You are on page 1of 61

Análisis y respuesta en calidad de laico a la

carta de Viganò al Papa Francisco

Jefferson Paredes Alvarado

Jefferson.det@gmail.com

Página 1 de 61
Índice:

Contenido
Análisis y respuesta en calidad de laico a la carta de Viganò al Papa Francisco ................................. 1
Índice: .................................................................................................................................................. 2
¿Quién es Viganò? ............................................................................................................................... 5
Análisis de la carta ............................................................................................................................... 6
Soluciones estratégicas dentro de la iglesia para cortar el mal de raíz. ........................................... 15
Línea del tiempo de los hechos basados en pruebas tangibles ...................................................... 16
1994 ............................................................................................................................................... 17
2000 ............................................................................................................................................... 17
21 de noviembre de 2000......................................................................................................... 17
22 de noviembre de 2000......................................................................................................... 19
2001 ............................................................................................................................................... 20
Enero-febrero de 2001 ............................................................................................................ 20
2004 ............................................................................................................................................... 20
2005 ............................................................................................................................................... 21
Abril de 2005 ............................................................................................................................ 21
7 de julio de 2005 ..................................................................................................................... 21
2006 ............................................................................................................................................... 21
16 de mayo de 2006.................................................................................................................. 21
Junio de 2006 ........................................................................................................................... 21
Diciembre 2006 ........................................................................................................................ 22
2008 ............................................................................................................................................... 23
23 de abril de 2008................................................................................................................... 23
Noviembre-diciembre de 2008................................................................................................ 23
2009 ............................................................................................................................................... 26
16 de julio de 2009 ................................................................................................................... 26
2009-2010 ..................................................................................................................................... 26
2011 ............................................................................................................................................... 26
27 de julio de 2011 ................................................................................................................... 26
6 de octubre de 2011 ................................................................................................................ 27
19 de octubre de 2011 .............................................................................................................. 27

Página 2 de 61
Octubre de 2011....................................................................................................................... 27
2012 ............................................................................................................................................... 28
16 de enero de 2012 ................................................................................................................. 28
Enero-octubre de 2012 ............................................................................................................ 28
16 de abril de 2012................................................................................................................... 28
2 de mayo de 2012.................................................................................................................... 29
2013 ............................................................................................................................................... 29
28 de febrero de 2013 .............................................................................................................. 29
3 de marzo de 2013 .................................................................................................................. 30
Marzo de 2013.......................................................................................................................... 30
10 de mayo de 2013.................................................................................................................. 32
21 de junio de 2013 .................................................................................................................. 33
23 de junio de 2013 .................................................................................................................. 34
10 de octubre de 2013 .............................................................................................................. 36
2014 ............................................................................................................................................... 36
Abril de 2014 ............................................................................................................................ 36
2015 ............................................................................................................................................... 36
22-28 de septiembre de 2015 ................................................................................................... 36
9 de octubre de 2015 ................................................................................................................ 37
2016 ............................................................................................................................................... 38
12 de abril de 2016................................................................................................................... 38
2017 ............................................................................................................................................... 39
2018 ............................................................................................................................................... 39
20 de junio de 2018 .................................................................................................................. 39
28 de julio de 2018 ................................................................................................................... 40
COMUNICADO DEL PAPA FRANCISCO ........................................................................ 40
Junio-agosto de 2018 ............................................................................................................... 40
26 de agosto de 2018 ................................................................................................................ 41
Viganò exagera el alcance de estas presuntas “medidas punitivas” de Benedicto XVI, mismas
que nunca nadie exigió respetar, ni siquiera el nuncio apostólico en Estados Unidos, es decir el
mismo Viganò. .......................................................................................................................... 41
26-28 de agosto de 2018........................................................................................................... 42
1 de septiembre de 2018 .......................................................................................................... 43
3 de septiembre de 2018 .......................................................................................................... 43

Página 3 de 61
Anexos .............................................................................................................................................. 45
TESTIMONIO ................................................................................................................................. 46

Página 4 de 61
¿Quién es Viganò?
Nacido el 16 de enero de 1941 en Varese, Italia.

Viganò fue ordenado sacerdote el 24 de marzo de 1968. Obtuvo un doctorado en utroque iure
(canon y derecho civil).

Ingresó al servicio diplomático de la Santa Sede en 1973, y trabajó en las misiones diplomáticas
papales en Irak y Gran Bretaña.

De 1978 a 1989, ocupó cargos en la Secretaría de Estado.

Fue nombrado Enviado Especial y Observador Permanente de la Santa Sede ante el Consejo de
Europa en Estrasburgo el 4 de abril de 1989.

El 3 de abril de 1992, fue nombrado arzobispo titular de Ulpiana y nuncio apostólico a Nigeria por
el Papa Juan Pablo II.

Fue consagrado por el Papa, con los cardenales Franciszek Macharski y Angelo Sodano sirviendo
como co-consecritores.

Al final de su misión a Nigeria, fue asignado a funciones dentro de la Secretaría de Estado como
delegado para las Representaciones Pontificias, convirtiéndose en el jefe de personal de la curia
romana, además de los diplomáticos vaticanos.

Se convirtió en Secretario General del Gobernatorado el 16 de julio de 2009

Página 5 de 61
Análisis de la carta
Estimado lector ruego a Dios sea este documento luz en medio de toda la tempestad levantada
contra la iglesia desde dentro de la iglesia, esta es una bomba de tiempo que fue fabricada y
preparada desde hace ya muchísimos años. Tienes que tener la seguridad de que Dios vencerá y la
iglesia prevalecerá.

Agradezco tu tiempo.

La carta testimonio de Viganò inicia con un error de forma, dado que ya es un ex nuncio (abril 12
del 2016), fuera de sus funciones.

Viganò ha estado en el Vaticano muchísimo tiempo (1973) bajo diferentes cargos siendo
obviamente parte por acción u omisión de los abusos de autoridad mencionados en su carta, él ha
trabajado con tres Papas (Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco)

Es importante contextualizar el ataque de Viganó justamente con el Papa Francisco que dentro de
su legado dejara un trabajo contra los crímenes cometidos a inocentes dentro de la iglesia, va
justamente contra el Papa Francisco, pide que abandone el Papado, pide su cabeza.

Viganó debe apropiarse de sus palabras, respecto a hacer penitencia por todo el silencio cómplice y
encubridor que mantuvo por 12 años al menos respecto al caso McCarrick según se lo demuestra
en la línea del tiempo detallada en las siguientes páginas y según lo asumen en su carta.

Viganó y muchos más han sido quienes han deformado la imagen de la Iglesia Católica, esposa de
Cristo y luego al comparar la Iglesia Católica con la Mafia o con una secta está generalizando su
actuar y tachando a los demás sacerdotes, obispos, buenos cardenales y Papas de sus propios
defectos. Viganò es un gran aprendiz del acusador Satanás.

Menciona que siempre ha "creído y esperado que la jerarquía de la iglesia pudiera… …enmendarse
y renovarse" sin embargo festejo a un criminal McCarrick, en el 2012 y 2013 se lo ve junto a
McCarrick, lo elogia con estas palabras textuales “usted es tan amado por todos nosotros” (palabras
recogidas por el NCR), estas palabras se contraponen totalmente a la lógica y al más mínimo análisis,
usted desde el 2006 ya sabía de primera mano las barbaridades realizadas por McCarrick.

Página 6 de 61
En su carta al Papa Francisco asume una actitud de víctima, tanto como para decir lo bueno que ha
sido al no defenderse de supuestas calumnias “aunque me lo habían pedido en varias ocasiones,
siempre había evitado hacer declaraciones… …incluso para defenderme de calumnias sobre mí por
parte de altos prelados de la curia romana”

Me permito citar parte de su aberrante carta “Pero ahora que la corrupción ha llegado a los vértices
de la jerarquía de la iglesia” ¿ahora en el 2018 cuando el Papa Francisco está limpiando la iglesia?
¿Porque desde 2006 según lo clarifica en su carta usted tuvo conocimiento de lo que sucedía con
McCarrick, es decir 12 años después su conciencia le impone decir algo?

Viganò participó en la premiación de los “embajadores de las Misiones Pontificias”, en un lujoso


hotel de Manhattan, Nueva York, Fue una cena de gala en la que uno de los protagonistas fue
precisamente el presunto “sancionado” McCarrick.

Viganò lo saludó con afecto a McCarrick diciendo estas


palabras: «Usted es tan amado por todos nosotros».

Denota evidente cercanía a McCarrick de


manera pública en varias ocasiones, la última
documentada en el 2013:

En esta ocasión el arzobispo Carlo Maria


Viganò, entonces nuncio en los Estados
Unidos, felicita al entonces cardenal
Theodore E. McCarrick de Washington en
una cena de gala patrocinada por las Obras
Misionales Pontificias en Nueva York en
mayo de 2012.

¡McCarrick y Viganó en una Eucaristía y foto


en mayo 2013, juntos!

Página 7 de 61
En la carta enviada al Papa Francisco aduce que McCarrick ya estaba bajo sanciones en ese
momento, incluyendo la prohibición de viajar y dar conferencias. El padre oblato Andrew Small,
director de las sociedades, dijo que Viganò nunca trató de disuadirlo de honrar al cardenal en la
gala. (Crédito: foto CNS / Michael Rogel, PMS.)

McCarrick, con Benedicto XVI, el 27 de febrero de 2013. ¿No estaba suspendido?

McCarrick en la despedida de Benedicto XVI. De nuevo surge la pregunta: ¿No estaba suspendido?

Página 8 de 61
Viganó en la carta al Papa Francisco denota un afán no cristiano de Honra y Alabanzas
antievangélicos, tan importante es la estima del mundo que ha plasmado “Para disipar las sospechas
que han sido insinuadas en algunos artículos recientes, diré…” ¿Para disipar las sospechas o para
cubrirse las espaldas? una necesidad imperante de quedar bien ante los ojos de los hombres.

Viganó supone que la corrupción ha llegado a los vértices de la jerarquía de la Iglesia, esta suposición
y las pruebas que saca a relucir no corresponden de manera alguna a un trabajo propio, un trabajo
suyo, quien denuncio en un primer momento estos crímenes de McCarrick nunca debio de suponer
que iban a servir para apuñalar a un Papa inocente mas de 18 años después. Vigano toma un
documento al que no le dio el seguimiento debido durante 12 años, y ahora cuando el Papa
Francisco ha tomado acciones y castigado a McCarrick decide ventilarlos a los medios.

Lo que hace usted Viganó es en un momento estratégico cuando el obispo en cuestión McCarrick es
emérito, es decir por su Silencio (omertà) maximizo el daño causado a la iglesia; 12 años de silencio.
“de los que tuve conocimiento durante los cargos que me fueron confiados por San Juan Pablo II”

Los resultados de sus actos también definen su actuar anticatólico, luego de atacar ferozmente al
Papa Francisco y recibe alabanzas de católicos ignorantes, medios mediocres de comunicación y
promovido por EWTN (pobre Madre Angélica) en la supuesta “investigación”, usted Viganó es
mostrado como víctima y perseguido por el Vaticano, decide estar oculto como aquel que tira la
piedra y esconde la mano; es acaso este ataque al vicario de Cristo en la tierra más importante que
la misma salvación de su alma, más importante que la misma fe, o es como demuestran sus actos
más importantes hacer daño a la iglesia de la que forma parte.

¿Simplemente al conocer estos actos terribles en 2006 solamente redacto una nota? ¿Es coherente
esto? En ese momento debió actuar, es tan hipócrita y estafador su actuar que años más tarde
decide alabarlo a McCarrick. ¿Eso habría hecho Jesús o aquellos mártires americanos a los que hace
referencia al inicio de su carta y de manera tan sínica asume seguir sus pasos?

En 2012 y 2013 de manera documentada está usted Viganò sonriendo amablemente y


compartiendo momentos con McCarrick, ¡Sí! Con aquel depredador de vocaciones, con el que tanto
daño causo a la Iglesia, es raro que salude con respeto a un delincuente que daño tantas vidas, en
2013 y conociendo todo lo que ya conocía es interesante saber que McCarrick y usted hayan hablado
con naturalidad como lo menciona en su carta.

Página 9 de 61
¿En su carta menciona “McCarrick revelo” da crédito a sus palabras? ¿Cómo puedo dar crédito a las
palabras de un degenerado?

En otra parte de su carta se lee” El Papa quiso saludar” pero ese acto de saludar a los cardenales es
parte del protocolo, es raro que estando tanto tiempo en el Vaticano desconozca este detalle.

Del párrafo de su carta en el que menciona que el Papa Francisco saluda a los cardenales me permito
sacar este gran detalle que identifica su personalidad "Recuerdo que yo era el último” recordar ese
detalle, ante todo, ponerlo en el inicio del párrafo en el que menciona ese hecho denota que es tan
importante para usted aquello, es tan importante que de seguro hubiese preferido ser el primero,
no tanto por aprecio al Papa sino por el hecho de SER el PRIMERO.

Dado lo que ha escrito hasta este momento en su carta al Papa Francisco no me sorprende que sea
demasiado susceptible para interpretar de manera errada una palabra del Papa, supone usted que
el Papa Francisco le hablo de modo agresivo, supone que lo ha increpado en su primer encuentro
cuando fue el último en saludarlo según sus recuerdos. Su interés por mostrar una imagen
deplorable del Papa Francisco se ve fracturada en su misma carta cuando usted Viganò comenta
que quiso reunirse con el Papa Francisco, quien actuó de buena fe, en medio de todas sus
ocupaciones se dio tiempo, Usted pide verlo y de inmediato respondió amigablemente con aquella
gentileza característica del Vicario de Cristo y le recibió, le dio 40 minutos de su tiempo, desde un
punto de vista humano no creo que se los de a alguien al que ha reprochado duramente días antes
y que por supuesto le molestaría ver, más aun con todas las ocupaciones que debe tener.

