You are on page 1of 270

MANUAL DE

MUSICOTERAPIA
EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
MANUAL DE MUSICOTERAPIA
EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS

Dra. Melissa Mercadal-Brotons
Psicóloga – Musicoterapeuta
Coordinadora del Postgrado/Máster Interuniversitario Especialista en Musicoterapia (UPF-URL)
Musicoterapeuta del Centre Clínic de Musicoteràpia
Musicoterapeuta de la AFA Baix Llobregat

Patricia Martí Augé
Psicóloga – Musicoterapeuta
Profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería Santa Madrona
Musicoterapeuta del Centre Clínic de Musicoteràpia
Musicoterapeuta de la AFA Baix Llobregat

www.musicoterapia-ccmt.com

monsa PRAYMA
MANUAL DE MUSICOTERAPIA
EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS

Dra. Melissa Mercadal-Brotons
Psicóloga – Musicoterapeuta
Coordinadora del Postgrado/Máster Interuniversitario Especialista en Musicoterapia (UPF-URL)
Musicoterapeuta del Centre Clínic de Musicoteràpia
Musicoterapeuta de la AFA Baix Llobregat

Patricia Martí Augé
Psicóloga – Musicoterapeuta
Profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería Santa Madrona
Musicoterapeuta del Centre Clínic de Musicoteràpia
Musicoterapeuta de la AFA Baix Llobregat

www.musicoterapia-ccmt.com

monsa PRAYMA
ADVERTENCIA

La información presentada por las autoras en este manual refleja los resultados y recomendaciones del cuerpo teórico-
científico de la disciplina de la musicoterapia obtenidos hasta el momento actual. Por otra parte, las actividades prácticas
incluidas en este libro han sido ampliamente utilizadas, modificadas y evaluadas por las propias autoras. Por muchos
detalles que se incluyan en cuanto a su implementación y sus posibles adaptaciones, la presencia de un musicoterapeuta
profesional es en todo momento indispensable para asegurar el éxito de estas intervenciones.

DEDICATORIA
A nuestras familias, por su comprensión y apoyo durante todo el tiempo invertido en la preparación
de este libro, y que les hemos restado a ellas.

Las autoras
© MONSA-PRAYMA EDICIONES

Primera edición: 2008

Reservados todos los derechos.
Queda hecho el depósito que marca la ley.

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproduc-
ción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar
con la autorización de los titulares de propiedad intelectual. La infracción de los de-
rechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual
(Art. 270 y siguientes del Código Penal). El Centro Español de Derechos Repro-
gráficos (CEDRO) vela por el respeto de los citados derechos.

ISBN 10: 84-96823-62-8
ISBN 13: 978-84-96823-62-4
D.L: B-3.732/2008

Coordinación: Ricard Prada, Robert Marcilla
Diseño y composición: Marc Romero
Imagen de cubierta: Bianca Pimenta
Imágenes interiores: Patricia Martí Augé, Melissa Mercadal-Brotons y Bianca Pimenta
Arte final: Equipo editorial Monsa

Impreso en España
ADVERTENCIA

La información presentada por las autoras en este manual refleja los resultados y recomendaciones del cuerpo teórico-
científico de la disciplina de la musicoterapia obtenidos hasta el momento actual. Por otra parte, las actividades prácticas
incluidas en este libro han sido ampliamente utilizadas, modificadas y evaluadas por las propias autoras. Por muchos
detalles que se incluyan en cuanto a su implementación y sus posibles adaptaciones, la presencia de un musicoterapeuta
profesional es en todo momento indispensable para asegurar el éxito de estas intervenciones.

DEDICATORIA
A nuestras familias, por su comprensión y apoyo durante todo el tiempo invertido en la preparación
de este libro, y que les hemos restado a ellas.

Las autoras
© MONSA-PRAYMA EDICIONES

Primera edición: 2008

Reservados todos los derechos.
Queda hecho el depósito que marca la ley.

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproduc-
ción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar
con la autorización de los titulares de propiedad intelectual. La infracción de los de-
rechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual
(Art. 270 y siguientes del Código Penal). El Centro Español de Derechos Repro-
gráficos (CEDRO) vela por el respeto de los citados derechos.

ISBN 10: 84-96823-62-8
ISBN 13: 978-84-96823-62-4
D.L: B-3.732/2008

Coordinación: Ricard Prada, Robert Marcilla
Diseño y composición: Marc Romero
Imagen de cubierta: Bianca Pimenta
Imágenes interiores: Patricia Martí Augé, Melissa Mercadal-Brotons y Bianca Pimenta
Arte final: Equipo editorial Monsa

Impreso en España
PRÓLOGO
En el año 1999, cuando se presentaron en la II Conferencia Nacional sobre el Alzheimer los re-
sultados de la aplicación de la Musicoterapia en enfermos de Alzheimer obtenidos en un proyecto
realizado por la Fundación La Caixa, vimos muy claro que nosotros debíamos incorporarla sin demora
en la atención a nuestros enfermos y familiares. En aquellos momentos representó una novedad y
un impacto para todos los asistentes. La calidez y el entusiasmo de la exposición y la profesionalidad
de los ponentes nos cautivó, y nos transmitieron el deseo de empezar a implantarla, convencidos de
que se convertiría en una gran ayuda para retardar y combatir los efectos de la enfermedad de Alz-
heimer. Sabíamos del efecto terapéutico de la música, pero hasta entonces no conocíamos esta me-
todología de trabajo, que permite mejorar el estado anímico y cognitivo de nuestros enfermos y al
mismo tiempo retardar su deterioro neuronal.

La casualidad o el destino hicieron que en el transcurso de aquella jornada tuviéramos un encuen-
tro con Melissa Mercadal y Patricia Martí, creadoras del proyecto, y después de una breve conver-
sación decidimos, allí mismo, empezar la Musicoterapia en el Baix Llobregat.

El efecto positivo, lúdico y terapéutico de esta disciplina no tan sólo aporta beneficios a nivel per-
sonal, sino que mejora notablemente la relación entre los que la practican, potenciando la partici-
pación, estimulando la memoria y el lenguaje, y ofreciendo un espacio lúdico en el que rememorar
experiencias gratificantes relacionadas con la música y vinculadas, de forma muy especial, a sus re-
cuerdos. Oscar Wilde dejó dicho que «la música es el arte más cercano a las lágrimas y a los re-
cuerdos».

La música da significado a momentos de nuestras vidas: calmamos y dormimos a los pequeños con
canciones de cuna, una melodía puede ser nuestro consuelo y nuestra amiga en momentos de so-
ledad o de melancolía,…

Hemos comprobado reiteradamente que enfermos que han olvidado gran parte de su historia per-
sonal, cuando oyen una música o una canción conocida, recuperan la intensidad de su mirada y su
estado anímico mejora sensiblemente, transmitiendo tranquilidad y bienestar, y es por todo ello que
constatamos que esta actividad les resulta siempre agradable y beneficiosa.

Es curioso observar que pacientes en fases avanzadas, con los que la comunicación ya es muy
difícil por la dificultad que tienen para hablar y hacerse entender, son capaces de seguir correctamente
la letra y el ritmo de una canción que en un pasado ya lejano, en su juventud o en su infancia, cantaron
o tararearon.

Hay que tener en cuenta, además, que los instrumentos también forman parte de la Musicoterapia,
y que su utilización hace que la coordinación y el ritmo ayuden en gran medida a potenciar la movilidad
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
VIII

y la atención. En nuestros Centros de Día Alois los palos chinos, las maracas, las castañuelas, etc.,
dan resultados muy positivos, y esperamos ampliar este material próximamente. También el contacto
PRESENTACIÓN
físico que proporciona el movimiento y la danza, acompañado de sonrisas y de caricias, es uno de
los aspectos más trabajados durante las sesiones, y es realmente muy gratificante ver como nuestros «Sóc en qualsevol paret,
enfermos disfrutan intentando, de forma espontánea, seguir la letra y el ritmo de las canciones, a silueta plana que avança»
pesar de sus limitadas capacidades. L.Serrahima. 2004.

Con referencia a los musicoterapeutas que semanalmente imparten esta disciplina, es altamente
satisfactorio ver cómo su experiencia, reconocida nacional e internacionalmente, permite hacer más A pesar de haber transcurrido ya 100 años desde el descubrimiento de la enfermedad de Alzheimer,
agradable la vida de otras personas y consiguen que la música sea un momento de placer al tiempo es desde la década de los pasados ochenta que se ha venido produciendo un verdadero avance en
que una terapia de salud y bienestar. el conocimiento de su etiología y tratamiento.

Desde estas líneas quiero, en nombre de nuestros enfermos y de sus familiares, felicitar a Patricia Su descripción clínica –fenotipo, evolución en el tiempo e historia natural–, así como el estudio de
Martí y a Melissa Mercadal por su trabajo, desear que el éxito y la suerte les acompañe en su trabajo los factores moleculares y ambientales –protectores y de riesgo– que la determinan forman un cuerpo
muchos años y darles las más efusivas gracias por su aportación a la mejora de la calidad de vida de conocimiento que indica y marca las líneas de investigación que acabará en la obtención de un
de los enfermos de Alzheimer. tratamiento, sin duda complejo pero eficaz. Queda un largo trecho a recorrer, pero la velocidad en la
que se generan innovaciones biotecnológicas que perfilan mejor y más precozmente la situación de
Estamos seguros que este libro, que es el resultado de muchas horas de estudio, investigación y enfermedad de Alzheimer nos permitirá llegar a buen puerto.
dedicación, será útil y provechoso para los profesionales y cuidadores que apliquen esta técnica y con-
seguirá rememorar recuerdos llenos de ritmo, melodía, emoción y ternura. En este largo recorrido, y hasta que no acertemos en la diana o dianas terapéuticas, hemos de ofer-
tar a los enfermos las mejores estrategias farmacológicas y no farmacológicas que la evidencia cien-
tífica haya constatado.

La Fundació ACE, ya desde los años noventa, ha sido una institución pionera en establecer y com-
Mª. Rosa Giner Quiñonero binar diferentes estrategias terapéuticas con el objetivo de garantizar una atención exquisita y de alto
Presidenta AFA Baix Llobregat nivel, personalizando la intervención y basándose en un amplio conocimiento del proceso patológico
Vicepresidenta CEAFA y la repercusión en el estilo de vida del paciente y su entorno habitual. Conjugar síntomas clínicos,
Presidenta del Comité Científico CEAFA voluntades, valores y perspectivas de la persona y su núcleo cuidador no es tarea fácil, necesita de
entreno y competencia para diseñar protocolos de familia a fin de establecer las pautas a seguir y los
compromisos a tomar.

En esta línea de trabajo, la Fundació ACE viene impulsando y difundiendo la utilización del Pro-
grama de Psicoestimulación Integral (PPI), en el que se combinan diferentes terapias cognitivas, con-
ductuales, funcionales y motoras que, junto con los estándares farmacológicos, aportan un valor
añadido a su eficacia clínica.

El compromiso con la sociedad y con las personas que padecen una demencia tipo Alzheimer, o
de otra etiología, nos obliga a investigar todas las fuentes que aporten conocimiento con el fin de
preservar, mantener y optimizar la reserva neuronal; favorecer un envejecimiento saludable, parame-
trizando actividades, y enlentecer el progreso del declinar cognitivo y la demencia. En este contexto,
enmarcaríamos la musicoterapia.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
VIII

y la atención. En nuestros Centros de Día Alois los palos chinos, las maracas, las castañuelas, etc.,
dan resultados muy positivos, y esperamos ampliar este material próximamente. También el contacto
PRESENTACIÓN
físico que proporciona el movimiento y la danza, acompañado de sonrisas y de caricias, es uno de
los aspectos más trabajados durante las sesiones, y es realmente muy gratificante ver como nuestros «Sóc en qualsevol paret,
enfermos disfrutan intentando, de forma espontánea, seguir la letra y el ritmo de las canciones, a silueta plana que avança»
pesar de sus limitadas capacidades. L.Serrahima. 2004.

Con referencia a los musicoterapeutas que semanalmente imparten esta disciplina, es altamente
satisfactorio ver cómo su experiencia, reconocida nacional e internacionalmente, permite hacer más A pesar de haber transcurrido ya 100 años desde el descubrimiento de la enfermedad de Alzheimer,
agradable la vida de otras personas y consiguen que la música sea un momento de placer al tiempo es desde la década de los pasados ochenta que se ha venido produciendo un verdadero avance en
que una terapia de salud y bienestar. el conocimiento de su etiología y tratamiento.

Desde estas líneas quiero, en nombre de nuestros enfermos y de sus familiares, felicitar a Patricia Su descripción clínica –fenotipo, evolución en el tiempo e historia natural–, así como el estudio de
Martí y a Melissa Mercadal por su trabajo, desear que el éxito y la suerte les acompañe en su trabajo los factores moleculares y ambientales –protectores y de riesgo– que la determinan forman un cuerpo
muchos años y darles las más efusivas gracias por su aportación a la mejora de la calidad de vida de conocimiento que indica y marca las líneas de investigación que acabará en la obtención de un
de los enfermos de Alzheimer. tratamiento, sin duda complejo pero eficaz. Queda un largo trecho a recorrer, pero la velocidad en la
que se generan innovaciones biotecnológicas que perfilan mejor y más precozmente la situación de
Estamos seguros que este libro, que es el resultado de muchas horas de estudio, investigación y enfermedad de Alzheimer nos permitirá llegar a buen puerto.
dedicación, será útil y provechoso para los profesionales y cuidadores que apliquen esta técnica y con-
seguirá rememorar recuerdos llenos de ritmo, melodía, emoción y ternura. En este largo recorrido, y hasta que no acertemos en la diana o dianas terapéuticas, hemos de ofer-
tar a los enfermos las mejores estrategias farmacológicas y no farmacológicas que la evidencia cien-
tífica haya constatado.

La Fundació ACE, ya desde los años noventa, ha sido una institución pionera en establecer y com-
Mª. Rosa Giner Quiñonero binar diferentes estrategias terapéuticas con el objetivo de garantizar una atención exquisita y de alto
Presidenta AFA Baix Llobregat nivel, personalizando la intervención y basándose en un amplio conocimiento del proceso patológico
Vicepresidenta CEAFA y la repercusión en el estilo de vida del paciente y su entorno habitual. Conjugar síntomas clínicos,
Presidenta del Comité Científico CEAFA voluntades, valores y perspectivas de la persona y su núcleo cuidador no es tarea fácil, necesita de
entreno y competencia para diseñar protocolos de familia a fin de establecer las pautas a seguir y los
compromisos a tomar.

En esta línea de trabajo, la Fundació ACE viene impulsando y difundiendo la utilización del Pro-
grama de Psicoestimulación Integral (PPI), en el que se combinan diferentes terapias cognitivas, con-
ductuales, funcionales y motoras que, junto con los estándares farmacológicos, aportan un valor
añadido a su eficacia clínica.

El compromiso con la sociedad y con las personas que padecen una demencia tipo Alzheimer, o
de otra etiología, nos obliga a investigar todas las fuentes que aporten conocimiento con el fin de
preservar, mantener y optimizar la reserva neuronal; favorecer un envejecimiento saludable, parame-
trizando actividades, y enlentecer el progreso del declinar cognitivo y la demencia. En este contexto,
enmarcaríamos la musicoterapia.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS PRESENTACIÓN
X XI

Son bien conocidos los beneficios que aporta la introducción en la rehabilitación formal de algunas mitada en el tiempo. También desde la música se establecen parámetros, basados en el conocimiento
patologías, como la enfermedad de Parkinson y en la patología neurovascular y sus secuelas motoras, y la validación de resultados, que servirán para medir el beneficio de una estrategia terapéutica, y
de ejercicios mediatizados por los cambios de ritmo musical. Este divertimento cognitivo permite Melissa Mercadal-Brotons y Patricia Martí Augé son unos de los artífices de esta nueva competencia
pasar de un concepto abstracto y virtual, el sonido y la música, a un concepto volumétrico y motor, académica y su puesta en práctica.
además de promover la coordinación de grupos musculares agonistas y antagonistas, y ejecutar el
proceso mecánico que dará forma, movimiento y ritmo. No es de extrañar que, a su regreso de Estados Unidos, en 1998, conociéramos a Melissa Mer-
cadal-Brotons, y supiéramos sus inquietudes investigadoras acerca de la musicoterapia como inter-
«Sine música nulla vita» afirmación que compartimos con su autor, Lluís Serrahima, escritor y vención no farmacológica en el ámbito de las demencias y que desde entonces nuestros caminos se
poeta catalán, autor de la letra de algunas canciones que forman parte de mi memoria emocional. hayan ido reencontrando en múltiples ocasiones, compartiendo, en algunos casos, proyectos comu-
nes de investigación.
La música nos permite, además, entrar en otras dimensiones, evocar sentimientos, aflorar recuer-
dos, espacios que se perdieron entre carmín, farolillos de feria y aromas de la noche de San Juan. La formación académica de Melissa Mercadal-Brotons y de Patricia Martí Augé, que han colabo-
Oler pasajes lluviosos, fríos y amables como los descritos por Cercas en Soldados de Salamina, rado en la edición de esta extensa y amplia obra, pone de manifiesto sus conocimientos musicales,
acompañados por un pasodoble y un fusil. la solidez investigadora, la capacidad docente y, sobre todo, su gran vocación: la musicoterapia, téc-
nica que, más allá de esa primera impresión lúdica, cumple con los requisitos de pragmatismo y fun-
A menudo limitamos el valor de las cosas a lo que conocemos de siempre, a un exclusivo valor cionalidad que pueda ofrecer cualquier otro tratamiento contrastado.
de uso. Escuchamos música, bailamos al son de una música, podemos incluso recordar a través de
la música y gracias a ella desarrollamos nuestro sentido del ritmo incitándonos al movimiento. La utilización de dicha técnica abarca un extenso abanico de aplicaciones y abre una línea de in-
vestigación que podrán compartir profesionales de diferentes ámbitos académicos, ampliando hori-
Olvidamos que los sentidos nos permiten dar forma y dimensión a palabras, imágenes y sonidos zontes y creando un sólido cuerpo de doctrina.
hasta el infinito. Podemos crear un poema con una sola palabra, moldear un universo con polvo en
suspensión o escuchar la sinfonía de las nubes en movimiento. ¡Qué importa lo que son, cómo se de- Como parte de ese colectivo, nos alegramos de poder disponer de una herramienta tan eficaz
finen y su lugar en el espacio y el tiempo! como consistente, a la que siempre podamos hacer referencia cuando hablemos de musicoterapia.

Son lo que queremos que sean, simplemente el valor que damos a lo desconocido, la satisfacción
que produce, el sentimiento que provoca, el movimiento que genera. Es el poder de nuestra imagi- Mercè Boada Rovira, PhD
nación para trasformar poema, polvo y sinfonía en un mundo de color que gira, gira y se desvanece. Neuróloga
Fundació ACE. Institut Català de Neurociències Aplicades
Tal vez esto sea la música. ¿Se la imaginan entre sus manos, atrapada en un abrazo, asida y Directora Médica
quieta por un instante? No, no es posible. La música es un ser con libertad de expresión. Generosa
sin límites, universal, con voluntad de ser útil en cualquier situación.
Lluís Tárraga Mestre
Una tras otra; blancas, negras, fusas, corcheas y semicorcheas, nota tras nota, en continuo mo- Psicólogo
vimiento; subiendo y bajando escalas; paseando por la cuerda del arco; brincando cual saltamontes
Fundació ACE. Institut Català de Neurociències Aplicades
de tecla en tecla, sin red; cabalgando en el estruendo del trueno o durmiendo mecidas por la luna y
Director General
la brisa del mar, ellas crean en nuestro cerebro una complicada red de información y procesamiento,
telaraña que trasforma y consolida la inteligencia formal a través de la inteligencia emocional. Éste
es el lugar de la musicoterapia.

Desde la medicina, se han establecido parámetros, basados en el conocimiento y la validación de
resultados, para medir el beneficio de una estrategia terapéutica, habitualmente farmacológica y li-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS PRESENTACIÓN
X XI

Son bien conocidos los beneficios que aporta la introducción en la rehabilitación formal de algunas mitada en el tiempo. También desde la música se establecen parámetros, basados en el conocimiento
patologías, como la enfermedad de Parkinson y en la patología neurovascular y sus secuelas motoras, y la validación de resultados, que servirán para medir el beneficio de una estrategia terapéutica, y
de ejercicios mediatizados por los cambios de ritmo musical. Este divertimento cognitivo permite Melissa Mercadal-Brotons y Patricia Martí Augé son unos de los artífices de esta nueva competencia
pasar de un concepto abstracto y virtual, el sonido y la música, a un concepto volumétrico y motor, académica y su puesta en práctica.
además de promover la coordinación de grupos musculares agonistas y antagonistas, y ejecutar el
proceso mecánico que dará forma, movimiento y ritmo. No es de extrañar que, a su regreso de Estados Unidos, en 1998, conociéramos a Melissa Mer-
cadal-Brotons, y supiéramos sus inquietudes investigadoras acerca de la musicoterapia como inter-
«Sine música nulla vita» afirmación que compartimos con su autor, Lluís Serrahima, escritor y vención no farmacológica en el ámbito de las demencias y que desde entonces nuestros caminos se
poeta catalán, autor de la letra de algunas canciones que forman parte de mi memoria emocional. hayan ido reencontrando en múltiples ocasiones, compartiendo, en algunos casos, proyectos comu-
nes de investigación.
La música nos permite, además, entrar en otras dimensiones, evocar sentimientos, aflorar recuer-
dos, espacios que se perdieron entre carmín, farolillos de feria y aromas de la noche de San Juan. La formación académica de Melissa Mercadal-Brotons y de Patricia Martí Augé, que han colabo-
Oler pasajes lluviosos, fríos y amables como los descritos por Cercas en Soldados de Salamina, rado en la edición de esta extensa y amplia obra, pone de manifiesto sus conocimientos musicales,
acompañados por un pasodoble y un fusil. la solidez investigadora, la capacidad docente y, sobre todo, su gran vocación: la musicoterapia, téc-
nica que, más allá de esa primera impresión lúdica, cumple con los requisitos de pragmatismo y fun-
A menudo limitamos el valor de las cosas a lo que conocemos de siempre, a un exclusivo valor cionalidad que pueda ofrecer cualquier otro tratamiento contrastado.
de uso. Escuchamos música, bailamos al son de una música, podemos incluso recordar a través de
la música y gracias a ella desarrollamos nuestro sentido del ritmo incitándonos al movimiento. La utilización de dicha técnica abarca un extenso abanico de aplicaciones y abre una línea de in-
vestigación que podrán compartir profesionales de diferentes ámbitos académicos, ampliando hori-
Olvidamos que los sentidos nos permiten dar forma y dimensión a palabras, imágenes y sonidos zontes y creando un sólido cuerpo de doctrina.
hasta el infinito. Podemos crear un poema con una sola palabra, moldear un universo con polvo en
suspensión o escuchar la sinfonía de las nubes en movimiento. ¡Qué importa lo que son, cómo se de- Como parte de ese colectivo, nos alegramos de poder disponer de una herramienta tan eficaz
finen y su lugar en el espacio y el tiempo! como consistente, a la que siempre podamos hacer referencia cuando hablemos de musicoterapia.

Son lo que queremos que sean, simplemente el valor que damos a lo desconocido, la satisfacción
que produce, el sentimiento que provoca, el movimiento que genera. Es el poder de nuestra imagi- Mercè Boada Rovira, PhD
nación para trasformar poema, polvo y sinfonía en un mundo de color que gira, gira y se desvanece. Neuróloga
Fundació ACE. Institut Català de Neurociències Aplicades
Tal vez esto sea la música. ¿Se la imaginan entre sus manos, atrapada en un abrazo, asida y Directora Médica
quieta por un instante? No, no es posible. La música es un ser con libertad de expresión. Generosa
sin límites, universal, con voluntad de ser útil en cualquier situación.
Lluís Tárraga Mestre
Una tras otra; blancas, negras, fusas, corcheas y semicorcheas, nota tras nota, en continuo mo- Psicólogo
vimiento; subiendo y bajando escalas; paseando por la cuerda del arco; brincando cual saltamontes
Fundació ACE. Institut Català de Neurociències Aplicades
de tecla en tecla, sin red; cabalgando en el estruendo del trueno o durmiendo mecidas por la luna y
Director General
la brisa del mar, ellas crean en nuestro cerebro una complicada red de información y procesamiento,
telaraña que trasforma y consolida la inteligencia formal a través de la inteligencia emocional. Éste
es el lugar de la musicoterapia.

Desde la medicina, se han establecido parámetros, basados en el conocimiento y la validación de
resultados, para medir el beneficio de una estrategia terapéutica, habitualmente farmacológica y li-
NOTAS DE LAS AUTORAS

Autorizaciones Asimismo, agradecemos la colaboración recibida de Bianca Pimenta por las fotografías que ge-
nerosamente nos ha facilitado.
Las autoras quieren dejar constancia de que disponen de autorización para la publicación de las
fotografías incluidas en la cubierta y en el interior del libro. En todos los casos se ha obtenido el con- Por último, queremos reconocer las oportunidades que diferentes centros y hospitales de día, re-
sentimiento escrito por parte de centros, familiares y pacientes implicados. sidencias geriátricas y asociaciones nos han brindado para iniciar y desarrollar experiencias y progra-
mas piloto de musicoterapia.
Imagen en cubierta
Las autoras
La imagen de la cubierta ha sido escogida por representar una respuesta y reacción típica a la mú-
sica por parte de la participante. Destacamos especialmente su cara expresiva, su mirada intensa y
su sonrisa abierta, todo ello acompañado de una total atención e implicación en la tarea musical du-
rante la sesión de musicoterapia. Esta fotografía resume e ilustra perfectamente uno de los tantos mo-
mentos en que la música, aplicada en un contexto terapéutico y adaptada a las capacidades de cada
participante, permite elicitar lo mejor de cada una de las personas.

Fotografías de las actividades

La fotógrafa Bianca Pimenta nos ha facilitado cuatro fotografías que aparecen en las páginas 123,
129, 131 y 136. Las restantes fotografías fueron realizadas por nosotras en el curso de diversas se-
siones y con la autorización de los responsables de los Centros.

Agradecimientos

Queremos expresar nuestro sincero agradecimiento a los profesionales, usuarios y familiares de
enfermos de la Associació de Familiars d’Alzheimer del Baix Llobregat por el apoyo mostrado al pro-
grama de «Musicoteràpia en el Baix», que, desde el año 2000, han seguido con entusiasmo, fidelidad
y constancia. Gracias también a los enfermos participantes, que han sido nuestra fuente de inspiración
para muchas de las actividades presentadas en este libro.

Sirvan estas líneas para agradecer también a la Fundació ACE-Alzheimer Centre Educacional, y
muy especialmente a su director, Lluís Tárraga, y a la Dra. Mercè Boada, por su confianza, apoyo y
colaboración en estudios y proyectos de investigación relacionados con el área de musicoterapia y
demencia.
NOTAS DE LAS AUTORAS

Autorizaciones Asimismo, agradecemos la colaboración recibida de Bianca Pimenta por las fotografías que ge-
nerosamente nos ha facilitado.
Las autoras quieren dejar constancia de que disponen de autorización para la publicación de las
fotografías incluidas en la cubierta y en el interior del libro. En todos los casos se ha obtenido el con- Por último, queremos reconocer las oportunidades que diferentes centros y hospitales de día, re-
sentimiento escrito por parte de centros, familiares y pacientes implicados. sidencias geriátricas y asociaciones nos han brindado para iniciar y desarrollar experiencias y progra-
mas piloto de musicoterapia.
Imagen en cubierta
Las autoras
La imagen de la cubierta ha sido escogida por representar una respuesta y reacción típica a la mú-
sica por parte de la participante. Destacamos especialmente su cara expresiva, su mirada intensa y
su sonrisa abierta, todo ello acompañado de una total atención e implicación en la tarea musical du-
rante la sesión de musicoterapia. Esta fotografía resume e ilustra perfectamente uno de los tantos mo-
mentos en que la música, aplicada en un contexto terapéutico y adaptada a las capacidades de cada
participante, permite elicitar lo mejor de cada una de las personas.

Fotografías de las actividades

La fotógrafa Bianca Pimenta nos ha facilitado cuatro fotografías que aparecen en las páginas 123,
129, 131 y 136. Las restantes fotografías fueron realizadas por nosotras en el curso de diversas se-
siones y con la autorización de los responsables de los Centros.

Agradecimientos

Queremos expresar nuestro sincero agradecimiento a los profesionales, usuarios y familiares de
enfermos de la Associació de Familiars d’Alzheimer del Baix Llobregat por el apoyo mostrado al pro-
grama de «Musicoteràpia en el Baix», que, desde el año 2000, han seguido con entusiasmo, fidelidad
y constancia. Gracias también a los enfermos participantes, que han sido nuestra fuente de inspiración
para muchas de las actividades presentadas en este libro.

Sirvan estas líneas para agradecer también a la Fundació ACE-Alzheimer Centre Educacional, y
muy especialmente a su director, Lluís Tárraga, y a la Dra. Mercè Boada, por su confianza, apoyo y
colaboración en estudios y proyectos de investigación relacionados con el área de musicoterapia y
demencia.
ÍNDICE DE MATERIAS

INTRODUCCIÓN .............................................................................................................................. 1

PRIMERA PARTE. ASPECTOS TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS
DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS ............................................................ 3

CAPÍTULO 1. CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA ......................................................................... 5

Definición y concepto ........................................................................................................................ 5
Algunas matizaciones más sobre el concepto de musicoterapia ...................................................... 7
La musicoterapia, ¿es una actividad pasiva? .............................................................................. 7
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente para un colectivo reducido
de individuos? .......................................................................................................................... 8
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente para músicos o personas que tienen
conocimientos de música? ........................................................................................................ 8
La musicoterapia, ¿puede ser aplicada por cualquier persona-profesional
sin formación específica? ........................................................................................................... 8
Poner música de fondo, ¿es musicoterapia? ............................................................................... 8
¿Existen músicas específicas para determinadas dolencias? ...................................................... 8
La musicoterapia, ¿utiliza únicamente la música clásica? ........................................................... 8
Orígenes de la musicoterapia ........................................................................................................... 9
Proceso de intervención en musicoterapia ..................................................................................... 10
Campos generales de aplicación .................................................................................................... 12
Bibliografía ...................................................................................................................................... 14

CAPÍTULO 2. LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA ................................... 15

Envejecimiento y música ................................................................................................................. 15
Aspectos sociodemográficos del envejecimiento ....................................................................... 15
Aspectos filosóficos y conceptuales del término «envejecimiento» ........................................... 15
Desarrollo versus envejecimiento según las ciencias ................................................................ 16
Personas mayores y música ...................................................................................................... 17
Funciones de la música en geriatría ............................................................................................... 18
Conexiones y diferencias con otras disciplinas .......................................................................... 19
Principios teóricos de la musicaterapia en geriatría ........................................................................ 20
Contextos y centros de aplicación .................................................................................................. 21
Trastornos y diagnósticos ............................................................................................................... 22
ÍNDICE DE MATERIAS

INTRODUCCIÓN .............................................................................................................................. 1

PRIMERA PARTE. ASPECTOS TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS
DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS ............................................................ 3

CAPÍTULO 1. CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA ......................................................................... 5

Definición y concepto ........................................................................................................................ 5
Algunas matizaciones más sobre el concepto de musicoterapia ...................................................... 7
La musicoterapia, ¿es una actividad pasiva? .............................................................................. 7
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente para un colectivo reducido
de individuos? .......................................................................................................................... 8
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente para músicos o personas que tienen
conocimientos de música? ........................................................................................................ 8
La musicoterapia, ¿puede ser aplicada por cualquier persona-profesional
sin formación específica? ........................................................................................................... 8
Poner música de fondo, ¿es musicoterapia? ............................................................................... 8
¿Existen músicas específicas para determinadas dolencias? ...................................................... 8
La musicoterapia, ¿utiliza únicamente la música clásica? ........................................................... 8
Orígenes de la musicoterapia ........................................................................................................... 9
Proceso de intervención en musicoterapia ..................................................................................... 10
Campos generales de aplicación .................................................................................................... 12
Bibliografía ...................................................................................................................................... 14

CAPÍTULO 2. LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA ................................... 15

Envejecimiento y música ................................................................................................................. 15
Aspectos sociodemográficos del envejecimiento ....................................................................... 15
Aspectos filosóficos y conceptuales del término «envejecimiento» ........................................... 15
Desarrollo versus envejecimiento según las ciencias ................................................................ 16
Personas mayores y música ...................................................................................................... 17
Funciones de la música en geriatría ............................................................................................... 18
Conexiones y diferencias con otras disciplinas .......................................................................... 19
Principios teóricos de la musicaterapia en geriatría ........................................................................ 20
Contextos y centros de aplicación .................................................................................................. 21
Trastornos y diagnósticos ............................................................................................................... 22
XVI XVII

Personas mayores en estado de salud ...................................................................................... 22 1. Audición .................................................................................................................................. 69
Personas mayores con afectaciones neurológicas .................................................................... 22 1.1. Quizás, quizás, quizás ........................................................................................................ 70
Personas mayores con trastornos del estado anímico-depresión ............................................. 22 1.2.Adivina el cantante ............................................................................................................... 76
Personas mayores con dolor, insomnio y otros problemas de tipo médico ............................... 23 1.3. Audición temática: frutas ..................................................................................................... 81
Personas mayores con enfermedades terminales ..................................................................... 23 2. Canto ...................................................................................................................................... 87
Cuidadores de personas mayores ............................................................................................. 23 2.1. Canto recreativo .................................................................................................................. 88
Estándares de la musicoterapia aplicada en geriatría .................................................................... 24 2.2. Canciones temáticas: frutas ................................................................................................ 93
Justificación de la aplicación de la musicoterapia en geriatría ....................................................... 24 2.3. Canción de bienvenida ........................................................................................................ 98
Objetivos terapéuticos generales de la musicoterapia en geriatría ................................................ 25 2.4. Canción de despedida ...................................................................................................... 104
Adaptaciones musicales ................................................................................................................. 26 3. Tocar instrumentos musicales .............................................................................................. 109
Programas de intervención ............................................................................................................. 27 3.1. Acompañamiento rítmico ................................................................................................... 110
Intervención preventiva .............................................................................................................. 27 3.2. Imitar patrones rítmicos ..................................................................................................... 115
Intervención terapéutica ............................................................................................................. 28 3.3. Conjunto instrumental ....................................................................................................... 120
Bibliografía ...................................................................................................................................... 30 4. Improvisación musical .......................................................................................................... 125
4.1. Improvisar con un instrumento de percusión ..................................................................... 126
4.2. Improvisar el nombre con un instrumento de percusión ................................................... 132
CAPÍTULO 3. LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS ........................................................ 33 4.3. Improvisar un movimiento ................................................................................................. 137
5. Danza-movimiento con música ............................................................................................ 141
Introducción general a las demencias ............................................................................................. 33 5.1. Acompañamiento de una música de fondo con un paracaídas o un mantel ..................... 142
Musicoterapia y demencias: aspectos teóricos .............................................................................. 35 5.2. Realizar gestos de la canción Cielito lindo ....................................................................... 147
Revisión histórica ....................................................................................................................... 35 5.3. Movimiento con música de fondo ...................................................................................... 151
Áreas tratadas y objetivos de intervención ................................................................................ 39 6. Juegos musicales ................................................................................................................. 155
Bases neurológicas y música ..................................................................................................... 42 6.1. Sopa de letras temática: animales .................................................................................... 156
Conclusión: ¿qué ofrece la musicoterapia a los enfermos de demencia? ................................. 43 6.2. Pictionary musical ............................................................................................................. 162
Musicoterapia en demencias: aspectos metodológicos .................................................................. 44 6.3. Bingo musical auditivo ...................................................................................................... 167
Proceso de intervención ............................................................................................................. 44 7. Actividades para cuidadores .................................................................................................173
Otros aspectos metodológicos y organizativos .......................................................................... 46 7.1. Relajación con música de fondo ....................................................................................... 174
Musicoterapia dirigida a los cuidadores de los enfermos con demencia: 7.2. Análisis lírico ..................................................................................................................... 179
familiares y profesionales ......................................................................................................... 50 7.3. Componer la canción ........................................................................................................ 184
Musicoterapia y cuidadores familiares ....................................................................................... 51
Musicoterapia y cuidadores profesionales ................................................................................. 54 ANEXOS ....................................................................................................................................... 189
Bibliografía ...................................................................................................................................... 57
ANEXO I. ESTÁNDARES DE PRÁCTICA CLÍNICA
DE LA AMERICAN MUSIC THERAPY ASSOCIATION (AMTA) ........................................ 191
PARTE SEGUNDA. ASPECTOS PRÁCTICOS .............................................................................. 63
ANEXO II. CÓDIGO DEONTOLÓGICO
CAPÍTULO 4. TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS ................................................................... 65 DE LA EUROPEAN MUSIC THERAPY CONFEDERATION (EMTC) ................................ 221

Las técnicas de musicoterapia ........................................................................................................ 65
ANEXO III. REGISTRO DE LA INFORMACIÓN. MODELOS
Introducción a las técnicas de musicoterapia ................................................................................. 65
Técnicas y actividades .................................................................................................................... 69 DE PLANTILLAS Y EJEMPLOS ............................................................................................ 227
XVI XVII

Personas mayores en estado de salud ...................................................................................... 22 1. Audición .................................................................................................................................. 69
Personas mayores con afectaciones neurológicas .................................................................... 22 1.1. Quizás, quizás, quizás ........................................................................................................ 70
Personas mayores con trastornos del estado anímico-depresión ............................................. 22 1.2.Adivina el cantante ............................................................................................................... 76
Personas mayores con dolor, insomnio y otros problemas de tipo médico ............................... 23 1.3. Audición temática: frutas ..................................................................................................... 81
Personas mayores con enfermedades terminales ..................................................................... 23 2. Canto ...................................................................................................................................... 87
Cuidadores de personas mayores ............................................................................................. 23 2.1. Canto recreativo .................................................................................................................. 88
Estándares de la musicoterapia aplicada en geriatría .................................................................... 24 2.2. Canciones temáticas: frutas ................................................................................................ 93
Justificación de la aplicación de la musicoterapia en geriatría ....................................................... 24 2.3. Canción de bienvenida ........................................................................................................ 98
Objetivos terapéuticos generales de la musicoterapia en geriatría ................................................ 25 2.4. Canción de despedida ...................................................................................................... 104
Adaptaciones musicales ................................................................................................................. 26 3. Tocar instrumentos musicales .............................................................................................. 109
Programas de intervención ............................................................................................................. 27 3.1. Acompañamiento rítmico ................................................................................................... 110
Intervención preventiva .............................................................................................................. 27 3.2. Imitar patrones rítmicos ..................................................................................................... 115
Intervención terapéutica ............................................................................................................. 28 3.3. Conjunto instrumental ....................................................................................................... 120
Bibliografía ...................................................................................................................................... 30 4. Improvisación musical .......................................................................................................... 125
4.1. Improvisar con un instrumento de percusión ..................................................................... 126
4.2. Improvisar el nombre con un instrumento de percusión ................................................... 132
CAPÍTULO 3. LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS ........................................................ 33 4.3. Improvisar un movimiento ................................................................................................. 137
5. Danza-movimiento con música ............................................................................................ 141
Introducción general a las demencias ............................................................................................. 33 5.1. Acompañamiento de una música de fondo con un paracaídas o un mantel ..................... 142
Musicoterapia y demencias: aspectos teóricos .............................................................................. 35 5.2. Realizar gestos de la canción Cielito lindo ....................................................................... 147
Revisión histórica ....................................................................................................................... 35 5.3. Movimiento con música de fondo ...................................................................................... 151
Áreas tratadas y objetivos de intervención ................................................................................ 39 6. Juegos musicales ................................................................................................................. 155
Bases neurológicas y música ..................................................................................................... 42 6.1. Sopa de letras temática: animales .................................................................................... 156
Conclusión: ¿qué ofrece la musicoterapia a los enfermos de demencia? ................................. 43 6.2. Pictionary musical ............................................................................................................. 162
Musicoterapia en demencias: aspectos metodológicos .................................................................. 44 6.3. Bingo musical auditivo ...................................................................................................... 167
Proceso de intervención ............................................................................................................. 44 7. Actividades para cuidadores .................................................................................................173
Otros aspectos metodológicos y organizativos .......................................................................... 46 7.1. Relajación con música de fondo ....................................................................................... 174
Musicoterapia dirigida a los cuidadores de los enfermos con demencia: 7.2. Análisis lírico ..................................................................................................................... 179
familiares y profesionales ......................................................................................................... 50 7.3. Componer la canción ........................................................................................................ 184
Musicoterapia y cuidadores familiares ....................................................................................... 51
Musicoterapia y cuidadores profesionales ................................................................................. 54 ANEXOS ....................................................................................................................................... 189
Bibliografía ...................................................................................................................................... 57
ANEXO I. ESTÁNDARES DE PRÁCTICA CLÍNICA
DE LA AMERICAN MUSIC THERAPY ASSOCIATION (AMTA) ........................................ 191
PARTE SEGUNDA. ASPECTOS PRÁCTICOS .............................................................................. 63
ANEXO II. CÓDIGO DEONTOLÓGICO
CAPÍTULO 4. TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS ................................................................... 65 DE LA EUROPEAN MUSIC THERAPY CONFEDERATION (EMTC) ................................ 221

Las técnicas de musicoterapia ........................................................................................................ 65
ANEXO III. REGISTRO DE LA INFORMACIÓN. MODELOS
Introducción a las técnicas de musicoterapia ................................................................................. 65
Técnicas y actividades .................................................................................................................... 69 DE PLANTILLAS Y EJEMPLOS ............................................................................................ 227
XVIII

3a. Cuestionario de preferencias musicales ................................................................................. 227
Para ser cumplimentado por el paciente ............................................................................. 227
Para ser cumplimentado por el cuidador familiar o profesional ................................................ 229
3b. Historia clínica ......................................................................................................................... 230
Plantilla ..................................................................................................................................... 230
Ejemplo ..................................................................................................................................... 231
3c. Assessment ............................................................................................................................. 232
Plantilla ..................................................................................................................................... 232
Ejemplo ..................................................................................................................................... 233
3d. Plan de tratamiento. Ejemplos ................................................................................................ 234
Del equipo multidisciplinar ......................................................................................................... 234
De musicoterapia ...................................................................................................................... 235
3e. Hoja de observación para paciente en fase leve-moderada ................................................... 237
3f. Hoja de observación para paciente en fase moderada ........................................................... 240
3g. Informe de seguimiento ........................................................................................................... 242

ÍNDICE ALFABÉTICO .................................................................................................................. 245

ÍNDICE DE TABLAS .................................................................................................................. 253
Introducción

Este libro tiene como objetivo presentar una la enfermedad de Alzheimer en particular, aún
metodología de trabajo de la aplicación de la no se han descubierto los factores específicos
musicoterapia en geriatría y, muy concreta- causantes de esta enfermedad, ni tampoco los
mente, en personas con demencia. La musico- aspectos que contribuirían a su curación. Tal
terapia, si bien se encuentra todavía en vías de como se entiende actualmente, la demencia es
desarrollo y consolidación en nuestro país, es una enfermedad progresiva y degenerativa y
hoy en día una disciplina cada vez más cono- como tal es necesario utilizar intervenciones efi-
cida y apreciada, que cuenta ya con un cuerpo caces para mantener las funciones preservadas
científico lo suficientemente amplio que permite y paliar las consecuencias negativas de los sín-
sistematizar y proponer un protocolo de inter- tomas de esta enfermedad.
vención eficaz. En el ámbito de la geriatría, y
muy especialmente en el de las personas con A principios de la pasada década de los
demencia, este bagaje teórico es particular- ochenta, anécdotas y comentarios informales
mente sustancial. por parte de profesionales de la salud y fami-
liares de personas con demencia, empezaron
El «progresivo envejecimiento de nuestra a sugerir que la música y su aplicación en el
población» y el «incremento de la esperanza de campo terapéutico, es decir, la musicoterapia,
vida» son dos conceptos frecuentemente repe- podrían tener un efecto único sobre estas per-
tidos dentro del campo de la geriatría y de la sonas con un diagnóstico de enfermedad de
vejez. Nos encontramos en una sociedad en Alzheimer y otras demencias relacionadas.
que la población es cada vez mayor. Ante esta Estos informes, difundidos verbalmente o a tra-
realidad social, vemos la necesidad de com- vés de boletines de asociaciones, así como las
prender y abordar las necesidades físicas y psi- declaraciones presentadas en 1991 en el se-
cológicas de las personas mayores para nado de Estados Unidos, han contribuido hasta
contribuir a una mejor calidad de vida. el día de hoy a una proliferación de estudios
científicos en el área de la musicoterapia y de-
Con respecto a las demencias, y a la enfer- mencias. Dichos estudios, además, han permi-
medad de Alzheimer en particular, datos esta- tido que la práctica clínica actual de la
dísticos indican un aumento de su prevalencia musicoterapia en este contexto, lo mismo que
a partir de los 65 años y de su duplicación a otras muchas intervenciones terapéuticas,
partir de los 85. Estos datos apuntan una gran tenga una fundamentación científica y se pueda
incidencia de esta enfermedad en la población basar en la evidencia.
actual.
Hasta el día de hoy, los tratamientos más
Desgraciadamente, a pesar de los avances tradicionales no han logrado dar respuesta ni
científicos en el campo de las demencias y de solución a todas las necesidades derivadas de
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
2

estas enfermedades. Consecuentemente, se • La segunda parte corresponde a la fase
puede detectar en la actualidad un interés e in- de diseño, implementación y seguimiento de
quietud por hacer frente a las demencias y en- una intervención musicoterapéutica, aportando
contrar tratamientos que contribuyan a su algunos ejemplos de actividades musicales con
prevención así como a la demora en el em- diferentes niveles de adaptación para poder ser
peoramiento de su sintomatología. La musico- implementadas con una variedad de personas
terapia es una intervención que ha demostrado que están en diferentes fases del proceso de la
su eficacia con esta población. demencia. Se incluyen ejemplos de instrumen-
tos de evaluación para el assessment inicial así
Teniendo en cuenta esta realidad, este ma- como para el seguimiento a lo largo de la inter-
nual presenta la musicoterapia y su aplicación vención musicoterapéutica.
en el campo de la geriatría y demencia a nivel
teórico y práctico. En ningún momento se ha pretendido publi-
car un recetario de actividades musicales que
Así, este libro se ha organizado en dos sec- pueda ser implementado por cualquier profe-
ciones: sional ni aplicado de manera indiscriminada.
Las actividades que se incluyen en este libro
• Una primera parte donde se introducen han sido ampliamente utilizadas, modificadas y
los conceptos teóricos y metodológicos básicos evaluadas por las autoras. Por muchos detalles
de la musicoterapia, así como de la demencia que se incluyan en cuanto a su implementación
en general. Asimismo, se resumen los últimos y sus posibles adaptaciones, creemos que la
hallazgos de los estudios en el área de la mu- formación, creatividad y profesionalidad del mu-
sicoterapia con demencias, así como una des- sicoterapeuta es crucial para que estas activi-
cripción y análisis detallado de los procedimientos dades funcionen en cada entorno y realidad, así
musicoterapéuticos utilizados con este colec- como para lograr la finalidad que pretende su
tivo, llegando a unas determinadas conclusio- planteamiento. Por tanto, consideramos que la
nes en cuanto a implicaciones clínicas o de presencia de un musicoterapeuta profesional
intervención. es indispensable para asegurar el éxito de
estas intervenciones.
P R I M E R A PA R T E
ASPECTOS TEÓRICOS
Y METODOLÓGICOS

Capítulo 1. Concepto de musicoterapia

Capítulo 2. La musicoterapia en el campo de la geriatría

Capítulo 3. La musicoterapia en las demencias
Capítulo 1
Concepto de musicoterapia

DEFINICIÓN Y CONCEPTO restore functions of the individual so that he or
she can achieve better intra and/or interpersonal
¿Qué es musicoterapia? Esta pregunta, tan integration and, consequently, a better quality of
frecuentemente formulada a los musicoterapeu- life, through prevention, rehabilitation or treat-
tas, puede tener varias respuestas. En el mo- ment.
mento de definirla, es necesario que el
profesional de la musicoterapia contextualice y [Musicoterapia es la utilización de la música y/o de sus
defina el marco teórico a partir del cual basa su elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armo-
práctica clínica. O también, como dice Bruscia nía) por un musicoterapeuta profesional, con un pa-
(1997): «… a menudo es necesario crear una ciente o grupo, en un proceso diseñado para promover
definición que se ajuste a las demandas de la y facilitar la comunicación, la interacción, el aprendi-
situación». zaje, la movilidad, la expresión, la organización y otros
objetivos terapéuticos para trabajar las necesidades fí-
A lo largo de los años se han dado muchas sicas, emocionales, sociales y cognitivas de las per-
definiciones de musicoterapia, definiciones que sonas.
han ido variando y adoptando matices de cada Los objetivos de la musicoterapia son desarrollar el po-
realidad cultural así como del momento evolu- tencial y/o restaurar las funciones de la persona de
tivo de la profesión. manera que pueda conseguir una mejor integración
intra- y/o interpersonal, y consecuentemente, una
Un ejemplo de definición de carácter inclu- mejor calidad de vida, a través de la prevención, reha-
sivo —ya que pretende abarcar diferentes lí- bilitación o tratamiento].
neas y enfoques de la disciplina a nivel
internacional— es la que nos ofrece la Federa- Por otra parte, hemos escogido desarrollar
ción Mundial de Musicoterapia (World Federa- la definición de musicoterapia de la American
tion for Music Therapy, WFMT, 1996): Music Therapy Association (AMTA, 2005), por
ser la entidad que cuenta con más tradición y
Music Therapy is the use of music and/or its mu- desarrollo profesional. Así pues, ésta define la
sical elements (sound, rhythm, melody and har- musicoterapia como:
mony) by a qualified music therapist, with a
client or group, in a process designed to facilitate The clinical and evidence-based use of music
and promote communication, relationships, le- interventions to accomplish individualized goals
arning, mobilisation, expression, organisation within a therapeutic relationship by a credentia-
and other relevant therapeutic objectives in led professional who has completed an appro-
order to meet physical, emotional, mental, social ved music therapy program.
and cognitive needs.
Music Therapy aims to develop potentials and/or [La utilización clínica, y basada en la evidencia,
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
6 7

de intervenciones musicales para conseguir ob- 2. Intervenciones musicales. La musicote- profesional especializado con una formación dial es el de intentar incidir —ya sea restau-
jetivos individualizados dentro de una relación rapia utiliza todo tipo de música y experiencias muy interdisciplinar y específica, que es el res- rando, manteniendo o mejorando— sobre
terapéutica, por un profesional especializado musicales: canto, tocar instrumentos musicales, ponsable de realizar una evaluación inicial de aquellos aspectos que debido a una enferme-
que ha completado una formación en musicote- danza/movimiento, composición/improvisación cada participante, formular y establecer objeti- dad o condición han limitado el funcionamiento
rapia]. musical, juegos musicales y audición. Asi- vos terapéuticos, diseñar y planificar los pro- de la persona. El aspecto común que se da en
mismo, podríamos hablar de actividades y ex- gramas de intervención, implementar las estos dos niveles de intervención de la musico-
En esta definición hay una serie de elemen- periencias creadas a partir de la «música en diferentes técnicas, llevar un seguimiento y terapia cientificorracional, es el hecho de poder
tos que aparecen de forma tanto explícita como vivo» o de la «música grabada». Otros autores evaluar los resultados. Los programas de in- observar y documentar de forma objetiva con-
implícita, que son importantes de destacar y co- clasifican las experiencias musicales entre «ac- tervención son específicamente diseñados ductas específicas que demuestren su eficacia.
mentar: tivas-creativas» y «pasivas-receptivas», en fun- para trabajar las necesidades individuales de
ción del grado en que el participante se las personas y ayudarlas en la consecución de Muchas veces se ha asociado el término
1. Utilización clínica de la música basada implique en la creación de un estímulo o pro- diferentes objetivos terapéuticos, que pueden «conducta» a una orientación filosófica y psi-
en la evidencia. La relación música-medicina ducto musical en las sesiones de musicoterapia ir dirigidos a las siguientes dimensiones del ser cológica específica: el conductismo. Si bien es
ha existido desde la antigüedad (Alvin, 1984). (Poch, 1999). humano: física, cognitiva, socioemocional y/o importante reconocer que en el ámbito inter-
El estudio y aplicación de la música como re- espiritual. nacional existe un modelo de musicoterapia
curso terapéutico ha ido evolucionando, en fun- 3. Proceso interpersonal-musicoterapeuta. bajo el nombre de Musicoterapia Conductista,
ción de las creencias y costumbres de cada La intervención musicoterapéutica implica la 4. La música, como arte y experiencia es- la utilización de la palabra «conducta» en este
época. Así, se distinguen tres grandes épocas presencia de tres elementos: la música, el par- tética, posee unas características intrínsecas texto/manual tiene una acepción más amplia y
de la presencia de la música en el proceso cu- ticipante y el musicoterapeuta (fig. 1). que le dan la capacidad de influir y movilizar al se refiere a cualquier acto que una persona
rativo: las curas musicales relacionadas con la ser humano a todos los niveles: fisiológico, cog- realiza, dice, piensa o siente que puede ser
magia, con la religión y con el pensamiento La dinámica que se forma entre estos tres nitivo, emocional, social y espiritual La música, observado directa o indirectamente y que,
científico-racional. La musicoterapia moderna elementos es lo que favorece o promueve el en toda su amplitud y forma, es la herramienta consecuentemente, puede ser registrado.
actual se basa en un cuerpo teórico-científico cambio/evolución del participante en esta mo- de intervención principal del musicoterapeuta.
que se va multiplicando día a día y su práctica dalidad de tratamiento. La musicoterapia Saber seleccionar aquella música y experiencia
clínica está basada en la evidencia. cuenta con la figura del musicoterapeuta, un musical más adecuada para cada persona y si- ALGUNAS MATIZACIONES MÁS
tuación, así como para los objetivos terapéuti- DEL CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
cos que se quieran trabajar, forma parte de la
función y arte del musicoterapeuta profesional. En los últimos años, la palabra musicotera-
pia ha ido adquiriendo popularidad en nuestro
5. El participante de musicoterapia, con su país. Si bien ello ha contribuido a difundir y a
condición, sus necesidades específicas y su despertar interés por la disciplina, paralela-
realidad musical busca en el tratamiento musico- mente ha llevado a algunas confusiones y con-
terapéutico paliar su dolor y/o su malestar. La cepciones erróneas sobre la misma, que frenan
persona participante es abordada de manera y dificultan su plena integración y el ejercicio
holística e integral, mediante un tratamiento con adecuado de esta profesión (tabla 1.1.). Por este
el que sus capacidades son potenciadas y se le motivo, creemos conveniente presentar y res-
proporcionan recursos para mejorar sus limita- ponder algunas de las preguntas más frecuen-
ciones. temente planteadas en relación a la disciplina
de la musicoterapia (Martí, 2000):
6. Cambios de conducta. La aplicación de
la musicoterapia incluye dos niveles: uno pre-
ventivo y otro terapéutico. El «preventivo», tal La musicoterapia, ¿es una actividad «pasiva»?
como la palabra indica, tiene la función de retra-
sar el deterioro de una persona y/o potenciar No. Si bien la musicoterapia utiliza una varie-
su desarrollo, funcionalidad y bienestar. Por su dad de técnicas y actividades de carácter más
FIG. 1. Elementos que intervienen en musicoterapia. parte, a nivel «terapéutico» el objetivo primor- «pasivo» (audición musical) para trabajar y lle-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
6 7

de intervenciones musicales para conseguir ob- 2. Intervenciones musicales. La musicote- profesional especializado con una formación dial es el de intentar incidir —ya sea restau-
jetivos individualizados dentro de una relación rapia utiliza todo tipo de música y experiencias muy interdisciplinar y específica, que es el res- rando, manteniendo o mejorando— sobre
terapéutica, por un profesional especializado musicales: canto, tocar instrumentos musicales, ponsable de realizar una evaluación inicial de aquellos aspectos que debido a una enferme-
que ha completado una formación en musicote- danza/movimiento, composición/improvisación cada participante, formular y establecer objeti- dad o condición han limitado el funcionamiento
rapia]. musical, juegos musicales y audición. Asi- vos terapéuticos, diseñar y planificar los pro- de la persona. El aspecto común que se da en
mismo, podríamos hablar de actividades y ex- gramas de intervención, implementar las estos dos niveles de intervención de la musico-
En esta definición hay una serie de elemen- periencias creadas a partir de la «música en diferentes técnicas, llevar un seguimiento y terapia cientificorracional, es el hecho de poder
tos que aparecen de forma tanto explícita como vivo» o de la «música grabada». Otros autores evaluar los resultados. Los programas de in- observar y documentar de forma objetiva con-
implícita, que son importantes de destacar y co- clasifican las experiencias musicales entre «ac- tervención son específicamente diseñados ductas específicas que demuestren su eficacia.
mentar: tivas-creativas» y «pasivas-receptivas», en fun- para trabajar las necesidades individuales de
ción del grado en que el participante se las personas y ayudarlas en la consecución de Muchas veces se ha asociado el término
1. Utilización clínica de la música basada implique en la creación de un estímulo o pro- diferentes objetivos terapéuticos, que pueden «conducta» a una orientación filosófica y psi-
en la evidencia. La relación música-medicina ducto musical en las sesiones de musicoterapia ir dirigidos a las siguientes dimensiones del ser cológica específica: el conductismo. Si bien es
ha existido desde la antigüedad (Alvin, 1984). (Poch, 1999). humano: física, cognitiva, socioemocional y/o importante reconocer que en el ámbito inter-
El estudio y aplicación de la música como re- espiritual. nacional existe un modelo de musicoterapia
curso terapéutico ha ido evolucionando, en fun- 3. Proceso interpersonal-musicoterapeuta. bajo el nombre de Musicoterapia Conductista,
ción de las creencias y costumbres de cada La intervención musicoterapéutica implica la 4. La música, como arte y experiencia es- la utilización de la palabra «conducta» en este
época. Así, se distinguen tres grandes épocas presencia de tres elementos: la música, el par- tética, posee unas características intrínsecas texto/manual tiene una acepción más amplia y
de la presencia de la música en el proceso cu- ticipante y el musicoterapeuta (fig. 1). que le dan la capacidad de influir y movilizar al se refiere a cualquier acto que una persona
rativo: las curas musicales relacionadas con la ser humano a todos los niveles: fisiológico, cog- realiza, dice, piensa o siente que puede ser
magia, con la religión y con el pensamiento La dinámica que se forma entre estos tres nitivo, emocional, social y espiritual La música, observado directa o indirectamente y que,
científico-racional. La musicoterapia moderna elementos es lo que favorece o promueve el en toda su amplitud y forma, es la herramienta consecuentemente, puede ser registrado.
actual se basa en un cuerpo teórico-científico cambio/evolución del participante en esta mo- de intervención principal del musicoterapeuta.
que se va multiplicando día a día y su práctica dalidad de tratamiento. La musicoterapia Saber seleccionar aquella música y experiencia
clínica está basada en la evidencia. cuenta con la figura del musicoterapeuta, un musical más adecuada para cada persona y si- ALGUNAS MATIZACIONES MÁS
tuación, así como para los objetivos terapéuti- DEL CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
cos que se quieran trabajar, forma parte de la
función y arte del musicoterapeuta profesional. En los últimos años, la palabra musicotera-
pia ha ido adquiriendo popularidad en nuestro
5. El participante de musicoterapia, con su país. Si bien ello ha contribuido a difundir y a
condición, sus necesidades específicas y su despertar interés por la disciplina, paralela-
realidad musical busca en el tratamiento musico- mente ha llevado a algunas confusiones y con-
terapéutico paliar su dolor y/o su malestar. La cepciones erróneas sobre la misma, que frenan
persona participante es abordada de manera y dificultan su plena integración y el ejercicio
holística e integral, mediante un tratamiento con adecuado de esta profesión (tabla 1.1.). Por este
el que sus capacidades son potenciadas y se le motivo, creemos conveniente presentar y res-
proporcionan recursos para mejorar sus limita- ponder algunas de las preguntas más frecuen-
ciones. temente planteadas en relación a la disciplina
de la musicoterapia (Martí, 2000):
6. Cambios de conducta. La aplicación de
la musicoterapia incluye dos niveles: uno pre-
ventivo y otro terapéutico. El «preventivo», tal La musicoterapia, ¿es una actividad «pasiva»?
como la palabra indica, tiene la función de retra-
sar el deterioro de una persona y/o potenciar No. Si bien la musicoterapia utiliza una varie-
su desarrollo, funcionalidad y bienestar. Por su dad de técnicas y actividades de carácter más
FIG. 1. Elementos que intervienen en musicoterapia. parte, a nivel «terapéutico» el objetivo primor- «pasivo» (audición musical) para trabajar y lle-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
8 9

