You are on page 1of 8

UNIVERSIDAD LA SALLE

INTEGRANTES: DER IX

- CINTHYA COARI PINTO


- RUDIGER POLH MENDOZA RUELAS

LOS INTERDICTOS
I. ANTECEDENTES
En la época romana, los interdictos eran medidas administrativas dictadas por un
magistrado con el fin de mantener el orden jurídico administrativo. Y el magistrado
encargado de conocer los interdictos era el pretor romano, quien en el ejercicio del ius
imperium daba órdenes para resolver relaciones que por su naturaleza no se pueden
hacer valer por la vía de acción.
En Roma, los interdictos se clasificaban en prohibitorios, restitutorios y exhibitorios.
A) Los INTERDICTOS PROHIBITORIOS de hacer alguna cosa, como por ejemplo, la
prohibición de ejercer violencia contra el poseedor o la prohibición de construir
sobre ríos o riveras impidiendo la navegación.
B) Los interdictos RESTITUTORIOS de una cosa, que consistía en reponer la situación
preexistente a los actos de disturbio.
C) Los interdictos ESHIBITORIOS que imponían la prestación de presentar personas o
cosas.

En el caso peruano, el Código de Procedimientos Civiles contemplaba 5 interdictos: de


adquirir, de retener, de recobrar, de obra nueva y de obra ruinosa. El interdicto de
adquirir tenía por objeto entrar a poseer un bien, para lo cual el demandante debía
acreditar su derecho a la posesión. No se trataba pues de un verdadero interdicto donde
no se discute lo petitorio (derecho a la posesión), sino lo posesorio (derecho de
posesión).

El interdicto de retener procedía cuando el poseedor era perturbado en su posesión.


Tenía por objeto que el demandado se abstuviera de perturbar al poseedor.

El interdicto de recobrar procedía cuando el poseedor era despojado de su posesión,


siempre que no hubiera mediado proceso previo. Su finalidad era que el demandado
repusiera al demandante en la posesión del bien.

El interdicto de obra nueva tenía por objeto impedir la continuación de una obra o
conseguir la demolición de lo ya edificado en cuanto dañaba la posesión del
demandante. El Código de Procedimientos Civiles hacía alusión al daño en la
“propiedad” del demandante, por lo que alguna jurisprudencia entendió que este
interdicto sólo lo podía utilizar el propietario-poseedor. Esto no era así.

1
Un poseedor no propietario que veía perturbada su posesión por una construcción
vecina, sí podía defender su posesión a través del interdicto de obra nueva.

Finalmente, el interdicto de obra ruinosa tenía por finalidad obtener la demolición total o
parcial de una construcción que amenazaba ruina, o la adopción de las medidas de
seguridad necesarias por el mal estado de un edificio, canal, camino, árbol, columna o
cualquier otra cosa análoga. Podían utilizar este interdicto los que tenían la necesidad de
pasar por las inmediaciones del edificio, canal, camino, etc., o los poseedores de alguna
propiedad que sufriera o pudiera sufrir daño con la obra que amenaza ruina.

II. LA POSESIÓN
Es el derecho que surge del propio comportamiento y del impacto de éste sobre los
terceros ajenos a la situación posesoria. El actuar del poseedor genera la apariencia de
que estamos ante una persona con derecho a poseer. Si bien la posesión es un derecho
real autónomo, vale la pena acuñar una diferencia entre el derecho de posesión y el
derecho a la posesión, entendiendo la primero como el que deriva de la conducta y al
segundo como el que proviene de un título. En consecuencia no todo el que tiene
derecho de posesión ostenta título para poseer, y no todo el que cuenta con título posee
el bien. En el Perú, la figura de la posesión se encuentra regulado en el art. 896 del
Código Civil.1

III. ¿QUÉ SON LOS INTERDICTOS?


Los interdictos son procesos judiciales cuyo objeto es proteger la posesión en sí misma.
Su fundamento principal consiste en que con ellos se evitan perturbaciones y despojos
injustificados y que la gente se haga justicia por su propia mano. En definitiva los
interdictos persiguen mantener la paz social. Allí radica su importancia. En ese sentido
el Art. 921 del Código Civil peruano señala que todo poseedor de muebles inscritos y de
inmuebles puede utilizar las acciones posesorias y los interdictos. Las acciones
posesorias son procesos judiciales en los cuales se protege el derecho a la posesión. En
los interdictos, en cambio, se tutela la posesión en si misma (derecho de posesión). Los
trámites judiciales de ambos procesos son distintos; la acción posesoria se tramita en el
proceso de conocimiento, los interdictos en el proceso sumarísimo.
En consecuencia todo aquel que es perturbado o despojado en su posesión puede
utilizar los interdictos con el objeto de que cese la perturbación o de recobrar la
posesión. En los interdictos no se discute la legitimidad de la posesión. Es suficiente
que el poseedor, legítimo o ilegítimo, de buena o mala fe, sea perturbado o despojado
para que proceda el interdicto.
El Código Procesal Civil Peruano regula los interdictos de recobrar y de retener.
1. INTERDICTO DE RETENER