Menciona “El Papa con un tono distinto” (con un tono amable, supuestamente distinto al de la
primera reunión que fue publica, es decir si el Papa Francisco hubiese tenido algo que regañarle
hubiese sido más probable que lo haga en privado, dicho este punto no hay lógica posible que
acepte tanta sensibilidad…) ¿es correcta tanta susceptibilidad? EL Papa Francisco le dijo “Los
obispos no tienen q estar ideologizados” y por supuesto que eso es correcto, completamente
correcto. Por supuesto que la FÉ no es compatible con ideología alguna.

¿No hay el beneficio de la duda respecto al Papa Francisco? ¿Acaso fue el Papa Francisco quien
conocía desde el 2006 lo sucedido con McCarrick? "le respondí con mucha franqueza y si lo desean
con mucha ingenuidad" Viganò franqueza e ingenuidad son totalmente incompatibles en su perfil
personal.

Página 10 de 61
"El Papa no hizo el más mínimo comentario y su rostro no mostro ninguna expresión” esto no
implica que el Papa Francisco lo conociera desde hace tiempo a McCarrick cosa que usted sí.

Concluir de la pregunta del Papa que el "Quería saber si yo soy aliado o no de McCarrick" es
definitivamente enfermizo y enteramente deplorable su manera de juzgar al Papa Francisco, en su
mente enfermiza Viganò todo es posible, aun cuando el Papa Francisco fue amable con usted, le dio
su tiempo Usted lo que hizo fue analizar que más podía explotar de ese encuentro contra el sucesor
de Pedro para luego clavarle una calumnia por la espalda.

“¡Me quedé atónito! Estaba claro que las palabras de reproche que el Papa Francisco me había
dirigido ese 21 de junio de 2013 se las había puesto en los labios el día antes el cardenal McCarrick”
¿Que análisis realizo para concluir esto? ¿Usted era el último en la larga cola de cardenales que
saludaban al Papa, está seguro que el Papa Francisco había memorizado esa frase de McCarrick
solamente para decírsela a usted? ¿tiene la conversación entre McCarrick y el Papa Francisco
grabadas o tiene alguna prueba? Sugerir que McCarrick puso esas palabras es una mera conjetura
tan infantil como insustancial. No es procedente concluir esto de manera tan ligera como lo hace
usted un ex nuncio.

Es enfermizo leer en su carta que el Papa Francisco que le dio voluntariamente 40 minutos de su
tiempo, que le escucho y hablo con usted no estaba satisfecho con la trampa que supone usted él
se dio el trabajo de ponérsela. En su mente neurasténica el Papa Francisco que a diario tiene tantas
cosas que hacer, tantas decisiones trascendentales para la Iglesia y problemas que resolver a diario
se estaba preocupando por ponerle trampas a usted el último de los cardenales en la fila de saludar
al Papa. ¿No es acaso esto un hecho que demuestra de nuevo su interés insaciable de notoriedad
que anhela ser el centro de la atención? "El Papa no tuvo ninguna reacción" ¿que esperaba que se
ponga de rodillas y le diera las gracias, además de que su respuesta no fue directa SI o NO sino vaya
a consultar? ¿El Papa tenía el deber de reaccionar delante de usted para que se sintiera satisfecho?

Usted Viganò por decirlo menos hace formalmente una calumnia al Papa Francisco en el siguiente
texto: “Era evidente que, a partir de la elección del Papa Francisco, McCarrick, liberado de
cualquier obligación, se sentía libre de viajar continuamente, dar conferencias y entrevistas”
¿Quién lo libero? ¿Quién lo encadeno antes? Lo que hizo el Papa Benedicto XVI fue una
recomendación privada a las cuales McCarrick hizo caso omiso.

Página 11 de 61
Lo que es evidente aquí es que usted Viganò estuvo con el enemigo (McCarrick), comió a su lado,
luego de enterarse en el 2006 de la realidad de un criminal no actuó con vehemencia para defender
a la iglesia, al contrario, lo alabo a McCarrick.

"Fue orquestada desde arriba con una orden perentoria cifrada" Este texto es una mofa ¿CIFRADA?
¿en serio? ¿Qué algoritmo de cifrado contenía?

En su texto menciona que los Jesuitas están desviados lo cual es en parte cierto dado que hay aun
Jesuitas inteligentes que no siguen los postulados de la Teología de la Liberación, su proceder Viganò
es por decirlo menos diabólico, entreverar verdades comprobadas con mentiras muy bien
fabricadas da a notar que sus pasos siguen los del padre de la mentira Satanás.

El Papa ha pedido y ha actuado, ha demostrado tangiblemente que lo que pide hacer va


acompañado de hechos. Que gran ejemplo de humildad hay en el Papa Francisco que incluso prefirió
guardar silencio ante esta carta ignominiosa, calumniosa.

En su carta asume otra gran imprecisión: según usted Maradiaga se siente protegido por el Papa
Francisco, sin embargo, él está fuera, cuando hay un error no importa la cercanía o amistad si la
hubiese, el Papa Francisco ha procedido como debe de ser.

En otra parte de la carta usted Viganó menciona “En nombre de la transparencia tan defendida por
el Papa Francisco” usted asume que el Papa Francisco defiende la transparencia, pero es estúpido
atacar a quien defiende la transparencia, a quien ha tomado cartas en el asunto en los temas
delicados de la iglesia como ninguno de sus predecesores lo ha realizado.

En su carta menciona “Cuando yo era delegado para las

representaciones pontificias (del 2003 al 2007) me


había llegado información sobre el” (McCarrick)

¿Esa información es relevante ahora luego de 12 años? ¿Es el Papa Francisco quien debe pagar la
factura?

Página 12 de 61
Menciona en su carta “Imploro a todos, sobre todo a los obispos, para que rompan el silencio y, así,
derrotar esta cultura de omertà tan difundida, denunciando a los medios de comunicación y a las
autoridades civiles los casos de abuso de los que tengan conocimiento” Los obispos vienen
denunciando desde hace años las penosas irregularidades cometidas por clérigos, hay sacerdotes
que son suspendidos y entregados en las manos de la justicia, implora dejar una cultura de silencio
y encubrimiento de la cual usted Viganò forma parte desde hace años dentro del Vaticano, en
específico en el caso McCarrick lleva encubriendo la infame forma de actuar desde el 2006 cuando
tuvo conocimiento de causa, el Papa Francisco trabajo en Argentina y su trabajo fue fructífero, por
eso fue elegido sucesor de Benedicto XVI en el 2013, su actuar ha sido recto. Si aplicamos aquel gran
pasaje de la Biblia “Por sus frutos los conoceréis” usted Viganò ha generado desinformación, ha
atacado a un pontífice, ha pedido su dimisión, ha calumniado a un Papa, sus frutos son claros.

Han pasado varios días desde que usted pidió ante los medios la cabeza del Papa Francisco, la iglesia
recibió un golpe de uno de sus miembros, de un Judas llamado Viganò, ciertamente la frase tan
promovida por el Papa Juan Pablo II y tantas veces citadas en el evangelio las ha escuchado el Papa
Francisco “No tengáis miedo”.

Usted Vigano ha actuado de manera diabólica, ya lo han prevenido muchos exegetas a lo largo de
la historia de la Iglesia “Una verdad envuelta en una mentira es en sí misma una mentira”. Es la
manera de trabajo del demonio.

La primera dimisión que se debería de aceptar en la Iglesia Católica es la de Viganò, 12 años de


silencio y encubrimiento, 12 años en los cuales como se lo demuestra en el 2012 y 2013 compartía
momentos junto a McCarrick.

El Papa Francisco ha enunciado tolerancia Cero y ¿Que gana con este escándalo Viganò? Acaso no
es esto un intento de debilitar la lucha del Papa Francisco para limpiar la iglesia, es más con este
ataque lo que estaría proponiéndose es cortar su cabeza, es completamente raro que alguien que
se supone quiere el bien de la iglesia haya esperado 12 años para corregirse. A no solo eso, sino que,
al Papa Actual, al Papa de turno le achaca los males de años de errores encubiertos por masones
infiltrados en la iglesia.

Usted Viganò juzga a la Iglesia Católica en general, es decir se le adelanto a Jesús en su juicio, Pide
no perder la esperanza, pero ha demostrado que sus intenciones no son honestas.

Página 13 de 61
Seria licito preguntarle: ¿no perder la esperanza de que? ¿de notoriedad? ¿de aplausos? ¿la
esperanza de que más católicos ignorantes miren su actuar sin analizarlo a detalle y decidan tirar
piedras contra el Papa Francisco? ¿la esperanza de que Viganò?

Nombrar a Jesús y María en esta carta no es más que un mero protocolo, algo que a Jesús y Maria
de seguro les dolerá al igual que le dolió a Jesús la traición de Judas, alguien que miente tan bien
como usted lo hace Viganò seguramente está muy lejos de ser católico o de conocer a Jesús y
María.

Es evidente que su actuar Viganò no solo demuestra un ataque premeditado y muy planeado al
Papa Francisco. Debe de saber que la iglesia católica tiene por cabeza a Cristo, Usted si no se acoge
a la misericordia de Dios le alcanzara muy pronto su justicia, de seguir en este camino contra el
Vicario de Cristo y su iglesia usted, la secta masónica infiltrada en la iglesia y sus seguidores se
enfrentan deliberadamente a una eternidad en el infierno.

Página 14 de 61
Soluciones estratégicas dentro de la iglesia para cortar el mal de
raíz.
Atacar la teología de la liberación desde el núcleo, es esta la que ha relativizado y causado la
relajación de la fe, de las costumbres, una vida basada en Cristo nunca llegaría a provocar daños a
inocentes.

La masonería es la promotora de todos estos ataques coordinados, bien planificados y por


supuesto con cabezas trabajadas por años dentro de la Iglesia para que ganen notoriedad y tengan
una voz de autoridad, condenar públicamente sus ataques continuos contra la Iglesia. Confinarlos
al lugar que corresponde.

La iglesia en los últimos tiempos será atacada fuertemente por la masonería infiltrada dentro de la
misma iglesia. Prueba de ello es la más vil infamia nunca antes vista en la Iglesia orquestada por
Viganò. Pero los fracasados masones deben saber que:

“AL FINAL MI INMACULADO CORAZON TRIUNFARÁ”


Virgen María.

El rezo del Santo Rosario por cada fiel católico es la mejor y más fuerte arma contra Satanás y sus
seguidores.

En estos últimos tiempos se debe promover la consagración al sagrado corazón de Jesús y Maria
según el método de Luis María Grignion de Montfort.

Página 15 de 61
Línea del tiempo de los hechos
basados en pruebas tangibles

Página 16 de 61
He aquí una cronología razonada, totalmente comprobable sobre los hechos en
completa contradicción a las calumnias e injurias que han surgido hasta ahora
contra el Papa Francisco. Texto basado en https://goo.gl/CPp46Z

1994

Un sacerdote (presumiblemente Gregory Littleton) escribió al obispo de


Metuchen, Edward Thomas Hughes, para hablar sobre el abuso sexual y
psicológico al que le sometía el obispo Theodore Edgar McCarrick.

Afirmó que McCarrick le habría provocado tantos traumas que él mismo habría
llegado a molestar a dos chicos de 15 años.

El sacerdote fue destituido y reducido al estado laico diez años más tarde, cuando
entraron en vigor las nuevas reglas anti-pederastia, con base en las admisiones que
había hecho en aquella carta.

2000
21 de noviembre de 2000

Juan Pablo II nombró a Theodore McCarrick arzobispo de Washington.

El nuncio en Estados Unidos era entonces Gabriel Montalvo

El prefecto de la Congregación de los Obispos (que acababa de tomar posesión


poco antes) era Giovanni Battista Re.

Según una de las hipótesis de Viganò, un papel importante en el nombramiento


de McCarrick lo habría jugado el cardenal Secretario de Estado Angelo Sodano.

Viganò afirma que Giovanni Battista Re se habría opuesto, pues el nombre de


McCarrick se encontraba en el décimo cuarto lugar de la lista de los candidatos.

Página 17 de 61
Viganò, en su “comunicado”, no cita en ningún momento el nombre del
secretario particular de Juan Pablo II, el obispo Stanislaw Dziwisz, muy cercano
a Giovanni Battista Re.

Stanislaw Dziwisz era, efectivamente, una de las personas con mayor influencia
en el entorno del Papa Wojtyla.

Según lo narrado por Viganò, surge un retrato desolador y ofensivo sobre el


Pontífice que ha sido proclamado santo. El ex nuncio recuerda que Juan Pablo II
estaba ya «muy enfermo», dando a entender: estaba tan enfermo que ya no era
capaz de ocuparse de los nombramientos, ni siquiera de los más importantes, ni
siquiera de los que conducían (en esa época) a la segura atribución de la púrpura
cardenalicia y, por lo tanto, a la participación en un futuro Cónclave.

Papa Wojtyla año 2000

 02-2000 Nombra al nuevo arzobispo de Westminster, Cormac Murphy-


O’Connor.
 Todavía le quedaban cinco años de vida.
 Presidio decenas de celebraciones del Jubileo.
 Visitó Egipto, Tierra Santa (Jordania, Israel, los Territorios sometidos a la
Autoridad Palestina) y Fátima.
 06-2000 Nombra a Edward Michael Egan como arzobispo de Nueva York.

Después de McCarrick en Washington habría nombrado (por citar algunos


ejemplos y limitándonos solamente a algunas de las sedes metropolitanas) a:

 Angelo Scola como Patriarca de Venecia (enero de 2002).


 Philippe Barbarin como arzobispo de Lyon (julio de 2002).
 Péter Erdö como arzobispo de Esztergom-Budapest (diciembre de 2002).

