You are on page 1of 71

SÍMBOLOS ESOTÉRICOS

Del profesor Moncada

Doctor en Ciencias Herméticas Cum Laude


Presbítero de la Iglesia Gnóstica
Rosacruz del S.S.S. de Berlín
Cofundador de la Logia Rosacruz "Zanoni"
Miembro de la Hermandad de la Luz (Grado 13) T.B.O.L.
Fundador del Centro de Estudios Esotéricos "Acuario"
Past Master de la Logia "Isis" 528 del "Droit Humain"
Maestro Masón de la Gran Logia "Valle de México"
Grado 18 de la Co-Masonería
Ex Presidente de la Logia Teosófica "Sr. Buddha"
Ex Miembro del Consejo Nacional Teosófico
Miembro de la Orden Martínista con sede en París
Instructor y Conferenciante

ORGANIZACIÓN EDITORIAL NOVARO. S. A.


MÉXICO, O F • BARCELONA, España • BOGOTÁ, Colombia • LIMA, Perú •
SANTIAGO, Chile

D.R. © FEBRERO DE 1975, ORGANIZACIÓN EDITORIAL NOVARO, S.A. CALLE 5, No. 12,
NAUCALPAN DE JUÁREZ, ESTADO DE MÉXICO PRIMERA EDICIÓN |B| FEBRERO DE 1975
Copyright © 1975, Guillermo Moncada
IMPRESO Y HECHO EN MÉXICO PRINTED AND MADE IN MÉXICO
El símbolo es el lenguaje del Iniciado. Ha sido usado por los Magos
de todos los tiempos, como medio eficaz para perpetuar las
sublimes enseñanzas de las Fraternidades Ocultas.

PRÓLOGO
El símbolo es el lenguaje del Iniciado. Ha sido usado por los Magos
de todos los tiempos, como medio eficaz para perpetuar las
sublimes enseñanzas de las Fraternidades Ocultas.
En manos de los ignorantes, de los legos, no pasa de ser más que
una cosa extraña, curiosa, algo así como un original rompecabezas.
Y al no poder ser interpretado continúa guardando el misterio que
contiene.
El símbolo debe de haber jugado un papel muy importante en las
épocas del oscurantismo religioso, cuando la Iglesia dio en
perseguir con crueldad a los "herejes", a los que no comulgaban
con sus ideas y también en el tiempo en que la imprenta era aún
desconocida. En la primera, porque? pesar de decir mucho no
decía nada. No comprometía a su dueño porque no era un
documento escrito. Y en la segunda, porque servía como medio de
difusión hermética entre los Iniciados.
Porque a pesar de que esas enseñanzas se han conservado por los
manuscritos secretos y de que el conocimiento esotérico se ha
impartido en forma oral, es decir, de boca a oído, de maestro a
discípulo o por la escritura; el símbolo, sin embargo, era necesario
por las ventajas siguientes:
Por su laconismo preciso. Por su sigilo. Por su originalidad que
despierta curiosidad. Por su modo de conservarse él mismo.
El símbolo, no obstante representar cierta idea, principio o
conocimiento, tiene sin embargo un margen muy amplio de
interpretación. Porque cada quien puede interpretarlo a su manera,
a la luz de su intuición o con ayuda del conocimiento hermético que
posea. Y lo sorprendente de esto es que a pesar de que hay
distintas interpretaciones de un mismo símbolo, en el fondo la
verdad de la enseñanza es la misma.
Porque el símbolo se revela a quien lo interpreta en la justa
proporción de lo que espiritualmente se merece.
En todas las religiones, en todas las Fraternidades o Hermandades
Herméticas, en las Órdenes Místicas o religiosas, hay símbolos que
encierran grandes secretos.
El cristianismo tiene a la cruz latina como símbolo principal y
simplemente de sus cuatro palabras INRI se han hecho como 20
interpretaciones.
Al ser la cruz un símbolo muy antiguo y venerado, su uso se ha
extendido en una gran variedad, porque casi todas las religiones y
Fraternidades lo han tomado como emblema de sus actividades
espirituales.
Nombremos algunas de ellas ya que por la falta de espacio no es
posible ni definirlas ni explicarlas. En un trabajo mío titulado "Las
Cruces y sus Misterios", hablo de ellas.
La Cruz Griega. La Cruz Papal. La Cruz de San Andrés. La Cruz
Astrológica. La Cruz de los Kabalistas. La Cruz de Jerusalén. El
Lábaro de Constantino. La Serpiente de Bronce. La Cruz de los
cuatro signos fijos. La Cruz de los Trinitarios. La Cruz Masónica. La
Cruz de Tau. La Cruz de Malta. La Rota. La Cruz de Lorena. La
Cruz Svástica, etc.
Los rosacruces tienen una rosa en el centro de una cruz. Los
mahometanos un alfanje y un creciente. Los judíos la Estrella de
David. Los budistas una rueda. Y entre los orientales destaca la flor
del loto.
La Masonería está llena de hermosos símbolos. Y aun dentro de las
diferentes órdenes religiosas del catolicismo, hay una gran variedad
puesto que cartujos, franciscanos, dominicos, jesuitas, agustinos,
mercedarios, carmelitas, benedictinos, clarisas, Josefinas y
capuchinas, todos tienen un símbolo particular que expresa su ideal
espiritual.
Y siendo la Magia la madre por excelencia de todo este mundo de
actividades espirituales y poseyendo ella misma una gran variedad
de hermosos, profundos, originales y místicos símbolos, justo es
que se den a conocer sobre todo a los ocultistas que aman y
sienten la grandeza de estas sublimes enseñanzas esotéricas.
En este intento salen los diez primeros símbolos interpretados y
dedicados de manera especial a todos los miembros del Centro de
Estudios Esotéricos "ACUARIO" que desde hace tres años fue
fundado en la ciudad de México por el autor de estas líneas.
LA ROSA CRUZ
LA ROSA CRUZ
En este pantaclo destaca casi todo a primera vista, la cruz, la rosa y
los cuatro animales. Es un símbolo muy hermoso que encierra una
enseñanza muy profunda.
La cruz que es la intersección de dos líneas, una vertical y la otra
horizontal y que se pueden prolongar al infinito, son los dos Eternos
Principios que rigen en el Universo, como fuerza positiva masculina
y como fuerza negativa femenina. En la lengua sagrada de los
sacerdotes egipcios IOITHI simboliza el principio creador activo.
NAIN simboliza la substancia pasiva. RASITH simboliza la unión de
los dos principios y la perpetua transformación de las cosas
creadas. IOITHI que aparece dos veces en el brazo horizontal de la
cruz, significa de nuevo el Principio Creador Divino, pero como
fuerza creadora que vuelve constantemente a su punto de partida,
para sin cesar salir otra vez de él.
En lo material es la cruz de los Cuatro Elementos con sus
correspondientes analogías.
EL TORO que simboliza a la Tierra, es el trabajo, la labor,
pacientemente desarrollados. Es la riqueza acumulada moneda a
moneda, por el esfuerzo y el tesón.
EL LEÓN que simboliza al Fuego, es el valor que se necesita para
acometer las grandes empresas.
Es el entusiasmo que hay que sentir por las causas nobles y
dignas.
EL ÁGUILA que simboliza al Agua, es el mundo de los sentimientos
que constantemente están activos en el alma, en un oleaje
incesante.
EL HOMBRE que simboliza al Aire, son las aspiraciones, las ideas,
que cual ascuas vivas están activas en la mente de la humanidad.
En otras palabras por el trabajo o la pereza, el hombre posee o
carece de bienes. (Tauro)
Por el valor o el miedo, el hombre se afirma o se niega en la vida.
(Leo)
Por los sentimientos nobles o ruines, el hombre se dignifica o se
envilece. (Scorpio)
Por los pensamientos elevados o bajos, el hombre se posee o
carece de bienes. (Tauro)
Así es como Tauro, Leo, Scorpio y Acuario, que son los cuatro
Signos Fijos del Zodiaco y que en la Astrología Esotérica
constituyen la Cruz del Espíritu Santo, es como crucifican a la
humanidad en la tierra.
Y así como los Signos Ígneos y Aéreos inhalan y los Signos Acuos y
Térreos exhalan. Y el Fuego y el Aire agitan, dan vida, y el Agua y la
Tierra calman, conservan.
Y recíprocamente los cuatro Elementos se atraen, se combinan y se
destruyen porque
El fuego condensado se transforma en aire, El aire se convierte en
agua, El agua sublimada se escapa en aire y El aire exaltado se
disemina en fuego. Así también en el alma humana, los
sentimientos, los deseos y los pensamientos se atacan, se repelen,
se combinan o se transmutan, haciendo del hombre un ser bueno,
digno y laborioso, o un ente malo, ruin y perezoso.
Finalmente la rosa formada en el centro por NUEVE CÍRCULOS y
que es símbolo de la Unidad Perfecta, de la luz y la pureza, que es
LA ESFERA DE LO INFINITO, se abre y derrama su aroma y
embellece a la cruz.
Es toda una revelación de una vida altamente espiritual. Es la
perfección humana en la tierra, cuando por medio de la inteligencia,
la voluntad, el dinamismo y el amor, el hombre forma y enlaza
armónicamente los TRES TRIÁNGULOS que corresponden a cada
uno de los cuatro Animales simbólicos.
Es decir Tres Triángulos para Tauro Tres Triángulos para Leo Tres
Triángulos para Scorpio y Tres Triángulos para Acuario
Doce triángulos equiláteros en total, pero treinta y seis peldaños por
escalar para llegar hasta la cumbre.
Porque lo espiritual es lo esencial, lo eterno, lo infinito. Lo que
redime y purifica. Lo que enaltece y dignifica.
Una rosa blanca, radiante, luminosa, en el centro de una cruz, es el
símbolo más hermoso de una verdadera iluminación espiritual. Es la
conjunción armónica de la mente y del corazón en su más elevada
expresión.
La rosa, interpretada y sentida así, es la verdadera comunión
mística, la que abre la puerta del mundo maravilloso del Espíritu, la
que imprime en la conciencia su sello de real dignidad.
Un Cisne Blanco portando en el pico una Rosa Blanca y bogando
en las aguas tranquilas y transparentes de un lago. . .

EL MACROCOSMOS Y EL MICROCOSMOS

EL MACROCOSMOS Y EL MICROCOSMOS
Quod superius Quod inferius
Este Pantaclo que está tomado por Manly P. Hall, el gran esoterista
norteamericano, del "Dogma y Ritual" del famoso Eliphas Levi, y el
cual vamos a intentar interpretar nosotros ahora, se le conoce con
los nombres siguientes:
El Macrocosmos y el Microcosmos
El Macroposopus y el Microposopus
El Gran Símbolo de Salomón
El Anciano de los Días
El Anciano Único
El Jehová Blanco y el Jehová Negro
El Dios de la Luz y el Dios
de las Reflexiones.
Este símbolo oculta una gran
enseñanza kabalística.
Vamos a interpretarlo de arriba hacia abajo, en el mundo de la luz,
sobre la línea del horizonte.
Comenzando por la Triple Tiara que ostenta en la cabeza El
Anciano Único y que se refleja en el fondo del abismo, se
simbolizan Los Tres Mundos de la Kabbalah que son:
NEPHESH (Espíritu)
RUACH (Aire. Soplo)
NESCHAMAH (Alma)
El globo rematado por la cruz es El Imperio del Espíritu (Ain-Soph-
Aur) sobre esos Tres Mundos que a su vez se reflejan en los Diez
Sephiroths como sigue:

1-Kether
2-Chomah
3-Binah
4-Chesed
5-Geburah
6-Tiphered
7-Netsah
8-Hod
9-Jessod
10-Malchut
Principio
Sabiduría
Inteligencia
Misericordia
Justicia
Belleza
Victoria
Gloria
Base
Reino

Nephesh forma el primer grupo con Macroposopo, El Padre y La


Madre. Neschamah forma el segundo grupo con Microposopo y La
Esposa. Y Ruach forma el tercer grupo para reunir las Cinco
Personas de la Kabbalah y que son:
El Anciano o Macroposopo
El Padre
La Madre
El Hijo, Rey o Microposopo
La reina, esposa del Microposopo
Aunque parezca confusa esta relación, sin embargo, el estudiante
perspicaz, serio, intuitivo, puede encontrar mucho si se lo propone.
La Kabbalah desconcierta, pero también revela.

De la boca del Jehová Blanco salen siete rayos de colores, siete


ráfagas de luz, como alientos, como soplos originales, pero que al
chocar con el límite formado por la cruz central (la cruz de los
Elementos), se convierten en fuerzas creadoras que constituyen los
siete principios activos de la Naturaleza.
Pero antes de seguir, conviene advertir que los ojos y la boca del
Anciano Único forman un triángulo como símbolo de que la Trinidad
es la manifestación de la Unidad a través de la Polaridad. La
Trinidad clásica de Kether, Chomach y Binah, que significan la
Razón, la Necesidad y la Libertad. Es decir:
La Razón de Ser
La Necesidad de seguir Siendo
La Libertad de Ser.
La cabeza y los dos brazos originales, unidos a la cabeza y los dos
brazos del reflejo, forman El Gran Sello de Salomón, El Exalma o
La Estrella de David.
Los dos triángulos entrelazados simbolizan la fusión de las fuerzas
espirituales y materiales en la constitución humana. La atracción y
repulsión hacia el Bien o el Mal, que estas fuerzas operan en el
alma del hombre.
El triángulo con el vértice hacia arriba, es la materia espiritualizada.
Son los anhelos blancos del alma tratando de alcanzar las alturas
del Espíritu.
Y el triángulo con el vértice hacia abajo es el Espíritu que se
materializa, para dar vida e inteligencia a la forma.
Volviendo a las siete ráfagas de luz, a los siete listones de colores
que al fundirse en el espectro solar forman una sola luz blanca, así
también las Siete Fuerzas son en esencia una sola, pero su
divergencia produce en el Reino de la Naturaleza la ilusión de ser
muchas.
El gran axioma oculto de que "Así como es arriba es abajo" tiene su
mejor expresión en este profundo Pantaclo, pues permite
comprender ciertos principios cósmicos que, por dogmáticos, son
siempre confusos.
Así como el Universo es el reflejo del Anciano Único, así también el
cuerpo humano es el reflejo de la imagen invertida del Espíritu del
Hombre.
Es así como la reflexión de la Deidad se hace visible en la
Naturaleza, pero son los errores de los hombres los que producen
las sombras.
El Jehová Blanco contenido en el semicírculo superior es la
Omnipresencia de Dios, viva siempre en todos los confines del
Universo, vibrando eternamente. Creando la luz, siendo la luz y
manifestando la luz.
Es la misericordia infinita de Dios, latente en todo tiempo y lugar,
como suprema bendición para la humanidad.
Y el Jehová Negro contenido en el semicírculo inferior es el Mundo
de las sombras. El Imperio del Mal. El Caos. El dolor y la miseria
hechos carne en el cuerpo del hombre, por el pecado y la maldad.
Es el Abismo de Tinieblas en que se debate la humanidad por la
ignorancia, el crimen, la guerra y el odio. Es la ausencia de la luz.
Es la Justicia Divina castigando inflexible a los que osan
enfrentársele.
Luz y sombra, armonía e inarmonía, silencio y ruido, majestad y
ruínidad, alegría y tristeza, amor y odio, vida y muerte, todo esto y
más como premio o castigo, como cumbre o abismo según se
incline el hombre.
Arriba está la luz. Abajo está la obscuridad.
A la derecha está la senda del Bien. A la izquierda está la senda del
Mal.
Tal es a grandes rasgos la enseñanza esotérica que he podido
encontrar en este bello y profundo Pantaclo.
Finalmente, como corolario, en la Doctrina Secreta de los hindúes,
los Siete Rayos de la Divinidad que en este Pantaclo salen de la
boca del Anciano Único, del Anciano de los Días, de El Señor del
Mundo, del Único Iniciador, del Primer Kumara, se simbolizan por
las siete sílabas del antiguo, místico y poderoso Mantram.

A - UM - MA - NI - PAD - ME - HUM

EL ZODIACO
Este es un Zodiaco natural o en "reposo", porque no se mueve. En
él están colocados, en su orden natural, los doce Signos del
Zodiaco, cuyas características principales son las siguientes:
Signo de

FUEGO
Valor. Iniciativa. Belico-
ARIES sidad. Regido por Marte
Signo de
Paciencia. Fuerza. Ter-
TAURO Tierra. quedad. Regido por Ve-
nus.

Signo de Aire. Inteligencia. Versatili-


GÉMÍNIS dad. Oratoria. Regido por
Mercurio.
Paternidad. Psiquismo.
Signo Caprichoso. Regido por la
CÁNCER de Agua. Luna.

Signo de
Autoridad. Ambición.
FUEGO Orgullo. Realeza. Regido
LEO por el Sol.

Signo de
Estudio. Análisis. Inves-
Tierra. tigación. Regido por
VIRGO Mercurio.

Amor. Matrimonio. Re-


laciones. Arte. Regido por
LIBRA Venus.
Signo de Aire
Signo Laboriosidad. Astucia.
SCORPIO de Agua. Lujuria. Regido por
Marte
Signo de
Religión. Exploración.
FUEGO Aventura. Regido por
Júpiter.
SAGITARIO
Signo de

Tierra. Organización. Política.


Egoísmo. Recelo. Regido
CAPRICORNIO por Saturno
ACUARIO Signo de Aire Originalidad. Humanis-
mo. Filantropía. Regido
por Urano
Sacrificio. Expiación. Vi-
Signo cisitudes. Regido por
PISCIS de Agua. Neptuno.

