You are on page 1of 6

27/8/2018 Kino no tabi Novela ligera Español: Volumen 4 -Capitulo 10

Más Crear un blog

Kino no tabi Novela ligera Español

Kino no tabi Gakuen Kino El país de la enfermedad –Para ti– Pelicula Imagenes

domingo, 21 de enero de 2018 Video destacado

Volumen 4 -Capitulo 10
El país del puente
-Su Línea-

Una motorrad en solitario cruzaba el desierto.

El portaequipajes del motorrad estaba cargado con un equipo de viaje
que amenazaba con derramarse sobre los costados de su rueda trasera.
Viajó hacia el norte, dejando huellas de neumáticos en la dura y
arenosa playa.

A la izquierda del motorrad estaba un mar despejado que parecía
durar para siempre. A su derecha había un vasto desierto lleno de
dunas. Todo alrededor no era más que arena y agua. Chat
El conductor del motorrad llevaba una chaqueta negra y un cinturón grueso. En su muslo derecho había un revólver de
mano enfundado: un revólver de gran calibre.

El conductor llevaba un sombrero con orejeras y gafas con marcos plateados. Ella estaba en su mitad de la
adolescencia, o tal vez un poco mayor.

De repente, el conductor golpeo el tanque del motorrad y señaló la distancia.

Una línea blanca parecía flotar sobre el mar, como una neblina. A medida que se acercaban, divisaron innumerables
pilares que sostenían la línea. Era un puente.

Las columnas se encontraban a intervalos regulares en el mar, soportando los arcos que formaban el puente. Eran lo
suficientemente anchos para que pasaran dos coches con facilidad, y aproximadamente la altura de salto de una
persona desde la superficie del agua.

http://elviajedekino.blogspot.com/2018/01/volumen-4-capitulo-10.html 1/6
27/8/2018 Kino no tabi Novela ligera Español: Volumen 4 -Capitulo 10
El puente comenzó en el medio del desierto y se dirigió hacia el oeste. Desapareció en el horizonte.

El motorrad llegó al puente. El conductor desembarcó y miró hacia arriba.

Ella había estado buscando el puente. Sonriente, explicó que este puente les llevaría al siguiente continente sin tener
que pagar nada.

El motorrad desconfiaba. ¿Por qué había un magnífico puente aquí, en el medio de la nada? ¿Y de dónde habían
venido las incontables piedras blancas que la componían?

El conductor respondió que ninguno de los viajeros que le contaron sobre el puente conocía la respuesta. Y agregó que
lo importante era que el puente existía. El motorrad estuvo de acuerdo.

Cuando el motorrad preguntó si podrían cruzar dentro del día, el conductor admitió que sería difícil cubrir la distancia.
Acamparían en el puente durante la noche.

El conductor se sentó a horcajadas sobre el motorrad nuevamente y comenzó a cruzar.

Piedras pequeñas pavimentaron la superficie del puente, cada una de ellas limada a la perfección. El motorrad se
movió suavemente a lo largo de la estructura. Las verjas de piedra esculpidas que bordean el puente eran obras de arte.

Pronto, el conductor y el motorrad se encontraron en el medio del mar. El puente blanco cortaba las brillantes aguas
azules. El puente continuó en el horizonte.
Datos personales
El motorrad continuó rugiendo hacia el oeste.
Hernan Fo
El sol eventualmente comenzó a ponerse. Cuando comenzó a proyectar un resplandor dorado sobre el puente y el Seguir

océano, el conductor detuvo el motorrad. Ver todo mi pe

Por la noche, el mar estaba oscuro e inmóvil. Innumerables estrellas salpican el cielo. El conductor se quejó de las
estrellas, eran demasiado brillante para dormir, y colocó una manta en el puente para dormir.
Archivo del blog
Al día siguiente, el conductor se levantó al amanecer. El cielo era de un débil color púrpura. ▼ 2018 (5)
► agosto (1)
El conductor hizo ejercicios ligeros y entrenó con el arma que tenía sujeto en su muslo derecho. Luego comió raciones ▼ enero (4)
portátiles para el desayuno, sacó agua de la lata atada a la parte superior de su bolsa y luego alimentó el motorrad. Volumen 4- Epilogo
Volumen 4 -Capitulo 11
Cuando salió el sol, el cielo sin nubes y el mar en calma se volvieron azules. El conductor encendió al motorrad y
Volumen 4 -Capitulo 10
reanudó su viaje hacia el oeste.
Volumen 4- Capitulo 9

► 2017 (11)
Alrededor del mediodía, el motorrad de repente le dijo al conductor que se detuviera.