Página 18 de 61
 Tarcisio Bertone en Génova (diciembre de 2002).
 Diarmuid Martin como arzobispo coadjutor de Dublín (mayo de 2003).
 Gaudencio Rosales como arzobispo de Manila (diciembre de 2003).
 Lluís Martínez Sistach como arzobispo de Barcelona (junio de 2004)
 Juan Pablo II en el 2003 creó 44 cardenales en un único Consistorio.

El Papa Juan Pablo II, a pesar del lento avance de la enfermedad que habría ido
reduciendo cada vez más sus capacidades motrices, era un Pontífice que seguía
viajando y gobernando a la Iglesia.

Quien haya seguido la información vaticana sabe que presentar en el año 2000 al
Papa Juan Pablo II como un hombre incapaz de razonar es una falsedad.

22 de noviembre de 2000

El fraile dominico Boniface Ramsey escribió una carta al nuncio Montalvo en la


que se refirió a rumores sobre comportamientos inadecuados por parte de
McCarrick con algunos seminaristas.

Afirmó que conocía a algunos de estos seminaristas y sacerdotes. Ramsey llamó


por teléfono a Montalvo para anunciarle la llegada de la carta, pero, después de
haber conversado con un amigo, volvió a llamarle por teléfono para decirle que
se había arrepentido. Durante esta segunda conversación (como dijo el mismo
Ramsey al “National Catholic Register”) el nuncio lo convenció de que enviara la
carta.

El documento probablemente no pasó por la oficina del Delegado para las


representaciones diplomáticas, Carlo Maria Viganò. Según lo que se lee en su
comunicado, Viganò se enteró de esta primera carta con las acusaciones en 2006,
cuando le habría hablado sobre ella el entonces nuevo nuncio en Estados Unidos

Página 19 de 61
Pietro Sambi. E insiste en culpar solamente al cardenal Sodano, que ha habría
recibido en noviembre de 2000, sin, además ofrecer ni pruebas ni indicios: «la
oficina de la que entonces me ocupaba no tuvo conocimiento de ninguna medida
en la Santa Sede después de aquella denuncia del Nuncio Montalvo, a finales de
2000, cuando el Secretario de Estado era el Cardenal Angelo Sodano».

2001
Enero-febrero de 2001

Theodore McCarrick toma posesión como arzobispo de Washington.

El 21 de febrero recibe la púrpura de manos de Juan Pablo II, en el Consistorio


más concurrido de la historia de la Iglesia: 44 nuevos cardenales.

Entre ellos había muchos latinoamericanos y estaba el mismo Jorge Mario


Bergoglio actual Papa Francisco (2018).

2004

Según lo que afirmó la vocera de la diócesis de Metuchen, Erin Friedlander

 En 2004 llegó a la diócesis la primera denuncia contra McCarrick.


 Después llegarían otras dos, y todas se referían a hechos cometidos en las
décadas anteriores.

La arquidiócesis de Newark y las diócesis de Metuchen y Trenton pagaron una


indemnización a Robert Ciolek, ultrajado por McCarrick, pero también se incluye
la indemnización por los abusos que Ciolek sufrió por parte de un maestro
mientras era un estudiante en un liceo católico.

Según la vocera de la diócesis de Metuchen, la indemnización fue indicada a la


nunciatura.

Página 20 de 61
2005
Abril de 2005

McCarrick participa en las congregaciones de los cardenales antes del Cónclave


y después en el Cónclave que el 19 de abril de ese mismo año eligió como
Pontífice al cardenal Joseph Ratzinger.

7 de julio de 2005

McCarrick cumplió 75 años y, como tienen que hacer todos los obispos, envió su
renuncia a la Santa Sede.

2006
16 de mayo de 2006

Benedicto XVI aceptó la renuncia de McCarrick, ocho meses después del plazo
canónico: no se trata de un periodo largo (los arzobispos metropolitanos que son
cardenales, si gozan de buena salud, permanecen por lo menos un año, pero a
menudo se quedan dos más después de haber cumplido los 75 años de edad)
tampoco es un periodo tan breve como para imaginarse que Roma quería mandar
una señal punitiva al arzobispo de Washington.

En lugar de McCarrick, el Papa Benedicto XVI nombró a Donald Wuerl.

La jubilación de McCarrick se dio después de la primera petición de


indemnización que recibió la diócesis de Newark.

Junio de 2006

El ex sacerdote Gregory Littleton (su nombre completo nunca antes había sido
divulgado: fue Viganò quien lo reveló por primera vez) denunció a la diócesis de
Metuchen los abusos que sufrió por parte de McCarrick cuando este último era el
obispo en esa sede.

Página 21 de 61
Recibió una indemnización de 100 mil dólares. También en este caso, como se
trataba de un obispo (que después se habría convertido en cardenal), la diócesis
informó a la nunciatura apostólica en Estados Unidos. La vocera de la diócesis de
Metuchen afirma en la actualidad que la señalación fue comunicada.

Diciembre 2006

Viganò, en ese momento todavía era Delegado para las representaciones


diplomáticas en la Secretaría de Estado, escribe un apunte con base en la
Memoria de la acusación de Littleton enviada a la Secretaría de Estado por el
nuncio Pietro Sambi.

Viganò recibió el documento de la diócesis de Metuchen el 6 de diciembre de


2006.

Al transmitir la información, Sambi explicó que Littleton «ya había enviado esta
Memoria suya a una veintena de personas, entre las que hay autoridades
judiciales civiles y eclesiásticas, de policía y abogados, desde junio de 2006», y
que era muy probable que la noticia fuera publicada dentro de poco.

Por lo que solicitó «una intervención veloz de la Santa Sede».

Según lo narrado por Viganò, ese mismo 6 de diciembre transmite el apunte a sus
superiores, el cardenal Tarcisio Bertone y el Sustituto Leonardo Sandri, pero no
recibió indicaciones sobre lo que debía hacer.

Viganò en su “comunicado” con el que pide la renuncia del Papa no se refiere a


noticias sobre el pago de indemnizaciones para las víctimas de McCarrick.

Página 22 de 61
2008
23 de abril de 2008

Fue publicado en “Statement for Pope Benedict XVI about the pattern of sexual
abuse crisis in the United States” de Richard Sipe, en el que se trata el argumento
de los comportamientos inadecuados y de los abusos de McCarrick con los
seminaristas.

El 24 de abril el documento es enviado al cardenal William Levada (entonces


prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, nombrado por Benedicto
XVI como su sucesor a la cabeza del ex Santo Oficio).

William Levada envía el “Statement for Pope Benedict XVI about the pattern of
sexual abuse crisis in the United States” de Richard Sipe al cardenal Tarcisio
Bertone, Secretario de Estado, y el 24 de mayo llega al escritorio del delegado
Viganò, quien redacta un nuevo apunte y lo entrega el 25 de mayo al nuevo
Sustituto de la Secretaría de Estado, Fernando Filoni.

Noviembre-diciembre de 2008

El nuncio en Estados Unidos, Pietro Sambi, comunica al cardenal McCarrick


(con bastante brusquedad, según un testigo) que el Papa Benedicto XVI lo invita
a abandonar el seminario neocatecumenal Redemptoris Mater en donde vivía y a
reducir su vida pública.

Sobre la naturaleza y el alcance de estas presuntas “sanciones” o


recomendaciones, la versión de Viganò es diferente de la que ofrece uno de los
cercanos colaboradores del Papa Ratzinger.

Ese mismo colaborador, anónimamente, dijo al National Catholic Register: «Se


trataba de una petición privada», sin decreto por escrito; se invitaba al cardenal

Página 23 de 61
«a mantener un perfil bajo». Según lo que escribe el periodista del National
Catholic Register Edward Pentin, la fuente Ratzingeriana habría comentado (con
respecto al secreto y a la poca severidad de la sanción): «A veces es mejor dejar
que siga durmiendo lo que duerme».

La fecha solamente es presumible y se puede llegar a ella gracias a un episodio


citado por la Catholic News Agency:

A finales de 2008 McCarrick se preparó para dejar el seminario


Redemptoris Mater de Washington y a principios de 2009 se muda a la
canonjía de la parroquia de St. Thomas the Apostle, en el centro de la
capital federal.

Nadie se enteró de las llamadas “sanciones”. En cambio, Viganò las describe de


esta manera: «Supe con certeza, mediante el Cardenal Giovanni Battista Re,
entonces prefecto de la Congregación para los Obispos, que el valiente y
merecedor “Statement for Pope Benedict XVI about the pattern of sexual abuse
crisis in the United States” de Richard Sipe había tenido el resultado esperado. El
Papa Benedicto XVI conminó al Cardenal McCarrick sanciones semejantes a las
que ahora le inflige el Papa Francisco: el cardenal debía dejar el seminario en el
que vivía, se le prohibía celebrar en público, que participara en reuniones
públicas, que dictara conferencias y que viajara, con la obligación de dedicarse a
una vida de oración y de penitencia».

Las presuntas “sanciones” o, mejor, la recomendación privada, no fue


comunicada al delegado Viganò. Benedicto XVI habló al respecto,
presumiblemente, con Bertone o con el prefecto de la Congregación para los
Obispos Giovanni Battista Re.

Página 24 de 61
No hay que excluir que la comunicación al nuncio Sambi haya sido solamente
verbal y que se haya verificado durante uno de los viajes del mismo diplomático
vaticano a Roma.

La Catholic News Agency confirmó que la conversación entre Sambi y


McCarrick puede situarse en este periodo: «Dos fuentes presentes en el encuentro
de 2008 entre McCarrick y Sambi declararon a la Catholic News Agency que el
nuncio ordenó en ese momento que McCarrick abandonara el seminario. Según
lo referido por estas dos fuentes, Sambi le dijo a McCarrick que su traslado era
una instrucción directa del Papa Benedicto XVI».

Hay que notar la diferencia sustancial que existe entre esta y la versión del
“comunicado” de Viganò: la instrucción papal se referiría solo a que dejara el
seminario, no a que abandonara la vida pública y viviera retirado. Los hechos
hasta ahora documentales confirman y corroboran lo que ha indicado esa fuente
cercana al Papa Benedicto XVI y plantean algunas dudas notables sobre las
palabras de Viganò en relación a la naturaleza y el peso de las presuntas
“sanciones” en contra del anciano cardenal.

McCarrick, efectivamente, no cambió su estilo de vida y no se retiró a una vida


de penitencia. Lo que sí hizo fue cambiar su residencia. Ahora bien, si la del Papa
Benedicto XVI era una “orden” (incluso secreta), no obedeció. Si se trataba de
una recomendación (incluso secreta), no la siguió. Lo único que hizo fue dejar el
seminario. La existencia de esta “recomendación” o “instrucción” secreta del
Pontífice deja claro que Benedicto XVI había sido informado por Bertone sobre
las denuncias en contra de McCarrick.

Página 25 de 61
2009
16 de julio de 2009

Carlo Maria Viganò es nombrado por Benedicto XVI secretario de la


Gobernación de la Ciudad del Vaticano.

2009-2010

Según Viganò, sin precisar la fecha, las presuntas “sanciones” del Papa
Benedicto para McCarrick habrían sido comunicadas al interesado entre 2009 y
2010, «con increíble retraso». En realidad, considerando el cambio de residencia
del purpurado (único acto documentable que es posible relacionar con las
“recomendaciones” del Pontífice), todo parece haber sucedido un año antes. A
menos que no se piense que hubo dos jalones de orejas por parte de Sambi: el
primero en 2008, con la invitación a que abandonara el seminario; el segundo
(entre 2009 y 2010) para inducirlo a una vida retirada. Hipotética “sanción” que
(de existir) fue olímpicamente ignorada por el interesado.

2011
27 de julio de 2011

Falleció el nuncio apostólico en Estados Unidos, Pietro Sambi.

McCarrick, según lo que afirma la Catholic News Agency, dejó la canonjía de la


parroquia en donde había vivido durante dos años y decidió mudarse a una casa
al lado del seminario del Instituto del Verbo Encarnado.

Allí contaba regularmente con la ayuda de jóvenes sacerdotes, en un primer


momento, y después sería asistido por seminaristas.

Nadie saca a relucir las quejas por comportamientos incorrectos o por molestias.
Pero se trataba de una presencia que estorbaba, porque, según algunos

Página 26 de 61
testimonios, McCarrick exigía un trato especial para su alojamiento, además de
convertir a los seminaristas en sus choferes para sus desplazamientos.

6 de octubre de 2011

El presunto “sancionado” McCarrick viajó a Roma para participar en la


ordenación de los nuevos diáconos del North American College, celebración
presidida por el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe,
el cardenal estadounidense William Levada, estrecho colaborador del Papa
Ratzinger.

19 de octubre de 2011

Carlo Maria Viganò fue nombrado por Benedicto XVI nuncio apostólico en
Estados Unidos y alejado del Vaticano. Meses antes, el arzobispo se había
opuesto al cardenal Bertone por cuestiones internas en la Gobernación de la
Ciudad del Vaticano y por haber acusado de malas gestiones financieras e incluso
de inmoralidades a algunos prelados.

Octubre de 2011

Viganò escribió en su “comunicado” que, antes de partir hacia Washington, el


cardenal Marc Ouellet (entonces prefecto de la Congregación para los Obispos)
le indicó verbalmente algunas noticias sobre las «disposiciones del Papa
Benedicto» en contra de McCarrick. Recordemos que según Viganò estas
disposiciones preveían que el cardenal abusador de seminaristas se retirara a una
vida de oración y penitencia. «Por mi parte, insistí al respecto con el Cardenal
McCarrick en mi primer encuentro con él en la nunciatura –afirmó el ex nuncio
en su “comunicado”. El cardenal, farfullando de manera incomprensible, admitió
que había cometido el error de haber dormido en el mismo lecho con algunos

Página 27 de 61
seminaristas en su casa del mar, pero me lo dijo como si no tuviera ninguna
importancia».

