You are on page 1of 289

COLECCIÓN TEATRAL

DE PRENSA MADRILEÑA ESCOGIDA 1851-1955

Recuerdos
de un siglo
de teatro
1948-1949

NIPO: 035-17-047-6
PREÁMBULO
Los originales correspondientes a los 47 volúmenes a pesar de vanos intentos de publicación hacia 1945, no
ahora digitalizados1 que componen esta “Colección llegó nunca a término, pero que, en esa labor preliminar
Teatral de Prensa Madrileña Escogida”, y que desde de selección de  recortes de prensa y acopio de datos, se
el CDT hemos titulado Recuerdos de un siglo de teatro, inició con toda probabilidad en los comienzos del siglo
contienen en sus miles de páginas infinidad de recortes XX y continuó hasta 1955, solo con el paréntesis de la
de prensa (con frecuencia acompañados de ilustraciones Guerra Civil, última temporada de la que se conserva
gráficas u otros materiales de archivo) a los que se suma registro.
un número incontable de textos o apuntes mecanogra-
fiados o manuscritos, todo ello con una vinculación Antes de ese momento final –entre 1950 y 1953- se 
preferente a la trayectoria histórica del teatro en Madrid constata, antes lo sugería, una intensa actividad epis-
y que abarca desde la segunda mitad de la centuria del tolar con José López Rubio, siempre con informaciones
siglo del XIX hasta mediados del siglo XX. sobre la historia del teatro español como trasfondo y
acerca de sus respectivos proyectos enciclopédicos. Por
Su origen es relativamente incierto, aunque se ha eso no es raro que, dado el compartido y al parecer
podido averiguar que su procedencia inmediata, antes poco extendido interés en lo que López Rubio llama
de su incorporación a los fondos del Centro de Docu- en alguna ocasión y en tono de broma “chifladura”, el
mentación Teatral hace casi cuarenta años,  es su adqui- enorme acopio de trabajo de esos 47 volúmenes conser-
sición al célebre dramaturgo español, José López Rubio,
vados acabara en manos del célebre escritor dramá-
quien, a su vez, por  documentación epistolar anexa,
tico, todavía por esa época empeñado en proseguir esa
parece que hubo de recibirlo o adquirirlo de quien se
ingente tarea. Aunque también, al parecer, resultase
revela como el artífice que previamente había seleccio-
finalmente malograda.
nado, recortado y compuesto el material periodístico de
la colección;  y que, en su caso, también escribió autó-
Con estos precedentes, la labor del CDT, sin alcanzar
grafamente los apuntes y añadidos antes mencionados:
una aconsejable pero actualmente inabarcable labor de
se trata de Luis García Zamorano con quien el escritor
restauración del material original,   ha sido proceder a
llega a sostener una prolongada correspondencia que
converge amistosamente en la que parece común idea asegurar su conservación por medio de un proceso de
de realizar, aunque por caminos diversos, una gran digitalización que se había convertido en urgente y hasta
enciclopedia del teatro español. Poco ha podido cono- imprescindible (el desgarro de muchas hojas, los bordes
cerse, en cambio,  en torno a su persona (fue uno de deteriorados, recortes despegados y a veces doblados,
los gestores de un incipiente grupo madrileño de teatro hojas y cuadernillos sueltos, la mala calidad del papel
aficionado –la Sociedad Camino del Arte- en la segunda asiento… así lo indicaban).
década del siglo XX y por los mismos años perteneció al
Centro Católico Matritense).  Sí sabemos, por la corres- El trabajo que ahora se puede consultar es, pues, deudor
pondencia de su archivo conservada, que todo el trabajo del plan, el objetivo final y el procedimiento que orientó
ahora divulgado corresponde a la labor previa de acopio el trabajo de Luis García Zamorano quien se revela
de datos que tenía por finalidad la elaboración de esa como estudioso y, sobre todo, amante incondicional del
gran Enciclopedia del Teatro Español, dividida en teatro. En este sentido, Lo primero que ha de advertirse
varias secciones (Autores dramáticos, Obras, Teatros, es que los recortes de prensa coleccionados no contienen
Actores), cada una en varios tomos. Hercúlea tarea que, referencias sistemáticas (fecha,  página) sobre el periódico
de origen o la fuente de los apuntes escritos. Lo que, en un pormenorizado  repaso al tipo de obras en que se
realidad, convierte su examen en un recorrido por una especializaba cada espacio escénico; sobre ello, muchas
especie de  álbum personal, eso sí, gigantesco y soste- veces las páginas dedicadas a cada teatro se abren con
nido en el tiempo,  que para el proyecto enciclopédico la descripción exhaustiva de los miembros que confor-
hubiera servido exclusivamente como depósito de datos maban la compañía titular, lo que supone una informa-
que después habrían de ser confirmados, siempre que ción utilísima sobre los elencos actorales del momento.
fuera posible, solicitando, por ejemplo,  el concurso de Por otra parte, con frecuencia, sobre todo en deter-
los autores en la comprobación de los datos extraídos (de minadas temporadas, se incluyen, junto a las críticas
hecho en su archivo aparece un buen número de estas teatrales periodísticas de tal representación, recortes de
listas de verificación requeridas y contestadas, son solo imágenes fotográficas de esa misma puesta en escena
ejemplos,  por autores como Benavente, Jardiel Poncela  (con la enorme importancia que de ello se deriva en
o Azorín). el conocimiento histórico de aspectos escenográficos,
interpretativos, y de muchos otros órdenes técnicos).
Desde estas claves de su origen, el estudioso o el aficio- También en ocasiones se incluyen imágenes (también
nado que se acerque a estas páginas ahora presentadas hay originales) de actos y presentaciones teatrales,
debe entender que no se accede a un tratado ni siquiera carteles, programas…), algunos verdaderas joyas. Por
a un catálogo cerrado, sino a los preliminares de una último, los apuntes escritos (que recogen la fecha de los
labor inmensa que sin duda hubiera merecido otro final
estrenos, aun de los menos importantes) parecen estar
más acabado. ¿Dónde radica entonces el interés de
originados en datos tomados en la Sociedad de Autores
este inmenso puzle que carece de la solvencia y el rigor
Españoles al final de cada temporada, y resultan una
propios del estudioso?
ayuda de gran relevancia para construir no solo el
esqueleto sino la carne y la piel de la historia del arte
En primer lugar se encuentra la infinidad de datos apro-
dramático en España a lo largo de esos más de cien años.
vechables para el estudio del teatro de esta o de aquella
temporada, que son susceptibles de ser verificados por
Y, por encima de todo ello, el repaso a estos libros,
otras fuentes, y que el usuario de estas imágenes digi-
talizadas puede buscar en lectura directa o por medio también para el aficionado de cualquier época, es un
de un útil sistema de reconocimiento óptico de carac- gozo, no solo por la visión de conjunto que le ofrece del
teres (OCR)2. El procedimiento, enfocado a la búsqueda teatro español durante ese siglo que llena de fervor nues-
de datos concretos (nombres propios, estrenos, sobre tros escenarios, sino por la comprobación casi empírica
todo) resulta altamente eficaz en la orientación de de que ese entusiasmo llevaba a personas anónimas, 
averiguaciones concretas, aunque, ya se ha dicho, exija como Luis García Zamorano, o reconocidas, como José
comprobaciones posteriores que las dote de rigor acadé- López Rubio, a volcar sus vidas en una tarea ímproba
mico (así, por ejemplo, en la precisión de la cita). Pero que a cualquiera que haya pisado el terreno de la docu-
además, y ello resulta esencial, los libros ofrecen otros mentación y los archivos teatrales le resulta atractivo
alicientes importantes: el primero, la organización de los y enternecedor en lo que tiene de poderosa voluntad
materiales que los componen articulada en la relación contra el tiempo y a favor de la memoria. Con otros
alfabética de los diferentes teatros activos en cada época medios, es el mismo impulso que sigue guiando hoy
o temporada, de modo que la lectura de la progra- a quienes nos ocupamos de conservar y difundir  las
mación completa de cada una de ellas se convierte en huellas de nuestra escena.

Julio Huélamo Kosma


(Director del Centro de Documentación Teatral)

1.En realidad, el número de volúmenes que componen la actual presentación es de 52 debido a la segmentación a que han debido someterse
algunos de los originales, en concreto los que en dos tomos como I y II, para no sobrecargar en exceso el tamaño de los archivos.

2. Para ello, basta con que, una vez abierto el archivo, el usuario pulse el botón derecho del ratón y elija la opción “Buscar”.

d T E A T R O S

Temporada 1948- 1949

1
o

2

ALBENIZ

"La princesa de fuego


A L B E N I Z : " L A PRINCESA DE FUEGO" Opereta de don Adolfo
Coh el estreno de la opereta, en dos actos Torrado, música del maestro
y d i e c i s é i s cuadros, de A d o í í o T o r r a d o y m ú -
sica d e l maestro M i s o l , " L a Princesa de f u e -
Misol
go", hizo anoche su p r e s e n t a c i ó n en el A l b é - Se parte de u n positivo asunto fl«
niz la c o m p a ñ í e encabezada p o r la "estrella" opereta: el obligado casamiento de
u n p r í n c i p e , por r a z ó n de Estado,
con todas sus interioridades de Con-
sejos de ministros y de consejeros
M a r u j a T o m á s , y en la que figuran, e n t r ó otros de l a Corona, preocupados y toca-
vplicsos elementes, artistas cpnocidos como A m - dos de fiebre casamentera; pero se
p a r o S à r a , Nieves Patino, Conchita Arteaga, E l - ' m a r c a oportunamente y con h a b i l u
dad t e a t r a l el paso hacia l a fanta-
'i• " ^ - j - , — ' - c g n vir'a L ó p e z Muñoz, s í a ; l a i n t r o d u c c i ó n de u n n i g r o .
Í --Éímfínm Eduardo H e r n á a d e z ; M i -
guel Arteaga, el g a l á n
mante nos s i t ú a en pleno cuento,
t a m b i é n con u n dejo de l a i n m o r t a l
cantanrte P a q ú i t o M u ñ c z , Cenicienta; pero esta vez, como u n
recuerdo del estilo de t r a m a de ope.
Erasmo Pascual, Modes-
to Blanch y u n b r i l l a n t e
cuerpo c o r e o g r á f i c o d i -
r i g i d o p o r el maestro
Lcmbardero. La o b r a ,
encuadrada en Ies m o l -
des m á s t r i l l a d o s de la
opereta, no acusa nove-
dad n i en la trama—íç
recursos de u n a prince-'-
sa p a r à , tíitraerSe a un
p r í n c i p e r e f r a c t a r i o al
M a r u j a T o m á s y A m - m a t r i m o n i o — , xii en l a
parito Sara a c c i ó n , que adolece de
falta de agilidad en e l
d i á l o g o , aunque se pretende c o m u n i c a r l e g r a -
cia, mediante alusiones a temas de a c t u a l i d a d ;
pero s i r v e de p r e t e x t o para que por «el esce-
n a r i o desfilen., vistosos conjuntos c o r e o g r á -
ficos, e x h i b i e n d o capriohoso vestuario y l u z -
ea_ la i n t e r p r e t a c i ó n de unos n ú m e r o s de
m ú s i c a , de r i t m o s modernos, algunos de los
cuales fueron repetidos. E n t r e los n ú m e r o s de
conjunto descollaron p o r s ü brillantez la m a r -
cha m i l i t a r y el cuadro de los guardabosques.
E l p ú b l i c o , al f i n a l del p r i m e r atto, p r o d i g ó
sus aplausos, y el t e l ó n «se l e v a n t ó c u a t r o ve-
"p? en.honor de los autores e i n t é r p r e t e s , aun- Maruja Tomás, Erasmo Pas-
el entusiasmo .decreció u n poco d u r a n t e la cual, A m p a r o S a r a , E l v i r a L ó -
^.-gunda j o r n a d a , jal f i n a l se c a l d e ó el a m b i e n t í pez M u ñ o z y N i e v e s P a t i n o
con u n animado " b u g u i - b u g u i " , que f u é repe-
tido, d e s c o r r i é n d o s e nuevamente las cortinaj reta, es una princesa l a que se finge,
ees en honor de los'autores e i n t é r p r e t e s . A u n - m á s que Cenicienta, una pordiosera,
para ganar el amor del principe.
res y cuantos elementos coadyuvaron a dar re- Todo este juego da l u g a r a varios
lieve, plasticidad y c o l o r i d o a la opereta es incidentes, b'~n aprovechados, y
'trenada.—J. C. V . cuando no el cuadro caprichoso, que
p a r a eso. a d e m á s de l a l i b e r t a d de
la opereta, contamos con l a a m p l i a
fantasia del cuento.
p i maestro Misol, que es u n dis-
tinguido doctor en Medicina, que
m á s que aficionado a l a m ú s i c a es
todo un compositor, h a captado y
ha sabido fijar en la p a r t i t u r a este
doble c a r á c t e r de la obra, unas ve-
ces en n ú m e r o s suaves y dulces y
otras cargados de gracia y d » i n -
t e n c i ó n , y algunos de t a n buen gua.
to como una m a r c h a m i l i t a r tan me.
l ó d i c a y peco guerrera como l a
"Marcha militar**, de Schubert.

3
Mar ala TomAa cuidó acertadamen-

lUATtíU
te su tipo; supo «er l a princesa ca-
prichosa, decidida y autoritaria y l a
muchacha humilde y enamorada; dló
gracia y expresión a todas sus i n .
tervencfones, y f u é celebrada y
aplaudida. E l v i r a L ó p e z Muñoz
triunfó en un tipo y a visto de v i u .
da ardorosa, poco grato al principio,
ALBENIZ
aunque se dignifica un tanto des-
pués. Muy entonado y flno Paquito
Muñoz en su papel de principe, y Lola Flores y Manolo
gracioso Eduardo Hernández, que
venció l a dificultad de ser encarga- Caracol
do de los chittes. E n un conjunto E s t a s i m p á t i c a pareja de artista»,
disciplinado, destacaron Amparito a quienes tanto favor dlarpensa el
Sara, Nieves tatifio, Miguel Artea- público madrileño, hizo anoche s u
ga y Erasmo Pascual. reaparición en el
L a comedia, lujosa y vistosa de Albéniz con el es-
decorado y vestuario, se aplaudió en •4£w p e c t á c u l o folklóri-
muchos momentos y hubo repetido- {Qy co arrevlsta^lo de
n é s y llamadas. Quintero, León y
Jorge D E L A C U E V A Quiroga, titulado
-Zambra 1948".
L a velada f u é
una reaflrmaclón
de loa é x i t o s a n
teriores, transcu'
rrida entre calu-
rosos aplausos.
L o l a Flores—tan
s i m p á t i c a y dlná-
mi(¿i como siem-
p r e — arrancó
grandes ovaciones
en sus muchas In-
tervenciones, aal
como t a m b i é n Ma-
nolo Caracol, que
cantó, con su i n -
Iguala b l e estilo,
toda l a gama que
Lol» Flores jr comprende la hon-
Manolo Caracol da c o p l a anda-
luza.
Coadyuvaron en el é x i t o T i t a G r a -
cia, Carmen Carrasco, R i t a Ortega,
L o l l Moya, Delia- Ramos, Pilarín
May, Santiago Quesada, Gltanillo
de Marchena, Manolo de T r l a n a , B e -
ni de Cádiz, R a m ó n Vélez, Angel de
León y Paco Aguilera, ademas del
bien conjuntado cuerpo de "ballao-
ras", que dieron a l espectáculo su
acobtumbrado entretenimiento. L a
m a y o r í a de los n ú m e r o s fueron re-
prisados, y el telón se a l z ó varias
veces en honor de autores « Intér-
pretes. C.

l i uH A
ú

4
A n o c h e se p r e s e a t ó en e l A l b é n i z u n espec-
t á c u l o del que es p r i m e r a i i g u r a l a a r t i s t a ar-
kentma B á r b a r a G r a n d . Con m e j o r v o l u n t a d
o t e acierto i n t e r p r e t ó B á r b a r a G r a n d algunas
¿fenzas, pero, a pesar de su buena i n t e n c i ó n ,
no c o n s i g u i ó sino demostrar que h a b í a apren-
d i d o con a p l i c a c i ó n ciertos pasos de baile, pero
s i n h a l l a r s e en p o s e s i ó n de las dotes necesa-
r i a s .para presentarse en u n escenario', y m u -
cho menos con c a t e g o r í a de " é i t r e l i a " ' . E l es-
p e c t á c u l o que compone l e t i t u l a d a " S i n f o n í a
E s p e ñ o l a " es eencillamente lemerutable, y m u y
en especial u n a p a r o d i a c o r e o g r á f i c a de l a
c o r r i d a de toros, que f u é acogida con a p l a u -
sos d e - l a "claque", pero* con la r e c h i f l a del
resto d e l p ú b l i c o . L o m a l o es que- e l " p r e -
sentador" nos a n u n c i ó que ese y o t r o s cua-
dros se h a b í a n preparado con l a i n t e n c i ó n d ^ /
e x p o r t a r l o s a l e x t r a n j e r o . N o creemos q u e t a l '
dislate acaezca verdaderamente. '
E n t r e l o s a r t i s t a s que i n t e r v i n i e r o n eij, " S i n -
f o n í a E s p a ñ o l a " se h i c i e r o n acreedores a l elo-
gio l a "cantaora" A m p a r o A l b a , la p a r « j a de
baile A n t o n i a C a l d e r ó n y J o s é J o r d á , que eje-
c u t a r o n una bella y antigua danza' leonesa;
las her mas P l a l , los h e r m a n o s M a y a , J o s é
"Iruz ' 0 > M i g u e l de l o s ' R e y e s .
'-4aa. deficiencia de ep-
•ntaje general del es- Albéniz: Reaparición
(•-UTT.'
E n el escenario del A l b é n i z r e a p a r e c i ó ano-
che ante el p ú b l i c o m a d r i l e ñ o , cen la opereta
"La viuda alegre" l a c o m p s ñ í a de los "Ases
Jíricos", de la que f o r m a n parte P u r i t a J i -
m é n e z , Angelita V i r u e t e , L u i s i t a Solá, Resina
Toledo, Carmen A n d r é s , Faustino A r r e g u i ,
G a r c í a M a r t í , Fernando Heras, J o s é M a r í n , Ela-
d i o Cuevas y T i n o Pardo. L a v e r s i ó n ofrecida
de la c é l e b r e opereta fué m u y lucida, t a n t o en
l a parte musical, a cargo del cuadro l í r i c o ,
como en la correspondiente a la d i r e c c i ó n y
postura e s c é n i c a s . — C .
NUEVO PROGRAMA CIRCENSE EN PRICE
A y e r se p r e s e n t ó en P r i c e u n n u e v o p r o g r a - ^
ma circerse. Con los augustos Edu?T^i"J
r r i t a ivri"---'---

5
ALBENIZ

"SIGUIENDO A UNA MUJER"


A n o c h e se e s t r e n ó en el A l b é n i z u n a o b r a
Opereta cómica de don Luis Fernández de Sevilla,
musical que los autores califican <3e opereta
c ó m i c a y que se t i t u l a "Siguiendo a u n a m u -
don Luis Manzano y los maestros Carrascosa y Soif er
Dentro del genero de opereta arre, ver a l libro, que se v a herido a t r a -
j e r " . E l l i b r o es de J F e m á n d e z de S e v i l l a y vlatada es e l libro de los s e ñ o r e s v é s de u n como tartamudeo que des- |
L u i s Manzano, y la m ú - F e r n á . n d e z <}« Sevilla y Manzano. t r u y e poco a poco l a n o t a de unidad ]
sica de los s e ñ o r e s S o i - Acaso el que hemos visto má,s sen- y c o n t i n u a c i ó n . H a y o b s e r v a c i ó n de i
fer y Carrascosa. A l g u - cillamente construido, con m á s h l l a - tipos, d i á i o g o fresco y suelto y chis- |
nos n ú m e r o s musicales clón, con má^i 16glca e n . l a idea y tes de verdadera gracia.
se r e p i t i e r o n entre en los incidentes y aun con un pen- Tjoe maesitroa Soifer. y Carrascosa ;
samiento romá,ntlco, puesto que l a h a n ^ i e o h o u n a p a r t i t u r a original-; ¡
aplausos y siseos. E n luoha entre el enamorado pobre y el ceden a los ritmos americanos, co-
general, el estreno f u é b á r b a r o cargado da oro 8« resuelve mo v a siendo costumbre a h o r a ; pe-
acogido con glacial i n - en favor ded pobre, con desprecio ro demuestran abundancia de rit- 1
diferencia y n o l l e g ó a de las fabulosas rlquezaa de un mos propios en n ú m e r o como u n ;
despertar e l i n t e r é s de ! m a h a r a + á . indio. g r a c i o s í s i m o sexteto, a l que perjudl_
los espectadores. L a l e - I K a n hecho loa autores un libro ca el exceso de i m i t a c i ó n de voces
; cuidado, casi como al se tratara de de animales; u n pasodoble hecho
t r a n o contiene s i t u a - con verdadero garbo y sentido es-
i u n a zarzuela, coa un pulcro sehtldo
ciones o frases recusa- ; de l a m o t i v a c i ó n y la J u s t i f i c a c i ó n p a ñ o l ; u n n u m e r o de negros, u n a
bles, excepto algunas r u m b a oon u n dulce y grato' dejo
alusiones a l g é n e r o as- m e l a n c ó l i c o , acierto pleno de Ins-
n a l que se r e p i t e n exce- M a n i j a T o m á s , A m - t r u m e n t a c i ó n , y u n schotis com-
slvamente. L a p a r t i t u r a paro S a r a y Miguel plicado con m e l o d í a s - Indias, entre
ellas él "Lamento indio", s i m p á t i c o
b r i l l a m á s p o r su i n s - ) Arteaga y sentido. L a m a y o r í a de los n ú m e -
trumentación que por ros se aplaudieron y merecieron el
su i n s p i r a c i ó n . Unas veces es preteneiose, honor de l a r e p e t i c i ó n .
ILa i n t e r p r e t a c i ó n , graciosa, m o v i -
otras suena a cosa c o n o c i d á ' y otras cae claira- da' e intencionada por parte de M a -
mente en lo que se suele l l a m a r " m ú s i c a r a - r u j a T o m á s , bien siempre, pero a d .
tonera". L a v e r d a d es que n i n g ú n n ú m e r o l o - mlrable de gracia y de e x p r e s i ó n en
g r ó despertar el calor del entusiasmo. el n ú m e r o de l a " t o r t u r a " , y poi
En la i n t e r p r e t a c i ó n t r a b a j a r o n eficazmen- parte del elemento femenino, en e:
te, pero con poco' resultado, E d u a r d o H e r n á n - que destacan A m p a r o Sara y Nie-
ves P a t i ñ o ; el elemento masculino
dez, M i g u e l Arteaga, Erasmo Pascual, Modes- salvo A r t e a g a y Paqulto M u ñ o z
t o B l a n c h y A m p a r o Sara. L a "estrella" M a - desconcertados y como lejos del 11
r u j a T o m á s a c u s ó s í n t o m a s de fatiga y e l ga^- bro.
l á n Francisco M u ñ o z deficiencia de t o n o . N i e - L a postura e s c é n i c a , digna y os
ves P a t i ñ o confunde el^ canto con el g r i t o y tentosa.
l a danza con la c o n t o r s i ó n . L a c o r e o g r a f í a , L a obra g u s t ó y los aplausos h
desigual y m a l ensayada. Estuvo presentada cleron salir a escena a los aultore,
l a opereta con l u j o , pero con poco gusto. E l Jorge D E L A C U E V A
decorado de L ó p e z S e v i l l a a b u s ó de los colo-
res agrios y chillones y t a m b i é n las telas de
los flguirines de V í c t o r M a r í a Cortezo, que
a c e r t ó especialmente en los vestidos de l a
" m a r c h i ñ a " y de la "samba". E n s u m a : " S i -
guiendo a u n a m u j e r " es algo que n o p a s a r á ?
a l a h i s t o r i a d e l g é n e r o lírico.—A. M. Maruja Tomás, Amparo Sara,
Nieves P a t i ñ o , M i g u e l A r t e a g a ,
P a c o M u ñ o z y V í c t o r Cortezo
(figurinista)

que no ha tenido el relieve que d e b í a


porque los artistas del g é n e r o , por
lo visto, tienen el concepto de que
los n ú m e r o s espectaculares vienen a
ser, en l u g a r de derivaciones del
asunto, cortes totales y absolutos de
la a c c i ó n ; tienen como pereza de v o l -

6
í T E A T R O
ALBENI
T a m b i é n m a ñ a n a , viernes, se es-
trenará, en el teatro Alljenlz l a
opereta "ballet" B l mesón del pato
roio, libro de E. M . del Portillo, "La esclava del suítán'
m ú s i c a del maestro Romo. Sus
autores dicen ^ Espectáculo de fantasía
"Os p i d o que a n i ñ é i s v u e s t r o e s p í r i t u . . " , M i e n t r a s todos los ma,gos, prestid!,
dijo el maestro Benayente e n e l p r ó l o g o da gitadores e ilusionistas p r o c u r a n dar
a. su a r t e un eimpaque o r i e n t a l , pues,
su o b r a i n m o r t a l . to que Oriente, con sus encantado-
Hacemos nuestras esas palabras, pues al es-' res, derviches y yoquis, tiene l a t r a -
c r i b i r " E l m e s ó n del pato r o j o " nos p r o p u - dición de l a h e c h i c e r í a , Caileodoipol y
simos hacer u n a o b r i t a musical, entretenida, los c u a t r o autores del e s p e c t á c u l o
sin problemas y t a m b i é n s i n salacidades, ves- parece que quieren demostrar que
tidas—ellas—como D i o s , manda; de m a n e r a i a h e c h i c e r í a europea vale m á s que
l a oriental. Nosotros; francamente,
que p u d i e r a ser v i s t a y o í d a p o r grandes y por l a parte pintoresca, y solemne,
chicos. * . ' por el boato y el misterio y por l a
• Con una p r e t e n s i ó n — e s o s í — : l a de m o d e r - solemne fastuosidad con que suele
n i z a r u n poco e l g é n e r o l í r i c o Introduciendo! presentarse, nos inclinamos del lado
d e l Oriente, pero somos neutrales
el " b a l l e t " como p a r t e integrante del asunto. en l a contienda; pero queremos que
Como n o se representa ahora p o r p r i m e r a f se haga b i e n ; y a l a d e s c o r t e s í a con
ve?, n o se p o d r á decir que hemos s e è u i d o u n a que el mago europeo se presenta f u -
c o r r i e n t e . — E d u a r d © M . D E L P O R T I L L O y Je- mando y con empaque irrespetuoso
«yVfi •Rnivro -) . . •. ante e l s u l t á n , nos p a r e c i ó irrespe-

Eduardo M . del P o r t i l l o y J e s ú s Romo han


encontrado con esta obra, que ellos califioan
de opereta-"ballet", u n a f ó r m u l a de é x i t o fá
c i l s i n demasiada m o -
lestia. L o que ambos se
p r o p o n í a n a l esoribir " E l
m e s ó n del pato r o j o " no
era—fiiegún, su p r o p i a
d e c l a r a c i ó n — s i n o entre-
tener a loa aficionados
al género lírico.
Para e l l o h a n querido
dar a su o b r i t a u n t i n -
te, de m o d e r n i d a d , ha- r
ciendo i n t e r v e n i r en ella
el elemento c o r e o g r á f i -
co. N o es m a l c a m i n o
é s t e paira conseguir ani- Purita J i m é n e z y
m a r u n poco e l teatro Faustino Arregui
musical, pero j i a y que i r L l u b y G r a n c h a, Carleodopol,
algo m á s lejos s i es v e r d a d que se q u i e r e E n u n a Astris, Tino Gallart y
calvarle. María Elvira
L a idea d e l l i b r e t o es poner en a c c i ó n u n
cuento, con su, p a r t e de f a n t a s í a y leyenda, tuosa; a l p ú b l i c o d e b i ó sucederle lo
mismo, porque, aunque el s u l t á n de.
p a r a d a r l u g a r a IQÍ entrada de unas cuantas j a b a mucho que desear en cuanto
d a n z a r i n a ® , que en torma de hadas d e l bos- a dignidad y empaque, decidió po-
que realizan u n conato de "ballet", y a n i m a n nerse de su lado, y a pesar de a l -
la historieta con sus evoluciones. gunos buenos juegros del europeo, no
le c o n c e d i ó l a s i m p a t í a , que es el
Los medios q u e e l compositor pone e n j u e - a l m a de estos e s p e c t á c u l o s , porque
go para comentarla son t a n modestos como es e l v e h í c u l o de l a compenetra,
ción.
las del l i b r e t i s t a .
E l p r i m e r acto es m e j o r que el segundo, y N o hicieron mucho los elementos
orientales para convencer, y a pe.
é s t e m e j o r que e l ú l t i m o . sar de conocer y aplaudir el arte de
L a " C a n c i ó n de l a rueca", que oimos luego la b a i l a r i n a , cuyo nombre no pode-
como " i n t e r m e d i o " , es u n o de los trozos m á s mos saiber, n i aun con el programa a
agradables, j u n t o con e l " d ú o " para dos v o - la v i s t a : ni el buen estilo córnico del
ces femeninas, que da o c a s i ó n de l u c i m i e n t o emir, t a m b i é n en el a n ó n i m o , t o m ó
alegremente parte en l a representa,
a P u r i t a J i m é n e z y L u i s i t a Solá. Se aplauciió ción, con lo que se produjo u n des-
m u c h o t a m b i é n a Faustino A r r e g u i en sus orden en l a escena que p r e c i p i t ó el
diversos n ú m e r o s . J o s é M a r í n . T i n o Pardo y desenlace.
Pedro Cruz c u m p l i e r o n acertadamente su co- L a m ú s i c a , del maestro Antonio
metido. Cano, no t e n í a fuerza p a r a captar
a i p ú b l i c o : alguna vez s o n ó grata-
L a o b r a f u é bien presentada y los autores mente, pero como el d i á l o g o re ha-
recogieron desde el palco e s c é n i c o los a p l a u - c í a sobre ella, a l p ú b l i c o le p a r e c i ó
sos del p ú b l i c o . — R . S A I N Z D E L A M A Z A . m á s bien un estonio que un atrac-
t i v o y no se pudo apreciar en toda
su i n t e g r i d a d .
1. de l a C .

7
r\ L B E N I Z "

" E L MESON D E L P A T O ROJO"


Opereta "ballet" de don Eduardo M. del Portillo,
música del maestro Romo
Tiene el libro, en cuanto a su m a . i L a p a r t i t u r a se r e p i t i ó casi oor
Bera. y desarrollo, la simple inse- ¿ n t e r o entre grandes" aplausos •* l a
Unidad de un cuento i n f a n t i l , m u y 'obra i n t e r e s ó , se a p l a u d i ó el m o n .
bien aprovechada, taje lujoso y efectista y sonaron
por cierto, puesto grandes ovaciones al f i n a l da los
Hue gracias a ella -tres actos.
y a la libertad de ¡ jnrp-A Tin' T * r * i - w .
movimientos que Jors:e 1,15 L A C L E V A
permife, se eonsi-
gue amplitud y l i -
b?rtad y una f á - f . '
r i l entrada de l a '. ir >
f a n t a s í a , con v e n .
t a j i s para l a va-
riedad.
Asi \os tipos se
lin ai

presentan con una


simplicidad . g r a .
ciosa y entera de
rasgos y los i n c i -
wws dentes pagan del
¿ N ' ' jSS& plano real al i m a .
)wmr g i n a r i o : pero es-
yHK ta ingrsnuidad i n -
f a n t i l en l a f o r m a
se pierde un tanto
en el pensamiento,
en el que hay un
canto exaltado a
la fuerza a r r o l l a ,
dora del amor, un
sentido p a g a no,
un dejo de rebel-
día que pone algo
de estridencia i n .
necesaria en el t.o.
no de cuento es-
M a e s t r o Romo, p e c t a cular con
JPurlta J i m é n e z q u « se i n i c i a l a
y Faustino obra,' que' en otro
Arregui a s p e c t ó es g r a t a
y amable.
E l maestro J e s ú s Romo ha hecho
u n a p a r t i t u r a ampulosa, de grandes
yu*los, con ambiciones s i n f ó n i c a s v
descriptivas, bien construida y de
aciertos m e l ó d i c o s ; pero su n i a y o r
eficacia e s t á en los n ú m e r o s s e n r u
Xloe. en los que, libre de preocupa-
ciones, acierta en el sentido y ejj
l a exipresdón ¡ en toda l a p a r t i t u r a
h a y un dominio orquestal y u n a
acertada i n s t r u i m e n t a c i ó n .
P u r i t a J i m é n e z obtuvo un t r i u n f o 41 f •
p e r s o n a J í s i m o como cantante y ac-
t r i z , L ü i s i t a Sola m o s t r ó su g r a c i a
" s u i generis". Formidable F a u s t i n o
Arresrud . y a c e r t a d í s i m o s J o s é M a -
irin. T i n o Pardo, Podro Cruz, D i m a s
Alonso y ..todo el extenso rep^a^to.

8
"M is dos maridos"
Los srañort^s Paso ( A n t c n l o y
M a n u e l ) n o se h a n esforzado m u -
cho p a r a componer este e s p e c t á c u -
lo arrevisitado de
A L B E N 1 Z : " M I S DOS M A R I D O S " clásica.- fac t u r a
En función patrocinada por la Asociación personal sobre e l
de l a Prensa, hizo anoche su p r e s e n t a c i ó n en t a n t r a í d o y lle-
€ l A l b é n i z la c o m p a ñ í a de operetas y r é v í s - vado tenia de los
'tas de A n t o n i o Paso con el estreno d e l c o n -
f l i c t o c ó m i c o - c o n y u g a l arreyistado, en tires ? j Btaf) gra.ïes. B l b u e n
actos, o r i g i n a l de A n t o n i o y M a n u e l Paso, ' •" ^ oficio t e a t r a l de
¡rrtúslca del maestro M o n t o r i o , con algunos los Paso d a fuer-
n ú m e r o s del maestro L u n a . " M i s dos m a r i - za y a c c i ó n a las
dos". Situaciones v o d e v i - constantes, y na-
¿escas basadas en el e q u í - da nuevas, s i t u a -
voco de personajes, s i no oi o n e s c ó m i c a s ,
acusan novedad, por res- h i l v a n a das o o n
ponder a u n v i e j o y r e - g r a c i a y sertura,
sobado teatro, ofrecen v n a que son m á s b i e n
ancha espita p o r la que p r e t e x t o s de l u -
c i m i e n t o para
brotan los chistes y las
M a r y Beg-oña, L i -
situaciones c ó m i c a s en las
n a R o s a o s , Laïí-
que campea l a gracia i n - sita Cermida..Ma-
Lernretath'a d e actores r y L u z Or)tiz, P i -
tan admirados del p ú b l i - lar J i m é n e z , Ma-
co .iad' ^eñb, como C o - r y Sol Clemens,
metes, .jnácio León y M a r u j a Paso, e l
G ó m e z B u r , s i n los cuales
Mari B e g o í * y
las obras de este g é n e r o , L i n a Rosales. gracioso Gometes,
Cometes Vicente G . B u r I g n a c i o L e ó n , Jo-
tanto pasado, s e r í a n y M a r y B e g o ñ a sé M a r í n , B a r r a -
m u y difíciles de m a n í ¡ n e r s e en escena, se h a n , c h i n a , Salvador
i n j e r t a d o en e l l i b r e t o , cuyo enredo a veces Soriano, O b d u l i o G a r c í a y C a s i m i r o
desorienta a l p ú b l i c o , unos n ú m e r o s musicales, del R í o . L a p a r t i t u r a del m a e s t r o
algunos .de b r i l l a n t e desdoblamiento y de r i t - M o n t o r i o , c o n algunos n ú m e r o s del
mos modernos y otros abarcando m o t i v o s f o l k - piaestro L u n a , l i m p i a jugosa, re-
lóricos, como las evocaciones de S e v i l l a y pleta de matices y tonalidades,
las cuevas de Sacro Monte, de g r a n j u e g o co- a v a l a sobradamente l a b o n d a d del
r e o g r á f i c o y colorido, en los que l u c i e r o n e s p e c t á c u l o , sobre ' t o d o los n ú m e -
M a r i B e g o ñ a , L i n a Rosales, M a r i L u z O r t í z , ros" t i t u l a d o s " E l c u a d r o d»l r e l o j "
M a r i So'. Clemens, L u i s i t a C e r n ú d a , l a sala- v " E n .'. h a r é n " , que f u e r o n m u y
d í s i m a M a r u j a Paso* y la a c t r i z de c a r á c t e r
P i l a r J i m é n e z . Se bisaron algunos n ú m e r o s y,
al f i n a l de los actos, autores e i n t é r p r e t e s oom-
parecleron v a r i a s veces en el palco e s c é n i c o
a r e c i b i r los aplausos d e l respetable, que d i s -
p e n s ó acogida f a v o r a b l e a l a nueva obra.—

MATJRID.—Aotoní»
y Manuel Paso ha«
M f r e a a á o en f) tea-
tttt A l b é n l i la re-
vlsfcs " " l ï s f
r i í M " , cfjva •.^¡Mi.
tura es o íjf - í . (3«
lot m ï f ' s t r ò » Mrrtï"
tari» y T,Tina (Firt*
Sani ftermí-M».)

9
ü
ALCALA
Presentación de ¥
"Acuarelas*
E n «1 A l c a l á h i z o anoche s u pre-
s e n t a c i ó n l a c o m p a ñ í a de revistas
que c a p i t a n e a P a s t o r a Q u i n t e r o ,
con l a m i s c e l á n e a c ó m i c o l í r i c a de
R a m o s de C a s t r o y P e r e l l ó , m ú s i -
c a del m a e s t r o M o n r e a l , t i t u l a d a
"Acuarelas.
L a v e l a d a t u v o caracteres de
estreno. Se r e p i t i e r o n casi todos
loa n ú m e r o s , y t o d a l a c o m p a ñ í a
se s u p e r ó en sus i n t e r v e n c i o n e s .
P a s t o r a Q u i n t e r o e s c u c h ó desde
los p r i m e r o s m o m e n t o s grandes
ovaciones, a s í como t a m b i é n Pepi-
t a M a r c o ; los s e ñ o r e s Cejudo y
G u e r d e ñ o y e l N i ñ o de O r i h u e l a ,
p o r n o c i t a r a t o d o este b i e n con-
j u n t a d o d e n eo, que s u b r a y ó con
a r t e y g r a c i a esta b e l l a composi-
c i ó n de estampas escenificadas,
t a n p l e n a m e n t e logj-adas.
Para todos h u b o constantes
aplausos y l l a m a d a s a escena.
O.

A n o c h e se p r e s e n t ó en el A l c a l á el espec-
t á c u l o "Alegries de j u v e n t u d " , c o l e c c i ó n de
cuadros, y estampas de inspiración, p o p u l a r ,
o r i g i n a l de J o s é M a r í a Legaza. M o t i v o s m a d r i -
l e ñ o s y andaluces, zambras y soleares, f a n d a n -
gos y b u l e r í a s a l t e r n a n con sones a n t i l l a n o s
y con castizos pasodoblei L a m ú s i c a es ale-
gre, garbosa y j u g o s a ' y l a l e t r a graciosa y sin
nada reprochable. L a • i n t e r p r e t a c i ó n c o r r i ó a
cargo de Ip c o m p a ñ í a j u v e n i l de Los C h a v a l i -
illos de E s p a ñ a , donde descuellan los "cantad-
res" en verdadera competencia "jonda": " N a -
r a n j i t o de T r i a n a " , A n t o n i o D u r á n y " A l m e n -
d r í t a de C á d i z " ; "estrellas" como Pepita Se-
v i l l a , M a r i Carmen Salas, Pepita Ortega, el
T r í o Guadalupe, los Hermanos Zarzo, dotados
de una v i s c ó m i c a m u y expresiva; Goyito Re-
yes, "Caracolillo de C á d i z " y u n notable con-
j u n t o de bailarinas y bailarines, llenos de en-
tusiasmo, disciplina y buen arte.
Del é x i t o que obtuvo el e s p e c t á c u l o da idea
e l hecho de que se r e p i t i e r o n todos los n ú -
meros. Legaza s a l i ó a saludar, entre grandes
ovaciones, en u n i ó n d e l director a r t í s t i c o , J o s é
Garcü'a.—A. M- > ~
- ^•"STTTUTO

10
UI U i a

D -

E n el A l c á z a r ee presento ayer Celia G á -


m&z con l a r e v i s t a " L a E s t r e l l a d e E g i p t o " , de
A d r i á n Ortega—autor y
actor excelente—y d e l
inspirado maestro Mar-a-
leda. Celia r e c i b i ó en
n ú
profusión, cestas de f l o -
res y ovaciones, y a l f i -
nal de l a r e p r e s e n t a c i ó n ,
donde c o n l a "estrella
triunfaron Ana Maria
Morales, M a r í a L u i s a
G ó m e z , Teresita Arcos,
1 o s señorefe N o g u e r a ^
R u p é r t , Porres, Espinosa
y e l resto d e ila compa-
ñ í a , d i r i g i ó palabras de Celia G á m e z
gratitud a l público y le
p r o m e t i ó grandes novedades e s c é n i c a s p a r a l a
"'•psente temporada
Presentación de Celia
Gómez
T r a s una temporada de bien gra-
nado descanso, se h a presentado a l
público de Madrid s u "vedette" í a -
vorita, Celia Gámez, que f u é reci-
bida con grandes ovaciones.
Se p r e s e n t ó con l a revista de
A d r i á n Ortega y de Fernando Mo-
raleda " L a estrella de Kglpto", el

O e l l a G á m e z , P e p e Porres, M i -
guel R u p e r t y los autores, M o -
raleda y Ortega
g r a n é x i t o de l a temporada anterior,
y fué, recibida con grandes aplausos.
T a m b i é n f u é aplaudido un nuevo
elemento en l a c o m p a ñ í a , Carlos T a -
jes, fácil y expresivo cantante. T e -
resita Arcos y A n a M a r í a M é n d e z ,
t r i u n f a n t e s en el f a v o r del público.
Celia f u é l a de siempre en gracia

11
12
Anoclie ge estrenó en el teatro Alcázar una

U3
obra de Antonio de Lara, Tono, , titulada
Algo flota sobre Pepe. E l público Scó^ió con
risas y aplausos el primero y el sfgtttrdo acto,
y hacia la mitad del tercero, parte é t los es-
A L C A Z A R : E S T R E N O D E "D. P E R I Q U I T O " pectadores hizo patentes, ostensibles' mues-
Con l i s o n j e r o é x i t o se e s t a ñ ó acoche en t í tras de desagrado, que
^ ' c á z a r , el juguete c ó m i c o , en tres ectos, de doti se acentuaron al termi-
J o s é de Lucio, " D . P e r i q u i t o " . M a n t u v o desde
las p r i m e r a s escenas el i n t e r é s de los especta- nar la representación.
dores y puso una vez m á s de r e l i e v e :ias dote; E l autor salió a saludar
de buenos comediantes de V a l e r i a n o L e ó n j al fin de cada jornada
A u r o r a Redondo, que d e l i n e a r o n sus respecti- en unión de los intér-
v o s personajes con briosos perfiles, siendo pretes.
a p l a u d i d í s i m o s en d o s m u t i s y d u r a n t e ' e f d e s - Valeriano L e ó n de-
a r r o l l o de la r e p r e s e n t a c i ó n , acertadamente se- fendió con sus mejores
cundados por Adela G o n z á l e z , Carmen Uncela,
recursos de actor el pa-
V i c t o r i a R o d r í g u e z . M a r g a r i t a M u ñ i z , Francisco
C h u l i á , De Osca, Benitez y Briones. A l f i n a l de pel de protagonista, y
cada uno de ¡os actos el t e l ó h se l e v a n t ó v a - A u r o r a Redondo fué la
r i a s veces en h e j o r d e r autor^e - interpretes de g r a n actriz de siempre,
la obra, cuyas escenas, movides y animadas por I llena de gracia y de n a - A u r o r a Redondo. P a -
turahdad. En el traba-blo Muñoz y' Vale- .
1 h á b i l e s contrastes y recursos teatrales, a r r a n - j o concienzudo y eficaz laño L t d n r '
caron el aplauso de los espectadores. Hemos de íes acompañaron con to-
declarar a fuer de sinceros que asistimos al es- do entusiasmo Victoria Rodríguez, M a r í a ' d e l
t r e n o de esta nueva p r o - Carmen Uncela, Adela González y lo-s seño-
ducción c o n el pre-
j u i c i o de v e r u n juguete res Muñiz, Asea, Benítez. Briones,!jA^aide,
c ó m i c o v i e j o estilo, pero Brieba, Rágel, Alcaide y Chuliá-
l a v e r d a d es que nos e n -
frentamos con u n a o b r a
en l a q u e el veterano "Tono" llama "función" a su humdtfilifca in-
autor, coa una plausible v e n c i ó n teatral "Algo flota sobre Peffe'i Para
r e c t i f i c a c i ó n de p r o c e d i - hallarse deliberadamente al margen de lo que,
miento, ha trazedo una p u d i é r a m o s designar "oreiiciones escénicas nor-
fetfsa d i v e r t i d a q u e en males..." Pero la anormalidad, en el teatro y
muchas escenas a d q u i e - en la vida, encierra un grave pieligro.; Salirse
re e l r a n g o de comedia de la órbita corriente implica una os.ada y
c ó m i c a p o r l a feliz o b - audaz ambición. L o difícil es conseguir que ese
s e r v a c i ó n de los t i p o s y propósito prenda en el público y sea. aceptado
p o r l a ftábil traza d e l por él, cosa a la que, desde luego, no se ex-
d i á l o g o , bastante l i m p i o ponen ios que en la literatura teatral /se limi-
tan a seguir el camino trillado, usual y co-
de c h o c a r r e r í e s , y de i n - Aurora Redondo, V a - rriente.
tensa fuerza c ó m i c a en leriano L e ó n y Adeja
laa situaciones y finales González Desde el comienzo de la acción advertimos
de acto. Y como e l asun- en "Algo flota sobre Pepe" una tranv» de Ju-
to, s i n o acusa novedad, s i revela u n a esti- guete cómico—el marido que pretendo; ocultar
mable mej-ora en la factura y desarrollo, f e - sus veleidades matrimoniales e n r e d á n d o s e cada
l i c i t a m o s a l a u t o r y l e alentamos a perseve- vez m á s en sus propias mentiras—. A esta u r -
r a r en e l camino emprendido.—J. C. V . dimbre tan traída y llevada en el \teatro,
"Tono" ha sabido inyectarle un d i á l o g o tan dis-
paratado como gracioso, lleno de felices ocu-
rrencias que, como queda consignado. e4». l a r e -
seña, provocaron la hilaridad del auditorio en
el transcurso de los actos primero y .^egimdo.
Poro al Uega;- al acto tercero, como ,acción
desmaya y languidece, carece de n o v u b d y de
sorpresa, y s ó l o ge apoya en la inveiMf^BÜlilud
y en el absurdo, ese humor que se;WM^ úni-
camente en volver del r e v é s los tójMwT y las
"frases hechas" o en aludir a temas de actua-
lidad como el de l a escasez de ciertos comes-
tibles, no sirve para mantener la atención* ni
el interés de los espectadores. Y "Táno", per-
dido el hilo débil que s o s t e n í a la tensión iró-
nica de su farsa, llega al desenlace de « n modi
absurdo, con l a riña y . e l disparo, q b ç tanta
veces hemos censurado por su violei]
llamado g é n e r o "astrac^nesco".
De la "función" de "Tono" quedl
acento h u m o r í s t i c o , siempre nuevo
y no ae mantiene el flojo desarrollo
to, que no alcanzó l a finalidad propuesta.—/
fredo M A R Q U E R I E .

13
AUCAZAR

"ALGO F L O T A S O B R E P E P E "
JUGUETE COMICO D E TONO
I>o cuando en cuando se repito el aporta interés, ni l a gracia efectiva
f e n ó m e n o en los autores cómlcoa: a y eficaz de l a situación.
fuerza de buscar, de perseguir, de Tono se h a visto en este caso, y
Inventar el chiste, acaban por darle ni el talento de Aurora Redondo, l a
una importancia tan excesiva, que v i s c ó m i c a de Valeriano León, l a
lo consideran fundamento y base de gracia sincera de Mufiiz, ni los es-
l a comedia. Tenemos infinitos ejem- fuerzos loables de Adela González,
plos de obras fracasadas, no a pe- Carmen Uhceta, Victoria Roürtguez,
Bar del chiste, sino por causa del
chiste, porque confiado en él, el a u -
tor descuida asunto, situaciones,

5
personales e incidentes.
ILlevado de esta confianza, Tono
•çkonAS a* ha preocupado del asun-
to; h a dado por bueno el dècrépito
fiel hombre estudioso, formal y se-
rlo, que da en calavera y .tuerguia-
ta, y aprovecha l a tradicional si-
t u a c i ó n de ! a vuelta de una b o r r a -
chera, durante l a cual se han hecho
disiparates-; trabajo le habrá costado
a Valeriano León no decir l a frase
famosa del somibrero c o r d o b é s : "¿De
quién s e r á este sombrero ancho, que
me e s t á estrecho?"
Cuando se parte de situaciones
Iguales, es lógico que los incidentes
«o parezcan, y surge, como es natu-
r a l , l a tweocujpaclon y el miedo a
las coincidencias demasiado paten.
tes, y cuando no se ocurre nada
nuevo se da en lo plano', en lo l a r .
go y en lo ahodlno, y esto no se
arregla con el regocijo m o m e n t á n e o
fie un chiste, que hace reír, pero no

Valeriano León, Adela Gonzá-


lez, A u r o r a Redondo, C a r m e n
Unoeta, Pablo M u ñ i z y Tono

Alcalde, Briones, Ragel y todos los


inténpretes pudieron ç v l t a r que, a
pesar de risas que premiaron algu-
nas buenas ocurrencias, se oyeran
a l Anal ruidosas protestas.
Jorge, D E L A C U E V A

14
3
r a sensible y dulce; o el detective aficionado
L a farsa t r a g i c ó m i c a E l vampiro de.la calle que fracasa en sus deducciones y en sus dis-
Claudio Coello se estrenó anoche en el Alcá- fraces, y que a l final pecha con una culpa
zar. Sus autores, Juan Ignacio Luca de Tena que no h a cometido... L a d e c l a r a c i ó n de amor
y Luis Escobar, salieron a saludar al f i n de é n griego y l a mudanza que se opera en el
ájiimo de los personajes femeninos d é la obra
los tres actos, mientras
al ser ^tacadas por el "vampiro" son tam-
ej telón , sa alzaba mu- b i é n ejemplos del positivo acierto c ó m i c o que
chas veces entre, gran- encierra l a parodia, destinada simplemente a
des ovaciones. E i públic entretener y divertir a l auditorio, sin nrás
co siguió el ç u r s o de la j complicados propósitos.
divertida acción' entre ' L o que sucede es que *1 concepto teatral!,
inasistentes manifestacio- Ja c o n d i c i ó n literaria y el dominio de los re-
neis; da hilairiflad! imás sortes e s c é n i c o s de Juan Ignacio L u c a de Tena
acusadas en los actos y de L u i s Escobar se hacen patentes a lo large
primero y segundo que de Ja farsa, aúneme ésta pertenezca a un gé-
en el tercero. Valeriano nero teatral de arte menor.. Y eso se adv¡erl(
tanto en el desarrollo de l a trama co:no er
L e ó n, que hizo una
l a i n v e n c i ó n de l a figura del protagonista
c r e a c i ó n cómica m a g n í - un estudiante cuya^ finalidad no es l a de apro
fica en la .figura del Pro- bar, sino la-de que le, suspendan siempre, pin
tagonista,, fué aplaudido
en un mutis. A u r o r a toresca, c o n t r a d i c c i ó n que los autores saben
Redondo le, d i ó la répli- ?efid?n„d%T;l¡ justificál oon excelente gracejo.
ca-justa ^ o p o r t u n a con ^ Juán^! L o mejor de " E l vampiro de l a calle de
su habitual m a e s t r í a es- naci0 L u c a de T e n a Claudio Coello" es un gozoso desenfado y a l .
g ú n apunte sainetesco de castiza o b s e r v a c i ó n .
cérjica. Y en el éxito
L o m á s d é b i l es el tercer acto, y dentro de él,
participaron con excelente actuación Tota el desenlace, porque, en realidad, el enredo
Alba-^-originalísima • " S i s t g m á t i c a " — , Adela t e n í a una salida l ó g i c a poco menos que im-
G o n z á l e z , M a r í a CaTrascov V i c t o r i a Rodrí posible, y los autores no han vacilado en ter-
gucz, Margarita' M u ñ i z , Matilde A r m i s é n : minarla, s i n s u j e c i ó n ninguna a l a verosimili-
los' Sres. ' C h u l i á , Benítez, Miuñiz, Alcaide tud. Pero en el terreno de l a eficacia teatral,
este reparo no d a ñ a al positivo é x i t o c ó m i c o
Brieba, Ragel, Briones y B . Salinas. E l md
d* l a obra.—Alfredo M A R Q U E R I E .
ivimiento escénico de la farsa—nada fácil, po
cierto.—estuvo cuidadísimo y . c o n t r i b u y ó po-
sitivamente al triunfo de la obra. Los bocetos
de -decorado, dcL Vicente Viudes, realizados
por L ó p e z Sevilla, prestaron d ' ambiente
opórtuiío.

Y a los autores de " E l vampiro de l a calle


de Claudio Coello" advíctierom en l a nota pr&-
v i * a l estreno que su obra rondaba l a fron-

c tera, del juguete c ó m i c o . E n efectq, se trata de I


una humorada., de una d i v e r s i ó n e s c é n i c a , con I
l a que J u a n Ignacio L u c a de T e ñ a y L u i s E s -
cebar, que tienen bien probadas capacidad y
aptitud p a r a otros g é n e r o s teatrales m á s i m -
portantes realizan una i n c u r s i ó n por los te-
rrenos de l a farsa hilarante. " E l vampiro" en-
traña, en primer t é r m i n o , una i n t e n c i ó n oa-
ricaturesca y parodística: se burla donosa y
atrevidamente (porque en el asunto hay de-
talles de ingeniosa y maliciosa picardía) de
cierta especie de producciones c i n e m a t o g r á f i -
cas t e r r o r í f i c a s . E l acierto dp l a escena ini-
cial—una s á t i r a <le los estilos p e r i o d í s t i c o s — o
se enlaza con tipos y situaciones felices, tales
como el hombre de apariencia feroz y m a l -
humorada, que en el fondo es" u n s é r de tierna
c o n d i c i ó n ; l a profesora de c a r á c t e r seco y
adusto, á l a que el amor convierte en criatu-

15
16

AL C ^ Z A R

" E l vampiro
de ia calle Claudio Coello"
FÀKSA TRAGICOMICA DE DON
> A c i e r t a n los autores en calificar vampiro,JIJANuna, IGNACIO
a t r a c c i ó n ' cainLUCA
primi-
DE TENA
J « farsa su ¡produoclón, Y DON
porque el tTJIIS
i v a que ESCOBAR
b a é e desmerecer a todos los
personajes femeninos, menos los eh
i tono h u m o r f a t í c o da carálcter a l a
i obra, y aunque e\ caso t e r r i b l e <le oarnawios por A u r o r a Redondo, porZ
desdoblaimienio de l a personalidad que le d a cr/mo una explioRcíón r o -
sea verdaderamente trágrico, no lo jná,ntica, sentimental y hasta com-
exponen asi los autores, y sólo a p r o . pasiva, que lo dignifica, y el hecho'
vechan las derivaciones c á r n i c a s que por T o t a * A l b a , porque tiene u n a
del hecho central so deducen; precl_ r a í z Intelectual que io dignlíioft a l
s á m e n t e en &sto estaiba l a o r t ^ n a i t quitarle l a n o t a d» Instinto prími-"
dad de l a obra, que, enfocada en « u tlvo.
especio t r á g i c o , no p a s a r í a de ser E l ttpo de Valeriano L e ó n l i e n * i
un coso m á s do los t a n t r a í d o s y unaa coraplicacionea sentimentales i
lievadoí! desdoblamientos. y unas derivaciones c ó m i c a s que, al 1
Y (porque sa enfoca ajsí,, con ga- complicaa-lo, le dan humanidad, que ¡
i Uarda d e s p r e o c u p a c i ó n , so' acierta lo aproxima al e s p é c t a d o r , que es
no sólo en una constante b u m o r i s - tanto como darle s i m p a t í a .
t í c a , que comifenza con l a o r i g i n a l Y eujtre estos personajes no sólo
exposición, sino con u n f i n o desfilo l a s i t u a c i ó n , sino loa Incidentes d e '
de tipos, m:is acentuadoa lo» masou. ella tienen l a nota constante da
linos que Icss femeninos, con ca- un humorismo, quo a veoea da en la
ractxA^ea no sólo explicados, sino l ó .
frajtica comicidad, que no restan na-
da a l i n t e r é s .
' L a I n t e r p r e t a c i ó n , f u é perfecta,
medida, precisa, sin que l a ijjbeci.
sión restara nada a l a sencillez y a
l a eaporitaneidad.
A u r o r a Redondo, finísima actriz,
dió un tipo de e o ñ a d p r a sentimen-
tal, rico en ternura, de verdadera
belleza. T o t a A l b a hizo l a f i n í s i m a
caricatura de una americana Inte-
lectual, sin que l á c a r i c a t u r a res-
t a r a verdad en ú n difícil equilibrio.
M u y bien A d e l a Gonzáieí!, M a r í a C a .
rraaco y V i c t o r i a R o d r í g u e z . V a -
leriano, magnifico en s u Upo de i n -
feliz tarado .por el v a m p i r i s m o . M u y
gn-acioso Ohuüiá, B e n í t e z , M u ñ l z y ,
en generaJ, todos.
U n a grácdosa alhisión. a l tono a
ios pertódlcoa m a ü r H e ñ o s produjo
l a p r i m e r a explosión en e l púlblico,
y y a en íra.nco i n t e r è s y en decidi-
do " é x i t o , siiguió la ¡ r e p r e s e n t a i t ó n
entre risas, aplauroa y llamadas.
Jorfe D E L A C ü t e V A

J o a n Ignacio L . d « T e n à y L n l s
E s c o b a r con los actores A u r o r a
K«loin¡do, Vaíe^iano L e ç n , Adela
G o n z á l e z , Ohuliá T o t a A l b a y
Muñ'ix.
gtcos. H a y variedad t a m b i é n en los
tipos fetmenlnos, que se Iniois.n con
gi-ax;losa diversidad, pero que v a n
fundiendo en el denominador c o m ú n
d e l a a t r a c c i ó n morbosa hacia el

17
l

u
(K

i H

,5 w. w w

18
"EL CAFE DE MADAME GISELA"
Enricrue Osrf* TinUo*
Novela escénica de dcp] Acaso sea porque el autor, cons. I
E s tan profunda, sustancial y bá. c í e n t e o inconscientemente, no e m . I
sica l a influencia del ambiente, quf, plea el diálogo duro, violento y es- '
no sólo d a personajes, sino que iim. cueto, propio de los habituales del
pone l a manera, l a técnica, «i riV bar, y se v a tras delicadezas p o é .
mo y «1 ánodo, y como todos estos- ticas.
elementes Informan l a acción, e4 Surgen varios arranques de ac-
deduce que ella es t a m b i é n como ui> c i ó n : Ja e s p í a comunista, u n a r i v a .
resultado del ambiente, puesto ^ue^ lidad entre dos hombres..., y todo
lo t a o d i í i c a y lo orienta y 1« da ca-. so v a apagando de manera que lo
ráoter. l í o produce las onismas con- que se ve en escena es como u n
secuencia» mn insulto a ibordo do un? eco tenue de lo que pudo ser fuente
barco pirata quo en un convento de
benedictinos. de Interés v i v í s i m o . S ó l o queda el
encuentro de un hijo, que se adivi-
D e aquí fie deduce que cuando se. n a antes de que el autor lo declare,
enfoca un amlblente hay que tratar- y el sacrificio de l a madre, cosas
lo con todas eus consecuencias y- tan vistas, que no compensa l a le-
admitir valiente y radicalmente to-' j a n í a de Nagasaki.
das laa Influencias del lugar de a c '
ción; ihay otro medio: i r ai contras-' Quedan, afortunadamente, p a r a
te rudo, vigoroso y enérgico, comoi demostrar las posibilidades del a u -
pudiera »er el do tina cuadrilla de, tor, algunas Ibuehas pinceladas, en-
facinerosos, arrodillados y contritos tre ellas las que pintan a madaroe
por l a predicación de y n santo. Clotilde, magnifico tipo, do gran ca-
Cuando no se d a fuerza en l a p i n . ! lidad y una de las mejores realiza-
t u r •a n i el vigor e n é r g i c o de u a con- ciones de T á r s i l a Criado, qu* le v a .
lió j u s t í s i m o s aplausos.
IDa representación adoleció de len-
titud, que se u n í a a l a falta de ner-
vio del libro y apagaba toda, vibra-
c i ó n y todo momento pasional. M a -
r í a Arias, dentro de s u buen arte,
no d l ó l a nota fuerte y e n é r g i c a do
voluntad decidida, que parecía con-
sustancial con el tipo. Rosario Gar-
cía Ortega casi no tuvo o c a s i ó n de
hacer ni de decir, cuando pudo en.
c e n t r ó un eco de lejanías, de r e c u e »

dos y de miedo bien acusados. L a


a c c i ó n de L a u r a Alcoriza quedó
truncada por el autor, y so le f u é
toda acción. Muy bien Pedro Por-
cel e n un tipo contenido. Carlos
D í a z do Mendoza, fuera de ambien-
to por culpa do l a obra; el autor
le hace decir unas h e r e j í a s senti-
mentales, y como u n a sombra sen-
timental pasa por l a obra. E s mag-
Cande!, M a r í a A r i a s , P a q u i t a nífico el conjunto de primeras fi-
Ferrándiz, Pedro Porcel, Rosa- gunas reunido en esta c o m p a ñ í a ,
rio G . O r t e g a y Pedro G i l que c o n s i g u i ó un espléndido acopüa-
miento y u n a seguridad digna de
admiración y de aplauso.
traste, so cao en lo indeciso, en lo
opaco, sin el entono do claroscuro E l público e s c u c h ó l a comedia con
Intenso y firme. gusto, aplaudió algunos momentos,
U n c a f é cantante en Nagasakl, y en los finales de acto solicitó l a
cercano a l puerto, « e n e y a una presencia del autor.
fuerza de e v o c a c i ó n que pide l a ma- Jorge D E L A C U E V A
nera-de eguafuerte; el autor lo tra-
ta como s i lo pintara a l pastel, y
se echan do menos los tonos ente,
ros y briosos: audacia, violencia,
pasiones exaltadas, riñas, choques...
y, sobre todo, el fondo obsesionante
del mar. Todo es, poj* el contrario,
discreto, sencillo y apagado; se h a -
bla de negocios de contrabando, que
quedan en palabras; se acumulan
elementos de p a s i ó n que no esta-
llan; h a s t a l a d u e ñ a del antro
muestra u n a maldad lenta y apaga-
da, con escape» sentimentales, que
rima con el tono desvaido del am-
biente.

19
Estreno de "El café de madame Gi-
sela", en el Alcázar
E n el A l c á z a r se e s t r e n ó anoche la novela
e s c é n i c a ó r i g i n a l de E. O s e í e Robles, " E l c a f é
de madame Gisela", que
p o r su ambiente e x ó t i -
co, v i v a p i n t u r a de t i -
pos y briosa e x p o s i c i ó n
d e l terna, g a n ó desde
las escenas iniciales el
i n t e r é s del p ú b l i c a , que
r e q u i r i ó al f i n a l de cada
acto, con c á l i d o s aplau-
re f
sos, la presencia del
autor- T u v o la obra un,
b r i l l a n t e reparto, ya que
cada personaje f u é u n
r e f l e j o p o r el arte de
actrices y actores d e
cuanto puede ofrecer la María Arias, Pedro
h u m a n i d a d en los bajos G i l y Enrique Osete
fondos sociales. Maria .
H ;i3 ja
Anias, m a g n i f i c a en la i n t e r p r e t a c i ó n de " G i -
sela", t u v o admirables reacciones, logrando uno
de sus m á s grandes é x i t b s de actriz en e l d r a -
m á t i c o f i n a l del segundo acto, en el que es-
c u c h ó una prolongada o v a c i ó n ; o t r o t r i u n f o
i n t e r p r e t a t i v o a l c a n z ó Társi'.a Criado, en la
c a r a c t e r i z a c i ó n de "Madame Clotilde", siendo
ovacionada en un m u t i s . M u y acertados, Rosa-
rio Garcia Ortega, " L a u r a A l c o r i z a , M a t i l d e
Moreno, Carlos D í a z de Mendoza, Alfonso Can-
del, Pedro Porcel, Pedro G i l y T i t o M e d r a n o .
E x p o n e ei Sr. Osete Robles en su n o v e l a
e s c é n i c a , a manera de aguafuertes humanos,
una serie de tipos interesantes en sus v a r i a -
das p s i c o l o g í a s d e n t r o .del ambiente de un,
c a f é en Nagasaki,' por el que desfilan los m á s
h e t e r o g é n e o s elementos, y en e! que se des-
a r r o l l a u n intensa d r a m a . Las escenas, de
d i á l o g o ágil, e s t á n desarrolladas con buena
t é c n i c a t e a t r a l , l o que lleva al p ú b l i c o a se-
g u i r con i n t e r é s la t r a m a hasta su desenlace,
qiue p o r inesperado, es de m u c h o efecto, y ,
p o r l o tanto, d e t e r m i n a n t e del éxito logrado'
p o r " E l café de madame Gisela".—J. C. V .

20
1 í
Homenaje a la memoria de los
Quintero, en el Alcázar
T u v o el homenaje r e n d i d o anoche en el A l -
c á z a r a l a m e m o r i a de los insignes c o m e d i ó -
grafos S e r a f í n y J o a q u í n A l v a r e z Q u i n t e r o ,
m u c h o de f e r v o r o s a y encendida o f r e n d a a l
r e c u e r d o de l o s autores
sevillanos. ¡ Q u é evoca-
dores r e c u e r d o s suscita-
ba entre la gente ya m a -
dura d e l estreno de "Las
de C a í n " , e n aquella
i n a u g u r a c i ó n de t e m p o -
rada en la Comedia, el
3 de o c t u b r e de 1908!...
Por cierto que el i n o l v i -
dable " F l o r i d o r " , c r i t i c o
t e a t r a l de A B C, al d í a
s i gu i ente d e l estreno,
d e c í a q u e el p ú b l i c o ,
ante l a e x p e c t a c i ó n des-
pertada p o r l a comedie Maria L u i s a Tejedof '
de los ingeniosos escri- y Pedro Porcel
tores sevillanos, había. •
agotado l a s localidades, y q u e muchas p e r -
sonas t u v i e r o n que resignarse ^ v e r l a obra

en" s i l l a s que galantemente puso el Sr. Es-'


cudero, a su d i s p o s i c i ó n . Luego, analizando
i a .comedia, expresaba: "Las de C a í n " es, ante
•todo y p r i n c i p a l m e n t e «n el acto primiero, una.
a d m i r a b l e i m p r e s i ó n documentada con el cer-
itero arte do c t o s e r v a c i ó n y de retentiva que
posQsn los autores de " E l genio alegre", de
l a c a r i c a t u r a humana y del ambiente saine-
<ie?co q u e r e p r o d u c e n con e n v i d i a b l e maes-
tría."
' E n este ambiente de honda e m o c i ó n a r t í s -
t i c a se de&a.rrolló el homenaje, q u e f u é o f r e -
c i d o con l a l e c t u r a de unas cuartillas de E n r i -
q u e J a r d i e l Poncela exaltando cuanto de sana
a l e g r í a y aleccionadoras e n s e ñ a n z a s contieme
t o d o el teatro u u i n t e r í a n o . Se s u m a r o n al
a c t o con inspiradas ofrendas p o é t i c a s , Luis
F e r n á n d e z A r d a v í n y J o s é Méndez Herre-
ra, ensalzadoras de las f i g u r a s de los Q u i n -
t e r o . Y s i g u i ó luego l a r e p r e s e n t a c i ó n de " L e í
de C a í n " , en la q u e encarnaron los respecti-
vos personajes, M a r í a A r i a a , T á r s i l a Criado.
P e d r o P o r c e l , Alfonso Candel, Carlos Día2
de Mendoza, E o s a r í o G a r c í a Ortega y M a r i s
Luisa Tejedor, l u c i e n d o ellas y ellos e l ves-
tuario de l a é p o c a en que f u é estrenada la
üomedia. Para todos h u b o c a r i ñ o s a s ovacio-
les d e l p ú b l i c o q u e llenaba l a sala.—.T. C, V .

21
22
6a feí^iu MiVd/m
BEAXRIZ
"Arco Iris"
C o n el t í t u l o g e n é r i c o d « "Arco
i r i s " se p r e s e n t ó a y e r « n el B e a -
t r i z n n grupo de j ó v e n e s noveles
galardonados en el ¡reciente oon- BEATRIZ
cunso r a d i o f ó n i c o d e n o m i n a d o
" F i e s t a en el aire".
L a velada f u é u n a c o n t i n u a c i ó n Presentación de la
de l a final de este certamen, t r a n s -
c u r r i d a d e n t r o de u n « m b i e s i t e compañía Bassó-Navarro
completamente f a m i l i a r y partl- C o n l a famosa comedia quinte-
E l terprovlisado étenoo o u m p l l ó r l a n a "lias flores" se p r e s e n t ó t a n
excelente coenjpañia. T i e n e l a co-
dignamente mi cometido s i tene- media u n t a n - i n -
moa en c u e n t a l a modestia del dicado r e p a r t o
entre el grupo de
artistas ^ue diri-
ge N i c o l á s N a v a -
rro, y, m á s toda-
fe vía, coincide de
' tal m a n e r a con el
sentido y m o d o
de todos, que l a
reposición tuvo
frescura de estre-
I no; de t a l mane-
r a fueron senti-
dos tiipos y per-
sonajes y enrique-
cido c o n tantos
matices propios.
5 M a r í a Bassó,
buena a c t r i z co-
mo siemipre, sin-
t i ó en a n d a l u z
M a r í a B a s s ó y puro de l a Maca-
M a r í a E s p e r a n - r o ñ a el tipo de l a
ta N a v a r r o m a d r e celosa y
orgullosa de sus
Isabelita Sánchez, Celia' Blan- hijas; a M a r í a E s p e r a n z a le vino
co, J o s é G a l e r a , C a r m e n C a s a - justo el tipo entre inocente y pa-
m i b l o e Irene Vilche» sional de R o s a María, como a C a r -
inen E c h e v a r r í a d tipo venenoso
especticulo. N o tiene duda que da- de l a comadre; M a r í a A n t o n i a G a -
tos seleccionados poseen cualidades go, R o s a r i o Molina y M a r u j a L á -
p a r a que en s u d í a puedan a c t u a r zaro vistieron de humanidad sus ti-
en a l g u n a c o m p a ñ í a profesional. pos. •>
P o r eso l a r e p r e s e n t a c i ó n de ano-
c h e no podemos enjuiciarla con l a N i c o l á s N a v a r r o c r e ó u n abuelo
debida amplitud. dentro de l a sencillez del papel 5
del tipo; J o s é G r a n j a hizo u n mag-
Se destacaron en l a velada Isa- nífico B a r r e n a , y acertaron J o s /
belita S á n c h e z , m u y bien de voz V í u , F i l i b e r t c Gemborino y R a
y de gesto; C a r m e n C a ^ r r u b i o , m ó n Caballero.
L i m a N a m o r , bien de voz y estilo; H u b o momentos de verdaden
Irene V i i c h e s , C e l i a Blanco, Sole- e m o c i ó n teatral, y l a representa
dad Guerrero, J u l i t a R o d r í g u e z , o i ó n t r a n s c u r r i ó entre constante:
R i c a r d o F a r r a g u e s , magnifico re- aplausos.
citador y actor; J o s é Galera, J o s é
P a s c u a l y R a ú l P e r n i a . P a r a todos J . de l a C .
hubo muchos aplausos.

23
o - l ò
Anoche se estreno en el Infanta Beatriz i ;
comedia de Wa'lter Ellis Bcdtinc Story, tra
ducida por F é l i x Ros con el título L m m llem "LUNA LLENA PARA TODOS"
para todos. L a versión española es excelent'
., y el adaptador salió a
Comedia de Walter Ellio, traducción de don Félix Ros
E l a u t o r original, acostumbrado a,
saludar al fin de los tres un teatro intenso y lleno de i n q u l e .
actos -entre m u c h o s tudes, parece que hace u n alto, y
aplausos.- M a r í a Espe- como descanso noa regala esta co.
media, sencilla y amable, que és
ranza Navarro fué pre- como una glosa lejana del cuento
miada con dos ovacio- de l a Cenicienta, que i n t e r e s a r á
siempre, porque el e s p e c t á c u l o de l a
nes en otros tántos mu- injuaticla y de l a bondad h u m i l l a -
tis e interpretó su pá- da son elementoa d r a m á t i c o s de
fuerza permanente.
p*el con tan buen estu-
E l acierto de l a glosa es el de co-
dio cerno soltura, gar- locarlo en é p o c a actual, que y a
bo y gracia. Aunque equivale a decirnos que l a i n j u s t l .
e x a g e r ó un poco los'
efectos al final del se1-1
cia es de todos los tiempos, y ador,
narlo con notas reales y posibles y
con documentos humanos, como ese
O
gundo acto, lo cierto es María Bassój ^ p e . encantador t í o Toby, u n poco des-
garbado, pero bueno y sencillo, que
que, salvo ese defecto, ranza Navarro y M a - viene a hacer el cimpá-tlco papel de
l o g r ó una magnífica r í a Antonia López hada protectora, ' mas conmbvedor
por m á s cercano a t r a v é s de sus
creación en el persona- Gago p e q u é ñ a s ridiculeces, siempre gra-
je central de la come-1 ciosas, y de su a f á n do regalar ta-
dia y probó, una vez más, su biien lograda rros de mermelada.
calidad de actriz. Nicolás Navarro, & un tipc T a n suave es l a comedia, que has.
t a las perseguidoras de l a pobre Ce.
genérico de extraordinaria simpatía, y .María nlclenta parece que no l a persiguen
Bassó -em su graciosa "lady Blundell", par- por m a l d a d pura, sino m á s bien por
ridiculez y por I n c o m p r e n s i ó n .
ticiparon en el éxito en unión de M a r í a An- Este tono suave, que sin perjudi-
tonia L . Gago, y los Sres. Vivó, Giménez car ai i n t e r é s hace t a n g r a t a l a
Granja, Caballero, Robles y Gamborino. obra, fué captado y fijado por todos
los i n t é r p r e t e s en u h acierto t o t a l ;
pero dentro de él destaca con m á s
fuerza, m á s que el acierto, el t r i u n -
" L u n a llena para todos" es una comedia in-
trascendente, ligera y divertida. Su gracia nac» fo de M a r í a Esperanza Navarro,'
m á s que de las frases, de las situaciones -y que a c u s ó u n temperamento com-
en eso radica su .buena condición teatral. E x a - pleto de magnifica a c t r i z ; ella, la
minado su asunto a la ligera pudiera confun- Cenicienta, tiene t a m b i é n su noche
dirse con el tema de una "novela rosa"—va- de . t r i u n f o , en l a que h a de pasar
por una s r a n dama francesa: nada
riante moderna de " L a Cenicienta", c o m o ,faltó en esta i n t e r p r e t a c i ó n : e í e g a n ,
dice F é l i x Ros en su "antecrítica", peripe- cia refinada, dejos del gran mundo"
actitudes, gestos y e n t o n a c i ó n d i g .
cia y aventura de una muchachita s o ñ a d o - nos de l a actriz m á s exquisita, y
ra y fantástica <jue se ve envuelta por ex- dentro de todo esto, que es lo m á s
ces'o de audacia en un enredo novelesco—. a r t í s t i c o y sorprendente, unas finí-
Pero si se piensa un poco en la m e c á n i c a es- simas notas, m á s que de caricatura,
c é n i c a que preside la acción, se observa que de humor, y un dejo impalpable que
Walter E l l i s lo que ha hecho es intentar o recordaba en todo momento que era
l a Cenicienta que h a c í a pinitos de
ensayar una experiencia curiosa e interesante: gran s e ñ o r a ultrarreftnada. A p l a u d i -
utilizar los embrollos, los recursos, las intri- da en dos m u t i s , "fué galardonada
gas y las situaciones clásicas del vodevil, sin con una o v a c i ó n entusiasta, que ha-
omitir el trastrueque y confusión de personali- rá, é p o c a en su v i d a de a c t r i z .
dades, pero huyendo deliberadamente de cual- Nicoláa N a v a r r o l o g r ó un acierto
quier escabrosidad. E n suma; ha demostrado de esos en los que cada frase y cada
que, sin caer ni bordear lo escatológico, puede gesto es un rasgo del c a r á c t e r del
escribirse una comedia de enredo ingeniosa, tipo. M a r i a Basso, t a n buena a c t r i z
como siempre. M a r í a A n t o n i a L . Ga-
amena y entretenida. Incluso en a l g ú n momen- go, J o s é Vives, m u y d i g n o ; J o s é J i -
to, como aquel en que se dicen las frases que m é n e z , movido, acusando u n tempe,
dan origen al título, Walter Ellis ha logrado ramento m e r i d i o n a l : Granja, en una
una fina e m o c i ó n poética, en la que participa buena escena; J o s é Robles, todos,
dignos de los aplausos que recibie-
el cariño con que ha sido tratado el tipo de ron, « n u n i ó n del t r a d u c t o r , que, a
"Tío Toby", quf! recuerda al de algunas entra- pesar de algunos galicismos insis.
ñables invenciones de Dickens. tentes, h a hecho una Justa y digna
labor.
Por ello, "Luna llena para todos"—comedia a
l a que sobran algunas reiteraciones narrativas Jorge D E L A C U E V A
de hechos ya conocidos por los espectadores—es
una obra de contenido agradable y divertido,
quo cumple exactamente la firíalidad propuesta
y que merece, en general, elogio y aplauso.—
Alfredo M A R Q U E R 1 E .

