You are on page 1of 5

Ramírez Maddaleno1

Retos de la Ciencia al abordar las adicciones en el contexto Guatemalteco.


Abordar las adicciones en el contexto de diversidad étnica, socioeconómica y educativa en
Guatemala implica varios retos a las Ciencias entre los que podríamos nombrar: identificar
la concepción de enfermedad de cada uno de los grupos, cuestionarse los modelos de
enfermedad provenientes del mundo occidental, implementar modelos psico-bio-sociales
desde las lógica de cada etnia, trabajar modelos psico-educativos para disminuir la taza de
pensamiento mágico y supersticioso de los guatemaltecos, enfrentar el problema de la
comunicación, aplicar trabajos en grupos multidisciplinarios que permitan la comprensión
completa del fenómeno.
Al tratar de responder al cuestionamiento: ¿Es un problema la diversidad en Guatemala para
abordar las adicciones? se hace necesario en primera instancia definir la palabra abordar, la
cual según la RAE (2014) se define cómo: Acercarse a algo a o alguien para hacerle una
pregunta, iniciar un diálogo o tratar algún asunto; emprender la realización o la explicación
Kathya Michelle Ramírez Maddaleno 100020806

de algo problemático o dificultoso. No cabe duda que el fenómeno de las conductas adictivas
Universidad de San Carlos de Guatemala

es un problema con el cual los profesionales de las áreas de la salud y social humanística
deben iniciar un dialogo con el fenómeno, generar un acercamiento que permita realizar
Escuela de Ciencias Psicológicas

descripciones y explicaciones científicas necesarias para impactar en la disminución de los


daños que estas conductas causan a la población. Este acercamiento descriptivo implica
comprender y explicar los significados que los sujetos de un grupo determinado dan a sus
conductas. Y estas conductas son resultado de las relaciones que estos sujetos han entablado
con los “iguales” los “no distintos”
Para describir el contexto guatemalteco se hace necesario decir que: es un país con 22
departamenteos con marcadas diferencias étnicas, socioeconómicas y educativas y la
distibución de la población según su ubicación en el área rural y urbana. A continuación se
realiza una descripción tomada de algunos extractos de (PNUD,2005) En el país se reconocen
22 etinas de origen maya, ladinos, xicas y garifunas. Pero en este trabajo nos referiremos
especialmente a los ladinos e indigenas. Si bien ambos sectores: ladinos e indigenas
participan de toda escala social de la población, los indígenas se concentran en la parte baja,
(80%) y el sector alto esta compuesto casi exclusivamente por población no indígena (95%),
por lo anterirormente expuesto se puede afirmar que hay asociación entre estratificación y
etnicidad. El 70% de la población no indígena se ubica en la ciudades, pueblos y aldeas en
contraste cerca del 70% de los indígenas se asientan principalemte en aldeas y caseríos lo
que obedece a una inserción en la actividad productiva que ha vinvulado históricamente a la
población indígena con el trabajo agrícola. Esta breve descripción del contexto guatemalteco
deja vislumbrar que el tejido social de Guatemala es una urdimbre en donde se han
desarrollado distintas subjetividades asociadas a múltiples factores que impactan en la
conducta manifiesta de cada uno de los sujetos y han sido construidas en un entorno social
diverso.
Uno de los retos de la ciencia en el tema de adicciones es describir la concepción de
enfermedad, adicción, que tienen los dos grandes grupos de Guatemala, ladinos-indígenas,
hasta que nivel el consumo de sustancias es aceptado en cada uno de los grupos y que
Ramírez Maddaleno2

