INSTITUTO LATINOAMERICANO DE LA COMUNICACIÓN EDUCATIVA CENTRO DE ESTUDIOS EN COMUNICACIÓN Y TECNOLÓGIAS EDUCATIVAS

MAESTRÍA EN COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS (MCyTE)

“PREVINIENDO EL PREJUICIO”

Nombre: Efraín Piñón Avilés. Tutor: Enrique Cuauhtémoc Arellano Aguilar Grupo: 06 Sede: Centro de Formación Continua a Distancia 2

1

Introducción Actualmente la sociedad a nivel mundial se encuentra conformada por una gran diversidad de razas, creencias, religiones y formas de pensar, creando con esto un considerable aumento de los actos prejuiciosos de los individuos 1, el prejuicio, entendido como una “opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal”2, surge a consecuencia o motivado por el desconocimiento de las cosas o las causas y incertidumbre y desestabilidad social o económica. Desarrollo Existen diferentes formas de expresar un prejuicio y la más común es aquella que se realiza de forma “intencional” hacia algo que, bajo nuestros esquemas o estereotipos, no es correcto o deseable. Desde la primera infancia aprendemos a ser discriminatorios ante situaciones que no nos son agradables (ruidos o sabores, por ejemplo), sin embargo estas situaciones pueden no ser perjudiciales o mal intencionadas y simplemente estarían ayudando a definir aspectos de nuestra personalidad, el problema se presenta cuando de forma intencionada generamos rechazo o aversión a algo o alguien sin motivo aparente o por el hecho de desconocer la totalidad de aspectos relacionados con el. En la actualidad las formas prejuiciosas que adoptamos son muy variadas y pueden llegar a afectarnos en lo individual o en lo colectivo, formas que si llegan a niveles extremos se podrían convertir en verdaderos detonadores de la violencia o el odio irracional contra lo que consideramos “diferente”. Un primer nivel de prejuicio lo podemos ubicar, como ya se menciono con anterioridad, en la forma de rechazo hacia un alimento, un sabor, un sonido o una persona que, por su forma de hablar o comportarse no nos parece agradable, y se incrementa en épocas de

1

Tómese esta aseveración, no como un acto prejuicioso si no como una opinión bien intencionada y fundamentada en la observación de noticias, titulares y reportajes. 2 Diccionario de la Real Academia Española, recuperado el 17 de Abril de 2008, de http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta

2

estos aspectos están determinados por la costumbre o los hábitos adquiridos en el seno familiar. Un segundo nivel se presenta cuando generamos actitudes de intolerancia (enojo o frustración) hacia situaciones que, de acuerdo a nuestros esquemas mentales o estereotipos, no son correctas, generando prejuicio ante las forma de vestir, la música de preferencia o el acudir a determinados lugares, con esto conformamos nuestro estilo de vida y catalogamos de malo todo aquello que no se ajusta a nosotros a nuestro circulo social, rechazando o criticando a las personas. El tercer nivel surge cuando los prejuicios nos llevan a generar acciones de intolerancia y discriminación contra todo aquello que nos parece incorrecto o inadecuado, es aquí cuando surgen posturas radicales tales como la Xenofobia, el racismo y la homofobia, posturas que generalmente llegan a convertirse en verdaderos peligros para los individuos a para la sociedad en su conjunto. Es aquí donde surge la pregunta ¿Qué podemos o debemos hacer para evitar que nuestros hijos o alumnos lleguen a tales de niveles de intolerancia por el prejuicio? Existen muchas formas de corregir las situaciones prejuiciosas en niños, adolescentes y adultos, formas que van desde tratamientos médicos o psicológicos hasta acciones correctivas severas, sin embargo lo mejor es la prevención antes de la corrección, generar en los niños esquemas mentales flexibles que permitan la adaptabilidad del individuo ante situaciones diversas y establecer códigos de valores sólidos y bien fundamentados para que sean la base que rija la toma de decisiones en cualquier etapa de su vida. Los expertos recomiendan realizar acciones desde la primera infancia, acciones tales como3: Acepte a cada uno de sus hijos como único y especial. Déjeles saber que usted aprecia y reconoce sus cualidades individuales.

3

Publicado en Revista Futuros No. 14, 2006 Vol. IV, recuperado el 17 de Abril de 2008 de, http://www.revistafuturos.info/futuros14/padres_prejuicio.htm

3

Ayude a que sus niños sean sensibles a los sentimientos de otra gente. Estudios indican que los niños que reciben cariño y atención tienen menos probabilidades de desarrollar prejuicios. Asegúrese que sus niños entienden que el prejuicio y la discriminación son injustos. Haga una regla firme que ninguna persona debe ser excluida en base a su raza, religión, grupo étnico. Enséñeles a los hijos el respeto y el aprecio de las diferencias a través de oportunidades de interacción con gente de diversos grupos. Ayude a que los niños identifiquen ejemplos de estereotipos, prejuicio y discriminación. Asegúrese que ellos saben como responder a tales actitudes y comportamientos cuando ocurren delante de ellos. Anime a sus hijos a crear cambios positivos. Dígales como pueden ellos responder al pensamiento prejuiciado o a actos de discriminación que ellos vean. Tome la acción apropiada contra el prejuicio y la discriminación. Por ejemplo, si otros adultos usan lenguaje intolerante alrededor de sus hijos, usted no debería ignorarlo. Conclusión Es necesario reflexionar en las forma que educamos a nuestros hijos o alumnos, debemos ser cuidadosos ante nuestras reacciones y formas de expresarnos, incentivar a acrecentar formas prejuiciosas o discriminatorias en ellos se convierte en arma de doble filo la cual tarde o temprano se blandirá en contra nuestra, démosles la oportunidad de opinar y decidir sin prejuzgarlos e incentivemos esta cualidad en ellos mismos.

4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful