You are on page 1of 10

Monografía de Literatura Argentina: Teatro y Poesía

Alumna: Mellace, Camila A.


Legajo: 37670924/2014
Mail: camila.mellace@gmail.com

La imagen del inmigrante en el teatro argentino y el sainete

Introducción

Muchas de las obras argentinas se consolidan bajo un factor en común: la historia. A


fines del siglo XIX y principios del siglo XX, Argentina vivía un proceso de profunda
transformación social: la inmigración europea. Muchos de los inmigrantes europeos eran de
sectores bajos y venían al país en busca de trabajos propicios para sustentarse, ya que
Argentina se encontraba en pleno auge de la producción agropecuaria. Estos inmigrantes
venían de diferentes países de Europa, pero predominaba la población italiana y española.
Los inmigrantes europeos trajeron consigo no sólo sus costumbres, religión y cultura
propias, sino también su propio lenguaje, lo que hizo a la creación del lunfardo argentino y el
cocoliche. La mayoría de los inmigrantes encontraban asilo en los conventillos. Estos eran
viviendas urbanas construidas precariamente por ellos mismos y la característica principal
que tenían era su patio central y alrededor se levantaban habitaciones con uno o más pisos.
El espacio del conventillo sirvió para los autores, cantantes y escritores de esa época
como una manera de expresión de la cultura popular que se plasmaron tanto en tangos,
cuentos y novelas como también en los llamados “sainetes criollos”. Alberto Vaccarezza
estrena en 1929 el sainete criollo “El conventillo de la Paloma”, una obra que describe la
historia de una prostituta que vivía en un conventillo (existente hasta la actualidad en Villa
Crespo, Buenos Aires).
Por otra parte, a mediados de 1906 y 1930 en Argentina (particularmente en Rosario)
operaba la Zwi Migdal, una organización que se dedicaba a engañar a mujeres judías
europeas haciéndoles creer que conseguirían un trabajo digno y un esposo en Argentina pero
una vez llegadas, las esclavizaban para ejercer la prostitución. Este tema sirvió para muchos
autores describir en obras literarias la realidad que vivían estas mujeres. Algunas de estas
obras fueron ​La polaca​ de Myrtha Shalom y ​Las polacas​ de Patricia Suárez.
Por lo tanto, el objetivo de este trabajo será mostrar cómo la imagen del inmigrante se
sitúa en obras del teatro argentino tales como ​El conventillo de la Paloma (1929) de Alberto
Vaccarezza y ​Las Polacas ​(2002) de Patricia Suárez. Para llevar a cabo el análisis, nos
centraremos en tres ejes a abordar: en primer lugar, el papel de la mujer a principios del siglo
XX, en segundo término se explicarán las diferencias del lenguaje en las dos obras y, por
último se verá la presentación de la historia social y política plasmadas en dichas obras.

La presentación de la historia

Tanto en ​El Conventillo de la Paloma ​de Vaccarezza como en ​Las Polacas ​de Patricia
Suárez, se trata de mostrar una realidad que se vivía en la época en la que están situadas las
obras. Si bien, la obra de Patricia Suárez se estrenó a principios del siglo XXI, la autora nos
muestra mediante las tres obras que conforman Las polacas​, la realidad que vivían las pobres
mujeres destinadas a la prostitución. Por lo tanto, en este apartado se verá la presentación de
la historia en las dos obras, teniendo en cuenta el sainete por un lado y, por el otro, la
dramaturgia.
Para comenzar, veremos cómo se centra Vaccarezza en mostrar la realidad de los
conventillos de principios de siglo XX en el sainete criollo El conventillo de la Paloma​.
Vacarezza toma la idea de ​El Conventillo de la Paloma g​ racias a un conventillo que existe en
Villa Crespo, a principios del siglo XX donde muchos inmigrantes europeos convivían en
110 piezas en situaciones sumamente desfavorables hasta que llegó la Paloma, una prostituta
proveniente de los prostíbulos del Bajo. Partiendo de ese contexto, Vaccarezza recrea la
historia de ese conventillo plasmandola en el sainete criollo ​El conventillo de la Paloma.
La gran cantidad de inmigrantes en el país que se situaban en los conventillos dieron lugar a
la creación del sainete criollo, que se caracterizaba en mostrar la vida de los conventillos de
las clases populares. Siguiendo a Osvaldo Pellettieri, el sainete “es una obra
predominantemente breve, con personajes típicos, en su mayoría caricaturescos- una parodia
del costumbrismo-. Casi siempre desembocan en una crítica al contexto social inmediato y
con un nivel de lengua peculiar de las clases populares” (1993:14). En ​El conventillo de la