El conductor pisó los frenos. El motorrad se detuvo en medio del cruce del mar.
Visitas en total
El motorrad había encontrado algo. El conductor giró y retrocedió una corta distancia. El motorrad le dijo al conductor
que mirara las barandas. No se veían muy diferentes del resto. El jinete se preguntó de qué hablaba el motorrad.

El motorrad explicó que había palabras talladas en la barandilla. El conductor desembarcó y examinó la barandilla. Se Seguidores
quitó los guantes y pasó los dedos sobre ellos.
Seguidores (13)

Podía decir que algo había sido tallado allí, pero gran parte había sido erosionado. El motorrad se ofreció a leerlo por
ella. Explicó que las palabras, las oraciones, continuaban por la barandilla.

El conductor pensó por un momento. Ella dijo que no quería perder el tiempo, así que escucharía la primera parte
antes de decidir si escuchar el resto.
Seguir
El motorrad estuvo de acuerdo y leyó el comienzo.

"Debemos cumplir nuestra misión: la misión de construir un puente en este lugar. En estas verjas, ahora dejo un
registro de lo que hicimos y por qué. Servirá como nuestro testamento para aquellos que un día cruzarán este puente ".

Inmediatamente, el conductor apagó el motor del motorrad. Hubo un momento de completo y absoluto silencio.

El conductor empujó el motorrad hacia la siguiente barandilla. Ella le pidió que leyera el resto de la historia.

http://elviajedekino.blogspot.com/2018/01/volumen-4-capitulo-10.html 2/6
27/8/2018 Kino no tabi Novela ligera Español: Volumen 4 -Capitulo 10

"Vivíamos en la costa en el lado este de este puente. Teníamos paredes y un país al que llamar el nuestro. Durante
mucho tiempo, ninguno de nosotros tenía idea de por qué estábamos viviendo en un desierto desolado. Pero nadie
estaba preocupado. Comimos pescado todos los días y vivimos vidas felices llenas de canto y baile.

"Cerca de nuestro país había estructuras colosales que llamamos" pirámides ". Fueron construidos con bloques de
piedra blanca apilados uno encima del otro. No sabíamos cuándo se construyeron estas estructuras, ni por qué. Pero
encontramos las pirámides muy útiles. Usamos los bloques de piedra para construir casas y pavimentar caminos y
reparar las murallas.

"Un día, uno de nuestros compatriotas encontró algo en el fondo del mar. Lo arrastramos juntos y descubrimos que era
una especie de caja fuerte. Cuando lo abrimos, encontramos innumerables documentos adentro. Fue una decepción, ya
que habíamos estado esperando objetos de valor.

"Pero cuando miramos de cerca los documentos, encontramos algo incluso más valioso que cualquier tesoro.
Aprendimos por qué estábamos aquí. Aprendimos de nuestro propósito. De lo que hemos estado haciendo Y de lo que
debemos hacer

'Uno de los documentos era un plan para un puente. Era un hermoso puente de piedra que conectaría nuestra tierra al
continente más allá del horizonte. El plan era de escala masiva, que incluye la construcción de un sinnúmero de
columnas en el mar. También vino con los muchos planos que necesitaríamos para construir la estructura.

Otro documento detalló dos hechos importantes: el primero fue que los materiales para el puente serían amontonados
en la playa por el sitio de construcción, y el segundo fue que los criminales encarcelados serían trasladados al sitio de
construcción para proveer mano de obra. Una vez terminado el puente, los presos serían liberados y se les permitiría
regresar a la patria.

'Nos quedamos aquí por una misión. Tuvimos que construir un puente. Pero habíamos ignorado este llamado y
malgastamos nuestros días comiendo pescado, cantando y bailando. Nos quedamos aquí por un propósito: para
construir el puente que se detalla en los planos. El país estaba de acuerdo. Tuvimos planos detallados. Tuvimos los
materiales. Hemos tenido más mano de obra que nuestros antepasados. Los dos estaban dispuestos y éramos capaces.

Si alguien viniera por nosotros después de que termináramos el puente, cada individuo sería libre de decidir si
permanecer aquí o volver a la patria. Salimos con esperanza en nuestros corazones.

'La construcción fue lenta pero constante. Seguimos los planos al pie de la letra e hicimos los pilares de piedras que
podrían flotar y hundirse. Esas piedras, las recuperamos de dentro de las pirámides. Flotamos las piedras en el mar
abierto, las movimos a sus lugares y les perforamos agujeros para hundirlas. Cuando echamos arena en los cimientos
terminados, nos encontramos con columnas fuertes y robustas para sostener el puente. Nos regocijamos al terminar
cada una. Y empezamos a poner piedras sobre ellos.

