You are on page 1of 3

Artículo #3

Comunicándose con las nuevas generaciones. El reto para los Odontopediatras

Marc Saadia*/ Roberto Valencia**

Introducción
Nadie debería saber más sobre niños y adolescentes que los dentistas pediátricos. Tenemos la calidad
humana para vincularnos con los niños y formar parte de ellos. Podemos sentirlos y predecir su
comportamiento en la mayoría de los casos y actuar en consecuencia para que se sientan cómodos en el
entorno dental. Podemos bromear, hablar libremente, conocer sus gustos y disgustos, sus esperanzas y
sueños según la edad y el comportamiento.
La vinculación es un fenómeno inclusivo que se observa entre los niños, pero es una conexión que debemos
buscar. Nos vinculamos cuando miramos más allá de la biología (aspectos fisiológicos y patológicos) y
tomamos en cuenta las características psico-sociales y culturales de pacientes y padres.

La vinculación es necesaria para la comunicación.
La vinculación es necesaria para educar. En el pasado, la educación se transmitía verticalmente, de abuelos,
padres a sus hijos. Hoy en día, la educación generalmente se transmite horizontalmente, con compañeros y
amigos como los principales tutores. Existe una necesidad de que los niños crean y mantengan vínculos con
diferentes grupos de acuerdo con intereses comunes (escuela, social, género, música, código de vestimenta,
deportes, adornos corporales). Hasta los años 80, una generación cambiaba cada 20 años. Hoy, las
generaciones se renuevan cada 7 años y reciben nombres como X (baby boomers) 12, Y (Millelials) y Z
generation. Los dentistas pediátricos de todo el mundo están experimentando esta revolución en el
comportamiento de los padres y los niños. Una vez que creemos que empezamos a entender cómo tratar
con ellos, cambian el juego. En cierto sentido, la generación cambia a la misma velocidad que la
tecnología. Estas modificaciones obedecen a estas variantes1: 1. La cultura ha cambiado (padres que
trabajan, problemas parentales, cultura grupal). 2. La tecnología ha cambiado (niños cibernéticos,
revolución de la comunicación). 3. Las necesidades han cambiado (consumo, inmediatez, pertenencia). 4.
Hemos cambiado (especialistas).

Tipos de niños y padres
Cuando un niño ansioso de 3 años viene a nuestra oficina por primera vez, tenemos la capacidad de leer el
comportamiento potencial de los niños y actuar en consecuencia. La mayoría de ellos se comportarán de
acuerdo con su edad, educación y cumplimiento (cooperación, obediencia, aquiescencia, sumisión,
pasividad, desobediencia, insolencia, rebelión). Nuestro trabajo es apagar el sistema límbico (mente
reptiliana).. Usando la técnica de decir-mostrar-hacer, inhibimos esta respuesta y activamos la mente
cognitiva, mente lógica que se encuentra en la corteza 6-6 de Neo. Desafortunadamente, en muchos casos
debido a los cambios de comportamiento 8-9, gran cantidad de trabajo que requiere varias visitas, falta de
paciencia o experiencia, tendemos a usar y abusar del óxido nitroso, la sedación y la anestesia general para
tratar a niños sanos potencialmente cooperativos, lo que aumenta dramáticamente

Niños inseguros
Los padres de niños inseguros los hacen sentir débiles y les impiden explorar nuevas vías. De esta manera
se establece una dependencia psico-afectiva. La mamá puede estar ansiosa por experiencias dentales
personales pasadas y se agarran a la mano del niño; El niño se queda cerca de su madre. La madre mirará
de antemano protegiendo a su hijo. En este caso, no hay confianza, no hay vínculo. Madre, entrará en el
consultorio y se negará a irse. Ella le dirá al dentista cómo proceder. Podría sugerir recostarse en la silla y
colocar al niño encima de ella. Ella puede indicar cuándo comenzar y cuándo parar. Ella le dirá si su hijo
necesita un descanso para ser consolado. Cuando un niño no se desarrolla con seguridad, interpreta toda la
información como una alerta. La lógica en estos casos es revertir el factor miedo en una experiencia más
agradable. Muestre su confianza, explicando a la madre y al niño todo el procedimiento. La idea es
extinguir la desconfianza para hacer el trabajo. Una vez que se complete el procedimiento, el niño sentirá
que logró algo fuera de este mundo, la madre estará agradecida. El objetivo a largo plazo es tener un niño
seguro de sí mismo en su silla y la madre en la sala de espera. La paradoja con padres sobreprotectores,
Artículo #3

