You are on page 1of 7

LA SABIDURIA DE GRECIA

Se sabe muy poco de la historia de Grecia hasta el período arcaico. En la


época clásica, aún con las continuas luchas entre las Ciudades-Estado, se
desarrolló el arte, la literatura, la filosofía y la política: con ella la democracia
como forma de gobierno. Fue en el mandato de Pericles que Atenas se
convirtió en la ciudad griega más poderosa y rica. A él se debe la construcción
de la magnífica Acrópolis de Atenas. Un recorrido por Grecia, desde la época
arcaica hasta nuestros días.

La Filosofía Griega - Socrátes


Sócrates (470 a.c. - 399 a.c.) fue un filósofo griego considerado uno de los más
grandes de la filosofía occidental y universal. Nació en Atenas en el año 470 A.C. y
vivió en la época del esplendor ateniense. Fue maestro de Platón, y por éste se
conoce su carácter y su pensamiento.

Sócrates

Desde muy joven llamó la atención de los que lo rodeaban por la agudeza de sus
razonamientos y su facilidad de palabra. Son famosas sus enseñanzas en las plazas
públicas, discutiendo temas filosóficos, especialmente de tipo ético.

El poder de su oratoria y la facultad de expresarse públicamente eran su fuerte para


conseguir la atención de las personas. Comenzaba afirmando "Sólo se que no sé
nada" (o, en según la traducción utilizada, "sólo sé que nada sé") para luego
burlarse irónicamente del interlocutor que presumía saberlo todo. Con sus
preguntas lograba, primero, hacer caer en contradicciones a su discípulo, y
enseguida, de un modo positivo, lo iba conduciendo, siempre a base de preguntas,
por el camino de la verdad.

Sócrates acostumbraba a repetir el lema del Oráculo de Delfos: "Conócete a ti


mismo", para llamar la atención sobre la importancia del conocimiento personal, en
contraposición al conocimiento del mundo externo. Debido a esto, Sócrates es
considerado como el fundador de la Ética.

Actualmente se conoce que Sócrates escribió más de ocho mil obras, de las cuales
sólo se conocen tres: Juicio sobre la vida, Finalidad del
conocimiento y Pensamientos de la inmortalidad.

Todas estas fueron escritas en prosa, y se supone que Platón se basó en ellas para
escribir sus diálogos.

Fue condenado a muerte, ya que fue acusado de corromper a la juventud y de no


creer en los dioses de la ciudad. En la Apología de Sócrates, escrita por Platón, se
relatan los detalles del proceso y de la muerte de Sócrates.

Murió a los 70 años de edad, en el año 399 a.c. aceptando serenamente la


condena e ingiriendo cicuta, como método elegido para morir por no reconocer a
los dioses atenienses y por, según ellos, corromper a la juventud.

La Muerte de Sócrates, bebiendo cicuta

Según relata Platón en la apología que dejó de su maestro, éste pudo haber
eludido la condena, gracias a los amigos que aún conservaba, pero prefirió
acatarla y morir. Sócrates estaba convencido de que la muerte era el inicio de una
nueva vida, puramente espiritual, y llena de felicidad.

A su muerte surgen las escuelas socráticas, la Academia Platónica, las menores,


dos de moral y dos de dialéctica, que tuvieron en común la búsqueda de la virtud a
través del conocimiento de lo bueno.

Aporte esencial al progreso del pensamiento y la ciencia. Aporta el método de la mayeutico


(Arte de dar luz a los conocimientos.) La virtud de actuar cuando posee el conocimiento del
bien y el mal. Socrates NO escribió obra alguna y, a pesar de a ver tenido numerosos
seguidores, nunca creo una escuela filosófica.

Aportaciones de socrates, platon y aristoteles. Socrates: fue un filósofo


griego considerado como uno de los más grandes, tanto de
la filosofíaoccidental como de la universal. Fue el maestro de Platón,
quien tuvo a Aristóteles como discípulo; estos tres son los representantes
fundamentales de la filosofía griega.

7 Grandes Aportaciones de Sócrates a la Filosofía


Las aportaciones de Sócrates a la filosofía han sido tan importantes que han marcado
un antes y un después en esta disciplina. De hecho a menudo se distingue entre
filósofos pre y post socráticos.

Sócrates fue un filósofo de la Grecia Antigua. Conocido como el padre de la filosofía,


se estima que vivió en Atenas entre los años 470 a.C. y 399 a.C., donde se dedicó a la
profunda reflexión sobre aspectos de la vida que hasta el momento nadie se había
detenido a reflexionar o analizar.
Sócrates es conocido por haber brindado las primeras enseñanzas a una serie de
discípulos que luego continuarían desarrollando sus conceptos filosóficos propios,
como Platón.

Se dice que frecuentaba y compartía sus ideas en las calles de Atenas a quienes se
acercaran a él, logrando transformar a sus oyentes a través de sus planteamientos.

Lo han descrito como un hombre de carácter irónico y aspecto descuidado. Sócrates


no dejó ningún tipo de escrito o registro de sus postulados y posiciones filosóficas, sino
que estas fueron plasmadas en otros trabajos de la mano de uno de sus pupilos: Platón.

