You are on page 1of 1

CORPUS IURIS CANONICI

el Decreto de Graciano, obra de carácter privado, procedente de los años 1139 a 1150; las
Decretales de Gregorio IX, del año 1234 (Liber Extra); el llamado Liber Sextus, de Bonifacio
VIII –año 1298–; las "Clementinas", de Clemente V –1314 a 1317–, al que luego se añaden
ciertas Decretales de Juan XXII y algunos otros papas, que llegan hasta el 1484, y reciben el
nombre de "Extravagantes".
Reúne seis colecciones canónicas oficiales y particulares, compuestas entre 1140 y 1503.
1) Decretum Gratiani. Ca. 1140 el monje camaldulense Graciano (v.), del monasterio de
S. Félix y Nabor de Bolonia, realiza una vasta síntesis del Derecho común de la Iglesia,
reuniendo cerca de 3.500 textos pontificios y conciliares, patrísticos y escriturísticos,
obtenidos principalmente de las colecciones gregorianas y cartujanas. Graciano trata de
resolver las antinomias entre las auctoritates, aplicándoles los métodos dialécticos
preescolásticos. Pese a sus deficiencias, la Concordia discordantium canonum se convierte
en manual básico para la enseñanza del Derecho canónico.
2) Decretales de Gregorio IX. Las decretales pontificias (v.) constituyen la fuente más
regular y abundante del jus novum, que complementa el Decretum Gratiani; de ahí su
nombre Extra (decretum) vagantes (que están fuera del Decreto). Ca. 1180 estas decretales
empiezan a compilarse en colecciones particulares: las más completas son las Quinque
Compilationes Antiquae, de Bernardo de Pavía (11881226; v.). Gregorio IX (v.) decide
sustituirlas por una colección única, que sería el código universal de la Iglesia. Confía esta
labor a su capellán S. Raimundo de Peñafort (v.), quien aplica a los textos el procedimiento
de la disección: cita la primera palabra de la decretal, suprime aquello que no concierne
a su objetivo (pars decisa) y hasta corrige lo que conserva; omite la exposición de los hechos
y no retiene sino la regla de Derecho. Promulgadas el 5 sept. 1234, las Decretales de
Gregorio IX siguen llamándose Liber Extra (vagantium). También se encuentran en ellas los
cánones de los conc. III y IV de Letrán (v.), textos patrísticos y de Derecho romano. Los 1.971
textos se reparten en cinco libros, a ejemplo de las Compilationes de Bernardo de Pavía:
iudex, iudicium, clerus, connubia, crimen.
3) Liber Sextus. Por orden de Bonifacio VIII (v.), la materia canónica surgida desde 1234 a
1298 es compilada por Guillermo de Mandagout, arzobispo de Embrun, Berenguer de
Fresolis, obispo de Béziers, y Ricardo de Siena, vicecanciller de la Iglesia romana.
Promulgado el 3 feb. 1298, el Liber Sextus se divide en cinco libros, subdivididos en títulos y
capítulos, siguiendo el mismo sistema que las Decretales de Gregorio IX. Lo integran 359
capítulos.
4) Clementinas. Clemente V (v.), papa de Aviñón (130514) manda hacer una
compilación, compuesta de los cánones del conc. de Vienne (1311; v.) y de sus propias
decretales, pero muere antes de publicarla. Su sucesor, Juan XXII (131634), la promulga eJ
25 oct. 1317, después de haberla revisado. Las Clementinas se dividen en cinco libros como
las dos colecciones precedentes (106 textos)
Pese a varios intentos realizados, los textos canónicos de carácter general, promulgados
después de Clemente V, nunca se han reunido en una colección oficial, por lo que han
quedado definitivamente Extravagantes. Su integración al Corp I Can se debe a la iniciativa
de los editores parisienses U. Gering y B. Rembolt, quienes en 1500 encargan a lean Chapuis,
licenciado en Derecho por la Univ. de París, la compilación de las Extravagantes de interés
general, consagradas por la tradición escolar. Así es como ven luz las dos colecciones
oficiales siguientes:5) Extravagantes de Juan XXII (v.). Contiene 20 constituciones de este
Pontífice (131634), repartidas en 14 títulos.
6) Extravagantes communes. Esta colección de 5 libros (aunque el IV no incluye texto)
reúne 70 decretales de Bonifacio VIII a Sixto I V (147184). La edición de 1503 contiene 74.
Gregorio XIII declaró auténticas estas dos colecciones privadas en 1580 y se imprimieron en
lo sucesivo, con los otros elementos del Corp I Can, por orden y bajo la autoridad de dicho
Papa: Editio romana de los Correctores, 1582.