Había una vez un vendedor de gorras que se llamaba Gorrín. Vendía gorras rojas, azules, marrones y verdes.

Pero la que él usaba no la vendía, era a cuadros negros y blancos. -¡Gorras, Gorras, a veinte pesos cada una! – así pregonaba Don Gorrín.

Un día estaba muy triste porque no había vendido ni una gorra. Cansado y hambriento se fue a descansar a la sombra de un Gran árbol. Para no sacarse las gorras, se acercó al tronco del árbol y se deslizó despacito, despacito hasta que se sentó en el suelo. Alzó una mano para tocar la pila de gorras y dijo: -¡Están todas! ¡Qué suerte! – así al rato se durmió.

Don Gorrín al rato se despierta, alza una mano para tocar la pila de gorras y no encuentra NADA!!! Sólo tenía su propia gorra a cuadros blancos y negros. Mira para todos lados y NADA. Entonces mira para arriba, en la copa del Gran árbol y qué ve!!!! MONITOS!!! En cada rama del árbol había un monito con una gorra puesta. Don Gorrín enojado moviendo los brazos les dice: -devuélvanme mis gorras!!! – y los monitos repiten el gesto que hizo Don Gorrín.

Esta vez Don Gorrín más enojado y pegando una patadita en el suelo les dice: -¡Nada de bromas conmigo, devuélvanme mis gorras!!!- Los monitos imitando a Don Gorrín pegaron una patadita en la rama del árbol. Y así estuvo Don Gorrín un rato intentando convencer a los monitos que en todo momento seguían haciéndole burla.

Don Gorrín desesperado al ver que los pícaros monitos no le devolvían sus gorras, se sacó su gorra a cuadros blancos y negros y la tiró al suelo muy enojado. En ese momento,¡plaf, plaf, plaf!, todos los monitos tiraron al suelo las gorras tal como había hecho Don Gorrín. -¡Qué suerte! ¡Por fin me devolvieron mis gorras! ¡Y están todas!... las rojas, las azules, las marrones y las verdes. Entonces, se colocó primero su gorra a cuadros blancos y negros y luego todas las demás.

Ya con su pila de gorras en la cabeza y muy contento, se puso en marcha para el pueblo diciendo: -¡Gorras, gorras a las lindas gorras! ¡veinte pesos cada una! ¿quién me compra una gorra! GORRAS!!!! Y COLORADO COLORIN ESTE CUENTO LLEGÓ A SU FIN…