You are on page 1of 15

Autor y fecha

Autor. La mayoría de los eruditos bíblicos conservadores reconocen a Moisés


como el autor de Levítico. Más de cincuenta veces afirma que contiene las
palabras y las revelaciones directas de Dios a Moisés para Israel, quién
posteriormente las consignó por escrito. Jesús y Pablo se refieren a pasajes de
este libro y los atribuyen a Moisés, (Marcos 1:44; Romanos 10:5.).
Algunos piensan que Levítico alcanzó su forma actual durante los tiempo de
Esdras, cuando Judá regresó del Cautiverio en Babilonia (siglo V a.C.).

Fecha. Los especialistas han fechado el libro de Levítico entre la época que vivió
Moisés (según algunos en el siglo XV a.C., y para otros en una etapa más tardía:
el siglo XII a.C.) y la época de Esdras (siglo VI a.C.). Si se acepta la autoría de
Moisés, la redacción de Levítico se remontaría al año 1445 a.C.
aproximadamente. El libro, que contiene poca información histórica útil para
determinar la fecha exacta de su composición, describe el sistema de sacrificios y
adoración que precedió a la época de Esdras y relata cómo se instituyó.

Estructura del libro


Para la mayoría de los estudiantes de la Biblia, Levítico es un libro difícil de leer.
Es una página tras otra de instrucciones detalladas en cuanto a rituales extraños
que parecían carecer de organización. Pero si se analiza con cuidado, el libro
puede dividirse en dos partes importantes.

La primera parte, que se extiende desde el capítulo 1 al 17, contiene instrucciones


sobre el ritual de los sacrificios, incluso el sacrificio de animales u ofrenda
encendida, que son ingredientes clave en la adoración del Antiguo Testamento. La
segunda parte enfoca lo referente a la consagración de los sacerdotes, y presenta
las leyes para caminar con Dios correcta y santamente.

Trasfondo
Levítico está íntimamente relacionado con el libro de Éxodo, el cual registra la
manera como los israelitas fueron liberados de Egipto, recibieron la ley de Dios y
construyeron el tabernáculo según el modelo dado por Dios. Éxodo concluye con
la venida del santo a morar en el tabernáculo recién construido, dando paso al
testimonio de Levítico, que contiene las instrucciones que Dios le dio a Moisés
durante los dos meses entre la terminación del tabernáculo y la partida de Israel
del monte Sinaí.

Aporte a la teología
Levítico es importante por sus claras enseñanzas en cuanto a tres verdades
espirituales fundamentales: Expiación, Sacrificio y Santidad

Expiación. El capítulo 16 de Levítico contiene las instrucciones de Dios para la


observación del Día de Expiación. En ese día el sumo sacerdote de Israel entraba
al Lugar Santísimo y ofrecía un sacrificio animal en expiación por sus propios
pecados. Después mataba otro animal y rociaba la sangre sobre el altar para
expiar el pecado del pueblo. El Nuevo Testamento compararía después estos
sacrificios al sacrificio de Cristo al morir en nuestro lugar. Pero a diferencia de los
sacerdotes humanos, Cristo no tuvo que ofrecer primero un sacrificio por sus
propios pecados y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo cuando se
presentó a sí mismo como sacrificio (Heb 7.27).

Sacrificio. Levítico enseñó a Israel a preparar diferentes tipos de sacrificios:


ofrenda encendida, ofrendas de grano, ofrendas de paz, ofrendas por el pecado y
ofrendas por culpa y transgresión. Eran presentes por medio de los cuales un
adorador expresaba su lealtad y devoción a Dios. Pero un sacrificio cruento en el
que se presentaba a Dios la sangre de un animal era más que un regalo.
Simbolizaba que el adorador ofrecía su vida a Dios, pues los hebreos creían que
«la vida de la carne en la sangre está» (Lv
17.11). Esto también adquiere mayor significado en el Nuevo Testamento cuando
se aplica a Cristo. Él dio su vida a nuestro favor cuando derramó su sangre para
quitar nuestro pecado.