A -

24
"2 0
En el Infanta . Beatriz se estrenó la comedia "Las íiueras",
de Leandro Navarro
nocidos o a temas de c o n v e r s a c i ó n casera,
i Félix Ros ; Anoche se estrenó en el Infanta Bfatriz 1 como la escasez de pisos, las restricciones los
comedia Las nueras, de 'Leandro Navarrc permisos de importación y el auge del- folklore.
E l público subrayó con sus sonríïas algiuna Lamentamos de veras la equivocación su-
alusiones y momentos graciosos de la obra frida por D. Leandro Navarro al olvidarse de
splaudi'ó mucho al fi- que sin exposición, nudo y desenlace sin pa-
sión y sin acción, sin trama ni conflicto no
nal- de los actos mien-
puede escribirse una abra de teatro. E l autor
tras el telón se alzaba de "Las nueras" tiene bien probada su expe-
reiteradamente en honor riencia escénica y, francamente, no acertamos
del autor—que no pudo a comprender el « r r o r en que ha incurrido
j s a l i r a saludar por ha- Deseamos que en su futura labor rectifiqu»
llarse ausente—y de los este desconcertante yerro, — Alfredo MAR;
o iftterpretes, que dieron a QUERÍE.
sus papeles la mayor
animación y vieja posi-
bles. sus nueras, y da l u g a r a un es t u .
M a r í a Bassó encarnó dio de tipos, diversos en profundos
con auténtica, maestría contrastes que da l u g a r a esce-
nas vivaces, graciosas y m o v i d a s ;
e l personaje principal, y acaso este m c m m l e n t o detenga u n
Nicolás Navarro le dió María y poco l a a c c i ó n I n t i m a de l a pro-
tagonista, que se aleja u n tanto,
la mas justa replica en peranza Navarro pero que vuelve acertadamente a
un tipo de sobrios y ve- p r i m e r t é r m i n o por u n a soapecha,
races perfiles. María .Esperanza Navarro m o t i v o justificado para^que su exal_
i t a c i ó n l a defienda menos, y l a ale!
—gracia y garbo—y M a r u j a Lázaro, Carmen g r í a de c o n f i r m a r que no n a y mo-
Echevarría, Matilde Moreno, Tony L . Gago t i v o de a l a r m a le haga aflorar sus
con los señores Vivó, Robjles, J i m é n e z (y má.s escondidos sentimientos.
Todo esto se v a exponiendo en
——
Granja colaboraron eficazmente en el éxito.

E l autor de "Las nueras", tan aplaudido como


d i á l o g o fácil y animado a t r a v é s de
Incidentes y momentos m u y tea.
trales.
simpático c o m e d i ó g r a f o , nos sume con esta' M a r í a Bas<só vivió perfectamente
nueva producción escénica, en una honda per- el tipo c e n t r a i y , dentro de l a emo-
plejidad. Y Ja perplejidad es ésta: ¿ P u e d e es- ción, l o g r ó d a r í e un ligero tono de
coqueterta m u y feimenlna y m u y
cribirse una obra teatral sin asunto, sin ar- sutil.
gumento...? Porque el Sr. Navarro no preten- M a r í a Esperanza N a v a r r o hizo un
derá que exista acción d r a m á t i c a en el hecho delicado tipo de andaluza Inquieta,
de que una s e ñ o r a viuda, "Doña Consuelo", graciosa y f e l i z ; tairibién acertaron
reciba a sus treé hijos casados y a sus tres en los tipos de las otras nueras To-
nueras y se enamore un poquito de cierto in- n y L . Gago y M a r u j a l A z a r o .
dustrial catalán que se llama "Don Ernesto". N i c o l á s N a v a r r o compuso el tipo

O
de u n c a t a l á n rico, p r á c t i c o , cono-
Es(x» es—ni m á s ni menos—lo único que su- cedor del mundo y un presentimen-
cede en la comedia estrenada anoche en el t a l t a n perfectamente v i s t o y m a t i -
Infanta Beatriz. L a s e n g a ñ o s a s apariencias que zado, que hasta m a r c ó con entera
hacían aparecer a una de las nueras como in- d i s c r e c i ó n el acento c a t a l á n . M u y
fiel a su marido se desvanecen desde el pri- bien J o s é Granja, M a t i l d e Moreno,
J o s é Vivó, J o s é Robles y J o s é M a -
mer acto, y el hecho de.que otra de las nue- ría Jiménez.
ras tenga buen apetito o de que a una tercera L a comedia I n t e r e s ó , hizo r e í r en
le guste frecuentar los ambientes aristocráti- muchas ocasiones y el pú'blico aplau-
cos, no creemos que sea é n realidad materia d i ó a l final de los tres actos a los
teatral suficiente para construir sobre ella una i n t é r p r e t e s y a l autor, ausente.
pieza representable. T Jorge D E L A C U E V A
Los personajes entran y salen de escena con
los m á s pueriles motivos—por ejemplo, por
mal ejemplo, para ayudar a buscar los abri-
go? a sus esposas—, y el diálogo se basa en
alusiones constantes a nombres v figuras co-

25
Anoche sè jc-trenó €n d I n í a n t a Beatriz
BEATRIZ una ol·vra cómica original de L u i s . M u ñ o z Lo-
.rente y Federico Galindo, titulada L a viuda
"Creo en ti" 'de Pepe. E l público la recibió con risas y
aiplausoE. Algunos chistes fueron también
De Jorge y José de la Cueva premiados con ovacio-
N o ha podido « s c o g e r mejor obra nes, "asi como un mu-
el cuadro a r t í s t i c o provincial de tis de M a r í a Esperan-
E d u c a c i ó n y Descanso que l a de
los hermanos Cueva "Creo en t i " za Navarro. • A l final
para celebrar e l homenaje a los c u a . de los actos los autores
dros a í t i s t i c o s premiados en el se- salieron ^ saludar,
gundo concurso.
mientras el telón se al-'
L a velada se c e l e b r ó en el Bea-
triz, y aunque n o vamos a e n t r a r zaba muchas veces en
en los pormenores de esta graciosa su honor.
comedia, estrenada, como se sabe,
en 1»35, en el teatro L a r a , por M a - M a r í a Esperanza en-
nolo G o n z á l e z y Concha Català,, q u i - carnó fla protagonista
s i é r a m o s hacer resaltar solamente :on tan buena seirsibi-
l a l i m p i a ejecutoria de los autores Ickd como- entusiasmo
a l presentarnos el tan t r a í d o y lle- Esperanza Navarro,
vado problema de las tentaciones / dió vida admirable, a Federico Galindo y
•de. un sacerdote, para salir de él s i n .u.p"pel. José V i v ó ob- Luis M . L o r e n t e
retorcimiento alguno, s i n concesio- uvo un gran éxito co-
nes, claro y limpio, llevado siem-
pre de l a m á s p u r a ortodoxia y de no gaián de acusada y fina comicidad, y N i -
l a mka aleccionadora m o r a l . :olás Navarro interpretó en honor de los au-
Sólo de esta manera pueden lle- tores un tipo episódico trabajando con fu ha-
varse a l a escena tales personajes, | bitual pericia. Carmén E c h e v a r r í a , Maruja
arrancados de l a v i d a p a r a dejarlos
que reaccionen libremente, sin as- Lázaro, Matilde Moreno, Rosario Molina y
fixia, venciendo con dignidad toda los Síes. H o n i g ó n , Granjn, Robles, Gambo-
qlas«^-de» peligros. rino, Jiménez, Hernando y Taure colabora-
L a i n t e r p r e t a c i ó n de los noveles
artistas fué premiada con grandes ron en el buen rcsultad,o. Unas acuarelas de
y merecidos aplausos. Galindo, que, como es sabido, ademáis de au-
to^- es (pintor-y dibujante, embellecieron el es-

-^- a - r-
cenarios .- , i • , - ••: i r : i : ' "i I

Teatro de ensayo Los autores califican a " L a v i u d a de Pepe';


E l teatro de ensayo " L a C a r á t u l a " , de "eomedia i n v e r e s í m i l " . E n r e a l i d a d es un
que dirigen J o s é C o r d ó n y J o s é M a - juguete c ó m i c o con situaciones h i l a r a f l ^ s , jue-
r í a d€ Quinto, d i ó ayer noche ^ s u gos de palabras, alusiones a temas 4 e aotuali
p r i m e r a l e s i ó n , estrenando l a come- dad y tipos habituales en las farsas de enrede
d i a en tres actos d e l ^ T c r l t ° L ^ n o ' —el m é d i c o desorienlarfo, el g a l á n t í m i d o y ner-
cés A r m a n d Salaeron " L a descono-
cida de ArráLS", s e g ú n v e r s i ó n c u i - vioso, los enamorados rivales y el s e ñ o r qut
d a d í s i m a de J o s é F r a n c o quien siente "fobia" hacia el campo, pero cuya hije
t a m b i é n dirige l a escena con l a
m a e s t r í a de siempre. . t i en* relaciones con u n ingeniero a g r ó n o m o — .
I n t e r p r e t a r o n esta m a g n í f i c a co- A h o r a b i e n : a. esta a r q u i t e c t u r a t e a t r a l sobra-
media, l l e n a de p o e s í a h u m o r y h u . damente conocida l e l i a n i n j e r t a d o M u ñ o z L o -
m a n i d a d , Carmen V á z q u e z V i g o . rente y Galindo cierto tono de o r i g i n a l i d a d
que e n c a r n ó s u papel con todo acier. c o m p l i c á n d o l a con u n asunto que, en c i ç r t o
to, demostrando plenamente sus do.
tea de g r a n actriz. Cooperaron efi- sentido, sigue la l í n e a de farsas modernas como
cfzmente con ella M a r t a J ^ u s V a l " U n m a r i d o de ida y v u e l t a " , de J a r d i e l P o n -
dés\ M a r í a L u i s a Romero—deliciosa cela, o " U n e s p í r i t u b u r l ó n " , de Noel C o w a r d .
en todo m o m e n t o - , Consuelo M a r u . Lo que en esas obras es b u r l a ' y s á t i r a d e l
l á n y B l a n q u i t a Sandino. E n t r e ellos espiritismo, en el j u g u e t e c ó m i c o " L a v i u d a de
f í b r í s a l i e r o ^ n V a l e r i a n o A n d r é s Jo- Pepe" es caricatura de las t e o r í a s sobre las
s é L u i s L ó p e z , Ricardo L u c i a y Ge-
r a r d o R o d r í g u e z Castellanos reencarnaciones y la supuesta t r a n s m i g r a c i ó n
Los fervorosos aplausos con que de, las almas. Casilda, l a v i u d a de Pepe, creo
e l ^ ú b l l c o p r e m i ó l a ^*?* ™J%™^ reconocer la voz del difunto en u n j o v e n l l a -
¿ o r el teatro de ensayo " L a C a r á t u - m a d o H e r m e n e g i l d o , ¡Koirtetido de Tina amiga
demuestra el I n t e r é s , que des- suya. E l enredo del juguete se v a c o m p l i c a n -
p i e r t a n esta clase de sesiones. do, con la a d i c i ó n de algunas escenas y l a i n -
G. R . t e r v e n c i ó n de ciertos tipos e p i s ó d i c o s de m á s
t sbil comicidad que l a que muestran los p r o -
¡"•vr.mstas. Hasta que con u n ingenioso desen-

26
INFANTA BEATRIZ

"LA NOVIA DE PEPE"


COMEDIA D E DON LUIS MUÑOZ LORENTE
Y DON FEDERICO GALINDO
Sua autores califican l a comedia enamoramiento p r e t é r i t o . T a n en
franca, sencilla e Ingen-uamente de l a e n t r a ñ a de l a comedia, que so-
i n v e r o s í m i l ; le h a faltado p i c a r d í a lamente a l anuncio del personaje
y m a l i c i a p a r a l l a m a r l a superrea- que t r a s lo irreal todo se a n i m a
llsta; esto e s t á m u y en boga y ex- y se mueve, y surge l a originali-
plica muchas cosas; u n cambio de dad h a s t a en l a entrada del per-
luz bien situado, u n a aparición... sonaje: u n tipo t í m i d o , que nos re-
hubiera producido m u c h o efecto y, trajo a l a buena é p o c a ded juguete
a d e m á s , estaba m u y de acuerdo c ó m i c o , a los tiempos en que l a
ion e l asunto que, desde luego, es j u s t a i n t e r p r e t a c i ó n de u n tipo e r a
mperreallsta; u n a t r a n s f u s i ó n de
s s p í r i t u es, desde luego, original,
y no cabe duda de que es f a n t á s -
tico; algo de e x a g e r a c i ó n h a y en
3ue el e s p í r i t u influya en l a lon-
gitud de las cuerdas bucales; pero
por algo estamos en pleno campo
3e l a f a n t a s í a ,
Y acaso por u n poco de timidez
ajnte l a f a n t a s í a , l a comedia no tie-
ne toda l a f u e r z a y l a e m o c i ó n que
puede deducirse del asunto. E n lu-
gar de s i t u a r s e r á p i d a y valiente-
mente en plena f a n t a s í a , v a n lle-
gando a ella con lentitud, en un
primer acto t a n lleno de menudas
iotas reales, que el espectador,
desorientado, cree que se encuen-
tra ante u n a comedia a l uso de
asunto intranscendente, que se di-
luye e n notas Insistentes de, u n

María Esperanza Navarro, C a r -


men Echevarría, Rosario Mo-
lina, L u i s M u ñ o z Lorente y
Federico Galindo

elemento s u s t a n c i a l de l a o b r a y
se lograba casi m á s efecto con él
que con los chistes y ocurrencias
del d i á l o g o .
A c a s o l a p r e o c u p a c i ó n de lo c ó -
mico, a pesar de que en m u c h o s
momentos e s t á bien logrado, inte-
r r u m p a l a l í n e a y el ritmo m e n t a l
de l a comedia; se falsea u n poco
l a f u e r z a del e s p í r i t u , que en la
t r a n s v a s a c i ó n pudo llevar a l nueve
P e p e a l a m o r de l a v i u d a incon-
solable o apartarlo de é l por u n í
r a z ó n de d e s v í o oculta s u v i d a po
l a voluntad de fingir; lo cierto e
- " ^ Hesdo que nos e n f r é n t a m e

27
' 1

Mvw .
con el verdadero asunto se espe-
r a n m á s cosas sutiles, e x t r a ñ a s o
t e r r o r í f i c a s de l a s que nos dan los
autores, y conste que sutilezas no
faltan, pero no corresponden en
fuerza e s c é n i c a a l a fuerza laten-
te en el asunto.
M a r í a E s p e r a n z a N a v a r r o triun-
f ó plenamente en u n tipo para el
que puede decirse que le f a l t a ex-
periencia, pero l a s u p l i ó el talento.
J o s é V i v ó , m a g n í f i c o , nos t r a s l a d ó
a l a é p o c a a que hos retnomtába-
mos antes de las grandes interpre-
taciones c ó m i c a s ; d i ó gracia, m i -
dió y a c u s ó el personaje en todo
momento, cosa muy importante,
porque tuvo momentos c ó m i c o s y
momentos casi d r a m á t i c o s . Muy
en papel M a r u j a L á z a r o , graciosa
y sentimental, y R o s a r i o Molina.
J o e é G r a n j a s u p e r ó l a difícil prue-
ba de h a c e r u n tipo lento y pesado '
ein pesar u n solo instante, y N i -
c o l á s N a v a r r o , encargado de u n
papel m o d e s t í s i m o , en el que hizo
una magnífica figura de m é d i c o
é o n ligerismo matiz de caricatura.
E l p ú b l i c o r i ó grandemente, ce-
lebró chistee y momentos, aplau-
d i ó algunos m u t i s y s o l i c i t ó con
i n s i s t e í i c i a l a presencia de los a u -
tores.
Jorge D E L A C U E V A

28
1n
lace la trama encuentra su naaa raen ^—
perfler la l í n e a inicial del disparate c ó m i c o y
sin que se defrauden los espectadores.
"Mi d e c i s i ó n es tan irrevocable como l a fa-
"No es cosa para
chatJa ¿ e l ministerio de Hacienda",' dice uno
de los personajes. Con esta frase puede el lec-
chicas*
tor juzgar la manera hufnorística con que se Comedia adaptada de una
apuntan Ies diálogos. Muñoz Lorente y tíalin- novela de Hirschfeld por
do han pretendido escribir una farsa intrascen-
dente y divertida con l a intención de distraer María Luz Regás
y hac&r reir, v como í o han logrado con garbo Ciertamente que los negocios no
son cosa para chicas, pero l a lec-
y soltura, sin daño ni quebranto graves, nada ción que se deriva de l a comedia
m á s tenemos <ïue añadir.—A I f r e d o M A R ' es p r e c isamente
QUERIE. iara muchachltas
Í impulsivas e Im-
presionables.
Porque u n a co_
legiala que, por l a
i ¡m p r u dcncla de
leer una carta,
Estrenos en. Infanta Beatriz quiere salvar a su
padre de un apu-
Anoohe se e s t r e n ó en el Infamia Beatriz una ro económico, y
comedia de l a autora argentina M a r í a Luz. Re- comete tales atro-
cidades, que p u .
g á s , inspirada ea cierta n o v e í a de L u d w i g diera decirse que
Hirsóhfel'J, y t i t u l a d a " N o es, cosa para c h i - el remedio ea peor María Bsperan-
cas". M a r í a Esperanza N a v a r r o tiene en esta que l a enferme- sea Navarro
i b r a ocasiones sobrades de l u c i m i e n t o , e i n - dad; los apuros de
t e r p r e t a ese papel de doble e x p r e s i ó n - J a co- l a muchacha, sua esfuerzos para
Jegiala ingenua, y la á d o - aparecer como u n a mujer dan lugar
a una s u c e s i ó n de escenas gracio-
jeseenite que juega a ser sas, ligeras y animadas, en las que
invayor—que tantos é x i - el solo reproche que se le puede fia.
tos le ha, v a l i d o ya en cer a l a autora es el del c o n v e n c i ó ,
¡otnas producciones e s c é - nalismo con que cambia el pensa-
nicas de corte perecido a miento y l a p s i c o l o g í a de n i ñ a a
ila que anoche se r e p r e - mujer cuando le conviene para cap-
tar un amor o librarse de una azo-
sentó. - tina.
Con l o dipho se sobre- Pero M a r í a E s p e r a n z a Navarro
entiende que la comedia es maestra en justificar estos cam.
no ene i e r r a excesivas Esperanza N a v a r í o y bios con arte y naturalidad extra-
ambiciones l i t e r a r i a s , y José Luis Alonso ordinarias y sirvió l a comedia y le
dió gracia y flexibilidad de m a n e r a
que sus situaciones se insuperable.
l i m i t a n a s e r v i r esa f i n a l i d a d de p r o p o r c i o n a r Como pareja s u y a en l a obra se
la l a j o v e n actriz abundantes momentos para p r e s e n t ó por primera vez al público
movidizar el juego, sentyfien'tal unes veces, b u r - J o s é L u i s Alonso, que y a como afi-
lesco otras, de sus positivos recursos. Con M a - cionado h a ganado muohos aplau-
f i a Esperanza p a r t i c i p a r o n en . el é x i t o N i c o l á s sos.
Testigos de esta labor privada,
n a v a r r o , t a n j u s t o y 'certero como siempre; el que nos h a c í a esperar mucho de él,
lioven actor J o s é L u i s "Alonso, que. e n c a r n ó no por eso fué mayor nuestra ea-
jtan l i m p i a como inteligentemente su papel de tlsfacción y grata sorpresa a l verle
i m i d o enamorado; T o n y L . Gago, Rosario M o - pisar la escena con aplomo, mo
aa, M a t i l d e M o r e n o y los Sres. Vivó, Granja verse en ella con una soltura tar
G i m é n e z , Tau^e y Gamborino. natural, que e x c l u í a toda afecta
ción, sentir el tipo no sólo en !<
I E l p ú b l i c o r i ó con los lances y situaciones exterior, sino en toda su psicolo-
- )rnicas de l a o b r i t a y a p l a u d i ó m u c h o a los gía, y unir el ademán» con l a frast
i terpretes.—A. M . en un acorde preciso y expresivo
Completaron el reparto, en ui
acierto general, Tony L . Gago, Jo
s é Vivó, J o s é G r a n j a , N i c o l á s N a
varro y todos los d e m á s actores.
L a obra a g r a d ó desda las pr¡
meras escenas, hizo reír y f u é lai
gamente aplaudida.
Jorge 1>E L A C U E V A

29
'Anoche se e a ü r e n ó en. el I n f a n t a B e a t r i z la
comedia inglesa de E t n i l y m W i l l i a m s , exce-
lentemente vertida/ y adaptada a l castellano
:PQr J o s é . L u i s A l o n s o , The corn is gréen. Eil
t i t u l o e s p a ñ o l de esta
obra, Cmndo^ el trigo
es verde, ¿ n c i e r r a u n a '
éí u t o c r í t i c a graciosa l i c e n c i a d e l i -
Esta, noche se estrena en el tea- b e r a d á m e n t e empleada
tro Beatriz la comedia Cuando el con fines de vufligariza-
trigo es verde (The corn is green),
l de E m l y n Williams, traducida por c i ó n . Jo m i s m o que las
José I / U i s Alonso, quien, entro correcciones que a l sen-
otras cosas, nos dice:
t i d o ded t e x t o ha h e d i ó
"Haber elegido "Cuando e l t r i g o es v e r d e " el t r a d u c t o r . I n d u d a b l e - ,
creo que ha sido u n acierto1. Tiene t a n b r i -
mente l a i a b o r de J o s é
l l a n t e historia..- Con esta obra, que o b t u v o el
p r i m e r p r e m i o del t e a t r o i n g l é s , se ccñsag-.ó L u i s Alonso ha sido
su autor, actualmente u n o de los m á s altos p r e s i d i d a p o r urt g r a n
valores l i t e r a r i o s de I n g l a t e r r a . A u t o b i o g r á f i - acierto, e i g u a l cabe der
ca Ja comedia—lo que le a ñ a d e u n m u y c u - c i r de ía a c t u a c i ó n de
rioso i n t e r é s — , Morgan, Evans, el protagonis- l a p i a y o r í a de los i n t é r -
ta, es el p r o p i o autor, y R u t h M o f f a r t , la p r o - pretes, que p r o c u r a r o n A n a Adamuz y José
fesora, f u é , efectivamente, su profesora, que t a m b i é n acomodar las L u i s Alonso
por cierto a s i s t i ó al estreno en Londres y ee p s i c o l o g í a s de ,sus -respectivos personajes a
vió incorporada por la actriz S i b y l T h o r n d i k e ; u n a c o m p r e n s i ó n q u i rcsndfara d a r á y eficaz
estreno a,ue tuvo ca.racteres de acontecimien-
to y que h o n r a r o n con su presencia les Reyes. en nue^ivo c l i m a .
Ha sido estrenada d e s p u é s por las p r i n c i p a - '' A n a A d a m u z í u b h ó c o n todos sus mejores
les actrices del mundo entero. E t h e l B a r r y m c - recursos de a c t r i z p a r a d a r , v i d a a l compile jo
re, en Nueva Y o r k ; F r a n ç o i s s e Rossay, en Pa- y d i f í c i l ' t i p o de l a protagonista- C o n el res-
r í s ; L o l a M e m b r i v e s , en Buenos Aires. Ss ha peto y l a a d m i r a c i ó n que t a n i l u s t r e f i g u r a
llevado t a m b i é n a la pantalla, y por Bette D a - de n u e s t r a escena nos insipira^, hemos de de-
vis, p e l í c u l a que "no ha llegado t o d a v í a a nes- c l a r a r que no nos c o w e n c i ó . Se n o t a r o n en
ctres. Ana Adamuz, la gran figura de la es- su papel demasiadas pausas y vacilaciones,
cena e s p a ñ o l a , va a darnos ahora e n el esce- no p o r f a l t a de estudio y de competencia, sino
nario de! Beatriz su personal i n t e r p r e t a c i ó n
p o r deficiente correspondencia entre s u t e m -
, n *w Tvroff&rt. Tengo para roí Que es una p e r a m e n t o . y el" c a r á c t e r a d s c r i t o a l p a p e l que
% SsthroIe^eSrt0rTeeacfon& de nuestra a c t r i z encarnaba. A pesar de ello, y c o m o p r u e b a de
que en .esa l u c h a s a l i ó en ocasiones v i c t o r i o s a ,
insigne." w
f u é justamente aplaudida en un m u t i s , l o m i s -
mo que ¡ R i c a r d o H u r t a d o , a d m i r a b l e ga*Ián jo-
v e n , l l e n o de í m p e t u , de b r í o y de buen arte.
P e d r o PorceJ, el p r i m e r actor, d i ó l e c c i ó n de
M a g n í f i c o e n t e n d i m i e n t o en " M í s t e r T r e v e r b " ,
l o m i s m e q u é en sus .correspondientes come-
t i d o s L a u r a A l c o r i z a — a d m i r a b l e de palabra
-y a c t i t u d — , R a f a e l A l o n s o — i n s i n u a n t e y co-
m e d i d o — , M a r í a L u i s a - T e j e d o r — l l e n a de v e r -
d a d — y M a t i l d e M o r e n o , Rosa M a r í a V e g a ,
M a r í a Banquer, Ricardo H u r t a d o , Enrique
Fuentes y M i g u e l G r a c i a .

P a r a todos 'hubo muchos aplausos y el tra-


d u c t o r s a l i ó a saludar al final de los itres
actos. . •

30
"Cuando el trigo es verde"
1{ Comedia de Emilyn Williams,
traducción de José Luis
Intencionadamente r os hemos detenido en el Alonso
análisis de l a labor e s c é n i c a desarrollada en Nos dloen que l a comedia de
"Cuando el trigo es verde'', porque creemos de Wllliama es compl«tament« antUblo-
un modo sincero que lo m á s importante en di-
cha comedia es justamente el lucimiento per- f rájfloa; esta dato nos da Ja clave
« algo que hablamos motado y que
le da un c a r á c t e r especial, y es que
sonal fie los artistas. E m i l y n . Williams, como el autor no se conforma B6\O con
tantos otros autores .extranjeros, hoy ''descu- el i n t e r é s Ideológico y de dicción;
bre" en su obra el M e d i t e r r á n e o del teatro cos- está, tan cerca de l a vida, que todo
tumbrista. Si l a inspiración y los tipos de esta le Interesa: los tipos, las aedonea
farsa societaria basada en la necesidad de l a secundarias, lo qv^,ea accidental, el
personaje de fondo, todo lo mira
r e e d u c a c i ó n de los mineros, e s t á n tomados de con curiosidad y con amor, a todo
l a realidad, y si sus perfiles son biográficos e le d a vida y toáo lo incorpora a su
incluso autobiográficos, esto no quiere decir comedia con ternura, como recuer.j
sino que su costumbrismo puede muy'bien ca- dos m u y queridos, y a s i el c o n j u n j
lificarse de o b s e r v a c i ó n directa y primera to es como una s u c e s i ó n de notaS
interesantes que n a c í a de todo. A s ?
mano. Efectivamente, personajes, situaciones y «1 asunto que empieza por l a lu-
frases tienen un timbre y un acento sinceros cha de una mujer de talento y de
que ganan l a atención y el i n t e r é s de los es- corazón en pro de l a cultura; l a
pectadores. L o que sucede eh "Cuando él trigo hostilidad o indiferencia del am-
es verde" resulta de un valor y^ de una cali- biente hasta que llega el hailaísgo
del muchacho inteligente que se
dad profundamente humanos. E l ambiente está consume en una mina de carbón:
conseguido con sobrias y concisas pinceladas l a lucha se hace m á s intensa y m á s
y el movimiento e s c é n i c o es natural y armo- honda porque se trata de la defen-
nioso, s i n efectismos, "trucos" o latiguillos. s a del talento contra l a propia de-
jadez, contra l a desconfianza de si
Pero cuando nos referimos al redescubri- mismo, contra los necios, el despe-
miento del teatro costumbrista, q u e r í a m o s dar oho de los otros, aue usan el ridícu-
a entender, sin menoscabo de los m é r i t o s de' lo como a r m a contra el mismo
amor que quiere captarlo y atraerlo.
esta comedia inglesa, que en nuestra escena
existen antecedentes, consiguientes y logros ac- N a d a de esto se expresa en ton-
tuales que nada tienen que envidiar al g é n e r o agrlo; se da l a nota sentimental
en que "The corn is graen" se inscribe. Cierto pero t a m b i é n se hace brotar de ah
el Incidente cómico, el rasgo enér
. «Va en estos ú l t i m o s tiempos las comedias cos- gíco, que define un tipo o éjpfiíise
tumbristas españolas han derivado en ciertos una actitud, todo de una maner?
casos hacia temas y problemas demasiado ho- cordial y sencilla, sin engolamientt
ni altisonancias. E n esto se ve cla-
gareños, v e r n á c u l o s y casamenteros. Pero auto- r a l a labor Inteliercntisima ^el tra-
res quedan y surgen que mantienen l a buena ductor, que traduce no solament'?
tradición de estas piezas e s c é n i c a s destinadas poroue sabe inelés. sino porque h&
captado por entero' el con teñid f
a reflejar un pedazo de l a vida cotidiana, c ó m o Ideológico y emocional de l a obra
en la clara l á m i n a de un espejo alzado sobre la la fuerza de expresión y el procedi-
boca del escenario. miento simple oue el autor, hombre
de tea,tro, emplea para acentuar VK
L a obra de E m i l y n Williams, sugestiva, in- efecto o poner un subrayado emo-
teresante, conmovedora unas veces y divertida, cional a una escena.
otras, hasta el momento, final de su desenlace L a representación f u é Justa y pre-
(recusable y absurdo paira nuestro sentir y cisa y' llena de gratas sorpresas.
nuestras costumbres), nos confirma en un aser- No lo es el que A n a Adamuz hicie-
to muchas veces mantenido con nuestra mo- r a el prodigio de marcar con entera
eficàcia el momento en que el desee
desta pluma: q u é aunque no nOs falté capaci- ds cultura se convierte en un ca-
dad de a d m i r a c i ó n hacia lo extranjero, la v e r - llado a f á n maternal; que ¿ a n r e
dad es que muchas veces no podemos conside- Aleoriza hiciera un tipo eneantadoi
rarlo como asombrosa novedad.—Alfredo M A R - de solterona inglesa, cuyas ilusio-
QUERIE. nes amorosas se van tras la cultu-
ra : María L u i s a Tejedor,'en un pa
p«l arduo y difícil, "oue parece tvt.
soniflcar l a tentación. l a somresa
g r a t í s i m a es I3, de ver a Bafse!
Alonso duefio y dominador de wn
tino de actor de carácter, sin un
fallo y enriauecido ron not;?» snu
tiles; a Ricardo Hurtado destacar
con soltura y arrantiue a su tino
difícil, y la 'magnífica observación
de Porcel en un ricacho de pueblo,
tosco, que se convierte en un Me-
cenas.
(La dbra, vestida con propiedad
e.océnica de énoca de fin de' siglo,
con un decorado sobre boceto d*
Torre Daforl, one daba valores de
grabado, interesó por«#W fuerza hiu
rap.na, ee éirruió cjot ^atencw&V-S*
aplaudieron mutis de Anita Adamrij
y de Ricardo Hurtado v se »n1au.
dieron oon calor no sólo los fina,
les de acto, eiir.o también los d*
•uadroe.
Jorge DIB L A CVT^'X

31
%
ESTRENO D E "NEURASTENIA", E N E L I N i
FANTA BEATRIZ |
D e s p u é s de l a r e p r e s e n t a c i ó n de l a divertl·i d%nr I b f r c a en una simple
d í s i m a oomedia Quinteriana "Puebla de laa •B^fUtodafr u n ¿ realidad entem.
Mujeres", donde A n a Adamuz realiza una¡
-creación de "Cpncha Puerto", tan a-dmirablei
como llena de s i m p a t í a , í e l i z m e n t e secundada [V I ^ ^ r a c ^ r e 6 ^ y q ï a r e a c c i ó n
poy Ir.s actrices y actores de su ele.ico, sei de los personajes v r o ^ ^ i o ^
! mico e s p o n t á n e a m e n t e d e n t ^ d^ nn
e s t r e n ó a y e r tarde en el I n f a n t a B e a t r z unl
deliciqso juguete c ó m i c o del autor y crítico, i diálogo fluido, S^^a6. comedia
t e a t r a l Jorge de l a Cueva. "Neurastenia" es'
el t í t u l o de esta pjeza, m u y bien í n t e r p r e t a v
da por el p r i m e r actor Pedro Porcel, Laura; ra éteres c é m i o o s . , pedro
A l c o r i z a y M a r í a Luisa Tejedor. E l a m b i e n - T a u r a Alcoriza, Tejedor y *e","
t e y los tipos de a u t é n t i c a gracia andaluza,;
•el bien logrado contraste del enlutado g á l á n
y de la d a m i t a alegre,/les juegos de ingenioi
^ t a c ó m . ^ t i

^ de h u m o r que dicho contraste b r i n d a y e l ,


a i r e regocijado y saleroso de toda la í a r s a , 1
/encantaron al auditorio, que j a l o n ó el curso
de la r e p r e s e n t a c i ó n con risas constantes. J o r -
ge de la Cueva r e c o g i ó muchos aplausos, l o 1
mismo que - los i n t é r p r e t e s . — A . M . i

"Neurastenia"
Por J<wge de la Cüeva
Un*, gran pinceiada d é plntore»-
•mismo andaluz vimos anoche «n
e l Beatriz, a cargo de l a co-mpanía
Talia, que dirige
la eximia actriz
A n a Adamuz.
"Puebla de la^
mujeres", l a mag-
nífica joya quin»
teriana, v o l v i ó a
vivir en l a vela-
da de ayer con l a
misma fuerza q,ue
en s u s mejores
tiempos, limpia y
rémoaada, dentro
de ese ambiente
grato y sencillo a
que n o s t e n í a n i
dcostumbra-
dós los a p l a u d í -
' dos comediògraf
ios.
Ana Ad a m u z
d ió nuevamente
una lección de a r -
te interpretativo,
repletó de honda
sinert-idad. a s í co-
mo t a m b i é n Pe-
dro Porcel, L a u -
JLauia Alcorl- r a Alcoriza, Teje
E a , Pedro Por- dor y toda l a com
cel y Jorge de pañía,
la Cueva Como on a «
fiesta, se puso ei
escena eí e n t r e m é s andaluz del crl
tico teatral de Y A , Jorge de 1
Oueva, titulado "Neurastenia . £
t r a t a de una obra ein m á s pretei
aíones que apuntar con certer»

32
su unvwi mnvid, a una preocupación uc muuic
filosófica. "Estebarán", el complejo y atormen-
Anoche se e&trenò en el Infanta Beatriz tado personaje que, q u i é r a s e o no, centra el
la comedia en tres actos, "inspirada •en una asunto, encierra cierto simbolismo satánico. E s
obra extranjera", L a cas.a de cristal- Su autor, el demonio del tiempo que pasa y que perma-
nece, que repele y a la vez subyuga, que es-
D., Fraiiiicisco de Cpssío,, salió a saludar al claviza y engendra el dolor a pesar nuestro, el
fin de cada jornada, que se esconde en su misterioso y huidizo per-
entre grandes ovacio- fil. Y el iiasto de la fábula, donde t a m b i é n se
nes, mientras el telón se enfrentan juventud y madurez, ilusión y de-'
alzaba muchas veoes.- cepción, contribuye con su "cuadrilátero" amo-
La interpretación fué roso a esa s e n s a c i ó n de que es el paso de las
llevada con e v i d e n t e horas, de^ las estaciones, ¿te las edades con su
cortejo inevitable de m e l a n c ó l i c a s mudanzas, la
lentitud por parte de
trama invisible y subyacente de toda l a co-
algunos personajes, en media.
especial por el primer L e s cinco actos de l a primitiva v e r s i ó n ex-
actor, Pedro, Porcel, ar- tranjera ham sido reducidos y sintetizados por
tista de positivos m é r i - Cossío .en cinco cuadros. A pesar de ello, como
tos, pero que anoche el ritmo de la obra nada tiene que ver con
a c e n t u ó los matices el proceso normal de las invenciones e s c é n i c a s
sombríos de là figura & al uso—ya que aquí lo que importa e interesa
son ios litigios a n í m i c o s , de los personajes,
él encomendada, s i n A n a AdamuZ)-pedro
y no su traducción m á s o menos efectista en
subrayar los valores de porcell y Fl.anc¡SCo "situaciones"—el espectador siente ante " L a
eugestión: que tampien Cossíoj « casa de oristal" una impresión, de e x t r a ñ e z a .
estaban implícitos,en su _ Pero de lo que no cabe dudr. es de l a calidad
del diálogo, del valor i d e o l ó g i c o , del vigor que
carácter. Ana Adamuz d i ó vida a la protago-
preside el estudio fie cada uno de los ti-
nista con su haliitual maestría. Laura Aleo- pos y sobre todo de l a f o r m a c i ó n de una at-
riza realizó una creación admirable, como m ó s f e r a especial,' con angustiosas densidades,
Marisa Tejedor—a pesar de no encajar muy que hacen d é la obra una c r e a c i ó n llena de
originalidad y de fuerza en el primei' plano de
exactamente en el pape!—, y Beringola, puen- la mejor literatura teatral.
tes y Gracia, tra!bajaroin con disciplina y Cossío puede estar satisfecho "de haber cum-
eficacia. plido el arriscado e m p e ñ o de dar cima a una
tarea nada fácil, que se ruma al esfuerzo^ de
Aunque en el programa del estreno de- " L a i n v e n c i ó n y de d e p u r a c i ó n qt:e y a en otrac oca-
casa de cristal" figura la observación de que siones ha sabido llevar con pleno é x i t o a nues-
esta comedia se halla inspirada en una obra tros tablados.—Alfi-edo M A E F U E R T E .
extranjera, lo cierto es que D . Francisco de
Cossío ha realizado en ella una p e r s o n a l í s i m a
labor, imprimiendo en todo el diálogo el claro,
puro e inconfundible timbre de su estilo. L a
palabra do " L a casa de cristal" líenle ü n a pre-
cisión, una pulcritud y una justeza que reve-
lan la mano maestra de quien l a escribió en
sencillo y transparente castellano. Y hay tam-
bien_ en el curso de la acción aportaciones de
a m b i e n t a c i ó n , creación de clima, alusión al pai-
u saje y subrayado valor de los detalles que nt
se hallan en ¡a primitiva v e r s i ó n .
M á s todavía: cuando se trasplanta y adapta
i l gusto de nuestro público una producción es-
cénica del cíiro lado die las fronteras, cen temas
y problemas y con preceupaciones psicológicas
profundas, l a i n s p i r a c i ó n inicial ha de dejar
paso a una verdadera re-creación en el doble
sentido del vocablo. Y eso es lo que ha he-
cho Cossíc: volver a crear sobre la pauta de
un asunto, ajeno, una comedia asequible a l a
c o m p r e n s i ó n de nuestras latitudes.
Por sus tipos, por su problema, por s u argu-
mento y por su ritmo. " L a casa de cristal" es
una comedia difícil. E n su desenvolvimiento
. e s c é n i c o no pesan los facieres que p u d i é r a m o s
I llamar episódicos. L a peripecia externa cede

33
INFANTA BEATRIZ

"LA CASA D E C R I S T A L "


Comedia de don Francisco de Cogsío sobre el
pensamiento de una obra extranjék-a
Ett diablo cojuelo levantaba te- m a n a ; todo se pierde en u n a super-
cftoa; el autor d« l a obra original abundancia t a l de d i á l o g o , que pa-
quisiera paredes c r i s t a l i n a s ; l a rece un medio de c o n f u s i ó n , m á s
c u e s t i ó n es ver lo que de e x p l i c a c i ó n d« u n a psico-
que p a s a dentro y logía.
deducir que cada E s t e exceso de d i á l o g o hace que
c a s a es u n peque^ l a comedia resulte un . tanto para-
ñ o mundo, agita- da y tan lenta de a c c i ó n , que da
do por pasiones y tiempo de sobra para pensar en lo
deseos, las más i l ó g i c o de que u n hambre tan anti-
de las veces in- p á t i c o y esquinado, tan molesto y
confesables. Todo tan, p e q u e ñ o , s e a no s ó l o soporta-
es« fondo de pa- do, sino capaz de inspirar u n a gran
s i ó n lo agita, en p a s i ó n . P e d r o P o r c e l lo l l e v ó cui-
provecho propio, dadosamente, pero h a b í a u n a len-
un e g o í s t a de be^ titud general, de l a que p a r t i c i p ó
jo vuelo, puesto él t a m b i é n y que p e r j u d i c ó a l con-
que toda s u a m - junto. A n i t a Á d a m U z , L a u r a Aleo-
bición se seduce riza, M a r i s a T e j e d ó r , dieron ver-
a mangonear en dad y e m o c i ó n a sus papeles. J u a n
una f a m i l i a y ca- Beringola, bien, pero h a o í d o a
sare* con l a due- m u y pocos inglesas h a b l a r el cas-
ñ a de l a casa, tellano.
viuda acomoda- E l p ú b l i c o e s c u c h ó respetuosa-
da; no parece qua mente, a p l a u d i ó y s o l i c i t ó l a pre-
al personaje le sencia del autor.
anime u n g r a n
amor, que esto lo Jorge D E L A C U E V A
d i g n i f i c a r í a todo,
sino esa a m b i c i ó n
de que hablamos
y que hace pen-
A n a Adarauz, s a r que se h a me.
Francisco de tido en un m a l ne-
C o s s í o y L a u P a ^ocio, porque
A l coriza asusta pensar los
Bofiones, los se-
rretazos, las heridas de amor pro-
pio, los trabajos y l a s angustias
que p a s a y sufre.
De este personaje vulgar, sober-
bio, pedante y torpe, porque es pre-
ciso tener en cuenta las equivoca-
ciones, importunidades JT torpezas
que comete, se h a intentado hacer
un estudio p s i c o l ó g i c o , que no me-
rece l a pena; p o d r í a ser el perso-
naje m á s despreciable a ú n y po-
día, ser que fuera el estudio el que
le diera interés por los atisbos, por
las razones oscuras, por las razo-
nes hondas, puestas s i descubier-
to, l a verdad h u m a n a latente; pero
en este tipo ni se c a l a tan hondo,
n i se le descubre ejemplaridad hu-

34
3 ^

E n el Intfaoita Beatriz se e s t r e n ó p o r la
c o m p a ñ í a de teatro de ensayo " L a c a x á t u l a " ,
que t a n acertadamente d i r i g e n José G o r d ó n y
J o s é M a r í a de Quinto,
una a d a p t a c i ó n e s p a ñ o -
la de una famosa trage-

T E A T R O
dia de Eugenio O ' N e í l l ,
que en castellano se
ofrece al p ú b l i c o con el
t í t u l o de "A Electra le
sienta bien e l l u t o " .
T r á t a s e de una v e r -
s i ó n de Ja conocida t r i -
logía que el citado a u - • INFANTA BEATRIZ
tor e s c r i b i ó bajo l a r ú -
brica de "Electra", por- J o s é Franco y
que, en realidad, es una
v a r i a n t e del t r á g i c o m i .
Carmen Prendes "UNA CARA Y DOS MUJERES"
to h e l é n i c o . Y no nos corresponde j u z g a r en CUENTO DE ALFREDO DE MUSSET, ESCENIFICADO
su integridad la labor del dramaturgo, sobre
el que tanto p o d r í a m o s escribir, sino, s i m p l e - POR DON JOAQUIN DICENTA
mente,, d e t i r que esta r e d u c c i ó n q « e - nos E l ambiente actuai que el s e ñ o r Espinosa, v precisos Berlngoda, Ro-
o f r e c i ó "La c a r á t u l a " , dentro de sus a m b i c i o - Dicenta ha dado a su e s c e n i f i c a c i ó n sa M a r í a Vega, Rafael Cores y M a -
a l e j ó de nuestra meamoria el recuer- tUdé Moreno.
nes de s í n t e s i s expresiva, e s t á , m u y bien l o - do del dulce Alfredo de Musaet; pe. L a ó b r a a g r a d ó , hubo aplausos y
grada y conseguida. M u c h o m á s teniendo en r o t a n fuerte es l a esencia roroan.' el adaptador fué llamado a escena,
cuenta la d i f i c u l t a d del e m p e ñ o , ya que con- t i c a del acento ded hombre enamo- Jorge D E L A C U E V A
sideramos la " E l e c t r a " í n t e g r a de O ' N e i l l , como rado de dos m u j e n í i , de u n g r a n
una de las mejores—ital vez la mejor—trage- parecido físico y de una t o t a i d i f e - ' "
r é n c i a tnoral, que se impon© a la*^
dia c o n t e m p o r á n e a . manera, al tono y al procedimientor"
Hay que elogiar, en p r i m e r lugar, e l c a r i ñ o I de a h o r a con t a l intensidad qu© du.>'
^ante toda l a r e p r e s e n t a c i ó n , hasta '
y e l , respeto con que e l adaptador ha coinsi- que el p r o g r a m a nos r e v e l ó el mis-
terio, estuvimos ofosesionados por la
idea del teatro de mediados del s i -
derado Ja v e r s i ó n o r i g i n a l , seleccionando t a n
h á b i l como inteligentemente sus pasajes f u n - ,
damentales y t a m b i é n la p u l c r i t u d de su d i á -
Icigo y la p e r i c i a y l a h a b i l i d a d demostrada
para suturar las heridas abiertas, en la os-
c e n i ñ c a c i ó n , en el proceso g r a d u a l y desarrollo
del argumento y en el m o v i m i e n t o de los per-
sonajes, i,.;
E l p ú b l i c o e l o g i ó y a p l a u d i ó mucho la l a -
bor del eintetizador y t r a d u c t o r (que n o q u i - ,
so dar su n o m b r e en los programas) y t a m -
Vi
b i é n ,1a a c t u a c i ó n comprensiva y a d m i r a b l e

r de la protagonista, M a r í a del C a r m e n P r e n -
des, que se nos m o s t r ó como u n a g r a n t r á J
gica; de J o s é M a r í a Redero; justamente ova-,
c í o n a d o en u n mutis—; de J o s é Franco, d i g n o ,
sobrio y n a t u r a l ; de M a r í a L u i s a R o m e r o — i m - .
presionante de acento y de actitud—; de '
Consuelo M a r u g á n y de los Sres. S i m ó n y
P é r e z Puig.—A. M .

P e d r o Porcel, M a r i s a Tejedor,
J o a n Beringola, L a u r a Alcorlza
y Joaquín Dicenta
glo pasado, sobre todo ante l a Fim.
p á t i c a ing-enuidad del pro.cedimien.
to, que no excluye el empleo de i n -
geniosos medios teatrales.
E n su esencia, l a a n é c d o t a es un
trasunto m á s del tema, tan frecuen-
te d?sde el Renacimiento, tratado
por pinrorrs como Tiziano, de l a i n .
decisión entre el amor puro y el
amor profano, las alternativas del
hombre v i c t i m a de la d.cble atrae-
ción, con el desenlace delicadísimo
de que es el i n s t i n t o de una madre
l a q"ue s e ñ a l a el amor puro, y sano.
L a h e r o í n a de l a rioohe f u é M a r í a
BjUisa Tejedor, que e n c a r n ó los dos
tipos de mu.je- y m a r c ó sobriamen-
te la diferencia" entre l a mujer de
munck), libre y desenvuelta, p a r a la
que el amor es u n a aventura, y la
mujer «encilliL, p a r a l a que el amor
es toda l a vida. Pedro P ó r c e l a c e r t ó
en su actitud de indecisión, y a pe.
sar de que es su nota jconstante,
supo l i b r a r l a de m o n o t o n í a . L a u r a
Ale i.riza, j u s t a como siempre, y Ma-
r í a Banquer, acertada en su breve
i n t e r v e n c i ó n . M u y gracioso Bmilic

35
3 ^
r
INFANTA BEATRIZ
E n el I n í a n t a Beatriz se e s t r e n ó p o r la *
c o m p a ñ í a de t e a t r o de ensayo " L a c a r á t u l a " ,
que t a n acertadamente d i r i g e n J o s é G o r d ó n y
T E A T R O D E ENSAYO
J o s é M a r í a de Quinto, i¿ L a entusiasta a g r u p a c i ó n t e a t r a i
una a d a p t a c i ó n e s p a ñ o - 'de este t i t u l o , que dirigen los s e ñ o -
la de una famosa trage- res &ord6p y Quinto, na celebrado
dia de Eugenio O ' N e i l l , una i n t e r e s a n t í s i m a velada, en l a
que en castellano &e que se há. repueato, porque h a b í a si-
do d a d a ' a conocer en el exquisito
ofrece al p ú b l i c o con ei teatro í n t i m o de don J o s é L u i s M a -
t í t u l o de " A E l e c t r a le ñez, l a tragedia de Eugenio O N e u
sienta bien e l l u t o " . "A E l e c t r a le sienta bien el l u t o ,
T r á t a s e de una v e r - en l a cuidada, precisa y valiente
s i ó n de Ja conocida t r i - t r a d u c c i ó n de J. L . Alonso.
L a tragedia de O'Neil es una a l u -
logía que el citado au- sión moderna, en l a época de l a gue.
t o r e s c r i b i ó bajo la r ú - r r a de Secesión norteamericana, de
brica de "Electra", por- J o s é Franco y l a t r i l o g i a "Acramenón", de l a que se
que, en realidad, es u ñ a Carmen Prendes hace una s í n t e s i s y se suprime una
v a r i a n t e del t r á g i c o m i . " parte. E l intento del autor, plena-
to h e l é n i c o . Y n o nos corresponde juzgar en mente logrado, parece ser el de se-
ñ a l a r no solamente l a supervivencia
su i n t e g r i d a d la l a b o r del dramaturgo, sobre del g é n e r o , sino de l a f o r m a escueta
el que tanto p o d r í a m o s escribir, siino, simple- y dura, que es esencia de l a trage-
mente,, d e t i r que esta r e d u c c i ó n que nos dia', a f t e t r a c c l ó n hecha d*1 v c r b V i
o f r e c i ó " L a c a r á t u l a " , dentro de sus a m b i c i o - p o é t i c o en cuanto a» acerca ejj el
nes de s í n t e s i s expresiva, e s t á , m u y bien; Ifr- tiempo y en l a manera a l a men-
grad^ y conseguida. M u c h o m á s teniendo en t a l i d a d actual. , t. '
cuenta la d i f i c u l t a d del empeño', ya que con- L a r e p r e s e n t a c i ó n f u é comipletA, a
pesar d e í hieratismo de a l g u n a f l -
sideramos la " E l e c t r a " í n t e g r a de O ' N e i l l , como eura, y c o n s t i t u y ó un completo é x i -
una de las mejores—ital vez la mejor—trage- to para M a r í a del Carmen Prendes.
dia c o n t e m p o r á n e a . M a r í a L u i s a Romero, Consuelo M a -
r u g á n , J o s é Franco, J o s é Marta, ^to-
Hay que elogiar, en p r i m e r lugar, e l c a r i ñ o ! dero, T o m á s S i m ó n y- Gustavo P é - ,
y €!_ respeto con que e l adaptador ha comsi- rez Pueyo, que fueron calurosamen-
te aplaudidos. j ^ ^ c
derado la v e r s i ó n o r i g i n a l , seleccionando t a n .
h á b i l como inteligentemente sus pasajes f u n v
d e m é n t a l e s y t a m b i é n la p u l c r i t u d de su d i á - L
logo y la p e r i c i a y l a h a b i l i d a d demostrada
para suturar las heridas abiertas, en la es-
cenificeción, e n el proceso gradual y desarrollo.
del argumento y e n e l m o v i m i e n t o de los per-
sonajes.
E l p ú b l i c o e l o g i ó y a p l a u d i ó mucho la l a -
bor del s i n t e t í z a d o r y t r a d u c t o r (que n o q u i -
so dar su n o m b r e en los programas) y t a m -
b i é n ,1a a c t u a c i ó n comprensiva y a d m i r a b l e
de la protagonista, M a r í a del C a r m e n P r e n -
des, que se nos m o s t r ó como una gran irá-*
gica; de J o s é M a r í a Redero; justamente o v a -
cionado en u n mutis—; de J o s é Frapoo, digno,
sobrio y n a t u r a l ; de M a r í a L u i s a R o m e r o — i m - .
presionante de acento y de actitud—; d e /
Consuelo M a r u g á n y de los Sres. S i m ó n y
P é r e z Puig.—A. M -

36
41 dU cl
tenido teatral. Porque l a preocupación, la
ca apasionada de l a verdad como tema
sionante de l a m a y o r í a de sus producció '
los conflictos de personalidad anejos m
En al Infanta Beatriz ee estreno anoche gran m o t i v a c i ó n metafísica y dialéctica ie
yeron de modo notorio en toda una gej
una correcta e inbelig'ente versión de la fa-
c i ó n de autores europeos. L a huella pirs'
mosa obra de L u i g i Pirandello Cosi e (si v i lliana se advierte todavía en muchas ¿i
pare), hecha por don d í a s de nuestra hora. Y "Cosi è (se v i p
Ildefonso Grand'e, con que, como dice el agudo investigador Mr..o
d títiílo de L a verdad k i e / es l a obra fundamental del gran ^
de cada cual. E l publi- italiano, puede considerarse, sin n i n g ú n
co escuchó la comedia mero de dudas, como el punto de partifeh
con creciente y apasio- toda una escuela literaria y teatral. A
nada curiosidad, aplau- .Pirandello suprimía deliberadamente ev.
dió en dos mutis a I r e - es, si así os parece" uno de los tres eíri
ne López Heredia—que tos indispensables de l a obra dramáti
realizó una conmovida desenlace. L a e x p o s i c i ó n y el nudo, con^
y admirable creación en clusión del "personaje-guía", razonador ú<
el papel de "la señora Antonio Prieto, I r e - cursivo, que asumo el papel estiliza^^
Frola"—y al final de López Heredia y "coro", son en "Cosi è (se vi pare)" te
p e r f e c c i ó n absolutamente clásica. Y lo E i
los actos prodigó sus A s u n c i ó n Montijano
cabe decir del sentido irónico y s a r i "
ovaciones, mientras el telón se alzaba reitera- de l a tremenda y en el fondo amarga.CÍ!
damente. con que satiriza la torpe e insana cun
Con la ilustre primera actriz comparitieron de esa provincia empeñada en privar Tr
el éxito Asunción Montijano, Carmen Bláz- felicidad a esos tres seres—"la señora ' l !
qu'ez, Cliarito Soriano, Conchita Sarabia, y los esposos "Ponza"—que desean v i v i 9
quilos con su ficción, sin que nadie 1( ^
M a r y González. Juana Càceres, Antonio Prie- leste ni perturbe. ¿Con q u é derecho prej j ,
to—magnífico "Laudisi"—y "los Sres. Cortés, los e x t r a ñ o s ejercer su bárbaro deseo d¡ n
Bernal, Montijano, P o r r e d ó n , Escribanol y p e r , ese mundo sigiloso y secreto creaj u
Gallo.

las atormentadas criaturas pirandcllianj e]


Recordamos con e m o c i ó n al inolvidable don autor castiga l a curiosidad de sus pej
Francisco Morano cuando representaba en L a episódicos e incluso l a de los propioitc
Latina "Así es (si asi os parece)", hace m á s tadores de l a obra, « o n d e n á n d o l e s a l rpi
de veinte años, y nuestra memoria evoca tam. los suplicios: a l del agnosticismo, al V
t ñ é n las apasionadas p o l é m i c a s que se enta- saber nunca cuál es l a verdad iinthr ^
blaban en los pasillos y en el'Ve·.tibulo, por- j farsa, dejando a cada cuál—de aquí
que el público tomaba parte, part.cipaba en la i
de esta nueva v e r s i ó n castellana—con
acción de l a comedia y discutía con l a misma
dad relativa, subjetiva y aparente.
viveza, con ardor i d é n t i c o al de los personajes I le;
pirandellianos acerca de q u i é n so hallaba en 1 Anoche el público del Infanta Bea ,tíe
posesión de la verdad, s i el "Señor Ponza" o la ¡ la finura de no confundir l a obra d en
dello con un vulgar drama policía
"señora Frola"... Pirandello estrenó su o b r a ^ n i
1916, extrayendo el asunto de una novela corta enigma descifrable. Rió con las para (ic Vi
incluida en el volumen " Y m a ñ a n a , lunes". gran seguidor de l a "Commedia del; tm
Como el resto de su labor dramática, pronto captó perfectamente los matices inte ne,
a l c a n z ó l a mayor popularidad y f u é traducida d r a m á t i c o s y burlescos que se encien <-o
pi^za. da
en muchos idiomas. SI l a boga de su teatro qu
pudo-ser pasajera y efímera* lo que dura y Agradecemos sinceramente ai Ired
permanece en !a c r e a c i ó n del gran siciliano es Heredia esta revisión—con honores de
el gran viraje que impuso a l a escena uni- de "Así es, si asi os parece". A los m
versal, revolucionando no s ó l o l a técnica dra- nos ha servido de feliz recordación,
- mática* sino, lo que es m á s importante, el con- venes, de c o n t e m p l a c i ó n satisfecha d<
tro que merece siempre por su rango
calidad, l a admiración y el aplauso.-
MAROTJER1E.

37
11
«LA VERDAD DE CADA CUAL"
Yersión de la comedia de Firandello "Cosi e si si
^ pare", en versión de don Ildefonso Grande
ccio V l m o a eata comedia cuando l a es.
s ai-cnó e l gran actor Moratio, «n ver-
i t , W de V i l a r e g u t a l l á hacia el ano
J 6 2à> teatro de l a L a t i n a .
1 KF|Saiiimos entonces a l paso de las
pirscesiva* Adtttiracfí>n.ea «obre el he-
is ¿io de que el e x t r a o r d i n a r i o hom-
vi í r e de teatro italiano, porque sobre
M r odas sus excelencias descuella en
•I l a de ser esencial y fundaimental-
an,fnente un homibr« de profundo son.
1SÚ)ido t è a t r a l , u t i l i z a r a como ú n i c o
i r t ¡ ¿ l e m e n t o de I n t e r é s l a curiosidad) y¡
tltàbamoa ejemplos clásicos de Bal-í
tasar del A i c á z a r y el duque de Ri-¡
:e %as, que hicieron otro tanto por h u J
! ©biorásiieo capvioho.
láti ¡Pero h a c í a m o s notar t a m b i é n la
jonPlrcunstancla notcuble de l a mayorli
lni.pe las obras de PirandéTlo de ui
jdolble p r o p ó s i t o ; el del pensamientt
zaTde l a comedia y el de un efectt,
" (teatral siempre totalmente logradoa
lo JEn esta comedia es el de situar
¡a.rjlos espectadores en l a m i s m a em<
r(¡.Jcldn que los personajes, con t a n t í
, ,verdad y con t a n t a fuerza, que paJ I r e n e L . H e r e d i a , Antonio P r i e -
to, B e r n a l , A s u n c i ó n Montijano,
•anirece que anulU l a s e p a r a c i ó n e n h . Conchita Saiabia, Cortés y J o s é
ra ' l a sala y el escenario, y hace pan Montijano
i v l enTi-Jop-B;oádis» j e i n í n e n o snb J B ,
¡ j subiera a l a escena se e x p r e s a r í a ei
j los mismos conceptos y casi en la- consta que l a sabe, que l a represen-
mismas frases de curiosidad que tie ta, que es ella misma.
nen situados a público y artistas en L a obra f u é puesta en escena con
u n i m i s m o plano de emoción. u n cuidado y u n a limpieza admira-
Cuando Pirandello escribió esta ble y con u n conjunto magnifico. I r e -
comedia estaba m u y extendida y ne L ó p e z H e r e d i a d i ó , entre otras,
era m u y t r a í d a y llevada l a tenden- u n a nota d i f i c i l í s i m a : l a de u n a l o -
cia s e u d o í i l o s ó f i c a de l a verdad c u r a convincente, que deja l a d t í d a
subjetiva, l a verdad de cada cual • de que lo sea; t u v o momentos de
todo es s e g ú n nos parece, sencillo g r a n Intensidad d r a m á t i c a , que le
vïHC^TÍtnt0 l ^ ^ a r l a existeA- valieron grandes ovaciones. M u y
ali c í a de una verdad objetiva y fuera bien, en u n a a r m o n í a perfecta do
M ¿.Lil0st>tros> I " 6 d a " c i t u d y beli- conjunto, A s u n c i ó n Montijano, Car-
í 5 « t0<ias las extravagancias men B l á z q u e z ; Oharito Soriano, g r a .
In cho « t n H » 1 ^ « x t r a ñ o s y lleva dere- clos* y aplomada; Conchita Sarabia,
m cho a todas las negaciones. Antonio Prieto, m u y justo en su tipo
loírí?1 d0 's'i gracejo y todo su t a - e s c é p t i c o ; Juan C q r t é s , a c e r t a d í s l .
!a' d e r l o ^ , , 0 0 ? 1 t0da l a P a l a b r e r í a que mo en el tono d r a m á t i c o ; J o s é Ber-
d í n el a p o s e n t a n t e , del autor nal, J o s é Montijano, admirable, de
•„ escena. L a m b e r t o L a n d i s i fina comicidad, de visión del tipo
ll wï* Cnr, frases g e n i o s a s y e k y d é d u e ñ o de l a e x p r e s i ó n y el pes-
t o ; L u i s P c r r e d ó n , J u a n Escribano
t™i ^ n ï e n c e r con tesis; m i e n - y Adolfo Gaillo.
te! ¿ p e riS i ^ r l 7 ^ 0 - 3 á o a versio- E l público, interesado, g u s t ó l a
rr como L r ^ h 0 ' tanto d a « « e p t a r u n a •comedia, frase por frase, l a pala-
rí n vn« 0 ^ a ; Pero cuando aparece l a Meó, rió en detalles finísimo» y
oué l a V I ^ H ' ^ 0 8 c o n v i d e m o s a p l a u d i ó con entusiasmo.
^ c e n a h a h / í 3 4 í10- aParecido en es.
e
= dice
dice "la v Í ^ l e n í rpero
Ja verdad, u a J e a a "todos
« ^ ' o , nos
no Oorje D E L A C U K V A [

38
Estreno de "El placer de los dioses" el di
"La Carátula", en el Infanta Bea- Anoche se estrenó en el Infanta Beatrizl1
mem
dura
triz. Tres obras en un acto el drama de Julia Maulra E l placer de los dio* en j
A n o c h e se c e l e b r ó en el teatro I n f a n t a ses. Durante el curso de la represenitacióni epeu
Beatriz u n a interesante s e s i ó n del T e a t r o de en ciertos rtiomentos ó e el a
ensayo " L a C a r á t u l a " , que con t a n t o acierto tensión trágica, sé re- pect
d i r i g e n J o s é G o r d ó n y J o s é M a r í a de Q u i n t o . gistraron en la sala al- rum
F u e r o n puestas en es- gunos rumores que no píen
cena " L a s e ñ o r i t a J u - sos i
llegaron a traducirse
lia", d e Strindberg; cen
" M á s fuerte que ellos", en protesta. A l final de de 1
de B e r n a r d S h a w , e los actos sonaron los la v
" I n t i m i d a d " , de Pelle- aplausos, el telón se a l - tud
r í n , tres obras en u n zó varias veces y la au- déla
acto que, con diversos tora, saludó, en unión acci
aspectos y categorías, P!
de los intérpretes.
resumen aspectos f e l i - Mai
ces o, s i se quiere, j a - Irene López Heredia
chis
Marfa J e s ú s Valdés Iones trascendentales de puso en juego sus me- el (
y J o s é Franco • l a e v o l u c i ó n escénica. jores dotes de actriz lleg
El hondo d r a m a t i s m o para dar vida al difí- cesi
del autor sueco, l a i r o n í a de G. B . S. y l o cil papd de la prota- Irene López Herediai sim
que p u d i é r a m o s l l a m a r la e v a s i ó n p o r el gonista, que, especial- y Julia Maura dra
c r u d o r e a l i s m o del f r a n c é s , h a l l a r o n su exac- mente en las» últimas E
ta a d e c u a c i ó n en la d i r e c c i ó n e s c é n i c a d e
J o s é Franco, en su a d m i r a b l e i n t e r p r e t a c i ó n escenas del tercer acto, ha de afrontar una i r a :
situación monologal desairada'1 y violenta. Par de
de "Juno", y en el trabado impecable de M a -
r í a J e s ú s V a l d é s — m a g n í f i c a actriz, de q u i e n ello se hizo acreedora a i m 'sincero elogio, lo reír
en otras ocasiones hemos t e n i d p o c a s i ó n de sát
mismo que Antonio Prieto, A s u n c i ó n _ M o n -
hacer merecidos elogios—, C a r m e n V á z q u e z tijano, Conchita Sarabia, M a r í a Rosario So- pe
Vigo, E m i l i o Alisedo,- A n g e l i n e s Montenegro, riano, Juana Càceres, M a r y González, Juah da
M a r í a Luisa Romero, A m p a r o G ó m e z R a -
Cortés y J o s é Montijano. rá
mos, Consuelo M a r u g á n y los Sres. Cerro,
es,
S i m ó n , Forcada y O l í a s . Para todos h u b o ir
muchos aplausos.—A. M . Desde su primera obra teatral hemos segui- la
do atentamente l a p r o d u c c i ó n e s c é n i c a de J u l i a
Maura, que tiene talento, temperamento y con-
diciones de experta c o m e d i ó g r a f a . Varias veces
tuvimos o c a s i ó n de aplaudirla y estamos segu-
ros de que en el futuro no faltarán coyunturas
propicias para ratificar nuestro elogio. S u dra-
ma " E l placer de los dioses" nos parece, en
cambio, poco feliz, A nuestro modesto enten-
der, se ha equivocado l a autora en l a e l e c c i ó »
del tema, poniendo en su trabajo un entusias-
mo digno de mejor causa; porque si bien h u y f
—como anticipaba en su graciosa autocrítica—*
de determinados tópicos, como el abuso de las
conversaciones t e l e f ó n i c a s , el empleo de l a
m ú s i c a de fondo, o el problema de los hijos
naturales c a y ó , sin embargo, en otros lugares
comunes, tales como las conversaciones pre-
paratorias de los criados, l a utilización de las
consabidas "cartas comprometedoras" y a l t é r -
mino del drama, lo que p u d i é r a m o s llamar "la
escopeta fatal",' tan traída y llevada en los dra-
mas rurales y en las tragedias de celos y de
maridos vengadores de su honor.
Precisamente es l a intuición de l a m e c á n i c a
e s c é n i c a que posee J u l i a Maura, su habilidad!
y su pericia en el manejo de personajes, y l a
soltura con que, frecuentemente, sabe conducir

39
el diálogo, lo que, a pesar del asunto e r r ó n e a -
mente elegido, logra mantener l a obra en pie
durante los tres actos.. Pero l a malicia que pone
en juego para desarrollar l a intriga no puede
encubrir l a ingenuidad de fondo que encierra
Teatro de Ensayo
U n poco retrasado viene en esta
el argumento. Desde el primer instante el es- ocaaión el teatro de ensayo " L a C a -
pectador se percata de lo que va a quedar y los ráitula"; es verdad que noa h a ofre-
rumores surgen precisamente cuando se cum- cido tres eetrenoa, pero eao no quie-
plen los requisitos previstos: los ciegos impul- re decir que h a y a ofrecido trea no-
vedadea, ni en apunto, ni en tenden.
sos de celos, de rencor y de venganza que h a - cia, ni en procedlimieiitos teatrales.
cen a l a madre ser el instrumento inconsciente K s curioso que, a pesar de ser cada
de la muerte de su hijo; los versos que aclaran' una de las obras de una é p o c a di-
la verdad, pero "demasiado tarde", y l a acti- ferente, coincidan las tres en una
tud de los culpables o de los criados que está frondosidad yenbalist'a, contrario a l
delatando todo lo contrario de lo que en l a
acción se quiere aparentar.
Para paliar l a t e n s i ó n trágica apela Julia
Maura a recursos poco estimables, como el
chiste "del gas", y en su afán de mostrarnos
el candor de a l g ú n personaje como "Lucita",
llega a exagerar ese candor hasta l í m i t e s ex-
cesivos que hacen del tipo no sólo ingenuo,
sino t a m b i é n risible, con daño de la réplica
dramática que se ve obligado a dar.
E n conclusión: " E l placer de los dioses" es un
í r a m a malcarado, porque su asunto carece,
de vigor humano y original y no pasa de ser
remedo de obras totalmente pasadas y archi*
sábi'tífcs. Como apuntamos al principio, estamos

persuadidos de que Julia M a u r a sabrá enmen-


dar en el porvenir este yerro, y se nos mostra-
rá nuevamente como l a excelente autora que
es, con v o c a c i ó n y con aptitud magníficas para
la c r e a c i ó n teatral.—Alfredo Marquerie.
A m p a r i t o QÓHMZ B a s a o s , M a r t a
Jesús Valdés, Carmen Vázquez,
Enrique Cerro j Joeé Franco

concepto s i n t é t i c o y sappresMsta
—perdón por l a palatira—, qu^ poc
ser de todo tiempo alma y esencia
de teatro h a llegado a ser una no-
vedad.
E l primer estreno, 'TLa sefiorlta
Julia", d© Sitrlndbery, seco capricho
teartraí, que nunca fué del gusto es-
pañol, lento, reiterativo, pleno de
conceptos literarios, « s d e ' u n a lon-
gitud tan exagerada, que el sentido
teatral se pierde a t r a v é s de dia-
quisiclones y tenmina, por Impera-
tivo del telón, sin que nada se so.
lucione ni tenmine: hubiera podido
caer antes l a cortina y saJbrfamos
de los personajes lo mismo que sa-
bemos media hora antes.
"Más fuerte que ellos", 4 « B e r -
nard Shaw, tampoco puede citarse
como Inquietud de arte nuevo, ni
casi como teatro, ponqué se reduce
a u n a conversación larga, sin ac-
ción, « n l a que l a s Ironías y frases
del SAutor no se prodigan /¡on fre-
cuencia porque Ies falta /A apoyo
de l a s i t u a c i ó n y «1 Incidente!.
"Intimidad", ds Jeaai Vlotor P e í -
lerin, m á s que u n a forma y tenden-
cia nueva es «1 apiwedhaanlento de
un grupo: parsonajee snlsteiriosoa
que no naiblan suscitan réplicas de
los personajes reales, y. estse répli-
cas son el fondo del pensamiento
de los parlantes, qus vlemé a. ser
tenriíMemente rastrero y sudo. Oo.

40
mm

mo en todo* loa "truooa", « n a


pasado «I «feoto á» «onpr^Ba, 1* r«- . 1>Í
ipettolóo y l a inolatenola, y a »"» no-
vedad, pesa y alarga de un modo
terrible; un autor, vejytydero autor
a l a aaitlig·ua hulblera consepildo
el mlamo efecto cori yunas frasea
Ihondaa y bastante m6s hr&vea.
uLas «efioritaa Maria Se¿ü» Valdés,
Angelina» Montenegro, María L u i s a
¡Romero, A/mparito G<5riiez Ramea,
Carmen Váaquez Viigo, Consuelo M a .
rugAn, y loa eeftores Cerro, Simón
Franco, Forcada y OMaa, dieron va-
lor a laa olbraa, deanostraron volun.
tad, arte y tma tnfmorla espléndida
y fueron èplswididos con justicia.
J o r ç e XHB lA CUEVA
f

" E L P L A C E R D E L O S DIOSES'
DRAMA D E DOÑA JULIA MAURA
Afirma l a autora que h a escrito
un drama; nosotros tenemoa l a Im-
presión da que ha hecho una ver-
dadera tragedia, y nos h a aervldo
d* curioso estudio ver cómo el con.
cepto de tragedia, no Intentado por
l a autora, «urge con tanta faerza
de l a índole del asunto, que5 se im-
pone a i propósito de siimple drama,
a l a manera moderna, al tono ac-
tual de tfeatro, y van surgiendo* ele-
mentos clásicos de tragedia, inclu-
so ©1 hado, los oaraoterws enteros 1
entregados a una pasión y ese de-
tenminismo que pudiera llamarse fa-
talidad circunstancial de las cosas,
í
que parece relacionada con l a fata-
lidad en el hecho esencial.
Y l a ofora camina a s u íill a peí-
s a r do^UMi escenas que l a autora
hf. carj^Bp de sencillez, como en l a
ex/posicR^ acaso l a mejor y m á s
motivada que h a hecho l a autora,
que, aislada de las notaÁ clrbuns-
fcanciaies, .es el diálogo ante una
«mujer entregada a los Curorea de
ííeonesia y l a criad«í venal en poder
de un pecreto del que s a c a prove-
cho.
Y a t r a v é s de «aceñas actuales al.
gue »u curso l a tragedla, que aso-
in.a el tipo sacrificado, un poco Ofe-
l i a de L/ucita, y e l marido rígido
que vive feon l a sospecha y l a ven-
ganza desde «i primer momento de
su ser teatral, y todo, hechos, pa-
iabras, personajes y aiotitudes van
O
mudando un presentimiento, que en
elWjipeotador es un convencimiento
totSfe del fin aengrlento y trágico,
máa fuerte a ú n porque vemos el a r -
ma, vengadora. L e m á s moderno de
l a otora, sin que el atribuirle l a an-
tigüedad de l a tragedia sea desdo,
ro, está, en l a moraleja de que a l .
f uña vez el a f á n de venganza pue-
e volverse contra el vengador.
Irene L6pez Heredia, penetrada
del sentido c l á s i c o que l a rodeaba,
hizo u n a interpretación sobria, un
tanto hieràtica, de lo m á s digno que
ie hamos visto. Asunción Montijano
vivió muy bien su tipo veh«ment<
y apasionado. María Rosario Soria
no, acertada en todos momentos
Muy bien Antonio Prioh y J u a i
Cortés en un papel de dos aspectot
bastante difíciles.
L a obra Interesó, hubo momentot
de gran «ir. cíAn entre loa eapecta-
dores y muchos aplausos y llama-
das a escena a l final de los actos.
Jorge D E L A C U E V A

41
"Sin título, número 0"
A n o c h é se p r e s e n t ó A m a l i a de Isaura en el
C a l d e r ó n . Recibida con una o v a c i ó n encendida CALDERON
y prolongada, buena prueba de la a d m i r a c i ó n
y de la s i m p a t í a que M a d r i d le guarda, t o -
das eus intervenciones, llenas de comicidad,
de buen sentido p a r o d í s t i c o y de o r i g i n a l i s i m a
Carmen Morell yí
gracia, fuerop acogidas con grandes aplausos. Pepe Blanco
"Sin t í t u l o , n ú m e r o 0" llama el e s p e c t á c u l o Oaurnen Moredl y Pepe Blanco
que ofrecieron los poetas Ochaita y X a n d r o han trasladado el escenario de aus
V a l e r i o y el maestro So- é x i t o s a l Calderón con el entrete-
lano. A b u n d a en cuadros nido espectáculo
.liricO'S y coloristas, en folklórico titula-
do "Alrededor del
estampas de fina evoca- mundo"
ción o de bien consegui- Estos dos divos
do h u m o r ,—salvo tres de l a canción de-
chistes, el dje un n o m b r e rrocharon a lo lar-
i n d i o , el de u n v u e l o de go de l a velada de
novios en a v i ó n , y el de anoche todo el ar-
la s u s t i t u c i ó n de la pala- te personal de qu»
disponen, s u p e-
b r a "WateTloo", que de- rándose principal-
b e r í a n ser suprimidos—. mente en l a mag-
Los versos de las cancio- nifica interpreta-
nes son jugosos y gar- ción de l a bella
bosos, y las ideas que estampa aragone-
sa que lleva por
presiden las estampas titulo "Al P l l a y .
e s t á n b i e n pensadas y H u r t a d o de C ó r d o b a Caaimen Morefll
realizadas. E l m a e s t r o y Amalia de Isaura deleitó a l público
Solano, en J.s p a r t i t u r a , . en un cuadro fla-
h a sabido combinar «u personal i n s p i r a c i ó n menco, cantando
oon temas y m e l o d í a s conocidas o populares, unas medias gra-
nadinas con depu-
logrando composiciones que p r o n t o a l c a n z a r á n rado estilo y mag-
gran d i v u l g a c i ó n . nifica voz, asi co-
mo tamíiWén P e -
Con A m a l i a de Isaura t r i u n f a r e n el b a i l a r í n -¿ pe Blandpi en unos
H u r t a d o de C ó r d o b a — s e g u r i d a d y d o m i n i o y « í!5„BIanco y tangulllos popula-
buen manejo efectista—; R o ç í o A r a g ó n — j o v e n carmen Morell res de «u crea-
• clón.
danzarina que hace honor a su apellido, pues Be repitieron números y hubo
pertenece a una d i n a s t í a de grandes artistas, y oonatamtea ovaciones y llamadas a
anoehe r e v e l ó sus admirables condiciones—; , «»cena, claro exponent» del éxito
de este eepeot&oulo.
M a r g a r i t a S á n c h e z — c a n c i o n i s t a y actriz exce-
O.
lente—, Alfonso de C ó r d o b a , Pepe Triana y
z Fernando La Riva y el resto de la c o m p a ñ í a .
V Merece mención, especial el maestro M o n r a ,
que en ascendente línea de constante' supera-
ción, ha montado la c o r e o g r a f í a de un modo
Impecable. E l baile m a d r i l e ñ o de candi^, d o n -
de luce el encanto delicioso de la^ "cachucha",
es uno de los cuadros mejor d i r i g i d o s que he-
mos v i s t o desde hace m u c h o tiempo, l o mismo
que la j o t a ç a c e r e ñ a de "Caminito de Roma".
Los decorados de Burgos, con l i m p i a , atrevida
y luminosa estilización, eontribuyeroo al é x i t o .
Los autores y el maestro M o m a recogieron
largas salvas do aplausos desde el palco e s c é -
nicc—A. MARQUERIE.