2012
16 de enero de 2012

Incluso después de haber recibido una nueva comunicación sobre las


recomendaciones papales por parte de Viganò, McCarrick demostró que no le
importaban.

El Cardenal McCarrick participó, de hecho, en la audiencia para la “visita ad


limina” de los obispos estadounidenses. En esa ocasión saludó dos veces
personalmente a Benedicto XVI.

Enero-octubre de 2012

El 27 de enero, el periódico italiano “Il Fatto Quitidiano” publicó una carta


reservada de Viganò a Bertone, con la que el prelado describía un complot en su
contra para dañar su reputación. Así comenzó el primer caso de los “vatileaks”.

Las cartas de Viganò, además de los documentos que robó el ayudante de


cámara, Paolo Gabriele, del escritorio del Papa Benedicto XVI, fueron la base
para un programa televisivo del periodista Gianluigi Nuzzi, quien también
publicó un libro en el que Viganò y su trabajo en la Gobernación vaticana
aparecen copiosamente.

16 de abril de 2012

McCarrick (que según el “comunicado” de Viganò en este periodo estaría


sometido a las presuntas “sanciones” de Benedicto XVI) volvió a Roma por
segunda ocasión, para participar en una audiencia concedida por el Pontífice a la
Papal Foundation. Es una fundación en la que McCarrick está involucrado

Página 28 de 61
personalmente desde hace muchos años, y que ha depositado grandes sumas de
dinero para la caridad del Papa.

Ese día era el cumpleaños de Benedicto XVI, y se le ofrece un pastel. Es la


segunda ocasión, en pocos meses, en la que se encuentran cara a cara El Papa
Benedicto XVI y el arzobispo emérito de Washington Cardenal McCarrick
“sancionado”. No resulta que Viganò reciba instrucciones de recordarle
nuevamente las “sanciones” del Pontífice a McCarrick.

2 de mayo de 2012

Carlo Maria Viganò participó, en un lujoso hotel de Manhattan, en Nueva York,


en la premiación de los “embajadores de las Misiones Pontificias”.

Fue una cena de gala en la que uno de los protagonistas fue precisamente el
presunto “sancionado” McCarrick.

Viganò lo saludó con afecto diciendo estas palabras: «Usted es tan amado por
todos nosotros».

2013
28 de febrero de 2013

McCarrick volvió al Vaticano, para participar en la última audiencia del Papa que
acababa de renunciar. Benedicto XVI saludó uno por uno a todos los cardenales
que estaban presentes. El encuentro fue cordial, como con los demás
participantes.

Página 29 de 61
3 de marzo de 2013

El cardenal arzobispo de Edimburgo, Keith O’Brien, anunció que no habría


participado en el próximo Cónclave y admitió las acusaciones en su contra
afirmando: «mi conducta sexual está por debajo de los estándares».

También él fue acusado de haber molestado a un seminarista. El 18 de febrero


anterior Benedicto XVI aceptó su renuncia a la cabeza de la diócesis, a pesar de
que todavía le faltaran 27 días para cumplir 75 años. (El 20 de marzo de 2015 se
anunció que el Papa Francisco había aceptado la renuncia de O’Brien a los
derechos y prerrogativas del cardenalato, a pesar de mantener su título honorario
de cardenal).

Marzo de 2013

Se llevaron a cabo las congregaciones antes del Cónclave. McCarrick, cuya lista
de denuncias es mucho más voluminosa con respecto a la que existía contra
O’Brien, participó en ellas.

Pero, como ya tenía más de ochenta años, no participó en la votación del


Cónclave que eligió el 13 de marzo por la noche al cardenal Jorge Mario
Bergoglio llamándose Papa Francisco.

Cuando se dio el cambio de guardia entre Benedicto XVI y Francisco


seguramente no se hizo ninguna referencia al caso de McCarrick.

Y tampoco durante las primeras audiencias con el prefecto de la Congregación


para los Obispos. Lo que sí es seguro es que el nuncio Viganò no recibió
instrucciones sobre las presuntas “sanciones” recomendaciones establecidas por
Benedicto XVI y que nunca fueron respetadas o tomadas en serio.

Nadie en Roma lo invitó a reiterarlas.


Página 30 de 61
Nadie en Roma le comunicó tampoco que habían dejado de existir.

Para todos los demás, simplemente, esas indicaciones papales nunca habían
existido, puesto que McCarrick había seguido con su vida de antes.

Sin embargo, el mismo Viganò escribió en su “comunicado”: «Era, pues,


evidente que, a partir de la elección del Papa Francisco McCarrick, ya libre de
cualquier constricción, se sintió libre de viajar constantemente, de dictar
conferencias y conceder entrevistas». Una afirmación que ha sido desmentida por
los documentos audiovisuales y decenas de artículos. Tanto que indujo al mismo
ex nuncio a retroceder y a desmentirse reconociendo, en una entrevista con el
sitio “LifeSite News”, que, efectivamente, McCarrick nunca obedeció a las
indicaciones de Benedicto XVI.

Para justificar su actitud de aprecio y amistad pública con el cardenal molestador,


Viganò esgrimió comprensibles razones diplomáticas: como: las instrucciones
papales eran secretas, no podía jalarle las orejas en público al anciano purpurado,
quien, además, ya estaba jubilado.

Viganò también justificó de la misma manera las múltiples audiencias de


McCarrick con el Papa Benedicto XVI después de que este último hubiera
decidido las presuntas “sanciones”, recordando el conocido carácter “manso” de
Benedicto XVI.

Pero esto demuestra la falsedad de la presentación de un McCarrick sancionado y


retirado en oración que se habría sentido “libre” después de la elección del Papa
Francisco.

No, McCarrick se sintió siempre libre.

Página 31 de 61
Y las presuntas “sanciones”, según la fuente cercana a Benedicto XVI citada por
el periodista del National Catholic Register, Edward Pentin, solamente eran una
«petición privada», sin ningún decreto por escrito. Es decir, una invitación. Una
invitación ignorada.

10 de mayo de 2013

Viganò participó junto con McCarrick en una misa solemne y en una cena de
beneficencia organizada por la Universidad Católica de Washington. En la foto
obligada al final de la misa, el nuncio se encuentra sentado precisamente al lado
de McCarrick.

Página 32 de 61
21 de junio de 2013

Al final de la audiencia del Papa Francisco con los nuncios apostólicos, Carlo
Maria Viganò tuvo la posibilidad de saludar por primera vez, por algunos
instantes, al nuevo Papa. He aquí la descripción de ese momento que aparece en
su “comunicado”: «Cuando fue mi turno, apenas tuve el tiempo para decirle “Soy
el nuncio en Estados Unidos” antes de que, sin preámbulo, me dirigieran con
tono de reproche estas palabras: “Los obispos en los Estados Unidos no
deben ser ideologizados! ¡Deben ser pastores!”.

Naturalmente yo no estaba en condiciones de pedir explicaciones sobre el


significado de sus palabras ni por la manera agresiva con la que me había
apostrofado». También esta afirmación del nuncio ha sido desmentida por los
hechos (más bien por las imágenes).

Pareció inmediatamente muy raro que en el primer saludo con el nuevo Papa este
se pudiera a apostrofarlo públicamente con maneras agresivas. Sobre todo,
tratándose de un prelado al que no conocía personalmente.

El video del Centro Televisivo Vaticano demuestra que Viganò recuerda con
muchísima ofuscación los hechos que sucedieron hace algunos años.

El Papa lo recibe sonriendo, con gentileza, y al enterarse de que es el nuncio en


Estados Unidos, no le impreca «sin ningún preámbulo, con tono de
reproche», sino le agradece amablemente por su trabajo.

Inmediatamente después, la cara del Pontífice se pone un poco más seria (como
sucede cuando desea comunicar un mensaje que considera importante, como bien
saben los que por su trabajo ven las transmisiones de este tipo de audiencias) y
comienza, tranquilamente, con voz calmada y sin tonos agresivos, a decir: «En

Página 33 de 61
los Estados Unidos…». Inmediatamente se interrumpe: la televisión vaticana no
divulga las palabras que se dicen en ocasiones como estas. Pero es evidente que
el Papa no se mostró agresivo, no atacó, no reprochó algo a Viganò.

23 de junio de 2013

Viganò obtuvo una audiencia privada de alrededor de 40 minutos con el nuevo


Papa. El ex nuncio no dijo que fue él quien sacó a relucir (demostrando
finamente esa preocupación que nunca hasta entonces se había manifestado) el
caso de McCarrick.

Fue Francisco quien le hizo una pregunta sobre el ex arzobispo de Washington.


Sobre lo sucedido, podemos solamente confiar en los recuerdos de Viganò, que le
habría dicho al Pontífice: «Santo Padre, no sé si usted conozca al Cardenal
McCarrick, pero si le pregunta a la Congregación para los Obispos hay un
“dossier” así de grande sobre él. Ha corrompido a generaciones de seminaristas y
de sacerdotes y el Papa Benedicto le impuso que se retirara a una vida de oración
y de penitencia». El nuncio no aportó documentos, no entregó ningún apunte al
nuevo Papa. No fue el primero que habló sobre McCarrick, ya jubilado desde
hacía años.

Se limitó a informar que había un “dossier” sobre él en la Congregación de los


Obispos y que el Papa Benedicto XVI le habría «impuesto» una vida de oración y
de penitencia. Sobre la existencia de esta presunta “imposición” es más que lícito
dudar, puesto que Viganò no afirmó haber añadido nada más sobre la
desobediencia de McCarrick o sobre la falta de insistencia por parte de Benedicto
XVI para que le obedeciera.

Francisco no dijo nada, pero tampoco decidió modificar eventuales decisiones


“secretas” de su predecesor, sobre las cuales hasta aquel momento nadie le había

Página 34 de 61
hablado y de las cuales McCarrick hizo caso omiso. Y tampoco le dijo al nuncio
que pretendía quitarle formalmente esas presuntas “imposiciones”.

Según Viganò, durante la audiencia, El Papa Francisco le pidió un cambio de


dirección con respecto a los últimos nombramientos episcopales: había que
designar (y esta era la cosa importante) a obispos pastores, no a “guerreros
culturales” de derecha y politizados.

El ex nuncio afirmó sin ninguna prueba que esta idea se la habría sugerido el
mismo McCarrick al Pontífice. En realidad, el Papa Francisco pensaba así desde
hacía mucho tiempo. Viganò recibió un nuevo y bien documentado desmentido al
respecto por parte del ex embajador estadounidense ante la Santa Sede, Miguel
Díaz, nombrado en mayo de 2009.

Díaz, en una declaración escrita y firmada se dijo sorprendido al leer las


afirmaciones de Viganò sobre las palabras que el Papa Francisco dijo en relación
con los obispos estadounidenses: «Porque inmediatamente me acordé de que en
mi primer encuentro con el nuncio Sambi en su residencia en Washington (nos
encontramos todavía en el Pontificado de Benedicto XVI, ndr.)» dijo que
«necesitamos obispos estadounidenses que sean menos políticos y más
pastorales, no guerreros culturales».

Entonces, ya desde el Pontificado del Papa Benedicto XVI la indicación que


había recibido el nuncio apostólico en Estados Unidos fue la de nombrar a
obispos pastores.

Evidentemente la cuestión del excesivo colateralismo del episcopado


estadounidense con ciertas posiciones políticas y con ciertos intereses
unilaterales en relación con algunas cuestiones éticas era percibida como
problemática desde finales del Pontificado de Benedicto XVI.

Página 35 de 61
10 de octubre de 2013

Carlo Maria Viganò obtiene una segunda audiencia con el Papa Francisco.

El ex nuncio no escribió casi nada sobre este segundo encuentro en su


comunicado.

Lo que afirmó fue que uno de los temas de ese encuentro fue el cardenal Donald
Wuerl, nombrado en 2006 por Benedicto XVI como arzobispo de Washington.

Viganò no dijo que había alertado nuevamente al Pontífice sobre el caso


McCarrick como debía de haber sido.

2014
Abril de 2014

Después un nuevo viaje internacional de McCarrick, Viganò afirmó en su


“comunicado” que escribió al Secretario de Estado Pietro Parolin para preguntar
si las presuntas “sanciones” recomendaciones del Papa Benedicto todavía eran
válidas. El ex nuncio afirmó que no recibió respuesta.

2015
22-28 de septiembre de 2015

El Papa Francisco viajó a Estados Unidos. Visitó las ciudades de Washington,


Nueva York y Filadelfia.

Durante su estancia en Washington permaneció en la nunciatura apostólica


dirigida por Viganò. En la capital federal estadounidense el Papa Francisco visitó
la Casa de las Pequeñas Hermanas de los Pobres, conocidas en Estados Unidos
por haber emprendido una acción legal en contra del “Obamacare” del presidente
Barack Obama, la reforma sanitaria que las obliga a garantizar servicios que van

Página 36 de 61
en contra de las enseñanzas de la moral católica. Fue un gesto de atención y
cercanía por quienes se baten por el derecho a la libertad de conciencia.

Las Pequeñas Hermanas de los Pobres y sus batallas son bastante conocidas. Pero
no se han transformado en un símbolo público y no participan en comicios.

Pero Viganò le pidió a Francisco que se reuniera en privado también con Kim
Davis, responsable del registro civil de Ashland, en Kentucky, que acabó en la
cárcel por haberse negado a otorgar el permiso para los matrimonios entre
personas del mismo sexo y por haber impedido que sus empleados lo hicieran.
Davis, que pertenece a la congregación evangélica de la “Piedra Dura”, se ha
convertido en un símbolo político y ha marchado al lado de diferentes candidatos
republicanos. Tanto el presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos,
Joseph Kurtz, como el cardenal arzobispo de Washington no estaban de acuerdo
con esta iniciativa.

Pero el nuncio procede y se la presenta a los colaboradores del Papa Francisco.

El Papa Francisco saludó a Kim Davis y la noticia sobre el encuentro fue


divulgada por los medios de comunicación, provocando las acostumbradas
polarizaciones políticas.