1 Art. 896 Código Civil Peruano: “La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la
propiedad”

2
El art. 606 del Código Procesal Civil Peruano señala que procede cuando el poseedor
es perturbado en su posesión. Dicho acto perturbatorio pueden ser actos materiales o
de otra naturaleza como la ejecución de obras o la existencia de construcciones en
estado ruinoso. Este interdicto tiene por objeto que el demandando cese con los actos
de perturbación en contra del poseedor.

2. INTERDICTO DE RECOBRAR
Por otro lado el interdicto de recobrar regulado en el Art. 603 del mismo cuerpo
normativo señala que procede cuando el poseedor es despojado de su posesión,
siempre que no haya mediado proceso previo. La finalidad es que el demandado
reponga al demandante la posesión del bien.

IV. BIENES MUEBLES INSCRITOS E INMUEBLES


Es necesario mencionar que le 921 del Código Civil Peruano señala que todo poseedor
de muebles inscritos y de inmuebles puede utilizar los interdictos. En concordancia con
el art. 599 del Código Procesal Civil Peruano que agrega que el mueble inscrito o el
inmueble no debe ser de uso público. Sin embargo en la realidad, suceden casos
interesantes como por ejemplo el caso de un cuadro robado. El ladrón-poseedor no es
el propietario. El propietario podría por tanto recuperar su cuadro con una acción
reivindicatoria. Sin embargo, no podría utilizar un interdicto por tratarse de un bien
mueble no inscrito. Supongamos que el propietario despoja del cuadro al ladrón.
¿Podría defender el ladrón su derecho de posesión con un interdicto? La respuesta es
no, por ser un bien mueble no inscrito.
Como se puede apreciar, al no permitirse los interdictos respecto de bienes muebles no
inscritos pero identificables, se obliga al propietario a que siga un proceso de
conocimiento (acción reivindicatoria) para recuperar su bien y se deja indefenso a un
poseedor ilegítimo (el ladrón). Esto último es particularmente grave porque al no tener
defensa el poseedor de bienes muebles no inscritos, se incentiva en estos bienes que la
gente se haga justicia por su propia mano.
V. TRÁMITE

1. COMPETENCIA
Según el art. 597 del Código Procesal Civil Peruano, los interdictos se tramitan ante el
juez Civil. Asimismo se tramitan en un proceso sumarísimo como lo señala el art. 546
del mismo cuerpo normativo.
Por su parte el profesor Bustos argumenta que "por medio de un trámite sumarísimo,
este interdicto tutela al actual poseedor o tenedor contra cualquier acto o amenaza de
perturbación, sin perjuicio del ejercicio de las pretensiones reales que pudieran
deducir las partes".2
2. LEGITIMIDAD ACTIVA

2 BUSTOS BERRONDO. HORACIO. Ob. cit. Procesos Especiales. Interdictos. Pág. 141.

3
Según el art. 598 del Código Procesal Civil Peruano, tiene legitimidad para demandar
todo aquel que se considere perturbado o despojado en su posesión, incluso contra
quienes ostenten otros derechos reales de distinta naturaleza sobre el bien objeto de la
perturbación.

3. REQUISITOS ESPECIALES
Según el art. 600 del Código Procesal Civil Peruano, en la demanda debe expresarse
necesariamente los hechos en que consiste el agravio y la época en que se realizaron.
Asimismo los medios probatorios deben estar referidos, exclusivamente, a probar la
posesión y el acto perturbatorio o desposesorio.
En ese sentido, respecto al acto perturbatorio debe ser de hecho y no de derecho, es
decir, actos materiales que lesionan la posesión. A modo de ejemplo pueden darse los
siguientes casos: el corte del fluido eléctrico de un inmueble, la instalación de trancas
en la vía pública que obstaculicen el ingreso a una propiedad, los ruidos que molestan al
poseedor, etc.
También es necesario mencionar que las lesiones de hecho legítimas a la posesión no
constituyen perturbaciones, como por ejemplo el caso de una discoteca que tiene
licencia de funcionamiento y está autorizada a poner música hasta altas horas de la
noche. En ese caso los vecinos no podrían interponer interdictos de retener para que
cesara la música.
Ahora, ¿Cuál debe ser el criterio que deben utilizar los jueces para calificar un acto
material como perturbatorio? Una alternativa sería utilizar como parámetro el
comportamiento del “hombre promedio”. Pero en el Perú puede haber diversos
“hombres promedios”. Consideramos que para que un acto constituya perturbación,
debe ocasionar una alteración en la posesión que dificulte que ella se ejercite como se
había ejercitado antes del acto perturbatorio. El caso de la persona que no duerme con la
música puede ser ilustrativo. Si con anterioridad a la apertura de la discoteca la persona
tampoco podía dormir, la música no habría modificado en forma alguna su posesión.
Un tema final es la prescripción extintiva, ya que la pretensión interdictal prescribe al
año de iniciado el hecho que fundamenta la demanda. Es evidente que el Código
Procesal Civil, en su art. 601, se refiere al caso del poseedor despojado, puesto que el
plazo para plantear el interdicto de recobrar corre desde que se produjo el despojo. Pero
el problema se presenta con las perturbaciones. Siguiendo el razonamiento
consideramos que cuando se produce una perturbación no hay plazo para plantear el
interdicto.