gar a determinados objetivos terapéuticos, hay rio/taller de musicoterapia para estar suficien- en las sesiones de musicoterapia. Si bien hay universitaria en dicho país (Davis, Gfeller y
todo un continuum de técnicas que exigen un temente preparado y capacitado para ejercer un modelo específico de musicoterapia que se Thaut, 2000). También fue en este momento
alto grado de participación, siendo unas activi- de musicoterapeuta. apoya principalmente en la música clásica cuando empezaron, dentro de este ámbito, las
dades altamente «activas» que requieren la im- (Clark, 2002), las otras orientaciones y modelos primeras actividades de evaluación sistemática
plicación en la creación o ejecución musical por incluyen todo tipo de música, como el pop-rock, de las intervenciones musicales, generando así
parte del sujeto participante (cantar una can- Poner música de fondo, ¿es musicoterapia? new age, religiosa, marchas militares, jazz, etc. los primeros estudios de investigación en el
ción, tocar un instrumento musical, bailar al área de la musicoterapia.
ritmo de la música, etc.). No. Si bien es cierto que en la sociedad ac-
tual es habitual que la música esté presente y ORÍGENES DE LA MUSICOTERAPIA La aparición de los primeros profesionales
que acompañe tareas cotidianas en diferentes de la musicoterapia promovió en 1950 la crea-
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente contextos, esta utilización de la música no de- La idea de que la música puede ejercer una ción, en Estados Unidos, de la National Asso-
para un colectivo reducido de individuos? bería confundirse con musicoterapia. En este influencia curativa y afectar a la salud de las ciation for Music Therapy (NAMT), conocida
caso, la utilización de esta música no está ba- personas es tan antigua como los escritos de desde 1998 como American Music Therapy As-
No. La musicoterapia es un tipo de trata- sada en una relación terapéutica entre el profe- Platón y Aristóteles. La disciplina y profesión de sociation (AMTA), para apoyar el uso terapéu-
miento que ha mostrado ser efectivo con indivi- sional y el paciente, ni en las necesidades y la musicoterapia se consolidó en el siglo XX. tico de la música en distintos ámbitos, así como
duos de todas las edades y con diferentes tipos particularidades de los individuos a quienes Concretamente fue en Estados Unidos, cuando para regular los estudios de formación de pro-
de problemáticas. Sus campos de aplicación esta va dirigida. Por otro lado, deben cuidarse después de la Primera y Segunda Guerra fesionales y fomentar el desarrollo de un cuerpo
son amplísimos, tal y como se verá en aparta- estos usos indiscriminados y masivos de la mú- Mundiales, músicos amateurs y profesionales teórico y científico de esta disciplina.
dos sucesivos. sica, en tanto que pueden producir efectos inde- acudieron a hospitales psiquiátricos a ofrecer
seados en algunos casos y contextos, sin que música, de forma voluntaria, a miles de solda- Paralelamente, a finales de la pasada dé-
puedan ser reconducidos por un profesional es- dos que presentaban traumas físicos y emo- cada de los cincuenta, se desarrolló la profe-
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente pecializado como es el musicoterapeuta. cionales, y las notables respuestas que se sión de la musicoterapia gracias a los esfuerzos
para músicos o personas que tienen observaron, tanto físicas como emocionales, de pioneros en países como el Reino Unido,
conocimientos de música? llevó a contratar a estos músicos en los hospi- Austria y Alemania (Ansdell, Bunt y Hartley,
¿Existen músicas específicas para determi- tales. Con el paso del tiempo se fue haciendo 2002; Bunt,1999; Gold, 2003). Es importante
No. Sus objetivos son eminentemente no- nadas dolencias? evidente la necesidad de que estos músicos ad- hacer constar que la musicoterapia parece
musicales, por lo que no es necesario que las quirieran una formación específica, con el fin de haber seguido las mismas fases evolutivas de
personas participantes sepan música, a excep- No. La musicoterapia no es un recetario de que formaran parte del personal hospitalario. desarrollo en los diferentes países en los que
ción del musicoterapeuta que debe poseer bue- piezas musicales, ya que en la percepción y Fue por esta razón que, de un modo progre- se ha ido instaurando. A partir de participar en
nas habilidades musicales. reacción a la música intervenienen tanto as- sivo, esta formación se convirtió en una carrera experiencias musicales aplicadas con una fun-
pectos fisiológicos como psicológicos. Estas
reacciones son específicas y propias de cada
La musicoterapia, ¿puede ser aplicada por individuo, y vienen moduladas por aspectos Tabla 1.1. Qué no es musicoterapia
cualquier persona-profesional sin formación personales, culturales, etc. Las preferencias
específica? musicales de cada paciente desempeñan un Actividad «pasiva»
papel importante a la hora de buscar efectos y
No. La musicoterapia es una disciplina con reacciones concretas. Efectiva para un número muy limitado de personas
un cuerpo teórico independiente que requiere Tratamiento sólo para músicos o para gente con conocimientos musicales
una formación específica. Por tanto, y según
las diferentes asociaciones de musicoterapia La musicoterapia, ¿utiliza únicamente la Puede ser implementada por cualquier persona
tanto nacionales como internacionales, esta música clásica?
disciplina debe ser implementada por el musi- Música de fondo
coterapeuta profesional: un profesional formado No. Las preferencias musicales de cada su-
en el área clínica, en el área musical y en el jeto participante en cuanto a repertorio y estilo Recetario de piezas musicales-Producto «estándar»
área musicoterapéutica. No es suficiente con musical, instrumentación, etc., es lo que va a Sólo utiliza música clásica
saber música o haber asistido a algún semina- determinar el tipo de música que se empleará
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
8 9

gar a determinados objetivos terapéuticos, hay rio/taller de musicoterapia para estar suficien- en las sesiones de musicoterapia. Si bien hay universitaria en dicho país (Davis, Gfeller y
todo un continuum de técnicas que exigen un temente preparado y capacitado para ejercer un modelo específico de musicoterapia que se Thaut, 2000). También fue en este momento
alto grado de participación, siendo unas activi- de musicoterapeuta. apoya principalmente en la música clásica cuando empezaron, dentro de este ámbito, las
dades altamente «activas» que requieren la im- (Clark, 2002), las otras orientaciones y modelos primeras actividades de evaluación sistemática
plicación en la creación o ejecución musical por incluyen todo tipo de música, como el pop-rock, de las intervenciones musicales, generando así
parte del sujeto participante (cantar una can- Poner música de fondo, ¿es musicoterapia? new age, religiosa, marchas militares, jazz, etc. los primeros estudios de investigación en el
ción, tocar un instrumento musical, bailar al área de la musicoterapia.
ritmo de la música, etc.). No. Si bien es cierto que en la sociedad ac-
tual es habitual que la música esté presente y ORÍGENES DE LA MUSICOTERAPIA La aparición de los primeros profesionales
que acompañe tareas cotidianas en diferentes de la musicoterapia promovió en 1950 la crea-
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente contextos, esta utilización de la música no de- La idea de que la música puede ejercer una ción, en Estados Unidos, de la National Asso-
para un colectivo reducido de individuos? bería confundirse con musicoterapia. En este influencia curativa y afectar a la salud de las ciation for Music Therapy (NAMT), conocida
caso, la utilización de esta música no está ba- personas es tan antigua como los escritos de desde 1998 como American Music Therapy As-
No. La musicoterapia es un tipo de trata- sada en una relación terapéutica entre el profe- Platón y Aristóteles. La disciplina y profesión de sociation (AMTA), para apoyar el uso terapéu-
miento que ha mostrado ser efectivo con indivi- sional y el paciente, ni en las necesidades y la musicoterapia se consolidó en el siglo XX. tico de la música en distintos ámbitos, así como
duos de todas las edades y con diferentes tipos particularidades de los individuos a quienes Concretamente fue en Estados Unidos, cuando para regular los estudios de formación de pro-
de problemáticas. Sus campos de aplicación esta va dirigida. Por otro lado, deben cuidarse después de la Primera y Segunda Guerra fesionales y fomentar el desarrollo de un cuerpo
son amplísimos, tal y como se verá en aparta- estos usos indiscriminados y masivos de la mú- Mundiales, músicos amateurs y profesionales teórico y científico de esta disciplina.
dos sucesivos. sica, en tanto que pueden producir efectos inde- acudieron a hospitales psiquiátricos a ofrecer
seados en algunos casos y contextos, sin que música, de forma voluntaria, a miles de solda- Paralelamente, a finales de la pasada dé-
puedan ser reconducidos por un profesional es- dos que presentaban traumas físicos y emo- cada de los cincuenta, se desarrolló la profe-
La musicoterapia, ¿es efectiva únicamente pecializado como es el musicoterapeuta. cionales, y las notables respuestas que se sión de la musicoterapia gracias a los esfuerzos
para músicos o personas que tienen observaron, tanto físicas como emocionales, de pioneros en países como el Reino Unido,
conocimientos de música? llevó a contratar a estos músicos en los hospi- Austria y Alemania (Ansdell, Bunt y Hartley,
¿Existen músicas específicas para determi- tales. Con el paso del tiempo se fue haciendo 2002; Bunt,1999; Gold, 2003). Es importante
No. Sus objetivos son eminentemente no- nadas dolencias? evidente la necesidad de que estos músicos ad- hacer constar que la musicoterapia parece
musicales, por lo que no es necesario que las quirieran una formación específica, con el fin de haber seguido las mismas fases evolutivas de
personas participantes sepan música, a excep- No. La musicoterapia no es un recetario de que formaran parte del personal hospitalario. desarrollo en los diferentes países en los que
ción del musicoterapeuta que debe poseer bue- piezas musicales, ya que en la percepción y Fue por esta razón que, de un modo progre- se ha ido instaurando. A partir de participar en
nas habilidades musicales. reacción a la música intervenienen tanto as- sivo, esta formación se convirtió en una carrera experiencias musicales aplicadas con una fun-
pectos fisiológicos como psicológicos. Estas
reacciones son específicas y propias de cada
La musicoterapia, ¿puede ser aplicada por individuo, y vienen moduladas por aspectos Tabla 1.1. Qué no es musicoterapia
cualquier persona-profesional sin formación personales, culturales, etc. Las preferencias
específica? musicales de cada paciente desempeñan un Actividad «pasiva»
papel importante a la hora de buscar efectos y
No. La musicoterapia es una disciplina con reacciones concretas. Efectiva para un número muy limitado de personas
un cuerpo teórico independiente que requiere Tratamiento sólo para músicos o para gente con conocimientos musicales
una formación específica. Por tanto, y según
las diferentes asociaciones de musicoterapia La musicoterapia, ¿utiliza únicamente la Puede ser implementada por cualquier persona
tanto nacionales como internacionales, esta música clásica?
disciplina debe ser implementada por el musi- Música de fondo
coterapeuta profesional: un profesional formado No. Las preferencias musicales de cada su-
en el área clínica, en el área musical y en el jeto participante en cuanto a repertorio y estilo Recetario de piezas musicales-Producto «estándar»
área musicoterapéutica. No es suficiente con musical, instrumentación, etc., es lo que va a Sólo utiliza música clásica
saber música o haber asistido a algún semina- determinar el tipo de música que se empleará
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
10 11

ción meramente estética y recreacional a perso- cen a las especialidades de medicina, enferme- b) Assessment/evaluación inicial1. Es im- tipo de evaluación que se va a utilizar para lle-
nas con diferentes afectaciones, es cuando ría, fisioterapia, terapia ocupacional, psiquiatría, prescindible que cualquier persona candidata a var a cabo el seguimiento.
surge la necesidad de desarrollar cursos espe- neurología, psicología, psicopedagogía, logo- recibir musicoterapia sea evaluada previamente
cíficos de formación y de organizar asociacio- pedia, educación especial, educación social, por el musicoterapeuta profesional. Esta eva- d) Implementación. El musicoterapeuta
nes profesionales para agrupar a aquellas educación musical, asistencia social, etc. luación inicial ha de evaluar y contemplar las procederá a implementar las sesiones de musi-
personas con inquietudes similares con el obje- capacidades y necesidades de la persona en coterapia según el plan de tratamiento descrito.
tivo de luchar para el reconocimiento y conso- Del mismo modo que sucede con otras disci- las áreas cognitiva, física, socioemocional y es- En esta fase, la responsabilidad del musicote-
lidación de la profesión. plinas del campo de la salud, la musicoterapia piritual. Los métodos de evaluación pueden rapeuta es la de utilizar las técnicas más ade-
cuenta con unos «estándares de práctica clí- abarcar desde la observación de la persona cuadas que demuestren sus habilidades como
Hoy en día, la musicoterapia constituye una nica», cuyo objetivo es establecer unos procedi- durante su participación en experiencias mu- músico y terapeuta y que mejor permitan traba-
disciplina totalmente independiente dentro del mientos básicos de actuación que todo sicales u otro tipo de actividades, hasta una en- jar en pro de esos objetivos de intervención,
área de la salud, está presente en más de 50 musicoterapeuta debería seguir en su ejercicio trevista, interacción verbal y no verbal, así como adaptar las actividades en función de la edad y
países y ejerce una actividad investigadora con- profesional, ofrecer elementos de evaluación de participación en tests específicos. Esta evalua- estado de cada persona, evaluar las respuestas
tinuada que avala la eficacia de esta modalidad la calidad de los servicios de musicoterapia y ción inicial también considerará las respuestas de los participantes de forma periódica, incorpo-
de tratamiento (Davis, Gfeller y Thaut, 2000), velar por la buena praxis profesional. Como específicas de la persona hacia la música en rar los resultados de estas evaluaciones en el
siendo así que todos estos países cuentan con ejemplo de estándares de práctica clínica con general así como sus preferencias musicales. replanteamiento y posibles modificaciones del
sus respectivas asociaciones. En 1985, durante tradición y periódicamente en revisión, incluimos Es importante remarcar la necesidad de obser- plan de tratamiento, mantener una estrecha re-
la celebración del 5º Congreso Mundial de Mu- los de la AMTA (AMTA Standards of Clinical var aspectos culturales y espirituales de la per- lación y comunicación con los otros profesiona-
sicoterapia en Génova (Italia), se creó la Fe- Practice, 2007) que fueron adoptados a partir del sona. Según los resultados de esta evaluación les del equipo y preparar la terminación del
deración Mundial de Musicoterapia (World año 1982 (véase Anexo I). Además, existen tam- inicial, el musicoterapeuta va a tomar la deci- tratamiento.
Federation for Music Therapy, WFMT), con una bién códigos deontológicos específicos de esta sión sobre la aceptación o no de la derivación
finalidad más global e integradora. Unos años profesión, entre los que destacamos el de la recibida. e) Documentación. Es responsabilidad
más tarde, concretamente en 1990, surge la Confederación Europea de Musicoterapia (Euro- de todo musicoterapeuta profesional docu-
Confederación Europea de Musicoterapia (Eu- pean Music Therapy Confederation EMTC) c) Planificación del tratamiento. En esta mentar cada fase de la intervención: derivación,
ropean Confederation for Music Therapy, (véase Anexo II). Estos documentos pueden va- fase, el musicoterapeuta profesional preparará evaluación inicial, planificación del tratamiento y
EMTC), que es una confederación de asocia- riar ligeramente según el campo de actuación y un plan de tratamiento individualizado basado seguimiento. Esta documentación se ha de
ciones profesionales europeas de musicoterapia. las asociaciones de los respectivos países. en los resultados de la evaluación inicial, el pro- ajustar a la normativa vigente en cada centro,
Estas dos organizaciones, cada una en su res- nóstico y la revisión de la historia clínica. Esta y se incluirá en la historia clínica de cada per-
pectivo ámbito de actuación, además de tener Siguiendo en la línea de los estándares de planificación incluirá: a) los objetivos terapéuti- sona, y después de obtener los permisos ne-
como finalidad principal el hecho de contribuir al práctica clínica, toda intervención de musicote- cos; b) la frecuencia y duración de las sesiones cesarios, podrá ser compartida con otros
desarrollo y promoción de la musicoterapia, tam- rapia debería contemplar las siguientes fases de musicoterapia; c) los procedimientos y técni- profesionales para asegurar la consistencia y
bién trabajan para establecer unas directrices (tabla 1.2.): cas específicas que se deben aplicar, y d) el continuidad de la intervención.
para la práctica de la musicoterapia, formación
de musicoterapeutas e investigación, además de a) Derivación y aceptación. La derivación
promover el intercambio de información entre los y aceptación de una persona a un tratamiento
diferentes países (EMTC, 2005; WFMT, 1996). de musicoterapia debe seguir un criterio esta- Nota de las autoras
blecido por el propio musicoterapeuta –si bien
con ayuda/asesoramiento de los demás profe- 1
Hemos escogido la palabra assessment para referirnos a la evaluación inicial que realiza el musicoterapeuta
PROCESO DE INTERVENCIÓN sionales del equipo multidisciplinar– que evalúe dentro del proceso de intervención. Según especifican Davis y Gfeller (2000) en su capítulo «El proceso musico-
EN MUSICOTERAPIA si la persona derivada es susceptible de bene- terapéutico», la palabra assessment «se refiere a la evaluación y análisis de las capacidades, las necesidades y
ficiarse de este tipo de tratamiento y si es apro- los problemas de una persona, y se realiza previamente al tratamiento. Los resultados de la evaluación guían las
El musicoterapeuta es un profesional espe- piado aceptarla para el mismo. La derivación características y la extensión de los servicios recomendados para el paciente. Se puede adquirir información para
cializado que forma parte de un equipo multi- suele venir dada por parte de algún miembro la evaluación entrevistando al paciente y/o sus familiares, observando al paciente cuando realiza tareas (por ejem-
disciplinar, que incluye diferentes profesionales del equipo terapéutico, de la propia dinámica plo, cognitivas o físicas), viendo la interacción del paciente. Lo más adecuado es recoger datos para la evaluación
según el ámbito de actuación. Los profesiona- del centro o de la petición directa de un fami- de múltiples fuentes» (p. 294).
les con los que puede formar equipo pertene- liar.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
10 11

ción meramente estética y recreacional a perso- cen a las especialidades de medicina, enferme- b) Assessment/evaluación inicial1. Es im- tipo de evaluación que se va a utilizar para lle-
nas con diferentes afectaciones, es cuando ría, fisioterapia, terapia ocupacional, psiquiatría, prescindible que cualquier persona candidata a var a cabo el seguimiento.
surge la necesidad de desarrollar cursos espe- neurología, psicología, psicopedagogía, logo- recibir musicoterapia sea evaluada previamente
cíficos de formación y de organizar asociacio- pedia, educación especial, educación social, por el musicoterapeuta profesional. Esta eva- d) Implementación. El musicoterapeuta
nes profesionales para agrupar a aquellas educación musical, asistencia social, etc. luación inicial ha de evaluar y contemplar las procederá a implementar las sesiones de musi-
personas con inquietudes similares con el obje- capacidades y necesidades de la persona en coterapia según el plan de tratamiento descrito.
tivo de luchar para el reconocimiento y conso- Del mismo modo que sucede con otras disci- las áreas cognitiva, física, socioemocional y es- En esta fase, la responsabilidad del musicote-
lidación de la profesión. plinas del campo de la salud, la musicoterapia piritual. Los métodos de evaluación pueden rapeuta es la de utilizar las técnicas más ade-
cuenta con unos «estándares de práctica clí- abarcar desde la observación de la persona cuadas que demuestren sus habilidades como
Hoy en día, la musicoterapia constituye una nica», cuyo objetivo es establecer unos procedi- durante su participación en experiencias mu- músico y terapeuta y que mejor permitan traba-
disciplina totalmente independiente dentro del mientos básicos de actuación que todo sicales u otro tipo de actividades, hasta una en- jar en pro de esos objetivos de intervención,
área de la salud, está presente en más de 50 musicoterapeuta debería seguir en su ejercicio trevista, interacción verbal y no verbal, así como adaptar las actividades en función de la edad y
países y ejerce una actividad investigadora con- profesional, ofrecer elementos de evaluación de participación en tests específicos. Esta evalua- estado de cada persona, evaluar las respuestas
tinuada que avala la eficacia de esta modalidad la calidad de los servicios de musicoterapia y ción inicial también considerará las respuestas de los participantes de forma periódica, incorpo-
de tratamiento (Davis, Gfeller y Thaut, 2000), velar por la buena praxis profesional. Como específicas de la persona hacia la música en rar los resultados de estas evaluaciones en el
siendo así que todos estos países cuentan con ejemplo de estándares de práctica clínica con general así como sus preferencias musicales. replanteamiento y posibles modificaciones del
sus respectivas asociaciones. En 1985, durante tradición y periódicamente en revisión, incluimos Es importante remarcar la necesidad de obser- plan de tratamiento, mantener una estrecha re-
la celebración del 5º Congreso Mundial de Mu- los de la AMTA (AMTA Standards of Clinical var aspectos culturales y espirituales de la per- lación y comunicación con los otros profesiona-
sicoterapia en Génova (Italia), se creó la Fe- Practice, 2007) que fueron adoptados a partir del sona. Según los resultados de esta evaluación les del equipo y preparar la terminación del
deración Mundial de Musicoterapia (World año 1982 (véase Anexo I). Además, existen tam- inicial, el musicoterapeuta va a tomar la deci- tratamiento.
Federation for Music Therapy, WFMT), con una bién códigos deontológicos específicos de esta sión sobre la aceptación o no de la derivación
finalidad más global e integradora. Unos años profesión, entre los que destacamos el de la recibida. e) Documentación. Es responsabilidad
más tarde, concretamente en 1990, surge la Confederación Europea de Musicoterapia (Euro- de todo musicoterapeuta profesional docu-
Confederación Europea de Musicoterapia (Eu- pean Music Therapy Confederation EMTC) c) Planificación del tratamiento. En esta mentar cada fase de la intervención: derivación,
ropean Confederation for Music Therapy, (véase Anexo II). Estos documentos pueden va- fase, el musicoterapeuta profesional preparará evaluación inicial, planificación del tratamiento y
EMTC), que es una confederación de asocia- riar ligeramente según el campo de actuación y un plan de tratamiento individualizado basado seguimiento. Esta documentación se ha de
ciones profesionales europeas de musicoterapia. las asociaciones de los respectivos países. en los resultados de la evaluación inicial, el pro- ajustar a la normativa vigente en cada centro,
Estas dos organizaciones, cada una en su res- nóstico y la revisión de la historia clínica. Esta y se incluirá en la historia clínica de cada per-
pectivo ámbito de actuación, además de tener Siguiendo en la línea de los estándares de planificación incluirá: a) los objetivos terapéuti- sona, y después de obtener los permisos ne-
como finalidad principal el hecho de contribuir al práctica clínica, toda intervención de musicote- cos; b) la frecuencia y duración de las sesiones cesarios, podrá ser compartida con otros
desarrollo y promoción de la musicoterapia, tam- rapia debería contemplar las siguientes fases de musicoterapia; c) los procedimientos y técni- profesionales para asegurar la consistencia y
bién trabajan para establecer unas directrices (tabla 1.2.): cas específicas que se deben aplicar, y d) el continuidad de la intervención.
para la práctica de la musicoterapia, formación
de musicoterapeutas e investigación, además de a) Derivación y aceptación. La derivación
promover el intercambio de información entre los y aceptación de una persona a un tratamiento
diferentes países (EMTC, 2005; WFMT, 1996). de musicoterapia debe seguir un criterio esta- Nota de las autoras
blecido por el propio musicoterapeuta –si bien
con ayuda/asesoramiento de los demás profe- 1
Hemos escogido la palabra assessment para referirnos a la evaluación inicial que realiza el musicoterapeuta
PROCESO DE INTERVENCIÓN sionales del equipo multidisciplinar– que evalúe dentro del proceso de intervención. Según especifican Davis y Gfeller (2000) en su capítulo «El proceso musico-
EN MUSICOTERAPIA si la persona derivada es susceptible de bene- terapéutico», la palabra assessment «se refiere a la evaluación y análisis de las capacidades, las necesidades y
ficiarse de este tipo de tratamiento y si es apro- los problemas de una persona, y se realiza previamente al tratamiento. Los resultados de la evaluación guían las
El musicoterapeuta es un profesional espe- piado aceptarla para el mismo. La derivación características y la extensión de los servicios recomendados para el paciente. Se puede adquirir información para
cializado que forma parte de un equipo multi- suele venir dada por parte de algún miembro la evaluación entrevistando al paciente y/o sus familiares, observando al paciente cuando realiza tareas (por ejem-
disciplinar, que incluye diferentes profesionales del equipo terapéutico, de la propia dinámica plo, cognitivas o físicas), viendo la interacción del paciente. Lo más adecuado es recoger datos para la evaluación
según el ámbito de actuación. Los profesiona- del centro o de la petición directa de un fami- de múltiples fuentes» (p. 294).
les con los que puede formar equipo pertene- liar.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
12 13

f) Terminación/Cierre. El musicoterapeuta a) Educación. Se realizan tratamientos en Tabla 1.3. Colectivos-Entornos de aplicación de la musicoterapia
puede terminar su intervención cuando se pre- niños con necesidades educativas especiales
senten algunas de las siguientes condiciones: como: autismo, retraso del desarrollo, pluridis-
a) la persona ya ha conseguido los objetivos te- capacidades, discapacidades físicas, proble- EDUCACIÓN MEDICINA SALUD MENTAL GERIATRÍA
rapéuticos propuestos; b) cuando se observa mas sensoriales, dificultades de aprendizaje,
que el participante no se beneficia de este tipo déficit de atención e hiperactividad, problemas Escuelas educación Hospitales generales Hospitales psiquiátricos Centros geriátricos
de tratamiento, y c) cuando el paciente se da de comportamiento, etc. general Centros de rehabilitación Centros de día Centros/hospitales
de baja. El cierre, siempre que sea posible, se Escuelas de educación Clínicas del dolor Centros penitenciarios de día
ha de preparar adecuadamente para que el pro- b) Salud mental. En relación con los tras-
ceso de separación sea vivido de manera pro- tornos mentales, la musicoterapia se aplica en especial Asociaciones/
gresiva y positiva por parte del paciente, y para personas con estrés y ansiedad, trastornos del domicilios
que sea coordinado con el resto de profesiona- estado anímico, de la conducta alimentaria, de
les. la personalidad, relacionados con sustancias,
etc.
Retraso del desarrollo Bebés prematuros Esquizofrenia Personas en estado
Antes de terminar, es importante señalar que
es también responsabilidad de todo musicote- c) Medicina. En este ámbito, el trata- Discapacidades físicas Pediatría y otros de salud
rapeuta cuidar su formación continuada, hecho miento con musicoterapia puede acompañar trastornos psicóticos Trastornos del estado
que implica mantenerse al día de los avances y dar apoyo a personas, ya sean niños o adul- de ánimo
científicos en el campo de la musicoterapia y tos, que padezcan enfermedades oncológicas,
disciplinas relacionadas con los colectivos pro- dolor agudo y crónico, problemas respirato-
pios de su ámbito de actuación. Asimismo, de- rios, neurológicos y cardiopatías, etc. También Problemas sensoriales Cirugía Abuso de sustancias Problemas neurológicos:
bería contribuir a la educación y sensibilización suelen ser de gran ayuda los programas de Autismo Problemas respiratorios Trastornos de la AVC
de la sociedad en cuanto a la utilización, aplica- musicoterapia de preparación al parto y de Pluridiscapacidades Cardiología conducta alimentaria Parkinson
ción y beneficios de la musicoterapia. psicoprofilaxis quirúrgica. Rehabilitación física Demencias
d) Geriatría. Tal como se desarrollará en
CAMPOS GENERALES DE APLICACIÓN sucesivos capítulos, la musicoterapia se aplica Problemas Dolor agudo y crónico Trastornos del estado de Problemas médicos
a personas mayores, tanto en estado de salud
La musicoterapia se aplica en diferentes en- como en una variedad de afectaciones. de aprendizaje Oncología ánimo Enfermedades
tornos y contextos con una amplia variedad de Problemas Neurología Trastornos de la perso- terminales
colectivos. Una de las posibles categorizacio- Así pues, los tratamientos de musicoterapia de comportamiento UCI nalidad
nes es la que presentamos a continuación: se implementan en escuelas de educación ge- Déficit de atención/ Cuidados paliativos Trastornos de ansiedad
Hiperactividad

Tabla 1.2. Proceso de intervención

a) Derivación y aceptación
b) Assessment/Evaluación Inicial neral, escuelas de educación especial, centros de domicilios particulares, centros de día, centros pri-
rehabilitación, clínicas y hospitales, asociaciones, vados, centros penitenciarios, etc. (tabla 1.3.).
c) Planificación del tratamiento
d) Implementación
e) Documentación
f) Terminación/Cierre
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS CONCEPTO DE MUSICOTERAPIA
12 13

f) Terminación/Cierre. El musicoterapeuta a) Educación. Se realizan tratamientos en Tabla 1.3. Colectivos-Entornos de aplicación de la musicoterapia
puede terminar su intervención cuando se pre- niños con necesidades educativas especiales
senten algunas de las siguientes condiciones: como: autismo, retraso del desarrollo, pluridis-
a) la persona ya ha conseguido los objetivos te- capacidades, discapacidades físicas, proble- EDUCACIÓN MEDICINA SALUD MENTAL GERIATRÍA
rapéuticos propuestos; b) cuando se observa mas sensoriales, dificultades de aprendizaje,
que el participante no se beneficia de este tipo déficit de atención e hiperactividad, problemas Escuelas educación Hospitales generales Hospitales psiquiátricos Centros geriátricos
de tratamiento, y c) cuando el paciente se da de comportamiento, etc. general Centros de rehabilitación Centros de día Centros/hospitales
de baja. El cierre, siempre que sea posible, se Escuelas de educación Clínicas del dolor Centros penitenciarios de día
ha de preparar adecuadamente para que el pro- b) Salud mental. En relación con los tras-
ceso de separación sea vivido de manera pro- tornos mentales, la musicoterapia se aplica en especial Asociaciones/
gresiva y positiva por parte del paciente, y para personas con estrés y ansiedad, trastornos del domicilios
que sea coordinado con el resto de profesiona- estado anímico, de la conducta alimentaria, de
les. la personalidad, relacionados con sustancias,
etc.
Retraso del desarrollo Bebés prematuros Esquizofrenia Personas en estado
Antes de terminar, es importante señalar que
es también responsabilidad de todo musicote- c) Medicina. En este ámbito, el trata- Discapacidades físicas Pediatría y otros de salud
rapeuta cuidar su formación continuada, hecho miento con musicoterapia puede acompañar trastornos psicóticos Trastornos del estado
que implica mantenerse al día de los avances y dar apoyo a personas, ya sean niños o adul- de ánimo
científicos en el campo de la musicoterapia y tos, que padezcan enfermedades oncológicas,
disciplinas relacionadas con los colectivos pro- dolor agudo y crónico, problemas respirato-
pios de su ámbito de actuación. Asimismo, de- rios, neurológicos y cardiopatías, etc. También Problemas sensoriales Cirugía Abuso de sustancias Problemas neurológicos:
bería contribuir a la educación y sensibilización suelen ser de gran ayuda los programas de Autismo Problemas respiratorios Trastornos de la AVC
de la sociedad en cuanto a la utilización, aplica- musicoterapia de preparación al parto y de Pluridiscapacidades Cardiología conducta alimentaria Parkinson
ción y beneficios de la musicoterapia. psicoprofilaxis quirúrgica. Rehabilitación física Demencias
d) Geriatría. Tal como se desarrollará en
CAMPOS GENERALES DE APLICACIÓN sucesivos capítulos, la musicoterapia se aplica Problemas Dolor agudo y crónico Trastornos del estado de Problemas médicos
a personas mayores, tanto en estado de salud
La musicoterapia se aplica en diferentes en- como en una variedad de afectaciones. de aprendizaje Oncología ánimo Enfermedades
tornos y contextos con una amplia variedad de Problemas Neurología Trastornos de la perso- terminales
colectivos. Una de las posibles categorizacio- Así pues, los tratamientos de musicoterapia de comportamiento UCI nalidad
nes es la que presentamos a continuación: se implementan en escuelas de educación ge- Déficit de atención/ Cuidados paliativos Trastornos de ansiedad
Hiperactividad

Tabla 1.2. Proceso de intervención

a) Derivación y aceptación
b) Assessment/Evaluación Inicial neral, escuelas de educación especial, centros de domicilios particulares, centros de día, centros pri-
rehabilitación, clínicas y hospitales, asociaciones, vados, centros penitenciarios, etc. (tabla 1.3.).
c) Planificación del tratamiento
d) Implementación
e) Documentación
f) Terminación/Cierre
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
14

BIBLIOGRAFÍA Davis, WB., Gfeller, KE., & Thaut, MH. (2000) Introduc-
ción a la Musicoterapia: Teoría y Práctica. Barce-
Alvin J. (1984) Musicoterapia. Barcelona: Editorial Paidós, lona: Editorial Boileau.

American Music Therapy Association. (2005) Member Davis WB, Gfeller KE. (2000) El proceso del tratamiento
Sourcebook. Silver Spring, MD: American Music musicoterapéutico. En Davis WB, Gfeller KE,
Therapy Association. Thaut MH. Introducción a la Musicoterapia: Teoría
y Práctica, pp (293-308). Barcelona: Editorial Boi-
American Music Therapy Association (2007) AMTA leau.
Standards of Clinical Practice,. En http://www.mu-
sictherapy.org (Recuperado el 22.11.2007). EMTC. EMTC (2005) mission statement. En http://.mu-
sictherapyworld.net. (Recuperado el 25-11-2007).
Ansdell, G. Bunt L. y Hartley N. (2000). Music The-
rapy in the United Kingdom, 2002 [online]. Voi- Gold C. (2003). Music Therapy in Austria [online]. Voi-
ces: A World Forum for Music Therapy. En ces: a World Forum for Music Therapy. en
http://www.voices.no/country/monthbosniaherze- http://www.voices.no/country/monthaustria_de-
govina_february2004.html cember2003.html (Recuperado el 22.11.2007).

Bruscia K. (1997) Definiendo Musicoterapia. Sala- Martí P. (2000). Visión general y teoría de la musicote-
manca: Amarú Ediciones, 1997. rapia. En: Betés de Toro M. (Comp.): Fundamen-
tos de musicoterapia, pp 287-300. Madrid: Edicio-
Bunt L. (1999). Music Therapy. An Art beyond Words. nes Morata.
London: Routledge, 1999.
Poch S. (1999) Compendio de Musicoterapia. Barcelona:
Clark MF. (2002). The evolution of the Bonny Method of Herder, 1999.
Guided Imagery and Music (BMGIM). En Bruscia
K, Grocke D (eds): Guided imagery and music: World Federation for Music Therapy. (1996). En
The Bonny method and beyond, (pp.5-28). Lower http://www.musictherapyworld.net/ (Recuperado
Village Gilsum, NH: Barcelona Publishers. el 20.11.2007).
Capítulo 2
La musicoterapia en el campo de la geriatría

ENVEJECIMIENTO Y MÚSICA jecimiento: el crecimiento espectacular de las
llamadas enfermedades «edad dependiente» y
Aspectos sociodemográficos de los problemas que esto puede conllevar en
del envejecimiento cuanto a soledad, menores apoyos sociales y
peor calidad de vida. Esto implica que la socie-
El siglo XXI se ha iniciado con una caracterís- dad y la economía busquen estrategias y pla-
tica sociodemográfica claramente marcada: el nes de adaptación a todos estos cambios
envejecimiento de la población, que ha venido (Vega y Bueno, 1996).
dado principalmente por el crecimiento de la es-
peranza de vida de las personas mayores de Por lo que respecta a la musicoterapia, a lo
65 años, especialmente en los países desarro- largo de este manual se destacarán las diferen-
llados (Ríos, 2004). Otras causas de este enve- tes aplicaciones y programas que pueden ir di-
jecimiento han sido también la disminución de rigidos a personas dependientes, a fin de
la natalidad así como los flujos migratorios. adaptarse a sus necesidades y contribuir a me-
jorar su calidad de vida.
En un informe presentado por la División de
Población de las Naciones Unidas (ONU, 2004)
sobre la evolución de la población mundial Aspectos filosóficos y conceptuales
hasta 2050, se informa que el país «más enve- del término «envejecimiento»
jecido» en 2050 será España, con una media
de edad de 55 años, seguido muy de cerca por El envejecimiento es un fenómeno universal,
otros países europeos como Italia, Eslovenia y presente en todas las épocas y culturas, y cuyo
Austria. Se estima que para el 2050 habrá 4 conocimiento y concepto actual es el resultado
personas mayores de 60 años por cada niño, y de la experiencia cultural y científica dada a lo
además, 10 países en los que más del 10 % de largo de la historia. Al hablar de envejecimiento,
la población será mayor de 80 años. Vega y Bueno (1996) matizan el concepto, dife-
renciando entre el envejecimiento del individuo
A nivel social, el envejecimiento tiene dos y el envejecimiento de la sociedad. Con res-
lecturas muy claramente marcadas. Por un lado pecto al envejecimiento del individuo, los auto-
su aspecto positivo, con la evolución social y res hacen referencia al «conjunto de procesos
económica que representa, que se refleja en el que atraviesa cada persona según avanza su
avance de las ciencias biomédicas, que mejo- edad» (p.18). Se trata de una etapa de vida
ran la salud y disminuyen la tasa de mortalidad, que hoy en día va siendo cada vez más larga
incrementando así la calidad y la esperanza de en comparación con épocas históricas anterio-
vida (Triadó, 2007). Por otro lado, aporta tam- res. Por su parte, el envejecimiento de la socie-
bién una lectura menos positiva de este enve- dad lo definen como «los cambios que tienen
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
16 17

lugar en la estructura social como consecuen- tereotipos negativos que envuelven el envejeci- asociada a pérdidas o deterioro, y destacan ción de programas adecuados de musicotera-
cia del envejecimiento de las personas» (p.18), miento mediante diferentes propuestas que per- unas ganancias, hecho que lleva a interpretar pia puede reportar beneficios importantes en la
lo que implica hablar de una «cultura» en torno miten disfrutar de las ventajas de vivir como esta etapa como una época también de de- estimulación sensorial y cognitiva, socializa-
a la vejez. personas mayores en estos tiempos actuales, sarrollo, que si bien presenta una dinámica es- ción, expresión y aumento de la calidad de vida
enfatizando la prevención mediante el fomento pecífica, también permite contemplar un pro- (Davis, 2000).
En una línea similar, Marina (2004) solu- de estilos de vida saludables y la calidad de greso y crecimiento del individuo en cuanto a
ciona el problema filosófico que surge al plan- vida. El autor destaca el hecho de que hay es- su personalidad, inteligencia, relaciones inter- Sin embargo, siguiendo la línea de prejucios
tearse la vejez como un fenómeno biológico o tudios que muestran una relación positiva entre personales, etc. Este enfoque ha llevado a rom- negativos que se dan aún en la sociedad actual
un fenómeno cultural. Propone el término la calidad de vida a partir de los 65 años y la per el prejuicio negativo sobre la vejez. sobre el envejecimiento, suelen existir también
«vejez» como un término fisiológico objetivo implicación con la vida. Esta implicación con la algunos prejuicios y tabúes sobre la respuesta
que contempla las variaciones en el organismo vida consiste en: Este último enfoque y manera de entender de las personas mayores a la música. Esto lleva
producidas por la edad, mientras que con el tér- los procesos asociados al envejecimiento, coin- a confusiones y comentarios como los que se
mino «ancianidad» designa aquellos aspectos • Interaccionar física y emocionalmente cide con la visión y enfoque que se desarrolla citan a continuación: «... las personas mayores
simbólicos y culturales que incluyen modelos con el entorno. en este manual sobre la musicoterapia y su ma- no tienen capacidades físicas ni psíquicas para
sociales, formas de relación, expectativas, etc. nera de concebir a las personas y/o pacientes poder participar en experiencias musicales»,
• Dedicarse a tareas y actividades que con los que se trabaja: el paciente es abordado «... las personas mayores no tienen motivación
Es precisamente en el contexto de los as- estimulen y ejerciten los órganos del cuerpo y de manera holística, estimulando aquellas para aprender nuevas tareas», «... las personas
pectos culturales donde con frecuencia se facultades del alma (memoria, entendimiento y áreas afectadas y susceptibles de ser recupe- mayores no tienen interés en hacer música», «...
puede observar el estereotipo de que los cam- voluntad). radas y/o mantenidas, mientras paralelamente las personas mayores prefieren actividades mu-
bios que se producen en la vejez son negativos, se destacan y potencian al máximo sus capaci- sicales que no impliquen ninguna interacción ni
en tanto que se enfatiza la pérdida de habilida- • Activar la mente y aprender. dades preservadas y se estimulan aquellas to- relación con los demás», «... las personas mayo-
des y capacidades adquiridas en etapas vitales davía latentes. res sólo quieren escuchar música religiosa», etc.
anteriores, que equiparan el hecho de ser Tal y como se desarrollará a lo largo de este
mayor con el de estar enfermo, y los prejuicios manual, la musicoterapia tiene mucho que ofre- Para finalizar, podemos afirmar que tanto si Afortunadamente, los estudios realizados en
que identifican vejez con senilidad, desinterés e cer tanto en el aspecto preventivo como tera- nos situamos bajo una concepción de la vejez esta área están demostrando todo lo contrario
invalidez. Estos mitos y prejucios negativos péutico. Acercar la música a las personas como «época de pérdidas» como bajo una con- y ayudan a romper estas falsas creencias (Gib-
suelen llevar a una escisión en la sociedad y a mayores por parte de musicoterapeutas profe- cepción más basada en la creatividad y aprove- bons, 1977; Brotons-Pickett-Cooper, 1994;
la marginación. Sin embargo, las concepciones sionales especializados y trabajar aspectos de chamiento del momento vital, la musicoterapia Clair, 1996; Hanson, Gfeller, Woodworth, Swan-
existentes en la sociedad no acaban de coinci- interacción física, expresión emocional, activa- tiene un espacio para ser incluida en la vida de son y Garland, 1996; Jonas, 1991; Palmer,
dir con los datos científicos, de modo que datos ción mental son, entre otros, algunos de los ob- las personas mayores, en tanto que aporta un 1977). Se ha comprobado que las personas
epidemiológicos apuntan que el 80 % de las jetivos propios de este tratamiento y disciplina trabajo no sólo preventivo sino también tera- mayores tienen capacidades inherentes para el
personas mayores de 70 años mantienen un en el campo de la geriatría. péutico, y en el que un punto de mira clave es desarrollo de las habilidades musicales, incluso
día a día autosuficiente y activo (Pinillos, 1994, el mantenimiento o mejora de la calidad de vida pese a las limitaciones físicas y psíquicas que
citado en Vega y Bueno, 1996; Rojas Marcos, de las personas mayores. puedan presentar, que les gustan diferentes
1999). Desarrollo versus envejecimiento tipos de música, que muestran interés para re-
según las ciencias lacionarse con los demás y que participan acti-
Hay autores que destacan la necesidad de Personas mayores y música vamente en diferentes actividades como cantar,
elaborar un nuevo modelo social de la anciani- Los conceptos de desarrollo y envejeci- componer, tocar instrumentos, bailar, aprender
dad, considerando esta etapa como una etapa miento han ido presentando variaciones a lo McClosky (1985, citado en Davis, 2000) sos- música, etc. Además, la música tiene un gran
diferente, más dirigida al descanso y a la con- largo de la historia (Vega y Bueno, 1996). Ac- tiene que «la música es terapéuticamente efi- poder de motivación para implicar a las perso-
templación, pero también al aprovechamiento tualmente, las ciencias biológicas consideran caz porque es la más social de todas las artes, nas más apáticas y reticentes hacia actividades
de ese momento vital, en el que la prudencia, el que el desarrollo va asociado al crecimiento, y son precisamente estos aspectos sociales de que pueden resultar beneficiosas para su salud.
juicio, la madurez y la experiencia son los pun- mientras que el envejecimiento va asociado al la vida los que están afectados por la enferme-
tos fuertes y tienen mucho que ofrecer a los deterioro. Las ciencias sociales y del comporta- dad mental y el envejecimiento» (p.141). La La música, además de ser un recurso de
demás (Rojas Marcos, 1999; Marina, 2004). miento, en cambio, rechazan la visión exclusiva música puede ser, pues, un elemento de ayuda ayuda para cambiar la conducta de las personas,
Rojas Marcos (1999) plantea combatir los es- del envejecimiento como una etapa únicamente para las personas mayores, y la implementa- ofrece una base para las actividades sociales,
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
16 17

lugar en la estructura social como consecuen- tereotipos negativos que envuelven el envejeci- asociada a pérdidas o deterioro, y destacan ción de programas adecuados de musicotera-
cia del envejecimiento de las personas» (p.18), miento mediante diferentes propuestas que per- unas ganancias, hecho que lleva a interpretar pia puede reportar beneficios importantes en la
lo que implica hablar de una «cultura» en torno miten disfrutar de las ventajas de vivir como esta etapa como una época también de de- estimulación sensorial y cognitiva, socializa-
a la vejez. personas mayores en estos tiempos actuales, sarrollo, que si bien presenta una dinámica es- ción, expresión y aumento de la calidad de vida
enfatizando la prevención mediante el fomento pecífica, también permite contemplar un pro- (Davis, 2000).
En una línea similar, Marina (2004) solu- de estilos de vida saludables y la calidad de greso y crecimiento del individuo en cuanto a
ciona el problema filosófico que surge al plan- vida. El autor destaca el hecho de que hay es- su personalidad, inteligencia, relaciones inter- Sin embargo, siguiendo la línea de prejucios
tearse la vejez como un fenómeno biológico o tudios que muestran una relación positiva entre personales, etc. Este enfoque ha llevado a rom- negativos que se dan aún en la sociedad actual
un fenómeno cultural. Propone el término la calidad de vida a partir de los 65 años y la per el prejuicio negativo sobre la vejez. sobre el envejecimiento, suelen existir también
«vejez» como un término fisiológico objetivo implicación con la vida. Esta implicación con la algunos prejuicios y tabúes sobre la respuesta
que contempla las variaciones en el organismo vida consiste en: Este último enfoque y manera de entender de las personas mayores a la música. Esto lleva
producidas por la edad, mientras que con el tér- los procesos asociados al envejecimiento, coin- a confusiones y comentarios como los que se
mino «ancianidad» designa aquellos aspectos • Interaccionar física y emocionalmente cide con la visión y enfoque que se desarrolla citan a continuación: «... las personas mayores
simbólicos y culturales que incluyen modelos con el entorno. en este manual sobre la musicoterapia y su ma- no tienen capacidades físicas ni psíquicas para
sociales, formas de relación, expectativas, etc. nera de concebir a las personas y/o pacientes poder participar en experiencias musicales»,
• Dedicarse a tareas y actividades que con los que se trabaja: el paciente es abordado «... las personas mayores no tienen motivación
Es precisamente en el contexto de los as- estimulen y ejerciten los órganos del cuerpo y de manera holística, estimulando aquellas para aprender nuevas tareas», «... las personas
pectos culturales donde con frecuencia se facultades del alma (memoria, entendimiento y áreas afectadas y susceptibles de ser recupe- mayores no tienen interés en hacer música», «...
puede observar el estereotipo de que los cam- voluntad). radas y/o mantenidas, mientras paralelamente las personas mayores prefieren actividades mu-
bios que se producen en la vejez son negativos, se destacan y potencian al máximo sus capaci- sicales que no impliquen ninguna interacción ni
en tanto que se enfatiza la pérdida de habilida- • Activar la mente y aprender. dades preservadas y se estimulan aquellas to- relación con los demás», «... las personas mayo-
des y capacidades adquiridas en etapas vitales davía latentes. res sólo quieren escuchar música religiosa», etc.
anteriores, que equiparan el hecho de ser Tal y como se desarrollará a lo largo de este
mayor con el de estar enfermo, y los prejuicios manual, la musicoterapia tiene mucho que ofre- Para finalizar, podemos afirmar que tanto si Afortunadamente, los estudios realizados en
que identifican vejez con senilidad, desinterés e cer tanto en el aspecto preventivo como tera- nos situamos bajo una concepción de la vejez esta área están demostrando todo lo contrario
invalidez. Estos mitos y prejucios negativos péutico. Acercar la música a las personas como «época de pérdidas» como bajo una con- y ayudan a romper estas falsas creencias (Gib-
suelen llevar a una escisión en la sociedad y a mayores por parte de musicoterapeutas profe- cepción más basada en la creatividad y aprove- bons, 1977; Brotons-Pickett-Cooper, 1994;
la marginación. Sin embargo, las concepciones sionales especializados y trabajar aspectos de chamiento del momento vital, la musicoterapia Clair, 1996; Hanson, Gfeller, Woodworth, Swan-
existentes en la sociedad no acaban de coinci- interacción física, expresión emocional, activa- tiene un espacio para ser incluida en la vida de son y Garland, 1996; Jonas, 1991; Palmer,
dir con los datos científicos, de modo que datos ción mental son, entre otros, algunos de los ob- las personas mayores, en tanto que aporta un 1977). Se ha comprobado que las personas
epidemiológicos apuntan que el 80 % de las jetivos propios de este tratamiento y disciplina trabajo no sólo preventivo sino también tera- mayores tienen capacidades inherentes para el
personas mayores de 70 años mantienen un en el campo de la geriatría. péutico, y en el que un punto de mira clave es desarrollo de las habilidades musicales, incluso
día a día autosuficiente y activo (Pinillos, 1994, el mantenimiento o mejora de la calidad de vida pese a las limitaciones físicas y psíquicas que
citado en Vega y Bueno, 1996; Rojas Marcos, de las personas mayores. puedan presentar, que les gustan diferentes
1999). Desarrollo versus envejecimiento tipos de música, que muestran interés para re-
según las ciencias lacionarse con los demás y que participan acti-
Hay autores que destacan la necesidad de Personas mayores y música vamente en diferentes actividades como cantar,
elaborar un nuevo modelo social de la anciani- Los conceptos de desarrollo y envejeci- componer, tocar instrumentos, bailar, aprender
dad, considerando esta etapa como una etapa miento han ido presentando variaciones a lo McClosky (1985, citado en Davis, 2000) sos- música, etc. Además, la música tiene un gran
diferente, más dirigida al descanso y a la con- largo de la historia (Vega y Bueno, 1996). Ac- tiene que «la música es terapéuticamente efi- poder de motivación para implicar a las perso-
templación, pero también al aprovechamiento tualmente, las ciencias biológicas consideran caz porque es la más social de todas las artes, nas más apáticas y reticentes hacia actividades
de ese momento vital, en el que la prudencia, el que el desarrollo va asociado al crecimiento, y son precisamente estos aspectos sociales de que pueden resultar beneficiosas para su salud.
juicio, la madurez y la experiencia son los pun- mientras que el envejecimiento va asociado al la vida los que están afectados por la enferme-
tos fuertes y tienen mucho que ofrecer a los deterioro. Las ciencias sociales y del comporta- dad mental y el envejecimiento» (p.141). La La música, además de ser un recurso de
demás (Rojas Marcos, 1999; Marina, 2004). miento, en cambio, rechazan la visión exclusiva música puede ser, pues, un elemento de ayuda ayuda para cambiar la conducta de las personas,
Rojas Marcos (1999) plantea combatir los es- del envejecimiento como una etapa únicamente para las personas mayores, y la implementa- ofrece una base para las actividades sociales,
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
18 19

motiva al individuo a interactuar y estimula la co- a) Música como actividad recreativa tructuradas por el musicoterapeuta, permiten funcionales que han sido formulados de manera
municación verbal y no verbal (Douglas, 1981). trabajar unos objetivos terapéuticos específi- individualizada para cada persona mayor. En el
Además, también es especialmente efectiva para Las personas y profesionales que han des- cos. contexto terapéutico es habitual que el musico-
las personas mayores por los siguientes motivos: arrollado su actividad profesional en centros ge- terapeuta trabaje con personas mayores con de-
riátricos conocen el éxito y popularidad que Paralelamente, cabe señalar que la aplica- pendencia. Según se establece en el Libro
• Llega a cualquier persona, independien- puede llegar a tener una actividad que cuenta ción de la musicoterapia en geriatría puede Blanco sobre la Dependencia (Ministerio de Tra-
temente de sus capacidades motrices, ya que con la presencia de un músico, amateur o pro- tomar dos enfoques en función de los objetivos bajo y Asuntos Sociales 2004), el término de-
no siempre requiere una participación activa. fesional, que vaya a tocar el piano una tarde a terapéuticos y las necesidades de las personas: pendencia es definido como «un estado en el
la semana en un centro geriátrico en la sala de que se encuentran las personas que por razo-
• Proporciona una vía de comunicación, estar, o la visita de un conjunto vocal en época 1) Prevención nes ligadas a la falta o la pérdida de autonomía
incluso en aquellas personas más deprimidas, navideña, o la música ambiental que se pueda física, psíquica o intelectual, tienen necesidad
ya que escuchar canciones del pasado suele poner para acompañar ciertas actividades del Es interesante remarcar que la musicotera- de asistencia y/o ayudas importantes a fin de
traer buenos recuerdos. centro. Todo ello son ejemplos de la utilización pia con objetivos preventivos se adscribe a la fi- realizar los actos corrientes de la vida diaria y, de
de la música con fines recreativos, ya que no losofía de potenciar el «envejecimiento activo» modo particular, los referentes al cuidado perso-
• Motiva al paciente a la actividad física, se interviene a partir de unos objetivos terapéu- y por tanto «… fomentar que las personas ma- nal» (p .4, capítulo 1). Es importante destacar la
estirando la musculatura y mejorando la coordi- ticos individuales preestablecidos. Estas activi- yores estén el máximo tiempo activas, produc- concurrencia de tres factores para poder hablar
nación motora. dades suelen dirigirse a grandes grupos, con la tivas y saludables, incidiendo en su calidad de de una situación de dependencia: «En primer
finalidad de llegar al máximo número de partici- vida, con la finalidad de prevenir situaciones de lugar, la existencia de una limitación física, psí-
• Renueva el interés para participar en pantes posible sin esperar una respuesta de- discapacidad o minimizar los efectos de éstas» quica o intelectual que merma determinadas ca-
otras actividades de la comunidad. terminada por parte de cada persona. (Armadans, Manzabo y Soria, 2007, p. 8). En pacidades de la persona; en segundo lugar, la
nuestra sociedad actual, uno de los objetivos incapacidad de la persona para realizar por sí
• Aumenta la capacidad de atención, b) Musicoterapia claros de la geriatría es el «incremento de los misma las actividades de la vida diaria; en tercer
centrándose y dirigiendo los pensamientos del años libres de incapacidad, sabiendo que dicha lugar, la necesidad de asistencia o cuidados por
paciente hacia una actividad específicamente Hoy en día se cuenta con la musicotera- incapacidad puede ser prevenida y que la de- parte de un tercero.» (p. 4, capítulo 1). En rela-
orientada a la realidad. pia, un tipo de tratamiento en el que la mú- pendencia puede reducirse hasta mínimos» ción a estos tres factores, y tal y como se irá de-
sica se utiliza para ayudar a la persona mayor (Duaso, 2007, p.125). Y siguiendo también con sarrollando a lo largo de este manual, destaca-
• Ayuda al paciente a sentirse mejor con- a conseguir una recuperación, mantenimiento palabras de este autor: «…el objetivo primordial mos la triple función de la musicoterapia en rela-
sigo mismo, mejorando su autoimagen. o mejora de algunas de sus funciones, siendo de la geriatría sigue siendo la promoción de la ción a estos tres aspectos comentados: por un
su objetivo funcional. En la línea de lo co- salud de la población anciana a la que atende- lado, como intervención de estimulación de las
• Enseña al paciente una manera crea- mentado en el capítulo 1, se trata de una in- mos, priorizando el envejecimiento saludable y funciones físicas, psíquicas o intelectuales, tal y
tiva de expresarse mediante el movimiento fí- tervención o tratamiento que consiste en mejorando su expectativa de vida activa» (p. como se ha señalado en puntos anteriores; por
sico y actividades rítmicas. utilizar la música terapéuticamente para tra- 126). Para ello es importante que confluyan dis- otro lado, como intervención de apoyo, de ma-
bajar aspectos físicos, psicológicos, cogniti- tintos profesionales cuyas actuaciones vayan nera directa e indirecta, de las actividades de la
• Invita al paciente a expresar adecuada- vos y/o sociales de las personas mayores dirigidas a la prevención de las enfermedades vida diaria, y finalmente, como intervención que
mente sus sentimientos más escondidos. (AMTA, 2005). La musicoterapia se está apli- y a la promoción de un óptimo estado físico, aporta acompañamiento y soporte a un nivel in-
cando con personas mayores en estado de tegral y holístico de la persona.
mental y social. Y el musicoterapeuta tiene tam-
Es por todas estas razones que la musicote- salud, personas mayores con problemas de
bién un rol y una función específica en esta
rapia se está aplicando con éxito en centros ge- depresión, dolor, enfermedades terminales,
línea de intervención preventiva.
riátricos, centros de día y otras instituciones que insomnio y patologías neurodegenerativas Conexiones y diferencias con otras disciplinas
atienden a las personas mayores. como la enfermedad de Parkinson, acciden-
tes vasculares cerebrales y demencias. Es- 2) Intervención terapéutica La música está hoy en día muy presente en
tudios sobre la eficacia de la musicoterapia el contexto geriátrico, siendo la musicoterapia
FUNCIONES DE LA MÚSICA EN GERIATRÍA muestran que determinadas actividades mu- En las intervenciones de carácter terapéu- una de las ofertas que se incluyen en las pro-
sicales pueden lograr la participación de las tico, la musicoterapia se entiende como un tra- gramaciones de servicios para personas mayo-
La música ha adoptado dos funciones prin- personas mayores en diferentes tareas mu- tamiento complementario, que permite estimular res. La musicoterapia se engloba en el marco
cipales en el contexto geriátrico: sicales que, previamente planificadas y es- o trabajar una serie de objetivos terapéuticos de las terapias naturales, complementarias y no
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
18 19

