You are on page 1of 3

Ejemplos de fusión

1. Derretir hielo. Al incrementar la temperatura del hielo, ya sea dejándolo a


temperatura ambiente o sometiéndolo a fuego, éste perderá su solidez y devendrá en
agua líquida.
2. Fundir metales. Diversas industrias metalúrgicas operan en base al derretimiento de
los metas en grandes hornos industriales, para poder darles forma o fusionarlos con
otros (aleaciones).
3. Derretir velas. Las velas, elaboradas a partir de parafinas de hidrocarburos, se
mantiene sólida a temperatura ambiente, pero al ser sometida al fuego de la mecha,
se derrite y vuelve a ser líquida hasta que vuelva a enfriarse.
4. El magma volcánico. Sometido a enormes presiones y temperaturas, esta sustancia
que habita a profundidad la corteza terrestre puede pensarse como roca derretida o
fundida.
5. Quemar plásticos. Al aumentar su temperatura a condiciones ordinarias, ciertos
plásticos se vuelven líquidos rápidamente, aunque vuelven a solidificarse con igual
rapidez una vez que la llama no está en contacto directo con ellos.
6. Derretir queso. El queso es un coagulado de lácteos que usualmente es más o menos
sólido a temperatura ambiente, pero que sometido a calor pasa a ser un líquido hasta
volver a enfriarse.
7. Las soldaduras. El proceso de la soldadura implica la fusión de un metal mediante
una reacción química de mucha temperatura, permitiéndole juntar otras piezas
metálicas a medida que se encuentran menos sólidas y, al enfriar, recuperar la solidez
conjuntamente.

Ejemplos de solidificación
1. Convertir agua en Hielo. Si retiramos calor (energía) al agua hasta llevarla a su
punto de congelación (0 °C), el líquido perderá su movilidad y pasará al estado sólido:
hielo.
2. Hacer ladrillos de arcilla. Los ladrillos se fabrican a partir de una mezcla de arcillas
y otros elementos en una pasta semilíquida, que adquieren su forma específica en un
molde. Una vez allí son horneados para retirarles humedad y darles a cambio solidez
y resistencia.
3. Formación de rocas ígneas. Este tipo de rocas se origina en el magma volcánico
líquido que habita las capas profundas de la corteza terrestre y que, al brotar a la
superficie, enfría, densifica y endurece, hasta convertirse en piedra sólida.
4. Hacer caramelos. Los dulces se fabrican quemando y derritiendo el azúcar común,
hasta obtener una sustancia líquida amarronada. Una vez vertida en un molde, se deja
enfriar y endurecer, para obtener así un caramelo.
5. Hacer embutidos. Los embutidos como el chorizo o la morcilla se elaboran a partir
de sangre animal, coagulada y adobada, curada en el interior de la piel de tripas de
cerdo.
6. Fabricar vidrio. Este proceso inicia con la fusión de la materia prima (arena de
sílice, carbonato de calcio y caliza) a altas temperaturas, hasta conseguir la
consistencia adecuada para soplarlo y darle forma. Luego se deja enfriar la mezcla y
ésta obtiene su característica solidez y transparencia.
7. Fabricar herramientas. A partir del acero líquido (aleación de hierro y carbono) o
fundido, se fabrican diversas herramientas y utensilios de uso cotidiano. El acero
líquido se deja enfriar y solidificar en un molde y así se obtiene la herramienta.

Ejemplos de evaporación
1. Hervir agua. Al llevar el agua a 100 °C (su punto de ebullición), sus partículas cobran
tanta energía que ésta pierde liquidez y deviene vapor.
2. La ropa tendida. Luego de lavar, colgamos la ropa para que el calor del ambiente
evapore la humedad residual y las telas queden secas.
3. Humo del café. El humo que emerge de una taza caliente de café o de té, no es más
que parte del agua presente en la mezcla que pasa a estado gaseoso.
4. La sudoración. Las gotas de sudor que segrega nuestra piel se evaporan en el aire,
refrescando así la temperatura de nuestra superficie (extraen calor).
5. Alcohol o éter. Estas sustancias, dejadas a temperatura ambiente, evaporarán en
poco tiempo, ya que su punto de evaporación es mucho más bajo que el del agua, por
ejemplo.
6. Obtener sal marina. La evaporación del agua del mar pierde la sal que normalmente
había disuelta en ella, permitiendo recolectarla para usos dietéticos o industriales, o
incluso para desalinizar el agua (que de vapor sería reconvertida en líquido, ahora libre
de sales).
7. Ciclo hidrológico. La única manera de que el agua del ambiente ascienda a la
atmósfera y pueda enfriarse para precipitar de nuevo (el llamado ciclo del agua), es
que ésta se evapore de mares, lagos y ríos, al calentarse durante el día por la acción
directa del sol.

