You are on page 1of 2

PROCESO EN UN HUERTO

Qué necesitas para crear un huerto


 Dando los primeros pasos
Piensa en el lugar más idóneo de tu hogar para plantar las semillas o el plantel que darán como fruto tus futuros
alimentos.
 Qué características requiere el emplazamiento de tu huerto
Es importante que esté ventilado, que reciba luz solar directa y que te permita disponer de la profundidad de
tierra suficiente para el óptimo desarrollo de las plantas.
 Hacer un huerto urbano en maceta
Vivir en la ciudad no es incompatible con tener un huerto doméstico. Si optas por cultivar en macetas, ten en
cuenta que éstas deben tener entre 7 y 15 centímetros de profundidad para favorecer el correcto crecimiento
de las plantas.
 Elegir el tipo de plantas
Si eres principiante, es mejor iniciarse en las labores del huerto
con plantas que se puedan cultivar todo el año y que tengan un
ciclo de crecimiento corto, como las cebollas o las lechugas, así
tendrás una primera experiencia sobre cómo hacer un huerto
urbano más que satisfactoria.

Construye tu huerto
1. Introduce el sustrato: cuanto más ecológico sea, mejor, por eso te recomendamos el compost, que contiene
una mezcla de restos de otras plantas y estiércol. Recuerda que el sustrato que elijas va a determinar el éxito
de tu plantación.
2. Elige la forma de siembra: puedes hacerlo directamente en la tierra, en la maceta que hayas elegido o en
otra más pequeña para luego trasplantarla. Algunas hortalizas como la zanahoria no se pueden trasplantar, así
que tendrás que tenerlo en cuenta.
3. Si has elegido trasplantar, cuando la planta esté lista debes hacerlo con mucho cuidado, sin dañar las raíces
y prensando ligeramente la tierra alrededor. También la debes regar inmediatamente.
4. Te recomendamos abonar al menos dos veces al año,
añadiendo más compost para que los minerales y nutrientes de la
tierra se recuperen.
5. El riego: te aconsejamos uno por goteo, para poder ahorrar
recursos y hacer un consumo más responsable del agua. Ten en
cuenta que en verano hará falta que riegues al menos dos o tres
veces al día, por eso cuanta menos agua gastes, mejor.
El cultivo Iniciación

Ciclo del cultivo Labores culturales

Cosecha y rendimiento Adversidades