42
Í7
CALDEROPf

"SIN TITULO NUMERO 0"


Espectáculo de los señores Ochaíta y Xandro Valerio,
música del maestro Solano
Se i m p u s o de man-era t o t a l y h o n o r de H u r t a d o de C ó r d o b a , que
r á p i d a a l p ú b l i c o , que l l e n a b a el se desenvuelve en las regiones d e l
t e a t r o p o r completo, el a r t e pecu- a r t e c o r e o g r á f i c o en que el " b a i -
l i a r de A m a l i a I s a u r a , que so- l a o r " ee une a l b a i l a r í n ; n o h a y
b r e p a s a los l í m i t e s de l a c a n c i ó n , clase de baile en que n o se des-
y de l a p a r o d i a p a r a e n t r a r de e n v u e l v a con elegancia y d o m i n i o
l l e n o en el c a m p o del t e a t r o c o n y u n sentido j u s t o d e l c a r á c t e r de
u n c o n c e p t o t a n hondo, t a n since- l o que i n t e r p r e t a .
r o y t a n f á c i l del t i p o y de l a E-n todas sus a c t u a c i o n e s f u é
e x p r e s i ó n , que se o l v i d a e l s e n t i d o m a e s t r o , pero en " C ó r d o b a " , de A l -
p a r o d í s t i c o p a r a a p r e c i a r s-olamen- b é n i z , donde su v i s i ó n p r o p i a del
t e l a v i s i ó n a c e n t u a d a d e l perso- r i t m o y de l a m ú s i c a l l e g ó a l o
naje, que es l a base y s u s t a n c i a increíble, bailó u n "bolero" mara-
de l o c ó m i c o , l o d e m o e t r ó c l a r a - viaoae, en u n o de los c u a d r o r •^lás
m e n t e en l a " M a d r e de l a a r t i s t a " ajustados de color, de m o v i m . c n t o
y l o l l e v ó h a s t a l o d r a m á t i c o en y de e s c e n i f i c a c i ó n que r e c o r d a -
• 1 t i p o , v e r d a d e r o aguafuerte, de m o s ; y c u a n d o no se p o d í a sospe-
l a - C h a t a , pasando p o r l a v i s i ó n c h a r n a d a que s u p e r a r a a l o que
h a b í a hecho, c r e ó — n o se puede de-
c i r de o t r a m a n e r a — u n 1 " f a n d a n -
g u i l l o de A l m e r í a " e n e l que pa^
r e c i a i m p o s i b l e que l a sencillez de
la m ú s i c a y su aire nos pudieran
justificar una Impresión tan gran-
de de d o m i n i o , de g r a c i a y de re-
cursos.
T a m b i é n fueron aclamadas M a r -
g a r i t a S á n c h e z , buena c a n c i o n i s t a ;
R o c í o de A r a g ó n , b a i l a r i n a de e m -
puje y de m u y b u e n a escuela, y
M a r i f é , que b a i l ó c o n a r t e , y p o r
sumarse a l aplauso, u n a s Sevilla-
nas, u n t a n t o estilizadas, T>ero pre-
cisas y j u s t a s de m e d i d a .
A d e m á s de esto, y en u n desfile
de c u a d r o s b i e n entonados, m e d i -
dos y v a r i o s , p u d o apreciarse un
c o n j u n t o de m a g n í f i c o s " b a i l a o r e s " ,
r e c i t a d o r e s y m u c h a c h a s que cada
u n o p u d i e r a destacar aislado.
L a m ú s i c a , d e l m a e s t r o Solano,
v i v a , g r a c i o s a y suelta, c o n c a r á c -
t e r personal, s i n p e r d e r de v i s t a
las I n s p i r a c i o n e s populares, que l a
1 A m a l l a de I s a u r a , B o c i o A r a - d e n v a l o r y fuerza.
' g ó n , H a r t a d o do C ó r d o b a , M a r - •Un aplauso c o n s t a n t e y espon-
' g a r i t a S á n c h e z , Alfonso C ó r - t á n e o a c o g i ó todos y c a d a u n o de
doba y F e r n a n d o L a R i v a los c u a d r o s .
Jorge D E L A C U E V A
tótrajoóBfcSwi d« 1«. " d o r m í a " . T a n -
to surte & t r a v é s de t a n diversos
Rspectoa electrizaron a l p ú b l i c o ,
que a c o g i ó tedas y c a d a u n a de las
¿ c t U a d o n e s de A m a l i a I s a u r a con
frenéticas ovaíiones.
C o n el m i s m o fervor de entu-
Biasmo eonaron los a p l a u s o en

43
CALDERON
" Z A M B R A 1948", E N E L C A L D E R O N
L o l a Flores y M a n o l o Caracol, a í o r t u n E d o a
i n t é r p r e t e s d e l cante y baile flamenco, sie p r e - Lola Flores y Manolo
sentaron a n o c h e en el
C a l d e r ó n con " Z a m b r a Caracol
1948", é e ¡Quintero L e ó n L a gracia personal de L o l a Flores
' y Quiroga. E l e s p e c t á c u - y ese quintaesenciado «stilo de Ma-
l o contiene varios cua- nolo Caracol dieron anoche, con l a
p r e a e n t a c i ó a de
dros nuevos que fueron ^Zambra^lftíS", to.
m u y aplaudidos, e n ' e s - da l a fuerza ar-
pecial la " E x a l t a c i ó n de tística arrolladora
la s o l e á " y " M o r i t e , mo- del b a i l e y dej
ra", m a g n í f i c a mente BfeZ^»^ cante. Uno y c'ro
montados por el maestro J-^j^ lucieron a lo l a r .
c o r e o g r á f i c o M o n r a . Con ««j^o g K O de este e s p e c
yl táculo folklórico
L o l a Flores y Manolo de Quintero, León
Caracol—a q.u i e n es el y Quiroga la. esen-
f p ú b l i c o t r i b u t ó grandes cia gi tana que po-
Manolo Caracol ovaciones—compartieron seen, llena oe con.
el é x i los eutores y tenido, de fuerte
L o l a Flot es sabor local, pura
T i t a Gracia, Delia Ra-
y limpia, pB,ra lle-
mos, b o l i t a N a r a n j o , Sentiago Quesada,- Pnco gar a las estam,
pas tituladas "Mo-
nta, mora" y ^ R o .
U A g u i l e r a , el p r i m e r a p t o r . y d i r e c t o r - A n e e ' aa de p u e r t o " ,
- I León,, y el resto d é la c o m p a ñ í a S donde ambos a l .
oanzaron l a plenl.
Manolo Caracol tud del éxito, a
y L o l a Florea base de l a entrega
total de au arte,
que el público premió con estruen-
dosas ovaciones y que se hicieron
interminables a fuerza de repetidlo,
nes.
L o l a Florea, toda gracia y desen-
fado, v o l v i ó a triunfar ante el p ú -
blloo madrileño, y con ella Manolo
Caracol, cada vez m á s ñ r m e ©n en
inigualable estilo, c o 1 m ándoae el
é x i t o de é s t e en «1 c u a d r ó final t i .
tulado " L a casa de l a Bomba", don.
de, en una breve intervención, dió
muestras evidentes de buen actor.
T i t a Gracia puso de manifiesto
sus reconocidas dotes a r t í s t i c a s con
un concepto claro de lo cómico, y
Lolita Naranjo, excelente bailarina,
y Delta Ramos, canzonetista, se-
cundaron el é x i t o de anoche, en
unión del magnifico bailarín S a n t i a .

O go Quesada, Carmen Carrasco, R i t a


Ortega, Loll Moya y Angel de L e ó n .
P a r a todos hubo grandes aplausos
y llamadas a escena.
£L

44
Pablo S o r o z á b a l , fiel a la t r a d i c i ó n de la
zarzuela e s p a ñ o l a , vue.ve a darnos en !a obra
"LOS B U R L A D O R E S ' *
estrenada anoche en el C a l d e r ó n muestras de
;u talento como conti-
Zarzuela de don Serafín y don Joaquín Alvarez
nuador y Venovador de
n u e . l r o teatro l í r i c o .
Quintero, música del maestro Soroz ábal
Acaao por su m a e s t r í a en el s a í -
El l i b r o que S e r a f í n y nete y por el sentido profundo que
J o a q u í n A l v a r e z Quinte- de él t e n í a n los ilustres autores,
ro, los ilustres e i n o l v i - maestros en el g é n e r o , siempre m l -
dables c o m e diógraf os, Taron con a l g u n a a v e r s i ó n a l a
ofrecieron a S o r o z á b a l , zarzuela, sin duda porque l a n a t u -
raleza y l a verdad del s a í n e t e , en
se adapta perfectamen- ellos t a n sentida, no se a v e n í a con
te al i n s t i n t o del c o m - el Inevitable a r t i f i c i o de l a zarzue-
positor y e u m i n i stra l a . E s t o era en ellos t a n hondo que
aquellas sugestiones sen- siemipre que a l a zarzuela se acer-
timentales y populares caron f u é a t r a v é s de u n asunto
complicado y artificioso, sin duda
que m a y o r eco pueden por esa idea t a n frecuente en los es-
encoritrar en su f a n t a s í a - critores de que lo distinto, de lo que
y se acomodan m e j o r a se hace habitualmente, n o es dife-
la í n d o l e de su i n s p í r a - rente, sino c o n t r a r i o .
ción. Así, en "Los b u r - B n esta o c a s i ó n , para a u m e n t a r j
ladores", ebunflan las p á - l a fuerza de u n cuadro prlmoroea-
mente pintado, como por ellos, acal-
ginas de fresca Vtína Hermanos Q u i n t e r o den a l recurso do u n a broma, con
musical. Sin salirse del y maestro S o r o z á b a l olvido de que u n a bowna dentro de ¡
cuadro y a l z a d u r a co- i u n a a c c i ó n no puedo ser o t r a c ó a a |
rrientes de ] a - z a t z u e í a t í p i c a , libretistas y m ú - que u n incidente a n e c d ó t i c o l i g e r o ; i
í í ç o concretan sus f5cuitados respectivas so- pero como h a y tipos m a g n í f i c a m e n . i
bre una e c c i ó n !eve que -se sostiene sin des- t a trazados y d i á l o g o y o b s e r v a c i ó n , i
y como a d e m á s s a b í a n preparar las '
viccionee a t r a v é s -de escenas bien vistas, «n situaciones imusicales, acaso mejor
las que alternan los momentos í e n t i m e n t a l e s oue todos los autores de g é n e r o 11.
con los cuadros de cplo-r popular, como el do r i c o grande, l o g r a r o n u n l i b r o per-
l a venta. Las cualidades de i n v e n c i ó n m e l ó d i c a fectamente musicable, sabiendo que
se t u n d e a a una inteligente asimi'.ación de a l - lo entregaban al m ú s i c o a c t u a l m e n .
gunos procedimientos instrumentales aplicados te m á s capacitado p a r a escribir una
con tacto y aícierto., zarzuela.
Y no h a y , que. decir como lo na
L a orquesta, s i n dej^r de estar s u b o r d i n à ' d a aprovechado el maestro S o r o z á b a l ,
que lo h a tomado como base para
a l juego vocal, en el que S o r o z á b a l concentra hacer u n a p a r t i t u r a completa, de
el p r i n c i p a l v a l o r , adquiere i n t e r é s t a m b i é n
convenientemente trabajada. Valga como ejem-
p l o el ''Intermedio"', que v a l i ó al maestro So-
rozíiba,! vina topoeente.ovación. .
L a obra, bien r e p r B f c t a d a , o b t u v o u n t r i u n -
fo s e ñ a l a d o . En ia i n t e r p r e t a c i ó n merece des-
tacarse en p r i m e r t é r m i n o la l a b o r de E n r i -
queta Serrano, 'que a n i m ó su papel con v e r -
dadero donaire, y Caronen de la Puente, que
t e n í a a su cargo el de la protagonista. Este-
ban Astar'.oa d i ó prestancia al person-aje d e l
m a r q u e s h o y cantó, con buen>a ¿ a t o n a c i ó n . F é -
l i x Casas p e r f i l ó fel tipo c ó m i c o c&n graciosa
compostura. Carlos Olier, en el "Coronel Ga-
liano". m o s t r ó su excelente estilo de come-
diante. Se r e p i t i e r o n muchos trozos, y podisn
haberse repetido todos si S o r o z á b a l no se h u -
biera mostrado remiso a ello. S o r o z á b a l , . que
d i r i g i é la orquesta con v i b r a n t e tono, fué sa-
ludado con muchas ap'susos al f i n a l tiç los
tres actos, en c c i p p a ñ í a de los artistas.—
R. S A I N Z D B L A M A Z A .

C a r m e n de l a F u e n t e , E s t e b a n
Astarloa, E n r i q u e t a Serrano,
F r a n c i s c o M a r o t o , C a r l o s Oller
y maestro Sorozábal

45
RES'*
i Alvarez
zábal

— di . a «« «

Bill i
-Misa»*

g r a n maestro, que p u e d « p e r m i t í
ee e l lujo do ser v a r i o d e n t r o c
unas mismas ideas fundamentales
Y asi es gracioso y ligero, g r a v e y
digno, grandilocuente y hondo, sin
que por eso haga altibajos en l a
p a r t i t u r a , siempre d i g n a y entona-
da, aunque a r a t o s sea graciosa, l i -
gera y amable.
N o es m u y propicio el maestro
S o r o z á b a l a los repeticiones;' a pe-
sar de ello se r e p i t i e r o n varios n ú -
meros, forzado p o r el aplauso i n -
sistente del p u b l i c o ; sobre todo, u n
Intermedio de saibor s i n f ó n i c o t a n
lleno, t a n d i ^ n o y t a n arrebatador, •
l ú e los espectadores e s c u o h a r o n K
puestos en pie.
L a i n t e r p r e t a c i ó n fué en todo mo
mento, y por p a r t e de todos, digna]
de l a obra. Carmen de l a Puente,
a c t r i z y c a n t a n t e ; E n r i q u e t a Serra-
no, graciosa y s u e l t a ; E l v i r a P i -
queras, A n j t a C a r r i ó n , Esteban A s -
tarloa, F é l i x Casas, Francisco M a -
r M a r i o Funes, todos, en fln,
i y u v a r o n a l é x i t o grande, e n t u -
siasta y solemne.
DE t A CUEVA

X 0 d - ^ U w

46
EN E L CALDERON SE PRESENTO E L E S -
P E C T A C U L O "ESPAÑA Y S U CANTAORA" E S T R E N O D E " U N A C A N C I O N Y U»1 C L A -
VEL", EN EL CALDERON
Anoche se p r e s e n t ó en el' C a l d e r ó n el es-
De nuevo el " t r í o f o l H ó r i c o " , compuesito p o r
p e c t á c u l o " E s p a ñ a y su cantaora". Es u n con-
lee poetas A n t o n i o Q u i n t e r o y Rafael L e ó " y
j u n t o de estampas populares, l e t r a d « M o l i n a -
p o r el inspirado m a è s t r - Qujro-ga, aborda con
Moles y m ú s i c a de i P a v ó n y Naranjo, que no
r o t u n d o éxitOi el estreno" de u n e s p e c t á c u l o a n i -
a ñ a d e nada n u e v o al g é n e r o l l a m a d o f o l k l ó -
mado y d i v e r t i d o . " U r a c a n c i ó n y om clevcl",
rico, pero que encierra u n p o s i t i v o i n t e r é s
que en su p r i m e r a p a r t e enc'erra. una induda-
por la especial c o n d i c i ó n de sus p r i n c i p a l e s
ble y o r i g i n a l novedad de a c c i ó n , t r i u n f ó ano-
i n t é r p r e t e s : Pepe P i n t o ,
che en «1 escenario d e l C a l d e r ó n ' y c o n s i g u i ó
que aunque s a l i ó al es-
que muchos de sus n ú m e r o s fueran repetidos
cenario bajo los efectos
e n t r e grandes ovaciones. Gustaron, especial-
de una' n o t o r i a a f o n í a
mente el pasodoble, la zambra y las jetas, y
t r i u n f ó , como siempre^
los autores salieron é saludar ad f i n de cada
por la pureza de su es-
p a r t e entre grandes aplausos.
t i l o , en l a m e j o r y m á s
ambiciosa 1 í n e a d e l Cannmen M o r e l l e n t u s i a s m ó al a u d i t o r i o co
cante grande. Y Pastora f i n a a c t r i z y m a g n í f i c a cantante, y ' r e p e B'.&^—
P a v ó n , " L a N i ñ a de los
Peines", que, como sa- ratificó u n ^ vez m á s l a simpaba- y l a a d -
ben los buenos aficio- o r a c i ó n de que goza por su personalisimo es-
nados, es l a depositarla t i l o y la potencia de su voz. Con ellos com-
de la esencia y del se- p a r t i e r o n el é x i t o Carmen Porcel, M a n o l o H e r .
creto de u n arte p r o - n á n d e z — s i e m p r e d ç feliz edmicidad—, M i g u e l
fundo, misterioso y a n - Aguado, Caracol de C á d i z , L u i s Sharry, P i l a r
tiguo. E n ese arte, la "Niña de los Peines" de Oro, l a ooireografía de M o u r a , los figurines
voz se hace l a m e n t o l i - y Pepe Pinto de Burgos y e l decorado de Resti. Los n ú -
t ú r g i c o o tiene angus- meros de "Una canción, y u n c l a v e l " p r o n t o se
tia' y h o n d u r a de m i n a y de pozo o v a crean- h a r á n corol·lares.—J. C. V .
do con el repiquetear de las "chuflas" el r i t -
mo de u n a gracia i n i m i t a b l e que en l a gar- CALDERON
ganta de la "cantaora" es, al m i s m o tiempo,
p a í m a batiente, son de c a s t a ñ u e l a s y redoble Carmen Morell y Pepe
de zapateado... Con permiso de los detrac-
tores de l o "jondo", ¡es algo m u y serio t o d a - Blanco en "Una canción
vía, y siempre, d o ñ a Pastora P a v ó n ! , aunque
ya no sea " n i ñ a " n i le coloreen las negras y un clavel"
i crenchas las conchas con p ú a s de su s e u d ó - . E e t a s i m p á t i c a p a r e j a de a r t i s -
nimo. , / 't t tas, que tanto é x i t o viene a l c a n -
E l p ú b l i c o t r i b u t ó sus m á s encendidas o v a - zando con sus eapeotébculoa f o l k l ó -
ciones a Pepe P i n t o y a la " N i ñ a de los P e i - ricos, obtuvo ano-
nes" y a p l a u d i ó t a m b i é n a Carmen F l o r i d o , che otro triunfo
liena de í m p e t u , de b r í o y de gracia en eus m á s que a ñ a d i r
canciones; a Carmen M o r a , b á i l a r i n a exce- a su dilatada c a -
lente; a M a l e n i L o r e t o , gitana r u b i a y de ojos r r e r a artística.
claros, de prodigiosa y e x t r a ñ a belleza; A r - Sobre u n a logra-
t u r o P a v ó n , compositor e i n t é r p r e t e de l a m ú - da f a n t a s í a líri-
sica " c a l é " al teclado, que pulsa con t a n t a ca de los maes-
o r i g i n a l i d a d como temperamento, y al resto tros del g é n e r o
de l a c o m p a ñ í a . Los autores de l a l e t r a y de Quintero, L e ó n y
l a m ú s i c a salieron a saludar a l f i n d e l es- Quiroga, C a r m e n
pectáculo.—A. M . I^HBBW^B Morell y Pepe
B l a n o o lucieron
a lo largo de ella
sus magníficas
c u a l i d a d e s de
cantantes y d e
actores. Porque
"Una canción y
Pepe B l a n c o y u n clavel" es u n a
Carmen Morell f e l i z i n i c i a c i ó n
evolutiva dei t a n
t r a í d o y llevado g é n e r o f o l k l ó r i -
co, y a que las oportunas pincela-
das de s a í n e t e de ambiente madri-
l e ñ o que apunta amortiguan so-
bradamente la incesante machaco-
n e r í a de un andalucismo de p a n -
dereta. E l esipeoiáculc e s t á logra-
do en s ú fase inicial, desarrollado
con ese s i m p á t i c o desenfado a que
nos t i e n e n acostumbrados los
aplaudidos autores. L a p a r t i t u r a
•del maestro Quiroga, repleta de
matices, es l i m p i a y jugosa, so-
bre todo el pasodoble "Cocidlto
m a d r i l e ñ o " , e! g a r r o t í n " L a mona"
y el t a n g ú i l l o "Marinero de fra-
gata", a d e m á s del pasodoble t i t u
l a r del e s p e c t á c u l o , interpretado
con s u depurado estilo por Carmen
Morell. E n ei grupo de los acto-
res destaquemos, en primer tér-
mino, a Manolo Hiernández, ñno
y gracioso, bien secundado por to-
dos los componentes ' del elenco.
Muy bien la c o r e o g r a f í a de Mon-
ra, los figurines de Burgce y los
decorados de Ressti, Hubo cons-
tantes repeticiones, y el t e l ó n se
a l z ó insistentemente en honor de
autores e i n t é r p r e t e s .
C.

47
E N E L C A L D E R O N SE P R E S E N T O E L ES-
P E C T A C U L O " E S P A Ñ A Y SU C A N T A O R A " ESTRENO D E " U N A C A N C I O N Y U»1 C L A -
VEL", EN EL CALDERON
A n o c h e se p r e s é n t ó en e í C a l d e r ó n el es-
De nuevo el " t r i o foll-lórieo", compuesito por
p e c t á c u l o " E s p a ñ a y su cantaora". Es u n con-
les poetas A n t o n i o Q u i n t e r o y Rafael L e ó ' y
j u n t ó "de estampas populares, l e t r a de M o l i n a -
por e l inspirado maestra Quiroga, aborda con
Moles y m ú s i c a d e . P a v ó n y Naranjo, que rço
r o t u n d o é x i t o el estr eno' do u n e s p e c t á c u l o a n i -
a ñ a d e nada n u e v o al g é n e r o llaftiado f o l k l ó -
mado y divertido. "Una c a n c i ó n y un clavol",
rico, pero que .encierra u n p o s i t i v o i n t e r é s
que en su p r i m e r a p a r t e enc'erra. unía i n d u d a -
por la especial c o n d i c i ó n de sus p r i n c i p a l e s
ble y o r i g i n a l novedad de a c c i ó n , t r i u n f ó ano-
i n t é r p r e t e s : Pepe P i n t o ,
che en «1 escenario del C a l d e r ó n ' y c o n s i g u i ó
que a u n q u e salió al es-
que muchos de sus n ú m e r o s fueran repetidos
cenario bajo los efectos
e n t r e grandes ovaciones. Gustaron, especial-
de una n o t o r i a a f o n í a
mente el pasodoble, l a ' z a m b r a y las jetas, y -
t r i u n f ó , como siempre,
los autores salieron a saludar a i f i n de cada
por la pureza de su es-
toarte entre grandes aplausos.
t i l o , en l a m e j o r y m á s
ambiciosa l í n e a del Carmen M o r e l l e n t u s i á e m ó al a u d i t o r i o co
cante grande. Y Pastora- f i n a actriz y m a g n i f i c a cantante, y Pepe B % . -
P a v ó n , " L a N i ñ a de los
Peines", q ü e , como sa- ratificó u n ^ vez m á s l a simp'a.lla. y l a ad-
ben los buenos aficio- o r a c i ó n de que goza per su p e r s o n a l í s i m o es-
nados, es íla d e p o s i t a r í a t i l o y la potencia de su voz. Con ellos com-
de l a esencia y del se- p a r t i e r o n el é x i t o Carmen Porcel, M a n o l o H e r -
creto de u n arte p r o - n á n d e z — s i e m p r e d ç feliz comicidad—, M i g u e l
fundo, misterioso y an- Aguado, Caracol de C á d i z , L u i s Sharry, P i l a r
tiguo. E n ese arte, la " N i ñ a de los Peines" de Oro, l a ooireografía de M o u r a , los figurines
voz se hace l a m e n t o l i - y Pepe P i n t o de Burgos y el decorado de Resti. Los n ú -
t ú r g i c o o tiene angus- meros de "Una c a n c i ó n y u n clavel" p r o n t o se
tia- y h o n d u r a de m i n a y de pozo o v a crean- naráin üowul.are^.—J. C. V .
do con el repiquetear de las "chuflas" el r i t -
jnp de una gracia i n i m i t a b l e que en l a gar- CALDERON
ganta' de l a "cantaora" es, al m i s m o tiempo,
p a ï m a batiente, son de c a s t a ñ u e l a s y redoble Carmen Morell y Pepe
de zapateado... Con p e r m i s o de los detrac-
tores de l o "jondo", ¡es algo m u y serio toda- Blanco en "Una canción
vía, y siempre, d o ñ a Pastora P a v ó n ! , aunque
ya no sea' " n i ñ a " n i le coloreen las negras y un clavet*
i crenchas las conchas, con p ú a s de su s e u d ó - Eeta s i m p á t i c a pareja d« a í t i s -
nimo, f tas, que tanto é x i t o viene alcan-
E l p ú b l i c o t r i b u t ó sus m á s encendidas o v a - zando con sus espeotáxmlos f o l k l ó -
ciones a Pepe P i n t o y a la " N i ñ a de los P e i - ricos, obtuvo ano-
nes" y a p l a u d i ó t a m b i é n a Carmen F l o r i d o , che otro triunfo
Kena de í m p e t u , de b r í o y de gracia en sus m á s que a ñ a d i r
canciones; a Carmen M o r a , b a i l a r i n a exce- a su dilatada c a -
lente; a M a l e n i L o r e t o , gitana r u b i a y de ojos r r e r a artística.
claros, de prodigiosa y e x t r a ñ a belleza; A r - Sobre u n a logra-
t u r o P a v ó n , compositor e i n t é r p r e t e de l a m ú -
sica " c a l é " al teclado, que pulsa con tanta'
o r i g i n a l i d a d como temperamento, y al resto
de Ha c o m p a ñ í a . Los autores de l a l e t r a y de
l a m ú s i c a s a l i e r o n a saludar a l f i n d e l es-
pectáculo.—A. M . I^IHBBB'^*
oavoa^osi
N n v i í V d i

«piA -ei s p 'uoisjaAip -ex a p ' ( ( s 3 u i »


-TTBp,, TOJ a p '¿9JBO SOI. 3P •BPIU3A13

s* i-Bdpuud •B[ 's^n^o sop sei. i


•fBUOIOlP'BJÍ C U ií •E^SíUJSpOUI '•Bomó 1
-XBUOUI ou X •BU^Oi·q-ndej uçp-Bui

48
CALDERON

LA "NIÑA D E L O S PEINES'9
Hace a ñ o s , corramos un velo so- a c l a m ó al artista, exalta.dor de u n
bre el n ú m e r o de ellos, olmos en cante puro.
Sevilla lo que llamamos entonces Apenas nos queda tiempo p a r a
"petenera grande halflar del e s p e c t á c u l o , l i m p i o y m u -
de concierto", que do, lleno de reminiscencias t a n emo-
c r e ó , a fuerza de cionantes como el recuerdo de M a -
arte, de estilo y nolete, y pa,ra ensalzar a C a r m e n
de c o r a z ó n i u n a Mora, gran b a i l a r í n a c l á s i c a ; a C a r .
casi chiquilla, p r o . men Florido, graciosa siempre, con
mesa 'de ' g 'r a n un dejo c a ñ í en sus creaciones, y
"cantaora", Pasto- a M a l e r i Loreto, baile justo, preci-
r a P a v ó n , que os- so, y con todo eso, apasionada do
tentaba el p i n t o , Ja m á í p u r a esencia. Ta.mbién me-
r e s co sobrenom, i-ecen m e n c i ó n Melchor de M a r c h e -
bre de " N i ñ a de na, eran g r u í t a m s t a ; Pepe L a r a ,
los Peines", . p o r "bailaor" de enormes facultades y
a l u s i ó n a su poca dominio, aunque demasiado ganado
edad y a los p e i . por l a estilización, y otros, a r t i s t a *
necillds de colores excelentes que iwvmos destacando en
otras actuaciones.
con que adornaba
su airosa cabeza. tlnrgo 1>E L A r T i ^ r .
L a s e n t i da y
g-raciosa seguidilla
del " P a ñ o moro"
del s i g l o XV-t,
q u e tenia esen-
cia de inmorta.ü-
dad, como todo lo
que es "hondo" y
de sentido r a c i a l , 16 W
r e s u c i t ó en boca
de una "cantaora" N i ñ a de lo» Pel-
d,e s conocida, " l a ñ e s " , Pepe Pinto,
puertenera" o "la y Carmen F l ó -
paternera", y re. rido
s u c i t ó máua u m -
plta, m á s profunda, de sentimiento
y con el nombre d é "peicnera", j
asi medio siglo, a t r a v é s de estilis-
tas como J u a n B r e v a y Silverio,
•hasta .surgir grande y completa en
boca de l a N i ñ a de los Peines",
L a o í m o s anoche con el mismo
sentimiento, con el npismo brío y l a
m i s m a e x p r e s i ó n que iiace a ñ o s , y
con ella sola se a p o d e r ó del p ú b l i -
co y lo hizo; p r o r r u m p i r en ovacio-
nes interminables, con vivas y acia
maciones. T'à d u e ñ a del püiblico can.
tó por varios estilos ántigúofi, 'en
"lu-cna"'con el entusiasmo del p ú .
blico, que, enardecido "ante los arpe-
gios maravillosos de l a cantaora, !a
i n t e r r u m p í a con bravos y aplausos
a • '-oníi.dores.
t a m b i é n Pepe Pinto, c á n t a o r de
l i m p i a solera y depurado estilo, le.
v a n t ó aplausos tempestuosos, oobre
todo en una soleé, c l á s i c a y en una
"seguiriya" g i t a n a inconmensurable,
con l a n o v e í l a d i n t e r e s a r í ü s i m a ^ de
ser a c o m p a ñ a d o al piano por A r t u r o
P a v ó n , compositrir «y pianista claro,
preciso v © m o t i v o , ' que d e s p u é s la
e j e c u t ó dignlsimf.mente a piano solo,
y fuá c á m b una e x p l i c a c i ó n , como
un c i e s e i n r a ñ a m i e n t o de l a "segui-
r i y a " , que vibró, sin perder nada de
su estilo, de su garbo y de su ele-
gancia, como piera oe concierto
eminentemente piarüstica.-
k E l p ú b l i c o se dió cuenta riel i n -
tento, de sus dificultades espeluz-
nantes, y t a m b i é n i n t e r r u m p i ó y
tiniliillinilIHIMüiiiniiiiiniiniiiiKM

49
1

Presentación de Conchita Piquer CALDERON


en el Calderón
A y e r se p r e s e n t ó en el C a l d e r ó n la C o m - Variedades selectas
p a ñ í a de canciones y bailes de E s p a ñ a de l a A carigo de un buen conjunto de
cual es p r i m e r a figura la gran estrella Con- artistas de variedades se presentó
chita Piquer. L a f a n t a s í a l í r i c a " T o n a d i l l a " , anoche en el tea-
de los poetas Q u i n t e r o y Rafael de L e ó n , con tro Calderón « n
programa que f u é
m ú s i c a del maestro Quiroga, acaparador de muy del aigtado
la misteriosa gracia de la m ú s i c a h o n d a m e n - d«l publico que
te, o m e j o r "jondamente" p o p u l a r , s i r v i ó de llenaba e l local.
m a r c o para esta p r e s e n t a c i ó n , donde C o n c h i - E n t r e otros • a r .
ta t r i u n f ó plenamente, y f u é objeto de e n - tiatas destacaron
Conchita C . G a -
cendidas y prolongadas ovaciones, m i e n t r a s llar, que triunfó
el t e l ó n se alzaba ^muchas veces en honor de ampHaimente,, so-
l a cancionista y d é los autores. bre t o d o en l a
/ ¿i zaonlbira de Quln.
B n las canciones " L o l a P u ñ a l e s " , que C o n -
chita dice a c o m p a ñ a d a del relampagueo i m - f mSBSL tero' y Qui-
presionante de sus ojes y de sus ademanes \ ma A roga "Vamos a
de excelente actriz, poniendo en su acento ^ E ^ ^ B dejarnos", y en l a
/ "-^ " l WBm estaroipa " L a J a -
un b r í o y una e n e r g í a i n i m i t a b l e s , en la t o - rifa", que inter-
nada r o m á n t i c a de "La Reina Mercedes" llena preta con Paquito
de finura sentimental y evocadora, y en los Ortega, que asi-
mismo se hizo
aplaudir en sus
recitales y bailes
andaluces. Rocío
de A r a g ó n , Rodri-
Mur, Teresita H©
redia, Mansilla y
l a pareja los W a z -
keray fueron t a m .
Conchita Gallar, bl^n calurosamen
Paquito Ortega te aplaudidos. EÏ
y Bocio d© A r a . veterano Balder,
gón que con sus popu-
lares y graciosos
muñecos fué l a atracción máxima
del prograsnaj Cleto, l a s e ñ o r a Clo-
tilde, Gaona Chico, K l r i k l , Cangre-
jo y Rompecoles tuvieron u n a ac-
tuación l u c i d í s i m a a t r a v é s de las
acertadas escenas de lograda hila-
ridad.
Todos los artistas í u e r o n caluro-
samente aplaudidos, y l a velada
transcurrió dentro del ambiente s l m .
pático de las variedades.
C.
¡ O

50
/ 1
T .,E„A T R O
L o s aplausos fueron constantes,
CALDERON y pedido por ellos hubo de repe-
tir l a r e l a c i ó n de l a torro " S u e ñ a
el rey..."
Compañía Lope de Vega Jorge D E L A C U E V A
D e s p u é s de u n a larga tempora-
da de arte, de verdadero arte, por1
provincias, siempre . con un gran
respeto a las obras grandes de PRESENTACION D E C O M P A Ñ I A Y ESTRE-
nuestro teatro, l a c o m p a ñ í a -Lope NO D E "CARITINA" EN E L LOPE D E VEGA
de V e g a h a tenido el buen gusto
de presentarse con la m a g n a obra E n el L o p e de Vega h i z o anoche su p r e -
"L/a vida es suefio", como quien s e n t a c i ó n la c o m p a ñ í a encabezada por M a r u -
d e s p u é á - d e u n a empresa meritoria j a Boldoba y A l f o n s o Goda, con e l estreno 1
viene a rendir cuentas y a recoger de " C a r i t i n a " , opereta o r i g i n a l d,e A n t o n i o y !
lo» aplausos merecidos! Juan G u a r d ó n y A n t o n i o G a r c í a Copado, m ú -
A s i h a sido en esta o c a s i ó n , por- eica d e l maestro B á e z . i
que el p ú b l i c o no sólo premiaba l a Desde las p r i m e r a s escenas, desarrolladas
dignidad y el buen estilo de lo que v e r d a d e r a m e n t e d e n t r o d e l m á s p u r o ambiien-
estaba viendo, sino l a labor rea- te o p e r e t í s t i c o ^ t a n t o p o r e l asunto como p o r
lizada, tanto que l l a m ó a l activo e l j u e g o de los personajes, que se desenvuel-
director J o s é T a m a y o p a r a haoerlç v e n con el desenfado que p e r m i t e e l g é n e r o ,
participar de los aplausos. p e r o con u n d i á l o g o a r a t o s i n g e n i o s o y s i n
" L a v i d a es s u e ñ o " , presentada c h o c a r r e r í a s n i frases de m a l gusto. Sobre e l
con un decorado finamente s i n t é - l i b r o campea una p a r t i t u r a a l a que e l m ú -
t i c o y m o n t a d a con dignidad, f u é sico ha p r o c u r a d o l l e v a r las cadencias y g i -
t a m b i é n , r e p r e s e n t a d a con v e r d a - r o s de los r i t m o s modernos, que t u v i e r o n s u
dero c a r i ñ o y cuidado. C o n c h i t a m a y o r b r i l l a n t e z en los n ú m e r o s d e l p r i m e r
Montijano dijo l a parte de R o s a u - aoto " T ú s e r á s m í a " , al que d i e r o n g r a n ex-i
r a con verdadero empaque y con p r e s i ó n la Baldoba y Goda; la "Meroha d-e los
c e r t e r o acierto,-con un tdho de de-
granaderos" y las czardas; y en. el segundo, la
l i c a d a firmeza. Carlos Lemos, que
hizo u n Segismundo brioso, ento- c a n c i ó n - c o u p l e t " C a r i t i n a " ; l a " X a m b a en Sa-,
nado y e n é r g i c o , d e m o s t r ó que sabe wiaroa", y e l c u a d r o a p o t e ó s i c o , " L a fiesta de
decir el verso. l a paz".
M u y bien Alfonso Muñoz, que M a r u j a Boldoba d i ó m u c h o r e l i e v e a sus p a -
dijo con dignidad y expresión. peles, cosechando muchos aplausos e n u n i ó n
A s u n c i ó n Balaguer, sencilla y a m a - de A l f o n s o Goda. C o n t r i b u y e r o n a l é x i t o J u s -
t a P e ñ a , C h o n i R o d r í g u e z , L o l i t a B a r r i o y los
actores c ó m i c o s M i g u e l A r t e a g a y Pasquito
Cano. B i e n e l decorado y v e s t u a r i o y las e v o -
luciones c o r e o g r á f i c a s . E l p ú b l i c o o b l i g ó a los
autores, con su® aplausos, a saludar varias
•^eces al final desde el proscenio.—C. i

C a r l o s L e m o » , Alfonso M u ñ o z ,
J o s é Tanmyo, María Asunción
B a l a g u e r y C o n c h i t a Monti

ble, y de acuerdo con é s t o s , J o s é


C a r l o s R i v e r a , Manuel D o m í n g u e z
• L u n a y E s t e b a n de Pablos. •

51

La compañía Lope de Vega se pre- En el Calderón se estrenó la ope-


senta en el Calderón reta humorística de Mejías y Blan-
En f u n c i ó n patrocinada por la A s o c i a c i ó n de
l a Prensa se p r e s e n t ó anoche en el C a l d e r ó n
co "Neurastenia de amor"
la c o m p a ñ í a Lope de Vega, d i r i g i d a p o r J o s é Anoche se e s t r e n ó en el Calderón la opere-
Tamayo, y galardonada con los p r e m i o s n a - ta h u m o r í s t i c a . libro de Leocadio M e j í a s y
cionales de Teatro 1947 y 1948, y en l a que
m ú s i c a del maestro Blanco, Neurastenia^ de
descuellan Carlos Lemos (premio nacional de
i n t e r p r e t a c i ó n 1948), Conchita M o n t i j a n o , A l - amor. Desde el primer momento se n o t ó l a
fonso M u ñ o z y M a r í a A s u n c i ó n Balaguer. deficiencia de ensayos. N i l a "estrella" M a r u -
A b r i e r o n el programa unas elocuentes pala- j a T o m á s ni el g a l á n cantante E m i l i o G u a r -
bras d e l escritor D . N i c o l á s G o n z á l e z Ruiz, q u e d e ñ o se sabían los pa-
hizo la p r e s e n t a c i ó n de peles, así como l a m a -
l a c o m p a ñ í a y puso de
yor parte de l a compa-
r e l i e v e l a pausible cam-
p a ñ a que en p r o de ñ í a . S e salvaron por su
nuestro a r t e d r a m á t i c o m e r itorio esfuerzo l a
desarrolla 1 a notable actriz de carácter C a r -
a g r u p a c i ó n teatral, pa- men Carrasco y el p r i -
labras que fueron aco- mer actor L u i s B a r b e -
gidas con largos a p l a u -
ro. L a voz del apunta-
sos.
dor se o y ó mucho m á s
Se r e p r e s e n t ó a con- que la palabra de los M a r u j a T o m á s y
t i n u a c i ó n " L a v i d a es
intérpretes. A l g u n o s Leocadio M e j í a s
s u e ñ o " , de C a l d e r ó n , r e -
fundida en tres actos n ú m e r o s musicales de
por Francisco Roca L o - Conchita* M o n t i j a n o la primera parte fueron repetidos, pero, en
sada, con u n m a g n í f i c o y Carlos L c m o s general, la partitura es débil y vulgar. L e o -
r e p a r t o , decorado d e cadio M e j í a s s a l i ó a saludar al fin de l a pri-
B u r m a n y vestuario p r o p i o . L a v e r s i ó n dada mer jornada, pero no c o m p a r e c i ó al terminar
a l a «tora i n m o r t a l calderoniana f u é excelen- l'a obra, que fue acogida con aplausos y mues-
te. Carlos Lemos e n c a r n ó con a l i e n t o decla- tras de disconfonmidad.
m a t o r i o el papel d e Sagismundo y f u é o v a -
cionado en diversos pasajes; asimismo plasma- Realmente no pudimos percatarnos bien del
r o n con matices expresivos sus personajes a s u n t ó de l a opereta, en parte por las equi-
Conchita M o n t i j a n o , M a r í a A s u n c i ó n , Balaguer, vocaciones de los intérpretes y también por-
Alfonso M u ñ o z , M a n u e l D o m í n g u e z ,y d e m á s que el autor emplea frases raras y sibilinas,
i n t é r p r e t e s d e l a obra. de contenido misterioso, y apela a un humor
C o n s t i t u y ó la- f u n d ó n u n a m a g n í f i c a j o r n a - demasiado violento v disparatado, en el cual
da de arte.—J. C. V . -
es muy difícil seguirle. P e r o , en fin, M e i i a s
e; un cronista y periodista lleno de agilidad
y de garbo y suponemos que en mejor oca-
sión e n m e n d a r á - e s t a e x t r a ñ a e q u i v o c a c i ó n de
Neurastenia de autor, opereta desquiciada y
desconcertante.—A. M .

52
/

CALDERON

"NEVRASTEISIA D E AMOR"
OPERETA D E HUMOR D E LEOCADIO MEJIAS
Y MAESTRO BLANCO
De difícil experiencia h a juzga- oes desde el palco e s c é n i c o al Anal
do el autor en su a u t o c r í t i c a l a da^ cada acto,
opereta de humor—asi reza en los C.
programas—estrenada anoche en ______
el C a l d e r ó n , con el título de "Neu-
rastenia de amor". Y esta dificul-
tad no l a vimos en ninguno de sus
pasajes, pues bien sencillo es h a -
cer salir al escenario a unos cuan-
tos personajes—en realidad tres—•
y hacerles que digan una serie de
incongruencias ingenuas, amalga-
madas con algunas frases altiso-
nantes bastante cursis. Si l a no-
vedad que el s e ñ o r M e j í a s quiere
dar a su obra es que sus perso-
najes entren y salgan del escena-
rio sin u n a a c c i ó n o motivo que
lo justifique, y que el argumento
sea tan poco original como l a m i -
l i o n à r i a joven que quiere un m a -
rido, y que los chistes sean a ba-
se de frases t a n chabacanas co-
mo " T o m a del frasco. Carrasco",
e t c é t e r a , m á s vale que el s e ñ o r
M e j í a s c o n t i n ú e entre bastidores.
E l maestro Blanco h a compues- Barbero, T i n a Mantilla, M a r t a
to u n a p a r t i t u r a de acuerdo con el R i l o , L a u r e n , R o s i t a Montorio
libro, carente de contenido e in-
expresiva. y Leocadio M e j í a s
M a r u j a T o m á s , en un papel muy
poco apropiado p a r a ella, n a d a voz y ademanes, y C a r m e n C a -
pudo h a c e r en favor del mismo, rrasco y T i n a Mantilla, un tanto
m á x i m e con su escaso vestuario elogiables en sus respectivos y cor-
—una bata en todas las escenas—, tos cometidos.
v que h a s t a p a r a bailar u n a rum- E l p ú b l i c o no tuvo l a paciencia
ba lo hace con u n quimono. necesaria p a r a esta clase de^ es-
L u i s Barbero, muy engolado en p e c t á c u l o s veraniegos y m o s t r ó su

c.

53
ü

CALDERON m
Reposición de Cl
minutos nada menos
L a g r a c i o s a y m i l e n a r i a opere-
mi
t a de M u ñ o z K o m á n y el m a e s t r o
G u e r r e r o " C i n c o / m i n u t o s n a d a me-
nos" f u é anoche repuesta c o n g r a n
é x i t o en el escenario d e l C a l d e r ó n

M a r u j a T o m á s , R o s i t a Monto-
blo, E d u a r d o H e r n á n d e z , X i n a
Mantilla y maestro coreográfico
Ramos

por l a c o m p a ñ í a de M a r u j a T o -
m á s . L a sin par "vedette" derro-
c h ó a lo l a r g o de l a v e l a d a g r a -
cia y s i m p a t í a , siendo constante-
mente aplaudida.
Con ella o b t u v i e r o n t a m b i é n l i -
sonjero é x i t o i n t e r p r e t a t i v o C h o n y
R o d r í g u e z , C a r m e n Carrasco, T i n a
M a n t i l l a , E d u a r d o H er n á n d e z,
Emilio G u a r d e ñ o , L u i s Barbefo,
T o m á s M a r t í n Cao, E d m a P i c o t ,
J o s é F l o r e s , M a n u e l N a v a r r o y de-
m á s componentes del elenco. Se
r e p r i s a r o n la m a ^ p r p a r t e de los
n ú m e r o s — r e p e t i d a ? ; veces los m á s
populares—, y todos los i n t é r p r e - .
tes t u v i e r o n que s a l u d a r desde el
palco e s c é n i c o a l f i n a l de cada
acto.
• C.

54
DE S E P X I J E M E R E , D E 1948.^ J p P l C I O N D E i j * , jU^-

I NFORMAGíON t
T E A T R A L E S Y Cl N
En la Comedia se estrenó "Acuar
el espectáculo de Pepe
Anoche se estrenó en la Comedia 'Acuare-
las, miscelánea cómico-lírica, de Ramos de
Castro y Perelló, con música de Monreal.
Fué muy bièn acogida por el púbüco, que
aplaudió todos los cuadros y que al final de
los actos hizo que el
telón sie alzara reite-
radamente, entre gra-n^*
des ovaciones. .
Ramón Perelló, re-
querido por la concu-
rrencia, hizo uso de la
palabra para agradecer
la cariñosa acogida del
auditorio y explicar la
ausencia de Ramos de
Castro, que se encon-
P a s t o r a Quintero, traba enfermo y al que
Rafael Nieto y Pepi- se comunicó el feliz re-
ta: Marco sultado del estreno.
Pastora Quintero—gracia y g e n t i l e z a -
triunfó como excelente cancionista. Pepita
M^rco, sobre todo en la jota y en el za-
pateado, confirmó sus admirables dote.s de
bailarina, y con estas artistas1 colaboraron
en el buen resultado figuras tan conocidas
como el recitador y cantaor Rafael Nieto,
Marcos Cejudo, el humorista Guillén, Paco
"el Americano", Emilio Guardteño y otro?
dos actores, uno de los cuales se llama Cua-
drado v t i otro Redondo.

Lo más débil de "Pinceladas" es l a esceno-


gratía de-Resti, relamida y, cucsi, y la coreo-
xfía de Arsenio Becerra, que en esta oca-
I no ha estado a la altura de su bien s a -
nado crédito, y ha montado» los n ú m e r o s con
tanta vulgaridad como pereda, sin- ningún ras-
go de i n v e n c i ó n ni de originalidad.
Lo mejor del espectáculo es su intención ca-
ricaturesca y parodística, la burla del exceso
de gitanería que aqueja al llamado "folklore",
el cuadro donde los i iáestros de escuela se
quejan de la fuga de los chavalillos hacia los !
escenarios, y la versión humorística de un
"flamenquismo medieval" lleno de hilarantès
anacronismos.
Hay también en "Pinceladas" buenos e ins-
pirados versos de corte andalucista y melo-
días graciosas y pegadizas, de Monreal, que
sabe recorrer sobre el pentagrama todas las
posibilidades regionales y coloniales con tan-
ta seguridad como donosura.
E n suma: el espectáculo de la Comedia, s i i f
grandes alardes de originalidad, entretiene y

divierte con arreglo a l a finalidad modes-


ta que se habían pronuesto sus autores —
A, M A R Q U E R I E .

55
ou 9"'-'
w3 '

5Y
fe-

"Acuarelas
Espectáculo de los señores l i n a o v a c i ó n cerrada y prolongada acogió
Ramos de Castro y Perelló, anoche la presencia en escena de la gran ac-
t r i z Catalina Barcena, que al presentarse en el
música del maestro Monreal escenario de la Comedia al frente de su com-
Como diveráCiS apuntes a l a acua^ p a ñ í a , t r a í a para los buenos aficionados u n
r&la, c o n v a r i e d a d de m a n e r a y r a m o de fragantes evo-
•de asainto, desfilan e n este espec- caciones. Todo en torno
táouHo Xni'aa veces como esquemas a la actriz es recuerdo,
de sainete, c o n u n l i g e r o esbozo de buen recuerdo, fechas de
est r e n o s inolvidables,

in p r e o c u p a c i ó n por a b r i r
v e n t a n a s europeas a
nuestro teatro, par me-
j o r a r la p l á s t i c a e s c é n i -
ca, por i n c o r p o r a r n o m -
bres nuevos, por dar a
conocer l o m á s saliente
d e . la d r a m a t u r g i a u n i -
versal... En la obra ele-
gida para la presenta-
c i ó n , " E l c o r a z ó n ciego",
de Gregario M a r t í n e z
Sierra— tan directamen-
te asociado a esa labor
de r e n o v a c i ó n e s c é n i -
ca—Catalina Barcen^ l o -
graba y sigue logrando Catalina Barcena y
una de sus mejorescrea- Francisco Arias
ciones: manera, estilo,
modos .de una escuela declamatoria, que tal
vez n o sea ya la de h o y — m á s escueta, simple
y naturalista—, peto que encerraba y encierra
v i r t u d e s indudables, y que r e q u e r í a magistrales
dotes de d i c c i ó n , y ce a d e m á n , de gesto y
de •actitilti.
No es nuestro cometido juzgar la comedia de
Pastora Quintero, Pepita Marco
M a r t í n e z Sierra, que tanta y tan prestigiosa
y l o s autores, P e r e l l ó , M o n r e a l
n o t o r i e d a d a l c a n z ó en vida y que en su m u e r t e
y R a m o s de C a s t r o
fué. a c o m p a ñ a d o por el m á s sincero d u e l o de
a s u n t o ; o t r a s veces, u n a i n i o i a c i ó n l-as letras y de la escena. " E l c o r a z ó n ciego"
de a m b i e n t e , y otras, l a a c t u a c i ó n fué en su d í a v a l o r a 4 % p o r la critica, y l o que
i p e r s o n a l í s i m a de l a a r t i s t a e n l a h o y interesa subrayar de la obr^ es que s i r v i ó
c a n c i ó n o e n el baile. de mareo e s p l é n d i d o para el l u c i m i e n t o de f a -
Se tonponén y a en los p r i m e r o s cultades de la i l u s t r e ' e c t r i z y de su bien con-
cuadros c o m o Agruras destacadas juntada c o m p a ñ í a . Catalina Barcena g a n ó al
P a s t o r a Q u i n t e r o , ' bella, de buen p ú b l i c o con la e m o c i ó n y la e x p r e s i ó n que i n -
y excelente, estilo, y P e p i t a M a r c o , f u n d i ó a su papel, felizmente secundada por eL
iwaignífica b a i l a r i n a , m a e s t r a en t o - p r i m e r actor Francisco Arias, por la just^za
dos l o s estilos d e l a r t e c l á s i c o y del g a l á n J o s é Crespo y por la labor d e l resto
e n t o d a s las m a n e r a s regionales, de los intérpre-tes, donde-figuran nombres t a n
que d o m i n a p o r completo. prestigiosos como Ana de L e y v a , M a r í a A n g é -
F o r m a n el c o n j u n t o M a r c o s Ce- lica Domingo, Josefina Robeds', J u l i a A b a t i ,
judo y E m i l i o Ouillén, tan ducho M a r y G a r c i b á ñ e z , M a r í a P i l a r Armesto, Luisa
e n esta clase de e s p e c t á c u l o . Paco M . M a s c a r e ñ a s , y los s e ñ o r e s S t e r l i n g , Guba-
el Aimericano, m u y b i e n de estilo, r r y . Caballero, Cuadrado, A n g u l o y V a r l e y . v
y el g r a n g u i t a r r i s t a E u g e n i o G o n - E l t e l ó n se alzó muchas veces al f i n de cada
z á l e z , c o n u n b u e n c o n j u n t o de acto, y Catalina Barcena—que al t é r m i n a r la
b a i l a ó r e s y u n g r u p o de segundas r e p r e s e n t a c i ó n t u v o que d i r i g i r conmovidas fra-
tiples m u y centrado y m u y igual. ses de g r a t i t u d — o y ó , c^mo e! resto de su com-
' E l m a e s t r o M o n r e a l h a hecho p a ñ í a , los m á s c á l i d o s aplausos. — A . M A R -
u n a m ú s i c a sencilla, p e r o m u y QUERIE. M ' •
adaptada a l a índole del espectácu-
lo, que g u s t ó , y f u é calurosamente
aplaudido.
J . de l a C.

56
M / E n cuanto a l a escemncacion,
deja de ser un contrasentido el es.
ceníflcar el monólogo, que es, sí no
un defecto, una licencia de la. esce-
oAAClON EE CUNA Y PRESENTACION na. E s en este caso el decorado sin-
D E r M A N U E L j C O L L A D O , EN L A COMEDIA tético de una habitación abuhardi-
Anoche fué repuesta en la Comedia la c-o- llada,; quizás a y u d a r á esta escenifi-
cación a l a Unidad ipretendida; pero
nqcida o b r a de Ma.rtínez • Sierra " C a n c i ó n de aquel Gustavo Adolfo Bécquer, Iris,
Cuna", que por sus f i n o s v a l o r e s sentimenta- te y desolado, con una tristeza que
les y p o é t i c o s y por su delicada c a p t a c i ó n d e l llagaba al paroxismo, daba una ex.
clima conventual g a n ó r presióA un tanto deprimente y pró-
proceridad d e n t r o y f u e - i xima a l a monotonía, que ed actor
se esforzaba en romper con a o t í t u .
ra ide nuestras fronteras • des y ademanes un tanto forzados.
y sigue vigente en su H u b i é r a m o a preferido un recital
e m o c i ó a honda y h u m a - franco y sencillo de rimas de Béc-
na. Catalina Barcena en- ! quer escogidas y completas, en las
c a r n ó . d e u n modo con- que l a pausa entre cada una deja-
movedor y admirable la . r a a l espectador situarse en «1 mo.
f i g u r a de sor Juana., a mento distinto y en l a ©moción di.
ia que d i ó los m á s e x -
presivcs matices de v e - versa à e l poeta, porque M any el Co-
rismo i n t e r p r e t a t i v o , f e - llado tiene condiciones i n n e g ^ l e s :
lizmente secundada *VK>r dice bien, habla claro, da l a emoción
f r e n e G u t i é r r e z Caba precisa y se identifica con 4el verso v
sólo algunas frases cordadas Inte
deliciosamente j u v e n i l — . ] rrampen esa cadencia especlausi.
/ p o r Francisco A r i a s , ma e iniotaítable, de Bécquer, tan
J o s é Sancho, Juan J o s é esencial en él. que a veces m á s
G u b a r r i , J o s é Crespa y Catalina B á r c e n a y
Ana de L e y v a, L u i s a Manuel Collado
María Mascareñas, Ma-
r í a A n g é l i c a D o m i n g o , J u l i a A b a t i , Josefina
Serratosa, M a r í a G a r c i b . á ñ e z , M a r u j a H e r n á n -
dez y M a r í a P i l a r A r m e s t o .
A l f i n a l d e l e s p e c t á c u l o se' p r e s e n t ó al p ú -
b l i c o el n o t a b l e r e c i t a d o r M a r m e l C ç i ' a d o (hijo),
q u e d i j o con t a n t o .brío, como s e n t i m i e n t o , una
s e l e c c i ó n de las "Rimas", de B é c q u e r . teniendo',
como f o n d o una acertada e s c e n i f i c a c i ó n r o m á n »
tica. P a r a todos h u b o muchos aplausos.—A, M .

COMEDIA
Escenificación de las
"Rimas", de Bécquer Irene Gutiérrez, Catalina B á r -
D i r í a m o s mejor de alguha-s rimas cena, F r a n c i s c o A r i a s y M a n u e l
de Bécau&r, a través de supresiones Collado
y de enlaces un t^nto caprichosos,
con el ipropósito desdar varias notas pronto y m á s directamente cpnmuç.
dentro de l a misma gama sentimen. ve la cadencia que l a frase.
tal. No nos parece logtado el inten- Collado fué muy aplaudido, y con
to; a nuestro Juicio, las rima? de justicia.
Béoquer son de tial modo espontá. Antes vimos l a reposición de la
neas, que responde cada una de ellas comedia de Martínez Sierra "Can-
a un momento, mejor dicho: a la ción de cuna", muy bien represen-
e m o c i ó n de un momento que no se tada por un conjunto muy unido,
repite; cada rima tiene eu expresión muy ensayado y muy justo y pre-
y su color y eu manera propia; unas ciso. en el que d e s t a c ó l a labor ad-
veces es una queja vaga de poera,; mirable de Catalina B á r c e n a , d«
otras es una queja concreta del A n a de» L e y r a , de Josefina Serrato-
hombre; no es lo mismo "Dejé la sa, de Irene Gutiérrez Caba, espon-
luz a un lado" que "Dios mío, qué t á n e a y sincera, y de Francisco
solos se quedan los muertos"; ©1 Arias, acierto completo de tipo y
•propósito h a sido quitar a veces lo expresión.
m á s característico para dar una im-
presión monocorde do sombría tris, L a obra conserva l a simpática
teza, a veces muy cercana a la dulzura, que es su mayor encanto,
desesperación. ' aunque esta dulzura nos resulte
ahora poco condensada'y un tanto
fraseolóíglca y reiterativa.

57
i 3

COMEDIA Anoche se estrenó en la Comedia Cincuen'


ta años de felicidad, de Marcel Achai;d. E l
"Mujer" autor salió a saludar al f i n de cada acto, y
particjpó, en unión de
Comedia de don Gregorio los intérpretes, del legí-
Martínez Sierra timo gozo de escuchar
Aun dentro <Se la manera un poco los gentiles ap'ausos que
lenta y ' difusa de l a época y del prodigó - el distinguido
autor, es ésta, una de las comedías
suyas mks flexU público que asistía a la
bies jugosas y representación. E l telón
al m ^ m b tiempo se alzó muchas veces y
de una sencilla y
amable ejemplarl. Catalina' Barcena acre-
dad en l a anécdo- ditó una vez m á s su
ta, tan gratamen, maestría y su çxquiíita
te ingenua, que
hubiera podido ser sensibilidad de a c t r i z
asunto de una co. prirríerísima, para en-
media de mitad canto de antiguos y nue- Catalina Barcena
d í l siglo pagado:
• j marido aventtw vos admiradores.- Con Marcel Achard
rero y versátil Jie. ella participaron en, el éxito del estreno Ca-
rifle con las ml«. talina Martínez Sierra, deliciosa.de acento
mas arma» de oc-
ios y despecho, y áz matiz, promesa espléndida de gran ar-
pero con fingida* tista, si se cura del defeçto—fácilmente, sub
apariencias « tno. sanable—de la inmovilidad de su? brazos;
centes travesuras.
Algo hay que da Manuel Collado—'.trabajador -infatigable—,
•ivis denaidad a la José Crespo—simpático y convincente—, Ana
obi-a, y es que la de-Leyva, Irene Gutiérrez Caba, Josefina Po-
casadita Ingenua
e inocente, en la beda, M a r í a Garcibáikz,' María Pilar Armes-
lucha por casti. to, Hohe Donay y los señores Caballero, A n -
aar y reconquis-
tar ta m a r i d o , giilo, Cuadrado, T o m é , Pecci, Gubarria y
sienta que . se hs^ Puig.
ce una mujer ca-
paz da defenderse L a dirección escénica y el vestuario, fran-
y de perdonar. ¡ camente Icab'es,
Catalina Bórcfe.
na marcó perfec
lamente las notas "Auprés de ma blonde" no ha perdido nin-
Catalina Bísr- ríe esta evolución guno de sus escasos valores al s e r traducida a l
«ena, A n a de y dió gracia y fe. castellano impecablemente por L u i s G . de L i -
I-«yva « Irene mineidad a su p«T- nares, con el titulo de " C i n c a c n í a años de fe-
( l u t i é i r o í Caifa sonaje. Nos gustó licidad". T e n é m o s que elogiar, porque es de
muchisimo lren«
justicia, la pulcritud de la v e r s i ó n que ha sa-
O Gutiérrez Caba, precisa, medida y
Jueda, en su alegre d saejivoltura, sin
una exageración y dentro del tono
bido enconírar las equivalencias y los maticen
precisos en todos y cada- uno de los momen-
de la obra. Muy bien Julia Abatí, tos de la obra. Pero en realidad no valía la
graciosa y desenvuelta. pena el esfuerzo realizado. Achard, autor flpo
J o s é Crespo, digno y acertado, y y delicado, diestro en la c o n c e p c i ó n de tipos
Sancho Sterling, sencillo y natural. y en la soltura y naturalidad de los diálogos,
Todos í u e r e n muy aplaudidos. a quien debemos, entre otras obras importan-
.Jorge D B I.A. §TJEVA tos, s u tierno y lírico "Juan de l a Luna", no
a ñ a d e n i n g ú n valor trascendental a su tarea
con esta endeble y larga comedia "Cincuenta
años de felicidad".
E n el v e s t í b u l o del teatro y en los progra-
mas de ' mano se da a conocer a los especta-
dores el árbol g e n e a l ó g i c o de las familias A r -

58
tíaiiln-Lesparre, en las que se centra la a c c i ó n
de la obra. En realidad esta generosa y g e n t i l
i n f o r m a c i ó n no hace ninguna í a l t a . Cada uno
"Cincuenta años de felicidad"
de los cinco actos tiene propia e independiente
substantividad y p o d r í a n ser representados ais-
Comedia de Marcel Achard. Traducción de
ladamente s i n que p o i ello el asunto p e r d i e r a
r i t m o y c o n e x i ó n . Y lo m i s i n o s u c e d e r í a si e l
don Luis G. Linares
acto q u i n t o , que se supone acaecido en 1889, Nos presenta el autor el espec-
táculo de una felicidad conyugal a
vengara el lugar del acto p r i m e r o , que trans- los cincuenta a ñ o s , el d í a en que se
c u r r e en 1939. Quiere esto decir que el a u t o r celebran las bodas de oro, y nos
no ha logrado, en el conjunto de la comedia, enteramos de l a ^persistencia del
la continuidad e x i g i b l e en una c r e a d ó n e s c é - amor en el viejo matrimonio, de l a
nica que ambiciona abarcar medio siglo de fidelidad absoluta de l a pareja y de
cómo ese amor no h a sido un en-
la histeria de una f a m i l i a . L a a n é c d o t a de cada canto, que aislara a los cdnjnjges
•cuadro es t r i v i a l fácil, no sabe elevarse sobre de las asperezas, choques y contra-
el rasero de u n cotidiano costumbrismo; n o riedades de i a vida, sino que es el
tiene temperatura n i altura d r a m á t i c a o p o é - amor precisamente el que h a a y u -
tica y su ingenuo h u m o r es tan d é b i l que n u dado a resistirlas y h a dado felici-
dad, a pesar de las contrariedades
alcanza a despertar el placer de la sonrisa. y tristezas.
El m a y o r defecto de " C i n c u e n t a ' a ñ o s de fe- Parece que con ello e s t á expuesto
licidad"—^discretamente construida en lo que a el pensamiento humano del autor,
m o v i m i e n t o de personajes se refiere y d i a l o - de que l a felicidad no es quietud
gada con s o l t u r a y l i m p i e i a , pero s i n rasgos boballcona, sino que es l a fuerza
de ingenio brillantes o s.alientès—es que escu- que permite luchar con las dificul-
tades de l a vida. Pero el autor no
c h á n d o s e sin desagrado, porque no en balde
su autor es u n escritor de buenas letras, n o
interesa, n i d i v i e r t e , n i conmueve. Todo cuan-
to sucede en escena está habilidosamente ex-
puesto y dispuesto, finamente dicho, mas, ¡ay!,
no encadena nuestra a t e n c i ó n , no r i n d e nues-
t r o á n i m o , no provoca n i la l á g r i m a , n i l a
h i l a r i d a d . ¡Les espectadores v a n a i teatro a con-
moverse o a d i v e r t i r s e , a escuchar c o s á s bellas
o regficijantes, o emocionantes. Pero estas pe-
q u e ñ a s y menudas historias de f a m i l i a que a
t r a v é s del tiempo, se nos b r i n d a n en "Cincuenta
a ñ o s ' d e felicidad" pueden ser m u y bien tema
Oe c o n v e r s a c i ó n para las "visitas de confianza"
m o t i v o de charla en t u r n ó l a la mesa-camilla
y al amor del brasero, mmç'a substancia m e d u -
l a r de una obra d r a m á t r e a , aunque .>ee nos
ofrezca con la pretendida novedad de dcsarro-
\ l l a r la comedia c o n l r a el calendario y el reloj,.
; a r d i d por otra parte usado ya hasta l a sacie-
. dad en los folletines y en el c i n e m a t ó g r a f o cen
el clásico t r u c o de "retrotraer los acontecí»
mientos".—Alfredo M A R Q Ü E I U E ,

Catalina. B á r c e n a , J o s é Crespo,
M a n u e l Collado, C a t a l i n a M a r t í -
nez S i e r r a y M a r c e l A c h a r d
parece conforma con ello, y remon-
ta tiempo arrilba en l a vida del m a -
trimonio para presentarnos varios
episodios de esta lucha contra l a
vida, con el apoyo del amor y l a
felicidad, sostenida por el viejo m a .
trimonio.
Siempre es m á s difícil remontar un
río desde su desembocadura, que se.
gulrlo a favor de corriente, pero el
que ha conocido el rio grande c u a n ,
do llega al mar, pocas sorpresas h a
de producirle el ver, cada v e z i m à s
acentuada, l a disminución de su
caudal: las sorpresas e s t a r á n m á s
«n el naisaie aue en el mismo rio.

59
c IEDIA

"CAYETANO D E SANTA MARIA"


cidad" (Estampas devotas de la vida del santo, de don
ucción de Antonio Aguilera Bernabé)
L o m á s difícil de las obras t e a t r a n ó , g u s t ó y el autor hubo de salir, na y su arma-
les hechas por estampas e s t á en reclamado por los aplausos, en to- es actos, or\-
acertar con esa continuidad de ac- dos los actos.
ción, indispensable de todo punto en Luego, en un animado f i n de fies- A U T Aa «¡cilio
el t e a t r o ; el s e ñ o r .Agnileça, con v i - ta, en el que A n g e l A n d r é s derro-
sión m u y t e a t r a l , ha conseguido u n a chó gracia en l a p r e s e n t a c i ó m de los
continuidad de i n t e r é s que sustituye artistas, t o m a r o n paxte l a f i n í s i m a
cantante L o l i t a G i l V e r a , l a i l u s t r e
M a r í a A r i a s , que r e c i t ó , con s u m a -
nera n e r s o n a l í s i m a , v a r i a s p o e s í a s ;
J o s é Sancho y l a a g r u p a c i ó n m u s i -
cal "Pulso y p ú a " . Todos fueron
aplaudidísimos.
L a función, o r g a n i z a d * por l a
J u n t a de Damas de San Cayetano,
fué u n verdadero é x i t o de orgpanl-
z a c i ó n , de arte y de p ú b l i c o .
J . de l a C .

A m p a r o G r a m o s , Crespo, P i l a r
Tavira, Mañes, Aguilera y
P é r e z de l a O s a
a l á c o n t i n u i d a d de la a c c i ó n con
incidentes de t a l fuerza, que pren-
den el i n t e r é s del público y lo atrae
con intensidad independiente de lo
anterior. Así el p r i m e r acto tiene l a
t r a m a i n t e r e s a n t í s i m a y el milagro
de l a carta, lueg-o el momento fuer-
te del asalto de Roma, d e s p u é s l a
r e v u e l t a de N á p o l e s , y en todos es-
tos momentos l a f i g u r a humilde,
fuerte y c ò n f i a d a d é San Cayetano,
una de las vidas de santo m á s i n -
teresantb y m á s a t r a c t i v a ; se a c u .
sa de acuerdo con l a visión del san-
to que tenemos a t r a v é s de l a lec-
t u r a de su v i d a .
Todos estos incidentes de que ha-
blamos e s t á n pintados con rasgos
fuertes de sintetlsmo y de eficacia
t e a t r a l , servido por u n d i á l o g o e n é r
gico y compendioso, que sólo se alar-
g a lo indispensable pars. dar ante-
cedentes.
E n c a r n ó con verdad l a figura d*l
santo el actor J o s é Crespo, que acer.
tó a dar u n a piedad honda sin el
dejo blandengue y d u l z ó n , t a n fre-
cuente en. estos casos. J o s é L.ui^
Alonso M a ñ e z vió m u y bien la f i g u -
r a difícil y compleja del cardenal
C a r a f f a y l a hizo con u n . aplomo y
u n a sobriedad de actbr culto y en-
terado, que sabe captar l o que hay.
de humano bajo un traje de p ú r p u -
ra. Completaron un conjunto, m u y
bien dirigido por H u b e r t o P é r e z de
l a Osa, P i l a r T a v i r a , B e r t a Riaza,
A m p a r o G ó m e z Ramos, Miguel N a -
rros, E n r i q u e Cerro, A n t o n i o Pelli-
cer, Gustavo Adolfo P u i g y todos los
i n t é r p r e t e s , unidos por el mismo en_
tusiasmo. L a obra, m o n t a d a con
buen gusto y propiedad, impresio-

60
-wd m'ap s o a s e s s^i u a

^'^^"Áutocríticas
?ñta y fatigosa; el v e r l a solticlón
de el Incidente antes de su i n i c i a c i ó n De Eugenia, su alma y su Arma-
rio, comodieta en tres actos, on-
i resta i n t e r é e y obliga, a l ser v i s . Kinal de Luis Fernández do Sevilla
_) a l contrario de c ó m o fueron a V Luis Tejedor, que se. estrena' en
una a d i v i n a c i ó n , a u n a t o m a de da- el teatro de la Comedia mañana,
tos en detalles, que aun no e s t á n viernes, dicen sus autores:
valorados por l a realidad, fatigosa
y dada a equivocaciones, p o r q u * americano; que no es c i e r t o que
puede darse i m p o r t a n c i a a u n a n o t a ^nae siempre a la caza de novedadej, ha i n -
que luego resulta s i n i n t e r é s y, ftn tentado en estos ú l t i m o s tiempos resucitar las
camibio, a pasar ligeramente a l g u n a ideas, de F r e u d . Estamos cansados de v e r nR-
que resulta base de u n hecho lmpor_
tan t e : por ejemplo, el amor morboso l í c u l a s "de complejos"; las que el vulgo de-
y apasionado de un colegial hacia su
c n ñ a d a , que c u l m i n a en u n a verda- nomina " p s i c o l ó g i c a s " . Les celos morbosos, l a
dera desgracia, de l a que no tene- o b s e s i ó n c r i m i n a l , etc., etc.; todas las p o d r e -
mos n o t i c i a ; este ejemplo da i n d i - dumbres del e s p í r i t u , son removidas s i n m o -
cios de l a t e n s i ó n de o b s e r v a c i ó n y d e r a c i ó n n i pudor.
m e m o r i a a que obliga l a t é c n i c a de Y nuestra comedieta pretende reirse u n poca
l a obra y que f a t i g a como toda t e n -
sión m u y sostenida. del "complejo". Como en el a n t e r i o r f r u t o d a
nuestra c o l a b o r a c i ó n intentamos' poner en s o l -
A c a b a todo p o r reducirse a u n a fa las exageraciones de P i g n ^ a l i ó n , en este
e v o c a c i ó n de é p o c a s , con l a exage- presente, "Eugenia, su' alma y -su a r m a r i o " ,
r a c i ó n con que suelen hacerse esaa pretendemos hacerlo con ei "psicologismo" d e
evocaciones y con el e r r o r m á s acu- teatro y "cine". Nuestra laboar ha r e s u l t a d o
sado en l a estampa de 188» de con- sencilla. ¡ E s t a n í á c i l b u r l a r s e de. l o falsar
f u n d i r u n poco l a Inocancia con l a mente grande! . " " ' !
t o n t e r í a . E i pensamiento es ejem.
piar, aunque f a l t a l a c o n s i d e r a c i ó n . Nuestra g r a t i t u d y a d m i r a c i ó n a Catalina!
respetuosa hacia el m a t r i m o n i o , con' B á r c e n a . S ó l o u n a actriz d e ' su inteligencia;
sentido c r i s t i a n o , a l que no se alude p o d í a prestar tan calurosa acogida a nuestro,
p a r a nada. p r o p ó s i t o . R e c i b i ó " l a o b r a ©on- 'entusiasmOil
Queda como nexo de u n i ó n a lo porque ella, lectora infatigable, h a c í a ya m u -
largo de l a obra l a f i n u r a del d l á , cho t i e m p o que se h a b í a r e í d o de los c o m -
logo, el ingenio del a u t o r y B U ex-
cepcional m a e s t r í a p a r a p i n t a r per- t)Íejos. y nosotros creemos que v á a r e c i b i i ;
sonajes, a u n los e p i s ó d i c o s , con s u . del p ú b l i c o el p r e m i o a su c o m p r e n s i ó n . I
cintoa rasgos felices. Ya saben, pues, c r í t i c a y p ú b l i c o , nuestro'
L a r e p r e s e n t a c i ó n f u é primorosa, p r o p ó s i t o . Vamos- a r e i m o s todos, y o j a l á que
un verdadero conjunto de aciertos. mucho, de los t a n cacareados "complejos".—
C a t a l i n a B á r c e n a p r e n d i ó s u perso. Luis FERNANDEZ DE S E V I L L A y Luis T E -
nalidad en el tipo t a n a r t í s t i c a m e n -
t e y con t a l fuerza, que f u é ella JEDOR. • #
m i s m a en todos los momentos y a
t r a v é s de todas las diferencias; fue
r o n dignas de ella Josefina Roleda^
que d i ó fuerza d r a m á t i c a a su p a .
p e l ; C a t a l i n a M a r t í n e z L e i v a , Hebe
Donay, I r e n e G u t i é r r e z Calba; J o s é
Crespo, Justo y verdadero siempre;
M a n u e l Collado, amibos en sus dife-
rentes apariencias; Gustavo Adolfo
Puig, A n t o n i o A n g u l o , t o d ò s , en
f i n , dignos de u n elogio p a r t i c u l a r ,
imposible en t a n extenso reparto,
i E l - p ú b l i c o s i g u i ó l a obra con inte-
r é s , c a p t ó los m é r i t o s de l a i n t e r .
p r e t a c i o n y l l a m ó a escena, con
aplauso sostenido, a M a r c e l A c h a r d ,
que a s i s t i ó a l estreno.
Jorg» D E L A CUEVA

61
1 v/iitxrxavjn_»ji»Ai^ivj
E n las sagradas tablas ds l a pre- tarde y, de repente, oasi s i n saber

r/ c t d s n c i a ñ g r u r a n 133 c a t e g o r í a s . Ca- cómo, empezó una marcha m i l i t a r ;


d a u n o l l e v a p r i m e r o l a c i f r a da era u n a i r e r í t m i c o que v i b r a b a
en c a t e g o r í a y luego el n ú m e r o que v i o l e n t a m e n t e en los metales de l a
d e n t r o de l a c a t e g o r í a le corres- orquesta. E m p e z a r o n a c a n t a r a l -
ponde. C h u r c h i l l , como h i j o de u n g u n o s ; a l u d í a l a c a n c i ó n a Alenüa-
h i j o de^ u n duque, pertenece a la n i a y a l R h i n ; nadie bailaba, s i n
c a t e g o r í a 17 y s u n ú m e r o d e n t r o e m b a r g o ; cada vez se i b a n i n c o r -
tíe su c a t e g o r í a es el 748. C o m o con- p o r a n d o m á s a l a c a n c i ó n y, a l fin,
de de l a G r a n B r e t a ñ a , l o r d Nel- t a n t a b a n todos. L o s d u r o s sonidos' i
son figura en l a c a t e g o r í a c i n c o y g u t u r a l e s se elevaban sobre l a o r - '
su n ú m e r o es "el 145. Oomo duque questa y l l e g ó u i ^ m o m e í i t o en que j
de I n g l a t e r r a y el m á s a n t i g u o en- y a n o se o í a n i n g u n a v o z ; era s ó l o
t r e ellos, el c a t ó l i c o N o r f o l k figura u n r i t m o c o m p a c t o y e n é r g i c o que
en l a c a t e g o r í a u n o y s u n ú m e r o r e t u m b a b a sobre las paredes; u n
es el 1. r i t m o i m p r e s i o n a n t e ; algo c o m o s i
todas las voces se h u b i e r a n f u n d i -
do ttn u n a f u e r z a elemental... E r a ,
casi, como s i A l e m a n i a , a paso m i -
l i t a r , desfilara de nuevo. H u b o des-
p u é s u n breve s i l e n c i o y el baile
s i g u i ó . H e a q u í , pues, o t r a vez al
c a r n a v a l en A l e m a n i a . De esto h a -
c í a y a diez a ñ o s justos...