Cada división del Zodiaco tiene dos piedras preciosas. La que


corresponde al Signo y la que corresponde al Planeta. Ejemplo:
Aries, por el Signo, Amatista y por el Planeta, Piedra Imán.
Entre más puras sean las piedras, mejor, porque recogen y dan las
influencias que les corresponden, en forma más vigorosa y precisa.
Cada persona debe de identificarse lo más que le sea posible con el
Elemento al cual pertenece en primer lugar. Después con el
Elemento de su Signo antagónico. En seguida con el Elemento
amigo de su propio Elemento. Y finalmente con el Elemento amigo
del Elemento contrario.
Ejemplo: Aries. Su Cruz Zodiacal se forma así: Aries contra Libra y
Capricornio contra Cáncer. O sea, Fuego contra Aire y Tierra contra
Agua. Es decir:
Primero Aries Fuego. Segundo Libra Aire. Tercero Capricornio
Tierra. Cuarto Cáncer Agua.
Porque, logrado esto los seres que viven en los Elementos, o sean
Las Salamandras, Los Gnomos, Los Silfos y Las Ondinas, lo
reconocerán como INICIADO en los Misterios de la Naturaleza y
dejarán de influenciarlo en forma negativa o destructiva.
AARÓN
Aarón fue hijo de Amram y de Jochébed.
Su hermano Moisés lo inició en la Magia.
Se casó con Elisabeth y tuvo cuatro hijos, que fueron:
Nadab, Abiú, Eleazar e Ithamar.
Aunque a Aarón le ocurrieron hechos verdaderamente singulares y
tomó parte en algunos milagros, sin embargo, quedó relegado a
segundo término ante Moisés, su hermano, no obstante ser mayor
de edad que él.
Según la Biblia, Jehová ordenó a Moisés primero que fuese a
hablar con el Faraón para que dejase en libertad al pueblo de Israel,
pero como Moisés indicase que era torpe para hablar, entonces el
mandato divino se extendió hasta Aarón.
Y Jehová dijo a Moisés: "Mira, yo te he constituido Dios para Faraón
y tu hermano Aarón será tu profeta.
"Tú dirás todas las cosas que yo te mandaré, y Aarón, tu hermano,
hablará al Faraón, para que deje ir de su tierra a los hijos de
Israel.7' (Génesis, Cap. 7, Vers. 2 y 3.)
Y fue a la edad de 83 y 80 años cuando ambos hermanos hablaron
al Faraón para cumplir el mandato divino.
La primera señal de poder de Aarón para convencer al monarca
egipcio fue la de arrojar su vara ante él y sus siervos, la cual se
convirtió en serpiente.
Para contrarrestar esto, el Faraón mandó traer a sus sabios y
encantadores, que, arrojando sus varas, se convirtieron también en
culebras. Mas la vara de Aarón, devoró las varas de todos ellos.
El segundo milagro de Aarón por indicación de Moisés, que a su
vez la recibió de Jehová, fue la de extender su vara sobre las aguas
del río en presencia del Faraón y sus siervos, las cuales se
convirtieron en sangre y sus peces murieron.
Pero los encantadores del Rey pudieron hacer lo mismo por
segunda vez, y Moisés y su hermano fueron rechazados.
El tercer milagro de Aarón consistió en extender su vara sobre ríos,
arroyos y estanques, para que brotaran ranas por millares e
invadieran todas las tierras de Egipto.
Más los encantadores, una vez más, pudieron hacer lo mismo que
Aarón, y éste y su hermano volvieron a ser rechazados.
Como el Faraón no cediese en libertar al pueblo judío, Aarón,
siempre por indicación de Moisés, extendió su vara sobre el polvo
de la tierra, el cual se convirtió en piojos.
Los encantadores, en esta competencia singular y única, no
pudieron en esta ocasión hacer el mismo prodigio, teniendo que
reconocer que el dedo de Dios estaba en todo aquello.
Estos cuatro milagros de Aarón se antojan como privilegio por su
primogenitura ante su hermano.
Fue Moisés después quien realizó, siempre por mandato de
Jehová, la plaga de las moscas, la muerte del ganado que era de
los egipcios, la lluvia de ceniza que provocó un salpullido en las
gentes, el granizo que destruyó árboles, semillas y frutas, las
tinieblas que duraron tres días, constituyendo todo esto, las diez
plagas que asolaron a Egipto.
Pero, como a pesar de este castigo tan fuerte, el Faraón no
cediese, fue necesario que muriesen todos los primogénitos.
Y fue entonces, cuando el Ángel Exterminador, cumpliendo el
mandato de Jehová, mató a todos los primogénitos de Israel,
respetando solamente aquellos cuyas casas fueron marcadas con
sangre, tal como se había ordenado.
Fue después de esto cuando ocurrieron los hechos maravillosos de
ser separadas las aguas del Mar Rojo para que pasasen los
israelitas y luego se cerrasen de nuevo.
Las dos columnas, una de polvo y otra de fuego, que sirvieron para
ocultar a los judíos de sus perseguidores los egipcios durante el día
y alumbrarlos durante la noche; quienes en número de seiscientos
mil sin contar a los niños, salieron al fin de Egipto después de 430
años de cautiverio.
A partir de aquí, de estos dos hechos prodigiosos, es en donde se
agiganta la figura de Moisés y se perfila ya su alta misión. Vienen
después los milagros siguientes: el brote de agua de la roca para
calmar la sed de su pueblo. La serpiente de bronce para preservarlo
de la mordedura de las serpientes. Las Tablas de la Ley, Los Diez
Mandamientos supremos, como guía perenne para la humanidad.
Y ya en pleno desierto, fue Aarón, quien por mandato de Moisés,
puso en un vaso un gomer (la décima parte del epha) de maná ante
el tabernáculo como símbolo y depósito del cual comió todo el
pueblo que permaneció en el desierto durante cuarenta años.
Mientras Moisés permanecía en la cumbre del Monte Sinaí durante
40 días y 40 noches en oración y meditación para recibir "Las
Tablas de la Ley", Aarón, al pie de ese mismo monte, construía "El
Becerro de Oro".
Aquí resalta el contraste entre los dos hermanos y se define su
verdadera misión, porque mientras Moisés hablaba con Dios y se
saturaba de un refinado misticismo, Aarón en cambio se empapaba
en un grosero materialismo, creaba el Becerro como símbolo de
una idolatría.
Fue tanta la ira de Moisés al descender del Sinaí y darse cuenta de
lo que ocurría, que no sólo rompió Las Tablas de la Ley que
acababa de recibir de Jehová, sino que reprendió duramente a
Aarón y lanzó un anatema para su pueblo.
Posteriormente a estos acontecimientos, Aarón fue consagrado
como Sumo Sacerdote del pueblo judío.
"Entonces Moisés hizo llegar a Aarón y a sus hijos y lavólos con
agua."
“Y puso sobre él la túnica, y ciñólo con el cinto; vistióle después el
manto, y puso sobre él el ephod, y ciñólo con el cinto de ephod, y
ajustólo con él.
“Pusóle luego encima el racional, y en él puso el Urum y Thummim.
"Después puso la mitra sobre su cabeza; y sobre la mitra, en su
frente delantero puso la plancha de oro, la diadema santa, como
Jehová había mandado a Moisés."
El Racional que aparece en el pecho de Aarón era de oro, y
cárdeno, y púrpura, y carmesí, y lino torcido.
Era cuadrado y doble, de un palmo de largo por un palmo de ancho.
Tenía cuatro órdenes de piedras preciosas.
El primero estaba compuesto de una sárdica, un topacio y un
carbunclo. El segundo orden: de una esmeralda, un zafiro y un
diamante. El tercer orden: de un rubí, una ágata y una amatista. El
cuarto orden: de un berilo, un ónix y un jaspe.
Todas estas piedras preciosas engastadas en oro y como símbolos
de las 12 Tribus de Israel.
El juicio de los hijos de Israel sobre el corazón de Aarón delante de
Jehová, tal era el emblema del Racional que sólo podía portar el
Sumo Sacerdote en el Templo.
Las letras hebreas que aparecen en la frente de Aarón, estaban
grabadas en una lámina de oro puro y dicen: SANTIDAD A JEHOVÁ
como gracia especial de Dios para las cosas santas y consagradas.
Delante de Jehová (el altar), a la puerta del tabernáculo del
testimonio, Aarón echó en suerte a dos machos cabríos. Uno sería
en honor de Jehová y lo ofrecería como expiación por su idolatría
del Becerro de Oro y el otro sería por AZAZEL el demonio del
desierto y lo presentaría vivo ante Jehová como reconciliación y lo
enviaría al desierto, como símbolo viviente de todas las iniquidades
de los hijos de Israel, y "todas sus rebeliones y todos sus pecados".
Aarón tuvo que sufrir el dolor por la pérdida de dos de sus hijos, de
Nadab el primogénito y de Abiú, cuando murieron por practicar un
rito extraño de fuego delante de Jehová en el desierto de Sinaí.
Ante el tabernáculo del testimonio fueron puestas por Moisés, por
mandato de Jehová, doce varas con los nombres escritos de las
doce Casas o tribus de Israel, correspondiéndole a Aarón la Casa
de Leví.
"Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del
testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la Casa de Leví había
brotado, y echado flores, y arrojado renuevos, producido
almendras/' (Números: Cap. 17, Vers. 8.)
Fue a Aarón y a sus hijos concedido por Jehová el Estatuto
Perpetuo de todas las cosas sagradas del tabernáculo y la prioridad
del sacerdocio sobre las demás tribus.
Y fue en la cumbre del monte de Hor donde murió Aarón después
de haberse desnudado y puesto sus vestiduras a su hijo Eleazar.
Todas las familias de Israel estuvieron de duelo por su muerte
durante treinta días.

LA LLAVE DEL TAROT


En este pantaclo está sintetizado el uso del Tarot. En primer
lugar aparecen Los Cuatro Palos o Colores que son:
Los Bastos o Cetros relacionados con
El León Las Copas
„ „ El Águila Las Espadas
„ „ El Toro Los Oros o Pantaclos
„ „ El Hombre.
Cada Palo o Color consta de 10 cartas, desde el As hasta el 10
inclusive.
Los Reyes, las Reinas y las Sotas aparecen en la guarda de La
Llave, relacionados con Los Cuatro Elementos y con los Doce
Signos del Zodiaco, como sigue:
Rey de Cetros Aries Fuego
Reina de Cetros Leo „
Sota „ „ Sagitario „
Rey „ Copas Cáncer Agua
Reina „ „ Scorpio „
Sota „ „ Piscis „
Rey „ Espadas Tauro Tierra
Reina „ „ Virgo
Sota „ „ Capricornio „
Rey de Oros Géminis Aire
Reina „ „ Libra „
}Sota „ „ Acuario „

Haciendo un total de doce cartas.


Como principio de La Llave, en la guía y como dato muy
significativo, está El Hombre abriendo o cerrando (revelando o
velando) los Misterios de los 22 Arcanos Mayores y los 56 Arcanos
Menores.
Porque sólo con La Llave del Conocimiento, con el propósito
sincero y con la firme voluntad de poner al servicio de los demás
sus conocimientos sobre Magia, es como puede interpretar los
Arcanos y prestar un servicio de positivo valor.
Los cuatro Caballos representan ideas o pensamientos.
El Caballo de Cetros Pensamientos de negocios,
empresas, industrias
,, „ „ Copas Pensamientos de cariño,
de amor, de amistad
,, ,, „ Espadas Pensamientos de enfermedad,
pugna, combate
,, ,, ,, Oros Pensamientos de dinero
y de salud.
Arriba, en el círculo interior * La Llave, están colocados en su
orden. Los Doce Signos del Zodiaco con sus tres Decanatos cada
uno, haciendo un total de 36 Decanatos.
Y finalmente, en la espiga de La Llave, están los 22 Arcanos
Mayores con sus correspondencias astrológicas. Resumen: En esta
Llave están:
4 Palos o Colores con 10 cartas cada uno.
12 Figuras a través de los Reyes, Las Reinas y las Sotas.
4 Figuras a través de los Caballos.
36 Decanatos.
12 Signos del Zodiaco.
22 Arcanos Mayores.

El estudio completo de El Tarot abre muchas puertas en el


mundo de lo Oculto. Desarrolla poderosamente la intuición. Avisa
con anticipación los acontecimientos buenos o malos que están por
ocurrir.
Su interpretación abarca tres fases:
En el Mundo Intelectual

En el Mundo Material

En el Mundo Divino

En esta última fase es en donde surge toda la grandeza y el poder


del Tarot, pues hace revelaciones de verdadera trascendencia, que
fortalece la fe, enciende el entusiasmo y marca la ruta a seguir con
paso firme y seguro.
El estudiante serio, bien intencionado, debe tratar de profundizar en
los Misterios que encierra para alcanzar la iluminación espiritual.
El Sagrado Tarot, tal como lo llamaban los antiguos Magos y como
debemos seguir llamándolo los modernos estudiantes de Ocultismo,
es el maravilloso libro de 78 hojas sueltas que contiene una amplia
enseñanza hermética, relacionada con un campo muy amplio de
analogías.
Sus resultados son verdaderamente sorprendentes y prueban de
manera evidente que sí pueden vaticinarse ciertos acontecimientos
del futuro.
Pero. . ,, si quien lo tira trata sólo de exhibirse, de lucrar y de
confundir, los Seres que presiden la adivinación, le harán escoger
en los movimientos nerviosos de la mano, las cartas que, ya una
vez interpretadas, lo harán ponerse en ridículo, porque no se
realizará nada de lo vaticinado.
Y en cambio, si el que lo tira trata de ayudar y de sacar de la
confusión, la inquietud y el temor al que consulta, entonces esos
mismos Seres señalarán las cartas que mejor convienen para que
junto con la intuición del que interpreta, el vaticinio no sólo sea
acertado, sino que, si es bueno, se realice, y si es malo, se conjure.

LA TRIPLE CRUZ
Esta cruz está formada por una cruz de Malta como fondo, por una
cruz triangular sobrepuesta y por una cruz de prismas que aparece
en los extremos de la segunda como desprendiéndose de ella.
Es un bello símbolo de sacrificio universal. Representa tres vidas en
sucesivas reencarnaciones consagradas al bien de la humanidad.
Tres vidas de renunciación a los placeres y comodidades del
mundo.
Tres grandes sacrificios por la redención humana. Tres nobles
avatares al servicio de los que sufren. Tres grandes holocaustos por
los que se debaten y lloran. A medida que la humanidad se hunde
más y más en lo material, que vive tan sólo para el goce de los
sentidos, para el placer de la carne, su cruz se hace más pesada y
tosca.
La ausencia en el alma de anhelos espirituales, aumenta el peso en
la cruz que cada uno tiene que llevar desde que nace hasta que
muere.
PER CRUCEM AD LUCEM
Por la cruz hacia la luz. Tal es la meta a seguir para alcanzar la
iluminación espiritual.
Mientras no hay sacrificio por otro, no hay felicidad. Todos
formamos parte de una inmensa cadena en la cual tenemos que
poner al servicio de los demás nuestras capacidades y habilidades.
Mutuamente nos beneficiamos con este servicio en lo general.
Pero, donde realmente se adquiere mérito y en el alma se enciende
la primera luz, es en el sacrificio por algún ser querido. Sacrificio
que a veces se prolonga por años y años sin ver el fruto o el
beneficio en el ser amado; pero no obstante el mérito está hecho, el
bien se ha sembrado y, aunque se muera sin alcanzar a ver el
resultado, la gratitud y la bendición de la persona beneficiada
llegará, como sutil consuelo hasta donde more el alma del que se
sacrificó.
Mientras un Ego tenga que encarnar en un cuerpo de carne y hueso
para poder realizar una misión, aunque ésta sea muy digna y noble,
sin embargo, no deja de ser humano y, por consiguiente, está
expuesto a la tentación del pecado.
En cambio, cuando ese mismo Ego, cumplida su misión, mora en la
mansión de los bienaventurados, es un torrente vivo de luz que
irradia ráfagas, ondas y destellos luminosos hacia la tierra.
Su labor está hecha, su misión cumplida, su trabajo terminado. Tal
es el ejemplo vivo de los grandes Iniciados, de los Elegidos, de los
Benditos, de los Santos, como Moisés, Budha, Krishna, Orfeo,
Hermes y Jesús.
Y en menor escala, todos aquellos que de una u otra manera
prestaron un gran servicio a la humanidad, como: Jean Henry
Dunant, el fundador de la Cruz Roja Internacional.
Florencia Nightingale, la enfermera inglesa, popularmente conocida
como la "Señorita de la lámpara", que a pesar de su cuna
aristocrática prestó servicios en la guerra de Crimea (1854-1856),
en los hospitales militares.
Clara Barton, que se distinguió en la asistencia de los heridos en la
guerra civil americana (1861-1865) y sacrificó su fortuna personal
en obras de beneficencia.
Elsa Brándstróm, que ayudó mucho a los prisioneros de guerra en
Siberia, que padecían horriblemente de frío, de hambre, faltos de
ropa y albergue, y fundó en Sajonia un asilo de niños.
Pasteur, con sus notables investigaciones antirrábicas que tantas
vidas han salvado.
Nobel, el fundador del prestigiado y codiciado premio que lleva su
nombre y que es un poderoso estímulo en los estudios,
investigaciones y trabajos de literatura, de medicina, de química y
sobre la paz.
Tomás de Aquino, el monje dominico, autor de la monumental obra
"Suma Teológica" y reputado como "El Príncipe de los Teólogos" y
también como "El Doctor Angélico".
Francisco de Asís, que con su vida verdaderamente ejemplar echó
recios cimientos en los muros de la Iglesia Católica y fue un paladín
de altos ideales espirituales. Fue el fundador de la Venerable Orden
de los Franciscanos.
Teresa de Ávila, la dinámica monja carmelita, autora de varios libros
religiosos y fundadora de innúmeros conventos.
Y tantos y tantos más que han ofrendado su vida en una noble y
altruista misión en pro de la humanidad.
Si una simple vida de éstas alcanza proporciones gigantescas e
ilumina a la humanidad por siglos, ¿qué será cuando tres vidas de
éstas se ofrendan en sacrificio?
En proporciones mucho menores, en un plano de humildad y
sencillez, pero intensamente sincero, cada uno de nosotros debería
realizar tres hechos nobles, altruistas, desinteresados, por algo o
alguien, cuando menos, en vida, para hacer que nuestra cruz se
aligere y brille.

