You are on page 1of 2

Introducción al estudio de la Historia

Al pensar en la “Historia”, ¿qué es lo primero que se nos viene a la mente? (Hacia los
estudiantes) En la mayoría de los casos pensamos que es el estudio del pasado, o tan sólo
lo que “se quedó atrás” en la línea del tiempo. Este acercamiento no es tan impreciso, pero
si buscamos la definición depurada de lo que es esta disciplina, hallaremos que la Historia:
es el estudio del hombre en sociedad a través del tiempo.

Fue Herodoto quien inició esta disciplina cuando, en nueve tomos, comenzó a relatar los
grandes sucesos que los antiguos griegos habían realizado. De tal manera que sus
sucesores verían de buen agrado lo que había hecho. Fue él el padre de la Historia, y tan
sólo fue el primer peldaño de una disciplina que posteriormente se volvería más compleja.
Hoy en día la Historia no sólo se encarga de darnos un retrato de lo que alguna vez
sucedió, sino que toman en cuenta elementos como:

● Hecho histórico.
● Causas.
● Actores sociales.
● Condiciones sociales, políticas y económicas.
¿Por qué resulta importante tener en consideración tales elementos al momento de
estudiar el pasado, de hacer Historia? Todo viene en función de la utilidad de la disciplina.
En menor grado, posee un uso descriptivo donde sólo se toma fotografía de lo que hizo la
humanidad en cierto momento, y describirla de tal manera que podamos imaginarla. En
mayor medida, posee un uso interpretativo que nos ayuda a entender la actualidad y
reconocer los caminos próximos a los que se dirige la humanidad (carácter social). En
otras palabras, nos permite aprender del pasado. Así, que para interpretar el pasado
requerimos desmenuzarlo en tantas partes como nos sea posible.

Sin embargo, hemos escuchado que la historia la escriben los vencedores (¿Qué quiere
decir esto?). Pero no, la historia la escriben los historiadores. Personas como tú o como
yo. Una persona con sus propias creencias, ideologías y posiciones políticas. Y desde
todas sus características realizará su trabajo interpretativo. No dudemos, entonces, que su
lectura del pasado esté orientada en función de lo que es él en el presente.

De forma que como estudiantes de la asignatura “Historia” debemos tomar en cuenta dos
elementos:

● Los hechos históricos (objeto).


● La lectura del historiador (sujeto de ciencia).
No obstante, debemos entender que todo historiador realizó su trabajo por la necesidad de
su tiempo. Como sujetos de la historia, nos vemos rodeados de problemas y crisis. Y si la
historia tiene una labor educadora, la construiremos con la intención de brindar la
información para solucionar los problemas de nuestro tiempo.

De tal forma, tenemos que considerarnos ese tercer elemento que, si bien tiene sus
propias características, ya podrá ir un paso más adelante en su interpretación. Y como este
tercer elemento debemos comprender que el historiador hace uso de distintas disciplinas
para llevar a cabo su trabajo. Si queremos entender la historia, convendría nutrirse un poco
en estas disciplinas. El tiempo no es propicio para hacerlo en este momento. Que nos baste
enumerar las disciplinas más importantes:

1. Sociología: nos permite observar los fenómeno sociales y las instituciones (por
ejemplo, la familia y la religión), así como entender el impacto de los mismos.

2. Política: nos deja comprender los diferentes tipos de organización social y la


formación de lo hoy conocemos como Estado.

3. Economía: permite entender la evolución de los tipos de producción, las relaciones


de explotación y la influencia de la propiedad privada.

En resumen, a partir de estos elementos, abordaremos la Historia como la interpretación


del hombre en sociedad a través del tiempo; tomando en cuenta los elementos que
conforman cada hecho histórico en profundidad, como son: causas, actores sociales,
contextos sociales, económicos y políticos. Todo con el fin de crearnos un bagaje que
nos permita ver de forma distinta la actualidad (entenderla, criticarla, proponer algo
diferente).