4. DEMANDA DE INTERDICTO DE RETENER

Secretario:
N° Expediente:
Cuaderno: Principal

4
Sumilla : Interpone demanda de interdicto
de retener
N° Escrito : 01-2018

SEÑOR JUEZ ESPECIALIZADO EN LO CIVIL DE AREQUIPA:

I. PETRONILA EUSEBIA AQUINO CONDORI. identificada con documento


nacional de identidad 00463608, domicilio en Av. Collpa s/n pago Pecchay, distrito
de Pocollay, domicilio procesal en Pasaje las Malvinas 82- primer piso, con casilla
electrónica N° 23453 a Ud., atentamente digo :

II. DATOS DEL DEMANDADO

MARCO ANTONIO MEDINA FALEN, a quien se le debe notificar en el Fundo


Herminia Parcela 4 del distrito de Pocollay, de la provincia de Arequipa.

III. PETITORIO:
Invocando interés y legitimidad para obrar, como pretensión principal, interpongo
demanda de INTERDICTO DE RETENER contra MARCO ANTONIO MEDINA
FALEN a fin de que se abstenga en lo sucesivo de perturbar o privar de la posesión que
ejerce la recurrente del predio ubicado en la Avenida Jorge Basadre 605 del distrito de
Pocollay, provincia de Arequipa que cuenta con un área de 200m2, la cual ejerzo la
posesión a título de propietaria.
Como pretensión accesoria me pague una indemnización de S/ 10, 000 por los
perjuicios que se me viene ocasionando.

IV. FUNDAMENTOS DE HECHO


1.- La recurrente es propietaria de un predio ubicado en la Avenida Jorge Basadre 605
de esta ciudad, el mismo que arrendo a 900 soles al demandado, en un área de 200 m2
pero este contrato todavía venció en el mes de mayo del presente año (2011), entonces
el demandado cuando le fui a decir que desocupe, me manifestó que estaba buscando un
nuevo local y por favor le diera un nuevo plazo.

2.- Por este motivo justamente es que ante el juez de PAZ DE POCOLLAY, celebramos
un acta de compromiso para que desocupe el inmueble, compromiso que fue celebrado
en fecha 15 de julio del 2011. En dicha oportunidad conforme es de verse del
documento correspondiente, se comprometió a desocupar el inmueble en fecha 13 de
agosto del 2011, pero como este podía estar mintiéndome, lo cite a un centro de
conciliación, al cual no asistió porque me dijo que ya había conseguido local y por eso
no era necesario ningún acuerdo ante conciliador y que se iba a retirar y que perdone
los alquileres por esos días de agosto, lo cual acepte, asimismo me solicito que

5
momentáneamente le guarde por unos días sus sillas y mesas, en una parte de mi patio,
lo cual accedí.
3.- Pero resulta que el demandado luego de haber desocupado ahora quiso volver al
predio con la justificación o pretexto de que la persona que le iba alquilar le estaba
pidiendo 6 meses de adelanto y que le había subido el alquiler fijado, y que por favor le
siga teniendo en el local y que me iba aumentar el alquiler.
4.- Como quiera que no acepte su proposición resulta que en fecha 21 de agosto a horas
11 am pretendió ingresar nuevamente a viva fuerza, para lo que había venido con dos
personas, lo que ha sido rechazado por el cuidante que puse para que se respete mi
posesión y propiedad, porque el demandado ya me restituyo la posesión y no puede
nuevamente ingresar.
5.- Posteriormente al día siguiente aproximadamente a las 8 de la noche aprovechando
que el recurrente no estaba, el demandado nuevamente intentó ingresar al predio de mi
posesión en igual forma lo que también ha sido rechazado.
6.- Consiguientemente se me viene perturbando en mi posesión, por lo que cabe el
amparo legal del caso y se debe sancionar estos actos perturbatorios del demandado,
con el pago de costas y costos.