1
Paloma se representan los principales exponentes de la inmigración: el italiano, el español, el
turco y el ruso y, a su vez, se representan personajes porteños típicos de la época, tales como
el compadrito y los malevos. Todos ellos se disputan el amor de una mujer llamada Paloma.
La obra transcurre en un patio de un conventillo de Villa Crespo, con situaciones típicas de
los inmigrantes de la época teniendo como como escenario principal el patio, donde se hacían
las fiestas y reuniones, el patio era el punto en donde todos se encontraban y se cruzaban.
Tomando en cuenta el prólogo escrito por Vaccarezza en 1945 para la puesta en escena en el
Teatro Presidente Alvear, se anuncia la situación que vivía Buenos Aires a principios del
siglo XX y supone la idea de Buenos Aires sacrificada por los inmigrantes y una Argentina
fundada por el crisol de razas:

Buenos Aires la abnegada


ciudad abierta y bien amada,
dio albergue de su fe
a cuantos a ella vinieron
y a poco andar se fundieron
en su crisol…

En ​Las polacas de Patricia Suárez, la historia se presenta en las tres obras: ​Historias
tártatas, Casamentera, ​y ​La varsovia​. Las tres obras se conectan entre sí y describen la
realidad que vivían las mujeres judías polacas que las atraían con la idea de que iban a tener
un matrimonio benefactor para luego hacerlas ejercer la prostitución en Argentina. Esta
organización se llamaba Zwi Migdal, y operó entre 1906 y 1930 en Argentina
(particularmente en Rosario). Las tres obras de Patricia Suárez tienen algo peculiar, ninguna
de ellas transcurre en Argentina, sino más bien, están situadas en Polonia en momentos y
lugares diferentes. En ​Historias tártaras ​la obra transcurre en un tren en 1913, donde
Schlomo, un hombre rico, viaja en busca de su víctima, una mujer llamada Hanna. A medida
que transcurre la obra, nos damos cuenta de que Schlomo es un falso importador, ya que hace
alusiones en llevarse a Hanna a un palacio en Buenos Aires para que viviera como una reina
(engaño típico de los importadores que operaban en la Zwi Migdal) y que nunca dice
explícitamente donde trabaja. Según Schlomo, cuando Max le pregunta cuál es su oficio, le
contesta que tiene un negocio en Buenos Aires en varios ramos, donde la importación es la

