You are on page 1of 2

FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES, FINACIERAS Y ADMINISTRATIVAS

Escuela Profesional de Contabilidad

ASIGNATURA:

Auditoría del Medio Ambiente

DOCENTE:

Mg. CPCC. Luis Fernando Espejo Chacón

ACTIVIDAD:

Actividad Nº 14: ACTIVIDAD TRABAJO COLABORATIVO - II UNIDAD Tarea

INTEGRANTE:

Katherine Susan Velásquez Santos

CHIMBOTE-PERÙ

2018
LA TALA INDISCRIMINADA DE LOS ARBOLES
El Perú mantiene el décimo puesto en el ranking mundial de áreas con mayor densidad forestal.
Más de la mitad del país, aproximadamente 260,000 millas cuadradas (673,109 km2), se
encuentra cubierta por bosques. Solo Brasil cuenta con un área mayor de bosque tropical
amazónico. Esto hace que el Perú sea considerado uno de los diez países con mayor diversidad
en el mundo, con más de 330,000 personas que dependen directamente de los bosques
nacionales para su subsistencia y muchos más que dependen de los numerosos productos y
servicios eco sistémicos provistos por estos bosques.

CONCEPTO: La
Tala Indiscriminada de Árboles conduce al fenómeno de la deforestación de los bosques, lo cual
genera perdida de Biodiversidad, por eso que al disminuir los árboles, la producción de oxigeno
respirable disminuye de manera alarmante en la Amazonía Peruana, por esto es indispensable
preveer y estimular la forestación para que no ocurran estas perdidas, desarrollando el criterio del
denominado desarrollo sostenible.

CAUSAS DE LA TALA DE ÁRBOLES :

– El problema ilegal de la tala de árboles genera un punto vital para el desarrollo de una
conciencia sobre la ecología, versada en los criterios socios culturales y religiosos que engloban
a ciertas etnias.

– L a explotación ilícita al mercado nacional y mundial acarrea problemas de índole


ambiental, cultural y económica pues trae consigo la ruptura del equilibrio de la biomasa global.

La tala ilegal de los arboles cuenta con un sistema muy bien organizado conocido como la
habilitación, el cual está financiado y controlado por intermediarios y una mafia maderera. En
algunos casos estas mafias suelen ser personas que pertenecen a los gobiernos locales o
regionales. Este sistema se basa en que los intermediarios adelantan dinero a pequeñas bandas
de leñadores equipados para ingresar a los bosques a talar los árboles, para después
transportarlos a los aserraderos (blanqueadores) para legalizarlos y luego son enviados a los
depósitos de madera situados en zonas urbanas. Este sistema ha traído enfrentamientos entre las
comunidades indígenas y los leñadores, que buscan sacarlos de la zona donde están los arboles
para poder talarlos aduciendo que no hay ninguna población allí, o en otros caso estas mafias
madereras realizan contratos informales o formales entre un grupo reducido de las comunidades
que toman decisiones sin hacer conocimiento y consentimiento de toda la comunidad.