Santidad. El significado esencial de esta palabra en Levítico es que Dios demanda


absoluta obediencia de su pueblo. La palabra en esencia quiere decir
«separación». El pueblo de Dios tenía que separarse y ser diferente de los
pueblos paganos que los rodeaban, y de ahí la razón por la que Dios instruyó a su
pueblo que no comiera ciertos alimentos que no consideraba limpios. Solo un
pueblo limpio e incontaminado podría Él usar para cumplir su propósito de
redención del mundo. Levítico deja también bien claro que la santidad que Dios
demandaba incluía la conducta diaria de su pueblo. De estos se esperaba que
practicaran la bondad, la honradez y la justicia, y que se mostrara compasión
hacia el pobre (Lv 19.9–18).

[...] Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.


En hebreo, las palabras que se traducen "santo" ocurren más de cien veces, y
cuando se aplican a humanos denotan vidas de pureza y obediencia. La santidad
se expresa en las ceremonias (capítulo 17) y la adoración (capítulos 23-25), pero
especialmente en los asuntos de la vida diaria (capítulos 18-22). Levítico termina
con una exhortación de Moisés (capítulo 26) e instrucción respecto a ciertos votos
especiales (capítulo 27).

Los cristianos ven a Cristo en Levítico. Cristo (el Mesías) no es específicamente


mencionado en el libro de Levítico. El libro de hebreos se refiere a Cristo como
Sumo Sacerdote y utiliza el texto de Levítico como base para ilustrar su obra.
Rechazan la extrema alegorización del libro de Levítico para referirse a Cristo.
Tema central la vida y el culto del antiguo Israel.

Los cristianos pentecostáles ven el Espíritu Santo en Levítico. Aunque el término


«Espíritu Santo» no se menciona en el libro de Levítico, ven la presencia de Dios a
lo largo del texto. La santidad del carácter de Dios. No se ve a Dios como sucedía
con los ritos paganos de aquella época donde se veneraban ídolos, sino como
Aquel que moraba en medio del pueblo mientras éste le rendía culto. Ellos debían
ser santos al igual que su Dios.

Características especiales
La revelación como palabra directa de Dios se enfatiza más en Levítico que en
ningún otro libro de la Biblia. No menos de treinta y ocho veces se declara
explícitamente que el Señor le habló a Moisés.
Las instrucciones respecto al sistema de sacrificios y la expiación se dan con
detalles minuciosos en este libro.
El principal capítulo de la Biblia que describe el día de la expiación es Levítico 16.
Levítico hace hincapié en el tema de que el pueblo de Israel debía cumplir su
llamamiento sacerdotal al llevar vidas de pureza espiritual y moral, mantenerse
separados de otras naciones y permanecer obedientes a Dios.
Comentario
En el Nuevo Testamento, la sangre de toros y corderos que tan importante es en
Levítico, no tiene poder para quitar el pecado. Cada uno de estos rituales son
«sombra de los bienes venideros» (Heb 10.1). Señalaban proféticamente el
supremo sacrificio de Dios que habría de presentarse a favor del hombre: «Cristo
fue ofrecido una sola vez, para llevar los pecados de muchos» (Heb 9.28).
https://www.ecured.cu/Lev%C3%ADtico_(libro_de_la_Biblia)

MÉTODO HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO HISTÓRICO DEL LIBRO? Levítico y Levita se


derivan de Leví, el nombre de uno de los doce hijos de Jacob. La tribu que
descendió de Leví fue la tribu sacerdotal, a la cual se le encargó llevar a cabo los
ritos y ceremonias de los sacrificios y la enseñanza de la ley de Moisés. El libro
nos da el ritual que se usaba en los servicios del tabernáculo y describe los
deberes de los sacerdotes.

El nombre del libro deriva de la Septuaginta y significa "destinado a los levitas"


porque se describen las leyes sacerdotales, un manual práctico de ceremoniales
religiosos. Leví fue uno de los 12 hijos de Jacob y la tribu que descendía de él tuvo
a su cargo la función sacerdotal y la instrucción de la Ley de Moisés. Levíticos, sin
embargo, también es el libro de la expiación, la purificación, la santidad, la
adoración y el servicio. La mayor parte consiste en preceptos y estatutos
establecidos por Dios para instruir a los sacerdotes levitas en sus deberes y para
promover un acercamiento del pueblo hacia Dios y un estilo de vida en santidad.

MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO? Instrucciones y
Recomendaciones, Historia.

MÉTODO PANORÁMICO.1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? La


principal idea es la santidad, conseguida por medio de la obediencia. La santidad
se menciona más veces (152) que en cualquier otro libro de la Biblia.

2) ¿CUÁL FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE


LIBRO? Dios quiere un pueblo apartado para Él, un pueblo santo.

PALABRAS CLAVE EN LEVÍTICOS (RV1960): Habló Jehová a Moisés diciendo,


tabernáculo (tabernáculo de reunión), ley, sacrificio (ofrenda, holocausto), pecado
(iniquidad), sangre, expiación, santo, pacto.

TEMAS: Santidad, sangre, expiación, sacerdocio, impurezas, fiestas, leyes.


ÉNFASIS: El concepto correcto con respecto a la adoración, tanto para el pueblo
como para los sacerdotes; institución del sacerdocio bajo Aarón; leyes para
proteger la limpieza ritual, incluyendo expiación por los pecados (el día de
Expiación); leyes para regular las relaciones sexuales, para la vida en familia, para
el castigo de delitos mayores, para las fiestas y para los años especiales (sábado
y jubile).

CARACTERÍSTICAS PARTICULARES: La santidad se menciona más veces (152)


que en cualquier otro libro de la Biblia.

Contexto Histórico de Levíticos


Antes del año en el que Israel acampó en el Monte Sinaí: 1) la presencia de la
gloria de Dios nunca antes había residido formalmente entre los israelitas, 2) un
lugar central de adoración, como el tabernáculo, nunca antes había existido; 3) un
conjunto estructurado y determinado de sacrificios y festividades no había sido
dado; y 4) un sumo sacerdote, un sacerdocio formal y un conjunto de trabajadores
del tabernáculo no había sido establecidos. Al concluir Éxodo, las características
uno y dos habían sido establecidas, de esta manera requirió que los elementos
tres y cuatro fueran inaugurados, aquí es donde Levíticos encaja. Éxodo 19:6
llamó a Israel a ser "un reino de sacerdotes, y gente santa". Levítico es a su vez
la instrucción de Dios para su pueblo que acaba de ser redimido, enseñándole
cómo adorarlo y obedecerlo.

Israel tenía, hasta ese punto, solo los registros históricos de los patriarcas de
los cuales obtener su conocimiento de cómo adorar y vivir delante de su Dios.
Habiendo sido esclavos durante siglos en Egipto, la tierra de un aparente número
infinito de dioses, su concepto de adoración y la vida piadosa fue severamente
distorsionada Su tendencia a aferrarse al politeísmo y al ritual pagano se ve en su
peregrinar por el desierto, por ejemplo, cuando adoraron al becerro de oro (Ex 32).
Dios no les permitiría adorar de la misma manera que sus vecinos egipcios, ni
tampoco toleraría ideas egipcias de la moralidad y el pecado. Con las
instrucciones de Levíticos, los sacerdotes podían guiar a Israel en la adoración
apropiada para el Señor.

Aunque el libro contiene una gran cantidad de ley, es presentado en un formato


histórico. Inmediatamente después que Moisés supervisó la construcción del
tabernáculo, Dios vino en gloria a morar allí; esto marcó el término del libro de
Éxodo (40:34-38). Levíticos comienza con Dios llamando a Moisés del tabernáculo
y termina con los mandamientos de Dios a Moisés en forma de legislación
obligatoria. El Rey de Israel había ocupado su palacio (tabernáculo), instituido su
ley y se había declarado a sí mismo un compañero de pacto con sus súbditos.

Ningún movimiento geográfico se lleva a cabo en este libro. El pueblo de Israel


se queda a los pies de Sinaí, la montaña donde Dios descendió para dar su ley
(25:1; 26:46; 27:34). Aún estaban allí un mes después cuando el registro de
Números comenzó (Nm 11).