LO ABSOLUTO
En este pantaclo está simbolizada una ley cósmica. La
interpretación correcta permite en un instante penetrar al fondo del
Misterio y comprender en un abrir y cerrar de ojos la Verdad.
Porque este pantaclo es toda una revelación.
Está compuesto de diez círculos inscritos en un triángulo equilátero,
que a su vez queda encerrado dentro de un círculo mayor. Cada
círculo tiene una letra hebrea, colocada de tal manera que exprese
una idea tanto separadamente como en conjunto, sin romper la
armonía.
Comenzando por el círculo que está arriba, en el vértice del
triángulo, aparece el primer lod, el Principio Creador Universal, el
que todo lo fecunda, el espermatozoide que siempre está listo para
fecundar.
Los dos círculos que siguen en descenso simbolizan los dos Polos
de la Creación Universal: el lod y el He.
El He es el Principio Receptivo Universal, el Eterno Femenino, el
que todo recibe y acoge para que por el Misterio de la Concepción,
surja la vida.
Los tres círculos siguientes con el lod, el He y el Vau, simbolizan la
unión de esos dos Eternos Principios, la Cópula Universal que en
todas partes y a cada instante, en los cielos, en la tierra, en el mar,
en el aire, se está siempre realizando para perpetuar la vida.
Y finalmente, los cuatro círculos que forman la base del Triángulo,
con el lod-He-Vau-He, simbolizan la Realización, la vida que surge
plena de actividad, inteligencia y voluntad, para actuar en el plano
que le corresponde.
¡Tal es el Supremo Misterio de la Creación!
¡El Padre, El Hijo, el Espíritu Santo y la Manifestación! Los cuatro
círculos de la base forman el augusto nombre de la Divinidad de los
kabalistas, el lod-He-Vau-He.
El Nombre Santo que no puede ser pronunciado, sino tan sólo
deletreado, porque la pronunciación completa y correcta de él
estremece todos los confines del Universo, y no hay hombre puro
en la tierra que pueda hacerlo.
Los cuatro lods de la derecha son los cuatro principios activos.
Los tres Hes que le siguen son los tres principios femeninos.
Unos y otros forman, unidos, el Septenario de la Naturaleza por
medio de dos Vaus como enlaces.
Y finalmente el He que aparece a la izquierda de la base, es el nudo
para cerrar el Nombre de Dios, que vuelve a aparecer hacia la
izquierda del pentaclo, pero que en realidad está a la derecha.
Es decir: El Nombre de Dios en Vertical
y El Nombre de Dios en Horizontal.
Y dentro de esa Escuadra Universal quedan TRES CÍRCULOS, con
dos lods y un He que se interpretan así:
Un lod y un He como Principios Eternos, Inmutables de lo
eternamente Masculino y lo eternamente Femenino, como raíz,
centro o pivote sobre el cual gira el Universo.
Y el lod aislado es LO ABSOLUTO, lo Inmanifestado, pero que en
su interpretación esotérica se le aplica lo masculino como privilegio
que corresponde a Dios.
El triángulo dentro del círculo es la TRINIDAD en la UNIDAD o la
UNIDAD en la TRINIDAD como Ley Universal.
Y para complementar la profundidad de este bello e inspirado
pantaclo, se cierra con los tres colores primarios o fundamentales
que son:
El Rojo, en los tres círculos de los vértices del triángulo;
el Amarillo en el círculo central, y el Azul en los seis círculos que
están alrededor del centra] y que son símbolo de La Estrella de
David o El Sello de Salomón, y cuyas letras leídas de derecha a
izquierda y de arriba abajo y en forma circular o giratoria, vuelven a
formar el Sacratísimo Nombre; así:
IOD-IOD-HE-VAU-VAU-HE

MASONERÍA
La Masonería es una Sociedad Secreta de carácter internacional,
puesto que en todas partes del mundo hay logias instaladas que
trabajan ya sea en el Rito de York o en el Rito Escocés, por el
mejoramiento material y moral de la humanidad.
La Orden es muy antigua y venerable. Teniendo sus orígenes en
Inglaterra, siempre han pertenecido a ella no solamente personas
distinguidas de la nobleza, sino aun de la realeza.
Casi siempre el propio Rey y el Príncipe de Gales han sido
Iniciados en los Misterios Masónicos y presiden en ocasiones y en
ceremonias solemnes los trabajos de la logia a la cual pertenecen.
Así, de igual manera, en los países más importantes, todos aquellos
que ocupan altos cargos, ya sea en la banca, en el gobierno, en la
industria o en el comercio, pertenecen en su mayoría a la Orden.
En México, un buen número de Presidentes han sido masones:
Benito Juárez, Porfirio Díaz, Álvaro Obregón, Abelardo Rodríguez,
Pascual Ortiz Rubio, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Lázaro
Cárdenas, etc.
Los primitivos masones fueron los que construyeron las principales
catedrales de Europa, monopolizando los alemanes la construcción
gótica. También fueron expertos constructores de puentes. La
propia palabra masón significa albañil, pero hay que recordar las
palabras de Ramsay, que dice:
"El nombre francmasón no debe ser tomado en un sentido literal,
grosero y material, como si nuestros fundadores hubieran sido
simples canteros, o marmolistas, o genios meramente curiosos que
hubieran tratado de perfeccionar las artes.
"Eran no sólo hábiles arquitectos que querían consagrar sus
talentos y sus bienes a la construcción de templos exteriores, sino
también príncipes religiosos y guerreros que querían esclarecer,
edificar y proteger los Templos vivos del Muy Alto."
En el bello y místico ritual del grado 18, en el de Caballero Rosa
Cruz, se menciona a Hérodom como la montaña en cuya cima se
hallaba el Templo del Escocismo.
En la actualidad los masones son especulativos simplemente. La
Masonería está llena de hermosos y profundos símbolos salpicados
en todos sus grados, 33 si es el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, o
de 10 si es el Rito de York.
Los principales, o mejor dicho los más universalmente conocidos,
son la Escuadra y el Compás, pero están también el mallete, la
plomada, el nivel, la regla, el cincel y el martillo. Con excepción del
mallete, todos ellos son herramientas de trabajo que corresponden
a los albañiles; pero es infantil suponer que eso y nada más que
eso signifiquen en los trabajos de la logia.
No, algo trascendente, revelador, se oculta en todos los símbolos
masónicos inteligentemente velados.
El verdadero masón es el que ingresa a la Orden para beber en la
fuente de las aguas puras del conocimiento, desentrañando por el
estudio la verdad esotérica que contienen sus numerosos símbolos
y practicar las virtudes enseñadas y no tan sólo para obtener
ventajas materiales y ayuda y protección según sea el caso como
hacen un gran número de masones.
Ya que hablamos de símbolos, y para probar cómo se disfraza y
cómo se interpreta el símbolo masónico tanto por los que de intento
lo ocultan como por los que pretenden descifrarlo, veamos el que
está arriba a la derecha de la lámina: el ojo radiante en medio de
una G, que a su vez se encuentra en medio de un círculo de nubes.
El disfraz del símbolo es obvio, salta a la vista. Un ojo radiante en el
firmamento, en el centro de una letra G, con un fondo de luz blanca
y entre un cerco de nubes, oculta a través de una fantasía artística
y mística un misterio.
Para el Iniciado, el símbolo es muy elocuente, habla. Para el lego,
es confuso y extraño, calla.
Muchísimos creen que la letra G es la inicial de la palabra God, que
en inglés es Dios.
Otros le atribuyen a la letra G el significado de triunfo, tanto por el
orden numérico que le corresponde en el abecedario, que es el
siete, y que en la Kabbalah se relaciona con el éxito o la victoria,
como por ser la primera letra de todo lo que exprese dignidad,
altura, importancia o privilegio como;
genio, grandeza, grandilocuente, general, gloria, gracia, etc.
Unos le asignan el significado de Gnosis, conocimiento. Y unos
cuantos saben que el verdadero significado es GENERACIÓN.
Porque todo está formado por generación y no por creación. La
corrupción o la destrucción sigue a la generación en todas sus
formas. Y la generación restablece bajo otras formas los efectos de
la destrucción.
Porque el hombre y la mujer son siempre dos en uno solo, y uno en
dos eternamente generadores.
Porque el Principio Generador es Uno en su integridad, pero Triple
en su manifestación de causa, medio y efecto; el agente, el
paciente y el ser engendrado; el macho, la hembra y el producto de
la creación.
Hay mucho que aprender en la Masonería, y quien va a ella con
propósitos sanos y limpios, con el afán de elevarse espiritualmente,
no saldrá defraudado y sí enormemente beneficiado.
La Masonería está condenada por la Iglesia Católica y todos los
masones excomulgados, según la Encíclica de León XIII de fecha
20 de abril de 1884, en el séptimo año de su pontificado.
Ha sido duramente combatida y perseguida en todos los tiempos y
lugares, y en la actualidad la Orden ha sido suprimida en España
por mandato de Franco. No obstante, a pesar de todo esto, la
Masonería sobrevive y continúa en su noble labor de
desfanatizacíón, rasgando las espesas nieblas de la ignorancia,
dignificando al hombre y practicando la hermandad sin distinción de
credos, razas o nacionalidades.
A pesar de las calumnias de sus detractores, de las persecuciones
de sus fanáticos enemigos, de la hostilidad de pensamiento y de
hecho de sus innúmeros adversarios y del terrible juramento de los
Caballeros de Colón que pronuncian en el cuarto grado, la
Masonería está de pie, vive y seguirá viviendo, porque todo lo que
es noble y bueno no puede morir. La Orden tiene ya ganado un alto
sitio en la historia de la evolución de la humanidad y vive y vivirá en
la conciencia de los hombres buenos que sienten y comprenden
sus altos postulados y nobles enseñanzas.
Ya que en la lámina aparecen los nombres y el orden de los grados,
veamos algo más con respecto a ellos.
Al estar considerada la Masonería como la Sociedad Secreta mejor
organizada de cuantas existen en el mundo, el orden
aparentemente enrevesado que se advierte en ciertos aspectos
está calculado inteligentemente para despistar a los curiosos y a los
malintencionados.
Esto justifica en parte su divisa Ordo ab Chao, el orden emanado
del caos.
Los 33 grados del Rito Escocés están basados sobre el número 11,
cuyo significado es Espiritualidad. Tres veces 11 suman 33. Esta
trinidad del número 11 es muy significativa, pues expresa el poder,
la fuerza espiritual en su máximo desarrollo.
Según los vedas, el primer 11 se forma en el cielo, el segundo en la
tierra y el tercero en el aire.
Según el Zend Avesta, hay 33 Amschaspands (Arcángeles), seres
de luz encargados de difundir el bien por la tierra.
Según la Kabbalah, El Ensoph y los 10 Sephiroth, forman el 11 en
el cielo.
Los 11 primeros grados transforman al profano en hombre
verdadero.
Los 11 segundos grados consagran al hombre como pontífice.
Los 11 terceros grados conceden al hombre la soberanía.
De la siguiente colocación de los 33 grados, resultan una cúspide,
una base y ONCE TRINIDADES con la base y la cúspide inclusive.
11-22-33
10 9 8
21 20 19
18 17 16
32 31 30
29 28 27
4-15-26
3-14-25
2-13-24
1-12-23
Ahora, estos mismos 33 grados están distribuidos en siete
categorías como siete ocultos peldaños que hay que escalar para
alcanzar la Maestría.
Veamos esa distribución, la cual muchos masones ignoran.
SIMBÓLICOS. UNIVERSALES
1 — Aprendiz
2 — Compañero
3 — Maestro
GNÓSTICOS
18 — Caballero Rosacruz 30-Caballero Kadosch
ILUMINISMO ALEMÁN SANTA VEHEME
21 — Noachite
9 — Maestro Elegido de los Nueve
10 — Ilustre elegido de los Quince
11 — Sublime Caballero Elegido
ISRAELITAS. BÍBLICOS
4 — Maestro Secreto
5 — Maestro Perfecto
6 — Secretario Íntimo
7—Preboste y Juez
8 — Intendente de Construcciones
12 — Gran Maestro Arquitecto
13 — Real Arco
14 — Gran Elegido Perfecto y Sublime Masón
15 — Caballero de Oriente
16 — Príncipe de Jerusalén
17 — Caballero de Oriente y de Occidente
TEMPLARIOS
19 - Gran Pontífice
20 — Venerable Maestro Ad Vitam
23 — Jefe del Tabernáculo
24 — Príncipe del Tabernáculo
25 — Caballero de la Serpiente de Bronce
26 — Escocés Trinitario y Príncipe de Gracias
27 — Gran Comendador del Templo
29 — Gran Escocés de San Andrés de Escocia
KABALÍSTICOS. HERMÉTICOS
22 — Caballero Real Hacha 28 — Príncipe Adepto
ADMINISTRATIVOS
31 — Gran Inspector Inquisidor Comendador
32 — Príncipe del Real Secreto
33 — Soberano Gran Inspector General
. Aunque solamente hemos hablado del Rito Escocés, hay sin
embargo DOCE RITOS que son los siguientes:
2 — Ingleses, el Rito de York y el Rito Antiguo y Primitivo.
2 — Franceses, el Rito Escocés Moderno y el Rito del Temple.
4 — Alemanes, los Ritos de Fesster, Zinnendorf, Schroreder y
Knigge.
1 — Italiano, el Rito de Misraim.
1 — Sueco, el Rito de Swedenborg.
1 — Mexicano, el Rito Nacional Mexicano.
1 — Americano, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
Finalmente hablaremos de los Colores Masónicos relacionados con
los grados en cuatro fases importantes como sigue:
AZUL Nobleza
ROJO Valor
NEGRO Filosofía
BLANCO Espiritualidad
Masonería Azul Grados Simbólicos 1—2—3
Vigilada por la Masonería Roja Grados Capitulares
15 — 16 — 17 — 18
Inspirada por la Masonería Negra Grados Filosóficos del 19 al 30
Dominada por la Masonería Blanca Grados Administrativos
31 — 32 — 33
La Masonería Azul constituye en realidad la base sólida de todo el
edificio masónico. Sus tres primeros grados, APRENDIZ,
COMPAÑERO y MAESTRO, son las Tres Gradas Simbólicas que
conducen al Trono de la Maestría.
Sus Edades: de 3 — 5 — 7 años. Sus Palabras de Pase y
Sagradas de B.’. SH.’. J.’. T.’. M.’., están llenas de profundo
conocimiento.
En estos tres rituales está la esencia de todo lo grande,
trascendente y elevado. La hermosa y original leyenda de Hiram
está plena de sabiduría esotérica.

A LA GLORIA DEL GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO

LOS CUATRO ANIMALES


Este pantaclo tiene un sello kabalístico inconfundible. Los cuatro
animales clásicos que han sido interpretados «de distintas maneras
por los ocultistas y que en realidad forman las cuatro columnas de
la Magia, por la enseñanza fundamental que encierran, y que en
casi todos los templos católicos se les puede ver pintados con
hermosos colores y alegorías, en los cuatro ángulos de la bóveda
central, están presentados aquí muy originalmente.
El autor, que posiblemente fue un esoterista francés, relacionó a los
cuatro animales de la manera siguiente:

EL TORO Primavera — Tierra — Jesod


— EL LEÓN Verano — Fuego — Hod
— EL ÁGUILA Otoño — Agua — Netsah — Polo Ártico
— EL ÁNGEL— Invierno — Aire — Malchut — Polo Antártico
El Toro (Jesod) es la base, la Tierra, en donde nace y muere el
hombre. Es Rea, madre y nodriza del hombre, que prodiga sus
frutos, flores y granos a quien la trabaja con amor V constancia. El
trabajo es la PENITENCIA impuesta al hombre:
. . ."y comerás con el sudor de tu frente."
El León (Hod) es la gloria, el Fuego sagrado que arde en el corazón
y que al purificarlo lo prepara para recibir la COMUNIÓN. Es la
gloria eterna del Espíritu sobre la Materia. De lo activo sobre lo
pasivo. De la vida sobre la muerte. Un hombre trabajador,
consciente, bueno y religioso, es la obra perfecta en lo humano.
El Águila (Netsah) es la victoria del sexo espiritualizado, su
culminación, la unión de las almas gemelas, el triunfo eterno de la
inteligencia y de la justicia.
El agua simboliza las emociones, y Scorpio, al ser signo acuo,
acentúa más aún la intensidad de la emoción por el acicate del
deseo sexual. "Con el agua de tus emociones lustra tus
pensamientos." Este es el BAUTISMO que hay que realizar para
ser mejor. El hombre que se deja guiar más por sus sentimientos
que por sus pensamientos, no será inteligente, pero sí bueno.
El Ángel (Malchut) es el reino, el Universo, la creación, la obra y el
espejo de Dios, conquistado por el trabajo constante, por la fe
luminosa de la religión, por el amor puro de los sentimientos y por el
esfuerzo mental superior que desarrolla para alcanzar la
comprensión definitiva.
Es la CONFIRMACIÓN que de lo Divino adquiere el hombre en la
Tierra.
Es por esto que los cuatro animales, con el Ángel a la cabeza,
hacen girar la Rueda (Rota) simbolizada en el pantaclo con los tres
círculos concéntricos. Es el secreto del movimiento continuo, es la
cuadratura del círculo.
¡Que el agua vuelva al agua, que el fuego arda, que el aire circule y
que la tierra caiga sobre la tierra!
El hombre y la mujer enlazados, formando con sus cabezas y sus
piernas la Estrella de David, precisada por los dos triángulos
equiláteros, simbolizan la unión de los sexos para perpetuar la vida,
como ley universal.
Es el mandato bíblico de creced y multiplicaos. Es el sacramento
del MATRIMONIO impuesto por la Naturaleza como medio natural
para la conservación de la especie humana.
Los 24 círculos unidos por líneas son los florones de luz que forman
el nombre de IOTCHAVAH de los antiguos judíos y que más
popularizado es el nombre deletreado de IOD-HE-VAU-HE de los
esoteristas actuales.
El Nombre Santo de Dios escrito con 24 Signos Coronados en 8
triplicidades, que simbolizan a los 24 Tronos del Cielo, a los 24
Ancianos Coronados del Apocalipsis, a las 24 horas que cual
antorchas alumbran de día y de noche, en el cielo y en la tierra, por
los siglos de los siglos, la FAZ DE DIOS.
Este es el Sacramento del ORDEN, el privilegio de los Iniciados, el
Sacerdocio de los Elegidos, que saben y sienten, sienten y saben
que el Nombre Santo de Dios consta de cuatro Signos, en los
cuales están contenidos todos los nombres:

1 — Que la Corona de Dios lleva 4 florones.


2 — Que su Sabiduría se esparce y forma 4 ríos.
3 — Que su Inteligencia se prueba 4 veces.
4 — Que su Misericordia se trueca en 4 beneficios.
5 — Que su Rigor castiga 4 veces.
6 — Que su Belleza se revela en 4 rayos.
7 — Que su Victoria hay que celebrarla 4 veces.
8 — Que su Eternidad triunfa 4 veces.
9 — Que su Trono está sobre 4 fundamentos.
10 — Que su Reinado Único es 4 veces el mismo.
Todo esto ante un Único Altar y como una sola Ley. 59

Quien pueda comprender, sentir y afirmar todo esto y además


practique lo que humanamente es posible practicar, está VIVO y la
Gracia de lo Alto se ha infundido en él.
Es un Ungido porque el Óleo Santo de lo Eterno está en su crisma.
Pero aquel que no puede comprender, ni sentir, y niega, está
MUERTO espiritualmente.
Es así como ha sido interpretada la enseñanza esotérica de este
bello pantaclo, intercalado en los Siete Sacramentos.

