You are on page 1of 2

En la lectura de la Divina Comedia es posible encontrar diversos puntos

caracterizadores, entre ellos, encontramos el conocimiento. De esta manera, es


posible decir que esta obra se encuentra separada en tres grandes partes
definidos desde un punto de vista del contexto físico: Infierno, Purgatorio, y
Paraíso; en estas tres grandes dimensiones vemos, en parte, la concepción que
tiene la iglesia sobre la vida después de la muerte, donde los mayores pecadores
se encuentran en el infierno, sin salvarse ninguna persona. Posteriormente,
aparece el purgatorio donde las personas se encuentran en el proceso de
purificación de sus almas y revisión de sus vidas. Finalmente, se muestra el
paraíso donde vemos la mayor concepción de la vida después de la muerte que
tiene la iglesia, lugar que es propicio para la resurrección y perdón de los pecados.
En síntesis, aquí vemos un primer conocimiento que se intenta incorporar.

Por otra parte, nos encontramos con la visión del mundo clásico en
elementos y personajes como Virgilio, y la visión de la mujer del mundo cátaro en
Beatrice. En el mismo sentido, vemos a Beatrice como una mujer con la
responsabilidad de ayudar y guiar al hombre en su elevación al paraíso y en su
proceso de individuación siendo el ánima capaz de lograr esto. Esta última visión
se recupera tras haber sido perdida por las invasiones de los bárbaros y que
Dante se preocupó de retomar.

Continuando, vemos el carácter de lo divino en la visión de las divinidades


que no se encuentran en lo terrenal. En síntesis, a partir de lo recientemente
mencionado, y a través de muchos elementos no mencionados (deben buscar
más), es posible ver cómo se plasma el conocimiento en la Divina Comedia.

Cambiando de tema, es posible dar cuenta del contexto de producción de la


obra en torno al simbolismo de los números, en específico, el número 3.

De este modo, repito que la obra se divide en 3 partes: Infierno, Purgatorio


y Paraíso; cada parte se encuentra dividida en cantos que tienen 33 cantos cada
uno y que están compuestos por tercetos que tienen estrofas de 3 versos cada
uno. En el mismo sentido, vemos reflejada la cosmovisión de la trinidad sagrada:
Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto se entiende en cuanto a que Dios es concebido
como Uno y Trino, es decir, Dios existe y se encuentra como un Padre (Dios), un
Hijo (Jesús) y Espíritu Santo (Que está entre nosotros) En síntesis, es un solo
Dios que se refleja en padre, hijo y espíritu santo y que permiten concebir a Dios
como equilibrio y estabilidad.

En cuanto a los personajes, podemos concebir a 3 personajes principales:


Dante, que personifica a la humanidad; Beatriz, que personifica la fe, guía y
protectora celestial; y Virgilio, la razón que guía por el purgatorio y el infierno a
Dante.

Beatriz: Es cercana a Dios, una mujer posibilitadora y con ella el autor hace
razonamientos teológicos

Virgilio: Se presenta solo en el infierno y purgatorio, pues no es digno de


pasar al paraíso. Fue un hombre que no vivió en la fe.