2
principal. Además, concluye en que el negocio se encuentra en todo el mundo pero la oficina
central se encuentra en Buenos Aires. Otra de las particularidades de la forma de presentación
de la historia de principios de siglo XX, es que, si bien no transcurre en Argentina, el
protagonista la describe como un país preciso y nítido. En ese momento, Argentina festejaba
el centenario y vivía una apariencia de prosperidad donde su principal característica era la
modernización del país basada en la inmigración: “​¿Cómo explicarle cómo es Buenos Aires?
Ahí hay que saber aprovechar las oportunidades. De esta forma se puede hacer fortuna. Hay
oro tirado por las calles. Se camina pisando oro” ​(Schlomo, pág. 21). En ​Casamentera,​ la
historia transcurre en el año 1920 en una aldea polaca sumamente precaria. La casamentera,
Golde, una mujer de 50 años, ejerce el oficio de entregar con el acuerdo de todo un pueblo
que organiza el orden en el que sus mujeres parten a Argentina “para casarse”. La mujer, con
bastante astucia logra que Schlomo elija a la hija más fea, para que éste pueda pagar el doble,
ya que su hija vale más porque sabe hacer manteca. En ​La varsovia,​ la historia se centra aún
más, ya que transcurre en un barco de inmigrantes con destino a Argentina. La protagonista
es la joven Casadera, Hanna, ya engañada como “novia” de Schlomo y futura esposa.
Siguiendo a Mauricio Kartun, Patricia Suárez expone en esas tres obras “no sólo su
extraescena: el paisaje desolado de esa Europa que corre junto a un tren, la miseria del
pueblito polaco, o el barco cargado de inmigrantes. Logra un prodigio aún mayor,
sorprendente en su afecto, y maduro en su procedimiento: consigue concebir aquella
Argentina de la Zwi Migdal sin mostrar jamás a la Argentina” (Kartun, 2002:4).

En el apartado anterior, pudimos vislumbrar que tanto ​El conventillo de la Paloma


como ​Las polacas remiten a un tema principal para abordar la transformación de Argentina a
principios del siglo XX, la inmigración. Por un lado, en ​El conventillo de la Paloma​, se pudo
observar que Alberto Vaccarezza nos sitúa en el conventillo propio donde vivían los
inmigrantes una vez llegados al país. Por otro lado, vimos cómo Patricia Suárez logra,
mediante las tres obras que conforman las Polacas, presentar la realidad de la Zwi Migdal que
operaba en Argentina y, para eso, decide hacerlo desde el origen de estos inmigrantes, en
Polonia.

El papel de la mujer

3
Muchas de las obras argentinas se centran en personajes masculinos. Desde la
creación de la poesía gauchesca hasta la consolidación del teatro rioplatense, los
protagonistas de las obras y poemas eran, en su mayoría, hombres. Sin embargo, siguiendo a
Viñas, la figura escénica de la mujer no es exhibida, sino que se da de manera interiorizada.
Siguiendo a Viñas “entre 1910 y 1918​, las mujeres sólo podían optar por los hijos y la
prostitución. Con los matices intermedios entre la norma y el dolo: el primogénito, la prole,
las gemelas, el sietemesino, el pródigo o “el que nunca vino”. Es una zona tangencial: la
madre estéril y la prostituta”. (Viñas 1977:19). Luego de la Primera Guerra Mundial, la
imagen de la prostituta se funda sobre su honra o su vacío, ya que su figura es representada
como dolorosa. Las mujeres inmigrantes de esa época veían la prostitución como una única
salida a la pobreza de la que estaban sometidas. Por lo tanto, en este apartado se verá la
imagen de estas mujeres como prostitutas y como cómplices del engaño de los hombres. Por
un lado, las mujeres en la obra de Vaccarezza, y por el otro, las mujeres engañadas que
conforman ​Las polacas​, además se verá la figura de la mujer como cómplice de esta
organización y procedimiento.
En primer lugar, en la obra de Vaccarezza, las mujeres que conviven en el conventillo
son Doce pesos, esposa de Seriola; Sofía, la turca y esposa de Abraham, Mariquiña, la
gallega, esposa de José y Paloma, la nueva concubina del conventillo. Las mujeres del
conventillo sienten desprecio por Paloma, ya que piensan que ésta les va a sacar a sus
maridos. Todas las escenas de desprecio hacia Paloma denotan un grado de comicidad y
entretenimiento. Las mujeres inmigrantes no quieren que Paloma se quede en el conventillo,
por lo tanto, le piden a Miguel, el dueño, que la saque. Sin embargo, cuando Paloma quiere
irse por su cuenta por todos los conflictos que estaba ocasionando con los hombres, Miguel se
opone y la invita al festejo de los 10 años del conventillo. Paloma por su parte, es una mujer
proveniente del Bajo. Se supone que era una prostituta que quiso salir de esa vida, para ser
una “chica buena”, cuando Paseo de Julio habla con Conijo de que se le fue la mujer, está
hablando de Paloma y, más tarde se cruzan:
—Paseo de Julio: ​No… no te asustes y contestá a lo que te pregunto: ¿Por qué te fuiste?
—​Paloma: ​(Cobrando firmeza poco a poco.) Pues nada más que por eso… por eso y por todo
lo que no hace falta que te diga. Yo no había nacido para aquella vida. Y era más fuerte que
yo. La repugnancia que llegué a sentir por todo aquel barrio en que por vos y por tu culpa ya