tienden a abusar del biberón o la lactancia materna y el uso de la estimulación, lo que aumenta la
posibilidad de caries y maloclusiones en la primera infancia.

Niños abusivos y exigentes.
Este tipo de niños tiene el poder sin responsabilidad. Los padres pierden la autoridad y el respeto. Los niños
dirigen el espectáculo (síndrome del emperador). Este comportamiento se puede ver en los hijos de padres
mayores, afectos privados, familias disfuncionales, entornos ricos donde las criadas los crían. El
sentimiento de culpa de los padres tenderá a cumplir todos los deseos. En estos casos, la unión es
generalmente muy pobre. Los niños llamarán a sus padres para salvarlos. Los niños generalmente
cooperarán, pero al final están tan frustrados y enojados, porque su poder no los ayudó. No recogerán su
regalo al final de la visita y se pelearán con sus padres.

Padres abusivos
Hay un grupo de padres que competirán con sus hijos. Algunos de ellos son egocéntricos o no están
destinados a ser padres. Los verás en tu oficina muy bien vestidos, con cuerpos perfectos mientras sus hijos
están desalineados. No tienen tiempo para sus hijos porque necesitan este tiempo para sí mismos. Tendrán
la tendencia a erosionar la autoconfianza de sus hijos con frases como ". "Mi hijo nunca usará este aparato".
"No pierde la cabeza porque está firmemente colocado entre sus hombros". "Él no es capaz de hacer esto
...". "Saca tu pulgar, te ves estúpido". Ellos creerán que un niño de 3 años es perfectamente capaz de
cepillarse los dientes. Si el niño llora, los "conectará" al pacificador o al biberón para tener paz. Ellos harán
a los dentistas pediátricos responsables de la salud bucal del niño y no se responsabilizarán de la falta de
control en el hogar. Los niños abusados emocional o físicamente son perfectos para vincularse. Se sentirán
protegidos, valorados, apreciados, pero lo más importante es que quieran mostrar a sus padres que sus
opiniones sobre él / ella no son correctas.
Al hacer que se sientan importantes, les quitamos el miedo y creamos una confianza que podría durar.
Existen pocas emociones más fuertes que la necesidad de pertenecer y dar un significado14. Recibirá de

ENLACE A NIÑOS Y ADOLESCENTES
Nuestro cerebro es un cerebro neurosocial. Se han encontrado tres tipos de resiliencia cerebral. /
Resistencia neuronal 2. / Resistencia psico-afectiva. 3. / Resiliencia sociocultural.

Entre los humanos, 99.7% 1 a 99.9% 6-15 del ADN es igual. Nuestros genes determinan parcialmente
quiénes somos. El resto 0,1% a 0,3% es psico-cultural. Todo esto confiere a los humanos una calidad única
para ser y comportarse como lo hacemos. Se expresa o puede no expresarse en función a su entorno. Por
esta razón, la educación es única porque involucra a muchos contextos psico-socioculturales diferentes y
muta constantemente a medida que aprendemos a coexistir con nuestro entorno. Esto sucede cuando el niño
acude por primera vez al dentista. Cuando perciben una buena conexión en el entorno pediátrico de la sala
de espera (sala de espera, recepcionista, área de operación colorida, asistentes dentales sonrientes). Pero la
persona más importante es el dentista, que crea una relación confiable con nuestros hijos y padres. De la
misma manera en que los niños se unen naturalmente, los jóvenes se comunican principalmente con los
demás a través de su postura, actitud, código de vestimenta, objetos que usan. Esta es la forma en que estos
adolescentes expresan quiénes son con sus compañeros. La postura y el código de vestimenta transmiten
una imagen, un legado, no necesariamente un estatus monetario, sino su gusto personal y su personalidad
más íntima.
Nuestro objetivo como dentistas pediátricos es producir bocas sanas y contribuir a tener niños sanos. Esto
solo puede hacerse con la comunicación.

