You are on page 1of 4

El barroco es un periodo cultural y artístico, que se inició en la Italia pos renacentista, el cual

dio inicio a finales del siglo XVI, abarcando todo el siglo XVII y principios del XVIII, en el
contexto geográfico de Europa y de las colonias americanas francesas, españolas, y
portuguesas.

Se le llama Barroco a un periodo de la historia de occidente, en donde se produjo una nueva


forma de la concepción del pensamiento y de las Artes; Literatura, Arquitectura, Escultura,
Pintura, Música, Teatro y Danza.

En un principio se utilizó el término barroco en forma peyorativa para designar el estilo


artístico que se comenzaba a gestar. Posteriormente se le denominó Barroco a todas las artes
plásticas y literarias que se distinguían por el exceso de ornamentación, durante el periodo de
finales del siglo XVI a principios del siglo XVIII, con las que se buscaba la exaltación de la
ideología religiosa o la exaltación de los gobernantes, siendo en las artes plásticas;
Arquitectura, Escultura, Pintura. donde se denota de una manera más patente. El barroco se
representaba y distinguía por la diversidad de sus formas y la libertad para la composición de
las mismas. La suntuosidad es otra de las características del barroco, como las
ornamentaciones con las que se cubrían las edificaciones, así como en la expresividad de
movimiento en las pinturas y esculturas.

En América el barroco fue introducido en las colonias españolas, portuguesas y francesas,


tomando matices propios de las culturas americanas, lo cual se expresó en la ornamentación
que tomó rasgos indígenas. Estas expresiones se dieron no sólo en arquitectura, escultura y
pintura, sino también en las artes menores como la cerámica y la orfebrería, tomando fama las
obras realizadas en la nueva España en platería.

Aspectos y características del barroco:

El Barroco en la Arquitectura:

En el barroco sobresalen la arquitectura barroca, donde se encuentra el dinamismo y la


búsqueda del movimiento, y la excesiva ornamentación en las fachadas, puertas y ventanas,
así como el uso de columnas salomónicas y ofídicas.

Mediante ese tipo de elementos arquitectónicos, se buscaba dar la impresión de movimiento


en las construcciones, e imprimirles “vida”, contrastando con el clasicismo renacentista.
Llevándose a cabo por medio de líneas curvas, cóncavas, convexas, y rectas alabeadas en las
fachadas y los ventanales, logrando el efecto de un aparente movimiento. Además de
elementos contrastantes de rectas y curvas, con las que se les daban perspectivas a los
edificios, así como la utilización de relieves y bajorrelieves, con los cuales se enfatiza el claro-
obscuro.

Se utilizan elementos clásicos, pero con modificaciones propias del barroco, como el uso de
óvalos en las cúpulas a diferencia del clasicismo que utilizaba más el círculo. En el barroco
también está una excesiva ornamentación de techos, paredes, fachadas, columnas, puertas,
ventanas, e interiores, buscando aprovechar para ello cada rincón, procurando no dejar
espacios vacíos, Utilizándose para esas ornamentaciones, pinturas y varios elementos
decorativos, destacando los motivos Botánicos y geométricos, excepto en algunas
construcciones, en las que se pretende dar la ilusión de mayor amplitud, mediante bóvedas,
grandes ventanales y espejos, como en el palacio de Versalles.

Esta exuberancia en la ornamentación se extiende a la construcción de jardines geométricos,


con fuentes en las que se plasma una exuberante ornamentación.

El Barroco en la Escultura:

La escultura del periodo barroco se distinguía por la tendencia al movimiento y la naturalidad,


desligándose del arte escultórico renacentista, en donde se buscaban poses idealizadas en las
esculturas. En el barroco las esculturas evidencian la expresividad que el escultor quiere
plasmar en ellas, exponiendo emociones como tristeza, amor, alegría, o enojo, de manera que
quede patente la acción que realiza el personaje esculpido, ya sea este personaje real o
imaginario, como las ninfas y seres mitológicos que se utilizaban durante ese periodo del arte,
así como las esculturas religiosas que fueron influidas por la corriente barroca. Ejemplo de la
escultura barroca son las obras de Bernini en Italia.

El Barroco en la Pintura:

La pintura sobresalió por los efectos luminosos, como contrastes de luz y sombras, llegando a
los extremos de pinturas llenas de luz, y obras en donde se resaltaba el claro-obscuro llegando
a límite opuesto, al cual se le denominó tenebrismo. Otro aspecto de la pintura barroca, es el
dinamismo en los personajes, a los que se les daba una expresión de movimiento, en donde se
captaba el instante dramático, captando expresiones como alegría, tristeza o euforia.

