SÍNDROME DEL GERENTE

Definición y funciones ¿Quién es gerente? En una organización administrativa, compleja y pluridepartamental, es la persona encargada de recibir las decisiones del estamento superior y a su vez generar la órden hacia los distintos efectores. Abarca el llamado “control de gestión”, es decir, la supervisión a fin de que las directivas no se diluyan en el tiempo, o desnaturalicen por posibles desfasajes, entre el objetivo deseado y el tiempo presupuestado a fin de su concreción. Tiene bajo su órbita el reporte a nivel de directorio, de los logros y/o resultados, propósitos en última instancia del decisorio primero.

Causales de Stress
Como resultado del mayor emolumento que en términos relativos percibe por el cargo, sobre sí recaen presiones, a saber: La necesidad de sentirse merecedor de su escalafón con un plus de eficiencia e idoneidad, asimilable al deber de rendir examen a diario. Resistencia por parte de los subordinados ante toda órden que implique apartarlos del trabajo de rutina, que por lo habitual, se realizan a nivel práxico, sin necesidad de alta concentración, actividad ésta que fatiga con mayor presteza al empleado. El bajar directivas implican un margen mayor de rendimiento productivo por parte del dependiente, y a veces sin compensación remunerativa acorde. Ergo: el correlato de disconformidad es enrostrado hacia el gerente. La eventual reprobación por parte del estamento ejecutivo, a poco que la realidad no satisfaga las expectativas generadas a partir de las decisiones. - Las imperiosas entrevistas con los delegados laborales, quienes por la inmunidad que les confiere la ley, suelen mostrarse tan firmes en sus reclamos, que ponen a prueba la templanza del interlocutor. - El no infrecuente retaceo de los directivos en expresarse reconociendo sus méritos, si así él se considera digno, habida cuenta de que es factible que entre los integrantes del establishment existen preferencias por otra persona para la misma función. No insólito es que dentro de la misma razón social, otros deseen el cargo, explicita o implícitamente, mediante una competencia desleal. Todo ello repercute en el ánimo del gerente, en quien recaen las condiciones más eficaces para padecer stress.

Fisiopatologia del Stress

El stress, según Selye, moviliza una puesta en marcha neuro-endócrino-vegetativa, a los fines de poner al individuo en condiciones de adaptación ante situaciones críticas, en forma aguda o crónica. Cuando la causa persiste en el tiempo, de por sí es capaz de manifestarse a través de desórdenes orgánicos. Son las patologías de la adaptación. La somatización se revela en toda su variada gama, tales como enfermedades cardiovasculares, alérgicas, respiratorias, gastroduodenales, colónicas, dermatológicas, reumáticas, Etc.

Gerente y Empresario
 

No poca importancia para nuestro sujeto cobran las obligaciones sociales propias de la membrecía a una clase “alta” o en todo caso “media alta”, las cuales exigen cumplir con poco austeros núcleos de amistades, clubes, countrys, Etc. Existe un distingo en el sentido estricto, entre el concepto de gerente y el llamado “empresario”. Este último es integrante de grupos económico-financieros, con sus activos diversificados en distintos lugares del comercio, banca, bolsa de valores y producción, de modo tal que su futuro no se halla ligado a los vaivenes de un solo lugar dentro de sus actividades. El gerente ha logrado un acceso a niveles elevados de la estructura socioeconómico a través de una carrera, ascendiendo en la mayoría de las veces en un solo sitio de actividad, en mérito a sus capacidades específicas, trayectoria que de por sí le ha insumido tiempo y esfuerzos personales, Un descalabro de la empresa a la que pertenece; o un hecho delictivo que lo tenga como víctima, tales como robos, secuestros, le ocasionan acaso mayor daño a él que al señalado ut supra como “empresario”. Por consiguiente, es necesario incluir en este rango de la sociedad, las posibles consecuencias somáticas derivadas de los temores ante la inseguridad. Nadie quiere ser pobre, pero no escapa que cuando se aquilatan bienes, se suele afectar la tranquilidad por esa causa. La sola sensación de que todo se puede perder de la noche a la mañana, impresiona mucho, con mayor razón si se es gerente.