Como lograr un cambio.
Empezamos a comportarnos de la misma manera que el niño. Cambiando el comportamiento del dentista.

Aprende a Decir NO
es un ejercicio peligroso, porque implica que usted está a cargo. La palabra NO es una mala respuesta para
quien solo quiere escuchar la palabra SÍ. El niño y el padre deben reconocer que existe un orden jerárquico
cuando visitan un consultorio dental. Están en nuestro espacio, somos los especialistas y buscan nuestra
experiencia. Los niveles de tolerancia para una respuesta negativa son generalmente muy bajos, pero
pueden ser necesarios cuando la comunicación no se puede establecer con niños o padres. “No, no puede
Artículo #3

permanecer en la operatoria”, “No, su hijo necesita una corona”, “No, no puede enviar mensajes de texto
cuando estoy trabajando”, “Esta es SU responsabilidad” (cepillar los dientes de su hijo, controlar el azúcar
en casa, llevandolo al oficio). Los dispositivos electrónicos como teléfonos, tabletas y auriculares son
aceptables cuando decidimos. Pueden tener un efecto calmante o dificultar nuestro trabajo o comunicación
con nosotros. Tenemos que distinguir los niños maliciosos potenciales a los asustados y actuar en
consecuencia.
Los padres pueden ser de ayuda o ser una molestia en la operatoria. Si decide que el padre puede quedarse,
la regla "usted es un observador silencioso, puede tomar la mano del niño, pero ninguna palabra". Si no
siguen su regla, tendrán que salir de la operatoria o usted puede decidir detener el procedimiento por
completo. Los padres como una molestia en el operario pueden tener palabras como "¿estás seguro de que
este es el diente?" Doctor, esta sangrando mucho! ¡Oh Dios mío! Esta es una oportunidad. ¡Aprieta mi
mano cariño, recibirás una inyección! "Leí en Internet ..." Los padres se convierten en expertos en 5
minutos y cuestionarán su autoridad, experiencia y conocimiento. Otras respuestas en niños abusivos
empoderados deben ser rápidas y claras, cuando se encuentra un mal comportamiento como patear, morder,
maldecir. El niño necesita comprender de inmediato que estas acciones no son toleradas. Pero debes
asegurarte de que este comportamiento no se desencadena por el miedo de experiencias anteriores. En estos
casos, la comunicación con ellos es esencial y generalmente tiene respuestas positivas. Si el niño no abre la
boca, no podemos trabajar, ver a otros niños acostados y cooperando puede exorcizar el factor miedo.
Hermanos más jóvenes que observan a los hermanos mayores, tener el mismo procedimiento es el mejor
"ejercicio de mostrar-hacer-hacer".

CONCLUSIONES
En muchos países del mundo, la especialidad de Odontopediatría no existe. Nosotros, como expertos,
estamos capacitados para tratar con niños pequeños saludables y personas jóvenes y mayores con
necesidades especiales. Sin embargo, los desafíos que enfrenta una nueva generación de niños y padres
sobre la forma en que trabajamos aumentarán de manera significativa la cantidad de sedaciones y los casos
de anestesia general. Por esta razón, necesitamos trabajar más duro para comunicarnos. La vinculación con
los niños debe ser probada una vez más. Tenemos que volver de lo más simple a lo más complejo.
Paradójicamente, la anestesia general es la más fácil porque no hay conexión, no hay comunicación, no hay
control de la conducta; y desafortunadamente cuando no existe un vínculo, no podemos educar.