E N "RENDEZ-VOUS"
E n los locales americanos, s i n
e m b a r g o , e l c a r n a v a l apenas h a
t u r b a d o el h a b i t u a l a m b i e n t e . E l
m á s conocido de ellos y el m á s
frecuentado se l l a m a , c o n n o m b r e
f r a n c é s , n o s é p o r q u é , "Rendez-
vous". T a es sabido que a h o r a l a
s e p a r a c i ó n entre los r e s t a u r a n t e s
y lugares' de recreo alemanes y
a m e r i c a n o s es t o t a l . C o m o d a t o
c u r i o s o c o n s i g n a r e m o s q t i é desde
que esta ley de s e p a r a c i ó n se c ü m -

FUENCARRAL
G r a n c o m p a ñ í a de operetas
y revistas
M a ñ a n a jueves, a las 10,45,
estreno de l a h u m o r a d a lí-
rica, libro de Tejedor y T a -
ramona, m ú s i c a é e l maestro
Moraleda
c

I GUALES
¡EL MAYOR DE LOS
EXITOS CÓMICOS!

M f
62
! los nrimpwánif,

Anocha se «strenó en la Comedia una d i - alma y su armario" es algo m á s que una burla
vertida farsa—"comedieta" la llaman,sus au- o parodia de los excesos del psicoanálisis y
tores, Luis F e r n á n d e z de .Sevilla y L u i s Te- una s á t i r a del uso y abuso de los "complejos"
jedor—titulada Eugenia, su alma v su dsrma' que tan en boga han puesto, m á s que los m é -
rio. E l público acogió dicos, las interpretaciones, a menudo capricho-
la representación con sas y extravagantes, de l a novela y del "cine".
Esta obra tiene el perfil divertido y alegre de
risas de agrado — m á s una buena comedia de enredo, con la dama
nutridas en los acto? caprichosa y los tres desairados galanes que
primero y .segundo que componen l a medula de s u asunto. L a expo-
en el tercero—aplaudió s i c i ó n y el nudo de l a trama están llevados y
en un mutis a Catalina sostenidos con un gracejo y con un dominio
Bárc^pa y al .final de e s c é n i c o muy superiores al de otras produc-
ciones de los autores citados, y se elevan tam-
cada jornada hizo que el b i é n por encima del nivel corriente de las pie-
telón se alzara mtijchas zas teatrales al uso. ¡ L á s t i m a grande que el
veraes e n t r e grandes tercer acto de esta obra, por buscar tal vez
ovabioineis,. Como Fer- una s o l u c i ó n demasiado fácil y vulgar, rebaje
nández de Sevilla se la p u n t u a c i ó n ganada anteriormente! Sin em-
hallaba enfermo, Luis- bargo, los aciertos pesan en l a balanza m á s
que los errores. E s obligado consignarlo así.—
Tejedor recogió desda Alfredo M A R Q U E R I E .
el escemirio para sí y C a U l l n a BároeDa>
:su colaborador, el pre- Anita Leyva e Ireiie
mío de las palmadas. Gutiérrez
Catalina Barcena dió
vida admirable a la figura de la pnotagonista.
la con su peculiair maestría escénica , sin. perder
ín
ra n i un solo efecto n i un dcíalle de feminidad
¡r-
y de gracia. Con ella compartieroin el éxitci
/11/1/14/]
'en sus respectivos papeles artistas tan exce-^
lentes éonio Ana de Leyva, M a r i G a r c i b á -
ñez, Maruja H e r n á n d é z , Irene Gutiérrez
COMEDIA: "ANGELES E N L A TIERRA"
"Caba, Josefina Serratosa y los Sres. Crespo,
E n el t e a t r o de Ja Comedia se c e l e b r ó ayer
Collado, Sancho Esterling, Caballero, A n g ü r t a r d e . l a r e p r e s e n t a c i ó n ofrecida con m o t i v o
gulo y Gubarri. . . - i. de la c a n o n i z a c i ó n de l a Beata Juana de L e s -
• i tannac. Se e s t r e n ó , con la r e a l i z a c i ó n del Tea-
tro-Estudio, de Barcelona, l a v e r s i ó n espec-
F e r n á n d e z de Sevilla y Tejedar ban escritol tacular del poema d r a m á t i c o de Juan G e r m á n
en "Eugenia, su alma y su armario", u n p r i - S c h r ó e d e r "Angeles, en l a t i e r r a " , con ía cola-
mer acto lleno de fantasía, de gracia y de
b o r a c i ó n de las p r i m e r a s actrices M a r t a F à -
garbo; tanto en lo que atañe a las situaciones ,
bregas y Mercedes Collado y u n conjunto de
como en lo que se refiere al diálogo, llevado
j ó v e n e s y admirables artistas, m a g n í f i c a m e n t e
con un ritmo creciente de comicidad y con
buen juego de ingenio en las frases y en el educadas en l a d e c l a m a c i ó n y en la coreogra-
sentido irónico y sarcástico. E l segundo acto, fía.,. E l poema d r a m á t i c o , c o r r e c t í s i m o de f o r -
sin llegar a l a altura y temperatura hiJaran- m à y de i n t e n c i ó n fervorosa, glosa l a v i d a
tes del anterior, sabe conservar l a l í n e a i n i - el m u n d o de l a v e n e r a b l e s i e r v a de Dios J u ,
ciada* y alguno de sus efectos, como el de l a na de Lestonnac. Acaece la a c c i ó n en F r a n -
lectura autosugestionante que- realiza l a prota- cia, en,la p r i m e r a ' m i t a d ' d e l s i g l - o ' X V I I , y e s t á
gonista, son realmente de l a m á s feliz Inven- d e s a í r o l l a d a ' c o n t é c n i c a de estampas de c o n -
ción. E l acto tercero decae de modo notorio, tenido s i m b ó l i c o , : dentro de la m á s pu-ra t r a d i -
porque sus situaciones están excesivamente es- ción de autos, retablos y comedias de Santos,
tiradas, porque el movimiento escénico se hace con oportunos y adecuados fondos musicales.
falso y premioso, porque l a comicidad se bus-
ca en triviales juegos de palabras y porque el
desenlace resulta artificioso y forzado. E s t a A d e m á s del l o a b i l í s i m o p r e p ó s i t o hagiográficci
es, en, s í n t e s i s , l a crítica que cabe hacer de hay que elogiar en "Angeles en l a t i e r r a " su
la "comedieta" de Tejedor y F e r n á n d e z de Se- p u l c r i t u d l i t e r a r i a y su f i n u r a a r t í s t i c a , t a n t o
villa, Pero no s e r í a m o s justos s i d e j á r a m o s de en ,1a d i r e c c i ó n , 'como en la p r e s e n t a c i ó n y l a -
añadir que tanto por el tema como por afor- bor i n t e r p r e t a t i v a , que fueron premiadas con
tunados detalles y matices de l a acción, que, grandes ovaciones.—A. M .
como queda indicado, tiene un arranque fran-
camente original y divertido, "Eugenia, s u vuelve al teatro con
r

63
X3MErflA

Ün moreno y un rubio'* COMEDIA


P o r e s á s complicadas razones
« a t r a l e s de c o í i t r a t o s y <i« fechas
l u e d ó trumicada l a b r i i l a m e y t r i u n - "Angeles en la tierra*
fal carrera que
esita g r a c i c s a co- Poema dramático de don
media, huma- Juan-Germán Schroder
na, d e sentido N o p o d í a darse .esipeotácudo m & M
h o n d » de d i á l o - apropiado p a r a celebrar las fiestas
<goJ de t e a t r o á g i l de l a fceatiílcaclón da Ja bienaven-
m o v i d o , en la t u r a d a J u a n a de liestonna-c que el
que los s e ñ o r e s ofrecer como ©n, una visión p a n o r à -
F e r n á n d e z de Se- m i c a los moanentos decisivos de l a
v i l l à y Tejedor beata; pero, h a tenido que luchar
con las enormes diificultades do l a «
h a n puesto - urna b i o g r a f í a s teatrales; por m u y acci-
profumda e j e m - dentada e intensa que sea u n a vida,
' plaridad d i c h a si no ae t r a t a do l a do un a v e n t u -
¡ a c ó n éilegan*e KM rero, pierde fuerza a lo l a r g o do los
•J j s s y g e r e z a , que e m - años.
fif^ w - * f prendió a T&íz
de E l «efior ScihrSder, eonsciento do
estas dificultades, p r o c u r a d a r l o v a -
s u estreno en. el riedad con elementos afines a l tea-
t e a t r o de L a r a . tro, como trozos de "ballfets", mo-
Vuelve la chra, mentos p o é t i c o s y escenas espec-
t r a í d a p o r los taculares y p l á s t i c a s , que aunque
mismos forjado- cortan l a acción, dan amenidad;
precisamente en los momentos p o é -
Bomoza y D a v ó r è s deii é x i t o , los ticos fie acusa mas l a .personalidad
graciosos actores del autor, que acierta plenamente
D a v ó y Soanoea, y iieiga c o n t o d a en irnos bellos villancicos, en « n o s
f r e s c u r a y e n p l e n a f u e r z a ; algo octosílabo^ cl&sicoa y en u n a i m i -
nos h a n sorpremdido a l g u n o s c a m - t a c i ó n de San Juan de l a Cruz, en
bios ©n el a f o r t u n a d o y s u t i l p r ó - l a que «o acerca a l a d u l z u r a y a
lax e x a l t a c i ó n m i s t i c a del modelo.
logo, qnae tam bien » f e . a b a a l p ú - i
E n camibdo, en el diélofeo, lento y
Wloo y que e r a c o m o * u n a n t i c i p o i a veces solemne, ae da algunas v e -
d « togenio. Amn sin. él l a comedia, 1 CP^S en u n exceso' do a f e c t a c i ó n , quo
fresca y jugosa, g u s t ó p l e n a m e n t e , i se compensa con grandes beQlezas.
L a p r e s e n t a c i ó n , lujosa y expresi.
va, a g r a d ó a i público, 'que a p r e c i ó
t a m b i é n la labor i n t e r p r e t a t i v a do
M a r í a F á b s e g a s , que a j ó empaque
físico e intensidad m o r a l a l tipo de
la, protagonista; Mercedes vCoila<io,
P u r a EeTderaln, quo dijo m u y b i e i t
unos versos; Felipa P e ñ a , orienta-
dor y g u í a verbal do l a o b r a ; J o s é
Subirana, Carlos Lueena y u n con-
j u n t o perfecto de ensayo y acopla-
miento.
E l público, i n t e r e s a d í s i m o , a p l a u -
dió con sincero entusiasmo.
Jorge D E L A C U E V A

64
i \ o sólo la" r e a c c i ó n " Violen t i HAI
E S T R E N O E N L A C O M E D I A D E " L O S PER-
u r i e c c í ^ cr1,0 d^í
FECTOS C A S A D O S "
E l j u g u e t e c ó m i e o de F e r n á n d e z de Sevilla
y Tejedor, "Los perfe-ctos casados", estrenado
P o ^ ^ ^ f ^ / ^ i r o ^ ^ a ^ e t l -
ayer en l a Comedia, o b t u v o l a m á s favorable
ecogida d e l p ú b l i c o , que r i ó m u t h o con chis-
tes y situacionss y a p l a u d i ó en diversos m u -
tis de Somoza y D a v ó , telin^los^U^
así como a l f i n de los
actos, o b l i g a n d o a que
los autores salieran e sa- frescura f.l *lc*n.&s ".«"^8 d ¿
ludar, entre ovaciones, t e S a y muvUoDomr™Íent? ^
al t é ç r n i n o ' d e cada j o r - siempre por ú n s e n H ^ '
co
unÍm5d?-B
í u i a i va^i» 5entido hvimortsti.
nada. otras vec*, ^ 3 . de l a realidad y
"Los perfectos c a s a- no l l e ¿ T n » ^ l a e x a ^ r a c i 6 n que
dos". d e n t r o de la l í n e a y de v J ^ e L s f n 1 t i t i o humano,
de la farsa y d e l vode- v tan « n n f ad esc*nica tan difícií
y tan s u t i l , que, como l e o í a Cer.
v i l , t i e n e turi p r i m e r acto llllllimMIIIIIlIltlIllliimtiiniiiiii...
m u y b i e n construido, y
u n segundo y u n tercer vantes de la verdad, adelgaza y r
quiebra^
acto, donde el e q u í v o c o y L a I n t e r p r e t a c i ó n fué a f o r t u n a d
el enredo ^ i r v e n . eficaz- s i m a ; aparte de los actores y a nonf
mente p a r a mantener l a brados, lograron t r i u n f a r tamblé
h i l a r i d a d d e l auditorio, Carmen E c h e v a r r í a , E m i l i a Palnw
aunque los autbres n o se Rafael Somoza y J o s é ro, E l v i r a Quintíllá, Angel L . Somc
za y Manuel G r i ñ ó n .
proipongan r e a l i z a r n i n - Marco D a v ó
U n é x i t o felielaimo de riaa, d
guna i n n o v a c i ó n en el chistes celebrados, de a-tención con*
g é n e r o . Los' tipos c ó m i c o s encajan e la· medida tante y ovaciones sostenidas y lia
en las dotes y posibilidades de esos excelentes madas' a escenas en todos loa acto;
comediantes que son Somoza y D a v ó , a quie- a los autores.
nes a c o m p a ñ a n en e l buen resultado. Fuensan- Jorfre D E L A C U E V A
ta Ltirehte—que estuvo g r a c i o s í s i m a — ; M a n o -
lita Espinosa, E l v i r a Quintatiilla, E m i l i a ' Pal- L o avanzado de l a hora y la fa4.
mero, M a i d a M o n t e r r e y , Carmen E c h e v a i r r í a y ta de espacio noa obligan a apla,
los s e ñ o r e s Espinosa, A n g e l L . Somoza y G u i - zar la publicación de la crítioa d«
ñón.—J." C. V . ' Jorge de l a Cueva sobre "Ballet jato-
pañol", que, e s p l é n d i d a m e n t e presen.
"Los perfectos casados t.a*3o en el Lope de Vega y con ver.
dero gusto, a l c a n z ó el éxito que me-
rece por la labor de los artista^ y la
Juguete cómico de don Luis exquisitez del e s p a e c t á c u l o .
Fernández de Sevilla y don
Luis Tejedor
Mantienen 'os autores la t r a d i -
ción y la buena escuela del verda-
3ero 'juguete cómico, bastante o l v i -
dada por muchos or- i
autores, que con-
siderando que 1<J
esencial del j u -
guete cómico era
la comicidad a to-
do trance Uepaban
a ella a fuerza de
retorcimientos, de
chistes a todo t r a -
po, hasta el pun-
to de que ú l t i m a -
mente al vulgo los
c o n f u n d í a con el
astracán.
Tienen el acier-
to de fundar la
obra sobre un de-
fecto social m u y
extendido, c o m o
es el de suponer
\ que el hombre co-
^ rrecto y ttel en su
^•"•"••^ ' f m a t r i m o n i o lo es
no por honradez
D a v ó y Somoia y convicción, sino
por apocamiento,
por cobardia, con lo que se le m i r a
con desprecio, mientras se admira
por "graciosos" y por "tíos" a
aventureros v d o n i i i B " » *

65
COMEDIA

"MATRIMONIOS E N L A LUNA»
L
Farsa cómica de don Vicente Soriano de Andía
Verdadero juguete c6mlco, q u i z á s do, A n t o n i o Garisa y Fernando L a
n á s definidamente, s a i n e t ó n ; c o n . R t v a .
/iene especificar, porque y a eato d é E l púlblico r i ó , a p l a u d i ó y solicitó
"farsa córnioa" es l a presencia del autor.
un e~ u í e m ismo, Jorge IHE L A C U E V A ta
una especie de de
nominación n«u. JUI
t r a donde se me-
¿¡3 r O Vii
te todo. A q u í h a
metido el autor Estreno en la Comedia de "Matri-
k.
l>l'Ji
" i
nada menos que
alg0 tan conoci<io monios en la luna"
i como l a lección de MI d»
unas esposas a Con é x i t o de risa se e s t r e n ó anoche en la
sus maridos, que Comedia l a farsa c ó m i c a , en tres actos, "Ma-
a ratos se vuelve
contra ellas, luego trimonios en l a luna", original de Vicente
contra ellos, a ca- Soriano de A n d í a , quien al final de cada uno
pricho del autor, de a q u é l l o s , f u é llamado v a r i a s veces a es-
unas v e c e s , y cena, en u n i ó n de los actores. L a Interpreta-
otras porque s i c i ó n f u é excelente, en primer t é r m i n o por
en u n a f a l t a de
justificación que parte de Margarita
confunde; porque Amado y de María Por-
l a v e r d a d es que tillo, que d i ó gran r e l i e -
f a l t a fuerza en el ve a su papel de i r t e d u -
arranque del cible y severa esposa;
Antonio Garisa asunto, que tras-
y M a r í a P o r t i l l o ciende a toda l a de Marita C a s t e l l ó , lle-
obra. n a de r o m á n t i c a inge-
nuidad, y de Marta L u i -
L o que h a ipuesto de nuevo en este sa Amado; de Antonio
a r m a z ó n antiguo el s e ñ o r Soriano Garisa y F e r n a n d o l a
de A n d i a es u n diálogo á g i l , g r a -
cioso y tíon rasgos de ingenio; deSr / ^ T 1 — W R i v a , que imprimieron
entona m á s por esto mismo el que \ ^\ ' S^ljr ^as rasgos de comicidad a
se r e c u r r a a presentar u n personaje BUS caracteres de m a r i -
de h a b l a inglesa, porque, sin duda, dos expertos en recursos
estima smuiv gracioso que diga "ca. para captar l a felicidad
nallos" y "sinvergUenzos", cosa que
se pierde en l a noche de los t i e m - conyugal.
pos. E l tema, poco original,
E n estas obras faltas de l ó g i c a visto ya tanto en n ú e s -
es m u y difícil aipreciar l a ialbor de Alaría L u i s a Amado, tros juguetes cómicos
los artistas, porque las reacciones Antonio G a r i s a y So- como en los vodeviles
son caprichosas y los gestos "ad l i - riano de A n d í a de los maridos que i n -
b i t u m " . D e m o s t r a r o n gracia eficaz genian ardides para sus-
M a r í a Portillo, M a r í a Luisa Ama-
citar los celos, o para hacerlas aparecer c u l -
pables p a r a rebajar su autoridad en e l hogar,
e s e l g u i ó n que emplea en l a farsa ofrecida a
l a s a n c i ó n del p ú b l i c o ; pero como lo v i e j o
de l a s situaciones se ofrece urdido en l a
trama de un d i á l o g o ágil, fluido y ocurrente,
e l espectador se siente ganado por l a t é c n i c a
del autor, que le acredita como hábil cono-
cedor de los recursos e s c é n i c o s , — J . C . V .

66
COMEDIA
0
"LA DAMA D E L A U T O B U S "

Juguete cómico de don Pablo Sánchez Mora


T i e n e el buen gru«to el s e ñ o r
S á n c h e z M o r a de no a n d a r con
•3308 eufemismos de f a r s a , come-
Estreno de "ta dama del autobús",
dia c ó m l e a y en la Comedia
otras denoínina-
ciones capricho- i E n l a Comedia í e e s t r e n ó anoche el j u g u e t e
sas y vagas, s i n c ó m i c o en tres actos o r i g i n a l de. Pablo S á n -
duda, porque es- chez M o r a " L a dama d e l
t á seguro de h a - autobús", cuyas esce-
ber hecho u n j u - nas, saturadas de todos
guete c ó m i c o , que los viejos recursos d e l
no es cosa tan g é n e r o , fueron recibidas
fácil, ni es g é n e - oon r e g o c i j o p o r el p ú -
ro t a n balad! el blico, que al f i n a l p r o -
que d i ó fuerza a digó sus eplausos a a u -
g r a n p a r t e de tor e ' i n t é r p r e t e s . Lleva-
nuestro teatro r o n la a c c i ó n M a r í a L u i -
durante muchos sa Amado, que e n c a r n ó
años. l a f i g u r a d e una casadi-
lo aborda el ta h i s t é r i c a y llena de
señor Sánchez f a n t a s í a s novelescas, y M a r í a L u i s a Amado,
M o r a con gran A n t o n i o Garisa, en su Antonio Garisa y Ma-
desenfado, con papel de donjuanesco y rita Castelló
_ sentido humoris- a.m n é s ico abogado, a l
que f u p o i m p r i m i r regocijantes rasgos, aunque
>^ u n a nota c a r i c a -
turesca, pero a desorbitase u n tanto el tipo, p o r u n exceso de
base de tipos y g e s t i c u l a c i ó n . Se d i s t i n g u i e r o n t a m b i é n M a r i t a
de situaciones, ti- C a s t e l l ó , M a r í a P o r t i l l o , Pedro Espinosa, Fer-
pos t a n graciosos n a n d o L a R i v a , G a b r i e l Salas y Ricardo
G a r i s a , A l a r í a como u n a s e ñ o r a Alonso.
Portillo y E s - n o v e l esca, de Y aunque e l p ú b l i c o satisfizo l a obra, nosi-
pinosa exaltada imagi- : otros pensamos que l a r e n o v a c i c t i d e l t e a t r o
n a c i ó n , que, aun- • c ó m i c o n o puede acometerse l l e v a n d o a l a es-
que enamorada de s u marido, se cena estos juguetones de h á b i l t é c n i c a , en los
rodea de todas las apariencias de que suelen s a l i r m a l parados e l buen gusto y
infidelidad en u n a s i t u a c i ó n que l-a originalidad.—J. C V .
a b a r c a toda l a obra, pero con tan-
tos incidentes cambiantes y subsi-
tuaciones, que no h a y u n solo mo-
mento de m o n o t o n í a ; sobre todo,
h a cuidado de algo t a n esencial,
aun en esta clase de obras, de es-
tilo amplio, como es l a m o t i v a c i ó n ,
que h a cuidado con tanto tino, que
hace que se a d m i t a con agrado
1 h a s t a casi el roce con el absurdo,
que se s a l v a con l ó g i c a y limpie-
za y siempre con un d i á l o g o flui-
do, e s p o n t á n e o , sencillo y abun-
dante de ingenio y ocurrencias fe-
lices.
T gracias a todo esto, es l a co-
media que m e j o r nos h a permitido
aquilatar l a s condiciones de l a
c o m p a ñ í a , que l o g r ó u n a interpre-
t a c i ó n l i m p i a y movida.
M a r í a Portillo, siempre graciosa.
M a r í a L u i s a A m a d o nos p a r e c i ó
m á s entonada, m á s digna y m á s
en s i t u a c i ó n . G a r i s a justificó me-
jor s u manera. F e r n a n d o de l a
R i v a , m u y gracioso, y todos logra-
ron un é x i t o claro y pronto, con
muchos aplausos y llamadas a es-
cena
Jorge D E L A C U E V A

67
. 1 ^ c . , , (¿ i
En la Comedia se estrenó "Amnesia efervescente", juguete cómico de
Frarícisco Ramos de Castro
Anoche se e s t r e n ó en' el teatro de la Co-i en el buen resultado, la admirable dama j o -
media el juguete cómico,, oxiginal de Fran-t ven Marita Castelló, Margarita Amado, P i -
ciscb Ramos de Qastro, Amnesia efervesàen] lar Gratal, Carmen T a r r a z a Adela Fu.enteísi
te. E l público r i ó - m u c h o en d cMrao de los y los señores La Riva^ Cores Espinosa, Sa-
tres actos con fas frases humorísticas, jue- las y Alonso.
gas de palabras y situaciones cómicas en qué
abunda la obra y aplau- Siempre fértil de ingenio, con gracia flui-
dió al t é r m i n o de cada da y e s p o n t á n e a , que para nosotros es la m á s
jomadla, mientras el te- admirable y original, Francisco Ramos de C a s -
tro, con la palabra y con l a pluma, ante el
lón «e alzaba reiterada- m i c r ó f o n o de Ja "radio" o en las columnas
mente en honor del au- del periódico, lleva muchos años dando lec-
tor y de los intérpretes- ción diaria de buen humor, de s i m p a t í a y de
Antonio Garisa, ex- generoso talento. Quiere esto decir que aun-
celante actor cómico, de que por desgracia se encuentre temporalmen-
tipo o mejor dicho te enfermo, —-con dolencia que esperamos sea
Uin estilo que conti- pasajera y sobre la cual incluso se permite
ñua la gran tradición hacer chistes en s u autocrítica, a l a buena
hilarante de nuestros manera q u e v é d e s c c a — , Ramos de Castro nos
brinda su manantial de parodias r i s u e ñ a s en
buenos "earicatos", en- María Portillo y este juguete cómico estrenado anoche en l a
cajados exactamente en Garisa Comedia. Juguete*—ya iqf dice l a calificación—
el género de la farsa y del gran guiñol, distin- donde todo es broma, burla y travesura, de-
tos y hasta opuestos a la norma naturalista de liberada alusión a ciertos temas que resultan
la comedia y de la al'ta comedia, triunfó plena- prohibitivos para l a obra "en serio", pero que
mente al encarnar con eficaces recursos la ft'« aquí, en esta farsa intrascendente, en esta
guna diel protagonista, lo mismo que María chanza e s c é n i c a encajan bien y no desentonan.
Portillo—simpatía, ¿neirgía y gracia—. feliz- Naturalmente, Ramos de Castro no pretende
mente incorporada al verso después de ha- con su estreno, n i innovar n i hacer ejercicios'
ber tenido resonantes éxitos en el teatro lí- de audacia literaria. H a escrito una obra c ó i
rico. Con estas primeras figuras participaron mica como los que antes se llamaban "de pas»
cuas" y ahora podemos llamar "de cara, de ve-
rano", usando toda clase de ardides, recursoj»
y hasta trampas para hacer reír, con frases,
situaciones y arranques y soluciones dispara-
tadas, de espaldas a toda l ó g i c a y a toda v e «
rosimilitud, pero eficaces en esa zona de 1?
escena h u m o r í s t i c a que s ó l o pretende hacer
brotar l a carcajada.
Se burla Ramos de Castro con gentil y tra-
vieso donaire de los excesos en Que incurren
autores y argumentistas de película, a l usar
de l a "amnesia" o pérdida de memoria como
truco fundamental de los asuntos de sus obras,
Y s i t ú a la a c c i ó n de s u juguete en l a colonia
de un pueblecito serrano, donde se producen
ios cambios y confusiones de personalidad
necesarios y donde desfilan los tipos grotescos
convenientes para que la trama se enrede y
desenrede s e g ú n conviene a l regocijado c a -
pricho del autor, que maneja el vocablo con
ágil y desembarazada soltura, sin pararse e n
barras n i en barrotes, y que logra l a finali-
dad que se proponía; entretener y divertir
al público de buena fe.
Estamos persuadidos desde hace mucho tiem-
po, y ya Ramos de Castro lo h a demostrado
en varias ocasiones, que el autor de "Amne-
sia efervescente" está dotado para lograr l a s
m á s atrevidas creaciones dentro del teatro c ó -
mico. Por esta vez ha preferido seguir un c a -
mino trillado y usual, s i n demasiadas com-
plicaciones. Pero eso no quiere decir que en
cualquier instante Ramos de Castro no nos
cautive enteramente con alguna osada i n -
v e n c i ó n e s c é n i c a de moderno rango y cate-
goría. L e sonran "ondiciones para èllo.—Al-
fredo M A R Q U E R Ï E .

68
1
COMEDIA

"AMNESIA EFERVESCENTE"
Farsa cómica de don Francisco Ramos de Castro
L o caprichoso .del título y el cali, E l público rió mucha y1 aplaudió
ficativo de farsa dejan ver clara- constantemente.
mente el propósito del autor, y ha.<!-
t a la técnica y la Jorge D E 1 A C U E V A
manera, que se
reduce a lo que
hasta hace poco se
llamaba un jiiíjue-
te cómico, hòoho
libremente y sin
más propósi ¡3 que
el de l a ' disfrac-

\ \
^
> '/
/
ción y ia comici-
dad.
E l recono c i d o
gracejo de Ramos
r
de Castro se mue-
ve con 'aciUdad y
con segu-o fcfect'o
«n las situaciones
cómicas que se de-
rivan de un caso
de amnesia en un
señor que iba a
casarse.
E n torno a este
núcleo central de
asunto va colo-
cando el fácil i n -
genio del ' autor
verdaderos tipos,
un tanto deforma,
dos por la inten-
ción caricatures-
ca, que con sus
Antonio Garisa, egoísmos, sus pre-
Marfa Portillo y o c u p a c i o n e s y
Ramos de Castro hasta sus ridicule-
ces van acarrean-
do incidentes y momentos varios y
distraídos, muy bien aprovechados
por l a excelente comipañia que ha
reunido el aplaudido actor Antonio
Garisa, que consigue una sencilla
y constante comicidad.
María Portillo, la gran actriz, de
tanta arniplitud. que. triunfó lo mis-
mo de característica joven que de
primera dama, hizo un magnifico
tipo perfectamente visto y sosteni-
do, que tiene un momento de em-
briaguez, conseguido con sumo tac.
to y con gran acierto.
A'vudaron a una buena represen-
tación Margarita Amado, Pilar G r a .
tal, Adela Puentes, Carmen Tarra-
zo, Marita Castelló, Fernando L a
R i v a , C o r e s , Espinosa, Salas j
Alonso.

69
COMEDIA

"LO TENGO
JUGUETE COMICO DE LOS SEÑORES •
EXÏREMERA Y L'HOTEII ^™17
N o s ó l o el asunto, sino l a nianc>
r a de e n f o c a r l o ; los tipos, sobre
todo e l ' d e l que cree a r r e s l a r l o t o -
do y todo lo desarregla,- y m á s
Estreno de "Lo tengo todo arre-
que n a d a él d i á l o g o suelto y g r a
cioso, d e m u e s t r a n u n d o m i n i o y
glado"
u n sentido t e a t r a l que conduce l a E n la Comedia se e s t r e n ó anoche el jugue-
a c c i ó n a t r a v é s de i n f i n i t o s i n c i - te cómico de Estemera y L ' H o t e l k r i e Lo
dentes, todos de g r a n f u e r z a c ó -
tengo todo arreglado. E l p ú b l i c o r i ó nfaclio
mica. »
D e pi'onto a.bandonan los auto- «.n el curso de ,1a r e p r e s e n t a c i ó n y el telón
•es l a ' v i s i ó n d i r e c t a del asunto, Jo se alzó reiteradamente
loslayan, y y a no nos l l e g a n de él, al fin de cada acto en
honor de autores y de
intérpretes. JL'Hotelle-
ríe salió a recoger el
premio de las ovaciones.
'Antonio' Garisa, con
6us m á s eficaces'recur-
sos cómicos' de excelen-
te "caricato" g a n ó des-
de el primer , niomeinto
la simpatía y el aplau-
so del público. E n el
éxito le a c o m p a ñ a r o n
con toda eficacia M a r i a Marita Castelló, M a -
Portillo, M a r í a Luisa ría PortUlo y M a r í a
Amado, Marita Cas- L u i s a Amado
telló, Pedro Espinosa,
que incorporaren con el mejor,arte sus res-
pectivos papeles, en unión de Carmen T a r r a -
zo, Pilar Gratal y los Sres. M u ñ c z , La Riva,
Gar'.sa, M a r í a L u i s a A n i a i l o , Cores y Alonso.
ü l a r í a Castelló, Fernando la Siva Como- apuntado queda, el t r i u n f o cómico
y L'Kotellerie de L o tengo todo arreglado, resnltó, anoch3
fuera de toda duda. E l público que acude a
a t r a v é s de u n a f á n visible p o r
desenlazarlo, o t r a cosa que refle-
jos apagados y s i n fuerza, do t a l
m a n e r a que se d i r i a que no ç s t a -
mes ante u n tercer acto, sino an-
te u n p r i m e r acto de o t r a p r o d u c -
c i ó n de l a que se h u b i e r a n apro-
vechado los personajes. -
• H a d a d o A n t o n i o G a ' r s í con u n
t i p o que e n c a r n a p e r f e c t a m e n t e
en su m a n e r a y en sus condicio-
nes, y lo a p r o v e c h ó con g r a c i a y
fortuna.
M a r í a Luisa Amado, m u y gra-
ciosa en u n papel inr'nrior a sus
méritos. M a r í a Portillo, finísima,
con C a r m e n Tarra.zo y M a n q , Cas-
t i l l o . F e r n a n d o l a K i v a , b i e n co-
m o s i e m p r e , y P e d r o Espinosa, t u -
vo m o m e n t o s d? g r a c i a .
E l público rió, a p l a u d i ó y silicitó
la p r e s e n c i à dsl s e ñ o r L'Hoteileríe.
Jorsre D E L A C U E V A

70
oa Estrenos de la temporada estival con ape,
;eiicia de hilaridad quedó plenamente satis-
techo. ;

Debajo del título del juguete c ó m i c o "Lo


tengo todo arreglado", los carteles de l a C o -
media anunciaban ayer "cstrçno en este tea-
tro". Parece s e r que, en efecto, l a obra de
QBstremera y L'Hotellerie se p r e s e n t ó , hace
bastantes a ñ o s , al p ú b l i c o de l a capital de
E s p a ñ a . Pero l a producción, por las alusiones
de actualidad que encierra en el diálogo, está
remozada y "puesta al día". H a sido, pues, un
prurito de honradez ei que ha- inspirado l a
salvedad indicada, y en definitiva hay que
agradecerlo. Se trata de un caso ejemplar de
sinceridad, en contraste con e l de otros auto-
res que en muchas ocasiones adoptan un c r i -
terio muy diferente.
"Lo tengo todo arreglado" es una farsa dis-
paratada, absurda, violenta, que entra de lle-
no en la especie g r a n g u i ñ o l e s c a . E l fondo del
asunto asume una i n t e n c i ó n de burla, de pa-
rodia, de caricatura de los melodramas, donde
el problema radica en l a i n v e s t i g a c i ó n de la
paternidad. Con consignar que el personaje
encarnado por el gaján joven tiene tres pa-
dres presuntos, ninguno de los -cuales es, en
«1 desenlace, el verdadero, e s t á dicho todo.
Y por si fuera poco, esos tres progenitores
"probables" se r e ú n e n / y forman u n a especie
de sociedad que celebra juntas ordinarias y
extraordinarias, con discusiones, peticiones de
palabra, campaniUazos y votaciones que com-
ponen una de las escenas m á s jocosas y fes-
tivas díel juguete.
i Aceptado el plano de la inverosimilitud, del
m á s descarado desenfado vodevilesco, del em-
pleo de todos ios recursos para hacer reír, i n -
cluidas las situaciones inconcebibles y los
chistes de cualquieir g é n e r o y marca, " L o ten-
go todo arreglado" cumple el objetivo pro-
puesto.
Cuando uno regresa de sus vacaciones v e r a -
niegas, se incorpora a la tarea de informar y
decir su modesta y sincera .opinión acerca de
los estrenos teatrales y se encuentra, de m a -
nos a boca, con algo tan inusitado, tan inefa-
ble e indecible como "Lo tengo todo arregla-
do", d e s p u é s de comprobar c ó m o los especta-
dores lanzan sus e s t e n t ó r e a s carcajadas en l a
sala de l a Comedia, apenas si tiene nada que
a ñ a d i r . " E s una atrocidad, pero ¡hay que ver
lo que nos hemos reído!", comentaba alguien
del p ú b l i c o a l a salida del estreno. E s a fraise
—pensamos—vale mucho m á s que todos los
razonamientos críticos. ¡ H a c e tamto calor!...—
Alfredo M A B f i U E J M E .

71
MAÑANA,. SABADO /[ & l l ^ p
EN FUNCION DE GRAN GALA
LA EMBAJADA DE LA REPIJBLICA ARGENTINA
PRESENTA
A

>

¥ SU COMPAÑIA ARGENTINA DE COMEDIA


CON LA' OBRA EN TRES ACTOS DE
ÇLAUDIO MARTINEZ PAIVA

(UN CANTO A LAS AMKRICAS ESPAÑOLAS)

72
I

73
"5?

i—i r ? o w
W 0 5«S
® <í
< 12 á ^
w w ^ <i <j
59 5? s á5
q p s w
P3 B u

74
' A n o c l i e se estreno en el Español Kiileta, de tutor apela a escenas y a tipos de relleno de
Fodor, traducida por Cadenas y Gutiérrez lerfiles grotescos y caricaturescos—alguno co-
Roig. E l publico a c o g i á la obra con risas y po el del jefe de comedor, excesivamente rei-,
aplausos y el telón se lerativrt en sus efectos—, que sí. no conven-
alzó muchas veces f,L ien, por lo menos divierten y entretienen.
fin de cada acto, ^ e i p i - "Ruleta" contiene, en un plano de osadík y
le atrevimiento, toda esa serie de e q u í v o c o s
ía Serrador encarnó la iropia de los vodeviles, de infalible eficacia
figura de la protago- lilarante. Realmente, para lo único que sirve
nista con tanta gracia a obra, aparte de la i n t e n c i ó n cómica y gro-
cqmo malicia y picar- esca y a señalada, es para el lucimiento per-
día. Dio a cada frase y enal de l a primera actriz, que ratifica así la
a cadá? situaciórt el sub- lexibilidad de ÏIU t e m p e » a m e n t o y su induda-
rayado necesario, exhi- l e dominio escénico.—Alfredo M A R Q U E R I E .
biendo sus excelentes
dotes^ de actriz y su
i^uen* sentido de la co-
micidad. E l .primer ac-
tor, P e d r ó A . Maratea,
%i -1
en un tipo obsesionado, Crítica de "La hiedra", de Villi
violento, y por" lo mis-
Coa " L a hiedra", de X a v i e r Villaurrutia, l a
mo falso y difícil, des- compañía de Virginia Fàbregas, que tan meri-
arrolló todos sus efica- toriamente actúa en el Madrid, nos ha ofreci-
ces' recursos, sacando P / P ^ a ^ r r a d c í - , P e - do una nueva muestra del actual teatro meji-
J„I «i ^ ^ r s r i , dro Maratea v Ro- cano, verdaderamente digno de estima y con-
d d papel el mayor y bert0,{)iiVa sideración. Andrea Palma—ardida y fogosa,
mejor partido posible. buena traductora de la vida interior de su
El resto de la com|pañía—dunque un poco personaje—y V i r g inia
exagerado en ciertos momentos—contribuyó M a n z a no—insinuante,
a l buen éxito. , expresiva y en el arre-
bato final briosamente
dramática—dieron, c o n
Conocida es l a "manera de hacer" teatral
el sobrio y justo Miguel
—hablar de "estilo" tal vez resulte impropio y
Angel Ferriz y con el
exagerado—del autor húngaro Ladislao Fodor.
magnífico g a l á n Manuel
Partiendo de una situación violenta, genera-
Fàbregas, u n a versión
dora del contraste brusco o del e q u í v o c o hi-"
escénica i m p e able a la
tarante, Fodor construye sus farsas usando en
obra, felizmente" secun^
la mayoría' de ellas los clásicos recursos de la
dados por Lolita Gómez,
comedia de enredo o ' m á s concretamente del
admirable de entonación
'vodevil". R a r a es l a comedia de Fodor donde
y de actitud, y por Jo-
no exista un personaje que aparente algo dis-
sefina Ragel. Una vez
tinto de lo que es en realidad. Y en "Ruleta"
:C3
más hemos de insistir en
ese personaje lo asume la figura de l a prota-
el aire disciplinado y
gonista, u n » r e c i é n casada que llega en viaje
M a n o l o Fàbregas, desenvuelto, Aediflo y
le bodas, a Montecarlo, en unián de su mari-
Andrea Palma y V l r - natural, del qu% en pau-
3o, .empedernido jugador. L o que en l a obra
ginia Manzanos sas y réplicas hace gala >
sucede puede i m a g i n á r s e l o el lector f á c i l m e n -
esta g r a n compañía,
te. L a o b s e s i ó n de l a ruleta hace olvidar al es-
muy bien dirigida' por Luis G- Basurto.
poso los deberes conyugales. E l tipo es un ver-
ladero enfermo, un m o n c m a n í a c ó del tapete Tiene " L a hiedra"—variante contemporánea |
/esde, que pierde hasta los m á s . elementales de "Fedra" y su complejo—un primer acto sua- l
¡scrúpulos morales para entregarse de lleno, vemente expositivo, algo ingenuo quizá en la
tara engolfarse—nunca mejor aplicada l a pa- presentación inicial de antecedentes con la ha-
abra—, de un modo' absoluto en la obsesión bitual conversación de criades, que desde " T i -
le la bola saltarina y de la rueda girante. L a nelaria" hasta nuestros días suelen emplear con
•sposa se desespera, y en el ambiente del gran demasiada frecuencia los comediógrafos para
lasino surge el e q u í v o c o vodevilesco, al que definir a los protagonistas y poner al público
Fodor es tan aficionado, que da lugar a los tres "en situación". E l segundo acto, ceñido exacta-
ic^os de la producción escénica. mente al tema, sin cascote ni relleno innecesa-
Claro está que como el asunto—sería exce- rios, es limpio y brillante de dialéctica, con
sivo decir el "argumento"—no contiene sufi- una justeza dramática ejemplar. E l tercero—sal-
ú e n t e materia para cubrir los tres actos el vo en lo que concierne al "truco" del hijo que
r a a nacer, totalmente innecesario dentro de
la línea clara, l ó g i c a y valiente del asunto—
consigue interesar y conmover y da margen
para que el autor muestre no solo su dominio
escénico, 'sino t a m b i é n su agilidad en el diá-
logo, vivo, directo y apasionante. E n general,
el lenguaje es brillante, ingenioso, culto, sin
caer en lo libresco ni en lo pedantesco, y
nos recuerda en muchas ocasiones los concep-
tos fundamentales del buen teatro benaven-
tino. E s , pues, " L a hiedra" una comedia loable,
con logrado estudio de caracteres, con situa-
ciones preparadas y desenvueltas armenicsa-
mente y con acento teatral espléndido. Por
eso los espectadores la han recibido con aplau-
so, al que sumamos el nuestro sin reservas
importantes.—Alfredo M A R Q U E R I E .

75
ESPAÑOL

Presentación de Pepita Serrador


Con gran solemnidad y en fiesta antes de l a r e p r e s e n t a c i ó n el p ú b l i -
de gran gala, organizada por l a co, puesto en pie, e s c u c h ó los h i m -
balada argentina, con asistencia aei nos de las dos naciones.
Cuerpo diplomático, se ha celebra- E l delegado do C u l t u r a do l a E m .
do l a presentación de l a g e n ü l í s i m a bajada argentina, s e ñ o r Zambrano,
actriz Pepita Serrador y BU compa- dió lectura a unas bien escritas
ñ í a - el teatro estaba adornado con cuartillas, en las que galanamente
banderas españolas y argentinas, y

r i

P e d r o M a r átea, P e p i t a S e r r a d o r ,
Raquel Medina y Angel F r í o

presentó l a figura a r t í s t i c a de Pe-
pita Serrador y l a de Martínez
P a l w a , autor de l a comedia "Cruza",
que ee representó a continuación.
L o largo de l a obra, c u y a repre-
s e n t a c i ó n terminó a las dos cincuen.
ta, nos Impide publicar l a critica.
L a obra f u é seguida con Interés y
muy aplaudida.

76
" C R U Z A "
Comedia argentina de Claudio Martínez Paiva
Allá,, hacia Ipa primeros a ñ o s del no y nei, pero egoísta, c a m a s t r ó n y
cobarde; en la india simple y llo-
siglo, cuando se estrenó esta come- rona; en infinidad de notas tan hon.
dia, el Gobierno de l a Eiepúlbllca Ar_ das, que a su sola aparición l a ver-
gentina prestaba muy escasa aten- dad se impone é n l a escena, y sur.
ción a los remotos territorios del ge el diálogo sencillo y espontáneo,
Sur, a l a lejana P a t a g ò n i a , cuyos cargado de color y de gracia, y has-
espléndidos productos estaban en ta los personajes se mueven con fa.
manos de aventureros llegados de cilidad y desahogo, como si ee li-
cualquier parte, que imponían su ley braran de un peso. Y cuenta que
a un ,pueblo ignorante, que ni si- aun alcrunos de estos gratos momen
quiera sabia que era argentino, y tos estaban desnaturalizados por
dominaban por todos los procedi- una solemne m ú s i c a de fondo o por
mientos, incluso por el del incendio sonidos Innacesarios; como el rumor
y el asesinato, sin que existiera una del viento, ladridos de perros o cas.
autoridad que fuera defensa y am- ros de caballos que denunciaban la
paro de loa indios y de los colonos llegada de alsrulen y1 que elemT3-a
argentinos. sonaban a galope,
L A indignación impulsó a l autor
a escribir esta obra, y sin pensar A pesar de que una comedia como
en que l a indignación muy arreba-. é s t a , por lo que tiene de elocuente
tada, lo mismo que cualquier otro y de influencia directa del autor, no
sentimiento demasiado impetuoso, es l a m á s a propósito para conocer
nunca fué muy buena musa, porque a una artista, Pepita Serrador triun.
es dado a lo impulsivo y a lo exal. f ó plenamente, aprovechó ton for-
tado, arramlbló con todos los ©lemen. tuna los momentos que le permitían
tos teatrales que sirvieran para espontaneidad,, tuvo rasgos d r a m á -
despertar en el público un eco de ticos, sentido de la escena; l u c K J -
sentimiento o de condenación. Y allí con l a monotonía de actos larguísi-
e s t á todo de tal manera aglomera, mos, casi en Ja misma actitud ideo-
do, que se diría qu eel señor P a j v a , lógica y sentimental, y se mostró
en s u a f á n patriótico, habla hecho consumada actriz 'en una crisis de
una rebusca en el teatro universal, angustia verdadera y softirla.
sin olvidar los dramas comprimidos
y efectistas de nuestro género chico. Nos g u s t ó mucho Pedro Maratea,
Nunca fué muy afortunada en el de hondo acento d r a m á t i c o ; Roberto
teatro l a figura, casi convertida en Oliva, de fina comicidad: Esperanza
símbolo, del maestro Ideal, apóstol Otero, José Comellas, sobrio en su
de l a cultura, en su «afán generoso agrio tipo; Angel Prio, Raquel Me-
de hacer de los indios ciudadanos dina, y todo un conjunto unido y
conscientes, con sus nobles ansias flexible.
de llenar la escuela, y allí e s t á para E l público s i g u i ó !a comedia con
que el rebenque del extranjero, al atención, aplaudió varios momentos,
cruzarle l a cara, produzca una hon- y en loa finales de aoto o v a c i o n ó a
da y violenta reacción en el públi. los intérpretes.
c ç ; como e s t á el alumno aplicado y Jorge D E X A C U E V A
entusiasta, g e n u ï n a m e n t ^ fiel y quí.
micamente bueno, anodino y encar-
nado en una señorita, y l a mujer
patriota, entusiasta hasta l a abne-
gación, vaUeníe, tenaz, y Ja vemos
imponerse a u nbandolero temible,
que a d e m á s tiene una historia m e l ó ,
d r a m á t i c a y sentimental, que se
siente dominado por el valor y la
palabra de l a mujer, y que a l verse
vencido, mejor dicho, ganado por
ella, adopta laa c l á s i c a s posturas y
lo« tradicionales gestos atormenta-
dos; y hay l a ofensa a l a bandera
» los tiros para asustar a los n i ñ o s
í u e Khan a l a escuela, y hay la pa-
labra dura o meliflua del extran-
jero; no falta nada, y donde no e s t á
l a acción, e s t á l a alocución exalta-
da y elocuente en tono y manera
discursiva... Y , sin embargo, hay
una comedia vigorosa y fuerte, que
asoma tímida, pero v i v a y coloris-
ta, cuando las frases y los párrafos
entonados l a dejan y que acreditan
el sentido teatral del señor P a i v a ;
asoma en las notas de ambiente, en
el tipo de una tía de l a heroína,
asustadiza y tímida; ven el t>eón hue

77
'i 7í
•Anoche, en f u n c i ó n de gran gala y con asis- ilcres y Ies logreros, les tipos iluminados y
tencia d e l embajador de la Ai-gentina, varios' ios toscos y egoístas—en contraste bastante
m i n i s t r o s y o t r a s autoridades, asi coma ce una JjiSrenaï» y primitivo—. B e la misma manera,
lucida - r e p r e s e n t a c i ó n de la colxinia de la Re- todos 103 que podemos censiderar como "tru-
p ú b l i c a d e l Plata, se^pre- oos" e'ectiaías de esta "manera", m á s teatra-
s e n t ó en el e s c e n e r i ó del 5cra que teatral, se ponen en juego para lo-
E s p a ñ o l l a c o m p a ñ í a ce grar la finalidad apetecida, finalidad que, re-
Pepita Serrador, patro- petimos, es noble y pura, puesto que trató de
cinada p o r el G o b i e r n o hacer comprender a las masas populares de
argentino. Antes de l e - la nación argentina la hondura de uno de sus
vantarse el t e l ó n , el p ú - problemas m á s lacerantes.
b l i c o e s c u c h ó en pie los Al emplear un tono divulgador y p e d a g ó -
h i m n o s nacionales de ¡a elcb-tiidáctico, Martínez Pahva se extiende en
A r g e n t i n a y de E s p i n a , consideraciones e.-.-cesivainente minuciosas que
y el agregado .cultural prolongan la acción do su c o m e d í a , que indu-
de la Ejtn b a j a d a de dablemente la recargan con datos y detalles
í q u c l p a í s , Sr. Z a m b r a - que sobran para un público preparado y cul-
no, l e y ó unas atinadas to, capaz de entender los temas o los litigios
c u a r t i l l s s de presenta- e s c é n i c o s sin necesidad de explicaciones abu-
ción y s-altido. Pepita Serrador y sivas.
Pepita SerrEidoo: f u é Pedro Maratea Pero t a m b i é n es do justicia consignar que
recibida con u n a gr&n dentro de esa intención popularizadora, el au-
o v a c i ó n y a p l a u d i d a l a r g a m e n t e , en diversos tor revela s ü riqueza imaginativa al encade-
m u t i s y parlamentos. Con esta g r a n aptriz, d o - nar episodios e incidentes truculentos, sorpre-
tada de u n f l e x i b l e t e m p e r a m e n t o d r a m á t i c o , sas folletinescas y situaciones de t e n s i ó n trá-
que con i g u a l m-aesíría acusa el r e g i s t r o de gica. EJJ definitiva, que M a r t í n e z Paiwa, a
la t e r n u r a o el de la fina gracia, t r i u n f a r o n quien se deben t a m b i é n otras obras de mayor
anoche P e d r o Mars-tea, magnifico p r i m e r actor, altura y rango literarios, conoce bien el oficio
que nos d i ó u n a v e r s i ó n conmovedora y eiav- ila esperto c o m e d i ó g r a f o y que sabe dibujar
cera de su personaje, sobria y elocuente e l tipos populares y graciosos, personajes que
m i s m o t i e m p o A n g e l P r í o , que compuso u n elespicrían nuestra simpatía y mover con, gar-
tipo difícil, con evidente d o m i n i o e s c é n i c o ; bo y soltura los hijos de su tinglado puesto
Roberto O l i v a , con eficaz comicioad, aunque al servicio de una hermosa causa.—Alfredo
algo exagerado en algunos efectos hilarantes, .MARQUERIE.
y Esperanza Otero, C é s a r Fiaschi, Raquel M e -
dina, A r t u r o B a m i o , M i n e r v i n o de l a Vega,
I r m a L a o r o í x , Susana Duprez, J o s é Camellas,
A n g e l i t a Soto y H o r a c i o de Llamas, que cola-
b o r a r o n en el é x i t o . E l t e l ó n se a l z ó muchos
veces a l fin de cada acto en h o n o r de a u t o r
y de i n t é r p r e t e s .

L a avanzada hora a q ü ç / t e r m i n ó el espec-


í á c u l c — l a s tres menos cinco de la madruga-
da—nos impide, por apremios de tiempo y
de espacio, ocuparnos con la e x t e n s i ó n ,que
d e s e a r í a m o s de la comedia costumbrista ar-
gentina "Cruza", original de Claudio Martí-
nez Paiwa, estrenada anoche en el Español.
L a propiedad del decorado y l a impecable di-
rección e s c é n i c a valoran indudablemente esta
obra, que encierra u n a . t e s i s loable: l a exal-
tación de la argentinidad, en las quo un día
fueron tierras irredentas de la P a t a g ò n i a . A l
servicio de s u encendido amor a la patria y
en ocasiones con verbo inspirado y profético,
Martínez P a i w a desarrolla l a a c c i ó n de s u
obra, que es mucho m á s interesante por su
fondo que por su forma.
E n efecto: en lugar de emplear una técni-
ca d r a m á t i c a , el autor ha construido su co-
media con un estilo m e l o d r a m á t i c o , sin .olvi-
dar ni uno solo de los recursos propios del
g é n e r o : los "buenos" y los "malos" de una
pieza, los p u s i l á n i m e s y los valientes, los que
padecen hambre y pernecución, los explota-

78
Español: Estreno de "Esta noche r tra audición habitual—que brincan y chispean
en el curso del diálogo. No es é s t e un prodi-
gio de originalidad. Hay en él mucha frase
Anoche se estrenó en el Español la come- de letra de tango, "ojos que brillan como es-
dia de los autores argentinos Darthes y Da- trellas" y "cabecilas locas", pero a pesar de
niel Esta noche me suicido, Pepita Serrador, ello se escucha sin disgusto y, como' hemos
llena de encantd*, de gracia y de picardía, en- dicho m á s arriba, distrae y hace reír y en ai-
c a m ó deliciosamente la figura de la protago- cunas ocasiones apunta rasgos de ingenio.
nista eti su doble papel Aunque el argumento sea v i e j ç , Darthes y
Damoj lo saben manejar buscáridoie facetas y
de " V i c t o r i a " y " A g u s -
brillos nuevos, y hasta el tercer acto, aunque
tina". Sus frases, "sus caigan en el pecado de la inverosimilitud, no
gestos, sus tics fueron se d e s p e ñ a n por el precipicio de la sensiblería.
acogidos por el público ;Qi/é lástima esa escena llorona del Viejo Jar-
con placenteras sonri- dinero galaico, que pone todo su amor en las
sas. E n algún instante flores y que parece arrancada de una "novela
rosa"! ¡O la e x p l i c a c i ó n totalmente innecesaria
exageró un poco los ma-
—sólo para dar tiempo a que la primera actriz
tices cómicos, pero, en cambio de vestido—que da i a amiga de la es
realidad," no vale la pe-
na consignar ese único
:50sa a l marido para explicarle tocb lo que los
espectadores saben ya de antemano!... S i n esos
3
r e p a r o que podamos peplta Sferrador y; ' lunares y sin el "mareillo" que dice sentir l a
oponerle e n gracia a l a Damel protagonista y que t a m b i é n es una concesión
al tópjco facilón, "Está noche me suicido" pue-
magnífica actuación que
de considerarse como una' farsa d é indudable
desarrolla en el curso de la obra. Pedro M a - gracejo, animada y movida, con l a que—come
ratea le dió l a réplica, justa y ratificó sus d e c í a una s e ñ o r a p r ó x i m a a nuestra locali
méritos de primer actor, digno, sobrio y en- dad—se pasa un rato muy "agradarlo". Y t e n ú
tonado. A r t u r o Bamio f u é aplaudido en í a z ó n . — A l f r e d o M A B Q U E R I E .
Mi mutis y Angelita Soto, Susana Dupre,
J o s é Comellas y Raqüel Medina colaboraron
en el éxito. E l público aplaudió calurosa-
mente a l fin de los acto;, mientra^ el telón
se alzaba1 e n honor de autores e intérpretes.

Los autores de "Esta noche me suiciflo", que


ya han estrenado en España otras comedias
semejantes a l a que ayer vio l a luz de las
candilejas en el escenario del Español, tienen
bien probada su habilidad y su malicia tea-
Jrales. Son expertos ¿ o n s t r u t Á r e s escénicos. Bar-
ben preparar y graduar las s l t u a c i ç n e s y los
«fectos, explotarlos y exprimirlos basta el l í
mite ' m á x i m o y aun m á s allá del l í m i t e , y po-
seen ese don difícil de' entretener a l público
fugando m á s que con verdaderas criaturas h u -
manas trasladadas al .tablado para que allí pro-
yecten sus caracteires y sus conflictos, con m u -
üecos traídos y llevados de un modo capricho-
¡0 y arbitrario, pero divertido.
E l asunto de "Esta noche me suicido" está
isado hasta la saciedad en el teatro. S e basa
;n l a muerte fingida o falsa muerte de un
jersonaje que siente l a curiosidad de saber
cómo reaccionaría el c ó n y u g e supérstite en el
caso de un óbito verdadero. Y ustedes perdo-
nen l ó de "supérstite" y lo de '"óbitoP, voca-
blos que tienen un empolvado aire de diccio-
nario, pero que vienen a los puntos de la plu
ma como contrapartida de los graciosos, pero
chocantes argentinismos—chocantes para nues-

79
ÇSPAÑOU
"ESTA NOCHE ME SUICIDO"
"Rulétà* Comedia de los autores argentinos Darthes y Darruel
Comedia "reidera", dice el c a r t e l montos m u y felices; A n g e l i t a Soto
CJomedia de Ladislao Fodor, con un s i m p á t i c o dejo clásico espa-
ñol, pero reidera cuando se encarga
y J o s é Courellas, aplaudido en u n
mutis. - ,
traducción de los señores del papel central u n a actriz t a n com_ L a obra fué r e í d a y aplaudida
pleta y tan d u e ñ a del tono, del m a - u n á n i m e m e n t e y con entusiasmo.
Cadenas y Gutiérrez Roig tiz y de l a i n t e n c i ó n como Pepita Jorge D E L A C U E V A
E s muy frecuente en ciertos a u . Serrador.
tores l a falsa creencia de que basta Porque l a p r i n c i p a l labor do l a
combatir eai una comedia un vicio actriz es l a de hacer leve l a a m p l i ,
o un defecto social t u d de l a comedia; l a insistencia
para que se que- en las m a n í a s , los afectos y las s i .
aen muy tranqui- tuaciones que se prolongan m á s de
>^*V ^os en cuanto ma- lo que l a necesidad t e a t r a l deman-
nera, asunto y ex- d a : espeeialmente el a n á l i s i s celoso
presión, por muy de los sentimientos y l a fidelidad do
audaces que sean, u n marido y l a s i t u a c i ó n , que so ac-
AJigo .do "«sto su- tualiza p o r rachas, de l a persona, en
cede con "Ruleta"; este caso u n a mujer, que se finge
se combate, en l a m u e r t a en un accidente p a r a ver por
comedia el vicio sí m i s m a hasta d ó n d e l a quieren y
del juego, cosa h a s t a d ó n d e llega el "llanto", como
laudable; pe- se d e c í a antes, que le hacen.
muy Los autores m a n e j a n el d i á l o g o
ro para cortseguir con ingenio y frescura y con u n a
este efecto ee em-

w
pica uii'a- manera crudeza y u n cinismo elegante, pero
bastante expresivo en ocasiones;
[an Hbre y tan esto desconcertaba a nuestra m e .
desenfadada, > que m o r i a en los esfuerzos que h a c i a
linda con el cims. por i d e n t i f i c a r esta comeclia como
mo; l a figura de v i s t a p o r nosotros, y , en efecto, l a
una recién casada, h a b í a m o s v i s t o l i m p i a de crudezas y
desairada por el algo m á s l i g e r a en el teatro I n f a n t a
marido el mismo Beatriz.
día de l a boda, por L a i n t e r p r e t a c i ó n , y a hemos di-
tentar l a suelte cho que f u é excelente y m a g n í f i c a
en l a ruleta no
sólo e s t á pintada
con toda clase de
sugerencias, smo
• u l se inicia con
I l l a s , m á s que U
disculpa, l a ca?.
Pepita Serrador J * - ^ ^ J l

para ^ f ^ c i à
y para òist uiv . .^n el • andone al
marido p a r a huir . nombre ge-
neroso, noble y galante, que le hace
ver e} abismo a que l a arrastra el
esposo, enviciado en las emociones
del tapete Verde.
L a manera sutil, desenfadada y
h u m o r í s t i c a de Fodor hace todo m á s
peligroso ¡por el tono ligero, e inge^
nioso con que v a restando trascen-
dencia a cosas tan fundamentales
como el pudor, el honor, el sentido
religioso y l a ipropia e s t i m a c i ó n de
una mujer, d© l a s que se hace caso
omiso, como s i todo ello fuera de
poca monta y valores desconocidos
O Inexistentes.
Pepita Serrador, que y a nos mos-
tró s u temperamento dramático, nos
mostró una gratísima y valiosísima
faceta do gracia fina, de elegante P e p i t a Serrador, R a q u e l M e d i -
coquetería, de asustada ingenuidad,
tan Jugosa, tan rica en matices y n a , A n g e l i t a Soto, J o s é C o m e -
en detalles, que f u é un verdadero llas y P e d r o M a r a t e a
«ncanto y una demostración de gran
actriz. Muy bien, a su lado, Teresa por parte de Pepita Serrador: t a m -
Senén, I r m a Lacrolx, Pedro Mara- bi én lo fué por parte de Susana
tea, Roberto Oliva y todo el con- Dupre, Pedro M a r a t e a en unos mo-
junto.
E l público rió, g u s t ó de l a obra ^ $ ^ $ ^ $ S » S ^ Í S ^ ^ ^ ^
y aplaudió "largamente.
J o r g « D E liA. C t J E V A

80
ESPAÑOL
"Un bebé de París* E S P A Ñ O L : "UN B E B E D E P A R I S " i
anf
ni<
Comedia de Dartes y Dame? L a comedia, en c u a t r o actos,, de k * auto-/ scé
res argentinos Dartos y D a n i e l , " U n b e b é de
I-.e da tono de farsa l a exagera-
ción que Intencionadamente a« da P a r í s " , cuyas p r i m i c i a s f u e r o n ofrecidas a l añ
a todos los sentimientos : * e l a f á n > p ú b l i c o m a d r i l e ñ o en 1936, sobre l a escena' ía
verdaderam e n t e , del A l c á z a r , por Paulina Singerman, r e v i s t i ó icai
morboso d e un anoche e n el E s p a ñ o l caracteres de v e r d a d e r o kz.
recién casado por estreno t a n t o por la i r r e s i s t i b l e fuerza c ó m i c a idc
tener un hijo, l a s de las situaciones de la ctora, siempre de efecto :or
Inquietudes m o- seguro, copio p o r l a v e r s i ó n llena de r e l i e v e xa
rosas d é l a mujer,
las ansias de los dada a l a íátsst p o r la c o m p a ñ í a argentina e n -
abuelos, l a sumi- cabezeda p o r la p r i m e r a actriz Pepita Serrador, dri
eión de un tío bo. en la que concurren v a l i o s í s i m a s cualidades ar- 3r
n a c h ó n ; es decir, t í s t i c a s . L a artista, que tantas pruebas v i e n e eri
l ò s ele m e n t o a ofreciendo de, su f l e x i b i l i d a d e s c é n i c a , h i z o d e l sc«
fundamentales de pepel de Raquel—la casadita que en sus i n s t i n - an
l a comedia.
E n este amblen. tos maternalesr apela a los már, hilàra'n'tes r & - 11c
Pepita Serrador te un poco desor- cursos para l o g r a r u n h i j o , l o que consigue fe-
bitado, l a acción
se d e s p e ñ a por los cauces de l a co-
micidad desatada, eo-n -verdadera
l i z m e n t e al final—, una verdadera cxeacióci, ló.-
grando en varias reacciones, y a , c ó m i c a s o h
sentimentales, calurosos aplausos, especial- re:
gracia, aunque esta gracia sea algu- mente en algunos mutis, y finales de acto. Se-
na vez l a escabrosa, tanto en l a s i -
tuación inicial como en l a frase. c u n d a r o n a Pepita Serrador en su b r i l l a n t e IO
. E l acierto de Pepita Serrador fue l a b o r A n g e l i t a Soto, Tere-a S e n é n , Esperan- ac
el de dar con travesura y con gra- za Otero, J o s é Cornelias, A r t u r o B a í n i o , Ro-. po
cia, con variedad y finura el tono
de farsa, con elegante desenfado.
berto O l i v a , C é s a r F í a s c h i y d e m á s i n t é r p r e -
tes de la comedia, en honor de los cuales sa
i
L e acompañaron en el açierto A r . l e v a n t ó varias veces el t e l ó n al f i n a l de cada ie
turo Barrio, Roberto Oliva Teresa acto.—J. C. V . •ir
Senén y Angelita Soto. nr
L a o t r a fué profusamente r e í d a y új
i aplaudida con largueza.
ti

0 (IÁJ\^{

11'

81
Bardem, Domínguez Bové, Horna,
Sanoho en la dulce Ofelia, y el resto d d nu- '
meroso reparto contribuyeron ejemplarmen-
te al éxito.. E l públic© se sintió ganado por
la emoción del genio de Shakespeare, al que
P e m á n ha prestado con su adaptación admi- ;
rabie la fuerza y el lirismo, la mezcla sor-
prendente de tremendo realismo y de cauti-
vadora • poesía que requiere la tragedia. E l
pramio de las m á s resonanes ovaciones jalo-
nó el triunfal espectáculo.
A l final de la' representación y a requeri-
miento del auditorio, P e m á n , Cayetano Luca"
de Tena y .Guillermo M a r í n , pronunciaron
sentidas palabras de gratitud.

Desde la primera v e r s i ó n de "Hamlet" en E s -


paña (que f u é la que hizo D . R a m ó n de l a
Cruz, siguiendo la adaptación francesa de. D u -
cis, en 1772 y para la actriz Rita Luna) hasta
el intento de un "Hamlet" c o n t e m p o r á n e o , a l
que Fernando de la Milla se a t r e v i ó en 1928,
el bibliógrafo Alfonso P a r recoge v e i n t i d ó s
traducciones diferentes de esta obna de Sha-
kespeare. Durante mucho tiemp.o la q ú e g o z é
m á s boga f u é la de Moratin. Tanto ésta como
la de Carnerero, la de Avecilla, Martínez A r -
tabeytia e incluso la abreviada de López B a -
llesteros y González Llana—que f u é durante
mucho tiempo, a partir de 1903 l a m á s usada
en nuestros escenarios—llevan la impronta gala
y l a d e f o r m a c i ó n escénica consiguiente que i m -
4)one la s u m i s i ó n a l llamado principio de las
tres unidades. Carlos Coello estrenó precisa-
•J mente en el Español de Madrid, y en 1872, una
traducción en verso, bastante mala, que h a b í a
escrito para Antonio Vico y que el gran actor
s a l v ó con sus admirables dotes de declamador.
Bajo la dirección escénica de Cayetam L a Tragedia del P r í n c i p e de Dinamaircia se
puca de Tena, que ha sabido re|olveT coi empieza a conocer con pureza en España a
t r a v é s do las traducciones de Jaime C l a r k , de
anto lujo y grandeza cotno exquisita sensi Mac Phcsrson, Pompeyo Gener, Martínez L a -
)ilidad todos los problemas Que el montaje fuerte, el padre Celso García Morán, e í n t e -
W ;scén:co suponía, se estrenó anoche: €n el Es-' gramemte con la magistral labor realizada por
d9l laña! la versión libre realizada poir J o s é Ma- Astrana Marín. Pero así cerno Taima había
ra^ ía P e m á n de. la inmortal obra de Shakes- hecho triunfar en París, y Vico en Madrid,
tió íeare Hamlet. E l clima escenográfico, la be- la inmortal, c r e a c i ó n shakespiriana, "a pesar
ro leza de los trajes, ate- de" l a equivocada calidad de las traducciones,
es obligado reconocer t a m b i é n que una v e r -
ca |idos a una línea de ri- sión muy pulcra de "Hamlét" a veces carece
;to r0r nórdico que-encaja do eficacia escénica, porque una cosa es ce-
ve txactamente con el es- ñirse y adaptarse con fidelidad al pensamiento
n " >íritu de la obra, el va- original y otra muy distinta conseguir en el
br arquitectónico con- vocabulario y en el estilo aquella eficacia, aquel
^ jerido a la ehácena del principio inefable de c o m u n i c a c i ó n que exige
lel, scenario, la impresio- el tablado en relación con los espectadores.
i n , [ante atmósfera del cas- Y esto es lo que ha logrado plenamente J o s é
re- | l l o de Elsinor y de la María P e m á n con Su v e r s i ó n libre de l a i n -
mortal creación. D e s p u é s de haber c o n s e g u i d »
fo- (parición del fantasma» que el acento p o é t i c o die S ó f o c l e s se conserva-
io- L originalidad audaz de ra sin perder empaque, aliento ni grandeza e n
0 resenta'r el monólogo su " A n t í g o n a ' , ahora aborda y sale triunfal
le. (el "ser o no ser" co- de l a experiencia, no menor en categoría, de
^ta ?o desbordando del ta- trasladar al verso castellano las estrofas del
lado, y subrayado con Mercedes p a n d e s , "Hamlet", utilizando para ello, no sólo diver-
lo-iportuna luz de foso; Guillermo Marín y sos metros y medidas acopladas sabiamente a
la c o n d i c i ó n de escenas y situaciones, sino
re- disposición y moví-, J o s é María P e m á n t a m b i é n , y lo que es m á s importante, ponien-
'niento de las figuras do al servicio de esta tarca todo el fervor
ltia rincipalos y de la copiosísima comparsería de su inspiración—de la que es ¡jrenda, por
solo citar dos ejemplos, el famoso m o n ó l o g o
muchos aciertos m á s , así como la soberbia y el diálogo ííue le sigue entre el protagonista
lúsica de fondo que preside la acción con y Ofelia—. A s í brilla y esplende en teda su p u -
itmo orquestal, merecen el m á s encendido reza efl pensamiento y la intención de! genial
ogio, extensivo' a los colaboradores de la dramaturgo ingles, unidos a l a destreza, a l
rección, Burgos. Çhausa y Paradas. Cuan- garbo, al brío, a la gracia, y en muchas oca-
) el propósito escenográfico es tan noble- siones a lit m á s r o m á n t i c a y musical m e l o d í a
del verso de P e m á n . U n a c o n j u n c i ó n feliz que
icnte ambicioso, cualquier error o deíicien- sirve a l a mayor gloria y honor del teatro
_a parciales quedan borrados por el logro universal.
leneral.
E l prccr-elimlenfo que P e m á n h a seguido par»
Guillermo Marín c r e ó un Hamlet tan realizar s u Ingente trabajo q u e d ó explicado en
crfecto estudio como impecable compostura. su sincera autocrítica. Nesctrcs sólo hemos de
tnti6, vivió y dijo su pape! con entrega to- añadir que si acaso peca do algo l a v e r s i ó n es
.1 de todas las potencias de sn espíritu al —sin perder intensidad—de exceso de respeto
rçon'àje que encarnaba, sin una concesión a l texto íntegro, o dicho en una pa&ibra, áq.
lo fácil, sin un fallo n i un e r r o r de con-
tpto, reválidando así sus. méritos de prime-
simo actor de nuestra escena. Mercedes e x t e n s i ó n . S i n icnicntariios a los conocidos orí-
genes de l a obra—la Crónica de Saxo G r a m -
rendes supo adelantar hasta u ^ primer pla- maticus o el fcexto de Belleforest—lo cierto
D la interpretación de la Reina Gertrudis es que Nash en 1587. y Lodge en 1596, es de-
pn el valor magistral de su acento y de su cir, años antes del estreno y de l a tan deba-
ilemán y con los sutiles matices d é su de- tida primera acción del "Hamlet", nos confir-
amación, expresión m a g n í f i c a del alma com- man la exisicncia de esta obra teatral. L o Im-
(ejísima de su criatura de ficción. Rivero portante en ella no es, pues, el desarrollo del
asunto, o la técnica escénica fluctuantes desde
hace m á s de tres siglos y medio, sino l a so-
berbia i n v e n c i ó n y el contenido metafisico de
l a tragedia, que en la adaptación de P e m á n se
conservan de un modo impresionante y magis- í
tral. Por primera vez en la historia de nues- i
• tros tablart""! •* ¿

82
H A M L E T "
Versión libre, en verso, de don José María Peníán
Toda nueva varsión de una obra
del relieve y l a significación de fihoa-en; lo hemos reconocido en se-
"Hamlet!', leíaaj releída y meditada, guida en l a versión de Pemám, que
choca en el espíritu del espectador en cierto modo muy eutiï parece
con algo tan intimo y tan propio como que lo recibe del ambiente que
como es l a primera, impresión que le rodea y le da corporeidad como
nos produjo su lectura, con una para acentuar su fuerza de símbolo.
imagen espirituai y hasta física de Y esto quizás a« deba precisa-
los personajes y de l a acción que mente a l a versión libre, que es una
quetía en el pensa¡mlento, en l a me- manera de ao dar demasiada Im-
portancia a l a frase, a lo que de.
termlnadamente dejó ei autor para
moria y hasta en ©1 sentimiento no con m a g n í f i c a amplitud dar el con-
sólo como una emoción, sino tam- capto sustancial. E s t a Impresión
bién como un recuerdo, acaso tam- nuestra, esta para nosotros feliz
bién embellecido por l a distancia y coincidencia con el poeta, se nos
por las lejanas circunstancias que • hizo clara y patente en el famoso
rodearon aquella nuestra emoción monólogo, en el que velamos todo
primera. eJ pensamiento del atormentado
E l forcejeo entre aquella* impre. principe, y y a todo f u é para nos-
siones y las que vamos recibiendo, otros como una grata e m o c i ó n de
s e g ú n su intensidad y según su re. encuentro y de a l e g r í a al ver que
sultado, son un índice fiel del acier- frase por fra^e nuestra verdad se
to de lo que vemos, porque y a hay afirmaha y a veces se engrandecía
una tendencia instintiva a defender por lo que oíamos.
cuando en l a visión propia hay de Otra grata impresión f u é la de
grande, de profundo y de trascen. grandeza, magnificencia y majes-
dentaj, contra todo cuanto tienda a tad. E n un marco asi ^pñamos siem-
erwpequeñeceir lo que y a queremos y pre a nuestro héroe, y era grate
guardamos en nuestra interpretación verlo sobre aquellos fondos lejanos
particular, y muchas veces nos y profundos, en los que el efecte
abrazamos a io propio y rechazamos de realeza era constante, y donde
v e í a m o s a Hamlet máá aislado y
hasta con coraje lo que nos otfrecen. m á s solo con el peso de su terrible
No h a «Ido grande nuestra lucha secreto y con el peso abrumador
precisamente porque consideraanos a de la duda y el impulso terrible dei
Hamlet como un simfeodo de l a du. castigo y de la venganza.
da y de l a Indecisión, tanto, que Guillermo Marín fuérnuestro Ham-
raiucnas veces lo v e í a m o s asociados let en varias ocasiones; lo sentimos
a las nebuloeidadeis del cuarto tiem. asi en el monólogo, en sus escenas
po de l a "Quinta sinfonía'', de Bee. con Horacio, en el cementerio cuan-
do l a calavera de Yorik le endulzá
con recuerdos de la infancia; se nos
alejó un tanto en los consejos a
Ofelia, que s e n t í a m o s nosotros lle-
nos de desgarradora dulzura y que
nos parecieron un tanto conminati-
vos y bruscos; pero fueron m á s las
veces en que lo sentimos, y y a es-

toTT73uïr'triunfo de importancia,
porque era lucha con recuerdos glo-
riosos.