Enfoque Psico-sociológico

 

Existe un adicional en los términos psico-sociológicos para el esquema estresante: la repercusión en el ámbito familiar, inherente al sitial alcanzado, cual es la pertenencia a un estrato de la sociedad q ue goza de mayores ingresos. ¿Cómo es el microclima familiar de un gerente? Si bien la familia no se aparta del común, se dan las condiciones propiciatorias derivadas de la propia elección de vida del hombre que llamamos así, conducentes a que en algunos casos la cónyuge exprese en sus hábitos, uno de los estereotipos referentes a la vida común y cotidiana. Se ven aquellas volcadas a ciertas frivolidades, tales como seguir onerosamente la moda, viajes, espectáculos, la exigencia de cambiar el auto -que suele ser tarjeta de presentación o título personal no académico-, Etc Otro paradigma: la señora en que para cumplir vocaciones profesionales o culturales, sin duda loables, dedica tiempo hacia esos fines, alejándose paulatinamente del seno hogareño, de modo que frecuentemente no se halla en casa al regreso de sus integrantes. Una tercera categoría: la esposa “víctima”. Es la que se siente excluída en el rol de mujer, cuando aún se desea la persistencia de ese sentimiento que alguna vez la llevó a contraer enlace. Aquí el gerente vive tironeado entre dicho reclamo, ya contencioso, o en forma de dramático silencio, y el de una tercera persona, a menudo dependiente o ex integrante de la organización laboral a la cual pertenece. Seguir un código de valores evita cometer deslices, pero la exigencia de la voluntad es mayor, si inmerso está en condiciones facilitantes. A su vez, en esas personas el autoreproche u objeción de conciencia es más angustioso.

En tales condiciones de stress, el engrosamiento de las capas íntima y media de las arterias es un componente omnipresente, propicio para cualquier accidente vascular. Más aún si se acompaña de la inicua sociedad, cual es: cifras elevadas de tensión arterial. De ahí en más la historia natural de las enfermedades es bien conocida. Se hace dificil para el médico lograr que su paciente gerente cese en sus hábitos tabáquicos, alcohólicos, psicotrópicos, dejar el auto en la cochera y caminar si las distancias no son largas. Utópico intentar que no frecuente asiduamente el quincho con las implicancias hiperlipofágicas que acompañan a la tira de asado, etc. Complicado es aconsejar a quien puede comer mariscos, que se limite a una tarta de acelga o abandonar los postres cremosos para dedicarse a los cítricos. De acuerdo a la personalidad, desde el punto de vista estrictamente psicológico, en particular si los mecanismos de defensa son laxos, o se agotan, es factible que padezca una reacción vivencial neurótica llamada “de conversión”, con sufrimientos algésicos de las más variada naturaleza. También, en correlato con la personalidad de base, puede padecer el trastorno psicofisiológico de las tensiones, que se revelan por contracturas de músculos espinales (cervicalgias, lumbalgias), cefaleas, bruxismo, Etc.. Es también plausible que incurra en las vivencias neuróticas reactivas de órden fóbicos, u obsesivo compulsivas, depresivas, Etc.

Tesis
Como tesis del presente escrito, vale: Las vicisitudes del rol que le toca a cada individuo no son del todo compensadas por ingresos que excedan sus estrictas necesidades culturales y etapas madurativas. Ese excedente, volcado en metas triviales, no siempre le rinde estabilidad afectiva sostenida, sino que alimenta vanidades y necesidades superfluas. Semeja un nuevo juguete para un niño: la alegría es efímera; luego desea otro y así sucesivamente. Los objetivos existenciales deben buscarse también a través de otras actitudes personales, y por suerte es dable vivir en una sociedad abierta (Popper), donde la libertad permite ser artífices del propio destino. Es prioridad conocerse, haciendo conscientes rasgos, simbolismos, temores, tendencias, vocaciones, pulsiones; grado madurativo y dimensiones yoicas. Para eso tal vez sea necesario dialogar con un profesional. Luego, la búsqueda del reposo a partir del bienestar atemperado de quienes lo rodean, en base a los valores, haciéndolo extensivo a la comunidad, dejando accionar sin reticencias el motor de la naturaleza humana, el amor en el sentido irrestricto, que con creces neutraliza lo negativo (Kovadlov). Entonces, cualesquiera sea el sector social que le toque en suerte, se sentirá gratificado, aunque en su esencia persistan facetas obscuras, reafirmando la premisa ontológica de que cada ser existe según sus frutos.

Colofón

Por último, en todo gerente, sin olvidar su trascendental papel en el desarrollo económico, no le vendría mal una miscelánea en medio del mundanal ruido, el leer a Mateo, capítulo 6, versículos 26 y 28: “...mirad las aves del cielo...”, “no se desviven y sin embargo el Padre las alimenta…”, “…mirad los lirios del campo como van creciendo...no se inquietan por el vestido… ” y lucen tan hermosos.