LOS CUATRO ELEMENTOS


TIERR
A

es contrario al Aire.
es contraria a la 'Tierra.
Los Signos de Fuego son contrarios
a los Signos Aéreos
Los Signos de Agua son contrarios
a los Signos Térreos

LOS CUATRO ELEMENTOS


En este pantaclo aparecen los doce Signos del Zodiaco colocados
en el orden que les corresponde, pero dentro de tres círculos
concéntricos que, por medio de gajos, los reúnen por triplicidades
del mismo Elemento.
En la primera aparecen los tres Signos de Fuego. En la segunda
aparecen los tres Signos de Tierra. En la tercera aparecen los tres
Signos de Aire. Y en la cuarta aparecen los tres Signos de Agua. La
Triplicidad del Fuego está integrada por los Signos de Aries, Leo y
Sagitario, bajo la regencia de AGNI, el Señor del Fuego.
Aunque este Elemento tiene diversas manifestaciones, su relación e
influencia principal está relacionada con la guerra. Por lo tanto,
dentro de este aspecto vamos a interpretar los tres Signos de la
manera siguiente:
Aries: En la guerra hace al militar que lucha por principios, por
ideales, contra la invasión de ejércitos extranjeros en su patria; la
juventud valiente que siempre responde primero al llamado de la
patria.
Leo: El militar de relumbrón, el que gusta de exhibirse, el que hace
alarde de fuerza y de poder. El que luce uniformes vistosos llenos
de condecoraciones e insignias y entorchados. El que en desfiles,
arengas y actos cívicos aparatosos se exhibe con arrogancia.
Sagitario: El soldado aventurero, el legionario, el que pelea no por
ideal, sino por el placer de la aventura, sin importarle ni la
nacionalidad, ni la bandera, ni los fines.
La Triplicidad de la Tierra está integrada por los Signos de Tauro,
Virgo y Capricornio, bajo la regencia de KSHITI, el Señor de la
Tierra.
Al igual que el anterior, este Elemento tiene distintas ramificaciones,
pero su característica principal es la relacionada con la riqueza. Por
consiguiente, dentro de este aspecto vamos a interpretar los tres
Signos como sigue:
Tauro: Riqueza acumulada grano a grano, moneda a moneda, por
paciente constancia, por tenacidad, trabajo y esfuerzo.
Virgo: Riqueza adquirida por el estudio, la investigación, por
capacidad técnica o científica. Favorece las becas, los premios y las
distinciones por mérito, por estudio.
Capricornio: Riqueza obtenida por medio de la política, por
actividades sociales o industrias organizadas.
La Triplicidad del Aire está compuesta por los Signos de Géminis,
Libra y Acuario, bajo la regencia de PAVANA, el Señor del Aire.
También este Elemento ofrece diversas influencias y relaciones,
pero vamos a interpretarlo conforme a su influencia mental que es
la principal.
Géminis: Influye sobre los escritores, los periodistas, los literatos,
todos aquellos que por medio de los libros, las publicaciones o la
literatura, influencian al público con sus ideas y opiniones. Son los
artífices de la palabra escrita, los poetas, los prosistas, los
cuentistas, etc.
Libra'. Rige la labor mental, pero en un campo de acción cívica,
despertando la conciencia nacional de los pueblos por medio del
culto a sus héroes, a través de sus hechos heroicos o guerreros,
cantados en relatos de epopeya.
Son los historiadores los que reviven esas gestas nacionales y
encienden en el alma de la colectividad el espíritu de raza,
preparando la mentalidad de los niños, alimentando la de los
jóvenes, robusteciendo la de los adultos y refrescando la de los
ancianos.
Acuario: Rige el trabajo mental más intenso, más profundo, porque
afecta a la humanidad entera. Las religiones, las doctrinas, las
filosofías, los credos, que realmente convulsionan a la humanidad y
la hacen evolucionar.
Aquí entran en acción los filósofos, los pensadores, los genios de la
idea y del pensamiento.
La Triplicidad del Agua está formada con los Signos de Cáncer,
Scorpio y Piscis, bajo la regencia de VARUNA, el Señor del Agua.
La influencia principal de este Elemento se relaciona con el
psiquismo, con la metapsíquica, con los Misterios del Mundo
Invisible, con los problemas del alma y con los anhelos del Espíritu.
Así, Cáncer: Rige a los místicos conscientes, estudiosos, los que
penetran a fondo en las religiones. Son los Iluminados, los que a
través de su intuición se hace la revelación definitiva, trascendente.
Scorpio: Rige a los fanáticos, a los intransigentes, a los que matan y
se dejan matar por su fe. A los inquisidores, a los que persiguen y
dañan a los del credo opuesto. Son los verdugos de las Fuerzas del
Mal que están en la ignorancia y superstición religiosas.
Piscis: Rige a los ascetas, a los místicos, a los religiosos que por el
ayuno, la penitencia y la mortificación, pretenden alcanzar el reino
de los cielos.
Enclaustramiento, pobreza, flagelación. Hace a los monjes
mendicantes, a los faquires, a todos aquellos que hacen de su
cuerpo un andrajo, una miseria. Ojos hundidos de mirada triste,
rostros demacrados, lívidos, cuerpos flacos y macilentos.

Finalmente, como cada Signo rige durante un mes, tres Signos


sucesivos forman una estación.
Así: Aries, Tauro y Géminis forman LA PRIMAVERA. Cáncer, Leo y
Virgo forman EL VERANO. Libra, Scorpio y Sagitario forman EL
OTOÑO. Capricornio, Acuario y Piséis forman EL INVIERNO.
Que es lo que está simbolizado por la cruz central.

HEXAPLA

La estrella de David
HEXAPLA La estrella de David

El alma de este pantaclo es el número seis.


El triángulo con el vértice hacia abajo es el descenso del Espíritu
hacia la materia para dar vida a la forma en los reinos mineral,
vegetal y animal.
El triángulo con el vértice hacia arriba es la materia espiritualizada.
Es el cuerpo, el alma y el Espíritu en el hombre.
Y los dos triángulos enlazados no representan fuerzas en equilibrio,
sino un estado de acción y reacción.
Como el número seis en Kabbalah está relacionado con la
debilidad, la indecisión, la vacilación y la timidez, y además en el
Macrocosmos es la fuerza sin control, en el hombre es la
TENTACIÓN.
La tentación constante en muchos aspectos de su vida, destacando
la sexual. Pues a la hora sexta del sexto día vino la primera
tentación al mundo.
A la luz de la Kabbalah se explican y entienden muchas cosas. Así,
el número seis está formado por la multiplicación del primer número
impar después de la unidad y el primer par (3 X 2), o sea macho y
hembra.
Antes de seguir con la interpretación del pautado, veamos algo con
respecto al número seis, por ser interesante y relacionarse además
con el símbolo en estudio.
Según los pitagóricos, el seis elevado al cubo 6 X 6 X 6 da el lapso
de tiempo 216 años en que las cosas son regeneradas y la
metempsicosis o renacimiento del hombre se efectúa en la tierra.
Los Serafines de Isaías tenían seis alas cada uno.
Los druidas tenían preferencia misteriosa y religiosa por el seis y
por este motivo tenían que ir seis juntos a recoger el muérdago
sagrado para sus ritos.
Los antiguos tenían un periodo astronómico de 600 años llamado
Naros, Ciclo del Sol, Periodo Luni-Solar, que consistía en 31
periodos de 19 años y uno de 11.
Y Kenealty afirma que cada 600 años viene al mundo un Mesías, y
según sus cálculos los presenta así: Adán. Enoch. Fo-Hi en China.
Brighon en la India. Zoroastro en Persia. Hermes Trimegisto en
Egipto. Moisés en Egipto. Lao-Tse en China. Jesús en Palestina.
Mahoma en Arabia. Gengis Khan en Persia.
El autor debería de incluir a Quetzalcóatl en México. El Talmud dice
que los Espíritus del Mal tienen seis cualidades:
como hombres, comen y beben, nacen y mueren; como ángeles
tienen alas y se dirigen de un extremo a otro del mundo y pueden
conocer el futuro.
Salomón tuvo seis nombres: Salomón, Jedidiah, Kohelet, Jareh,
Agur y Lemuel.
Volvamos ahora a la interpretación.
Según el pantaclo, el hombre tiene que vencer dos veces a cada
animal, para formar el Hexapla en el astral.
Como en la Astrología, tanto los Signos como los Planetas
presentan un aspecto dual, es decir, un lado luminoso, positivo,
benéfico, y otro lado tenebroso, negativo y maléfico;
no debe extrañar que si Tauro da la riqueza, da también la avaricia.
Al Toro debe vencerlo en la avaricia y en el rencor.
Al León debe vencerlo en el orgullo y en la tiranía.
Al Águila debe vencerla en la perversión sexual y en el control de la
natalidad. Ni debe acoplarse con una mujer a quien no ame, ni debe
evitar la natalidad.
Si logra vencer estas SEIS TENTACIONES, entonces su Águila se
coronará y su Toro tendrá cuernos de oro y su León se dejará abrir
las fauces.
El Ángel entre los pétalos de una rosa abierta y en el centro de una
cruz, simboliza el desiderátum, el apogeo del hombre en la tierra,
porque puede hacer sonar el Nombre Santo de Dios en su interior.
Con el IOD en el entrecejo del Ángel, con el HE en el Toro, con el
VAU en el Águila y con el HE en el León.
El símbolo masónico del compás y la escuadra al pie de la cruz, es
un agregado en el pautado. Quien lo hizo, y situándolo jan lugar
opuesto al Águila, tal vez supo lo que hizo.
Porque como ya se explicó en el pantaclo de la Masonería, la G es
el símbolo de la Generación, que forzosamente ocurre entre el
compás y la escuadra, es decir, por medio del membrum virile y la
genitalia mulieris.
Es el Andros y el Gyne de los griegos. El Yang y el In de los chinos.
Es el falo y el cteis de los hindúes.
Porque la cruz más maravillosa que existe es la formada por el
hombre y la mujer en los lazos divinos del amor. Esta cruz es la que
verdaderamente enlaza, la que redime y la que eleva, porque une
DOS MENTES. DOS PLEXOS. DOS CORAZONES, DOS SEXOS
Y DOS VOLUNTADES
Transforma al hombre y a la mujer, fusiona dos vidas en una, logra
al final como apoteosis en la tierra el desiderátum de dos almas,
logrando el andrógino universal. Porque las puertas de los cielos se
abren a los EGOS reintegrados por sus dos almas, aquellos que
supieron amar y sacrificarse, aquellos que envolvieron a su amor en
la gasa inconsútil de la fidelidad.
CAPRICORNIO
Capricornio, Capri o la Cabra Marina, es el Signo que corresponde
a la Casa X, la de la rama, el prestigio y la gloria. El simbolismo de
este Signo tanto material, espiritual como esotérico, es sumamente
importante. Sin perder de vista su polaridad que tanto desconcierta
a los profanos, como contrastes poderosos para encontrar la verdad
en el centro de ella, el estudiante serio puede encontrar en el
estudio cuidadoso de este misterioso Signo una valiosísima
enseñanza.
En la antigüedad, en la Masonería francesa, se hacía pasar al
candidato a la prueba de "La Cabra de Salomón". Como toda
prueba inicíática, ésta desconcertaba grandemente al neófito,
quien, y hasta después de la explicación del Maestro, comprendía
el alcance de la misma.
Capricornio designa al pecado. Por este motivo los judíos
practicaban el rito del Macho Cabrío, que era enviado al desierto
como expiación de todo el pueblo.
Y siguiendo esa legendaria práctica, pero ya no en un animal sino
en un hombre, los tibetanos practicaban cada año la ceremonia del
Macho Cabrío Mensajero. Al hombre escogido para esta dura
prueba se le llama Lud Kong Kyi gyalpo. Tiene que pasar entre la
larga valla formada por el pueblo, entre imprecaciones, blasfemias,
maldiciones y golpes. Tiene que hacerlo corriendo para recibir
menos daño. Significa para la gente el chivo expiatorio de todas sus
faltas y pecados cometidos durante el año. En recompensa a su
sacrificio, semanas antes, ese hombre hace una colecta entre el
pueblo llevando en su mano un látigo de cola de yak para amenazar
con él a quien se niega a darle unas monedas.
Capricornio da una alma meditabunda, introspectiva. Cautela.
Concentración. Devoción reverente. Sabiduría. Lucidez. Hace
meditar al nativo profundamente y le confiere un poder predictivo
para conocer las enfermedades de difícil diagnóstico y anunciar las
conmociones sociales, las revoluciones y las agitaciones de
carácter económico. Confiere capacidad para organizar y
sistematizar todo aquello que está en desorden.
Kabalísticamente, Capricornio simboliza las rodillas del
Macrocosmos y representa el primer principio en la trinidad de la
locomoción. Las rodillas le tiemblan al cobarde ante el peligro. Y
son tocadas en ademán de súplica para solicitar el perdón ante los
poderosos. Y en la oración, las rodillas, al tocar el suelo, absorben
el fluido que emana de la tierra.
Capricornio simboliza también la regeneración o renacimiento,
dando una fuerza de penetración espiritual muy grande, que unida a
la experiencia de la vida, hace que los juicios del nativo sean
certeros y altamente estimados.
Otro de los símbolos de Capricornio es el buho, que significa
sabiduría. La sabiduría que se adquiere de sondear los Misterios de
la Naturaleza y del alma humana a través de la cautela, la previsión,
la observación y la meditación. La concentración del nativo de
Capricornio es profunda. La imaginación es vivaz, soñadora y
creadora. Y un sentido práctico de las cosas, circunstancias y
personas, hacen que el nativo triunfe y se eleve en la vida por
propio esfuerzo.
Porque así como la cabra silvestre gusta de las cimas asomándose
al abismo, así también el nativo de Capricornio gusta de elevarse y
sobresalir en la vida, venciendo los obstáculos y resistiéndose a
caer.

Al igual que la cabra que gusta de vivir en las alturas y salta ágil
entre los peñascos y desafía al principio, así también el nativo de
Capricornio gusta escalar los puestos más altos en la política y
sortear sus peligros.
En la vida superior del pensamiento, en la luz de la especulación
filosófica, en el mundo maravilloso de las ideas, el nativo de
Capricornio encuentra placer en aquilatar la vida, en palpar la
sensación inefable del Espíritu.
Cuando sabe vencer al terrible monstruo del egoísmo, cuando se
despoja de todo materialismo, cuando hace a un lado todo interés,
cuando se arranca la careta del fraude, de la astucia y del engaño,
es entonces cuando el aura del nativo se ilumina con vivos y
hermosos colores.
Las rodillas que tiemblan y las que son elásticas simbolizan al
hombre cobarde, atolondrado, y al hombre cauto, sereno, que se
mantiene firme por una voluntad inteligente.
La vejez que concede Capricornio debe vivirse en un ambiente
sereno, comprensivo, tolerante, saboreando el jugo de la
experiencia de la vida, guiando y organizando a la juventud,
brindando el consejo preciso y oportuno, derramando el saber
adquirido en las mentes ansiosas de él.
Todos los aspectos negativos de Capricornio tienen que ser
transmutados para el bien. La venganza, la avaricia y la astucia
tienen que transmutarse en perdón, en prodigalidad y en sinceridad.
El recelo, la ambición y la intriga hay que convertirlos en confianza,
en conformidad y en lealtad.
La aversión al matrimonio y el repudio a los hijos deben
transmutarse en amor hacia la mujer y en sacrificio por los
vástagos.
La ambición en la política y el deseo de sobresalir en ella deben
cambiarse por una correcta orientación y un buen servicio social.
Actuando así, la sombra se convierte en luz, el mal se transforma
en bien y la evolución espiritual del nativo de Capricornio avanza
rápidamente.
El estudiante sincero, serio e investigador de la Astrología, debe
aprender que no hay ni Casas Mundanas, ni Signos ni Planetas
malos.
La misión del Alma es recorrer y recoger todas las experiencias que
brindan los astros para evolucionar. El hombre vulgar, materialista,
hace de este recorrido un vía crucis, y el espiritualista una senda de
luz.
La polaridad no debe desconcertar al estudiante; el contraste entre
la luz y la sombra, la lucha entre el bien y el mal, la pugna entre la
virtud y el vicio, debe saber interpretarlos debidamente y encontrar
el CENTRO que los enlaza v los hace armónicos.
Los extremos se tocan, las polaridades se invierten, la noche se
convierte en día y el día en noche, la calma sucede a la tempestad
y el odio se convierte en amor.
Lo importante, el mérito, consiste en que el hombre sepa luchar
inteligentemente contra las oleadas del Mal, que se dé cuenta
dónde se esconde y cómo actúa, que venza la tentación, el hechizo
que continuamente se manifiesta en la mente, en el corazón y en el
sexo. Vencer es triunfar y triunfar es alcanzar cimas de luz.
CAPRICORNIO, el décimo Signo del Zodiaco, tiene relación con
todo esto:
Pertenece al Elemento Tierra y a la Trinidad de la Riqueza. Su
calidad es movible. Y corresponde al tercer grado de Emanación. El
plomo es su metal. Su Planeta es Saturno. Es Signo Angular. Su
Casa es la Décima, pública, la de la fama, el prestigio y la gloria.
Los Decanatos que le corresponden son: CISNE, que significa
organización. DELFÍN, que señala martirio. PEZ, que da idealismo.
Por el lado de la sombra, negativo, Capricornio da vida mecánica
porque le falta el aliento espiritual. La astucia, el egoísmo, el
cálculo, el interés material, la avaricia, son los medios de que se
vale para dominar. Porque Capricornio conoce a los hombres y los
domina. Da mal genio, diplomacia y falsía. Emplea medios
fraudulentos para escalar los puestos clave, procediendo con
cautela, pero concentrado en su propósito.
El pesimismo, la melancolía, la amargura, el aislamiento, la
desconfianza, el recelo y el desprecio que siente por las gentes, son
los nubarrones que oscurecen su cielo.
Capricornio ni siente ni comprende que "Cada vez que damos algo
en beneficio de los demás, nos damos a nosotros mismos". Él se
encierra en su "Torre de Marfil" v niega todo, amor, amistad, cariño,
sinceridad, servicio. El pendón de su divisa es el EGOÍSMO.
Capricornio ignora que los buenos deseos, las oraciones y los
pensamientos cariñosos forman una hueste que protege v defiende.
Por el lado de la luz, por el lado del bien, positivo, Capricornio tiene
el don de organizar y de sistematizar. Él rehace, reconstruye y
organiza todo lo que está deshecho, desordenado y abandonado.
Enciende en el alma una devoción ligada con la experiencia, con la
sabiduría de la vida. Da una alma meditabunda, introspectiva, que
penetra en el MISTERIO y lo devela. Hace caer al nativo en
profundas meditaciones y le da un poder predictivo para anunciar
las conmociones sociales, las agitaciones de carácter político y
económico y sus resultados. Durante su regencia tiene lugar la
entrada de la estación vernal. Capricornio es el Guardián de la
Puerta del Invierno, cuando los días son cortos y las noches largas.
Cuando el espíritu de Cristo nace en la tierra y llega la NAVIDAD e
inunda la tierra de amor, de paz, de alegría y de luz. En la noche del
24 de diciembre, el Sol comienza su ruta de sur a norte. Es el
Salvador que viene a dar el pan de la vida. El Sol nace en la noche
más oscura del año, al igual que los Mesías nacen cuando la
oscuridad espiritual del mundo es más profunda, cuando la
humanidad se debate en el más grosero materialismo. Durante este
tiempo, la Tierra está más cerca del Sol. Los rayos espirituales caen
en ángulos rectos en el hemisferio nórdico. Una verdadera lluvia de
efluvios espirituales cae sobre la tierra, haciendo renacer en las
almas sus mejores sentimientos, sus más nobles aspiraciones y
anhelo. Todo lo material durante ese tiempo, permanece quieto,
dormido. Durante la regencia de Capricornio, el 29 de diciembre,
tuvo lugar en la antigüedad la Saturnalia. Son también los Siete
Pasos Masónicos, los Siete Días Sagrados de la Epifanía, la
marcha del Sol por el cielo, marca de Aries a Libra, siete meses de
luz. Y de Capricornio a Aries, cinco meses de sombra. En la
Jerarquía Oculta, Capricornio está relacionado con los Arcángeles.
Su símbolo es un buho vigilante en una noche de plenilunio, para
simbolizar la sabiduría. Es por todo esto que la sombra de
Capricornio se puede convertir en luz, su materialismo en
espiritualidad y su egoísmo en amor. Venustiano Carranza nació
bajo el Signo de Capricornio.
AXIÓMATA HERMÉTICA DE CAPRICORNIO
"En la ETERNIDAD no hay ni pasado ni futuro, sino un HOY
inmutable y permanente."
El lado oscuro de tu Planeta te empuja hacia el dolor. El pesimismo
y los reveses, la obstrucción en todo, la lentitud para alcanzar lo
anhelado, el ánimo triste y la soledad son las sombras que opacan
la luz de tu felicidad en la vida.
Saturno provoca las más absurdas contradicciones, y los efectos
deprimentes de este Planeta dejan hondos surcos en el alma que
pocas veces pueden ser restañados.
Tu astro oprimirá tu vida con adversidades, con pobrezas y penas
por largos lapsos de 30 años.
Sabe que en lo oculto todas las pasiones están latentes o
reprimidas en Saturno. Él recoge lo que los demás planetas dejan
tras sí, para que en la Naturaleza nada se pierda ni nada falte en la
vida. Por lo tanto. Saturno hace germinar y fructificar todo lo bueno
y lo malo. Por lo tanto, fomenta los vicios, aumenta los errores,
acentúa los defectos y agiganta los obstáculos.
En el plomo de Saturno están ocultos el "Ain Suph", el principio y el
fin. En la masa encefálica está el materialismo de Saturno y en el
aura su espiritualidad.
El "anillo de Saturno" es el aura luminosa que se ve en la cabeza de
los santos.
Pero así como hay sombra hay luz. El día sigue a la noche. La
calma viene después de la tormenta. Y la alegría se asoma a la
ventana de nuestra vida después de la tristeza.
El lado luminoso de tu estrella te empuja hacia el horizonte lejano
de la filosofía, te adentra en el mundo maravilloso de la Mente para
poder captar y transmitir los múltiples mensajes que atesora en
pensamientos elevados. Pero no seas un filósofo ateo ni un místico
sin fe.
Son precisamente los reveses sufridos los que hacen pensar
profundamente en los misterios inquietantes de la vida. La ciencia
de saber esperar, el consejo sereno y acertado y la prudente
previsión son una parte de las ventajas de tu astro.
Cada acto equivocado o acertado de nuestra vida lleva la semilla
del castigo o del premio. Lo que tenemos es lo que merecemos,
sencillamente. Pero no debemos volver la cara al pasado porque
entristece, ni lamentarnos del dolor sufrido porque nos acobarda.
Debemos seguir caminando por nuestra senda ya trazada por los
Seres de Luz, que saben por anticipado lo que debemos, lo que
tenemos que pagar, lo que merecemos y lo que tenemos que
realizar en bien de los demás.
El lado luminoso de tu estrella te capacita para organizar lo que casi
está deshecho o roto; porque sabes la fórmula del mecanismo de la
vida. Hay la suficiente paciencia en ti para esperar el cambio que
deseas, ya sea en los bienes materiales, en el amor, en la salud y
en la actitud hostil de tus enemigos.
Para lograr parte de todo esto, haz un balance de tu vida y pesa en
uno y otro platillo todos los actos buenos y malos que hayas
ejecutado.
La soledad y el aislamiento, esos hermanos gemelos del egoísmo,
transfórmalos en gratas compañías. La ambición desmedida de
bienes y posesiones, cambíalos por la propiedad que debes
compartir con otros. Y la aversión y el temor que te inspira el
matrimonio, trócalos por la alegría y la confianza que te darán tu
esposa y tus hijos.
Ilumina tu vida con la fe de una religión, con el amor de una mujer,
con el consuelo que impartas al que sufre, con la caridad que des al
necesitado. Mata de una vez por todas tu egoísmo y sé distinto por
completo en la segunda fase de tu vida que abarca otros largos
treinta años. Aun cuando tu estrella fuese lo más triste que imaginar
pudieras, piensa que tu DESTINO cambia, cambiando tú el
carácter.
Si eres inteligente, podrás eludir las vibraciones adversas de tu
Planeta; pero si eres malo, aplicarás inteligentemente esas mismas
vibraciones en perjuicio de otros. Si tal cosa ejecutas, entonces tu
influencia será perniciosa, restringiendo, limitando, obstaculizando o
retardando.
Si llegas a alcanzar la fama y la reputación como lo anuncia tu
Casa, piensa que a veces es mejor ser querido que respetado. Que
tan pronto como se está en el pináculo de la fama, se está también
en peligro de caer.
Querer sostenerse en el cénit de la gloria, mantener el prestigio y
conservar la reputación sin bases firmes de moralidad ni de servicio
público efectivos, es tanto como exhibirse desnudo ante miles de
burlonas miradas. La fama tiene un precio muy alto que pocos
pueden pagar.
No seas como cabra loca que arremete y topa al aire en tus sueños
de ambición y gloria. No seas un iluso al pretender escalar puestos
de renombre y responsabilidad en la política, sin tener los méritos
suficientes.
Recuerda las palabras de Confucio: "Las montañas producen
deleite a los virtuosos y los ríos a los sabios."
Las alturas atraen a los ambiciosos para después precipitarlos en el
abismo.
Piensa, medita, reflexiona, que la gloria del mundo es efímera. Todo
pasa, todo se acaba, todo muere; sólo el Espíritu vive.
Cultiva tu Espíritu, púlelo, haz que brille, que refulja para que viva
eternamente en la luz. Así como en la tierra el oro siempre es oro y
dondequiera vale, así también el Espíritu es la joya más valiosa que
tenemos para vivir en la ETERNIDAD.