motiva al individuo a interactuar y estimula la co- a) Música como actividad recreativa tructuradas por el musicoterapeuta, permiten funcionales que han sido formulados de manera
municación verbal y no verbal (Douglas, 1981). trabajar unos objetivos terapéuticos específi- individualizada para cada persona mayor. En el
Además, también es especialmente efectiva para Las personas y profesionales que han des- cos. contexto terapéutico es habitual que el musico-
las personas mayores por los siguientes motivos: arrollado su actividad profesional en centros ge- terapeuta trabaje con personas mayores con de-
riátricos conocen el éxito y popularidad que Paralelamente, cabe señalar que la aplica- pendencia. Según se establece en el Libro
• Llega a cualquier persona, independien- puede llegar a tener una actividad que cuenta ción de la musicoterapia en geriatría puede Blanco sobre la Dependencia (Ministerio de Tra-
temente de sus capacidades motrices, ya que con la presencia de un músico, amateur o pro- tomar dos enfoques en función de los objetivos bajo y Asuntos Sociales 2004), el término de-
no siempre requiere una participación activa. fesional, que vaya a tocar el piano una tarde a terapéuticos y las necesidades de las personas: pendencia es definido como «un estado en el
la semana en un centro geriátrico en la sala de que se encuentran las personas que por razo-
• Proporciona una vía de comunicación, estar, o la visita de un conjunto vocal en época 1) Prevención nes ligadas a la falta o la pérdida de autonomía
incluso en aquellas personas más deprimidas, navideña, o la música ambiental que se pueda física, psíquica o intelectual, tienen necesidad
ya que escuchar canciones del pasado suele poner para acompañar ciertas actividades del Es interesante remarcar que la musicotera- de asistencia y/o ayudas importantes a fin de
traer buenos recuerdos. centro. Todo ello son ejemplos de la utilización pia con objetivos preventivos se adscribe a la fi- realizar los actos corrientes de la vida diaria y, de
de la música con fines recreativos, ya que no losofía de potenciar el «envejecimiento activo» modo particular, los referentes al cuidado perso-
• Motiva al paciente a la actividad física, se interviene a partir de unos objetivos terapéu- y por tanto «… fomentar que las personas ma- nal» (p .4, capítulo 1). Es importante destacar la
estirando la musculatura y mejorando la coordi- ticos individuales preestablecidos. Estas activi- yores estén el máximo tiempo activas, produc- concurrencia de tres factores para poder hablar
nación motora. dades suelen dirigirse a grandes grupos, con la tivas y saludables, incidiendo en su calidad de de una situación de dependencia: «En primer
finalidad de llegar al máximo número de partici- vida, con la finalidad de prevenir situaciones de lugar, la existencia de una limitación física, psí-
• Renueva el interés para participar en pantes posible sin esperar una respuesta de- discapacidad o minimizar los efectos de éstas» quica o intelectual que merma determinadas ca-
otras actividades de la comunidad. terminada por parte de cada persona. (Armadans, Manzabo y Soria, 2007, p. 8). En pacidades de la persona; en segundo lugar, la
nuestra sociedad actual, uno de los objetivos incapacidad de la persona para realizar por sí
• Aumenta la capacidad de atención, b) Musicoterapia claros de la geriatría es el «incremento de los misma las actividades de la vida diaria; en tercer
centrándose y dirigiendo los pensamientos del años libres de incapacidad, sabiendo que dicha lugar, la necesidad de asistencia o cuidados por
paciente hacia una actividad específicamente Hoy en día se cuenta con la musicotera- incapacidad puede ser prevenida y que la de- parte de un tercero.» (p. 4, capítulo 1). En rela-
orientada a la realidad. pia, un tipo de tratamiento en el que la mú- pendencia puede reducirse hasta mínimos» ción a estos tres factores, y tal y como se irá de-
sica se utiliza para ayudar a la persona mayor (Duaso, 2007, p.125). Y siguiendo también con sarrollando a lo largo de este manual, destaca-
• Ayuda al paciente a sentirse mejor con- a conseguir una recuperación, mantenimiento palabras de este autor: «…el objetivo primordial mos la triple función de la musicoterapia en rela-
sigo mismo, mejorando su autoimagen. o mejora de algunas de sus funciones, siendo de la geriatría sigue siendo la promoción de la ción a estos tres aspectos comentados: por un
su objetivo funcional. En la línea de lo co- salud de la población anciana a la que atende- lado, como intervención de estimulación de las
• Enseña al paciente una manera crea- mentado en el capítulo 1, se trata de una in- mos, priorizando el envejecimiento saludable y funciones físicas, psíquicas o intelectuales, tal y
tiva de expresarse mediante el movimiento fí- tervención o tratamiento que consiste en mejorando su expectativa de vida activa» (p. como se ha señalado en puntos anteriores; por
sico y actividades rítmicas. utilizar la música terapéuticamente para tra- 126). Para ello es importante que confluyan dis- otro lado, como intervención de apoyo, de ma-
bajar aspectos físicos, psicológicos, cogniti- tintos profesionales cuyas actuaciones vayan nera directa e indirecta, de las actividades de la
• Invita al paciente a expresar adecuada- vos y/o sociales de las personas mayores dirigidas a la prevención de las enfermedades vida diaria, y finalmente, como intervención que
mente sus sentimientos más escondidos. (AMTA, 2005). La musicoterapia se está apli- y a la promoción de un óptimo estado físico, aporta acompañamiento y soporte a un nivel in-
cando con personas mayores en estado de tegral y holístico de la persona.
mental y social. Y el musicoterapeuta tiene tam-
Es por todas estas razones que la musicote- salud, personas mayores con problemas de
bién un rol y una función específica en esta
rapia se está aplicando con éxito en centros ge- depresión, dolor, enfermedades terminales,
línea de intervención preventiva.
riátricos, centros de día y otras instituciones que insomnio y patologías neurodegenerativas Conexiones y diferencias con otras disciplinas
atienden a las personas mayores. como la enfermedad de Parkinson, acciden-
tes vasculares cerebrales y demencias. Es- 2) Intervención terapéutica La música está hoy en día muy presente en
tudios sobre la eficacia de la musicoterapia el contexto geriátrico, siendo la musicoterapia
FUNCIONES DE LA MÚSICA EN GERIATRÍA muestran que determinadas actividades mu- En las intervenciones de carácter terapéu- una de las ofertas que se incluyen en las pro-
sicales pueden lograr la participación de las tico, la musicoterapia se entiende como un tra- gramaciones de servicios para personas mayo-
La música ha adoptado dos funciones prin- personas mayores en diferentes tareas mu- tamiento complementario, que permite estimular res. La musicoterapia se engloba en el marco
cipales en el contexto geriátrico: sicales que, previamente planificadas y es- o trabajar una serie de objetivos terapéuticos de las terapias naturales, complementarias y no
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
20 21

farmacológicas. Cabe destacar la importancia parte de las competencias y habilidades del socializador (Clair, 1996; Gaston, 1968; Poch, de musicoterapia se pueden implementar en los
del trabajo en equipo y de la comunicación a musicoterapeuta. 1999; Sears, 1968). siguientes contextos y centros (tabla 2.1.).
nivel interdisciplinar entre el musicoterapeuta y
los otros profesionales. En este marco interdis- 5. El éxito terapéutico de la música no de- • Centros cívicos, centros de jubilados,...
ciplinar es importante señalar que, si bien exis- Terapia ocupacional, terapia recreacional pende de la preparación musical del usuario
ten algunas conexiones con otras disciplinas, y animación con música sino de las adaptaciones apropiadas, por parte Se dirige a personas mayores en estado de
es conveniente destacar las diferencias y par- del musicoterapeuta profesional, a los niveles salud e independientes, que asisten a estos
ticularidades de la musicoterapia con respecto Si bien los musicoterapeutas invitan a los de funcionamiento y capacidades de los usua- centros y/o programas de manera autónoma y
a cada una de ellas, y que seguidamente pasa- pacientes a participar en actividades recreati- rios. En la sesión de musicoterapia, cada per- por decisión propia durante unas horas al día.
mos a comentar. vas, el aspecto lúdico representa tan sólo una sona participante debe siempre contemplarse El programa de musicoterapia suele tener un
pequeña parte del ámbito de intervención del desde su individualidad, con sus particularida- formato tipo taller y es de carácter libre y volun-
musicoterapeuta. Es cierto que la música tiene des y características, aun siendo abordada en tario. El musicoterapeuta suele prestar sus ser-
Musicoterapia versus educación musical un poder motivador muy importante; sin em- un contexto grupal. De ahí la importancia de la vicios dentro de la programación de actividades
bargo, toda intervención musicoterapéutica adaptación que realice el musicoterapeuta, ya sociales planificadas en cada una de estas ins-
La musicoterapia utiliza la música como un debe establecer y priorizar los objetivos funcio- sea del tipo de técnica elegida, tipo de actividad tituciones.
medio, no como un fin. Por este motivo, no pre- nales de intervención, con el propósito de diseñada, modo de presentación de esa activi-
tende formar a músicos. Sin embargo, en algu- atender las diferentes necesidades de cada dad o experiencia musical, etc. Esto nos lleva a • Centros de día, hospitales de día, aso-
nos casos el musicoterapeuta puede considerar individuo. El hecho de pasar un rato agradable insistir de nuevo en la importancia de la forma- ciaciones de Alzheimer,...
importante potenciar el aprendizaje de determi- es algo importante en musicoterapia, pero el ción especializada del musicoterapeuta, con
nadas habilidades o conocimientos musicales musicoterapeuta no debe perder de vista el tra- unas habilidades y competencias que le permi- Se dirige a personas mayores que viven en
por parte del paciente, con la finalidad de con- bajo y énfasis en otros objetivos terapéuticos tan ajustarse a estas demandas para asegurar casa, pero que durante unas horas al día acu-
seguir un objetivo terapéutico relacionado con centrados en necesidades de tipo físico, cogni- el éxito terapéutico. den a estos centros y reciben tratamientos y
una focalización de la atención, aumento de la tivo, emocional, social, etc. Una vez más, equi- cuidados. Normalmente suelen acudir por de-
autoestima, compromiso y responsabilidad con librar lo lúdico con lo funcional forma parte de Algunas de las adaptaciones serán explica- cisión expresa de la familia y/o por recomen-
las tareas musicales a practicar y a estudiar, au- las habilidades del musicoterapeuta. das en el apartado «Adaptaciones musicales» dación médica. El tratamiento de musicoterapia
mento de la interacción con los demás, practi- de este capítulo, así como en el capítulo 4 co- es un servicio más que se ofrece dentro del
car una habilidad motriz, etc. rrespondiente a las técnicas. programa de intervenciones del centro y el mu-
PRINCIPIOS TEÓRICOS sicoterapeuta forma parte del equipo interdisci-
Así como maestros y profesores de mú- DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA plinar.
sica persiguen enseñar el arte de la música CONTEXTOS Y CENTROS DE APLICACIÓN
como disciplina académica y estética, los Para desarrollar este apartado, partimos de • Residencias geriátricas
musicoterapeutas siguen otra línea, centrán- los siguientes postulados: Actualmente la musicoterapia se está apli-
dose en objetivos funcionales más que es- cando en diferentes entornos, en función del grado Se dirige a aquellas personas mayores más
téticos. Sin embargo, hay que destacar que 1. La música influye y modula las respues- de autonomía y funcionamiento de cada persona debilitadas, que presentan un alto grado de de-
en ningún momento el musicoterapeuta pre- tas fisiológicas de las personas (Bartlett, 1999; o grupo de personas mayores. Así, las sesiones pendencia y que están institucionalizadas. El
tende descuidar el aspecto estético: todas Gaston, 1968; Hodges, 1999; Thaut, 1990).
las personas tienen una necesidad de expe-
riencias estéticas y placenteras, indepen- 2. La música influye y modula el estado Tabla 2.1. Contextos y centros de aplicación de la musicoterapia
dientemente de cuál sea su problema o anímico de las personas (Gaston, 1968; Poch,
dificultad. Estos momentos de belleza ac- 1999). Centros cívicos, centros de jubilados,…
túan como ingredientes importantes y como
recurso de motivación del proceso terapéu- 3. La música tiene un gran poder para Centros de día, hospitales de día, asociaciones de Alzheimer,…
tico (Hodges y Haack, 1999). Saber calibrar evocar recuerdos y asociaciones (Davis, 2000;
Residencias geriátricas
el equilibrio entre el nivel de demanda mu- Poch, 1999).
sical que se exige del paciente y el grado Domicilios particulares
realista de belleza estética a conseguir forma 4. La música puede ser un gran agente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
20 21

farmacológicas. Cabe destacar la importancia parte de las competencias y habilidades del socializador (Clair, 1996; Gaston, 1968; Poch, de musicoterapia se pueden implementar en los
del trabajo en equipo y de la comunicación a musicoterapeuta. 1999; Sears, 1968). siguientes contextos y centros (tabla 2.1.).
nivel interdisciplinar entre el musicoterapeuta y
los otros profesionales. En este marco interdis- 5. El éxito terapéutico de la música no de- • Centros cívicos, centros de jubilados,...
ciplinar es importante señalar que, si bien exis- Terapia ocupacional, terapia recreacional pende de la preparación musical del usuario
ten algunas conexiones con otras disciplinas, y animación con música sino de las adaptaciones apropiadas, por parte Se dirige a personas mayores en estado de
es conveniente destacar las diferencias y par- del musicoterapeuta profesional, a los niveles salud e independientes, que asisten a estos
ticularidades de la musicoterapia con respecto Si bien los musicoterapeutas invitan a los de funcionamiento y capacidades de los usua- centros y/o programas de manera autónoma y
a cada una de ellas, y que seguidamente pasa- pacientes a participar en actividades recreati- rios. En la sesión de musicoterapia, cada per- por decisión propia durante unas horas al día.
mos a comentar. vas, el aspecto lúdico representa tan sólo una sona participante debe siempre contemplarse El programa de musicoterapia suele tener un
pequeña parte del ámbito de intervención del desde su individualidad, con sus particularida- formato tipo taller y es de carácter libre y volun-
musicoterapeuta. Es cierto que la música tiene des y características, aun siendo abordada en tario. El musicoterapeuta suele prestar sus ser-
Musicoterapia versus educación musical un poder motivador muy importante; sin em- un contexto grupal. De ahí la importancia de la vicios dentro de la programación de actividades
bargo, toda intervención musicoterapéutica adaptación que realice el musicoterapeuta, ya sociales planificadas en cada una de estas ins-
La musicoterapia utiliza la música como un debe establecer y priorizar los objetivos funcio- sea del tipo de técnica elegida, tipo de actividad tituciones.
medio, no como un fin. Por este motivo, no pre- nales de intervención, con el propósito de diseñada, modo de presentación de esa activi-
tende formar a músicos. Sin embargo, en algu- atender las diferentes necesidades de cada dad o experiencia musical, etc. Esto nos lleva a • Centros de día, hospitales de día, aso-
nos casos el musicoterapeuta puede considerar individuo. El hecho de pasar un rato agradable insistir de nuevo en la importancia de la forma- ciaciones de Alzheimer,...
importante potenciar el aprendizaje de determi- es algo importante en musicoterapia, pero el ción especializada del musicoterapeuta, con
nadas habilidades o conocimientos musicales musicoterapeuta no debe perder de vista el tra- unas habilidades y competencias que le permi- Se dirige a personas mayores que viven en
por parte del paciente, con la finalidad de con- bajo y énfasis en otros objetivos terapéuticos tan ajustarse a estas demandas para asegurar casa, pero que durante unas horas al día acu-
seguir un objetivo terapéutico relacionado con centrados en necesidades de tipo físico, cogni- el éxito terapéutico. den a estos centros y reciben tratamientos y
una focalización de la atención, aumento de la tivo, emocional, social, etc. Una vez más, equi- cuidados. Normalmente suelen acudir por de-
autoestima, compromiso y responsabilidad con librar lo lúdico con lo funcional forma parte de Algunas de las adaptaciones serán explica- cisión expresa de la familia y/o por recomen-
las tareas musicales a practicar y a estudiar, au- las habilidades del musicoterapeuta. das en el apartado «Adaptaciones musicales» dación médica. El tratamiento de musicoterapia
mento de la interacción con los demás, practi- de este capítulo, así como en el capítulo 4 co- es un servicio más que se ofrece dentro del
car una habilidad motriz, etc. rrespondiente a las técnicas. programa de intervenciones del centro y el mu-
PRINCIPIOS TEÓRICOS sicoterapeuta forma parte del equipo interdisci-
Así como maestros y profesores de mú- DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA plinar.
sica persiguen enseñar el arte de la música CONTEXTOS Y CENTROS DE APLICACIÓN
como disciplina académica y estética, los Para desarrollar este apartado, partimos de • Residencias geriátricas
musicoterapeutas siguen otra línea, centrán- los siguientes postulados: Actualmente la musicoterapia se está apli-
dose en objetivos funcionales más que es- cando en diferentes entornos, en función del grado Se dirige a aquellas personas mayores más
téticos. Sin embargo, hay que destacar que 1. La música influye y modula las respues- de autonomía y funcionamiento de cada persona debilitadas, que presentan un alto grado de de-
en ningún momento el musicoterapeuta pre- tas fisiológicas de las personas (Bartlett, 1999; o grupo de personas mayores. Así, las sesiones pendencia y que están institucionalizadas. El
tende descuidar el aspecto estético: todas Gaston, 1968; Hodges, 1999; Thaut, 1990).
las personas tienen una necesidad de expe-
riencias estéticas y placenteras, indepen- 2. La música influye y modula el estado Tabla 2.1. Contextos y centros de aplicación de la musicoterapia
dientemente de cuál sea su problema o anímico de las personas (Gaston, 1968; Poch,
dificultad. Estos momentos de belleza ac- 1999). Centros cívicos, centros de jubilados,…
túan como ingredientes importantes y como
recurso de motivación del proceso terapéu- 3. La música tiene un gran poder para Centros de día, hospitales de día, asociaciones de Alzheimer,…
tico (Hodges y Haack, 1999). Saber calibrar evocar recuerdos y asociaciones (Davis, 2000;
Residencias geriátricas
el equilibrio entre el nivel de demanda mu- Poch, 1999).
sical que se exige del paciente y el grado Domicilios particulares
realista de belleza estética a conseguir forma 4. La música puede ser un gran agente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
22 23

musicoterapeuta ofrece sus servicios dentro de Personas mayores con afectaciones dades sociales (Gibbons,1988). Otra inter- Personas mayores
uno o varios programas de intervención esta- neurológicas vención que se ha evaluado es la implicación con enfermedades terminales
blecidos y planificados en el centro. de personas con estado anímico depresivo en
a) AVC (accidentes vasculares cerebra- actividades musicales recreativas (Clair, La musicoterapia puede ofrecer una gran
• Domicilios particulares les). Con este tipo de afectación, la musicotera- 1996) con la finalidad de potenciar su activa- ayuda a aquellas personas que se encuentran
pia se aplica principalmente para trabajar ción. en una fase terminal de su enfermedad. Las
Se dirige a personas mayores que viven en objetivos en las áreas física-motriz y de comu- técnicas aplicadas habitualmente son las de re-
casa y que, por diferentes circunstancias, preci- nicación. Algunos de estos objetivos terapéuti- lajación y visualización acompañada de música,
san atención domiciliaria. En este caso, el musi- cos incluyen la formulación de palabras y Personas mayores con dolor, insomnio audición y análisis lírico, así como canto y com-
coterapeuta es contratado por una asociación, frases, el ritmo y pronunciación de las palabras y otros problemas de tipo médico posición musical (Aldridge, 1996, 1999). Algu-
institución o bien directamente por la familia para (para tratar la afasia) (Cohen y Ford, 1995), la nos de los objetivos terapéuticos trabajados
prestar sus servicios en el domicilio del enfermo. coordinación, ritmo y extensión del movimiento En esta categoría se contemplan aquellas consisten en: ofrecer bienestar emocional y fí-
(Staum, 1983). personas que sufren problemas como conse- sico, disminuir el dolor y malestar, disminuir la
cuencia de la edad, así como de enfermeda- ansiedad y miedo, estimular la expresión y ver-
TRASTORNOS Y DIAGNÓSTICOS b) Enfermedad de Parkinson. Este tras- des adquiridas y de sus tratamientos que balización sobre la enfermedad y muerte, ofre-
torno ha sido estudiado en profundidad en el comportan dolor, insomnio y disfunciones de cer un apoyo y acompañamiento al enfermo,
Varias referencias en la literatura describen campo de la musicoterapia y más concreta- tipo respiratorio, cardíaco, diabetes, artritis, brindar estrategias de afrontamiento,... (O’Ca-
en líneas generales los diferentes trastornos y mente dentro del modelo de musicoterapia neu- etc. En estos casos, los medios que más se llaghan, 1997).
líneas de intervención en el campo de la musi- rológica (Thaut, 2000). La música se utiliza han utilizado son la audición musical acompa-
coterapia con personas mayores (Gibbons, conjuntamente con ejercicios de fisioterapia ñada de técnicas de relajación, tocar instru-
1988). Así, los trastornos y tipos de diagnósti- para tratar aspectos físico/motrices como el mentos musicales, ejercicios de movimiento Cuidadores de personas mayores
cos más frecuentemente derivados y tratados ritmo de la marcha, la postura y control del mo- acompañados de música que funciona de es-
en musicoterapia son los siguientes (tabla 2.2.): vimiento de las extremidades superiores, y la tructura para guiar el movimiento. Los objeti- a) Cuidadores familiares. La musicote-
relajación muscular, entre otros. Otra área am- vos terapéuticos que permiten trabajar estas rapia también puede ayudar a las familias en
pliamente tratada en personas con la enferme- técnicas son: reducción del estrés y ansiedad las cuestiones relacionadas con el enfermo
Personas mayores en estado de salud dad de Parkinson es la de la comunicación. relacionados con el dolor, potenciación de los en fase terminal derivada de diferentes
Objetivos como el control rítmico del habla pue- estados de ensoñación y el sueño, mejora de enfermedades (oncológicas, respiratorias,
Este grupo corresponde a personas mayo- den ser trabajados a través de ejercicios voca- la motricidad fina, elaboración de las limitacio- etc.). En el campo del Alzheimer se han
res de 65 años que no presentan ningún tipo les y de canto así como con instrumentos de nes asociadas a la enfermedad potenciando realizado algunos programas de musicotera-
de afectación con intensidad suficiente como viento (Thaut, 2000). la identificación y expresión de sentimientos, pia dirigidos al apoyo y formación de los cui-
para tener un diagnóstico. En este grupo de etc. (Standley, 2000). dadores familiares (Brotons y Martí, 2003;
personas, la musicoterapia se aplica de modo c) Demencias. Este diagnóstico se tratará
preventivo, siendo los objetivos prioritarios en detalle en secciones posteriores.
mantener sus funciones, potenciar su actividad Tabla 2.2. Trastornos y diagnósticos más frecuentemente tratados
e implicación social a través de la participación con musicoterapia en geriatría
en actividades musicales, mantener su autoes- Personas mayores con trastornos 1. Personas mayores en estado de salud
tima y elevar su calidad de vida a través de con- del estado anímico-depresión
tribuir a mejorar su satisfacción con la vida, 2. Personas mayores con afectaciones neurológicas: accidentes vasculares cerebrales, Parkinson,
mantenerse activos musicalmente y mejorar su Una amplia variedad de técnicas musicote- demencias
autoconcepto respecto a la música. Con este rapéuticas se han aplicado para mejorar el
grupo, los tipos de programas más utilizados y estado depresivo de las personas mayores: 3. Personas mayores con trastornos del estado anímico-depresión
que han mostrado su eficacia para trabajar los música e imaginación, relajación y otras téc- 4. Personas mayores con dolor, insomnio y otros problemas de tipo médico
objetivos anteriormente mencionados son los nicas de audición. Van dirigidas a trabajar ob-
grupos vocales o corales y los grupos instru- jetivos terapéuticos como la mejora del 5. Personas mayores con enfermedades terminales
mentales, aplicados tanto a nivel intra- como in- estado anímico, disminuir el estrés, potenciar
tergeneracional (Clair, 1996). la comunicación y la participación en activi- 6. Cuidadores de personas mayores: familiares, profesionales.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
22 23

musicoterapeuta ofrece sus servicios dentro de Personas mayores con afectaciones dades sociales (Gibbons,1988). Otra inter- Personas mayores
uno o varios programas de intervención esta- neurológicas vención que se ha evaluado es la implicación con enfermedades terminales
blecidos y planificados en el centro. de personas con estado anímico depresivo en
a) AVC (accidentes vasculares cerebra- actividades musicales recreativas (Clair, La musicoterapia puede ofrecer una gran
• Domicilios particulares les). Con este tipo de afectación, la musicotera- 1996) con la finalidad de potenciar su activa- ayuda a aquellas personas que se encuentran
pia se aplica principalmente para trabajar ción. en una fase terminal de su enfermedad. Las
Se dirige a personas mayores que viven en objetivos en las áreas física-motriz y de comu- técnicas aplicadas habitualmente son las de re-
casa y que, por diferentes circunstancias, preci- nicación. Algunos de estos objetivos terapéuti- lajación y visualización acompañada de música,
san atención domiciliaria. En este caso, el musi- cos incluyen la formulación de palabras y Personas mayores con dolor, insomnio audición y análisis lírico, así como canto y com-
coterapeuta es contratado por una asociación, frases, el ritmo y pronunciación de las palabras y otros problemas de tipo médico posición musical (Aldridge, 1996, 1999). Algu-
institución o bien directamente por la familia para (para tratar la afasia) (Cohen y Ford, 1995), la nos de los objetivos terapéuticos trabajados
prestar sus servicios en el domicilio del enfermo. coordinación, ritmo y extensión del movimiento En esta categoría se contemplan aquellas consisten en: ofrecer bienestar emocional y fí-
(Staum, 1983). personas que sufren problemas como conse- sico, disminuir el dolor y malestar, disminuir la
cuencia de la edad, así como de enfermeda- ansiedad y miedo, estimular la expresión y ver-
TRASTORNOS Y DIAGNÓSTICOS b) Enfermedad de Parkinson. Este tras- des adquiridas y de sus tratamientos que balización sobre la enfermedad y muerte, ofre-
torno ha sido estudiado en profundidad en el comportan dolor, insomnio y disfunciones de cer un apoyo y acompañamiento al enfermo,
Varias referencias en la literatura describen campo de la musicoterapia y más concreta- tipo respiratorio, cardíaco, diabetes, artritis, brindar estrategias de afrontamiento,... (O’Ca-
en líneas generales los diferentes trastornos y mente dentro del modelo de musicoterapia neu- etc. En estos casos, los medios que más se llaghan, 1997).
líneas de intervención en el campo de la musi- rológica (Thaut, 2000). La música se utiliza han utilizado son la audición musical acompa-
coterapia con personas mayores (Gibbons, conjuntamente con ejercicios de fisioterapia ñada de técnicas de relajación, tocar instru-
1988). Así, los trastornos y tipos de diagnósti- para tratar aspectos físico/motrices como el mentos musicales, ejercicios de movimiento Cuidadores de personas mayores
cos más frecuentemente derivados y tratados ritmo de la marcha, la postura y control del mo- acompañados de música que funciona de es-
en musicoterapia son los siguientes (tabla 2.2.): vimiento de las extremidades superiores, y la tructura para guiar el movimiento. Los objeti- a) Cuidadores familiares. La musicote-
relajación muscular, entre otros. Otra área am- vos terapéuticos que permiten trabajar estas rapia también puede ayudar a las familias en
pliamente tratada en personas con la enferme- técnicas son: reducción del estrés y ansiedad las cuestiones relacionadas con el enfermo
Personas mayores en estado de salud dad de Parkinson es la de la comunicación. relacionados con el dolor, potenciación de los en fase terminal derivada de diferentes
Objetivos como el control rítmico del habla pue- estados de ensoñación y el sueño, mejora de enfermedades (oncológicas, respiratorias,
Este grupo corresponde a personas mayo- den ser trabajados a través de ejercicios voca- la motricidad fina, elaboración de las limitacio- etc.). En el campo del Alzheimer se han
res de 65 años que no presentan ningún tipo les y de canto así como con instrumentos de nes asociadas a la enfermedad potenciando realizado algunos programas de musicotera-
de afectación con intensidad suficiente como viento (Thaut, 2000). la identificación y expresión de sentimientos, pia dirigidos al apoyo y formación de los cui-
para tener un diagnóstico. En este grupo de etc. (Standley, 2000). dadores familiares (Brotons y Martí, 2003;
personas, la musicoterapia se aplica de modo c) Demencias. Este diagnóstico se tratará
preventivo, siendo los objetivos prioritarios en detalle en secciones posteriores.
mantener sus funciones, potenciar su actividad Tabla 2.2. Trastornos y diagnósticos más frecuentemente tratados
e implicación social a través de la participación con musicoterapia en geriatría
en actividades musicales, mantener su autoes- Personas mayores con trastornos 1. Personas mayores en estado de salud
tima y elevar su calidad de vida a través de con- del estado anímico-depresión
tribuir a mejorar su satisfacción con la vida, 2. Personas mayores con afectaciones neurológicas: accidentes vasculares cerebrales, Parkinson,
mantenerse activos musicalmente y mejorar su Una amplia variedad de técnicas musicote- demencias
autoconcepto respecto a la música. Con este rapéuticas se han aplicado para mejorar el
grupo, los tipos de programas más utilizados y estado depresivo de las personas mayores: 3. Personas mayores con trastornos del estado anímico-depresión
que han mostrado su eficacia para trabajar los música e imaginación, relajación y otras téc- 4. Personas mayores con dolor, insomnio y otros problemas de tipo médico
objetivos anteriormente mencionados son los nicas de audición. Van dirigidas a trabajar ob-
grupos vocales o corales y los grupos instru- jetivos terapéuticos como la mejora del 5. Personas mayores con enfermedades terminales
mentales, aplicados tanto a nivel intra- como in- estado anímico, disminuir el estrés, potenciar
tergeneracional (Clair, 1996). la comunicación y la participación en activi- 6. Cuidadores de personas mayores: familiares, profesionales.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
24 25

Clair, 2002; Clair y Ebberts, 1997; Hanser y A continuación se detallan los estándares de coterapeuta de manera totalmente personali- en todo momento la decisión de la persona a
Clair, 1995; Lepp, Ringsberg, Holm y Se- práctica clínica específicos del área de geriatría. zada. Los pacientes nunca son forzados a se- participar o no, y en qué medida, permitiendo
llersjo, 2003; McCarthy, 1992; Mercadal-Bro- En el Anexo I se incluye el listado de estándares guir un modelo ni a encajar en un molde realizar elecciones en función de sus preferen-
tons y Martí, 2002), incidiendo en una mejora completo relevantes para el resto de colectivos. terapéutico, sino que es el enfoque terapéutico cias y aumentando así la sensación de control
de su estado anímico y de potenciar la comuni- el que se adapta específicamente a cada pa- sobre su entorno.
cación entre enfermo y cuidador (Clair, Tebb y 2.0. Assessment o evaluación inicial: ciente, respetando siempre los deseos y prefe-
Bernstein, 1993). 2.8. El assessment o evaluación inicial de rencias de cada individuo (Clair, 1996).
musicoterapia debe incluir el diagnóstico e his- OBJETIVOS TERAPÉUTICOS GENERALES
b) Profesionales (para pacientes con de- toria clínica actuales, ser realizado de una ma- Para poder considerar una intervención DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA
mencia). Con los cuidadores profesionales, la nera congruente con el nivel de funcionamiento como terapéutica se debe partir siempre de las
música y la musicoterapia se han utilizado del paciente y contemplar las siguientes áreas: necesidades específicas del individuo y tratar Davis (2000) establece diferentes objetivos
sobre todo para potenciar las interacciones 2.8.1. Habilidades motrices. de mantener, mejorar o restaurar la condición de intervención con personas atendidas en re-
entre pacientes-cuidadores profesionales. Las 2.8.2. Orientación en la realidad. de una persona. Partiendo de esta premisa, sidencias geriátricas, que cubren necesidades
actividades musicales, que normalmente con- 2.8.3. Estado anímico. Clair (1996) señala que la música puede ser te- a diferentes niveles. Seguidamente destaca-
llevan cambios anímicos de carácter positivo en 2.8.4. Conceptos espaciales y de esquema rapéutica para las personas cuando propor- mos algunos de ellos agrupados en función del
los pacientes, en las que también participan los corporal. ciona: nivel en el que inciden prioritariamente:
cuidadores pueden ser de gran eficacia para 2.8.5. Memoria a corto y largo plazo.
potenciar el vínculo entre este binomio, y, como 2.8.6. Atención. • Un alivio del malestar físico, emocional • Nivel físico-motriz:
consecuencia, aportar también mejoras impo- 2.8.7. Precauciones para el control de infec- o social: tal y como ya se ha descrito anterior- - Incrementar la fuerza, la movilidad y la
tantes en la calidad del cuidado (Götell, Brown, ciones. mente, la música ejerce su influencia a nivel extensión del movimiento de las extre-
y Elkman, 2000). 2.8.8. Agudeza sensorial y percepción. multidimensional, permitiendo paliar una gran midades superiores e inferiores.
2.8.9. Nives de independencia y necesidades variedad de disfunciones o trastornos e incluso - Promover la relajación y reducir el estrés.
adaptativas. mejorar y/o recuperar el estado de salud. - Reforzar la estimulación sensorial.
2.8.10. Habilidades de afrontamiento. - Mejorar los comportamientos motores y
ESTÁNDARES DE LA MUSICOTERAPIA • Una ayuda en su capacidad de funcio- verbales en pacientes con la enferme-
APLICADA EN GERIATRÍA 7.0. Estándar VII – Educación continuada: nar y organizarse lo más autónomamente po- dad de Alzheimer.
7.1.1. Las áreas relacionadas pueden incluir, sible: las personas mayores suelen presentar - etc.
Seguidamente detallamos los estándares de pero no están limitadas, la percepción y dependencia de sus cuidadores formales e in-
práctica clínica en geriatría recogidos de la procesamiento sensorial, planificación y formales. La música puede aportar orden y es- • Nivel socioemocional:
AMTA (2005), cuya finalidad, según la AMTA, ejecución de las tareas, diagnósticos es- tructura a sus vidas, ayudándoles a organizarse - Mejorar la autoestima.
es: pecíficos y aspectos relacionados con mejor, a facilitar su orientación en la realidad,... - Promover la interacción social.
«Estos estándares de práctica clínica están la muerte, el duelo, las pérdidas y la es- disminuyendo en cierto grado sus insegurida- - Mejorar las habilidades comunicativas.
específicamente diseñados para aquel musico- piritualidad. des y su consecuente necesidad de dependen- - Reducir el comportamiento disfuncional.
terapeuta que trabaja en contextos de pa- cia y apoyo en los demás. - etc.
cientes geriátricos. El musicoterapeuta debe
adherirse a los estándares generales de prác- JUSTIFICACIÓN TEÓRICA • Un aumento de la sensación de control • Nivel cognitivo:
tica clínica así como a los estándares específi- DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA de la persona sobre su situación y/o su entorno: - Estimular la memoria a largo plazo.
cos de entornos geriátricos aquí descritos. El las personas mayores, especialmente aquellas - Mejorar la memoria reciente.
musicoterapeuta debe también adherirse a los En los dos primeros apartados de este ca- que se encuentran enfermas e institucionaliza- - Mejorar otras capacidades cognitivas
estándares de otras áreas de aplicación de la pítulo se ha enfatizado la respuesta positiva de das, tienen muy poco control sobre su entorno. (reducir la confusión, mejorar la reten-
musicoterapia. La musicoterapia con pacientes las personas mayores a la música. En este Las rutinas diarias, las normas de las institucio- ción de información).
en los contextos geriátricos puede definirse apartado es importante enfatizar e insistir de nes, la adherencia a los tratamientos,... coartan - Mejorar la orientación en la realidad.
como el uso especializado de la música enfati- nuevo en considerar que los resultados tera- la libertad de la persona y el control sobre su - Mejorar las habilidades verbales.
zando el desarrollo, recuperación o manteni- péuticos de las intervenciones con musicotera- situación. El tratamiento de musicoterapia se - Aumentar la reminiscencia.
miento de cada individuo en su nivel máximo pia no se basan en una prescripción universal presenta como una intervención totalmente - Ayudar a recordar información.
de funcionamiento.» (p. 20). e infalible, sino que son diseñados por el musi- libre y voluntaria, y en las sesiones se respeta - etc.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
24 25

Clair, 2002; Clair y Ebberts, 1997; Hanser y A continuación se detallan los estándares de coterapeuta de manera totalmente personali- en todo momento la decisión de la persona a
Clair, 1995; Lepp, Ringsberg, Holm y Se- práctica clínica específicos del área de geriatría. zada. Los pacientes nunca son forzados a se- participar o no, y en qué medida, permitiendo
llersjo, 2003; McCarthy, 1992; Mercadal-Bro- En el Anexo I se incluye el listado de estándares guir un modelo ni a encajar en un molde realizar elecciones en función de sus preferen-
tons y Martí, 2002), incidiendo en una mejora completo relevantes para el resto de colectivos. terapéutico, sino que es el enfoque terapéutico cias y aumentando así la sensación de control
de su estado anímico y de potenciar la comuni- el que se adapta específicamente a cada pa- sobre su entorno.
cación entre enfermo y cuidador (Clair, Tebb y 2.0. Assessment o evaluación inicial: ciente, respetando siempre los deseos y prefe-
Bernstein, 1993). 2.8. El assessment o evaluación inicial de rencias de cada individuo (Clair, 1996).
musicoterapia debe incluir el diagnóstico e his- OBJETIVOS TERAPÉUTICOS GENERALES
b) Profesionales (para pacientes con de- toria clínica actuales, ser realizado de una ma- Para poder considerar una intervención DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA
mencia). Con los cuidadores profesionales, la nera congruente con el nivel de funcionamiento como terapéutica se debe partir siempre de las
música y la musicoterapia se han utilizado del paciente y contemplar las siguientes áreas: necesidades específicas del individuo y tratar Davis (2000) establece diferentes objetivos
sobre todo para potenciar las interacciones 2.8.1. Habilidades motrices. de mantener, mejorar o restaurar la condición de intervención con personas atendidas en re-
entre pacientes-cuidadores profesionales. Las 2.8.2. Orientación en la realidad. de una persona. Partiendo de esta premisa, sidencias geriátricas, que cubren necesidades
actividades musicales, que normalmente con- 2.8.3. Estado anímico. Clair (1996) señala que la música puede ser te- a diferentes niveles. Seguidamente destaca-
llevan cambios anímicos de carácter positivo en 2.8.4. Conceptos espaciales y de esquema rapéutica para las personas cuando propor- mos algunos de ellos agrupados en función del
los pacientes, en las que también participan los corporal. ciona: nivel en el que inciden prioritariamente:
cuidadores pueden ser de gran eficacia para 2.8.5. Memoria a corto y largo plazo.
potenciar el vínculo entre este binomio, y, como 2.8.6. Atención. • Un alivio del malestar físico, emocional • Nivel físico-motriz:
consecuencia, aportar también mejoras impo- 2.8.7. Precauciones para el control de infec- o social: tal y como ya se ha descrito anterior- - Incrementar la fuerza, la movilidad y la
tantes en la calidad del cuidado (Götell, Brown, ciones. mente, la música ejerce su influencia a nivel extensión del movimiento de las extre-
y Elkman, 2000). 2.8.8. Agudeza sensorial y percepción. multidimensional, permitiendo paliar una gran midades superiores e inferiores.
2.8.9. Nives de independencia y necesidades variedad de disfunciones o trastornos e incluso - Promover la relajación y reducir el estrés.
adaptativas. mejorar y/o recuperar el estado de salud. - Reforzar la estimulación sensorial.
2.8.10. Habilidades de afrontamiento. - Mejorar los comportamientos motores y
ESTÁNDARES DE LA MUSICOTERAPIA • Una ayuda en su capacidad de funcio- verbales en pacientes con la enferme-
APLICADA EN GERIATRÍA 7.0. Estándar VII – Educación continuada: nar y organizarse lo más autónomamente po- dad de Alzheimer.
7.1.1. Las áreas relacionadas pueden incluir, sible: las personas mayores suelen presentar - etc.
Seguidamente detallamos los estándares de pero no están limitadas, la percepción y dependencia de sus cuidadores formales e in-
práctica clínica en geriatría recogidos de la procesamiento sensorial, planificación y formales. La música puede aportar orden y es- • Nivel socioemocional:
AMTA (2005), cuya finalidad, según la AMTA, ejecución de las tareas, diagnósticos es- tructura a sus vidas, ayudándoles a organizarse - Mejorar la autoestima.
es: pecíficos y aspectos relacionados con mejor, a facilitar su orientación en la realidad,... - Promover la interacción social.
«Estos estándares de práctica clínica están la muerte, el duelo, las pérdidas y la es- disminuyendo en cierto grado sus insegurida- - Mejorar las habilidades comunicativas.
específicamente diseñados para aquel musico- piritualidad. des y su consecuente necesidad de dependen- - Reducir el comportamiento disfuncional.
terapeuta que trabaja en contextos de pa- cia y apoyo en los demás. - etc.
cientes geriátricos. El musicoterapeuta debe
adherirse a los estándares generales de prác- JUSTIFICACIÓN TEÓRICA • Un aumento de la sensación de control • Nivel cognitivo:
tica clínica así como a los estándares específi- DE LA MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA de la persona sobre su situación y/o su entorno: - Estimular la memoria a largo plazo.
cos de entornos geriátricos aquí descritos. El las personas mayores, especialmente aquellas - Mejorar la memoria reciente.
musicoterapeuta debe también adherirse a los En los dos primeros apartados de este ca- que se encuentran enfermas e institucionaliza- - Mejorar otras capacidades cognitivas
estándares de otras áreas de aplicación de la pítulo se ha enfatizado la respuesta positiva de das, tienen muy poco control sobre su entorno. (reducir la confusión, mejorar la reten-
musicoterapia. La musicoterapia con pacientes las personas mayores a la música. En este Las rutinas diarias, las normas de las institucio- ción de información).
en los contextos geriátricos puede definirse apartado es importante enfatizar e insistir de nes, la adherencia a los tratamientos,... coartan - Mejorar la orientación en la realidad.
como el uso especializado de la música enfati- nuevo en considerar que los resultados tera- la libertad de la persona y el control sobre su - Mejorar las habilidades verbales.
zando el desarrollo, recuperación o manteni- péuticos de las intervenciones con musicotera- situación. El tratamiento de musicoterapia se - Aumentar la reminiscencia.
miento de cada individuo en su nivel máximo pia no se basan en una prescripción universal presenta como una intervención totalmente - Ayudar a recordar información.
de funcionamiento.» (p. 20). e infalible, sino que son diseñados por el musi- libre y voluntaria, y en las sesiones se respeta - etc.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
26 27

• Nivel conductual: ponde mejor la gente mayor en general es que no es siempre recomendable, sobre todo se aplica como un tratamiento complementa-
- Mejorar la higiene personal. aquel que era popular en sus años de juventud, con personas que presenten un alto grado de rio, para estimular o trabajar unos objetivos te-
- Mantener los niveles de participación en definido como el período comprendido entre los agitación. Es importante recordar que a veces rapéuticos funcionales adaptados a cada
pacientes con la enfermedad deAlzheimer. 18-25 años, seguido del repertorio folklórico y el silencio puede ser «oro». persona mayor.
- Disminuir la deambulación. por último las canciones religiosas.
- Reducir la agitación. • Instrumentación. A pesar de la variedad Seguidamente se desarrollan algunos de
- etc. • Ritmo/tempo. El envejecimiento conlleva de instrumentos musicales disponibles hoy en estos programas:
un enlentecimiento de todas las funciones motri- día y de la capacidad de recrear cualquier grupo
Paralelamente, es importante destacar otra ces en general, y en la demencia un síntoma tí- instrumental a partir de un teclado eléctrico/sin- Intervención preventiva
importante aportación de la música, que cons- pico es la bradicinesia. Los estudios demuestran tetizador, los resultados de estudios realizados
tituye, a su vez, otro objetivo de la intervención que las personas mayores prefieren la música a en esta área sugieren que las personas mayores 1. Taller de Memoria:
musicoterapéutica: la mejora de la calidad de tempos más lentos que su tempo original ya que prefieren acompañamientos sencillos de acordes
vida, así como el abordaje de cuestiones que sincroniza mejor con su tempo motriz. en lugar de acompañamientos muy revestidos • Finalidad del programa: se aplica a per-
se encuadran en el ámbito espiritual y existen- de ritmo y de percusión, para que la melodía y la sonas mayores sin problemas de deterioro cog-
cial, y que suelen plantearse frecuentemente • Extensión vocal/tesitura. El envejeci- voz puedan estar muy presentes. nitivo (salvo las pérdidas de memoria asociadas
en esta etapa de vida (Aldridge, 1999). miento también va acompañado de un au- a la edad) para prevenir un posible declive cog-
mento del grosor de las cuerdas vocales, lo • Presentación de la música. La música nitivo y mantener las funciones cognitivas el
cual conlleva un cambio en el registro y exten- en vivo parece ser mucho mejor aceptada que máximo de preservadas posible. La música se
sión de la voz. La extensión vocal de las per- la música grabada, tanto por el contacto perso- aplica en combinación con ejercicios de estimu-
ADAPTACIONES MUSICALES sonas mayores presenta más limitaciones que nal que conlleva tener la presencia de un musi- lación cognitiva.
la de las personas más jóvenes. Los estudios coterapeuta como por la posibilidad de
La música, como herramienta y recurso apuntan que la extensión vocal de las mujeres adaptarse continuamente a las respuestas ob- • Objetivos principales: estimular las fun-
principal de intervención del musicoterapeuta, mayores de 60 años tiene una media de 19 servadas de cada momento. ciones cognitivas tales como la memoria, aten-
es un elemento muy motivador para implicar semitonos, y la de los hombres de 21 semito- ción, lenguaje, orientación, gnosias, praxias,
a las personas mayores en actividades tera- nos, extensión que declina de forma progre- Hay que matizar, sin embargo, que todas etc., con el fin de mantenerlas preservadas el
péuticas. Para considerar una experiencia mu- siva con la edad. Estos datos, para el/la estas recomendaciones son válidas para la po- máximo tiempo posible.
sical como terapéutica, es necesario que el musicoterapeuta implican que las canciones blación americana y por lo tanto, sería impor-
elemento «música» sea presentado adecua- que se utilicen en las sesiones de musicote- tante realizar estudios de validación con otras • Función de la música: agente focaliza-
damente a cada tipo de colectivo para asegu- rapia deberían ser acompañadas en las to- poblaciones. dor de la atención, elicitador de respuestas cog-
rar su mayor eficacia. Es reconocido en el nalidades apropiadas y ajustarse a estas ex- nitivas latentes, agente motivador.
campo de la musicoterapia que no existen «re- tensiones vocales para que las personas
cetas» musicales. Así pues, es imprescindible puedan participar cómodamente en las activi- PROGRAMAS DE INTERVENCIÓN 2. Taller de Música y Psicomotricidad:
conocer y tener en cuenta las preferencias mu- dades de canto.
sicales de las personas con las que se va a tra- Los programas de musicoterapia se dise- • Finalidad del programa: la música se
bajar y su reacción ante ciertos estímulos • Volumen. Todo y que muchas perso- ñan siempre para estimular las áreas físicas, aplica en combinación con ejercicios de psico-
musicales y la percepción de determinados ele- nas mayores tienen pérdidas de audición (hi- psicológicas y/o sociales de las personas ma- motricidad.
mentos musicales. El colectivo de «personas poacusia), esto no significa que prefieran un yores. Cada programa tiene una finalidad de-
mayores» ha sido bien estudiado (Gibbons, volumen alto al escuchar música. Los datos terminada y está diseñado para trabajar unos • Objetivos principales: estimular las fun-
1977; Moore, Staum y Brotons, 1992; Smith, obtenidos en esta área recomiendan que la objetivos concretos. Según lo comentado an- ciones motrices, la coordinación, el esquema
1988) en relación a estas variables, por lo que música se presente a un volumen normal teriormente, el trabajo en geriatría puede ir corporal, etc. para mantenerlas preservadas el
se ha llegado a las siguientes conclusiones, im- (entre 65-75 decibelios) y que a la hora de ha- orientado a un nivel preventivo, con el fin de máximo tiempo posible.
portantes a tomar en consideración cuando se blar, uno se coloque delante de la persona y prevenir o paliar las pérdidas asociadas a la
deban diseñar experiencias musicales: se utilice un tono de voz más grave y a un edad y evitar que deriven en una situación o • Función de la música: elicitador de res-
tempo más lento. Es importante reconocer condición más problemática para la persona. puestas motrices, agente motivador y elemento
• Repertorio (preferencias musicales). El que la música, a veces, puede resultar sobre- Por otro lado, se realizan intervenciones de distractor del posible malestar físico derivado
tipo de repertorio musical preferido y al que res- estimulante para las personas con demencia, y carácter terapéutico, donde la musicoterapia de la realización de un ejercicio físico.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
26 27

• Nivel conductual: ponde mejor la gente mayor en general es que no es siempre recomendable, sobre todo se aplica como un tratamiento complementa-
- Mejorar la higiene personal. aquel que era popular en sus años de juventud, con personas que presenten un alto grado de rio, para estimular o trabajar unos objetivos te-
- Mantener los niveles de participación en definido como el período comprendido entre los agitación. Es importante recordar que a veces rapéuticos funcionales adaptados a cada
pacientes con la enfermedad deAlzheimer. 18-25 años, seguido del repertorio folklórico y el silencio puede ser «oro». persona mayor.
- Disminuir la deambulación. por último las canciones religiosas.
- Reducir la agitación. • Instrumentación. A pesar de la variedad Seguidamente se desarrollan algunos de
- etc. • Ritmo/tempo. El envejecimiento conlleva de instrumentos musicales disponibles hoy en estos programas:
un enlentecimiento de todas las funciones motri- día y de la capacidad de recrear cualquier grupo
Paralelamente, es importante destacar otra ces en general, y en la demencia un síntoma tí- instrumental a partir de un teclado eléctrico/sin- Intervención preventiva
importante aportación de la música, que cons- pico es la bradicinesia. Los estudios demuestran tetizador, los resultados de estudios realizados
tituye, a su vez, otro objetivo de la intervención que las personas mayores prefieren la música a en esta área sugieren que las personas mayores 1. Taller de Memoria:
musicoterapéutica: la mejora de la calidad de tempos más lentos que su tempo original ya que prefieren acompañamientos sencillos de acordes
vida, así como el abordaje de cuestiones que sincroniza mejor con su tempo motriz. en lugar de acompañamientos muy revestidos • Finalidad del programa: se aplica a per-
se encuadran en el ámbito espiritual y existen- de ritmo y de percusión, para que la melodía y la sonas mayores sin problemas de deterioro cog-
cial, y que suelen plantearse frecuentemente • Extensión vocal/tesitura. El envejeci- voz puedan estar muy presentes. nitivo (salvo las pérdidas de memoria asociadas
en esta etapa de vida (Aldridge, 1999). miento también va acompañado de un au- a la edad) para prevenir un posible declive cog-
mento del grosor de las cuerdas vocales, lo • Presentación de la música. La música nitivo y mantener las funciones cognitivas el
cual conlleva un cambio en el registro y exten- en vivo parece ser mucho mejor aceptada que máximo de preservadas posible. La música se
sión de la voz. La extensión vocal de las per- la música grabada, tanto por el contacto perso- aplica en combinación con ejercicios de estimu-
ADAPTACIONES MUSICALES sonas mayores presenta más limitaciones que nal que conlleva tener la presencia de un musi- lación cognitiva.
la de las personas más jóvenes. Los estudios coterapeuta como por la posibilidad de
La música, como herramienta y recurso apuntan que la extensión vocal de las mujeres adaptarse continuamente a las respuestas ob- • Objetivos principales: estimular las fun-
principal de intervención del musicoterapeuta, mayores de 60 años tiene una media de 19 servadas de cada momento. ciones cognitivas tales como la memoria, aten-
es un elemento muy motivador para implicar semitonos, y la de los hombres de 21 semito- ción, lenguaje, orientación, gnosias, praxias,
a las personas mayores en actividades tera- nos, extensión que declina de forma progre- Hay que matizar, sin embargo, que todas etc., con el fin de mantenerlas preservadas el
péuticas. Para considerar una experiencia mu- siva con la edad. Estos datos, para el/la estas recomendaciones son válidas para la po- máximo tiempo posible.
sical como terapéutica, es necesario que el musicoterapeuta implican que las canciones blación americana y por lo tanto, sería impor-
elemento «música» sea presentado adecua- que se utilicen en las sesiones de musicote- tante realizar estudios de validación con otras • Función de la música: agente focaliza-
damente a cada tipo de colectivo para asegu- rapia deberían ser acompañadas en las to- poblaciones. dor de la atención, elicitador de respuestas cog-
rar su mayor eficacia. Es reconocido en el nalidades apropiadas y ajustarse a estas ex- nitivas latentes, agente motivador.
campo de la musicoterapia que no existen «re- tensiones vocales para que las personas
cetas» musicales. Así pues, es imprescindible puedan participar cómodamente en las activi- PROGRAMAS DE INTERVENCIÓN 2. Taller de Música y Psicomotricidad:
conocer y tener en cuenta las preferencias mu- dades de canto.
sicales de las personas con las que se va a tra- Los programas de musicoterapia se dise- • Finalidad del programa: la música se
bajar y su reacción ante ciertos estímulos • Volumen. Todo y que muchas perso- ñan siempre para estimular las áreas físicas, aplica en combinación con ejercicios de psico-
musicales y la percepción de determinados ele- nas mayores tienen pérdidas de audición (hi- psicológicas y/o sociales de las personas ma- motricidad.
mentos musicales. El colectivo de «personas poacusia), esto no significa que prefieran un yores. Cada programa tiene una finalidad de-
mayores» ha sido bien estudiado (Gibbons, volumen alto al escuchar música. Los datos terminada y está diseñado para trabajar unos • Objetivos principales: estimular las fun-
1977; Moore, Staum y Brotons, 1992; Smith, obtenidos en esta área recomiendan que la objetivos concretos. Según lo comentado an- ciones motrices, la coordinación, el esquema
1988) en relación a estas variables, por lo que música se presente a un volumen normal teriormente, el trabajo en geriatría puede ir corporal, etc. para mantenerlas preservadas el
se ha llegado a las siguientes conclusiones, im- (entre 65-75 decibelios) y que a la hora de ha- orientado a un nivel preventivo, con el fin de máximo tiempo posible.
portantes a tomar en consideración cuando se blar, uno se coloque delante de la persona y prevenir o paliar las pérdidas asociadas a la
deban diseñar experiencias musicales: se utilice un tono de voz más grave y a un edad y evitar que deriven en una situación o • Función de la música: elicitador de res-
tempo más lento. Es importante reconocer condición más problemática para la persona. puestas motrices, agente motivador y elemento
• Repertorio (preferencias musicales). El que la música, a veces, puede resultar sobre- Por otro lado, se realizan intervenciones de distractor del posible malestar físico derivado
tipo de repertorio musical preferido y al que res- estimulante para las personas con demencia, y carácter terapéutico, donde la musicoterapia de la realización de un ejercicio físico.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
28 29

3. Taller de Música y Danza: unas horas ocupados, aumentar la autoestima sonas mayores que presentan problemas de participantes, mantener las habilidades socia-
a partir de la participación en una actividad sa- deterioro cognitivo al objeto de suavizar el de- les, participar en experiencias de grupo, rela-
• Finalidad del programa: la música se tisfactoria y exitosa, estimular las funciones clive cognitivo y mantener las funciones cogni- cionarse con los demás, etc.
aplica como estimulador de determinados bai- cognitivas y respiratorias, y participar de una tivas preservadas durante el máximo tiempo
les y danzas que sean de la preferencia de los experiencia musical de grupo. posible. La música se aplica en combinación • Función de la música: agente socializa-
participantes. con ejercicios de estimulación cognitiva. dor, elemento que aporta seguridad y disten-
• Función de la música: la música actúa sión, etc.
• Objetivos principales: la línea y objeti- como «excusa» y recurso de unión y encuentro • Objetivos terapéuticos principales: me-
vos de este programa es muy parecido al de del grupo, permitiendo entonces incidir en as- jorar o mantener la memoria reciente, preservar 4. Musicoterapia y Rehabilitación Física:
Música y Psicomotricidad. Sin embargo, existe pectos de tipo social, físico y psicológico. la memoria remota, estimular el lenguaje es-
aquí un factor de creatividad y expresión a partir pontáneo, mejorar la fluidez verbal, facilitar la • Finalidad del programa: se aplica a per-
del cuerpo y el movimiento así como un factor 5. Conjunto instrumental: orientación en la realidad, mantener la atención sonas mayores que presentan problemas de
de interacción social que resultan especial- en la tarea musical, etc. marcha y/o movimiento. Cada ejercicio físico es
mente potenciados. • Finalidad del programa: el enfoque de acompañado de una música específicamente
este programa es similar al de un grupo instru- • Función de la música: agente focaliza- creada y adaptada a la persona.
• Función de la música: agente potencia- mental (banda, orquesta, cuarteto,...). En este dor de la atención, elicitador de respuestas cog-
dor de la expresión corporal, elicitador de res- caso, el musicoterapeuta introduce los arreglos nitivas latentes, agente motivador, etc. • Objetivos terapéuticos principales:
puestas motrices, agente motivador, elemento musicales según las habilidades instrumentales mejorar las características de la marcha y del
canalizador del malestar físico o psíquico, de los participantes del grupo. Tienen la misma movimiento específico a rehabilitar de la per-
agente facilitador de las relaciones e interaccio- importancia los aspectos musicales como los 2. Musicoterapia y Reminiscencia: sona.
nes sociales. relacionales, de modo que los participantes son
invitados a seleccionar el repertorio, intercam- • Finalidad del programa: se aplica a per- • Función de la música: agente inductor
4. Conjunto Vocal: biar opiniones, ensayar y responsabilizarse en sonas mayores que presentan problemas de del movimiento, estructurador rítmico, etc.
la buena marcha de los ensayos, etc. En este memoria. Se las invita a recordar cosas signifi-
• Finalidad del programa: el enfoque de apartado existe también la posibilidad, lo mismo cativas y personales de su pasado. La música 5. Musicoterapia y Estimulación sensorial:
este programa es similar al de una coral. Sin em- que en el conjunto vocal, de orientar la inter- se aplica en combinación con ejercicios de es-
bargo, existe una diferencia importante en el vención hacia el proceso y/o el producto. timulación cognitiva. • Finalidad del programa: suelen ser pro-
grado de decisión que pueden adoptar los parti- gramas dirigidos a personas con deterioro cog-
cipantes. En este caso, el musicoterapeuta-di- • Objetivos principales: promover las re- • Objetivos terapéuticos principales: evo- nitivo, y a personas en situación de aislamiento
rector del grupo invita a los participantes a laciones sociales, mantener a los participantes car recuerdos personales, expresar opiniones y poca relación con el entorno. Pretenden pro-
implicarse más en la selección del repertorio, en unas horas ocupados, aumentar la autoestima y sentimientos, aumentar la autoestima y la mover la participación de estas personas en ac-
el intercambio de opiniones, en la preparación a partir de la participación en actividad satisfac- imagen de uno mismo a partir del recuerdo de tividades y experiencias de tipo básicamente
del material para los ensayos, en la toma de de- toria y exitosa, estimular las funciones cogniti- logros y hechos significativos del pasado. sensorial.
terminadas responsabilidades con el grupo, etc., vas y motrices, y participar de una experiencia
y actúa como reconductor y «asesor» de las di- musical de grupo. • Función de la música: agente evocador • Objetivos terapéuticos principales: esti-
ferentes respuestas y dinámicas que se dan en de recuerdos asociados,... mular las aptitudes visuales, auditivas, táctiles,
ese contexto. Este tipo de intervención encaja • Función de la música: la música actúa gustativas y olfativas.
dentro de lo que se conoce como musicoterapia como «excusa» y recurso de unión y encuentro 3. Musicoterapia y Socialización:
orientada al proceso. En aquellas ocasiones en del grupo, permitiendo entonces incidir en as- • Función de la música: agente facilitador
las que se trabaja para conseguir un resultado pectos de tipo social, físico y psicológico. • Finalidad del programa: promover las de la expresión emocional, socializador, ele-
musical satisfactorio y de calidad, se puede ha- relaciones sociales entre los participantes asis- mento que aporta apoyo y seguridad.
blar también de un tipo de intervención orientada Intervención terapéutica tentes con la finalidad de disminuir su aisla-
al producto. miento e incomunicación. 6. Musicoterapia y Apoyo emocional:
1. Musicoterapia y Estimulación cognitiva:
• Objetivos principales: promover las re- • Objetivos terapéuticos principales: au- • Finalidad del programa: suelen ser pro-
laciones sociales, mantener a los participantes • Finalidad del programa: se aplica a per- mentar y/o mantener la comunicación entre los gramas dirigidos a cuidadores informales de
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
28 29

3. Taller de Música y Danza: unas horas ocupados, aumentar la autoestima sonas mayores que presentan problemas de participantes, mantener las habilidades socia-
a partir de la participación en una actividad sa- deterioro cognitivo al objeto de suavizar el de- les, participar en experiencias de grupo, rela-
• Finalidad del programa: la música se tisfactoria y exitosa, estimular las funciones clive cognitivo y mantener las funciones cogni- cionarse con los demás, etc.
aplica como estimulador de determinados bai- cognitivas y respiratorias, y participar de una tivas preservadas durante el máximo tiempo
les y danzas que sean de la preferencia de los experiencia musical de grupo. posible. La música se aplica en combinación • Función de la música: agente socializa-
participantes. con ejercicios de estimulación cognitiva. dor, elemento que aporta seguridad y disten-
• Función de la música: la música actúa sión, etc.
• Objetivos principales: la línea y objeti- como «excusa» y recurso de unión y encuentro • Objetivos terapéuticos principales: me-
vos de este programa es muy parecido al de del grupo, permitiendo entonces incidir en as- jorar o mantener la memoria reciente, preservar 4. Musicoterapia y Rehabilitación Física:
Música y Psicomotricidad. Sin embargo, existe pectos de tipo social, físico y psicológico. la memoria remota, estimular el lenguaje es-
aquí un factor de creatividad y expresión a partir pontáneo, mejorar la fluidez verbal, facilitar la • Finalidad del programa: se aplica a per-
del cuerpo y el movimiento así como un factor 5. Conjunto instrumental: orientación en la realidad, mantener la atención sonas mayores que presentan problemas de
de interacción social que resultan especial- en la tarea musical, etc. marcha y/o movimiento. Cada ejercicio físico es
mente potenciados. • Finalidad del programa: el enfoque de acompañado de una música específicamente
este programa es similar al de un grupo instru- • Función de la música: agente focaliza- creada y adaptada a la persona.
• Función de la música: agente potencia- mental (banda, orquesta, cuarteto,...). En este dor de la atención, elicitador de respuestas cog-
dor de la expresión corporal, elicitador de res- caso, el musicoterapeuta introduce los arreglos nitivas latentes, agente motivador, etc. • Objetivos terapéuticos principales:
puestas motrices, agente motivador, elemento musicales según las habilidades instrumentales mejorar las características de la marcha y del
canalizador del malestar físico o psíquico, de los participantes del grupo. Tienen la misma movimiento específico a rehabilitar de la per-
agente facilitador de las relaciones e interaccio- importancia los aspectos musicales como los 2. Musicoterapia y Reminiscencia: sona.
nes sociales. relacionales, de modo que los participantes son
invitados a seleccionar el repertorio, intercam- • Finalidad del programa: se aplica a per- • Función de la música: agente inductor
4. Conjunto Vocal: biar opiniones, ensayar y responsabilizarse en sonas mayores que presentan problemas de del movimiento, estructurador rítmico, etc.
la buena marcha de los ensayos, etc. En este memoria. Se las invita a recordar cosas signifi-
• Finalidad del programa: el enfoque de apartado existe también la posibilidad, lo mismo cativas y personales de su pasado. La música 5. Musicoterapia y Estimulación sensorial:
este programa es similar al de una coral. Sin em- que en el conjunto vocal, de orientar la inter- se aplica en combinación con ejercicios de es-
bargo, existe una diferencia importante en el vención hacia el proceso y/o el producto. timulación cognitiva. • Finalidad del programa: suelen ser pro-
grado de decisión que pueden adoptar los parti- gramas dirigidos a personas con deterioro cog-
cipantes. En este caso, el musicoterapeuta-di- • Objetivos principales: promover las re- • Objetivos terapéuticos principales: evo- nitivo, y a personas en situación de aislamiento
rector del grupo invita a los participantes a laciones sociales, mantener a los participantes car recuerdos personales, expresar opiniones y poca relación con el entorno. Pretenden pro-
implicarse más en la selección del repertorio, en unas horas ocupados, aumentar la autoestima y sentimientos, aumentar la autoestima y la mover la participación de estas personas en ac-
el intercambio de opiniones, en la preparación a partir de la participación en actividad satisfac- imagen de uno mismo a partir del recuerdo de tividades y experiencias de tipo básicamente
del material para los ensayos, en la toma de de- toria y exitosa, estimular las funciones cogniti- logros y hechos significativos del pasado. sensorial.
terminadas responsabilidades con el grupo, etc., vas y motrices, y participar de una experiencia
y actúa como reconductor y «asesor» de las di- musical de grupo. • Función de la música: agente evocador • Objetivos terapéuticos principales: esti-
ferentes respuestas y dinámicas que se dan en de recuerdos asociados,... mular las aptitudes visuales, auditivas, táctiles,
ese contexto. Este tipo de intervención encaja • Función de la música: la música actúa gustativas y olfativas.
dentro de lo que se conoce como musicoterapia como «excusa» y recurso de unión y encuentro 3. Musicoterapia y Socialización:
orientada al proceso. En aquellas ocasiones en del grupo, permitiendo entonces incidir en as- • Función de la música: agente facilitador
las que se trabaja para conseguir un resultado pectos de tipo social, físico y psicológico. • Finalidad del programa: promover las de la expresión emocional, socializador, ele-
musical satisfactorio y de calidad, se puede ha- relaciones sociales entre los participantes asis- mento que aporta apoyo y seguridad.
blar también de un tipo de intervención orientada Intervención terapéutica tentes con la finalidad de disminuir su aisla-
al producto. miento e incomunicación. 6. Musicoterapia y Apoyo emocional:
1. Musicoterapia y Estimulación cognitiva:
• Objetivos principales: promover las re- • Objetivos terapéuticos principales: au- • Finalidad del programa: suelen ser pro-
laciones sociales, mantener a los participantes • Finalidad del programa: se aplica a per- mentar y/o mantener la comunicación entre los gramas dirigidos a cuidadores informales de
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
30 31

Armadans I, Manzano J, Soria MA. (2007). Envejecimiento y rapia. Teoría y Práctica (pp 121-153). Barcelona: Boileau.
Tabla 2.3. Programas de intervención de musicoterapia en geriatría calidad de vida: análisis de los conflictos en personas
mayores «activas» y en la convivencia en centros de Douglas D. (1981). Accent on rhythm. Music activities for
A nivel preventivo: tiempo libre. Revista Multidisciplinar de Gerontología the ages, 3.ª ed. Saint Louis, MO: MMB Music, Inc.
17 (1): 7-12.
1. Taller de Memoria Gaston ET. (1968). Music in therapy. New York: The
Bartlett DL. (1999). Physiological Responses to Music and Macmillan Company.
2. Taller de Música y Psicomotricidad
Sound Stimuli. En Hodges DA (ed): Handbook of
3. Taller de Música y Danza Music Psychology (pp 343-385). San Antonio, Texas: Gibbons AC. (1977). Popular music preferences of el-
Institute for Music Research Press. derly persons. Journal of Music Therapy 14: 180-189.
4. Conjunto Vocal
Brotons M, Martí P. (2003). Music therapy with Alzheimer's Gibbons AC. (1988). A review of literature for music de-
6. Conjunto instrumental.
patients and their family caregivers: a pilot project. velopment/education and music therapy withe the el-
A nivel terapéutico: Journal of Music Therapy 40: 138-150. derly. Music Therapy Perspectives 5: 33-40.