9 de octubre de 2015

Nueva audiencia privada de Viganò con el Papa Francisco. El nuncio (en un


nuevo comunicado difundido mediante algunos periodistas amigos suyos) afirmó
que fue llamado urgentemente a Roma después de las polémicas políticas en
Estados Unidos por la audiencia Kim Davis.

Pero dijo que durante el encuentro el Papa Francisco se habría limitado a


agradecerle por la organización de la visita papal.

Página 37 de 61
Y confirmó que el Pontífice habría recibido toda la información sobre la persona
con la que se habría encontrado. También en este detalle Viganò ha sido
desmentido por dos testigos: el padre Thomas Rosica y el padre Federico
Lombardi, que en ese momento era todavía el director de la Sala de Prensa
vaticana.

Ambos han dejado al descubierto por escrito en estos días otro de los huecos de
memoria en las reconstrucciones del ex nuncio, pues afirmaron que un día
después de la audiencia papal, Viganò se encontró con ellos en su departamento
en el Vaticano.

Y declaró, en esa ocasión: «El Papa me dijo: “Tú no me informaste que Kim
Davis había tenido cuatro maridos…”». Dando a entender una evidente carencia
de información sobre el caso y el disgusto por no haber sido oportunamente
informado por su nuncio apostólico.

Viganò no ha dicho si durante sus múltiples encuentros con el Papa durante el


viaje a Estados Unidos o durante la audiencia del 9 de octubre siguiente hablaron
sobre el caso McCarrick.

Todo parece indicar que no lo hicieron, porque si lo hubieran hecho el ex nuncio


se habría referido a ello en el “comunicado” (a menos que no se piense en una
estrategia de indiscreciones con el gotero).

2016
12 de abril de 2016

El Papa aceptó la renuncia de Viganò como nuncio en Estados Unidos. Había


cumplido 2 meses antes la edad canónica de los 75 años (aunque los nuncios
puedan retirarse al haber cumplido los 70).

Página 38 de 61
2017

Durante los primeros meses del año, McCarrick dejó la casa al lado del seminario
del Verbo Encarnado, según la arquidiócesis por problemas de salud, para
mudarse a una casa de reposo de la que se ocupan algunas religiosas.

2018
20 de junio de 2018

Son publicados tres comunicados en Estados Unidos.

1. Lleva la firma del cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York,


quien informó sobre una denuncia de pederastia en contra de McCarrick,
cuando este era un sacerdote de la ciudad.
«Esta ha sido la primera indicación de una violación de la Carta para
la protección de los niños y de los jóvenes que se haya hecho en contra
de él y de la que la arquidiócesis esté al corriente».
a. Según el protocolo público vigente, «los resultados de la
investigación han sido entregados al Arcidiocesan Review
Board, un grupo de profesionistas entre los que hay juristas,
expertos de las fuerzas del orden, padres de familia, psicólogos,
un sacerdote y una religiosa.
2. El comité de revisión ha considerado las afirmaciones creíbles y
fundadas».
3. El cardenal Tobin, arzobispo de Newark, declaró: «Esta arquidiócesis y la
diócesis de Metuchen han recibido tres acusaciones de mala conducta
sexual con adultos hace décadas; dos de estas acusaciones condujeron a
indemnizaciones».

Página 39 de 61
El mismo McCarrick publicó un comunicado en el que afirmó no
acordarse de haber abusado de un menor. El cardenal quedó suspendido de
cualquier ministerio público.

28 de julio de 2018

El Papa Francisco aceptó la renuncia de McCarrick al Colegio Cardenalicio y le


ordenó una vida de penitencia y oración. El arzobispo emérito de Washington, a
partir de entonces, dejó de ser cardenal.

COMUNICADO DEL PAPA FRANCISCO

«El Papa Francisco ha aceptado la dimisión de cardenal y ha dispuesto su


suspensión del ejercicio de cualquier ministerio público, además de la
obligación de permanecer en una casa que le será indicada, para una vida de
oración y de penitencia, hasta que las acusaciones que se dirigen en su contra
sean aclaradas por el proceso canónico regular».

Junio-agosto de 2018

El ex nuncio Viganò se puso en contacto con el vaticanista del telediario italiano


Tg1 Aldo Maria Valli (fue él mismo quien lo reveló) y con el vaticanista Marco
Tosatti.

Este último afirmó haber colaborado en la redacción y en la edición del


“comunicado” de Viganò.

También reivindicó un papel en esta operación Timothy Busch, abogado


conservador y uno de los administradores del Eternal Word Television Network
(EWTN), que recibió el comunicado de Viganò.

Página 40 de 61
Busch dijo al “New York Times” que «los responsables de la publicación le
habían asegurado personalmente: “El Papa emérito Benedicto XVI ha
confirmado lo escrito por el arzobispo Viganò».

Noticia que fue desmentida por el secretario particular de Ratzinger, el arzobispo


Georg Gänswein, quien la definió como una «falsa noticia» («¡fake news!»).

26 de agosto de 2018

Fue publicado al unísono por una red de medios de comunicación


estadounidenses e italianos el “comunicado” de Viganò, un documento de 11
cuartillas que acusa a Francisco de haber encubierto al abusador McCarrick.

Viganò involucró a todo el entorno más cercano del Papa Juan Pablo II (menos a
su secretario Stanislao Dziwisz).

Culpó de todo a Sodano.

Involucró también a los más estrechos colaboradores de Benedicto XVI, tratando


de “salvar” a Ratzinger porque, al enterarse del caso, habría castigado a
McCarrick con retraso y blandamente por culpa de Bertone.

Viganò exagera el alcance de estas presuntas “medidas punitivas” de Benedicto


XVI, mismas que nunca nadie exigió respetar, ni siquiera el nuncio apostólico en
Estados Unidos, es decir el mismo Viganò.

Al final el ex nuncio acusó a todos los colaboradores de Francisco: el actual


Pontífice.

El único Papa que ha sancionado duramente a McCarrick y que parece ser el


único objetivo del clamoroso “comunicado”.

Página 41 de 61
En el texto de Viganò aparecen en total 38 nombres de obispos, arzobispos y
cardenales.

Solamente uno de ellos (el actual secretario de la Congregación para los Obispos)
obtuvo el nombramiento episcopal durante el Pontificado del Papa Francisco.

Todos los demás se convirtieron en obispos durante los Pontificados de Pablo VI


(3 de ellos), Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Esto significa que las investigaciones sobre el candidato y sobre el necesario


proceso para el primer nombramiento como obispo se llevaron a cabo casi por
completo durante los Pontificados de Wojtyla y Ratzinger. Además, la mayor
parte de los cardenales citados por Viganò (16 en total) recibieron la púrpura de
manos de Wojtyla o de Ratzinger.

También los tres cardenales que contra los que se dirige el “comunicado” del ex
nuncio, culpables de ser un poco menos conservadores con respecto a sus
predecesores (Kevin Farrell, cardenal prefecto del Dicasterio para los Laicos y la
Familia; Blaise Cupich, cardenal arzobispo de Chicago; y William Tobin,
cardenal arzobispo de Newark) fueron nombrados obispos o arzobispos con bulas
firmadas por san Juan Pablo II o Benedicto XVI.

Durante la conferencia de prensa a bordo del avión que lo llevaba de regreso


desde Dublín hasta Roma, el Papa Francisco dijo a los periodistas: «Creo que el
texto de Viganò habla por sí mismo, y ustedes tienen la madurez profesional para
sacar conclusiones».

26-28 de agosto de 2018

Algunos obispos estadounidenses (24 en total), empezando por el arzobispo de


Filadelfia, Charles Chaput, publicaron inmediatamente declaraciones (en algunos

Página 42 de 61
casos incluso dieron disposiciones para que se leyeran en las Iglesias) para
manifestar su solidaridad a Viganò, presentándolo como una fuente confiable y
creíble de información.

Pidieron que se investigara sobre las afirmaciones del “comunicado” y no se


expresaron sobre la clamorosa petición de que renuncie el Papa Francisco.

1 de septiembre de 2018

Benjamin Harnwell, ex político inglés y presidente del consejo de fundación del


“Dingitatis Humanae Institute”, defendió al cardenal Renato Raffaele Martino,
acusado por Viganò de formar parte de la «corriente filo-homosexual favorable a
desfigurar la doctrina católica sobre la homosexualidad».

Declaraciones absurdas, según Harnwell, para un cardenal como Martino que


representa «uno de los indiscutibles titanes “pro-life” de la Iglesia católica del
último cuarto de siglo». Harnwell pidió disculpas públicas por parte de Viganò
por la acusación que, «hasta que no se presenten pruebas contrarias» debe ser
considerada como «una mancha en contra de un inocente de 85 años».

3 de septiembre de 2018

Durante la homilía matutina en la capilla de la Casa Santa Marta, Francisco


afirmó que frente a los que «crean solamente escándalo» y «división» la única
respuesta posible es el silencio y la oración.

El padre Federico Lombardi, que fue portavoz vaticano, dijo en una entrevista
con TV2000 que la homilía del Papa es «una reflexión que relacionamos
espontáneamente a la situación de hoy en la que tenemos una oleada de
acusaciones extremadamente agresivas que mezclan algunos elementos de verdad

Página 43 de 61
con tantos elementos de falsedad que confunden y, sobre todo, tienden a crear
una situación de división en la Iglesia».

«Frente a esta situación –añadió Lombardi–, el Papa insiste en su intención de no


responder directamente a estas acusaciones y de no dejarse involucrar en un
espiral terrible de disputas, contradicciones violentas que no pueden sino
provocar más divisiones y un profundo mal en la Iglesia.

El Papa elige imitar la actitud de Jesús, que se pone en un nivel superior de


paciencia, de humildad, y que no se deja involucrar en el nivel extremadamente
bajo y malo de las acusaciones y contra-acusaciones».

Página 44 de 61
Anexos

Página 45 de 61
TESTIMONIO
De (tomado de Traducción de Helena Faccia para InfoVaticana)
Mons. Cario Maria Viganò
Arzobispo titular de Ulpiana
Nuncio Apostólico

En este momento trágico que está atravesando la Iglesia en varios lugares del
mundo: Estados Unidos, Chile, Honduras, Australia, etc., la responsabilidad de
los obispos es serísima. Pienso en especial en los Estados Unidos, donde fui
enviado como Nuncio Apostólico por el Papa Benedicto XVI el 19 de octubre
de 2011, memoria de los Primeros Mártires de América del Norte. Los obispos
de los Estados Unidos están llamados, y yo con ellos, a seguir el ejemplo de
esos primeros mártires que llevaron el Evangelio a tierras de América, a ser
testimonios creíbles del amor inconmensurable de Cristo, Camino, Verdad y
Vida.
Obispos y sacerdotes, abusando de su autoridad, han cometido crímenes
horrendos en detrimento de sus fieles, menores, víctimas inocentes, hombres
jóvenes deseosos de ofrecer su vida a la Iglesia, o han permitido, con su silencio,
que dichos crímenes siguieran siendo perpetrados.
Para devolver la belleza de la santidad al rostro de la Esposa de Cristo,
terriblemente desfigurado por tantos delitos abominables, y si queremos sacar
de verdad a la Iglesia de la fétida ciénaga en la que ha caído, tenemos que tener
la valentía de derribar esta cultura de omerta y confesar públicamente las
verdades que hemos mantenido ocultas. Es necesario derribar el muro de omerta
con el que los obispos y sacerdotes se han protegido a ellos mismos en
detrimento de sus fieles; omerta que, a los ojos del mundo, corre el riesgo de
hacer aparecer a la Iglesia como un secta, omerta no muy distinta de la que
encontramos vigente en la mafia. “Lo que digáis en la oscuridad... se pregonará
desde la azotea” (Lc 12, 3).
Siempre he creído y esperado que la jerarquía de la Iglesia pudiera encontrar en
sí misma los recursos espirituales y la fuerza para sacar a la luz la verdad, para
enmendarse y renovarse. Por esta razón, aunque me lo habían pedido en varias
ocasiones, siempre había evitado hacer declaraciones a los medios de
comunicación, incluso cuando habría estado en mi derecho hacerlo para
defenderme de las calumnias publicadas sobre mi persona por parte de altos
prelados de la Curia romana. Pero ahora que la corrupción ha llegado a los
vértices de la jerarquía de la Iglesia, mi conciencia me impone revelar esas
verdades relacionadas con el tristísimo caso del arzobispo emérito de
Washington Theodore McCarrick, de las que tuve conocimiento durante los
cargos que me fueron confiados: por san Juan Pablo II como Delegado de las

