You are on page 1of 3

8. Al diablo con el "dios" de las religiones.

Alabado sea
Dios como Cosmos. Son dos cosas diferentes...

(12/01/2009, con retoques).
Fundamentalistas hay de todas las religiones. El fanatismo religioso
es un peligro, pero no solo el islámico. Creo que el odio al pueblo
judío se conformó gracias al cristianismo, en un origen, una secta de
dudoso origen y en algunas épocas de la historia no muy lejanas, era
dogma común.

Joshua, es una leyenda mitológica basada en el culto de Mitra al Sol.
Si Joshua existió, fue tan solo un predicador más, no el Hijo de Dios,
pues no cabe ningún Dios real del que el hombre sea semejante en
personas medianamente inteligentes e ilustradas. Ni siquiera se sabe
si existió alguna vez, porque las crónicas históricas de su época le
ignoraron, pero los escribas y cambiafábulas que le erigieron con su
potestad en hechos supuestos posteriormente fueron los creadores
de un odio religioso sin parangón. Realmente él fue al Alfa y el
Omega, el principio y el fin con el apocalipsis inminente que no se
produjo, es decir, ni fue dios ni fue nada, salvo un profeta del que no
se tiene pruebas de historicidad. Pero para más inri, ni siquiera
escribió una línea de lo que se narra en la biblia cristiana y la religión
creada por sus supuestos seguidores, fue más bien una maquinación
posterior sobre falsificaciones de hechos, lugares y tiempos escritos,
no por sus "apóstoles" sino por gente desconocida para él. En
realidad, fue una obra política usada por el imperio romano, quien
realmente inventó el cristianismo en la época de Constantino I,
emperador romano, para consolidar el imperio. Existe un libro de un
estudioso de textos bíblicos que así lo confirma. Busque esas fuentes
y obtenga conclusiones.

Si acaso, solo fue un simple profeta que profesó la libertad absoluta
del hombre, la anarquía en aquel tiempo, en base a pertenecer al
linaje desterrado de la línea de David de varias generaciones, hecho
difícilmente probable y demostrable, como se pretende
indirectamente verter en la Biblia. Sus pretensiones, según los
escritos falseados de la Biblia, eran las de ser rey (de este mundo) y
su verborrea, de ser cierta a través de los escritos, no cabe duda que
más que la de un dios era la del propio Lucifer, el eterno ángel caído
de Dios que quiso acabar con la materia al igual que los gnósticos de
aquellos tiempos. Y si no, ¿por qué los ricos no entrarían en el reino
de Dios? ¿El hecho de ser rico es malo a nivel personal? ¿Lo dijo
Joshua o se lo inventaron mucho más tarde para lavar cerebros con
la guinda de la "vida eterna"?

Maldita religión, cualquiera que sea. Que daño ha hecho a la
humanidad. Por esta causa hay muertos y odios entre pueblos, por
mitologías sin fundamento erigidas como verdades absolutas.

El verdadero Dios, es el uno, el Cosmos, el que surgió en el espacio
tiempo, la suma de la naturaleza y la energía creada por sí misma, y
sus 4 leyes fundamentales que son las que rigen el Todo, pero ese
Dios no necesita religión para existir, ni necesita adorarse, ni va en
contra de nadie, ni influye en la gente, ni es omnisciente, pero sí
sabio, porque aunque los físicos ideen leyes para descubrir lo que
sucede en la naturaleza, el libre albedrío no gobierna, sino que toda
ley física se rige por unas pautas desconocidas que son la interacción
entre todos los entes y el hombre nunca puede llegar a dimanar la
verdadera fuente de la sabiduría de la naturaleza. Ése es más o
menos el Dios de Spinoza y el de Einstein, que no tiene nada que ver
con lo que ninguna religión cuenta, aunque Newton se enfrascó y
obnubiló en descifrar el código oculto de la Biblia que no es más que
leyendas atribuidas a Dios escritas por el hombre... Sin embargo, la
divina providencia rige las relaciones humanas, no un ser superior
telecontrolador. Por eso existen desgracias en gente buena y hay
verdaderos demonios que tienen suerte en la vida. La suerte es
arbitraria, el éxito no llega ni por hacer el bien ni por ser el mejor. Vale
más una palabra hipócrita a un jefe que un buen desempeño en un
puesto. Eso condiciona tu futuro. ¿Pero de eso tiene la culpa algún
dios o diablo? No nos engañemos, son seres que no existen
(obsérvese que he puesto la palabra "dios" en minúsculas, por ser el
dios de las religiones).

Al diablo con el "dios de las religiones". Crean en la naturaleza y en
el 3er. principio de Newton, el de acción - reacción: si se ejerce una
fuerza, existe su contraria. Si somos buenos y hacemos el bien, no
necesitamos ir a iglesia alguna para que nadie nos lo diga con sus
malos ejemplos. No hagas el mal, no porque te vayas a castigar,
simplemente porque tu ética no es correcta y por ley de
probabilidades, granjearás enemistades, que a veces sobrevienen
sin meterse con nadie.

El cura de mi parroquia intentó abusar de dos monjas, una de ellas
me dio catequesis.
- "¿No decíais que ibais a la iglesia ahora?”, un día que me las
crucé, pues decían que iban a misa y se encaminaron en otra
dirección.

- "No vamos por una cosa que nos pasó con el cura. Ya te darás
cuenta cuando seas un poco más mayor".

Tenía 13 años y al final deduje porque no volvieron, sencillamente
porque era un "sobón - tocón", le gustaba abrazar a las muchachas
para satisfacer sus deseos con eso del amor fraternal.

Ningún sacerdote, chamán, clérigo, rabino, etc. tiene naturaleza
superior para ordenarte hacer el bien, cuando ellos ni cumplen
muchas veces con sus mandatos o votos religiosos, ni sirven a
ningún ser superior que interacciona con dioses, pues son seres
totalmente imaginarios.

Que no le engañen. Si tan buenos son los papas y la iglesia Cristiana
Vaticana Romana, ¿porque no venden sus propiedades y se lo dan
a los pobres tal y como dijo su maestro y guía espiritual?. Pura
hipocresía y fariseísmo, dicho en términos de Joshua, que no es más
que un pobre predicador cuyos adeptos acuden como borregos a la
iglesia siguiendo un absurdo credo que nadie cumple. Eso
suponiendo que existiera pues los historiadores romanos coetáneos
solo citan dos frases de Joshua, mientras narran más aventuras de
Juan el Bautista, luego no fue el Superstar que nos narran los
evangelios oficiales.

Dios es el Universo, materia y energía conjuntadas en leyes
armoniosas que tienen una explicación científica parcial, pues la
sabiduría divina de todo el conjunto de lo existente es inalcanzable
por el ser humano. Nadie en la Tierra sabe absolutamente nada sobre
Dios, pues conocer toda la esencia del universo es impenetrable al
conocimiento humano, pero su soberbia es enorme para erigir
falsedades que se van desmontando poco a poco con la ciencia y la
razón. Afortunado soy que yo me di cuenta a tiempo…

José Manuel Gómez Vega, es ingeniero industrial y máster MBA.
En búsqueda de Dios fuera de las religiones.