JÚPITER
Júpiter, el padre de los dioses del Olimpo, es el centro de todas las
narraciones extraordinarias que se mencionan en la Mitología
Griega. Hechos increíbles, inverosímiles, donde la Magia juega un
papel importantísimo v donde la imaginación tiene sus dominios. . .
Ninfas, centauros, gigantes, titanes, musas, genios, ondinas, dioses
v diosas desfilan incesantemente y realizan hechos singulares;
sorprendentes, maravillosos, en el cielo y en la tierra.
Hechos y hazañas que cautivan, embelesan, que transportan a un
mundo encantado y que aunque sabemos que son mitos, leyendas,
sin embargo, llegamos a aceptarlos como reales en un momento
dado.
Su antropomorfismo los hace descender del cielo a la tierra v los
transmuta de dioses en hombres con las pasiones, los vicios y las
ambiciones de los humanos. Pero agigantadas, terriblemente
violentas, crueles, vengativas. . .
Donde el incesto impera y de los acoplamientos de gentes
convertidas en animales nacen monstruos horribles, repugnantes,
que cometen crímenes o venganzas ruines.
Si aceptamos que todo esto fue cierto, tenemos que admitir también
que todos esos dioses tuvieron un origen diabólico, caótico,
destructivo.
Y si los aceptamos únicamente como mitos o leyendas, entonces
tenemos que reconocer el poder inmenso de la ima- ginación. Pero
una imaginación pecaminosa, infernal, intensamente lujuriosa y
dramática.
Que este pequeño preámbulo sirva como guía y que el lector forme
su propio juicio a través de estos relatos mitológicos.
Así pues, presentamos a nuestro héroe.
Júpiter fue hijo de Cronos, o Saturno, y de Cibeles, o Rea, que eran
hermanos.
Para mejor comprensión es preciso retroceder un poco en la
genealogía de Júpiter y ver lo que ocurrió antes de su nacimiento.
Gea, la tierra, engendró a Urano, a quien hizo su esposo. La unión
de Gea y Urano fue muy fecunda, pero como Urano sabía que tenía
que ser destronado por alguno de sus hijos, para evitarlo los
precipitaba al seno de la tierra tan pronto como nacían.
Gea, desesperada de tanto parir y de que sus hijos muriesen,
concibe un terrible plan y lo lleva a cabo con la ayuda de su hijo
Cronos, a quien ordena que castre a su padre, y así lo hace con
una hoz.
De las gotas de sangre de la mutilación, nacieron las Erinias, los
Gigantes y las Ninfas.
El miembro viril y los testículos fueron de nuevo mutilados por
Cronos en fragmentos, los cuales arrojó al mar. Éste los mantuvo a
flote por largo tiempo como reconocimiento al dios castrado y
finalmente se convirtieron en espuma de la cual nació Afrodita, la
diosa del amor.
Como Urano no murió y sí en cambio se despertó en él un poder de
predicción, predijo a Cronos que él a su vez tendría que ser vencido
y destronado por alguno de sus hijos.
Cronos, en lugar de precipitar a sus hijos al Tártaro, los devoraba.
Por este motivo, cuando Júpiter nació, su madre lo escondió en un
bosque, en donde fue criado por una cabra y también por el cuerno
de la abundancia que Rea le daba.
Rea presentó a Cronos una piedra envuelta en pañales, haciéndole
creer que era su hijo Júpiter. El padre devoró la piedra y creyó así
haber conjurado el funesto presagio.
Cuando Júpiter creció, se dio cuenta que su padre estaba a merced
de los Titanes. Pidió ayuda a los gigantes, los cuales se la dieron y
lucharon contra los Titanes, venciéndolos al fin.
Cronos fue liberado, pero acusó a su hijo de quererlo destronar.
Cosa que al fin sucedió, y Júpiter se instaló como Señor de los
Cielos y repartió su poderío con sus hermanos.
Júpiter dio la primacía del mar a Poseidón, o Neptuno, y la del
Infierno a Hades.
Instalado ya como dios supremo, pensó entonces en el amor y a él
ise dedicó con toda la pasión de que era capaz. Tuvo nueve
amores, todos ellos dramáticos, intensos, violentos. Más que
amores fueron pasiones, caprichos, amoríos.
La primera mujer que apareció en su vida fue Juno, con la que tuvo
dos hijos, que fueron Marte y Vulcano. Al segundo lo hace dios del
fuego, el maravilloso herrero del Olimpo que forja las armas para el
combate.
Poco después de esta unión, la ninfa lo, o Europa, despierta la
pasión en Júpiter, que para lograr su propósito se convierte en un
toro blanco y se deja montar por Europa, que inmediatamente es
transportada por los aires y al fin poseída.
Radamanto y Zeto fueron los hijos de esta segunda unión.
Juno, celosa de lo, ordena a Argos, que es un animal mitad perro,
mitad serpiente y con cien ojos, que vigile a Júpiter, pero éste se da
cuenta de ello y lo mata de una pedrada.
Juno entonces se venga convirtiendo en vaca a lo.
Entonces Júpiter, como represalia, puso un pesado yunque en cada
pie de Juno y la suspendió con una cadena de oro en el cielo.
Después de esto apareció Latona, con la que tuvo también dos
hijos y que fueron Apolo y Diana.
Júpiter visitaba a Latona, su amada, en el carro del sol, el cual se lo
regaló a su hijo Apolo, que era hermoso y bien formado y del cual
estaba orgulloso su padre.
Al morir, Latona se convirtió en una nube que siempre seguía al
carro del sol en donde viajaba su hijo Apolo.
Vino después Maya, la mujer que le dio otro hijo y que fue Mercurio.
Pero como Neptuno, el hermano de Júpiter, se enamoró de Maya,
que era una de las Hespérides, ésta fue cedida a aquél.
Alcmena siguió en la lista de los amores, y ésta le dio a Hércules
como hijo. Pero Alcmena fue infiel y Júpiter, lleno de ira, le envió un
rayo que la mató.
De los amores de Sémele y Júpiter nació Baco, el dios del vino, el
que presidía las bacanales y las orgías.
Sémele tuvo una muerte trágica; quedó reducida a cenizas al
incendiarse el palacio donde ella y Eolo se habían refugiado.
Leda, otra de las mujeres de Júpiter, al unirse con éste, le dio un
hijo, que fue Pólux. En el asalto de los gigantes al Olimpo murió
Leda.
Vino en seguida Dánae, la mujer que le dio a Júpiter otro hijo que
se llamó Perseo.
Un día, habiéndose alejado demasiado del Olimpo, Dánae cayó en
los abismos del Averno.
Del incesto con su hermana Hera, nacieron Hefaistos, a quien
Júpiter le concedió el dominio del fuego subterráneo. Y a Ares, otro
de los hijos, le dio el mando de la guerra.
Un día, sufriendo Júpiter un intenso dolor en la cabeza, le ordenó a
su hijo Vulcano que le diese un hachazo. Cumplida la extraña
orden, al instante brotó de ella Minerva, la que llegó a ser la diosa
de la sabiduría.
Finalmente surgió en el horizonte de sus amores la mujer que
rubricó todas las hazañas amorosas del dios de los dioses. Ésta fue
Mnemosina, la madre de las nueve musas, quienes ayudaron a
gobernar a Júpiter. Moraron en el Parnaso, protegieron las artes, las
ciencias y los sentimientos elevados en la humanidad.
Cada una de las nueve musas tuvo sus atributos así:
Clío, para perpetuar los sucesos a través de la historia. Melpómene,
para esculpir la tragedia de la humanidad. Talía, para prodigar la
risa por medio de la comedia. Erato, para señalar la tristeza a través
de la elegía. Polimia, para las vibraciones superiores por medio del
canto. Euterpe, para penetrar al mundo del sonido por medio de la
música. Terpsícore, para sentir la delicia del ritmo por medio del
baile.
Caliope, para estremecer a la multitud por medio de la elocuencia.
Urania, para penetrar a los cielos constelados por la astronomía.
Todos estos hijos llevaron a cabo grandes hazañas y empresas. Su
vida está salpicada de interesantes y emocionantes hechos, todos
ellos sorprendentes, maravillosos.
Los padres de Júpiter, Cronos y Rea, tuvieron también su parte
importantísima en la Mitología.
Y los abuelos de Júpiter, que fueron Urano y Gea, también la
tienen. El primero, como dios del cielo, mansión de los
bienaventurados inmortales. El amo y señor de la maravillosa
bóveda celeste, tachonada de estrellas, que son las lámparas
colgantes que alumbran la senda hacia el infinito.
Y la segunda, Gea, la Madre Universal que nutre a todos los
mortales y que en un constante parto al derramar sobre la
humanidad semillas, granos, frutos, flores, plantas y árboles, la
alimenta, la alegra y siempre es VIRGEN.
También se atribuye a Júpiter el diluvio universal. Júpiter, hijo de
dioses y padre de dioses, es el núcleo, pivote o centro de donde
brotan fuerzas y energías que, al manifestarse en multitud de
formas, crean el mundo maravilloso de la Mitología.
EL PENTAGRAMA
El símbolo es el lenguaje del Iniciado. En lo abstracto, la mente
requiere del símbolo. Todas las religiones ocultan sus misterios a
través de símbolos.
Y la Magia, siendo por excelencia la Madre de todas las religiones,
la Ciencia Cumbre que abarca y comprende todo en el mundo del
Espíritu, está llena de extraños, originales, misteriosos y bellos
símbolos que no sólo guardan celosamente la Sabiduría Esotérica
de los Magos Antiguos, sino que también tienen el raro poder de
inquietar profundamente a los profanos cuando los miran por
primera vez.
Hay un fascinador hechizo en los símbolos mágicos. Primero
desconciertan y después iluminan. Primero ocultan y después
revelan su misterio.
De entre la multitud de símbolos que tiene la Magia, destaca casi en
primer término por su belleza original, por su precisión filosófica y
por su alcance esotérico, el Pentagrama.
La Estrella de los Magos juega un papel muy importante en la
Magia Ceremonial. Trazada en el pavimento o en el muro principal
de las logias o de los centros de estudios herméticos, no sólo es un
bello y original adorno, sino que también es un poderoso
condensador de luz astral.
Un centro magnético de gran intensidad que enfoca la atención de
los hombres hacia lo misterioso, controla la influencia perversa de
las malas entidades y atrae la bendición y ayuda de los Seres de
Luz.

Su posición correcta es con la punta original hacía arriba. Su


"cabeza" debe estar siempre arriba, sus "brazos" extendidos a los
lados y sus "piernas" abiertas.
Así simboliza la inteligencia del hombre dominando a los Cuatro
Elementos, a los Seres que los pueblan y que son: las
Salamandras, los Gnomos, los Silfos y las Ondinas.
Porque el hombre está encerrado dentro de los Cuatro Elementos,
encadenado a ellos mientras es vulgar, pero destinado a regirlos y
servirse inteligentemente de ellos cuando por medio de la trinidad
de inteligencia, voluntad y acción, regula y controla la energía, la
substancia y el movimiento que hay en ellos, para entonces
confundirse con Dios mismo, con la Unidad, con la Causa de las
Causas.
El Pentagrama dibujado dentro de un cuadro, y éste a su vez dentro
de un triángulo equilátero que finalmente lo encierra un círculo, es
el símbolo perfecto que se adapta a la interpretación anterior.
El Círculo es el Espíritu Universal. El Triángulo, la Trinidad. El
Cuadrado, los Elementos. Y el Pentagrama, el Hombre.
De arriba hacia abajo, el Macrocosmos en el Microcosmos. Y de
abajo hacia arriba, el Microcosmos en el Macrocosmos.
El Pentagrama invertido es el símbolo perfecto del caos, del Mal
imperando en la tierra, a través de la guerra, del crimen, del odio,
de la intriga y de la mentira.
Ciertos caracteres rúnicos en la Estrella de los Magos le
imprimen un mayor poder mágico para dominar a los demonios.
El Pentagrama es el símbolo mágico más universalmente conocido.
No hay estudiante de Ocultismo que lo ignore. Y su alcance y su
fuerza en lo oculto es sencillamente formidable.

