You are on page 1of 5

ANALISIS DE LA OBRA “EL VIEJO Y EL MAR”

DATOS BIBLIOGRÁFICOS:
Hemingway, Ernest El viejo y el mar México, Editores Mexicanos Unidos, S.A., 1982.

ARGUMENTO DE LA OBRA:
La historia trata de un viejo y solitario pescador agobiado por muchos años de trabajo llamado Santiago, cuyo único amigo es un
muchacho al cuál enseño a pescar a muy temprana edad conocido por todos como Manolín. Santiago hacia varios años que perdió a
su esposa de la que conservaba una foto que guardaba en un cajón para no recordar lo viejo y solo que estaba. La gente del pueblo
conocía a Santiago de muchos años atrás cuando el era joven, y le llamaban Santiago El Campeón, por su hazaña en un pulso contra
un negro sudamericano que duró dos días pero por lo que realmente era conocido Santiago era por su mala suerte en el mar, sobre
todo a la hora de pescar ya que llevaba 84 días sin recoger ningún.

Todo el pueblo sabía que Santiago era un buen pescador quizá el mejor a pesar de su avanzada edad pero no era por su fuerza ni
por otros atributos que hacen a un pescador sino por sus ganas de pescar y su ímpetu, coraje y valentía puesto que a pesar de no
pescar ningún pez en todas las salidas que hacia cada mañana al mar, allí estaba cada mañana al salir los primeros rayos del sol
sobre su bote esperando con la misma ilusión y ganas que el primer día que cogió su primer pez.

Aunque su vida estaba tocando el fin, Santiago sabia que no le quedaba mucho de vida. Su última voluntad antes de morir era poder
retirarse con una buena presa y demostrar a todos que aún seguía siendo un gran pescador. El muchacho que aprendió todo sobre
la pesca del viejo le ayudaba siempre a desmontar y llevar los aparejos de pesca y también a montarlos. En el camino de ida hacia
la casa del viejo y una vez allí el viejo y el muchacho hablaban de béisbol.

En una de esas charlas Santiago y el muchacho hablaron sobre los mejores jugadores de béisbol y como de uno de ellos tenia un
padre pescador que Santiago había conocido, al despedirse esa noche el muchacho le prometió que por la mañana iría ayudarle
aunque sus padres no estuvieran de acuerdo ya que ahora el muchacho afanaba en otro barco, con otro pescador por que al ver que
Santiago estaba negado para la pesca sus padres lo decidieron así. Aún así el muchacho continuaba ayudando al viejo y era el único
que confiaba y daba ánimos al viejo diciéndole que algún día pescaría un gran pez con el que por fin podría retirarse y morir en paz.

A la mañana siguiente el viejo fue a casa del muchacho a despertarle para cargar los aparejos de pesca en el bote, así lo hicieron y
al remontar el bote hacia la orilla del mar el joven le dio ánimos al como solía hacer. Por alguna extraña razón el viejo al observar a
los peces y su comportamiento, el tiempo, el cielo y todo su alrededor sabia que esta vez pescaría algún pez. Primero pescó un
bonito con el que se podría alimentar durante el tiempo que estuviera en el mar pero pasadas unas horas al atardecer sus ojos no
podían dar crédito al enorme pez que había mordido el anzuelo, sólo con observar la gran fuerza que este poseía se impresionó.

A partir de ese instante entabla la que sin duda será su última gran batalla con un pez enorme. Esta batalla terminará con la
derrota de alguno de los dos hasta que uno se rinda por el cansancio finalmente el pez sale a flote y el viejo observando su gran
tamaño dos veces superior a su bote siente mucho que tenga que matarlo pero no por eso se arrepiente de ello pero finalmente lo
hace y coloca el cuerpo fallecido del pez a la proa de su bote pero después de una tremenda lucha el pescador, regresa al puerto
con el gigantesco pez atado a su bote, pero antes de llegar a tierra firme los tiburones atacan y devoran al pez. Santiago intenta
defender su trofeo y premio pero los tiburones le dejan solo la cabeza con el esqueleto del pez. Santiago se siente vencido pero el
muchacho que ha sido su fiel compañero le dice: “No, no has sido derrotado. El pez no te ha derrotado. Tú has vencido”.