Se reconoce a Sócrates como el padre de la filosofía porque comenzó a cimentar las


bases para el pensamiento filosófico: el cuestionamiento; y también los elementos para
hacerlo más efectivo: el poder de la palabra.

Los aportes de Sócrates a la filosofía permitieron someter la realidad y el mundo a una


crítica constructiva.

Aportes principales de Sócrates a la filosofía


Análisis crítico de los conceptos de la vida

Sócrates concibió la filosofía moral; es decir, aquella que reflexiona sobre concepciones
que hasta el momento eran consideradas actos propios de la naturaleza que carecían
de un porqué.

Sócrates introdujo la filosofía y la reflexión en los hogares de Grecia, generando en los


interesados nuevas perspectivas sobre las nociones de la vida cotidiana, de las virtudes
y los vicios, del bien y el mal.

Introdujo el tratamiento filosófico de todas las cuestiones posibles, ya que para él,
ningún aspecto de la vida carecía de importancia.

Una mirada objetiva sobre concepciones sociales

Según los diálogos de Platón, en los que Sócrates es el principal orador, este es
mostrado como escéptico ante casi cualquier tema presentado.
El filósofo griego impulsó la búsqueda de una mirada objetiva sobre conceptos sociales,
como la justicia y el poder, que para entonces eran dados por sentado o
sobreentendidos por el ciudadano común.

Sócrates, al contrario de sus predecesores, centrados en temas científicos, comenzó a


abordar por primera vez la problemática de la ética en diferentes prácticas del hombre,
así como en lo correcto o incorrecto de su accionar frente a situaciones determinadas.

El dialogo y la argumentación

Sócrates se centraba en la discusión y el debate como principal forma de exposición de


ideas. Frente a quienes dudaban de sus habilidades, se presentaba como un ignorante
de ciertas temáticas, considerando que solo a través de la discusión de podía
enriquecer el conocimiento.

Para el filósofo, la exposición de ideas argumentadas era el resultado de la examinación


y reflexión profunda acerca de un tema.

Todas las corrientes y posiciones filosóficas que han surgido desde entonces continúan
exponiendo sus ideas de manera sustentada, develando el carácter analítico y no solo
contemplativo de la filosofía.

A Sócrates se le atribuye el manejo de las definiciones generales sobre ciertas


temáticas y el uso del argumento inductivo para garantizar el intercambio efectivo de
ideas.

Aplicación de la mayéutica

La mayéutica es una técnica cuyo origen se remonta a una forma de ayuda de durante
el parto. Sócrates tomo esta idea y la traslado al ámbito filosófico.

Con la implementación de esta técnica durante una discusión, Sócrates permitía a su


interlocutor o alumno generar el conocimiento que buscaba a través del
cuestionamiento constante sobre todos los aspectos de un mismo tema.
De esta forma, Sócrates interpretaba el papel de ayudante de parto, permitiendo que
las respuestas que el buscaba su alumno se vislumbraran ante sus propias preguntas.
El objetivo del filósofo con esta técnica era iluminar el alma a través del conocimiento.

La ironía y la dialéctica socráticas

Sócrates estimaba que mediante la búsqueda auténtica del conocimiento se era capaz
de percibir la verdadera esencia de un hombre.

Conocido por tener un carácter irónico, Sócrates utilizaba a su favor estos modos de
expresión para dejar al descubierto falsas pretensiones o malas intenciones de otros
hombres que buscaran desprestigiarlo.

Sócrates consideraba que el la iluminación podía estar al alcance de todos los hombres,
pero solo como resultado de un duro esfuerzo y dedicación.

Con estas cualidades impulsó posiciones escépticas antes cualquier postulado o idea
que no se sometiera a una exhaustiva examinación participativa.

Primeras percepciones sobre la belleza

Sócrates tuvo una posición bastante fuerte frente a las expresiones de belleza a su
alrededor. Consideraba la belleza como una “efímera tiranía” dado su carácter
evocativo y temporal.

Pensaba que las cosas bellas no hacían sino generar expectativas irracionales en el
hombre, que podían conducirlo a tomar decisiones negativas, que generaban violencia.

Esta posición frente a la belleza sería un legado que continuaría explorando Platón,
frente a las formas de expresión artística que comenzaban a surgir en la Grecia Antigua
como manifestaciones de belleza.

Continuidad mediante la enseñanza

El simple hecho de que Sócrates no haya dejado obra escrita alguna, y que todas sus
ideas y propuestas se hayan conocido a través de las obras de sus discípulos y
alumnos, que también se encargaron de esbozar un retrato del sabio filósofo, pone en
evidencia el rol que jugaba Sócrates en la sociedad y en su búsqueda por el
conocimiento.

Nunca se consideró un maestro, más bien le gustaba verse a sí mismo como un agitador
de consciencias. En algunos textos es presentado como un hombre que compartía y
discutía con todo aquel interesado; en otros resaltan que cobraba por esta práctica,
aunque su noción sobre la filosofía no era la de un oficio.

A partir de estas primeras percepciones impulsadas por Sócrates, otros filósofos, como
Antístenes (escuela cínica de filosofía), Arístipo (filosofía cirenaica), Epicteto y Platón
comenzaron a dar forma a sus propias reflexiones, plasmarlas en obras y emprender el
continuo desarrollo de la filosofía hasta la actualidad.