4
me estaba hundiendo. Por eso he venido huyendole al Bajo y a sus miserias; ¡pa oponer a la
falsa alegría de sus turbios bodegones, la limpia claridad de estos barrios de trabajo!
En la cita anterior, vemos que Paloma es una víctima que huyó de Paseo de Julio, que la tenía
amenazada y que la quiere volver a llevar al Bajo por la fuerza. Sin embargo, ella se opone e
insiste que quiere ser una chica buena.
La prostitución de esa época era común en las mujeres. en el Conventillo de la Paloma
vemos que Paloma estaba sometida en los burdeles del Bajo y que pudo huir de ahí y de
Paseo de Julio, quien la tenía amenazada, en contraposición con las mujeres de las obras de
Suárez, Paloma no es una inmigrante, sino que es criolla. En ​Las polacas de Patricia Suárez,
las mujeres se ven en la necesidad de abandonar Polonia, por toda la hambruna que
acechaban y buscar asilo en otros países, mayormente en Argentina, donde se estaba
atravesando el pleno auge inmigratorio. Esta situación favorecía a los hombres pertenecientes
a las organizaciones de tratas de blancas, para llevar engañadas a las mujeres a Argentina.
Por un lado, en ​Historias Tártaras sabemos que existe una mujer llamada Hanna que será
llevada a Argentina por Schlomo, bajo el engaño de un matrimonio favorecedor y una vida
digna. En ​Casamentera, ​la mujer dueña de la casa, y madre de las chicas que vivían en la
aldea, se ve en la necesidad de casar a sus hijas con el primer hombre rico que las quiera. Sin
embargo, la astucia la ayuda a que se lleve a la hija que nadie querría por fea, para que el
hombre pague el doble por sus dotes haciendo manteca. Lo que Goldie no sabía, pero
sospechaba, era que, una vez que su hija llegue a Argentina, quizá la llevaran a un prostíbulo,
ya que la sobrina había desaparecido por el mismo Schlomo para llevarla con el señor
Truman:
Golde: Soy capaz de no revelar nada a nuestra Emma si usted me dice adónde está Rut
Rosenbaum. ¿Se la llevó usted, verdad? Era de Ucrania, como usted. De Kámenets-Podolsk.
Schlomo​​:​ (rememorando):​ ¿La madre de Rut…?
Golde: Es mi hermana, la madre es mi hermana. Usted fue a buscar una “piel”, pero se
prendió de la hija de mi hermana, Rut Rosenbaum. Le dijo a mi hermana que usted se había
enamorado de ella, de la pequeña Rut. Mi hermana le entregó a su hija muy confiada, al
mismo precio que la “piel” que usted iba a buscar. Mi hermana fue una estúpida. Aún hoy no
se lo perdona. Se atormenta. Está en los huesos por la culpa. (...)