1. Musicoterapia y Estimulación Cognitiva Brotons M, Pickett-Cooper P. (1994). Preferences of Götell E, Brown S, Elkman S. (2000). Caregiver-as-
Alzheimer's disease patients for music activities: singing, sisted music events in psychogeriatric care. Journal
2. Musicoterapia y Reminiscencia instruments, dance/movement, and composition/impro- of Psychiatric and Mental Health Nursing 7: 119-125.
3. Musicoterapia y Socialización visation. Journal of Music Therapy 31 (3): 220-233.
Hanser S, Clair AA (1995). Retrieving the losses of
4. Musicoterapia y Rehabilitación física Clair A. (1996). Therapeutic uses of music with older adults. Alzheimer's disease for patients and caregivers with
Baltimore: Health Professions Press. the aid of music. En Wigram T, Saperston B, West R
5. Musicoterapia y Estimulación Sensorial (eds): The art and science of music therapy: A hand-
Clair A. (2002). The effects of music therapy on engage- book, (pp 342-360). Switzerland: Harwood Academic
6. Musicoterapia y Apoyo Emocional
ment in family caregiver and care receiver couples Publishers.
with dementia. American Journal of Alzheimer’s Dise-
ase and Other Dementias 17 (5): 286-287. Hanson N, Gfeller K, Woodworth G, Swanson E,
Garland L. (1996). A comparison of the effectiveness
Clair A, Ebberts A. (1997). The effects of music therapy of differing types and difficulty of music activities in pro-
personas mayores enfermas. Pretenden pro- BIBLIOGRAFÍA
on interactions between family caregivers and their gramming for older adults with Alzheimer’s disease and
mover la expresión de estos participantes asis- care receivers with late stage dementia. Journal of related disorders. Journal of Music Therapy 33: 93-123.
tentes y ofrecer experiencias de relación con Aldridge D. (1996). Hope, Meaning and MusicTherapy in theTre-
Music Therapy 34: 148-164.
los otros para disminuir su aislamiento e inco- atment of Life Threatening Illness. En Music The-
Hodges DA, Haack PA. (1999). The influence of music
municación. rapy Research in Music and Medicine (pp 210-242).
Clair A, Tebb S, Bernstein B. (1993). The effects of on human behavior. En Hodges DA (ed.) Handbook
socialization and music therapy intervention on self- of music psychology (pp 469-555). San Antonio,
London: Jessica Kingsley Publishers.
• Objetivos terapéuticos principales: faci- esteem and loneliness in spouse caregivers of those Texas: Institute for Music Research Press.
litar la expresión emocional, ofrecer un soporte Aldridge D. (1999). Music Therapy and the creative Act. En Al-
diagnosed with dementia of the Alzheimer's type: a
emocional, promover la comunicación y rela- dridge D (ed): Music Therapy in Palliative Care. New
pilot study. The American Journal of Alzheimer's Dise- Jonas JL. (1991). Preferences of elderly music listeners
ción entre los participantes, participar en expe- Voices (pp 15-28). London: Jessica Kingsley Publis-
ase and Related Disorders and Research 1: 24-32. residing in nursing homes for art music, traditional
riencias de grupo, etc. hers.
jazz, popular music of today, and country music.
Cohen NS &, Ford J. (1995). The effect of musical cues Journal of Music Therapy 28: 149-160.
• Función de la música: agente facilitador American Music TherapyAssociation. (2005). AMTAMember
on the nonpurposive speech of persons with afasia.
de la expresión emocional, socializador, ele- Sourcebook. Silver Spring: American Music The-
Journal of Music Therapy 32: 46-57. Lepp M, Ringsberg KC, Holm AAk, Sellersjo G. (2003).
mento que aporta apoyo y seguridad. rapy Association, Inc.
Dementia-involving patients and their caregivers in a
Davis W B (2000). Musicoterapia y Geriatría. En Davis WB, drama program: the caregivers’experiencies. Journal
Gfeller KE, Thaut MH (eds.). Introducción a la Musicote- of Clinical Nursing 12 (6): 873-881.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN EL CAMPO DE LA GERIATRÍA
30 31

Armadans I, Manzano J, Soria MA. (2007). Envejecimiento y rapia. Teoría y Práctica (pp 121-153). Barcelona: Boileau.
Tabla 2.3. Programas de intervención de musicoterapia en geriatría calidad de vida: análisis de los conflictos en personas
mayores «activas» y en la convivencia en centros de Douglas D. (1981). Accent on rhythm. Music activities for
A nivel preventivo: tiempo libre. Revista Multidisciplinar de Gerontología the ages, 3.ª ed. Saint Louis, MO: MMB Music, Inc.
17 (1): 7-12.
1. Taller de Memoria Gaston ET. (1968). Music in therapy. New York: The
Bartlett DL. (1999). Physiological Responses to Music and Macmillan Company.
2. Taller de Música y Psicomotricidad
Sound Stimuli. En Hodges DA (ed): Handbook of
3. Taller de Música y Danza Music Psychology (pp 343-385). San Antonio, Texas: Gibbons AC. (1977). Popular music preferences of el-
Institute for Music Research Press. derly persons. Journal of Music Therapy 14: 180-189.
4. Conjunto Vocal
Brotons M, Martí P. (2003). Music therapy with Alzheimer's Gibbons AC. (1988). A review of literature for music de-
6. Conjunto instrumental.
patients and their family caregivers: a pilot project. velopment/education and music therapy withe the el-
A nivel terapéutico: Journal of Music Therapy 40: 138-150. derly. Music Therapy Perspectives 5: 33-40.

1. Musicoterapia y Estimulación Cognitiva Brotons M, Pickett-Cooper P. (1994). Preferences of Götell E, Brown S, Elkman S. (2000). Caregiver-as-
Alzheimer's disease patients for music activities: singing, sisted music events in psychogeriatric care. Journal
2. Musicoterapia y Reminiscencia instruments, dance/movement, and composition/impro- of Psychiatric and Mental Health Nursing 7: 119-125.
3. Musicoterapia y Socialización visation. Journal of Music Therapy 31 (3): 220-233.
Hanser S, Clair AA (1995). Retrieving the losses of
4. Musicoterapia y Rehabilitación física Clair A. (1996). Therapeutic uses of music with older adults. Alzheimer's disease for patients and caregivers with
Baltimore: Health Professions Press. the aid of music. En Wigram T, Saperston B, West R
5. Musicoterapia y Estimulación Sensorial (eds): The art and science of music therapy: A hand-
Clair A. (2002). The effects of music therapy on engage- book, (pp 342-360). Switzerland: Harwood Academic
6. Musicoterapia y Apoyo Emocional
ment in family caregiver and care receiver couples Publishers.
with dementia. American Journal of Alzheimer’s Dise-
ase and Other Dementias 17 (5): 286-287. Hanson N, Gfeller K, Woodworth G, Swanson E,
Garland L. (1996). A comparison of the effectiveness
Clair A, Ebberts A. (1997). The effects of music therapy of differing types and difficulty of music activities in pro-
personas mayores enfermas. Pretenden pro- BIBLIOGRAFÍA
on interactions between family caregivers and their gramming for older adults with Alzheimer’s disease and
mover la expresión de estos participantes asis- care receivers with late stage dementia. Journal of related disorders. Journal of Music Therapy 33: 93-123.
tentes y ofrecer experiencias de relación con Aldridge D. (1996). Hope, Meaning and MusicTherapy in theTre-
Music Therapy 34: 148-164.
los otros para disminuir su aislamiento e inco- atment of Life Threatening Illness. En Music The-
Hodges DA, Haack PA. (1999). The influence of music
municación. rapy Research in Music and Medicine (pp 210-242).
Clair A, Tebb S, Bernstein B. (1993). The effects of on human behavior. En Hodges DA (ed.) Handbook
socialization and music therapy intervention on self- of music psychology (pp 469-555). San Antonio,
London: Jessica Kingsley Publishers.
• Objetivos terapéuticos principales: faci- esteem and loneliness in spouse caregivers of those Texas: Institute for Music Research Press.
litar la expresión emocional, ofrecer un soporte Aldridge D. (1999). Music Therapy and the creative Act. En Al-
diagnosed with dementia of the Alzheimer's type: a
emocional, promover la comunicación y rela- dridge D (ed): Music Therapy in Palliative Care. New
pilot study. The American Journal of Alzheimer's Dise- Jonas JL. (1991). Preferences of elderly music listeners
ción entre los participantes, participar en expe- Voices (pp 15-28). London: Jessica Kingsley Publis-
ase and Related Disorders and Research 1: 24-32. residing in nursing homes for art music, traditional
riencias de grupo, etc. hers.
jazz, popular music of today, and country music.
Cohen NS &, Ford J. (1995). The effect of musical cues Journal of Music Therapy 28: 149-160.
• Función de la música: agente facilitador American Music TherapyAssociation. (2005). AMTAMember
on the nonpurposive speech of persons with afasia.
de la expresión emocional, socializador, ele- Sourcebook. Silver Spring: American Music The-
Journal of Music Therapy 32: 46-57. Lepp M, Ringsberg KC, Holm AAk, Sellersjo G. (2003).
mento que aporta apoyo y seguridad. rapy Association, Inc.
Dementia-involving patients and their caregivers in a
Davis W B (2000). Musicoterapia y Geriatría. En Davis WB, drama program: the caregivers’experiencies. Journal
Gfeller KE, Thaut MH (eds.). Introducción a la Musicote- of Clinical Nursing 12 (6): 873-881.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
32

Marina JA. (2004). Una filosofía de la ancianidad. Re- lona: Herder.
vista Rol de Enfermería: 27 (4): 8-12.
Ríos M. (2004). Aspectos sociodemográficos del enveje-
McCarthy KM. (1992). Stress management in the health cimiento. En Deví y Deus (coord): Las demencias y la
care field: a pilot program for staff in a nursing home enfermedad de Alzheimer: Una aproximación práctica
unit for patients with Alzheimer's disease. Music The- e interdisciplinar, (pp 47-64). Barcelona: ISEP Editorial.
rapy Perspectives 10: 110-113.
Rojas Marcos L. (1999). Aprendre a Viure. Barcelona: Fun-
McClosky LJ. (1985). Music and the frail elderly. Activities, dació "la Caixa".
Adaptation, and Aging 7: 73-75.
Sears W. (1968). Processes in music therapy. En Gaston
Mercadal-Brotons M, Martí P. (2002). Musicoterapia: ET (ed): Music in therapy, (pp 30-44). New York:
una estrategia y recurso eficaz para el enfermo de Macmillan.
Alzheimer y sus cuidadores profesionales. Comuni-
cación presentada en la 18th International Confe- Smith DS. (1988). The effect of enhanced higher fre-
rence of Alzheimer’s Disease International y la III quencies on the musical preference of older adults.
Conferencia Nacional De Alzheimer. Journal of Music Therapy 25: 62-72.

Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. (2004). Libro Standley JM. (2000). Music research in medical/dental
blanco sobre la dependencia. Madrid: Ministerio de treatment: an update of a prior meta-analysis. En
Trabajo y Asuntos Sociales. American Music Therapy Association (ed.)., Effecti-
veness of music therapy procedures: documentation
Moore R, Staum M, Brotons M. (1992). Music prefe- of research and clinical practice (pp. 1-60). Silver
rences of the geriatric population: song style, tempo Spring, MD: American Music Therapy Association.
and background accompaniment. Journal of Music
Therapy 29 (4): 236-252. Staum MJ. (1983). Music and rhythmic stimuli in the re-
habiltiation of gait disorders. Journal of Music The-
O’Callaghan C. (1997). Therapeutic opportunities asso- rapy 20: 69-87.
ciated with the music when using song-writing in pa-
lliative care. Music Therapy Perspectives 15: 32-38. Thaut MH. (2000). Musicoterapia en la rehabilitación
neurológica. En Davis WB, Gfeller KE, Thaut MH
Organización de las Naciones Unidas. (2004). (eds.): Introducción a la Musicoterapia. Teoría y
Perspectivas de la Población Mundial. En: Práctica, (pp 233-262). Barcelona: Boileau.
http://www.onu.org/temas/población/pobl2050.htm
(Remperado el 30.11.2004) Thaut MH. (1990). Neuropsychological processes in
music perception and their relevance in music the-
Palmer MD. (1977). Music therapy in a comprehensive rapy. En Unkefer R (ed): Music therapy in the treat-
program of treatment and rehabilitation for the geria- ment of adults with mental disorders (pp. 3-32). New
tric resident. Journal of Music Therapy 14: 190-197. York: Schirmer Books.

Pinillos JL. (1994). Mitos y estereotipos, los mayores que Triadó C. (2007). Mayo. Qualitat de Vida a la Vellesa a la
vienen. En Pinillos JL, De Miguel A, Fisac M, López- Societat Actual. Comunicación presentada en la Jor-
Aranguren JL, J.V. Fuertes JV; F. Guillén F y otros nada Envelliment i Qualitat de Vida: Estratègies d’in-
(Eds.): Una aproximación pluridisciplinar al entorno tervenció. Barcelona.
de la vejez. (pp 9-20). Madrid: S. G. Editores.
Vega JL, Bueno B. (1996). Desarrollo adulto y enveje-
Poch S. (1999). Compendio de Musicoterapia (I). Barce- cimiento. Madrid: Editorial Síntesis, S.A.
Capítulo 3
La musicoterapia en las demencias

INTRODUCCIÓN GENERAL A LAS DEMENCIAS parte, las demencias secundarias son aquellas
cuyo deterioro cognitivo constituye un síntoma
La demencia se caracteriza como un sín- más de una enfermedad adquirida, y normal-
drome causado por una enfermedad del cere- mente de causa conocida, del sistema nervioso
bro, generalmente de naturaleza crónica o central (Muñoz y Latorre, 2004) (tabla 3.1.).
progresiva, en la que hay déficit de múltiples
funciones corticales superiores que repercuten De todos los tipos de demencias, la enferme-
en la actividad cotidiana del enfermo (American dad de Alzheimer y la demencia de tipo vascular
Psychiatric Association, 1994). Hoy en día to- suponen conjuntamente alrededor del 90 % de
davía no se ha identificado una sola causa de los casos, aunque existen variaciones muy mar-
demencia, sino que hay una variedad de facto- cadas en distintas regiones del planeta. La re-
res de riesgo que pueden ser los causantes de lación entre los porcentajes de demencia
este tipo de enfermedades. Alzheimer (50-60 %) y demencia vascular (con-
siderada ésta como una entidad que agrupa a
La prevalencia de la demencia aumenta de cualquier tipo de alteración de la circulación san-
forma exponencial con la edad. La enfermedad guínea a nivel cerebral: arteriosclerosis, trom-
de Alzheimer (EA) en particular, se duplica bos, infartos, hemorragias, etc.) varía muy poco
cada cinco años a partir de los 65 años hasta entre los diferentes países desarrollados.
los 85. Esta prevalencia es variable, desde el
1 % a los 60 años hasta el 32,2 % a los 94 años La demencia en general, y la enfermedad de
de edad (World Health Organization, 2007). Alzheimer (EA) en particular, se manifiesta de
Así, el incremento actual y futuro de la pobla- forma lenta y progresiva. Así se pueden dife-
ción anciana conllevará un aumento de las de- renciar tres tipos diferentes de síntomas:
mencias. Se estima que actualmente en el
mundo hay unos 18 millones de personas con 1. Pérdida de funciones cognitivas. Los
la enfermedad de Alzheimer (Vas, Rajkumnar, primeros síntomas van asociados a una dismi-
Tanyakitpisal y Chandra, 2004). España no es nución de la «memoria reciente» o inmediata,
una excepción y para una población mayor de es decir, la que corresponde a hechos que se
65 años, que en la actualidad se calcula en han producido recientemente. Es curioso des-
torno a los 6,5 millones, se estima que hay tacar que la pérdida de funciones cognitivas pa-
cerca de 700.000 personas afectadas (Funda- rece seguir el principio de «último aprendido,
ción Alzheimer España, 2007; Ramírez, 2004). primero perdido». Aunque la persona enferma
continúe razonando y comunicándose con los
Las demencias han sido clasificadas en prima- demás, tiene, sin embargo, problemas para en-
rias y secundarias. Las demencias primarias son contrar las palabras precisas. Sus frases son
las que están en relación con una patología dege- más cortas y mezcla ideas que no tienen rela-
nerativa del sistema nervioso central. Por otra ción directa entre sí.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
34 35

Tabla 3.1. Clasificación de las demencias varse los dientes, vestirse,… normalmente se adecuada (según su funcionamiento cognitivo y
pierde en fases más avanzadas de la enferme- funcional) (Reisberg, Ferris, De León y Crook,
1) Demencias primarias-degenerativas dad. 1982). Esta división por fases sirve de guía para
Demencia tipo Alzheimer entender el progreso de la enfermedad, para
Otros síntomas característicos de la enfer- ayudar a los cuidadores (profesionales y fami-
medad son: liares) a estar prevenidos ante problemas po-
Taupatías: tenciales y permitir planear las necesidades
– Demencia frontotemporal • Dificultades en la ejecución de gestos futuras (tabla 3.2.).
– Parálisis supranuclear progresiva espontáneos y movimientos corporales.
– Degeneración córtico-basal • Confusión al realizar las tareas cotidia-
nas. MUSICOTERAPIA Y DEMENCIAS:
• Abandono del cuidado personal. ASPECTOS TEÓRICOS
• Desorientación en el tiempo y en el es-
– Enfermedad de Parkinson
Sinucleinopatías
pacio. Revisión histórica
– Enfermedad por cuerpos de Lewy difusos • Alteraciones del sueño.
– Hallervorden-Spatz Las necesidades existentes a nivel psicoso-
La evolución de la enfermedad es variable, cial y asistencial en el tratamiento de las demen-
si bien el promedio es de 10 a 12 años (Funda- cias, han derivado hacia una demanda por parte
ción Alzheimer España, 2007). Durante estos de los profesionales de explorar nuevos recur-
Enfermedades que cursan con corea y otros trastornos del movimiento:
– Enfermedad de Huntington
años, el enfermo va perdiendo sus facultades sos de intervención. Además de los fármacos
– Neuroacantocitosis
hasta alcanzar un estado similar al de un re- específicos para este grupo de enfermedades,
– Atrofia dentatorubropalidoluysiana cién nacido; sin control de esfínteres; con una se ha reconocido la necesidad y utilidad de otras
– Enfermedad de Wilson total pérdida de memoria, juicio y lenguaje. De- intervenciones, clasificadas por algunos autores
bido a este deterioro progresivo, muchos es- como terapias blandas (Tárraga, 1998). Estas
2) Demencias secundarias pecialistas clasifican la enfermedad de Alzheimer intervenciones actúan como coadyuvantes al
como un progresivo desaprendizaje. El doctor tratamiento farmacológico para tratar los déficits
– Demencia vascular Reisberg y sus colegas han encontrado una cognitivos y conductuales de estas enfermeda-
– Demencia asociada a tumores cerebrales o síndromes paraneoplásicos correlación entre el declive funcional de la en- des, además de proporcionar una mejora en la
fermedad de Alzheimer y el desarrollo de la pri- calidad de vida de estas personas.
– Demencia de causa infecciosa mera infancia. Esta correlación apunta que la
– Meningitis enfermedad de Alzheimer pone en movimiento Desde principios de los años ochenta del pa-
– Hidrocefalia normotensiva u obstructiva una inversión (movimiento recíproco) de las sado siglo se ha ido presentando la musicote-
– Demencia postraumática capacidades humanas adquiridas durante la in- rapia como un tratamiento recomendado para
– Demencia en enfermedades desmielinizantes (esclerosis múltiple) fancia (Reisberg, Franssen, Hasan, Monteiro, las personas afectadas de la enfermedad de
– Demencias tóxico-metabólicas y carenciales Boksay, Souren, Kenowsky, Auer, Elahi y Klu- Alzheimer y otros tipos de demencia, ayudán-
– Pseudodemencia en enfermedades psiquiátricas ger, 1999), lo que también se conoce con el dolas a mantener las capacidades preservadas
término de involución. y mejorando su calidad de vida (Prickett, 2000).
Fuente: Adaptada de Muñoz y Latorre (2004). Clínica de las demencias. Hay estudios que examinan de manera siste-
Los investigadores han descrito de tres a mática los diferentes efectos y aplicaciones que
siete fases de la enfermedad. Si bien ésta pre- tiene la música en estos enfermos (Brotons,
2. Otro grupo de síntomas son los que están y pueden llegar a aislarse de su entorno familiar. senta un curso de deterioro, no siempre las per- 2000; Sherratt, Thornton y Hatton, 2004). Los
asociados a comportamientos anormales o pro- sonas lo siguen de una forma nítida y clara. resultados de estos estudios muestran efectos
blemas conductuales. Así, se observa que las 3. Un tercer grupo de síntomas caracterís- Como intento de sistematización, Reisberg y positivos de la musicoterapia para paliar los di-
personas afectadas desarrollan cambios en el ticos de la enfermedad son los relacionados sus colaboradores diseñaron y estandarizaron ferentes síntomas de la demencia como son el
comportamiento y en la personalidad. Se mues- con las actividades de la vida diaria. La capaci- la conocida Global Deterioration Scale para cla- deterioro de las habilidades cognitivas, socioe-
tran irritables y con frecuentes cambios de humor, dad de realizar actividades como bañarse, la- sificar a las personas con demencia en la fase mocionales y los problemas conductuales.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
34 35

Tabla 3.1. Clasificación de las demencias varse los dientes, vestirse,… normalmente se adecuada (según su funcionamiento cognitivo y
pierde en fases más avanzadas de la enferme- funcional) (Reisberg, Ferris, De León y Crook,
1) Demencias primarias-degenerativas dad. 1982). Esta división por fases sirve de guía para
Demencia tipo Alzheimer entender el progreso de la enfermedad, para
Otros síntomas característicos de la enfer- ayudar a los cuidadores (profesionales y fami-
medad son: liares) a estar prevenidos ante problemas po-
Taupatías: tenciales y permitir planear las necesidades
– Demencia frontotemporal • Dificultades en la ejecución de gestos futuras (tabla 3.2.).
– Parálisis supranuclear progresiva espontáneos y movimientos corporales.
– Degeneración córtico-basal • Confusión al realizar las tareas cotidia-
nas. MUSICOTERAPIA Y DEMENCIAS:
• Abandono del cuidado personal. ASPECTOS TEÓRICOS
• Desorientación en el tiempo y en el es-
– Enfermedad de Parkinson
Sinucleinopatías
pacio. Revisión histórica
– Enfermedad por cuerpos de Lewy difusos • Alteraciones del sueño.
– Hallervorden-Spatz Las necesidades existentes a nivel psicoso-
La evolución de la enfermedad es variable, cial y asistencial en el tratamiento de las demen-
si bien el promedio es de 10 a 12 años (Funda- cias, han derivado hacia una demanda por parte
ción Alzheimer España, 2007). Durante estos de los profesionales de explorar nuevos recur-
Enfermedades que cursan con corea y otros trastornos del movimiento:
– Enfermedad de Huntington
años, el enfermo va perdiendo sus facultades sos de intervención. Además de los fármacos
– Neuroacantocitosis
hasta alcanzar un estado similar al de un re- específicos para este grupo de enfermedades,
– Atrofia dentatorubropalidoluysiana cién nacido; sin control de esfínteres; con una se ha reconocido la necesidad y utilidad de otras
– Enfermedad de Wilson total pérdida de memoria, juicio y lenguaje. De- intervenciones, clasificadas por algunos autores
bido a este deterioro progresivo, muchos es- como terapias blandas (Tárraga, 1998). Estas
2) Demencias secundarias pecialistas clasifican la enfermedad de Alzheimer intervenciones actúan como coadyuvantes al
como un progresivo desaprendizaje. El doctor tratamiento farmacológico para tratar los déficits
– Demencia vascular Reisberg y sus colegas han encontrado una cognitivos y conductuales de estas enfermeda-
– Demencia asociada a tumores cerebrales o síndromes paraneoplásicos correlación entre el declive funcional de la en- des, además de proporcionar una mejora en la
fermedad de Alzheimer y el desarrollo de la pri- calidad de vida de estas personas.
– Demencia de causa infecciosa mera infancia. Esta correlación apunta que la
– Meningitis enfermedad de Alzheimer pone en movimiento Desde principios de los años ochenta del pa-
– Hidrocefalia normotensiva u obstructiva una inversión (movimiento recíproco) de las sado siglo se ha ido presentando la musicote-
– Demencia postraumática capacidades humanas adquiridas durante la in- rapia como un tratamiento recomendado para
– Demencia en enfermedades desmielinizantes (esclerosis múltiple) fancia (Reisberg, Franssen, Hasan, Monteiro, las personas afectadas de la enfermedad de
– Demencias tóxico-metabólicas y carenciales Boksay, Souren, Kenowsky, Auer, Elahi y Klu- Alzheimer y otros tipos de demencia, ayudán-
– Pseudodemencia en enfermedades psiquiátricas ger, 1999), lo que también se conoce con el dolas a mantener las capacidades preservadas
término de involución. y mejorando su calidad de vida (Prickett, 2000).
Fuente: Adaptada de Muñoz y Latorre (2004). Clínica de las demencias. Hay estudios que examinan de manera siste-
Los investigadores han descrito de tres a mática los diferentes efectos y aplicaciones que
siete fases de la enfermedad. Si bien ésta pre- tiene la música en estos enfermos (Brotons,
2. Otro grupo de síntomas son los que están y pueden llegar a aislarse de su entorno familiar. senta un curso de deterioro, no siempre las per- 2000; Sherratt, Thornton y Hatton, 2004). Los
asociados a comportamientos anormales o pro- sonas lo siguen de una forma nítida y clara. resultados de estos estudios muestran efectos
blemas conductuales. Así, se observa que las 3. Un tercer grupo de síntomas caracterís- Como intento de sistematización, Reisberg y positivos de la musicoterapia para paliar los di-
personas afectadas desarrollan cambios en el ticos de la enfermedad son los relacionados sus colaboradores diseñaron y estandarizaron ferentes síntomas de la demencia como son el
comportamiento y en la personalidad. Se mues- con las actividades de la vida diaria. La capaci- la conocida Global Deterioration Scale para cla- deterioro de las habilidades cognitivas, socioe-
tran irritables y con frecuentes cambios de humor, dad de realizar actividades como bañarse, la- sificar a las personas con demencia en la fase mocionales y los problemas conductuales.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
36 37

Tabla 3.2. Global Deterioration Scale de Reisberg (Escala de deterioro global de Reisberg) GDS MEC* Observaciones

GDS MEC* Observaciones Un defecto objetivo de memoria únicamente se ob-
serva con una entrevista intensiva
GDS-1, ausencia de altera- 35 puntos Ausencia de quejas subjetivas
Aparece un decremento de los rendimientos en si-
ción cognitiva Ausencia de trastornos evidentes de la memoria
tuaciones laborales o sociales exigentes.
Se corresponde con el indivi- en la entrevista clínica
La negación o desconocimiento de los defectos se
duo normal hace manifiesta en el paciente.
Los síntomas se acompañan de ansiedad dis-
creta-moderada
GDS-2, disminución cogni- Entre 30 Quejas subjetivas de defectos de memoria, sobre
tiva muy leve y 35 puntos todo en:
Se corresponde con el dete- a) Olvido de dónde ha colocado objetos familia- GDS-4, defecto cognitivo mo- Entre 20 Defectos claramente definidos en una entrevista
rioro de memoria asociado a res derado y 24 puntos clínica cuidadosa en las áreas siguientes:
la edad b) Olvido de nombres previamente bien conoci- Se corresponde con una de- a) Conocimiento disminuido de los acontecimien-
dos mencia en estadio leve tos actuales y recientes
No hay evidencia objetiva de defectos de memoria b) El paciente puede presentar cierto déficit en
en el examen clínico el recuerdo de su propia historia personal
No hay defectos objetivos en el trabajo o en situa- c) Defecto de concentración puesto de manifiesto
ciones sociales en la sustracción seriada de sietes
Hay pleno conocimiento y valoración de la sintoma- d) Capacidad disminuida para viajes, finanzas, etc.
tología Frecuentemente no hay defectos en las áreas si-
guientes:
a) Orientación en tiempo y persona
GDS-3, defecto cognitivo leve Entre 25 Primeros defectos claros: manifestaciones en una b) Reconocimiento de personas y caras familiares
Se corresponde con el deterioro y 29 puntos o más de estas áreas: c) Capacidad de desplazarse a lugares familiares
cognitivo leve a) El paciente puede haberse perdido en un lugar Incapacidad para realizar tareas complejas
no familiar La negación es el mecanismo de defensa dominante
b) Los compañeros detectan rendimiento laboral Disminución del afecto y abandono en las situacio-
pobre nes más exigentes
c) Las personas más cercanas detectan defectos
en la evocación de palabras y nombres
d) Al leer un párrafo de un libro retiene muy poco Entre 15 El paciente no puede sobrevivir mucho tiempo sin
GDS-5, defecto cognitivo mo
material y 19 puntos alguna asistencia
derado-grave
e) Puede mostrar una capacidad muy disminuida No recuerda datos relevantes de su vida actual: su
Se corresponde con una de-
en el recuerdo de las personas nuevas que ha dirección o teléfono de muchos años, los nom-
mencia en estadio moderado
conocido bres de familiares próximos (como los nietos), el
f) Puede haber perdido o colocado en un lugar nombre de la escuela, etc
erróneo un objeto de valor Es frecuente cierta desorientación en tiempo (fecha,
g) En la exploración clínica puede hacerse evi- día de la semana, estación, etc.) o en lugar
dente un defecto de concentración.

Continúa en la página siguiente Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
36 37

Tabla 3.2. Global Deterioration Scale de Reisberg (Escala de deterioro global de Reisberg) GDS MEC* Observaciones

GDS MEC* Observaciones Un defecto objetivo de memoria únicamente se ob-
serva con una entrevista intensiva
GDS-1, ausencia de altera- 35 puntos Ausencia de quejas subjetivas
Aparece un decremento de los rendimientos en si-
ción cognitiva Ausencia de trastornos evidentes de la memoria
tuaciones laborales o sociales exigentes.
Se corresponde con el indivi- en la entrevista clínica
La negación o desconocimiento de los defectos se
duo normal hace manifiesta en el paciente.
Los síntomas se acompañan de ansiedad dis-
creta-moderada
GDS-2, disminución cogni- Entre 30 Quejas subjetivas de defectos de memoria, sobre
tiva muy leve y 35 puntos todo en:
Se corresponde con el dete- a) Olvido de dónde ha colocado objetos familia- GDS-4, defecto cognitivo mo- Entre 20 Defectos claramente definidos en una entrevista
rioro de memoria asociado a res derado y 24 puntos clínica cuidadosa en las áreas siguientes:
la edad b) Olvido de nombres previamente bien conoci- Se corresponde con una de- a) Conocimiento disminuido de los acontecimien-
dos mencia en estadio leve tos actuales y recientes
No hay evidencia objetiva de defectos de memoria b) El paciente puede presentar cierto déficit en
en el examen clínico el recuerdo de su propia historia personal
No hay defectos objetivos en el trabajo o en situa- c) Defecto de concentración puesto de manifiesto
ciones sociales en la sustracción seriada de sietes
Hay pleno conocimiento y valoración de la sintoma- d) Capacidad disminuida para viajes, finanzas, etc.
tología Frecuentemente no hay defectos en las áreas si-
guientes:
a) Orientación en tiempo y persona
GDS-3, defecto cognitivo leve Entre 25 Primeros defectos claros: manifestaciones en una b) Reconocimiento de personas y caras familiares
Se corresponde con el deterioro y 29 puntos o más de estas áreas: c) Capacidad de desplazarse a lugares familiares
cognitivo leve a) El paciente puede haberse perdido en un lugar Incapacidad para realizar tareas complejas
no familiar La negación es el mecanismo de defensa dominante
b) Los compañeros detectan rendimiento laboral Disminución del afecto y abandono en las situacio-
pobre nes más exigentes
c) Las personas más cercanas detectan defectos
en la evocación de palabras y nombres
d) Al leer un párrafo de un libro retiene muy poco Entre 15 El paciente no puede sobrevivir mucho tiempo sin
GDS-5, defecto cognitivo mo
material y 19 puntos alguna asistencia
derado-grave
e) Puede mostrar una capacidad muy disminuida No recuerda datos relevantes de su vida actual: su
Se corresponde con una de-
en el recuerdo de las personas nuevas que ha dirección o teléfono de muchos años, los nom-
mencia en estadio moderado
conocido bres de familiares próximos (como los nietos), el
f) Puede haber perdido o colocado en un lugar nombre de la escuela, etc
erróneo un objeto de valor Es frecuente cierta desorientación en tiempo (fecha,
g) En la exploración clínica puede hacerse evi- día de la semana, estación, etc.) o en lugar
dente un defecto de concentración.

Continúa en la página siguiente Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
38 39

GDS MEC* Observaciones c) Síntomas de ansiedad, agitación e incluso con-
ducta violenta, previamente inexistente
Una persona con educación formal puede tener di- d) Abulia cognitiva, pérdida de deseos, falta de
ficultad contando hacia atrás desde 40 de cuatro elaboración de un pensamiento para determi-
en cuatro, o desde 20 de dos en dos nar un curso de acción propositivo
Mantiene el conocimiento de muchos de los he-
chos de mayor interés concernientes a sí mismo
y a otros.
GDS-7, defecto cognitivo 0 puntos, Pérdida progresiva de las capacidades verbales.
Invariablemente sabe su nombre, y generalmente
muy grave impracticable Inicialmente se pueden verbalizar palabras y frases
el de su esposa e hijos
Se corresponde con una de- muy circunscritas; en las últimas fases no hay
No requiere asistencia en el aseo ni en la comida,
mencia en estadio grave lenguaje, únicamente gruñidos
pero puede tener cierta dificultad en la elección
Incontinencia de orina. Requiere asistencia en el
de los vestidos adecuados
aseo y en la alimentación
Se van perdiendo las habilidades psicomotoras bá-
Entre 0 Ocasionalmente puede olvidar el nombre de la es- sicas, como la deambulación
GDS-6, defecto cognitivo
y 14 puntos posa, de la que, por otra parte, depende total- El cerebro es incapaz de decir al cuerpo lo que ha de
grave hacer.
Se corresponde con una de- mente para sobrevivir
Desconoce los acontecimientos y experiencias re- Frecuentemente aparecen signos y síntomas neuro-
mencia en estadio modera-
cientes de su vida lógicos generalizados y corticales
damente grave
Mantiene cierto conocimiento de su vida pasada,
pero muy fragmentario
Generalmente desconoce su entorno, el año, la es-
tación, etc
*MEC: Mini-Examen Cognoscitivo de Lobo (versión adaptada y validada en España del MMSE (Mini-Mental State Exa-
Puede ser incapaz de contar desde 10 hacia atrás, mination) de Folstein MF, Folstein S, Mchugh PR. (1975). Mini-Mental State: a practical method for grading the cogntive
y a veces hacia adelante state of patients for the clinicians. Journal of Psychiatry Research 12 (3): 189-198.
Requiere cierta asistencia en las actividades cotidianas Escala de deterioro global (GDS). (2007). En http://www.hipocampo.org/reisberg.asp (Recuperado el 29-11-2007).
Puede tener incontinencia o requerir ayuda para
desplazarse, pero puede ir a lugares familiares
El ritmo diurno está frecuentemente alterado
Casi siempre recuerda su nombre
Frecuentemente sigue siendo capaz de distinguir
entre las personas familiares y no familiares de
su entorno
Cambios emocionales y de personalidad bastante
variables, como: Áreas tratadas y objetivos de intervención Existen numerosas referencias que propo-
a) Conducta delirante: puede acusar de impos- nen programas específicos de intervención e in-
tora a su esposa, o hablar con personas ine- La musicoterapia se ha aplicado en personas forman de los beneficios, tanto de la música en
xistentes, o con su imagen en el espejo con demencia desde una variedad de contextos general como de intervenciones musicoterapéu-
b) Síntomas obsesivos, como actividades repetiti- filosóficos, siempre con el objetivo de mantener ticas específicas, que permiten trabajar objetivos
vas de limpieza y mejorar habilidades en las áreas física-motriz, terapéuticos de diferentes áreas funcionales de
cognitiva, socioemocional y conductual. las personas con demencia (tabla 3.3.):

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
38 39

GDS MEC* Observaciones c) Síntomas de ansiedad, agitación e incluso con-
ducta violenta, previamente inexistente
Una persona con educación formal puede tener di- d) Abulia cognitiva, pérdida de deseos, falta de
ficultad contando hacia atrás desde 40 de cuatro elaboración de un pensamiento para determi-
en cuatro, o desde 20 de dos en dos nar un curso de acción propositivo
Mantiene el conocimiento de muchos de los he-
chos de mayor interés concernientes a sí mismo
y a otros.
GDS-7, defecto cognitivo 0 puntos, Pérdida progresiva de las capacidades verbales.
Invariablemente sabe su nombre, y generalmente
muy grave impracticable Inicialmente se pueden verbalizar palabras y frases
el de su esposa e hijos
Se corresponde con una de- muy circunscritas; en las últimas fases no hay
No requiere asistencia en el aseo ni en la comida,
mencia en estadio grave lenguaje, únicamente gruñidos
pero puede tener cierta dificultad en la elección
Incontinencia de orina. Requiere asistencia en el
de los vestidos adecuados
aseo y en la alimentación
Se van perdiendo las habilidades psicomotoras bá-
Entre 0 Ocasionalmente puede olvidar el nombre de la es- sicas, como la deambulación
GDS-6, defecto cognitivo
y 14 puntos posa, de la que, por otra parte, depende total- El cerebro es incapaz de decir al cuerpo lo que ha de
grave hacer.
Se corresponde con una de- mente para sobrevivir
Desconoce los acontecimientos y experiencias re- Frecuentemente aparecen signos y síntomas neuro-
mencia en estadio modera-
cientes de su vida lógicos generalizados y corticales
damente grave
Mantiene cierto conocimiento de su vida pasada,
pero muy fragmentario
Generalmente desconoce su entorno, el año, la es-
tación, etc
*MEC: Mini-Examen Cognoscitivo de Lobo (versión adaptada y validada en España del MMSE (Mini-Mental State Exa-
Puede ser incapaz de contar desde 10 hacia atrás, mination) de Folstein MF, Folstein S, Mchugh PR. (1975). Mini-Mental State: a practical method for grading the cogntive
y a veces hacia adelante state of patients for the clinicians. Journal of Psychiatry Research 12 (3): 189-198.
Requiere cierta asistencia en las actividades cotidianas Escala de deterioro global (GDS). (2007). En http://www.hipocampo.org/reisberg.asp (Recuperado el 29-11-2007).
Puede tener incontinencia o requerir ayuda para
desplazarse, pero puede ir a lugares familiares
El ritmo diurno está frecuentemente alterado
Casi siempre recuerda su nombre
Frecuentemente sigue siendo capaz de distinguir
entre las personas familiares y no familiares de
su entorno
Cambios emocionales y de personalidad bastante
variables, como: Áreas tratadas y objetivos de intervención Existen numerosas referencias que propo-
a) Conducta delirante: puede acusar de impos- nen programas específicos de intervención e in-
tora a su esposa, o hablar con personas ine- La musicoterapia se ha aplicado en personas forman de los beneficios, tanto de la música en
xistentes, o con su imagen en el espejo con demencia desde una variedad de contextos general como de intervenciones musicoterapéu-
b) Síntomas obsesivos, como actividades repetiti- filosóficos, siempre con el objetivo de mantener ticas específicas, que permiten trabajar objetivos
vas de limpieza y mejorar habilidades en las áreas física-motriz, terapéuticos de diferentes áreas funcionales de
cognitiva, socioemocional y conductual. las personas con demencia (tabla 3.3.):

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
40 41

a) Área física-motriz: para reducir el esfuerzo necesario por parte del • Potenciar la interacción, socialización y Scruggs (1991); Lindenmuth, Patel y Chang
personal sanitario para ejercitar la marcha con comunicación (Olderog-Millard y Smith, 1989; (1992); Fitzgerald-Cloutier (1993); Groene
El declive en habilidades motrices, tales los enfermos; b) para eliminar la necesidad de Pollack y Namazi, 1992; Clair, Tebb y Bernstein, (1993).
como la velocidad es común en las personas un segundo profesional de apoyo ya que el en- 1993; Lord y Garner, 1993; Sambandham y
con demencia (Hellen, 1998). Así, entre los va- fermo responde con más independencia, y c) Schirm, 1995). • Disminuir las interrupciones verbales:
rios niveles de confusión, las personas con de- para ayudar a mantener la capacidad de cami- Casby y Holm (1994).
mencia necesitan más tiempo para percibir y nar y desplazarse de manera autónoma du- • Potenciar el estado anímico positivo y/o
procesar estímulos, para recordar las respues- rante más tiempo. disminuir síntomas depresivos (Lord y Garner, • Calmar a aquellos pacientes con pre-
tas apropiadas y para iniciar y ejecutar res- 1993). sencia de agitación durante el momento del
puestas. La música ha demostrado ser un b) Área cognitiva: baño: Thomas, Heitman y Alexander (1997).
excelente agente estimulador de las diferentes • Disminuir la apatía y potenciar la parti-
funciones cerebrales (Sacks, 1998; Thaut, La música también estimula funciones cog- cipación activa de aquellas personas en fases • Ofrecer un efecto calmante durante las
2000). Incluso en fases más avanzadas de la nitivas como la memoria, atención, orientación, más avanzadas de demencia (Holmes, Knights, comidas: Ragneskog, Brane, Karlsson y Kihl-
demencia –en las que la persona pierde la ca- lenguaje, etc., hecho que permite considerar la Dean, Hodkinson y Hopkins, 2006). gren (1996a); Ragneskog, Kihlgren, Karlsson y
pacidad de cantar y hablar– el enfermo suele musicoterapia como una modalidad de inter- Norberg (1996b), Denney (1997).
responder rítmicamente a la música (Lipe, vención válida para la estimulación cognitiva de • Potenciar conductas sociales (sonrisas,
1995). La música facilita el movimiento y ex- estos enfermos. Hay diferentes estudios y pro- contacto ocular, contacto físico) y/o sociabilidad Todo y que los resultados demuestran una
presión corporal, observándose frecuente- gramas que han valorado y afirmado algunos (contacto ocular, expresión facial, comunicación, mejora observada inmediatamente después de
mente movimientos espontáneos por parte del de los beneficios clínicos de la musicoterapia expresividad) (Newman y Ward, 1993; Smith- las sesiones de musicoterapia (Robinson, Hut-
enfermo. Una música seleccionada adecua- en el área cognitiva: Marchese, 1994; Sambandham y Schirm, 1995). chings, Corner, Beyer, Dickinson, Vanoli, Finch,
damente junto con una actividad específica di- Hughes, Ballard, May y Bond, 2006), no todos
señada para el/los enfermo/s puede actuar • Estimulación de la memoria episódica y • Ayudar en la adaptación a una nueva los estudios coinciden en la permanencia de
como elemento inductor del movimiento y faci- autobiográfica (Rickert, Duke, Putzke, Marson, situación, como es el ingreso en una residencia esta mejora (Ledger y Baker, 2007). Sin em-
litar una estimulación a nivel psicomotriz. Se y Graham, 1998). (Kydd, 2001). bargo, en un estudio en concreto en que se uti-
ha demostrado que la participación de los en- lizaron indicadores fisiológicos, como la presión
fermos con grados de demencia más avanza- • Potenciar el funcionamiento cognitivo d) Área conductual: sanguínea y el nivel de cortisol, antes y des-
dos suele ser más alta en actividades de general (Prickett y Moore, 1991; Smith, 1986). pués de las sesiones de musicoterapia durante
danza-movimiento y tocar instrumentos que en La agitación y otros problemas conductuales dos años, no sólo se observaron cambios sig-
otro tipo de experiencias, actividades basadas • Aprendizaje y recuerdo de palabras son síntomas que se observan a medida que la de- nificativos entre antes y después de las sesio-
más en el ritmo que en otros elementos musi- nuevas (Prickett y Moore, 1991). mencia avanza. Los más típicos son: irritabilidad, nes, sino que estos cambios se mantuvieron a
cales (Brotons y Pickett-Cooper, 1994; Ce- aislamiento, depresión, ansiedad, miedo, paranoia, lo largo de los dos años de tratamiento y segui-
vasco y Grant, 2003; Clair y Bernstein, 1990b). • Reconocimiento de caras (Carruth, agresividad, delirios y alucinaciones, deambulación miento en fase moderada-grave de la demencia
Siguiendo este principio y teniendo en cuenta 1997). y problemas de insomnio. Aliviar estos problemas (Takahashi y Matsushita, 2006).
que las personas en fases avanzadas de de- puede mejorar la calidad de vida tanto de los pa-
mencia requieren más ayudas de tipo físico y • Mejora del contenido y fluencia del len- cientes como de sus cuidadores, y la musicoterapia Debido a que las artes creativas en general,
verbal para iniciar y mantener la marcha, se ha guaje (Brotons y Koger, 2000). ha mostrado ser una buena alternativa a la farma- y específicamente la musicoterapia, se apoyan
evaluado la utilización de la técnica de estimu- cología y a recursos de contención física. Segui- menos en el procesamiento verbal, ofrecen un
lación auditiva rítmica. Dicha técnica ha sido c) Área socioemocional: damente citamos algunos estudios que han enfoque único para acceder al conocimiento y
ampliamente utilizada en el campo de la reha- mostrado resultados positivos para: recuerdos almacenados que controlan ciertas
bilitación neurológica (Thaut, 2000) como La pérdida de habilidades sociales y mayor conductas. Así, neurólogos de prestigio inter-
apunte auditivo para mejorar la cadencia de la presencia de apatía son algunos de los sínto- • Disminuir la agitación (en general): nacional, como el doctor Oliver Sacks, han de-
marcha (función crucial para prevenir caídas) mas propios de la presencia y progresión de la Clair y Bernstein (1994), Goddaer y Abraham fendido la utilización de la musicoterapia en el
en personas en fases avanzadas de demencia EA y otras demencias. Varios estudios, todos (1994), Tabloski, McKinnon-Howe y Reming- tratamiento de trastornos neurológicos como el
(Clair y O’Konski, 2006). Los resultados han ellos con resultados positivos, han evaluado la ton (1995), Brotons y Pickett- Cooper (1996). Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, argu-
demostrado la eficacia de esta técnica espe- eficacia de la musicoterapia para tratar aspec- mentando la exclusiva capacidad de la música
cialmente en relación a estos tres aspectos: a) tos en esta área: • Disminuir el tiempo de deambulación: para organizar y reorganizar la función cerebral
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
40 41

a) Área física-motriz: para reducir el esfuerzo necesario por parte del • Potenciar la interacción, socialización y Scruggs (1991); Lindenmuth, Patel y Chang
personal sanitario para ejercitar la marcha con comunicación (Olderog-Millard y Smith, 1989; (1992); Fitzgerald-Cloutier (1993); Groene
El declive en habilidades motrices, tales los enfermos; b) para eliminar la necesidad de Pollack y Namazi, 1992; Clair, Tebb y Bernstein, (1993).
como la velocidad es común en las personas un segundo profesional de apoyo ya que el en- 1993; Lord y Garner, 1993; Sambandham y
con demencia (Hellen, 1998). Así, entre los va- fermo responde con más independencia, y c) Schirm, 1995). • Disminuir las interrupciones verbales:
rios niveles de confusión, las personas con de- para ayudar a mantener la capacidad de cami- Casby y Holm (1994).
mencia necesitan más tiempo para percibir y nar y desplazarse de manera autónoma du- • Potenciar el estado anímico positivo y/o
procesar estímulos, para recordar las respues- rante más tiempo. disminuir síntomas depresivos (Lord y Garner, • Calmar a aquellos pacientes con pre-
tas apropiadas y para iniciar y ejecutar res- 1993). sencia de agitación durante el momento del
puestas. La música ha demostrado ser un b) Área cognitiva: baño: Thomas, Heitman y Alexander (1997).
excelente agente estimulador de las diferentes • Disminuir la apatía y potenciar la parti-
funciones cerebrales (Sacks, 1998; Thaut, La música también estimula funciones cog- cipación activa de aquellas personas en fases • Ofrecer un efecto calmante durante las
2000). Incluso en fases más avanzadas de la nitivas como la memoria, atención, orientación, más avanzadas de demencia (Holmes, Knights, comidas: Ragneskog, Brane, Karlsson y Kihl-
demencia –en las que la persona pierde la ca- lenguaje, etc., hecho que permite considerar la Dean, Hodkinson y Hopkins, 2006). gren (1996a); Ragneskog, Kihlgren, Karlsson y
pacidad de cantar y hablar– el enfermo suele musicoterapia como una modalidad de inter- Norberg (1996b), Denney (1997).
responder rítmicamente a la música (Lipe, vención válida para la estimulación cognitiva de • Potenciar conductas sociales (sonrisas,
1995). La música facilita el movimiento y ex- estos enfermos. Hay diferentes estudios y pro- contacto ocular, contacto físico) y/o sociabilidad Todo y que los resultados demuestran una
presión corporal, observándose frecuente- gramas que han valorado y afirmado algunos (contacto ocular, expresión facial, comunicación, mejora observada inmediatamente después de
mente movimientos espontáneos por parte del de los beneficios clínicos de la musicoterapia expresividad) (Newman y Ward, 1993; Smith- las sesiones de musicoterapia (Robinson, Hut-
enfermo. Una música seleccionada adecua- en el área cognitiva: Marchese, 1994; Sambandham y Schirm, 1995). chings, Corner, Beyer, Dickinson, Vanoli, Finch,
damente junto con una actividad específica di- Hughes, Ballard, May y Bond, 2006), no todos
señada para el/los enfermo/s puede actuar • Estimulación de la memoria episódica y • Ayudar en la adaptación a una nueva los estudios coinciden en la permanencia de
como elemento inductor del movimiento y faci- autobiográfica (Rickert, Duke, Putzke, Marson, situación, como es el ingreso en una residencia esta mejora (Ledger y Baker, 2007). Sin em-
litar una estimulación a nivel psicomotriz. Se y Graham, 1998). (Kydd, 2001). bargo, en un estudio en concreto en que se uti-
ha demostrado que la participación de los en- lizaron indicadores fisiológicos, como la presión
fermos con grados de demencia más avanza- • Potenciar el funcionamiento cognitivo d) Área conductual: sanguínea y el nivel de cortisol, antes y des-
dos suele ser más alta en actividades de general (Prickett y Moore, 1991; Smith, 1986). pués de las sesiones de musicoterapia durante
danza-movimiento y tocar instrumentos que en La agitación y otros problemas conductuales dos años, no sólo se observaron cambios sig-
otro tipo de experiencias, actividades basadas • Aprendizaje y recuerdo de palabras son síntomas que se observan a medida que la de- nificativos entre antes y después de las sesio-
más en el ritmo que en otros elementos musi- nuevas (Prickett y Moore, 1991). mencia avanza. Los más típicos son: irritabilidad, nes, sino que estos cambios se mantuvieron a
cales (Brotons y Pickett-Cooper, 1994; Ce- aislamiento, depresión, ansiedad, miedo, paranoia, lo largo de los dos años de tratamiento y segui-
vasco y Grant, 2003; Clair y Bernstein, 1990b). • Reconocimiento de caras (Carruth, agresividad, delirios y alucinaciones, deambulación miento en fase moderada-grave de la demencia
Siguiendo este principio y teniendo en cuenta 1997). y problemas de insomnio. Aliviar estos problemas (Takahashi y Matsushita, 2006).
que las personas en fases avanzadas de de- puede mejorar la calidad de vida tanto de los pa-
mencia requieren más ayudas de tipo físico y • Mejora del contenido y fluencia del len- cientes como de sus cuidadores, y la musicoterapia Debido a que las artes creativas en general,
verbal para iniciar y mantener la marcha, se ha guaje (Brotons y Koger, 2000). ha mostrado ser una buena alternativa a la farma- y específicamente la musicoterapia, se apoyan
evaluado la utilización de la técnica de estimu- cología y a recursos de contención física. Segui- menos en el procesamiento verbal, ofrecen un
lación auditiva rítmica. Dicha técnica ha sido c) Área socioemocional: damente citamos algunos estudios que han enfoque único para acceder al conocimiento y
ampliamente utilizada en el campo de la reha- mostrado resultados positivos para: recuerdos almacenados que controlan ciertas
bilitación neurológica (Thaut, 2000) como La pérdida de habilidades sociales y mayor conductas. Así, neurólogos de prestigio inter-
apunte auditivo para mejorar la cadencia de la presencia de apatía son algunos de los sínto- • Disminuir la agitación (en general): nacional, como el doctor Oliver Sacks, han de-
marcha (función crucial para prevenir caídas) mas propios de la presencia y progresión de la Clair y Bernstein (1994), Goddaer y Abraham fendido la utilización de la musicoterapia en el
en personas en fases avanzadas de demencia EA y otras demencias. Varios estudios, todos (1994), Tabloski, McKinnon-Howe y Reming- tratamiento de trastornos neurológicos como el
(Clair y O’Konski, 2006). Los resultados han ellos con resultados positivos, han evaluado la ton (1995), Brotons y Pickett- Cooper (1996). Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, argu-
demostrado la eficacia de esta técnica espe- eficacia de la musicoterapia para tratar aspec- mentando la exclusiva capacidad de la música
cialmente en relación a estos tres aspectos: a) tos en esta área: • Disminuir el tiempo de deambulación: para organizar y reorganizar la función cerebral
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
42 43