Autor y fecha
Asuntos de autor y fecha son resueltos por el versículo de conclusión del libro:
"Estos don los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés para los hijos de
Israel, en el monte de Sinaí" (27:34; 7:38; 25:1; 26:46). El hecho de que Dios dio
estas leyes a Moisés (1:1) aparece cincuenta y seis veces en los veintisiete
capítulos de Levíticos. Además de registrar prescripciones detalladas, el libro
relata varios relatos históricos que se relacionan con las leyes (8-10; 24:10-23). El
éxodo ocurrió en el 1445 a.C. y el tabernáculo fue terminado un año más tarde (Éx
40:17). Levíticos retoma el registro en ese punto, probablemente revelado en el
primer mes (Abib / Nisán) del segundo año después del éxodo. El libro de
Números comienza después de esto en el segundo mes (Ziv; Nm 1:1).

Retos de Interpretación

Levíticos es tanto un manual para la adoración de Dios en Israel como una


teología del ritual del antiguo pacto. Un entendimiento claro de las ceremonias,
leyes y detalles de ritual prescritas en el libro es difícil de poseer hoy día debido a
que Moisés asumió cierto contexto de entendimiento histórico. Una vez que el reto
de entender las prescripciones detalladas ha sido enfrentado, la pregunta emerge
en cuanto a cómo los creyentes en la iglesia deben responder a ellas, debido a
que el NT claramente abroga la ley ceremonial del AT (cp. Hch. 10:1-16; Col. 2:16,
17), el sacerdocio levítico (cp. 1 P. 2:9; Ap. 1:6; 5:10; 20:6) y el santuario (cp. Mt.
27:51), como también instituye el nuevo pacto (cp. Mt. 26:28; 2 Co. 3:6-18; He.7-
10). En lugar de tratar de practicar las ceremonias antiguas o buscar algún
significado espiritual más profundo en ellas el enfoque debe estar en la identidad
santa y divina detrás de ellas. Esta puede ser en parte la razón por la que las
explicaciones que Moisés frecuentemente dio en las prescripciones para la
limpieza ofrecen un mayor entendimiento de la mente de Dios que lo que las
ceremonias mismas ofrecen. Los principios espirituales en los que los rituales
estaban arraigados son permanentes porque están arraigados en la naturaleza de
Dios. El NT afirma claramente que desde Pentecostés en adelante (cp. Hch2), la
iglesia está bajo la autoridad del nuevo pacto, no del antiguo (He. 7-10).
El intérprete es animado a comparar características de este libro con escritos del
NT que presentan tipos o analogías basadas en el tabernáculo y los aspectos
ceremoniales de la ley, con objeto de enseñar lecciones de valor acerca de Cristo
y la realidad del nuevo pacto. Aunque la ley ceremonial sólo servía como una
sombra de la realidad de Cristo y su obra redentora (He. 10:1), la tipología
excesiva debe ser rechazada. Solo aquello que los escritores del NT identifican
como tipos de Cristo debe ser designado de esa manera (cp.1 Co 5:7:"Cristo es
nuestra Pascua").

El estudio más provechoso de Levíticos es aquel que presenta la verdad en el


entendimiento del pecado, la culpabilidad, la muerte sustitutiva, y la expiación al
enfocarse en características que no son explicadas o ilustradas en otros lugares
en las Escrituras del AT. Más adelante, autores del AT, y especialmente del NT,
edificaron sobre el entendimiento básico de estos asuntos provistos en Levíticos.
Las características sacrificiales de Levíticos apuntan a su cumplimiento definitivo y
único en la muerte sustitutiva de Jesucristo (He. 9:11-22).

Temas históricos y teológicos


Las ideas clave alrededor de las cuales Levíticos se desarrolla son la persona
santa de Dios y la voluntad de Dios para la santidad de Israel. La santidad de
Dios. la pecaminosidad de la humanidad. el sacrificio y la presencia de Dios en el
santuario son los temas más comunes del libro. Con un tono claro, de autoridad, el
libro establece instrucciones hacia la santidad personal conforme a la instrucción
de Dios (11:44. 45; 19:2; 20:7, 26; cp. 1P. 1:14-16). Asuntos que tienen que ver
con la vida de fe de Israel tienden a enfocarse en la pureza en contextos de ritual,
pero no a expensas de preocupaciones que tiene que ver con la pureza personal
de Israel. De hecho, hay énfasis continuo en la santidad personal en respuesta a
la santidad de Dios (compárese este énfasis en los capítulos 17-27). En más de
125 ocasiones, Levíticos condena a la humanidad por inmundicia y la instruye a
cómo ser purificada. El motivo para tal santidad es afirmado en dos frases
repetidas: "Yo soy Jehová" y "Yo soy Santo". Estas son usadas más de 50 veces.

