You are on page 1of 3

Signos y Síntomas de la Parasitosis

Los síntomas de parasitosis se dan por la ingestión de los huevos de los parásitos siendo esta
la vía por la cual ingresan al ser humano de un medio externo al interior llamado también
parasitosis interna ya que son parásitos que se ingresan por la boca llegan al estómago y
posteriormente se estabilizan dentro de las paredes intestinales siendo este el lugar de
proliferación parasitaria; sin embargo, debemos recalcar que los parásitos pueden alojarse
también en diferentes órganos. Los síntomas de presencia parasitaria en los infantes surgen
principalmente en los bebés con más de 6 meses de edad, debido a que tienen mayor contacto
con el piso y la suciedad medios en los cuales se hacen presente .Los huevos de estos
microorganismos, también de forma general, habitan en la tierra, carnes crudas o superficies
sucias y la falta de higiene personal provocando síntomas como:

1. Dolor abdominal constante
2. Barriga hinchada o exceso de gases
3. Cansancio frecuente sin razón aparente
4. Comezón en el ano
5. Períodos de diarrea intercalados con estreñimiento
6. Presencia de pequeños puntos blancos en las heces
7. Pérdida de peso sin razón aparente
8. Alteraciones del apetito con mucha o poca hambre
9. Heces muy oscuras
10. Vómitos, diarrea o cólicos

Sin embargo, en algunos casos los huevos de las lombrices también se pueden desarrollar
antes de llegar al intestino, provocando síntomas de parásitos estomacales que incluyen
náuseas, vómitos, acidez o sensación de movimientos en el estómago.
Hay también casos en que la presencia de estos parásitos en el intestino provoca hinchazón
de la barriga, lo que puede causar una ligera incomodidad en la región alrededor del ombligo.
Estar infestado de parásitos es algo que se asocia con personas de lugares lejanos; sin
embargo, los parásitos que infectan a los seres humanos lo hacen sin ninguna distinción
aunque se debe resaltar que en zonas rurales o alejadas incluyendo las provincias es donde
hay más casos de parasitosis llegando incluso a que un solo huésped tenga más de 6 tipos de
parásitos. Además, muchos de ellos no tienen síntomas, por lo que una persona puede estar
años sin saber que está infectada.

Tratamiento

El mejor tratamiento para los parásitos intestinales es con la ingestión de medicamentos
antiparasitarios ya que existen diversos tipos de fármacos, para tratar las distintas
enfermedades parasitarias, también es importante que durante y después del tratamiento se
laven bien las manos para evitar la transmisión de los huevos de estos parásitos a otros
individuos, especialmente después de defecar o antes de cocinar.
Para evitar la infestación con parásitos se recomiendan algunos cuidados como: lavar
frecuentemente las manos, mantener las uñas cortas, cocinar bien la carne y lavar los
vegetales antes de utilizarlos.
Se han de tratar aquellos casos en los que existen síntomas o a los portadores asintomáticos
(pacientes que no presentan síntomas pero tienen parásitos), cuando sea preciso evitar el
contagio, por ejemplo, en caso de un convivir con un inmunodeprimido (Cuando el cuerpo
no puede producir una respuesta inmunitaria adecuada).
El Albendazol y el Mebendazol, pero se debe consultar a un médico general antes de
hacer uso de cualquiera de los dos medicamentos, una vez que existen diversos tipos de
parásitos y lombrices intestinales como la solitaria, la giardia o los oxiuros, que deben ser
tratados con medicamentos diferentes. .
El albendazol también puede utilizarse en el tratamiento de la neurocisticercosis junto con
los corticoides y los anticonvulsivos. En esta enfermedad, las dosis recomendadas son:
Pacientes con menos de 60 kg: 15 mg/kg/día divididos en dos dosis (dosis máxima diaria de
800 mg) por 8 a 30 días, según orientación médica. Paciente con 60 kg o más: 400 mg 2
veces al día durante 8 a 30 días, según orientación médica.:
Entre los casos de administración de medicamentos para parasitosis las mas utilizdas son el
amenbasol y la menbasol en las siguientes dosis
Ascaris lumbricoides:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para adultos y niños con
edad superior a 2 años.
200 mg o 5 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para niños entre 1 y 2 años.
Ancylostoma duodenale o Necator americanus:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para adultos y niños con edad
superior a 2 años.
200 mg o 5 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para niños entre 1 y 2 años.
Larva migrans cutánea:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) 1 vez al día durante 3 días para adultos y
niños con edad superior a 2 años.
Enterobius vermicularis:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para adultos y niños con edad
superior a 2 años. Se puede repetir la dosis después de 2 semanas.
Trichuris trichiura:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para adultos y niños con
edad superior a 2 años.
200 mg o 5 ml de suspensión oral (40 mg/ml) en dosis única para niños entre 1 y 2 años.
→ Strongyloides stercoralis:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) 1 vez al día durante 3 días para adultos y
niños con edad superior a 2 años.
Giardia lamblia:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) 1 vez al día durante 5 días para adultos y
niños con edad superior a 2 años.
Hymenolepis nana:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) 1 vez al día durante 3 días para adultos y
niños con edad superior a 2 años
→ Taenia spp.:
400 mg o 10 ml de suspensión oral (40 mg/ml) 1 vez al día durante 3 días para adultos y
niños con edad superior a 2 años