adviértase que a medida que el gas de viaje se aproxima a la superficie (hasta el punto A), todos
los gases de hidrocarburos, de C1 a C3, están aumentando a la misma tasa. Este gas proviene en
buena medida de los ripios de perforación que no fueron circulados a la superficie antes del viaje
(equiparándose al gas liberado) y presenta un aumento constante a medida que aumenta la
temperatura del lodo. El aumento en la temperatura del lodo lleva a un descenso de la viscosidad
y a un aumento en la volatilidad del gas. Por lo tanto, normalmente se observa un aumento
gradual del gas al comenzar nuevas corridas de mecha en tanto se estabiliza el sistema de lodo.

Ahora, procedamos a considerar el pico real de gas de viaje debido, primordialmente, a los
mecanismos ya descritos anteriormente, es decir, movimientos de fluido por afluencia y difusión
(consultar también sección 7.7). Cuando ocurre dicho movimiento de fluido, los hidrocarburos más
livianos, molecularmente más pequeños, se mueven con mayor facilidad. Esto trae consigo un
aumento preferencial en gases livianos que es característico en los picos de gas producido. Esto
puede apreciarse con claridad en las curvas cromatográficas de gas, pero también es ilustrado por
la alta relación de equilibrio (Bh, ver sección 8.4.2) que aumenta con una mayor proporción de C1
y C2.

Si observamos el pico de gas reciclado, las dos características ya descritas son que el pico tiene una
mayor duración y, normalmente, puede experimentar un aumento en la proporción de gas
pesado.
Aunque en este ejemplo los gases pesados son pequeños y fuera de escala, el hecho de que han
aumentado en forma proporcional, en comparación con los hidrocarburos livianos, se demuestra
por una relación de equilibrio mucho más baja.
5.5 Gas de contaminación

Con este término se define cualquier gas que haya sido introducido en forma artificial al fluido de
perforación proveniente de cualquier fuente distinta a las formaciones perforadas.

Hay muchos contaminantes externos que pueden provocar lecturas o vestigios anómalos de gas:

 A consecuencia de la degradación o reacción térmica de aditivos del lodo.

 Adición de productos petroleros al fluido de perforación.

 A consecuencia de pruebas de retardo, por ejemplo, el uso de carburo de calcio para producir
acetileno en los lodos de base agua. También se utiliza comúnmente gasolina normal (figura
5.8).

 Producción de hidrógeno cuando se perfora a través de cemento.

 La contaminación de los transportadores o de los tanques de lodo que anteriormente han


contenido crudo.

 El lodo de base aceite reutilizado que puede haber retenido fluidos de hidrocarburo de pozos
perforados con anterioridad.

Los lodos de base aceite se producen normalmente a partir de productos refinados con una
composición de hidrocarburo no natural y que, aun cuando es detectada por análisis
cromatográficos, se identifica con facilidad y puede utilizarse como referencia o control, pudiendo
deducirse razonablemente que cualquier desviación de dicha referencia o control es el resultado
de gas de formación liberado o de vestigio de gas.
Si se utiliza aceite para perforar en la misma región en la que fue producido, entonces la
composición puede ser muy similar, sin embargo, es posible diferenciar con claridad la ondícula
cromatográfica de fondo generada por el aceite de perforación y utilizarla como referencia. El
problema en este caso es que, al tener el aceite una mayor capacidad de solubilidad, los gases de
formación pueden ser retenidos en el lodo produciendo variaciones continuas del contenido de
gas en el lodo.

La adición de aceite nuevo puede ser malinterpretado como un vestigio de gas por parte del
técnico de registros de lodo si éste no está enterado de que se ha realizado una adición. En este
sentido, la comunicación entre el ingeniero de lodos, el encuellador y el técnico de registros es de
importancia capital.

A menudo se utiliza diesel como la fase de aceite en los sistemas de lodo invertidos y,
normalmente, no representa un problema para los análisis cromatográficos ya que los
hidrocarburos livianos no están presentes en forma natural.
Figura 5.8 Prueba de retardo de gasolina donde se muestra la respuesta característica de gas
de C3 a C5

Los hidrocarburos más pesados (por lo general C4 y C5) pueden ser detectables, pero, tal y como
se describió anteriormente, la ondícula se aprecia fácilmente en caso de ser detectados.
Normalmente, sólo se detectarán, si acaso, trazas provenientes de diesel nuevo.

Un fenómeno que ha logrado reconocerse aunque aún no se comprende a cabalidad es el


entrampado y acumulación de microgotas en los secadores y en los filtros. Normalmente, esto no
interfiere con el análisis de gas, pero, bien sea por un punto de saturación o por la temperatura
más cálida en la unidad de perfilaje, después de un cierto período de tiempo estas gotas pasan a
una fase gaseosa produciendo un lento aumento en los niveles de C4 y C5. La contaminación se
remedia con facilidad con el reemplazo de los filtros, pero es un proceso que el personal de
perfilaje de lodos debe conocer.
Los problemas de contaminación no implican tanto errores de interpretación como efectos
adversos sobre la evaluación.

Al ser mutuamente solubles, el diesel y el aceite pueden retener hidrocarburos en solución, así
que si se reutilizan lodos sin el debido reacondicionamiento, gases provenientes de otros pozos y
formaciones se sumarán al lodo que se está utilizando en el pozo actual.

La deposición de aceites en el sistema de lodo para efectos de lubricación, por


ejemplo, no sólo puede introducir nuevos hidrocarburos al sistema sino ocasionar
variaciones en la solubilidad del lodo. El cambio en el contenido de gas del lodo
complica la evaluación y, si se utiliza crudo nativo de la misma área, las
variaciones en el nivel de gas de la formación pueden ser de difícil detección
porque el lodo ya contiene esa composición.