O
Y apenas nos queda tiempo para
aplaudir a Mercedes Prendes por
su modestia y por su labor dignísi-
m a ; a A s u n s i ó n Sancho, por l a ine-
fable dulzura de su Ofelia; a R a -
fael Bardem, por su magnífica ver-
sión del rey, y a todo el reparto
en general por su eficacia y por l a
dignidad de todos los momentos.
E l público, sorprendido por tanta
magnificencia, por tan bien enten-
dido lujo, por l a expresiva sonori-
dad y ©fusión del verso, aplaudió
Mercedes P r e n d e s , Guillermo constantemente, subrayó momentos
Marín, Adriano Domínguez, R a - y efectos, v tan grandes fueron las
f a e l B a r d e n , A s u n c i ó n Sancho y ovaciones àl terminar, que obligó a
hablar a l s e ñ o r P e m á n , a Guillermo
José María P e m á n Marín y a Cayetano L u c a de Tena
como premio a una espléndida labor.
Jorge D E L A C U E V A 1

83
COMICO

Presentación de Eugenia Zúffoli


H a c í a muchos a ñ o s que no se cenas y momentos, y e o i i c l t ó l a
irapnesenibaba en Madrid l a aplau- presencia de E u g e n i a Zúffoli y
dida comedia de Alejandro B i s s o n sus huestes a l final de c a d a acto.
tiifeuJada " L a mu- C.
j a r X " . con la
que anoche hizo
BU presentación A n c c h e í e p r e s e n t ó en el C ó m i c o l a com-1
en « i C ó m i c o l a p a ñ í a de Eugenia Zúffoli, d e s p u é s de u n b r i -
eximia actriz E u - llante r e c o r r i d o por diversas p r o v i n c i a s . " L a
genia Zúffoli. m u j e r X " f u é la o b r a elegida para esta p r e -
Esta comedía, s e n t a c i ó n , y con m u y buen
pasada a l cine- acuerdo, ciertamente, pues
matógrafo hace el t i p o de la protagonista
algunos años, —p edra de toque y fiel
vueív© a h o r a a mi contraste para p r o b a r el
pitimibiiva v e n s i ó n arte de actrices famc-
teatral, con toda sas—ofrece a Eugenia Zúf-
la f u e r m y dina- f o l i o c a s i ó n de mostrarnos
mistmo quo encie- ,el proí..7.(lo estudio que
r r a su marcada ha realizado de', persona-
d e í i n i o i ó n 69 ti- je,- e n r i q u e c i é n d o l e con
pos y axnibienitea, valores y matices perso-
s o b r « el dtascar- n a l í s i m o s , de voz y de
nodo fondo hu- gesto, y con una serie de M a r y Carmen G o r -
E u g e n i a Z ú f f o l i m a n o de sus per- nobles recursos, que acen- dón, Manuel Soria-
y J o s é B ó d a l o eonajes. t ú a n su d r a m a t i s m o de 110 y E u g e n i a
E u g s n i a Zúffo- m a n era e x t r a o r d i n a r i a . Zúffoli
li v i v i ó totensaimente s u papel de
«¡legante mundana, e n u n a v i s i ó n E l p ú b l i c o se s i n t i ó ga-
perfecta del pensonaj* central y nado p o r la e m o c i ó n que la g r a n a c t r i z i n -
de elnoera y m a r c a d a e x p r e s i ó n f u n d i ó a la protagonista del m e l o d r a m a de
s u s t a n c i a l en lo d r a m á t i c o . B sson, y t r i b u t ó a Eugenia Zúffoli al f i n a l
• J o s é B ó d a ü o Zúffoili, sobrio y en- de los actos y al t e r m i n a r la r e p r e s e n t a c i ó n ,
tonado. m a r c ó con magnifico acier- ovaciones encendidas y clamorosas. R e a l m e n -
to dos' personajes- completamente te, esta i n t e r p r e t a c i ó n p u t d e calificarse de
distintos, disparéis, vividos oon f á - e j e m p l a r y modelo, lo m i s m o que la d e l p r i -
c i l dea envoltura, y elegancia a r t í s - m e r g a l á n J o s é B ó d a l o — e n su doble papel de
tica. " R a i m u n d o " y "Laroque"—, l o g r o e s p l é n d i d o
C o n ellos cooperaron brillante- de difícil sencillez, de a d m i r a b l e n a t u r a l i d a d
mente Merceides Aguirre, Julia y de una seguridad y de u n d o m i n i o , que con-
Avaioa, P i e d a d Criado, M a r y C a r - f i r m a n y r a t i f i c a n los elogios que la c r í t i c a
m e n C o r d ó n , A d r i a n a Robles, C a r - le t r i b u t ó cuando se p r e s e n t ó en M a d r i d por
inen, del Veüle, L u i s a Velasco y les p r i m e r a vez, s e ñ a l á n d o l e como la f i g u r a j o -
s e ñ o r e s Benavide, Castillo, L a s t r e , ven m á s interesante de nuestra escena. E l
Monroy, B e i x a , Sierra, Soriano y p r i r á c r actor M a n u e l Soriano, M a r y Carmen
Oartos G a r c í a . G o r d ó n , Mercedes A g u i r r e , A d r i a n a Bobles.
E l p ú b l i c o eígudó con i n t e r é s los J u l i a A v a l e s y los s e ñ o r e s G a r c í a , L a s t r a ,
taioidentea de l a obra a p l a u d i ó es- Reixa, Castilio Benavides, Perazo y Mendoza
colaboraron en el é x i t o de esta r e p r e s e n t a c i ó n ,
q ü e l l e v a r á al C ó m i c o a los espectadores a f i -
cionados a saborear la e m o c i ó n — s i n excep-
t u a r las l á g r i m a s — d e l buen arte d r a m á t i c o . —
A. M A R Q U E R I E .

84
V)
V
CÓMICO

:OMICO "Sortilegio aTidhluz


Reaparición de los número 2 "
lio» í i t u l a d o a Chavsliilos de Espa-
ñ a , del teatro de San Fernando, de
Chavalillos Sevillanos
l ü ' ^ I ^ f t í * nn^f h l z ^ l n o t Sevilla, «Icanwtroa anoche un écatc1'
; ¿ r F e r n a n d o , de S ^ l 1 1 1 ' . ^ ^ b U o o ^ con 61
' h í su reaparición ftnt« «1 pÚDUOO ^ á(¡ l a
nadrileño desde el dinero 2 d« "Sor.
sscenario del Có- ïtilagio andaluz".
mico. ' K a esta euce-
E l éxito consti- Bión de estampas
t u y ó una repeti- bien 1 o g r a d ais,
ción de los aloan- donde el cante y
n a d o s anterior- el baile de l a bella
m e n t e , tranaou- ciudad del 13etis
rriendo l a velada e s t á a l a orden
entre constantes del día, los jóve-
aplausos. nes artistas de-
L a pequeña y mostraron plena-
BTan artista, Ange- mente lo merece,
lita Font, llena de dores que son de-l
gracia y fino eatl- favor que 'el pú-
lo, demostró una blico les ha dia
vez m á s sus mag- pensado desde BÚ
hlficas condicio- p r e s entación en
nes artísticas, con Madrid. Lolita Se-
ese d e s e n f a d o villa, digna de l a
trianero de a u t„ é n . Ju»ta fama adqui.
- jwsyi-o, X£ux:a, ttUMUl-
tica solera. ConAngellta Font * rida, se superó en
ella compartieronChlqulto Manclua »Us múltiples ac-
el éxito l a pareja 1tuaclones,
* y con
de baile formada por g n c a m l t a VI ella ffinoarnita Vil_
ches, l a pequeña
Mari R o s a , Pepi-
ta F e r n á n d e z , Ro-
sita Zurita y Mari i ^ l i í a Sevilla
L u z Carrascosa. y Mancilla
De ellos dcstexjv.e-
ínos a Chiquito de Mancilla, los bai-
larines hermanos Palacios y Auto,
nio Carrascosa, ademán de los bien
aleccionados actores Enriqueta Teí-
na, Calvo y Calderón.
Mención aparte, ' como siempre,
merece l a pequeña y gran artistc
Angelita Font, toda gracia y aim.
p a ü a , reflejada con natural desenfa
do. Lias ovaciones no cesaron du.
rante toda l a velada. Se repltierot
números y hubo constante* l l a m a
das a eaocr.a para todo el elenco j
para los s e ñ o r e s Gómez LAzaro, J a
eé Antcnlo Torres, l a poetisa Blan
ca Florea y el locutor Ferman, á «
torea de l a escenificación. L o s de
coradoa de Alarma, Talena y F a r r é
muy bueno*.
C.

. «

85
CUM1C0

"Sueños de gloria"
Con este t i t u l o , los Ohavalilloa
de E s p a ñ a estrenaron anoche un
entretenido, e s p e c t á c u l o del maestro
Legaza, el cual sirve de pretexto
p a r a q ü e el j u v e n i l elenco luzca
sus cualidades artísticas en un
acabado conjunto de gracia y buen
gusto.
L a p a r t i t u r a del maestro Legaza,
l i m p i a y «encilla, valió para mon-
t a r unos n ú m e r o s fáciles y alegres,
m u y a tono con el g é n e r o del es-
p e c t á c u l o y con las c a r a c t e r í s t i c a s

c propias d« cada p e q u e ñ o actor.


E l telón se alzó varias veces en
honor de autor e i n t é r p r e t e s , los
cuales t u v i e r o n que saludar desde
el palco e s c é n i c o al final de cada
acto.
C.

X) a v u V ^'W íA^A V

EN E L COMICO SE ESTRENO CON EXITO "ADORACION"*


DE BENAVENTE
Se írata de una comedia dramática con caracteres trágicos
Anoch-e se estrenó en el Cómico la cottve- I , ' las comedias, sin teh-
dia:dramáí!ca en un prólogo y dos actos, o r i - 1 «iones ni arranques, y también sin !la prueba
ginal de D . Jacinto Benavente, Adoración. que supone dar vida a situaciones duras y
Alaria Pdou, recibida en escena con una ova- graves. ^ '
ción, fué muy aplaudida en diversos mutis . Con María Palou compartieron el éxito
y iparlantentos y encarnó la protagonista de interpretativo Teófilo Palou-^juMo y dig-
la obra con un aliento trágico, con una pa?ión '( qo— Monserrat Blanch, en una breve e in-
y' una fuerza idénticos tensa intervención; Ana María Méndez, con-
a los* que en otros movedora.y gerrfil; Manuel Arbó, en un tipo
días cimentaron el c r é - de buena observación y estudio; Tomcás'
. dito de quej^goza. Pa- Blanco, energia y decisión, y Ans^el de A n -
pel de tensión pefma- drés, que desde.el primer instante ganó ai
/lente y difícil, sólo a público con su simpatía y con su gracia. En
^GxfV&^Má^kk su maestr'a y a su d_o- todo momento se acusó en escena'la pericia
V1 ^JgEt fmnio escénico podía del gran director que es Felipe Sassone.
ser encomendado. Ma- Don Jacinto salió a saludar fll fin de IOÍ
ría Palou conserva el actos, entre largas y encendidas salvas de
tono y el modo de la aplausos.
tradición heroica en el
arte de hacer dramas,
arte que va desapare-
ciendo para ser snstituí-
^ f ' 3 J í * „OU' ¿? P01* otras maneras-
M a n a M é n d e z y A n - r.- ¡ ¿ i •
gei de Anrtr¿= lacues de intespretar

86
(11
ae escnmrse y estrenarse esta variante angus-
P a t a encontrar un antecedente clásico a la tiosa y pavorosa de " L a s Traquinias", de S ó -
protagonista de la tragedia—mejor que come- focles. Pasado el prólogo, son cinco los per-
dia dramática—"Adoración" hemos de remon- sonajes que mantienen en el escenario la con-
tarnos a la "Medca", de Eurípides, a 1% "Çli- goja permanente de l a acción. No hay tipos
temestra", del "Agamenón", de Esquilo, o máá episódicos, n i derivaciones accidentales. S ó l o
exactamente a la "Deyaniza" de "Las T r a q u i - trama enjuta, descarnada, desoladora. Y , a pe1-
nias", de Sófocles. E n efecte, "Deyanira" ha sar de los trajes c o n t e m p o r á n e o s y de las alu-
venido a significar "thatadora de su marido", y siones al mundo actual, hasta en sus deta-
eso es lo que hace "Eulalia" en el prólogo do lles m á s usuales y corrientes—el fútbol, las
esta trágica obra benaventina, que empieza corridas de toros, los nombres sintéticos, el
con una puerta cerrada, un griío y un sollozo, estraperlo...—es l a sombra de la Tragedia, con
letra m a y ú s c u l a , l a que se cierne sobre el ta-
se continúa con l a e x p o s i c i ó n de una banca-
blado donde se ha estrenado "Adoración".—Al-
rrcta y de una ruina famiJi'ar, y con la an-
" ' « ^ MARQUERIE.
gustiosa s u g e s t i ó n de un arma de fuego de-
jada encima de una mesa par* invitar al sui-
cidio al personaje que puCiéramos llamar "re-
f e r í n c i à l " (porqua d e . é l se nos habla constan-
temente en él curso de l a . a ç c i ó n ) . Luego oímos
el disparo fatal, vemos c ó m o la protagonista
ee debate en una violenta crisis d » nervios,
asistimos a la llegada de l a policía al lugar
del suceso y nos preparamos para enfrentar-
nos con un tema á s p e r o , duro, desagradable
y ¿por q u é no decirlo? terrible, que es el que
en el curso de los dos actos tiene desarrollo
y cumplimiento.
"Eulalia" o lo «lúe es lo mismo, "Deyanira",
ha asesinado a su esposo. Pero si l a h e r o í n a
scfcclea se aleja en silencio de l a escena sin
contestar a las p r è g u n t a s y a las recrimina-
ciones del coro al terminar la tragedia, en
"Adoración" se puntualizan y precisan, se ex-
ponen con toda c'ise de minuciosidad en sus
antecedentes y consiguientes las causas, los
m ó v i l e s , los o r í g e n e s y -jas repercusiones del
crimen. Y en esas repercusiones figura en
p r i n c i p a l í s i m o lugar l a actituli de los hijos del
muerto al conocer l a verdad de su tragedia
h o g a r e ñ a . L a inspiración vengadora partió de
un antiguo empleado de la casa, a quien los
hijes tuvieron siempre por padre adoptivo, por
tutor ejemplar. No sienten c£\o contra el pre-
*

sunto asesino. L a figura del muerto se nos


pfesenta con ios m á s viles y repulsivos carac-
teres. L a figura de la madre, aureolada con
nimbo de virtud, de sacrificio, de martirio.
Sin embargo, ella es "Deyanira", l a que m a t ó
a su .esposo, vindicando una injuria, en un
momento de o b c e c a c i ó n y de arrebato, pero
sin que por eso pueda borrarse el carácter
delictivo, recusable y condenable del crimen.

P o d r á haber en las conciencias de los hijos,


cerno las hay en la ordenación de los códigos
penales, atenuantes que reduzcan la gravedad
del delito, causas de justificación, lenitivos
para mitigar el horror de la culpa. Pero el
crimen existe. "Deyanira" no lo niega..., aun-
que en el desenlace reparta la responsabilidad
con el inductor, al propio tiempo que hace la
apología de ese inductor como padre adopti-
vo de los h u é r f a n o s . Y no es "Deyanira", son
los hijos los que no hablan, los que no respon-
den a las preguntas mudas, a las calladas re-
criminaciones que con el pensamiento les hace
eí cero, que en este caso es el p ú b l i c o . 4
Sólo con la fuerza, con el poderío de s í n t e -
sis dramática que posee Benavente—feliz, como
siempre, en las escenas donde la t e n s i ó n se
alivia con sarcásticos e irónicos donaires—pue-

87
I
:OMICO

'ADORACION"
COMEDIA D E DON JACINTO BENAVENTE
N o es lo inas gra.ve d© l a come- dar veredicto d ç i n c u l p a b i l i d a d , sino
dia q.ue el personaje miipadX) por el a premiar l a a c c i ó n d é haber q u l -
autor, el hombre honrado, i n t e g é - tadp de enmedio a u n personaje t a n
r r i m o y ' c a b a l / se ^ c t e de ser i n - despreciable, t a n aborrecible y t a n '
ductor de u n suicidio, y califique l a canalla como era su padre.
muerte del suicida de muerte d i g n a F a l t a n algunas cosas en esta i m i -
•y el suicidio como u n acto de v a l o r ; t a c i ó n de j u i c i a o r a l : d ç s d e luego,
con ser concepto opuesto a l a m o r a i u n t r i b u n a l de derecho que, l i b r e de
m á s simple y elemental; «a m á s sentimentalismos, j u z g a r a , y t a m -
fuerte toda-ví'a que este personaje se b i é n u n fiscal que líos h a b l a r a u n
apodere, por s-í y ante sí, del con- poco d è l muerto, porque de este
cepto de j u s t i c i a y defina que l a desgraciado ho tenemos, n i tienen
muerte de una. m a l a persona sea. u n los hijos, m á s - q u e u n a v i s i ó n u n i -
acto de j u s t i c i a y un' castigo con- l a t e r a l , expuesta- y m a n t e n i d a por
digno, y s é .crea t a n autorizado p a r a partes interesabas. A s o m b r a que
juagar y p a r a imponerlo, que d<fcla* ninguno de los hijos apunte l a p r e .
r a jactanciosamente que no siente g u n t a que debe asomar a los hijos;
remordimiento a l g u n o ; es peor yN "¿ P e í o es posible que p a p á fuera
m á s d u r o y m á s c o n t r a r i o a, n u e s t r a t a n rematadaimento malo?", porque
ideologia el que unps hijos, y a - h o m ^ a nosotros mismos nos e x t r a ñ a y
bres y r ujeres, toleren, no sólo con sorprende u n a m a l d a d t a n i n t e g r a l
calma.,a.Jino en u n a a c t i t u d d é t o t a l y absoluta.
asentimiento, que « e manosee l a L a apariencia de j u i c i o , . en que
m e m o r i a de su padre, y se le JAnto los hijos son jurados, nos h a c í a
como el ser m á s aibyecto y m a l v a - pensar en e á o a conceptos h ó n d n a n e n .
do, s i n u n a protesta, sin esé. frase te cristianos, como- que. emanan del
de piedad f i l i a l que t a n t a s Veces h e . simple c u a r t o m a n d a m i e n t o de hon-,
mos o i d o : "Sí, s e r í a l o que quiera, r a r padre y madre, s i n que Dios, a l
pero, era m i padre", •últiima r a z ó n promulgarlo, hiciera l a d i s t i n c i ó n de
en caso-de ser bueho, d i que u n
hijo no es q u i é n p a r a j u z g a r a u n
padre, y aquel d i c h ^ t a n e s p a ñ o l
de òonfcra un1 padre n o h a y r a z ó n .
De todo esto r e s u l t a que l a obra
no «combate u n p u n t o de m o r a l , m á s
o menos cIai*o, sino que v a c o n t r a
algo t a n t a x a t i v o y t e r m i n a n t e coñio
un mandamiento p r o m u l g a d o por
Dios mismo y que por algo h a ca-
lado t o n hondo en las conciencias,
que r e s u l t a violento y a n t i n a t u r a l ;
de e s t o - a l c o m u n i s t a ruso que de-
n u n c i ó a sai padre por desafecto a l
r é g i m e n . . . no h a y m á s que acos-
t u m b r á r s e a i r juzgando. .
\0 A r r a n c a l a obra, d u r a y e s q u e m á -
tica, en el momento del c r i m e n , que
a s í hay que llaiftarle, pero no pier-
de l a dureza, á p é s a r de algui.os
ravos de luz, porque sobre tona eíla
pesa l a a c t i t u d de los hijos. Acaso
lo m á s duro sea el momento en que
se abrazan a l i n d u c t o r de l a muer-
te y le l l a m a n padre,-iprofananffq l a
Apalabra.
H a y momentos dignos de l a p l u m a
del g r a n actor. Ellos y la magniflca
i n t e r p r e t a c i ó n . (le M a r í s P a l ó u ,
D o n í a c l n W Benavente.' M a r í a aplaudida en varios m o m e n t o s ; de
Teófilo P a l ó u , 'digno de su t i p o ; de
' P a l ó n , Migrnel Arbci, A n a M a r í a A n a M a r i a M é n d e z , de A n g e l de
M é n d e z , Montserrat B l a n d í y A n d r é s , gracia y s o l t u r a ; de M a -
Teófilo P a l ó u . nuel A r b ó , en u n feliz personaje
e p i s ó d i c o ; de T o m á s Blanco y de
del respeto f i l i a l a lo l a r g o de l a M o n t s e r r a t B l a n c h , en su breve i n -
obra,, y m á s especialmente e ñ u n a t e r v e n c i ó n , hicieron que la obra gas-
escena en que l a v i u d a «y ei i n s t l . tara, se aplaudiera con entusiasmo
gador acusan y defienden, y en que v se l l a m a r a a l a u t o r .para ovacio-
los hijos son como los jurados, y a narle.
convencidos y dispuestos, no sólo 9. Jorge D E L A C U E V A

88
Un

89
• x

è
Cómico: Estreno del espec
Anoche se e s t r e n ó en e l C ó m i c o el e s p e c t á c u l o
"Suefios de gloria", o r i g i n a l de J o s é M a r í a L e -
gaza. Unos cuadras animados y pintorescos y
unas melodies graciosas y pegadizas s i r v e n de
b u e n p r e t e x t p para l a a c t u a c i ó n de los "Cha-
va lillos de E s p a ñ a " , que cantan y b a i l a n i n f a -
tigablemente. Descuellan en La aotueción. l a
cancionista Pepita S e v i l l a ; l a b a i l a r i n a M a r i
C a r m e n Salas,, los graciosos Hermanos Zarzo,
e l T r í o Guadalupe y los j ó v e n e s cantamtes N a -
irenjito de T r i a n a , Moscatelll, A n t o n i o D u r á n
y " A l m e n d r i t o de Cádiz".

n
, E n l a l e t r a de u n o de los cantables dfel es-
p e c t á c u l o se dice que la g r i p e ha t o m a d o aho-
r e l a ' d e n o m i n a c i ó n de "Los chavalillos". ¡ T a l
vez no sea para tanto!
A l f i n a l de todos los cuadros, algunos de los
cuales f u e r o n repetidos, estallaron en l a sala
grandes ovaciones. Legaza y e l d i r e c t o r a r t í s -
t i c o , J o s é G a r c í a , salieron a saludar en u n i ó n
de los j ó v e n e s i t i t é r p r e t e s . — A . M .

V
O

90
— ~ il'JH»».^ —

Anoche se e s t r i ñ ó en el C ó r n e o el drama neos. Y t a m b i é n su v i r i l condena de toaos "«>


del escritor •mejicano Federico Gamboa .titu- excesos revolucionarios, con s u secuela inevi-
lado Entre hermanos. L a ilustre actriz V i r g i - table de injusticias y violencias, y l a cuidada
nia F à b r e g a s , en unión de V i r g i n i a Manza- o b s e r v a c i ó n que r e v e l a a l pintar tipos y am-
blantes que demuestra conocer a l a perfec-
no. Manolo F à b r e g a s , Miguel Angel Ferriz, ción.
tan buenos artistas-como Tanto el movimiento eficénjeo como l a t r a -
siempre, y de Lolita Go- moya y efectos especiales—tormentas y galo-
me?, El-odia- H e r n á n d e z , pes, batallas lejanas—que sirven de fondo al
Josefina Ragel, Antoñita ambiente de í a obra, estuvieron muy cuida-
Méndez y los Sres. La-- dos y acreditan una vez máls l a pericia del
director, L u i s G . Basurto, al que tributamos
torre, • Sánchez Navarro, nuestro sincero elogio.—Alfredo M A R Q U E R I E .
Granja, Ragel, Indiano y
F à b r e g a s (jorge) colabo-
raron en el éxito que ob-
^ ^ tnv0 la obra' muy en €S"
I X . i >^ / pecial en el trágico final
de] segundo acto,. donde
V i r g i n i a Manzanos, M a -
nolo F à b r e g a s y Ferriz
Virgüjia F à b r e g a s , ^ n c a r o n grandes oya-
Manolo F à b r e g a s y ^ n e s del a u d i t o r i o .
Miguel Angel F e - -I-arobien sonaron insis-
rriz. • tentes aplausos al termi-
nar los actos primero y
iercero, mientras el telón se alzaba muchas
^eces en honor de los i n t é r p r e t e s
1 - 1—7 ' -
Federico Gamboa falleció hace diez años.
!u drama "Entre hermanos" obedece a una
istética teatral y a caducada, que en E s p a ñ a
jlA/U^ U l l i
uvo por representantes a Echegaray, a Se-
les, a Parmeno, a G u i m e r à y a otroy muchos
aplaudidos autores. Cierta herencia post-ro-
nántica de "pistola, puñal y veneno", se deja
lentir en este concepto desnudo y violento de
a tragedia "a lo vivo", donde los incidentes
Iramáticos se acumulan y condensan y don-
le se comprimen tópicos conmovedores, como
;! contraste entre el amor y el odio, l a feli-
:idad y l a desgracia, l a v i o l a c i ó n y el crimen
' el doloroso percance que engendra el ser
noc%ite que v a a llegar al mundo, para ser
in recuerdo permanente de baldón y de i n -
amia. E n el tercer acto de esta clase de pro-
lucciones suele sobrevenir t a m b i é n un suici-
liò, que agrava con su tenebrosidad y su
ngustia los s o m b r í o s antecedentes. Y c a »
odo eso se produce en^la obra "Entre her-
nanos", cortada por el patrón al que tíos v c -
limos refiriendo.
Claro está que en el drama de Gamboa hay
•nfritos muy estimables, sobre todo c n c a j á n -
lole en su estricta órbita cronológica. Así su
evidente vigor y v a l e n t í a para afrontar toda
clase de situaciones, por duras que parezcan,
su lenguaje'directo, sencillo y natural que fori-
malmente supera a] empaque engolado y a la
h i n c h a z ó n . r e t ó r i c a de otros escritores c o e t á -

91
li $7

Estreno de "Soberanía andaluza", en el Cómico


Anoche se p r e s e n t ó en el Cómico la Com- "bailaora", y Pepita Segura, mejor en l a parte
p a ñ í a juvenil de Capullitos M a l a g u e ñ o s , diri- cantada que en la recitativa. Tanto estos a r -
gida por Martín A l m e n - tistas como loa que intervinieron en el resto
dro, que estrenó el es- del reparto fueron muy eplaudldos.—M.
p e c t á c u l o folklórico, con
COMICO
6
letra de P é r e z de L e ó n ,
'Soberanía andaluza". L a
música es original de
María Alonso de Sola,
en colaboración con M a -
J U A N í T
nuel VillaCañas, y abun-
da en alegres m e l o d í a s Comedia Nde los autores húngaros Bekeffy Stclla,
inspiración popular,
e fuerón muy aplau- adaptada por Luis de Vargas
didas. . Tiene esta amable comedia un do-
E n el grupo de los ble carácter que le da variedad:
juveniles artistas deseo- un tono de cuento, donde las rosas
no «on como es-
l i ó el p e q u e ñ o y' gran Pepita Segura y Pa- trictamente d e -
"cantaor" Pablo Roesi, , blo Rossl hieran ser en la
eme tiene personalidad realidad, ni aun
y estilo de auténtica solera; E l a Chamizo, a en l a re a 1 i d a d
convencional del
triz muy graciosa; Víctorita de Málaga, fl' teatro, y un mo-
do do comedia de
s i t u a c i ó n y de en-
g a ñ o . P e r o este
engaño, en la par-
te que a t a ñ e a l
público, e s t á tan
bien plasmado y
expuesto q u e él
público cae en éi
con ver d a d e r a
coanplacencia, y al
1 (A darse cuenta "del
"quid pro quo" es-
p e r a regocijado
¿ o s i t a Hern&n y las consecúenciaa
COxMICO Lula de Vargas que de él se deri-
van, y c e l e b r a
con alegría la situación que ee ini-
cia y siente con e x a l t a c i ó n senti-
" L o s vestidos de la mental el bonito momento en que
una mujer encarna el tipo del hijo
señora' que pudo tener para atraer a l ma-
rido ingrato y volandero.
L a graciosa y fina comedia de Y de nuevo, y por esas misterio-
U m de Vargias. de amlbiemtè de sas oolneidénoias de pensamiento
elegrancia, h a tenido en J o s í t a Her- teatral, nos encontramoa de nuevo
n á n l a interpre- con el ente de ficción gue ejerce
. tacdón exaota y una acción positiva en l a vida real,
y esto va llevado -de manera tan
moderna, llena de amable que, prendido en ella el e^i.
sutileza, de tra- pectador, no para mientes en lo for.
vesura y de im- zado de algún momento, porque va
ténción. b también llevado por el espíritu de
Ayudiaron a l a justicia en un aspecto sentimental,
en pro del cual s e ' p a s a insensible-
a t r a c t i v a y bella mente sin parar mientes en nada.
actriz Mercedes
Bernardos; R e s a - X se pasa con m á s facilidad "gjrsu
n o Merino, A l - ! olas a la labor deliciosa de Josita
berto Sola, F r a n - H e r n á n , que sabe unir las delicadas
ternezas de una mujer enamorada
c i s c o Piquer y con los desplantes de un ohiquillote
Josita H e r n á n J o s é Lucí'o, que voluntarioso. Con ella ayudaron efi.
lograron muchos cazaneate a l a representación Men-
aplausos, de los que p a r t i c i p ó e! chu Bernardos, Lolita Gálvez, Ro.
afortunado autor. sario Merino, Alberto Solà, Francis-
co Piquer, J o s é Lucio, J o s é María
J . D E L A O. l e í V a l ; caisi todos ellos fueron
á-plaudidos en mutis.
Ha éxito f u é claro, indudable y
progresivo. L a obra fué coreada por
risas y por aplausos, que se con-
virtieron en ovaciones ea loa finales
¡ de acto
Joigo D E L A C t T E V A

92
5 WlllMD H{{/vlA/l^ ^WVUAÜ^
Anoche se estrenó en el Cómico una co-
media de Bekeffy y Stelte, adaptada al cas-
tellano por Luis de Vargas y titulada Juanito.
Gran parte del público acogió con risas esten-
tóreas el desairrollo de la
obra y aplaudió no sólo
©n los mutis de las figu-
ras p-r i n c i p ales, sino
también en los de aque-
llos artistas de papeles
' - menos importantes. Nos
pareció advertir que en
esos aplausos—sobre to-
do al final ¿el esipectácu-
lo—había también cier-
to asoímo burlesco. » ' ,
T -i. T T > Josita H e r n á n y A l -
Josita H e r n á n en un berto Solay
doble papel, de chica y
chico,, puso en juego sus excelentes dotes de
actriz y logró efectos muy estimables. E l
resto de la c'ompañía acusó falta de ensayos
y en muchas ocasiones se mantuvo demasiado
a la expectativa fie la- concha, "cazando",
como suele decinse' en la jerga teatral. El
primer actor Alberto Sola y el galán jovem
Francisco Piquer, exageraron g'estos, adema-
nes y abrazos, mirando dema'siiado a la ga-
lería. Con ellos actuaron disciplinadamente
Menchu Bernardos, Lolita Gálvez, Rosario
_. Merino, M a r i Carmen y Angelita Yegros y
los señores Del V a l y Lucio. E l telón. se
elzó muchas veces al fin de cada acto.

Aunque desconocemos el original h ú n g a r o de


"Juanito", tenemos, a t r a v é s de l a adaptación
hecha con buena v i s i ó n teatral por tan experto
autor como don Luis de Vargas, l a i m p r e s i ó n de
que en su v e r s i ó n primitiva la obra debe ence-
r r a r m á s riquezas de incidentes y episodios o
•Jiuizá un aspecto vodevilesco que ha sido lima-
do o corregido. E n realidad, el acto primero y
segundo se reducen a una sola s i t u a c i ó n : cierta
joven actriz, que se disfraza de muchacho y
pretende con tal ardid e n g a ñ a r a s u marido,
ausente desde catorce a ñ o s atrás. Desde el pri-
mer instante el espectador avezado se perca-
ta de la inanidad de la farsa. Todo lo que su-
cede en "Juanito" es de una inverosimilitud o
de una ingenuidad palpable. Uno de los chis-
tes m á s pueriles de la obra se basa en que un
autor se apellida "Fracasa" y uno de sus elec-
tos c ó m i c o s m á s regocijantes se apoya en el
hecho de que el protagonista-propina una azo-
taina a su joven esposa a p r o v e c h á n d o s e de que
ella, como queda dicho, se hace pasar por un
chico. Hay momentos en que los personajes no
saben q u é hacer ni qué decir y se limitan a
repetir machas veces lo que y a nos han con-
tado. Los caracteres de la farra carecen de v i -
gor y todo tiene el aire de un entretenimiento',
de una humorada sin consistencia. E n suma:
"Juanito" pertenece a la categoría de obras que
nada tienen que ver con el verdadero teatro.
E s una bufonada absurda.—Alfredo Marquerie.

93
1t ^
FONT.'XBA Anoche se estrenó en el Fonlalba la come-
dia de D . Jacinto Benavente D i v o r c i o de al-
mas. ;El .público la escuchó, c<3n creciente in-
Carmen Morell y Pepe terés, aplaudió con ova.
ción cenrada y prolon-
Blanco en "Melodías de g a d a un parlamento
España número 2 " dramático que I r e n e
EJstos dos m a g n í f i c o s artistas, López Heredia sintió y
C a r i n e n Morell y Pepe Blanco, se dijo con verdadera en-
h a n presentado anoche en el F o n - trega de su espíritu al
talba con " M e l o d í a s de E s p a ñ a n ú - papel, magistral y enar-
inero 2", en l a nueva v e r s i ó n del decidamente, y al final
e s p e c t á c u l o que tanto exHo h a a l - de los actos reclamó
canzado con el Vítulo general de con insistencia la pre-
"Alrededor del mundo". E l nuevo
e s p e c t á c u l o , de P e r e l l ó y Monrea,!, seheia del insigne au-
e s t á repleto de agilidad y a l e g r í a , j tor, que salió a saludar
las suficientes p a r a que C a r m e n y ' mientras el telón se al-
Pepe l u z c a n a lo largo de toda l a zaba innumerab'és. ve-
velada s u s recoeiocidas dotes a r t í s - ees.'
ticas. U n o y otro rivalicaron en s u
A la interpretación
cometido, v i é n d o s e precisados a te-
ner que repetir l a m a y o r í a de sus de Irene López Here- Irene López Heredia
respectivas intervenciones. L o s 26 dia, llena de convinción ^ D - Jacinto Bena-, i
cuadros de que consta esta fanta- y de brío, de elocuen- *• vente
s í a l í r i c a e s t á n bellamente logra- cia^y de dominio escénico, se sumó la labor
dos, a hase de un libro á g i l y s u e l impecable de Antonio Prieto—en un perso-
to, sobre u n a m ú s i c a suave y m e l óg'iraje óé muy difíciles matices-^-, Asunción
¿ ¿ l e a . E l é x i t o f u é rotundo desde Montijano—firme y segura—, Migüel del
-toe primeros momentos, sobre todo
los cuadros titulados " L a m a n i c u - Llano—con feliz' subrayado irónico—, Luis
r a y el torero". - ' E l sombrero cor- Duran, Carmen S!ftichez, Carmen Blázquez,
d o b é s " , " L a taberna del puerto" y Montserrat. Casas, Cha-rjto Soriano y José
" E n el Pilar", donde estos dos "di- Bernal, así como la propiedad y la finura de
vos" de l a c a n c i ó n derrocharon to- un bello decorado de Redòndela.
do su depurado arte.
Cooperaron en el é x i t o el tríe
S u d o e s t e — m a g n í f i c o el acordeonis- "Divorcio de almas" es lo que en otro tiem-
ta,—, C a r m e n Porcel, Manolita Se po se llamaba—y hoy no so llama porque no
suelen escribirse comedias así—una obra de
gura, M a r í a L u i s a Calatea, Isabe' tesis. E l autor se inhibe, se abstiene de opi-
C a r m o n a , Miguel Aguado, L u i s V i - nar y deja que los personajes—cada uno con
l a r y los "bailaores" E l C h a q u e t í su carácter, con su temperamento, con sus
y P a b l o de Cádiz, a d e m á s del gui- ideas—inicien l a acción, pongan en anteceden-
t a r r i s t a P a c o de la I s l a . L a coreo- tés a los espectadores anuden el conflicto, y
g r a f í a , de Monra, m u y buena, al fin, lo desenlacen. Esta técnica dramática,
CX obje'tiva, es irreprortiable, y para dominarla
hace falta poseer toda la experiencia y todo el
genio de nuestro primer autor c o n t e m p o r á n e o .
Si D . Jacinto hubiera escrito una obra doctri-
naria, partidista, en uno u otro sentido, h a -
bría logrado un é x i t o "de galería" de muy re-s
lumbrosas apariencias. Pero con una exquisita
honradez ha preferido que la moral de su co-
media se desprenda de los hechos oue mues-
tra y del desarrollo del conflicto. A un lado,
en una banda, en un extremo de ese interior

94
o
h o g a r e ñ o que nos entreabre con pulso firme
y h u m a n í s i m o acento, están Trinidad y Andrés, bato dramático—en dos momentos solamente,
encarnaciones de l a m á s pura y recta orto- hacia l a mitad y a l final del acto segundo—lo
doxia, en choque y contraste con las compo- consigue plenamente. L o mismo que cuando
nendas y conveniencias m á s o menos sociales. busca paliar el 'tono trágico con la diversión
A l obro extremo, D . Vicente, indiferente y des- satírica—comienzo del acto tercero—, o dar un
creído, pero no por eso repulsivo, inhumano, tono de mística poesía, de dulce y religioso li-
y, en medio, Matilde, que siente la desazón rismo al desenlace con el que pone fin de sua-
de no alcanzar la perfección de su esposo, y ve confortación a la comedia.
Carolina y Enrique, acomodaticios y ègoístas, "Divorcio de almas" es, en suma, una obra
e irritados por la inquebrantable ijrmeza de de tesis, que huye deliberadamente de l a re-
las ideas de A n d r é s , y l a hija de é s t e y de tórica y que posee m á s virtudes de exposición
Matilde, que enfrentada con la madre a im- que de acción. U n alarde m á s en el tono ma-
pulsos de un complejo de índole delicada, aca- duro y grave que preside desde hace unos años
ba* par encontrar la paz ingresando en un la producción del preclaro maestro.—Alfredo
convento. MARQUER1E.
Cada una de estas y de otras figuras de fic-
ción que en la comedia se animan, obedecen
—como queda indicado—a una propia psicolo-
gía; no son m u ñ e c o s arbitrarios y convencio-
nales tr^s los cuales so esconda el autor para
decir con voz contrahecha y fingida esto, lo
otro sy lo de m á s allá; no, nada de eso. Los
personajes viven y hablan, piensan, sienten y Una escena del primer
dicen sobre el tablado con relieve de firme acto d e l a comedia
human.flad. Cada uno tiene su alma en su '^Divorcio de almas",
almaric, y este es el mejor elogio que podemos de n . Jacinto B e n a -
hacer de la obra, lección,* en todo instantíí, de vente, que estrenará
bien decir, de fidelidad ien los tipos, de natu- esta noche en el tea-
ralidad y do clara sencillez en las frases, y, tro Fontalba l a compa-
cuando conviene, ác suave humor o de inten- ñ í a de Irene L ó p e z
I Heredia en l a f u n c i ó n
cionada ironía, con esc sello inimitable del in-
I inaugural de la tem-
genio benaventino. I
Cuando e; autor quiere levantar el interés • -
porada. (Toto Zegrí.)
del asunto lleirandn a |a p.xnrp<.iñn fipi ar^.».

95
"DIVORCIO DE ALMAS"
COMEDIA D E DON JACINTO BENAVENTE
E s t a m o s conipletamente do .Dios y por Dios, y parece q u è u n
acuerdo con el Ilustre don J a c i n - hombre que tanto h a l e í d o no h a
to en que h a y muchos modos de l e í d o en S a n Pablo aquellas a d m i -
santidad; por eso mismo no d e j a de rables palabras sobre l a C a r i d a d
s o r p r e n d e m os que h e y a escogido es a u l a paciente... Como que a l
para, "el eanto" de s u comnedia un principio s ó l o sabemos que es c a -
tipo de s a n t i d a d tan seco, t a n ári- t ó l i c o porque e s t á vestido de ne-
do, t a n poco á g i l y flexible y t a n gro y nos dicen que viene de co-
poco c o r d i a l y conmemorativo que mulgar.
nos recuerda los famosos teatros E s t e hombre f r a c a s a totalmen-
de las comedias y d r a m a s "demo- te: lleva varios afios casado con
ledores", que a s í se llamaJban, de u n a m u j e r h i j a de un d e s c r e í d o ,
fines del siglo pasado. y no h a conseguido hacerle a m a r
E s y a v u l g a r l a frase de que s u s creencias, porque no h a s a -
"un santo triste es u n triste s a n - bido h a c é r s e l a s amables; no h a
r to"; é s t é , a d e m á s de triste, es m á s
que serio, s e r i ó t e , engolado, h u r a -
sabido decirle que l a fe, como a l -
t í s i m o don de Dios que es, h a y
fio; no d a r a z ó n de s u fe, apenas que pedirla, y h a sido p a r a ella
explica, no quiere c o m u n i c a r el como u n canon de virtud t a n alto
beneficio enorme de sus creencias; y tan escueto, que le produce des-
le b a s t a h a b l a r de ellas, aparte pecho y h a s t a u n dejo de a n t i -
patía.
L a s e v e r a austeridad de sus
principios le haoe chocar con to-
dos; a veces, l a firmeza de u n a
c o n v i c c i ó n produce choques, pero
h a y m u c h a s m a n e r a s de s u a v i z a r -
lo: ser santo no es, ni con mucho,
ser adusto n i desabrido; acaso por
eso, por f a l t a de cordialidad, de
repetir que ©1 pensar en l a otra
vida no produce l a muerte, y el
tomar l a p r e p a r a c i ó n p a r a ella
muy en los ú l t i m o s instantes, es
c a u s a de que m u e r a un hombre
sin c o n f e s i ó n ; esta c a p t a c i ó n es
m á s l e j a n a y m á s lenta en un c a -
so como el de l a comedia. Muere
el hombre porque el santo no quie-
re encargarse de defenderlo en
unos pleitos poco limpios; hace
bien el santo, pero h a y tantas m a -
neras de rehusar...; p á s culpa pa-
rece que tienen los que le dderon
l a noticia, por lo visto, de pronto

c
y s i n ambages.
H a y una i n c o m p r e n s i ó n total en-
tre l a h i j a y l a madre; é s t e s í que
es un completo divorcio de a l m a s ;
acaso b a s t a r í a p a r a explicarlo l a
D o n Jacinto Benavente, Irene L . a d m i r a c i ó n de l a h i j a por el pa-
de H e r e d i a , L u i s D u r á n , A s u n - dre y el verlo incomprendido por
la madre; no h a c í a falta, por tan-
ción Montijano, C a r m e n Bláz- to, hurgar en el manoseado com-
quez y M i g u e l del L l a n o plejo de E d i p o y encontrar c a u -
sas morbosas que e n t é n e b r e e c n y
complican la comedia. L a h i j a en-
de lo que de ellas dicen los de- t r a en un convento sin v o c a c i ó n ;
m á s . N o es, pues, un tipo general, no es tan terrible l a cosa; l a vo-
que a s í d e b e r í a ser, puesto que l a
comedia aborda u n t e m a general,
sino u n c a s ó p a r t i c u l a r de religio-
sidad poco s i m p á t i c a , que choca
con todos y lo perturba todo. P a -
rece no haberse dado cuenta de
que el fundamento de l a r e l i g i ó n I
es l a c a r i d a d , pero l a C a r i d a d con ¡
m a y ú s c u l a . L a C a r i d a d , que e s '
a m o r de Dios y a m a r l o todo en ¡

96
o a o i ó n llegará, como u n premuyj,
pero los comentarlos Irónioos del
euiegTo del oanto le dan l a apa-
rente r a z ó n de l a gracia, que en En el Fontalba se presento e
e l teatro ea de u n a g r a n fuerza, 1 Anoche se e s t r e n ó en. el Fontalba el espec-
y m á s ai se le a ñ a d e l a s i m p a t í a , t á c u l o "Toros y copias", l i b r o de los poetas
A l fin, s i n deja-r de s e r adusto, Ochaita y V a l e r i o y m ú s i c a del maestro Sola-
tiene r a z ó n e l santo, u n poco for- no. Consta el e s p e c t á c u l o de una serie de cua-
aadamente, porque no ea grato el
d r o s y estampas f o l k l ó r i c a s , con m e l o d í a s <¡e
tipo y porque p a r e e » que llega a
tenerla de un modo sentimental i n s p i r a c i ó n popular y versos de corte endaluz
a t r a v é s de los maravillosos ver- y m e t a f ó r i c o , q u é fueron, en general, m u y bien
sos de S a n J u a n de l a C r u z ; h a - •¡recibidos por el p ú b l i c o . Solamente el cuadro
bla de á n g e l e s los l l a m ó M e n é n - final, t i t u l a d o " M o r i t o , si vas a E s p a ñ a " , fué
dez y Pelayo, pero que p a r a quien acogido desigualmente, porque en realidad ne'·
n o los conoce, a s í no es m á s cesita ser « c o r t a d o y recortado. Los autores
que dulce m ú s i c a de palabras. ealieron a saludar con el maestro M o n r a , que
L a comedia tiene el sello incon- d i r i g i ó la c o r e o g r a f í a , y escucharon muchos
fundible del autor: ingenio y pro- aplausos. E m i l i o Burgos se hizo acreedor a un
fundidad, g r a c i a de o b s e r v a c i ó n y sincero elogio por l a e^dmireble y estilizada es-
conocimiento y dominio del mundo c e n o g r a f í a . E l decorado del cuadro s é p t i m o f u é
y de las gentes. saludado con una e s p o n t á n e a o v a c i ó n .
I r e n e L ó p e z Heredia, s i n l a á g i l E l P r í n c i p e Gitano, p r i m e r a f i g u r a d e l es-
finura de s u tipo. » e lo i n c o r p o r ó p e c t á c u l o , o b t u v o u n gran, t r i u n f o . Tiene voz,
totalmente, le d i ó absoluta verdad o í d o y sentimiento y una innegable s i m p a t í a .
y lo l l e v ó a l a cumbre de lo d r a - Sus tercios en e l cante combinan e l m á s p u r o
má.tico en a r r a n q u e m a g n í f i c o de acento "jondo" con una soltura y u n gaxbo muy
g r a n a c t r i z en «1 momento c u l m i - ] t e a t r a l . Pesa sobre e l j o v e n artista l a mayor
nante. A s u n c i ó n Montijano hizo bu- • p a r t e d é "Toaros y coplas", y a pesar de l o abru-
m a n o y verdadero s u tipo. M u y m a d o r de su trabajo, salió con bien del empe-
bien C a r m e n B l á z q u e z y C a r m e n ñ o , e s c u c h ó muchas palmas y f u é obligado a
Sámcbez. Montserrat C a s a s t a m - •repetir varios n ú m e r o s .
b i é n e l e v ó s u I n t e r p r e t a c i ó n con ^ Con el P r í n c i p e p a r t i c i p a r o n en el é x i t o los
p u r o s y e n é r g i c o s acentos d r a m á - V a r g a s — m a g n í f i c o s bailaores—y Jaanjto V i l e n -
ticos. cia, que en las "chuflillas del r e l o j " o b t u v i e r o n
A n t o n i o Prieto, m u y bien dentro u n gran é x i t o y apuntaron la posibilidad de
del poco espacio que le d e j a s u u n nuevo "ballet" gitano, una pantomima co-
tipo, escaso de amplitud; m u y bien r e o g r á f i c a " c a l é " , con argumento apoyado en
L u i s D u r á n , gracioso y v e r a z M i - .el . r i t m o de las b u l e r í a s . '
guel del L l a n o y Justo y entonado N i las bailaoras n i la "estrella" debutante,
J o s é B e r n a l . U n conjunto l o g r a d í - M a r í a polores, estuvieron a la altura d e l resto :
simo. del e s p e c t á c u l o , donde t a m b i é n se hicieron
E l é x i t o f u é entusiasta y clamo- a p l a u d i r M a r i q u i t a H e i e d i a y MercecUglBBrasil,
roso. E l autor f u é aclamado y é l recitador J u a n J a s é , M a t i l d e BWfTán, Joa-
vitoreado en todas sus salidas a q u í n Roa, Alfonso Jorge y les g u i t a r n í s t a s A n -
escena. t ó n Vargas-y D a v i d Moreno.—A. M .
Jorge D E L A C U E V A

97
4
í - ' / /
ONTALBA
ROSARIO Y ANTONIO
Pocas veces hemas visto rendirse la Maza, que domina la "sonanta"
al público, t a n pronto y t a n sin r e . como solista y como a c o m p a ñ a n t e
servas ; fué u n a v i c t o r i a « c o m p l e t a ; de los dos grandes artistas.
el p ú b l i c o aipïau- No sólo hvbo aplausos, sino acla-
dió entusiasmado maciones y vivas y ovaciones fer-
y s i n miedo a vorosas y entusiastas.
equivocarse y a Jorge D E L A C U E V A
tener que r e c t i f i -
car; con solo l a
p r i m e r a demostra,
ción s a b í a m o s to-
dos' que Neniamos
delante dos a r t i s -
tas;
Antes, s í ; antes
h a b í a habido a l .
guna duda, a l g u .
na desconfianza,
como h a b í a quien
para contrarres-
t a r l a exageraba el
sentido opuesto;
ni la exageración
ni da desconfianza
duraron m u c h o
tiemipo: es t a n IDO_
sitivo, t a n recio,
tan de solera el Rosario y A n .
arte, que se I m - tonio
puso t r i u n f a l m e n ,
te. P a r a nosotros hubo a d e m á s l a
a l e g r í a de encontrar maneras c l á s i -
cas ; h a c í a l a pareja pasos, m o v í ,
mientes,-cambios y posturas que no
h a b í a m o s visto hace mucho tiempo,
y entonces, a l pensar que con e r t e
t a n puro han actuado e ñ toda A m é .
r i c a y en g r a n p a r t e de Europa,
sentimos a l e g r í a y g r a t i t u d por l á
g r a n obra e s p a ñ o l i s t a realizada por
estos muchachos, que han r e c o r r i -
do el mundo con u n arte puro y
recio, sin hacer concesiones n i a l a
facilidad iw.a l a I n c o m p r e n s i ó n , dan-
do su verdad sentida y expresada
con sinceridad y entusiasmo.
Se t r a t a de dos "bailaores" de
buena escuela que han sabido con.
servar libre de toda influencia el
sedimento fundamental, han progre.
sado, cla?o e s t á , en facultades has-
ta lo I n c r e í b l e en sentido í n t i m o
de baile y e n e x p r e s i ó n . E l "Zoron-
go" r i n d i ó todas las reservas, y y a
todo lo d e m á s fué c o n f i r m a c i ó n :
aquel i n c r e í b l e zapateado se impuso
por su difícil sobriedad; Juego, p a r a
demostrarnos A n t o n i o que esa so-
briedad era respeto, r e p i t i ó el za-
pateado con r i t m o s y maneras nue-,
vas, con una variedad extraordina-
r i a . Y este respefo a.t canon y esta
variedad r i q u í s i m a ftíé l a n o t a cons-
tante de toda l a a c t u a c i ó n , como
io f u é -tamibién lo serio y a r t í s t i c o
de }a p r e s e n t a c i ó n y l a riqueza y
propiedad de vestuario, tanto en lo
típico como en lo c l á s i c o , donde v i -
mos u n baile de puntas perfecto.

Como a c o m p a ñ a m i e n t o actuaron
en dos pianos de cola, con justeza
y í-.obriedad, los maestros A . R o -
d r í g u e z Mendoza y Pablo M i g u e l ,
qua f u e r o n aplaudidos a todo l o
largo de la velada y en dos com-
posiciones que efectuaron como pie-
í a de concierto. C o m p l e t ó el con-
unto el g u i t a r r i s t a Juan G a r c í a de

98
• op "a
«as n t * £ n o tMVW-'w
jpT-rait» •
'wyt *\ T I 'ou aana "CT
•WTÜtJ -osiad TW
*a « s e a
Fontalba: "Secuestro" ^jJWrt] ^ . < , . . ^ a ¡ V « tr. «iscursoy
Anoche se estrenó en el Fontalba la come- C r e e m c í de verdad que tantas veces comoi
dia,' de D . Antoni-o Quintero, Secuestro. Tina Tina y F e r u a n ü o rcprescTiíeji e-a escena ais-
Gaseó y Fernando Granada hacían con ella ladamcnfc—en homenajes o fines de fiesta, por
su presentación en la temporada, actual, y ejemplo—todos los espectadores sentirán la
misma admiración, i d é n t i c o placer al que ano-
fueron recibidos cen sendas y cariñosas ova- che experimentamos nosotros en el estreno de
ciones. La interpretación que ambos artistas "Secuestro". E igual elogio <p.be hacer del can-
dieron a los papeles principales de la obra me- to al mantón de Manila antiguo, bellísimo e
rece sinceros clog-ios. Encarnaron los perso- inspirado romance que la protagonista dijo'
najes a ellos encomendados con un estudio, conmovida y admirableniento y que le valió
un calor humano y un buen arte 'que corrobo- una gran ovación.
Tafi el jqstò crédito y la simpatía de que tan E l enjambre de p e r s o n a j e s ' ç u e se mueve en
torno a los amores de la pareja central, tiu-i
legítimamente gozan. Tina y Fernando com- t:e con abundancia frases feliecs, rangos de
ponen una pareja excepcional en el trabajo y ingenio, salidas graciosas, matices y detalles
hasta diríanics eir el gozo de hacer comedias, c;ue reafirman el tino y el acierto de don
•por la alegría, la finura y el entusiasmo de Antonio Quintero para la buena o b s e r v a c i ó n
su labor. L o malo parece bueno y lo bueno, y el trazado de fos tipos y para el logro del
mejor cuando esta gran actriz y este gran género (iue solemos llamar costumbrista. D e
actor lo dan vida. Con ellos compartieron el pronto las figuras de ficción arrebatadas poii
la influencia del clima meridional, como s i
éxito del estreno Eloísa Muro, Mercedes Si- sr elevaran en alas de madrigales y piropos, de
llero. María Luisa M a r f i l , María Antonia sones úc coplas y de rasgueos de guitarra que
Giménez, Carmen Villero, Margari'a Larrea, escuchan interiormente, rompen a hablar en
María Portillo v l o s ¿res. Garverl" Arbó, Vo- verso. L a prosa, llana y corriente, se h?ce
vedano, Calvo*RevilIa y Espinosa, mríñfora y suspiro y el *auíor deja que l i l i
ct í^tur.'is que puso sobre el tablado obedezcan
El autot' salió a saladar al fin de los tres a este destino poético y musical. Pero lo cier-
actos, que fueron escuchado-i con interés y <o es rjue explicado el proceso í n t i m o de este
ce1ebrr;dos en jife frases o inciu.nc'r.s cú'.sirr.s, f e n ó m e n o do apasionada creación eácenica, la
comedia, Ta auténtica comedia, directa, viva,
, . ' ' . * frerosirn'íl, o ncr el contrario, fantástica,'irreal,
El telón se alzó nmcíjas veces al fin de cada -on dimensión exclusivameríte imaginaria, no
jornada en 'honor de D. Antonio Quintero ¡ipatece po^ ninguna parte. "Rosario". la pro-
y de los. intérpretes de Secuestro, 'cOniedia ¡agenisfa, maneja con excesiva facilidad y ar-
bitrariedad un mundo no de hombres y; m u -
de airhiente andaluz, en prosa y en verso.
jeres, sino de m u ñ e c o s hechos y deshechos
Hay en "Secuestro" rinà escena de las que sue- a su capricho, arbitraria juguetería que sin
len Uamarse "de galán y dama", qu¿ por sí sola exceptuar al galán de sus ameres "Manolo
acreditaría Ja maestría del autor en las lides, Infante"* r.o obedecen a reacciones psicoló"i-
escénicas. E l garbo y la gracia del-tíiáloL'o en eas normales y corrientes, sino al frivolo des-
esta escena, la finura y la soltura con Que se tino que a ella se le antoja en cada instan-
expresan sus personajes, la emeción Imnu·' te. Por eso "Secuestro" deleita, pero no con-
na que late en la situación y bajo 5as pala- vence, se escucha con agrado y hace s o n r e í r ,
bras, ganan y cautivan nuestro á n i m o . Nos adquiere su m á x i m o y hasta nos a t r e v e r í a -
olvidamos del artificio del asunto, de la fal- riios a decir su único exponente real y teatral
sedad de los antecedentes y de los consiguieri- en la escena a que aludimos ;vl comienzo de
tes del argumento, y hasta de esa visión de estas líneas y concluye ,como un fuego de a r -
Andalucía que en fuerza de ser remetida llega tificio, como una luz de bengala en un res-
a parecer trivial y tópica para sentirnos en- plandor lírico—verso otra vez—que acaricia
cadenados, subyugados por la exhibición de gratamente-nuestros sefttitíos, pera que no de jai
buen teatro que "Rosario" y "Manolo" reali- liiíelía de verdad en nuestro corazón. 'A don
zan sobre el papel pautado de una escena de Antonio Quintero no se le puede acusar de
amor, eterna y nueva, de ayer y de Hoy, fue- inexperiencia, ni de falta de dominio teatral,
ra de los limites de espacio y de tiempo, por- uí de carencia de garbo, do .finura o de inge-
que lo que en ella importa no es lo que se nio. F s que oí autor cultiva un g é n e r o espe-
dijo antes ni lo que v a a suceder, sino la cia!, a medias entre la verdad y la mentira,
entre la ficción y la reaiidad; burla, broma,
(ipncíre andaluz donde—para su concepto es-
cénico—nada debe ser rigurosamente é i e f t o ,
sinn invecladc, fingido, simulado, como la bella
copia que se desvanece en el aire y deja s ó l o
el¡ regusto do su m e l o d í a o de su sentencia;
teatro de poéticos sueñoá mes-idicnales. Nos-
otto- . tenemos | a presunción—perílone la v a -
nidad—de entender su propósito. Pero, since-
ramente, no lo juzgamos certero.:—Alfredo
MAKQUEEIíf. V . ^ . 1

i . a n ^ . na "
^
99
FONTALBA
, •

Secuestro**
Foníalba: "Secuestro' CJomedia de don Antonio
Quintero iseursoy
coma
Tiene «1 Befior Quintero l a gra.cleí y
el don • da escrlplr unas comedias
Ingeniosas y a m a b l e » del tipo que
en otras ocasio-
nes hemos denoml.
nado comedia-
cuento, «n las que
sobre un fondo de
realidad arranca
la fantasia no
bacia lo imposible,
Bino hacia lo pin.
toresco y efectis-
ta a t r a v é s da l a
e x a g e r a c i ó n o de
la deformación 11.
gera, pero siem.
pre con un lastre
humano q u e le
permite apoyarse
MI l a verdad c ü a n .
do el exceso da
fantasía pueda
perjudicar a l Inte-
rés y tiene ada.
m á s l a habilidad
de hacer estos
cambios con gra-
cia y donaire.
Con esta mane-
r a tan s u y a plan. U n a OMCA, F e r -
tea un asunto tan nando de G r a n a ,
s i m p á t i c o como l a d a y Antonio
c a p t a c i ó n da un Quintero
homfbre duro y
malo por partia da una. mujer qu*
está, enamorada de é l . Sin duda, el
s e ñ o r Quintero h a dudado de qiu©
este asunto tenga fuerza suficiente
para interesar durante tres actos,
y procura rodearlo no solamente de
incidentes, sino de personajes se-
cundarios, que no solamente no
aportan gran cosa a l a acción, sino
que vienen a ser elementos un poco
perturbadores y que, desdo luego,
son y a una nota exagerada que per-
judican a esa e x a g e r a c i ó n qua es
un resorte en manos del autor; en
esta caso concreto, e l quo todos o
casi todos e s t é n enamorados de l a
heroina y que, a pesar de «lio o
acaso por dio, «a casen con quien
ella disponga.
Y no son ú n i c a m e n t e personaje»,
sino incidentes, algunos presenta-
dos con categoria de a c c i ó n securu
darla y otros como auxiliares de l a
a c c i ó n principal. H a y atisbos itan
acertados como el de hacer que la
mujer caritativa y dulce lleguei a
parecer mala cuando l a excitan Iqç
celos; pero aciertos como é s t e se
pierden un poco entre l a p r o f u s i ó n
de otros Incidentes, que no paisan
de pintorescos y que llegan a c o n .
fundir y a veces ocligan a recor dar
con trabajo l á r a z ó n da lo quo se
e s t á viendo.
Con todo el garbo, el ingenio y l a
gracia del autor, lo* t r c . - ; í ç>riir o
rosos «iel diálogo captaron a l púbV!-
co, como l a a c t u a c i ó n m&gníflca tíe
T i n a Gaseó, qua a c e r t ó en tres as- I
pectos de mujer, siempre con l a mis '
ma gracia y con esa desenvolturs
suya tan artística, y de Fernando de
Granada, tan en tipo, que su verdad
honda se impuso a t r a v é s de las a l -
ternativas caprichosas d e l libro.'
Ayudaron m a g n í f i c a m e n t e María
L u i s a Marfil, Mercedes Sillero, M a -
ría Portillo, E l o í s a Muro, Margari-
ta L a r r e a , Carmen Tellavi, Miguel
Gómez, Manuel Arbó, Povedano y
todo el reparto.
L a comedia f u é r e í d a y celebra-
da; el autor fué llamado a escena,
y él y los Intérpretes escucharon
muchos aplausos.
Jorge D E L A C U E V A

100
Anioiilo Quintero. (Foto Zefrt.)

U \1 7 A REPRESENTACIONES DE
FONTALBA
Teatro de Monigotes
K n estas .^presentaciones se v a
afirmando l a personalidad y l a m a .
ÍCMSTRO
W T W r
ñ e r a de l a Interesante a u t o r a M a r í a ; f QUAN E L
WXTTO
^
EXITü
DB LA MBJOK
JL^I r^E1oK
N T E COMEDIA
R 0 DB
Lmisa V i l l a r de Francos, que aporJ
t a aJ teatro I n f a n t i l , de manera claJ
r a y perceptible p a r a el ing-enuo p ú -
blico, notas de f a n t a s í a , de a r t e yL
de e m o c i ó n , m u y sutiles y superlo."
res a las simples notas de c o m i c l .
dad, de curiosidad y de superficial
i n t e r é s , utilizadas h a s t a ahora.
"Milagro de N a v i d a d " , l a historia
de u n golfillo a quien regalan u n
&nr al que le f a l t a n las alas, u n a
fig >is nacimiento, Invendible
por * ota, tiene, dentro de l a f a n t a .
s í a , u n a l ó g i c a que prende y con-
vence. Sobre u n fondo de dulce emo-
ción p o é t i c a l a p r o t e c c i ó n del á n -
gel, el elemento de comicidad del
pastor J o n a t á n , en su ambiente
oriental, t r a t a d o con t a l justeza, que
es el ambiente de nacimiento y
de leyenda n a v i d e ñ a , con toda su
evocadora vaguedad y su Impreci-
sión h i s t ó r i c a .
E51 aplauso sincero y u n á n i m e pre-
m i ó el o r i g i n a l cuento a lo largo f
de todos sus incidentes y situacio-
nes.
Antes se r e p r e s e n t ó " E l oso pa-
yaso", de V . Legrande y A n t o ñ i t a
l a F a n t á s t i c a , que t a m b i é n f u é m u y
celebrado y aplaudido.
J . de l a C .

101
T a m b i é n en «1 teatro Fontalba,
donde d e b n t ó anoche ! á eompa-
ñitk de T i n a G a s e é y F e m a n d o
G r a n a d * , ce h a estrenado ia>
> comedia <'Seeneatr¿>>> original de
Antonio Quintero, (Foto SSegrí.}

ï ^ i l REPRESENTACIONES DE

ESTIGUAN E L EXITO DE LA MEJOR COMEDIA ^


T O N 8 oáMliJ i N T E R

comta

ae l a C

102
SL .

Popas veces hemos visto aplaudir a u n p ú - p a ñ o l , que, poseedor de u n a t é c n i c a y de u n a


ilico con tanto calor y entusiasmo como ano- m e c á n i c a impecables, patente e n sus giros, p i -
he l o h i c i e r o n les espectadores del Fontalba ruetas, trenzados, cambios y mudanzas, y e n l a
n l a p r e s e n t a c i ó n de esta e x t r a o r d i n a r i a pa- medida y agilidad de 'sus pasos y de sus sal-
eja d e l baile clásico e s p a ñ o l : É o s a í i o y A n - tos, ha logrado i n y e c t a r a esa p e r i c i a y a esa
onio. destreza realmente asomiDrosas, u n e s p í r i t u y
una elocuencia con 'las que no® r e i n t e g r a m o s a
D e s p u é s de haber r e c o r r i d o el mundo, y tras la m e j o r é p o c a de los mejores creadores d e l
haber falido m u y n i ñ o s "ballet". Y a ello se s u m a l a m á s perfecta y
de E s p a ñ a , han venido a adecuada e x p r e s i ó n de l a pareja e s p a ñ o l a que
r e v a l i d a r ante e l p ú b l i - no r e h u y e n i n g u n o de los buenos recursos de
co de M a d r i d los l e g í t i - la p a n t o m i m a c o r e o g r á ñ e a , entendida e n s u m á s
mos t r i u n f e s alcanzados p u r o sentido.
fuera de nuestra p a t r i a .
U n b e l l o ' y lujoso v e s t u a r i o y u n cuidado es-
Y esa r e v á l i d a l a h a n
q u i s i t o de l a l u z y d e l efecto e s c é n i c o colabo-
conseguido plenamente,
r a n en el e s p e c t á c u l o , donde t a m b i é n se hacen
sin reparos n i regateos acreedores a l elogio los excelentes concertistas
O v a clones encendidas, de piano í í o d r í g u e z Mendozái y P a b l o M i g u e l y -
g r i t o s de entusiasmo, el g u i t a r r i s t a G a r c í a de l a M a t a , que fuerom
v í t o r e s y flores, hasta m u y aplaudidos.
sombreros en el escena-
A n t o n i o í i a b l ó a l ñ n a l del e s p e c t á c u l o para
rio... L a músioai y el b a i -
dar las gracias con conmovidas y gentiles pa-
le e s p a ñ o l pueden con- labras.—Alfredo M A R Q U E R I E
seguir este p r o d i g i o de
poner en, pie a los es-
pectadores cuando son
interpretados con fide-
l i d a d y con arte y cuam-
do s i r v e n de pauta pa-
r a la e j e c u c i ó n coreo-
Rosario y Antonio g r á f i c a m á s i m p o r t a n t e
que nos ha sido dado
presenciar desde haoe m u c h o t i e m p o .
A n t o n i o , que en plena j u v e n t u d ha logrado
el ' t í t u l o de " p r i m e r b a i l a r í n de E s p a ñ a " , ha.
acomodado a l temperamento de su Sevilla- na-
, t a l 3a m e j o r escuela de danza, y ha dado a
sus interpretacioines u n a personalidad, u n b r í o ,
; una v i t a l i d a d y, sobre todo, u n estilo c a u t i -
I vador y arrebatador. Rosario es su digna com-
¡ p a ñ e r a , y a u n q u e p o r s í solo s e r í a m é r i t o su-
ficiente el no desentonar con artista de t a l ca-
t e g o r í a , nos d e m o s t r ó t a m b i é n en la " L e y e n -
da", de A l b é n i z — c o n r i t m o estilizado y espa.-
ñ o l í s i m o — , en el " I n t e r m e d i o " de "Goyescas"
—casticismo y majestad—, y era e l " T a n g u i l i o
gaditano", e s í como1 en el garbo y e l salero
de sus apuntadas canciones', que su v a l o r i n -
d i v i d u a l como b a i l a r i n a • es mtiyí considerable.
• L o g r a A n t o n i o p e r s o n a l í s i m a s -'creaciones en
su emooionante i n t e r v e n c i ó n , m u y en . especiad
I en e l "Bolero", de A l b é n i z ; en e l "Zapateado",
de Sarasate, y en e l que hubo de conceder de
p r o p i n a a instancias del a u d i t o r i o ; en 1.a, jota
de L a r r e g l a , en el "Pelele" de Granados, en
l a f a r r u c a de Falla, e n l a "jarana" de Méjico
—admirable de ^ graciosa s í n t e s i s — , e n las cas-
t i o í s i m a s " a l e g r í a s " y, eotore todo, en e l "zo-
r o n g o gitano" recogido p o r G a r c í ? L o r c a , del
que con Rosario nos d i ó tres versiones dife-
rentes como m u e s t r a de su riqueza expresiva.
No podemos n i queremos o c u l t a r nuestra a d -
m i r a c i ó n hacia el a r t e de este gran b a i l a r í n - e s -

> _
103
Anoche se estrenó en el- Fontalba la obra
del autor italiano Eduardo de Filippo Filome- solo detalle: l a madre que relata su doloroso di
na Maturano. L a adaptación ^ al castellano se inconfesable pasado, pero que se sacrifica por,
debe a Leandro Navarro (hijo), q u é con esta el amor de sus hijos; l a historia de una h u -
labor se inicia felizmente en el campo escéni- milde hija del pueblo que cae impulsada poH
la miseria, pero que en medio de su ignoran-
co porque ha realizado su versión de un modo cia—es analfabeta, aunque se expresa con gran,
impecable. Filomena Maturano sirvió en Bue- elocuencia—conserva con l a f é , l a voluntad y,
nos Aires para q'ue la actriz T i t a Merejo, que la tenacidad para entregarlo todo'a las c r i a -
encarnaba el papel de la protagonista, consi- turas que trajo al mundo; el padre, primero!
guiera su' m á s ; rotundo materialista y, egoísta, pero luego arrepentido!
triunfo. Y en M a d r i ^ y generoso, cuando siento l a llamada impe-
nos ha brindado la opor- riosa de s u deber de progenitor que busca ar^
dientemente la clave de la llamada "voz de lai
tunidad de que '. T i n a
sangre". Y el billete guardado é n un dije con
Gaseó logre también la una fecha, reveladora. Y la escena en que laj
mejor creación de su señora, desconocida abre los brazos ante trea
carrera artística no sólo hombres s i n nombre y exclama: "¡Yo soy
por el estudio acabado vuestra madre! ¡Y yosotros mis hijos!" Y laj
y completo del persona- vieja criada plañidera. Y el viejo criado dor-
je, sino también por la m i l ó n y gruñón, y, en suma: todos y cada unoj
de esos latiguillos, de esas situaciones, de esas
elocuencia avasalladora
frases que en los novelones por entregas y
y por la riqueza',•expre- en los teatros populares han hecho sollozar ert
siva de su gesto, de su T¡na Gascó) Fernan. el curso de los años, con m á s o menos v a r i a n -
voz y <k su actitud. do Granada y L e a n - tes, a generaciones innumerables de buenos
Fernando Granada, qUé flro Navarro U n g r í a y sencillos espectadores.
.en el primer acto, de. E l mérito de Eduardo de Filippo consiste!
violentísima tensión melodramática y casi en s u enorme pericia, é n su malicia evidente,
granguiñolesca, acentuó,, a nuestro juicio-, ma- en s u innegable habilidad para acumular yi
gistralmente' el perfil grotesco de slui situa- conjugar todos estos viejos elementos y paraí
ción; supo luego, al llegar los motoentos de darles consistencia y solidez teatral. Desde que
el t e l ó n se alza en el primer acto de "Filo-
emoción menos desorbitada, humanizar su per-
mena Maturano" hasta que cae, bien remata-
sonaje sin perder n i uno solo de suís i efectos, do y concluido el desenlace, con s u llanto max
con entendimiento de total justeza.' E l o í s a ternal que corre a raudales, el interés no de-
Muro, Mercedes Sillero, ' M a r í a ' Luisa M a r f i l , cae en un solo momento. E l autor no se pre·*
Margarita Larrea y los Sres. Gómiéz, A r b ó , ocupa de las psicologías de sus personajes n t
Hidalgo, Pedro y Enrique Espinosa^ Ganv- de l a a u t é n t i c a verosimilitud de l a acción, ni1
borino y, Garrido colaboraron t n el éxito con se detiene ante el sofisma ético o ante l a acepi
t a c i ó ñ fácil d© los hechos consumados. L o únL*
toda eficacia.
co que le preocupa es acumular situaciones»
encadenar peripecias y episodios, plantear con-*
E l telón se alzó al final de cada adto, en-
flictos para después resolverlos con rapidez y,
tre grandes ovaciones, y el adaptador salió a eficacia. Y mover bien a sus figuras de fic-
saludar en unión de los intérpretes. E l t r i u n - ción para que entren y salgan a su tiempo y,
fo de Filomena Maturcmo fué, pues1, tan cla- para que digan lo q u é tengan que decir, c e ñ i -
ro como rotundo. das a l a intriga del asunto y, por supuesto, dar
ocasión de lucimiento a los intérpretes en lai
"Melodrama"—todo ' el mundo lo sabe—equi- tumultuosa y arrebatadora trama. E l público!,
vale a "folletín escénico". E s u n g é n e r o teatral .se Intriga y se conmueve, y Hora y r í e c u á n -
donde el valor de l a acción* de los trucos y do y c ó m o Eduardo de Filippo quiere. E l fo-
de los efectos, de las situaciones y de los con- l l e t í n escénico cumple su finalidad. H a dado
trastes para intrigar, conmover y divertir a l en el blanco. "Filomena Maturano" alcanzará
auditorio predomina sobre l a idea y el pen- en España—profecía fácil—el mismo número!
samiento, sobre l a palabra y el d i á l o g o . L a e l e v a d í s i m o de representaciones que en Italiai
tragedia, el drama y l a comedia son g é n e r o s y en A m é r i c a . ¿Qué m á s podemos decir?... ¡ A h ,
m á s nobles, m á s importantes, de mayor j e r a r - sí! Que nos gustó mucho la dirección escénicai
quía y rango literarios, pero, por desgracia, de y el decorado de Redondela.—Alfredo M A R -
menor alcance popular, no asequibles a todos QUERIE.
los p ú b l i c o s . Dentro del g é n e r o m e l o d r a m á t i -
co o folletinesco, "Filomena Maturano" cumple
todast las exigencias y requisitos que pueden
pedirse a una obra de esta clase. Y t o d a v í a
diriamos m á s : creemos que no le falta ni un

104
105
FONTALBA
"FILOMENA MATÜ&ANO"
COMEDIA DE EDUARDO D E ETLEPFO, T^ADUOCIOíN
DE LEANDRO NAVARRO (HIJO)
jr^i·ia&amoa hace poco de « n a tjQ m á s estremecedor es que «ista 1
condicddn t e a t r a l qu·ç, por ser p u r a l u c h a m s61o l a vibracidn de u n a
esencia^ de teatro y casi razón- de v o l u n t a d , pero l a l u c h a es s ó r d i d a , i
eer, es' t a n difícil, q,ue no sólo abyecta y cruel, comió p ú e d e i u c h á r
p r o c u r a soslayadla con habilidades y quien no l i a • visto j a m á s bfe-^l
rodeog L sino que hasta se le á t a c a no, elevado y d i g n o ; aunque algo de |
de frente, a u n a fuerza d© i n v e n t a r ©stojse encuentra con a,legrta, Cuan- |
maneras y escuelas; e s t á c o n d i c i ó n do en los impulsos para l a l u c h a
«¡s l a de l a fuerza! como ee dWía, en encontramos çl amor m a t e r n a l .
tiémpios olásiooa, o de l a intensidad, Esta voluntad triunfa eir gran
i como s é dice a h o r a ; esa fuerza de p a r t e porque n o encuentra, frente a
i n t e r é s , de> atraeciflii, que encara al 'clip, o t r a v o l u n t a d t a n e n é r g i c a ; en-
espectador con l a abra, que té a p r i - fcuenti-a, si, l a r e b è l d i a , l a resisten-'
siona la, atenicién y le subyuga. Cía, l a protesta v i o l e n t a del h ó f e .
Se h a intentado s u s t i t u i r l a con fel ore que al f i n cede, no sabemos a
;.diálogo, con l a presta, con í a pl,as- p u n t o f i j o por q u é ; Ifubiera hablado
I ticidad, y siensipre con, l a reipulsa l a caridad; l a c o m p a s i ó n , y todo es-
del p ú b l i c o , q u é a p l a u d í a todotí es. taJba explicado; pero u n poco t a r d í a -
! tos elementoa^si estaban a l « ^ r v l c i o mente-, s a b è m o s que t a m b i é n . , h a i n -
de la, fuerza y del initerés, pero l a fluido el sentimiento del amor .pa-
repudiaban u n á n i memente si s^lo ternal. • t ^
; era enupleadtjs - como s u s t í t u t i v o s . C o m d ^ f t m p l é t o hombre de teatro,,
Y t a n claro .lo v e í a n j o s , ' q u e m á s actor y autor, sabe Fi.lipfDo«que n i aun
de y n a vez hemos dicho qufe l a sal- con estos elementos de Jucha conse-
guirte, la v i b r a c i ó n necesaria; y acu-
de .a o t r o t a n humano como l a
comicidad. , compatible con ©1 m o -
mento trágico,» con l|s. n o t a p o é t i c a ,
con. l a sentimental y con algo m á s
e x t è r í o r cpmo es l a crudeza de l a
frase, qu^|como, cosa superficial no
a p w t a o*ro i n t e r é s aue el del e s c á n - -
dalo . y l a salacidad; pero por ' u n
medio o por otro l a comedi* v i v e y
vibra, impresiona y susibende.
v Leandro N a v a r r o (hi jo), en una
tradúopión, y - a d a p t a c i ó n l i m p i a y
respetuosa, conserva ^no s ^ ) estos
elementos;- feino. Jos m á s sutiles de
e x p r e s i ó n , de , manera profoía del
personaje, en una severa distinción:
de tipos.' • '•
T i n a G a s e ó e n c o n t r ó up personaje
hondo, como no lo encontraba hace
trempo, y lo ^ i v i ó en toda s u v e r .
dad y en toda su intensidad d r a m à -
t i c a , - ^ aflftisó finamente l a t r a n s i c i ó n
del odio que seca los oios a l a ema.
ción dulce oue los llena' de lá/firl-
TjpV'- T a m b i é n Fernando' Granada
» c 6 g r a n p a r t i d o del • suyo, m u y
ifícil; por menos sostenido: estos 1
* i n a Gascft, F e r n a n d o Grranaíl?i, MI los ejes de la comedia; los d « -
M i g u e l Gómeiü, L e a n d r o N a v a r
; m á s son m á s secundarios, pero a u n ,
r r o ( h i j o ) , E l o í s a Mtiro y M e r - e n esta l í n e a ' son de c o n s i d e r a c i ó n í
cedes SiUer E l o í s a M u r o , ' i l i g i i e l Ctóniez, con fesa '
sinceridad s u y a t a n s i m p á t i c a ; Ma.5
v a c l ó n del teatro, l a v u e l t a del p ú . r í a L u i s a M a r f i l , M a n u e l A r b ó y
blico, ^ t a b a en el melodrama,' d i f i . Pedrito y E n r i q u e Bspjnosa.
ciliSimo g é n e r o , que no sabemos L a o b r a capto a l publico desde l a '

chaza- como cosa v i t a n d a ; f


por q u é n i ert nombre de q u é se re- t r í m e r a 'escena, no se q u e b r ó e l i n -
e r é s un sólo i n s t a n t ^ y grande*
No-quiere esto decir que hayamos aiplausos a l t r a d u c t o r y a los i n t é r -
presenciado - u n melodrama, aunque pretes c o n f i r m a r o n lo g r a n d e d e l
algo de s u manera aflore en alguna éxito. logrado.
escena de "Filomena M a t u r a n o " ; pe- Jrirge D E L A C U E V A
ro hemos e n c o n t r a d ^ l a fuerza y l a
p a s i ó n que b r o t a de u n asanto -tan
humano coano l a v i d a triste y tor-
mentosa de una mu.jfer de m a l v i v i r ,
encarada siertjpre con lo h ó r r i d o y
hediondo, e ñ lucha por conseguir u n
nombre v u n hogar. v

106
Á "La canción de la
huerta"
Ç) Zarzuela de don Rafael
FOÑTALBA: " L A CANCION^DE L A HUERTA" Robledo Torres y don Julio
• Con este t í t u l o se e s t r e n ó anoche u n a zar- Torres Ortiz, música de don
zuela de ambiente valenciano, l e t r a de los se-
ñ o r e s Robledo d e T o r r e s Jacinto Guerrero y don José
y Torres O r t i z , m ú s i - Manuel Izquierdo
ca de los maestros Ja-
Llena t a n por completo l a m ú -
cinto Guerrero y J o s é M a . sica t o d o s ilos m o m e n t o s del l i b r ó ,
n u e l Izquierdo. E l l i b r o que d u r a n t e l a r e p r e s e n t a c i ó n p e n ,
e s t á cortado p o r e l p a t r ó n ¿ a m o s constanteime'nte e n l o que
de las zarzuelas de o t r o soibra de l i b r o o f a l t a d e m ú s i c a
tiempo, pero, como todo p a r a que nos e n c o n t r e m o s a n t e
v u e ' v e a los gustos d e l una ó p e r a completa.
p ú b l i c o , -y ahora paiece E í s t a i m p r e s i ó n n o nace s ó l o de
que ee e s t á descubriendo u n a nueva, c o m p a r a c i ó n de e q u i l i -
el v i e j o M e d i t e r r á n e o de b r i o o de ç a n t i d a d , s i n o d é l a m a -
las zarzuelas regiohales a n ç r a e n que aparecen t r a t a d o s los
t r a v é s de las m o d i í i c a c i b - dos e ï e m e n t o s f u n d a m e n t a l e s de l a
aes de los é s p e c t á c u l o s obra. E l a s u n t o es t a n leve, que
andaluces, n o es de e x - Francisco B o s c h ; apenas t i e n e u n a s escenas de i n -
t r a ñ a r que, con t o d o su Consuelo S u á r c z y t e r é s y d é p a s i ó n p a r a los perso-
regusto de l i b r o de hace Florencio Calpe. najes^ u n a r i v a l i d a d a m o r o s a q u «
ireinta a ñ o s , l a zarzuela ,, amenaza i n t e r r u m p i r dramática-
fuera aplaudida. S u f i n a l , ingenuo y bonaci- m e n t e ¡una a-legre b o d a , ' p e r ò l a
ble, no d e s a g r a d ó . a m e n a z a se desvanece y a u n estas
escenas de r e l a t i v a i n t e n s i d a d caen
L a m ú s i c a es briosa; a m p l i a Ja partitura', e n
b a j o e l d o m i n i o de l a tos.tuta, q u ^
sólo deja a l l i b r o algunos d i á l o g o s
incidentales, casi- s i e m p r e c ó m i c o s ,
ella no falta n i n g u n o de .ios obligados n ú m e - ¡ p i n t u r a s , de -tipos de l a h u e r t a va-
ros. Siuena b i e n t o d a l a b r a v i a e x p r e s i ó n m u - lenciana, a l l á ¡por los comedios d e l
s i c a l , q u e los maestros h a n dado a l a s ' s i t u a - s i g l o pasado, é p o c a de l a a c c i ó n .
ciones del .libro. H a y n ú m e r o s de v a l i e n t e ins- N o ;han t e n i d o los. a u t o r e s éée
p i r a c i ó a , y e n e l l o s ' e l . a i r e p o p u l a r l o g r a ca- d i f í c i l y . s u t i l t r a b a j o de p r e p a r a r
lidades . excelentes. Se r e p i t i e r o n todos;, unos, situaciones a l a m ú s i c a ; , al- c o n -
en c o r t e s í a ; otros, en verdadero y í o r v ^ o s o t r a r i o , l a m ú s i c a se h a apoderado
entusiasmo. P a r a ' e l b a r í t o n o Francisco l à p i c h , de todo, y es « l l á l a que d e j a a los
l i b r e t i s t a s unos huequecitos en que
la t i p l e Consuelo S u á r e z y el t e n o r , Floren-, p o n e r a l g o ^e^ " l e t r a " . T a n ©viden-
cío Calpe f u é una j o r n a d a de verdadero t r i u n - te es esto^que se a d v i e r t e u n cqn-
cetptó p u B m e n t e m u s i c a l en l a
fo. Cantaron con mucha alma. Milagros F e r r i s ,
c o n s t r u c c i ó n , en l,a a b u n d a n c i a de 1
Eladio Cuevas, Jogé Campos y J o a q u í n T o r r ó a r i a s y romanzas1, de plegarias;' de i
les s i g u i e r o n en m é r i t o s . En suma: u n l i b r o bailables y de coros, que v a n cor- Ï
honrado y u n a m ú s i c a de b r í o y aliento r e g i o - tando la acción e interrumpiendo
n a l . E l vestuario; e s p l é n d i d o ; pero e l decorado, él asunto, c o n l o que el esipectador
pobre. de 'buena g a n a i n t e r r u m p i r í a a l g ú n |
. Bierí lai orquesta; p a r a ella t a m b i é n h u b o
aplausos. Los autores—menos t J u e r r e r o — s a l u -
daron a l a t e r m i n a c i ó n d é los t r e s actos, y e n
honor . " " ~1 ^ . l ó n se l e v a n t ó v a r i a s ve•«

-ion d e l abanico" y u n " d ú o " q u e pone f r e n t e


a t r e n t e a M a r i a n e l a B a r a n d a l l a y a Elsa d e l
Campo p a r a l u c i m i e n t o de sus facultades v o -
cales, c u e n t a n e n t r e l o s trozos m e i o r e s , y f u e -
r o n aplaudidos- e n consonancia. L o s autores
pisaron l a escena a l f i n a l d e cada acto, c o m -
Soa1^, los aï>lausos con Jos cantantes.—
R, S A I N Z D E L A M A Z A .