El tema del pacto mosaico condicional emerge a la superficie a lo largo del libro,
pero particularmente en el capítulo 26. Este contrato para la nueva nación no sólo
detalla las consecuencias de la obediencia o la desobediencia a las estipulaciones
del pacto, sino que lo hace de una manera establecida para determinar la historia
de Israel. Uno no puede evitar reconocer implicaciones proféticas en los castigos
por la desobediencia; suena como los acontecimientos de la deportación de
Babilonia que se lleva a cabo mucho más tarde, y el regreso subsiguiente a la
tierra casi 900 años después de que Moisés escribió Levíticos (538 a.C.). Las
implicaciones escatológicas de la desobediencia de Israel no concluirán sino hasta
que el Mesías venga a introducir su reino y dar fin a las maldiciones de Lv. 26 y Dt.
28 (comparece con Zac. 14:11)
Los cinco sacrificios y ofrendas eran simbólicos. Su diseño consistía en permitir
que el adorador verdaderamente penitente y agradecido expresara fe y amor hacia
Dios al llevar a cabo estos rituales. Cuando el corazón no era penitente y no
estaba agradecido, Dios no se agradaba del ritual. (compárese con Amós 5:21-27.
Las ofrendas eran quemadas, simbolizando el deseo del adorador por ser limpiado
del pecador enviar humo fragante de la verdadera adoración a Dios. La multitud de
pequeños detalles en la ejecución de los rituales consistía en enseñar exactitud y
precisión que se extendería a la manera en la que el pueblo obedecía las leyes
morales y espirituales de Dios y la manera en la que reverenciaban cada faceta de
su palabra.

Vista Panorámica de Levíticos

En hebreo el nombre para Levítico es “wa-yiqra” (que significa “y [él] llamó”), la


cual es la primera palabra del libro. El título “Levítico” proviene del griego y quiere
decir “perteneciente a Leví.” Este libro contiene las instrucciones dadas
directamente por Dios a Moisés, el autor del libro (1:1).
Un escritor comentó: “En Éxodo vemos cómo Dios saca a su pueblo de Egipto. En
Levítico vemos cómo Dios saca a "Egipto de su pueblo.” Debido a su prolongada
estancia allí, Israel fue afectado por la cultura egipcia. Para contrarrestar esa
influencia, Dios le dio a Moisés el libro de Levítico para proporcionar las normas
para cada etapa de la vida de Israel. Mientras que en Éxodo la ley moral había
sido dada desde la majestuosidad del monte Sinaí, la ley ceremonial en Levítico
fue proclamada desde el Tabernáculo.

El modelo divino del libro de Levítico no está limitado a la vida religiosa de Israel.
Todos los aspectos de la vida de los israelitas estarían dirigidos por Dios. Levítico
constantemente enfatiza la santidad de Dios y la necesidad del hombre de
responder con santidad en cada aspecto de su vida diaria.

En los sacrificios y ofrendas, Dios le daba a los israelitas la oportunidad de


expresar varios aspectos de la adoración: La ofrenda encendida expresaba
completa consagración a Dios; la ofrenda de cereal simbolizaba la mayordomía de
los esfuerzos de la persona; la ofrenda de paz proyectaba la comunión entre Dios
y el hombre y entre el pueblo y los sacerdotes; la ofrenda por el pecado acentuaba
el derramamiento de sangre, sobre todo mostraba el sacrificio de una vida
inocente en substitución por el adorador; la ofrenda por la culpa mostraba que era
necesario hacer restitución cuando alguien ofendiera a Dios o a otra persona.