5
Schlomo: ​Rut Rosembaum. Está muerta. se envenenó. ​(Larga pausa, luego viendo el gesto
desesperado de Golde​) No, no. Mucho antes de arribar a la Argentina. estaba con Zwi…
Zusman. Trabajaba para él. En Junín, Después él la dejó… (pág 81/82)
La actitud de Golde ante la situación es de desdicha, ya que sabe el futuro de Emma,
que puede que le pase exactamente lo mismo que a Rut, sin embargo, lo acepta porque esa
vida sería más favorable que estar viviendo en la pobreza. Golde le advierte a Emma que
puede que Schlomo mienta y, por lo tanto, le dice a Emma que envíe noticias si la situación
no era la que se esperaban, así pueden rescatarla y que apenas lleguen al puerto de Buenos
Aires, encuentre a alguien de la Asociación Judía para la protección de Mujeres y Niños.
En ​La Varsovia, ​nos encontramos con Hanna y Mignón en un barco de inmigrantes con
destino a Argentina. Hanna tiene una actitud positiva, cree que va a casarse con Schlomo
cuando lleguen a destino. Además, cuando cuenta detalles de su vida, nos damos cuenta de
que Hanna es la hermana de Edit y Emma de ​Casamentera​. Mignón, por su parte, es
cómplice de Schlomo y su prostituta, y le hace creer a Hanna que es la hermana de éste. Sin
embargo, Mignón le confiesa a Hanna que tienen una sociedad con Schlomo que se dedica a
poner a trabajar a las mujeres. Hanna le dice que Schlomo se enamoró de ella y la embarazó,
pero no lo sabe, por lo tanto, a ella no le afectará ese trabajo ni tampoco va a ser parte de él.

Distinción del lenguaje

La creación del sainete criollo se da a partir del lenguaje, tomando aspectos del
lunfardo y el cocoliche. La peculiaridad de Vaccarezza es que recrea la lengua de cada uno de
los personajes inmigrantes, además de la incorporación de voces populares que pertenecían a
la inmigración y a la Argentina de principios del siglo XX. Siguiendo a Rama, “la
formulación de un texto a través de “voces” no sólo instaura acabadamente la oralidad sino
también la versatilidad y ambigüedad de que ella es capaz” (Rama 1977:3). Uno de los
personajes que habla cocoliche es el italiano Miguel: —​¡Esta mojiere está enseñada per lo
gallego! Pero yo no le voy a perdere pisada, e tanto voy a ensestire hasta que la rinda como
un pollito a mis pies. (​ Pág. 82). Luego, están los turcos, Sofía y Abraham, que tratan de
hablar en español, pero su lenguaje a veces es incomprensible, pero que denota un grado de
comicidad: Abraham— ​Yo la gambané a puerta que gueri… qué amborda la gumbardrito.
(pág. 86)

6
Sofía.— ​Y al mío bierde gabeza, si, sañur. Poco ande más guería; ahora no gueri más. Veni
dembrano y boni vestido nuevo. ​(pág. 80)
Uno de los lenguajes interesantes destacados es el que utiliza el personaje de Mariquiña, el
cual utiliza una mezcla entre el portugués y el gallego: —​¿Pra acaso no tenemos as mulleres
e los homes as mismas oblijaciones y choredes en la davi?​ (pág. 101).
— ¿​Y qué es lo que pretendes? Afilarte tu a otra nircanta para que non pueda eu facer lo
mismu? No, meu mandiñu! Aquel tempo ya pasó. ¡Hoy soy un mueble muderno! Con que
dejarse de pamplinas y vamos a la raruferia a echare otros cupines. (​ pág. 101)
Por otro lado, Vaccarezza utiliza un juego de palabras relacionado con los apellidos y las
palabras con sílabas al revés, que se logran mediante la entonación en el personaje de El
Conejo y, a veces de Miguel: ​El ​Conejo.​​—​¡Qué se Llorca!... Hace como tres Mezzadri que
la anda Buscandioti y no la puede Trovezky.
Miguel​​.— ​Antonce es Segura que se Ascondosky.
El Conejo​​.— ¡​Vaya a Saavedra!
Otra de las particularidades del lenguaje popular de la época que se dan en este sainete
y tienen un grado de comicidad, es la participación de las milongas que aparecen en algunas
conversaciones mediante cantos líricos. Por ejemplo, la conversación entre Seriola y Paloma,
cuando éste la va a buscar para confesarle su amor:
Seriola.​¡Seriola, te han reventao!
Pero ya me has de pagar
con tu orgullo mal fundao
el papelon desgraciao
que he tenido que pasar. (...)