V. FUNDAMENTOS DE DERECHO
Amparo mi pretensión en el Artículo 606 del Código Procesal Civil Peruano que señala
que el interdicto de retener “Procede cuando el poseedor es perturbado en su posesión.
La perturbación puede consistir en actos materiales o de otra naturaleza como la
ejecución de obras o la existencia de construcciones en estado ruinoso. Si así fuera, la
pretensión consistirá en la suspensión de la continuación de la obra o la destrucción de
lo edificado, aunque se pueden acumular ambas pretensiones. En todos los casos, la
pretensión consistirá en el cese de estos actos. Admitida la demanda, el Juez ordenará,
en decisión inimpugnable, se practique una inspección judicial, designando peritos o
cualquier otro medio probatorio que considere pertinente. La actuación se entenderá
con quien se encuentre a cargo del bien inspeccionado.” En el presente caso, es
aplicable porque la recurrente busca que cesen los actos perturbatorios, dichos actos
consiste en que el demandado intenta ingresar repetidamente al inmueble de la
recurrente

CPC Artículo 607.- Sentencia fundada e interdicto de retener.- Declarada fundada la


demanda, el Juez ordenará que cesen los actos perturbatorios y lo que corresponda de
acuerdo al segundo párrafo del Artículo 606, además del pago de los frutos y de la
indemnización, de ser el caso.

CC Artículo 921º.- Todo poseedor de muebles inscritos y de inmuebles puede utilizar


las acciones posesorias y los interdictos. Si su posesión es de más de un año puede
rechazar los interdictos que se promuevan contra él.
VI. MONTO DEL PETITORIO

6
Dada la pretensión demandada no es posible establecer un monto del petitorio

VII. MEDIOS PROBATORIOS:


Ofrezco como pruebas:
1.- Acta de compromiso donde el demandada se compromete a desocupar el predio sub
litis.
2.- Copia de mi título de propiedad, aun cuando en estos procesos no se discute la
propiedad.
3.-Copia del autovaluo de mi predio
4.- la testimonial de las siguientes personas:
-Felipe león Aquino Condori, abogado, domicilio en Av. El ejercito N°______
-Carlos Centeno Arenas, electricista, domicilio alto de la Alianza H-12.
- Esposa de señor Aquino__________ domicilio en ______ ocupación.
- ________ ocupación, _________ domicilio_________
A quienes les consta todos y cada uno de los puntos expuesto en la demanda sobre los
cuales van a declarar, conforme el interrogatorio que adjunto.
5.-Acta de conciliación extrajudicial fracasada por inasistencia del emplazado

Por tanto pido admitir dichas pruebas.

VIII. ANEXOS:

1.a. copia del documento nacional de identidad de la recurrente.


1.b .Copia del autoevaluó de mi predio
1.c. Pago de tasa judicial por notificación.
1.d.-Acta de conciliación extrajudicial fracasada por inasistencia del emplazado

POR LO EXPUESTO:
Pido admitir a trámite la demanda y declararla fundada en su oportunidad con costas y
costos.

Tacna, 24 agosto del 2011

CONCLUSIONES

- Los interdictos (de recobrar y de retener) son procesos judiciales cuya finalidad es
la protección de la posesión. Su fundamento principal consiste en que con ellos se
evitan perturbaciones y despojos injustificados y que la gente se haga justicia por su
propia mano. Asimismo los interdictos tienden a proteger el hecho de la posesión,
no importando para ello la calidad del poseedor, tanto al poseedor de buena fe,
como al poseedor de mala fe; por esta razón las acciones interdictales defienden
indistintamente.

7
- La pretensión interdictal prescribe al año de iniciado el hecho que fundamenta la
demanda. Sin embargo, como hemos visto anteriormente este plazo solo aplica para
el interdicto de recobrar, ya que este plazo corre desde que ocurrió la desposesión.
También vencido este plazo, el demandante puede ejercer su derecho de acción en
un proceso de conocimiento.

BIBLIOGRAFÍA

- ASOCIACIÓN “NO HAY DERECHO”


1981 “Tratado teórico práctico de derecho procesal civil y comercial” Tomo IV,
Juicios especiales. Editorial Soc. Anon. Editores. Buenos Aires-Argentina.
- CUADROS VILLENA, CARLOS
“Derechos reales” Tomo I. 2° Edición. Lima- Perú
- CÓDIGO PROCESAL CIVIL.
2005 Editorial San Marcos; Ediciones Legales, 2° Edición. Lima-perú.
- ACOSTA OLIVO, Carlos. En: VV. AA. Diccionario procesal civil. Grupo
Editorial Gaceta Jurídica. Lima, 2013.
- AVENDAÑO, Francisco
2008 “Los interdictos” en Procesal Civil. Fecha de consulta: 04 de octubre
del 2018.
http://blog.pucp.edu.pe/blog/seminariotallerdpc/2011/01/24/los-interdictos/