B o s c h , Consuelo S u á r e z , Calpe,
Cuevas, Milagros F e r r i x y maes-
tro G u e r r e r o

107
c a n t a b l e p a r a que los personajes
l e enterar3.11 de sus problemas.
Y n o es esto d e m é r i t o de la m ú -
sica, ¡Bino de u s u r p a c i ó n d ^ mo-,
m e n t e s p o r l a m ú s i c a , c u y o •cono-
c i m i e n t o es el a b e c é de la; m ú -
sica teatral.
, L a p a r t i t u r a , i n s p i r a d . » en. -anti-
guos t e í n a s valencianos, es r i c a ,
v a r i a , colorista, m e l ó d i c a y g r a c i o -
sa y elie gran te de «fcpresjón; v i b r a
e n e l l a u n a fuerza, m e l ó d i c a be-
i l í s k n a y se oyen r i t m o s de j o t a ,
f r e s c u r a , d e a l b a e s ' y cantos de d u l -
zaina, y f u é m u y s e n t i d a y expre-
sada por Consuelo S u á r e z , P i l a r í n
Andrés," F r a n c i s c o B o c h y F l o r e n - F O N T A L B A : " L A V E N T E R A D E MEDINA**,
cio Caipe, m a g n í f i c o s cantantes, a Javier dé Burgos, autor con los s e ñ o r e d
los que u n deseo exagerado de Adame y Mesa del libro de la zarzuela es-
f u e r z a y b r i l l a n t e z por. p a r t e d e l trenada anoche é n Fontalba, ha expuesto enl
m a e s t r o Robledo, l l e v ó al g r i t o y ' U n y 'tBUtSÍTjO ^jínfc"X30Í^l)*jCw'V-,eT·o^oÍtflB
a u n d e n t r o d é este a g o t a d o r es- - a u s Bied Á u ç i o e a n p ex iBjAajqe BJBd 'oapBnp
fuerzo, m o s t r a r o n posibilidades a d - ap oiquiBO u n g í » j e í j A s Bied a i q B s u s a s i p u p
mirables. OÍ : B p E J a p a u t i í n u i opre e q ' s j q o BI a p B j n p a ^
María, Z a M í v a r , Miguel Rojals,; -tnbjiB Bx 8' B p a d s a i anb 01 aod 'ps^ieqix Esg
TOadio Cueva.s, Pepe Campos, t o d o •o;tsodojd oon?od xa EqB^snaj as 011&
el r e p a r t o t r a b a j ó con e f i c a c i a . ap IB}SOO B T9 o^a'Bxa1 j a ? niï111! Bja anfeioj" '«os
L a o b r a g u s t ó , se r e p i t i e r o n m u - -jaA ua„ iiBaiDuTjd o | iB^uaiuT Jepod EIBCI ESTO
cho^ n ú m e r o s , e n t r e ellos u n i n - -aad E i a ' a n b Bia^nEO EX sa ..aiqjx» uopBio'u é j
t e r r n e d i o sobre t e m a s populares, 'uçtOBiounua B®a u& & "..osiaA ua ajqix c ç t s
que e n t u s i a s m ó ; el - t e l ó n «e a l z ó -13A. B u n „ :opB^onos f n j ara anb o^isód
m u c h a s veces en h o n o r de los a u - , - o í d oianasa IB 'siouaui ap tu eçui ap úoig
tóres e intérpretes.
-ua^aad uis 'auuauaiB opBjnooad aq oj¿
Jorge D E L A C U E V A •opuezrj
- B a l auaiA XBprjo oa;Ba; xa anb ejjB ap TOJE; ¿ i
B o p t A i a s £ 'UçpEjoqExoo B^sapoui ua BiiijjaA'
-troo xB BpspnB rxu oood un eiAiosqB '¿ÍXBÍS
BJ^O jod 'Á 'EOjuaosa uçpBUJEOua XE} aiJtBJngasB·
j o d 'aTcnisisajiit SBUJ uoraeiuai pnStaue itn Ein

108
cantable p a r a que los "personajes
le enteraran de sus p r o b l e m a s .
Y no es esto d e m é r i t o de l a m ú -
sdca, Sino de u s u r p a c i ó n d ^ mo-
m e n t o s p o r l a m ú s i c a , c u y o *cono-
c i m i e n t o es «1 a b e c é de l a m ú -
sica teatral. .
L a p a r t i t u r a , i n s p i r a d a en a n t i -
guos temas valencianos, es ' r i c a ,
v a r i a , colorista, m e l ó d i c a y g r a c i o -
sa y etegante de ^ p r e s j ó n ; v i b r a
en ella u n a f u e r z a m e l ó d i c a be-
l l í s i m a y se oyen r i t m o s de j o t a ,
f r e s c u r a de albaes y cantos de d u l -
zaina, y f u é m u y s&ntida y expre-
sada por Consuelo S u á r e z , P i l a r í n
Andrés," P r a n c i s n o B o c h y Plor-en- F O NITT A AL I .BRA
A:: "Ï.A
"LA 1 V E N T E R A D E MEDINA**!
cio Calpe, m a g n í f i c o s cantantes, a J a v i e r de Burgos, autor c o n las s e ñ o r e a
los que u n deseo exagerado de A d a m e y Mesa d e l l i b r o de la zarzuela es-
fuerza y b r i l l a n t e z p o r , p a r t e d e l trenada anoche é n Fontalba, ha expuesto enl
m a e s t r o Robledo, l l e v ó a l g r i t o y su a ú t o c r i t i c à las intencionea v o r o D ó s i t o a
a u n d e n t r o de este a g o t a d o r es- q u e g u i a r o n sus p l u m a s
fuerzo, m o s t r a r o n posibilidades a d - al e s c r i b i r " L a ventera1
.rtiirables. 1 • de Medina",- y a f i r m a
M a r í a Zaldíva.r, M i g u e l R o j a l s , que nada n u e v o a p o r «
•Eladio Cuevas, Pepe Campos, t o d o j i - t a n . A s í es, en efecto^
«1 r e p a r t o t r a b a j ó c o n e f i c a c i a . \ • \£. Por cual apenas te-,
L a o b r a g u s t ó , se r e p i t i e r o n m u - J¿gg^ ^ - ^ : nemos que a ñ a d i r s i n o
chos n ú m e r o s , entre ellos u n i n - i S B S S ) "TC^--) Q"6 h a b r á que seguii:
terrtiedio sobre t e m a s populares, B H T ^ —' C> esperando sentados l a '
que e n t u s i a s m ó ; e l - t e l ó n se a l z ó tah cacareada r e n o v a -
m u c h a s veces en h o n o r de los a u - , c i ó n de nuestra z a r z u e -
tóres e intérpretes. l a . , ¿ E s paalo l o . viejo?,;
Jorge D E L A C U E V A ee p r e g u n t a D . J a v i e r
de Burgos?
Pilarín Andrés y L a m e j o r respuesta de
Francisco Bosch que cabe esta p o s i b i l i -
d a d l a encontramos ht,e-
cha en' " L a v e n t e r a de M e d i n a " .
N i los autores del l i b r o n i e l de las n O t á s ,
maestro D í a z Giles, han q u e r i d o d i s i m u l a r
en l o m á s m í n i m o l o inane de los p r o c e d i -
m i é n t o s n i ' l'a f a l t à d é ó r i g i n a l i d a ' d . Y . l o
peor no es que i o d o sea- v i e j o , m a n i d o , sino
que e s t á desprovisto de v e r d a d , d e s g r a c i a ,
de b u e n ' a i r e . .
N o v a l e la pena entretenerse en e l análisis'.
P o r l o d e m á s , l a o b r a o b t u v o u n a acogida
franca, c o r d i a l y hasta entusiasta.
Se. r e p i t i e r o n , como es de r i g o r y con m a -
y o r o m e n o r justificación,' casi todos los n ú -
meros. Se' a p l a u d i ó a l o l a r g o d é l a í e p r e -
s e n t a c i ó n a l o á principales i n t é r p r e t e s : J o s e -
fina Cañales, Consuelo' S u á r e z , Francisco
Bosch, E l a d i o Cuevas y F l o r e n t i n o Calpe, y'
autores e i n t é r p r e t e s s a l u d a r o n desde el provs-
' cenio a l finalizar cada acto.—R. S A I N Z DE-
i LA MAZA.

109
lííí
En el téatro Fontalba se estrenó anoche la ópera de cámara
"Byron en Venècia"
LA MUSICA ES DEL EX MINISTRO D. EDUARDO AUNOS Y LA
LETRA DE D. GUILLERMO FERNANDEZ SHAW.
Es de a d m i i a r esta muuijJie. poaiiaceu^a y
hervorosa c o n d i c i ó n de Eduardo A u n ó s . P a r a
m f es casi i n c o m p r e n s i b l e esa capacidad de
c o n c e n t r a c i ó n .que en cada caso se precisan,
pera ser p o l í t i c o , j u r i s t a , escritor, m ú s i c o .
Este ú l t i m o aspecto de E d u a r d o A u n d s encie-
r r a q u i z á en s í e l secreto de l a a r m o n í a eaa
que se desenvuelven sus actividades. E l " n ú -
m e r o " y e l " m e t r o " , m u s i c a l m e n t e hablandio, F O N T A L B A:
ESTRENO D E "CARMEN, L A
v i e n e n a ser los cauces de s u v i d a . SEVILLANA"
Su " B i o g r a f í a de Venecie" queda, con l a ó p e - Pascual G u i l l é n y el maestro Fíaiici5"v
ra d e c á m a r a estrenada anoche, completa. Pon Balaguer presentaron . anoche en e l tes
s i l e faltaba a l l i b r o u n foind<>, o m e j o r d i c h o , •Fontal el e s p é c t á c u l o l í r i c o , en tres a ç t ^ ,
una entrada m u s i c a l , y a l a tiene.
G u i l l e r m o F e r n á n d e z Shaw. con su m a e s t r í a desdoblado e l p r i m e r o en tres cuadros, con
y c o n o c i m i e n t o tantas veces probados, ha es- el título, de "Caarmeti, l a Sevillana".
crito u n l i b r e t o á g i l y b i e n versificado, des- E l a r g u m e n t o sigue de cerca en cuanto a
a r r o l l a n d o en tres cuadros e l r o m á n t i c o episo- los episodios', cuadros,
dio—que A u n ó s n a r r a en su libro—del, amor situaciones y persona-
de Byron. p o r l a condesa Guiocioli- en V e - jes, e l l i b r e t o de "Car-
necia, antes de su e x p e d i c i ó n a Grecia. A u - men", de Bizet, de l a
n ó s t r a t a m u s i c a l m e n t e este asunto con n o t o - q u e resulta u n a e d i c i ó n
p o p u l a r o en r ú s t i c a .
r i a f o r t u n a , demostrando su a p t i t u d p a r a e l
E k arreglo, hecho con
g é n e r o líriog. L a m ú s i c a se adapta con f a c i -
mano h á b i l y l i g e r a ,
l i d a d a las escenas, encadenando "romanzas", consigue su propósito
y "duos" en los que campea ç n ñ n o sentido l i m p i a m e n t e y justifica
melódico. el é x i t o obtenido.
P e r í e c i t a m e n t e trabajadas, estas m e l o d í a ^
F r a n cisco B a l a g u e r
a d q u i e r e n en l a orquesta .delicadeza en t o q u e ha dado vida sonora a
y colorido oportunos. ' los distintos cuadros,
L a o b r a , puesta con gusto e x q u i s i t o , gozó d e echando m a n o de l a p a -
una i n t e r p r e t a c i ó n a d m i r a b l e . T o n y Rosado 1 e t a andalucista. R o -
y A n a M a r i a I r i a r t e se mostrarem artistas manzas -y d ú o s e n f o r -
m a g n í f i c a s . L a vcw de l i m p i o y p u r o t i m b r e m a de pasodobles, a l - Consuelo S u á r e z,
de T o n y Rosado b r i l l ó en todo m o m e n t o , y l a t e r n a n con s é g u i d i l l a s , Florencio Calpe y
de A n a M a r í a I r i a r t e e n c o n t r ó acentos se- sevillanas y zambras, Eladio Cuevas
ductores e n su escena d e l acto segundo con algunas n o exentas de
Chano Gonzalo, q u e anoche r e v a l i d ó svis m é - garbo y todas b i e n dispuestas en la orquesta.
ritos de g r a n cantante. S i n l o s chinchines t a n frecuentes en e l g é
L o r e n z o Cano, que p e r s o n i f i c ó e l l o r d nero.
B y r o n , se hizo a p l a u d i r t a m b i é n con e n t u - E n t r e los n ú m e r o s m á s felices h a y que
siasmo. mencionar e l " p r e g ó n " y las " b u l e r í a s " del
E n t r e los trozos mejores debemos m e n c i o - segundo cuadro, l a "zambra" final del terce^
nar, en p r i m e r t é r m i n o , los dos i n t e r m e d i o s , r o , que p r o d u j o los m á s encendidos a p l a u -
y el "duo" del segundo cuadro. G u i l l e r m o F e r - sos, y unas seguidillas verdaderamente g r a -
n á n d e z S h a w r e c o g i ó los aplausos desde l a ciosas. E n la i n t e r p r e t a c i ó n sobresalieron
Consuelo S u á r e z , que d i ó b r í o y e m o c i ó n a l
escena al final de los cuadros y E d u a r d o A u - personaje p r i n c i p a l ; Frandisco Bosch, E l a d i o
n ó s desde u n palco. Cuevas y F l o r e n c i o Calpe, que pusieron su
J o s é L u i s L l o r e t , q u e d i r i g í a l a orquesta, voz y dotes e s c é n i c a s a l s e r v i c i o de sus res-
m e r e c i ó asimismo los honores del palco es- pectivos papeles.
c é n i c o , t a n t o en esta obra como en " E l se-
E l cuerpo de baile, bajo l a d i r e c c i ó n de
creto de Susana", de W o l h F e r a r i , que p r e - M o u r a , c o n t r i b u y ó a l a a n i m a c i ó n y colo-
c e d i ó e n e l p r o g r a m a a l " B y r o n en V e n è c i a " . — r i d o de la o b r a .
R. S A I N Z D E L A M A Z A . Se a p l a u d i ó de buena gana, se r e p i t i e r o n
muchos trozos y se r e c l a m ó l a presencia de
los autores en escena.—R, S A I N Z D E L A
n MAZA.

110
^ - -'""rr
I

¿7.

Programa de variedades en Price y presentación de compañía en Pavón


FUNCION CONMEMORATIVA, E N LA ZARZUELA, DE LA FUN-
i DACION DE LA SOCIEDAD DE AUTORES
Otros actos en Madrid con motivo de las bodas de oro de dicha Sociedad
'Auoiahe se «strienó & ' x F o r i M b a k "come- masiado en el tiempo; es restar toda vir<
dia moderna" (asi la califican los programas), tualidad a lo "representativo", para, susti-
Original de Sebaisdán U f i b e y Alfonso .Coo- tuirlo por lo "narrativo", m á s propio del
treras. Siete pecados. libro que del escenario.
Esta obra de dios per- E n cuanto aí fondo de l a obra, sólo cabft
decir que se trata de un caso de angus-
sonajes fué íntorpireta-
tia morbosa. U n a m a d r e , obsesionada pdr
da por A n a Adamuz su i l í c i t o pasado ,de amor, cree ver represen-
—aplaudida al fin de tados, en sus siete hijos, siete pecados, se-
dos parlamientos—y por g ú n nos dice con abusiva r e i t e r a c i ó n en e ï
Josefina Robeda, que pu- curso de l a comedia. D e esos siete hijos,
sieron su mejor arte y cinco perecen ahogados, y de los dos super-
exprlesión en d desem- vivientes, uno de ellos queda p a r a l í t i c o . E l
peño de sus respectivo's drama se desarrolla poniendo en juego un
comietidos.- L a esoeno-i- delito de adulterio, complicado con el esta-
grafía era de J o s é Sa- llido de una tormenta; y el efecto que pre-
tende ser m á s p a t é t i c o es el de u n a diatriba
las y el montaje escé-
contra l a guerra puesta en labios de u n a m a -
nico—que falló algun&' dre dDlorida, cuya pena nos inspira un sin-
vez en la parte fioino- cero respeto," pero que tampoco encierra, en
gráfica—de Luis Calvo. el terreno estrictamente literario, ninguna
originalidad.
El publico irtecibió A n a Adamuz y J o -
bien la comiedia—me- , sefina Robeda t o s Sres. Uribe y Contreras, aunque a l '
guna vez emplean u n lenguaje e x c e s i v a -
j o r la p r i m e t a jorna-
mente "libresco" y apelan a raras alusio-
na que la segunda—y los autores salieron
nes, como l a de cierta "luna celestinesca que
a saludar. '" ' g u i ñ a un ojo", realizan un meritorio es-
fuerzo para mantener vivo el i n t e r é s del d i á -
¿En q u é jse basa l a supuesta modernidad logo durante las dos jornadas. S i ese traba*
de l a , comedia "Siete pecados", de los s e ñ o - jo y su innegable v o c a c i ó n e s c é n i c a las h u -
res U r i b e y Contreras?... ¿En que solo' l a i n - bieran aplicado al desarrollo de una come-
terpretan dos personajes?... f í o , porque ese dia normal, su rebultado h a b r í a sido infi-
alarde es y a viejo en el teatro. ¿En que los nitamente superior. ,
seis prólogos de los seis "momentos" en que "Siete pecados" es Un intento, un experi-
se divide la. obra' están recogidos en discos mento, una experiencia que a nosotros nos
y emitidos por altavoz?... Tampoco, porqüeí parecen por completo frustradas. "Contar
ese recurso no encierra ninguna novedad. T a l un drama" no puede ser lo mismo que po-
vez los autores hayan ¡pensado que esa hipo- nerlo en p i e , sobre un escenario. Hurtar dei
tética modernidad residiera en el hecho de tablado dos personajes: Daniel y Abraham-
que l a acción real de l a obra se hunta a a los que constantemente se alude, pero qvíS
los, ojps y a los oídos del espectador, y se nunca aparecen, supone una i n t e n c i ó n arries*
sustituye por relatos o referencias que l a gada, peligrosa y, sobre todo, inexplicable*
protagonista y su antagonista prodigan á lo S i la palabra de las m u j e r e s h u b i e r a teni*
largo de l a representsxoión. Mas ¡ a y ! , que do m á s fuerza que la presencia física de
ese sistema es, precisamente, el m á s antiguo esos dos hombres citados, no t e n d r í a m o s nada
de los conocidos en el orden e s c é n i c o . L o que' oponer, pero l a verdad es otra, l a v e r -
empleaba y a el "corifeo" en los o r í g e n e s de dad es que "Siete pecados" es una comedia
ta Tragedia. Y volver a é l es retroceder de- mutilada, donde l a s u g e s t i ó n del verbo d r a -
m á t i c o no alcanza l a finalida'd ambiciosa, en
un clima torturado,, á s p e r o y desagradable,
taufo por lo que no se ve, como por lo
que se narra.—Alfredo M A R Q U E R I E . .

de

111
112
FONTALBA

REPRESENTACION D E L O
MVCHACtrOS D E ESPASA
Los titulados Muchachos de ifis-- velada t r a n s c u r r i ó entre constan-
p a ñ a , q ü e Con tanto é x i t o viejíen tes aplausos, y el t e l ó n se a l z ó va-
actuando en los escenarios m a d r i - rias veces en honor de autor e i n -
l e ñ o s , hicieron térpretes.
anoche su reapa-
rición en el F o n -
t á l b a , con el es-
p e c t á c ü l o del
maestro J o s é M a -
r í a Legaza t i t u -

C
\ jt lado "Sueños de
y , gloria".'
', — ' L a variedad y la.
bu e n a1 presenta-
ción coreográfica
dieron motivos so-
brados a l j u y e n i l
elenco p a r a que
luciese su calidad /1 ^ i ^ A
artística. Desta-
quemos las bue-
nas intervenciones
dé Pepita, Sevilla,
Antoñito, Duránv
Mari, Carmen Sa-
las, Pepito Ortiz,
Kermarios Zarzo,
Ricardo Moscatel- ayera española", en el FOE
( ' ; l i , " A l m e i i d r i t a de
talba
j . ' )
C á d i z " , Juanito
Alba, Juan J o s é y Anoche se p r e s e n t ó en el Font alba la cor
L u i s Nieto, los p a ñ í a del maestro G i l Serrano con el espe
cuales recibieron ttáculo arrevistsdo " P r i m a v e r a e s p a ñ o l a " , i
Pepita Sevilla, nutridas ova c i o- terpretado por; u n conjunto, de j ó v e n e s .art
Manolo y Pepl- nes, a s í e o m o tas, 'que pusieron en su cprnetido el i m ;
, t a Zarzo t a m b i é n el T r i o
Guadalupe, m u y
acertado en s u s entusiasmo. Los, cuadros y estampas que c o m -
creaciones criollas y mejicanas. L a
ponen esta m o d e s t á v a r i a n t e fQlklóTica, 6¡n
contener n i n g ú n alarde de ó r i g i n a l i d a d , t a m -
poco e n c i e r r a n nada molesto- u . o f e n s i v o . L a
buena fe y en oc.asioftes' e l buen' a A e de, can-
tantes y bailarines, t a n faltos de,'experiencia
como sobrados de ilusiones, hizo que el p ú -
blico les acogiera con ovaciones c a r i ñ o s a s , r e -
p i t i é n d o s e ' l a - . m a y o j i a de los; n ú m e r o s y a l z á n -
dose muchas veces e l t e l ó n a l t é r m i n o ^ de las
dos partes • d e l e s p e c t á c u l o ; ' '
Con e l maestro G i l Serrano,1 autor de ins-
piradas y graciosas melodía®, c o m p a r t i e r o n el
é x i t o Isabel S á n c h e z , J o s é , L u i s Campoy
Carmen- Casarrubios, Soledad Guerrero-, Jóse
Clementei J u l i t a R o d r í g u e z , Fernando D ' A l v i
Rizo, P u n t a G a r c í a , M a r í a L u i s a Sanz, el gui-
tarrista J o s é María Pardo y eil resto d e l elenco
Descollaron n o t o r i a m e n t e el cantaor " Chinír
de T r i á n a " , que; "se a p u n t a " . con verdaderc
fientimianto, y l a pareja .de b a i l e hermano.
A l v a r e z , a l a que aguarda Un b r i l l a n t e p o r -

113
4?

114
i/Til b
"Te espero el siglo que
viene**
Fantasia de don José Muñoz
Román y don Francisco
Lozano, música del
Anoche se,'. estr.enó en el Fuenearrai una fafl-,
tasía c ó m i c o - l í r i c a d é M u ñ o z K o m á í i .y Lozano, maestro Alonso
con m ú s i c a d'el i n o l v i d a È l e . maestro Alonso. R e f u n d i c i ó n de o t r a f a n t a s í a es-
La f a n t a s i à se t i t u l e "Te t r e n a d a hace pocos a ñ o s , conserva
espero e l - s i g l o que v i è - p"7 el airoso arranque s a i n e t e s c ç , j u s t i -
ficación del a c t u a l t i t u l o , ' y u n a
ne" y un los programas ' grajeia de zumbona p i c a r d í a que a
se ariunèíà cdfed "nue-
va v e r s i ó n " . En. a n t e r i o r
r e e n c a r n s i c i ó n f u é por
io visto <jtra. o b r a l l a m a -
da "Ladronas de amor",
a la que so le han i n -
j e r t a d o chistes do ; á c -
tualldad solare los temas
archiconocidos—los t r a n -
vías, los"-, a u t e b ú s e s , "Iss
restricciones,; 3Q?-.teléfo-. Eulaíia.^azo-, 'Báá-cfe-' I
nos y la s e q u í a — y t a m - nas y Maribel
bién "trucos" f e s t i v o s .
desgastados .ya de p u r o viejos, como el do la
m u ñ e c a v i v i e n t e , ' e l aparato registrador de

..mentiras y las 'mujeres invisibles. Algunas de


las situaciones supuestamente c ó m i c a s del en-
gendro! p o r , ejemplo, por mal,. ejemplo, l a d e l
•.hombre q u è se hace querer maltratando de
obra a una m u j e r , sobre ser soeces y groseras,
'"carecen , en absoluto de gracia,
g Se a p l a u d i e r o n mucho l o s , n ú m e r o s musicales E u l a l i a Zazo, F a u s t i n o B r e t a ñ a
" del maestro Alonso y la m a y o r í a f u e r o n repe- L u i s Heredia, Victoria Ronda,
l i d o s . L a ' p r e s e n t a c i ó n f u é buena y el m o n - Pepita Arroyo y Pepe B á r c e n a s
,,taje c o r e o g r á ñ e o de M o n r a , excelente y lleniS
•tde a g i l i d a d y de m o d e r n i d a d . Pepe B á r c e n a s , veces se hace algo m á s que m a l í ,
^Faustino B r e t a ñ o y L u i s Heredia h i c i e r o n r e í r cioea y que da- l u g a r a u n a g r a n
!:,con sus peculiares recursos h u m o r í s t i c o s , y variedad de cuadros vistosos, u n
•poco sobre l a idea de l a vieja zar-
- c o m p a r t i e r o n el é x i t o con E u l a l i a i Zazo, V i c zuela " L a isla de San B a l a n d r á n ' .
-toria Ronda, M a r i b e l , Pepita A r r o y o , Gloria E u l a l i a Zazo, f i n a y graciosa; Pe-
.Santoncha, Fernando Ç a r m o n a , y el resto del ipita A r r o y o , V i c t o r i a R o n d a , _ M a r i .
-reparto,' sin o l v i d a r a las disciplinadas vice" bel. E l v i r a Santoncha, Pepe B á r c e -
• tiples. M u ñ o z R o m á n y Lozano salieron a sa-» nas, Liuis Heredia, F a u s t i n o B r e t a -
¡ I n d a r al fin de C3c}a j o r n a d a , ñ o Fernando Carmona derrocharon
g r a c i a y vis c ó m i c a sobre u n con-
-f Es una l á s t i m a , que precisamente el teatro j u n t o diaciplinado y vistoso. _
Fuenearrai, que nos d i ó u n a muesitra e s p l é n - L a obra, m o n t a d a con lujo, v i s -
d i d a de o r i g í h a l i d H d en el g é n e r o r e v i s t e r i l con tosa en trajes y e s c e n o g r a f í a , g u s t ó
iá o b r a estrenada anteriormente, caiga o t r a vez e hizo r e í r desde el p r i m e r m o m e n .
en la d e b i l i d a d de presentar ç l g o . ' t a n vi,ej5, t o : l a p a r t i t u r a se r e p i t i ó casi por
tan falto de f a n t a s í a y de Ingenio como "Te entero, y el é x i t o fué completo y sa-
espero el s i g l o que viene", q u e pertenece a l ï h tisfactorio, con muchas salidas a
modo o a u n estilo mandado r e t i r a r y a de los esC€na- J . de l a C .
es cenarips.—Alfredo M A R Q U E R I E .

115
V ^ 2 .
FUENCARRAU
F U E N C A R R A L : «LOS D O S I G U A L E S "
La h u m o r a d a "Los dos iguales", de los se
ñ o r e s Tejedor, Taramona y e l maestro M o r a "Estudio de televisión*
leda,, estrenada anoche en el F u e n c a r r a l , ob
tuvo u n franco é x i t o .
Libro de don José Tejada,
Los decorados de A l a r - letra de Antonio García
ma, Talene y F a r r é , l a
l u m i n o t e ó n i a , el vestua- Padilla, música del maestro
r i o ir l a c o r e o g r a f í a co-
l a h a r a r o n en el buen
Castellanos
resultado. Se justifica el titulo con un ligero
cuadro en el que se alude a l a te.
E l p r i m e r a c t o , en levisión, justiftcacién tan ligera, que
cuanto a d i á l o g o , flojea, paree* que « • ol-
acaso p o r que se d e j a n vida, porque ya
efectos s i n justificar; no se vuelve a de.
pero en e l segundo sube cir nada de ella.
el i n t e r é s de l a a c c i ó n , Como a l público
hasta el f i n a l , que f u é lo que le Importa,
ba e r a l a reaparl
acogido con estruendo- ción d e l eran
sos aplausos. E l l i b r o "cantaor" Pepe
se .inicia con pinceladas M a r l Çam][>oS) L u l s Marchena, y co.
de s a í n e t e y sigue con .edòr) M a n u e l T a . mo sallan a esce.
apuntes de opereta y de I ! m ( m à y maestro n a artistas muy
atractivas, c o m o
vodevil. Campea^ l a ] u - Moraleda Amparito Garrido,
gosa • m o d e r n i d a d de l a Angelines J i m é -
p a r t i t u r a d e l maestro Moiraleda, que h a escri- nez, Carníen Mu
ito catorce n ú m e r o s , finos, elegantes e ins- floz, Maruohi T r i -
pirados y de o r i g i n a l t i m b r a c i ó n e n lia orquesta. go, y un conjunto
grato y animado,
/ A c t u a r o n con t a n , buen' arte como eficacia, se p a s ó todo, a
en p r i m e r t é r m i n o , M a r y Campos, t a n t o e n p e s a r de cierta,
e l d i á l o g o como e n sus n ú m e r o s , que r e p e - confusión e n l a
t i ó entren calurosos aplausos; A n g e l i t a N a v a - s u c e s i ó n de l o a
lón, t a m b i é n a p l ' a u d i d í s l m a e n sus i n t e r v e n - cuadros y de cier.
to equivocado a n .
ciones • musicales; Ja p r i m e r a f i g u r a , c o r e o g r á - dalucismo lleno de
f i c a M a r i b e l , G l o r i a Santoncha y Pepita A r r q - exageraciones.
yo; Pepe B á r c e n a , que d e r r o c h ó vis? c ó m i c a ,
Pepe Marchena
en ¡unión de L u i s Heredia, B r e t a ñ o , Carmona m o s t r ó su manera
y d e m á s i n t é r p r e t e s de l a humorada. « s p eciallsima de
Encendidas ovaciones acogieron, e l f i n a l , l e - medias voces del!. Maruchi Trigo,
v a n t á n d o s e la c o r t i n a numerosas veces en cadas y de un to- M a r c h e n a y
h o n o r d e los autores y cuantos elementos h a n no y manera tan Carmen Muñoz
c o n t r i b u i d o a l a postura e s c é n i c a de "Los dos s u y o s , que en
i g u a l e s " . ~ J . C. V. «líos se funden un tanto las dife.
r e n d a s de estilo, como en un n ú -
mero de fandanguillos de Huelva
Iniciados por otros artistas y a los
que Marchena a ñ a d e unos arabescos
en fermatas y modulaciones.
S31 éxito f u é completo. Marchena
f u é aclamado y jaleado, y hubo
aplausos para todos.
J . D E L A C.

Uto/? j\MA^iní^ T • rr—

\/l/Utí/tv¿l4A5) '^0

116
Presentación de Amalia
de Isaura
L a genial y s i m p á t i c a actriz A m a -
lia de l a a u r a hizo anoche su pre-
s e n t a c i ó n en el popular coliseo de
la calle de F u e n ,
c a r r a l con el en-
tretenido e s p e c -
t á c u l o de O c h a í t a ,
Valerio y maestro
S o l a n o "Sal y
sombra".
A m a l i a de I s a u -
r a volvió a ser l a
i ^ W k ^ u ^ í ^ g r R n a r t i s t a de
siempre, repleta
de gracia y de d i -
namismo, con ese
depurado concep-
to de lo c ó m i c o
que preside todas
sus actuaciones.
H u r t a d o de Cór-

m i
doba, b a i l a r í n ex-
c é p c i c r a l , lució su
incomparable ar-
te a t r a v é s de to-
da la j o r n a d a ,
siendo constante-
mente aplaudido
y v i é n d o s e obliga-
do a r e p e 11 r l a
m a y o r í a de l o s
n ú m e r o s . Con es-
tos dos artistas a l -
canzaron t a m b i é n
lisonjero é x i t o l a
canzonetista M a r -
A m a l i a de Isau- rranta S á n c h e z , l a
ra, H u i í a d o de b a i l a r i n a V i c t o r i a
C ó r d o b a y Mar- Eugenia, el P " -
g a r i t a S á n c h e z mer actor y dlrec-
6 tor, B i ca r do
a . U r r u t i a ; el g a l á n Alfonso de
C ó r d o b a y el g a l á n cantante Mano-
Presentación de la Gitana Blanc; lo P ó r t e l a , a d e m á s del cuerpo de
baile m u y conjuntado. Todo el elen-
en el Fuencarral ; co recibió calurosas ovaciones a l
final de cada acto. :vf
E n l a sala d e l F u e n c a r r a l j llena de p ú b l i c q
%izo anoche su presen;
ta o,i ó n la "estrella" di
oaile y la c a n c i ó n , M e r
cedes B o r r u l l , l a t r i t a n
B l a n c a , con e l espec Presentación de Juanita Reina en
t á o u l o f o l k l ó r i c o "Soler
e s p a ñ o l a n ú m . 3".- Com- el Fuencarral
Biempre, Mercedes B o E a - l a s funciones de t a r d e y noche de ayer
r r u l l hizo g a l a de s •iniciiá su temporada p o p u l a r e n el, .Euenoairral
temperamento a r t í s t i ce J u a n i t a Reinav que r e v a l i d ó sus m é r i t o s artís"-
s i e n d o p r e m i a d a coj tioois,^siendo ovacionada e n "Solera de Espa-
ovaciones a lo l a r g o d ñ a n ú m e r o 6", e l celebrado e s p e c t á c u l o .\de
"Niña de l a Puebla" su a c t u a c i ó n . E n el elen L e ó n , - Q u i n t e r o y maestro Quiroga. Con la c i -
y Gitana Blanca co. f i g u r a n L u c y Mora. t a d a a r t i s t a f u e r o n i t e m b i é a m u y aplaaididos
Ies, Silvia y B o w e r , e e l g a l á n - r a a n t a n t e P a q u i t o M u ñ o z ; e l primer'
poeta Gitano, G r a n K i k i , " N i ñ a de la Puebla1
y el gran1 g u i t a r r i s t a B e r r u l l , que f u e r o n tam-
b i é n m u y aplaudidos.—C.

117
118
4 i
GRAN V L
'51- "Los tigrL < escondidos
Cl àí:"-' en la á coba*
Comedia de den Enrique
Jardiel Poncela
H a y una id«á «útil en i a comedia:
los tigres son las mlaerias humanas,
Itíb egoLímos, las pasiones vergon-
zosas, que sólo aparecen en liber-
tad, cuando libre d e l fingimiento
a que obliga l a vida social ee sien,
te el hombre con entera libertad.
T a n fino simbolismo llega .tarde,
porque, como hemos visto antes
durante mucho tiempo, u n a banda-
da de ladrones de hoteles llamados
"Vos tigres", instalados en un ho.
tel preparando l a h a b i t a c i ó n para
desvalijar viajeros, v a el público
muy llevado por los tigrea matina-
les y se anuncia el simbolismo muy
de pasada y muy t í m i d a m e n t e para
que produzca 'efectos, aparte de que
esto que pudiera parecer el enfoque
de una subacclón Importante, se
abandona « n seguida.
Entretanto, l a acción, que sa re-
mansa algunos momentos, «e anima
de pronto con tal actividad, que M
suceden los incidentes con velocidad
de c o n f u s i ó n ; el autor l a accílera con
l a ahadidura de nuevos elementos,
íioriB sin depurarlos mucho; hay algunos
que producen verdadera Inquietud
porque duda uno de s i o y ó , de el
> íiua a l comprendió o de «1 aun no h a He.
gado l a explicación, que se espera
.ío-rpr-etacic • con ansia y con neceaidadf; pasa el
,3 de esos .-no. robo a segundo término, y y a lo que
importa al autor es el descubrimien.
to de un crimen; las personas se
presentan con una personalidad dj^-

tinta de l a ve^dader^ y? hay que h a -


cer esfuerzos d* m e m o l í a para saber
quién «a cada ¡cual.
Y h a y frasea-; acertaídísimas, chis,
tes- togenioso» ¡y a u n alguna escena
magnifica d^ verdad «y de e m o c i ó n
«titire wn ladrón de (corazón y en
jefe, hombre t a m b i é n - cordial y ge-

119
i

n-uocne se estrenó en el Gran Vía y por la


-cottiipañía titular del teatro Español la^ co-
imedia de Enrique Jarditl Poncela Los tigres
escondidos en la alcoba. U n bellísiino deco-
rado de Burmánn y una acertada dirección
escénica de Cayetano Luca de Tena—que ha
resuelto con una "ca-
rra" movible, y con po-
sitivo acierto, las difi-
cultades técnicas q u e
ofrecía el desenlace de
la obra—se hicieron me-
recedores de elogio.
E l público rió con ál-
gunas frases, situacio-
nes e incidencias cómi-
cas, aplaudió en medio,
de la repriesentación Un
buen efecto hilarante, y Mercedes Prendes,
batió palmas al f i n de Guillermo- Marín y
los actos, mientras el Jarfiiel Poncela -
autor salía a saludar en
E n r i q u e G u i t a r t , JJové, Í P o r i M a > unión de los intérpretes. También, al térlmi-
Sanchlz, M a r u j a E « c l o i y J a r - no de la comedia—y mezclada^ pon los aplaü-
diel P o n e e ï a

neTOao; ¡pero l a otora, como dic«n los sos—:se exteriorizaron ciertas muestras de im-
marineros, lleva, y a 'taxi "arranicadQ" paciencia y de disconformidad.
que axastra e l m i s m o autor, q u « Mercedes Prendes^—en un papel violento y.
fien» qtio m a n t e n e r -íava l a hoiguera,
a r r o j a n d o a ella c o m i m s t i b l é , e n -una difícil—fué la gran actriz de siempre; Gui-
con£ufll6n cada vez má^s densa, en llermo Marín y Enfique Guitart, con José R i -
u n a r à p i d e s cada vez m á s verUçri- vero, trabajaron de modo loable, abnegado y '
nosa, a t r a v é s d© frases r á p i d o s y
d i á l o g o cortado y nervioso. eficaz. El actor encardado del ^apel de "po-
I>a c o m p a ñ í a del E s p a ñ o l c u m p l i ó licía" sufrió algunos errores como consecuen-
ci^raò es costumbre. Mercedes P r e n -
des, « n u n ujapel que nos hace p é n . cia del nervo'sismd del estreno, y Porfíria San-
« a r e n Ja "ÍSWHa; P e r ñ r i a Sanehlz, chiz, Pilar Sala, Asunción • Sancho, Seiiquín
que en tono m á s reposado hizo u n a Torcal, ' María Jesúg Valdés—tan bella como
i a d r o n a d i s t i n g r i i d a con verdad«r.6
arte; M a r í a J e s ú s "Valdés, GuOler- expresiva—, Maruja Recio y Carlos Díaz de
ino Majrín, a d m i r a b l e siempre; E n . Mendozà—^acertadísimo en un tipo extranje-
rtqti© G-mta«t, J o s é Bor<3, Caa-los D í a z
de iMiendoKa, E u l ç c n c i o Nogfueras, to_ ro—, Fulgehcio Nogueras, Manuel Gamas,
dos, en fin* .pusieron a r t e y v e r d a d Rafael Gil Marcos y Manuel Alejandre pusie-
en sus respectivas Intervenciones. ron a contribución todo su arte y su esfuerzo.
E l pUMlco, u n t a n t o desoriesntado,
«jplaudlé con u n entusiasimo que 3Pué ¡
decreciendo. L a objetividad del cronista ante el teatro de
Jf0*5« jm I . A CTJirVA Jardiel Poncela está suficientemente probada
para que en esta ocasión necesite m e n c i ó n es-
pecial. A nosotros nos gusta, en general, l a
manera de hacer de Jardiel, sus dotes de I n -
v e n c i ó n , su originalidad y su ingenio. Este á u -
tpr abrió caminos nuevos a la escena humorís-»
Uca española, se esforzó siempre por logras
una supera-oión en sus grándes creaciones ees-
micas y por ello le tributamos en innumera-
bles ocasiones nuestro aplauso y nuestro elogio.
"LosN tigres escondidos en la alcoba" es una
comedia donde se reconocen las dotes "jardie-
iescas" desde el primer instante, tanto en el
trazado de lor> tipos como en sus frases y en
sus reacciones y en las situaciones de com-
plicación y de enredo que constituyen l a base
de sus farsas- Pero precisamente por este ex-
ceso, que n o d í a m o s llamar "laberíntico", de su

120
trama y t a m b i é n porque hacia l a mitad del
segundo abto el tono hum in'stico se pierde por
completo para dejar paso á situaciones total
y absolutamente dramáticas, dentro del cariz
"pclicíaco" que define a esta producción. "Los
tigres. escondidos en la alcoba" es yna comedia
frustrada. •
Hay, sí, un excelente arranque, una habili-
dad constructiva' innegable en l a exposición
y en el nudo, una gracia verbal evidente eS
la jerga de los tipos del hampa y momentos,
situaciones y rasgos y salidas de ingenio, que
despiertan nuestra hilaridad. Pero lo -que es-
tropea estos méritos es la e x t e n s i ó n desme-
dida de determinadas escenas, que en días s u -
cesivos d e b e r á n ser recortadas, el abuso de
Karraciones y de relatos, sobre accidentes quO
acaecen ante los ojos del espectador, y al final
de l a obra ese cambio de estilo y de tono,
demasiado brusco, excesivamente trágico, que
nos desconcierta; así como t a m b i é n ciert-^oon^
fusión en el desenlace cuyos detalles sé' nos
escapan, a pesar de l a prolijidad de antece-
dentes.
Medidos y pesados los defectos y las butpas
cualidades de "Los Tigres escondidos en l a
alcoba", hay que reconocer' que los p r i m e í o s
abundan m á s que las segundas. Y puede el
lector c r e « r aue decimos l a verdad, sin ningu-
na especie de d e f o r m a c i ó n apasionada. E l tea-
tro de Jardiel nos gusta, pero esta comedia
estrenada en el G r a n Vía, no.—Alfredo M A R "
QUER1E.

121
En el Gran Vía se estrenó "Desde los tiempos de Adán", de Priestley;
Anodhe se estirenó en el •Gran Vía,, y por tan diversos papeles, otros dos que componen!
la comipa-ñía del E|S(pañol, la obra de Priestley "la pareja que sirvie de ejemplo" y "Peggy'^
Desde les tiempos de Adán, en inteligente, y "Felipe", pianistas, que / d e m á s de simulatf
fidelísima, exquisita • versión casitellana de que acoplan en diversos pasajes del asunto l a
correspondiente música de fondo, se suman!
Conchita Montes. H u b o también en ocasiones, al desarrollo de l a traman
aplausos corteses al ,fin Chocando evidentemente con el parecer d é í
de cada acto y l o s , in- auditorio, a nosotros sí nos agradó el "entren
térpretes saludaron des- tenimiento" de Priestley. Nos cautivó su hu-\
de el escenario. , mor, nos hizo sonreír su fina ironía, casi cons^
Conchita Mortes y tante, y 'nos c o n m o v i ó s u finura poética, que(
'en determinados momentos sabe lograr efeo-(
Guillermo JVTarín encar- tos del m_á^ puro y ardiente lirismo y de unaí
naron las. figuras prin- honda e x a l t a c i ó n amorosa ¿or encima del ca-<
cipales con tanta sensi- fcríjeter burlesco dei todo el artificio q u é pone
bilidad como riqueza: de en juego. Hay en "Desde los tiempos de
matices y el mérito de Adán" un catálogo o resumen ^humanísimo del
su labor se acentuó te- tema propuesto. E l autor "regresa" de todosi
niendlo ein cuenta que los tópicos que la vida y l a literatura levan?<
taron sobre el casamiento, y cuando ÍJareca
en al curso de la farsa que v a a mourrir en alguno de los lugarefll
han de dar vida y ça- Conchita Montes, A I - comunes de los. que « a r c á s t i c a m e n t s so mofa,
ractenzar a muy diver- berto Bové. y María pone en labios de sus personajes acotacionesí
sos· tipos. ' J e s ú s Vafldés sonrientes que nos previenen: "aquí p o d r í a -
M a r í a Jesús Valdés, mos hacer o decir esto, lo otro o lo de mà4
cada-día más firme y segura de su trabajo, allá, pero ni lo hacemos ni lo decimos".
L a gfacia" y el ardor de aquellas antiguas!
estudiosa y comjprensiva, y Pilar , Sala, llleina
"disputas" o "denuestos" de l a literatura clá-i
de gracia y de garbo, se hicieron •tembién sica entre el sexo bello y el feo o entre el
merecedoras al elogio, como •Adriano Domín- agua
guez y Alberto Bové.
y el v i n o , se da también en esto ejercicio!
intelectual y al p r o p i o tiempo humano y finv*
La dirección escénica., de Cayetano lluca bólico que supone l a creación e s c é n i c a de)
de Tena, y los dleoorado's s k i éticos © ingenio- Priestley. Su manera de hacer teatro en esta|
sísimos, de Emilio 'Burgos, sirvieron magní- obra nos recuerda l a de D . Miguel de U n a - l
m u ñ o en alguna de sus "nivolas". E l autoií
ficamenibe a la kteriçión de la obra, que, por no se resigna a que sus criaturas de, f i c c i ó n
cierto, había sido ya dada a conocer ein re- vivan una existencia propia e independiente,
presentación' única por el Teatro d'e Cámara. no quiere que rompan el cordón umbilical que»
les une con su inventor, y por ello alza otro(
tablado supletorio, o accesorio en el tabladot
A l a m a y o r í a del público que anoche asis- Acrmá!, cuya frontera o. "hinterland" entre lai
tió al- estreno del G r a n V i a no le agradó la realidad y /la fiecten, rompe tantas veces como*
obra de Priestley. Y aunque, por respeto a quiere. E n el dofcle escenario, Priestley hace!
la evidente calidad literaVia c}e la. produc- vivir, soñar, amar, discutir, razonar a los con
ción, no dió ostensibles muestras de protes- meníaristas, a la "pareja ejemplar", a l a pa->
ta, lo cierto es que en todo instante hizo reja fie pianistas... y les empuja para que seani
patente l a frialdad de su acogida. S i anali- también unas veces espectadores y otras acto^
zamos las causak de esta reacción de los es- res de l a farsa que poco a poco se v a crean-*
pectadores, tal vez encontremos el verdadero do. E s una experiencia cautivadora y delicio-í
m o t i v ó é n j a discontinuidad de l à acción, que
se reparte en do® escenarios "cncapsulados" sa, un juego en el que constantemente se en-<
y que se diversifica y prolonga en comenta- s e ñ a ra te'ampa, sin dejar ni un solo resquicio
rios fcasi constantes al margen o, como se el a z a r - o a l a castjalidad-que tailtas vecesi
decía antes en l a jerga teatral, "al paño". n í u e v o ciegamente las comedias. S i esta suti-i
Claro está que como se advierte en carteles leza, si este refinamiento ' intelectual Impidel.
y programas, Priestley no califica a l a pieza q u é el público "entre en situación", permita-
de "comedia", sino de "entretenimiento dis- senos al menos que digamos que e n t r a ñ a un|
cursivo en 'tres actos que trata principalmen- soberbio curso, una, m a g n í f i c a l e c c i ó n de cómoi
te del amor y del matrimonio". Nadie puede, se hace el teatro. Cosa que, por desgracia, no!
pues, llamarse a e n g a ñ o . podemos aprender todos los días.-^Alfredot
MARQüSRIE. • . •
E n realidad, l a t é c n i c a que emplea autor
para presentar y desarrollar s ü obra es se-
mejante a la usada por Shakespeare en l a
escena de los cómicos, de "Hamlet.", o por
Pirandello en los "Seis personajes", o por W i l -
der en "Nuestra, ciudad"—por citar sólo tres
ejemplos conocidos—. E l teatro oriental, con
su tramoya a la vista del p ú b l i c o y l a inter-
vención del comentarista o del coro en l a
acción, áe basa t a m b i é n en una m e c á n i c a es-
cénica muy parecida. Priestley nos ofrece,
pues, en "Desde los tiempos de Adán", una
variante del "teatrç en el teatro", pero ador-
nada con caracteres de ingeniosa s í n t e s i s : dos
personajes que pueden interpretar e interpre-

122
UNA COMEDIA DIVERTIDA E I N T E L I G E N T E
DE

J. B. P R I EST LEY
VERSION ESPAÑOLA D E

CONCHITA MONTES

123
1-
" E l diablo vino a la sierra*' \
En Gran V í a se estrenó anoche £ í (íüí|¡
blo vino, a l a sierra, comedia argentina, d i i
LOTUS'O y Die la Rqsa, que obtuvo el p r e m i *
Nacional de Buenos Aires- Obtuvo la comf^-
"Al marido Hay que d i a una favo.rabl:e aco- DE L A MUSICA.-
g i d a del público, que bional. Noche, 10
seguirle* aplaudió ien una esce-
la (Michele Morgar
. Tolerada.
na a Pepita Serrador y D E L A PEENSA.-
Comedia de los escritores en un imutib al acton,
.cue (Gene Tierney,
|). Director: John ]
argentinos Insausti y • cómico Roberto Oliva.
Mufati A l final de los actos la : Venganza de
r reestreno.
C o m e d í a a m a b l « y sencilla, ¡muy c o r t i n a se descorrió .—6,30, 10,80 : For
de estilo f r a n c é s , en una manera ' Fonda,. Shirlev Te
amplia y desipreocupada, entra co- muchas veces, e n t r e
media y vodeivü limpio; sobre l a grandes oyaciones, que
base d© unas situaciones no m u y se hicieron extensivas
también a la brillante, p e p i t a Serraj|or y]
colaboración prestada J o s é Comellas
por un cuadro folklóri-
co. En él descollaron el d ú o criollo. Casas
Romero y el autor, • R-cberto Luna. AJ so' 'A B C
del bandoneón _y de las guiltiarras se bailó '
cueca y 'el pericón, con adecuada reconstru/3 "Sura también
ción .de' ambiente. 1^™°*-° ^
Con Pepito S e r r a d o r - q u e logró una cre^ra¿cPX fofS
ción admirable en la figura de la protagcTerol y A n t o n i o IV
nista colaboraron al éxito el ya citado actc de " E l cantar , de
Roberto Oliva. Esperanza Otero, Teresa Síemente. figura era,
nen, Susana D u p r é , Angelita Soto, Eve De
m y , los Sres. Comellas, Burgos, Bamio Fia$. F l l A R M O N I C A .
chi. De la Vega, Catalán, Llamas y el rest . B E R T W A G N E
del reparto, amique c o n alguno;s excesos :irect,0lf v i e n é s . " ]
exageraciones en la i r t í e r p r e t a c i ó r i . , » -J* Smfonia", Bee
,/ " T r i s t a n e Iseo", '
' ' " r. Demingo, 24, 11,
L a comedia de los s e ñ o r e s Lortíso y De 11,—L.
Res a, sobre un asunto sencillo e ingenuo, bas N A C I O N A L A I
tanto reiterativo en efectos y situa-ciones (pop F R I E D w'oLF
que, èn realidad los cuatro actos de que cons B e e t h o v t í n - " B u
Pepito. Serrador, A r t e r o Bamio, ta l a obra pueden muy bien quedar reducidoioif); "Tatinhauser"
Botoerto Oliva, J o s é Coniella, a tres), pretende y logra reflejar el típico am|pai'aci0 M ú s i c a I
Angelita Soto y S u s a n a D u p r é biente criollo de la argentina serranía de Cor, ^
n u l v a s en eí teatro, pero que con doba. Tanto el diálogo como los tipos popuM* A^;CORV¿NO:K]
s a b i d u r í a t e a t r a l deja • ancho m a r . res que en l a comedia se nos ofrecen o b e d e c e r . S ' 3 1 ™ 3 ^ Esipanol
gen para l a labor de una ¡buena ae. pues, a un propósito costumbrista, y los de' J M ü rnanani
triz. talles de comicidad están bien observados ^ c a r r é t M 0 ^ T i
Gomo Pepita Sen-ador lo es m u y reflejados dentro de una atmósferà pcpula;e, '5d' Lex'

8aiíetes,1J ^ , •
buena y m u y graciosa, hace una que recuerda el patrón clásico de nuestra ' '
c r e a c i ó n personallslrma, tan llena de
frescura de gracia y de arte, que . * lematográfica
llena l a ' c o m e d i a en Cera, y distrae, E n realidad, lo que quiere ser nudo drama n • j n/i
interesa y hace pasar u n r a t o gra- tico de la obra.—el amor de la ingenua mu KaiHiro u © JV1
tis ir o.
chacha serrana hacia el cirujano plástico qu* a las siete, en el
OJO a y u d a r o n con g r a n eficacia transforma y embellece f d rostro y ïa r e a c c i ó l d e M à e z t u , se cele
Horacio de L i a m a s , m u y gracioso;
J o s é Comellas, Roberto Oliva, Joa- dubitativa del hombre que corrigió su perel n Ciclo de Set
q u í n de Burgos, A n g e l i n a Soto, Su- fil y r e e d u c ó su espíritu—es lo que tiene m è g a n i z a d ó p o r l a
sana JDwpré y A r t u r o Baañio. ñor fuerza e interés y en muchos instantes rennos de dicho Cen
E l público, ganado por l a gracia sulta falso, artiflciosoi y teatralero. Pero, etiientes p e l í c u l a s :
de l a a c t r i z r i ó , a p l a u d i ó y g u s t ó cambio, el diálogo está llevado con gracejo Si d o c u m e n t a l • es%
de l a comedia, que p r e m i ó con m u - con soltura, y como toemos indicado anterior! de la Mezquita",
oh os aplausos. mente los personajes de raigambre popular po e s p a ñ o l e s (Cifesa
I Jorge D E %A CVWfA seen. l a suficiente fuerza cómica para divertigranadina". Direci
i . — . ~ i al auditorio y ganar su á n i m o hacia la simpatí^gonista, M a r y Pa
E n lo que tiene de d i v u l g a c i ó n folklórica "Enericano " C a r m e n
diablo vino a l a sierra" mereció d elogio y ea-- t... ^,,^
•oiansñ—Alfrprlo MARQUERIE.

124
ni.
En el Gran V í a se eeírenó anoche una 0Í>i*al
de Jos autores argentinos Ingausti y Malfati
titulada A l marido hay que seguirlo. E l p ú -
blico rió en el curso de
la acción con las situa-
ciones cómicas y aplau-
dió al fin de los actos,
mientras las cortinas se
d e s c o r r í a n reiterada-
mente.
Pepita Sferradór, en
un papel de perfiles hu-
mor ísit icos, que sirvió
icón fideilidad y eficacia,
obtuvo un notable éxi- Fepita Serrador y
to, bien secundada—sal- J o s é Cornelias
vo ailguna exageración
en determinados tipos y cierta lentitud en la
representación del primer acto—por Esperan-
za Otero, Angel ita Soto, Susana >Dupré y los
Sres. Fiaschi, Vega, Comellas, Llamas, O l i -
va Agudín, Burgos Bamio y Duval-

L a calificación clásica de "comedia de en-


redó" es lo que encaja y se ajusta exactamen-
te a la obrita de los Sres. Insausti y Malfatl
que, sin a ñ a d i r nada nuevo al g é n e r o , se han
limitado a urdir una trama en tres actos y
cinco cuadros, donde la supuesta gracia r e -
side, por u n lado, en. los tipos hoscos y brus-

eos, puestos en contraste con l a travesura y


la feminidad de l a protagonista, y por otro
lado, en el e q u í v o c o que crea una s i t u a c i ó n
donde la mujer Casada h a de pasar por h e r -
mana de s u marido para que éste no pierda
su empleo.
L a a c c i ó n tránseisrre lenta y fatigosamente,
con detalles innecesarios y escenas de r \o.
E l diálogo no brjlla ni por s u ingenio k ^Or
su altura. Todo ciianto acaece en el cwriso de l a
farsa^es burdo.-arbitrario e i n v e r o s í m i l . T a m -
poco podemos decir que el ambiente se halle
cuidado o que se dibujen caracteres originales
o , interesantes, porque los autores d e s d e ñ a n
ambas posibilidades y buscan solo l a manera
de hacer reír al público, utilizando los recur-
sos gastados y manoseados: la esposa osada y
decidida, el esposo en permanente situación de
inferioridad o de ridículo, el tutor g r u ñ ó n o el
personaje de aspecto m i s ó g i n o pero de cora-
zón sensible y propenso a la ternura. E l m a n -
tenimiento permanente del enredo provoca l a
hilaridad, que es la finalidad ú n i c a que l a co-
media se propone, aunque literariamente y
como queda indicado, l a farsa carezca en ab-
soluto de toda otra ciase de valores.—Alfr'edf
MARQUERIE.

125
f o r m a r l e en u n h o m b r e decidido y e n é r g i c o
que reconquista e l a m o r de su veleidosa c ó n -
yuge. E n suma, u n a m a n i f e s t a c i ó n habilidosa
Gran .Vía: Estreno de una comedia del teatro de f ó r m u l a y r e í e t a r i o , que no re·»
fleja n i v i d a , n i p a s i ó n , n i f a n t a s í a original^
argentina sino una c o m b i n a c i ó n m á s de los consabidos
Ayer se estrenó en el Gran Vía la come- elsmentos de e s t a r c í a s e de e n g t n d r o s .
dia de los autores argentinos Goidoechea y E l diálogo de " N i soltera, n i casada, n i v i u - :
Cordone N i soltera, n i ¿asada; n i viuda. E l da" es d é b i l y t r i v i a l y no b r i l l a por su i n g e -
público 'siguió el curso dé la representación nio o por su delicadeza. H a y alusiones a l c a l -
con risas y aplausos en vo "que no tiene u n pelo de t o n t o " y r e p r o b a -
Mes y manidos s í m i l e s de "mansedumbre", es
diversos mutis y el te-
decir, recursos desgastados y .carentes *le finu-
lón se alzó reiterada- ra. Como queda dicho, toda l a comicidad Ge
mente al fin de los ac- basa en el e q u í v o c o y en l a s i t u a c i ó n teatra^
tos, entre' grandes ova- lera, que por desgracia sigue provocando l a
ciones. risa d e l p ú b l i c o , pero que se h a l l a a l - m a r g e n
Pepita Serrador ob- del rango y de l a c a t e g o r í a de c a r á c t e r v e r d a -
deramente l i t e r a r i o . ^ — W t r c A n i " - - " s~
tuvo un lucido éxito
personal al encarnar
con gran riqueza de
matices humorísticos la
figura de la protagonis-
ta, que, sinceramente,
nos parece la mejor die peplta s e r r a d o r . J o s é
sus _ incorporaciones es- Cornelias y Susana
cénicas, más entonada Dupres
y comedida q u e en
otras ocasiones, con gracia natural^ sin exa-
geraciones ni excesos. En el buen resultado
le acompañaron Susana Dupres, Esperanza
Otero, Teresa Senén, Angelita Soto y los se-

ñores Cornelia, Bamio, Burgo'?, Oliva y de lai \


Vega.. •
• • •
L a p r o d u c c i ó n e s c é n i c a die Goicoechea y
Cordone, cuyo t í t u l o o r i g i n a l creemos es "Su
noche de boda" no puede llamarse en v e r d a d
comedia, porque tanto por su asunto como p o r
las' caprichosas y arbiti-arias reacciones de los
personajes, coipo por el h u m o r de sus s i t u a -
ciones encaja m e j o r dentro del corte y del gé-«
nero del v o d e v i l o de l a farsa. Su t r a m a a r r a n -
ca de u n conflicto c o n y u g a l : una r e c i é n casa-
da decide separarse de su esposo a l enterarse
de que m a n t i e n e relaciones i l í c i t a s con su c u -
ñ a d a . A este juego o contradanza de parejas en
la s i t u a c i ó n que roza siempre los l í m i t e s de
10 grotesco, sin que en n i n g ú n momento a N
cauce c a t e g o r í a d r a m á t i c a •' SQ suma l a com*
p l i c a c i ó n o «inrcdo que acumuJan los c é l o s i n ^ , .
motivados de los respect'vos padres p o l í t i c o s .
Así tenemos .cuatro m a t r i m o n i o s , ocho perso-
najes, encargados de sostener las apariencias,
e n g a ñ o s a s y los e q u í v o c o s que producen l a h i -
l a r i d a d , con escenas evidentemente r e i t e r a t i -
vas, prolonsadas y estiradas, hasta que e l c a »
p r i c h o de los a atetes llega al desenlace, c a m -
biando el c a r á c t e r de u n ? de los tipos de l a
farsa, el m a r i d o ingenuo incauto, para t r a n s -

126
0 .
GRAN VIA

" E L DIABLO VINO A L A S I E R R A "


Comedia de log autores argentinos Lorciso
y De la Rosa
Todo el i f t t e r e s a n t í s i m o orohiente E n un cuadro de fiesta tiene Pe-
eampero argentino, t a n rico de co- p i t a Serrador el acierto de directo-
lor, t a n v a r i o de c a r á c t e r , con u n r a de oftecec una fiesta clásica-
folMor© Jleno de tipisítno, en el que mente argentina, con la cooperaciór;
ee oyen con a l e g r í a giros, frases y de artistas t a n destacados en el es-
eentencias e s p a ñ o l e s , i n u n d ó anoche tilo criollo como • Roberto Luna,
él escenario del G r a n "Vía, en una maestro de tangos y v i d a l i t a s ; ei
e x p l o s i ó n de gracia y de vida, con dúo "Los salterios", numerosos gui-
esta comedia, de factura t a n « s p a - tarristas y acordeonistas, y se can-
fiola que eólo ^on v a r i a r el fondo t a y se b a i l a " L a cuca" y can cío.
idealmente no» c r e e r í a m o s ante una síes y se baila el jfaanoso pericón
comedia costuimibrista, al estilo d© con l a misma m ú s i c a con que se iq
" I j a cortijera" o de " E l ipuñao de ro- o í m o s a l a conupafiía de M u ñ í z y
sas". Aliipi y su y a lejana temporada de l a
¡Los e í e m e n t o a sustanciales son Zarzuela, ipué u n momento de emo.
bastante simples: u n dejo de P i g - ción cordial cuando los bailarines
m a l i ó n , el a r t i s t a enamorado de T a f o r m a r o n primero l a bandera espa-
p r o p i a ohvfy, y eà cihoque con la su- ñ o l a y d e s p u é s i a argentina, entre
fuerstición ftopular. los entusiastas aplausos de los es.
E s t e P i g m a l i ó n , que entiende algo pectadores.
tíe recursos de e s t é t i c a , femenina, S e r í a imposible t r a n s c r i b i r nombre
hace de una ranchera abandonada por nombre e l extenso reparto, I m .
y zafia u n a ¡ m u c h a c h i t a f i n a y e d ü - sistimos en el aplauso a Pepita Se-
eada., porque a los toques de belleza, rrador y destacamos a Esperanza
f í s i c a a ñ a d e las notas de l a i l u s - Otero, a Teresa S e n é n , a Susana D u -
t r a c i ó n y l a c u l t u r a , con lo que l à wré, a J o s é Comellas, a Roiberto
hace desagradada, puesto que l a ele. Oliva, M u y . g r a « i o s o M i n e r v i n o de la
Va sobro el aitrübiente. Vega, y todas,, « n general, e n u n í
BH desipeoho de una v i e j a curan- cuadro armonioso y justo. 1
dera, t i p o m u y bien visto, hace que E l ipúlblioo m o s t r ó g r a n I n t e r é s ,
« n o s rasgos u n t a n t o mefistttfélicoa aiplaudió m o n a e ç t o s y o v a c i o n ó los j
del P i g m a l i ó n , u n a perilla— piuntiJ •""ales. . I
a g u d a y unas cejas en á n g u l o , sean
«wficiente (para que las gentes sen. Jorge D E L A C U E V A
cillas l o tomen por "Mandinga", él
diablo, s e g ú n los rancheros de la
pampa.
T a n seneilla a c c i ó n , casi i a nece-
s a r i a para u n s a í n e t e , sirve p a r a Is
ipintiura de anagnftficos tipos popula,
res, itamibién de estirpe sainetesca
p a r a u n a serio de incidentes llenoí
de amenidad -y de gracia y pars
q u * P e p i t a Serrador, con verdaders
m a e s t r í a y damdnio, con finísinit
g r a c i a y certera v i s i ó n , haga f ilígra
ñ a s Mo s ó l o caí la, p i n t i v a del tip<
«fewtraí, aino en Ja s u t i l g r a d a c i ó i
con qne m a r c à e l paso á p ¡ a rAn
c h « r a zafia & l a "mocita", como™;
liamarfamos a q u í , ñ n a y presumida
Y no ¡por capricho le decimos mo
c i t a : ea porque en l a manera de l i
comedia, en s u «stilo, en su desairo
lk>, e n i a m a n e r a de ver y p i n t a r e
asunto, ha¡y t^unta sustancia e s p a ñ e
l a qu«» l o "nuestro" aflora a cad
paso y en cada escena.

127
ir
GRAN VIA
"RICARDO MURIO E N L A CHINA"
COMEDIA D E NICOLAS MANZARI
T r a t a el a u t o r u n tetma no nue- sistepcia de \ m a Imag'en en l a me-
vo, pero s í delicado: el de l a i>er. moria, del 'poder ©mtoellecedor del
recuerdo y del fracaso de todo esto
ante u n a realidad imiplacalble.que h a
sufrido los embates del tiempo y de
l a vida.
TJn «imor |)áat<5nico y bastante
cursi queda, prendido en u n a mujer,
con l a ausencia del amado, q u «
m a r c h ó a. C h i n a ; l a n o t i c i a de l a
m/uerte aumenta l a belleza ideal de
los rieotierdos, pero el ausiente v u e l -
ve, gordo y prosaico y por l a m e n t a
de Ja inconsolable deben pasar, a u n -
que, no se expresen, los versos de
Rosina Stroni " ¿ P o r q u é no has
muerto?" E l que se haga casada a
l a h e r o í n a d a Un innecesario tono
c s c a b r ó s o a l a comedia,
I>e este proceso s è n t i m e n t a l se
hace u n a comedia c ó m i c a ; algo h a y
.de c ó m i c o : l a s i t u a c i ó n , el tipo que
i encarna Pepita, Serrador, vehemen-
te, apasionada... y corta de vista,;
í en el q u e ' l a g r a n actriz hace u n
i derroche de g r a c i a ; algunos i n c i .
dentes y l a f o r m a d é l a r e s o l u c i ó n ;
pero h à y , en cambio, demasiadas:
escenas de t r á m i t e , demasiada I n -
sistencia en el tema y se prolonga
l a obra u n a vez resuelta.
L l e v a r o n m u y bien el tono de l a
comedia J o s é Cornelia,- Susapa l>u-
p r é s , A r t u r o Baririo, Esperanza O t e .
ro... Roberto Oliva m a r c ó u n exce.
so de ridiculez, innecesario y de
efecto contraproducente.
E l publico rió* pero se distrajo en
algunos momentos; l a i n t e r p r e t a c i ó n
m e r e c i ó justos aplausos.
Jorge U E X»A C U E V A

128
129
GRAN YÏA -y ^ _ /

"iVí soltera, ni casada, ni viuda


COMEDIA D E LOS AUTORES ARGENTINOS SEÑORES
GOICOECHEA Y CORDONE
Verdadero vodevil, con todas sus
notas propiaa de • exaigeración y ca. '
r i o a t u r a filia, de situaxïiones de efec-
to» de manera
amplia, graciosa y
desenvoielta y has.
t a con el arran-
que i n i c i a l de la.
s i t u a c i ó n eacaforó.
sa conducida con
eolitura. .
Todas estas ca-
r á e t e rí sti cas se
dan en Ja obra y,
sin embargo, hay
cierta propensión
a insistir en láa
s i t u aciones y a
proiong-ár el d i á -
logo, q ue t i e n e
iriomentos felices
y del que surgen
aigimajs frases i n .
geniosas.
/ \ l a obra tan
/ I a propósito p ^ r a
/ f u a P e p i t a Serradbr,
w - v > \ • _ que parece hecha
V Ï S, / '. para ella, y lé da
U Aprl / no s ó l o , motivos
teatrales, .sino
momentos en que
Pepita- serrador, d e m o 6 t r a r un
J o s é Cornelia y t e m peramento y
Roberto Oliva una m a e s t r í a de
gran actriz, q u e
arranca en l a comedia, dando una
I m p r e s i ó h de muchacha moderna,
despreocupada y absurda, pero ha-
ciendo adivinar que bajo aquella
aparente inconsciencia late u n a pe-
n a honda.
Stete difícil matiz es.tá. sostenido
por l a señor'a Serrador con un cer.
tero equilibrio y con momento.s tan-
bien marcados como; una borrache.
r a iniciada y sostenida con una g r a .
ciosa verdad s i n t é t i c a , que le valió
, muchos aplausos.
L a ayudaron con gran eficacia Su.
sana f>uprés, que condujo un' difí-
cil tipo d r a m á t i c o con verdadera
f o r t u n a a t r a v é s de l a comicidad
q u e ' l o rodeaba; Esperanza Otero y
Teresa S e n é n .
M u y graciosos A r t u r o Bamio, Joa.
Qu-ln d è Burgos, Roberto Oliva y
Minfervino de la Vega, que. dieron
con el justo tono.
' L a graciosa comedia fué escucha-
da, r e í d a y aplaudida con largueza.
Jorgro D K I>A C U E V A

130
A y e r se estrenó en el Gran V í a una come-
dia argentina de Francisco E . Collazo titu-
lada M i marido, el otro y yo. E l público rió
GRAN VIA
con algunas frases e incidencias cómicas de
la obra y aplaudió en los fines de actos mien- Mi marido, él otro y yo"
tras el telón se alzaba
reiteradamente y los i n -
Comedia de Francisco
térpretes saludaban des- j E . Collazo
de el escenario. E l punto de p a r t i d a de l a come,
d í a es, u n a vez m á s , l a venganza
Pepita Serrador en- de u n rico de h u m i l d e origen, des.
preciado p o r u n a n i ñ a de atoolengo
carnó con eficaz senti- y .orgullosa, paro s i n dinero.
do humorístico la figu- Los incidentes y las acciones se.
ra de la protagonista, y cundarias de l a obra tienen reani-
nlacencma de cosa v i s t a , aunque ©1
i en el resto de^ reparto amblante p o r t e ñ o le d é cierta nove,
secundaron disciplinada- d a d ; « e r o como todo «« encamina a
mente su labor Susana epa l a ongullosa so enamore del
despreciado, y «1 rico, a l f i n r a l
Duprés, Esperanza Ote- cabo, se deje; ï l e v a r m á s del amor
ro, Angelita Soto y los que «Je Sa veiiganza y e l desroecho.
Sres. ComeHa de L l a - hay u n cierto determlnísmo qu« res.
t a l i b e r t a d a l a acciAn,
mas, Barrios, Ruperto l / o mejor de l a obra son k p í i u
de la Vega, A g u d í n y I*-../'?* alg^nos « p o s , como «1 de
Oliva. Como repetidas u n italiano, q u « s u p l a n t a a « u se-
ñ o r , que poco a poco m v a «Bftu
veces hemos tenido que inaaao h a s t a perder c a r á c t e r .
Pepita Serrador y señalar en la actuación T lo m*jor d « l a íntempretaclto,
de ésta compañía, se «a te-abajo de Pepita Serfad<w, q u é
J o s é Cornelias S f - f Si*1!»0 todas l a » notas de u n a
apeló /en algunos mo- n i a a r i c a y cajprtcihosa con u n a v a -
mentos de la obra a exageraciones, en gestos riedad y u n a g r a c i a i r r e s l s t ï M e .
y ademanes para mover a la hilaridad, que ÍJ» a y u d a n eflcaasment» Susana
g n p e s , Esperanza Otero, A n g e l i t a
son m á s apreciados para una pista qtfe para I ^ ^ A r t w o JBaniíd» B u p e r t e j r L u i s
un escenario.
2|a Publico « « d i v i r t i ó , r i ó y a p ï a n .
d l ó coa insistencia... •
Aunque l a pieza escénica estrenada anoche í o r g © D B X A OtTEVA
*n el G r a n V i a sea calificada como comedia,
lo cierto es que Se trata de u n s a í n e t e ar-<
gentiao, con personajes que y a son c l á s i c o s
en aquel repertorio, tales como el prestamis-
>ta j u d í o , o el italiano enriquecido—tosco en
l a forma y tierno en el fondo—. L a trama
obedece a un patrón que no es s ó l o usual y
corriente a l otro lado del A t l á n t i c o , sino tam-
b i é n por estas latitudes: l a s e ñ o r i t a rica v e -
nida a menos que se coloca como secretaria y
de l a cual está enamorado su p a t r ó n . U n l a r -
go acto primero nos pone en antecedentes
de l a ruina de l a protagonista con efectos
reiterados e insistentes, y el resto de l a farsa
transcurre como es habitual en estos casos:
desfile de tipos, oraciones vueltas por pasi-
vas y reacciones no y a teatrales, ^ino fran-
camente teatraleras. Juegos de palabras, como
los del s e ñ o r gordo que se l l a m a Delgado
de apellido; el del cheque q u é v a a prodíu-
cit u n , choque: el doble sentido del vocablo
" e m p e ñ o " y, c u á n d o conviene, la parodia de
una m i n e r a de andar o de hablar caracte-
rística o l a oportuna bofetada, etc., etc., son
los recursos o, m á s exactamente, los "trucos"
en que se apoya el autor para animar l a
d é b i l acción, que no brilla por su gracia o
por su originalidad, ni mucho menos por l a
agilidad o ingenio del. diálogo.
E u suma: "Mi marido, él otro y yo", es una
falsa inconsistente e intrascendente que no
puede ser apreciada c no exponente del buen
teitro a~gentino, y qve h a de encasillarse en
l a m á s modesta y> humilde c a t e g o r í a e s c é n i -
ca.-—Alfredo M A R Q U E R I E .