Por haber sabido enfrentarse a esa dura experiencia, ha obtenido en rigor una gran victoria: la de templar su ánimo y el de toda la
comunidad, a la que ha dado ejemplo de voluntad y de valentía poco comunes. Al final el viejo consigue un triunfo pese al resultado
final. Al retornar al puerto sólo con el esqueleto de su presa, pero ese símbolo de su voluntad, de su esfuerzo y de su valentía, es
el símbolo de su propia superación.

Tema: La soledad, la dura relación del hombre con la naturaleza, el sentimiento de la muerte, el deseo de vivir y triunfar pese a
todas los desengaños.
UMENTO

Santiago, un viejo pescador cubano, después de ochenta y cuatro días de no capturar un pez, decide hacerse al mar. Siendo él extremadamente
pobre, recibe la ayuda de Manolín, "el muchacho" quien es su amigo y quien fuera antes su aprendiz. Años atrás, el viejo enseñó al muchacho a
pescar, pero la mala suerte hizo que el padre de Manolín lo obligara a dejar a Santiago para salir con un bote que tuviera buena suerte. El muchacho,
quien aún le tiene cariño al viejo, le consigue sardinas para usar como carnada, y cena, para recuperar fuerzas para salir a pescar. Antes del amanecer,
sale Santiago al mar.

Mientras rema, piensa el protagonista en sus días de mala suerte, pero se consuela pensando que cada día es un nuevo día. Que es bueno tener
suerte, pero que se necesita estar preparado. "Luego, cuando venga la suerte, estaré dispuesto". Después del amanecer, cuando el sol está a dos
horas de altura, ve el viejo un grupo de aves marinas de largas alas negras girando en el cielo sobre él. Las aves le indican la presencia de unos
grandes dorados. Santiago persigue a las aves y a los peces, pero van demasiado rápido y se le escapan.
El viejo sigue remando, sabe que su "pescado grande" tiene que estar en alguna parte. A lo largo del día, confusos pensamientos atraviesan su mente,
desde el béisbol y su venerado Di Maggio, cuyo padre fue también pescador, hasta la posibilidad de que la gente lo considere loco por hablar consigo
mismo. Es en medio de esos pensamientos, que siente un vivo tirón en uno de los sedales.

En este punto de la historia comienza el verdadero duelo entre Santiago, el viejo, y su mar, representado por un pez, enorme e increíblemente duro.
Santiago permite al pez que lo arrastre con él, es un pescador paciente y experto y sabe que el pez va a cansarse, a necesitar alimento y él va a poder
acercarse lo suficiente para clavarle su arpón en el corazón.

Después de cuatro horas, el viejo se pregunta cómo será este pez al que todavía no ha visto. Después de la puesta del sol y para distraerse del dolor
causado por la postura forzada para sostener el sedal, vuelven sus pensamientos al béisbol, desearía tener una radio, como la gente rica, para
escuchar los partidos y enterarse de los resultados. Después de una noche entera sosteniendo el sedal para evitar que el pez se escape, Santiago
siente los efectos del cansancio y el dolor de la vejez. Extraña al muchacho. "Nadie debiera estar solo en su vejez.

Pero es inevitable", piensa Santiago. Se alimenta de pescado crudo para recobrar la energía suficiente para la pelea que se avecina. Siente pena por
este pez, tan grande y maravilloso, pero sabe que tiene que matarlo. Recuerda, con tristeza, la ocasión en la que él y el muchacho pescaron una de
dos agujas que iban en pareja. El macho de esta especie siempre deja comer a la hembra primero. La hembra luchó desesperadamente por su vida. Y
el macho nunca la abandonó. Tanto Santiago como Manolín sintieron tristeza, le pidieron perdón a la hembra y le abrieron el vientre con rapidez para
que no sufriera.

Empieza a ponerse el sol por segunda vez. El viejo, para darse fuerzas, recuerda un momento de su vida cuando, siendo más joven, había pulseado
con "el gran negro Cienfuegos" durante todo un día y toda una noche, en Casablanca. Y había ganado. Entonces no era viejo sino "Santiago El
Campeón". Al caer la noche, el viejo, cansado, se recuesta contra la madera gastada de la proa, decide usar los remos para sujetar el sedal y poder
descansar.