Los Seres Tenebrosos lo respetan y lo temen. Protege a quien lo


lleva debidamente consagrado. Y en el hogar, encima de la cama,
vela el sueño y defiende de las embestidas de los demonios
astrales.
Los miembros del "Centro de Estudios Esotéricos Acuario", de
México, lo lucen sobre su pecho, recortado en plata y en una cinta
de seda azul en sus trabajos. He aquí algo de su simbolismo:
La palabra TETRAGRAMMATON que rodea a la Estrella, significa el
Nombre de la Divinidad, que en hebreo tiene cuatro letras y que son
el IOD-HE-VAU-HE, y que en otros idiomas también está formado
de cuatro letras como sigue:
En español Dios, en latín Deus, en húngaro Isten, en, alemán Gott,
en griego Theos, en asirio Adad, en francés Dieu, en turco Esar, en
árabe Allah y en samaritano Jave.
Es decir, a través del Cuaternario se expresa la voluntad de Dios
sobre la tierra.
La Copa, el Cetro, la Espada y el Oro que están repartidos entre el
Gran Nombre son los Cuatro Palos del Tarot.
En la "cabeza" del Pentagrama está el símbolo astrológico de
Júpiter, el Padre de los Dioses de la Mitología griega. Como Júpiter
es el Benéfico Mayor y en su aspecto oculto da un espíritu místico y
religioso sumamente elevado, está colocado ahí para expresar su
ascendencia.
En los "brazos" está el símbolo de Marte, para simbolizar la fuerza,
la energía que está contenida en la Forma.
En el centro, el Hermafrodita, con los símbolos unidos de Mercurio y
Venus, para simbolizar la fusión de las cualidades de ambos,
porque en un aspecto superior de la Iniciación, el hombre necesita
pensar y sentir como mujer. Y la mujer necesita pensar y sentir
como hombre. Esto sin que se alteren en lo más mínimo sus
funciones fisiológicas, sin menoscabo ni perversión sexual.
A los lados del Caduceo están el Sol y la Luna, los Luminares de la
Astrología. El Padre-Sol que engendra y la Madre-Luna que
fecunda.
Y a los "pies" del Pentagrama aparece el signo de Saturno, de
Cronos, el Tiempo. Todo nace y muere dentro del tiempo creador
por el hombre.
Los nombres de Adán y Eva están escritos en hebreo en la parte
superior, como los Pilares en los cuales descansa toda la
humanidad.
Los OJOS que se ven debajo de Júpiter son la Vigilancia Invisible
de la Divinidad, que en todo está siempre presente. Leví dice:
"Armado de ese Signo (el Pentagrama) y convenientemente
dispuesto, podréis ver el Infinito a través de esa facultad, que es
con el ojo de vuestra alma, y haceros servir por legiones de ángeles
y columnas de demonios."
Las imágenes subjetivas que inspiran este hermoso y original
símbolo serán la revelación que brinde a quien con paciencia,
cariño y devoción .mística lo estudie.
Como toda forma corresponde a una idea y toda idea tiene una
forma, la VERDAD que está oculta en los Mundos Astral y Mental
se refleja por imágenes que sólo el símbolo puede inspirar.
LA MANO
Todo en el cuerpo humano es importantísimo. Todo tiene un objeto.
Todo contribuye a mantener la vida dentro de él. Por separado y en
conjunto, todos los órganos del cuerpo humano funcionan dentro de
una armonía maravillosa. La inteligencia oculta que preside todas
estas distintas actividades es de origen divino.
Las manos obedecen los recónditos impulsos del Espíritu.
Si el cerebro es el vehículo de la Mente, las manos son el vehículo
del Ego. Porque son ellas quienes realizan los dictados del Espíritu,
ya sea para el bien o para el mal.
En la mano izquierda está lo hereditario, lo ancestral, la voz del
corazón, los anhelos, las esperanzas y las ilusiones.
Y en la mano derecha está la voz del cerebro, la que realiza. Y en la
raíz del pulgar está el signo de la voluntad razonada, voluntad cuya
magnitud se mide por la extensión y grueso de esa raíz. La lógica
tiene también su sede simbólica en el pulgar.
En los pulgares está sintetizada la acción que desplegará el
hombre, ya sea que se incline por los dictados del corazón, ya por
los dictados del cerebro. Del examen de los pulgares se puede
decir a simple vista si la persona tiene más lógica que voluntad, si
es nula su voluntad, si tiene voluntad sin lógica, o si hay equilibrio
entre la lógica y la voluntad.
Los idiotas de nacimiento vienen al mundo sin pulgares, o con ellos,
pero inmóviles o consumidos.

En las manos, pues, están la afirmación o la negación, lo que


pueden hacer o no, si serán constructivas y edificantes, o
destructoras y negativas. Pero el aspecto superior de las manos
aparece en la augusta trinidad que hay en ellas: la de curar, la de
bendecir y la de acariciar. Las manos que curan están benditas por
la gracia de Dios. Las manos que bendicen, como son las de los
padres y las de los sacerdotes, están saturadas de efluvios divinos
que se transmutan en salud y alegría. Y las manos que acarician,
transportan a un mundo de deleite y felicidad porque están bajo el
patrocinio del amor.
En las manos está toda una escala de diversas actividades.
Manos que tocan: las que pulsan y tañen los instrumentos
musicales, arrancándoles dulces y sentidas melodías.
Manos que pintan: las de los pintores que pasan al lienzo lo que sus
ojos ven, pero embelleciéndolo, idealizándolo, sublimándolo. La
belleza escondida que está en las cosas, son ellos quienes la
descubren.
Manos que esculpen: las de los escultores que conocen el secreto
de la proporción y la simetría. Los que dan a la forma la gracia que
la anima y embellece. Como la escultura reproduce casi de
preferencia la figura del cuerpo humano, el escultor canta en el
mármol la gracia alada del cuerpo, especialmente el de la mujer.
Manos que escriben: las de los escritores, los artífices de la idea y
del pensamiento, los que petrifican en el papel la sonoridad del
lenguaje, pero que por la magia de la escritura, al leerlo en voz alta,
recupera toda su elocuente grandeza.
Las ideas escritas son como tesoros enterrados, siempre valen.
Mientras permanecen escritas sin ser leídas, están "muertas", no
suenan, pero tan pronto son pronunciadas, entonces se yerguen y
vibran para conmover intensamente a quien las escucha.
Manos que imploran: las de los místicos, las de los religiosos, las de
los que sufren y se debaten en las torturas del alma. Cuando se
alzan al cielo en un impulso que sale del corazón/no sólo se
purifican por los efluvios que reciben, sino que también son un bello
símbolo de humildad y reconocimiento de lo humano hacia la divino.
En este pantaclo aparece una mano haciendo el Signo del
Esoterismo que consiste en levantar tres dedos y doblar dos. El
pulgar, el índice y el medio, hacia arriba y el anular y el meñique
hacia abajo. Este es el símbolo potestativo de la mano para
bendecir. En la Iglesia Católica sólo el Papa tiene el derecho de
hacerlo. Los sacerdotes también bendicen, pero en otra forma.
Impuesta así la mano sobre la multitud de fieles, es derramar sobre
ellos un cúmulo de efluvios o energía que los satura.
Impuesta sobre la cabeza del hijo y acompañada de unas sentidas
palabras, por ejemplo: En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo, yo te bendigo hijo mío, para que seas siempre feliz y
se aleje de ti do mal; es de magníficos resultados porque todo el
amor protector del padre se vuelca sobre el hijo.
Impuesta en el aire y trazando en él la Estrella de los Magos (el
Pentagrama), aleja a las entidades perversas.
Así es la luz, bendición y amor. Y el Nombre Santo de Dios, IOD-
HE-VAÜ-HE, se ilumina e irradia su Gracia.
Pero la mano produce también sombra y en ella se marca la silueta
del Macho Cabrío, del Demonio que siempre está agazapado y listo
para adueñarse del alma. En los templos se esconde debajo de las
pilas bautismales. En la sombra el Santo Nombre se invierte, se
niega.
Por esta poderosa razón, un padre nunca debe de alzar la mano
sobre su hijo en actitud de castigar y sobre todo de maldecir,
pronunciando frases cargadas de ira, desprecio u odio, porque le
hará un daño moral terrible. Ni en broma ni en serio nunca un padre
debe maldecir a su hijo. Porque una maldición tiene el poder de
penetrar hasta los huesos y persigue con la desgracia y la tristeza
la vida del hijo.
El rombo que se ve blanco y negro es la trinidad de luz o de
sombra, de amor o de odio, de bien o de mal, que las manos
pueden provocar según el uso que de ellas se haga.
Y el círculo dividido en dos colores, blanco y negro, es el Yang y
Ying de los chinos, un símbolo muy antiguo. El Yang es el principio
positivo masculino. Es la esencia de la luz solar y del fuego. Por lo
tanto, es la energía creadora, constructiva que se expresa por las
manos.
Y el Ying, es el principio negativo femenino. Es la esencia de la
sombra y del agua. Es la energía destructora que mata, divide y
daña, también expresada por las manos.

LA LUNA
Una cruz teutónica sirve de fondo y de marco al mismo tiempo a
este original pautado que simboliza a la Luna. En los extremos de la
cruz están las cuatro fases del Astro de la Noche.
NOVILUNIO. Durante esta fase tienen lugar ciertas Iniciaciones; por
ejemplo, las que se verifican el primer día, al mediodía, después de
que el Sol entró en el Signo de Leo (Julio 25).
En el Novilunio el Sol y la Luna entran en conjunción. Son sus
bodas. Y cada 19 años ocurre una lunación, pero la Luna tiene que
estar precisamente en esa fase.
Todo aquello que por algún motivo se desea que quede en secreto,
debe iniciarse seis horas antes o seis horas después de haber
comenzado el Novilunio.
Los novilunios tienen un raro y sutil encanto. Una dulce quietud,
una tenue claridad, un pálido resplandor que invade al alma e invita
a la contemplación y a la meditación mística.
Los judíos bendicen a la Luna cuando está en Novilunio, para
alcanzar de ella noches de poesía y de amor. La ceremonia que
ejecutan se llama el Bircat Halavana, y consiste en salir en
procesión al campo en la noche. Hombres y mujeres, viejos y
jóvenes, se reúnen para rendirle homenaje a Levaná, que es el
hombre con que ellos la llaman. Mirando a la Luna cantan. Sus
voces tienen extrañas y solemnes cadencias.

La Luna Nueva es negativa, da fortuna y está relacionada con el


Norte. Desde la conjunción hasta la oposición, la Luna crece en luz.
CRECIENTE. La fase siguiente es el Creciente, durante el cual
prospera con más rapidez lo iniciado bajo su luz. La Luna en
Creciente recibe con mayor fuerza los rayos del Sol.
Un Creciente y un Alfanje es el símbolo nacional de los
mahometanos como ideal de una sola religión y una sola lengua en
el mundo, el Koran y el árabe. El Alfanje es el símbolo de su
agresividad religiosa. "Para nosotros no hay en este mundo más
que creyentes e infieles; amor, caridad, fraternidad para los
creyentes; aversión, odio y guerra para los infieles."
El Islam siempre ha sido agresivo. Los odios y fanatismos crueles,
feroces, que aún prevalecen entre mahometanos y cristianos,
provienen de las cruzadas.
De entre sus juramentos que hacen, uno es por la Luna:
"Juro por el cielo y por la estrella que viene de noche."
Cuando la Luna está en creciente, ellos le muestran sus bolsos con
dinero para que las monedas aumenten conforme ella va creciendo
en luz.
Para los agricultores, ciertas siembras, injertos o cortes de madera,
tienen que hacerse precisamente en Creciente.
Para esquilar las ovejas y la matanza de reses que se destinan para
el consumo, el Creciente es el indicado. Los animales nacidos en
esta fase lunar, pero pasando por los Signos .de Cáncer o de
Piséis, serán sanos, prolíficos y robustos. El Oriente es su sitio.
PLENILUNIO. La Luna en esta fase es majestuosa, dominadora.
Bellamente provocativa. Dueña y Señora del Cielo. Su luz hechiza y
enciende la pasión en los cuerpos. Es la Luna del Aquelarre, de los
satanistas, de las brujerías y de los hechizos. Su luz argentada está
saturada de extrañas y misteriosas influencias que obran de manera
diferente en la mente y en los sentimientos de las gentes. El poeta
se inspira, los enamorados gozan con sus caricias, los románticos
se embelesan, el místico se extasía, el religioso contemplativo aviva
su fe, los eróticos se queman en el fuego de su lujuria. Los locos,
los criminales, los perversos, acentúan sus visiones y maldades.
Con la excepción del Wesak, el hermoso festival religioso que cada
año se efectúa en los Himalayas en el Plenilunio de Mayo, y de las
ceremonias iniciáticas que se llevan a cabo en el Plenilunio de
Agosto, estando el Sol en Leo, y de la Semana Mayor del
catolicismo, que tiene que estar presidida por el Plenilunio de la
Pascua de Resurrección, casi, casi, podría afirmarse que la Luna
Llena inspira y favorece el Mal.
Todo lo que se quiera que alcance publicidad y sea conocido o
comentado, debe iniciarse seis horas antes o seis horas después
de haber comenzado el Plenilunio.
Su analogía con los Puntos Cardinales es el Sur.
MENGUANTE. Finalmente viene el Menguante, en donde la luz de
la Luna decrece y es cuando ocurren las defunciones con mayor
frecuencia, se agravan los enfermos y las mareas disminuyen su
intensidad.
Durante este tiempo se hacen las podas y se siembra todo lo que
requiere un lento crecimiento y de abundancia de granos, como los
cereales.
En lo moral hay laxitud, abatimiento, tristeza y melancolía.
Como la influencia de la Luna es muy variable y extensa, un breve
resumen dará idea de algo de todo lo que ella afecta. Por ejemplo,
para prácticas de Magia, la Luna debe estar en la Triplicidad de los
Signos de Tierra como Tauro, Virgo y Capricornio.
Para cosas extraordinarias, la Luna debe estar en la Triplicidad de
los Signos del Agua como Cáncer, Scorpio y Piséis.
Para el amor, la Luna debe estar en la Triplicidad de los Signos del
Aire como Géminis, Libra y Acuario.
Para las empresas de gloria, poder y fama, la Luna debe estar en la
Triplicidad de los Signos de Fuego como Aries, Leo y Sagitario.
La Luna Nueva es para los Iniciados, para los buenos, para los que
aman la Luz.
La Luna Llena es para los brujos, para los malos, para los que
aman las Tinieblas.
El Creciente protege y favorece todo lo bueno.
El Menguante protege y favorece todo lo malo.
La Luna no sólo influye en la menstruación de la mujer, sino
también en los alumbramientos. Un embarazo en Llena da un
nacimiento en Creciente. Un embarazo en Creciente da un
nacimiento en Llena. Un embarazo en Nueva da un nacimiento en
Menguante. Un embarazo en Menguante da un nacimiento en
Nueva.
Si el embarazo ocurre estando la Luna Llena en Aries, el nacimiento
se efectúa estando la Luna en Creciente en Libra. Y el hijo nacido
estará bajo la regencia de Leo.
Todo esto es sumamente importante y reclama la máxima atención
del astrólogo serio y competente, porque le dará la clave no sólo
para predecir el sexo y el Signo Regente, sino también el Signo en
el cual ocurrirá la muerte.
Hacen falta tablas calculadas exactamente con la entrada y salida
de las fases lunares a través del Zodiaco y para todas las latitudes.
La Luna permanece de dos a dos y medio días en cada Signo y en
un mes recorre el Zodiaco.
Esas tablas o cálculos deben ser de fácil manejo y comprensión
para todos los que se dediquen a este interesantísimo estudio,
porque obtendrán sensacionales revelaciones.

Predecir el sexo es cosa que ni los más expertos y experimentados


ginecólogos o parteros pueden hacer.
Predecir el Signo bajo el cual nacerá la criatura sí puede hacerse si
se sabe la fecha del comienzo del embarazo. Pero predecir el Signo
bajo el cual ocurrirá la muerte de esa misma criatura, sí es algo
extraordinariamente maravilloso.
En un estudio intitulado "La Muerte en el Zodiaco", por el autor de
estas líneas, se hace una exposición amplia y con ejemplos de esta
teoría.
Ahora sigamos con la interpretación del pautado. Los números que
del 1 al 28 aparecen simétricamente repartidos en los extremos de
la cruz son las cuatro semanas del mes lunar. La Luna crece y
mengua cada 14 días, y sus fases duran 7 días.
Los nacimientos en lo oculto se miden por 10 meses lunares de 28
días a partir del último día de la menstruación.
La cruz griega mayor que se ve al centro simboliza las Cuatro
Estaciones con sus tres meses que le corresponden a cada una. Lo
importante aquí es saber que, para ciertas prácticas de Magia, la
Luna tiene un nombre distinto en cada Estación.
En Aries, que rige la Primavera, se llama AGMITA. En Cáncer, que
rige el Verano, se llama ARMATES. En Libra, que rige el Otoño, se
llama MATASIGNAIS. En Capricornio, que rige el Invierno, se llama
AFFATERIM. La cruz griega menor que se ve en el pautado se
refiere a los Cuatro Elementos de el Aire, el Fuego, el Agua y la
Tierra. El hombre permanece encadenado a ellos mientras no se
espiritualiza.
Las Cuatro Etapas de la Vida están también representadas dentro
de esa cruz. Ellas son: Infancia, Virilidad, Madurez y Vejez o
muerte.
La palabra INRI que se ve en el centro, en su interpretación vulgar,
significa Jesús Nazareno Rey de los Judíos.
En lo oculto significa: Igne Natura Renovatur Integer. El Fuego
renueva íntegramente a la Naturaleza.
En hebreo significa el nombre de los Elementos así:
Yebeschah, Tierra. Nour, Fuego. Ruach, Aire. Y Yammin, Agua.
Para los cristianos significa: In Nobis Regnat lesus, es decir: En
nosotros reina Jesús.
Aún hay más interpretaciones de estas siglas, pero con lo expuesto
basta.
El triángulo radiante inscrito en el círculo simboliza la Trinidad en la
Unidad como manifestación de vida universal.
Como datos complementarios conviene recordar que las Sicigias de
los astrónomos son el Novilunio y el Plenilunio, los dos Polos de la
Luna. El Par de Opuestos que recíprocamente se rechazan, se
atraen y mantienen el equilibrio.
Recuérdese que hay dos fechas para conferir ciertas Iniciaciones, el
25 de julio, que cae en Novilunio, y el 9 de agosto, que cae en
Plenilunio; pero ambas fechas bajo el Signo de Fuego, en Leo.
Cuando la Luna está cerca de la Tierra es Apogeo. Y cuando la
Luna está lejos de la Tierra es Perigeo.
Como el Sol y la Luna son los luminares máximos del cielo, y ellos
han alumbrado a la humanidad de día y de noche por miles y miles
de años, la gente de todos los pueblos les han rendido un culto de
adoración como merecido homenaje.
La Luna, que es LA REINA DE LAS AGUAS, es el astro que más
nombres tiene.
En el mar, en los ríos, en las cataratas, en los lagos, en los arroyos,
en los pantanos, está el Espíritu Lunar animando y dando vida a las
aguas.
Los Hijos de la Niebla, los Nibelungos, son personajes forjados por
la imaginación soñadora que da la Luna.
Wagner, su autor, fue un Iniciado.
He aquí algunos de esos nombres con que las gentes de todos los
pueblos y de todas las épocas han bautizado a la Luna.
Los babilonios la llamaron Ishtar; los fenicios, Ashtoreth o Astarté;
los sajones, Eoster; los ingleses, Easter o Moon; los españoles,
Esther o Luna; los persas, Milita; los árabes, Alilat;
Los judíos, Levaná; los aztecas, Metztli; los egipcios, Isis; los
hindúes, Chandra.
Los nombres de Artemisa, Europa, Diana, Selene, lo, Nannar,
Cibeles, IIu Sin y Feba, han sido dados por las Mitologías griega y
romana o algún poeta o escritor romántico.
En lo oculto, la Luna está simbolizada por la Virgen. La extensa
variedad que hay de Vírgenes en todo el mundo, con sus hermosos
y expresivos nombres, corrobora el embeleso amoroso, el dulce
encanto, la inefable placidez, la grata ensoñación, la florida y
luminosa imaginación que la Luna ha despertado en los
sentimientos de la humanidad.