Tabla 3.3. Áreas tratadas por la musicoterapia memoria semántica y la memoria de procedi- más en los prosódicos (musicales) del lenguaje,
en demencias miento como jerárquicas, de manera que la puede ofrecer recursos especiales para acce-
memoria semántica implica procesos más der a recuerdos e información almacenada que
a) Área física-motriz complejos o evolutivamente más recientes a la vez controlan ciertos comportamientos.
(Squire, 1987). La disociación observada entre
b) Área cognitiva habilidades musicales y lenguaje en personas Conclusión: ¿qué ofrece la musicoterapia a
c) Área socioemocional con EA y otras demencias puede también refle- los enfermos con demencia?
jar una degeneración hemisférica diferente
d) Área conductual (Polk y Kerstesz,1993), siendo el hemisferio iz- Las diferentes revisiones bibliográficas en el
quierdo el más afectado por la enfermedad. Las área de musicoterapia con demencias (Brotons,
disociaciones entre habilidades musicales (la 2000; Brotons, Koger y Pickett-Cooper, 1997)
cuando ésta se encuentra alterada (Sacks y To- seguir tocando un instrumento musical en un capacidad de tocar ritmos de forma espontánea nos permiten llegar a las siguientes conclusio-
maino, 1991). conjunto instrumental. Estas observaciones se o de reproducir ritmos) o las disociaciones nes en cuanto a la utilización de la música y téc-
han constatado muy especialmente en perso- entre iniciar o participar en experiencias musi- nicas musicoterapéuticas en personas con
Bases neurológicas y música nas con demencias frontotemporales (Miller, cales, implican que existen sistemas anatómi- demencias:
Boone, Cummings, Read y Mishkin, 2000; Wa- cos funcionales paralelos, y apoyan modelos
Es importante destacar que las primeras rren, Warren, Fox y Warrington, 2003) en las cognitivos que describen varios sistemas de a) Las personas mayores con un diagnós-
citas bibliográficas sobre música y musicotera- que las regiones parietales posteriores del ce- procesamiento separables (Polk y Kerstesz, tico de demencia continúan participando en ac-
pia con demencias de los pasados años rebro están menos afectadas a pesar del 1993). Estos modelos cognitivos incluyen estu- tividades musicales estructuradas incluso en
ochenta y principios de la década de los no- avance de la patología. dios sobre la interacción y cooperación entre las fases más avanzadas de su enfermedad
venta, hacen referencia a la categoría general los dos hemisferios en vez de estudiar diferen- que pueden presentar además un alto grado de
de EA sin distinguir los diferentes subtipos de Estos resultados se interpretaron como dé- cias entre ellos (Gade, 1998). apatía. También estas personas responden
demencia. A pesar de ello, las respuestas ante ficit en la memoria anterógrada y de reconoci- mejor a experiencias musicales que implican
la música de las personas con demencia y, es- miento, así como déficit en la memoria remota Más recientemente, mediante la utilización música en vivo más que música grabada (She-
pecíficamente, de aquellas afectadas por la EA, de estos pacientes, mientras que las habilida- de técnicas de neuroimágenes, se ha podido rrat, Thornton y Hatton, 2004).
están bien documentadas en diferentes estu- des motrices se mantienen bastante intactas demostrar que las regiones del córtex cerebral
dios científicos (Aldridge y Aldridge, 1992; Kne- (Beatty, Zavadil, Bailly, Rixen, Zavadil, Farnham involucradas en la memoria auditiva-verbal b) Pese a la dificultad que estas personas
afsey, 1997). Hay múltiples referencias que y Fisher, 1988). Así, las personas con un diag- están más activadas en personas con la EA que presentan en las tareas que requieren aten-
muestran el hecho de que personas con la EA, nóstico de EA y con cierto tipo de demencia con personas de la misma edad sin la EA, su- ción/concentración, se ha observado que pue-
a pesar de manifestar déficit de lenguaje y de frontotemporal que han sido músicos parecen geriendo una plasticidad funcional por parte de den participar en experiencias musicales de
memoria, continúan cantando canciones del preservar muy bien la memoria de procedi- las personas con demencia, intentando así el entre 30-60 minutos de duración, variando
pasado y danzando al son de melodías anti- miento, también llamada memoria mecánica cerebro compensar la neurodegeneración (Bec- según el grado de deterioro.
guas (Braben, 1992), apuntando la posibilidad (y que está en relación con las habilidades mo- ker, Mintun, Aleva, Wiseman, Nichols y De-
de que la música puede ser un canal de comu- trices). En cambio, en este tipo de pacientes kosky, 1996). c) A pesar de las dificultades manifestadas
nicación para recordar y repasar los eventos están muy afectadas la memoria semántica en la memoria reciente/inmediata y otras fun-
importantes de la vida de estas personas para la música y el lenguaje asociado a ella. En general, los estudios en esta área sugie- ciones cognitivas como el lenguaje, las perso-
(Geula, 1986; McCloskey, 1990). Cristal, Grober y Masur (1989) así como Kha- ren que las habilidades musicales, preservadas nas con demencia mantienen la capacidad de
chaturian y Radebaugh (1996) concluyen que en muchas personas afectadas con la EA y cantar hasta fases avanzadas de la enferme-
Otra aportación interesante es que mientras la capacidad de interpretar composiciones mu- otras demencias relacionadas, se procesan en dad. Y aquellas personas en fases leves y mo-
el lenguaje se va deteriorando, ciertas habili- sicales aprendidas previamente al inicio de la partes del cerebro diferentes de los mecanis- deradas, incluso aprenden material nuevo
dades musicales continúan preservándose enfermedad, representa una clase especial de mos familiares del lenguaje. Además, puede presentado en un contexto musical, utilizán-
(Swartz, Walton, Crummer, Hantz y Frisina,1989), memoria de procedimiento que se almacena en que estas áreas cerebrales sean las últimas en dose así la música como apunte auditivo.
como la capacidad de interpretar piezas musi- una parte del neostriatum, un área del cerebro deteriorarse en el proceso de la enfermedad, al
cales que se habían aprendido previamente, a que parece preservarse hasta las últimas fases menos para un subgrupo de enfermos. Debido d) Las técnicas de tocar instrumentos mu-
pesar de no poder identificar ni el título ni el de cierto tipo de demencias. a que la música, de forma muy especial, se sicales y las de danza/movimiento aparecen
compositor (Crystal, Grober y Masur, 1989), o La mayoría de descripciones presentan la apoya menos en los aspectos semánticos y como el tipo de actividad más preferida de las
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
42 43

Tabla 3.3. Áreas tratadas por la musicoterapia memoria semántica y la memoria de procedi- más en los prosódicos (musicales) del lenguaje,
en demencias miento como jerárquicas, de manera que la puede ofrecer recursos especiales para acce-
memoria semántica implica procesos más der a recuerdos e información almacenada que
a) Área física-motriz complejos o evolutivamente más recientes a la vez controlan ciertos comportamientos.
(Squire, 1987). La disociación observada entre
b) Área cognitiva habilidades musicales y lenguaje en personas Conclusión: ¿qué ofrece la musicoterapia a
c) Área socioemocional con EA y otras demencias puede también refle- los enfermos con demencia?
jar una degeneración hemisférica diferente
d) Área conductual (Polk y Kerstesz,1993), siendo el hemisferio iz- Las diferentes revisiones bibliográficas en el
quierdo el más afectado por la enfermedad. Las área de musicoterapia con demencias (Brotons,
disociaciones entre habilidades musicales (la 2000; Brotons, Koger y Pickett-Cooper, 1997)
cuando ésta se encuentra alterada (Sacks y To- seguir tocando un instrumento musical en un capacidad de tocar ritmos de forma espontánea nos permiten llegar a las siguientes conclusio-
maino, 1991). conjunto instrumental. Estas observaciones se o de reproducir ritmos) o las disociaciones nes en cuanto a la utilización de la música y téc-
han constatado muy especialmente en perso- entre iniciar o participar en experiencias musi- nicas musicoterapéuticas en personas con
Bases neurológicas y música nas con demencias frontotemporales (Miller, cales, implican que existen sistemas anatómi- demencias:
Boone, Cummings, Read y Mishkin, 2000; Wa- cos funcionales paralelos, y apoyan modelos
Es importante destacar que las primeras rren, Warren, Fox y Warrington, 2003) en las cognitivos que describen varios sistemas de a) Las personas mayores con un diagnós-
citas bibliográficas sobre música y musicotera- que las regiones parietales posteriores del ce- procesamiento separables (Polk y Kerstesz, tico de demencia continúan participando en ac-
pia con demencias de los pasados años rebro están menos afectadas a pesar del 1993). Estos modelos cognitivos incluyen estu- tividades musicales estructuradas incluso en
ochenta y principios de la década de los no- avance de la patología. dios sobre la interacción y cooperación entre las fases más avanzadas de su enfermedad
venta, hacen referencia a la categoría general los dos hemisferios en vez de estudiar diferen- que pueden presentar además un alto grado de
de EA sin distinguir los diferentes subtipos de Estos resultados se interpretaron como dé- cias entre ellos (Gade, 1998). apatía. También estas personas responden
demencia. A pesar de ello, las respuestas ante ficit en la memoria anterógrada y de reconoci- mejor a experiencias musicales que implican
la música de las personas con demencia y, es- miento, así como déficit en la memoria remota Más recientemente, mediante la utilización música en vivo más que música grabada (She-
pecíficamente, de aquellas afectadas por la EA, de estos pacientes, mientras que las habilida- de técnicas de neuroimágenes, se ha podido rrat, Thornton y Hatton, 2004).
están bien documentadas en diferentes estu- des motrices se mantienen bastante intactas demostrar que las regiones del córtex cerebral
dios científicos (Aldridge y Aldridge, 1992; Kne- (Beatty, Zavadil, Bailly, Rixen, Zavadil, Farnham involucradas en la memoria auditiva-verbal b) Pese a la dificultad que estas personas
afsey, 1997). Hay múltiples referencias que y Fisher, 1988). Así, las personas con un diag- están más activadas en personas con la EA que presentan en las tareas que requieren aten-
muestran el hecho de que personas con la EA, nóstico de EA y con cierto tipo de demencia con personas de la misma edad sin la EA, su- ción/concentración, se ha observado que pue-
a pesar de manifestar déficit de lenguaje y de frontotemporal que han sido músicos parecen geriendo una plasticidad funcional por parte de den participar en experiencias musicales de
memoria, continúan cantando canciones del preservar muy bien la memoria de procedi- las personas con demencia, intentando así el entre 30-60 minutos de duración, variando
pasado y danzando al son de melodías anti- miento, también llamada memoria mecánica cerebro compensar la neurodegeneración (Bec- según el grado de deterioro.
guas (Braben, 1992), apuntando la posibilidad (y que está en relación con las habilidades mo- ker, Mintun, Aleva, Wiseman, Nichols y De-
de que la música puede ser un canal de comu- trices). En cambio, en este tipo de pacientes kosky, 1996). c) A pesar de las dificultades manifestadas
nicación para recordar y repasar los eventos están muy afectadas la memoria semántica en la memoria reciente/inmediata y otras fun-
importantes de la vida de estas personas para la música y el lenguaje asociado a ella. En general, los estudios en esta área sugie- ciones cognitivas como el lenguaje, las perso-
(Geula, 1986; McCloskey, 1990). Cristal, Grober y Masur (1989) así como Kha- ren que las habilidades musicales, preservadas nas con demencia mantienen la capacidad de
chaturian y Radebaugh (1996) concluyen que en muchas personas afectadas con la EA y cantar hasta fases avanzadas de la enferme-
Otra aportación interesante es que mientras la capacidad de interpretar composiciones mu- otras demencias relacionadas, se procesan en dad. Y aquellas personas en fases leves y mo-
el lenguaje se va deteriorando, ciertas habili- sicales aprendidas previamente al inicio de la partes del cerebro diferentes de los mecanis- deradas, incluso aprenden material nuevo
dades musicales continúan preservándose enfermedad, representa una clase especial de mos familiares del lenguaje. Además, puede presentado en un contexto musical, utilizán-
(Swartz, Walton, Crummer, Hantz y Frisina,1989), memoria de procedimiento que se almacena en que estas áreas cerebrales sean las últimas en dose así la música como apunte auditivo.
como la capacidad de interpretar piezas musi- una parte del neostriatum, un área del cerebro deteriorarse en el proceso de la enfermedad, al
cales que se habían aprendido previamente, a que parece preservarse hasta las últimas fases menos para un subgrupo de enfermos. Debido d) Las técnicas de tocar instrumentos mu-
pesar de no poder identificar ni el título ni el de cierto tipo de demencias. a que la música, de forma muy especial, se sicales y las de danza/movimiento aparecen
compositor (Crystal, Grober y Masur, 1989), o La mayoría de descripciones presentan la apoya menos en los aspectos semánticos y como el tipo de actividad más preferida de las
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
44 45

personas con demencia, ya que su participa- equipo multidisciplinar y recibir a sus pacientes peuta debe recoger información de cada uno de momento, evitando las posibilidades de dis-
ción en este tipo de técnicas es mayor, incluso por derivación del geriatra, neurólogo, neuro- los pacientes con los que trabajará, de modo que tracción. Esto se traducirá en mayores oportu-
en las fases más avanzadas de la enfermedad. psicólogo, psicólogo, enfermero/a o fisiotera- es importante, por un lado, consultar los datos nidades para tener experiencias exitosas y
Aunque el canto es una actividad muy popular peuta. Asimismo, la derivación también puede que aportan otros profesionales de su equipo, y positivas, aumentar la autoestima y motiva-
y muy usada en entornos geriátricos, parece venir dada por otros profesionales implicados por otro, conocer las preferencias musicales y ción, ofrecer tranquilidad y seguridad a los
ser un tipo de actividad que declina con el en asociaciones tales como asistentes sociales las respuestas ante la música de cada persona. participantes y aumentar el grado de partici-
tiempo en las personas con demencia. Sin em- o bien directamente de familiares interesados. pación en la sesión.
bargo, estas personas pueden participar en una La recogida de la información anteriormente
variedad de experiencias musicales siempre y Fase de assessment o evaluación inicial descrita se realizará a través de reuniones con
cuando éstas estén adaptadas a su nivel de miembros del equipo multidisciplinar, revisión
Fase de implementación

funcionamiento, incluso aquellas que requieren Es necesario destacar el hecho de que el de la historia clínica de cada paciente y la rea- En esta fase, el musicoterapeuta procederá
más creatividad y espontaneidad como son la musicoterapeuta profesional tenga un amplio lización de un assessment por parte del musi- a aplicar aquellas técnicas y actividades que
composición/improvisación, juegos musicales y conocimiento de la patología con la que está coterapeuta. Normalmente dicho assessment mejor permitan trabajar los objetivos de inter-
escribir canciones. trabajando, así como de todas sus variantes. se lleva a cabo en una primera sesión de musi- vención planteados en el plan de tratamiento.
En el caso de las demencias, es bien conocido coterapia en la que se registran aquellos aspec- Tal como se desarrollará en el capítulo 4 de
e) La música parece tener un efecto cal- que hay una variedad de demencias y de otro tos fisicomotrices, cognitivos, socioemocionales este libro, cada actividad, por su naturaleza,
mante sobre aquellas personas con demencia tipo de trastornos que cursan con síntomas de y conductuales observados durante la partici- activa determinadas funciones a nivel físico-
que muestran signos de agitación. demencia. El diagnóstico de demencia, hoy en pación en experiencias musicales especial- motriz, cognitivo y social-emocional, hecho que
día y en la mayoría de los países, se hace si- mente diseñadas para este objetivo. (Ver deberá tener en cuenta el musicoterapeuta
f) La música ejerce un efecto de carácter guiendo las recomendaciones propuestas por ejemplos de cuestionario de preferencias mu- según las características y perfil del paciente
multimodal (Taylor, 1997). Esto significa que, la Organización Mundial de la Salud (World He- sicales (3a), de hoja de registros para datos de así como de los objetivos a trabajar.
bajo un encuadre terapéutico y con el apoyo de alth Organization, 2007) y por la American historia clínica (3b) y para assessment de mu-
un musicoterapeuta especializado, la música Psychiatric Association, recogido en el Manual sicoterapia (3c) en el Anexo III).
permite incidir y trabajar en distintas áreas de de Diagnóstico Estadístico (American Psychia-
Fase de documentación/evaluación

capacidad (fisicomotrices, cognitivas, socioe- tric Association, 1994). Si bien en los estudios realizados en musico-
mocionales y conductuales), así como en los terapia y demencias se utilizan instrumentos es-
Fase de planificación del tratamiento

objetivos terapéuticos de intervención corres- La historia clínica y la evaluación neuro- • Definición de objetivos. Una vez detecta- tandarizados del campo de la psicología y de la
pondientes. psicológica son dos componentes esenciales das las necesidades y capacidades del paciente neuropsicología, en la práctica clínica el musico-
para el diagnóstico de la demencia. Además se en la evaluación inicial, se deben establecer los terapeuta se debe ayudar también de instrumen-
realizarán todos los exámenes neurológicos y objetivos de intervención, formulándolos a nivel tos de observación y evaluación específicamente
MUSICOTERAPIA EN DEMENCIAS: las pruebas de laboratorio indicadas para poner general y específico. Partiendo de estos objetivos, diseñados para poder documentar las respuestas
ASPECTOS METODOLÓGICOS de manifiesto todas las posibles causas de de- se seleccionan las técnicas musicoterapéuticas observadas de cada participante, y llevar así un
mencia. El examen cognoscitivo del paciente, más apropiadas para trabajar en cada uno de seguimiento detallado de su intervención a fin de
Proceso de intervención el registro de las manifestaciones mostradas ellos y se diseñan las actividades musicales es- determinar si se están logrando los objetivos pre-
por el sujeto durante las entrevistas, la explo- pecíficas. Véase ejemplo de plan de tratamiento establecidos, si se hace necesario un cambio de
Al igual que sucede con otros perfiles profesio- ración neuropsicológica, los datos de los fár- por parte del equipo multidisciplinar y por parte estrategia de intervención o bien una reformula-
nales del campo de la salud, el musicoterapeuta macos que toma el paciente, las pruebas de musicoterapia (3d) en Anexo III. ción de los objetivos planteados.
sigue un protocolo de intervención. Este protocolo complementarias y la entrevista psiquiátrica es- Existen algunas propuestas de instrumentos
viene dictado y sugerido por los estándares de tructurada a un familiar o cuidador,… nos llevan • Preparación de la intervención. La estandarizados propios del campo de la musi-
práctica clínica de la AMTA (2004) y establece di- a detectar de forma global el deterioro cognos- consideración y cumplimiento con todos los coterapia para la evaluación de las personas
ferentes fases en el proceso de intervención. citivo y el grado de evolución del trastorno. aspectos que se describirán en el apartado de con demencia. Uno de ellos es el de York
«Recomendaciones para la planificación», (1994), que desarrolló un test cuantitativo de
Tras haberse documentado sobre la patología ayudarán a una mejor dinámica y control de la musicoterapia que denominó Test de Habilida-
y trastornos presentados por los enfermos deri- sesión por parte del musicoterapeuta. Ade- des Musicales Residuales (Residual Music Skills
Fase de derivación y aceptación

En el campo de las demencias, el musicote- vados, así como del tipo de exploraciones y más, contribuirá a centrar la atención de las Test, RMST) y que mide las capacidades musi-
rapeuta profesional suele formar parte de un pruebas diagnósticas habituales, el musicotera- personas en aquello que interesa en cada cales de las personas con enfermedad de Alz-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
44 45

personas con demencia, ya que su participa- equipo multidisciplinar y recibir a sus pacientes peuta debe recoger información de cada uno de momento, evitando las posibilidades de dis-
ción en este tipo de técnicas es mayor, incluso por derivación del geriatra, neurólogo, neuro- los pacientes con los que trabajará, de modo que tracción. Esto se traducirá en mayores oportu-
en las fases más avanzadas de la enfermedad. psicólogo, psicólogo, enfermero/a o fisiotera- es importante, por un lado, consultar los datos nidades para tener experiencias exitosas y
Aunque el canto es una actividad muy popular peuta. Asimismo, la derivación también puede que aportan otros profesionales de su equipo, y positivas, aumentar la autoestima y motiva-
y muy usada en entornos geriátricos, parece venir dada por otros profesionales implicados por otro, conocer las preferencias musicales y ción, ofrecer tranquilidad y seguridad a los
ser un tipo de actividad que declina con el en asociaciones tales como asistentes sociales las respuestas ante la música de cada persona. participantes y aumentar el grado de partici-
tiempo en las personas con demencia. Sin em- o bien directamente de familiares interesados. pación en la sesión.
bargo, estas personas pueden participar en una La recogida de la información anteriormente
variedad de experiencias musicales siempre y Fase de assessment o evaluación inicial descrita se realizará a través de reuniones con
cuando éstas estén adaptadas a su nivel de miembros del equipo multidisciplinar, revisión
Fase de implementación

funcionamiento, incluso aquellas que requieren Es necesario destacar el hecho de que el de la historia clínica de cada paciente y la rea- En esta fase, el musicoterapeuta procederá
más creatividad y espontaneidad como son la musicoterapeuta profesional tenga un amplio lización de un assessment por parte del musi- a aplicar aquellas técnicas y actividades que
composición/improvisación, juegos musicales y conocimiento de la patología con la que está coterapeuta. Normalmente dicho assessment mejor permitan trabajar los objetivos de inter-
escribir canciones. trabajando, así como de todas sus variantes. se lleva a cabo en una primera sesión de musi- vención planteados en el plan de tratamiento.
En el caso de las demencias, es bien conocido coterapia en la que se registran aquellos aspec- Tal como se desarrollará en el capítulo 4 de
e) La música parece tener un efecto cal- que hay una variedad de demencias y de otro tos fisicomotrices, cognitivos, socioemocionales este libro, cada actividad, por su naturaleza,
mante sobre aquellas personas con demencia tipo de trastornos que cursan con síntomas de y conductuales observados durante la partici- activa determinadas funciones a nivel físico-
que muestran signos de agitación. demencia. El diagnóstico de demencia, hoy en pación en experiencias musicales especial- motriz, cognitivo y social-emocional, hecho que
día y en la mayoría de los países, se hace si- mente diseñadas para este objetivo. (Ver deberá tener en cuenta el musicoterapeuta
f) La música ejerce un efecto de carácter guiendo las recomendaciones propuestas por ejemplos de cuestionario de preferencias mu- según las características y perfil del paciente
multimodal (Taylor, 1997). Esto significa que, la Organización Mundial de la Salud (World He- sicales (3a), de hoja de registros para datos de así como de los objetivos a trabajar.
bajo un encuadre terapéutico y con el apoyo de alth Organization, 2007) y por la American historia clínica (3b) y para assessment de mu-
un musicoterapeuta especializado, la música Psychiatric Association, recogido en el Manual sicoterapia (3c) en el Anexo III).
permite incidir y trabajar en distintas áreas de de Diagnóstico Estadístico (American Psychia-
Fase de documentación/evaluación

capacidad (fisicomotrices, cognitivas, socioe- tric Association, 1994). Si bien en los estudios realizados en musico-
mocionales y conductuales), así como en los terapia y demencias se utilizan instrumentos es-
Fase de planificación del tratamiento

objetivos terapéuticos de intervención corres- La historia clínica y la evaluación neuro- • Definición de objetivos. Una vez detecta- tandarizados del campo de la psicología y de la
pondientes. psicológica son dos componentes esenciales das las necesidades y capacidades del paciente neuropsicología, en la práctica clínica el musico-
para el diagnóstico de la demencia. Además se en la evaluación inicial, se deben establecer los terapeuta se debe ayudar también de instrumen-
realizarán todos los exámenes neurológicos y objetivos de intervención, formulándolos a nivel tos de observación y evaluación específicamente
MUSICOTERAPIA EN DEMENCIAS: las pruebas de laboratorio indicadas para poner general y específico. Partiendo de estos objetivos, diseñados para poder documentar las respuestas
ASPECTOS METODOLÓGICOS de manifiesto todas las posibles causas de de- se seleccionan las técnicas musicoterapéuticas observadas de cada participante, y llevar así un
mencia. El examen cognoscitivo del paciente, más apropiadas para trabajar en cada uno de seguimiento detallado de su intervención a fin de
Proceso de intervención el registro de las manifestaciones mostradas ellos y se diseñan las actividades musicales es- determinar si se están logrando los objetivos pre-
por el sujeto durante las entrevistas, la explo- pecíficas. Véase ejemplo de plan de tratamiento establecidos, si se hace necesario un cambio de
Al igual que sucede con otros perfiles profesio- ración neuropsicológica, los datos de los fár- por parte del equipo multidisciplinar y por parte estrategia de intervención o bien una reformula-
nales del campo de la salud, el musicoterapeuta macos que toma el paciente, las pruebas de musicoterapia (3d) en Anexo III. ción de los objetivos planteados.
sigue un protocolo de intervención. Este protocolo complementarias y la entrevista psiquiátrica es- Existen algunas propuestas de instrumentos
viene dictado y sugerido por los estándares de tructurada a un familiar o cuidador,… nos llevan • Preparación de la intervención. La estandarizados propios del campo de la musi-
práctica clínica de la AMTA (2004) y establece di- a detectar de forma global el deterioro cognos- consideración y cumplimiento con todos los coterapia para la evaluación de las personas
ferentes fases en el proceso de intervención. citivo y el grado de evolución del trastorno. aspectos que se describirán en el apartado de con demencia. Uno de ellos es el de York
«Recomendaciones para la planificación», (1994), que desarrolló un test cuantitativo de
Tras haberse documentado sobre la patología ayudarán a una mejor dinámica y control de la musicoterapia que denominó Test de Habilida-
y trastornos presentados por los enfermos deri- sesión por parte del musicoterapeuta. Ade- des Musicales Residuales (Residual Music Skills
Fase de derivación y aceptación

En el campo de las demencias, el musicote- vados, así como del tipo de exploraciones y más, contribuirá a centrar la atención de las Test, RMST) y que mide las capacidades musi-
rapeuta profesional suele formar parte de un pruebas diagnósticas habituales, el musicotera- personas en aquello que interesa en cada cales de las personas con enfermedad de Alz-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
46 47

heimer. Otros autores han desarrollado también con más fluidez y a que el resultado sea más vos y un mayor control de las dinámicas de 3. MATERIAL. El material necesario suele
interesantes instrumentos de assessment como exitoso. grupo. constar de:
son el Music Therapy Assessment Tool, MTAT
de Glynn (1992), que evalúa los efectos de la Si bien las cifras dadas anteriormente son las • Equipo de música de buena calidad y
musicoterapia sobre los patrones de comporta- recomendadas, es cierto que el día a día mues- sonoridad.
Recomendaciones para la planificación

miento de los enfermos con Alzheimer, y el ins- 1. FORMACIÓN DE GRUPOS. Suele plantearse tra otra realidad: musicoterapeutas y otros profe-
trumento de evaluación de funciones cognitivas en función de diferentes aspectos: sionales se ven obligados a adaptarse a las • Instrumentos musicales (de tipo meló-
de Lipe (1995), que se centra en el análisis de demandas de cada institución y muy a menudo dico, como piano, teclado, guitarra o acordeón,
la ejecución de determinadas tareas musicales. • Según los objetivos de tratamiento. Es deben trabajar con grupos que no son homogé- entre otros, y de percusión pequeña como ma-
el enfoque más recomendable, ya que así se neos y que además exceden el número de per- racas, panderos, claves, cajas chinas, triángu-
Sin embargo, y pese a estos ejemplos aquí pueden configurar los grupos de manera más sonas recomendable, duplicándolo e incluso los, etc.). Es importante destacar que la calidad
citados, hay que reconocer la carencia general homogénea. Así, las personas integrantes de triplicándolo con frecuencia. Esto conlleva me- y sonoridad de los instrumentos debe ser
de este tipo de instrumentos en esta disciplina. un grupo con necesidades similares es muy po- nor atención individualizada y personalización de buena, a fin de no caer en la infantilización, y
sible que presenten un estado parecido de sus la intervención, menor exigencia en cuanto a los adecuados para potenciar la dignidad de las
Habitualmente el musicoterapeuta diseña capacidades y habilidades cognitivas, psicomo- objetivos terapéuticos planteados e incluso personas mayores.
hojas de observación de conductas para poder trices, sociales, etc., por lo que el tipo de obje- puede llegar a provocar mayores estados de agi-
registrar durante o inmediatamente después de tivos terapéuticos que se plantean suelen tación y ansiedad en aquellas personas más • Cancioneros. Se recomienda respetar las
la sesión. Estas hojas se adaptan a las necesi- seguir todos ellos una misma línea y el pro- sensibles a la sobreestimulación. siguientes indicaciones a fin de que el uso de can-
dades y objetivos terapéuticos de cada pa- grama de intervención con musicoterapia tiene cioneros no represente ninguna invasión ni cree
ciente. Si se trata de una intervención grupal, una finalidad muy concreta y clara. 2. PREPARACIÓN DE LA SALA. Hay aspectos de inseguridad a los participantes (Chavin, 1997):
se puede utilizar el mismo diseño de hoja de re- planificación y organización del espacio físico
gistro para todos los pacientes, siempre y • Según el número de personas. El nú- que pueden ayudar a prevenir interferencias y – Tamaño de la letra: debe ser suficiente-
cuando el grupo sea homogéneo y los objetivos mero ideal de personas por grupo suele de- lograr que la intervención sea más fluida y efi- mente grande para facilitar la lectura. El
de intervención sean los mismos. Por otro lado, pender del estado de sus componentes. Los caz (Chavin, 1997). Los estudios en esta área formato Arial 18 puede resultar cómodo
en ocasiones será más adecuado personalizar estudios en esta área recomiendan que aconsejan tener en cuenta los siguientes as- para una mayoría importante de perso-
las hojas de registro, manteniendo aquellos cuando se trabaja con personas con deterioro pectos: nas ancianas; sin embargo, puede darse
ítems que resultan comunes a otros pacientes cognitivo en fase inicial, el musicoterapeuta el caso de tener que ampliar la hoja a ta-
e incluyendo aquellos ítems a trabajar que co- puede fácilmente dirigirse a un grupo de 8-10 • Utilizar un espacio/habitación con el mí- maño DIN-A3). Se deben escribir en ma-
rresponden sólo al paciente en cuestión. personas (Brotons, Koger y Pickett-Cooper, nimo de interferencias acústicas y, si es posible, yúsculas y minúsculas.
1997). Cuando se trata de grupos configurados mantener siempre la misma sala a fin de facili-
En el Anexo III se muestran algunos ejem- por personas en fases más intermedias de la tar la estructura y orientación. – Organización: una sola canción por página,
plos de hojas de registro y de observación de enfermedad, el número de participantes reco- para favorecer la orientación en todo mo-
conductas (3e y 3f) que pueden ayudar a reali- mendado disminuye y debe situarse en unas 6 • Colocar el grupo de manera que todos mento y evitar confusiones. Así, antes de
zar el seguimiento de los pacientes. personas por grupo. En fases más avanzadas, puedan ver al musicoterapeuta. Se suele reco- repartir la siguiente canción se puede re-
el número de participantes recomendado oscila mendar una disposición de los pacientes en coger la anterior.
Periódicamente, el musicoterapeuta debe entre 2-4 personas, siempre dependiendo del forma semicircular, sentados de espaldas a los
realizar informes de seguimiento e informes fi- perfil de cada uno de ellos. Finalmente, en las accesos o ventanas, para evitar al máximo las – Presentación: evitar las ilustraciones,
nales de tratamiento. Veáse en el Anexo III un fases terminales de la enfermedad, las interven- distracciones respecto a los movimientos pro- pues pueden distraer mucho y desviar la
ejemplo de informe final de tratamiento (3g). ciones serán individuales (Mette-Ridder, 2003). pios del entorno. Esta disposición en semicírculo atención de la letra al dibujo.
Asímismo, se recomienda dispersar a las per- permite a los participantes focalizar más fácil- – Otro enfoque del cancionero: otra posibi-
Otros aspectos metodológicos y organizativos sonas menos activas entre las más activas mente su atención en las actividades musicales lidad es la de utilizar carteles con la letra
(Fitzgerald-Cloutier, 1993). Estas cifras permi- propuestas, en los compañeros y en el musico- de las canciones (un cartel para cada can-
Seguidamente se tratan otros aspectos adi- ten una atención más personalizada del musi- terapeuta. Paralelamente, permite al musicote- ción), siempre y cuando nadie presente
cionales a considerar en el proceso de planifi- coterapeuta a cada uno de los participantes, un rapeuta acercarse a cada uno de ellos en los problemas de visión a este nivel. Esto per-
cación e implementación de las sesiones que mejor trabajo de los objetivos terapéuticos, una momentos necesarios así como mantener un mite la participación de aquellas personas
pueden contribuir a que éstas se desarrollen individualización y adaptación de dichos objeti- contacto ocular, físico y verbal más directo. con la capacidad de lectura preservada, y
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
46 47

heimer. Otros autores han desarrollado también con más fluidez y a que el resultado sea más vos y un mayor control de las dinámicas de 3. MATERIAL. El material necesario suele
interesantes instrumentos de assessment como exitoso. grupo. constar de:
son el Music Therapy Assessment Tool, MTAT
de Glynn (1992), que evalúa los efectos de la Si bien las cifras dadas anteriormente son las • Equipo de música de buena calidad y
musicoterapia sobre los patrones de comporta- recomendadas, es cierto que el día a día mues- sonoridad.
Recomendaciones para la planificación

miento de los enfermos con Alzheimer, y el ins- 1. FORMACIÓN DE GRUPOS. Suele plantearse tra otra realidad: musicoterapeutas y otros profe-
trumento de evaluación de funciones cognitivas en función de diferentes aspectos: sionales se ven obligados a adaptarse a las • Instrumentos musicales (de tipo meló-
de Lipe (1995), que se centra en el análisis de demandas de cada institución y muy a menudo dico, como piano, teclado, guitarra o acordeón,
la ejecución de determinadas tareas musicales. • Según los objetivos de tratamiento. Es deben trabajar con grupos que no son homogé- entre otros, y de percusión pequeña como ma-
el enfoque más recomendable, ya que así se neos y que además exceden el número de per- racas, panderos, claves, cajas chinas, triángu-
Sin embargo, y pese a estos ejemplos aquí pueden configurar los grupos de manera más sonas recomendable, duplicándolo e incluso los, etc.). Es importante destacar que la calidad
citados, hay que reconocer la carencia general homogénea. Así, las personas integrantes de triplicándolo con frecuencia. Esto conlleva me- y sonoridad de los instrumentos debe ser
de este tipo de instrumentos en esta disciplina. un grupo con necesidades similares es muy po- nor atención individualizada y personalización de buena, a fin de no caer en la infantilización, y
sible que presenten un estado parecido de sus la intervención, menor exigencia en cuanto a los adecuados para potenciar la dignidad de las
Habitualmente el musicoterapeuta diseña capacidades y habilidades cognitivas, psicomo- objetivos terapéuticos planteados e incluso personas mayores.
hojas de observación de conductas para poder trices, sociales, etc., por lo que el tipo de obje- puede llegar a provocar mayores estados de agi-
registrar durante o inmediatamente después de tivos terapéuticos que se plantean suelen tación y ansiedad en aquellas personas más • Cancioneros. Se recomienda respetar las
la sesión. Estas hojas se adaptan a las necesi- seguir todos ellos una misma línea y el pro- sensibles a la sobreestimulación. siguientes indicaciones a fin de que el uso de can-
dades y objetivos terapéuticos de cada pa- grama de intervención con musicoterapia tiene cioneros no represente ninguna invasión ni cree
ciente. Si se trata de una intervención grupal, una finalidad muy concreta y clara. 2. PREPARACIÓN DE LA SALA. Hay aspectos de inseguridad a los participantes (Chavin, 1997):
se puede utilizar el mismo diseño de hoja de re- planificación y organización del espacio físico
gistro para todos los pacientes, siempre y • Según el número de personas. El nú- que pueden ayudar a prevenir interferencias y – Tamaño de la letra: debe ser suficiente-
cuando el grupo sea homogéneo y los objetivos mero ideal de personas por grupo suele de- lograr que la intervención sea más fluida y efi- mente grande para facilitar la lectura. El
de intervención sean los mismos. Por otro lado, pender del estado de sus componentes. Los caz (Chavin, 1997). Los estudios en esta área formato Arial 18 puede resultar cómodo
en ocasiones será más adecuado personalizar estudios en esta área recomiendan que aconsejan tener en cuenta los siguientes as- para una mayoría importante de perso-
las hojas de registro, manteniendo aquellos cuando se trabaja con personas con deterioro pectos: nas ancianas; sin embargo, puede darse
ítems que resultan comunes a otros pacientes cognitivo en fase inicial, el musicoterapeuta el caso de tener que ampliar la hoja a ta-
e incluyendo aquellos ítems a trabajar que co- puede fácilmente dirigirse a un grupo de 8-10 • Utilizar un espacio/habitación con el mí- maño DIN-A3). Se deben escribir en ma-
rresponden sólo al paciente en cuestión. personas (Brotons, Koger y Pickett-Cooper, nimo de interferencias acústicas y, si es posible, yúsculas y minúsculas.
1997). Cuando se trata de grupos configurados mantener siempre la misma sala a fin de facili-
En el Anexo III se muestran algunos ejem- por personas en fases más intermedias de la tar la estructura y orientación. – Organización: una sola canción por página,
plos de hojas de registro y de observación de enfermedad, el número de participantes reco- para favorecer la orientación en todo mo-
conductas (3e y 3f) que pueden ayudar a reali- mendado disminuye y debe situarse en unas 6 • Colocar el grupo de manera que todos mento y evitar confusiones. Así, antes de
zar el seguimiento de los pacientes. personas por grupo. En fases más avanzadas, puedan ver al musicoterapeuta. Se suele reco- repartir la siguiente canción se puede re-
el número de participantes recomendado oscila mendar una disposición de los pacientes en coger la anterior.
Periódicamente, el musicoterapeuta debe entre 2-4 personas, siempre dependiendo del forma semicircular, sentados de espaldas a los
realizar informes de seguimiento e informes fi- perfil de cada uno de ellos. Finalmente, en las accesos o ventanas, para evitar al máximo las – Presentación: evitar las ilustraciones,
nales de tratamiento. Veáse en el Anexo III un fases terminales de la enfermedad, las interven- distracciones respecto a los movimientos pro- pues pueden distraer mucho y desviar la
ejemplo de informe final de tratamiento (3g). ciones serán individuales (Mette-Ridder, 2003). pios del entorno. Esta disposición en semicírculo atención de la letra al dibujo.
Asímismo, se recomienda dispersar a las per- permite a los participantes focalizar más fácil- – Otro enfoque del cancionero: otra posibi-
Otros aspectos metodológicos y organizativos sonas menos activas entre las más activas mente su atención en las actividades musicales lidad es la de utilizar carteles con la letra
(Fitzgerald-Cloutier, 1993). Estas cifras permi- propuestas, en los compañeros y en el musico- de las canciones (un cartel para cada can-
Seguidamente se tratan otros aspectos adi- ten una atención más personalizada del musi- terapeuta. Paralelamente, permite al musicote- ción), siempre y cuando nadie presente
cionales a considerar en el proceso de planifi- coterapeuta a cada uno de los participantes, un rapeuta acercarse a cada uno de ellos en los problemas de visión a este nivel. Esto per-
cación e implementación de las sesiones que mejor trabajo de los objetivos terapéuticos, una momentos necesarios así como mantener un mite la participación de aquellas personas
pueden contribuir a que éstas se desarrollen individualización y adaptación de dichos objeti- contacto ocular, físico y verbal más directo. con la capacidad de lectura preservada, y
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
48 49

paralelamente evita poner en evidencia a de la sesión de musicoterapia (otras curas riencias de grupo suele ser algo sobrees- vidades que conlleven tareas diferentes
aquellas personas que no tienen esta ca- o tratamientos, disponibilidad de la sala, timulante, y sus niveles de atención pue- como cantar, escuchar música, tocar
pacidad y/o que se distraen con las hojas interferencias acústicas). den disminuir con respecto a instrumentos musicales, realizar deter-
de los cancioneros individuales. intervenciones de carácter individual. minados movimientos con la música,
• Número de sesiones. Se programa en etc., con el fin de mantener la máxima
• Material de estimulación sensorial y psi- función de las necesidades de cada persona o – Momento del día en que se implementan: atención, motivación y participación de
comotricidad (pañuelos, pelotas, papeles de co- grupo, del tipo de objetivos terapéuticos formu- considerando aquí la planificación que los asistentes.
lores, cintas, paracaídas o mantel,...). lados, del tipo de programa establecido y de tiene cada centro de las actividades y/o
las condiciones estipuladas con el centro o ins- tratamientos previamente aplicados antes c) Final de la sesión: para cerrar la sesión
• Material para juegos musicales adapta- titución. Hay programas de musicoterapia de de la sesión de musicoterapia o bien des- es importante realizarlo de manera es-
dos a musicoterapia (cartones bingo, tarjetas carácter abierto, donde no consta una fecha de pués de la sesión. tructurada y constante, por lo que se re-
cierre preestablecida y se implementan las se- comienda llevarlo a cabo mediante una
siones de manera continuada. A este tipo de – La duración de las sesiones de musico- canción o actividad de despedida que
pictionary,...).

4. ORGANIZACIÓN DE LAS SESIONES programas suelen adherirse aquellas institu- terapia variará según la fase de la enfer- ayude a orientar a los participantes.
ciones que ofrecen el tratamiento de musicote- medad en que se encuentra cada per-
• Momento de la sesión. Al planificar una rapia como un servicio más plenamente sona, su nivel de agitación y capacidad
intervención con musicoterapia, es muy impor- integrado en el centro. En estos casos, el nú- de atención sostenida. Así, las sesiones
tante plantearse cuál es el momento del día mero de sesiones por semana suele oscilar de musicoterapia pueden durar entre 45-
Recomendaciones para la implementación

más adecuado para llevar a cabo las sesiones. entre 1 y 2, si bien los estudios demuestran 60 minutos para personas en fases leves Al iniciar un programa de musicoterapia, uno
Ello estará en función de: que en el caso de las demencias, cuanto y leves-moderadas y entre 5-10 minutos de los objetivos iniciales y principales es el de
mayor sea la frecuencia de intervención, mayo- para aquellas personas en fases más conseguir motivar a los pacientes para asistir a
– Tipo de objetivos: algunos objetivos tera- res beneficios se dan en los pacientes (Bro- avanzadas (moderadamente graves) de la sesión. Seguidamente se presentan algunos
péuticos determinan por sí mismos el mo- tons, 2000). Así, y ante los grandes problemas la enfermedad (Mette Ridde, 2003; Tá- aspectos a tener en cuenta antes y durante la
mento más apropiado de intervención. de desorientación y pérdida de memoria de los rraga y Boada, 1999). sesión de musicoterapia, y que pueden facilitar
Así, se estima que aquellas intervencio- enfermos con demencia y Alzheimer, puede la motivación e implicación de los participantes
nes basadas en la estimulación cognitiva ser altamente recomendable llevar a cabo se- • Formato de la sesión. Un formato de se- (Douglas, 1981):
suelen ser más eficaces por las maña- siones diarias de musicoterapia. sión bastante utilizado es el que se presenta a
nas que por las tardes; las técnicas de continuación (Martí, 2001): ANTES DE LA SESIÓN
relajación o de movimiento no son acon- Hay otros programas de carácter cerrado,
sejables de implementar en momentos en los que a priori se ha determinado un nú- a) Inicio de la sesión: es el momento de • Animar a todos a participar. A las per-
posteriores a la ingesta de alimentos, etc. mero concreto de sesiones a implementar. Sue- dar la bienvenida y crear un clima inicial sonas menos convencidas, invitarlas a observar
len ser proyectos financiados por una entidad de focalización de la atención en la ac- la actividad y nunca forzar a nadie a participar.
– Participantes: los participantes también y que se plantean como un estudio piloto sobre tividad, que ayude a una progresiva im-
determinan el mejor momento para lle- un aspecto determinado. plicación de los participantes en las • Preparar la disposición de los partici-
var a cabo la sesión, dependiendo de su siguientes actividades. Este momento pantes de manera adecuada. Cada persona ha
disponibilidad, grado de receptividad, • Duración de las sesiones. Con respecto a inicial se puede presentar con una can- de poder ver al terapeuta. La disposición ideal
estabilidad emocional y/o conductual (los este punto, se debe tener en cuenta lo siguiente: ción de bienvenida, que tiene entre otros es de círculo o semicírculo.
enfermos con demencia suelen presentar objetivos el de dar seguridad y crear un
un mayor grado de agitación al atardecer, – La capacidad de atención de los partici- clima de distensión y familiaridad que • Mezclar las personas menos activas
conocido como síndrome del crepúsculo). pantes: a mayor deterioro cognitivo, motive a participar. entre las más activas. Frecuentemente, el entu-
menor es la capacidad de atención soste- siasmo se contagia, de modo que los propios
– Entorno: cada institución tiene unas rutinas nida de la persona. b) Desarrollo de la sesión: en el transcurso compañeros del grupo son quienes mejor pue-
que los programas de musicoterapia siem- de la sesión se pueden implementar di- den convencer a los que no participan mediante
pre deben considerar. Adaptarse al má- – El grado de tolerancia de los participantes ferentes técnicas y actividades que per- sus acciones y expresiones. Así, observar
ximo a las condiciones de cada centro a las situaciones de grupo: para algunas mitan trabajar los objetivos previamente cómo los otros disfrutan y se implican en una
puede evitar interferencias en el momento personas el hecho de participar en expe- establecidos. Es habitual presentar acti- actividad puede motivar a aquella persona que
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
48 49

paralelamente evita poner en evidencia a de la sesión de musicoterapia (otras curas riencias de grupo suele ser algo sobrees- vidades que conlleven tareas diferentes
aquellas personas que no tienen esta ca- o tratamientos, disponibilidad de la sala, timulante, y sus niveles de atención pue- como cantar, escuchar música, tocar
pacidad y/o que se distraen con las hojas interferencias acústicas). den disminuir con respecto a instrumentos musicales, realizar deter-
de los cancioneros individuales. intervenciones de carácter individual. minados movimientos con la música,
• Número de sesiones. Se programa en etc., con el fin de mantener la máxima
• Material de estimulación sensorial y psi- función de las necesidades de cada persona o – Momento del día en que se implementan: atención, motivación y participación de
comotricidad (pañuelos, pelotas, papeles de co- grupo, del tipo de objetivos terapéuticos formu- considerando aquí la planificación que los asistentes.
lores, cintas, paracaídas o mantel,...). lados, del tipo de programa establecido y de tiene cada centro de las actividades y/o
las condiciones estipuladas con el centro o ins- tratamientos previamente aplicados antes c) Final de la sesión: para cerrar la sesión
• Material para juegos musicales adapta- titución. Hay programas de musicoterapia de de la sesión de musicoterapia o bien des- es importante realizarlo de manera es-
dos a musicoterapia (cartones bingo, tarjetas carácter abierto, donde no consta una fecha de pués de la sesión. tructurada y constante, por lo que se re-
cierre preestablecida y se implementan las se- comienda llevarlo a cabo mediante una
siones de manera continuada. A este tipo de – La duración de las sesiones de musico- canción o actividad de despedida que
pictionary,...).

4. ORGANIZACIÓN DE LAS SESIONES programas suelen adherirse aquellas institu- terapia variará según la fase de la enfer- ayude a orientar a los participantes.
ciones que ofrecen el tratamiento de musicote- medad en que se encuentra cada per-
• Momento de la sesión. Al planificar una rapia como un servicio más plenamente sona, su nivel de agitación y capacidad
intervención con musicoterapia, es muy impor- integrado en el centro. En estos casos, el nú- de atención sostenida. Así, las sesiones
tante plantearse cuál es el momento del día mero de sesiones por semana suele oscilar de musicoterapia pueden durar entre 45-
Recomendaciones para la implementación

más adecuado para llevar a cabo las sesiones. entre 1 y 2, si bien los estudios demuestran 60 minutos para personas en fases leves Al iniciar un programa de musicoterapia, uno
Ello estará en función de: que en el caso de las demencias, cuanto y leves-moderadas y entre 5-10 minutos de los objetivos iniciales y principales es el de
mayor sea la frecuencia de intervención, mayo- para aquellas personas en fases más conseguir motivar a los pacientes para asistir a
– Tipo de objetivos: algunos objetivos tera- res beneficios se dan en los pacientes (Bro- avanzadas (moderadamente graves) de la sesión. Seguidamente se presentan algunos
péuticos determinan por sí mismos el mo- tons, 2000). Así, y ante los grandes problemas la enfermedad (Mette Ridde, 2003; Tá- aspectos a tener en cuenta antes y durante la
mento más apropiado de intervención. de desorientación y pérdida de memoria de los rraga y Boada, 1999). sesión de musicoterapia, y que pueden facilitar
Así, se estima que aquellas intervencio- enfermos con demencia y Alzheimer, puede la motivación e implicación de los participantes
nes basadas en la estimulación cognitiva ser altamente recomendable llevar a cabo se- • Formato de la sesión. Un formato de se- (Douglas, 1981):
suelen ser más eficaces por las maña- siones diarias de musicoterapia. sión bastante utilizado es el que se presenta a
nas que por las tardes; las técnicas de continuación (Martí, 2001): ANTES DE LA SESIÓN
relajación o de movimiento no son acon- Hay otros programas de carácter cerrado,
sejables de implementar en momentos en los que a priori se ha determinado un nú- a) Inicio de la sesión: es el momento de • Animar a todos a participar. A las per-
posteriores a la ingesta de alimentos, etc. mero concreto de sesiones a implementar. Sue- dar la bienvenida y crear un clima inicial sonas menos convencidas, invitarlas a observar
len ser proyectos financiados por una entidad de focalización de la atención en la ac- la actividad y nunca forzar a nadie a participar.
– Participantes: los participantes también y que se plantean como un estudio piloto sobre tividad, que ayude a una progresiva im-
determinan el mejor momento para lle- un aspecto determinado. plicación de los participantes en las • Preparar la disposición de los partici-
var a cabo la sesión, dependiendo de su siguientes actividades. Este momento pantes de manera adecuada. Cada persona ha
disponibilidad, grado de receptividad, • Duración de las sesiones. Con respecto a inicial se puede presentar con una can- de poder ver al terapeuta. La disposición ideal
estabilidad emocional y/o conductual (los este punto, se debe tener en cuenta lo siguiente: ción de bienvenida, que tiene entre otros es de círculo o semicírculo.
enfermos con demencia suelen presentar objetivos el de dar seguridad y crear un
un mayor grado de agitación al atardecer, – La capacidad de atención de los partici- clima de distensión y familiaridad que • Mezclar las personas menos activas
conocido como síndrome del crepúsculo). pantes: a mayor deterioro cognitivo, motive a participar. entre las más activas. Frecuentemente, el entu-
menor es la capacidad de atención soste- siasmo se contagia, de modo que los propios
– Entorno: cada institución tiene unas rutinas nida de la persona. b) Desarrollo de la sesión: en el transcurso compañeros del grupo son quienes mejor pue-
que los programas de musicoterapia siem- de la sesión se pueden implementar di- den convencer a los que no participan mediante
pre deben considerar. Adaptarse al má- – El grado de tolerancia de los participantes ferentes técnicas y actividades que per- sus acciones y expresiones. Así, observar
ximo a las condiciones de cada centro a las situaciones de grupo: para algunas mitan trabajar los objetivos previamente cómo los otros disfrutan y se implican en una
puede evitar interferencias en el momento personas el hecho de participar en expe- establecidos. Es habitual presentar acti- actividad puede motivar a aquella persona que
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
50 51

se muestra reacia a realizar un determinado DURANTE LA SESIÓN necesidad de apoyarse en sus cuidadores, ya con el tiempo y llega un momento en el que se
ejercicio o incluso a asistir a la sesión... Por ello, sean éstos familiares o profesionales. Boada ve incapaz de cambiar la situación (Cortés
se debe animar y apoyar a aquellos miembros • Acercarse a aquellas personas menos (2003) afirma que tanto los cuidadores formales Blanco, 1995). Porcel, Ferrer y Mañós (2004)
del grupo que son líderes y activos, y situarles como los informales son una población expuesta resumen las consecuencias que produce el cui-
al lado de aquellos menos activos puede ser a una situación de riesgo de padecer trastornos dado de un enfermo con demencia como:
activas y cogerlas de la mano para implicarlas.

una buena estrategia. • Valorar al máximo las cualidades de físicos y psíquicos. La musicoterapia puede ser
cada persona. Hacer que se sientan «únicas» una intervención de apoyo tanto para los cuida- • Dificultades en relaciones familiares.
• Enfatizar la importancia de «intentar». y «especiales». La canción de bienvenida dores familiares como para los profesionales, tal • Consecuencias sobre la salud/alteracio-
Ante los prejuicios e inseguridades que puedan puede ser una actividad muy adecuada para y como se va a desarrollar a continuación. nes físicas.
mostrar algunos participantes sobre ellos mis- dedicar un espacio y momento de contacto y • Problemas laborales.
mos y su capacidad para «hacer bien las reconocimiento de cada persona del grupo de • Dificultades económicas.
cosas», decirles que el hecho de venir a la se- forma individual. Musicoterapia y cuidadores familiares • Reducción de relaciones sociales/alte-
sión e intentar participar de la mejor manera raciones a nivel social (p.153).
que puedan, suele disminuir su inquietud y ser • Crear un ambiente de diversión y rela- El cuidador familiar o cuidador informal
una estrategia convincente para su adhesión al jación. Combinar ejercicios más suaves con
La tarea de proporcionar cuidados a una
Sentimientos de los cuidadores
tratamiento. otros que requieran mayor implicación, para así
alternar mejor los momentos que requieren persona puede considerarse como un «acon- Los problemas que vive el cuidador, ante-
• Involucrar al máximo a otros profesiona- mayor esfuerzo con los de mayor distensión. tecimiento familiar normativo», en tanto que se riormente comentados, suelen conllevar emo-
les del centro, si así lo desean. En ocasiones, es da en todas las familias en algún momento de ciones y sentimientos que van dirigidos hacia
recomendable realizar una charla o seminario • Continuar enfatizando la importancia de la vida. Sin embargo, esta tarea conlleva mu- él mismo y hacia el enfermo al que cuidan.
sobre el programa que se iniciará con el fin de «intentarlo». Hacer demostraciones de cada chas veces una carga, por lo que pasa a ser Porcel, Ferrer y Mañós (2004) recogen las
orientar y situar al equipo sobre los objetivos de cosa, adaptar la actividad a las capacidades de una situación que algunos autores denominan emociones y sentimientos más habitualmente
la intervención, etc., y solicitar su colaboración en cada persona, teniendo en cuenta sus diferen- «estrés familiar normativo» (Vega y Bueno, mostrados por los cuidadores:
algunas cuestiones concretas. cias interindividuales y proponiendo ejercicios 1996, p. 338). En el contexto de la enfermedad
alternativos para diferentes grados de autono- de Alzheimer, el cuidado de las personas no «1. Extrañeza, dudas, desconcierto, inquie
• En cuanto al material se recomienda: mía e independencia. está institucionalizado, excepto en la fase más tud y angustia.
tenerlo siempre preparado y a punto antes de avanzada de la enfermedad. Esto hace que los 2. Irritabilidad y enfado.
que los pacientes entren en la sala (equipo de • Dar feedbacks positivos y no realizar familiares o las personas más cercanas al en- 3. Tristeza, desánimo y soledad.
música a mano y enchufado, CD preparados, desaprobaciones a la persona. En el caso de fermo deban desempeñar el rol de cuidadores 4. Sentimientos contradictorios.
casetes en el punto exacto, guitarra y/o otros que un participante dé una respuesta «inco- (Butron, Montiel, Moreno y Olías, 2003). Es así 5. Sentimientos de culpa.
instrumentos afinados, material clasificado y rrecta», es aconsejable agradecerle su intento como aparece la figura del «cuidador informal», 6. Impotencia, frustración y desengaño.
preparado para repartir, etc.). y/o darle más indicaciones y ayudas para que que en la mayoría de familias suele ser un 7. Sentimientos positivos.»(p.154-155).
por sí mismo llegue a encontrar la respuesta único miembro –conocido como el cuidador
• Aclarar y explicar a las personas qué es esperada. principal–, que habitualmente es la esposa o Estos sentimientos irán apareciendo en di-
lo que se espera de ellas. La baja autoestima esposo o bien un hijo, y que es quien se res- ferentes momentos y también de distinta ma-
de algunas personas, su inseguridad, junto con ponsabiliza del cuidado del enfermo (Porcel, nera según las fases de la enfermedad. Así, el
sus limitaciones, pueden hacer que se sientan MUSICOTERAPIA DIRIGIDA A LOS CUIDADO- Ferrer, Mañós, 2004). momento del diagnóstico, la emergencia de los
inseguras en el momento de participar, pen- RES DE LOS ENFERMOS CON DEMENCIA: síntomas, la pérdida de autonomía del enfermo
sando o sintiendo que no lo hacen bien, que no FAMILIARES Y PROFESIONALES Los cambios psicológicos, funcionales y de y su muerte son cuatro impactos que golpearán
sirven,... Conviene explicarles que la finalidad conducta del enfermo con Alzheimer van inci- a la familia y que le harán entrar en situación
del programa o sesión no está en ver si lo La dependencia de los enfermos con demen- diendo sobre los cuidadores familiares, reper- de crisis (Petit, Gaya y Casals, 2004). Por ello
hacen bien o mal, sino en ofrecerles una opor- cia constituye un reto social y sanitario de nues- cutiendo de maneras diferentes sobre la vida es importante realizar un trabajo adaptativo de
tunidad y espacio en el que puedan participar li- tra sociedad. El enfermo con demencia presenta social y salud de estos cuidadores, de modo las familias y de sus estados emocionales en
bremente, relacionarse con los demás, y un estado de fragilidad, asociada a la edad, así que la vida del cuidador se va haciendo gra- las siguientes cuatro fases:
trabajar determinados aspectos o funciones de como una dependencia, derivada de sus pérdi- dualmente más restrictiva, el grado de dureza
su persona. das cognitivas y funcionales. Esto le lleva a una de las tareas a desempeñar se va agravando 1. Aceptación de la enfermedad.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
50 51

se muestra reacia a realizar un determinado DURANTE LA SESIÓN necesidad de apoyarse en sus cuidadores, ya con el tiempo y llega un momento en el que se
ejercicio o incluso a asistir a la sesión... Por ello, sean éstos familiares o profesionales. Boada ve incapaz de cambiar la situación (Cortés
se debe animar y apoyar a aquellos miembros • Acercarse a aquellas personas menos (2003) afirma que tanto los cuidadores formales Blanco, 1995). Porcel, Ferrer y Mañós (2004)
del grupo que son líderes y activos, y situarles como los informales son una población expuesta resumen las consecuencias que produce el cui-
al lado de aquellos menos activos puede ser a una situación de riesgo de padecer trastornos dado de un enfermo con demencia como:
activas y cogerlas de la mano para implicarlas.

una buena estrategia. • Valorar al máximo las cualidades de físicos y psíquicos. La musicoterapia puede ser
cada persona. Hacer que se sientan «únicas» una intervención de apoyo tanto para los cuida- • Dificultades en relaciones familiares.
• Enfatizar la importancia de «intentar». y «especiales». La canción de bienvenida dores familiares como para los profesionales, tal • Consecuencias sobre la salud/alteracio-
Ante los prejuicios e inseguridades que puedan puede ser una actividad muy adecuada para y como se va a desarrollar a continuación. nes físicas.
mostrar algunos participantes sobre ellos mis- dedicar un espacio y momento de contacto y • Problemas laborales.
mos y su capacidad para «hacer bien las reconocimiento de cada persona del grupo de • Dificultades económicas.
cosas», decirles que el hecho de venir a la se- forma individual. Musicoterapia y cuidadores familiares • Reducción de relaciones sociales/alte-
sión e intentar participar de la mejor manera raciones a nivel social (p.153).
que puedan, suele disminuir su inquietud y ser • Crear un ambiente de diversión y rela- El cuidador familiar o cuidador informal
una estrategia convincente para su adhesión al jación. Combinar ejercicios más suaves con
La tarea de proporcionar cuidados a una
Sentimientos de los cuidadores
tratamiento. otros que requieran mayor implicación, para así
alternar mejor los momentos que requieren persona puede considerarse como un «acon- Los problemas que vive el cuidador, ante-
• Involucrar al máximo a otros profesiona- mayor esfuerzo con los de mayor distensión. tecimiento familiar normativo», en tanto que se riormente comentados, suelen conllevar emo-
les del centro, si así lo desean. En ocasiones, es da en todas las familias en algún momento de ciones y sentimientos que van dirigidos hacia
recomendable realizar una charla o seminario • Continuar enfatizando la importancia de la vida. Sin embargo, esta tarea conlleva mu- él mismo y hacia el enfermo al que cuidan.
sobre el programa que se iniciará con el fin de «intentarlo». Hacer demostraciones de cada chas veces una carga, por lo que pasa a ser Porcel, Ferrer y Mañós (2004) recogen las
orientar y situar al equipo sobre los objetivos de cosa, adaptar la actividad a las capacidades de una situación que algunos autores denominan emociones y sentimientos más habitualmente
la intervención, etc., y solicitar su colaboración en cada persona, teniendo en cuenta sus diferen- «estrés familiar normativo» (Vega y Bueno, mostrados por los cuidadores:
algunas cuestiones concretas. cias interindividuales y proponiendo ejercicios 1996, p. 338). En el contexto de la enfermedad
alternativos para diferentes grados de autono- de Alzheimer, el cuidado de las personas no «1. Extrañeza, dudas, desconcierto, inquie
• En cuanto al material se recomienda: mía e independencia. está institucionalizado, excepto en la fase más tud y angustia.
tenerlo siempre preparado y a punto antes de avanzada de la enfermedad. Esto hace que los 2. Irritabilidad y enfado.
que los pacientes entren en la sala (equipo de • Dar feedbacks positivos y no realizar familiares o las personas más cercanas al en- 3. Tristeza, desánimo y soledad.
música a mano y enchufado, CD preparados, desaprobaciones a la persona. En el caso de fermo deban desempeñar el rol de cuidadores 4. Sentimientos contradictorios.
casetes en el punto exacto, guitarra y/o otros que un participante dé una respuesta «inco- (Butron, Montiel, Moreno y Olías, 2003). Es así 5. Sentimientos de culpa.
instrumentos afinados, material clasificado y rrecta», es aconsejable agradecerle su intento como aparece la figura del «cuidador informal», 6. Impotencia, frustración y desengaño.
preparado para repartir, etc.). y/o darle más indicaciones y ayudas para que que en la mayoría de familias suele ser un 7. Sentimientos positivos.»(p.154-155).
por sí mismo llegue a encontrar la respuesta único miembro –conocido como el cuidador
• Aclarar y explicar a las personas qué es esperada. principal–, que habitualmente es la esposa o Estos sentimientos irán apareciendo en di-
lo que se espera de ellas. La baja autoestima esposo o bien un hijo, y que es quien se res- ferentes momentos y también de distinta ma-
de algunas personas, su inseguridad, junto con ponsabiliza del cuidado del enfermo (Porcel, nera según las fases de la enfermedad. Así, el
sus limitaciones, pueden hacer que se sientan MUSICOTERAPIA DIRIGIDA A LOS CUIDADO- Ferrer, Mañós, 2004). momento del diagnóstico, la emergencia de los
inseguras en el momento de participar, pen- RES DE LOS ENFERMOS CON DEMENCIA: síntomas, la pérdida de autonomía del enfermo
sando o sintiendo que no lo hacen bien, que no FAMILIARES Y PROFESIONALES Los cambios psicológicos, funcionales y de y su muerte son cuatro impactos que golpearán
sirven,... Conviene explicarles que la finalidad conducta del enfermo con Alzheimer van inci- a la familia y que le harán entrar en situación
del programa o sesión no está en ver si lo La dependencia de los enfermos con demen- diendo sobre los cuidadores familiares, reper- de crisis (Petit, Gaya y Casals, 2004). Por ello
hacen bien o mal, sino en ofrecerles una opor- cia constituye un reto social y sanitario de nues- cutiendo de maneras diferentes sobre la vida es importante realizar un trabajo adaptativo de
tunidad y espacio en el que puedan participar li- tra sociedad. El enfermo con demencia presenta social y salud de estos cuidadores, de modo las familias y de sus estados emocionales en
bremente, relacionarse con los demás, y un estado de fragilidad, asociada a la edad, así que la vida del cuidador se va haciendo gra- las siguientes cuatro fases:
trabajar determinados aspectos o funciones de como una dependencia, derivada de sus pérdi- dualmente más restrictiva, el grado de dureza
su persona. das cognitivas y funcionales. Esto le lleva a una de las tareas a desempeñar se va agravando 1. Aceptación de la enfermedad.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
52 53