Vuelve a sentir pena por el gran pez que no tiene nada que comer. Santiago siente que el castigo del anzuelo es malo para el pez. Pero el castigo del
hambre y el encontrarse frente a una situación que no comprende es lo peor. En sus sueños aparece primero una vasta mancha de marsopas en
época de apareamiento, brincando en el aire. Sueña luego que está en su pueblo, en su cama. Y luego surgen en sus sueños la larga playa amarilla y
sus leones en Africa "jugando como gatitos en la playa". Es feliz. Al amanecer del tercer día empieza el pez a dar vueltas. Es el momento que Santiago
ha estado esperando. Comienza el duelo final.

Durante horas el pez gira en torno a la barca. Santiago resiste, pero está agotado. Siente vahídos y mareos. Justo cuando empieza a rogar a Dios para
que le ayude a resistir, siente una serie de tirones y sacudidas en el sedal que está sujetando con ambas manos. El pez está golpeando el alambre con
su pico. Santiago sabe que cada golpe puede ensanchar la herida. El viejo trata de evitarle dolor al pez, a pesar de estar sufriendo él mismo dolores
inenarrables. En la vuelta siguiente ve al pez, bello y tranquilo.

Con su arpón en la mano, lo ve acercarse. Siente que la lucha va a vencerlo. "Me estás matando pez ±pensó el viejo-. Pero tienes derecho, hermano".
Jamás había visto él una cosa más grande, ni más hermosa, ni más tranquila, ni más noble. Cogiendo todo su dolor y lo que queda de su fuerza clava
el arpón en el corazón del pez, que se levanta del agua, mostrando toda su longitud y anchura y todo su poder y belleza en la muerte. Amarra
Santiago el enorme pez al costado del bote para volver al puerto. Todo su esfuerzo es inútil si no puede acarrear el pez al mercado para su venta. Pero
la distancia es grande y los tiburones han percibido la sangre del pez en el agua. El primer tiburón que los ataca se lleva cuarenta libras del pez antes
de que el viejo lo mate. Y deja al pez sangrando.

La sangre en el mar atrae más tiburones. Santiago se cuestiona haber matado a su pez. "Quizás haya sido un pecado", piensa. Dos horas después dos
galanos, tiburones extremadamente agresivos, han captado el rastro de la sangre. Al final del día no queda nada del pez que pueda ser vendido, sólo
queda la cabeza y el espinazo. Santiago se cuestiona el haberse alejado demasiado de la costa. Se siente derrotado y cansado por dentro.

Cuando llega Santiago al puerto se da cuenta de la magnitud de su cansancio. Quita el mástil de la carlinga y empieza a subir hacia su choza. Al mirar
hacia atrás, al reflejo de la luz de la calle, ve la gran cola del pez levantada detrás de la popa del bote, ve la línea desnuda del espinazo, y la cabeza con
el saliente pico.

Llega a su choza y se duerme. Manolín lo encuentra dormido cuando entra a la casucha la mañana siguiente. El muchacho lo despierta, le lleva café, y
le cuenta que han estado buscándolo por dos días, con guardacostas y aeroplanos. "Me derrotaron", dice el viejo. "No. El (el pez) no. El no lo
derrotó". Manolín insta al viejo a descansar, a recuperarse, porque él va a volver a salir a pescar con el viejo. Sin importar lo que digan sus padres. El
pez era un tiburón. Tenía dieciocho pies de la nariz a la cola.

ASPECTOS FORMALES:
¿Cuántos hay?: Uno.
¿Cómo es?: No omnisciente.
Persona: 1ª y 3ª.
Punto de vista: Parcial y subjetivo.

PERSONAJES:
Son personajes de carne y hueso.