costumbres de cada uno de los grupos han normalizado el uso de alcohol u otras sustancias.
Sabiendo que dentro del grupo definido como indígena se distinguen 22 etnias distintas, se
presenta el reto de hacer una descripción etnográfica de cada una de las etnias en cuanto al
uso, abuso y dependencia de sustancias, para identificar cual es la significación que cada
grupo ha realizado del consumo.
El siguiente reto es preguntarse si la academia no utiliza los conceptos predominantes en el
mundo occidental para etiquetar o nombrar conductas que han adquirido significado dentro
de las distintas etnias, las cuales han sido normalizadas y justificadas desde la lógica cultural.
Después de identificar las construcciones culturales y la percepción de enfermedad de cada
uno de los grupos se puede generar una campaña de prevención que promueva la práctica y
asimilación de conductas saludables en sectores que han normalizado, justificado y
racionalizado las conductas patógenas.
Cambiar el modelo biomédico predominante en la cultura donde la enfermedad se trabaja
una vez se manifiesta de forma rehabilitativa; e insertar o promover la aplicación de un
modelo psicobiosocial de salud que tome en cuenta los significados culturales, las
representaciones sociales para realizar un trabajo preventivo que no irrumpa en la psique de
los sujetos y por esa razón rechacen las estrategias de prevención, las cuales ellos perciben
como provenientes de modelos occidentales que ponen en riesgo sus costumbres y
tradiciones.
Los estudios etnográficos, mencionados anteriormente, de cada uno de los grupos;
permitirían identificar el bagaje cultural de las etnias. Por lo que a continuación se consideran
las definiciones de cultura que ofrece Kluckhohn citado por Geertz (1973) para adentrarse
más en ello: 1. Una teoría antropológica sobre la manera que se conduce realmente un grupo
de personas.2. Una serie de conductas estandarizadas frente a problemas reiterados. La
definición uno permitiría explicar describir aquellas conductas “raras” para el pensamiento
occidental que justifican la creencia y reproducción de pensamientos de corte mágico
religioso, supersticiones, etc. que los académicos actuales no comprenden al enfrentarse a
la descripción y explicación de grupos “distintos” y proveería de una descripción densa de
los grupos con distintas identidades. La segunda definición seleccionada para explicar la
normalización de conductas que para un grupo son “normales” aceptadas y reproducidas de
tal modo que son parte de la vida cotidiana y podrían considerarse en cierta medida
patológicas. Es un reto para los profesionales de la salud introducir la práctica de
inmunógenos conductuales y la eliminación de pensamientos mágico religiosos que se
pueden tornar perjudiciales para la población, esto podría revertirse aplicando procesos
educativos o psico-educativos que ayuden a aumentar el conocimieto y la capacidad de
razonamiento de los sujetos.
En Guatemala los científicos que deseen abordar la temática de conductas adictivas deben
enfrentar la realidad multilingüe del país, con 23 grupos linguisticas deben enfrentar el hecho
de que en cada lenguaje se significan las cosas de una forma las cuales deben ser descritas
para ser entendidas, las estructuras de pensamiento se han formado en base al lenguaje
materno del sujeto, aún hay sujetos monolingües y sujetos que aunque son bilingües idioma
Ramírez Maddaleno3

materno español su psique ha sido organizada y construida según los significados del idioma
materno. Esto plantea un reto especial ya que los entes académicos no forman profesionales
que hablen idioma materno que les permita comprender la subjetividad del individuo desde
los significados particularmente creados en un contexto particular, para trabajar con personas
monolingües de idioma materno utilizan interprete pero en esta interrelación hay significados
que se pierden. Se hace importante mencionar en este punto que las intervenciones
psicológicas en Guatemala son regidas por el código de ética de la profesión y en el principio
IV, numeral 4.2.1 , 4.2.2 y 4.2.3 hacen referencia al Respeto que el profesional debe
manifestar a la sociedad y están íntimamente relacionados con la atención que se debe dar a
la persona tomando en cuenta las costumbre y estructura social de las distintas comunidades
guatemalteca.
Partiendo desde los postulados de la teoría del caos, se puede afirmar que las conductas
adictivas son un fenómeno: multifactorial, multicausal que debe ser abordado y explicado
desde distintas perspectivas por lo que la ciencia y la academia enfrentan el reto de formar
equipos multidisciplinares coordinados que trabajen con la finalidad de generar conocimiento
que explique el fenómeno y pueda ser aplicado en distintas variantes acorde a las
características de las poblaciones abordadas. Los profesionales que decidan trabajar como
equipo deben enfrentarse a aceptar la
Ramírez Maddaleno4
Ramírez Maddaleno5