131
1
v a n a s parejas de enamorados, P a r a
"Las hijas de Juan acentuar m á s e l i n t e r é s h a y u n a
acertada p i n t u r a de tipos de fuerte
contraste a t r a v é á de u n d i á l o g o
Simeón* lig-ero, gracioso y animado, en e l
que h a y chistes de todas dases,
efectos y c a t e g o r í a s . "
Las v a r i a s situaciones dieron m o -
Comedia de don Ramón Peña tivo a lucimiento a l a u t o r y actor
R a m ó n P e ñ a , hombre de teatro, R a m ó n P e ñ a , Povedano, C a r m e n de
h a comprendido que grran p a r t e de Lucio, L e a n d r o Alpuente, I b á ñ e z , v
l a crisis t e a t r a l que padecemos na- j u e perdonen los no nombrados, por-
ce á4 l a í a i t a de i n t e r é s y flojedad ï u e l a f a l t a de p r o g r a m a nos i m .
de los asuntos, y h a hecho u n a co- pide recordar a todos los que en j u s .
media c ó m i c a en l a que h a a c u m u - :icla merecen ser destacados.
lado elementos de i n t e r é s : por el l u . E l conjunto, m u y bien l o g r a d o ; el
g-ar de l a a c c i ó n , l a casa de u n se- a i t o , franco. Se aplaudieron, frases
p u l t u r e r o ; por l a c o m i s i ó n de ua r m u t i s y hubo aplausos entusiastas
robo en u n a t u m b a , delito que une ;a los nnales de acto.
a dos hombres de diferente c a r á c . i
ter y diversas aspiraciones; l a ame- Jorge D E L A . C U E V A
naza constante sobre l a f o r t u n a ,
producto d e l robo, y e l constante
í n t e r e s amoroso por l a suerte de

Gran Vía: "Las hijas de Juan


Simeón"
A p r e s u r é m o n o s a adelsntar, para calmar l a
n a t u r a l zozobra d e l decano í c t o r y a u t o r en
u n a pieza R a m ó n P e ñ a , * q u e sai o b r a "Las h i -
jas de J u a n S i m e ó n " t r a n s c u r r i ó anoche d u -
r a n t e s u estreno ea é l G r a n , Vía, e n t r e risas,
aplausos en algunos m u t i s y numerosas sali-
das del a u t o r a l f i n a l
de loe. actos, con l o .que
d i c h o queda e l é x i t o a l -
canzado p o r l a tnueva
p r o d u c c i ó n "mac a b r o-
tragi - cómico - policía^
ca". C o n s t i t u y e r o n u n
excelente c o n j u n t o i n -
t e r p r e t a t i v o R a m ó n Pe-
ñ a y A g u s t í n Povedano,
personajes-eje de l a ac-
ción, que i m p r i m i e r o n a
sus personajes reaccio-
nes d e m u c h a i n t e n s i -
dad, secundados p o r R o -
sario Sánchez, Carmen
R a m ó n P e ñ a , C a r m e n de L u c i o , de L u c i o , A n t o n i o I b á -
ñ e z , N a v a r r o , E s t é v e z y Carmen de Lucio, R a -
A g u s t í n Povedano, M a i d a M o n -
demás intérpretes. m ó n P e ñ a y Rosario
terrey y Antonio I b á ñ e z ¿ E s una comedia, u n Sánchez
juguete o u n a farsa

132
f'
"Jbas h i j a s de J u a n S i m e ó n " ? S e g ú n nuestro
modesto c r i t e r i o , l o que se desarrolla ante
nuestros ojos p u d i e r a clasificaree e n e l g é n e -
r o de f o l l e t í n e s c é n i c o , p o r «i c ú m u l o d e i n -
cidencias m á s o menos v e r o s í m i l e e , adereza-
das con u n a l u v i ó n de chistes buenos, m e d i a -
nos y regulares q u e p r o v o c a n l a carcajada o
b i e n h i e r e n l a sensibilidad con pinceladas m e -
l o d r a m á t i c a s de seguro efecto t e a t r a l q u e d e -
m u e s t r a n l a p e r i c i a de R a m ó n P e ñ a e n e l m a -
n e j o d e los recursos teatrales, s i b i e n é s t o s
sean puestos a l s e r v i c i o de temas' u n t a n t o r e -
sobados etii e l teatro, a u n q u e siempre b a i l e n
eco e n e l p ú b l i c o . — J . C. V .

133
\ Aurelio López Monis' ha estrenado aye Hay t a m b i é n m o n ó l o g o s y apartes en abun-
en el Gran V í a Rascacielos. Gran parte de dancia, como obedeciendo a un >estilo anticua-
público r i ó durante el d í s i m o , y juegos de vocablo para todos los
curso de la representa- gustos y de todos los calibres. Se emplean
ción y aplaudió al fi- toda clase de recursos y de trucos c ó m i c o s ,
sin olvidar el de enfrentar a dos personajes
nal de los tres actos. A
con la cabeza y el rostro vendados, que, a
los aplausos se mezcla- i m i t a c i ó n de los payasos circenses en una c ó -
ron algunas muestras mica pantomina, fingen l a escena del espejo.
de disconformidad. L ó - "Rascacielos" termina felizmente d e s p u é s de
pez Monis salió a sa- que los tipos de l a obra nos han contado mu-
ludar en u n i ó n de los chas veces lo que ha sucedido y lo que ya
intérpretes. R a m ó n Pe- hemos visto, Y a l decir "felizmente", quere-
ña, director de la com- mos significar que las parejas enamoradas a l -
pañía de1 comedias có- canzan l a felicidad de la, promesa matrimo-
micas que anoche hizo nial a l a que aspiraban. E l p ú b l i c o se r í e
mucho. ¡Y todos, tan contentos!... Menos n a l
su presentación en el
que l a fecha de nuestras vacaciones se apro-
citado escenario, puso 'Ramón peña> C a r . xima.—Alfredo M A R Q U E R I E .
en juego su buen arte, men ¿ e L u c i o y
su maestría, su yetera- A g u s t í n Povedano
nía, su poderosa vis có-
mica piara despertar la hilaridad del auditorio
y lo consiguió en todo momento. Secundaron
eficazmente su esfuerzo Carmien de Lucio, Ro-
sario Sánchez, A g u s t í n Piovedano, M á i d a
¡Monterrey, Elena Corar, M a i r a de Lera y
los señores Ibáñez Estévez, Navarro, G u i -
jarro y Gil. ,
E l decorado era de Giovannini,

Sigue l a racha de los juguetes c ó m i c o s . Lia


e x p l i c a c i ó n de este reiterado f e n ó m e n o e s c é -
nico habrá que buscarla en el calendario. Hace
calor y las empresas y las c o m p a ñ í a s piensan
tal vez que para alivio y oreo idel tiempo es-
tival lo mejor es buscar que el p ú b l i c o ría sin
demasiadas preocupaciones. Pero a "Rascacie-
los", l a farsa de Aurelio L ó p e z M o n í s , estre-
nada anoche en el G r a n V í a , se le h a ido
un poco l a mano. E n realidad, por su construc-
ción, por su asunto, por su trama, por su d i á -
logo, por sus chistes, queda un poco al mar-
gen de l a crítica. No podemos tomar en serio
nada d é lo que se dice, ni nada de lo que acae-
se en "Rascacielos". E l primer acto transcurre
sobre las vigas de un edificio en construcción.
Esta p r e s e n t a c i ó n , que p o d r í a entrañar cier-
ta originalidad, so derrumba en cuenrto se nos
revela l a í n d o l e del argumento: un vulgar
enredo, con ruina de personajes financieros,
bodas en proyecto, confusiones y cambios de
personalidad, bastonazos, bofetones, insultos
y carreras. E l e q u í v o c o llega a extremos i n -
concebibles, como, por ejemplo, el de man-
tener una s i t u a c i ó n basada m l a confusión de]
nombre de una señorita, "Estrella", con el
de una f u n d i c i ó n en venta. ¡ P u e d e n ustedes
imaginarse lo que se hace decir a los pemso-
najes!... ¡ N o , m á s vale que no se lo imagi-

134
"RASCACIELOS''
Comedia de don Aurelio López Monís
Antes de que un chiste, a l u s i ó n a t a c i ó n de diversas p a r t i t u r a s del
los famosos y y a olvidados 14 p u n - i l u s t r e comipasitor granadino por l a
tos del presidente W i l s o n nos die- B a n d a Municiipal, d i r i g i d a por su d i .
r a una referencia m u y a p r o x i m a d a rector honorario el maestro don Jo-
de l a a n t i g ü e d a d de l a comedia», l a sé Montero, c o n d i s c í p u l o del famoso
h a b í a m o s percibido, a pesar de lo compositor de Granada.
nuevo de u n comienzo de comedia Se pronunciaron .discursos e x a l t a n ,
en lo alto de u n rascacielos en cons. do l a m e m o r i a y l a obra m a g n í f i c a
t r u c c i ó n , en l a manera de presen- de Francisco A'Jonso y se leyeron
tar los tipos, en el m o i o de dar da- p o e s í a s de destacados poetas locales
en honor del i n s p i r a d í s i m o m ú s i c o
granadino.
E l homenaje r e s u l t ó en extremo
grandioso y emocionante. /

1 1 c

C a r m e n de L u c i o , R o s a r i o S á n -
chez, M a i d a Monterrey, R a m ó n
P e ñ a , Povedano y E s t e v e s

tos de l a a c c i ó n y en el truco de_


que ninguno de los personajes sea
lo que representa ser.
Luego, las prolongadas escenas de
! "quid pro quo", las reincidencias,
i las casualidades, l a abundancia de
I carreras y de golpes a f i r m a n esta
a f i r m a c i ó n nuestra. -
iba, comedia, por tanto, no es que
sea m a l a ; es antigua, y sabido ea
que no h a y cosa que cambie t a n t o
como los medios y estilos de co-
micidad ; quedan algunos momentos
de ingenio, que es l o que permane-
ce, a despecho del tiempo.
Carmen de Lucio, Rosario S á n .
chez, M a r í a Monterrey, Elena Co-
vas, R a m ó n P e ñ a , siempre g r a c i o .
so: Povedano, I b á ñ e z , A n t o n i o Es-
teve y LUÍJ? Fernando N a v a r r o die-
ron un conjunto m u y unido y t r a -
bajaron con arte v eficacia.
L a obra se rió, fué aplaudida y el
autor llamado a escena.
Jorge D E L A C U E V A

Jk

135
i Anoche se estrenó en el Infanta Isabel Re- r i ñ a s entre suegra y y e r n o y de otros exce-
sos.' E n una frase h u m o r í s t i c a sobre u n m e -
Horcimiento, de Tono. La escena estuvo .pre- l l i z o s u p e r v i v i e n t e , " T o n o " coincide con M a r k
sentada y servida con el lujo y la finura que T w a i n , ¡ n o es mala coincidencia!, pero, en ge-
son proverbiales,en este n e r a l , todo lo que dicen los personajes de "Re-
teatro. L a mayoría del t o r c i m i e n t o " t i e n e e l sello c a r a c t e r í s t i c o d e l
público rió mucho con i n v e n t o r de las " T o n e r í a s " . Y eso i n c l u y e el i n -
las frases humorísticas conveniente de que en n i n g ú n instante sus
m u ñ e c o s cobran apariencia real, n i aun den-
que salpican .la obra y t r o de l a m a y o r licencia aplicable a una, far-
en tres ocasiones acó» sa de h u m o r .
gió estas ocurrencias
Desde " E l mancebo que quiso casar con m u
cómicas con aplausos. Ser brava", del conde L u c a n o r , pasando po
A l final de los actos el " L a fierecilla domada", de, Shakespeare—y us
telón se levantó muchas tedes perdonen l a p e d a n t e r í a d e las citas—
veces y el autor salió a hasfu las comedias de enredo y los vodevile
saludar entre -grandes m á s conocidos, el tema de l a esposa d í s c o l a i
ovaciones. h i s t é r i c a a q u i e n es preciso d o m i n a r y somete
con uno u otro p r o c e d i m i e n t o , tiene p n a sus
Isabel Garcés luchó tancia teatral innegable. Pero "Tono" en "Re
con las dificultades de t e r c i m i e n t o " se ha l i m i t a d o a dejar el tipo ei
Un ipapel desorbitado y l i b e r t a d y campando a sus anchas, s i n cuida;
Isabel G a r c é s , Antonioí11^.0'1 y venció en fpdri n i poco nv m u c h o la t r a m a , que sólo a l fina
Casas e Irene Caba la. linea con su harbitual del t e r c e r acto, y m u y d é b i l m e n t e , apunta u i
maestría escénica.' EL asomo de a « c ¡ ó n — d e s d e l a escena entre " A u -
r o r a " y " G i l d a " hasta el desenlace—. E l inte
Veterafto Ricardo Juste, el joven Antonio Ca-
r é s que e l p ú b l i c o m o s t r ó justamente en eso;
sas, la eficaz y segura" dama de carácter I r e - mementos, sin mengua del c a r á c t e r h u m o r í s
ne Caba y Ana M a r í a Ventura, M a r í a Te- tico de l a obra, debe darle a " T o n o " l a m e
resa Campo, Irene G u t i é r r e z y los señores dida de c ó m o puede c u l t i v a r u n g é n e r o teafera
Torres, Havo, G u t i é r r e z y Menéndez contri- que sea gracioso y coherente a l m i s m o t i e m
buyeron al éxito. p è , sin necesidarl de apelar a la t o t a l deshu-
m m i z a c i ó n de los personajes.—Alfredo M A R
QUERIF
' "Retorcimiento", n i es existencialista n i es
comedia"—dice "Tono" en su a u t o c r í t i c a — . E n
« f e c t o , como p u n t u a l i z a n carteles y p r o g r a -
jnas, "Retorcimiento" es " f u n c i ó n con u n poco
de m é d i c o " . Y , claro e s t á , a una pieza t e a t r a l
que deliberadamente queda á l m a r g e n de los
g é n e r o s usuales y conocidos, no puede a p l i -
cársele u n juicio crítico normal y corriente.
Podemos y debemos elogiar en " T o n o " e l ingc-
í i i o , l a ocurrencia, l a "salida" inesperada y de
i n f a l i b l e efecto h i l a / a n t e , la b u r l a i n t e n c i o n a -
da de todos les t ó p i c o s y frases hechas a los
que aplica el explosivo de su sarcasmo. Ï t a m -
b i é n el intento de t o m a r a b r o m a los excesos
de los temas subconscientes o p s i c o a n a l í t i c o s
q u e i n v a d e n el "cine" y l a n o v e l a , y de los
que e l a u t o r se mofa con jocoso desenfado.
Por lo d e m á s , " R e t o r c i m i e n t o " no obedece a
u n p l a n constructivo verdaderamente t e a t r a l .
Sus escenas son unas veces s u c e s i ó n de esos
d i á l o g o s que "Tono" suele p u b l i c a r en p e r i ó d i -
cos y revistas con evidente gracia dispara-
tada, y otras situaciones violentas a base de
gritos o de tiros, de peleas m a t r i m o n i a l e s , de

M A D R I D . — U n a escena de >a
comedia " S ó l o v i v i m o s un
d í a " , o r i g i n a l de J a n o Vasza-
r v y adaptada p o r E n r i q u e
L l o v e t , estrenada en e l tea-
t r o I n f a n t a I s a b e l . (Foto A I -
bero y Segòvia.)

136
"RETORCIMIENTO"
C O M E D I A D E TONO
Con verdadera solemnidad se ha^ a o s u r ú o e r a 10 p r i n c i p a l en ' suárj
Inaugurado l a 33 temporada del I n ; obras y que ahora se Va cargando J
f a n t a Isabel, que viene a ser l a ini- da notas
ciación de las actividades teatrales que ei elreales y humanas, con lo |
d e s p u é s de l a época, u n tanto a n á r . a Tono é l apúblico se h a acercado
u t o r se h a acercado a l
quica, de Ips me p ú b l i c o e n u n a distancia m e d i a que
ees de verano. h a eliminado actitudes extremas e
T o n o d l ó a l i á n c o m p r e n s i o n s s , tanto que e n a l g u -
eran Isabelits nos momentos Tono, si no l a mate-
G-arcés su oomedis r i a l i d a d del chiste antigu o, t o m a l a
" R e n a c l m i en. f o r m a esencial y l o resuelve por
to", porque el a u . equivalencia hasta el extremo de
tor h a estudiado que anoche' se a p l a u d i ó u n chiste
a l a a c t r i z y ha cuyo antecedente está, n a d a menos
visto en ella u n que en "Los dos habladores", de Oer-
matiz que hemos
s e ñ a l a d o v a. r i asi Queda de cuando en cuando l a
veces: l a m a n e r a asomada a l absurdo, aunque de m a -
i n i m i t a b l e con que n e r a menos r a d i c a l y desoamada,
sabe dar c a r á c t e i que e l p ú b l i c o acepta s i n g r a n es-
de n a t u r a l i d a d a! fuerzo.
absurdo, a .lo ca. K a y . pues, sentido cómico, gracia
priohoso y a lo i n . de diversos aspectos y u n a v i s i ó n
c r e í b l e . Y a er de tipos no absurdos, sino exagera-
"Guillermo H o t e l ' dos, y y a sabemos que l a exagera-
e p r o v e o h ó e l mis i d ó n y hasta l a d e f o r m a c i ó n c a r l -
nio Tono este dor ' a-'' iresca es u n elemento do t e a .
Isabel G a r c é s y de Isabel G a r c é s
Tono en u n a escena Í abeJIta G a r c é s v i ó el t i p o y lo
l a que l a a c t r l í a d o r n ó de manera extraordinaria, l o
d l ó vm relieve y u n a fuerza admira- e n r i q u e c i ó de matices, l o hizo v i v i r
tole: l a del aplomo con que j u s t i f l . y t r a n s m i t i ó por entero su v e r d a d í n .
j-caba, con n a t u r a l i d a d casi convan. t i m a en un acierto completo de todos
cente, el que en u n equipaje q u é ella los momentos y todas las escenas.
a f i r m a b a ser s ü y o se encontraran T r i u n f a r o n con ella 1« siempre
m á q u i n a s de a f e i t a r y otros efec. acertada I r e n e Cava, Ama M a r i a
tos de uso m a s c u l i n o V á z q u e z , M a r í a Teresa Campos, g r a .
B n esta ob ra se aprovechan m á i ; c i o s a y f i n a . A n t o n i o Casas, Juap,
aun estos matices peculiares de Isa. de H a r o , E m i l i o G u t i é r r e z y todos
b e l i t a G a r c é s en el tipo central de; en u n conjunto magnifico,
u n a m u j e r desequilibrada, capricho-j E l público r i ó c o n s t a n t e m é n t e ; se
sa e h i s t é r i c a , que j u s t i f i c a sus ex. aplaudieron chistes y ocurrencias, y
travagancias con u n a naturalidad; e l a u t o r f u é llamado a escena en los
casi convincente, de mucho mayor; tres actos.
efecto, puesto que e l p ú b l i c o es tes- Jbrge M ! X.A C U E V A
t i g o d e l absurdo que aparece à l a .
v i s t a de los d e m á s personajes, acen-
t u a d o coa notas no y a de poslbill- "*
dad, sino casi de realidad.
Pero a l hacer esto e l autor, y a
pesar d e l desenfado de su manera,
no h a descuidado el estudio del des-
equilibrio nervioso de l a h e r o í n a , no
de u n modo científico a l a m á n e r a
con que los autores n ó r d i c o s presen-
t a b a n enfermedades como l a a t a x i a
locomotriz o l a p a r á l i s i s general p r o .
gresiva, con l o que se c r e ó nada
menos que u n a escuela, sino a g r a n - i
des rasgos, como corresponde a u n a
obra c ó m i c a , pero con notas de v e r .
dad.
E s t e es el t e m a central de l a co-
media y de él se derivan situaciones
e incidentea que equivalen a fases
diversas de u n asunto que une l a
s i t u a c i ó n , los caracteres y el d i á l o -
go, que antes por l a manera perao-
n a í l s i m a de Tono, son asomadas a l

137
"LA BODA ERA A LAS DOCE"
JUGUETE COMICO DE DON ADOLFO TORRADO
Si por calificar a su obra de "juguete c ó m i -
co" los autores de " L a bada era a las doce", Y DON H. S. VALDES
H a y « n a certera v i s i ó n teatral en ces, de timidez, de travesura, de se. ¡j
A d o l f o T o r r a d o y H . S. Valdés, estimaron que duoclón y de energía, en caída unoi ^
todo g é n e r o de excesos y licencias eran per- una obra como é s t a , enfocada des-
de e l jMinto de vista del Juguete c ó - de ios c u a l e s . c o n s i g u i ó l a nota pre^.
BuSri misibles para su farsa, nada tenemos que decir mico, que se tnaduce en una haml cisa, con certera verdad, a l serviola
ado I acerca del estreno efectuado en el Infanta Isa- sucesión de situaciones cóonlcaa, a de una intención cómica, a c u s a c H
lo) bel, Pero si en el teatro' pueden exigirse a l g u - t r a v é s de tipos un tanto exagera- con verdadera m a e s t r í a .
aào dos, sin llegar a l a distorsión, do E n e l tercer acto, el dea©o d« una
nos requisitos m í n i m o s , no ya de v e r o s i m i l i - m á x i m a comicidad hace caer a los
al , t u d , sino simplemente de delicado gusto o de acuerdo con las normas del género,
D[iie autores en u n a verdadera acumula-
s e modesto ingenio, e n t o n - ción r á p i d a de situaciones, algunas i
ces sentimos decir que un tanto forzadas é h los varios tipos
dan en l a e x a g e r a c i ó n , pero en las
l.t€- esta p r o d u c c i ó n nos pa- que el efecto c ó m i c o esta logrado.
. la rece" francamente recu- E l diálogo, m á a logrado que otras
por sable. U n trueque o cam- veces, subraya l a intención cómica,
de biazo de f o t o g r a f í a s — r e - aunque tal cual chiste sea ü n tantp
Iste acentuado. ,
nos curso de una vejez la-
mentable—crea el f i n g i - Irene Caba A l b a hizo una creación
íer- de un, tipo de fea sentimental exal-
do e n r e d o donde hay tada, en el aue, sin exageraciones,
la juegos de palabras tan consiguió un triunfo clamoroso y
na- p o b r e s Como ¡os de arrancó ovaciones en los mutis. Muy
da, "azar" y "azahar", e q u í - bien Honorina Fernández, María T e -
©s- resa Campo y A n a María VentuBa.
vocos torpes £ cerca del ¡Ricardo Juste, siempre medido y
uda verbo "tocar", alusiones eficaz. Emilio Gutiérrez, muy gra-
il6a a la lectura de " E l co- cioso; Justo Alonso, Esquer, Juan
>r€u y o t e " , ' bofetadas a gra- Isabel G a r c é s y R i - de Haro, Antonio Oásas, todos, en
*a. nel, trucos c i r c e n s e s fin, acusaron el tono vivo, anima-
arl- cardo Yuste do y suelto de l a comedia en muy
c o m o el del p a ñ u e l o justa y ponderada percepción. E l
;ea- rmlblico rió mucho, aplaudió larga-
abrasado, la chistera abollada y la camisa a l - mente y solicitó l a presencia de los
• lo midonada en exceso, zapatos metidos en el h o r -
no, actrices tocadas con u n é o r r o de cocinero, autores en los tres actos.
lo1 Jorge D E / X A C U E V A
vir actores vestidos de mamarrachos, duelos c ó -
Irene C a b a Alba, Antonio C a s a s ,
In. micos semejantes a ios de las antiguas opere-
los H o n o r i n a F e r n á n d e z E m i l i o Me-
tas entre la actriz de c a r á c t e r y el g a l á n asus-
as. néndez, Isabel G a r c é s y Ricardo
tado y confundido, gritos, carreras, pistolas y
)re Juste
toda clase de excesos.
ría
•a_ E l tono del d i á l o g o nos lo dan frases-como que viene a ser u n a e x a g e r a c i ó n a l
an "¡Eso de que se "raje" usted..." o " ¡ A q u í no servioio de un propósito cómloo y
os hay quien se "raje!", insultos donde salen a satírico. . ... ¿1 j,.
r e l u c i r comparaciones con el ganado asnal y E l acdesrto m á s positivo «a «a d «
se m u l a r , o chistes g a s t r o n ó m i c o s a base de "pas- haber encontrado « i « p o vano, a c .
y üvo y dináanloo. de afuerdo con Uui
telillos de gato". Los personajes salen y en- Bafgnlficaa p o s l t a l d a d e » dfl Isabell-
t r a n sin j u s t i f i c a c i ó n n i sentido. Algunos, como 1 aarcfes, <iue dentro deJ a J i o t e
l a artista c i n e m a t o g r á f i c a c o m p a ñ e r a del p r o - ïeneral do milionària voluntariosa,
tagonista, son olvida Jos y no reaparecen j a - aene una g r a n amplitud de mati-
m á s , y otrosvvan y vienen tan velozmente como
V y si v i a j a r a n siempre en avión... " L a boda era a
las doce" no despierta la sonrisa, n i siquiera
l a risa, sino la risotada. Todo en l a farsa es
burdo, grueso, achabacanado y vulgar... Isa-
bel G a r c é s y sus huestes, sobradamente capa-
citados para i n t e r p r e t a r el noble g é n e r o de la
c ó m e d i a , no necesitan descender a las exage-
raciones bufas a que la obra les obliga. Y a
<6ueda hecha m e n c i ó n de las risotadas de los
« s p e c t a d o r e s , pero,desde u n punto de vista o r í -
Sico, este juguete c ó m i c o es algo i n f i n i t a m e n t e
triste.—Alfredo ¡ M A R Q U E R I E .

138
M A I > K i n . - - l J n a escena del juguete c ó m i c o " L a boda era a las doce , de
Torrado v Valdés, estrenado en el teatro Infanta Isabel.

139
INFANTA ISABEU ' R .
"Por amor se pierde el juicio"
COMEDIA. B E DON PASCUAL GUILLEN
Claro ÇLiue no se alude a un oaso
de locura por amor, lo quo so pierde
Autocrítica
es xm íulflío ocal, é n el çraa u n amor Mañana se estrena en él teatro
ofendido presenta Infanta Isabel la comedia en-tres
l a denuncia, y «i actos de Pascual auillén "Por amor
se pierde el juicio", y su autor nos
mismo amor, a p l a - dice:
cado y feliz, de-
fiende y obliga a l "Es m u y difícil para el autor -en capilla ha-
•tribunal a u n a aib- cer la. a u t o c r í t i c a de su obra cuando t o d a v í a
scàucldn total. se encuentra como forastero e n su ambiente
r H a y por medio
u n a rivalidad pro. y, sobre todo, si se h a l l a convencido de que
fesdonal entre ma_ no h a escrito nada genía!.
. rido y muiisr, a m , "Por amor se pierde e l j u i c i o " quiere ser
j boa abp^ados; con u n t r o z o de v i d a (por aquello de que l a vida
Y e s t o s*elemen'tos i m i t a a l arte, s e g ú n Oscar Wilde) prendida
h a escrito «1 se-
ñ o r Guillén u n a en u n a a n é c d o t a sencilla y clara; q u i e r e ser
comedia sencdlla y una comedia d i v e r t i d a , donde el amor p r o p i o
amable, a l a m a - de u n hombre civilizado ( A n t o n i o Casal) y
nera c l à i s t e a y t r a . la deliciosa testarudez de su m u j e r c i t a (Isa-
dlclonal del Jajifem. bel G a r c é s ) l l e g u e n a la Roma del acuerdo
t a Isabel en los
d í a s de a n t a ñ o . p o r el camino m á s , alegre- •
Se diría que et Sus personajes, . d i v i n a m e n t e interpretados
autor, que n a es- por la c o m p a ñ í a del Infanta Isabel, parecen,
tado fuera de E s - a m i j u i c i o , seres humanos que e s í á n esperan-
p a ñ a mudho tiem- do que baje el t e l ó n para seguir v i v i e n d o por
po, se m a r c h ó con
el recuerdo de las M a d r i d ia v i d a de los d e m á s mortales, con
obcraus del I n í a n t a , permiso de su empresario-animador, D . A r -
Isabel G a r c é s , y en a r m o n í a con t u r o Serrano, q u e , los ha sacado de pila'.
Elcardo Jnste y aquel recuerdo h a Con t a m a ñ o padrino y tres estupendas Isa-
Alicia, Valer! hecho l a comedia
amable, suave y beles p o r madrinas, m i comedia t i e n e la osa-
gmeioea de diálogo, "de típos—¡hay día de esperar t r a n q u i l a m e n t e e! fallo del res-
dea conauegtpas v í s t a a con certero petable p ú b l i c o — P a s c u a l G U I L L E N . "
humorismo—e incidentes movido* y
animado», que mantienen el i n t e r é s
de intriga a lo larigo de l a obra- ESTRENO E N E L INFANTA ISABEL D E
l a I n í e m r e t a e i ó n f u é primorosa.
Issabelita Garcés, delieiosa abogada, "POR A M O R S E P I E R D E E L J U I C I O "
supo mancar con suano tacto e l di- E n ' e l I n f a n t a Isabel se e s t r e n ó a y é r l a o b r a
flcilisimo momento sentimental en de Pascual G u i l l é n ' í P o r a m o r se p i e r d e el
que u n a mujer enamorada empieza
a ser rival profesional de s u m a - Juicio". T r á t a é e . d e ; u n j u g u e t e c ó m i c o g r a -
rido, y did a esta aspecto u n fino cioso y d i v e r t i d o , 1 con u n buen efecto e s c é -
aire de Intención y travesura muy inioo e n e l final del segundo acto y • con u n
fina. Irene Ciaba derrocho gracia y acto t e r c e r o que, si bien
arte en s u tipo de suegra entusias- •no se a c o m o d a con
ta de s u yerno y con libres ideas
solbre el empleo de los vocablos; le l ó g i c a a las h o r m a s h a -
dió muy bien l a réplica A l i c i a V a - bituales* de los proce-
leri; Diana Salcedo, que debutaba,
hizo con fiieraa, verdad y e m o c i ó n
el tino de una estrella del eante a n -
d i m i e n t o s /forenses,
puede negarse que e s t á
no
Ti
daluz, garbo, verdad y oonoelmlento Heno de e i t u à c i o n e s c ó -
psicológico, que le hicieron ser m i c a s y de positiva',
aplaudida en u n mutis. Muy bien gracia.
Antonio Casas, Ricardo Juste, Ma- L o m e j o r de " P o r
ría T e r e s a Campos, A n a Marta V e n a m o r se p i e r d e e l j u i -
tuna y todo el conjunto, muy bien',
como los de l a casa. cio" es e l t é m a que
plantea—uná p o s i b l e
L a obra, leve, suave y grata, se oposición entre m a r i d o
rió, se a p l a u d i ó y el autor f u é lla- y m u j e r p o r ejercer l a
mado a escena en los tres finales m i s m a p r o f e s i ó n de abo- Isabel G a r c é s y Pas
de acto.
Jorge D E X,A C U E V A gados—y q u e lleva a i n - cual Guillén
compatibilidades - s è n t i -
_ mentales planteadas y desenvueltas con I n - j
INFANTA BEATRIZ negable gracejo.
E n t o d o instante, t a n t o e n el p r i m e r acto,
h á b i l m e n t e expositivo, como e n ' e l citado y
buem efecto ñ n a l .del segundo, o en l a farsa
grotesca del tercero, se acredita e l oficio, l a
p e r i c i a y el ingenio de Pascual G u i l l é n , " d u -
cho en el manejo- d é los recursos y en e l
buen empleo del t e a t r a l d i á l o g o . -
Isabel G a r c é s r e a l i z ó ..una , creaciqn d e l i -
ciosa en el t i p o de l a protagonista, á l a que
d i ó v i d a y v e r d a d admirables, l o m i s m o que
L i a n a S a l o e d o — j u s t a m ç r i t e a p l a u d i d a en u n
mutis—, I r e n e Caba. A l i c i a V a í e r i , M a r í a T e -
resa Campo, A n a M a r í a . V e n t u r a , "y los se-
ñ o r e s Casas, J ü s t e , M e n é n d e z , A l o n s o , G u -
t i é r r e z y Torres. ,
H u b o muchas^, risas e n ' e f curso' d e l a r e -
p r e s e n t a c i ó n y aplausos a l final de los tres
actos, m i e n t r a s e l .telón'. aWaho i r . « ; - ( ^ ^

temente y e l a u t o r s a l í a a saludar, en u n i ó n i J
de los- i n t é r p r e t e s . — J . . C A R M O N A V I C T O R I Q *

140
EN E L INFANTA ISABEL SE ESTRENO, H a q u e r i d o el a u t o r dotar a l a comedia de
un epilogo o r i g i n a l , a p o y á n d o s e en las i n t e r -
"GUSANÜTO DE LUZ", DE DICENTA venciones c i n e m a t o g r á f i c a s de algunos de los
Anoche se estrenó en el Infanta Isabel la¡ personajes, pero cuando l l e g a este desenlace
comedia de Joaquín Dicenta Gusanito luz. ya l a farsa e s t á v i r t t i a l m e n t e agotada y con-
Parte del publico r i ó y aplaudió y Otra parte cluida y ese recurso no puede r c v i í a l i M r l a .
mostró en varios ipasiajes de la o b r a su ex* l í e l o que no cabe duda es de que "Gnsa-
presión de diisconformidad. E l autor salió á
saludar al fin de cada
jornada. Isabel G a r c é s P ™ 6 ,UZ" P.ara transformarse en l a obra
trabajó denodadamente intenc?*; de estaS fecIlas' c ° n 1» ó n i
i n t e n c i ó n de hacer r e í r s i n que el esBectart
para dar vida a l tipo de piense en el " c ó m o " v en PI " n n , „ . T - "
la protagonista y su pre-
sencia en escena y su i n -
fatigable labor señala-
ron los momentos m á s Gusanito de luz* ,
vivaces dpi estreno. E n
la- representación se no- Coraedia de don Joaquín
taron algunas vacilacio- Dicenta
ines y sobresalió con. ex- A l pronto nos d o l í a u n poco, l o
mismo que luego declara l a h e r o í n a ,
¡ ceso l a voz del apunta- el desconocimiento de a m t á e n t e y
dor. Irene Gaba Alba' y lenguaje andaiuz que demuestra el
Ana M a r í a Ventura ò a r c é s Joa. . autor, con frases que no dejan de
estar pensadas y escritas en p w o
—aunque exageradas en a u í n D i c e n t a y R i - : m a d r i l e ñ o , pronunciadas con l a zeta
y privadas de las finales, y nos d o l í a
caracterización — logra- cardo Juste porque p e n s á b a m o s qu-s se t r a t a b a
ron una efica? comici-
dad y completaron el r.eparto Ricardo Juste,
y Antonio Casas, en los principales papeles,
y en los restantes, Josefina Calatayud, A l i c i a
V a l e r i , M a r í a Teresa Campo,'Honorina Fer-
nández y los Sres. Gutiérrez, Mencndez, Haro,
Colinos, Alonso, y Torres. E l cantaor Pepe
M á r q u e z e n t o n ó Bien una "soleá", acompa-
ñado a la guitarra por el "sonantista". Luis
de M i g u e l .

J o a q u í n D i c e n t a , a u t o r de excelentes obras
de teatro p o é t i c o y t a m b i é n e x p l o r a d o r f e ü z
en ocasiones por las rutas d e l teatro c ó m i c o ,
no ha conseguido c o n "Gusanito de l u z " l a
finalidad que se p r o p o n í a . Las escenas s e n t i -
mentales de l a obra son d é b i l e s y e s t á n des-
encajadas en el tono general de l a farsa, y las
situaciones c ó m i c a s , s i a l p r i n c i p i o hacen r e í r ,
d e s p u é s , por reiteradas unas veces y otras p o r
caer en chistes o alusione"—como l a del n i e t o
y . los pellizcos—de evidente c h a b a c a n e r í a , n o
aciertan con l a i n t e n c i ó n h u m o r í s t i c a . E l cor-
t i j o andaluz, C o r a l i t o " l a cortijera", enamorada
del h i j o del amo; el m a y o r a l y el t o r o que
se desmanda: las bromas de dudoso gusto, los Isabel Garcés, Irene Caba Alba,
personajes ceceantes, y los s e ñ o r i t o s que l l e g a n Joaquín Dicenta y Emilio Gu-
de M a d r i d — y que en este caso son p e l i c u l e - tiérrez
ros—no encierran n i n g u i i a novedad d e n t r o del
g é n e r o c ó m i c o . L a traza de l a c o m e t í a es de u n i n t e n t o serio de teatro re-
demasiado ingenua y a r b i t r a r i a , y aunque, gional ; pero se nos i b a pasando el
dolor a medida1 que nos í b a m o s d a n .
como hemos indicado, las situaciones h i l a r a i i - do cuenta de que no se t r a t a b a de
tes del comienzo d i v i e r t e n al p ú b l i c o de gale- una obra escrita é n serio, que a s í
r í a , al final se r e p i t e n demasiado y se abusa se escriben l a » comedias, simque
t a m b i é n de l a r i ñ a y de l a pelea p a r a crear sean cAr^icas, sino de una í o m e d i a
una t e n s i ó n desaforada. escrita en broma, es decir, s i n i n .
t e r é s en dar l ó g i c a n i realidad a
tipos, e.sc-enas y reacciones. Todo es
caprichoso, todo es exagerado y un
tanto deshecho.

r
141
upo ae i s a b e l i t a G a í o é s i na escrito u n a comedia y L l o v e t la
ser u n a monada sólo con que el a u - )ia adaptado con a u t é n t i c a f i n u r a y acierto a l
tor hubiera puesto en él l a emoción -castellano, buscando y h a l l a n d o l a m á s d e l i -
y l a verdad que le díó l a j^ran ac- cada l í n e a s e n t i m e n t a l : esa l í n e a p l á c i d a y
t r i z , que l u c h ó como nunca, con l a serena que todo l o c o n f í a a l v a l e r p u r o de la
pena de que t'odo ae d e s h a c í a en p a l a b r a sin d i v e r s i f i c a r s e n i distraerse en i n -
torno suyo. T a m b i é n l u c h ó Irene
Caba en dos tipos c a r i c a t u r i í s c o s , y cidentes e p i s ó d i c o s . A s í como se dice "a p u n -
Ricardo Juste y • E m i l i o Gutiérres!. í a de c u c h i l l o " o "a p u n í a de capote" para
aunque l a " i n f o r m a l i d a d " de l a obta expresar una tarea d i r e c t a y eficaz en e l "arte
.odia m á s aue sus esfuerzas. cisoria" o en l a t a u r o m a q u i a , p o d r í a decirse
H u b o risas y ar>la\isos y nmcstrps de la o b r a de Vasaary que e s t á realizada y l o -
d<! cansancio: el autor fué l l a m .o grada "a p u n í a de d i á l o g o " . L a guerra—una
a escena. centienda c u a l q u i e r a , de c u a l q u i e r p a í s y de
Jorge » E L A C Ü K V A ayer, hoy o m a ñ a n a — e s s ó l o para la a c c i ó n
d r a m á t i c a paisaje de fondo. E l p r i m e r acto
acaece en u n refugio a n t i a é r e o , con persona-
jes . corales agudamente observados y diestra-
m e n t e manejados, y q u e p r o n t o se c o n v i e r t e n ,
por expreso deseo d e l a u t o r , en u n friso i n -
m ó v i l y • d r a m á t i c o , p a r a dar paso y realzar
el v a l o r substancial d e l a r g u m e n t o : ed d i á l o -
go de los protagonistas que allí entablan su
'Anoclie se estrenó en el Infanta Isabel' la p r i m e r a r e l a c i ó n , y q u e t r a n s f o r m a r á n su
comedia de Janos Vaszary, adaptada por En- a n é c d o t a amorosa en m o t i v o f u n d a m e n t a l de
la comedia.
rique Llovet, Sólo vivimos un día. E l públi-
co sigixkV con interés el curso del diálogo, rió E l segundo y el tercer acto, sin grandes con-1
con las frases de intencionado humor, se con- mociones, s i n sensacionales peripecias, nos va ]
i n i c i a n d o en el desarrollo p o é t i c o y h u m a n o
movió con lás situaciones sentimentales y aplau-
de l a t r a j n à . S i n gritos, s i n aspavientos, s i n
dió en los finales de acto, mientras el telón se desmeJenamientos n i alaridos, sin tensiones
alzaba muchas veces y Vaszary y Llovet sa- excesivas, el conflicto s e n t i m e n t a l de " S ó l o v i -
lían a saludar en unión vimos u n d í a " gana nuestra a t e n c i ó n y nues-
de los intérpretes. t r a e s t i m a c i ó n . T o d o e s t á dicho y e s t á mos-
Isabel G a r c é s encar- t r a d o cea f i n u r a , con t e r n u r a y con tersura,
suave y l i m p i a m e n t e , con ese acento p u r o de
n ó con' honda humani-
las buenas comedias, donde la frase y l a pausa
dad el papel de la pro- y el silencio se cargan de v a l o r , c e ñ i d o s ex-
tagonista y supo poner t r i c t a m e n t e a l a h i s t o r i a de dos personajes,
en su acento los «más " M a r í a " y " T o m á s " , y concretamente a l proce-
finos y naturales mati- so de su a m o r , que, en d e f i n i t i v a , es l o ú n i c o
ces de emoción y de i m p o r t a n t e de l a p r o d u c c i ó n e s c é n i c a .
t e r n u ra, demostrando " S ó l o v i v i m o s u n d í a " .es comedia q ü e se
una vez m á s su maes- oye con agrado y se acoge con complacencia.
t r í a escénica,' q,ue lo Por el certero esquema de su e s c e n i f i c a c i ó n
desnuda y l i m p i a , s i n accidentes de r e l l e n o
mismo se revela en las y p o r el m é r i t o noble de su pensamiento y de
Isabel G a r c é s , J u a n
farsas de humor que en Vaszary y E n r i q u e eu palabra, merece l a alabanza s i n regateos,
las comedias de perfil Llovet que gozosamente le rendimes.—Alfredo M A R -
d r a m á t i c o coma lo es QUERIE.
'ólo vivimos •un' día; Antonio Casas dió vida _
impetuosa y juvenil energía a su personaje,'
y en el resto- del reparto se hicieron acreedo-
res a sincero elogio Irene Gaba Alba, E m i -
lio Gutiérrez, Honorina Fernátadez, Ricardo
Juste, Ana M a r í a Ventura. Alicia Valeri,
Rafael Torres, Juan de Haro, M a r í a Teresa
Campo, Emilio Menéndez. Antonio Colinos,
Justo Alonso, Juan de H a r o y Josefina Ca-
latayud; ,

142
teSOLO VIVIMOS UN DIA"
COMEDIA DE JANOS VASZARY, ADAPTADA
POR DON ENRIQUE LLOVET
Acaso l o m á s interesante de l a I Y é s t e es el momento do a r t i f i c i o
comedia sea el contraste entre s u I de l a o b r a : cuando un hombre ena-
aparente tersura y l o v i v o y l o h o n - 1 morado de una mu-jer, a l a que con-
do de las reacciones de los perso- i sidera casi un ideal, ove ' l a dura
najes. Porque e l proposito del a u t o r confesión con u n dolor t a n manso,
parece ser p i n t a m o s u n caso de lo que no se acusa en u n arranque de
que se ha dado en l l a m a r psicosis ! celo^ n i u n m o v i m i e n t o de despe.
de guerra, porque en plena g u e r r a eho. Todo se resuelve en u n a lucha
transcurre l a leve a c c i ó n , aunque do dominio y de generosidades t a n
mucho de l o que ocurre en l a oí'ora altas, que parece exceder a las po-
haya sucedido t a m b i é n en tiempos sibilidades morales de los perso-
de paz. najes.
E s como u n simbolo de esta i n - L a labor de I s a b e l i t a G a r c é s fué
quietud espiritual1 y s e n t i m e n t a l e l tan f i n a y t a n honda, que equivale
a u n estudio s u t i l í s i m o -de l a psico-
logía del p è r s o n a j e , en detalles t a n
finos, que llegan & l a a c t i t u d y l a
manera de estar u n a niuchacha mo-
desta en u n restaurante de lujo.
T a m b i é n hizo u n tipo admirable
Irene Caba A l b a . A n t o n i o Casas,
muy bien en sus varios asit>ectos
sentimentales, y E m i l i o Menlndez,
temblado y ditmo. Todos los d e m á s
artistas coincidieron en u n a l a b o r '
correctísima.
E l público a p l a u d i ó en varias oca.
sienes y solicitó l a presencia d « los
aaxtores en los tres actos.
J o r g » D K I^A C U E V A

Isabel Garoè», Antonio Casas,


Honorina Fernández, María Te-
r e s a Oanapo, E n r i q u e L l o b e t y
J a n o s Ifasz&ry

t i t u l o , tomado de u n a c a n c i ó n de
circunstancias y que circunscribe l a
v i d a entera a u n momento de feli-
cidad, sea como sea, con l o que no
p u e d » estar de acuerdo un e s p í r i t u
s ó l i d a m e n t e templado en ideas c r i s ,
tlanas. M á s i n t e r é s tiene el s e ñ a l a r
que l a intensidad del momento y l a
iricertidumbre del porvenir suple a l
tiempo en a f e c t o á y amistades. Y lo
que en o t r a é p o c a se l l a m a r í a fle-
chazo, es ahora e l nacimiento de un
amor que todo l o a r r o l l a .
Es delicada y de autor seguro l a
manera de explicar el nacimiento de
un amor que en su principio se'con-
funde con e l deber y l a l á s t i m a , y
es casi una lección y u n a adverten-
clma para las muchachas c ó m o a
t r a v é s de deberes y l á s t i m a s se pue-
de dar en u n a c a í d a vertical, de l a
que, afortunadamente, nos entera-
mos p o r referencia y de l a que se
hace como una j u s t i f i c a c i ó n .

143
lEp el Infanta Isabel se estrenó el "atrevimiento" de Torrado "María
José y José María"
I n t e n c i ó n de estafa, no revela tampoco ningún
^ 'Anoche se estrenó en el Infanta Isabel el especie de inventiva. E n el segundo acto i
^atrevimiento escénico", de Adolfo Torrado, mantiene el e q u í v o c o de l a "chica-chico" pai
i M o m J o s é y José María, E l público r i ó i n - d a r lugar a las situaciones consabidas y arch
íiuitnerables veces en el curso de los tres actos, sabidas, y surge el ardid de l a falsa h i j a nati
aplaudió en un mutis r a l que pretende explotar l a credulidad d
ide Irene Caba y tribu- padre supuesto, el honorable s e ñ o r que t u \
Veleidades con una artista del g é n e r o f r í v o l
ttó grandes ovaciones al
¿ E s o no es v i e j í s i m o todo esto?... Y en el acl
autor, que salió a salu- tercero aparece l a inevitable o p o s i c i ó n fami
dar al fin de cada j o r - liar, por causa de las diferencias sociales, pai
nada, mientras el teáón impedir el matrimonio entre el g a l á n y l a danu
'se alzaba reiteradamen- hasta que al fin todo el enredo se deshace par
pe en honor de Torrado que triunfe el amor... No oreemos que exist
y de los intérpretes. ' ;en ello el menor adarme de originalidad.
Isabel Garcé's p u s o E n cuanto a l a forma del "atrevimiento'
baste decir que toda s u supuesta gracia se bas
toda su pericia escéni- en las peleas y en los insultos, en frases comí
ca, sus recursos cómi- "¡Evaristo, que te h a n visto!" o "¡Qué mona
cos, su buen arte y su l a de Badalona!";, en l a caricatura del ensalme
experiencia al servicio y del conjuro, usada hasta l a saciedad en lo
del-papel que le estaba Isabel G a r c é s , Diana ¡espectáculos folklóricos; en alusiones a los mé-
encomendado, c o n un S a l c e d o e Irene dicos y a las telefonistas; en chistes como e
entusiasmo digno de me- caba de decir "para papá", imitando una trompeta
en menciones de los permisos de importación
Jor causa; Antonio Ca-
de los locales conocidos, de los jugadores 3
sas, estudioso y eficaz, g r i t ó excesivamente en equipos de fútbol, y hasta del cigarro puro que
leí tercer acto; Irene Caba., como siempre, ad- fuma M r . Churchill... Cuando no en el emplee
mirable. Diana Salcedo, Alicia Valeri, Ana de pareados y aleluyas, donde se hace rimar
M a r í a Ventura, M a r í a Teresa Campos y los l a estreptomicina con l a "Tía Agustina".
Sres, Juste, Gutiérrez, Colinos, H a r o , A l o n - Todos los personajes son m u ñ e c o s de cartón,
so x Torres, colaboraron en el éxito, que el sin carácter n i reacción humana, arbitrarios
iautot, según previas declaraciones periodísti- convencionales, manejados a capricho del autor
ícas, confía en que se prolongue hasta las qui-
iiientas representaciones. en cuanto hacen o dicen, en sus entradas y
salidas, en sus apariciones y desapariciones,
sin pizca de lógica, de verosimilitud, de buen
¿ P o r q u é llamará el autor "atrevimiento" a sentido.
BU nueva, p r o d u c c i ó n e s c é n i c a "María J o s é y "María J o s é y J o s é María" no inspira indig-
J o s é María"?... ¿ P o r q u e en ella maneja a l mis- n a c i ó n al crítico, sino ayes y lamentos por
mo tiempo los recursos sensibleros y los "trú- su carencia de fantasía, por s u lenguaje pobr<
jeos" festivos?... E s o no representa ninguna osa- y chabacano y, sobre todo, por s u vetustez.^
día literaria y se h a hecho ya cientos de veces Alfred o M A R Q U E R I E .
¡en el teatro. L a ú n i c a razón para que esta
obra, estrenada en el Infanta Isabel, s e califi-
que de "atrevimiento" .reside en que D . Adolfo
Torrado "se atreve" a manejar todo aquello
que y a está mandado retirar de l a escena por
falso, por malo, por viejo y por feo. ü
Y l a d e m o s t r a c i ó n de cuanto decimos es sen-
c i l l í s i m a . E l asunto de l a obra—la m u j e r que
se viste de hombre—es antediluviano y, para
colmo, n i siquiera encierra novedad e l hecho
de que l a protagonista use ropas de m e c á n i c o .
( R e c u é r d e s e "Paprika".) E l piso humilde que
r o s presenta en el primer acto, con el hurte i)
cometido a impulsos del hambre y con el her
mano impedido, que encama l a nota llorón;
y folletinesca, con la echadora de cartas y «
fingido atropello de a u t o m ó v i l realizado co

144
'Ayer, por la tarde, se 'estrenó en el I n -
fanta Isabel la farsa de V í c t o r ¡Ruiz Irrante
de manejar a s u personaje como un m u ñ e c o
El aprendía de amante. S i r v i ó esta obra para
arbitrario de sainetazo burdo o de juguete c ó -
presentación de la eompañía de Caoroen Car- mico trivial promoviendo en é l acciones y reac-
bonell y 'Antonio y ico, ciones caprichosas—por ejemplo, por m a l ejem-
q u 'e encarnarcwi l a s plo, las de que se convirtiera en un conquis-
principales figuras de tador a u t é n t i c o — , h a huido de toda clase de
Ha obra de una mane- concesiones y de halagos a l a g a l e r í a y ha sa-
ra sencillamente m a - bido conservar desde el principio a l fin la l í -
nea a u t é n t i c a e insobornable que h a b í a i m a -
gistral, c o n dominio ginado para su e n t r a ñ a b l e y tierna criatura de
perfecto die l a psicolo- ficción.
gia de los personajes a L o que m á s nos agrada en l a obra de Ruiz
ellos encomendados, y I r i a r t e es l a destreza, el_ga-rbo y el brío con
con una fimjra en los que sabe pasar de una s i t u a c i ó n de humor i n -
maltices cómicos, sin ex-'1 telectual a una frase de contenido poético y
cesos n i exageraciones humano, y l a sutileza y l a finura con que se
que proclamamos como men Carboi,ell( desliza desde un momento o un chispazo sen-
timental a l contrapeso hilarante y jocoso para
modelo y ejemplo a e S a n j u a n y María
que l a farsa no pierda nunca s u equilibrio.
a d m i r able interpreta- Luisa Arias
E l juego que p u d i é r a m o s llamar t é c n i c o , tan-
c i ó n . , , E n esta -tarea-Jes to del' enredo como del movimiento e s c é n i c o ,
secundaron impecablemente Pilar GBienert, es suelto y ágil, y cuando se apoya en escenas
de des personajes, tan gratas a cierta zona del
A n t o ñ i t a M á s , M a r í a Luisa Arias, A m p a r o
'Cervera, Celia Fosiber, Carmen Tejada, Car- moderno teatro f r a n c é s , mantiene l a altura y
men Romero y los señores Alburquerque, San el i n t e r é s por el brillo regocijado y p a r a d ó j i -
Juan, Candaria y Erenas. co de las ideas y por el gozo c á u s t i c o de la p a -
labra. L a farsa de V í c t o r Ruiz I r i a r t e é s , por
E l público siguió el curso de la represen- todo lo antedicho, u n primor y u n a delicia
tación con creciente interés y con constan- dignos de l a m á s sincera alabanza.—Alfredo
tes risas. L a farsa obtuvo u n é x i t o cómico MARQUERIE.
extraordinario. E l telón se alzó innumerables
veces y el aultor salió a recoger el premio de
las ovaciones al fin de cada acto.
Admirat»!els . los deicorados 'de Redondela.

L a farsa de Víctor R u i z Iriarte " E l aprendiz


de amante", a d e m á s de estar escrita con el
acento de un a u t é n t i c o escritor do magnifica
estirpe literaria, que se r e v e l a constantemente
en las calidades del d i á l o g o , es un juego deli-
cioso de humor y de ironía. H a encontrado
Ruiz Iriarte en el asunto de s u "vodevil blan-
co", de su vodevil sin "triángulo", porque l a
picardía del argumento reside en valores pura-,
mente p o é t i c o s e imaginarios, ese difícil tono'
c ó m i c o que con tanta insistencia como é x i t o
poco frecuente buscan muchos de nuestros a u -
tores c o n t e m p o r á n e o s . Y ese hallazgo felicísi-
mo de humor no causa en el curso de l a a c -
c i ó n esfuerzo n i fatiga ninguna. L o que puede
haber de s a t í r i c o y sarcástico en l a obra de
Ruiz Iriarte fluye de u n modo e s p o n t á n e o y
natural, tan enlazado a , l a s situaciones de l a ,
farsa y a los caracteres perfectamente definí- i
dos de los tipos, que « i por un instante el peso
de la ficción desnivela l a burla alegre de l a
peripecia y del episodio que en l a trama se en-
lazan. 1
E l personaje central de í a obra es un "don
Juan" a l a fuerza, que encierra u n a positiva K
raíz de hilaridad, pero R u i z Iriarte, en lugar |

145
Autocrítica de
"El aprendiz de amante
( F a r s á de V í c t o r Rulz t r i a r -
te que l a c o m p a ñ í a d e Car-
men Carbonell y A n t o n i o V i -
co estrena e l S á b a d o de Gloria
en e l t e a t r o I n f a n t a ' Isabel.)
Cada g é n e r o teatral—lo mismo el
d r a m a que l a comedia, i g u a l !a f a r .
sa que el juguete c ó m i c o — t i e n e , na-
turalmente, su l ó g i c a proipia. Y si yo
llamo farsa a l a a c c i ó n de. los tres
actos de " E l aprendiz amante" es
porque creo que a h i , en l a l ó g i c a
desenvuelta del g é n e r o , encuentra
s u mejor acomodo lo peregrino de
l a a n é c d o t a y l a a l e g r í a f i n a l de u n a
m o r a l o p t i m i s t a . Digamos, pues, e n ,
trance de absoluta sinceridad, que èl |
autor ha pretendido encerrar, entre
el f rifado del d i á l o g o y de las ¡
siti /nes, una, a l e g r í a y un-p>oco ¡
de p o e s í a . Pero si de -verdad existe *
esa p o e s í a — ¿ y en q u é cosa alegre I
no hay_ p o e s í a ? — , no reside en l a í n , I
v o c a c i ó n a l a luna, a las nubeiS o a
las estrellas, sino en e l puro juego |
d© l a comedia. Porque yo me adhie.
ro, convencidisimo, a los que creen
que, sobre todas ,las cosas, el tea-
tro es u n juego del e s p í r i t u : ur
juego difícil, pero Juego á l f i n , u n ' •''
veces d r a m á t i c o y otfas r i s u e ' w
E n esta o c a s i ó n en " E l aprendiz ,
amarite" el juego es, creo yo, ;
v i a l y divertido.
P a r a r e n d i r m i debida homeriaj-
axte de Cafrilen Carbonell y A'
nlo Vico, puesto í n t e g r a m e n t e s j «
todo, entusiasmo, a l servicio 6^ gf -^. r,.
c ó m e d i a . hubiera debido de s é
sus nombres, en, l a p r i m e r a l i n d " , e®*/í * "«a
esta a u t o c r í t i c a . ' Porque loe* • fl»
—ella, con todaí au deliciosa fer ' ' tói, /
dad y « u encantador sentid? e »
b u m o r ; él, con su arte, lleno
\ e n t u d " * a «aiK4,v=i„~tn -/.„.•„..» r-, •»
ltt*\
taum'
~
.^t
JSSB
ponen 3
lo que
•gran-pareja y p a r a los un^eas" V l t w ¿ í » ü * /
^ r t 0 S su compaffía. oJjP.. «ir /«
ix • w,
ración y mí gratitud.
Víctor BTJIZ 17

146
INFANTA ISABEL
" E L A P R E N D I Z D E AMANTE"
FARSA DE DON VICTOR RUIZ IRIARTE
E l p r ó b l e r o a que en s u e l t o y ser l a m á s difícil de sostener, es
desenfadado t o n o de f a r s a a b o r d a l a que m á s d e s i u m b r a a las m u -
e l e e ñ o r R u i z I r i a r t e es t a n h u m a , jeres. E l p r o c e d i m i e n t o de- f a r s a
no, e s t á t a n e n - permite al a ü t o r concretar en u n
r a i z a d o en nues- t i p o de m u j e r , i n t e n c i o n a d a m e n t e
tra naturaleza, exagerado, a t o d r s l a s m u j e r e s ; a l
q u e pocos h o m - desencanto de todas las mujeres
bres h a b r á que a l darse c u e n t a de que s u m a r i d o
n o h a y a n eentido es u n t í m i d o , cnco|:ido y v u l g a r ,
a l g u n a vez ^la l u - y se c r e a l a s i t u a c i ó n t r á g i c a m e n -
c h a entre l o q u « te c ó m i c a del f i n g i m i e n t o , h a s t a
eon e s p i r i t u a l . que a f l o r a l a v e r d a d i n t i m a , l a
mente y corto hu- b o n d a d s e n c i l l a de u n h o m b r e ena-
bieran q u e r i d o morado.
eer; coano l a v i d a T o d o este proceso difícil y s u t i l
p r á c t i c a se apar- se expresa t e a t r a l m e n t e e n s i t u a -
t a de l a v i d a de ciones servidas por u n d i á l o g o f á -
l a i l u s i ó n , y esta c i l , v i v o a , i n t e n c i o n a d o , lleno da
d i f e r e n c i a en ingenio, a l que sólo ponemos el re-
u n o s es h u i d a , en p a r o de q u e ' u n m a t r i m o n i o se re-
o t r o s violencia, late m o m e n t o s que h a n v i v i d o juen-
e n otros d i s c o n - tj0.s, y l a escena, u n t a n t o conven-
foranidad y en ca- cional; de que sea u n a m u j e r de
d a uno crea u n Vida e q u í v o c a l a que vea l a bella
probJema d i s t i n - v e r d a d í n f i m a del t í m i d o ; n o es
to, de acuerdo l o falso que e l l a l o vea, sino las
con el c a r á c t e r c i r c u n s t a n c i a s en que l a p r o c l a m a .
d e l personajej qiie, ; P e q u e ñ o s reparos p a r a el acier-
p u ç d e ser el R a - t o {general de l a o b r a , que' s i g n i -
m i r e a , de E ç a de ficó u n gran t r m n f o para. la gran
Q u e i r o z .o " L a pareja Carbonell-Vico.
primera m è n t i - Carmen Çarbo^ E l l a f u é en t o d o m o m e n t o g r a -
r a " , de I>audett nell, A n t o n i o cia, s o l t u r a , i n t e n c i ó n y f i n u r a de
E l señor Ruiz Vic^ y Víctor matiz. A n t o n i o Vico, magistral,
Iriarte p r e s e n - Ruiz Iriarte , como siempre, nos d e t a l l ó s u t i p o
t a el caso de l a p o r m o m e n t o s , s i n u ñ a falsedad,
t i m i d e z ' d i s f r a z a d a de a t r e v i m i e n - s i n u n titubeo, en u n a c i e r t o c o m -
t o , de o s a d í a amorosa y de auda,- pleto.
c i a c o n q u i s t a d o r a , que a d e m á s ds
A y u d a r o n eficazmente A n t o ñ i t a
MaS, deliciosa; P i l a r B i e n e r t , M a -
r í a L u i s a A r i a s , A m p a r o Cervera,
C e c i l i a F o s i e r , J u l i o San J u a n y,
A l b u r q u e r q u e , en u n a l a b o r m u y
inteligente. .-
L a f a r s a pe i m p u s o desde eí p r i -
m e r m o m e n t o , g u s t ó el t o n o , l a
p o s t u r a fina, y elegante; se r i ó , se
a p l a u d i ó con c o n v i c c i ó n y se soli-
c i t ó l a presencia del a u t o r e n los
tres a c t o s . ' ?
Jorge D E L A C U E V A

147
"PARADOJA", DE FELIPE SASSONE, FUE ESTRENADA EN
E L INFANTA ISABEL
Es una nueva obra escénica compuesta como "sinfonietta de amor
tres tiempos"
infanta Isabel: Estreno de "Para- o t a m b i é n cuando e l protagonista surge i n -
doja" opinadamente tras una c o r t i n a en el acto se-
gundo y entabla con la p r i m e r a a c t r i z el d i á -
• 'Anochie se e s t r e n ó e n e l I n f a n t a I s a b e l u n a logo f u n d a m e n t a l de l a obra—bien p r e p a r a d o
fclbra de F e l i p e Sassone, t i t u l a d a Paradoja, y justificado—, donde el i n g e n i o , el h u m o r
que el a u t o r c a l i f i c a c o m o "sinfonietta dte y a veces los rasgos i r ó n i c o s y s a r c á s t i o o s
de a m o r e n t r e s t i e m p o s " . ¡El p ú b l i c o a p l a u - b r i l l a n con todo esplendor. .
d i ó m u c h o a l final de los actos, p-refer'ente- Los dos tiempos de l a " s i n f o n i e t t a " y—re-
petimos—muy en p a r t i c u l a r ese d ú o de amor
xaenie a l t e r m i n a r el p r i m e r o y el segundo, que C a r m e n C a r b o n e l l y A n t o n i o Vico i n -
r i ó c o n las. frasesi ingeniosas y las situacio- t e r p r e t a r o n deliciosamente, f u e r o n escucha-
nes de buena c o m i c i d a d , hizo que e l t e l ó n se dos y seguidos p o r el p ú b l i c o con agrado
evidente. D e l i b e r a d a m e n t e e l autor se p r o -
alzara r e i t e r a d a m e n t e y r e d a m ó la presencia
puso y c o n s i g u i ó escribir u n a comedia sen-
de Sassone, <jue s a l u d ó cilla y p l á c i d a , apoyada en u n a buena d e f i -
al acabar cada j o r n a d a , n i c i ó n de caracteres, en unas situaciones bus-
e n u n i ó n de los i n t é r - cadas y encontradas s i n v i o l e n c i a y en u n
pretes. d i á l o g o jubiloso, claro, t r a n s p a r e n t e y salta-
A n t o n i o Vico dio a m r í n , con e l gozo, casi f l u v i a l , que tiene l a pa-
papel esa g r a c i a persona- l a b r a d e l a d m i r a d o y a d m i r a b l e F e l i p e Sas-
l í s i m a f m a g i s t r a l que sone.
sabe p o n e r en todas sus A l llegar al acto tercero, e l autor c a m b i a
creaciones y sé ajustó francamente el tono de l a farsa. Se siente
exactamente al t i p o que contagiado, arrastado por el ambiente d e l c o r -
t i j o andaluz donde la a a c i ó n acaece. I n s e r t a
se le h a b í a encomenda-
una escena v i o l e n t a y f u e r a de l u g a r — l a de
do. C a r m e » Carbonell le " I s a b é l " y " L a u r a " , que s e r í a m á s adecuada
d i ó l a r é p l i c a exacta, f e - para u n a comedia d r a m á t i c a — y a l a u m e n -
menina, m s i n u a n t e y a l Carmen C a r b o n e l l , tar datos y detalles "de clima"—, conversa-
m i s m o t i a m p o segura y A n t o n i o Vico y Fe- c i ó n t a u r i n a , diestros en competencia, " s a l i -
f i r m e . Y en el é x i t o c o - . Hpe Sassone das" de cante y rasgueos de guitarras—. q u i e -
l a b o r a r o n eficazmente los b r a aquella l í n e a s o b r i a y enjundiosa c o n que
excelentes artistas de esta d i s c i p l i n a d a y a d - Se h a b í a iniciado l a a c c i ó n .
mirable c o m p a ñ í a : A n t o ñ i t a Mas, Pilar Bie- Claro e s t á que l a p o s i t i v a h a b i l i d a d de
nent, C a r m e n V i l l a , C e l i a Foster, C a r m e n Sassone, su c o n o c i m i e n t o de los recursos, r e -
Tejada, y los Sres. S a n j u á n , P u g a , A l b u r - sortes y efectos teatrales l e hacen s a l i r con
bien, cuando el espectador p u d i e r a empe-
querque, G a n d a r i a , A l b e r t , G u e r r e r o y F r e -
zar a sentirse defraudado, el a n u n c i o de que
nas. L i m p i o y luminosQ el decorado de R e - el m a t r i m o n i o feliz que compone l a p a r e j a de
dondela. los protagonistas va a t e n e r descendencia, se
mezcla a l son .de l a copla que se canta e n t r e
bastidores y cae e l t e l ó n . P e r o nuestro vera?
mL T i e n e Felipe Sassone una m a n e r a , u n gar-
bo especial de hacer teatro, que en sus posi- sentimiento c r í t i c o nos o b l i g a a decir que todo
tivos aciertos despierta justamente l a a t e n - eso nos parece usado y fácil, y que si e l
c i ó n y l a s i m p a t í a del p ú b l i c o . Buena p r u e b a autor, en el acto tercero, h u b i e r a m a n t e n i d o
de ello l a tenemos en los actos p r i m e r o y f i e l m e n t e el r i t m o y e l " t e m p o " de las j o r -
segundo de "Paradoja", sobrios y c e ñ i d o s a nadas anteyioresy " P a r a d o j a " h a b r í a obtenido
la a n é c d o t a esencial de u n asunto, llevados una c a l i f i c a c i ó n m u c h o m á s i m p o r t a n t e : no
con u n b u e n r i t m o expositivo y « o n sentido aprobado o notable, sino sobresaliente o m a -
i n t e l i g e n t e y experimemtado en el desarrollo t r i c u l a de honor, c a l i f i c a c i ó n que se s u m a »
a r g u m e n t a l y en las i n t e r v e n c i o n e s s o r p r e n - r í a a las muchas y merecidas que Sassone h a
dentes. A s í , p o r ejemplo, en el efecto que se logrado con su fecunda y grata labor de co-
logra, qjie se consigue plenamente cuando a l m e d i ó g r a f o y de d r a m a t u r g o , de h o m b r e de
final d e l acto p r i m e r o " C l a r i t a " confiesa que teatro, enamorado de su oficio, y de m a g -
se v a a oasar con " U l l o a " y no con " M a n u e i " , n í f i c o conocedou' de l a escena.—Alfredo M A R -
QUERIE.

148
4 ^ Q
Dentro del g é n e r o , indudablemente trivial y
Anoche se esbnenó en el Infanta Isabel la bajo de tono, a l que el juguete c ó m i c o per-
fatisa h u m o r í s t i c a "de Alíayaite y Sanano de tenece, los s e ñ o r e s Alfayate y Soriano de A n -
Andía_ ¡ T e q w e n é eternamente... hasta el ;rt^- día demuestran, eso sí, u n a positiva frescura
ves!', "qtie' fué recibida con grandes risas y de ingenio en chistes, juegos de palabras y
aplausos y con ovació^ réplicas oportunas y chispeantes, a s i como tam-
nes en diversos mutis. bién una habilidad y una pericia innegables,
si no en el desarrollo de l a acción (que es
E l telón &e alzó m u - cosa m á s elevada), s í en el movimiento y en-
chas veces al fin de cada trada y salida de personajes que manejan c ó n
acto, y ©1 Se. Soriano garbo y soltura. E n suma: desde u n punto de
salió a saludar en u n i ó n vista literario, l a farsa no es n i vale nada.
de IQS, intérpreitesv E n el plano de l a eficacia c ó m i c a , de divertir,
Antonio V i c o realizó, de entretener y hacer reir—a veces con exa*
como siempre, una gran gerados rasgos caricaturales como en el final
del segundo acto—"¡Te q u e r r é eternamente...
creación en su ' papé!,
hasta el jueves!", es lo que se llama una obra
al que d o t ó dle perfiles "taquillera".—Alfredo M A R O U E R I E .
cómicos personalisitnos,
qon esa gracia tan . na-
tural como difícil que C a r m e n Carbonell,
sabe i m p r i m i r a su ma- Antonio Vico y A n -
gistral trabajo. Carmen toñita Mas
Ca*boteell hizo una £ w ^ i a , ddiciosa, llena de
encanto, de feminidad, de intención y de
sotil picardía. E n ©1 buen resultado colabo-
r ó eficazmente el rtestq de la co^mpañía, tina

de las mejores de España, por su disciplina'


y por el. valor aulténtiao de sus figurias. A n -
toñita Mas, M a r í a Luisia Arias, Carmen ViUa
Amparo Cervera, Celia F o s í e r y los s e ñ a r e s
S a n j u á n , Alburquerque, F. Fuga y E r m a s .
Excelentes los decoradog, de Reidondela,

F a r s a humorística, © m á s exactamente, " j u -


guete cómico", l a obra "¡Te querré eterna-
mente... hasta el jueves!", revela, una vez m á s ,
la destreza que los Sres. AJfayate y Soriano
poseen en estos menesteres del llamado "teatro
festivo". Ninguna p i e o c u p a c i ó n renovadora,
n i n g ú n deseo de hallar caminos o rumbos oiri-
ginales en l a escena c ó m i c a sfe advierte, n i
en l a trama n i en el d i á l o g o de la farsa, que
eleva a l a m á x i m a potencia los "trucos" y los
enredos que suelen emplear para hacer r e i r
infaliblemente los constructores de comedias
basadas en desavenencias conyugales. Dos m a -
trimonios que "se llevan mal" y que a c a b a r á n
por, encontrar el camino de su a r m o n í a con l a
l e c c i ó n que los c ó n y u g e s "disidentes" se dis-
ponen a dar fingiendo la eterna historia de los
amores simulados para provocar l a r e a c c i ó n
de los celos. ¿Cuántas veces se habrá usado
este recurso en el teatro?... Nadie s e r í a capaz
de hacer l a cuenta exacta. Y s i a eso se a ñ a d e
la utilización de l a "suegra furibunda" y del
"suegro calmoso" y engañador, y l a permanen.
te tensión del diálogo y del vocabulario en
riñas y en insultos constantes, no s ó l o entre
los miembros de l a familia, sino t a m b i é n en-
tre la servidumbre, se c o m p r e n d e r á f á c i l m e n t e
que l a obra obtuviera anoche u n é x i t o de r i s a ,
porque el p ú b l i c o ingenuo responde siempre
a esas incitaciones hilarantes.

1 ^ .

149
"¡TE Q U E R R E E T E R N A M E N T E . . .
HASTA E L JUEVES...!"
Farsa humorística de don José Alfayate y don
Vicente Soriano de Andía
, E l tono do farsa amiplia y libre, j u á n , cada d í a ¡mejor actor, fien® l a
que ea l a n o t a m á s saliente de l a gracia de decir con seriedad las c o .
o l b ^ y que se acusa no solasnente sas c ó m i c a s , con lo que coneiglift,
en el d i á l o g o , sino en el arranque con u n a g r a t a dignidad, m á s eegu-
de l a a c c i ó n y en sua incidentes, r o efecto.
e s t á t a n marcado en todo momen- A y u d a r o n a l é x i t o pronto, « l a r o y
to, que hace que se a d m i t a s i n l a ¿ e c o n t i n u a risa A m p a r o Cervera,
menor resistencia todo lo que p u - Celia Foster, C a r i b e í i Vélez, A n t o -
diera I r c o n t r a l a estricta lógica, ni0 F . p u g a y Alburquerque,
porque m á s que ilógico es todo u n u n é x i t o simipático, regocijado,
lleno de risas y de aplausos.
Jorge D E X Á CÜKVA,

Vico, C a r m e n Carbonell, Alarla


L u i s a A r i a s y Julio S a n j u á n
' • • ' '''' ;: " \ .• ') - •;
poco exagerado, m e j o r ' d i c h o , acen-
tuado Initencionadamente, porque en
l a e x a g e r a c i ó n : estiá l a fuerza de l a
c a r i c a t u r a , y tanoibiéii l a exagera-
ción ¡puede, tener fuerza de a r g u -
mentación dialéctica,
P o r .éso se exagera a q u í a l a sue-
g r a c l á s i c a , a 1» n i ñ a m a l e d u c à d a
por e l l a y á l h i ñ o m a l criado y con-
s e n t i d o : incapaces p a r a afrontar l a
vida, y el ptadre dpiminado, que por
serlo adopta l a t á c t i c a h i p ó c r i t a y
hasita l a l e c c i ó n que escarmienta;
pero suavizando todo esto y d á n d o -
le aipariencioa v e r o s í m i l e s y suavi-
zando contrastes, e s t á el d i á l o g o
suelto, fácil, flexilble e ingenioso,
m á s p r ó d i g o en ocurrencias felices
y en frases de efecto, verdadero d i á .
logo de teatro.
Y aohre todo c s i x T e s t á l a gracia
soíbria en a f o r t u n a d í s i m o contraste
con l a a c c i ó n de Garmencita Carbo-
n e l l y l a certera e x p r e s i ó n de A n -
t o ñ l t o Vico, siempre justo de i n t e n .
ción y de tono y u n sentido-de l a
medida y l a verdad, que dentro de
cada s i t u a c i ó n r i m a enteramente
con 'ella en u n a v e r d a d del momen-
to que se impone y convence.
M a r í a Lmisa A r i a s h a dado en
j u n a f o r m i d a b l e d a m a de c a r á c t e r
' q u e por ahondar en el tipo que se
la encomienda acierta lo mismo en
lo c ó m i c o que en lo serio; f u é m u y
justamente aplaudida en dos m u -
t i s ; m u y bien A n t o ñ i t a Mas en s u
t i p o de n i ñ a c a p r i c h o s a ; J u l i o San.

