You are on page 1of 2

LOS PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES DE ESPAÑA Y CASTILLA-LA MANCHA.

El medio natural influye en la actividad humana de una forma positiva, al proporcionarnos recurso, pero
también de una manera negativa, por los riesgos que comporta.
LOS RIESGOS NATURALES. Los más frecuentes son de origen geológico y climático.
A. RIESGOS GEOLÓGICOS: En España la actividad sísmica es relativamente importante, por su posición entre
las placas de África y Eurasia. Hay manifestaciones sísmicas en el S-SE peninsular y en el sector Pirineos-
Cataluña. Asimismo, en el área peninsular hay diversos sectores de vulcanismo inactivo (Olot, Cabo de Gata y
Campo de Calatrava), si bien lo más destacado es el archipiélago canario (erupción del Teneguía, isla de La
Palma en 1971). Los riesgos externos son los deslizamientos o avalanchas y los desprendimientos.
B. RIESGOS CLIMÁTICOS: Granizo, tormentas acompañadas de aparato eléctrico, olas de calor o frío, rachas y
temporales de viento (en Finisterre, cabo Roca y en las altas cumbres), lluvias muy intensas que originan
inundaciones o sequías.
LOS RIESGOS POR ACCIÓN ANTRÓPICA. La acción humana sobre el medio ha desembocado en una profunda
alteración del medio, dando lugar a una crisis ambiental. Son:
A. CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA: La contaminación atmosférica sería la emisión de partículas y gases
nocivos que alteran la composición natural de la atmósfera, vinculados con la actividad urbana e industrial. La
contaminación atmosférica deriva de la combustión de los motores de explosión de los vehículos y
calefacciones, y diferentes tipos de industrias. Los efectos de esta contaminación son múltiples y están
interrelacionados: la contaminación atmosférica en las ciudades, caso del smog, produce enfermedades
respiratorias; la lluvia ácida provoca la destrucción de edificios históricos (mal de la piedra) y de extensas
masas forestales tras un proceso de acidificación del suelo; la destrucción de la capa de ozono desde 1975. En
España, la capa de ozono se ha reducido en un 6%. Esto se relaciona con el incremento de enfermedades como
el cáncer de piel; modificaciones climáticas por las emisiones de algunas sustancias químicas (aerosoles) y
gases como el dióxido de carbono o el metano, que contribuyen al efecto invernadero.
En Castilla-La Mancha las zonas con mayor emisión son la zona de Puertollano y el Corredor del Henares.
B. CONTAMINACIÓN DE LAS AGUAS: Un agua está contaminada cuando su composición es alterada por
contaminantes y no conserva sus propiedades naturales (inodora, incolora e insípida). Los focos
contaminantes de las aguas continentales son los agrotóxicos (fertilizantes y pesticidas); residuos químicos y
metales pesados (cadmio y mercurio) de la industria; las aguas residuales procedentes de la red de
alcantarillado y los metales pesados procedentes de los desechos masivos. Esto provoca la desaparición de la
piscifauna y la asimilación de productos cancerígenos. Las aguas subterráneas son sobreexplotadas y se
contaminan por filtración, lixiviación y salinización.
En nuestra región, destacan problemas de abastecimiento, la contaminación en algunos tramos del Tajo y del
alto Guadiana, en aguas subterráneas y humedales, así como la sobreexplotación de las aguas subterráneas,
fundamentalmente por el regadío agrario.
El mar posee un elevado nivel de autodepuración, pero el vertido de contaminantes plantea graves problemas
de contaminación en mares interiores o semicerrados. Deriva de los vertidos industriales y urbanos, así como
por la limpieza en alta mar de los buques cisterna y accidentes de los petroleros (Prestige). Produce efectos
devastadores en la fauna y plantea serios problemas económicos y sanitarios.
C. CONTAMINACIÓN Y DESTRUCCIÓN DEL SUELO: El suelo presenta una mayor fragilidad. Los dos principales
riesgos son la contaminación y la destrucción por erosión. La contaminación del suelo procede de la
acumulación de sustancias nocivas (metales pesados y biocidas). La destrucción de un suelo viene determinada
por la erosión, potenciada por la deforestación y que conduce a la desertificación. En Castilla-La Mancha el
relieve y el paisaje se ven alterados por las actividades extractivas o la construcción de infraestructuras.
D. LA ALTERACIÓN DE LAS PLAYAS ESPAÑOLAS, por la fuerte presión turística.
E. DEFORESTACIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD: El número de especies vegetales y animales van
desapareciendo por la extensión de la agricultura y ganadería, ocupación urbana e industrial, incendios
forestales, etc. En nuestra comunidad destaca la destrucción de los bosques de ribera, especialmente en el
Tajo, así como la deforestación provocada por los incendios.