Aquellos con talento para el buceo irían al agua para ayudar a construir los pilares. Otros moverían las piedras en la
playa. El fuerte ayudaría a apilar las piedras encima de otra. Los expertos pulían y pavimentaban las superficies de las
piedras. Algunos capturaron más peces que antes en el puente para mantenernos alimentados. Otros cocinarían esos
pescados. Asignamos diferentes tareas a aquellos con los talentos correctos y presionamos hacia adelante. "Todos y
cada uno de los días fueron más satisfactorios que el anterior".

El Motorrad se detuvo allí. El conductor sorprendido pasó las manos sobre los adoquines, dio unos golpecitos en la
barandilla, y miró hacia abajo en los muelles.

El Motorrad preguntó si debía leer más, o detener porque el misterio se había resuelto.

El conductor quería más de la historia. ¿Qué había pasado con el país? ¿Y dónde se había ido su gente? ¿Habían
regresado a su patria?

El Motorrad continuó.

Fue mucho más tarde, cuando los niños nacidos al inicio de nuestros trabajos empezaron a unirse a nosotros en los
esfuerzos de construcción, nos estancamos No teníamos suficientes materiales para completar el puente. Rápidamente
entendimos por qué. Habíamos usado esos materiales para reparar nuestras casas y murallas. Todos estaban
avergonzados. Atrapados por el temor de que nunca seríamos capaces de completar el puente.

Sólo había una solución. Empezamos a desmantelar casas para usar las piedras para su propósito legítimo. La
eficiencia cayó porque el procesamiento de las piedras usadas tomó más tiempo. Los que quedaron sin hogar tuvieron
que mudarse con otras familias. Pero ningún sacrificio era demasiado grande para nuestra tarea.

'Cuando no teníamos más casas que desmontar, nos presentamos a las paredes. Cortamos en ellos con precaución
frugal. No fue una terrible preocupación, porque no teníamos enemigos que invadieran en el primer lugar. Sin

http://elviajedekino.blogspot.com/2018/01/volumen-4-capitulo-10.html 3/6
27/8/2018 Kino no tabi Novela ligera Español: Volumen 4 -Capitulo 10
embargo, el país comenzó a convertirse en un desierto. Tomamos por las paredes y utilizamos las piedras para
construir casas nuevas en el puente. Continuamos la construcción de nuestras casas nuevas en el mar.

'Con el tiempo, nuestro país no tenía más edificios o paredes que quedaran en pie. Era una vez más un desierto estéril.
Pero continuamos indiferentes. Lenta pero de forma segura avanzamos, constantemente perseguidos por el temor de
quedarnos sin materiales.

Un día, finalmente vimos algo en el horizonte. El desierto al otro lado del mar. Las palabras no pueden expresar la
pura euforia que sentimos en la ocasión trascendental.

Usamos el resto de nuestros materiales para completar el tramo final. Todos estábamos convencidos de nuestro éxito.
Habría suficientes piedras para completar el proyecto. Desmantelamos nuestras casas una por una. Dormimos bajo las
estrellas. Algunos se enfermaron por la exposición, pero eso fue un pequeño precio a pagar.

Para cuando estábamos completamente sin piedras, sabíamos con exactitud qué el puente estaba completo e
incompleto.

El puente estaba terminado. Excepto por una parte. El mismo centro, donde estaba la última casa. Nos dimos cuenta
cuando fuimos a recoger las últimas de las piedras de esta zona, había un hoyo escarpado y hundido. Fue un descuido
tonto.

El hoyo era demasiado largo y ancho para servir su función como parte de un puente. Necesitábamos adquirir más
piedra para rellenarla. Pero no había ninguno en el desierto. Y no pudimos despegarnos de otras secciones del puente.

Experimentamos con múltiples técnicas. Intentamos crear ladrillos, pero la arena no se solidificaba. Intentamos llenar
la fosa con arena y rociarla con agua. La gente se hundió cuando trataron de cruzar. Incluso pensamos ir a otra tierra
para conseguir más piedra. Pero era imposible.

Durante algún tiempo, nos castigamos ociosamente por nuestra estupidez. Debería haber habido más que suficiente
piedra al principio. Pero lo habíamos desperdiciado todo en nuestras casas y paredes. Fue todo culpa nuestra. Miramos
con desesperación al hoyo que dejó el puente incompleto.

Sólo era un hoyo. Sólo un agujero que necesitaba relleno. Entonces el puente estaría terminado. Necesitábamos algo
que pudiera sustituir a la piedra, lo suficientemente duro y resistente como para soportar peso. Pensamos y
agonizamos durante algún tiempo antes de llegar finalmente a una magnífica solución. Era tan simple; ¿cómo no nos
habíamos dado cuenta? Los materiales habían estado a mano todo este tiempo.

