You are on page 1of 1

Historia

La plata es uno de los siete metales conocidos desde la antigüedad. Se menciona en el libro del
Génesis; y los montones de escoria hallados en Asia Menor e islas del mar Egeo, indican que el
metal comenzó a separarse del plomo al menos cuatro milenios antes de nuestra era.

No resulta complicado imaginar el efecto que hubo de producir en aquellos pobladores (que
habían tallado y pulido la piedra, que encontraron y utilizaron el cobre y luego el estaño, llegando
incluso a alear ambos por medio del fuego para obtener bronce) el descubrimiento de un metal
raro y poco frecuente, de color blanco, brillo imperecedero e insensible al fuego que otros metales
derretía. Tal asombro significó la atribución al metal de singulares propiedades, de las que los
demás metales carecían, salvo el oro claro está; pues ambos no eran sino regalos de la naturaleza,
formados uno por el influjo de la Luna, y el otro por el del Sol. Los demás, viles metales, estaban
sujetos a los cambios y transformaciones, que por los rudimentarios medios entonces disponibles
podrían producirse; lejos, muy lejos, de la perfección de la plata y el oro. No es de extrañar que
por ello surgiera la idea de la transmutación de los metales en un vano intento de perfeccionar
aquellos viles metales y dando lugar a la aparición de las primeras doctrinas de la Alquimia.
Particularmente adecuado parecía para tal propósito el mercurio, en el que se observaba el
aspecto y color de la plata, hasta tal punto que se le dio el nombre de hydrargyrum (plata líquida)
de donde proviene su símbolo químico (Hg).

La plata, como el resto de los metales, sirvió para la elaboración de armas de guerra y luego se
empleó en la manufactura de utensilios y ornamentos, de donde se extendió al comercio al
acuñarse las primeras monedas de plata y llegando a constituir la base del sistema monetario de
muchos países. En 1516 Juan Díaz de Solís descubrió en Sudamérica el mar Dulce que
posteriormente Sebastián Caboto denominó Río de la Plata, creyendo que allí abundaba el
precioso metal, y de donde tomará el nombre la Argentina. Años más tarde, el hallazgo de grandes
reservas de plata en el Nuevo Mundo en Zacatecas, México, Potosí, Taxco en Bolivia y Paramillos
de Uspallata, en Argentina, y su importación por Europa, provocó un largo periodo de inflación,
que lejos de limitarse a España, se difundió por toda Europa; el fenómeno fue estudiado por Earl
Jefferson Hamilton, que en 1934 publicó el libro El tesoro americano y la revolución de los precios
en España, 1501-1650.