Página 46 de 61
Representaciones Pontificias de 1998 a 2009, y por el Papa Benedicto XVI
como Nuncio Apostólico en los Estados Unidos de América del 19 de octubre
de 2011 a finales de mayo de 2016.
Como Delegado de las Representaciones Pontificias en la Secretaría de Estado,
mis competencias no se limitaban a las Nunciaturas Apostólicas, sino que
incluían también ocuparme del personal de la Curia romana (contratación de
personal, promociones, procesos informativos sobre los candidatos al
episcopado, etc.) y el estudio de casos delicados, también de cardenales y
obispos, que eran confiados al Delegado por el Cardenal Secretario de Estado o
por su Sustituto en la Secretaría de Estado.
Para disipar las sospechas que han sido insinuadas en algunos artículos
recientes, diré inmediatamente que los Nuncios Apostólicos en los Estados
Unidos Gabriel Montalvo y Pietro Sambi, ambos fallecidos recientemente,
informaron inmediatamente a la Santa Sede en cuanto tuvieron conocimiento
de los comportamientos gravemente inmorales del arzobispo McCarrick con
seminaristas y sacerdotes. Es más. La carta del padre Boniface Ramsey, O.P.
del 22 de noviembre de 2000, según cuanto escribió el Nuncio Pietro Sambi, la
escribió por petición del llorado Nuncio Montalvo. En la misma, el padre
Ramsey, que había sido profesor en el seminario diocesano de Newark desde
finales de los años 80 hasta 1996, afirma que era un secreto a voces en el
seminario que el arzobispo “shared his bed with seminarians” ["compartía su
cama con seminaristas"], e invitaba a cinco cada vez para que pasaran con él el
fin de semana en su casa de la playa. Y añadía que conocía a un cierto número
de seminaristas, algunos de los cuales fueron ordenados en la archidiócesis de
Newark, que habían sido invitados a susodicha casa y habían compartido cama
con el arzobispo.
Mientras permanecí en el cargo que entonces desempeñaba, no tuve
conocimiento de que la Santa Sede hubiera tomado medida alguna al respecto
tras la denuncia del Nuncio Montalvo a finales del 2000, cuando el cardenal
Angelo Sodano era Secretario de Estado.
Asimismo, el Nuncio Sambi transmitió al cardenal Secretario de Estado
Tarcisio Bertone un memorándum de acusación contra McCarrick presentado
por el sacerdote Gregory Littleton de la diócesis de Charlotte, reducido al estado
laico por violación de menores, junto a dos documentos del mismo Littleton en
los que relataba su triste historia como víctima de abusos sexuales perpetrados
por el entonces arzobispo de Newark y por varios sacerdotes y seminaristas. El
Nuncio añadía que Littleton, a partir de junio de 2006, había enviado este
memorándum a una veintena de personas entre autoridades judiciales civiles y
eclesiásticas, policías y abogados y que era muy probable, entonces, que la
noticia se hiciera pública. Pedía, por consiguiente, una rápida intervención de

Página 47 de 61
la Santa Sede.
Como Delegado de las Representaciones Pontificias estos documentos me
fueron confiados el 6 de diciembre de 2006 y redacté una Nota en la que exponía
a mis superiores, el cardenal Tarcisio Bertone y el sustituto Leonardo Sandri,
que los hechos atribuidos a McCarrick por Littleton eran tan graves y
abominables que provocaban en el lector desconcierto, repugnancia, profunda
pena y amargura. Dichos hechos configuraban crímenes de captación;
incitación a actos obscenos de seminaristas y sacerdotes, repetidos y
simultáneos con más personas; escarnio de un joven seminarista que se resistió
a las seducciones del arzobispo en presencia de otros dos sacerdotes; absolución
del cómplice en los actos obscenos; celebración sacrílega de la Eucaristía con
los mismos sacerdotes tras haber cometido dichos actos.
En esa Nota mía, que entregué ese mismo día 6 de diciembre de 2006 a mi
directo superior, el sustituto Leonardo Sandri, proponía a mis superiores las
siguientes consideraciones y líneas de acción: • Considerando que a los muchos
escándalos ya existentes en la Iglesia de los Estados Unidos parecía que estaba
a punto de añadirse uno especialmente grave en el que estaba implicado en
primera persona un cardenal• y que por ley, al tratarse de un cardenal, según el
canon 1405 § 1, n. 2, “ipsius Romani Pontificis dumtaxat ius est iudicandi” [Es
derecho exclusivo del Romano Pontífice juzgar en las causas]; • proponía que
respecto al cardenal se tomara una medida ejemplar que pudiera tener una
función medicinal, para prevenir futuros abusos de víctimas inocentes y aplacar
el gravísimo escándalo que suponía para los fieles, que a pesar de todo seguían
amando y creyendo en la Iglesia.
Añadí que sería saludable que, por una vez, la autoridad eclesial interviniera
antes que la civil y, en la medida de lo posible, antes de que el escándalo
estallara en la prensa. Esto habría podido devolver un poco de dignidad a una
Iglesia afectada y humillada por el gran número de comportamientos
abominables de algunos de sus pastores. En tal caso, la autoridad civil ya no
tendría que juzgar a un cardenal, sino a un pastor hacia el cual la Iglesia ya había
tomado las medidas oportunas, para impedir que el cardenal, abusando de su
autoridad, siguiera destruyendo a víctimas inocentes.
Mis superiores conservaron esa Nota mía del 6 de diciembre, que nunca me
devolvieron con una eventual decisión en mérito.
Sucesivamente, hacia el 21-23 de abril de 2008, se publicó en internet, en el
sitio online richardsipe.com, el Statementfor Pope BenedictXVIabout
thepattern of sexual abuse crisis in the United States [Declaración para el Papa
Benedicto XVI sobre el patrón de la crisis de abusos sexuales en los Estados
Unidos], de Richard Sipe, que el Prefecto de la Congregación para la Doctrina
de la Fe, cardenal William Levada, transmitió el 24 de abril al cardenal

Página 48 de 61
Secretario de Estado Tarcisio Bertone, y que me entregaron un mes más tarde,
el 24 de mayo de 2008.
El día siguiente yo entregué mi Nota al nuevo sustituto Fernando Filoni, en la
que incluía la nota precedente del 6 de diciembre de 2006. En ella hacía un
resumen del documento de Richard Sipe, que terminaba con este respetuoso y
triste llamamiento al Papa Benedicto XVI: “I approach Your Holiness with due
reverence, but with the same intensity that motivated Peter Damian to lay out
before your predecessor, Pope Leo IX, a description of the condition of the
clergy during his time. The problems he spoke of are similar and as great now
in the United States as they were then in Rome. If Your Holiness requests I will
submit to you personally documentation of that about which I have spoken”
["Me dirijo a Su Santidad con el debido respeto, pero con la misma intensidad
que motivó a Pedro Damián a describir a su predecesor, el Papa León IX, las
condiciones del clero en su tiempo. Los problemas que él expuso son similares
y tan importantes ahora en los Estados Unidos como lo fueron entonces en
Roma. Si Su Santidad lo solicita, puedo hacerle llegar personalmente la
documentación a la que me refiero"].
Terminaba esta Nota repitiendo a mis superiores que yo consideraba que había
que intervenir lo antes posible quitando el capelo cardenalicio al cardenal
McCarrick e imponiéndole las sanciones que establecía el Código de Derecho
Canónico, que preveían también la reducción al estado laical.
Tampoco esta segunda Nota fue devuelta a la Oficina de Personal. Estaba muy
desconcertado con mis superiores por la inconcebible ausencia de medidas
respecto al cardenal, y porque yo seguía sin recibir ningún tipo de comunicación
desde la primera Nota de diciembre de 2006.
Por fin supe con seguridad, por medio del cardenal Giovanni Battista Re,
entonces prefecto de la Congregación para los Obispos, que la valiente y digna
Declaración de Richard Sipe había tenido el resultado deseado. El Papa
Benedicto había impuesto al cardenal McCarrick sanciones similares a las
impuestas ahora por el Papa Francisco: el cardenal tenía que irse del
seminario en el que vivía, se le prohibía celebrar en público, participar en
reuniones púbicas, dar conferencias, viajar, con la obligación de dedicarse
a una vida de oración y penitencia.
No sé cuándo tomó el Papa Benedicto estas medidas respecto a McCarrick, si
en 2009 o en 2010, porque mientras tanto yo había sido trasladado al
Gobernatorado del Estado de la Ciudad del Vaticano; tampoco sé quién fue el
responsable de esta increíble demora. No creo ciertamente que fuera el Papa
Benedicto, el cual, cuando era cardenal, ya había denunciado en varias
ocasiones la corrupción presente en la Iglesia y que, en los primeros meses de
su pontificado, había tomado una posición muy firme contra la admisión en los

Página 49 de 61
seminarios de jóvenes con profundas tendencias homosexuales. Considero que
fue debida al entonces primer colaborador del Papa, el cardenal Tarcisio
Bertone, notoriamente favorable a la promoción de homosexuales a puestos de
responsabilidad y que solía gestionar la información que consideraba oportuno
hacer llegar al Papa.
En cualquier caso, lo que es cierto es que el Papa Benedicto impuso a
McCarrick dichas sanciones canónicas, que le fueron comunicadas por el
Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, Pietro Sambi. Mons. Jean-
Frangois Lantheaume, entonces primer consejero de la Nunciatura en
Washington y Chargé d'Affaires a.i. tras la muerte inesperada del Nuncio Sambi
en Baltimore, me contó, cuando llegué a Washington -está dispuesto a dar su
testimonio-, un coloquio borrascoso, de más de una hora, entre el Nuncio Sambi
y el cardenal McCarrick, que había sido convocado en la Nunciatura: “La voz
del Nuncio -me dijo Mons. Lantheaume-, se oía hasta en el pasillo”.
El nuevo Prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Marc
Ouellet, me comunicó estas mismas medidas del Papa Benedicto en noviembre
de 2011, en un coloquio antes de mi partida hacia Washington, como parte de
las instrucciones de dicha Congregación al nuevo nuncio.
Por mi parte, se las confirmé al cardenal McCarrick en el primer encuentro que
tuve con él en la nunciatura. El cardenal, farfullando de manera incomprensible,
admitió que tal vez había cometido el error de haber dormido en la misma cama
con algún seminarista en su casa de la playa, pero lo dijo como si el hecho no
tuviera la más mínima importancia.
Los fieles se preguntan insistentemente cómo es posible que fuera nombrado
para la sede de Washington y que se le hiciera cardenal; tienen todo el derecho
a saber quién sabía, quién encubrió sus graves delitos. Y por este motivo es mi
deber dar cuenta de lo que sé al respecto, empezando por la Curia romana.
El cardenal Angelo Sodano fue Secretario de Estado hasta septiembre de 2006:
a él le llegaba toda la información. En noviembre de 2000, el Nuncio Montalvo
le envió su informe transmitiéndole la citada carta del padre Boniface Ramsey
en la que denunciaba los graves abusos cometidos por McCarrick.
Es bien sabido que Sodano intentó encubrir hasta el final el escándalo del padre
Maciel: incluso destituyó al Nuncio de Ciudad de Méjico, Justo Mullor, que se
negaba a ser cómplice de sus maniobras de encubrimiento de Maciel y en su
lugar nombró a Sandri, entonces Nuncio en Venezuela, que en cambio estaba
muy dispuesto a colaborar. Sodano consiguió incluso que la Sala de Prensa del
Vaticano emitiera un comunicado en el que se afirmaba una falsedad, a saber:
que el Papa Benedicto había decidido que el caso Maciel tenía que considerarse
cerrado. Benedicto reaccionó, a pesar de la infatigable defensa de Sodano, y
Maciel fue juzgado culpable e irrevocablemente condenado.

Página 50 de 61
¿Fue el nombramiento de McCarrick a la sede de Washington y a cardenal obra
de Sodano cuando ya Juan Pablo II estaba muy enfermo? No podemos saberlo.
Sin embargo, es lícito pensarlo, pero no creo que sea el único responsable.
McCarrick iba con mucha frecuencia a Roma y tenía amigos por doquier, a
todos los niveles de la Curia. Si Sodano había protegido a Maciel, como parece
que así fue, no hay razón para que no protegiera también a McCarrick, que en
opinión de muchos tenía los medios económicos para influir en las decisiones.
En cambio, el entonces prefecto de la Congregación para los Obispos, el
cardenal Giovanni Battista Re, se había opuesto a su nombramiento a la sede de
Washington. En la Nunciatura de Washington hay una nota, escrita de su puño
y letra, en la que el cardenal Re se disocia de dicho nombramiento y afirma que
McCarrick estaba en el puesto 14 en la lista para la sede de Washington.
Al cardenal Tarcisio Bertone, como Secretario de Estado, se le remitió el
informe del Nuncio Sambi con todos los documentos adjuntos y,
presumiblemente, el Sustituto le entregó mis dos Notas anteriormente citadas,
la del 6 de diciembre de 2006 y la del 25 de mayo de 2008. Como ya he
apuntado, el cardenal no tenía inconveniente en presentar, de manera insistente,
a candidatos manifiestamente homosexuales activos para el episcopado -cito
sólo el conocido caso de Vincenzo di Mauro, nombrado arzobispo-obispo de
Vigevano, destituido porque abusaba de sus seminaristas-, como tampoco en
filtrar y manipular la información que hacía llegar al Papa Benedicto.
El cardenal Pietro Parolin, actual Secretario de Estado, también se ha
convertido en cómplice de encubrimiento de los delitos de McCarrick; este, de
hecho, tras la elección del Papa Francisco, presumía abiertamente de sus viajes
y misiones en distintos continentes. En abril de 2014, el Washington Times
había informado en primera página sobre un viaje de McCarrick a la República
Centroafricana en nombre del Departamento de Estado. Como Nuncio en
Washington, escribí al cardenal Parolin preguntándole si aún eran válidas las
sanciones impuestas a McCarrick por el Papa Benedicto. ¡Inútil decir que nunca
hubo respuesta a mi carta!
Lo mismo se puede decir del cardenal William Levada, antiguo Prefecto de la
Congregación para la Doctrina de la Fe, y de los cardenales Marc Ouellet,
Prefecto de la Congregación para los Obispos, y Lorenzo Baldisseri, antiguo
Secretario de la misma Congregación para los Obispos, y del arzobispo Ilson
de Jesus Montanari, actual Secretario de dicha Congregación. Todos, en razón
de su cargo, estaban al corriente de las sanciones impuestas por el Papa
Benedicto a McCarrick.
Los cardenales Leonardo Sandri, Fernado Filoni y Angelo Becciu, como
Sustitutos de la Secretaria de Estado, conocían con todo detalle la situación del
cardenal McCarrick.

Página 51 de 61
Lo mismo vale para los cardenales Giovanni Lajolo y Dominique Mamberti
que, como Secretarios para las Relaciones con los Estados, participaban varias
veces a la semana en reuniones colegiales con el Secretario de Estado.
En lo que respecta a la Curia romana, por ahora me detengo, aunque son bien
conocidos los nombres de otros prelados del Vaticano, también muy cercanos
al Papa Francisco, como el cardenal Francesco Coccopalmerio y el arzobispo
Vincenzo Paglia, que pertenecen a la corriente filohomosexual favorable a
subvertir la doctrina católica respecto a la homosexualidad; corriente que ya fue
denunciada en 1986 por el cardenal Joseph Ratzinger, entonces Prefecto de la
Congregación para la Doctrina de la Fe, en la Carta a los obispos de la Iglesia
católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales. A la misma
corriente, aunque con una ideología distinta, pertenecen también los cardenales
Edwin Frederick O'Brien y Renato Raffaele Martino. Otros, pertenecientes
a dicha corriente, residen incluso en la Domus Sanctae Marthae. Paso ahora a
los Estados Unidos. Obviamente, el primero en ser informado sobre las medidas
impuestas por el Papa Benedicto a McCarrick fue su sucesor en la sede de
Washington, el cardenal Donald Wuerl, cuya situación ahora está totalmente
comprometida por las recientes revelaciones sobre su comportamiento cuando
era obispo de Pittsburgh.
Es del todo impensable que el Nuncio Sambi que, como romañolo, era una
persona muy responsable, leal, directa y explícita en su modo de ser, no le
hubiera hablado del caso. En cualquier caso, yo mismo abordé en más de un
ocasión este tema con el cardenal Wuerl, y no tuve necesidad de entrar en
detalles porque tuve claro que estaba totalmente al corriente del caso. Recuerdo,
sobre todo, el hecho que tuve que llamar su atención porque me di cuenta que,
en la contraportada a color de una publicación de la archidiócesis, se anunciaba
una invitación a un encuentro con el cardenal McCarrick dirigida a jóvenes que
creían tener vocación al sacerdocio. Telefoneé inmediatamente al cardenal
Wuerl, que me manifestó su asombro, diciéndome que no sabía nada de ese
anuncio y que se ocuparía de anular dicho encuentro. Si como sigue afirmando
ahora no sabía nada de los abusos cometidos por McCarrick y de las medidas
tomadas por el Papa Benedicto, ¿cómo explica su respuesta?
Sus declaraciones recientes, en las que afirma no haber sabido nunca nada,
aunque al principio hace astutamente referencia a las indemnizaciones a las dos
víctimas, son totalmente ridículas. El cardenal miente descaradamente y,
ademas, induce a la mentira a su canciller, mons. Antonicelli.
Pero el cardenal Wuerl ya había mentido claramente en otra ocasión. Tras un
evento moralmente inaceptable autorizado por las autoridades académicas de la
Universidad de Georgetown, yo había llamado la atención de su presidente,
John DeGioia, al que seguidamente envié dos cartas. Antes de enviarlas al

Página 52 de 61
destinatario, por corrección, entregué personalmente copia de las mismas al
cardenal con una misiva de acompañamiento. El cardenal me dijo que no tenía
conocimiento de los hechos. Sin embargo, evitó dar acuse de recibo de mis dos
cartas, contrariamente a lo que solía hacer. Después supe que hacía siete años
que en la Universidad de Georgetown se llevaba a cabo dicho evento. Pero, ¡el
cardenal no sabía nada!
El cardenal Wuerl, además, consciente de los continuos abusos cometidos por
el cardenal McCarrick y de las sanciones que le había impuesto el Papa
Benedicto, transgrediendo la orden del Papa le había permitido residir en un
seminario de Washington D.C., poniendo en peligro a otros seminaristas.
El obispo Paul Bootkoski, emérito de Metuchen, y el arzobispo John Myers,
emérito de Newark, encubrieron los abusos cometidos por McCarrick en sus
respectivas diócesis e indemnizaron a dos de sus víctimas. No pueden negarlo
y tienen que ser interrogados para que revelen las circunstancias y las
responsabilidades al respecto.
El cardenal Kevin Farrell, entrevistado recientemente por los medios de
comunicación, también ha afirmado no haber tenido la más mínima sospecha
de los abusos cometidos por McCarrick. Teniendo en cuenta su currículum en
Washington, Dallas y ahora en Roma, creo que nadie puede, con toda
honestidad, creer en lo que dice. No sé si alguien le ha preguntado en alguna
ocasión si conocía los crímenes de Maciel. Si tuviera que negarlo, ¿alguien le
creería visto que ha tenido tareas de responsabilidad como miembro de los
Legionarios de Cristo?
Respecto al cardenal Sean O'Malley me limito a decir que sus últimas
declaraciones sobre el caso McCarrick son desconcertantes, y oscurecen
totalmente su transparencia y credibilidad.
***

Mi conciencia me obliga también a revelar hechos que he vivido en primera


persona relacionados con el Papa Francisco, que tienen un significado
dramático y que, como obispo que comparte la responsabilidad colegial de
todos los obispos hacia la Iglesia universal, no me permiten callar, y que aquí
afirmo, dispuesto a confirmarlos bajo juramento llamando a Dios como mi
testigo.
En los últimos meses de su pontificado, el Papa Benedicto XVI había
convocado en Roma una reunión de todos los Nuncios Apostólicos, como ya
habían hecho anteriormente Pablo VI y san Juan Pablo II en muchas ocasiones.
La fecha fijada para la Audiencia con el Papa era el viernes 21 de junio de 2013.
El Papa Francisco mantuvo este compromiso tomado por su predecesor.

Página 53 de 61
Naturalmente, yo también viajé a Roma desde Washington. Se trataba de mi
primer encuentro con el nuevo Papa, elegido tres meses antes, después de la
renuncia del Papa Benedicto.
La mañana del jueves 20 de junio de 2013 me dirigí a la Domus Sanctae
Marthae, para unirme a mis compañeros, que estaban allí alojados. En cuanto
entré en el hall me encontré con el cardenal McCarrick, revestido con el hábito
talar con esclavina fileteada. Le saludé con respeto, como había hecho siempre.
Él me dijo inmediatamente, con un tono entre ambiguo y triunfante: “El Papa
me ha recibido ayer; mañana me voy a China”.
Entonces no sabía nada de su larga amistad con el cardenal Bergoglio y del
importante papel que había jugado en su reciente elección, como el mismo
McCarrick reveló al cabo de un tiempo en una conferencia que dio en la
Villanova University y en una entrevista al Catholic National Reporter;
tampoco había pensado nunca en el hecho que había participado en los
encuentros preliminares del reciente cónclave, y en el papel que había podido
tener como elector en el cónclave de 2005. Por eso no capté inmediatamente el
significado del mensaje encriptado que McCarrick me había lanzado; mensaje
que se hizo evidente para mí en los días inmediatamente sucesivos. Al día
siguiente tuvo lugar la Audiencia con el Papa Francisco. Después del discurso,
en parte leído y en parte improvisado, el Papa quiso saludar uno a uno a todos
los nuncios. En fila india, recuerdo que yo era el último. Cuando llegó mi turno,
tuve apenas tiempo de decirle: “Soy el nuncio en los Estados Unidos”, cuando
él, sin ningún preámbulo, me reprendió con estas palabras: “¡Los obispos de los
Estados Unidos no deben estar ideologizados! ¡Tienen que ser pastores!”.
Naturalmente, no estaba en condiciones de pedir explicaciones sobre el
significado de sus palabras y por el modo agresivo con el que me había
increpado. Tenía en la mano un libro en portugués que el cardenal O'Malley me
había entregado para el Papa unos días antes, diciéndome: “Así repasa el
portugués antes de ir a Río para la Jornada Mundial de la Juventud”. Se lo
entregué rápidamente, librándome así de una situación extremamente
desconcertante e incómoda.
Al término de la Audiencia el Papa anunció: “Los que el próximo domingo
estén aún en Roma están invitados a concelebrar conmigo en la Domus
Sanctae Marthae”. Naturalmente, pensé en quedarme para aclarar cuanto antes
lo que el Papa había querido decirme.
El domingo 23 de junio, antes de la concelebración con el Papa, le pedí a mons.
Ricca, que como responsable de la casa nos ayudaba a revestirnos de los
ornamentos sacerdotales, si podía preguntarle al Papa si podía recibirme a lo
largo de la semana siguiente. ¿Cómo podía volver a Washington sin haber
aclarado lo que el Papa quería de mí? Terminada la misa, mientras el Papa

Página 54 de 61
saludaba a los pocos laicos presentes, mons. Fabian Pedacchio, su secretario
argentino, vino hacia mí y me dijo: “El Papa me ha pedido que le pregunte si
está libre ahora”. Obviamente le respondí que estaba a disposición del Papa y
que le agradecía que me recibiera tan rápido. El Papa me llevó al primer piso,
donde está su apartamento, y me dijo: “Tenemos 40 minutos antes del
Angelus”.
Empecé yo la conversación, preguntándole al Papa qué había querido decirme
con las palabras que me había dirigido cuando le había saludado el viernes
anterior. Y el Papa, con un tono muy distinto, amigable, casi afectuoso, me dijo:
“Sí, los obispos de los Estados Unidos no deben estar ideologizados, no deben
ser de derechas como el
arzobispo de Filadelfia, (el Papa no mencionó el nombre del arzobispo), tienen
que
ser pastores; y no deben ser de izquierdas -y añadió levantando ambos brazos-
, y cuando digo de izquierdas, quiero decir homosexuales”. Naturalmente, no
comprendí la lógica de la correlación entre ser de izquierdas y ser
homosexuales, pero no añadí nada más.
Entonces, el Papa me preguntó con tono muy cordial: “¿Cómo es el cardenal
McCarrick?”. Le respondí con total franqueza y, si lo desean, con mucha
ingenuidad:
“Santo Padre, no sé si usted conoce al cardenal McCarrick, pero si le pregunta
a la Congregación para los Obispos, hay un dossier así de grande sobre él. Ha
corrompido a generaciones de seminaristas y sacerdotes, y el Papa Benedicto
le ha impuesto retirarse a una vida de oración y penitencia”. El Papa no hizo
el más mínimo comentario a mis graves palabras y su rostro no mostró ninguna
expresión de sorpresa, como si ya conociera la situación desde hace tiempo, y
cambió enseguida de tema. Pero, entonces, ¿con qué fin el Papa me había hecho
esa pregunta: “Cómo es el cardenal McCarrick”? Evidentemente, quería saber
si yo era aliado o no de McCarrick.
De vuelta ya en Washington vi todo con gran claridad, gracias también a un
nuevo hecho que sucedió pocos días después de mi encuentro con el Papa
Francisco. En la
toma de posesión de mons. Mark Seitz como obispo de la diócesis de El Paso
el 9 de
julio de 2013, envié al primer Consejero, mons. Jean-Frangois Lantheaume,
mientras yo, ese mismo día, iba a Dallas para un encuentro internacional sobre
Bioética. Cuando volvió, mons. Lantheaume me contó que en El Paso se había
encontrado con el cardenal McCarrick el cual, en un aparte, le había dicho casi
las mismas palabras que el Papa me había dicho a mí en Roma: “Los obispos
de los Estados Unidos no deben estar ideologizados, no tienen que ser de

Página 55 de 61
derechas, tienen que ser pastores^". ¡Me quedé atónito! Estaba claro que las
palabras de reproche que el Papa Francisco me había dirigido ese 21 de junio
de 2013 se las había puesto en los labios el día antes el cardenal McCarrick.
También la mención que el Papa había hecho “no como el arzobispo de
Filadelfia” conducía a McCarrick, porque entre ambos había habido una fuerte
discusión respecto a la admisión a la comunión de los políticos favorables al
aborto: McCarrick había manipulado, en su comunicado a los obispos, una carta
del entonces cardenal Ratzinger que prohibía darles la comunión. También
sabía cuán unidos estaban a McCarrick algunos cardenales como Mahony,
Levada y Wuerl, que habían obstaculizado los nombramientos más recientes del
Papa Benedicto para sedes importantes como Filadelfia, Baltimore, Denver y
San Francisco.
No satisfecho con la trampa que me había tendido el 23 de junio de 2013 al
preguntarme sobre McCarrick, unos meses después, en la audiencia que me
concedió el 10 de octubre de 2013, el Papa Francisco me tendió una segunda,
esta vez respecto a otro protegido suyo, el cardenal Donald Wuerl. Me preguntó:
“¿El cardenal Wuerl cómo es, bueno o malo?”. '“Santo Padre -le respondí-,
no le diré si es bueno o malo, pero le contaré dos hechos”. Y le conté los dos
hechos que he mencionado anteriormente, relacionados con la indiferencia
pastoral de Wuerl ante las desviaciones aberrantes en la Universidad de
Georgetown, y la invitación que hizo la archidiócesis de Washington a jóvenes
aspirante al sacerdocio a un encuentro con McCarrick. También en esta ocasión
el Papa no tuvo ninguna reacción.
Era evidente que a partir de la elección del Papa Francisco, McCarrick, liberado
de cualquier obligación, se sentía libre de viajar continuamente, dar
conferencias y entrevistas. En un juego de equipo con el cardenal Rodriguez
Maradiaga, se había convertido en el kingmaker [hacedor de reyes] de los
nombramientos en la Curia y en los Estados Unidos, y en el consejero más
escuchado en el Vaticano para las relaciones con la administración Obama. Se
explica así que, como miembros de la Congregación para los Obispos, el Papa
sustituyera al cardenal Burke con Wuerl y nombrara de inmediato a Cupich, al
que también hizo cardenal. Con dichos nombramientos, la Nunciatura de
Washington estaba fuera de juego en relación al nombramientos de los obispos.
Además, nombró al brasileño Ilson de Jesus Montanari -gran amigo de su
secretario privado argentino Fabian Pedacchio-, Secretario de la Congregación
para los Obispos y Secretario del Colegio de Cardenales, promoviéndole, en un
solo movimiento, de simple oficial de ese dicasterio a Arzobispo Secretario.
¡Nunca se había visto algo así para un cargo tan importante!
Los nombramientos de Blase Cupich en Chicago y de William Tobin en
Newark fueron orquestados por McCarrick, Maradiaga y Wuerl, que están