2. Organización de los cuidados del en- la fecha van principalmente dirigidas a reforzar tadas que permitieron lograr los objetivos pro- cuyos objetivos terapéuticos fueron ofrecer un
fermo. la comunicación entre enfermos y cuidadores. puestos. espacio en el que compartir experiencias y he-
3. Cuidados del enfermo. Es bien conocido lo difícil que resulta elicitar res- chos personales, reconocer y aceptar las pér-
4. Vida posterior a la muerte del enfermo. puestas por parte de los enfermos con demen- didas personales y aprender estrategias de
cia, y más aún llegar a observar interacciones autocuidado. Los resultados mostraron que los
Cuidar y atender las necesidades del cuidador

Según veremos a continuación, la musico- positivas con los demás. Sin embargo, diferentes cuidadores tuvieron la oportunidad de compartir
familiar

terapia permite ofrecer soporte emocional y estudios han mostrado cómo las intervenciones En estos programas se potencia la expre- sentimientos y experiencias con otros cuidado-
brindar estrategias de afrontamiento a la enfer- con musicoterapia en contextos estructurados sión y soporte emocional y el aprendizaje de res que se encontraban en la misma situación
medad y a las situaciones que ésta comporta, pueden facilitar y potenciar las conductas de tipo estrategias de autocuidado mediante la música y problemas, además de haber tenido también
y permite, pues, acompañar al cuidador en las social de estos enfermos (Brotons, 2000), así con el propósito de cubrir las necesidades del la oportunidad de experimentar diferentes es-
diferentes fases de la enfermedad. como también por lo que se refiere a sus cuida- cuidador familiar. Así, Clair, Tebb y Bernstein trategias de afrontamiento con la música.
dores familiares (Clair, 2002). El estudio de Clair, (1993) se plantearon mejorar los sentimientos
Tebb y Bernstein (1993) fue valorado positiva- de soledad y autoestima de estos cuidadores, En la actualidad, en nuestro país se están
mente por los cuidadores participantes en tanto comparando puntuaciones antes y después del llevando a cabo algunos talleres en diferentes
Objetivos terapéuticos y aportaciones

que fue considerado como una oportunidad para tratamiento. Los resultados no reportaron cam- fundaciones y asociaciones que van dirigidos a
de la musicoterapia a los cuidadores familiares

El tratamiento integral de las demencias aprender nuevos recursos que ayudaron a mejo- bios significativos, aunque se pudo observar los cuidadores con un objetivo muy claro: «cui-
contempla la atención psicológica a la familia, rar la relación con sus esposos. La experiencia cierta tendencia hacia un menor grado de sole- darse uno mismo para cuidar mejor» (Martí,
de modo que la familia puede recibir este tipo de Hanser y Clair (1995) ayudó a promover el dad y mejor autoestima de los cuidadores. Los Serra y Mercadal, 2006). Hasta la fecha, los tra-
de apoyo por parte de profesionales especiali- contacto entre familiares y pacientes en fases ini- autores señalan la necesidad de replicar este bajos y programas piloto realizados permiten
zados en el campo de la salud mental, tanto si ciales de la enfermedad, hecho que fue valorado estudio con una muestra mayor y un número constatar que, del mismo modo que se está
el enfermo es cuidado en su domicilio como si con éxito tanto por cuidadores profesionales también mayor de sesiones. Asimismo, Hanser realizando en el campo de la psicología (Petit y
está en un centro asistencial (Petit y cols., como familiares. Clair y Ebberts (1997) estu- y Clair (1995) incidieron en la expresión emo- cols., 2004), la musicoterapia permite trabajar
2004). Del mismo modo, una intervención con diaron el efecto del canto, danza y tocar instru- cional y especialmente en abordar las pérdidas con la familia basándose en dos modalidades
musicoterapia permite también ofrecer un mentos de percusión, seguir el ritmo en la de estos cuidadores. Los cuidadores profesio- de intervención: una intervención psicológica
apoyo psicológico por parte de musicoterapeu- participación y conductas sociales de pacientes nales y familiares lo valoraron como algo exi- individual y una intervención psicológica grupal.
tas especializados en este ámbito. en fases avanzadas de demencia y sus cuida- toso. Los resultados del estudio de Clair y Queda todavía un largo camino por recorrer y
dores. El contacto físico se describió como la Ebberts (1997) no mostraron diferencias signi- poder aprovechar todos los posibles beneficios
Algunos de los programas de musicoterapia capacidad de iniciarlo y de responder a ese con- ficativas entre las puntuaciones del pretest y que ofrece la musicoterapia.
han ido mostrando como éstos proporcionan tacto. Las actividades en las que más participa- postest con respecto al grado de carga del cui-
ayuda a los cuidadores familiares, facilitándoles la ron tanto enfermos como cuidadores fueron las dador, su estado afectivo positivo o negativo,
adaptación a los problemas y demandas que con- de percusión y ritmo. Los cuidadores fueron quie- depresión y auto-reporte del estado de salud.
Técnicas musicoterapéuticas de intervención

lleva la situación de cuidar (Brotons y Martí, 2003; nes tuvieron más iniciativa para el contacto físico, Sin embargo, fue significativo el grado de satis-
utilizadas con los cuidadores familiares

Clair, Tebbs y Bernstein, 1993; Hanser y Clair, pero los pacientes mostraron una mayor res- facción de los cuidadores con las visitas en Seguidamente se recogen las técnicas mu-
1995; Martí, Serra y Mercadal, 2006). Del análisis puesta a ese contacto físico. Brotons y Martí comparación a las visitas previas a la interven- sicoterapéuticas aplicadas y descritas por los
general de este tipo de intervenciones se puede (2003), en su estudio piloto, plantearon una inter- ción con musicoterapia. Brotons y Martí (2003), diferentes autores que han trabajado con los
señalar que los programas de musicoterapia diri- vención diseñada a potenciar la relación del bino- en su estudio piloto, también diseñaron una in- cuidadores familiares de los enfermos con Al-
gidos a los cuidadores informales permiten traba- mio enfermo-cuidador. Los objetivos terapéuticos tervención con sesiones de musicoterapia de zheimer:
jar los siguientes objetivos generales (tabla 3.4.). establecidos en las sesiones conjuntas de musi- soporte emocional dirigida a los cuidadores,
coterapia de enfermos y cuidadores fueron: au-
mentar la participación y cooperación en tareas
de grupo, fomentar la autoestima a partir de ex-
Reforzar la comunicación entre cuidador

periencias exitosas y facilitar la expresión y co- Tabla 3.4. Objetivos terapéuticos con los cuidadores familiares
familiar y enfermo

En estos programas se enseña y ayuda al municación a través de experiencias musicales.
• Reforzar la comunicación entre cuidador y enfermo
cuidador a desarrollar nuevas estrategias de co- Los resultados mostraron una gran implicación
municación y relación con el enfermo a partir de de los participantes (tanto de enfermos como de • Cuidar y atender las necesidades del cuidador familiar
la música. Las intervenciones realizadas hasta cuidadores) en las actividades musicales presen-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
52 53

2. Organización de los cuidados del en- la fecha van principalmente dirigidas a reforzar tadas que permitieron lograr los objetivos pro- cuyos objetivos terapéuticos fueron ofrecer un
fermo. la comunicación entre enfermos y cuidadores. puestos. espacio en el que compartir experiencias y he-
3. Cuidados del enfermo. Es bien conocido lo difícil que resulta elicitar res- chos personales, reconocer y aceptar las pér-
4. Vida posterior a la muerte del enfermo. puestas por parte de los enfermos con demen- didas personales y aprender estrategias de
cia, y más aún llegar a observar interacciones autocuidado. Los resultados mostraron que los
Cuidar y atender las necesidades del cuidador

Según veremos a continuación, la musico- positivas con los demás. Sin embargo, diferentes cuidadores tuvieron la oportunidad de compartir
familiar

terapia permite ofrecer soporte emocional y estudios han mostrado cómo las intervenciones En estos programas se potencia la expre- sentimientos y experiencias con otros cuidado-
brindar estrategias de afrontamiento a la enfer- con musicoterapia en contextos estructurados sión y soporte emocional y el aprendizaje de res que se encontraban en la misma situación
medad y a las situaciones que ésta comporta, pueden facilitar y potenciar las conductas de tipo estrategias de autocuidado mediante la música y problemas, además de haber tenido también
y permite, pues, acompañar al cuidador en las social de estos enfermos (Brotons, 2000), así con el propósito de cubrir las necesidades del la oportunidad de experimentar diferentes es-
diferentes fases de la enfermedad. como también por lo que se refiere a sus cuida- cuidador familiar. Así, Clair, Tebb y Bernstein trategias de afrontamiento con la música.
dores familiares (Clair, 2002). El estudio de Clair, (1993) se plantearon mejorar los sentimientos
Tebb y Bernstein (1993) fue valorado positiva- de soledad y autoestima de estos cuidadores, En la actualidad, en nuestro país se están
mente por los cuidadores participantes en tanto comparando puntuaciones antes y después del llevando a cabo algunos talleres en diferentes
Objetivos terapéuticos y aportaciones

que fue considerado como una oportunidad para tratamiento. Los resultados no reportaron cam- fundaciones y asociaciones que van dirigidos a
de la musicoterapia a los cuidadores familiares

El tratamiento integral de las demencias aprender nuevos recursos que ayudaron a mejo- bios significativos, aunque se pudo observar los cuidadores con un objetivo muy claro: «cui-
contempla la atención psicológica a la familia, rar la relación con sus esposos. La experiencia cierta tendencia hacia un menor grado de sole- darse uno mismo para cuidar mejor» (Martí,
de modo que la familia puede recibir este tipo de Hanser y Clair (1995) ayudó a promover el dad y mejor autoestima de los cuidadores. Los Serra y Mercadal, 2006). Hasta la fecha, los tra-
de apoyo por parte de profesionales especiali- contacto entre familiares y pacientes en fases ini- autores señalan la necesidad de replicar este bajos y programas piloto realizados permiten
zados en el campo de la salud mental, tanto si ciales de la enfermedad, hecho que fue valorado estudio con una muestra mayor y un número constatar que, del mismo modo que se está
el enfermo es cuidado en su domicilio como si con éxito tanto por cuidadores profesionales también mayor de sesiones. Asimismo, Hanser realizando en el campo de la psicología (Petit y
está en un centro asistencial (Petit y cols., como familiares. Clair y Ebberts (1997) estu- y Clair (1995) incidieron en la expresión emo- cols., 2004), la musicoterapia permite trabajar
2004). Del mismo modo, una intervención con diaron el efecto del canto, danza y tocar instru- cional y especialmente en abordar las pérdidas con la familia basándose en dos modalidades
musicoterapia permite también ofrecer un mentos de percusión, seguir el ritmo en la de estos cuidadores. Los cuidadores profesio- de intervención: una intervención psicológica
apoyo psicológico por parte de musicoterapeu- participación y conductas sociales de pacientes nales y familiares lo valoraron como algo exi- individual y una intervención psicológica grupal.
tas especializados en este ámbito. en fases avanzadas de demencia y sus cuida- toso. Los resultados del estudio de Clair y Queda todavía un largo camino por recorrer y
dores. El contacto físico se describió como la Ebberts (1997) no mostraron diferencias signi- poder aprovechar todos los posibles beneficios
Algunos de los programas de musicoterapia capacidad de iniciarlo y de responder a ese con- ficativas entre las puntuaciones del pretest y que ofrece la musicoterapia.
han ido mostrando como éstos proporcionan tacto. Las actividades en las que más participa- postest con respecto al grado de carga del cui-
ayuda a los cuidadores familiares, facilitándoles la ron tanto enfermos como cuidadores fueron las dador, su estado afectivo positivo o negativo,
adaptación a los problemas y demandas que con- de percusión y ritmo. Los cuidadores fueron quie- depresión y auto-reporte del estado de salud.
Técnicas musicoterapéuticas de intervención

lleva la situación de cuidar (Brotons y Martí, 2003; nes tuvieron más iniciativa para el contacto físico, Sin embargo, fue significativo el grado de satis-
utilizadas con los cuidadores familiares

Clair, Tebbs y Bernstein, 1993; Hanser y Clair, pero los pacientes mostraron una mayor res- facción de los cuidadores con las visitas en Seguidamente se recogen las técnicas mu-
1995; Martí, Serra y Mercadal, 2006). Del análisis puesta a ese contacto físico. Brotons y Martí comparación a las visitas previas a la interven- sicoterapéuticas aplicadas y descritas por los
general de este tipo de intervenciones se puede (2003), en su estudio piloto, plantearon una inter- ción con musicoterapia. Brotons y Martí (2003), diferentes autores que han trabajado con los
señalar que los programas de musicoterapia diri- vención diseñada a potenciar la relación del bino- en su estudio piloto, también diseñaron una in- cuidadores familiares de los enfermos con Al-
gidos a los cuidadores informales permiten traba- mio enfermo-cuidador. Los objetivos terapéuticos tervención con sesiones de musicoterapia de zheimer:
jar los siguientes objetivos generales (tabla 3.4.). establecidos en las sesiones conjuntas de musi- soporte emocional dirigida a los cuidadores,
coterapia de enfermos y cuidadores fueron: au-
mentar la participación y cooperación en tareas
de grupo, fomentar la autoestima a partir de ex-
Reforzar la comunicación entre cuidador

periencias exitosas y facilitar la expresión y co- Tabla 3.4. Objetivos terapéuticos con los cuidadores familiares
familiar y enfermo

En estos programas se enseña y ayuda al municación a través de experiencias musicales.
• Reforzar la comunicación entre cuidador y enfermo
cuidador a desarrollar nuevas estrategias de co- Los resultados mostraron una gran implicación
municación y relación con el enfermo a partir de de los participantes (tanto de enfermos como de • Cuidar y atender las necesidades del cuidador familiar
la música. Las intervenciones realizadas hasta cuidadores) en las actividades musicales presen-
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
54 55

a) Programas de musicoterapia dirigidos a naciones, deambulación, agitación, problemas Tabla 3.5. Objetivos terapéuticos con los cuidadores profesionales
de sueño, etc. (Cohen, Eisdorfer, Gorelick, Pa-
• Intervención directamente dirigida a los cuidadores profesionales:
cuidadores familiares juntamente con sus en-
fermos: veza, Luchins, Freels, Ashford, Semla, Levy y
Hirschman, 1993). Esto puede dificultar las ta- – Ofrecer apoyo a nivel profesional
• Canto (Clair, Tebb y Bernstein, 1993; reas de los cuidadores profesionales encarga- – Ofrecer apoyo a nivel personal
Hanser y Clair, 1995; Clair y Ebberts, dos de cuidar de estos enfermos y provocar
1997; Brotons y Martí, 2003). estrés. Un colectivo habitualmente afectado • Intervención de tipo indirecto con los cuidadores profesionales
• Tocar instrumentos musicales (actividades por estrés es el de enfermería, que puede pre-
de ritmo y percusión) (Clair, Tebb y Berns- sentar el llamado trastorno del burn-out o «sín-
tein, 1993; Hanser y Clair, 1995; Clair y drome de estar quemado» y que, pese a puede prestar también servicios como asesor
profesional es la que contempla las siguientes
Ebberts, 1997; Brotons y Martí, 2003). gustarle el trabajo que desempeña, debe con- de equipos profesionales interesados en intro-
dos líneas de intervención diferentes:
• Danza/movimiento (Clair, Tebb y Berns- vivir con situaciones que comportan estrés ducir determinados ejercicios con música, de
tein, 1993; Clair y Ebberts, 1997). en su trabajo (Cohen-Mansfield, 1989, citado una manera muy específica y controlada en
a) Intervención directamente dirigida a los
• Composición (Hanser y Clair, 1995). en McCarthy, 1992). Si bien hasta la fecha programas muy concretos y bajo su supervi-
cuidadores profesionales.
• Improvisación (Hanser y Clair, 1995). no existe la posibilidad de curación de los sión. Tal es el caso de la experiencia piloto de-
b) Intervención de tipo indirecto con los
• Ejercicios de relajación con música enfermos de Alzheimer, se puede tratar de sarrollada por Brotons y Martí (2003), en la que
cuidadores profesionales.
(Hanser y Clair, 1995). aliviar sus problemas conductuales. Pa- dirigieron una intervención con musicoterapia
• Música y dramatización (Lepp, Rings- liando estas manifiestaciones conductuales también a los cuidadores profesionales en ese
berg, Holm y Sellersjo, 2003). es como paralelamente puede verse disimi- proyecto. Ofrecer un espacio de aprendizaje
Intervención directamente dirigida
nuido no sólo el malestar del paciente sino activo y proporcionar nuevos conocimientos
a los cuidadores profesionales
b) Programas de musicoterapia dirigidos a también el de sus cuidadores. La agitación sobre la musicoterapia aplicada a enfermos con
Hasta la fecha actual, el número de trabajos
suele ser uno de los factores de estrés que Alzheimer y otras demencias, fueron los objeti-
y estudios publicados sobre programas de mu-
cuidadores familiares:
afecta al cuidador. Entre los diferentes trata- vos establecidos especialmente para el equipo
sicoterapia específicamente dirigidos a cuida-
• Canto (Brotons y Martí, 2003; Martí, mientos que existen para disminuir la agitación, de enfermería participante. Tras esta experien-
dores profesionales es escaso. Sin embargo,
Serra, y Mercadal, 2006). se recomiendan aquellos no farmacológicos y cia piloto, se desarrolló un programa de conti-
los estudios piloto y trabajos realizados permi-
• Audición musical (Brotons y Martí, menos restrictivos como los programas de ac- nuidad que tenía como objetivo realizar un
ten dividir este tipo de intervención en dos lí-
2003; Martí, Serra y Mercadal, 2006). tividades y técnicas conductuales. La musico- asesoramiento de los diferentes profesionales
neas claras:
• Ejercicios de relajación con música terapia encaja dentro de estas modalidades en sus diferentes centros de trabajo (Merca-
(Brotons y Martí, 2003; Martí, Serra y de intervención no farmacológicas, aportando Apoyo a nivel profesional. El objetivo prin- dal-Brotons y Martí, 2002). De cada centro se
Mercadal, 2006). un amplio abanico de técnicas y actividades cipal de esta intervención es el de dotar al realizó una valoración de la integración del pro-
• Juegos musicales (Brotons y Martí, 2003). dirigidas a trabajar diferentes objetivos tera- profesional de nuevos recursos para poder en- grama en cuestión, del equipo de profesionales,
• Composición (Brotons y Martí, 2003). péuticos, cuyos resultados pueden medirse, frentarse a situaciones estresantes derivadas del tipo de seguimiento y asesoramiento ofre-
entre otros, en términos de cambios conduc- del cuidado del enfermo. Las tareas de aseso- cido, y del progreso del programa. Cabe destacar
Musicoterapia y cuidadores profesionales tuales. ramiento de profesionales sobre la incorpora- que en todos los centros asesorados se resaltó
ción de determinados recursos musicales en su la función imprescindible del musicoterapeuta.
El cuidador profesional o cuidador formal Objetivos terapéuticos y aportaciones de la práctica profesional es una interesante función
del musicoterapeuta. Los profesionales de en- Por otra parte, interesa señalar que desde
Algunos de los problemas conductuales que (tabla 3.5.)
musicoterapia a los cuidadores profesionales
fermería y de otras disciplinas relacionadas se las asociaciones también se está llevando a
frecuentemente se manifiestan en los enfermos están mostrando cada vez más interesados en cabo una tarea de divulgación y sensibilización
con Alzheimer son irritabilidad, aislamiento, de- Una posible clasificación de las aportaciones conocer la musicoterapia. Sin ánimos de incitar con respecto a las aportaciones de la musico-
presión, ansiedad, miedo, agresividad, aluci- de la musicoterapia en el contexto del cuidador al intrusismo profesional, el musicoterapeuta terapia en este campo, clarificando conceptos y
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
54 55

a) Programas de musicoterapia dirigidos a naciones, deambulación, agitación, problemas Tabla 3.5. Objetivos terapéuticos con los cuidadores profesionales
de sueño, etc. (Cohen, Eisdorfer, Gorelick, Pa-
• Intervención directamente dirigida a los cuidadores profesionales:
cuidadores familiares juntamente con sus en-
fermos: veza, Luchins, Freels, Ashford, Semla, Levy y
Hirschman, 1993). Esto puede dificultar las ta- – Ofrecer apoyo a nivel profesional
• Canto (Clair, Tebb y Bernstein, 1993; reas de los cuidadores profesionales encarga- – Ofrecer apoyo a nivel personal
Hanser y Clair, 1995; Clair y Ebberts, dos de cuidar de estos enfermos y provocar
1997; Brotons y Martí, 2003). estrés. Un colectivo habitualmente afectado • Intervención de tipo indirecto con los cuidadores profesionales
• Tocar instrumentos musicales (actividades por estrés es el de enfermería, que puede pre-
de ritmo y percusión) (Clair, Tebb y Berns- sentar el llamado trastorno del burn-out o «sín-
tein, 1993; Hanser y Clair, 1995; Clair y drome de estar quemado» y que, pese a puede prestar también servicios como asesor
profesional es la que contempla las siguientes
Ebberts, 1997; Brotons y Martí, 2003). gustarle el trabajo que desempeña, debe con- de equipos profesionales interesados en intro-
dos líneas de intervención diferentes:
• Danza/movimiento (Clair, Tebb y Berns- vivir con situaciones que comportan estrés ducir determinados ejercicios con música, de
tein, 1993; Clair y Ebberts, 1997). en su trabajo (Cohen-Mansfield, 1989, citado una manera muy específica y controlada en
a) Intervención directamente dirigida a los
• Composición (Hanser y Clair, 1995). en McCarthy, 1992). Si bien hasta la fecha programas muy concretos y bajo su supervi-
cuidadores profesionales.
• Improvisación (Hanser y Clair, 1995). no existe la posibilidad de curación de los sión. Tal es el caso de la experiencia piloto de-
b) Intervención de tipo indirecto con los
• Ejercicios de relajación con música enfermos de Alzheimer, se puede tratar de sarrollada por Brotons y Martí (2003), en la que
cuidadores profesionales.
(Hanser y Clair, 1995). aliviar sus problemas conductuales. Pa- dirigieron una intervención con musicoterapia
• Música y dramatización (Lepp, Rings- liando estas manifiestaciones conductuales también a los cuidadores profesionales en ese
berg, Holm y Sellersjo, 2003). es como paralelamente puede verse disimi- proyecto. Ofrecer un espacio de aprendizaje
Intervención directamente dirigida
nuido no sólo el malestar del paciente sino activo y proporcionar nuevos conocimientos
a los cuidadores profesionales
b) Programas de musicoterapia dirigidos a también el de sus cuidadores. La agitación sobre la musicoterapia aplicada a enfermos con
Hasta la fecha actual, el número de trabajos
suele ser uno de los factores de estrés que Alzheimer y otras demencias, fueron los objeti-
y estudios publicados sobre programas de mu-
cuidadores familiares:
afecta al cuidador. Entre los diferentes trata- vos establecidos especialmente para el equipo
sicoterapia específicamente dirigidos a cuida-
• Canto (Brotons y Martí, 2003; Martí, mientos que existen para disminuir la agitación, de enfermería participante. Tras esta experien-
dores profesionales es escaso. Sin embargo,
Serra, y Mercadal, 2006). se recomiendan aquellos no farmacológicos y cia piloto, se desarrolló un programa de conti-
los estudios piloto y trabajos realizados permi-
• Audición musical (Brotons y Martí, menos restrictivos como los programas de ac- nuidad que tenía como objetivo realizar un
ten dividir este tipo de intervención en dos lí-
2003; Martí, Serra y Mercadal, 2006). tividades y técnicas conductuales. La musico- asesoramiento de los diferentes profesionales
neas claras:
• Ejercicios de relajación con música terapia encaja dentro de estas modalidades en sus diferentes centros de trabajo (Merca-
(Brotons y Martí, 2003; Martí, Serra y de intervención no farmacológicas, aportando Apoyo a nivel profesional. El objetivo prin- dal-Brotons y Martí, 2002). De cada centro se
Mercadal, 2006). un amplio abanico de técnicas y actividades cipal de esta intervención es el de dotar al realizó una valoración de la integración del pro-
• Juegos musicales (Brotons y Martí, 2003). dirigidas a trabajar diferentes objetivos tera- profesional de nuevos recursos para poder en- grama en cuestión, del equipo de profesionales,
• Composición (Brotons y Martí, 2003). péuticos, cuyos resultados pueden medirse, frentarse a situaciones estresantes derivadas del tipo de seguimiento y asesoramiento ofre-
entre otros, en términos de cambios conduc- del cuidado del enfermo. Las tareas de aseso- cido, y del progreso del programa. Cabe destacar
Musicoterapia y cuidadores profesionales tuales. ramiento de profesionales sobre la incorpora- que en todos los centros asesorados se resaltó
ción de determinados recursos musicales en su la función imprescindible del musicoterapeuta.
El cuidador profesional o cuidador formal Objetivos terapéuticos y aportaciones de la práctica profesional es una interesante función
del musicoterapeuta. Los profesionales de en- Por otra parte, interesa señalar que desde
Algunos de los problemas conductuales que (tabla 3.5.)
musicoterapia a los cuidadores profesionales
fermería y de otras disciplinas relacionadas se las asociaciones también se está llevando a
frecuentemente se manifiestan en los enfermos están mostrando cada vez más interesados en cabo una tarea de divulgación y sensibilización
con Alzheimer son irritabilidad, aislamiento, de- Una posible clasificación de las aportaciones conocer la musicoterapia. Sin ánimos de incitar con respecto a las aportaciones de la musico-
presión, ansiedad, miedo, agresividad, aluci- de la musicoterapia en el contexto del cuidador al intrusismo profesional, el musicoterapeuta terapia en este campo, clarificando conceptos y
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
56 57

dotando de determinados recursos a los profe- – Reducción de conductas de deambula- • Facilitar estados de sueño (Lindenmuth
ción y vagabundeo. y cols. 1992; Withcomb, 1994): se utiliza la mú-
Intervención de tipo indirecto
sionales asistentes a cursos de formación.
– Disminución de la actividad psicomotriz. sica como tratamiento alternativo a fármacos
con los cuidadores profesionales

Apoyo a nivel personal. Paralelamente al En este tipo de intervención, el programa de – Mayor capacidad de permanecer quieto o sedantes/hipnóticos.
apoyo que puede ofrecer la música en el con- musicoterapia va dirigido al enfermo y a paliar sentado.
texto profesional del cuidador formal, la musi- aquellas conductas y situaciones que causan – Habla menos rápida.
coterapia tiene también mucho que ofrecer más estrés a los cuidadores profesionales. In- – Menos llantos y menos verbalizaciones
Técnicas musicoterapéuticas

como apoyo a nivel personal. El tratamiento cidiendo sobre el enfermo y disminuyendo su repetitivas de distrés.
de intervención utilizadas

del estrés es un tema recurrente en los dife- malestar, permitirá beneficiar indirectamente a
con los cuidadores profesionales

rentes ámbitos de la musicoterapia y que ha su cuidador. Diferentes estudios en el campo • Disminuir la agitación en el momento de Hasta la fecha actual, el número de traba-
demostrado la eficacia de la música para con- de la musicoterapia han mostrado el potencial las comidas (Goddaer y Abraham, 1994; Ta- jos y estudios publicados sobre programas de
trarrestarlo. Aplicar la música a profesionales que tiene la música como elemento de control bloski y cols., 1995; Ragneskog y cols., 1996a; musicoterapia específicamente dirigidos a cui-
que trabajan en unidades de Alzheimer puede de las conductas anteriormente citadas y como Ragneskog y cols., 1996b; Denney, 1997). Los dadores profesionales es escaso. Sin em-
ser, pues, de ayuda. El estudio piloto de una alternativa a los métodos de contención de resultados beneficiosos observados en los pa- bargo, algunos estudios piloto y trabajos
McCarthy (1992) es un intento de detectar y tipo físico y/o farmacológico (Brotons, 2000). De cientes fueron: realizados permiten dividir este tipo de inter-
sondear las necesidades de un equipo de en- ello se desprende que la música puede resultar – Comían con más calma y más cantidad vención en dos niveles, uno profesional y otro
fermería de una unidad de demencias y ayu- un interesante recurso de apoyo para aquellas (aumentando la ingesta de energía y nu- personal:
dar a disminuir sus niveles de estrés. Uno de enfermeras y otros cuidadores profesionales trientes).
los aspectos estudiados fue el de descubrir que necesiten nuevas estrategias y recursos de – Se mostraban menos irritables, inquietos, a) Apoyo profesional: en esta intervención
qué tipos de intervenciones serían las más intervención en su práctica profesional. ansiosos o deprimidos. se presentan determinadas funciones y apli-
apropiadas y eficaces para estas profesiona- – Exhibían más sonrisas e intentos de socia caciones de la música en el contexto geriátrico
les. Para ello, en las sesiones se trató de fa- Las actividades de la vida diaria del enfermo lización entre ellos (contacto ocular y físico, y de las demencias. Los profesionales partici-
miliarizar a las participantes con técnicas suelen requerir ayuda del cuidador y a medida cadencias conversacionales,...). pantes en los talleres y/o cursos reciben in-
diferentes de relajación y de control del es- que la enfermedad avanza, la dependencia del – Una vez finalizada la comida, se observó formación teórica y práctica por parte del
trés, algunas de ellas acompañadas de la enfermo será mucho mayor, precisando cada mayor tiempo de permanencia en el sitio musicoterapeuta profesional sobre la utiliza-
música. Si bien los problemas de agenda di- vez un mayor grado de ayuda en la mayoría de y/o quedarse dormidos. ción de dichas técnicas. La experiencia pone
ficultaron la participación e implicación de las esas actividades o incluso en todas ellas. Los de manifiesto que este tipo de profesionales
participantes de una manera regular, las en- actos de vestirse, comer, bañarse, arreglarse,... • Disminuir la agitación en el momento se desenvuelve mejor y más cómodamente
fermeras refirieron que la música les ayudó a pueden conllevar altos grados de estrés en el del baño (Thomas, Heitman y Alexander, con técnicas de tipo pasivo (Mercadal-Brotons
sentirse más relajadas. La información obte- enfermo, provocar estados de agitación y resul- 1997): escuchar música antes y durante el y Martí, 2002; Brotons y Martí, 2003).
nida resultó de interés para apuntar líneas fu- tar una gran carga para sus cuidadores (Clair, momento del baño e higiene puede ser de uti-
turas de investigación sobre la aplicación de 1996). Diferentes autores han intentado reducir lidad para retardar la instauración o presen- b) Apoyo personal: en este caso las técni-
programas de estas características en este el grado de agitación mediante la música y mu- cia de formas más graves de agitación. Los cas utilizadas consisten en relajación/respira-
campo y con este colectivo de cuidadores sicoterapia, por lo que implica en cuanto a me- resultados observados con la presencia de la ción profunda con música, imaginación guiada
profesionales. jora de las condiciones de trabajo y disminución música fueron: con música, estiramientos con música/posicio-
del estrés del cuidador profesional. Seguida- – Los enfermos acabaron relajándose de nes simples de yoga y masaje con música
Actualmente se están llevando a cabo dife- mente se recogen los objetivos de intervención manera gradual y progresiva.
(McCarthy, 1992).
rentes programas de apoyo a los cuidadores sobre los que se ha trabajado y en los que la – Cambios a nivel postural (disminución de
profesionales, en los que paralelamente a la música ha incidido de manera positiva: la tensión en hombros y brazos, disten-
labor de asesoramiento se realiza una tarea de sión de puños cerrados,...).
apoyo y soporte de modo más personal con • Disminuir el estado general de agitación – Cambios a nivel de expresión facial (dis-
BIBLIOGRAFÍA
grupos de profesionales de enfermería que tra- (Brotons y Pickett-Cooper, 1996; Casby y Holm, tensión mandibular, ...).
bajan en el campo de las demencias y otros 1994; Fitzgerald-Cloutier, 1993; Gerdner y – Cambios a nivel vocal (con presencia de
Aldridge D, Aldridge G. (1992). Two epistemologies:
contextos. Se trata de cursos-talleres que tie- Swanson, 1993; Groene, 1993; Ragneskog, vocalizaciones más conversacionales e
Music therapy and medicine in the treatment of de-
nen como objetivo principal «cuidar al que Asplund, Kihlgren y Norberg, 2001; Scruggs, incluso vocalizaciones entendidas como
mentia. The Arts in Psychotherapy 19: 243-255.
cuida». 1991). Los resultados observados fueron: intentos de cantar).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
56 57

dotando de determinados recursos a los profe- – Reducción de conductas de deambula- • Facilitar estados de sueño (Lindenmuth
ción y vagabundeo. y cols. 1992; Withcomb, 1994): se utiliza la mú-
Intervención de tipo indirecto
sionales asistentes a cursos de formación.
– Disminución de la actividad psicomotriz. sica como tratamiento alternativo a fármacos
con los cuidadores profesionales

Apoyo a nivel personal. Paralelamente al En este tipo de intervención, el programa de – Mayor capacidad de permanecer quieto o sedantes/hipnóticos.
apoyo que puede ofrecer la música en el con- musicoterapia va dirigido al enfermo y a paliar sentado.
texto profesional del cuidador formal, la musi- aquellas conductas y situaciones que causan – Habla menos rápida.
coterapia tiene también mucho que ofrecer más estrés a los cuidadores profesionales. In- – Menos llantos y menos verbalizaciones
Técnicas musicoterapéuticas

como apoyo a nivel personal. El tratamiento cidiendo sobre el enfermo y disminuyendo su repetitivas de distrés.
de intervención utilizadas

del estrés es un tema recurrente en los dife- malestar, permitirá beneficiar indirectamente a
con los cuidadores profesionales

rentes ámbitos de la musicoterapia y que ha su cuidador. Diferentes estudios en el campo • Disminuir la agitación en el momento de Hasta la fecha actual, el número de traba-
demostrado la eficacia de la música para con- de la musicoterapia han mostrado el potencial las comidas (Goddaer y Abraham, 1994; Ta- jos y estudios publicados sobre programas de
trarrestarlo. Aplicar la música a profesionales que tiene la música como elemento de control bloski y cols., 1995; Ragneskog y cols., 1996a; musicoterapia específicamente dirigidos a cui-
que trabajan en unidades de Alzheimer puede de las conductas anteriormente citadas y como Ragneskog y cols., 1996b; Denney, 1997). Los dadores profesionales es escaso. Sin em-
ser, pues, de ayuda. El estudio piloto de una alternativa a los métodos de contención de resultados beneficiosos observados en los pa- bargo, algunos estudios piloto y trabajos
McCarthy (1992) es un intento de detectar y tipo físico y/o farmacológico (Brotons, 2000). De cientes fueron: realizados permiten dividir este tipo de inter-
sondear las necesidades de un equipo de en- ello se desprende que la música puede resultar – Comían con más calma y más cantidad vención en dos niveles, uno profesional y otro
fermería de una unidad de demencias y ayu- un interesante recurso de apoyo para aquellas (aumentando la ingesta de energía y nu- personal:
dar a disminuir sus niveles de estrés. Uno de enfermeras y otros cuidadores profesionales trientes).
los aspectos estudiados fue el de descubrir que necesiten nuevas estrategias y recursos de – Se mostraban menos irritables, inquietos, a) Apoyo profesional: en esta intervención
qué tipos de intervenciones serían las más intervención en su práctica profesional. ansiosos o deprimidos. se presentan determinadas funciones y apli-
apropiadas y eficaces para estas profesiona- – Exhibían más sonrisas e intentos de socia caciones de la música en el contexto geriátrico
les. Para ello, en las sesiones se trató de fa- Las actividades de la vida diaria del enfermo lización entre ellos (contacto ocular y físico, y de las demencias. Los profesionales partici-
miliarizar a las participantes con técnicas suelen requerir ayuda del cuidador y a medida cadencias conversacionales,...). pantes en los talleres y/o cursos reciben in-
diferentes de relajación y de control del es- que la enfermedad avanza, la dependencia del – Una vez finalizada la comida, se observó formación teórica y práctica por parte del
trés, algunas de ellas acompañadas de la enfermo será mucho mayor, precisando cada mayor tiempo de permanencia en el sitio musicoterapeuta profesional sobre la utiliza-
música. Si bien los problemas de agenda di- vez un mayor grado de ayuda en la mayoría de y/o quedarse dormidos. ción de dichas técnicas. La experiencia pone
ficultaron la participación e implicación de las esas actividades o incluso en todas ellas. Los de manifiesto que este tipo de profesionales
participantes de una manera regular, las en- actos de vestirse, comer, bañarse, arreglarse,... • Disminuir la agitación en el momento se desenvuelve mejor y más cómodamente
fermeras refirieron que la música les ayudó a pueden conllevar altos grados de estrés en el del baño (Thomas, Heitman y Alexander, con técnicas de tipo pasivo (Mercadal-Brotons
sentirse más relajadas. La información obte- enfermo, provocar estados de agitación y resul- 1997): escuchar música antes y durante el y Martí, 2002; Brotons y Martí, 2003).
nida resultó de interés para apuntar líneas fu- tar una gran carga para sus cuidadores (Clair, momento del baño e higiene puede ser de uti-
turas de investigación sobre la aplicación de 1996). Diferentes autores han intentado reducir lidad para retardar la instauración o presen- b) Apoyo personal: en este caso las técni-
programas de estas características en este el grado de agitación mediante la música y mu- cia de formas más graves de agitación. Los cas utilizadas consisten en relajación/respira-
campo y con este colectivo de cuidadores sicoterapia, por lo que implica en cuanto a me- resultados observados con la presencia de la ción profunda con música, imaginación guiada
profesionales. jora de las condiciones de trabajo y disminución música fueron: con música, estiramientos con música/posicio-
del estrés del cuidador profesional. Seguida- – Los enfermos acabaron relajándose de nes simples de yoga y masaje con música
Actualmente se están llevando a cabo dife- mente se recogen los objetivos de intervención manera gradual y progresiva.
(McCarthy, 1992).
rentes programas de apoyo a los cuidadores sobre los que se ha trabajado y en los que la – Cambios a nivel postural (disminución de
profesionales, en los que paralelamente a la música ha incidido de manera positiva: la tensión en hombros y brazos, disten-
labor de asesoramiento se realiza una tarea de sión de puños cerrados,...).
apoyo y soporte de modo más personal con • Disminuir el estado general de agitación – Cambios a nivel de expresión facial (dis-
BIBLIOGRAFÍA
grupos de profesionales de enfermería que tra- (Brotons y Pickett-Cooper, 1996; Casby y Holm, tensión mandibular, ...).
bajan en el campo de las demencias y otros 1994; Fitzgerald-Cloutier, 1993; Gerdner y – Cambios a nivel vocal (con presencia de
Aldridge D, Aldridge G. (1992). Two epistemologies:
contextos. Se trata de cursos-talleres que tie- Swanson, 1993; Groene, 1993; Ragneskog, vocalizaciones más conversacionales e
Music therapy and medicine in the treatment of de-
nen como objetivo principal «cuidar al que Asplund, Kihlgren y Norberg, 2001; Scruggs, incluso vocalizaciones entendidas como
mentia. The Arts in Psychotherapy 19: 243-255.
cuida». 1991). Los resultados observados fueron: intentos de cantar).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
58 59

Alzheimer´s Association. (2005). Stages of Alzheimer´s di- Brotons M, Pickett-Cooper P. (1994). Preferences of Alz- responses in severely regressed persons with de- Denney A. (1997). Quiet music: an intervention for meal-
sease. En http://www.alz.org (Recuperado el 20-7- heimer's disease patients for music activities: sin- mentia of the Alzheimer´s type. Journal of Music The- time agitation? Journal of Gerontological Nursing
2004). ging, instruments, dance/movement, and composi- rapy 27 (3): 119-125. 23 (7): 16-23.
tion/improvisation. Journal of Music Therapy 31 (3):
American Music Therapy Association. (2005). AMTA Stan- 220-233. Clair A, Bernstein B. (1994). The effect of no music, stimu- Douglas D. (1981). Accent on rhythm. Music activities for
dards on Clinical Practice. En http://www.musicthe- lative background music and sedative background the aged, 3ª ed. St. Louis, MO: MMB Music, Inc. Fitz-
rapy.org (Recuperado el 01.07.2007). Brotons M, Pickett-Cooper (1996). The effects of music- music on agitation behaviors in persons with severe gerald-Cloutier, ML. (1993). The use of music the-
therapy intervention on agitation behaviors of Alzhei- dementia. Activities, Adaptation and Aging 19 (1): rapy to decrease wandering: an alternative to
American Psychiatric Association. (1994). Diagnostic and mer's disease patients. Journal of Music Therapy 33 61-70. restraints. Music Therapy Perspectives 11:32-36.
statistical manual of mental disorders. 4ª ed.) Was- (1): 2-18.
hington, DC: Author. Clair A, Ebberts A. (1997). The effects of music therapy on Fundación Alzheimer España. (2007). Qué es la enfer-
Butron D, Montiel S, Moreno M, Olías F. (2003). Projecte interactions between family caregivers and their care medad de Alzheimer. En http://www.fundacionalz-
Beatty W, Zavadil K, Bailly R, Rixen G, Zavadil L, Farn- d'un taller de suport bio-psico-social a la persona que receivers with late stage dementia. Journal of Music heimeresp.org/index.php?option=com_content&task
ham N, Fisher L. (1988). Preserved musical skill in informalment té cura dels malalts d'Alzheimer. Àgora Therapy 34: 148-164. =category&sectionid=9&id=25&Itemid=122 (Recu-
a severely demented patient. International Journal Infermeria 7 (4): 548-555. perado el 29-11-2007).
of Clinical Neuropsychology 10 (4): 158-164. Clair A, O’Konski, M. (2006). The effect of rhythmic auditory
Carruth E. (1997). The effects of singing and the spaced stimulation (RAS) on gait characteristics of cadence, Gade A. (1998). Hjerneprocesser. Kognition og neurovi-
Becker J, Mintun M, Aleva K, Wiseman M, Nichols T, De- retrieval technique on improving face-name recogni- velocity, and stride length in person with latestage denskab. Kbh.: Frydenlund.
kosky S. (1996). Compensatory reallocation of brain tion in nursing home residents with memory loss. dementia. Journal of Music Herapy, 43 (2), 154-163.
resources supporting verbal episodic memory in Alz- Journal of Music Therapy 34: 165-186. Geula M. (1986). Activities for AD: Music encourages self-
heimer´s disease. Neurology 46 (3): 692-700. Clair A, Tebb S, Bernstein B. (1993). The effects of socia- expression. Alzheimer´s Disease and Related Disor-
Casby JA, Holm MB. (1994). The effect of music on re- lization and music therapy intervention on self-esteem ders Newsletter, 6 (2): 7.
Boada M. (2003). Situación actual de la enfermedad de Alz- petitive disruptive vocalizations of persons with de- and loneliness in spouse caregivers of those diagno-
heimer. En Tárraga L, Boada M (eds): Cuadernos de mentia. American Journal of Occupational Therapy sed with dementia of the Alzheimer's type: a pilot Gerdner L, Swanson E. (1993). Effects of individualized
repaso. Ejercicios prácticos de estimulación cognitiva 48 (10): 883-889. study. The American Journal of Alzheimer's Disease music on confused and agitated elderly patients. Ar-
(pp 13-18). Barcelona: Editorial Glosa. and Related Disorders and Research 1: 24-32. chives of Psychiatry Nursing 7 (5): 284-291.
Cevasco AM, Grant RE. (2003). Comparison of different
Braben L. (1992). A song for Mrs. Smith. Nursing Times methods for eliciting exercise-to-music for clients with Cohen D, Eisdorfer C, Gorelick P, Paveza G, Luchins DJ, Glynn N. (1992). The music therapy assessment tool in
88 (41): 54. Alzheimer’s disease. Journal of Music Therapy 40: Freels S, Ashford JW, Semla X, Levy P, Hirshman Alzheimer’ disease. Journal of Gerontological Nur-
41-56. R. (1993). Psychopathology associated with Alz- sing 18 (1): 3-9.
Brotons M. (2000). An overview of music therapy literature heimer's disease and related disorders. Journal of
relating to the elderly. En Aldridge D (ed). Music the- Chavin M. (1997). The lost chord. Reaching the person Gerontology: Medical Sciences 48 (6): M255- Goddaer J, Abraham I. (1994). Effects of relaxing music
rapy in dementia care (pp 33-62). London: Jessica with dementia through the power of music. Mt. Airy, M260. on agitation during meals among nursing home resi-
Kingsley Publishers. MD: Eldersong Publications, Inc. dents with severe cognitive impairment. Archives of
Cohen-Mansfield J. (1989). Sources of satisfaction and Psychiatric Nursing, 8 (3): 150-158.
Brotons M, Koger SM. (2000). The impact of music the- Clair AA. (2002). The effects of music therapy on enga- stress in nursing home caregivers: preliminary results.
rapy on language functioning in dementia. Journal of gement in family caregiver and care receiver cou- Journal of Advanced Nursing 14: 383-388. Groene RW. (1993). Effectiveness of music therapy inter-
Music Therapy 37 (3): 183-195. ples with dementia. American Journal of Alzhei- vention with individuals having senile dementia of the
mer´s Disease and Other Dementias 17 (5): Cortés Blanco M. (1995). Consideraciones sobre el de- Alzheimer’s type. Journal of Music Therapy 30 (3):
Brotons M, Koger S, Pickett-Cooper P. (1997). Music and 286-287. mente y su cuidador en la enfermedad de Alzheimer. 138-157.
dementias: a review of literature. Journal of Music Geriatrika 11 (2): 103-106.
Therapy 34: 204-245. Clair AA. (1996). Therapeutic uses of music with older Hanser S, Clair AA. (1995). Retrieving the losses of Alz-
adults. Baltimore, MD: Health Professions Pres. Crystal H, Grober E, Masur D. (1989). Preservation of mu- heimer's disease for patients and caregivers with the aid
Brotons M, Martí P. (2003). Music therapy with Alzhei- sical memory in Alzheimer´s disease. Journal of of music. En Wigram T, Saperston B, West R (eds.):
mer’s patients and their family caregivers: a pilot Clair A, Bernstein B. (1990b). A comparison of singing, vi- Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry 52: 1415- The art and science of music therapy: a handbook (pp
project. Journal of Music Therapy 40 (2): 138-150. brotactile and nonvibrotactile instrumental playing 1416. 342-360). Switzerland: Harwood Academic Publishers.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
58 59

Alzheimer´s Association. (2005). Stages of Alzheimer´s di- Brotons M, Pickett-Cooper P. (1994). Preferences of Alz- responses in severely regressed persons with de- Denney A. (1997). Quiet music: an intervention for meal-
sease. En http://www.alz.org (Recuperado el 20-7- heimer's disease patients for music activities: sin- mentia of the Alzheimer´s type. Journal of Music The- time agitation? Journal of Gerontological Nursing
2004). ging, instruments, dance/movement, and composi- rapy 27 (3): 119-125. 23 (7): 16-23.
tion/improvisation. Journal of Music Therapy 31 (3):
American Music Therapy Association. (2005). AMTA Stan- 220-233. Clair A, Bernstein B. (1994). The effect of no music, stimu- Douglas D. (1981). Accent on rhythm. Music activities for
dards on Clinical Practice. En http://www.musicthe- lative background music and sedative background the aged, 3ª ed. St. Louis, MO: MMB Music, Inc. Fitz-
rapy.org (Recuperado el 01.07.2007). Brotons M, Pickett-Cooper (1996). The effects of music- music on agitation behaviors in persons with severe gerald-Cloutier, ML. (1993). The use of music the-
therapy intervention on agitation behaviors of Alzhei- dementia. Activities, Adaptation and Aging 19 (1): rapy to decrease wandering: an alternative to
American Psychiatric Association. (1994). Diagnostic and mer's disease patients. Journal of Music Therapy 33 61-70. restraints. Music Therapy Perspectives 11:32-36.
statistical manual of mental disorders. 4ª ed.) Was- (1): 2-18.
hington, DC: Author. Clair A, Ebberts A. (1997). The effects of music therapy on Fundación Alzheimer España. (2007). Qué es la enfer-
Butron D, Montiel S, Moreno M, Olías F. (2003). Projecte interactions between family caregivers and their care medad de Alzheimer. En http://www.fundacionalz-
Beatty W, Zavadil K, Bailly R, Rixen G, Zavadil L, Farn- d'un taller de suport bio-psico-social a la persona que receivers with late stage dementia. Journal of Music heimeresp.org/index.php?option=com_content&task
ham N, Fisher L. (1988). Preserved musical skill in informalment té cura dels malalts d'Alzheimer. Àgora Therapy 34: 148-164. =category&sectionid=9&id=25&Itemid=122 (Recu-
a severely demented patient. International Journal Infermeria 7 (4): 548-555. perado el 29-11-2007).
of Clinical Neuropsychology 10 (4): 158-164. Clair A, O’Konski, M. (2006). The effect of rhythmic auditory
Carruth E. (1997). The effects of singing and the spaced stimulation (RAS) on gait characteristics of cadence, Gade A. (1998). Hjerneprocesser. Kognition og neurovi-
Becker J, Mintun M, Aleva K, Wiseman M, Nichols T, De- retrieval technique on improving face-name recogni- velocity, and stride length in person with latestage denskab. Kbh.: Frydenlund.
kosky S. (1996). Compensatory reallocation of brain tion in nursing home residents with memory loss. dementia. Journal of Music Herapy, 43 (2), 154-163.
resources supporting verbal episodic memory in Alz- Journal of Music Therapy 34: 165-186. Geula M. (1986). Activities for AD: Music encourages self-
heimer´s disease. Neurology 46 (3): 692-700. Clair A, Tebb S, Bernstein B. (1993). The effects of socia- expression. Alzheimer´s Disease and Related Disor-
Casby JA, Holm MB. (1994). The effect of music on re- lization and music therapy intervention on self-esteem ders Newsletter, 6 (2): 7.
Boada M. (2003). Situación actual de la enfermedad de Alz- petitive disruptive vocalizations of persons with de- and loneliness in spouse caregivers of those diagno-
heimer. En Tárraga L, Boada M (eds): Cuadernos de mentia. American Journal of Occupational Therapy sed with dementia of the Alzheimer's type: a pilot Gerdner L, Swanson E. (1993). Effects of individualized
repaso. Ejercicios prácticos de estimulación cognitiva 48 (10): 883-889. study. The American Journal of Alzheimer's Disease music on confused and agitated elderly patients. Ar-
(pp 13-18). Barcelona: Editorial Glosa. and Related Disorders and Research 1: 24-32. chives of Psychiatry Nursing 7 (5): 284-291.
Cevasco AM, Grant RE. (2003). Comparison of different
Braben L. (1992). A song for Mrs. Smith. Nursing Times methods for eliciting exercise-to-music for clients with Cohen D, Eisdorfer C, Gorelick P, Paveza G, Luchins DJ, Glynn N. (1992). The music therapy assessment tool in
88 (41): 54. Alzheimer’s disease. Journal of Music Therapy 40: Freels S, Ashford JW, Semla X, Levy P, Hirshman Alzheimer’ disease. Journal of Gerontological Nur-
41-56. R. (1993). Psychopathology associated with Alz- sing 18 (1): 3-9.
Brotons M. (2000). An overview of music therapy literature heimer's disease and related disorders. Journal of
relating to the elderly. En Aldridge D (ed). Music the- Chavin M. (1997). The lost chord. Reaching the person Gerontology: Medical Sciences 48 (6): M255- Goddaer J, Abraham I. (1994). Effects of relaxing music
rapy in dementia care (pp 33-62). London: Jessica with dementia through the power of music. Mt. Airy, M260. on agitation during meals among nursing home resi-
Kingsley Publishers. MD: Eldersong Publications, Inc. dents with severe cognitive impairment. Archives of
Cohen-Mansfield J. (1989). Sources of satisfaction and Psychiatric Nursing, 8 (3): 150-158.
Brotons M, Koger SM. (2000). The impact of music the- Clair AA. (2002). The effects of music therapy on enga- stress in nursing home caregivers: preliminary results.
rapy on language functioning in dementia. Journal of gement in family caregiver and care receiver cou- Journal of Advanced Nursing 14: 383-388. Groene RW. (1993). Effectiveness of music therapy inter-
Music Therapy 37 (3): 183-195. ples with dementia. American Journal of Alzhei- vention with individuals having senile dementia of the
mer´s Disease and Other Dementias 17 (5): Cortés Blanco M. (1995). Consideraciones sobre el de- Alzheimer’s type. Journal of Music Therapy 30 (3):
Brotons M, Koger S, Pickett-Cooper P. (1997). Music and 286-287. mente y su cuidador en la enfermedad de Alzheimer. 138-157.
dementias: a review of literature. Journal of Music Geriatrika 11 (2): 103-106.
Therapy 34: 204-245. Clair AA. (1996). Therapeutic uses of music with older Hanser S, Clair AA. (1995). Retrieving the losses of Alz-
adults. Baltimore, MD: Health Professions Pres. Crystal H, Grober E, Masur D. (1989). Preservation of mu- heimer's disease for patients and caregivers with the aid
Brotons M, Martí P. (2003). Music therapy with Alzhei- sical memory in Alzheimer´s disease. Journal of of music. En Wigram T, Saperston B, West R (eds.):
mer’s patients and their family caregivers: a pilot Clair A, Bernstein B. (1990b). A comparison of singing, vi- Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry 52: 1415- The art and science of music therapy: a handbook (pp
project. Journal of Music Therapy 40 (2): 138-150. brotactile and nonvibrotactile instrumental playing 1416. 342-360). Switzerland: Harwood Academic Publishers.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
60 61

Hellen CR. (1998). Alzheimer’s disease: activity focuses rapia y Comunicación 21: 67-83. tional Journal of Aging and Human Development 36 Research 5 (3): 262-282.
care, 2ª ed. Boston: Butterworth Heinemann. (4): 32-333.
Martí P, Serra M, Mercadal M. (2006). [Un programa de Ragneskog H, Asplund K, Kihlgren M, Norberg A.
Holmes C, Knights A, Dean C, Hodkinson S, Hopkins V. Musicoterapia con Cuidadores Familiares de Enfer- Olderog-Millard KA, Smith JM. (1989). The influence of (2001). Individualized music played for agitated pa-
(2006). Keep music live: music and the alleviation of mos de Alzheimer]. Datos no publicados. group singing on the behavior of Alzheimer´s diseae tients with dementia: analisis of recorded sessions.
apathy in dementia subjects. International Psycho- patients. Journal of Music Therapy 26: 58-70. International Journal of Nursing Practice 7 (3): 146-
geriatrics 18: 623-630. McCarthy KM. (1992). Stress management in the health 155.
care field: a pilot program for staff in a nursing home Petit J, Gaya P, Casals A. (2004). La atención psicoló-
Khachaturian Z, Radebaugh T. (1996). Alzheimer´s dise- unit for patients with Alzheimer's disease. Music The- gica a la familia en las demencias y en la enfermedad Ramírez S. (2004). Geriatría y enfermedad de Alzheimer.
ase: causes, diagnosis, treatment, and care. Boca rapy Perspectives 10: 110-113. de Alzheimer. En Deví J, Deus J (eds): Las demen- Magazine Alzheimer, 18. En http://www.funda-
Raton, FL: CRC Pres. cias y la enfermedad de Alzheimer (pp 637-656). cioace.com/magazinalzheimer/ (Remperado el 20-3-
McCloskey L. (1990). The silent heart sings. Special Barcelona: ISEP Universidad. 2005).
Kneafsey R. (1997). The therapeutic use of music in a issue: counseling and therapy for elders. Genera-
care of the elderly setting: a literature review. Journal tions 14 (1): 63-65. Polk M, Kerstesz A. (1993). Music and language in de- Reisberg B, Ferris SH, De León MJ, Crook T. (1982).
of Clinical Nursing 6: 341-346. generative disease of the brain. Brain and Cognition The Global Deterioration Scale for assessment of pri-
Mercadal-Brotons M, Martí P. (2002). Musicoterapia: Una 22 (1): 98-117. mary degenerative dementia. American Journal of
Kydd P. (2001). Using music therapy to help a client with estrategia y recurso eficaz para el enfermo de Alz- Psychiatry 139 (9): 1136-1139.
Alzheimer´s disease adapt to long-term care. Ame- heimer y sus cuidadores profesionales. Comunica- Pollack N, Namazi K. (1992). The effect of music parti-
rican Journal of Alzheimer´s Disease and Other De- ción presentada en la 18th International Conference cipation on the social behavior of Alzheimer´s dise- Reisberg B, Franssen EH, Hasan SM, Monteiro I, Boksay
mentias 16 (2): 103-108. of Alzheimer’s Disease International y la III Confe- ase patients. Journal of Music Therapy 29 (1): 54-67. I, Souren LE, Kenowsky S, Auer SR, Elahi S, Kluger
rencia Nacional de Alzheimer. A. (1999). Retrogenesis: clinical, physiologic, and
Ledger AJ, Baker FA. (2007). An investigation of long- Porcel P, Ferrer S, Mañós M. (2004). Intervención social pathologic mechanisms in brain aging, Alzheimer's
term effects of group music therapy on agitation le- Mercadal-Brotons M, Martí P. (en prensa). Musicoterapia en geriatría, en las demencias y en la enfermedad and other dementing processes. European Archives
vels of people with Alzheimer’s disease. Aging and y enfermedades neurodegenerativas. En Wigram T, de Alzheimer. En Deví J, Deus J (eds): Las demen- of Psychiatry and Clinical Neuroscience 249 (supl
Mental Health 11: 220-228. Nygaard Pedersen I, Ole L (eds): Guía completa de cias y la enfermedad de Alzheimer (pp 145-166). 3): 28-36.
musicoterapia: teoría, práctica clínica, investigación Barcelona: ISEP Universidad.
Lepp M, Ringsberg KC, Holm A. Ak, Sellersjo G. (2003). y formación. Vitoria: Editorial Agruparte. Rickert E, Duke L, Putzke J, Marson D, Graham K.
Dementia–involving patients and their caregivers in a Prickett C. (2000). Music therapy for older people: rese- (1998). Early stage Alzheimer´s disease disrupts en-
drama program: The caregivers’experiencies. Jour- Mette-Rider H. (2003). Singing dialogue. Music thera- arch comes of age across two decades, 3ª ed. En coding of contextual information. Aging Neuro-
nal of Clinical Nursing 12 (6): 873-881. py with persons in advanced stages of dementia. Effectiveness of Music Therapy procedures: docu- psychology and Cognition 5 (1) : 73-81.
A case study research design. Unpublished docto- mentation of reserach and clinical practice (pp 297-
Lindenmuth G, Patel M, Chang P. (1992). Effects of ral dissertation. Aalborg University, Dinamarca. 321). Silverspring, MD: The American Music Therapy Robinson L, Hutchings D, Corner L, Beyer F, Dickinson
music on sleep in healthy elderly and subjects with Association, Inc. H, Vanoli A, Finch T, Hughes J, Ballard C, May C,
senile dementia of the Alzheimer´s type. American Miller BL, Boone K, Cummings JL, Read SL, Mishkin Bond J. (2006). A systematic literature review of the
Journal of Alzheimer´s Care and Related Disorders F. (2000). Functional correlates of musical and vi- Prickett C, Moore R. (1991). The use of music to aid me- effectiveness of non-pharmacological interventions
and Research 2: 13-20. sual in frontotemporal dementia. British Journal of mory of Alzheimer´s patients. Journal of Music The- to prevent wandering in dementia and evaluation of
Psychiatry 176: 458-463. rapy 28 (2): 101-110. the ethical implications and acceptability of their use.
Lipe A. (1995). The use of music performance tasks in the Health Technology Assessment 10 (26): iii, ix-108.
assessment of cognitive functioning among older Muñoz E, Latorre P. (2004). Clínica de las demencias. Ragneskog H, Brane G, Karlsson I, Kihlgren M. (1996a). Review.
adults with dementia. Journal of Music Therapy 32 En Deví J, Deus J (eds): Las demencias y la enferme- Influence of dinner music on food intake and
(3): 137-151. dad de Alzheimer: Una aproximación práctica e inter- symptoms common in dementia. Scandinavian Jour- Sacks O. (1998). Music and the brain. En Tomaino CM
disciplinar (pp 191-218). Barcelona: ISEP Universidad. nal of Caring Science 10: 11-17. (ed): Clinical applications of music in neurologic re-
Lord T, Garner J. (1993). Effects of music on Alzheimer´s habilitation (pp 1-18). St. Louis, MO: MMB Music.
patients. Perceptual and Motor Skills 76: 451-455. Newman S, Ward C. (1993). An observational study of Ragneskog H, Kihlgren M, Karlsson I, Norberg A.
intergenerational activities and behavior change in (1996b). Dinner music for demented patients: analy- Sacks O, Tomaino C. (1991). Music and neurological disorder.
Martí P. (2001). Musicoterapia y Alzheimer. Música, Te- dementing elders at adult day care centres. Interna- sis of video-recorded observations. Clinical Nursing International Journal of Arts Medicine 1 (1): 10-12.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS LA MUSICOTERAPIA EN LAS DEMENCIAS
60 61