Primero escogimos a las mujeres y los ancianos, que eran débiles y no podían contribuir a los esfuerzos. Les quitamos
la carne y nos encontramos con una gran cantidad de huesos duros y blancos. El ingrediente final. Los pusimos con
cuidado en el hoyo para no dejar huecos.

Lentamente, llenamos el pozo. Después de las mujeres y ancianos estaban los niños. Los huesos de los niños eran
demasiado pequeños y quebradizos, pero su carne era perfecta para pescar.

Finalmente, decidimos una orden y matamos a los hombres, uno tras otro. Los hombres tenían huesos fuertes y
robustos. Avanzamos rápidamente y celebramos cada vez que el hoyo se hizo más pequeño. Colocamos los brazos, las
piernas y las costillas juntas, y llenamos los huecos con cráneos finamente aplastados. El trabajo progresó sin
contratiempos.

Finalmente, el hoyo estaba lleno. Soy el último que queda, pero eso no me preocupa. Puedo terminar el trabajo yo
solo. Simplemente necesito insertar una espina en el hueco y pulir su superficie para que coincida con el resto del
puente. Sí. El puente está terminado. Dejo esta historia aquí. En otras palabras:

¿Cómo terminó la oración, preguntó el jinete. La motocicleta respondió que ese era el final de la sentencia.

Explicó que el paradero del último hombre era desconocido, pero había una pista.

Cuando el viajero le preguntó cuál era la clave, el motorrad dijo al conductor que mire hacia abajo. Un poco más
adelante, los adoquines se veían ligeramente diferente. El conductor se puso en cuclillas y examinó cuidadosamente la
superficie, antes de exclamar en voz alta.

Una columna vertebral humana fue cuidadosamente colocada allí. Se tallaba en un patrón, los huecos se rellenaban
con trozos de hueso más delgados y se acababa con un pulido liso.

El conductor levantó la vista. La columna continuó durante una corta distancia antes de dar paso a la piedra.

El conductor se paró en la línea blanca del océano y cayó en el pensamiento. Su mirada estaba en la distancia.

Finalmente, declaró al Motorrad que iban a acampar allí durante la noche.

http://elviajedekino.blogspot.com/2018/01/volumen-4-capitulo-10.html 4/6
27/8/2018 Kino no tabi Novela ligera Español: Volumen 4 -Capitulo 10
El Motorrad se sorprendió. Él le preguntó por qué. El conductor respondió que quería seguir la regla habitual.

A medida que el Motorrad se preguntó a qué se refería, el conductor lo apoyaba sobre su caballete central y descargo
su material desde el portaequipajes.

Yo estoy de humor para los peces de hoy, dijo el conductor, hurgando en uno de los compartimentos que cuelgan al
lado de la rueda trasera de la Motorrad por una línea de pesca y un gancho.

El Motorrad señalo que ella no tenía una caña de pescar.

El piloto abrió su bolso. Cerca de la boca estaba desmantelado arma de tipo rifle. Sacó las piezas, las juntó y las
aseguró con el perno. Luego amarró la cuerda de pescar al final del cañón y agregó un plomada, anzuelo y una
campanilla al otro extremo de la cuerda.

El motorrad advirtió que su maestra se entristecería al ver su arma ser utilizada de esta manera..

El conductor corto una parte de sus raciones portátiles en pequeños trozos, puso una pieza en el gancho, y echó la
línea en el agua. Se sentó en la barandilla. El piloto se quitó el sombrero y con pereza levanto la vista hacia el cielo
azul. Lentamente, se estiró.

Se puede realmente atrapar algo con eso, le pregunto al Motorrad.

No sé, respondió el conductor.

Una línea blanca larga cortaba a través del mar azul.

Fue un grande, majestuoso puente. En el puente había un Motorrad. Al lado de la motorrad, una persona pescando con
un rifle.

En ese tramo del puente, los adoquines se diferenciaban ligeramente del resto. Estaban de un tono ligeramente
diferente, dibujando letras masivas en el puente cuando se veían desde arriba.

Era el final de la sentencia en la barandilla.

"Lo hemos hecho".

Publicado por Hernan Foster en 7:32

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://elviajedekino.blogspot.com/2018/01/volumen-4-capitulo-10.html 5/6
27/8/2018 Kino no tabi Novela ligera Español: Volumen 4 -Capitulo 10

Introduce tu comentario...

Comentar como: cynlperalta@gm Cerrar sesión

Publicar Vista previa Avisarme

Entrada más reciente Página principal Entrada antigua

Suscribirse a: Enviar comentarios (Atom)

Tema Fantástico, S.A.. Con la tecnología de Blogger.

http://elviajedekino.blogspot.com/2018/01/volumen-4-capitulo-10.html 6/6

Related Interests