Página 56 de 61
unidos por un pacto infame de abusos por parte del primero, y de encubrimiento
de los abusos por parte de los otros dos. Sus nombres no figuraban entre los
presentados por la Nunciatura para Chicago y Newark.
Respecto a Cupich, no pasa inobservada su clara arrogancia y desfachatez al
negar lo que es evidente para todos: que el 80% de los abusos cometidos contra
jóvenes adultos han sido cometidos por homosexuales en una relación de
autoridad hacia sus víctimas. En el discurso que hizo cuando tomó posesión de
la sede de Chicago, en la que estuve presente como representante del Papa,
Cupich dijo, como una salida chistosa, que ciertamente no se debería esperar
del nuevo arzobispo que caminara sobre las aguas. Bastaría tal vez que fuera
capaz de permanecer con los pies en la tierra y que, cegado por su ideología pro
gay, no intentase cambiar la realidad, como ha afirmado en una entrevista
reciente concedida a America. Ostentando su especial competencia en materia
al haber sido Presidente del Committee on Protection of Children and Young
People [Comité de Protección de la Infancia y de los Jóvenes] de la Conferencia
Episcopal estadounidense, ha afirmado que el problema principal en la crisis de
los abusos sexuales por parte del clero no es la homosexualidad, y que afirmar
esto es sólo un modo de distraer la atención del verdadero problema: el
clericalismo. Para sostener esta tesis, Cupich ha hecho "extrañamente"
referencia a los resultados de una investigación llevada a cabo en el punto álgido
de la crisis de los abusos sexuales contra menores de inicios de los años 2000,
ignorando "cándidamente" que los resultados de dicha investigación fueron
totalmente desmentidos por los sucesivos Informes independientes realizados
por el John Jay College of Criminal Justice de 2004 y de 2011, en los que se
concluía que, en los casos de abusos sexuales, el 81% de las víctimas eran
varones. De hecho, el padre Hans Zollner, S.J., vicerrector de la Pontificia
Universidad Gregoriana, presidente del Centre for Child Protection [Centro
para la Protección de la Infancia] y miembro de la Pontificia Comisión para la
Protección de Menores, ha declarado recientemente al periódico La Stampa, que
“en la mayor parte de los casos se trata de abusos homosexuales”.
También el nombramiento de McElroy a la diócesis de San Diego fue
orquestada desde arriba, con una orden perentoria cifrada y dirigida a mí como
Nuncio por el cardenal Parolin: “Reserve la sede de San Diego para McElroy”.
También McElroy era consciente de los abusos cometidos por McCarrick, como
demuestra una carta que le dirigió Richard Sipe el 28 de julio de 2016.
A estos personajes están estrechamente vinculados individuos que pertenecen
principalmente al ala desviada de la Compañía de Jesús, por desgracia hoy en
día mayoritaria, y que ya había sido motivo de seria preocupación para Pablo
VI y los pontífices sucesivos. Basta pensar en el padre Robert Drinan, S.J.,
elegido cuatro veces a la Cámara de Representantes, firme defensor del aborto,

Página 57 de 61
o en el padre Vincent O'Keefe, S.J., uno de los principales promotores del
documento The Land O' Lakes
Statement de 1967, que comprometió de manera muy grave la identidad católica
de las Universidades de los Estados Unidos. Obsérvese que también McCarrick,
estrechamente vinculado al ala desviada de los jesuitas y en esa época
Presidente de la Universidad católica de Puerto Rico, participó en esa nefasta
tarea, tan deletérea para la formación de las conciencias de la juventud
americana.
El padre James Martin, S.J., ensalzado por los personajes antes mencionados,
sobre todo por Cupich, Tobin, Farrell y McEnroy, nombrado Consultor del
Dicasterio para las Comunicaciones, conocido activista que impulsa la agenda
LGBT y elegido para corromper a los jóvenes que participarán próximamente
en Dublín en el Encuentro Mundial de las Familias, es sólo el más reciente y
triste ejemplo de esa ala desviada de la Compañía de Jesús.
El Papa Francisco ha pedido en numerosas ocasiones total transparencia
en la Iglesia, y a los obispos y fieles que actúen con parresía. Los fieles de
todo el mundo se la exigen también a él de manera ejemplar. Que diga
desde cuándo tenía conocimiento de los crímenes cometidos por McCarrick
abusando de su autoridad con seminaristas y sacerdotes.
En cualquier caso, el Papa tuvo conocimiento de ellos por mí el 23 de junio
de 2013 y siguió encubriendo a McCarrick, sin tener en cuenta las
sanciones que le había impuesto el Papa Benedicto y haciendo de él su fiel
consejero junto con Maradiaga.
Este, Maradiaga, se siente tan seguro de la protección del Papa que puede tachar
de "cotilleos" los llamamientos insistentes de decenas de seminaristas suyos,
que han tenido la valentía de escribirle una carta después de que uno de ellos
intentara suicidarse debido a los abusos homosexuales que se cometen en el
seminario.
Los fieles ya se han dado claramente cuenta de cuál es la estrategia de
Maradiaga: insultar a las víctimas para salvarse a sí mismo, mentir a ultranza
para encubrir la vorágine de abusos de poder, de mala gestión en la
administración de los bienes de la Iglesia, de desastres financieros, también de
amigos íntimos, como es el caso del embajador de Honduras, Alejandro
Valladares, antiguo Decano del Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede.
En el caso del obispo auxiliar Juan José Pineda, después del artículo aparecido
el pasado mes de febrero en el semanal L'Espresso, Maradiaga había declarado
al periódico Avvenire: «Fue mi obispo auxiliar Pineda el que pidió la visita,
para así “limpiar” su nombre tras las calumnias de que había sido objeto».
Ahora, de Pineda se ha publicado sólo que su dimisión ha sido sencillamente
aceptada, haciendo desaparecer de este modo en la nada cualquier probable

Página 58 de 61
responsabilidad suya y de Maradiaga.
En nombre de la transparencia tan defendida por el Papa, hay que hacer público
el informe que el Visitador Apostólico, el obispo argentino Alcides Casaretto,
entregó al Papa, y sólo a él, hace más de un año.
Por último, también el reciente nombramiento como Sustituto del Arzobispo
Edgar Peña Parra tiene una vinculación con Honduras, es decir, con
Maradiaga. Peña Parra, de hecho, prestó servicio de 2003 al 2007 en la
Nunciatura en Tegucigalpa como Consejero. Cuando yo era Delegado para las
Representaciones Pontificias me habían llegado informaciones preocupantes
sobre él.
En Honduras está a punto de repetirse un escándalo de dimensiones
descomunales como el de Chile. El Papa defiende a ultranza a su hombre, el
cardenal Rodriguez Maradiaga, como había hecho en Chile con el obispo Juan
de la Cruz Barros, que él mismo había nombrado obispo de Osorno, en contra
de la opinión de los obispos chilenos. Primero insultó a las víctimas de los
abusos; después, cuando se vio obligado debido al clamor de los medios de
comunicación y a la revuelta de las víctimas y los fieles chilenos, reconoció su
error y pidió perdón, aunque afirmando que había sido mal informado,
provocando así una situación desastrosa en la Iglesia del país, pero protegiendo
aún a dos cardenales chilenos, Errazuriz y Ezzati.
El comportamiento del Papa tampoco ha sido distinto en el triste caso de
McCarrick. Sabía, por lo menos desde el 23 de junio de 2013, que McCarrick
era un depredador en serie. Y aunque sabía que era un corrupto, lo ha encubierto
a ultranza; es más, ha hecho suyos los consejos que McCarrick le daba, y que
no estaban ciertamente inspirados por sanas intenciones y por su amor a la
Iglesia. Sólo cuando se ha visto obligado por la denuncia de un menor, y siempre
en función del aplauso de los medios de comunicación, ha tomado medidas
para, así, salvaguardar su imagen mediática.
En los Estados Unidos se eleva ahora una única voz, procedente sobre todo de
los fieles laicos, a los que últimamente se han unido algunos obispos y
sacerdotes, que pide que todos los que han encubierto con su silencio el
comportamiento criminal de McCarrick, o que se han servido de él para hacer
carrera o promover sus intenciones, ambiciones o su poder en la Iglesia, tienen
que presentar su dimisión.
Pero esto no basta para sanar la situación de los gravísimos comportamientos
inmorales cometidos por parte del clero, obispos y sacerdotes. Es necesario
proclamar un tiempo de conversión y penitencia. Es necesario que el clero y los
seminarios recuperen la virtud de la castidad. Es necesario luchar contra la
corrupción del uso impropio de los recursos de la Iglesia y de las ofertas de los
fieles. Es necesario denunciar la gravedad de la conducta homosexual. Es

Página 59 de 61
necesario erradicar las redes de homosexuales existentes en la Iglesia, como ha
escrito recientemente Janet Smith, profesora de Teología Moral en el Seminario
Mayor Sagrado Corazón de Detroit. “El problema de los abusos del clero -ha
escrito-, no podrá resol-verse sólo con la dimisión de algunos obispos, ni
tampoco con nuevas directrices burocráticas. El centro del problema son las
redes homosexuales existentes en el clero, que tienen que ser erradicadas”.
Estas redes homosexuales, difundidas ya en muchas diócesis, seminarios,
órdenes religiosas, etc., actúan protegidas por el secreto y la mentira con la
fuerza de los tentáculos de un pulpo, triturando a las víctimas inocentes, a las
vocaciones sacerdotales y estrangulando a toda la Iglesia.
Imploro a todos, sobre todo a los obispos, para que rompan el silencio y,
así, derrotar esta cultura de omerta tan difundida, denunciando a los
medios de comunicación y a las autoridades civiles los casos de abuso de los
que tengan conocimiento.
Escuchemos el mensaje más potente que nos ha dejado en herencia san Juan
Pablo II: ¡No tengáis miedo! ¡No tengáis miedo!
El Papa Benedicto, en su homilía para la Festividad de la Epifanía de 2008, nos
recordaba que el plan de salvación del Padre se ha revelado y realizado
plenamente en el misterio de la muerte y resurrección de Cristo, pero tiene que
ser escuchado por la historia humana, que es siempre historia de fidelidad por
parte de Dios y, lamentablemente, también de infidelidad por parte de nosotros
los hombres. La Iglesia, depositaria de la Nueva Alianza, sellada con la sangre
del Cordero, es santa pero formada por pecadores, como escribió san Ambrosio:
la Iglesia es “immaculata ex maculatis”, es santa y sin mancha aun estando
formada en su recorrido terrenal por hombres manchados de pecado.
Quiero recordar esta verdad indefectible de la santidad de la Iglesia a todos
aquellos que, ante el abominable y sacrílego comportamiento del antiguo
arzobispo de Washington, Theodore McCarrick, y ante la grave, desconcertante
y pecaminosa conducta del Papa Francisco y la omerta de muchos pastores,
están tan profundamente escandalizados que sienten la tentación de abandonar
la Iglesia, desfigurada por tantas ignominias.
El Papa Francisco, en el Angelus del domingo 12 de agosto de 2018 ha
pronunciado estas palabras: “Cada uno es culpable del bien que podía hacer y
no ha hecho... Si no nos oponemos al mal, lo alimentamos de manera tácita.
Es necesario intervenir donde el mal se difunde; porque el mal se difunde
donde faltan cristianos valientes que se opongan con el bien”. Si esta,
justamente, hay que considerarla una grave responsabilidad moral para cada
fiel, es aún más grave para el supremo pastor de la Iglesia que, en el caso de
McCarrick, no sólo no se ha opuesto al mal, sino que se ha asociado para llevar
a cabo el mal con quien sabía que estaba profundamente corrompido, ha seguido

Página 60 de 61
los consejos de quien sabía que era un perverso, multiplicando así de manera
exponencial, con su autoridad suprema, el mal actuado por McCarrick. ¡Y a
cuántos malos pastores Francisco sigue apoyando en su acción de destrucción
de la Iglesia!
Francisco está abdicando del mandato que Cristo dio a Pedro de confirmar a sus
hermanos. Es más, con acción los ha dividido, los induce en error, anima a los
lobos a seguir destrozando a las ovejas del grey de Cristo.
En este momento extremamente dramático para la Iglesia universal tiene que
reconocer sus errores y, en coherencia con el proclamado principio de tolerancia
cero, el Papa Francisco tiene que ser el primero en dar ejemplo a los
cardenales y obispos que han encubierto los abusos de McCarrick y tiene
que dimitir con todos ellos.
¡Aun en el desconcierto y en la tristeza por la gravedad de todo lo que está
sucediendo, no perdamos la esperanza! Sabemos bien que la gran mayoría de
nuestros pastores viven con fidelidad y dedicación su vocación sacerdotal.
En los momentos de grandes pruebas es cuando la gracia del Señor se revela
con sobreabundancia y pone su ilimitada misericordia a disposición de todos;
pero esta es concedida sólo a quien esté verdaderamente arrepentido y se
proponga sinceramente enmendarse. Este es el tiempo oportuno para que la
Iglesia confiese sus pecados, se convierta y haga penitencia.
Recemos todos por la Iglesia y por el Papa, ¡recordemos cuántas veces nos
ha pedido que recemos por él!
Renovemos todos la fe en la Iglesia nuestra madre: “¡Creo en la Iglesia, una,
santa, católica y apostólica!”.
¡Cristo no abandonará nunca a su Iglesia! ¡La ha generado con su sangre
y la reanima continuamente con su Espíritu!
María, Madre de la Iglesia, ¡reza por nosotros!
María Virgen Regina, Madre del Rey de la gloria, ¡reza por nosotros!
Roma, a 22 de agosto de 2018
Santísima María Virgen Reina

Página 61 de 61