Ejemplos de sublimación
1. El hielo seco. A temperatura ambiente, el hielo elaborado de dióxido de carbono
(CO2, licuificado primero y luego congelado) recupera su forma gaseosa original.
2. Evaporación en los polos. Dado que en el ártico y antártico el agua no está en su
forma líquida (están por debajo de los 0 °C), parte de ésta se sublima directo a la
atmósfera a partir de su forma sólida del hielo.
3. La naftalina. Compuesta por dos anillos de benceno, este material sólido empleado
como repelente de polillas y otros animales desaparece por sí solo a medida que se
transforma, a temperatura ambiente, de sólido a gas.
4. Sublimación de arsénico. Al ser llevado a los 615 °C, este elemento sólido (y
altamente tóxico) pierde su forma sólida y pasa a ser un gas, sin pasar por líquido en
el camino.
5. La estela de los cometas. Al aproximarse al sol, estas rocas viajeras ganan calor y
mucho del CO2 congelado empieza a sublimar, trazando la conocida “cola” o estela
visible.
6. Sublimación de yodo. Los cristales de yodo, al calentarse, se transforman en un gas
morado muy característico sin necesidad de fundirse primero.
7. Sublimación de azufre. Suele sublimarse el azufre como forma de obtención de “flor
de azufre”, su presentación en forma de polvillo muy fino.

Ejemplos de condensación
1. El rocío matutino. La disminución de la temperatura ambiental durante la madrugada
permite la condensación del vapor de agua en la atmósfera sobre las superficies
expuestas, en donde deviene gotas de agua conocidas como rocío.
2. El empañamiento de los espejos. Dada la frialdad de su superficie, los espejos y
vidrios son ideales receptores de la condensación de vapor de agua, como ocurre al
tomar una ducha caliente.
3. La sudoración de las bebidas frías. Al estar en una temperatura más baja que el
medio ambiente, la superficie de una lata o una botella llenas de gaseosa fría reciben
la humedad del ambiente y la condensan en forma de gotitas comúnmente referidas
como “sudor”.
4. El ciclo del agua. El vapor de agua en el aire caliente normalmente asciende a capas
superiores de la atmósfera, en donde tropieza con segmentos de aire frío y pierde su
forma gaseosa, condensándose en nubes de lluvia que volverán a dejarla caer en
estado líquido sobre la tierra.
5. Los aires acondicionados. No se trata de que estos aparatos produzcan agua, sino
que la recogen del aire circundante, mucho más frío que en el exterior, y la condensan
dentro suyo. Luego deberá ser expulsada por algún canal de desagüe.
6. El manejo industrial de gases. Muchos gases inflamables, como el butano o
propano, se someten a grandes presiones para llevarlos a su estado líquido, la cual los
hace mucho más fáciles de transportar y manejar.
7. La niebla sobre el parabrisas. Al conducir a través de un banco de niebla, se notará
que el parabrisas se llena de gotitas de agua, como una lluvia muy delicada. Esto se
debe al contacto del vapor de agua con la superficie, que al estar más fría propicia su
condensación.

Punto de Fusión: Es la temperatura en la cual se verifica el cambio de estado físico de solido


aliquido. Por ejemplo el hielo que se derrite y se transforma en agua líquida a 0°C a una
atmósfera o 760 mm de Hg (mercurio) de presión . Cada sustancia tiene su punto o
temperatura de fusión propia. Otro ejemplo lo constituyen los metales que también tienen una
temperatura específica en la cual comienzan a pasar al estado líquido.
Punto de ebullición: Es la temperatura en la cual se verifica el pasaje del estado líquido al
estado de vapor o gas. Volviendo al ejemplo del agua, lo podemos observar cuando pasa de
agua líquida a vapor de agua. En este caso el punto es de 100 °C siempre y cuando la presión
sea del valor de una atmósfera.
 H punto de fusión=-259,34
 Hidrógeno punto de ebullición=-252,87

 Ne punto de fusión=.248,59
 Neón punto de ebullición=-246,008

 F punto de fusión=-219,62
 Flúor punto de ebullición=-188,12

 B punto de fusión=2.075
 Boro punto de ebullición=4.000

 Si punto de fusión=1.414
 Silicio punto de ebullición=3.265

Fusión: Es el paso de un sólido al estado líquido por medio del calor; durante este proceso
endotérmico (proceso que absorbe energía para llevarse a cabo este cambio) hay un punto en
que la temperatura permanece constante. El "punto de fusión" es la temperatura a la cual el
sólido se funde, por lo que su valor es particular para cada sustancia. Dichas moléculas se
moverán en una forma independiente, transformándose en un líquido. Un ejemplo podría ser
un hielo derritiéndose, pues pasa de estado sólido al líquido.

La evaporación es un proceso físico que consiste en el paso lento y gradual de un estado líquido
hacia un estado gaseoso, tras haber adquirido suficiente energía para vencer la tensión
superficial.

La presión atmosférica es la fuerza por unidad de superficie que ejerce el aire que forma la
atmósfera sobre la superficie terrestre. La presión atmosférica en un punto coincide
numéricamente con el peso de una columna estática de aire de sección recta unitaria que se
extiende desde ese punto hasta el límite superior de la atmósfera. Como la densidad del aire
disminuye conforme aumenta la altura, no se puede calcular ese peso a menos que pudiera
expresarse la variación de la densidad del aire en función de la altitud o de la presión, por lo
que no resulta fácil hacer un cálculo exacto de la presión atmosférica sobre un lugar de la
superficie terrestre.

La volatilidad desde el punto de vista químico, físico y de la termodinámica es una medida de


la tendencia de una sustancia a pasar a la fase de vapor. Se ha definido también como una
medida de la facilidad con que una sustancia se evapora. A una temperatura dada, las
sustancias con mayor presión de vapor se evaporan más fácilmente que las sustancias con
una menor presión de vapor.