Así mismo se sucedió el detrimento de la simetría clasicista, en favor de la idealización en los


personajes pintados, y una mayor expresividad de las emociones de los mismos, y la
acumulación de motivos ornamentales junto a los personajes.

La pintura barroca también se destacó, por un realismo al que se le denomina como


naturalismo, pudiendo llegar al feísmo, en algunas obras, como en las pinturas de Goya.

La música barroca:

El barroco destacó por ser uno de los periodos en el que hubo grandes cambios en la música.
La música barroca se clasifica en tres fases, barroco primitivo, medio y tardío, teniendo
matices propios en cada periodo. La música barroca se representó por géneros como las
sonatas, sinfonías y las óperas.

Es durante el barroco cuando surgen diversos géneros musicales que en la actualidad se les
denomina como Clásicos; las Cantatas, Sonatas, Suits, Conciertos, Óperas, y Oratorias.

Durante el barroco aparece la orquesta, en donde predominan los instrumentos de cuerda;


Viola, Violín, Violonchelo, a los cuales se fueron agregando otros de percusión y viento.

Es de época el manejo del bajo continuo, siendo interpretado habitualmente por uno o más
instrumentos melódicos graves, como el Fagot, Viola y Violonchelo agregando un instrumento
armónico para los acordes, como el Órgano, el Clave, el Laúd o el Arpa.
En el barroco se dio el desarrollo de la armonía tonal, en la cual la melodía queda subordinada
a los acordes, y el ritmo de la armonía es rápido, cambiando frecuentemente de acorde.
Sobresaliendo por los fuertes contrastes sonoros, entre instrumentos de cuerda, viento,
percusión, coro, o entre un solista y la orquesta.

El Barroco en literatura:

En la literatura el barroco destacaba en la expresión del autor a través de un lenguaje lleno de


recursos sintácticos, con los que se da complejidad a los textos. Se representaba por los
símbolos utilizando alegorías y metáforas, juegos de palabras, una sintaxis compleja, como el
terceto, el soneto, la redondilla y varios recursos retóricos. Distinguiéndose por el virtuosismo
de los escritores de esa época, en la exposición de los problemas de la cotidianidad,
enfocándose más en los aspectos negativos como la cortedad de la vida, los avatares de la vida,
y los problemas del ser humano, lo cual se entrevé mediante las Novelas en donde los
personajes encarnan facetas de la vida común y corriente. También se usan cuentos y fábulas
para expresar las ideas. Se destacan algunos autores de la literatura barroca como Francisco
de Quevedo, Luis de Góngora y Miguel de Cervantes.

La danza en el Barroco:

Una de las cualidades de la danza en el barroco, es que poco a poco la danza fue adquiriendo
una reglamentación, diferenciándose de las danzas medievales y renacentistas, en las cuales
perduraba un cierto desorden en los movimientos. Fueron surgiendo varias danzas distintivas
de este periodo como el Minué, el Ballet, la Allemanda, (Alemanda), el Courante, el Bourrée, la
Chacona, la Zarabanda, la Tarantela y la Giga.

Haciéndose reglas para cada tipo de danza, coordinando los tiempos en los cuales se debían
de hacer ciertos movimientos, mediante ritmos ternarios, binarios, lentos o rápidos, y con
diferentes compases. Una danza característica del barroco, es el Ballet, el cual surgió de los
bailes de la corte francesa, transformándose luego a ser un baile que poco a poco pasó a ser
interpretado por bailarines profesionales. Cabe destacar que varios de los movimientos
actuales del ballet, fueron instituidos por Luis XIV, quien era un asiduo bailarín.

El teatro en el barroco:

Durante el barroco el teatro experimenta un periodo de esplendor. Comenzándose a escribir y


actuar gran variedad de obras sobre diversos temas, pero siendo los favoritos del público,
temas como el honor, la religión y tradiciones caballerescas, pastoriles, históricas y míticas.
Sobresaliendo por el uso común de personajes alegóricos, como la fortuna, el vicio, el pecado,
la traición etc.

Otra de las distinciones del teatro barroco, es la duración de las obras, las cuales se
prolongaban durante horas, razón por la cual se comenzaron a introducir piezas menores,
como el Entremés, las Loas, las Jácaras, y las Mojigangas, y pequeños descansos, para que los
actores pudieran cambiar el vestuario y descansar, dando así origen a los intermedios.

Durante el barroco se da un gran auge de las Óperas, obras teatrales de tinte trágico-cómico
en donde se usa música y canto para expresar los diálogos y monólogos, popularizándose
entre las distintas clases sociales.