KETHER

Con el nombre de "Las Doce Banderas" se conocen también las Doce


Permutaciones del Nombre Divino, del Nombre Santo, del Nombre de
Dios en hebreo.
Estas son las letras por medio de las cuales El Eterno Tsebaoth,
Dios de Israel, Dios Viviente, Dios de Misericordia y de Gracia, Dios
Sublime, que vive en la Eternidad, grabó su Nombre a través de Sepher,
Sephar y Siphur, contenidos en Diez Sephirots.
Toda la creación procede de un Nombre Único. Todo salió de ÉL y todo
vuelve a ÉL.
Todos los pueblos de la tierra, desde la más remota antigüedad, han
tenido una Palabra Santa para nombrar a Dios. Y esa Palabra, aunque
distinta por la diversidad de lenguas y costumbres, sin embargo, es el
símbolo más exacto de la creencia universal en Dios.
Y esa Palabra es en cada pueblo o nación un poderoso condensador de
energía divina, que al ser pronunciada derrama sobre los fieles una
lluvia de bendiciones.
La Kabbalah, que es Saber Tradicional, "lo que es recibido", ha
encerrado en cuatro letras los atributos esenciales de Dios.
Del verbo ‫ ה ד ה‬ser, estar, que se escribe con las letras He, Vau, He, en
donde aparece duplicado el signo indicador de vida (He), y que forma la
raíz esencialmente viviente, y el Vau está en el centro de la raíz de la
vida, Moisés agregó el IOD, el signo de la manifestación potencial y de
la eternidad para formar el Nombre propio del SER DE LOS SERES.
(lod-He-Vau-He), expresa así la facultad de SER o ESTAR, colocada
entre un pasado sin principio y un, futuro sin fin.
Este Nombre Admirable significa justamente el SER QUE ES, QUE FUE
Y QUE SERÁ. Eternamente Viviente, Eternamente Consciente,
Eternamente Omnipotente.
EL QUE HA SIDO, SERÁ Y ES, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.
Por la palabra, por la escritura y por los números, es como se ha
perpetuado la Kabbalah hasta nuestros días.
Por la palabra como Ley Oral. Por la Iniciación, "lo que es recibido" bajo
juramento de sigilo, lo que revela el Maestro al discípulo de viva voz.
Por la escritura, a través de las enseñanzas sagradas contenidas en el
Talmud, en el Sepher Yetzirath, en el Zohar, en el Sepher Sefiroth y en el
Ash Metzaref.
Y por los números, a través de una serie infinita de combinaciones.
Tres Madres, siete Dobles y doce Simples, tales son las 22 letras del
alfabeto hebreo, de las cuales están tomadas las cuatro letras que
forman el TETRAGRAMMATON.
Las Tres Letras Madres están relacionadas con el Agua, el Fuego y el
Aire.
Las Siete Letras Simples están relacionadas con los Siete Planetas
clásicos. Estas Letras tienen una doble pronunciación.
Y las Doce Letras Dobles están relacionadas con las 12 aristas del cubo
y con los 12 Signos del Zodiaco.
Como cada letra representa una idea, una forma y un número, combinar
las letras del Nombre Santo es combinar al mismo tiempo las ideas, las
formas y los números que potencialmente están en Dios.
Y obrando sobre las formas materiales, se obtiene dominio sobre las
fuerzas que éstas representan. Porque obrar sobre los símbolos es lo
mismo que obrar sobre las ideas y sobre todos los Seres de la Creación.
Ángeles, Arcángeles, Tronos, etc.
Tal como acontece con los atributos infinitos de Dios, que
incesantemente están combinándose y multiplicándose para perpetuar
su Eterna Gloria.
El TETRAGRAMMATON sólo puede ser pronunciado letra por letra.
Nadie puede pronunciar exactamente el verdadero Nombre Divino. Así
como en la Masonería se le revela al candidato una Palabra de Pase y
una Palabra Sagrada en las Iniciaciones que recibe, así también en las
Iniciaciones superiores de Shamballa, en la Primera se da la Palabra
para él plano físico. En la Segunda se da la Palabra para el plano astral.
En la Tercera se da la Palabra para el plano mental. En la Cuarta se da
la Palabra para el plano causal. En la Quinta se da la Palabra para el
plano búdico. En la Sexta se da la Palabra para el plano monádico.
En la Séptima Gran Iniciación se da la clave del TRINO AUM, que
domina la energía en los seis mundos.
En la Octava Gran Iniciación se revela la DUALIDAD DEL TRINO
AUM.
Y en la Novena Gran Iniciación se revela el sonido único de lo
ABSOLUTO y se oye y se ve lo que significa.
Solamente llegando a esta altura es como se puede tener Conciencia
Divina y comprender y sentir exactamente lo que significa, vale y
abarca, en todos los planos y en todos los mundos, el verdadero
Nombre de Dios.
Por lo expuesto, EL VERBO DE VERBOS, EL VERBO RAÍZ ‫הדה‬, del
cual se derivan todos los demás en la lengua hebrea con el aditamento
del IOD sabiamente impuesto por Moisés, constituye el sólido
basamento del Santo Nombre de Dios.
Por la necesidad imprescindible de tener que pronunciar un nombre
que simbolice a Dios, los místicos, los religiosos, los esoteristas, los
sacerdotes, los Magos y los Iniciados han creado muchos nombres que
con distintas interpretaciones, alcances y poderes se usan en la Magia
Ceremonial de todos los ritos y cultos.
Toda palabra enunciada tiene un tono, un color, una forma y cierto grado
de energía.
Todo sonido provoca la correspondiente respuesta en la sustancia
deifica y crea formas con vida que persisten mientras se prolonga el
sonido y la energía de la voluntad de quien lo produjo.
He aquí algunos de esos Nombres:
IOAH. AELOHIM. IEVE. EN-SOPH. ADONAY. AGIEL. AGIOS. JEHOVÁ.
EMANUEL. PARACLETOS. SADAY. YSCHYROS. AGLA. ATHANATÓS.
DOMINUS. IEHOVAH. SABAOTH. OBOREL. ESUL. HELOIM. AUM.
El KETHER (la Corona) que aparece dominando al pantaclo es el
primero de los Diez Sephiroths. Encierra un GRAN MISTERIO, UN
GRAN SECRETO, UNA CLAVE UNIVERSAL.
El KETHER es altamente venerado por los judíos y solamente unos
cuantos están en posesión del Sublime y Gran Misterio que
celosamente guarda. La revelación que hace al estudiante serio,
sincero, devoto y bueno, es sencillamente enorme, porque en un
instante comprende la VERDAD ABSOLUTA DE LA CREACIÓN.

EL ZODIACO
Desde los tiempos más remotos, los SIGNOS DEL ZODIACO han
ejercido un hechizo irresistible sobre la humanidad. Los poetas, los
místicos, los románticos, los artistas, los sensitivos, los músicos han
sentido vibrar su alma al conjuro mágico del Gran Mensaje Celeste.
Los hombres de todas las latitudes, de todas las épocas, que han
anhelado algo diáfano, exquisito, espiritual, que embellezca la vida y
que la sature de una singular fragancia, han pulsado su lira para dejar
escapar entre sus acordes y melodías las gemas preciosas de su
romántica imaginación, de su luminosa inspiración, de su maravillosa
intuición. . .
Todos ellos han creado un mundo maravilloso de singulares analogías,
de originales correspondencias, de acertadas relaciones con los Signos
del Zodiaco en todos los terrenos, aspectos y condiciones, ya sea en lo
místico, en lo religioso, en la filosofía, en el arte, en la mitología, en la
ciencia y en la música.
Estas piedras preciosas de la imaginación, de la inspiración y de la
intuición, que son las facultades superiores del alma, han embellecido y
enriquecido a los Signos del Zodiaco y le han forjado una Corona de Luz
que irradia destellos inefables sobre la humanidad. . .
El Esoterismo de los Signos es tan profundo y bello, que deja entrever
las infinitas posibilidades en la Vida Eterna del Espíritu.
El Zodiaco señala la ruta del Hombre en el Tiempo y en el Espacio. El
Zodiaco Natural está formado de Doce Constelaciones que dividen al
Cielo en doce partes iguales.
Veamos algo relacionado con esta maravilla luminosa del Zodiaco.
ARIES
Signo de Fuego. Están simbolizadas las TRINIDADES de las religiones.
Las glándulas pineal y pituitaria, que están en la cabeza, son las
PUERTAS del mundo maravilloso del más allá. En la Masonería, son los
tres asesinos de Hiram decapitado. Es la cabeza con las dos caras de
Jano. Es el Cancerbero, el perro de tres cabezas que vigila la entrada
del infierno. Es el Monstruo de Creta que devoraba la juventud de
Atenas. Es la Medusa decapitada por Perseo. Es el Baphometo de las
dos caras, de una prueba inicíática. Es el Cordero Pascual que se
precipita al sacrificio. Es el Fuego Sagrado que triunfa del invierno. Es
Ammon-Ra, el Dios con cuernos de carnero de los egipcios. Es el
FUEGO-LUZ que inicia el año astrológico el 21 de marzo. La piedra
preciosa que le 'corresponde es la amatista, que apaga los impulsos
alocados, las empresas descabelladas, los arrebatos de ira y la energía
que se derrocha.
TAURO
Signo de Tierra. Simboliza la penitencia monástica, el matrimonio
purificado, el trabajo lento pero constante y que siempre rinde. Es el
Toro Alado de los persas. El Buey Apis de los egipcios. Es Ishtar, la
seductora que hace amar la vida. Es el sátiro agreste que viola en forma
brutal a la ninfa. Es Venus Genitriz. Es el Toro de los Cuernos de Oro de
la Iniciación. Es la Pascua Florida que engalana a la Tierra con sus
flores y sus aromas. Es Dédalo, el espíritu del trabajo perseverante. Es
el Toro Blanco en el cual se convierte Júpiter para raptar a Europa. Es el
Toro de Luz de los Acadios. Es el Becerro de Oro de Aarón al cual le
rinden culto los judíos mientras Moisés ora en el Sinaí. Es la unión
superior entre el hombre y la mujer, en un enlace armónico de ideales,
anhelos, sentimientos y aspiraciones. Es Jasón en busca del Vellocino
de Oro que mató a los toros de pies de bronce que arrojaban llamas al
respirar. Tauro fue el Signo Regente de los druidas. Pasando el Sol por
el primer decanato de Tauro que es Lepus, ocurrió el hundimiento de la
Atlántida. Es el Sol Espiritual que genera toda manifestación de vida en
la Tierra.
La piedra que le corresponde es el ágata, para contrarrestar toda
influencia maligna mental.
GÉMINIS
Signo de Aire. Simboliza a Castor y Pólux, los Gemelos Celestes que
expresan la sabiduría que discierne, la fuerza que realiza lo que el
intelecto concibe. Es la lira de Apolo y la maza de Hércules, o sea, el
entendimiento y la armonía. En la noche, los Espíritus se iluminan en
armonía con las flores que se abren.
El esoterismo de Géminis es el Misterio de las ALMAS GEMELAS. Sólo
los seres que verdaderamente están evolucionados espiritualmente
están capacitados para reconocer a su Alma Gemela.
Es el Raciocinio y la Intuición, simbolizados en la Osa Mayor y la Osa
Menor. En un aspecto superior de la INICIACIÓN, son los Sentidos del
Alma, que encienden y mantienen la Luz de la Mente Subliminal. El
Caduceo de Mercurio con sus dos serpientes entrelazadas simboliza la
Sabiduría de lo Divino y el conocimiento de lo material.
En la Astrología Hermética se dice que Géminis será el Signo que revele
a la humanidad EL MISTERIO DEL SUBCONSCIENTE, y que regirá por
dos mil años. Es la teología contra la filosofía. En el cuerpo humano es
la respiración, el principio de vida que comunica lo interior con lo
exterior. Al ser el primer Signo del Zodiaco con figura humana simboliza
las incertidumbres, temores y dudas del hombre, a través de una aguda
sensibilidad y de un extraño nerviosismo que captan un mundo de
impresiones. El berilo aviva el brillo en la mirada.
CANCER
Signo de Agua. Simboliza la santidad del hogar entre el amor de la
esposa y de los hijos. Es la Segunda Gran Puerta de la Naturaleza por
donde entra el Verano, la estación que celebran los masones con su
Solsticio, cuando los días son más largos y una oleada de vitalidad
desciende sobre la Tierra. Es Sin, el Dios Lunar de los babilonios, el
Padre de Ishtar. Cáncer concede la imaginación genial, el poder
predictivo y la adivinación. Otorga la revelación al místico y al religioso
que bucean con sinceridad y orden en lo divino. Da la claridad moral y la
percepción exacta en los Misterios del Espíritu. Es Sirio y Procion, los
dos perros de la canícula. Es el Avalar de Jesús en su bautismo en el
Jordán por las manos de Juan. Es la savia que da vida a los vegetales.
Es la purificación por medio del agua en las ceremonias religiosas. Bajo
Cáncer nada se precipita y su trabajo siempre es abundante. Es el amor
a la patria, al terruño, a las costumbres, a los mitos y leyendas. Es la
Hidra de Lerna que por cada cabeza decapitada brotaban dos. Es el
Cangrejo que pica a Hércules. Son los pantanos de la época mítica de
los Misterios de Melquisedec. Son las fogatas de san Juan en la noche
misteriosa del 24 de junio. Es la imaginación exploradora en el campo
del espíritu. El nativo de Cáncer escucha la voz de las aguas, en los
rumores del río oye el mensaje del más allá, y en las olas del mar, el
canto de las sirenas.
En las aguas tranquilas de los lagos percibe el rumor dormido de los
amores idos. . .
En las cataratas, en las cascadas, en los arroyos, en las lagunas,
dondequiera que haya agua, siente el hechizo inefable del espíritu lunar
que las anima.
El agua tiene para el nativo de Cáncer extrañas melodías, singulares
sonoridades, indescriptibles armonías que lo envuelven en las gasas
sutiles de una imaginación romántica, soñadora, poética y lo transporta
a planos de exquisita belleza, de maravillosos paisajes plenos de luz y
de encanto.
Es la noria que gira y gira y hace bajar y subir sus cubos para recoger el
agua y luego volcarla para el riego.
Cáncer da placidez emocional, fluidez y pureza en la expresión e inicia
en preciosos misterios. . .
Su piedra preciosa, la esmeralda, fortalece la memoria, produce
elocuencia y da el conocimiento del futuro.
LEO
Signo de Fuego. Simboliza al León de Judá. Es el león de Nemea
vencido y desollado por Hércules, cuya piel le sirvió de vestimenta. En el
cuerpo humano es el corazón, el órgano más noble por excelencia, que
incesantemente bombea la sangre. El funcionamiento del corazón es el
duplicado perfecto del Macrocosmos, pues produce 25,920
respiraciones diarias que tienen correspondencia con el movimiento de
los astros en la procesión de los equinoccios que tardan 25,920 años.
Es la realeza, el poder, el gobierno, la dignidad y la pompa humanas. Es
el oro, el metal más valioso y codiciado de los hombres. Es el fuego que
da vida al cuerpo por la sangre que riega en él. Tiene relación con el
reino animal;
quizá sea por esto que al león se le considere como el rey de los
anímales. En el amor, es la pasión que encanta. Es el placer, la alegría,
el gozo por la vida para disfrutarla plenamente. Es el remolino que
arrastra por las pasiones intensas, por los placeres sin freno. Es el
cuervo negro de la ambición, del orgullo y de la tiranía. Son los Señores
de la Llama.
Es el Signo Real del Zodiaco no sólo por la realeza que otorga a los
reyes, emperadores y monarcas, sino también por la nobleza del
corazón, por la generosidad, por el perdón y la protección que brinda el
hombre recto a sus semejantes. En la música es el tiempo majestuoso,
que se refleja como la emoción más profunda en el hombre.
Es el entusiasmo convertido en fuerza y el optimismo transformado en
poder. Su piedra preciosa es el rubí, que obra como cordial y como
fuente de electricidad.
VIRGO
Signo de Tierra. Simboliza a la Virgen, el aspecto femenino de la
Divinidad en la religión. Es el Ave Maris Stella, la Virgen que tiene en
cada mano una espiga de trigo como símbolo de las cosechas que de
amor y de saber tiene necesidad la humanidad. La espiga de trigo fue el
símbolo del Supremo Misterio en Eleusis. Es Miriam, María, la madre
inmaculada de Jesús, nacida el 8 de septiembre de 730 en Nazaret. Es
la Estrella del Mar, patrona de los pescadores. Es la elegida entre las
mujeres y glorificada por el Arcángel san Gabriel cuando le dice: "Dios te
salve, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas
las mujeres."
Es la Virgini parituse de los druidas. Es la Tribu de Asher, la de la
voluntad ejecutiva. Es la castidad santificada. En el cuerpo es el gran
simpático, que recibe las sensaciones nerviosas. Virgo rige también los
intestinos en donde se asimila el alimento. Es Casandra, que, a pesar
de su intuición, no pudo evitar la caída de Troya.
El estudio analítico, científico, escrupuloso, coronado por el éxito, es el
premio de Virgo, que clasifica, prepara y ordena todo, porqué es el signo
de la recolección y de la síntesis.
Es el descenso de Ishtar al Hades en busca de Tammuz, el esposo
perdido. Es la Tierra pródiga, que está en constante parto y, sin
embargo, continúa virgen. En medicina es la asepsia escrupulosa y el
régimen dietético preciso. y Su piedra preciosa es el jaspe, que calma
los deseos, aquieta el ánimo y normaliza el pulso.
LIBRA
Signo de Aire. Simboliza la armonía que debe reinar en todo, en el
hogar, en el trabajo, en las relaciones, en la sociedad, en las naciones y
en las religiones. Vivamos en armonía con la vida.
Es la Balanza de Hermes que pesa el ritmo de la gestación a través de
la Luna. Y en el Paso Serpentino de los signos, Libra es embellecer,
armonizar y avivar el amor. Da un intelecto artístico, una sensualidad
refinada y un sentido de recta justicia. Faculta para percibir los secretos
y las confabulaciones. Da el equilibrio moral. Rige el matrimonio con su
aura de amor y comprensión. Es el alma en los mitos de Psique y Eros.
Es el ETERNO FEMENINO. Es el AMOR PURO que inspiró Adonis a
Venus, y de la cual brotó la anémona, la flor creada de la sangre de
aquél y de las lágrimas de ésta. Los platillos de la balanza son los dos
riñones en el cuerpo.
Libra es la tercera Gran Puerta de la Naturaleza, la del Equinoccio de
Otoño, en donde se levantan las cosechas, cuando hay abundancia de
frutas y se celebra la vendimia y se exhiben los mejores racimos de
uvas. Los dos platillos de la balanza, uno activo y el otro estático,
simbolizan el oleaje social en todas sus manifestaciones que a veces
sube y en otras baja. El platillo estático es la usurpación, es la tiranía y
la labor solapada de los crímenes, vicios y faltas. Es la distracción y la
separación, y la alteración. Libra conduce al hombre a la guerra. El otro
platillo, el activo, simboliza la exaltación de los poderes humanos. Vence
al temor y aviva la caridad. Es la cumbre de la vida social, por la cultura,
el refinamiento, el buen gusto, el arte y la amistad. Es la pulcritud.
Su piedra preciosa, el diamante, estrecha los afectos y apresura el
matrimonio.
SCORPIO
Signo de Agua. Simboliza el misterio del sexo y de la muerte. En el
primero aviva la llama de la lujuria, provoca los abortos y los partos
peligrosos, hace brotar el instinto primitivo en el hombre por el sexo,
precipita a la mujer en el abismo de la prostitución. Y en el segundo
señala la clase de muerte que ocurrirá según el signo y el planeta que
caigan en la Casa VIII. En el instante del espasmo se pierde vitalidad en
el semen que sale y se pierde también la conciencia e individual,
habiendo por esto una semejanza con la muerte.
En Scorpio se une la GRAN POLARIDAD de la Vida y de la Muerte,
pues por un lado está el poder absoluto creador del espermatozoide que
fecunda el óvulo femenino y da principio a la vida intrauterina v por el
otro extremo está la Muerte que llega en el preciso instante decretado
por los designios de lo Alto.
Es uróboros, que se muerde la cola, como símbolo del principio y del fin,
del Alfa y del Omega, a través de la Vida y de la Muerte.
Es el desorganizador cósmico. Es la insubordinación y el individualismo
furioso. Es la rebeldía ante toda sumisión.
La tónica de Scorpio es el sexo. Por él vive, palpita y vibra. El uso
normal, medido, de él, prolonga y regula la vida;
pero el abuso de él provoca la muerte. Scorpio, positivo, establece una
relación entre lo humano y lo cósmico, porque allá arriba, la fuerza
creadora universal siempre está activa, y aquí abajo, la humanidad
incesantemente se está perpetuando a través del sexo. Puede haber
control de abstinencia en otros aspectos, pero en lo que se refiere a la
abstinencia sexual, casi no lo hay, porque el grito de la carne es terrible
y sólo unos cuantos pueden apagarlo. Por esta razón, en la actualidad
(1965), el problema demográfico presenta un aspecto pavoroso en todo
el mundo.
Sus piedras preciosas, el topacio y también el ópalo, tienen influencias
distintas. El primero tiene el poder de ahuyentar los malos espíritus y el
segundo de separar a los amigos y de acabar con los afectos. Tanto el
ópalo como el topacio conviene montarlos rodeados de diamantes y
rubíes, para nulificar sus malas influencias,
SAGITARIO
Signo de Fuego. Simboliza la mente proyectada hacía lo Divino. La fe
luminosa, la devoción sincera, el espíritu religioso consciente. Es el
Arquero con alas de los babilonios. Es la Serpiente Pitón que favorece la
adivinación vulgar, pasiva, propia de las pitonisas sentimentales. Es la
Conciencia Absoluta que penetra en los Tres Mundos. En la Magia
Negra es el rebote astral, la fuerza organizada del Mal que regresa y
destruye al que la proyectó sobre otro. Es la lanza del centurión que
penetra en el costado de Jesús. La mente en Sagitario es comprensiva,
especulativa, liberal, universalista. En su aspecto negativo, la mente se
torna en fanatismo, en sectarismo, en utopía. Es la Escala de Jacob por
donde ascienden y descienden los Ángeles en sus misiones. Sagitario,
en relación con el agua, es la velocidad de la corriente. Cuando en lo
físico se reúnen velocidad y dirección, el resultado es éxito en lo
emprendido. El vuelo de la flecha que se aleja, es símbolo de los
anhelos del alma por alejarse del mundo terrestre, para penetrar y
explorar lo Divino. Sagitario en la guerra, es la cautela que al conocer
sus propias fuerzas y las del enemigo, procede con energía, con cálculo,
pero sin precipitación.
Su piedra preciosa, el granate rojo, inmuniza de los venenos. Regulariza
la incontinencia y disipa la tristeza.
CAPRICORNIO
Signo de Tierra. Representa los esfuerzos físicos del hombre para
adquirir todo lo material. Su triunfo en lo mundano. Adquisición y
retención de bienes. Egoísmo material que aísla y divide. El nativo de
Capricornio dirige, explota y lucra con los productos de la tierra, también
con las minas, las casas, los terrenos. Con respecto a la edad,
Capricornio es la vejez llena de experiencia, de conocimiento, de
sabiduría. Es el juicio certero como fruto de la vida. Positivo, es la
longevidad grata, porque los bienes, el dinero, los cuidados y los
afectos, rodean al nativo hacia el final del sendero. En ese tiempo
resaltan con más claridad los vicios o virtudes del hombre. Capricornio
mecaniza la vida porque le falta el aliento espiritual. Es la severidad, el
rigor, la austeridad. Es el carácter seco que no quiere expresiones, ni
actitudes, ni palabras melosas. Es el Proteo de los griegos que puede
asumir cualquier forma, que para salvarse de sus enemigos se arroja al
Nilo en forma de delfín. Al igual que la cabra que salta con agilidad y
precisión al borde del abismo sin caer, así también el nativo de
Capricornio puede sostenerse con habilidad en una situación social o
política comprometida. Su piedra preciosa, el azabache, actúa contra la
melancolía, rompe los encantamientos y facilita la nigromancia.
ACUARIO
Signo de Aire. Simboliza el genio de la humanidad, la visión profética del
futuro, el contacto por la intuición con el mundo suprafísico. Acuario
penetra en el tiempo y descubre su misterio. Da los inventos, las cosas
nuevas, las novedades. Revoluciona todo por el poder de las ideas. Es
Ahasvero, el judío errante que no encuentra reposo. Es el mensajero de
las doctrinas nuevas. Un mundo de sensaciones y de sentimientos
invaden al nativo de Acuario, haciéndolo soñador, visionario, alocado,
que todo quiere transformar, renovar e implantar. Es el artista grotesco
que pinta o esculpe cosas que sólo él comprende. Da vida por su arte a
los seres astrales. Si es músico, expresa en singulares melodías, en
extrañas cadencias, en exóticos ritmos, lo que ve, lo que oye y lo que
siente en el mundo del más allá, adonde viaje con frecuencia en sus
proyecciones astrales. En el amor no quiere frenos sociales. Y en
religión es terriblemente desconcertante, porque su credo de tipo
universalista no se adapta a la época. Su paisaje espiritual o es
maravillosamente luminoso, o terriblemente confuso.
Su piedra preciosa, el zafiro, restablece la paz y la concordia.
PISCIS
Signo de Agua. Simboliza el sacrificio, la piedra de toque para
evolucionar en lo espiritual. Es el servicio prestado a la familia, a la
sociedad, a la patria o a la humanidad. Piscis da las pruebas duras, las
lágrimas, los dolores, las vicisitudes. Por este signo pasa el alma para
purificarse, para redimirse. Conecta con los lugares donde se sufre,
donde se llora, donde el alma es estrujada como sucede en las cárceles
u hospitales. Piscis es introspectivo; bucea en su mar interior sin permitir
que nada suba a la superficie. Sabe callar, para él los secretos son
sagrados. Ilumina al alma por la caridad y la compasión. El Hombre-Pez
vive aislado en la profundidad de su océano emocional, mental y
psíquico. Piscis cierra el cielo de múltiples y variadas experiencias del
Zodiaco que en su incesante girar, pule y talla la piedra preciosa del
alma. Es Neptuno, el Dios del Océano y, por analogía, también el Dios
del Océano del firmamento que rodea el sistema solar. Pero ambos,
terrestre y celeste, son inescrutables, misteriosos, desconcertantes. . .
En el organismo humano rige los centros de los nervios. Piscis, por el
conjuro maravilloso de la música, transporta al hombre a los mundos
encantados del sonido, en donde las vibraciones generan luz y colores y
tonalidades preciosos, indescriptibles. . .
Su piedra preciosa, la perla, sensible en extremo, provoca lágrimas,
penas, pero también desarrolla las facultades psíquicas. El crisolito, otra
piedra que le corresponde, da poderío mundial.