Santiago: Es un hombre viejo, flaco, desgarbado, con arrugar profundas en la parte posterior del cuello. Las manchas pardas del
benigno cáncer de piel que producen el sol del mar del Caribe en la mejilla. Era valiente, audaz, persistente y muy paciente. Tenia
pecas por todos lados de su cara hasta bastante abajo y sus manos tenían las hondas cicatrices que causa la manipulación de las
cuerdas cuando sujetan los grandes peces. Son manos eran tan viejas como las erosiones de los desiertos. Todo en él era viejo,
salvo sus ojos; y estos tenían el mismo color del mar, eran alegres e inofensivos.
Manolín: Era un joven muchacho que le tenia un gran aprecio y cariño a este porque le había enseñado a pescar. El muchacho
entristecía al ver al viejo regresar todos los días con su bote vacío. Siempre bajaba a ayudarle. Y era quizás la única persona que
se preocupaba por el llevándole comida y dándole ánimos cada día.

ESPACIO: Un pueblo cercano al mar del Caribe y en el mar. (Cuba)

TIEMPO:
Externo: No se dan fecha pero se podría deducir que se tratan de los años 50 ó 60 en adelante.
Interno: Se desarrolla en orden cronológico con algunos pequeños Flash-back.

LENGUAJE:
Nivel vulgar, los personajes y el autor hablan como en la vida cotidiana con palabras de procedencia sudamericanas.
Predominan las narraciones, las descripciones son ajustadas y precisas, y los diálogos de estilo directo son concisos y cortantes.
CONCLUSIÓN

En conclusión este trabajo fue de suma importancia ya que aprendí mucho acerca de la interesante obra ³El Viejo Y El Mar´ que nos ilustro sobre
todos sus personajes y aventuras interesantes. Esta historia no enseña una interesante moraleja la cual es Siempre luchar por lo que anhelas.

INTRODUCCIÓN

El siguiente trabajo es realizado con el objetivo de dar a conocer lo siguiente: Biografía del autor, análisis de la obra, dibujos, glosario etc. esto con el
fin de ilustrar sobre el contenido de la obra titulada El viejo y el mar´ la cual nos servirá para desarrollar nuestras mentes, y ampliaremos nuestros
conocimientos con esta interesante obra.

BIOGRAFIA DEL AUTOR:

Ernesto Hemingway, uno de los famosos escritores de la literatura nortea-mericana contem¬poránea, nació en Oak Park, Illinois, en 1899 y murió en
Kentchum, Idaho, en 1961. Ganador del Premio Nobel en 1954, participó en las dos guerras mundiales, así como en la de España como corresponsal.

Pasó hambre en París, alternó con los reyes, escritores, millonarios, toreros, cazadores, soldados, fue uno de los testigos excepcionales de la
revolución castrista. Entre sus obras, algunas llevadas al cine se cuentan: "Aguas Primaverales", "Fiesta", "Adiós a las armas", "Las verdes colinas de
África", "Las nieves del Kilimanjaro", "Tener y no tener", "Por quién doblan las campanas", "Al otro lado del río y entre los árboles". A su muerte dejó
varios inéditos, apareciendo "París era una fiesta", "Islas a la deriva", "88 poemas", "Enviado especial", "El jardín del Edén", "Publicado en Toronto" y
"El verano peligroso". "El viejo y el mar" (1952), aparece como la culminación y la síntesis de la actividad creadora del autor, y una de las obras más
admiradas universalmente.

La trama del libro es sencilla, con un lenguaje seco, de frases breves, como si fuera un reportaje periodístico, y reconstruyendo la historia de un
pescador cubano, Santiago, quien en su pugna con el pez y el océano, descubre una extraña amistad casi una fraternidad con el animal que combate.

En 1918, está presente en la Guerra Mundial, participa en la Cruz Roja, es camillero en Milán; en pleno conflicto bélico es herido y consigue Medalla
al valor militar y una novia...se enamora de Agnes Von Kurovsky, su enfermera e inspiradora de "Adiós a las armas".

Más adelante, viaja por Constantinopla, Grecia, Italia, España y Canadá: Su afición por la aventura crece; en Suiza y Austria practica esquí y en España
no se perdería los toros de los Sanfermines de Pamplona.

Muchas de sus obras serían el testimonio de una vida vigorosa y aventurera, de apego a la violencia y el desprecio a la muerte en la guerra, en los
ruedos, en la selva africana, en alta mar, que con fidelidad y hermosura supo presentar en sus obras.

