You are on page 1of 3

Jua 1:12 Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio

potestad de ser hechos hijos de Dios;


INTRODUCC IÓN

Muchas personas piensan que son hijos de Dios La Biblia establece claramente, que toda
la gente es creación de Dios (Colosenses 1:16 Porque en él fueron creadas todas las
cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean
tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de
él y para él.), pero sólo son sus hijos quienes reciben a Cristo como Señor y Salvador y
que han nacido de nuevo por el Espíritu de Dios son hijos de Dios (Juan 1:12; Juan 11:52;
Romanos 8:16; 1 Juan 3:9 En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo:
todo aquel que no practica la justicia, no es de Dios; tampoco aquel que no ama a su
hermano.). Todo lo cual nos convierte en herederos de Dios y coherederos con Cristo, de
todas las cosas en el cielo y en la tierra

Hijo: téknon-> niño (relacionado con tikto , engendrar, dar a luz). Originario, nacido,
natural, sucesor, heredero, etc.

Mediante la fe somos justificados y tenemos una posición en Cristo

La posición del creyente tiene que ver con su estado legal como hijo de Dios, como Dios
lo ve en Cristo. Es el resultado de la obra de Cristo en la cruz. Llega a pertenecerme
por mi fe personal en Jesucristo en el momento en que soy salvo. No se gana por
oraciones o diligencia en el servicio o por asistir a la iglesia o por alguna obra buena. Es
totalmente un don de Dios que se recibe por fe. Es perfecta. Mi posición nunca podrá
aumentar o mejorar. Es la mejor posición posible. Por ejemplo, mi posición incluye el
completo perdón de todos mis pecados. Este perdón es un perdón perfecto. El perdón
que tengo nunca podrá aumentar o mejorar. No puedo incrementar un perdón perfecto.
Recibí este perdón total el día en que fui salvo y tendré este mismo perdón el día que
muera. Mi posición es la misma que tiene todo otro hijo de Dios. Tenemos igual
posición, igual rango, igual situación. Encuentre el cristiano más carnal que haya vivido
durante los últimos 2000 años y póngalo al lado del apóstol Pablo, uno de los más
piadosos santos que haya vivido. La posición de Pablo no es mejor que la posición de
este cristiano carnal. Ambos comparten la misma posición. Cuando lleguemos al Tribunal
de Cristo, habrá una gran diferencia entre los creyentes con respecto a las recompensas y
la pérdida de recompensas, pero cuando se trata de nuestra posición en Cristo, no hay
diferencia. “La persona más débil, si es un verdadero creyente en el Señor Jesucristo,
tiene el mismo título que el santo más ilustre” (C.I. Scofield, Trazando bien la Palabra de
Verdad).Mi posición está basada totalmente en la gracia. No merezco nada de ello. No
soy en absoluto digno de ello. Es por la gracia de Dios que soy perfecto y completo en
Cristo Jesús (Romanos 5:2).
OT Conozcamos los principales aspectos de la posición de un hijo de Dios

IDominio sobre el pecado: (Romanos 6:6,22,23)

EDios por medio de la muerte y resurrección de Jesucristo, le quito al pecado el control


absoluto sobre la vida de sus hijos. Aunque pequemos, no debemos convertimos en
practicantes del pecado para no volver a la esclavitud. Cuando cometemos algún pecado
debemos pedirle perdón a Dios (Juan 1:9).

I Pedro negó a Jesus pero lloro amargamente, se arrepintió. Judas no

C1Jn 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere
pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

A: si nuestra condición nos lleva a pecar debemos arrepentirnos

II Dominio sobre el diablo y su imperio (Efesios 1:21-23 lucas 10:19)

E Cristo al resucitar toma todo el dominio sobre el mundo espiritual y se lo entrega a los
hijos de Dios (su iglesia). Satanás solo gobierna voluntades entregadas y esto lo hace
debido al pecado de la gente que no ha sido libre de ese dominio. (Ezequiel 18:4).

I Luc 18:22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.:23 Entonces él, oyendo
esto, se puso muy triste, porque era muy rico.

CLuc 10:19 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones,(K) y sobre toda
fuerza del enemigo, y nada os dañará20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os
sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

A: como iglesia tenemos la autoridad de Dios . el enemigo solo tomara lo que le


entreguemos

IIIDominio sobre la muerte (Hebreos 2:14-15)

Cristo al resucitar declaró tener autoridad sobre la muerte porque él la venció. Para los
hijos de Dios la muerte se ha convertido en un medio para acercamos por siempre a
nuestro Padre celestial (Filipenses 1:21; 1 Corintios 15:55).

I Pablo decia Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.


C Jua_6:40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y
cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

A: No debemos temer a la muerte. Cristo la venció

Conclusion

Nos convertimos en hijos de Dios cuando somos salvos porque somos adoptados dentro
de la familia de Dios a través de nuestra relación con Jesucristo (Gálatas 4:5-6; Efesios
1:5). En la Escritura, los que se pierden nunca son mencionados como hijos de Dios.
Efesios 2:3 nos dice que antes que fuéramos salvos, “éramos por naturaleza hijos de ira,
lo mismo que los demás.” Romanos 9:8 dice que “…no los que son hijos según la carne
son los hijos de Dios, sino los que son hijos según la promesa son contados como
descendientes.” En vez de haber nacido como hijos de Dios, nacimos en pecado, el cual
nos separa de Dios y nos sitúa al lado de Satanás como enemigos de Dios (Juan 8:43).
Un verso después, en Juan 8:44, Jesús dijo a los fariseos; “Vosotros sois de vuestro
padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer…” El hecho de que aquellos
que no son salvos no son hijos de Dios, también puede verse en 1 Juan 3:10, “En esto se
manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo; todo aquel que no hace justicia, y que
no ama a su hermano, no es de Dios.”

Los que reciben a Cristo como Salvador son sellados con el Espiritu Santo Efe 1:13 En él
también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación,
y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

Romanos 8:14-17. “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son
hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en
temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba
Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y
si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que
padecemos juntamente con Él, para que juntamente con Él seamos glorificados.” Aquellos
que son salvos son “…hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús” (Gálatas 3:26) porque Dios
nos ha “…predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el
puro afecto de Su voluntad.” (Efesios 1:5)