150
INFANTA ISABEL
ve'
P A RA
66
O J A"
COMEDIA D E DON F E L I P E SASSONE
E s cosa frecuente que en las c ò . público, sigue y aplaude aquella l a r -
f i e d l a s de este estilo da personaje ga escena del segundo acto, de dos
c e n t r a l , e l a u t o r , por i r d e t r á s de personajes, en l a que Paradoja, el
M e tipOj, descuide los d e m á s , f a u n personaje central, apenas habla.
ese t i p o reaulte t a n recargado que Pero es que h a y que v e r cómo
d é en l o conf uso. calla Paradoja. A n t o ñ i t o Vico, s i n
, E l s e ñ o r Sassone, por el c o n t r a - dejar de hablar con l a a c t i t u d , con
rio, y con solera de buen autor, h a el gesto y con el a d e m á n , y c ó m o
p i n t a d o u n a serie de tipos no s ó l o h a b l a Carmencita Oarbonell,, cofi u n
humanos en sus rasgos es&nclales, acento hondo y fuerte de mujer en
sino humanos en su manera, en s ü cada frase y en cada e n t o n a c i ó n .
e x p r e s i ó n , e n su verdad cotidiana, Luego, como les hemos tomado
y p i n t a p r i m e r o estos tipos con lo sincero afecto a estos personajes,
que forana «1 ambiente j u s t o , en el que h a s t a esto llega el buen teatro,
que el t i p o c e n t r a l encaja de t a l nos conformamos con que el tercer
piasera, que parece evocado y a t r a í - acto sea el colofón d e l cuento: fue-
r o n felicesL comieron perdices y
h a s t a nos anuncian el advenimiento
de u n v á s t a g o .
Nos g u s t ó e x t r a o r d i n a r i a m e n t e J u -
lio S a n j u á n , que hizo u n g r a n se.
ñ o r do verdad, de los que por .serlo
no -tienen y a empaque n i afecta-
ción. A n t o ñ i t a Mas, m u y b i e n ; q u i .
s i é r a i n o s que r e c o r t a r a menos •las
frases, y digno de aplauso todo el
conjunto.
E l p-úlblico, satisfecho y contento,
a p l a u d i ó , r i ó y solicitó coh i n s i s t e n ,
« a l a presencia del autor,
Jorge I>B X,A C U E V A

MADRID.—Una escena de la comedia de Felipe Sassone, "Paradoja", estrenada ano-


che en el teatro Infanta Isabel por la compañía de Carmen Carbonell y AntonU
VICO. íPrttn ZACIW >

151
[NFANTA ISABEL
4-0
P A R A
66

COMEDIA D E DON F E L I P E SASSONE


iHJs cosa, frecuento que en las co- público, sigue y aplaude aquella lar-
^ í e d i a s de este estilo da personaje ga escena del segundo acto, de dos
central, e l a u t o r , por i r d e t r á s de personales, en l a que Paradoja, el
•se tlppj descuide IQS d e m á s , f a u n personaje central, á p e n a s habla.
« s e tipo resulte t a n recargado que Pero es que hay que ver cómo
ñ é en l o e o n í u s o . calla Paradoja. A n t o ñ i t o Vico, sin
, ES s e ñ o r Sassone, por el c o n t r a - dejar de hablar con l a a c t i t u d , con
r i o , y con solera de buen autor, h a el gesto y con el a d e m á n , y cómo
p i n t a d o u n a serie de tipos no s<Mo habla Carmencita Carbonell,, con u n
í m m a n o s en sus rasgos esenciales, acento hondo y fuerte de mujer en
sino humanos en s u manera, en s ü cada frase y en cada e n t o n a c i ó n .
« s p r e s i ó h , e n su verdad cotidiana. Luego, como les hemos tomado
Y p i n t a p r i m e r o estos tipos con lo sincero afecto a estos personajes,
que f o r m a «1 ambiente j u s t o , e n el que hasta esto llega el buen teatro,
que «1 t i p o c e n t r a l encaja de t a l nos conformamos con que el tercer
p l a ñ e r a , que parece evocado y a t r a í . acto sea el colofón del cuento: fue.
ron felices^, comieron iperdicea y
hasta nos anuncian el advenimiento
de'un vástago.
Nos g u s t ó extraordinariamente J u .
l i o S a n j u á n , que hizo u n g r a n se-
ñ o r do verdad, de los que por serlo
no -tienen y a empaque n i afecta-
ción. A n t o ñ i t a Mas, m u y b i e n ; q u i - ,
s i é r a m o s que r e c o r t a r a menos l a s
frases, y digno de aplauso todo el
conjunto.
E l público, satisfecho y contento,
a p l a u d i ó , r i ó y solicitó con insisten-
cia l a presencia del autor.
Jorge B E I , A C U E V A

Ï1

' A n t o j ü o Vico, Carmen Carbo-


oell, F e l i p e Sassone, A n t o i í i t a
M a s y Antonio F . P o g á
do por é l ; y e n t r a viviendo, eia p r i -
sas por parte del autor, para poner.
Jo de manifiesto y p a r a d e s í a c a r -
i o ; todo llega, a s u tiempo, como si
todos f u é r a m o s viviendo a l a par
de é l y a a í nos d i é r a m o s cuenta de
que e l a u t o r no h a querido crear .
n i n g ú n personaje extraordinario, c o .
sa reJativaroente fácil de hacer con
u n p a r de rasgos saJientes, sino u n
h o m b r o s i m p á t i c o , con ú n fondo de
honradez, con u n sentido hondo de
l a realidad y con c i e r t a v i s i ó n da
poeta.
A t r a e e l personaje por humano y
por r e a l : v i v e é l y v i v e n todos en
t o m o » u y a , do u n a manera sencilla,
r e a l , amable y t r a n q u i l a , pero s i n
que «« p i e r d a u n Solo momento el
I n t e r é s de h u m a n i d a d ; ©ste I n t e r é s ,
« s el que l o d a a todo, a l a escena
y a l a t r a n q u i l a h i s t o r i a de amor.
K a y o t r o I n t e r é s , casi olvidado y a '
e n tí t e a t r o a c t u a l : el del d i á l o g o , I
quo corrientemente o se hace es. I
q u e z n á t i c o o presuntuoso o anodino
. - Teléfono 4495
p o r v u l g a r y a ras del suelo; el s e ñ o r !
Sassone ha hecho el d i á l o g o verdad, ] 1>T. V A T A R T A N O P E R E Z " . C r u z ; 7. Madrid.
que es p r o y e c c i ó n del e s p í r i t u , r e .
Cejo de l a v o l u n t a d y r a z ó n de
diteras, y porque es a s í e l d i á l o g o el

152
LARA E n L a r a se p r e s e n t ó .ayer l a nueva compa-
ñ í a de l a que son p r i m e r a s figuras los mag-
níficos actores Rafael L ó p e z Somoza y J o s é
Presentación de la M . L a v ó . Repusieron l a d i v e r t i d a comedia de
M u ñ o z Seca y P é r e z F e r n á n d e z " M í padre",
compañía Somoza-Davó que obtuvo u n . g r a n é x i -
E l gracioso j u g u e t « c ó m i c o d « loa to c ó m i c o . S o m o z a y
« « ñ o r e s M u ñ o z S«ca. y Péreas F e r - D a v ó fueron a p l a u d i d í -
n á n d e z , t i t u l a d o '1M1 ipadr«", coa « l siraos, así como M a r í a
que a n o t í h e se ' p r e s e n t ó la. coa»p*flí* d e l C a r m e n Prendes;
de S o m o z a - D a n ' ó , representa «l a u -
t é n t l c o Juguete c ó m i c o t a n oaracte- que r e v a l i d ó sus m é r i t o s
Píistlco de u n a é p o c a y a i d a . a r t í s t i c o s logrando una
E l ejenco capitaneado por S o m o z » personalísíma c r e a c i ó n
y D a v ó puso « n l a r e p r e s e n t a c i ó n en el papel de "Sara";
de anodhe u n a verdadera escuela de Fuensanta Lorente, gra-
teterpretaclón, de. gracia, de « o l t u - ciosísima en la incorpo-
r a c i ó n de su. personaje;
y Muiría L u i s a M o n e r ó ,
J o s é ' M a r c o D a v ó y Conjch'ita Sarabia, IVIaí-
Rafael Somoza da M o n t é r r e y , Dolores
B e r r i o , Juana C à c e r e s ,
Juan Ç o r t é s , A n t o n i o F e r n á n d e z , Angel L . So-
moza y E n r i q u e Quijano, que. colaboraron efi-
cazmente en la t r i u n f a l j o r n a d a . .

d i {
Anoche se estrenó, en L a r a " L a corte de
Jos embrollos", obra piarodistica, en verso,
original de Carlos Llopis, que obtuvo un gran
jéxíto cómico. L a represeintación t r a n s c u r r i ó
"subrayada por grandes risas y al final de los
actos, el autor salió a
saludar, mientras el te-
tón se alzaba reitera-
J o s é M . D a v ó , R a f a e l Somoaa, ,
M a r í a L u i s a M o n e r ó , Antonio , damente entre insisten-
F e r n á n d e z y Fuensanta Lorente ( tes ovaciones.
, Marco D a v ó y Ra-
ra, de buen gusto y de f i n a comlcd" í a e l López Somoza,.
dad, llevado l o d o p o r los cauces n a -
turaJles de l a ficción e s c é n i c a y v i . Í3á9 encarnando mag-
viendo los tipos y los personajes a níficamente el .papel de
l a perfección.. un terrible traidor me-
Soraoza v i v i ó con intensidad 011
papel de d o n R a i m u n d o , captado lodramático, y el otro
i desde las p r i m e r a s escenas, con ese animando con felices
I concepto de l o c ó m i c o , t a n personal rasgos de humor la f i -
suyo, J o s é D a v ó , d e u n a perfecta
elegancia m u n d a n a , puso todo s u gura de nn rey de ba-
-talento a r t í s t i c o a l s e r v i d o del pa-
pel de Q u i r ó s , i n t e r p r e t a d o con f i n a
comicidad.
^rÍS'011 '?JS0
mas rotundo y comple- santaR a f ^Lorente
Somoza, Fuen- '
y Mai._
M a r í a d e l Carmen Prendes, mag- to y pusieron en jue- co Davó
nífica en s u difícil cometido; aat igo todos sus grandes ^ j - * '
como t a m b i é n M a r í a L u i s a Mone-
r ó y Fuensanta Lorente. Todos ello»^ recursos de primevísimo,? actores, tfpiante-
en u n i ó n de C o n c h i t a Sarabia, M a l - tnente secundados por el resto de los intér-
d a Monterrey, Dolores B e r r i o , Jua- pretes del numeroso reparto, en el. que des-
na Càceres, A n t o n i o Fernándei
—^magnifico en su tipo—, Angel So- collaron los nombres de Fuensanta Lorente^
moza y E n r i q u e Quijano, recibie- y M a r í a Luisa Moneró—ffancamente gracio-
ron numerosas ovaciones a lo l a r -
go de t o d a , l a velada. E l telón se sas, sin caer en exageraciones de mal gusto—,
a l z ó repetidas veces, y el s e ñ o r P é - Maida Monterrey, Ofelia y M a n a Gosalve,
rez F e r n á n d e z r e c o g i ó los aplausos
que el numeroso p ú b l i c o que lia-
naba ' sala d e d i c ó a ambos au-
tore
C.

153
1
Margarita Espinosa, Dolores Berrio, Juani
Càceres, Emilia Palmero, Conchita Sarabia y
•los .señores Quijano, Molinero, Cebfallos, A n -
gel L . Somoza, Fernández, Regales, Cortés,
Martí O r ú s y Sáez,

Desde " L a mojiganga de la muerte", de Cal-


d e r ó n , hasta las modernas invenciones c ó m i -
cas de M u ñ o z Seca, de J a r d i e l Poncela, de
Ramos de Castro, de Tejedor y M u ñ o z L o -
r e n t e y tantos m á s , el g é n e r o p a r o d í s t i c o t i e -
Jie u n g r a n abolengo t e a t r a l . Pero p o r el he-
cho de ser u n camino m u y frecuentado no
resulta nada fácil n i sencillo. Sobre u n a nue-
va p a r o d i a pesa i n e v i t a b l e m e n t e el recuefdo
o l a i n f l u e n c i a de las anteriores, y mucho m á s
si, como en " L a corte de los embrollos", el
a m b i e n t e de c a r i c a t u r a h i s t ó r i c a se asemeja
al de f a m o s í s i m a "Venganza de d o n . M e n d o " .
A l caer el t e l ó n , t e r m i n a d o el p r i m e r acto
de la obra de L l o p i s , todos p e n s á b a m o s que
iba a ser m u y difícil para ©1 autor sostener
el tono h i l a r a n t e y la peripecia c o n t i n u a aue
caracterizan dicha j o r n a d a . Pero los actos se-
gundo y tercero de " L a corte de los e m b r o -
l l o s " no decayeron n i en juegos de ualabras
y sorpresas n i en v i v a c i d a d de acción- Y hasta
el desenlace, <jue se remata con u n t r u c o de
t r a m o y a o r i g i n a l , chispeante y o p o r t u n o , se
m a n t u v o l a j o c u n d i d a d festiva de esta c a r i -
c a t u r a de m e l o d r a m a , donde L l o p i s ha puesto
frescura de ingetjio, a t r e v i m i e n t o y travesura,
f é r t i l i m a g i n a c i ó n para anudar situaciones y
episodios y u n don indudable en el m a n e j o del
chiste, del anacronismo y de la r i m a c ó m i c a . -
" L a corte de los e m b r o l l o s " es t a m b i é n u n a
b u r l a amable del "cine". Empieza con una p r o -
y e c c i ó n y en cierto momento de la farsa l a
a r c i ó n se detiene por « n a supuesta a v e r í a que
onasiosa .la d e s i n c r o n i z a c i ó n del " r o l l o " . L a
i n t e r v e n c i ó n de las brujas, el paso coral ;de
las azafatas, la t r i p l e s u s t i t u c i ó n de infantes
—intencionada s á t i r a del folletín—, l a respues-
ta que l a npeho da a quien pretende lanzarle
u n l a r r o p a r l a m e n t o , el efecto que u n a "nana"
produce en u n centinela y muchos hallazgos
burlescos y grotescos m á s , enriquecen esta p a .
re dia. E n ciertas escenas resulta l a obra ' u n
poco -larga, defecto f á c i l m e n t e subsanable,, con
algunos cartes oportunos; pero en g é n c r a l , el
tcno bufo se m a n l i e n e cen garbo y con do-
n a i r e y la i n t e n c i ó n caricaturesca se c u m n l e
con bno y con acierto-Alfredo MARQÜE!

154
"LA CORTE DE LOS EMBROLLOS"
(TECNICOLOR EN TRES ROLLOS)
COMEDIA D E DON C A E L O S L L O P I S

3?

U n a e s c e n a del t e r c e r acto, con. F u e n s a n t a L o r e n t e , M a r c o s D a v ó ,


R a f a e l S o m o z a , M a r í a L u i s a M o n e r ó , A n g e l Somoza, J u a n C o r t é s
• , y e l autor, C a r l o s U o p i s .

A lo largo de l a v i d a de u n autor so u n esfuerzo sobrehumano p a r a


de teatro, como a lo largo de todas darle cambiantes y matices de no-
tas vidas, h a y m u c h a s tentaciones vedad.
que es preciso evitar. E l s e ñ o r L l o - E n cuanto so Inicia u n ambien-
pls, que y a c e d i ó & l a de l a glo- te de é p o c a l e j a n a e n tonos h u -
s a c a r i c a t u r e s c a de l a comedia m o r í s t i c o s , vistas las p r i m e r a s es-
c l á s i c a , h a cedido nuevamente a cenas sabemos que los efectos h a n
l a de l a e n g a ñ o s a £ a e i l i d a d de l a de basarse en el anacronismo, en
c a r i c a t u r a no de u n a comedia c l á - el choque entre el ambiente pa-
s i c a , sino a l a de toda u n a é p o c a . sado con el l é x i c o , los modismos
y l a mentalidad actual, p a r a d a r
Ciertamente no nos explicamos como conocidos inventos e ideas
esta í a c i l i d a d a l a s e d u c c i ó n e n u n posteriores, en l a e x a g e r a c i ó n del
autor t a n hecho, t a n enterado y é n f a s i s a r c a i c o con l a llaneza ac-
tan seguro en el dominio del ver- tual. C u a n d o se planea l a obra
dadero humorismo como el s e ñ o r siempre s e d a con unas cuantas
U o p i s , en quien tenemos puestas frases que hacen reír y d a n á n i -
nuestras m a s ciertas esperanzas. mos a l autor, q u é por no perder-
Probablemente se h a dejado en- las acomete l a enorme labor de
g a ñ a r el autor, en u n l ó g i c o de- h a c e r l a .
seo de p r o d u c c i ó n , por el s e ñ u e l o H a luchado t a m b i é n el s e ñ o r
de l a facilidad, y con seguridad L·lopis con el recuerdo de " L a ven-
en pocas obraa h a b r á trabajado g a n z a de don Mendo", que n u n c a
como en é s t a . H a tenido que l u - nos h a entusiasmado grandemen-
c h a r con l a d i í l o u l t a d de h a c e r l a te, pero que h a quedado p a r a el
é n verso. P o r m u y bien que se p ú b l i c o como prototipo de obras
versifique, el verso del teatro tie- bufas a n a c r ó n i c a s .
ne s u s dificultades: h a y que r o m - Que el s e ñ o r L l o p i s h a demos-
per l a m o n o t o n í a y pensar en el trado talento y g r a c i a de sobra lo
ovillejo, en el pie quebrado, en l a s a b í a m o s , con solo conocer a l a u -
letrilla, en el ritornello, « n u n a tor s i n ver l a obra: tiene aciertos.
l ó g i c a necesidad de variedad y de Muestra un fino sentido del h u m o r
mudanza. H a tenido que l u c h a r y de l a caricatura, que h a tenido
con l a t r a m a , que dentro del dis- aciertos felices lo declaramos com-
parate i n i c i a l necesita c i e r t a ex- placidos. P e r o todo en l u c h a con l a
p l i c a c i ó n y l ó g i c a aparente, y so- m o n o t o n í a de l a m a n e r a exterior.
bre todo contra l a terrible t i r a n í a Con l a insistencia en l a t é c n i c a del
del truco. E l truco s i no es mo- chiste y esta forma exterior se i m -
m e n t á n e o , s i no se aprovecha l a pone con t a n t a fuerza que predo-
fuerza de l a sorpresa del instante, m i n a sobre l a m i s m a a c c i ó n , por-
g r a v i t a sobre l a obra y es preci- que el asunto demuestra u n a labor
de t r a m a que no se a p r e c i a a t r a - —

155
"Bonne chance Denis"
Comedia de Michel Duran
E l terrible dilema del a l m a h u m a -
n a : salvación o condenación, la l u -
cha «ntr© el iblen y el m a l , del á n -
gel do l a guarda. Inspirando buenas
EN L A R A SE P R E S E N T O L A C O M P A Ñ I A ideas, y ©1 demonio, suscitando ten-
FRANCESA DE E L I S A B E T H PREVOST taciones e inclinando a l m a l , h a ca
A n o c h e ee p r e s e n t ó en L a r a la c o m p a ñ í a lado t a n hondo en el e s p í r i t u c r i s !
francesa que d i r i g e Elisabeth Prevost. Estre- tiano, que son incontablea laa le-
n ó " H i s t o i r e de r i r e " , de; Salacrou—comedia
que bajo^ su crudeza expositiva y su apanente
a i r e de v o d e v i l e n c i e r r a u n " horado contenido
d r a m á t i c o y se caracteriza p o r e l garbo y la
moviTidad de su d i á l ó g o y ^la p o n d e r a c i ó n , y
e l . r i t m o con que e s t á conducida toda l a ac-
ción—, Salacrou hace alarde de h u m o r y de i
i r o n í a en muchos momentos y 'Jacqueline D e -
ü ü b a c da a su personaje los m á s delicados ras-
gos de f e m i n i d a d , y de elegancia. Jacqueline
G a u t h i e r da h u m a n i d a d y b r í o a la figura de
" H e í e n e " como el p r i m e r actor PauV Garbo
E a o u l - d e - M a n e z , A n d r é S i r t e s y 'Paule E m a -
n u ç l e c ó r a b o r a n a l é x i t o . Y Serge N á d a u d l o -
gra u n perscnaUsimo t r i u n f o encarnando u n
personaje de rasgos pirandelianos—entre el c i -
¡ñi'Smo y l a r a z ó n t r á g i c a — ¡ a d m i r a b l e , magis-
tral, actor! ' \ , 1 v
E l p ú b l i c o , ¿ u b r a y ó c o ñ sus sonrisas l o s r a s -
gos y escenas s a r c á s t i c d s ; i n t e r r u m p i ó v á r i á s * <^ )
veces la r e p r i e s e n t a c i ó n con sus aplausos-y ¿1
: final de los actos t r i b u t ó grandes ovaciones
a las actrices y actores de la excelente com-,
roañía.—Alfredo MARQUERIE. " J
^ ET. B E A T R I Z

Jacqueline G a u t h i e r , A n d r é C e r -
tes, P a t ñ C a m b o , Serge N a d a u d
y J e a n P a u l Moulinot

. ï ; N L A R A SE E S T R E N O " B O N N E C H A N C E , yendas, relatos, tradiciones y alego,


DENIS", • D E M I C H E L D U R A N r í a s que llenan ©1 folklore u n l v e r .
sal.
La ccmpañí-a fcancesa que a c t ú a en L a r a a l - Seguro del. inquietante i n t e r é s que
t e r n a n d o concias representaciones' de l a . c o m - siempre despierta este pensaimdento,
p a ñ í a D a v ó - S o m o z a . , puso,ayer en, escena la Michel D u r a n lo h a tomado como
comedia de M i o h e l Duran. "Bonne chance, D e - asunto de su comedia, aunque mo-
nis", o r i g i n a l , intencionada • y d i v e r t i d a de d e r n i a á n d o l o , no sólo en l a é p o c a y
p l a n t e a m i e n t o y de d i á l o g o , aunque en s u dea-. en el ambiente, sino en el concepto,
u n t a n t o b u r l ó n © irrespetuoso, que
lenLace se-aleje tot-almente de la Dr-bodoxia:'Ser- no se puede l l a m a r v o l t e r i a n o por.
ge Nadaud nos d i ó u n a nueya prueba de su é^-- que le f a l t a l a a l a c r i d a d y l a i n .
cepcional talento ..de açitor encarnando su d i a - t e n c i ó n iaiipía, sino con u n sentido
b ó l i c o personaje- en dos facetas i g u a l m e n t e ex- h u m o r í s t i c o , bastante lejano del res-
presivas. A n d r é Certes le d i ó la r é p l i c a a n g é l i - petuoso "sanota sanoti".
'cal, tan sobria como c o n r a o v e t í o r a m o n t e . Y Jac- Prescinde el a u t o r del tremendo
q u e l i n e G a u t h i e r y P a u l Cambo—verbo d r a i m á - juicio p a r t i c u l a r , y lo reduce todo a
l a disiputa entre s a t a n á s y el ángel,
í i o o p u r o y convincente—cok.tooraron en el buen quienes ante el estado de eauilibrio
resultad o, con; - J e á n P a u l Moulinoit., M a r i e L o u i - indiferente de aquel a l m a gris, le
ee G o d í r d , Elisabeth H a r d y , Paule Emanuele y conceden ese plazo de g a r a n t í a , de
Coussoneau, Para t ò d o s los i n t é r p r e t e s hubo que tanto se h a usado modernamen.
muchos y merecidos aplausos.—A,' M . te, p a r a que en ese tiempo de v i d a
se incline el a l m a definitivamente
hacia el bien o hacia el m a j . Y em-
pieza l a l u c h a entre el á n g e l y el
demonio, y a q u í y e r r a el autor, a
nuestra j u i c i o , en l a g r a d a c i ó n del
i n t e r é s , porque es t a n apasionante,
no y a l a l u c h a , sino el destino final
del alma, que los incidentes, las es-
cenas © incluso el d i á l o g o , aunque
sea tan chispeante, t a n ingenioso y
tan s u t i l como el de D u r a n , nos ale.
j a n del f i n y nos retrasan l a con.
t e s t a c i ó n a l a inquietante p r e g u n t a :
¿ S e salva?

156
j-i x i Jr\.

« H I S T O I R E DE RIRE"
jañía francesa, en Lara
COMEDIA DE ARMAND SALACROU
Acaso el pensamiento del a u t o r el pobre muchacho c u e s t i ó n de' vida
n m a l g r é l u i " , de M o l i è r e , y " L a
icioso v o d e v i l r o m á n t i c o — , d e
ea m a r c a r el contraste entre l a ma_ o muerte, es cosa conocida y usada.
era superficial e intrascendente, a E n la comedia de Salacrou todo i las obras que ayer represen-
flor de piel, con que todos los per- e s t á dicho en un d i á l o g o ligero, ,i c o m p a ñ í a francesa que con t a n
sonajes d© l a comedia juegan al suelto, lleno de ingenio, de frasea ,ctúa en dicho t e a t r o . T a n t o en,
amor, a- t r a v é s del a u d u K e r i ò y del de "sprit", en una p a l a b r a : que vie- fión c l á s i c a c ó m o en los m o d e r -
cambio de parejas, con el del m u - ne a mostrarnos c ó m o el teatro dc la ficción e s c é n i c a , actrices y,
chacho joven, deslumbrado, entrega- f r a n c é s , a despecho de l a tendencia
o tan de veras a l amor que acaba, que nace de la influencia del cine, zaron e n „ b u e n estudio y e n per-
en é p o c a t a n m a t e r i a l , e n ^ ü n r o m á n - que pide a c c i ó n , dinamismo y diá- ón, y ee puso • de manifiesto e l
Meo suicidio por» amor. logo casi e s q u e m á t i c o , c e ñ i d o a la L directora,, Jacqueline De!ubac,
Malo es que se presente u n sui- a c c i ó n y que se apoya en la frase antier, Paulette George y l a de-
dio como solución noble y e s p i r i , de que- él p ú b l i c o no sabe escu- et H a r d y r e c i b i e r o n , con Cam-
ual, pero casi es peor que una re- char, sigue fiel a su concepto de
solución t a n extrema no d é a l a co. considerar, el d i á l o g o no como u n Moulihot, Coussenau, N a d a u l y
elemento a u x i l i a r , sino como u n v a - net muchos y encendidos a p l a u -
inedia, no y a trascendencia, sino si- lor esencial de la comedia, y el , d i á -
quiera u n ligero tono de seriedad. logo b r o t a ingenioso, amplio, lleno
Por' N p a r a nosotros, acaso lo de notas p s i c o l ó g i c a s , de proyeccio-
más TO y Jo m á s sorprendente
sea I*.- f / i n t u r a ' r e a l i s t a de las eos.
nes intelectuales y espirituales de
los personajes oue en él se definen
i RA
tum"bres, que no por hechas en tono y en t a l , abundancia que el p l a n -
teamiento del asunto y cuatro es- ™ . •,
c e n a a ' b a s t a n p a r a llenar u n acto L o W l D i í m i a fraÚCeSa
extenso. r *
Y como el d i á l o g o engendra eii domingo p o r l a noche se re-
íos actores el arte de decir, de e x . e n t ó en L a r a l a comedia de
presar no sólo lo que, dicen, sinoe Passeur "Je v i v r a i u n g r a n d
las inflexiones y sinuosidades, delur"; u n a amable comedia sotore
pensamiento y l a costumbre d é d u l c e cuento r o m á n t i c o de l a
oir y acusar recibo de lo que oyerihaoha que, no pudiendo v i v i r el
con gestos e impresiones,,es un ver.i amor con que h a s o ñ a d o siem-
dadero placer, d e l que y a nuestro p-ú- se r e t i r a a su castillo- l / a ac-
blico- se v a olvidando, el de oír,, él, en los tiempos de L u i s X I V ,
de captar l a frase v a q u i l a t a r el un acierto de conjumtd, en el
sentido y, sobre todo, cuando lclos actores, sin forzar su mane,
dicen y lo exipresan t a n excelentes?ieron u n a suave e n t o n a c i ó n l e .
actores' como los de l á c o m e d í a l a r l a Y l e j á h a m u y grata, eotore
francesa E l i s a b e t h H a r d y , que f u é e n .
Es casi imposible, - de m o m e n t o , ^ 0 ^ ? 1 1 1 9 aplajudida; los t r a -
destacálr excelencias: da l a inte.rpre-ev9ca'clone'S ? « *a época, m u y
t a c i ó n una idea t a n honda y t o t a l p r o d u j e ¡ r o n un gran
de dominio y soltura, de gracia y d e ° - ,
i n t e n c i ó n , que l a p a l a b r a W g n i f i ^ y e r lunes se ^ p r e s e n t ó «Ají
co è s l a que p e r d u r a ; se recuerda .bonheur , de MaiPc^Gllbert
l a f i n u r a elegante y expresiva de9-^011; ^ u n ^ n n t o oaipjichoso
Jacqueline Delubac, él garbo aipasio-,ta Ingenuo, que recuerda, por
nado de Jacqueline Gauthier,. la cuadre «n ^ ^ P ^ ^ a ^ e b l e r i .
suelta, v a t r a c t i v a Rondad de l a s é - hasta P01" .1.a ingrenuidad de la
Elisabeth Hardy, Ellsabeth P r é - ñ o r i t a P i c ó l e . De ellos, el a r t e pro- ra' a aquellas comedias espa.
Tundo de 'escuchar pensando -de A n . como l a Posada de V i l l a c a s
vost, J a c q u e l i n e D e l u b a c , P a u l d r é Oertes, l a d e s p r e o c u p a c i ó n i n . a q u í el asunto, u n t a n t o f o r .
Cambo y Jacqueline Gauthier g e n ú a y ú n i c a de P a u l Cambo, el deriva a l a p i n t u r a de u n tipo
Irte s ü g e r e n t e de Serge Nadaud, ^V}?S^ ^ ï l t ^ J ^ t
que en una sola escena crea u n .tipo vengativa, maravillosamente
Ug-er. gracioso de juguete vode-
v i l e s c ó deja de tener u n gran fondo que deja huellas en l a obra, y el ado por Jacqueline Gauthier,
de verdad porque, por lo d e m á s , l a e n t ü s i a s m o j u v e n i l de R a o u l de M a . na, capriobosa, intemperante,
nez. • « Í pa de ademanes, de m o v i m i e n .
a n é c d o t a de l a müjeir que juega con
el a m o r exaltado de u n muchacho, E l público c a p t ó todos estos v a - pe inflexiones; esta m u j e r a l .
í, t r a n q u i l i d a d de u n escritor
y que lo que p a r a l a m u j e r es un lores, los p a l a d e ó y los a p l a u d i ó ca. %
ju-ego ligero, a l que se entrega con l ü r o s a m e n l e y con verdadero calor. So i mpasa y p o r sai v i d a como u n
b o r r a b l e . L a comedia, un
superficial Inconsciencia, 6«a para Jorge B E 1.A C U E V A tenta, tiene el a t r a c t i v o del
I , fino e ingenioso, y l a g r a .
I varios incidentes bien apro.
K>S,
P a u l Camibo, Serge Nadaud, Cous-
sonneau y Paule Emanuele lograron
u n a i n t e r p r e t a c i ó n primorosa, que 1
les v a l i ó muchos aplausos.
Jorge D E I . A C U E V A

157
liAR A
"Le médecin malgré lui
H a b í a m o s v i s t o la" famosa come-
dia de Moliere a v a r i a s companiaa.
Lara: Audición poética
francesas, y hasta ahora sierapre ' A a o c h e l a c o m p a ñ í a francesa que t a n . á c e r -
nos h a b í a n dado l a v e r s i ó n c l á s i c a
y entonada que c o r r e s p o n d í a , poco tadamente d i r i g e Elisabeth Prevost d e l e i t ó a
m ñ s o menos, a l a i n t e r p r e t a c i ó n es- u n ñ,electO' p ú b l i c o , con una admi-rable s e s i ó n de
p a ñ o l a de " E l médico, a palos"; l a p o e s í a . A b r i e r o n el ^ctó^iiinas palabras tan e l o -
g r a t í s i m a sorpresa h a sido esta i n - cuentes c ó m o f l o r i d a s y galanas de. Felipe Sas-
t e r p r e t a c i ó n ligera; graciosa, en l a sone, que e x p l i c ó las r é l á c i o n e s permanentes
que l a m i s m a labor de conjunto de
los actores acentuaba, con un f i n o d e l a p o e s í a de F r a n c i a y E s p a ñ a . L a p r i m e r a
humorismo moderno y fácil, l a gra^ a c t r i z Jacqueline De'lubac l e y ó unas c u a r t i l l a s
cia del o r i g i n a l , y en ^ que l a sa- de ofrecimiento y g r a t i t u d , y 'a o o n t i n u a c i ó n ,
b i a e s t i l i z a c i ó n de los trajes daba-, presentados por e l p r i m e r actor P a u l C a m b ó
una s e n s a c i ó n de gracia l i g e r a , —que t a m b i é n l e y ó yerscfs en f r a n c é s y è n cas-
M o u ü n o t , Jacrmcline Gauthier. C a m - tellano—, todos los e l e r n è n t o s de; I g c o m p a ñ í a
bo Certes, Consaonneau, Elisabe-ttt
H a r d y ' y todos los i n t é r p r e t e s l o g r a - tóteryiniéron en u n m a g i s t r a l curso de r e c i -
ron úii conjunto delicioso. •• t a c i ó n , desde Rons,ard a C o c t é a u , pasando p o r
Como f i n de fiesta se r e p r e s e n t ó los jalones m á s i m p o r t a n t e s d é 1^ poesía, del
" L a navette", de Becque, g r a c i o s i s i . o t r o l a d o del • P i r i n e o . A c o m p a ñ a d a . por ,'el
mo juguete, a l a manera r o m á n t i - maestro. A l v a t e z Cantor, j ' a c q u e l i n e ..Gauthier
ca, s u c e s i ó n d é escenas á g i l e s y d i -
vertidas, representada con a t r á y e n - i n t e r p r e t ó deliciosamente divferffas, canciones
te v i v a c i d a d . de saber clásico y r o m á n t i c o , y J u l i a . M a u r a
.,T Conchita Montes se asociaron al • acto l e
y e n d o p o e s í a s ,en c a s t e l l a n o ' y 'en f r a n c é s ^cbn
g e n t i l i n t e n c i ó n de f r a t e r n i d a d l í r i c a . '
'De Ronsard a Cocteau" Todos cuantos ¡ n t e r V i n i e r p n è n l a p o é t i c a
M panorama de cuatro siglos de .velada f u e r o n m u y aplaudidos y felicita-
poeala francesa fué ofrecido por l a dc - A ™ '
c o m i p a ñ í a de E l i s a b e t h P r é v o s t en
i m s i m p á t i c o y cordial homenaje de
despedida, que inició elocuentemen-,
t e don F e l i p e . Sassone con un i n t e -
resante estudio de las - influencias
naubuas de l a p o e s í a francesa y l a
üsipañola.
P a i j i Cambo, en una d i s e r t a c i ó n
• ú t i l y documentada, i b a estudian,
d o el d e s é n v o l v i m i e n t o de l a p o e s í a
em BU p a í s y presentaba a l actor
que h a b í a de r e c i t a r l a p o e s í a m á s
r e p r e s e n t a t i v a del momento a que
á l u d í a . A s i fueron desfilando R o n .
« a r d , P l a n t i n , Cornelllè, Racine, M o .
l l è r e ; como pausa en el r e c i t a l p o é -
t i c o , Jacqueline Gauthier, acompa.
fiada a l piano por" el maestro A l .
v a r e z G a r c í a , c a n t ó con gracia y
' « s p r e s i ó n i n i m i t a b l e s canciones i n - ,
genuas y sencillas de é p o c a . 1
Düa escritora, d o ñ a J u l i a M a u r a re-
. *l»I.ITVf>ví

"ais 'Çii'Bno '8Bjp sa


íi-psa T V 3 3 O vlAl OTOS 'oms* saiqanui J
«IfJ » » ooraav
S ••Bffepodv '•Bopmç
•a «wnnft 'set 'sai V H O O I a T (
fPBÍ'BCfma -or jod...
; cvma v v n m IA1 ^ipx OPBW<
m&Z -OCTBtd! •BUBja •
-onçs odítlBH ' s o a í I O
•avTfíoiTsrvd
"BtrenrarB , 'ÒPTÏZIIDÍ
•esff xez "«jop «ajandisad VNTflftví
'ST '^10
Bd 'ffBnaTTtré SBidloo j sanoiooajaoo 's s 1 •s
'srgaa'çs 'trQ;nota

TSnoaSjn —Brno ípol "T·BJJ·BOTana •o®8tpa


Oq<
,UVZ 'rBITlATBA l í g *
j o ç a g , -j^indod otij
Í

158
far (Ky ^

j^n auara ge estrenó con gran éxití


Presentación de la compañía ' A n o c h e - ¿ e eçírerió en L a r a l a m á s reciente
omedia de J o s é - M a r í a P e m á n , Mo que'debe!
, y reposición de "Marei er. A n t o n i a H e r r e r o y M a r i a n o A s q u e r i n o
Anoche se p r e s e n t ó .en L a r a l a c o m p a ñ í a t i - ue.ron apkiudidos en sendos m u t i s . E l p ú b l i -
t u l a r .de d'jcho t e a t r o t o n . la r e p o s i c i ó n de la :o e'scuchó la obra c o n c r è c i e n t e i n t e r é s , s-ub-
comedia de Benavente ayc) o o n . rumores aprobatofios frases felices
" A b d i c a c i ó n " . Antto.n i a Je ingenioso1 sentido i r ó n i c o y - s a r c á s t í c o y , a l
. H e r r e r o e n c a r n ó el per- iinal de. los actos p r e m i ó c o n largas o v a c i ó -
sonaje principals .de d i - ' síes l a labor del autor, y de. los. iijtéïpr'etes,
cha obra' con personali-
dad,, acento ;f estilo y m i e n t r a s é l . t e l ó n s ó : alzaba reitei-adamente.
f u é eplaudida en u n m u - P e m á n p r o n u n c i ó , a l .terminar la representa:
tis .y o y ó al f i n a l g r a n - ejon elocuentes frases
des ovaciones; así como de . g r a t i t u d para la c o m -
el resto d s i Q s ^ i n t é r p r e - p a ñ í a de L a r a y imuy
tes entre los q u e , f i g u r a n en especial p a r a A n t o -
artistas ' t a t í ' d escollan tes-
como,Mari,Carrillo,.; M a - nia Herrero, y también
r i a n o Asquerino, A z a ñ a , , d i ó - l i s gracias a l , p ú -
A d e 1 á C^rbone,;Fran- b l i c d p o r la á c o g i d a que
'eisco- H e r n á n d e z . Elena' A n t o n i a H e r r e r o y t r i b u t ó a la obra y a sU
Salvador, L l o p a r t , l l u r - Mary Carrillo sentido exahador de l a
't k'á o L u i s i í a Rodrigó', generosidad y de la t o -
Elias y Escobar. E l p ú b l i c o e s c u c h ó con el m i s - lei'ancia. . '
m o i n t e r é s .que en el .día del-.estreno, l a r e p o - A s q u e r i n o , seguro, so-
s i c i ó n d e la. comedia de Benavente, y - t r i b u t ó
b r i o , convincente, c o n -
muchas'y. encendidas, palmadas j l . autOGr y a los
intérpretes.—M.' ' f mtovedof, „ r e a l i z ó . u n a '
c r e a c i ó n -admirable en A n t o n i a H e r r e r o ,
• E.n, el E s p a ñ o l se repuso "Marea baja", la, el personaje a el enco- M a r i a n ò A s q u e r i n o y
obra de B l a c k m o r e , traducida, por Conchita mendado. A n t o n i a H e - j e s e M a r í a P e m á n , ,
Montgs, donde esta a d m i r a b l e actriz • l o g r ó u n r r e r o e n c a r n ó u n papel
é x i t o , ' a«í como el p r i m o r s otor Enrique. G u i - de •matiz- difícil, sóIo;. è n c ò r a e n d à b l e , ' a • una ac-
t a r t N e l resto de Ja c o m p a ñ í a de la- que fox-
m á n p a r t e artistas t a n aplaudidas - e o m ó J u l i a t r i z .de m u y altos;*yuelo& S i n menoscabo, de su
Delgado, C a r o y P o r f i r i a Samchiz, .que d o s p u é s buen arte y de su m a e s t r í a creemos que en
de u n m a m e n t á n é o y .lamentable eclipse, ha día's sucesivos—pasada la e m o c i ó n y • l a 'res-,
v u e l t o a f i g u r a r en el, elenco'desdicho' teatro. pGiisabilidad del estrene—-aun s a b r á superarse.
Para todos hubo m u c h ò s aplausos.—M,- M a r y C a r r i l l o t r i u n f ó plenamente en la poco,
g r a t a f i g u r a de " M a t t i " , como Rosa Lacasa
y Elena Salvador—rebosante de g i ' á c i a y . de
simpatía^—, A d e l a C a r b o n o — m u y feliz dé; ac-
titud y tono—Mariano, Azaña—'humanísimo
tie c é e n t o — , Francisco , H e r n á n d e z , G a b r i e l
.Elopar, D i e g o H u r t a d o , G a b r i e l A l g a r a . Joa-
q u í n Escola, L u i s a R o d r i g o , R a m ó n Elias,
F r a n c i s c o O l í a s y A l i c i a A l í a b e l l a , que co-
l a b o r a r o n eficaziniente e r t - d é x i t o !
M u y loable e! decoradb; de R e d o n d e k y la
a c t u a c i ó n en l o s , .entreactos del • -teíoeto d é
Q u é v e d o , P i e d r a y C o l l , que r e s u c i t ó una bella
t r a d i c i ó n de. L a r a : la d e d o s , p r o g r a m a s que
se encabezaban con l a - p a l a b r a " s i n f o n í a " . 1
Hav o" "T -

159
secuencias para r a t i f i c a r con r e a c c i ó n e s , ges-
^». que debe, ser" tres Elementos tos, actitudes, acción y palabra Ips caracteres
que c o n s t i t u y e n , a m i modesto entender, de sus personajes. *,
clave del t r i u n f o en una comedia: p a s i ó n , i n - E l ^ i á l o g o se acopla, d q c i l y musculadamen-
t e r é s y d i á l o g o . E l recio y austero paisaje b u r - te, « l a i n t e n c i ó n y a los p r o p ó s i t o s . E n " L o
g a l é s se i n s i n ú a con sus chopos r í g i d o s en u n que debe ser" se habla como conviene a l curso
t e l ó n de foro, tras l a v i d r i e r a de una m a m - del asunto, pero no de u n modo personal, ca-
para, pero el dato e s c e n o g r á f i c o no es nece- prichoso y a r b i t r a r t o , sino acomodando el i n -
sario. -Ese paisaje e s t á presente en todo m o - genio a la e x p r e s i ó n de l a escena, y, sobre todo,
m e n t o , preside a cada instante el c l i m a en a la p s i c o l o g í a de cada i i p o . L a comedia tiene
que se d e s a r r o l l á ^ y desenviielve l a a c c i ó n v i r - así sentido armonioso, excelente a r q u i t e c t u r a ,
t u a l y r e a l de la./' obra. Y l a i n t e r p r e t a c i ó n r i t m o y p o n d c r a c i ó r i í a L o que hacen y lo qiíte
s u t i l í s i m a que P e m á n i n t e n t a y logra de t a l dicen los plérsonajes e s t á perfectamente m e -
a m b i e n t e y del conflicto que en él se p l a n - dido y e q u i l i b r a d o y, en d e f i n i t i v a , e n t r a ñ a
tea, no s ó l o c o n f i r m a su m a e s t r í a de d r a m a - una l e c c i ó n de buen teatro. .
t u r g o , sino que a m p l i a su capacidad creadora ¿ D e f e c t o s ? . . . ¡ Q u é qbra h u m a n a no los t i e -
de entrapables figuras de ficción. V i v e y nej... Pero en l a p r o d u c c i ó n de P e m á f t pesan
a l i e n t a Jimeria, q ü ^ p i c o n d e el agua fresca de mucho menos que las v i r t u d e s , que son a l pro-"
su ternui-a bajo l % « a p a r e n t e sequedad de su pió tiempo las d e l g r a n escritor y poeta, q u é
c a r á c t e r excesivamente apegado a l o d o m é s * en toda su labor se nos r e v e l a l u m i n o s a y e n -
tico y t e r r u ñ e r o ; . y j A l o n s o , que si se d e j ó l l e - cendidamente. S e ñ a l e m o s , por ejemplo, e l , l u -
v a r por el i n í l u j t P d e una p a s i ó n , reacciona n a r d e l p r ó l o g o de l a comedia. P r ó l o g o con*
a l f i n n o b l e , g a l l a r d a , valerosamente; y l a fuso, desdibujado, con tipos e p i s ó d i c o s d é b i -
flufa M a t t j , s u j e t a ' a l | o l o r de gus amores con- les y que no acabamos de entender (como el
trariados, y el s i W p | t i c o y generoso d o c t o r . de ese sacerdote e s p a ñ o l que se escapa de u n
D . Francisco, que ^ s ü m e l á i n t e n c i ó n c b r d i a l campo de c o n c e n t r a c i ó n a l e m á n en F r a n c i a ) .
y generosa de ese personaje e n c á r n a d o r da Creemos que toda l a indecisa ^coi'ón d e l p r ó -
bondadosas comprensiones que casi s i e n J p r è logo p o d r í a quedar reducida a u n d i á l o g o b r e -
aparece en todas las comédiias de P e m á n ; y s/ísimo de "Selma" y " A l ó n s o " , s i n necesidad
l a v i e j a Leocadia, servidofe f i d e l í s i m a , 'dei tíe hacer i n t e r v e n i r a tantos y t a n borrosos
concisa y sentenciosa p a l a b r f ; y l a pareja op- personajes a c c i d e n t á l e s . . Pero en f i n de cuen-
t i m i s t a y adolescente de C r i s t i n a y A l v a r , que tas, el p r ó l o g o e s ' l o de menos. Los dos actos
s i r v e a l a u t o r p a r à ejercicios de burlesco i n - y el e p í l o g o de " L o que debe ser" contienen
genio; y, en . f i n , todos "y cada uno de los; materia sobrada de excelente comedia, digna
pcnsonajes dibujados con amor y nioVidos de nuestro m á s sincero aplauso y e l o g i o . — A l -
con impulso c o r d i a l que trasciende desde 'el fredo M A R Q U E R I E .
escenario, al, á n i m o del espectador y le gana y
cautiva;,. .
Hay p a s i ó n . e n " L o que debe ser", :pero pa-

i n de í n d o l e noble, deseosa de acercarse a


s l i t i g i o s , a los conflictos humanos, al choque
e las a l m a s que solo pueden^ t r i u n f a r si, como
i j o P e m á n en sus palabras terminales, con-
l u í d o el estreno, orean l a rigidez de los dere-
hos y de los ^ebfres con el vientoi d é la
í ó l e r a n c i a y de l a generosidad. Esta m o r a l de
la c o m e d i á — s i g u i e n d o el buen c o n s e j o de
' Larra,' a d m i r a b l e maestro^ de l a c r í t i c a román*'
tica—Ro se p ó i i e eh boca d é u n o o de otro tipo,
sineí qup se desprende í n t e g r a de ' l a a c c i ó n
y a ella se llega iisando d e l m á s p u r o y b i e n
orientado artifleib, t e a t r a l , que és p r e c i s á m e n t e
e l , q ü e engendra el i n t e r é s del . p ú b l i c o y le
mantiene pendiente de las incidencias a r g u -
mentaíes. ' '
U n momentoi difícil, peligroso, a r r i é s g á d o ,
el de ese disparo que s u é n a a l f i n del acto
segundo, d e s p u é s de u n a escena, clara y va-
lerosa ¡también, l a del enfrentamiento de
"Alonso" y "Selma", que e l a u t o r no r e h u y e
con a r d i d de referencia { a l r e v é s de lo, que
sucede con los t í m i d e s , c o m e d i ó g r a f o s que todo
lo supon*n o c u r r i d o "entre bastidores"), nos-
da la m e d i d a del recio y á g i l p u l s ó de P e m á n
para m a n t e n e r en vilo l a t e n s i ó n d r a m á t i c a
de su c r e a c i ó n . E l presentido o temido suceso
acaece, y, sin embargo, el autor no deja caer
el t e l ó n , g u i l l o t í n a n d ò las consecuencias del
acto \)criminoso, sino que aprovecha esas con-

160
"LO QUE DEBE SER»
COMEDIA DE DON JOSE MARIA PEMAN
H a y siemipr© u n indicio que per.
tnite apreciar ©1 grado de sinceridad ! u n a paz y u n a felicidad bobalicona
i e una comedia, cosa interesantlsi- • y simple, sino con proWemas y c o m .
ma para poder apreciarla, p o r q u e . plejidades, con choques y c ó n t r a s t e ,
indica si el autor h a ¡puesto en alia v i v e con t a l fuerza y verdad, que
solo su inteligencia o le h a i n c o r - . a h o r r a n a l autor el esfuerzo aparen,
porado aJlgo de su prapio sentknien- ' te de poner ideas y frases en boca
to, de su i d e o l o g í a y de su c o r a z ó n . 1 de los personajes, hechos tipos de
Y a q u í l a d e m o s t r a c i ó n e s t á en l a ^ carne y hueso, de a l m a y de cora-
Jlferoñcla entre el p r ó l o g o y los ac- zón, que hablan por su cuenta p o r .
tos qiue le siguen y que f orman l a i que w v e n por su cuenta e imponen
verdadera comedia. A s i , el prólogo a l s e ñ o r P e m á n u n a t é c n i c a recia y
5U6 pudiera corresponder a c u a l , u f i r m e , de rasgos e n é r g i c o s y de d i .
quier obra francesa, reflejo de i n . | bujo apretado, que recuerda l a m a -
quietudes, recuerdos y zozobras, es ' n e r a acusada y fuerte, de contras-
u n a exposición de pensamientos y l < te de l u z y de sombra del Ribera,
observaciones Ingeniosos y veraces que suponemos en l a eaia y que j u -
que expone el autor a t r a v é s de r a r í a m o s halber visto.
personajes Indecisos y vagos, con
esa vaguedad en l a que muchos a u . y l a s i t u a c i ó n de u n hombre y
tores modernos creen que reside l a sj u n a mujer que se quieren y se ne-
generalidad. E n t r a l a pareja cen- fl cesitan, pero a los que separan
t r a í , y v a surgiendo notas y d e t a - " rencores, heridas de dignidad y
arresto de amor propio, que ins-
p i r a r a a B é c q u e r u n a de sus rimas,
que si bien en escena deja de ser,
l a s i t u a c i ó n balad! que deja paso
a tantas comedias superficiales que
t e r m i n a n en u n abrazo, para ser
problema hondo y v i v o lleno de i n -
t e r é s y de verdad sentimental, p o r .
que no se t r a t a de que surja u n
amor, sino de resucitar algo que se
creta muerto y de reconstruir u n
c a r i ñ o a t r a v é s del dolor y el re-
mordimiento de haberlo destruido.
C o n t r a este orgullo, que no nace de
l a i n c o m p r e n s i ó n , v a el pensamien-^
to del autor, en u n a lección de
g r a n generalidad: no basta ser bue-
no y tener r a z ó n si l a bondad no
ea c a r i t a t i v a , amable y perdonade-
r a y si la r à z ó n no se hace dulce
y comprensiva, hasta el punto de
parecer que no se tiene, porque sa-
be doblegarse al impulso del amor.
N o t a m u y cristiana y verdadera
es que l a felicidad llegue tras una
desgracia que parece amoroso cas-
tigo y s e ñ a l de p e r d ó n .
Como es de recio y apretado el
dihujo de l a obra, dibujo Intenso,

M a r i a n o Asquerino, R o s a L a c a -
? ue l i g a los tres aotos, es de recia.
Irme y e n é r g i c a l a tatenpretación.
A n t o n i a H e r r e r o t e n i a j j u e hacer u n
s a , E l e n a S a l v a d o r , Hurtado, tipo de m u j e r entera, seca, u n poco
Antonia Herrero y José María escueta, esclava del orden en las
cosas y en las ideas, pero con una
Fernán fuente de agua d à r a en el c o r a z ó n ,
y fué ^sencillamente eso en l a f r a .
lies que v a n situando a l autor ante se, en el tono, en «i gesto y en el
«U propia o b r a : un nombre de m u .
jer t a n e s p a ñ o l cpano ©1 de Jimena, a d e m á n , sin u n sólo m a t i z que la
l a e v o c a c i ó n de unos chopos j u n t o desdibujara; f u é como u n a a f i r m a -
a u n r i o exhausto, sotore. u n fondo ci ón constante de u n a personalidad
seco, en t i e r r a castellana, parece que Como fué M a r i Carrillo, l a h i j a s t r a
atraen a l s e ñ o r Fernán y l o centran d u r a y rebelde por un rencor
en s-u o b r a ; se d i r í a que le ofrecen doloroso, y E l e n a Salvador,-la v e r .
y a el asunto con sus notas peculia. d a d m i s m a de u n a phiauilla sin u n
res y definen y a l a diferencia entre dengue n i u n a g a z m o ñ e r í a , y fué
u n amor obsesionante de guerra, Adela Carbone el m i l a g r o de u n a
hecho de peligros comunes, de so. verdad intensa, acusada h a s t a l a
bresaltos, de sacrificios y hasta de evidencia a t r a v é s d é m o n o s í l a b o s
c o m p a ñ e r i s m o , y el amor que espe- I Mariano Asquerino vivió u n a de
r a en u n hogar, rodeado de cosas sus m á s gloriosas noches en u n
familiares, que son v i d a y t r a d i - acierto completo que estaba en t o .
ción.' d o : en el matiz, en l a reticencia
w -.. , — > — — ^ I en J a e n e r g í a sometida.

161
" í e n d r l a m o s que citar todo el re.
parto, iporque el acierto í u é t o t a l
d é todos los momentos, empezando
p » r Botslta Lacasa, eapecialiata y M A D R I D . — E n el teatro L a r a se
t r i u n f a d o r a en p á p e l e s Ingratos; ha estrenado l a comedia d r a m á -
L u i s a Rodrigo, Gabriel U o p a r , G a .
briel A l g a r a , Diego H u r t a d o y M a - tica de D . J o s é M a r i » P e m á n . "Lo
riano A z a ñ a , que m a r c ó su calidad que debe ser", de la que reprodu-
de aator.
cimos una ¡escena, donde intervie-
T a n t o i n t e r e s ó y g u s t ó l a obra,
que el autor, ante l a iinsistencia de nen Antonia H e r r e r o , M a r y C a
los aplausos, hubo de d i r i g i r l a pa- rrUIo y Hurtado. (Foto Z e g r f . ) '
l a b r a a l piúlbliío, como A n t o n i a He-
rrero, para agradecer'las muestras
de a p r o b a c i ó n ,
-^wrge B E X>A C U E V A

162
jit u a r a se estrenó l a cometíKr1^6 JU1!» m a u i a u a h m ¿rc^rtuu
e l Bftntriw. a l w y u e t e ^ h i m M < ^ Tnrfro d o - l a C n ^ a "^^rasiAalfl"

Ànodhe se e&trenó en Lara la comedia dfi Sobre euftas dos afirmaciones, con las que en
Julia Maura L a sin pecado. E l público sub- absoluto nos mostramos conformes, h e ñ i o s da
juzgar esta nueva producción e s c é n i c a de una
rayó con. Tulmores aprobatorios diversos pa- escritora que desde sus comienzos h a domos-
»sajes de 1§ obra, acogió con sonrisas las fra- irado poseer una clarísima i n t u i c i ó n teatral,
ses" irónicas y sarcásticas. aplaudió en un mu- y que a cada estreno confirma s u buen sen-
tis de Elena ^'Salvador y trihütó sus ovacio- tido e s c é n i c o , su agilidad en el diálogo, s i l
nes al f i n de cada acto, mientras el telón sie nervio y s u v a l e n t í a para plantear y resolver!
alzaba muchas veces y la autora salía a sa- temas, problemas y conflictos de los que real*
mente pueden interesar y conmover a i p ú b l i c o .
ludar en unión de los i n - E n " L a sin pecado" hay u n primer é x i t o de
térpretes. recio y concreto valor expositivo. Todos1 los
U n ""buen decorado de personajes se nos definen con neta claridad
Redondiela, un telón de y no por h á b i l e s referencias de terceros, ol
foro poco feliz de color coq el conocido truco de los antecedentes
y de luz y lienzos de au- puestos en boca de los criados, sino de u n
modo directo, atrevido, conectado al curso de
téntico valor sirvieron de una violenta acción—las consecuencias de u n
fondo a Ta excelente i n - intenta de suicidio—que existe y a desde e l
terpretación de , la come- momento en que é e alza el t e l ó n .
dia, d o n d e triunfaron E l acto segundo, donde luce una escena es*
M a r i Carrillo—conmove- pléndida, de difícilísima sencillez—la de "Ame*
dora, h u m a n í s i m a — ^ M a - lia" y "Luisa"—conduce t a m b i é n s i n ' desvia*
riano Asquerino—digno, ciones episódicas al nudo d r a m á t i c o , d e l a huí*
da, Claro está que al espectador le hurta u n
sobrio, elocuente—y Ade-
capítulo Importante: el de l a gradual seduc-
la Carbone, Rosa Lacasa, ción de "Amelia" por "Miguel", s e d u c c i ó n que
tonia Piedra, Luisita Ro- se nos da como consumada cuando esa j o r n a -
ranza Grases, M a r í a A n Mari Carrillo, M a - da empieza, y que tal vez debiera desarrollar*
tonia Piedra, Luisita Ra- xi&m Asquerino y se a los ojos del p ú b l i c o para mayor interéa
drigo y los. Sres.^ L'Opar humano del argumento, Pero, en realidad, lo
j u i i a Maura
que a l a autora importa, no es esa peripecia
—icada d í a mejor ga-
amorosa, que acaso descentrara la. importan-
lán—, Mariano A z a ñ a — c o n eficacísimo hu- oía de l a tesis, sino el estudio p s i c o l ó g i c o do
mor—, Francisco H e r n á n d e z , y Joaquín Es-la figura de "AÚrora"j l a "equivocada de bue*
cola. na fé", que cae en el error de confundir lai
.• • ,
Antonia Herrero, que tiene bien probadiòs ignorancia con l a inocencia, y que está dibu-
sus méritos de (primerísima actriz, dió vida al jada con los firmes trazos de ú n innegable!
carácter teatral.
papel de la protagonista y .puso a contribu-
ción todo su buen arte,'su estudio y su expe- Una escena de i r ó n i c o s perfiles, que recuerda!
riencia escénica. E n a l g ú n momento acentuó el ambiente de las "Moraledas" benaventinas
y que permite a 1^ autora desarrollar amplia-
con exceso l a dureza de su personaje, defec- mente s u m a e s t r í a en el juego de l a s à t i r *
to que puede subsanar fácilmente en sucesi- intencionada y buríiescá, pueblí», por así decir«
vas repre?entac.iones. lo, el acto .tercero, «jue en su final deriva de-
Elena Salvadbr • cautivó aü público en una masiado a l a s í n t e s i s discursiva, aunque i m -
breve intervención llena de prodigiosa natura- pecable—moralmente hablando—en s u con-
lidad, conmovedora y graciosa al mismo,tiem- clusión de l e c c i ó n caritativa y evarigélica.^ A1
nosotros nos habría gustado m á s que Julia;
po, ratificando así su extraordinaria $ excep- Mtiura, a quled no arredran las situaciones
cional valía artística. violentas en el teatro, y que no vacila en en-
— i — • • . • ; . i frentar, cuando lo juzga oportuno, personajes
Con muy buen criterio l a autora de " L a s i n deu ideas y pasiones contrapuesta^., en lugae
pecado" previene en s u autocrítica que l a obra de resolver su desieinlace con una escena de
estrenada anoche en L a r a "es una comedia dos personajes y una c o n f e s i ó n monologa!, h u -
fuerte, pero absolutamente moral y profun- biera, dejado hablar a "Amelia", s i n rehuit
damente humana". L a protagonista—se adelan- el choque y l a lucha espiritual con su herma-
ta también a decir J u l i a Majya—"es una po- na "Aurora". Porque así, el duelo o litigio
bre mujer eauivocada, aunque de buena fé". planteado tendría un desarrollo m á s paulati-
no y gradual, y no l a apariencia de un final
brusco. Pero este reparo es, s i n duda, dema-
siado exigente. E n general, " L a sin pecado",
cuyo defecto m á s visible es l a brevedad de
los actos, podados y recortados con exceso,
se adorna con los m é r i t o s denlas buenas co-.
medias por s u a m b i c i ó n noble, pura y alec-
cionadora;, por el, valor y la teatralidad de legí-
tima ley de sus frases; por el excelente mo-
vimiento escénico, el relieve humano de sus
personajes y l a jugosa, c e ñ i d a y precisa con-
c r e c i ó n de s u diálogo. J u l i a Maura h a dado,
un nuevo y seguro paso en su brillante c a -
mino de autora. No nos h a defraudado. Se-,
g ü i m o s creyendo en que tiene mucho y bueno
que hacer en el teatro.^-Alfredo M A R Q U E -
KIE.

163
f
•7

t A R A

%A SIN PECMX)"
.COMÈDIA D E DOÑA JÜÏIA m Ú R A
E » t a m o s ç f t n p l e t a m e n t e de aeuer-
*o con . l a aiutora : <Sa4o el tipo de f í e n t e d personaje co-
jnujer que presenta, soti 16gScas to- irecerse a los deonás: l a
das la-s consecuencias que se deri- _a, l a vida m o n á s ü c a , e í
v a » de su manera fie eer, de su roo- „ aislaniiiento y l a conve-
Ao de « u t e n d e r y sentij- l a religión en torno a l a henmaha m á s
y de conducirse en l a vida. a l a que se le haMa de 'la
E s una mujer que B«'cree profun- que hace á n i a b l e s y gusto-
díwnente religiosa: una cosa es tener p r á c t i c a s religiosas; nada de
mpeocupación religiosa y otra es -ra, de esa suavidad de que h a ,
«orapreuder l a religión en s u recto
« e n t í d o ; « s t a rottier, .(?emasiado^se- kvuu los eantos, todo esquinado y r l .
; » e dice q u « l a c a s a es u n con.
gwrv. de « u modalidad religiosa, cree r v e n t ç , «mando lo' que es, en reiaü-
que l a caridad *61o consiste en dar , dad, es « n a cárcel, tanto, que causi
• l o « ' p o b r e s ; «e soberbia de su vir- « o hace falta el amor para incitar
tud eeca y dura, e« tajajite y rígida, «. l a huida, y anás que c a u s a fun.
y de¡jde lo aato de s u gloriosa se. damental, parece un pretexto . la
gyrxdad es intransigente con el i>e- t m í d a . fljuego, l a obra hace un re-
manso ; h a y que esperar l á vueita,
J r a s e i d e s e n g a ñ o , y lo aprovecha
l a autqta para pintar unas bea.tas
malignas en sério, que pof s u c o i á c l -
' d e n c í a con el tipo central lo des-
yimSSn. un tanto; -no hay mAs à a e
u n a e x c e p c i ó n : un, tipo en el <Sue
h a y c o r a z ó n y humanidad y l a con-
versión, de l a sin pecado,. por;laX3ra.
c í a , y gracias t a m b i é n a l a s pala»
toras de un sacerdote.
• -Ainites h a habido algo, que nos se-
ñ a i a up a v á n c e en l a manera dé l a
a u t o r a : un d i á l o g o recio, intenso y
de contenido, y la- delicadeza de pin
í a r a l a ' p e c a d o r a ignofante, q u é
quiso s ü i d a a r s e . H a y adíerto en la
«xpresidn, s i m p l * y sencilla de l a
pobre oriatura, que en s u rudeza
m u e s t r a u n a humanidad ingenua y
palpitante': u n verdadero acierto,
apróvieóhado í n t e g r a m e n t e por esa
gran actriz que se l l a m a M e n a .Sal-
vador y que f u é entusiastamente
aplaudida en s u mutis- Antonia H e .
srero h a tenido que luchar una vez
m á s con u n tipo seco, envarado y
duro, y c o n m o v i ó y c o n v e n c i ó . M u y
graciosa y muy verdad Adela C a r -
Bone,',y en acierto feliz Bioajita X a -
casa.
L o a tipos m á s o u l i n o * son un tanto
• s e c ú n d a n o s ; con todo, triunfaron,
M a r i - C a r i l i i o , M a r i a n o Asqa&- cumplidamente Mariano Asquerlno,
l i n o , Antonia Herrero, U o p a r ,
Mariano Azafia y J u l i a Maura
P a ç o H e r n á n d e z , Gabriel- Líopar y
Mariano Azafia. 5
E l decorado de Redondela, entona,
d í s i m o y de m u y buen gusto.
« « d o de l a « a m e . Algo apunta l a L a obra logró, un franco é x i t o y
a u t o r a de los rótecedentes que haa- i a autora f u é llamada a escena en
n n d n c i d o e»ta d e f o s m a c i ó n iespiri- todos los actos.
maX, y nos aiegramos con l a eaip&e. Jorge B E 1>A C U U V A '
«te un ««tudio ¡psicológico, qiw sio»
SBu«ra Justíficaodo l a f o r m a c i ó n de A Tí ota.—A propósito del estreno de
| p que ahora se Uanvaría un com- •T>esde los tiempos de Adán", nos
f á e j o ; pero e s t a esperanza, d u r a pide en atenta c a r t a l a traductora,
poco, eólo una ligera a l u s i ó n y y a Conchita Montes, pidiéndonos que
T«moe a i tipo hecho, coa sus erro-
res y »us durezas. digamos, que dos frases que citamos,
Y esto es lo que le resta nove- "cazador de estrellas" y "dueños de
dad, porque tipos a s í de cristianos l a luna" no figuran en el t « x t o . L a
• « e o s , duros y tajante», se han crea- ¡complacemos con sumo gusto.
do en serio, deta'ties ¡m&s o detall.es Pero nosotros no las hemo* In-
menos, y l a p í a s de las veces tentado ; las apuntamos a oscuras
u n a i n t e n c i ó n antirreligi y no pudimos reconstruirlas en to-
ñ o c o tuvimos o c a s i ó n ^ í s ' T i a b l a r de d a si literalidad, y nos quedó s ó l o
los c a t ó l i c o ^ ein otencsA y de re- «1 concepto,
co M a r a San. P a K o y a S a n F r a n - J . C.
cisco de Asi»,

BEATRIZ
164
Anoche se entrenó ien Lara la comedia de p i t a c i ó n humana, i r ó n i c a y p o é t i c a . Joracy
Joracy Camargo. traducida y adaptaidía al Camargo es u n autor de nuestro tiempo, o
l o que es l o mismo, u n escritor que concibe,
castiellano por Juan Ignacio Luoa, de Tena, la escena en f u n c i ó n de tres factores: pensa-
¡ D i o s se lo pague! Elena Salvador y Mairia- m i e n t o profundo, palabra bella, l l e n a de h u -
no Asquerino fueron m o r unas veces y otra, del mejor l i r i s m o , y
aplaudidos en sendos t r a m a i n t r i g a n t e y ardiente, donde l a lucha
mutis. E l público siguió de las pasiones y la i n q u i e t u d del i m p r e v i s i b l e
iel curso de la repre- desenlace mantienen expectante el i n t e r é s y
sentación con crecienfe l a curiosidad d e l p ú b l i c o .
interés y subrayó con Si sometemos "¡Dios se lo p a g u é ! " a la p r u e .
ha de desmenuzar y aislar sus ideas y sus fra-
•rumores aprobatoriois y ses para componer con ellas u n a a n t o l o g í a
con complacidas sonn- de m á x i m a s y de observaciones de v a l o r f i l o -
isas las frases de puro sófico y l i t e r a r i o , encontraremos que esta co-
humor y de ironía que m e d i a p e s é e Una densidad de conceptos poco
abundan en la obra. A l o nada h a b i t u a l . P é r o s i , al m i s m o tiempo,
'final de los actos el te- pensamos e ñ l a inteligencia y el r i t m o con
lón se á¡lzó muchas, ve- qfle e s t á conducida la a c c i ó n , a t r a v é s de sus
diversos cuadros, hallarembs que Joracy Ca-
ces, entr'e grandes ova- m a r g o es u n dramaturgo e x p e r t í s i m o y u n
cionen, y al término de feliz y , esn ocasiones, s a r c á s t i c o observador de
4a última jornada, don la v i d a y de la humanfclad, capaz de animar
'Juan Ignacio Luca de sobre el tablado e r i a í ü r a s de carne y hueso
•Tena salió a saludar y que no p i e r d e n la temperatura de la p a s i ó n ,
dijo que lo hacía reque- aunque l a palabra con que se expresen sea
•Tido cariñosamente ,Por Mariaiio Azafià ^ de « n a e l e v a c i ó n , de un rango y de una ca-
teSOría- rigr-urarameaíe literarias.
la ei^presa y c o n l a u m - j . j c a ^ U o , M a r i a n o
ca intención de recoger Asqu'erlno y Juan I g -
L a t é c n i c a de "¡Dios se lo pague!" es so*
y transmitir los aplau" n a c i ó L u c a de T e n a b r i a , s e n c i l l a y, a l a vez, difícil de e j e c u c i ó n .
•sos íntegramente para E l e s c e n ó g r a f o Redondela l a h a s e r v i d o con
leí ilusitre autor brasAlieño, Joracy Camargo. t a n t a sensibilidad como buen gusto. E l d i á -
L a interpretación del primer acto fué evi- logo i n i c i a l de l a comedia va y viene, como
dentemente mucho m á s débil que la de los u n h i l v á n s u t i l , enlazando escenas, vidas e
j historias s i n que el r i t m o de l a Unidad dra-
actos segundo y tercero, _ donde el _ tono gc- m á t i c a se p i e r d a en n i n g ú n instante. P a r t i c u -
tntcral adquirió' mayor brillantez; sin pausas l a r m e n t e a nosotros nos gustan llnás klos ac-
n i vacilacionesu Mariano Asquerino' enoarnó tos segundo y tercero, p o r q u e a l p r i m e r o l e
©1 papel del protagonista. con clara inteligen- encontramos d e n t r o de u n a contenida, s í n t e -
cia de su ardua complejidad, porque da vida sis casi g r a n g u i ñ o l e s c a , cierto fondo f o l l e t i -
a tres Versiones diferentes de un mismo per- nesco: vel taimado y artero c a p i t á n de indus-
sonaje. M a r y Carrillo, hizo u n a ' " N a n c y " de- t r i a , m á s que de empresa, que se apodera de
los planos de u n i n v e n t o ; l a d e s e s p e r a c i ó n
liciosa, llena de feminidad y de hondura; d e l pobre obrero e n g a ñ a d o y l a l o c u r a de l a
(Elena Salvador tuvo en su breve y dramática esposa son acaecimientos que sobrevienen con
intervención el mejor acierto de ¡expresión y excesivo p r i m i t i v i s m o y artificiosa rapidez.
de eficacia teatraJ. Gabriel Llopar. fué el ad- Pero a p a r t i r de este m o m e n t o l a comedia |
ttnirable galán de siempre, y Mariano A z a ñ a , cambia de ambiente y entra y a e n unos cau-
'Erancisco H e r n á n d e z y Adela Carboné co'.a- ces m u c h o m á s sosegadas y serenos, de m á s
«baranon muy aceríadamente en el éxito. l i m p i a v e r d a d , de h u m a n i d a d m á s transpa-
rente, que y a n o se d e s v í a n y que c u l m i n a n
en el f i n a l justo, preciso y conmovedor.
Unos mendigos dialogan a l a puerta, de u n " ¡ D i o s se l o pagift!" es, por lo tanto, una obra
templo como en " M i s e r i c o r d i a " , de G a l d ó s . de teatro o r i g i n a l í s i m a de tema, de asunto,
Pero este arranque i n i c i a l de !a obra de Jo- de f o r m a y de desarrollo que justifica eQ c r é -
racy Camargo no puede hacer presentir toda dito y el aplauso con que ha sido recibida
l a conmovedora y a g i l í s i m a farsa Q u é d e t r á s en el extnaitijero y l a calurosa acogida quie le
de esa c o n v e r s a c i ó n se desarroMa. Cuando se h a t r i b u t a d o el p ú b l i c o e s p a ñ o l , .
hace el oscuro y el segundo t é l ó n que da paso E l t r a d u c t o r y adaptador h a Seguido f i e l -
a l a segunda a c c i ó n se levanta, nos halla- mente el e s p í r i t u que a n i m a a l g r a n autor
mos v a de cara a u n teatro cargado de p a l - b r a s i l e ñ o , y en su impecable v e r s i ó n caste-
l l a n a ha sabido conservar puros y elocuentes
todos los valores del d i á l o g o . — A l f r e d o M A R
QUE R I E .

165
0

166
•1 u
LARA
_ "¡DIOS S E L O P A G U E r
Comedia cfcfe Joracy Gamàrgo, traducida y adaptada
por don Juan Ignacio Luca de Tena
H a y u n amargo fondo d r a m á t i c o tices y con una ejemplar a m p l i t u d
eii l a comedia del escritor brasile- de léxico. .
ñ o , - y hay en el a u t o r un sentido L a i n t e r p r e t a c i ó n fué magnifica.
c l á s i c o çiue le He. Pebeimos a M a r i C a r r i l l o una repa-
va no h i m i t a r m o - ración, que le ofrecemos ahora; de
delos antiguos, s i - manera Inexplicable su nombre no
no que se le des. a p a r e c i ó è o n el aplauso que mere,
borda e impregna ¿ í á en nuestra c r í t i c a del estreno
la obra toda des- a n t e r i o r ; ahora decimos que si me-
de el concepto ge- reció wla11803 entonces, t a m b i é n los
neral del mendi- 'merece ahora por l á expresiva so-
go orgulloso de briedad lograda m u y a r t í s t i c a m e n -
U J serlo, del despre- t e en u n a obra u n tanto e x t r a ñ a .
n sa \ cío á las riquezas
y los honores, que
tan t o s filósofos
E l e n i t a S a b o r á estuvo m a g n í f i c a en
una breve i n t e r p r e t a c i ó n : aquel ra,p_
to de l o c u r a fué e s p l é n d i d o . A d e l a
proclaman, y que Carbone, m a g i s t r a l corno, sieimpre.
se hace t a n co- M a r i a n o Asquerino tiizò u n derro-
rriente, que a ñ o . che de saber," d é p e r s u a s i ó n y de
ra en otras artes, m a e s t r í a ; M a r i a n o A z a ñ a le dló m u y
como en el cua- bien 'la r é p l i c a ; Paco H e r n á n d e z y
dro de M u r i l l o , en Gabriel Llopar, acertadisimos, y ü i j
que el mendigo, é x i t o de i n t e r é s y de entusiasmo.
con aire Heno de Jorge D E L A C O E V A
dignidad, pone su
j a r r o de vino so-
bre la e á f e r a del
mundo.
Este s e n t i d o
clásico, u n tanto
e x t r a ñ o en u n
americano, im -
pregna l a obra de
t a l modo que las
escenas de teatro,
escuetas y hechas
con f a c t u r a mo-
J u a n I g n a c i o derna, aunque
l i n c a de Tena, plasman, e l pensa,
M a r y C a r r i l l o miento, explican
y M a r i a n o As- o dan anteceden-
queríno tes, m á s bien pa-
rece que cortan
el fluir del d i á l o g o sentencioso, á g i l ,
lleno de i n t e r é s y de pensamiento.
I^a tragedia l que se i n i c i a en la,
escena que Justifica a l bandido es
fuerte e, intensa en l a acción, pero
luego nos llega en el diálogo templa-
c da por la' experiencia, por el desen-
gaño- y con uri fondo del mejor hu-
morismo, que. e.s el humorismo me-
j o r y m á s "^erdadfpD, impregnado de
s a b i d u r í a , que se oye con deleite, pero
que apaga el valor t e a t r a l de la obra,
en l a que hay, con todo, a pesar del
tono sentencioso,, que resta veraci-
dad a l a a c c i ó n , momentos tan ,finos
y tan deliciosos como l a e v o c a c i ó n
del .siglo de Perícies., E l a,ciei>to f i -
nal en que u n personaje de la fa