You are on page 1of 3

Las plantas al igual que todos los organismos vivos tienen ciertos

requerimientos nutricionales. Requieren suministros de nitrógeno, fósforo,


azufre y otros nutrientes del suelo, además de luz solar y dióxido de
carbono, como energía y fuente de carbono.

La velocidad a la que crecen las plantas y sus rendimientos dependen en


gran medida de su capacidad de asimilar nutrientes de la tierra. Sin
embargo, los nutrientes a veces se encuentran en formas que no son muy
asimilables para la ellas.

Es entonces cuando diversos tipos de microorganismos estudiados por


la Biotecnología son de gran ayuda, ya que transforman los nutrientes del
suelo a formas que les son más asimilables a las plantas.

Los biofertilizantes son fertilizantes elaborados con microorganismos


benéficos para las plantas que les ayudan a asimilar los nutrientes. Se
pueden usar solos en suelos fértiles o en combinación con los fertilizantes
químicos en suelos pobres.

Existen varios tipos de biofertilizantes de acuerdo a los


microorganismos que contienen y la función que desempeñan en el
suelo. Los biofertilizantes pueden contener microorganismos que ayudan a
la asimilación de nitrógeno, fósforo, cobre o hierro, entre otros nutrientes. O
también pueden generar sustancias que ayudan a acelerar el desarrollo de
las plantas.

Como son elaborados con microorganismos estos deben de estar


vivos o viables cuando se aplican. Hay biofertilizantes que contienen un
microorganismo específico o una combinación de organismos de tal manera
que es más fácil que sobrevivan, una vez que fueron aplicados.

Algunos de los organismos de los Biofertilizantes se asocian con las plantas


como Rhizobium, Frankia.Mientras que otros son de vida libre
como Azospirilum, Azotobacter, o cianobacterias. Estos organismos
mencionados ayudan en la asimilación de nitrógeno atmosférico
convirtiéndolo de gas nitrógeno a amonio que es más asimilable por
las plantas.

Las micorrizas ayudan a mejorar la captación de otros nutrientes como


el fósforo, cobre y fierro. También hay organismos que liberan en el
suelo sustancias denominadas quelantes, que son generalmente ácidos
orgánicos que ayudan a solubilizar materiales inorgánicos.

Algunos biofertilizantes cuentan con organismos que liberan


hormonas vegetales que promueven el desarrollo de raíces y otras
partes de las plantas, como giberelinas o auxinas. Por ejemplo, las
giberelinas se usan en el cultivo de uva de mesa para eliminar del racimo
las uvas sobrantes que de otra forma harían que las uvas crecieran
deformes. También se usa para promover la floración.

Las hormonas que promueven el desarrollo de raíces, generan raíces más


grandes que resultan en plantas más resistentes que tienen una mayor
capacidad de asimilación de nutrientes, sólo por mencionar un poco de la
importancia de las hormonas vegetales.

Los Biofertilizantes se pueden aplicar de varias formas ya que tienen


presentaciones líquidas o sólidas. Pero la aplicación exitosa de
biofertilizantes requiere de conocimientos sobre los requerimientos
nutricionales, ambientales e interacción de los microorganismos que
contiene el Biofertilizante con los organismos presentes en el suelo.

Ventajas y desventajas
La principal ventaja es que los Biofertilizantes disminuyen el uso de
fertilizantes químicos. Esto les brinda un impacto ambiental positivo ya que
no sólo permiten disminuir el uso excesivo de fertilizantes tradicionales sino
que también disminuyen el uso global de energía, debido a que producir una
tonelada de amoníaco por medios químicos requiere un aproximado de 7
barriles de petróleo, como fuente de energía para el proceso.

Los Biofertilizantes pueden mejorar la textura del suelo y se usan junto con
fertilizantes químicos en un inicio. Incrementan la vida útil del suelo y lo
mantiene en condiciones de cultivo, ya que hay una menor degradación de
la tierra por pérdida de nutrientes, porque los ciclos biológicos de algunos
biofertilizantes pueden reponer nutrientes.

También se mejoran la productividad de los cultivos y se pueden usar en la


mayoría de los suelos. Pueden usarse para acondicionar o preparar tierras
que tuvieron otros usos.

Una de sus desventajas es que cuestan más y la productividad se ve


disminuida al corto plazo, pero en el largo plazo la inversión se ve
compensada por el aumento en la productividad. Tampoco pueden
exponerse prolongadamente al sol y algunos incluso requieren refrigeración
para su almacenamiento.

Otra desventaja es que deben de aplicarse a ciertas horas para mejorar su


efectividad y requiere que el suelo tenga una cierta humedad todo el tiempo
para que los microorganismos puedan seguir vivos.

Si tienen desventajas ¿Por qué se deben de usar?


Lamentablemente las prácticas tradicionales de uso de fertilizantes
químicos resultan en la contaminación de ríos, lagos y esteros por efecto de
la deriva de fertilizantes que no fueron aprovechados por las plantas
terminando arrastrados por las lluvias.

Esto hace que sea primordial que se fomente el uso de la Tecnología de


Biofertilizantes como una alternativa sustentable para el campo que ayude a
disminuir o evitar la contaminación de cuerpos de agua.