LA CRUZ Y LA ROSA
Este símbolo es masónico. Corresponde al grado 18 del Rito Escocés
Antiguo y Aceptado.
El grado que confiere a quien lo lleva es el honroso título de Soberano
Príncipe Rosacruz.
Un grado hermoso por contener un refinado misticismo, un fondo
trascendente filosófico y un conjunto de dignidad y realeza espirituales
verdaderamente sorprendentes.
El alma del pantaclo es la Cruz y la Rosa.
La primera, la Cruz, es un símbolo antiquísimo, venerado por millones,
pero ignorado su esoterismo por la mayoría.
La Cruz integrada por dos travesaños, uno vertical y el otro horizontal,
simboliza lo positivo y lo negativo enlazados. Lo masculino y lo femenino
unidos para perpetuar la vida arriba y abajo, en el cielo y en la tierra, y
en los reinos mineral, vegetal, animal y humano.
Pero la Cruz más maravillosa que existe es la formada por el hombre y
la mujer en los lazos divinos del amor. Esta Cruz es la que
verdaderamente enlaza, la que redime y eleva, porque une dos mentes,
dos plexos, dos corazones, dos voluntades y dos sexos.
Transforma al hombre y a la mujer, fusiona dos vidas en una y consigue
al final, como apoteosis en la tierra, el desiderátum de dos almas,
logrando el Andrógino Universal.
Porque las puertas de los cielos sólo se abren a los Egos reintegrados
por sus dos almas, aquellos que supieron amar y sacrificarse, aquellos
que envolvieron a su amor en la gasa inconsútil de una luminosa
fidelidad.
La Rosa en el centro de la Cruz es el símbolo del florecimiento de las
virtudes, la meta o la cumbre de la espiritualidad esplendorosa, radiante.
La palabra EMMANUEL alrededor del pantaclo tiene un breve pero
elocuente y definitivo significado: EN MÍ ÉL.
En el Templo del Hombre mora Dios. Cuando el cuerpo ha sido limpiado
de toda mancha y suciedad morales, cuando en el corazón se ha
encendido la lámpara de la fe consciente, cuando el hombre anhela
acercarse a Dios y empieza a vivir, a sentir, a palpitar dentro de su aura
plena de luz, es hasta entonces cuando brota la hermosa Rosa de la
espiritualidad.
Las palabras Pax Vobis indican la imperiosa necesidad de alcanzar la
PAZ PROFUNDA, de sentirla, de vivirla y de mantenerla en nuestro
interior, para escuchar la Voz del Silencio. Esa Voz que sólo nos habla
cuando estamos tranquilos, cuando deseamos y amamos la paz en
nosotros y en los demás.
El Número 33 es no sólo el número de grados que contiene el Rito
Escocés Antiguo y Aceptado, sino también el orden oculto y kabalístíco
compuesto de 11 Trinidades.
Finalmente, la Palabra Sagrada I.N.R.I., que para una inmensa mayoría
sólo significa Jesús Nazareno Rey de los Judíos, tiene otras 17
interpretaciones más profundas y significativas, que sólo los Iniciados
pueden descifrar.
Las palabras originales que mandó poner Pilatos en la cabecera de la
Cruz fueron escritas en tres lenguas en latín, en griego y en hebreo.
Y de esas cuatro palabras salieron las siglas I.N.R.I., que damos a
conocer:
1 — lesus Nazarenus Rex ludeorum
2 — Igne Natura Renovatur Integer
3 — lebeschah Nour Ruach lammin
4 — Igne Nitrum Roxis Invenitur
5 — lustium Necare Reges Impios
6 - loithi Nain Rasith loithi
7 — In Nobis Regnat lesus
8 — Invicta Natura Reperatur Igne
9 — Yaho Necato Renascitur lesus
10 — lesu Nascente Renovatur Yaho
11 — Ignem Natura Regenerando Integrat
12 — Ignatir Natíonum Requnque Inimici
13 — Indefesso Nisu Repellamus Ignorantiam
14 — Infinitas Natura Ratione Immortalitas
15 — Insignia Nunc Reget Impería
16 — Isis Nune Renegat lao
Tal es la enseñanza contenida en este original pantaclo que pertenece a
la Augusta y Noble Orden Masónica.
Una vez más llamamos la atención del estudiante serio para que no sólo
se familiarice con los símbolos, sino que haga un esfuerzo para
interpretarlos y vivir su mensaje.

LA REAL ORDEN DEL CISNE


Esta sublime Orden del Cisne encarna los ideales místicos más puros,
los sentimientos más nobles que pueda albergar el corazón hacia Dios;
las aspiraciones blancas del alma, los anhelos luminosos del espíritu.
Encierra en sí toda una aristocracia espiritual. Una esencia de sabiduría.
Una magnificencia esplendorosa de saber religioso.
El Cisne, que ha sido considerado desde la más remota antigüedad
como un símbolo de realeza espiritual, está relacionado con los
Misterios Sagrados de distintos países y religiones.
Entre los chinos fue el Feng-Huang, entre los mayas el Quetzal, entre
los egipcios el Ibis y entre los incas el Cóndor.
Pero veamos lo que dice el Maestro K.H.:
"El Cisne representa el Espíritu Solar (Helios o Elías);
de ahí que Lohengrin personifique al Sol, encarnando al Caballero (Gran
Hermano) del Sol a igual título que Serapis en el antiguo Egipto. Oahnes
en la prehistórica Asiría, Melquisedec en la primitiva Caldea,
Huítzilopochtii y Quetzalcóatl en México, el propio Inca en el Perú
precolombino, Mithras en la antigua Persia y el mismo Surya en la India
védica. Es el Espíritu Solar convertido en avatar de sus propias virtudes,
el Verbo Universal en genial trance creador en sus gestas universales,
tan bien caracterizado en la misteriosa presencia llamada Elías Artista
de los Rosacruces Esotéricos."

El Maestro K.H., que a la desencarnación del Maestro Maitreya pasará a


ocupar su alto puesto como el Bodhisatwa, interpretando los deseos de
la Gran Logia Blanca, revive a la Real Orden del Cisne en la actualidad
como Piedra Angular de un nuevo renacimiento espiritual.
La Nueva Era de Acuario exige nuevos valores intelectuales, morales y
espirituales. Una nueva religión. Una vida nueva en todos los aspectos y
condiciones. Una nueva luz que ilumine mejor las conciencias. Para
lograr esta meta se requiere de una escrupulosa selección de mentores,
de guías, de discípulos, que sepan responder cien por ciento al nuevo
ideal.
En la Era de Acuario se realizará lo Universal en lo Individual. El hombre
vivirá una mejor vida espiritual, sin dogmas, sin temores, sin prejuicios,
sin antagonismos religiosos, ni angustias de condenación eterna. . .
El mito del Cisne tiene analogías singulares con las leyendas del Santo
Grial, con el Ave Fénix, con el Vellocino de Oro, en donde se oculta una
gran verdad, un gran principio.
También se extiende su relación con las actividades de ciertas
fraternidades que, interpretando ese Espíritu Solar, practicaron rituales
esotéricos especiales como los Choan entre los arios, los Jain entre los
sirios, los Swan-Ritter entre los anglosajones, los Ch'An entre los
tibetanos, Ihoan entre los caldeos y Ohannes entre los etíopes.
Aun entre los cristianos hay una relación de la Blanca Paloma, símbolo
entre ellos del Espíritu Santo (Parakletos), y el Kala Hamsa o Cisne
Blanco, emblema de perfección espiritual.
En las leyendas orientales, en la mitología, en ciertas tradiciones
singulares y misteriosas de todos los pueblos y de todos los tiempos,
seguimos encontrando contactos, analogías y similitudes con el Cisne.
Entre los Catares v los Begards, se mantuvo vivo un culto al Cisne y a la
Rosa. Un Cisne saliendo de una Rosa es un hermoso símbolo del
nacimiento del Espíritu Universal.
La leyenda de Júpiter, el Padre de los Dioses, convertido en Cisne para
seducir a Leda. . .
La Flor del Loto, emblema entre los orientales de pureza espiritual, tiene
semejanza con esta Ave Sagrada.
El retorno de Apolo de la región hiperbórea en un carro tirado por Cisnes
Blancos.
La crucifixión de Indra en una flor blanca. . .
El simbólico poema del Kalevala, en donde Kala, la hermosa doncella,
hija del Divino Éter, puso SIETE huevos, seis de oro y uno de hierro. . .
Los Rishis de la India veían en el Cisne la pureza espiritual en todo su
esplendor.
La leyenda de Lohengrin, el Caballero del Cisne-Sol y la de Parcifal, el
Héroe Puro.
Y aun entre los músicos famosos encontramos los enlaces con esta
hermosa ave llena de gracia y majestad.
De Schubert tenemos El Canto del Cisne. De Saint Saens Le Cygne. Y
de Beethoven la Novena Sinfonía, una obra magistral inspirada en la
majestad del Universo.
La Real Orden del Cisne, nobilísima por su alcurnia espiritual y por la
pléyade de sus distinguidos miembros: lord Bulwer Lytton, el marqués
Stanislas de Guaíta, el extraordinario Paracelso, el genial y Alto Iniciado
conde de Saint-Germaín y el príncipe heredero Federico Guillermo,
futuro Rey de Prusia, no es de extracción germánica como muchos
puedan creer, aunque la mayoría de sus miembros pertenecieron a la
nobleza alemana.
La Orden pasó por alternativas de luz y sombra, de intensa actividad y
de reposo prolongado, sufriendo los impactos de las influencias
dominantes de la época.
Federico II, en el año 1440, quiso revivir en su valor original a la Orden.
El gran Maestre de la Orden llegó a ser Alberto de Brandenbourg.
Después de un siglo de existencia, la Orden se extinguió. La Reforma
Protestante, con Lutero a la cabeza, mucho contribuyó al fin de la
Orden.
Los Schwan-Ritter, o Caballeros del Cisne, se refugiaron en el bello
castillo de Neuschwanstein (Paso del Cisne), en los Alpes Bávaros,
construido por el rey Luis II de Baviera, miembro de la Orden y protector
de los Rosacruces.
Y es hasta en los albores del siglo xx que la Orden vuelve a surgir como
Ave Fénix bajo el patronato del Maestro de Sabiduría K.H., para
beneplácito de los Elegidos y para el bien de la humanidad.

Digitalizado para la Biblioteca Upasika


Por Adonay I. Hernández Rico
A.’.A.’. Cenith del Valle del Rioverde, S. L. P.
México
17 de septiembre de 2004 E.’.V.’.
SOL DE VIRGO

Esta primera edición de 5,000 ejemplares se terminó de imprimir el día 28 de febrero de 1975, en los
talleres de Organización Editorial Novara, S.A., Calle 5, No. 12, Naucalpan de Juárez, Estado de
México