You are on page 1of 2

Colegio de la Inmaculada Concepcioó n de

Nuestra Senñ ora de Lourdes

¿Es real el mundo que conocemos?


En la actualidad, como sociedad en general, nos encontramos inmersos en un sistema
poco transparente que conocemos como realidad. Contamos con una ‘’cortina de humo’’
que nos mantiene ignorantes ante temas de contingencia, por ejemplo los medios de
comunicación masiva representan un mecanismo de distracción frente a problemas
realmente relevantes que ocurren en el día a día, en lugar de informar sobre las situaciones
que perturban a nivel mundial. Frente a esto mismo, surgen las siguientes interrogantes:
¿Cómo confirmamos lo que es real?, ¿Vivimos en un engaño?, ¿La realidad es lo que
creemos?. El presente trabajo tiene por finalidad responder tales cuestiones y
ejemplificarlas mediante ‘La alegoría de la caverna’’ de Platón y ‘’The Truman Show’’ la
película.

La realidad como la conocemos, no siempre es lo que parece, pero es la base fundamental


para formar una sociedad, pues es un factor que define nuestras creencias, ideales, culturas,
entre otras cosas. Sin embrago, normalmente nunca nos detenemos a analizarla, ya que
‘’aceptamos la realidad del mundo tal y como nos la presentan’’ (The Truman show,
1998). Nacemos dentro de un sistema ya estructurado, que cuenta con sus propias leyes,
reglas e ideologías en diversos aspectos, y que habitualmente no se suele cuestionar, por lo
que como sociedad nos mantenemos dentro de esa burbuja de ignorancia que tal vez nos da
miedo reventar. Cabe destacar que hay cierta parte de la sociedad que si se informa y que
logra reconocer la verdad/realidad, pero por otro lado existe tal parte de la población, que
es totalmente manipulada por un régimen que logra mantener a los individuos bajo cierto
acondicionamiento, debido a la ignorancia de éstos mismos con respecto a lo que sucede a
diario a nivel mundial y en variados contextos. En otras palabras, se entiende la presencia
de cierto porcentaje de la sociedad que es analítica y crítica frente a un sistema
manipulador, es decir, individuos que logran escapar de los márgenes de control impuestos
por un régimen, esto ocurre mediante la información con respecto a la realidad que los
rodea, mientras que por el contrario, se presenta la existencia de una comunidad inducida a
creencias y culturas particulares, sólo por el hecho de que se les ha enseñado que es así, por
ejemplo: el hecho de creer en Dios. Una situación similar se ve representada en ‘’The
Truman Show’’, que relata la vida de un hombre basada en mentiras, que para él son su
realidad, hasta que un día lo descubre y va en busca de la verdad, su verdad/realidad.

Platón especificaba en su alegoría de las cavernas, que hay que desconfiar de la intuición
que proporcionan los sentidos propios del ser humano, y que lo correcto es creer en el
conocimiento que suministra la razón, es decir, la lógica o las ideas. A partir de esto mismo,
el hombre podría liberarse de la caverna y buscar la libertad explorando el exterior, lo que
representaba una realidad objetiva. Lo mencionado primeramente, es exactamente la misma
acción que llevó a cabo Truman, pues él siguió lo que dictaba su conciencia (la razón), para
ir en búsqueda de la realidad (de la cual siempre había estado exento). Podemos representar
los anteriores paralelismos mediante la siguiente cita: “Desde la observación viva hacia el
raciocinio abstracto y de él hacia la práctica, tal es el camino dialéctico del conocimiento
de la verdad, del conocimiento de la realidad objetiva” (Lenin, 258). Lo que hace
referencia a la razón, a la lógica y a las ideas -como ya se había señalado anteriormente-
como fundamentos esenciales al momento de reconocer la realidad, pero al mismo tiempo
la práctica (la acción de ir en búsqueda de lo que es veraz), como base que va de la mano
con la lógica para descubrir la verdad, que en este caso sería el hallazgo de una realidad
objetiva para el hombre.

La verdad es difícil de visualizar, pues el conocimiento de ésta misma, provoca el hecho de


dimensionar que la realidad jamás será perfecta, siempre habrá obstáculos e injusticias
dentro de un sistema manipulador, que busca la ignorancia de la sociedad para su
conveniencia y perduración. Es por este motivo, que contemplar el mundo real una vez que
se está informado, genera disconformidad e infelicidad en diversos aspectos. ‘’A veces, la
realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la
realidad.” (Rothfuss, 18). Tal y como se expresa anteriormente, la realidad duele y ese es el
miedo principal en la sociedad, pues comúnmente se prefiere vivir en una ignorancia feliz,
que en una verdad desdichada. Sin embargo, Truman es un claro ejemplo de quien prefiere
vivir fuera del engaño, aunque el conocimiento de lo que es verdad lastime.

Este mundo está construido sobre cimientos de mentiras, que la mayoría de la sociedad
conoce como realidad. Depende únicamente de nosotros mismos como individuos, salir del
pozo de la ignorancia e informarnos sobre la verdad de lo que sucede en el mundo real, tal
y como lo hizo Truman. Todos podemos ser manipulados, sin embrago somos los únicos
responsables de permitir que esto suceda. También somos dueños de nuestra conciencia,
por lo que podemos dejar de ser prisioneros del sistema, y ayudar a un desarrollo a nivel
social e individual. Ahora sólo queda reflexionar: ¿Conocemos nuestra realidad?

Bibliografía

 Peter Weir, Andrew Niccol, (1998), The Truman show. Estados Unidos.
 Vladímir Lenin, (1946), Diccionario filosófico marxista (p.258).
 Patrick Rothfuss, (2007), El nombre del viento, crónica del asesino de reyes (p.18).