Hellen CR. (1998). Alzheimer’s disease: activity focuses rapia y Comunicación 21: 67-83. tional Journal of Aging and Human Development 36 Research 5 (3): 262-282.
care, 2ª ed. Boston: Butterworth Heinemann. (4): 32-333.
Martí P, Serra M, Mercadal M. (2006). [Un programa de Ragneskog H, Asplund K, Kihlgren M, Norberg A.
Holmes C, Knights A, Dean C, Hodkinson S, Hopkins V. Musicoterapia con Cuidadores Familiares de Enfer- Olderog-Millard KA, Smith JM. (1989). The influence of (2001). Individualized music played for agitated pa-
(2006). Keep music live: music and the alleviation of mos de Alzheimer]. Datos no publicados. group singing on the behavior of Alzheimer´s diseae tients with dementia: analisis of recorded sessions.
apathy in dementia subjects. International Psycho- patients. Journal of Music Therapy 26: 58-70. International Journal of Nursing Practice 7 (3): 146-
geriatrics 18: 623-630. McCarthy KM. (1992). Stress management in the health 155.
care field: a pilot program for staff in a nursing home Petit J, Gaya P, Casals A. (2004). La atención psicoló-
Khachaturian Z, Radebaugh T. (1996). Alzheimer´s dise- unit for patients with Alzheimer's disease. Music The- gica a la familia en las demencias y en la enfermedad Ramírez S. (2004). Geriatría y enfermedad de Alzheimer.
ase: causes, diagnosis, treatment, and care. Boca rapy Perspectives 10: 110-113. de Alzheimer. En Deví J, Deus J (eds): Las demen- Magazine Alzheimer, 18. En http://www.funda-
Raton, FL: CRC Pres. cias y la enfermedad de Alzheimer (pp 637-656). cioace.com/magazinalzheimer/ (Remperado el 20-3-
McCloskey L. (1990). The silent heart sings. Special Barcelona: ISEP Universidad. 2005).
Kneafsey R. (1997). The therapeutic use of music in a issue: counseling and therapy for elders. Genera-
care of the elderly setting: a literature review. Journal tions 14 (1): 63-65. Polk M, Kerstesz A. (1993). Music and language in de- Reisberg B, Ferris SH, De León MJ, Crook T. (1982).
of Clinical Nursing 6: 341-346. generative disease of the brain. Brain and Cognition The Global Deterioration Scale for assessment of pri-
Mercadal-Brotons M, Martí P. (2002). Musicoterapia: Una 22 (1): 98-117. mary degenerative dementia. American Journal of
Kydd P. (2001). Using music therapy to help a client with estrategia y recurso eficaz para el enfermo de Alz- Psychiatry 139 (9): 1136-1139.
Alzheimer´s disease adapt to long-term care. Ame- heimer y sus cuidadores profesionales. Comunica- Pollack N, Namazi K. (1992). The effect of music parti-
rican Journal of Alzheimer´s Disease and Other De- ción presentada en la 18th International Conference cipation on the social behavior of Alzheimer´s dise- Reisberg B, Franssen EH, Hasan SM, Monteiro I, Boksay
mentias 16 (2): 103-108. of Alzheimer’s Disease International y la III Confe- ase patients. Journal of Music Therapy 29 (1): 54-67. I, Souren LE, Kenowsky S, Auer SR, Elahi S, Kluger
rencia Nacional de Alzheimer. A. (1999). Retrogenesis: clinical, physiologic, and
Ledger AJ, Baker FA. (2007). An investigation of long- Porcel P, Ferrer S, Mañós M. (2004). Intervención social pathologic mechanisms in brain aging, Alzheimer's
term effects of group music therapy on agitation le- Mercadal-Brotons M, Martí P. (en prensa). Musicoterapia en geriatría, en las demencias y en la enfermedad and other dementing processes. European Archives
vels of people with Alzheimer’s disease. Aging and y enfermedades neurodegenerativas. En Wigram T, de Alzheimer. En Deví J, Deus J (eds): Las demen- of Psychiatry and Clinical Neuroscience 249 (supl
Mental Health 11: 220-228. Nygaard Pedersen I, Ole L (eds): Guía completa de cias y la enfermedad de Alzheimer (pp 145-166). 3): 28-36.
musicoterapia: teoría, práctica clínica, investigación Barcelona: ISEP Universidad.
Lepp M, Ringsberg KC, Holm A. Ak, Sellersjo G. (2003). y formación. Vitoria: Editorial Agruparte. Rickert E, Duke L, Putzke J, Marson D, Graham K.
Dementia–involving patients and their caregivers in a Prickett C. (2000). Music therapy for older people: rese- (1998). Early stage Alzheimer´s disease disrupts en-
drama program: The caregivers’experiencies. Jour- Mette-Rider H. (2003). Singing dialogue. Music thera- arch comes of age across two decades, 3ª ed. En coding of contextual information. Aging Neuro-
nal of Clinical Nursing 12 (6): 873-881. py with persons in advanced stages of dementia. Effectiveness of Music Therapy procedures: docu- psychology and Cognition 5 (1) : 73-81.
A case study research design. Unpublished docto- mentation of reserach and clinical practice (pp 297-
Lindenmuth G, Patel M, Chang P. (1992). Effects of ral dissertation. Aalborg University, Dinamarca. 321). Silverspring, MD: The American Music Therapy Robinson L, Hutchings D, Corner L, Beyer F, Dickinson
music on sleep in healthy elderly and subjects with Association, Inc. H, Vanoli A, Finch T, Hughes J, Ballard C, May C,
senile dementia of the Alzheimer´s type. American Miller BL, Boone K, Cummings JL, Read SL, Mishkin Bond J. (2006). A systematic literature review of the
Journal of Alzheimer´s Care and Related Disorders F. (2000). Functional correlates of musical and vi- Prickett C, Moore R. (1991). The use of music to aid me- effectiveness of non-pharmacological interventions
and Research 2: 13-20. sual in frontotemporal dementia. British Journal of mory of Alzheimer´s patients. Journal of Music The- to prevent wandering in dementia and evaluation of
Psychiatry 176: 458-463. rapy 28 (2): 101-110. the ethical implications and acceptability of their use.
Lipe A. (1995). The use of music performance tasks in the Health Technology Assessment 10 (26): iii, ix-108.
assessment of cognitive functioning among older Muñoz E, Latorre P. (2004). Clínica de las demencias. Ragneskog H, Brane G, Karlsson I, Kihlgren M. (1996a). Review.
adults with dementia. Journal of Music Therapy 32 En Deví J, Deus J (eds): Las demencias y la enferme- Influence of dinner music on food intake and
(3): 137-151. dad de Alzheimer: Una aproximación práctica e inter- symptoms common in dementia. Scandinavian Jour- Sacks O. (1998). Music and the brain. En Tomaino CM
disciplinar (pp 191-218). Barcelona: ISEP Universidad. nal of Caring Science 10: 11-17. (ed): Clinical applications of music in neurologic re-
Lord T, Garner J. (1993). Effects of music on Alzheimer´s habilitation (pp 1-18). St. Louis, MO: MMB Music.
patients. Perceptual and Motor Skills 76: 451-455. Newman S, Ward C. (1993). An observational study of Ragneskog H, Kihlgren M, Karlsson I, Norberg A.
intergenerational activities and behavior change in (1996b). Dinner music for demented patients: analy- Sacks O, Tomaino C. (1991). Music and neurological disorder.
Martí P. (2001). Musicoterapia y Alzheimer. Música, Te- dementing elders at adult day care centres. Interna- sis of video-recorded observations. Clinical Nursing International Journal of Arts Medicine 1 (1): 10-12.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
62

Sambandham M, Schirm V. (1995). Music as a nursing estimulación integral. Alternativa terapéutica
intervention for residents with Alzheimer´s disease in para las personas con enfermedad de Alzheimer.
long-term care. Geriatric Nursing 16 (2): 79-82. Revista de Neurología 27 (1): 51-62.

Scruggs S. (1991). The effects of structured musical ac- Tárraga L, Boada M. (1999). Tornar a començar. Bar-
tivities versus contingent music listening with verbal celona: Glosa Edicions.
prompt on wandering behavior and cognition in geria-
tric patients with Alzheimer´s disease. Unpublished Taylor DB. (1997). Biomedical foundations of music as
Master´s thesis, Florida State University, Tallahassee. therapy. St. Louis, MO: MMB Music, Inc.

Sherratt K, Thornton A, Hatton C. (2004). Music inter- Thaut MH. (2000). Scientific model of music in therapy
ventions for people with dementias: a review of lite- and medicine. San Antonio, TX: IMR Press.
rature. Aging and Mental Health 8 (1): 233-241.
Thomas D, Heitman R, Alexander T. (1997). The ef-
Smith G. (1986). A comparison of the effects of three treat- fects of music on bathing cooperation for residents with
ment interventions on cognitive functioning of Alzhei- dementia. Journal of Music Therapy 34: 246-259.
mer patients. Music Therapy 23 (1): 41-56.
Vas C, Rajkumnar S, Tanyakitpisal P, Chandra V.
Smith-Marchese K. (1994). The effects of participatory (2004). Alzheimer’s Disease: of Emerging Impor-
music on the reality orientation and sociability of Alz- tance. Regional Health Forum 6 (1). En
heimer´s residents in a long-term care setting. Acti- http://w3.whosea.org/EN/Section1243/Section1310/S
vities, Adaptation and Aging 18 (2): 41-55. ection1343/Section1344/Section1355_5309.htm (Re-
cuperado el 30-5-2005).
Squire L R. (1987). Memory and brain. New York: Oxford
University Pres. Vega JL, Bueno B. (1996). Desarrollo adulto y envejeci-
miento. Madrid: Síntesis Psicología.
Swartz K, Walton J, Crummer G, Hantz E, Frisina R.
(1989). Does the melody linger on? Music cognition Warren JD, Warren JE, Fox NC, Warrington EK.
in AD. Seminars in Neurology 9 (2): 152-158. (2003). Nothing to say, something to sing: primary
progressive dynamic aphasia. Neurocase, 9: 140-55.
Swartz K, Walton J, Crummer G, Hantz E, Frisina R.
(1992). P3 event-related potentials and performance Whitcomb J. (1994). I would weave a song for you: thera-
of healthy older adults and D subjects for music per- peutic music and milieu for dementia residents. Ac-
ception tasks. Psychomusicology 11 (2): 96-118. tivities, Adaptation and Aging 18 (2): 57-74.

Tabloski P, McKinnon-Howe L, Remington R. (1995). World Health Organization (2007). Some facts and figures.
Effects of calming music on the level of agitation in En http://www.searo.who.int/en/Section1174/Sec-
cognitively impaired nursing home residents. Ameri- tion1199/Section1567/Section1823_8066.htm (Re-
can Journal of Alzheimer´s Care and Related Disor- cuperado el 29-11-2007).
ders and Research, Jan./Feb.: 10-15.
York E. (1994). The development of a quantitative music
Takahashi T, Matsushita H. (2006). Long-term effects skills test for patients with Alzheimer’s Disease. Jour-
of music therapy on elderly with moderate/severe nal of Music Therapy 31 (4): 280-296.
dementia. Journal of Music Therapy 42: 317-333.

Tárraga L. (1998). Terapias blandas: programa de psico-
S E G U N D A PA R T E
ASPECTOS PRÁCTICOS

Capítulo 4. Técnicas de musicoterapia
Capítulo 4
Técnicas musicoterapéuticas

LAS TÉCNICAS DE MUSICOTERAPIA editados por la Fundació ACE de Barcelona1.

El musicoterapeuta utiliza como herramienta Todo y que en esta colección de fichas se
principal de intervención la música presentada incluyen varias actividades pertenecientes a
a través de diferentes técnicas. Así, en las inter- las diferentes técnicas de musicoterapia dirigi-
venciones musicoterapéuticas se pueden utili- das principalmente a los enfermos de Alzhei-
zar experiencias de canto, tocar instrumentos mer y otras demencias, cabe señalar que son
musicales, danza/movimiento, juegos musica- igualmente válidas para utilizar en geriatría en
les, audición y la composición/improvisación. general, con las correspondientes y muy ne-
La implicación y participación por parte de los cesarias adaptaciones por parte del musico-
pacientes en cada una de estas técnicas, por terapeuta profesional.
su naturaleza, activa toda una serie de funcio-
nes en las áreas cognitiva, socioemocional y/o Las técnicas contempladas son las si-
física-motriz. Es importante, por parte del musi- guientes: audición, canto, tocar instrumentos
coterapeuta, conocer qué funciones se activan musicales, improvisación/composición musical,
a partir de cada técnica para escoger la más danza/movimiento y juegos musicales. En cada
adecuada según los diferentes objetivos tera- una de las seis técnicas anteriores se incluyen
péuticos que se pretendan trabajar. distintas actividades y, asimismo, se describen
tres actividades pensadas para ser trabajadas
En la tabla 4.1. se indican, a nivel general, las con los cuidadores familiares de los enfermos
áreas/objetivos generales que se pueden esti- de Alzheimer y otras demencias. Las técnicas
mular a partir de cada una de las técnicas musi- y las actividades descritas son:
coterapéuticas. La adaptación y adecuación de
cada una de ellas para trabajar las necesidades 1. Audición
de cada individuo o grupo de individuos es la 1.1. Quizás, quizás, quizás.
responsabilidad del musicoterapeuta y cae den- 1.2. Adivina el cantante.
tro de sus competencias profesionales. 1.3. Audición temática: frutas.

2. Canto
INTRODUCCIÓN A LAS TÉCNICAS 2.1. Canto recreativo.
DE MUSICOTERAPIA 2.2. Canciones temáticas: frutas.
2.3. Canción de bienvenida.
La propuesta de técnicas y actividades 2.4. Canción de despedida.
que se presenta a continuación está inspi-
rada en los «Cuadernos de Repaso: ejerci- 3. Tocar instrumentos musicales
cios prácticos de estimulación cognitiva para 3.1. Acompañamiento rítmico con instrumen-
enfermos de Alzheimer en fase moderada», tos de la canción Quizás, quizás, quizás.

1
. Tàrraga L, Boada M (eds (2003).Cuadernos de repaso. Ejercicios prácticos de estimulación cognitiva para enfermos de Alzheimer en fase mo-
derada. Editorial Glosa. Barcelon.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
66 67

Tabla 4.1. Técnicas de musicoterapia y áreas funcionales estimuladas/activadas 3.2. Imitar patrones rítmicos. – Número óptimo aconsejable de participan-
3.3. Conjunto instrumental. tes para llevar a cabo la actividad, si bien cada
centro, en función de sus necesidades, consi-
Audición Canto Tocar Composición Danza Juegos 4. Improvisación musical derará la posibilidad de incluir más o menos
instrumentos /improvisación /movimiento musicales 4.1. Improvisar con un instrumento de per- participantes en el grupo. En este caso debe
cusión. tenerse en cuenta que el ritmo y resultado de la
musicales
4.2. Improvisar el nombre con un instru- actividad pueden resultar alterados.
mento de percusión.
4.3. Improvisar un movimiento. – Nivel óptimo de deterioro cognitivo (GDS) para
Participación Participación Participación Participación Participación Participación que la actividad resulte exitosa para el participante.
Socialización Socialización Socialización Socialización Socialización Socialización 5. Danza-Movimiento con música
Autoestima Autoestima Recreación 5.1. Acompañamiento de una música de – Requisitos mínimos de participación: se
fondo con un paracaídas o un mantel. indican aquellas capacidades mínimas que
5.2. Realizar gestos de la canción Cielito deben mostrar los participantes para poder
realizar la actividad de la manera más exitosa
Atención Memoria remota Motricidad Atención Motricidad Atención 5.3. Movimiento con música de fondo. y satisfactoria posible.
lindo.

Concentración Praxias Concentración Concentración
6. Juegos musicales
6.1. Sopa de letras temática: animales. MATERIAL
6.2. Pictionary musical.
6.3. Bingo musical auditivo. Especifica el material necesario para llevar a
Gnosias Memoria reciente Estimulación Creatividad Atención Memoria cabo la actividad.
auditivas sensorial inmediata/reciente 7. Actividades para cuidadores
7.1. Relajación con música de fondo.
7.2. Análisis lírico. OBJETIVOS
7.3. Componer la canción.
Memoria remota Orientación Memoria Expresión Estimulación Gnosias auditivas En este punto se especifican los objetivos
a la realidad inmediata /comunicación sensorial Para dar una visión unificada, cada actividad terapéuticos generales que se pretenden con-
no verbal propuesta contiene los apartados siguientes: seguir a través de la actividad diseñada. Es im-
portante enfatizar que un mismo objetivo tera-
péutico se puede trabajar y evaluar a través de
TÉCNICA diferentes técnicas. El criterio de selección del
Relajación Atención Atención Expresión Orientación Gnosias visuales tipo de técnica a aplicar estará en función de:
/comunicación a la realidad Especifica la técnica de musicoterapia bajo
verbal la cual se categoriza la actividad desarrollada. – Las características intrínsecas de cada
técnica que permiten incidir de una forma natu-
ral y directa en unas áreas funcionales especí-
Lenguaje Gnosias Expresión de ACTIVIDAD ficas (ver tabla 4.1.).
audiitivas sentimientos
Incluye el título de la actividad musical. – Los objetivos terapéuticos marcados.

– Las características y nivel de funciona-
PARTICIPANTES miento de cada paciente.
En este punto se detallan los siguientes as- – Las preferencias musicales y grado de co-
pectos: nexión del paciente con la técnica en sí.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
66 67

Tabla 4.1. Técnicas de musicoterapia y áreas funcionales estimuladas/activadas 3.2. Imitar patrones rítmicos. – Número óptimo aconsejable de participan-
3.3. Conjunto instrumental. tes para llevar a cabo la actividad, si bien cada
centro, en función de sus necesidades, consi-
Audición Canto Tocar Composición Danza Juegos 4. Improvisación musical derará la posibilidad de incluir más o menos
instrumentos /improvisación /movimiento musicales 4.1. Improvisar con un instrumento de per- participantes en el grupo. En este caso debe
cusión. tenerse en cuenta que el ritmo y resultado de la
musicales
4.2. Improvisar el nombre con un instru- actividad pueden resultar alterados.
mento de percusión.
4.3. Improvisar un movimiento. – Nivel óptimo de deterioro cognitivo (GDS) para
Participación Participación Participación Participación Participación Participación que la actividad resulte exitosa para el participante.
Socialización Socialización Socialización Socialización Socialización Socialización 5. Danza-Movimiento con música
Autoestima Autoestima Recreación 5.1. Acompañamiento de una música de – Requisitos mínimos de participación: se
fondo con un paracaídas o un mantel. indican aquellas capacidades mínimas que
5.2. Realizar gestos de la canción Cielito deben mostrar los participantes para poder
realizar la actividad de la manera más exitosa
Atención Memoria remota Motricidad Atención Motricidad Atención 5.3. Movimiento con música de fondo. y satisfactoria posible.
lindo.

Concentración Praxias Concentración Concentración
6. Juegos musicales
6.1. Sopa de letras temática: animales. MATERIAL
6.2. Pictionary musical.
6.3. Bingo musical auditivo. Especifica el material necesario para llevar a
Gnosias Memoria reciente Estimulación Creatividad Atención Memoria cabo la actividad.
auditivas sensorial inmediata/reciente 7. Actividades para cuidadores
7.1. Relajación con música de fondo.
7.2. Análisis lírico. OBJETIVOS
7.3. Componer la canción.
Memoria remota Orientación Memoria Expresión Estimulación Gnosias auditivas En este punto se especifican los objetivos
a la realidad inmediata /comunicación sensorial Para dar una visión unificada, cada actividad terapéuticos generales que se pretenden con-
no verbal propuesta contiene los apartados siguientes: seguir a través de la actividad diseñada. Es im-
portante enfatizar que un mismo objetivo tera-
péutico se puede trabajar y evaluar a través de
TÉCNICA diferentes técnicas. El criterio de selección del
Relajación Atención Atención Expresión Orientación Gnosias visuales tipo de técnica a aplicar estará en función de:
/comunicación a la realidad Especifica la técnica de musicoterapia bajo
verbal la cual se categoriza la actividad desarrollada. – Las características intrínsecas de cada
técnica que permiten incidir de una forma natu-
ral y directa en unas áreas funcionales especí-
Lenguaje Gnosias Expresión de ACTIVIDAD ficas (ver tabla 4.1.).
audiitivas sentimientos
Incluye el título de la actividad musical. – Los objetivos terapéuticos marcados.

– Las características y nivel de funciona-
PARTICIPANTES miento de cada paciente.
En este punto se detallan los siguientes as- – Las preferencias musicales y grado de co-
pectos: nexión del paciente con la técnica en sí.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
68

El enfoque de la segunda parte de este ma- - Estimular las funciones respiratorias
nual y de las actividades propuestas ha sido (canto).
diseñado principalmente para trabajar la esti- - Ejercitar la movilidad de extremidades
mulación cognitiva a través de la musicotera- superiores y/o inferiores.
pia. Sin embargo, y dado que la música incide - Potenciar y mantener la flexibilidad de
en los aspectos emocionales y sociales de las extremidades superiores y/o inferiores.
personas, y muy especialmente, de los pacien- - Ejercitar el equilibrio.
tes con Alzheimer y otros tipos de demencia, se - Realizar movimientos de lateralidad y/o
han especificado también los objetivos terapéu- direccionalidad.
ticos que se pueden trabajar en el área socio- - Mantener habilidades de la motricidad
emocional. Por otro lado, el enfoque y diseño fina (hacer pinza, prensión,...).
de las actividades de este manual no está di- - Practicar ejercicios de tensión y disten-

1. AUDICIÓN
rectamente dirigido al área física-motriz de una sión.
manera exhaustiva. Sin embargo, se han con- - Realizar respiraciones acompasadas y
templado objetivos terapéuticos relacionados profundas.
con las funciones motrices más relevantes y - Participar en una actividad de relajación.
directamente estimuladas por la actividad pro-

1.1. Quizás, quizás, quizás
puesta. Asimismo, las técnicas de musicotera-
pia aquí propuestas conllevan una activación OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN
de los sentidos del oído, vista y tacto, hecho
que ofrece una estimulación sensorial a nivel
general, para que la actitud pasiva-receptiva
En este punto se tendrán en cuenta aquellos
aspectos a observar para determinar el grado
1.2. Adivina el cantante
del participante sea más activa. de respuesta de cada miembro del grupo en
cada una de las actividades y la obtención o no
1.3. Audición temática: frutas
Los objetivos terapéuticos considerados se de los objetivos planteados. Cada actividad
centran en las siguientes áreas y funciones: tiene su propia hoja de observación.

– Área cognitiva:
- Memoria. ADAPTACIONES
- Lenguaje.
- Gnosias. En este apartado se presentan algunas po-
- Praxias. sibles adaptaciones de la actividad inicialmente
- Atención-concentración. propuesta a fin de poderla aplicar con aquellas
- Orientación. personas que presentan niveles de funciona-
miento diferentes y que no se ajustan a lo seña-
– Área social-emocional: lado para cada actividad. Estas adaptaciones
- Estado de ánimo y autoestima. comportan una disminución o aumento del
- Participación e interacción social. grado de exigencia y dificultad de la actividad
- Expresión-comunicación verbal y no en cuestión. Esto puede resultar especialmente
verbal. útil para el musicoterapeuta, dado que no siem-
pre puede trabajar con grupos homogéneos.
– Área física-motriz: En el caso de adaptar la actividad, el musicote-
- Estimular la coordinación (mano-mano, rapeuta deberá modificar adecuadamente la
ojo-mano,…). hoja de observación de respuestas.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
68

El enfoque de la segunda parte de este ma- - Estimular las funciones respiratorias
nual y de las actividades propuestas ha sido (canto).
diseñado principalmente para trabajar la esti- - Ejercitar la movilidad de extremidades
mulación cognitiva a través de la musicotera- superiores y/o inferiores.
pia. Sin embargo, y dado que la música incide - Potenciar y mantener la flexibilidad de
en los aspectos emocionales y sociales de las extremidades superiores y/o inferiores.
personas, y muy especialmente, de los pacien- - Ejercitar el equilibrio.
tes con Alzheimer y otros tipos de demencia, se - Realizar movimientos de lateralidad y/o
han especificado también los objetivos terapéu- direccionalidad.
ticos que se pueden trabajar en el área socio- - Mantener habilidades de la motricidad
emocional. Por otro lado, el enfoque y diseño fina (hacer pinza, prensión,...).
de las actividades de este manual no está di- - Practicar ejercicios de tensión y disten-

1. AUDICIÓN
rectamente dirigido al área física-motriz de una sión.
manera exhaustiva. Sin embargo, se han con- - Realizar respiraciones acompasadas y
templado objetivos terapéuticos relacionados profundas.
con las funciones motrices más relevantes y - Participar en una actividad de relajación.
directamente estimuladas por la actividad pro-

1.1. Quizás, quizás, quizás
puesta. Asimismo, las técnicas de musicotera-
pia aquí propuestas conllevan una activación OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN
de los sentidos del oído, vista y tacto, hecho
que ofrece una estimulación sensorial a nivel
general, para que la actitud pasiva-receptiva
En este punto se tendrán en cuenta aquellos
aspectos a observar para determinar el grado
1.2. Adivina el cantante
del participante sea más activa. de respuesta de cada miembro del grupo en
cada una de las actividades y la obtención o no
1.3. Audición temática: frutas
Los objetivos terapéuticos considerados se de los objetivos planteados. Cada actividad
centran en las siguientes áreas y funciones: tiene su propia hoja de observación.

– Área cognitiva:
- Memoria. ADAPTACIONES
- Lenguaje.
- Gnosias. En este apartado se presentan algunas po-
- Praxias. sibles adaptaciones de la actividad inicialmente
- Atención-concentración. propuesta a fin de poderla aplicar con aquellas
- Orientación. personas que presentan niveles de funciona-
miento diferentes y que no se ajustan a lo seña-
– Área social-emocional: lado para cada actividad. Estas adaptaciones
- Estado de ánimo y autoestima. comportan una disminución o aumento del
- Participación e interacción social. grado de exigencia y dificultad de la actividad
- Expresión-comunicación verbal y no en cuestión. Esto puede resultar especialmente
verbal. útil para el musicoterapeuta, dado que no siem-
pre puede trabajar con grupos homogéneos.
– Área física-motriz: En el caso de adaptar la actividad, el musicote-
- Estimular la coordinación (mano-mano, rapeuta deberá modificar adecuadamente la
ojo-mano,…). hoja de observación de respuestas.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
70 71

AUDICIÓN AUDICIÓN

1.1. QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS OBJETIVOS
TÉCNICA Audición Área cognitiva:

Memoria:
ACTIVIDAD Quizás, quizás, quizás
– Memoria remota: recordar las letras de canciones.
– Memoria reciente y evocación inmediata: recordar la consigna dada.
PARTICIPANTES
Lenguaje:
– Número de participantes: de 1 a 8.
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4 y 5. – Denominación: cantar la letra de la canción.
– Requisitos mínimos de participación:
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra determinada en una Gnosias:
canción.
- Praxias ideomotoras: ser capaz de realizar 3 palmadas seguidas. – Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra «quizás».
- Atención-concentración: ser capaz de mantener la atención en una tarea musical por lo menos
durante 3 minutos. Praxias :

– Praxias ideomotoras: realizar 3 palmadas para cada palabra clave «quizás».
TAREA SOLICITADA
Atención-Concentración:
1. Poner el CD de la canción de Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes
se familiaricen o la reconozcan. – Focalizar la atención en la tarea musical.
– Mantener la atención en la tarea musical.
2. Una vez finalizada la canción, pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas.
Área social-emocional:
3. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «qui-
zás». Ensayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta dice en voz alta «quizás, Estado de ánimo y autoestima:
quizás, quizás».
– Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
4. Poner la canción y pedir que se den las palmadas cada vez que se oiga la palabra «qui- – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
zás».
Participación/Interacción social/Comunicación:
MATERIAL – Participar en una actividad de audición en grupo.
– Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
– Cadena musical. – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– CD de la canción Quizás, quizás, quizás. – Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones (y/o preferencias musicales).
Recomendación. Para esta actividad, la versión recomendada es la interpretada por Nat King Cole.
Si bien existen diferentes versiones e interpretaciones de una misma canción, en este caso se reco- Área física-motriz:
mienda utilizar la de Nat King Cole, dado que su tempo, ritmo regular, claridad de las palabras e ins-
trumentación facilitan el trabajo de discriminación auditiva, entre otros aspectos. – Estimular la coordinación (mano-mano).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
70 71

AUDICIÓN AUDICIÓN

1.1. QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS OBJETIVOS
TÉCNICA Audición Área cognitiva:

Memoria:
ACTIVIDAD Quizás, quizás, quizás
– Memoria remota: recordar las letras de canciones.
– Memoria reciente y evocación inmediata: recordar la consigna dada.
PARTICIPANTES
Lenguaje:
– Número de participantes: de 1 a 8.
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4 y 5. – Denominación: cantar la letra de la canción.
– Requisitos mínimos de participación:
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra determinada en una Gnosias:
canción.
- Praxias ideomotoras: ser capaz de realizar 3 palmadas seguidas. – Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra «quizás».
- Atención-concentración: ser capaz de mantener la atención en una tarea musical por lo menos
durante 3 minutos. Praxias :

– Praxias ideomotoras: realizar 3 palmadas para cada palabra clave «quizás».
TAREA SOLICITADA
Atención-Concentración:
1. Poner el CD de la canción de Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes
se familiaricen o la reconozcan. – Focalizar la atención en la tarea musical.
– Mantener la atención en la tarea musical.
2. Una vez finalizada la canción, pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas.
Área social-emocional:
3. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «qui-
zás». Ensayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta dice en voz alta «quizás, Estado de ánimo y autoestima:
quizás, quizás».
– Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
4. Poner la canción y pedir que se den las palmadas cada vez que se oiga la palabra «qui- – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
zás».
Participación/Interacción social/Comunicación:
MATERIAL – Participar en una actividad de audición en grupo.
– Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
– Cadena musical. – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– CD de la canción Quizás, quizás, quizás. – Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones (y/o preferencias musicales).
Recomendación. Para esta actividad, la versión recomendada es la interpretada por Nat King Cole.
Si bien existen diferentes versiones e interpretaciones de una misma canción, en este caso se reco- Área física-motriz:
mienda utilizar la de Nat King Cole, dado que su tempo, ritmo regular, claridad de las palabras e ins-
trumentación facilitan el trabajo de discriminación auditiva, entre otros aspectos. – Estimular la coordinación (mano-mano).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
72 73

AUDICIÓN AUDICIÓN

OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo. Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………………... Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………… Sí No
Ver hoja de observación de la actividad 1.1. - Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad….................................................. Sí No

Participación, interacción social y comunicación:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS - Participa en una actividad de audición en grupo…….. Sí No
Actividad 1.1. Quizás, quizás, quizás - Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas. Sí No
- Interactúa a nivel no verbal
Paciente: Fecha: (contacto físico/musical)……………............................ Sí No
- Expresa sentimientos…………………………………… Sí No
- Expresa opiniones/preferencias musicales,
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA Sí No
hace comentarios........................................................

Memoria remota:
- Recuerda la letra de la canción Quizás, quizás, quizás...... Sí Parte de la letra No Sesión de musicoterapia y esti-
mulación cognitiva realizada en
Memoria reciente y evocación inmediata: la AFA Baix Llobregat (El Prat de
- Recuerda la consigna dada................................................... Sí A veces No Llobregat, Barcelona). La foto-
grafía muestra el momento en el
Lenguaje: que los participantes están traba-
- Denominación: canta la letra de la canción................... Sí Con dificultad No jando la atención y gnosias audi-
tivas al tener que discriminar la
palabra «casita», «montañas»
Gnosias auditivas: y «cielo» y levantar el cartel
- Discrimina y reconoce la palabra «quizás»................... Sí Con dificultad No mientras la musicoterapeuta
canta la canción «Mi casita de
Praxias ideomotoras: papel» adaptándose al ritmo del
- Realiza 3 palmadas para cada palabra clave «quizás»....... Sí Con dificultad No grupo. Esta actividad es una va-
riación de la actividad de la can-
Atención: ción «Quizás, quizás, quizás».
- Focaliza la atención en la tarea musical....................... Sí No
Concentración:
- Mantiene la atención en la tarea musical...................... Durante toda la actividad
Durante la mitad del tiempo
de la actividad
Durante menos de la mitad
del tiempo
Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
72 73

AUDICIÓN AUDICIÓN

OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo. Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………………... Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………… Sí No
Ver hoja de observación de la actividad 1.1. - Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad….................................................. Sí No

Participación, interacción social y comunicación:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS - Participa en una actividad de audición en grupo…….. Sí No
Actividad 1.1. Quizás, quizás, quizás - Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas. Sí No
- Interactúa a nivel no verbal
Paciente: Fecha: (contacto físico/musical)……………............................ Sí No
- Expresa sentimientos…………………………………… Sí No
- Expresa opiniones/preferencias musicales,
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA Sí No
hace comentarios........................................................

Memoria remota:
- Recuerda la letra de la canción Quizás, quizás, quizás...... Sí Parte de la letra No Sesión de musicoterapia y esti-
mulación cognitiva realizada en
Memoria reciente y evocación inmediata: la AFA Baix Llobregat (El Prat de
- Recuerda la consigna dada................................................... Sí A veces No Llobregat, Barcelona). La foto-
grafía muestra el momento en el
Lenguaje: que los participantes están traba-
- Denominación: canta la letra de la canción................... Sí Con dificultad No jando la atención y gnosias audi-
tivas al tener que discriminar la
palabra «casita», «montañas»
Gnosias auditivas: y «cielo» y levantar el cartel
- Discrimina y reconoce la palabra «quizás»................... Sí Con dificultad No mientras la musicoterapeuta
canta la canción «Mi casita de
Praxias ideomotoras: papel» adaptándose al ritmo del
- Realiza 3 palmadas para cada palabra clave «quizás»....... Sí Con dificultad No grupo. Esta actividad es una va-
riación de la actividad de la can-
Atención: ción «Quizás, quizás, quizás».
- Focaliza la atención en la tarea musical....................... Sí No
Concentración:
- Mantiene la atención en la tarea musical...................... Durante toda la actividad
Durante la mitad del tiempo
de la actividad
Durante menos de la mitad
del tiempo
Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
74 75

AUDICIÓN AUDICIÓN

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD 2. Una vez finalizada la canción, volver a poner la canción mientras se pide a los participantes
que den palmadas seguidas siguiendo la pulsación de la canción.
En caso de personas con nivel de deterioro superior (GDS 6), la actividad puede ser adaptada de
la siguiente manera: Adaptación 4:
En el caso de una persona con dificultad para realizar el movimiento palmada, se considerará
Adaptación 1: un movimiento alterno.
En caso de participantes con mayores problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner el CD de la canción Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes se
familiaricen o la reconozcan.
2. Una vez finalizada la canción, pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas.
3. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «quizás». En
sayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta dice en voz alta «quizás, quizás, quizás». QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS
4. Poner el CD de la canción y llamar especialmente la atención en los momentos previos a oír
la palabra «quizás»: Siempre que te pregunto
que, cuándo, cómo y dónde
El musicoterapeuta puede pulsar la tecla de «pause» del equipo de música, recordar la instrucción tú siempre me respondes
de dar 3 palmadas con la palabra «quizás», y volver a pulsar la tecla «play» invitando a los partici- quizás, quizás, quizás.
pantes a dar las 3 palmadas. Y así pasan los días
El musicoterapeuta puede hacer gestos muy marcados con sus manos para captar la atención de y yo, desesperando
los participantes, a fin de que esta señal visual facilite la imitación de su gesto de dar palmadas. y tú, tú contestando
El musicoterapeuta puede coger las manos de un participante y acompañarle en el gesto de dar quizás, quizás, quizás.
palmadas en el momento apropiado.
Estás perdiendo el tiempo
Adaptación 2: pensando, pensando
por lo que tú más quieras
También en aquellos casos de participantes con problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo?
1. Poner el CD de la canción Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes se Y así pasan los días
familiaricen o la reconozcan. y yo, desesperando
2. Una vez finalizada la canción, el musicoterapeuta cantará la canción en directo (con un ins- y tú, tú contestando
trumento de acompañamiento como guitarra, piano o acordeón) mientras adapta el tempo de quizás, quizás, quizás.
la canción a la capacidad de respuesta de los participantes.
Por lo que más tú quieras
3. Una vez finalizada la canción, pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo?
4. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «quizás». En-
sayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta dice en voz alta «quizás, quizás, quizás». Y así pasan los días
5. Volver a ensayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta canta «quizás, quizás, quizás». y yo, desesperando
6. Volver a cantar la canción de nuevo y en directo y recordar a los participantes que den las y tú, tú contestando
palmadas cada vez que oigan la palabra «quizás». quizás, quizás, quizás.

Adaptación 3:
En caso de participantes con grandes problemas de agnosia y de memoria inmediata. En esta
adaptación de la actividad, la tarea de dar palmadas se solicita de manera continuada, y no requiere
ya un ejercicio de gnosias auditivas según el enfoque planteado inicialmente. La plantilla con los ob-
jetivos a valorar debe ser también ajustada en este caso.

1. Poner el CD de la canción Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes se
familiaricen o la reconozcan. Letra: Oswaldo Farrés
Permiso cedido por Warner Chappell Music Spain (noviembre 2007)
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
74 75

AUDICIÓN AUDICIÓN

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD 2. Una vez finalizada la canción, volver a poner la canción mientras se pide a los participantes
que den palmadas seguidas siguiendo la pulsación de la canción.
En caso de personas con nivel de deterioro superior (GDS 6), la actividad puede ser adaptada de
la siguiente manera: Adaptación 4:
En el caso de una persona con dificultad para realizar el movimiento palmada, se considerará
Adaptación 1: un movimiento alterno.
En caso de participantes con mayores problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner el CD de la canción Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes se
familiaricen o la reconozcan.
2. Una vez finalizada la canción, pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas.
3. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «quizás». En
sayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta dice en voz alta «quizás, quizás, quizás». QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS
4. Poner el CD de la canción y llamar especialmente la atención en los momentos previos a oír
la palabra «quizás»: Siempre que te pregunto
que, cuándo, cómo y dónde
El musicoterapeuta puede pulsar la tecla de «pause» del equipo de música, recordar la instrucción tú siempre me respondes
de dar 3 palmadas con la palabra «quizás», y volver a pulsar la tecla «play» invitando a los partici- quizás, quizás, quizás.
pantes a dar las 3 palmadas. Y así pasan los días
El musicoterapeuta puede hacer gestos muy marcados con sus manos para captar la atención de y yo, desesperando
los participantes, a fin de que esta señal visual facilite la imitación de su gesto de dar palmadas. y tú, tú contestando
El musicoterapeuta puede coger las manos de un participante y acompañarle en el gesto de dar quizás, quizás, quizás.
palmadas en el momento apropiado.
Estás perdiendo el tiempo
Adaptación 2: pensando, pensando
por lo que tú más quieras
También en aquellos casos de participantes con problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo?
1. Poner el CD de la canción Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes se Y así pasan los días
familiaricen o la reconozcan. y yo, desesperando
2. Una vez finalizada la canción, el musicoterapeuta cantará la canción en directo (con un ins- y tú, tú contestando
trumento de acompañamiento como guitarra, piano o acordeón) mientras adapta el tempo de quizás, quizás, quizás.
la canción a la capacidad de respuesta de los participantes.
Por lo que más tú quieras
3. Una vez finalizada la canción, pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo?
4. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «quizás». En-
sayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta dice en voz alta «quizás, quizás, quizás». Y así pasan los días
5. Volver a ensayar las 3 palmadas mientras el musicoterapeuta canta «quizás, quizás, quizás». y yo, desesperando
6. Volver a cantar la canción de nuevo y en directo y recordar a los participantes que den las y tú, tú contestando
palmadas cada vez que oigan la palabra «quizás». quizás, quizás, quizás.

Adaptación 3:
En caso de participantes con grandes problemas de agnosia y de memoria inmediata. En esta
adaptación de la actividad, la tarea de dar palmadas se solicita de manera continuada, y no requiere
ya un ejercicio de gnosias auditivas según el enfoque planteado inicialmente. La plantilla con los ob-
jetivos a valorar debe ser también ajustada en este caso.

1. Poner el CD de la canción Quizás, quizás, quizás y escucharla para que los participantes se
familiaricen o la reconozcan. Letra: Oswaldo Farrés
Permiso cedido por Warner Chappell Music Spain (noviembre 2007)
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
76 77

AUDICIÓN AUDICIÓN

Cantante Título de la canción Año/Época
1.2. ADIVINA EL CANTANTE Carlos Gardel 1935
Nat King Cole 1947
Volver
TÉCNICA Audición Antonio Machín 1949
Quizás, quizás, quizás

Jorge Negrete 1948
Camarera

Jorge Sepúlveda 1949
Guadalajara
ACTIVIDAD Adivina el cantante
Concha Piquer 1952
Mirando al mar

Manolo Escobar 1960
A la lima y al limón

Joan Manel Serrat 1967
Porompompero
PARTICIPANTES
Masiel 1968
Paraules d'amor

– Número de participantes: de 1 a 8. Julio Iglesias 1968
La, la, la, la

– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4 y 5. Los Diablos 1970
La vida sigue igual
– Requisitos mínimos de participación:
Un rayo de sol
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer melodías de canciones y voces de Lenguaje:
cantantes.
- Memoria remota: ser capaz de recordar canciones, títulos, letras de canciones, nombre de – Denominación: cantar la letra de las canciones (mientras se escuchan).
cantantes y épocas del pasado.
- Atención-concentración: ser capaz de mantener la atención en una tarea musical por lo menos Gnosias:
durante 5 minutos. – Gnosias auditivas: reconocer las melodías y voces de cantantes.
Atención-Concentración:
TAREA SOLICITADA
– Focalizar la atención en la tarea musical.
1. Poner un CD y escuchar el trozo de la canción que contenga el título de la misma. – Mantener la atención en la tarea musical.

2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que Área social-emocional:
digan el título de esa canción.
Estado de ánimo y autoestima:
3. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Quién canta esta canción?», pedir a los participantes
que digan el cantante que la ha interpretado. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
4. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿De qué época es esta canción/este cantante?», pedir
a los participantes que digan y hablen de la época en que este cantante se hizo popular. Participación/Interacción social/Comunicación:

5. Poner otra canción y seguir el mismo proceso anterior (pasos 1 a 4). – Participar en una actividad de audición en grupo.
– Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
– Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
MATERIAL – Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
– Cantantes/Canciones/Época: ver cuadro en página siguiente.
– Cadena musical Área física-motriz:

OBJETIVOS N/A : no aplicable.

Área cognitiva:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
Memoria:
– Memoria remota: recordar títulos, letras de canciones, nombre del cantante y época. Observar si los objetivos especificados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
– Memoria reciente y evocación inmediata: recordar el título de la canción escuchada; recordar las instruc- cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
ciones de la actividad; recordar las canciones que se han ido escuchando a lo largo de la sesión.
Ver hoja de observación de la actividad 1.2.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
76 77

AUDICIÓN AUDICIÓN

Cantante Título de la canción Año/Época
1.2. ADIVINA EL CANTANTE Carlos Gardel 1935
Nat King Cole 1947
Volver
TÉCNICA Audición Antonio Machín 1949
Quizás, quizás, quizás

Jorge Negrete 1948
Camarera

Jorge Sepúlveda 1949
Guadalajara
ACTIVIDAD Adivina el cantante
Concha Piquer 1952
Mirando al mar

Manolo Escobar 1960
A la lima y al limón

Joan Manel Serrat 1967
Porompompero
PARTICIPANTES
Masiel 1968
Paraules d'amor

– Número de participantes: de 1 a 8. Julio Iglesias 1968
La, la, la, la

– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4 y 5. Los Diablos 1970
La vida sigue igual
– Requisitos mínimos de participación:
Un rayo de sol
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer melodías de canciones y voces de Lenguaje:
cantantes.
- Memoria remota: ser capaz de recordar canciones, títulos, letras de canciones, nombre de – Denominación: cantar la letra de las canciones (mientras se escuchan).
cantantes y épocas del pasado.
- Atención-concentración: ser capaz de mantener la atención en una tarea musical por lo menos Gnosias:
durante 5 minutos. – Gnosias auditivas: reconocer las melodías y voces de cantantes.
Atención-Concentración:
TAREA SOLICITADA
– Focalizar la atención en la tarea musical.
1. Poner un CD y escuchar el trozo de la canción que contenga el título de la misma. – Mantener la atención en la tarea musical.

2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que Área social-emocional:
digan el título de esa canción.
Estado de ánimo y autoestima:
3. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Quién canta esta canción?», pedir a los participantes
que digan el cantante que la ha interpretado. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
4. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿De qué época es esta canción/este cantante?», pedir
a los participantes que digan y hablen de la época en que este cantante se hizo popular. Participación/Interacción social/Comunicación:

5. Poner otra canción y seguir el mismo proceso anterior (pasos 1 a 4). – Participar en una actividad de audición en grupo.
– Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
– Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
MATERIAL – Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
– Cantantes/Canciones/Época: ver cuadro en página siguiente.
– Cadena musical Área física-motriz:

OBJETIVOS N/A : no aplicable.

Área cognitiva:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
Memoria:
– Memoria remota: recordar títulos, letras de canciones, nombre del cantante y época. Observar si los objetivos especificados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
– Memoria reciente y evocación inmediata: recordar el título de la canción escuchada; recordar las instruc- cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
ciones de la actividad; recordar las canciones que se han ido escuchando a lo largo de la sesión.
Ver hoja de observación de la actividad 1.2.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
78 79

AUDICIÓN AUDICIÓN

Paciente: Fecha:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Actividad 1.2. Adivina el cantante
Paciente: Fecha: Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
- Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad..................................................... Sí No
Memoria remota: Participación, interacción social y comunicación:
- Recuerda uno o más títulos de canciones ………...... 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Participa en una actividad de audición en grupo….....
- Recuerda la letra de una o más canciones………….. 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas..
- Recuerda el nombre de uno o más cantantes……….. 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical)..
- Recuerda la época de una o más canciones……….... 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Expresa sentimientos………………………..................
- Expresa opiniones/preferencias musicales,
Memoria reciente y evocación inmediata: hace comentarios....................................................... Sí No
- Recuerda el título de la canción……………………..... 0 1 2 3 Más de 3
- Recuerda las instrucciones de la actividad…………... Sí A veces No
- Recuerda las canciones de la sesión…………………. 0 1 2 3 Más de 3
ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD
Lenguaje:
En caso de personas con nivel de deterioro superior (GDS 6), la actividad puede ser adaptada de
- Denominación: canta las letras de las canciones la siguiente manera:
mientras las escucha…………………………………...... Sí Con dificultad No
Adaptación 1:
Gnosias auditivas:
- Reconoce las melodías y voces de cantantes............ 0 1 2 3 Más de 3
En caso de participantes con mayores problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner un CD y escuchar una canción.
Atención: 2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que
- Focaliza la atención en la tarea musical...................... Sí digan el título de esa canción dando una ayuda de tipo semántico: el musicoterapeuta dará
No pistas sobre el título de la canción.
Ejemplo 1: «Es una canción que habla de una persona que
Concentración: trabaja en un bar...», para la canción Camarera.
- Mantiene la atención en la tarea musical.................... Durante toda la actividad Ejemplo 2: «Es una canción que habla de unas flores...», para la
Durante la mitad del tiempo canción Dos gardenias.
de la actividad 3. Dar el mismo tipo de ayuda semántica al preguntar cantante y época.
Durante menos de la mitad
del tiempo Adaptación 2:
En caso de participantes con mayores problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner un CD y escuchar una canción.
Continúa en la página siguiente 2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que
Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente digan el título de esa canción dando una ayuda de tipo fonético: el musicoterapeuta dirá el
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a). principio del título.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
78 79

AUDICIÓN AUDICIÓN

Paciente: Fecha:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Actividad 1.2. Adivina el cantante
Paciente: Fecha: Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
- Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad..................................................... Sí No
Memoria remota: Participación, interacción social y comunicación:
- Recuerda uno o más títulos de canciones ………...... 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Participa en una actividad de audición en grupo….....
- Recuerda la letra de una o más canciones………….. 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas..
- Recuerda el nombre de uno o más cantantes……….. 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical)..
- Recuerda la época de una o más canciones……….... 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Expresa sentimientos………………………..................
- Expresa opiniones/preferencias musicales,
Memoria reciente y evocación inmediata: hace comentarios....................................................... Sí No
- Recuerda el título de la canción……………………..... 0 1 2 3 Más de 3
- Recuerda las instrucciones de la actividad…………... Sí A veces No
- Recuerda las canciones de la sesión…………………. 0 1 2 3 Más de 3
ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD
Lenguaje:
En caso de personas con nivel de deterioro superior (GDS 6), la actividad puede ser adaptada de
- Denominación: canta las letras de las canciones la siguiente manera:
mientras las escucha…………………………………...... Sí Con dificultad No
Adaptación 1:
Gnosias auditivas:
- Reconoce las melodías y voces de cantantes............ 0 1 2 3 Más de 3
En caso de participantes con mayores problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner un CD y escuchar una canción.
Atención: 2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que
- Focaliza la atención en la tarea musical...................... Sí digan el título de esa canción dando una ayuda de tipo semántico: el musicoterapeuta dará
No pistas sobre el título de la canción.
Ejemplo 1: «Es una canción que habla de una persona que
Concentración: trabaja en un bar...», para la canción Camarera.
- Mantiene la atención en la tarea musical.................... Durante toda la actividad Ejemplo 2: «Es una canción que habla de unas flores...», para la
Durante la mitad del tiempo canción Dos gardenias.
de la actividad 3. Dar el mismo tipo de ayuda semántica al preguntar cantante y época.
Durante menos de la mitad
del tiempo Adaptación 2:
En caso de participantes con mayores problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner un CD y escuchar una canción.
Continúa en la página siguiente 2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que
Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente digan el título de esa canción dando una ayuda de tipo fonético: el musicoterapeuta dirá el
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a). principio del título.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
80 81

AUDICIÓN AUDICIÓN

Ejemplo 1: «Ca-...» o bien «Ca-ma-...» para la canción Camarera.
Ejemplo 2: «Dos ...» o bien «Dos Gar-....» para la canción Dos gardenias. 1.3. AUDICIÓN TEMÁTICA: FRUTAS
3. Dar el mismo tipo de ayuda fonética al preguntar cantante y época.
TÉCNICA Audición
Adaptación 3:
ACTIVIDAD Audición temática: frutas
En caso de participantes con muchos problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner un CD y escuchar una canción.
2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que
digan el título de esta canción guiando su respuesta al darles la posibilidad de elegir entre dos PARTICIPANTES
títulos (uno de ellos será el correcto y el otro uno falso).
Ejemplo: el musicoterapeuta dirá: «¿Qué canción acabamos de escuchar: Camarera o Dos – Número de participantes: de 1 a 8.
Gardenias?» (siendo Camarera el título correcto). – Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4 y 5.
3. Dar el mismo tipo de ayudas y respuesta guiada al preguntar cantante y época. – Requisitos mínimos de participación:
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra que hace referencia a
una categoría determinada («frutas»).
- Gnosias visuales: ser capaz de reconocer una imagen.
- Evocación categorial: ser capaz de recordar y decir palabras que hacen referencia a una ca-
tegoría determinada («frutas»).

TAREA SOLICITADA

1. Pedir a los participantes que escuchen una canción presentada por el musicoterapeuta y
que trata de una fruta, por ejemplo: «Verde limón» en la canción Ojos verdes (Concha Pi-
quer).

2. Una vez cantada, pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
(«limón»).

3. Pedir a un participante que –de entre varias tarjetas que se muestran y que contienen imá-
genes de diferentes frutas– elija aquella tarjeta que contenga la imagen de un «limón».

4. Volver a escuchar la canción Ojos verdes para confirmar que la fruta elegida es la que
aparece en la canción.

5. Pedir a los participantes que escuchen otra canción que trata de otra fruta (Corazón de
melón).

6. Seguir los pasos 2-3-4 adaptados a la nueva canción.

7. En función de las capacidades de los participantes, continuar proponiendo canciones sobre
«frutas» y seguir los pasos indicados.

8. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
todavía.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
80 81

AUDICIÓN AUDICIÓN

Ejemplo 1: «Ca-...» o bien «Ca-ma-...» para la canción Camarera.
Ejemplo 2: «Dos ...» o bien «Dos Gar-....» para la canción Dos gardenias. 1.3. AUDICIÓN TEMÁTICA: FRUTAS
3. Dar el mismo tipo de ayuda fonética al preguntar cantante y época.
TÉCNICA Audición
Adaptación 3:
ACTIVIDAD Audición temática: frutas
En caso de participantes con muchos problemas de gnosias auditivas y de memoria inmediata.

1. Poner un CD y escuchar una canción.
2. Cuando el musicoterapeuta pregunta «¿Qué canción es ésta?», pedir a los participantes que
digan el título de esta canción guiando su respuesta al darles la posibilidad de elegir entre dos PARTICIPANTES
títulos (uno de ellos será el correcto y el otro uno falso).
Ejemplo: el musicoterapeuta dirá: «¿Qué canción acabamos de escuchar: Camarera o Dos – Número de participantes: de 1 a 8.
Gardenias?» (siendo Camarera el título correcto). – Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4 y 5.
3. Dar el mismo tipo de ayudas y respuesta guiada al preguntar cantante y época. – Requisitos mínimos de participación:
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra que hace referencia a
una categoría determinada («frutas»).
- Gnosias visuales: ser capaz de reconocer una imagen.
- Evocación categorial: ser capaz de recordar y decir palabras que hacen referencia a una ca-
tegoría determinada («frutas»).

TAREA SOLICITADA

1. Pedir a los participantes que escuchen una canción presentada por el musicoterapeuta y
que trata de una fruta, por ejemplo: «Verde limón» en la canción Ojos verdes (Concha Pi-
quer).

2. Una vez cantada, pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
(«limón»).

3. Pedir a un participante que –de entre varias tarjetas que se muestran y que contienen imá-
genes de diferentes frutas– elija aquella tarjeta que contenga la imagen de un «limón».

4. Volver a escuchar la canción Ojos verdes para confirmar que la fruta elegida es la que
aparece en la canción.

5. Pedir a los participantes que escuchen otra canción que trata de otra fruta (Corazón de
melón).

6. Seguir los pasos 2-3-4 adaptados a la nueva canción.

7. En función de las capacidades de los participantes, continuar proponiendo canciones sobre
«frutas» y seguir los pasos indicados.

8. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
todavía.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
82 83

AUDICIÓN AUDICIÓN

9. Una vez trabajadas varias canciones, pedir a los participantes que recuerden: Orientación:
- El tema del que se está hablando («fruta»).
- Las frutas que han ido saliendo («limón», «melón», etc.). – Orientación temporal: identificar la estación del año en la que se está (primavera-verano
- Las canciones que han sido cantadas. = época de frutas).

Área social-emocional:
MATERIAL
Estado de ánimo y autoestima:
– CD con canciones de frutas.
– Cadena musical. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Tarjetas con imágenes relacionadas con el tema a tratar. – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
– Listado de canciones relacionados con el tema a tratar:
- Mi limón y limonero. Participación/Interacción social/Comunicación:
- Corazón de melón.
- La zarzamora. – Participar en una actividad de audición en grupo.
- A la lima y al limón. – Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
- Granada («granada», «jugosa manzana»), etc. – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– Cancionero con las letras de las canciones (opcional).
– Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
OBJETIVOS
Área física-motriz:
Área cognitiva:
N/A
Memoria:

– Memoria remota: recordar las letras de canciones. OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
– Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: recordar las frutas/canciones trabajadas
durante la sesión. Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
Lenguaje:
Ver hoja de observación de la actividad 1.3.
– Lectura: leer y cantar la letra de la canción en el cancionero.
– Denominación: nombrar las frutas.

Gnosias:

– Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra escuchada («limón», «melón», etc.).
– Gnosias visuales: discriminar y reconocer la imagen que aparece en la tarjeta («limón»,
«melón», etc.).

Atención-Concentración:

– Focalizar la atención en la tarea musical.
– Mantener la atención en la tarea musical.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
82 83

AUDICIÓN AUDICIÓN

9. Una vez trabajadas varias canciones, pedir a los participantes que recuerden: Orientación:
- El tema del que se está hablando («fruta»).
- Las frutas que han ido saliendo («limón», «melón», etc.). – Orientación temporal: identificar la estación del año en la que se está (primavera-verano
- Las canciones que han sido cantadas. = época de frutas).

Área social-emocional:
MATERIAL
Estado de ánimo y autoestima:
– CD con canciones de frutas.
– Cadena musical. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Tarjetas con imágenes relacionadas con el tema a tratar. – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
– Listado de canciones relacionados con el tema a tratar:
- Mi limón y limonero. Participación/Interacción social/Comunicación:
- Corazón de melón.
- La zarzamora. – Participar en una actividad de audición en grupo.
- A la lima y al limón. – Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
- Granada («granada», «jugosa manzana»), etc. – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– Cancionero con las letras de las canciones (opcional).
– Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
OBJETIVOS
Área física-motriz:
Área cognitiva:
N/A
Memoria:

– Memoria remota: recordar las letras de canciones. OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
– Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: recordar las frutas/canciones trabajadas
durante la sesión. Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
Lenguaje:
Ver hoja de observación de la actividad 1.3.
– Lectura: leer y cantar la letra de la canción en el cancionero.
– Denominación: nombrar las frutas.