En las leyes sobre lo limpio y lo inmundo, Dios le hacía ver a Israel que sus vidas
habrían de estar reguladas por normas absolutas. Los días de santa convocación
eran memoriales históricos que a la vez demostraban verdades acerca de Dios: El
día de reposo era un recordatorio para ellos de que Dios es el Creador; la Pascua,
de que Dios es el Redentor; las fiestas de Pentecostés y de los Tabernáculos
tenían significado agrícola y mostraban a Dios como el proveedor; el Día de
Expiación representaba a Dios como santo y requiriendo santidad de parte de su
pueblo. También lo mostraba como lleno de gracia, dándole oportunidad al
hombre para reconciliarse con El.

El libro de Levítico enfatiza que los israelitas redimidos deberían ser santos. Con
frecuencia Dios les dice: “Sed santos; porque yo soy santo” (Levítico 11:44, 45;
19:2; 20:7, 26; 21:6, 8). Este libro puede considerarse como el manual de la
santidad de Dios donde se describe la conducta de un corazón a tono con El. Para
el cristiano, la santidad personal es producida por el Espíritu, pero debe ser
mostrada exteriormente (Col. 3:12–13).

Referencias Proféticas

Muchas de las prácticas en los rituales de adoración, ilustran de muchas formas la


persona y la obra de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo. Hebreos 10 nos dice
que la Ley Mosaica era “sólo una sombra de los bienes venideros” por lo que
significa que los diarios sacrificios ofrecidos por los sacerdotes por los pecados del
pueblo, eran una representación del Sacrificio absoluto – Jesucristo, cuyo
sacrificio fue hecho una vez y para siempre por aquellos que creyeran en Él. La
santidad impartida temporalmente por la Ley, un día sería reemplazada por la
obtención de la santidad absoluta cuando los cristianos cambian su pecado por la
justicia de Cristo (2 Corintios 5:21).

Importancia en la Biblia

Levítico es importante por sus claras enseñanzas en cuanto a tres verdades


espirituales fundamentales:
→ EXPIACIÓN, → SACRIFICIO y → SANTIDAD

Expiación
El capítulo 16 de Levítico contiene las instrucciones de Dios para la observación
del Día de Expiación. En ese día el sumo sacerdote de Israel entraba al Lugar
Santísimo y ofrecía un sacrificio animal en expiación por sus propios pecados.
Después mataba otro animal y rociaba la sangre sobre el altar para expiar el
pecado del pueblo. El Nuevo Testamento compararía después estos sacrificios al
sacrificio de Cristo al morir en nuestro lugar. Pero a diferencia de los sacerdotes
humanos, Cristo no tuvo que ofrecer primero un sacrificio por sus propios pecados
y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo cuando se presentó a sí mismo
como sacrificio (Heb 7.27).

Sacrificio

Levítico enseñó a Israel a preparar diferentes tipos de sacrificios: ofrenda


encendida, ofrendas de grano, ofrendas de paz, ofrendas por el pecado y ofrendas
por culpa y transgresión. Eran presentes por medio de los cuales un adorador
expresaba su lealtad y devoción a Dios. Pero un sacrificio cruento en el que se
presentaba a Dios la sangre de un animal era más que un regalo. Simbolizaba que
el adorador ofrecía su vida a Dios, pues los hebreos creían que «la vida de la
carne en la sangre está» (Lv 17.11). Esto también adquiere mayor significado en
el Nuevo Testamento cuando se aplica a Cristo. Él dio su vida a nuestro favor
cuando derramó su sangre para quitar nuestro pecado.

Santidad

El significado esencial de esta palabra en Levítico es que Dios demanda


absoluta obediencia de su pueblo. La palabra en esencia quiere decir
«separación». El pueblo de Dios tenía que separarse y ser diferente de los
pueblos paganos que los rodeaban, y de ahí la razón por la que Dios instruyó a su
pueblo que no comiera ciertos alimentos que no consideraba limpios. Solo un
pueblo limpio e incontaminado podría Él usar para cumplir su propósito de
redención del mundo. Levítico deja también bien claro que la santidad que Dios
demandaba incluía la conducta diaria de su pueblo. De estos se esperaba que
practicaran la bondad, la honradez y la justicia, y que se mostrará compasión
hacia el pobre (Lv 19.9–18).
http://www.indubiblia.org/levitico