Después de la 2da. Guerra Mundial, se instala en Finca Vigía (Cuba). Durante 10 años no publicó nada y su salud resquebrajóse por su afición al
alcohol, hasta que en 1952, aparece, en la revista L1FE, su obra EL VIEJO Y EL MAR con la que recobró su popularidad, se ganó el aprecio de los
pescadores de Cuba, el Premio Pulitzer y el NOBEL de 1954. El final de su vida es muy triste: Crisis nerviosa, delirium tremens, enajenación, locura e
intento de suicidio, hasta que el 2 de julio de 1961 se quita la vida con una de sus escopetas favoritas.

ANALISIS EL VIEJO Y EL MAR

El viejo y el mar (The Old Man and the Sea)es una novela escrita por Ernest Hemingway en 1951 en Cuba y publicada en 1952. Fue su último trabajo
de ficción importante publicado en vida y posiblemente su obra más famosa.

Aunque la novela ha sido objeto de numerosas críticas, es considerada como uno de los trabajos de ficción más destacados del siglo XX, reafirmando
el valor literario de la obra de Hemingway. La novela ha sido llevada al cine en numerosas ocasiones siendo la adaptación de 1958 protagonizada por
Spencer Tracy una de las más populares y conocidas. En 1953 Hemingway recibió el Premio Pulitzer y el Nobel de Literatura al año siguiente por su
obra completa.

ESTRUCTURA

El libro no está dividido en capítulos y se podrían diferenciar varias partes: la primera correspondería a la presentación del ambiente que rodea al
pescador y sus preparativos para salir a pescar. La segunda es la marcha a la mar y su lucha con el pez y los tiburones, y la tercera, para concluir, la
llegada de Santiago a puerto.
SITUACIÓN LITERARIA DE LA OBRA SEGÚN EL GÉNERO:

Es narrativo-descriptivo porque el autor narra lo que los personajes están pensando o lo que están haciendo y a la vez describe muy bien lo que están
sintiendo o viendo

TEMAS FUNDAMENTALES:

La solidaridad y la perseverancia.

La lucha de un hombre contra la adversidad Esta novela refleja exactamente la, soledad de Santiago, su dura relación con la naturaleza, el sentimiento
de la muerte, la afirmación del deseo de vivir pese a todas las frustraciones y desengaños, y la valentía física e intelectual.

SUB-TEMA

La vida de los pescadores, la indiferencia de la sociedad frente al debilitamiento de la tercera edad. Hombre.

PERSONAJES

El Viejo – Santiago - Los Perico - Martín – el dueño - El patrón - Rogelio - muchacho – Mandolín - Los beisbolistas D” Maggio, los Yankees, Indios de El
camarero guardacostas cleveband, Tigres de Detroit, Rojos de Cincinnati, los White Sox de Chicago.

ANÁLISIS DE LOS PERSONAJES:

Protagonista: Santiago

Antagonista: Los tiburones

Personaje secundario: Manolín

FÍSICAMENTE:

Santiago, "El viejo": Un pobre pescador, flaco y desgarbado, con arrugas profundas en la parte posterior del cuello. Con manchas del sol en la piel y
cicatrices en las manos. Pero de ojos alegres e invictos, y hombros todavía poderosos. Santiago es viudo y solitario.

Manolín, "El muchacho": Fue el aprendiz del viejo hasta que sus padres lo obligaron a ir a pescar en botes más exitosos. Es afectuoso y atento. Tiene
mucho cariño al viejo, y se preocupa por él, encargándose de que tenga café y comida.

El pez: Un tiburón de dieciocho pies de largo. Una criatura hermosa, poderosa y noble a la que el viejo llama su hermano.

TIEMPO:

CRONOLOGICO:

Los sucesos de la Obra tienen una duración aproximada de cuatro meses, teniendo como referencia de los ochenta y cuatro días de pesca
infructuosa, Hasta la victoria de Santiago, luego de su hazaña.

PSICOLOGICO:

Las luchas de la obra corresponden en la parte real del siglo XX, muchos otros sucesos son frutos de la imaginación.

Related Interests