Gnosias:

– Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra escuchada («limón», «melón», etc.).
– Gnosias visuales: discriminar y reconocer la imagen que aparece en la tarjeta («limón»,
«melón», etc.).

Atención-Concentración:

– Focalizar la atención en la tarea musical.
– Mantener la atención en la tarea musical.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
84 85

AUDICIÓN AUDICIÓN

Paciente: Fecha:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Actividad 1.3. Audición temática: frutas
Paciente: Fecha: Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA - Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad..................................................... Sí No
Memoria remota: Participación, interacción social y comunicación:
- Recuerda la letra de una o más canciones................ 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Participa en una actividad de audición en grupo….....
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas.. Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata: - Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).. Sí No
- Recuerda las frutas trabajadas en la sesión…............ 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Expresa sentimientos………………………..................
- Recuerda las canciones de la sesión……………….... 0 1 2 3 Más de 3
- Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
comentarios................................................................. Sí No
Lenguaje:
- Lee las letras de las canciones………………………… Sí Con dificultad No Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
- Canta las letras de las canciones……………………… Sí Con dificultad No realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).

- Denominación: nombra las frutas……………………… Sí Con dificultad No ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD

Gnosias auditivas: Adaptación 1:
- Reconoce las melodías y voces de cantantes............ 0 1 2 3 Más de 3 En caso de participantes con problemas de gnosias auditivas y categorización:
1. Pedir a los participantes que escuchen la canción presentada por el musicoterapeuta y decirles que
Gnosias visuales: trata de una fruta, por ejemplo: «Verde limón» en la canción Ojos verdes (Concha Piquer).
- Reconoce las imágenes de las tarjetas……………..... 0 1 2 3 Más de 3 2. Una vez cantada pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
(«limón»).
Atención: 3. Si hay dificultad para encontrar la palabra-fruta, volver a escuchar la canción y parar la mú-
- Focaliza la atención en la tarea musical...................... Sí No sica justo después de que haya aparecido la palabra en cuestión. Preguntar inmediatamente
de qué fruta habla la canción. Volver a repetir la frase cuantas veces sean necesarias hasta
que se identifique.
Concentración: 4. Continuar con otras canciones y frutas.
- Mantiene la atención en la tarea musical…………….. Durante toda la actividad
Durante la mitad del tiempo Adaptación 2:
de la actividad
Durante menos de la mitad
En caso de participantes con problemas de evocación categorial y/o memoria inmediata-reciente:

del tiempo 1. Realizar los pasos 1 a 4 indicados en la actividad original.
2. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
Orientación: todavía en el ejercicio (si se trata del ejercicio) o bien que se hayan cantado durante la sesión
- Orientación temporal: identifica la estación del año.... Sí No (si se tratan de recordar – al final de la sesión– los temas expuestos), dando alguna ayuda
(pista por clave fonética o semántica) .
3. Tararear (sin letra) una canción que contenga el nombre de esa fruta para ayudar a recordar
la canción asociada a la fruta.

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
84 85

AUDICIÓN AUDICIÓN

Paciente: Fecha:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Actividad 1.3. Audición temática: frutas
Paciente: Fecha: Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA - Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad..................................................... Sí No
Memoria remota: Participación, interacción social y comunicación:
- Recuerda la letra de una o más canciones................ 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Participa en una actividad de audición en grupo….....
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas.. Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata: - Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).. Sí No
- Recuerda las frutas trabajadas en la sesión…............ 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Expresa sentimientos………………………..................
- Recuerda las canciones de la sesión……………….... 0 1 2 3 Más de 3
- Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
comentarios................................................................. Sí No
Lenguaje:
- Lee las letras de las canciones………………………… Sí Con dificultad No Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
- Canta las letras de las canciones……………………… Sí Con dificultad No realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).

- Denominación: nombra las frutas……………………… Sí Con dificultad No ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD

Gnosias auditivas: Adaptación 1:
- Reconoce las melodías y voces de cantantes............ 0 1 2 3 Más de 3 En caso de participantes con problemas de gnosias auditivas y categorización:
1. Pedir a los participantes que escuchen la canción presentada por el musicoterapeuta y decirles que
Gnosias visuales: trata de una fruta, por ejemplo: «Verde limón» en la canción Ojos verdes (Concha Piquer).
- Reconoce las imágenes de las tarjetas……………..... 0 1 2 3 Más de 3 2. Una vez cantada pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
(«limón»).
Atención: 3. Si hay dificultad para encontrar la palabra-fruta, volver a escuchar la canción y parar la mú-
- Focaliza la atención en la tarea musical...................... Sí No sica justo después de que haya aparecido la palabra en cuestión. Preguntar inmediatamente
de qué fruta habla la canción. Volver a repetir la frase cuantas veces sean necesarias hasta
que se identifique.
Concentración: 4. Continuar con otras canciones y frutas.
- Mantiene la atención en la tarea musical…………….. Durante toda la actividad
Durante la mitad del tiempo Adaptación 2:
de la actividad
Durante menos de la mitad
En caso de participantes con problemas de evocación categorial y/o memoria inmediata-reciente:

del tiempo 1. Realizar los pasos 1 a 4 indicados en la actividad original.
2. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
Orientación: todavía en el ejercicio (si se trata del ejercicio) o bien que se hayan cantado durante la sesión
- Orientación temporal: identifica la estación del año.... Sí No (si se tratan de recordar – al final de la sesión– los temas expuestos), dando alguna ayuda
(pista por clave fonética o semántica) .
3. Tararear (sin letra) una canción que contenga el nombre de esa fruta para ayudar a recordar
la canción asociada a la fruta.

Continúa en la página siguiente
2. CANTO

2.1. Canto recreativo
2.2. Canciones temáticas: frutas
2.3. Canción de bienvenida
2.4. Canción de despedida
2. CANTO

2.1. Canto recreativo
2.2. Canciones temáticas: frutas
2.3. Canción de bienvenida
2.4. Canción de despedida
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
88 89

CANTO CANTO

– Memoria remota: recordar los títulos y las letras de canciones.
2.1. CANTO RECREATIVO – Memoria reciente y evocación inmediata: recordar el título de la canción que se ha cantado; recordar
TÉCNICA Canto las instrucciones de la actividad; recordar las canciones que se han ido cantando en la sesión.

Lenguaje:
ACTIVIDAD Canto recreativo
– Lecto-escritura: leer el título y letras de las canciones en el cancionero.
– Denominación: cantar la letra de las canciones.
PARTICIPANTES – Espontáneo: explicar y expresar opiniones sobre una canción elegida.

– Número de participantes: de 1 a 12. Gnosias:
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6.
– Requisitos mínimos de participación: – Gnosias visuales: discriminar y reconocer las letras, palabras del cancionero.
- Gnosias visuales: ser capaz de discriminar y reconocer el título o letra de una canción (escrita – Gnosias auditivas: discriminar y reconocer las melodías.
en el cancionero).
- Lecto-escritura: ser capaz de leer el título de las canciones. Atención-Concentración:

– Focalizar la atención en la tarea musical.
TAREA SOLICITADA – Mantener la atención en la tarea musical.
1. Repartir un cancionero confeccionado a partir de las preferencias musicales de los miembros Área social-emocional:
del grupo.

2. Pedir a un participante que busque en el cancionero una canción que desee cantar con el Estado de ánimo y autoestima:
grupo en esa sesión.
– Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
3. Cantar la canción elegida. – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.

4. Pedir a ese participante que dé su opinión sobre la canción elegida (pedirle que explique por Participación/Interacción social/Comunicación:
qué la ha elegido, qué es lo que le gusta, etc.).
– Participar en una actividad de audición en grupo.
5. Dar el turno a otro miembro del grupo para que elija su canción, cantarla con el grupo y dé su – Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
opinión sobre ella. – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– Expresar sentimientos.
6. Continuar con cada uno de los miembros del grupo para darles la oportunidad de elegir, cantar – Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
y opinar sobre su canción preferida. – Tolerar y respetar las preferencias musicales de los demás participantes del grupo.

Área física-motriz:
MATERIAL
– Estimular las funciones respiratorias (canto).
– Cancionero con un repertorio de canciones suficientemente amplio, que recoja las preferencias
musicales de todos los participantes del grupo.
– Guitarra, teclado u otros instrumentos de acompañamiento.
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN

OBJETIVOS Observar si los objetivos especificados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
Área cognitiva:
Ver hoja de observación de la actividad 2.1.
Memoria:
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
88 89

CANTO CANTO

– Memoria remota: recordar los títulos y las letras de canciones.
2.1. CANTO RECREATIVO – Memoria reciente y evocación inmediata: recordar el título de la canción que se ha cantado; recordar
TÉCNICA Canto las instrucciones de la actividad; recordar las canciones que se han ido cantando en la sesión.

Lenguaje:
ACTIVIDAD Canto recreativo
– Lecto-escritura: leer el título y letras de las canciones en el cancionero.
– Denominación: cantar la letra de las canciones.
PARTICIPANTES – Espontáneo: explicar y expresar opiniones sobre una canción elegida.

– Número de participantes: de 1 a 12. Gnosias:
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6.
– Requisitos mínimos de participación: – Gnosias visuales: discriminar y reconocer las letras, palabras del cancionero.
- Gnosias visuales: ser capaz de discriminar y reconocer el título o letra de una canción (escrita – Gnosias auditivas: discriminar y reconocer las melodías.
en el cancionero).
- Lecto-escritura: ser capaz de leer el título de las canciones. Atención-Concentración:

– Focalizar la atención en la tarea musical.
TAREA SOLICITADA – Mantener la atención en la tarea musical.
1. Repartir un cancionero confeccionado a partir de las preferencias musicales de los miembros Área social-emocional:
del grupo.

2. Pedir a un participante que busque en el cancionero una canción que desee cantar con el Estado de ánimo y autoestima:
grupo en esa sesión.
– Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
3. Cantar la canción elegida. – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.

4. Pedir a ese participante que dé su opinión sobre la canción elegida (pedirle que explique por Participación/Interacción social/Comunicación:
qué la ha elegido, qué es lo que le gusta, etc.).
– Participar en una actividad de audición en grupo.
5. Dar el turno a otro miembro del grupo para que elija su canción, cantarla con el grupo y dé su – Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
opinión sobre ella. – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– Expresar sentimientos.
6. Continuar con cada uno de los miembros del grupo para darles la oportunidad de elegir, cantar – Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
y opinar sobre su canción preferida. – Tolerar y respetar las preferencias musicales de los demás participantes del grupo.

Área física-motriz:
MATERIAL
– Estimular las funciones respiratorias (canto).
– Cancionero con un repertorio de canciones suficientemente amplio, que recoja las preferencias
musicales de todos los participantes del grupo.
– Guitarra, teclado u otros instrumentos de acompañamiento.
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN

OBJETIVOS Observar si los objetivos especificados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
Área cognitiva:
Ver hoja de observación de la actividad 2.1.
Memoria:
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
90 91

CANTO CANTO

Paciente: Fecha:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Actividad 2.1. Canto recreativo
Paciente: Fecha: Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
- Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad.................................................... Sí No
Memoria remota: Participación, interacción social y comunicación:
- Recuerda la letra de las canciones............................. 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Participa en una actividad de canto grupal….............
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas. Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata: Sí No
0 1 2 3 Más de 3 - Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).
- Recuerda el título de la canción que se ha cantado... Sí No
Sí A veces No - Expresa sentimientos……………………….................
- Recuerda las instrucciones de la actividad.................
- Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
- Recuerda las canciones que se han ido cantando en Sí No
0 1 2 3 Más de 3 comentarios...............................................................
la sesión......................................................................
- Tolera y respeta las preferencias musicales de los
demás participantes...................................................
Lenguaje:
- Lecto-escritura: lee el título y letras de las canciones
en el cancionero......................................................... Sí Con dificultad No
- Denominación: canta la letra de la canción................ Sí Con dificultad No
- Espontáneo: explica y expresa opiniones sobre una
canción elegida.......................................................... Sí Con dificultad No Sesión de musicoterapia y estimu-
lación cognitiva realizada en el
Gnosias: Centro de Día ISPA (Barcelona).
- Gnosias visuales: discrimina y reconoce las letras, La fotografía muestra el momento
en el que el participante está re-
palabras del cancionero............................................. Sí Con dificultad No
cordando y cantando la letra de
- Gnosias auditivas: discrimina y reconoce las melodías. Sí Con dificultad No una canción mientras es acompa-
ñado con la guitarra por la musi-
coterapeuta. Participar en una
Atención:
actividad de canto recreativo en la
- Focaliza la atención en la tarea musical.................... Sí No
que se canta una de sus cancio-
nes preferidas ayuda a esta per-
Concentración: sona a permanecer sentada en el
- Mantiene la atención en la tarea musical……………. Durante toda la actividad grupo y a elevar su estado de
Durante la mitad del tiempo ánimo al implicarse en una expe-
riencia exitosa.
de la actividad
Durante menos de la mitad
del tiempo

Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
Continúa en la página siguiente realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
90 91

CANTO CANTO

Paciente: Fecha:
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL
Actividad 2.1. Canto recreativo
Paciente: Fecha: Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
- Hace comentarios positivos sobre él
o sobre la actividad.................................................... Sí No
Memoria remota: Participación, interacción social y comunicación:
- Recuerda la letra de las canciones............................. 0 1 2 3 Más de 3 Sí No
- Participa en una actividad de canto grupal….............
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas. Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata: Sí No
0 1 2 3 Más de 3 - Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).
- Recuerda el título de la canción que se ha cantado... Sí No
Sí A veces No - Expresa sentimientos……………………….................
- Recuerda las instrucciones de la actividad.................
- Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
- Recuerda las canciones que se han ido cantando en Sí No
0 1 2 3 Más de 3 comentarios...............................................................
la sesión......................................................................
- Tolera y respeta las preferencias musicales de los
demás participantes...................................................
Lenguaje:
- Lecto-escritura: lee el título y letras de las canciones
en el cancionero......................................................... Sí Con dificultad No
- Denominación: canta la letra de la canción................ Sí Con dificultad No
- Espontáneo: explica y expresa opiniones sobre una
canción elegida.......................................................... Sí Con dificultad No Sesión de musicoterapia y estimu-
lación cognitiva realizada en el
Gnosias: Centro de Día ISPA (Barcelona).
- Gnosias visuales: discrimina y reconoce las letras, La fotografía muestra el momento
en el que el participante está re-
palabras del cancionero............................................. Sí Con dificultad No
cordando y cantando la letra de
- Gnosias auditivas: discrimina y reconoce las melodías. Sí Con dificultad No una canción mientras es acompa-
ñado con la guitarra por la musi-
coterapeuta. Participar en una
Atención:
actividad de canto recreativo en la
- Focaliza la atención en la tarea musical.................... Sí No
que se canta una de sus cancio-
nes preferidas ayuda a esta per-
Concentración: sona a permanecer sentada en el
- Mantiene la atención en la tarea musical……………. Durante toda la actividad grupo y a elevar su estado de
Durante la mitad del tiempo ánimo al implicarse en una expe-
riencia exitosa.
de la actividad
Durante menos de la mitad
del tiempo

Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
Continúa en la página siguiente realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
92 93

CANTO CANTO

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD 2.2. CANCIONES TEMÁTICAS: FRUTAS

Adaptación 1: TÉCNICA Canto
En caso de participantes con problemas de gnosias visuales y de lecto-escritura.

1. Repartir un cancionero confeccionado a partir de las preferencias musicales de los miembros ACTIVIDAD Canciones temáticas: frutas
del grupo.
2. Leer al participante algunos de los títulos de canciones que figuran en el cancionero (selec-
cionar 3 o 4 títulos, incluyendo alguna canción que sea de la preferencia de ese participante). PARTICIPANTES
3. Pedirle que elija una de esas canciones y cantarla.
4. Pedirle que dé su opinión sobre esa canción. – Número de participantes: de 1 a 8.
5. Continuar con los otros participantes. – Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6.
– Requisitos mínimos de participación:
Adaptación 2: - Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra que hace referencia a
una categoría determinada («frutas»).
- Gnosias visuales: ser capaz de reconocer una imagen.
En caso de participantes con problemas para realizar elecciones y/o expresar opiniones.

1. Repartir un cancionero confeccionado a partir de las preferencias musicales de los miembros - Evocación categorial: ser capaz de recordar y decir palabras que hacen referencia a una ca-
del grupo. tegoría determinada («frutas»).
2. Dar a elegir al participante entre 2 títulos únicamente, enfatizando el hecho de que cualquiera
de las dos opciones que elija son buenas.
3. Destacar alguna característica positiva de esa canción y reforzar al participante por su elección TAREA SOLICITADA
y cantar la canción con el grupo.
4. Pedir opinión de la canción a los otros participantes (opcional). 1. Pedir a los participantes que canten la canción presentada por el musicoterapeuta y decirles
que trata de una fruta (por ejemplo: Mi limón y limonero).

2. Una vez cantada, pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
(«limón»).

3. Pedir a un participante que –de entre varias tarjetas que se muestran y que contienen imá-
genes de diferentes frutas– elija aquella tarjeta que contenga la imagen de un «limón».

4. Volver a cantar la canción Mi limón y limonero.

5. Pedir a los participantes que canten otra canción que trate de frutas (por ejemplo: Corazón
de melón).

6. Seguir los pasos 2-3-4 adaptados a la nueva canción.

7. En función de las capacidades de los participantes, continuar proponiendo canciones sobre
«frutas» y seguir los pasos indicados.

8. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
todavía.

9. Una vez trabajadas varias canciones, pedir a los participantes que recuerden:
– El tema del que se está hablando («fruta»).
– Las frutas que han ido saliendo («limón», «melón», etc.).
– Las canciones que han sido cantadas.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
92 93

CANTO CANTO

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD 2.2. CANCIONES TEMÁTICAS: FRUTAS

Adaptación 1: TÉCNICA Canto
En caso de participantes con problemas de gnosias visuales y de lecto-escritura.

1. Repartir un cancionero confeccionado a partir de las preferencias musicales de los miembros ACTIVIDAD Canciones temáticas: frutas
del grupo.
2. Leer al participante algunos de los títulos de canciones que figuran en el cancionero (selec-
cionar 3 o 4 títulos, incluyendo alguna canción que sea de la preferencia de ese participante). PARTICIPANTES
3. Pedirle que elija una de esas canciones y cantarla.
4. Pedirle que dé su opinión sobre esa canción. – Número de participantes: de 1 a 8.
5. Continuar con los otros participantes. – Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6.
– Requisitos mínimos de participación:
Adaptación 2: - Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra que hace referencia a
una categoría determinada («frutas»).
- Gnosias visuales: ser capaz de reconocer una imagen.
En caso de participantes con problemas para realizar elecciones y/o expresar opiniones.

1. Repartir un cancionero confeccionado a partir de las preferencias musicales de los miembros - Evocación categorial: ser capaz de recordar y decir palabras que hacen referencia a una ca-
del grupo. tegoría determinada («frutas»).
2. Dar a elegir al participante entre 2 títulos únicamente, enfatizando el hecho de que cualquiera
de las dos opciones que elija son buenas.
3. Destacar alguna característica positiva de esa canción y reforzar al participante por su elección TAREA SOLICITADA
y cantar la canción con el grupo.
4. Pedir opinión de la canción a los otros participantes (opcional). 1. Pedir a los participantes que canten la canción presentada por el musicoterapeuta y decirles
que trata de una fruta (por ejemplo: Mi limón y limonero).

2. Una vez cantada, pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
(«limón»).

3. Pedir a un participante que –de entre varias tarjetas que se muestran y que contienen imá-
genes de diferentes frutas– elija aquella tarjeta que contenga la imagen de un «limón».

4. Volver a cantar la canción Mi limón y limonero.

5. Pedir a los participantes que canten otra canción que trate de frutas (por ejemplo: Corazón
de melón).

6. Seguir los pasos 2-3-4 adaptados a la nueva canción.

7. En función de las capacidades de los participantes, continuar proponiendo canciones sobre
«frutas» y seguir los pasos indicados.

8. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
todavía.

9. Una vez trabajadas varias canciones, pedir a los participantes que recuerden:
– El tema del que se está hablando («fruta»).
– Las frutas que han ido saliendo («limón», «melón», etc.).
– Las canciones que han sido cantadas.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
94 95

CANTO CANTO

MATERIAL Área social-emocional:

– Guitarra, teclado u otros instrumentos de acompañamiento. Estado de ánimo y autoestima:
– Cadena musical
– Tarjetas con imágenes relacionadas con el tema a tratar. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Listado de canciones relacionados con el tema a tratar: – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
- Mi limón y limonero.
- Corazón de melón. Participación/Interacción social/Comunicación:
- La zarzamora. – Participar en una actividad de grupo vocal.
- A la lima y al limón. – Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
- Granada («granada», «jugosa manzana»). – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– Cancionero con las letras de las canciones (opcional). – Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
OBJETIVOS Área física-motriz:

Área cognitiva: – Estimular las funciones respiratorias (canto).

Memoria:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
– Memoria remota: recordar las letras de canciones.
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
– Memoria reciente y evocación inmediata: recordar el título de la canción cantada; recordar las ins- cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
trucciones de la actividad; recordar las frutas y canciones trabajadas durante la sesión.
Ver hoja de observación de la actividad 2.2.
Lenguaje:

– Lecto-escritura: leer el título y letras de las canciones en el cancionero. HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
– Denominación: cantar la letra de las canciones, decir el nombre de las frutas que salen en las Actividad 2.2. Canciones temáticas: frutas
canciones.
Paciente: Fecha:
Gnosias:

– Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra escuchada («limón», «melón», etc.). OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
– Gnosias Visuales: discriminar y reconocer la imagen que aparece en la tarjeta («limón»,
«melón», etc.).
Memoria remota:
Atención-Concentración: - Recuerda la letra de las canciones............................. 0 1 2 3 Más de 3

– Focalizar la atención en la tarea musical. Memoria reciente y evocación inmediata:
– Mantener la atención en la tarea musical. 0 1 2 3 Más de 3
- Recuerda el título de la canción que se ha cantado...
- Recuerda las instrucciones de la actividad................. Sí A veces No
Orientación:
- Recuerda las frutas trabajadas en la sesión............... 0 1 2 3 Más de 3
– Orientación temporal: decir la estación del año en la que se está (primavera-verano = época - Recuerda las canciones trabajadas en la sesión........ 0 1 2 3 Más de 3
de frutas).

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
94 95

CANTO CANTO

MATERIAL Área social-emocional:

– Guitarra, teclado u otros instrumentos de acompañamiento. Estado de ánimo y autoestima:
– Cadena musical
– Tarjetas con imágenes relacionadas con el tema a tratar. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Listado de canciones relacionados con el tema a tratar: – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
- Mi limón y limonero.
- Corazón de melón. Participación/Interacción social/Comunicación:
- La zarzamora. – Participar en una actividad de grupo vocal.
- A la lima y al limón. – Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas.
- Granada («granada», «jugosa manzana»). – Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical).
– Cancionero con las letras de las canciones (opcional). – Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales.
OBJETIVOS Área física-motriz:

Área cognitiva: – Estimular las funciones respiratorias (canto).

Memoria:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
– Memoria remota: recordar las letras de canciones.
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun-
– Memoria reciente y evocación inmediata: recordar el título de la canción cantada; recordar las ins- cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo.
trucciones de la actividad; recordar las frutas y canciones trabajadas durante la sesión.
Ver hoja de observación de la actividad 2.2.
Lenguaje:

– Lecto-escritura: leer el título y letras de las canciones en el cancionero. HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
– Denominación: cantar la letra de las canciones, decir el nombre de las frutas que salen en las Actividad 2.2. Canciones temáticas: frutas
canciones.
Paciente: Fecha:
Gnosias:

– Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra escuchada («limón», «melón», etc.). OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
– Gnosias Visuales: discriminar y reconocer la imagen que aparece en la tarjeta («limón»,
«melón», etc.).
Memoria remota:
Atención-Concentración: - Recuerda la letra de las canciones............................. 0 1 2 3 Más de 3

– Focalizar la atención en la tarea musical. Memoria reciente y evocación inmediata:
– Mantener la atención en la tarea musical. 0 1 2 3 Más de 3
- Recuerda el título de la canción que se ha cantado...
- Recuerda las instrucciones de la actividad................. Sí A veces No
Orientación:
- Recuerda las frutas trabajadas en la sesión............... 0 1 2 3 Más de 3
– Orientación temporal: decir la estación del año en la que se está (primavera-verano = época - Recuerda las canciones trabajadas en la sesión........ 0 1 2 3 Más de 3
de frutas).

Continúa en la página siguiente
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
96 97

CANTO CANTO

Lenguaje: ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD
- Lecto-escritura: lee el título y letras de las canciones
en el cancionero....………………………..................... Sí Con dificultad No Adaptación 1:
- Denominación: canta la letra de las canciones.……... Sí Con dificultad No En caso de participantes con problemas de gnosias auditivas y categorización:
- Denominación: dice el nombre de las frutas............... Sí Con dificultad No
1. Pedir a los participantes que canten la canción presentada por el musicoterapeuta y que trata
Gnosias: de una fruta (por ejemplo: Mi limón y limonero).
- Gnosias auditivas: discrimina y reconoce la palabra 2. Una vez cantada, pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
escuchada («limón», «melón»…)............................... Sí Con dificultad No («limón»).
- Gnosias visuales: discrimina y reconoce la imagen 3. Si hay dificultad para encontrar la palabra-fruta, cantar la canción más despacio y enfatizando
Sí Con dificultad No la palabra en cuestión. Volver a repetir la frase cuantas veces sean necesarias hasta que se
que aparece en la tarjeta («limón», «melón»)............. identifique.
Atención: 4. Continuar con otras canciones y frutas.
- Focaliza la atención en la tarea musical.……............. Sí No
Adaptación 2:
Concentración:
Durante toda la actividad
En caso de participantes con problemas de evocación categorial y/o memoria inmediata-reciente:
- Mantiene la atención en la tarea musical.……............
Durante la mitad del tiempo 1. Realizar los pasos 1 a 6 indicados en la actividad original.
de la actividad 2. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
Durante menos de la mitad todavía en el ejercicio (si se trata del ejercicio), o bien que se hayan cantado durante la sesión
del tiempo (si se trata de recordar –al final de la sesión– los temas tratados), dando alguna ayuda (pista
por clave fonética o semántica).
Orientación: 3. Tararear (sin letra) una canción que contenga el nombre de esa fruta para ayudar a recordar
- Identifica la estación del año.……............................... Sí No la canción asociada a la fruta.

OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL

Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
- Hace comentarios positivos sobre él o sobre
la actividad................................................................. Sí No
Participación, interacción social y comunicación:
- Participa en una actividad de canto grupal….............. Sí No
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas.. Sí No
- Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).. Sí No
- Expresa sentimientos……………………….................. Sí No
- Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
comentarios................................................................ Sí No

Cada uno de los items puede ser además valorado en función de si el paciente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
96 97

CANTO CANTO

Lenguaje: ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD
- Lecto-escritura: lee el título y letras de las canciones
en el cancionero....………………………..................... Sí Con dificultad No Adaptación 1:
- Denominación: canta la letra de las canciones.……... Sí Con dificultad No En caso de participantes con problemas de gnosias auditivas y categorización:
- Denominación: dice el nombre de las frutas............... Sí Con dificultad No
1. Pedir a los participantes que canten la canción presentada por el musicoterapeuta y que trata
Gnosias: de una fruta (por ejemplo: Mi limón y limonero).
- Gnosias auditivas: discrimina y reconoce la palabra 2. Una vez cantada, pedir a los participantes que identifiquen de qué fruta habla la canción
escuchada («limón», «melón»…)............................... Sí Con dificultad No («limón»).
- Gnosias visuales: discrimina y reconoce la imagen 3. Si hay dificultad para encontrar la palabra-fruta, cantar la canción más despacio y enfatizando
Sí Con dificultad No la palabra en cuestión. Volver a repetir la frase cuantas veces sean necesarias hasta que se
que aparece en la tarjeta («limón», «melón»)............. identifique.
Atención: 4. Continuar con otras canciones y frutas.
- Focaliza la atención en la tarea musical.……............. Sí No
Adaptación 2:
Concentración:
Durante toda la actividad
En caso de participantes con problemas de evocación categorial y/o memoria inmediata-reciente:
- Mantiene la atención en la tarea musical.……............
Durante la mitad del tiempo 1. Realizar los pasos 1 a 6 indicados en la actividad original.
de la actividad 2. Pedir a los participantes que evoquen (digan) nombres de otras frutas que no hayan salido
Durante menos de la mitad todavía en el ejercicio (si se trata del ejercicio), o bien que se hayan cantado durante la sesión
del tiempo (si se trata de recordar –al final de la sesión– los temas tratados), dando alguna ayuda (pista
por clave fonética o semántica).
Orientación: 3. Tararear (sin letra) una canción que contenga el nombre de esa fruta para ayudar a recordar
- Identifica la estación del año.……............................... Sí No la canción asociada a la fruta.

OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL

Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe………………………………………............. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida………... Sí No
- Hace comentarios positivos sobre él o sobre
la actividad................................................................. Sí No
Participación, interacción social y comunicación:
- Participa en una actividad de canto grupal….............. Sí No
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas.. Sí No
- Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).. Sí No
- Expresa sentimientos……………………….................. Sí No
- Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
comentarios................................................................ Sí No

Cada uno de los items puede ser además valorado en función de si el paciente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
98 99

CANTO CANTO

Formato general: Formato personalizado:
2.3. CANCIÓN DE BIENVENIDA
TÉCNICA Canto
Hola a todos Hola Pedro
Hola a todos Hola Pedro
Hola a todos Hola Pedro
ACTIVIDAD Canción de bienvenida
Hola, hola, hola Hola, hola, hola

OBJETIVOS
PARTICIPANTES
Área cognitiva:
– Número de participantes: de 1 a 8. Memoria:
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6.
– Requisitos mínimos de participación: – Memoria reciente: recordar la letra y melodía de la canción de bienvenida.
- Lenguaje-Denominación: cantar la letra de la canción. – Memoria reciente y evocación inmediata: recordar los nombres de los compañeros.
- Gnosias visuales y orientación en persona: ser capaz de reconocer las caras de los compa-
ñeros y de decir o de reconocer el propio nombre. Lenguaje:
- Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: ser capaz de recordar/repetir los nom-
bres de los compañeros. – Denominación: cantar la letra de la canción, decir el nombre de los compañeros.
– Lenguaje espontáneo: ejercitar la expresión verbal cuando se interactúa con los compañeros.
Gnosias:
TAREA SOLICITADA
– Gnosias visuales: reconocer las caras de los compañeros.
1. Cantar varias veces la canción de bienvenida en formato general: Hola a todos (dirigida a
todos los participantes en general). Atención-Concentración:

2. Señalar a un compañero de ese grupo y pedir a los participantes que recuerden el nombre – Focalizar la atención en la tarea musical.
del compañero señalado. – Mantener la atención en la tarea musical.
Orientación:
3. Una vez se ha recordado el nombre del primer compañero, cantar la canción de bienvenida
de manera individualizada e incorporando el nombre de dicho compañero «Hola Pedro». – Orientación en persona: reconocer los compañeros del grupo; decir o reconocer el propio nombre.
– Orientación temporal: decir el momento y hora del día en el que se está («momento de la sesión
4. Dedicar breves minutos a ese participante para que el musicoterapeuta pueda saludarle e musicoterapia»); decir el día de la semana, número de día del mes, mes, año, estación.
interactuar verbalmente con él, invitándolo a expresar como está, etc. – Orientación espacial: decir el espacio donde se está («sala de musicoterapia»), decir el nombre
del centro en el que se está, la calle, planta, ciudad,...
5. Pasar al siguiente compañero, y –señalándolo– pedir a los participantes que recuerden su
nombre, y cantar la canción de bienvenida de manera personalizada «Hola Antonio». Área social-emocional:
Estado de ánimo y autoestima:
6. Seguir el proceso hasta haber cantado el nombre de todos los participantes del grupo.
– Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
MATERIAL – Mostrar un estado de seguridad y tranquilidad a partir de la familiaridad y distensión aportada
por la actividad.
– Guitarra, teclado u otros instrumentos de acompañamiento.
– Carteles con los nombres o iniciales de los participantes. Participación/Interacción social/Comunicación:
– Canción de bienvenida: si bien puede ser cualquiera que tenga significado para el grupo, una
propuesta de canción sería la siguiente: – Participar en una actividad de grupo vocal.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
98 99

CANTO CANTO

Formato general: Formato personalizado:
2.3. CANCIÓN DE BIENVENIDA
TÉCNICA Canto
Hola a todos Hola Pedro
Hola a todos Hola Pedro
Hola a todos Hola Pedro
ACTIVIDAD Canción de bienvenida
Hola, hola, hola Hola, hola, hola

OBJETIVOS
PARTICIPANTES
Área cognitiva:
– Número de participantes: de 1 a 8. Memoria:
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6.
– Requisitos mínimos de participación: – Memoria reciente: recordar la letra y melodía de la canción de bienvenida.
- Lenguaje-Denominación: cantar la letra de la canción. – Memoria reciente y evocación inmediata: recordar los nombres de los compañeros.
- Gnosias visuales y orientación en persona: ser capaz de reconocer las caras de los compa-
ñeros y de decir o de reconocer el propio nombre. Lenguaje:
- Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: ser capaz de recordar/repetir los nom-
bres de los compañeros. – Denominación: cantar la letra de la canción, decir el nombre de los compañeros.
– Lenguaje espontáneo: ejercitar la expresión verbal cuando se interactúa con los compañeros.
Gnosias:
TAREA SOLICITADA
– Gnosias visuales: reconocer las caras de los compañeros.
1. Cantar varias veces la canción de bienvenida en formato general: Hola a todos (dirigida a
todos los participantes en general). Atención-Concentración:

2. Señalar a un compañero de ese grupo y pedir a los participantes que recuerden el nombre – Focalizar la atención en la tarea musical.
del compañero señalado. – Mantener la atención en la tarea musical.
Orientación:
3. Una vez se ha recordado el nombre del primer compañero, cantar la canción de bienvenida
de manera individualizada e incorporando el nombre de dicho compañero «Hola Pedro». – Orientación en persona: reconocer los compañeros del grupo; decir o reconocer el propio nombre.
– Orientación temporal: decir el momento y hora del día en el que se está («momento de la sesión
4. Dedicar breves minutos a ese participante para que el musicoterapeuta pueda saludarle e musicoterapia»); decir el día de la semana, número de día del mes, mes, año, estación.
interactuar verbalmente con él, invitándolo a expresar como está, etc. – Orientación espacial: decir el espacio donde se está («sala de musicoterapia»), decir el nombre
del centro en el que se está, la calle, planta, ciudad,...
5. Pasar al siguiente compañero, y –señalándolo– pedir a los participantes que recuerden su
nombre, y cantar la canción de bienvenida de manera personalizada «Hola Antonio». Área social-emocional:
Estado de ánimo y autoestima:
6. Seguir el proceso hasta haber cantado el nombre de todos los participantes del grupo.
– Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
MATERIAL – Mostrar un estado de seguridad y tranquilidad a partir de la familiaridad y distensión aportada
por la actividad.
– Guitarra, teclado u otros instrumentos de acompañamiento.
– Carteles con los nombres o iniciales de los participantes. Participación/Interacción social/Comunicación:
– Canción de bienvenida: si bien puede ser cualquiera que tenga significado para el grupo, una
propuesta de canción sería la siguiente: – Participar en una actividad de grupo vocal.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
100 101

CANTO CANTO

– Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas. Atención:
– Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical). - Focaliza la atención en la tarea musical..................... Sí No
– Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales. Concentración:
– Ejercitar las habilidades sociales de espera de turnos. - Mantiene la atención en la tarea musical........................... Durante toda la actividad
Durante la mitad del tiempo
Área física-motriz: de la actividad
Durante menos de la mitad
– Estimular las funciones respiratorias (canto).
del tiempo

Orientación:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
– Orientación en persona:
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun- - Reconoce a los compañeros del grupo................... Sí No
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo. - Dice y reconoce su propio nombre.......................... Sí No
– Orientación temporal:
Ver hoja de observación de la actividad 2.3. - Dice el momento y hora del día en el que se está
(«momento de la sesión de musicoterapia»).......... Sí No
- Dice el día de la semana........................................ Sí No
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
- Dice el número de día del mes............................... Sí No
Actividad 2.3. Canción de bienvenida - Dice el mes............................................................. Sí No
Paciente: Fecha: - Dice el año.............................................................. Sí No
- Dice la estación...................................................... Sí No
– Orientación espacial:
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA - Dice el espacio donde se está
(«sala de musicoterapia»)..................................... Sí No
- Dice el nombre del centro en el que se está......... Sí No
Memoria remota: - Dice la calle........................................................... Sí No
- Recuerda la letra y melodía de la canción de bienvenida... Sí Con dificultad No Sí No
- Dice la planta.........................................................
- Dice la ciudad........................................................ Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata:
- Recuerda los nombres de los compañeros......................... 0 1 2 3 Más de 3
Gnosias:
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL Sí Con dificultad No
- Gnosias visuales: reconoce las caras de los compañeros..
Lenguaje:
- Denominación: canta la letra de la canción Estado de ánimo y autoestima:
de bienvenida............................................................... Sí Con dificultad No - Sonríe/Ríe.................................................................. Sí No
- Denominación: dice el nombre de los compañeros......... Sí Con dificultad No - Muestra expresión facial/corporal distendida............. Sí No
- Lenguaje espontáneo: verbaliza espontáneamente - Hace comentarios positivos sobre él o sobre
cuando interactúa con los compañeros........................ Sí Con dificultad No la actividad………….................................................. Sí No
- Muestra un estado de seguridad y tranquilidad
Gnosias: a partir de la familiaridad y distensión aportada
- Gnosias visuales: reconoce las caras de los compañeros.. Sí Con dificultad No por la actividad.......................................................... Sí No

Continúa en la página siguiente
Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
Continúa en la página siguiente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
100 101

CANTO CANTO

– Interactuar a nivel verbal con compañeros/terapeutas. Atención:
– Interactuar a nivel no verbal (contacto físico/musical). - Focaliza la atención en la tarea musical..................... Sí No
– Expresar sentimientos.
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales. Concentración:
– Ejercitar las habilidades sociales de espera de turnos. - Mantiene la atención en la tarea musical........................... Durante toda la actividad
Durante la mitad del tiempo
Área física-motriz: de la actividad
Durante menos de la mitad
– Estimular las funciones respiratorias (canto).
del tiempo

Orientación:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
– Orientación en persona:
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun- - Reconoce a los compañeros del grupo................... Sí No
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo. - Dice y reconoce su propio nombre.......................... Sí No
– Orientación temporal:
Ver hoja de observación de la actividad 2.3. - Dice el momento y hora del día en el que se está
(«momento de la sesión de musicoterapia»).......... Sí No
- Dice el día de la semana........................................ Sí No
HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS
- Dice el número de día del mes............................... Sí No
Actividad 2.3. Canción de bienvenida - Dice el mes............................................................. Sí No
Paciente: Fecha: - Dice el año.............................................................. Sí No
- Dice la estación...................................................... Sí No
– Orientación espacial:
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA - Dice el espacio donde se está
(«sala de musicoterapia»)..................................... Sí No
- Dice el nombre del centro en el que se está......... Sí No
Memoria remota: - Dice la calle........................................................... Sí No
- Recuerda la letra y melodía de la canción de bienvenida... Sí Con dificultad No Sí No
- Dice la planta.........................................................
- Dice la ciudad........................................................ Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata:
- Recuerda los nombres de los compañeros......................... 0 1 2 3 Más de 3
Gnosias:
OBJETIVOS: ÁREA SOCIOEMOCIONAL Sí Con dificultad No
- Gnosias visuales: reconoce las caras de los compañeros..
Lenguaje:
- Denominación: canta la letra de la canción Estado de ánimo y autoestima:
de bienvenida............................................................... Sí Con dificultad No - Sonríe/Ríe.................................................................. Sí No
- Denominación: dice el nombre de los compañeros......... Sí Con dificultad No - Muestra expresión facial/corporal distendida............. Sí No
- Lenguaje espontáneo: verbaliza espontáneamente - Hace comentarios positivos sobre él o sobre
cuando interactúa con los compañeros........................ Sí Con dificultad No la actividad………….................................................. Sí No
- Muestra un estado de seguridad y tranquilidad
Gnosias: a partir de la familiaridad y distensión aportada
- Gnosias visuales: reconoce las caras de los compañeros.. Sí Con dificultad No por la actividad.......................................................... Sí No

Continúa en la página siguiente
Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
Continúa en la página siguiente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
102 103

CANTO CANTO

Participación, interacción social y comunicación:
- Participa en una actividad de canto grupal................. Sí No
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas.. Sí No
- Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).. Sí No
- Expresa sentimientos................................................. Sí No
- Expresa opiniones/preferencias musicales,
hace comentarios...................................................... Sí No
- Tolera y respeta las preferencias musicales
de los demás participantes........................................ Sí No
- Espera el turno........................................................... Sí No

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD

Adaptación 1:
En caso de participantes con problemas de memoria reciente:

1. Cantar varias veces la canción de bienvenida en formato general: Hola a todos (dirigida a
todos los participantes en general).
2. Repartir un cartel con el nombre de uno de los compañeros del grupo al primer participante.
Pedirle que lea el nombre allí escrito en voz alta («Pedro»). Pedirle que dé ese cartel o que
señale al «Sr. Pedro».
3. Cantar la canción de bienvenida de manera individualizada e incorporando el nombre de dicho
compañero «Hola Pedro».
4. Dedicar breves minutos a ese participante para que el musicoterapeuta pueda saludarle e
interactuar verbalmente con él, incitándolo a expresar como está, etc.
5. Repartir otro cartel con el nombre de otro de los compañeros y seguir el proceso hasta haber
cantado el nombre de todos los participantes del grupo.

Sesión de musicoterapia reali-
zada en el Centro de Día Terapéu-
tico Uszheimer (Barcelona). La
fotografía muestra el momento en
el que la participante es saludada
por la musicoterapeuta y por sus
compañeros de grupo tras haber
cantado la canción de bienvenida
con su nombre. Este espacio de
interacción personalizada ofrece
un estado de familiaridad y disten-
sión a la participante y al grupo.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
102 103

CANTO CANTO

Participación, interacción social y comunicación:
- Participa en una actividad de canto grupal................. Sí No
- Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas.. Sí No
- Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).. Sí No
- Expresa sentimientos................................................. Sí No
- Expresa opiniones/preferencias musicales,
hace comentarios...................................................... Sí No
- Tolera y respeta las preferencias musicales
de los demás participantes........................................ Sí No
- Espera el turno........................................................... Sí No

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD

Adaptación 1:
En caso de participantes con problemas de memoria reciente:

1. Cantar varias veces la canción de bienvenida en formato general: Hola a todos (dirigida a
todos los participantes en general).
2. Repartir un cartel con el nombre de uno de los compañeros del grupo al primer participante.
Pedirle que lea el nombre allí escrito en voz alta («Pedro»). Pedirle que dé ese cartel o que
señale al «Sr. Pedro».
3. Cantar la canción de bienvenida de manera individualizada e incorporando el nombre de dicho
compañero «Hola Pedro».
4. Dedicar breves minutos a ese participante para que el musicoterapeuta pueda saludarle e
interactuar verbalmente con él, incitándolo a expresar como está, etc.
5. Repartir otro cartel con el nombre de otro de los compañeros y seguir el proceso hasta haber
cantado el nombre de todos los participantes del grupo.

Sesión de musicoterapia reali-
zada en el Centro de Día Terapéu-
tico Uszheimer (Barcelona). La
fotografía muestra el momento en
el que la participante es saludada
por la musicoterapeuta y por sus
compañeros de grupo tras haber
cantado la canción de bienvenida
con su nombre. Este espacio de
interacción personalizada ofrece
un estado de familiaridad y disten-
sión a la participante y al grupo.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
104 105

CANTO CANTO

Formato general: Formato personalizado:
2.4. CANCIÓN DE DESPEDIDA

TÉCNICA Canto
Adiós a todos Adiós Pedro
Adiós a todos Adiós Pedro
Adiós a todos Adiós Pedro
ACTIVIDAD Canción de despedida
Adiós, adiós, adiós Adiós, adiós, adiós

OBJETIVOS
PARTICIPANTES
Área cognitiva:
– Número de participantes: de 1 a 8.
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6. Memoria:
– Requisitos mínimos de participación:
- Lenguaje-denominación: cantar la letra de la canción. – Memoria reciente: recordar la letra y melodía de la canción de despedida.
- Gnosias visuales y orientación en persona: ser capaz de reconocer las caras de los compa- – Memoria reciente y evocación inmediata: recordar los nombres de los compañeros.
ñeros y decir o reconocer el propio nombre.
- Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: ser capaz de recordar/repetir los nom- Lenguaje:
bres de los compañeros.
– Denominación: cantar la letra de la canción, decir el nombre de los compañeros.
– Lenguaje espontáneo: ejercitar la expresión verbal cuando se interactúa con los compañeros.
TAREA SOLICITADA
Gnosias:
1. Cantar varias veces (2 o 3) la canción de despedida en formato general: Adiós a todos (dirigida
a todos los participantes en general). – Gnosias visuales: reconocer las caras de los compañeros.
2. Pedir a los participantes que recuerden el nombre del compañero del grupo que se señala. Atención-Concentración:
Si es necesario, ofrecer ayudas con soporte auditivo (clave fonética).
– Focalizar la atención en la tarea musical.
3. Una vez se ha recordado el nombre del primer compañero, cantar la canción de despedida – Mantener la atención en la tarea musical.
de manera individualizada e incorporando el nombre de dicho compañero «Adiós Pedro».
Orientación:
4. Pasar al siguiente compañero, y –señalándolo– pedir a los participantes que recuerden su
nombre, y cantar la canción de despedida de manera personalizada «Adiós Antonio». – Orientación en persona: reconocer los compañeros del grupo; ser capaz de decir o reconocer
el propio nombre.
5. Seguir el proceso hasta haber cantado el nombre de todos los participantes del grupo. – Orientación temporal: decir el momento y hora del día en el que se está («momento de acabar
la sesión de musicoterapia»).
6. Cantar finalmente la canción de despedida en formato general (Adiós a todos).
Área social-emocional:
MATERIAL Estado de ánimo y autoestima:
– Guitarra, teclado u otros intrumentos de acompañamiento. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Canción de despedida: si bien puede ser cualquiera que tenga significado para el grupo, una pro- – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
puesta de canción sería la siguiente: – Mostrar un estado de seguridad y tranquilidad a partir de la familiaridad y distensión aportada
por la actividad.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
104 105

CANTO CANTO

Formato general: Formato personalizado:
2.4. CANCIÓN DE DESPEDIDA

TÉCNICA Canto
Adiós a todos Adiós Pedro
Adiós a todos Adiós Pedro
Adiós a todos Adiós Pedro
ACTIVIDAD Canción de despedida
Adiós, adiós, adiós Adiós, adiós, adiós

OBJETIVOS
PARTICIPANTES
Área cognitiva:
– Número de participantes: de 1 a 8.
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6. Memoria:
– Requisitos mínimos de participación:
- Lenguaje-denominación: cantar la letra de la canción. – Memoria reciente: recordar la letra y melodía de la canción de despedida.
- Gnosias visuales y orientación en persona: ser capaz de reconocer las caras de los compa- – Memoria reciente y evocación inmediata: recordar los nombres de los compañeros.
ñeros y decir o reconocer el propio nombre.
- Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: ser capaz de recordar/repetir los nom- Lenguaje:
bres de los compañeros.
– Denominación: cantar la letra de la canción, decir el nombre de los compañeros.
– Lenguaje espontáneo: ejercitar la expresión verbal cuando se interactúa con los compañeros.
TAREA SOLICITADA
Gnosias:
1. Cantar varias veces (2 o 3) la canción de despedida en formato general: Adiós a todos (dirigida
a todos los participantes en general). – Gnosias visuales: reconocer las caras de los compañeros.
2. Pedir a los participantes que recuerden el nombre del compañero del grupo que se señala. Atención-Concentración:
Si es necesario, ofrecer ayudas con soporte auditivo (clave fonética).
– Focalizar la atención en la tarea musical.
3. Una vez se ha recordado el nombre del primer compañero, cantar la canción de despedida – Mantener la atención en la tarea musical.
de manera individualizada e incorporando el nombre de dicho compañero «Adiós Pedro».
Orientación:
4. Pasar al siguiente compañero, y –señalándolo– pedir a los participantes que recuerden su
nombre, y cantar la canción de despedida de manera personalizada «Adiós Antonio». – Orientación en persona: reconocer los compañeros del grupo; ser capaz de decir o reconocer
el propio nombre.
5. Seguir el proceso hasta haber cantado el nombre de todos los participantes del grupo. – Orientación temporal: decir el momento y hora del día en el que se está («momento de acabar
la sesión de musicoterapia»).
6. Cantar finalmente la canción de despedida en formato general (Adiós a todos).
Área social-emocional:
MATERIAL Estado de ánimo y autoestima:
– Guitarra, teclado u otros intrumentos de acompañamiento. – Elevar el estado de ánimo a partir de una experiencia exitosa.
– Canción de despedida: si bien puede ser cualquiera que tenga significado para el grupo, una pro- – Mejorar o mantener la autoestima a partir de una experiencia exitosa.
puesta de canción sería la siguiente: – Mostrar un estado de seguridad y tranquilidad a partir de la familiaridad y distensión aportada
por la actividad.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
106 107

CANTO CANTO

Participación/Interacción social/Comunicación: Atención:
- Focaliza la atención en la tarea musical.................... Sí Con dificultad No
– Participar en una actividad de grupo vocal.
– Expresar sentimientos. Concentración:
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales. - Mantiene la atención en la tarea musical.......................... Durante toda la actividad
– Ejercitar las habilidades sociales de espera de turnos. Durante la mitad del tiempo
de la actividad
Área física-motriz: Durante menos de la mitad
– Estimular las funciones respiratorias (canto). del tiempo

Orientación:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN – Orientación en persona:
- Reconoce a los compañeros del grupo................... Sí No
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun- - Dice y reconoce su propio nombre.......................... Sí No
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo. – Orientación temporal:
- Dice el momento y hora del día en el que se está
Ver hoja de observación de la actividad 2.4. («momento de la sesión de musicoterapia»)........... Sí No

HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS Gnosias:
Actividad 2.4. Canción de despedida OBJETIVOS: ÁREA
- Gnosias visuales: SOCIOEMOCIONAL
reconoce las caras de los compañeros.. Sí Con dificultad No
Paciente: Fecha:
Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe.................................................................. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida............. Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
- Hace comentarios positivos sobre él o sobre
la actividad………….................................................. Sí No
Memoria remota: - Muestra un estado de seguridad y tranquilidad
- Recuerda la letra y melodía de la canción de despedida.... Sí Con dificultad No a partir de la familiaridad y distensión aportada
por la actividad.......................................................... Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata:
- Recuerda los nombres de los compañeros......................... 0 1 2 3 Más de 3
Participación, interacción social y comunicación:
- Participa en una actividad de canto grupal................ Sí No
Lenguaje: - Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas... Sí No
- Denominación: canta la letra de la canción - Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).... Sí No
de despedida................................................................ Sí Con dificultad No - Expresa sentimientos................................................. Sí No
- Denominación: dice el nombre de los compañeros......... Sí Con dificultad No - Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
- Lenguaje espontáneo: verbaliza espontáneamente comentarios............................................................... Sí No
cuando interactúa con los compañeros........................ Sí Con dificultad No - Tolera y respeta las preferencias musicales
de los demás participantes....................................... Sí No
Gnosias: - Espera el turno.......................................................... Sí No
- Gnosias visuales: reconoce las caras de los compañeros.. Sí Con dificultad No

Continúa en la página siguiente Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
106 107

CANTO CANTO

Participación/Interacción social/Comunicación: Atención:
- Focaliza la atención en la tarea musical.................... Sí Con dificultad No
– Participar en una actividad de grupo vocal.
– Expresar sentimientos. Concentración:
– Expresar opiniones y/o preferencias musicales. - Mantiene la atención en la tarea musical.......................... Durante toda la actividad
– Ejercitar las habilidades sociales de espera de turnos. Durante la mitad del tiempo
de la actividad
Área física-motriz: Durante menos de la mitad
– Estimular las funciones respiratorias (canto). del tiempo

Orientación:
OBSERVACIONES Y EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN – Orientación en persona:
- Reconoce a los compañeros del grupo................... Sí No
Observar si los objetivos planteados en el apartado anterior para cada una de las áreas de fun- - Dice y reconoce su propio nombre.......................... Sí No
cionamiento se cumplen para cada uno de los miembros del grupo. – Orientación temporal:
- Dice el momento y hora del día en el que se está
Ver hoja de observación de la actividad 2.4. («momento de la sesión de musicoterapia»)........... Sí No

HOJA DE OBSERVACIÓN DE RESPUESTAS Gnosias:
Actividad 2.4. Canción de despedida OBJETIVOS: ÁREA
- Gnosias visuales: SOCIOEMOCIONAL
reconoce las caras de los compañeros.. Sí Con dificultad No
Paciente: Fecha:
Estado de ánimo y autoestima:
- Sonríe/Ríe.................................................................. Sí No
- Muestra expresión facial/corporal distendida............. Sí No
OBJETIVOS: ÁREA COGNITIVA
- Hace comentarios positivos sobre él o sobre
la actividad………….................................................. Sí No
Memoria remota: - Muestra un estado de seguridad y tranquilidad
- Recuerda la letra y melodía de la canción de despedida.... Sí Con dificultad No a partir de la familiaridad y distensión aportada
por la actividad.......................................................... Sí No
Memoria reciente y evocación inmediata:
- Recuerda los nombres de los compañeros......................... 0 1 2 3 Más de 3
Participación, interacción social y comunicación:
- Participa en una actividad de canto grupal................ Sí No
Lenguaje: - Interactúa a nivel verbal con compañeros/terapeutas... Sí No
- Denominación: canta la letra de la canción - Interactúa a nivel no verbal (contacto físico/musical).... Sí No
de despedida................................................................ Sí Con dificultad No - Expresa sentimientos................................................. Sí No
- Denominación: dice el nombre de los compañeros......... Sí Con dificultad No - Expresa opiniones/preferencias musicales, hace
- Lenguaje espontáneo: verbaliza espontáneamente comentarios............................................................... Sí No
cuando interactúa con los compañeros........................ Sí Con dificultad No - Tolera y respeta las preferencias musicales
de los demás participantes....................................... Sí No
Gnosias: - Espera el turno.......................................................... Sí No
- Gnosias visuales: reconoce las caras de los compañeros.. Sí Con dificultad No

Continúa en la página siguiente Cada uno de los ítems puede ser además valorado en función de si el paciente
realiza la respuesta de manera independiente (c/i) o precisa ayuda (c/a).
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
108

CANTO

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD

Realizar la adaptación según lo sugerido en la actividad 2.3.

3. TOCAR INSTRUMENTOS
MUSICALES

3.1. Acompañamiento rítmico con
instrumentos de la canción
Quizás, quizás, quizás
3.2. Imitar patrones rítmicos
3.3. Conjunto instrumental
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS
108

CANTO

ADAPTACIONES DE LA ACTIVIDAD

Realizar la adaptación según lo sugerido en la actividad 2.3.

3. TOCAR INSTRUMENTOS
MUSICALES

3.1. Acompañamiento rítmico con
instrumentos de la canción
Quizás, quizás, quizás
3.2. Imitar patrones rítmicos
3.3. Conjunto instrumental
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
110 111

TOCAR INSTRUMENTOS MUSICALES TOCAR INSTRUMENTOS MUSICALES

3.1. ACOMPAÑAMIENTO RÍTMICO CON INSTRUMENTOS MATERIAL
DE LA CANCIÓN QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS
– Cadena musical.
– CD de la canción Quizás, quizás, quizás.
TÉCNICA Tocar instrumentos musicales – Instrumentos de percusión (preferiblemente y por orden de menor a mayor dificultad):
- Maracas.
- Pandero.
ACTIVIDAD Acompañamiento rítmico con instrumentos de la canción Quizás, quizás, quizás - Paddle drum.
- Claves.
- Caja china.
PARTICIPANTES - Crótalos.
- Triángulo.
– Número de participantes: de 1 a 8.
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6. Recomendación: para esta actividad, la versión recomendada es la interpretada por Nat King Cole.
– Requisitos mínimos de participación: Si bien existen diferentes versiones e interpretaciones de una misma canción, en este caso se reco-
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra determinada en una mienda utilizar la de Nat King Cole, dado que su tempo, ritmo regular, claridad de las palabras e ins-
canción. trumentación facilitan el trabajo de discriminación auditiva, entre otros aspectos.
- Praxias Ideomotoras: ser capaz de realizar 3 palmadas seguidas, de manipular un instrumento
de percusión y de realizar 3 golpes seguidos.
- Atención-Concentración: ser capaz de mantener la atención en una tarea musical por lo menos OBJETIVOS
durante 3 minutos.
Área cognitiva:

Memoria:
TAREA SOLICITADA
– Memoria remota: recordar letra de la canción.
1. Escuchar la canción Quizás, quizás, quizás. Observar si los participantes la recono- – Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: recordar la consigna dada.
cen.
Lenguaje:
2. Pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas.
– Denominación: cantar la letra de la canción.
3. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «quizás».
Ensayar las 3 palmadas al decir «quizás, quizás, quizás». Gnosias:
4. Dar un instrumento de percusión a cada participante. – Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra «quizás».
5. Pedir a un participante que toque 3 veces su instrumento. Ofrecer las ayudas verbales, visua- Praxias:
les o físicas necesarias. Después pasar al siguiente participante hasta haber completado la
ronda. – Praxias ideomotoras: imitar el gesto de tocar un instrumento de percusión, manipular un ins-
trumento de percusión.
6. Pedir a los participantes que toquen todos a la vez 3 veces su instrumento.
Atención-Concentración:
7. Poner el CD de la canción y pedir que toquen los instrumentos cada vez que se oiga la palabra
«quizás». – Focalizar la atención en la tarea musical.
– Mantener la atención en la tarea musical.
MANUAL DE MUSICOTERAPIA EN GERIATRÍA Y DEMENCIAS TÉCNICAS MUSICOTERAPÉUTICAS
110 111

TOCAR INSTRUMENTOS MUSICALES TOCAR INSTRUMENTOS MUSICALES

3.1. ACOMPAÑAMIENTO RÍTMICO CON INSTRUMENTOS MATERIAL
DE LA CANCIÓN QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS
– Cadena musical.
– CD de la canción Quizás, quizás, quizás.
TÉCNICA Tocar instrumentos musicales – Instrumentos de percusión (preferiblemente y por orden de menor a mayor dificultad):
- Maracas.
- Pandero.
ACTIVIDAD Acompañamiento rítmico con instrumentos de la canción Quizás, quizás, quizás - Paddle drum.
- Claves.
- Caja china.
PARTICIPANTES - Crótalos.
- Triángulo.
– Número de participantes: de 1 a 8.
– Deterioro cognitivo: nivel óptimo de participación: GDS 4, 5 y 6. Recomendación: para esta actividad, la versión recomendada es la interpretada por Nat King Cole.
– Requisitos mínimos de participación: Si bien existen diferentes versiones e interpretaciones de una misma canción, en este caso se reco-
- Gnosias auditivas: ser capaz de discriminar y reconocer una palabra determinada en una mienda utilizar la de Nat King Cole, dado que su tempo, ritmo regular, claridad de las palabras e ins-
canción. trumentación facilitan el trabajo de discriminación auditiva, entre otros aspectos.
- Praxias Ideomotoras: ser capaz de realizar 3 palmadas seguidas, de manipular un instrumento
de percusión y de realizar 3 golpes seguidos.
- Atención-Concentración: ser capaz de mantener la atención en una tarea musical por lo menos OBJETIVOS
durante 3 minutos.
Área cognitiva:

Memoria:
TAREA SOLICITADA
– Memoria remota: recordar letra de la canción.
1. Escuchar la canción Quizás, quizás, quizás. Observar si los participantes la recono- – Memoria reciente y proceso de evocación inmediata: recordar la consigna dada.
cen.
Lenguaje:
2. Pedir a los participantes que den 3 palmadas seguidas.
– Denominación: cantar la letra de la canción.
3. Pedir a los participantes que den una palmada cada vez que oigan la palabra «quizás».
Ensayar las 3 palmadas al decir «quizás, quizás, quizás». Gnosias:
4. Dar un instrumento de percusión a cada participante. – Gnosias auditivas: discriminar y reconocer la palabra «quizás».
5. Pedir a un participante que toque 3 veces su instrumento. Ofrecer las ayudas verbales, visua- Prax