En las obras de Patricia Suárez, en cambio, el lenguaje de las obras está en español,
sin embargo, dado el contexto en el cual está situada, damos cuenta de que todos los
personajes deberían estar hablando en polaco, ya que se tornaría imposible que hablen en
español si están situadas en lugares de Polonia. Siguiendo a Kartun, la Argentina que no se
muestra en las obras, la autora las ilumina por reflejo​, “​aludiéndola con acciones,
permitiendo hacer de ella un mito con el procedimiento básico con el que se crean los mitos:
no mostrándolo nunca”.

7
Conclusión

A modo de conclusión, se puede observar que la realidad que vivían las mujeres de
principios del siglo XX era desastrosa. La mayoría de las mujeres que venían Argentina
desde Europa por necesidad de salir de la hambruna y la desdicha, no tenían otro destino que
el de la prostitución. Por lo tanto, en este trabajo, se intentó focalizar cómo esa realidad era
plasmada en obras literarias argentinas. Por un lado, dimos cuenta la imagen del inmigrante
por medio del sainete criollo, en el ​El conventillo de la Paloma de Alberto Vacarezza y por el
otro, la realidad de la Zwi Migdal, recreada en las obras de Patricia Suárez en ​Las Polacas​.
En primer lugar, se focalizó la presentación de la historia en las dos obras. En ​El Conventillo
de la Paloma se vio que la imagen del inmigrante y su vida en los conventillos, sirvieron para
autores como Vacarezza, crear en sainetes festivos, historias que complacerían al público
popular de principios del siglo XX. Por otro lado, se vio cómo Patricia Suárez, al publicar su
obra en 2002, recrea la historia de la Zwi Migdal de principios del siglo XX por medio de tres
obras entrelazadas, tomando como eje primordial la dramaturgia, en contraposición del
sainete festivo.
En segundo término, se analizó el papel de la mujer inmigrante de principios del siglo
XX. Por un lado, en la obra de Vacarezza, se vio el papel de las mujeres que cumplían un
papel secundario, pero que constituyen al sainete festivo dándole un grado de comicidad y
entretenimiento, además se vio el papel de Paloma, la protagonista principal y la que le da el
nombre a la obra. Por otro lado, se vio el papel de las mujeres en la obra de Suárez, tomando
a las protagonistas engañadas y a las mujeres cómplices del engaño.
Por último se analizó la distinción del lenguaje en las dos obras. En la obra de
Vacarezza el lenguaje cumple un papel primordial, ya que el sainete criollo se construye
gracias a la lengua. Vimos que el autor realiza una parodia al lenguaje de los inmigrantes y el
del sector popular de principios del siglo XX, además realiza invenciones de lenguajes
relacionados con apellidos, lo que hace que la obra tenga una característica particular propia y
se distinga de las demás. En contraposición, se vio que la obra de Suárez, el lenguaje no
cumple una función primordial, sino que el lector/espectador, da cuenta de que las obras
deberían estar escritas en polaco, sin embargo, se encuentran en español.

8
Bibliografía

Pelletieri, O. (1997) ​Una historia interrumpida. ​Teatro Argentino Moderno (1949- 1976) Ed.
Galerna.
Rama, Ángel. Introducción a la Poesía gauchesca. ​Teatro rioplatense ​(1886-1930),​ Caracas,
Biblioteca Atacucho, 1977.
Suárez, Patricia (2002)​ Las polacas. ​Ediciones teatro VIVO. Buenos Aires.
Vacarezza, Alberto (1929) ​El conventillo de la Paloma.
​ aracas,
Viñas, David. “Prólogo” en Jorge Lafforgue. (ed.), ​Teatro rioplatense (1886- 1930), C
Biblioteca Ayacucho, 1977.