You are on page 1of 24

UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE

APURÍMAC

FACULTAD DE INGENIERÍA
ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE INGENIERIA DE
MINAS

TRABAJO MONOGRÁFICO

ASIGNATURA : QUIMICA ANALITICA

TEMA : MÉTODO DE TITULACIÓN ACIDO-BASE

DOCENTE : PERCY L. CORTEZ MIRANDA

SEMESTRE : 2018-1

ESTUDIANTES :

ATIQUIPA CHICLLA MICHAEL H.

CARRASCO SALAZAR ERICK.

VILLEGAS CARRION ATAN

OSCCO QUISPE EUSEBIO

HUACHOHUILLCA YNCA ELIBERTH 152094

ABANCAY-APURIMAC
2018

1
Contenido
1. INTRODUCCION ..................................................................................................................... 3
2. OBJETIVOS ............................................................................................................................. 4
2.1. Objetivos generales ....................................................................................................... 4
2.2. Objetivos específicos ................................................................................................. 4
3. MARCO TEORICO ................................................................................................................... 5
3.1. TITULACIÓNES ÁCIDO-BASE .......................................................................................... 5
3.2. PREPARACION Y ESTANDARIZACION DE LOS TITULANTES ............................................ 6
3.2.1. Hidróxido de sodio. ............................................................................................... 6
3.2.2. Titulaciones acido – base en disolventes no acuosos ........................................... 6
3.2.3. Equilibrio acido – base en disolventes no acuosos ............................................... 7
3.2.4. Titulación de ácidos ............................................................................................... 8
3.3. ALGUNOS METODOS ACIDO-BASE Y SU APLICACIÓN ................................................. 10
3.3.1. Peso molecular de un ácido débil ....................................................................... 10
3.3.2. Titulación de carbonato de sodio ........................................................................ 10
3.3.3. Determinación de nitrógeno por el método kjeldahl ......................................... 13
3.3.4. Determinación de las sales mediante intercambio iónico .................................. 15
3.3.5. Determinación de alcoholes................................................................................ 16
3.4. CLASES DE VALORACION ............................................................................................. 17
3.4.1. Alcalimetrías: ....................................................................................................... 17
3.4.2. Acidimetrías......................................................................................................... 17
3.5. CURVAS DE TITULACIÓN.............................................................................................. 17
3.6. MATERIAL DE UNA VALORACIÓN ACIDO-BASE ........................................................... 18
3.7. DETERMINACIÓN DEL PUNTO DE EQUIVALENCIA ...................................................... 18
3.7.1. Valoración fotométrica ....................................................................................... 19
3.7.2. Valoración conductimétrica: ............................................................................... 19
3.7.3. Valoración amperométrica.................................................................................. 19
3.7.4. Valoración termométrica o calorimetría ............................................................. 19
3.7.5. Valoración culombimétrica ................................................................................. 19
3.8. INDICADORES ACIDO-BASE ......................................................................................... 20
3.8.1 Indicadores de dos colores:................................................................................. 22
4. CONCLUCION....................................................................................................................... 23
5. BIBLIOGRAFIA ...................................................................................................................... 23

2
1. INTRODUCCION

A través de este informe, presentamos información elemental así como también


profundizamos y damos explicaciones sencillas y de gran importancia sobre
cada proceso que se lleva a cabo químicamente en los experimentos. Una
valoración ácido-base (también llamada volumetría ácido-base, titulación ácido-
base o valoración de neutralización) es una técnica o método de análisis
cuantitativo muy usada, que permite conocer la concentración desconocida de
una disolución de una sustancia que pueda actuar como ácido o base,
neutralizándolo con una base o ácido de concentración conocida. Es un tipo de
valoración basada en una reacción ácido-base reacción de neutralización entre
el analito (la sustancia cuya concentración queremos conocer) y la sustancia
valorante. El nombre volumetría hace referencia a la medida del volumen de las
disoluciones empleadas, que nos permite calcular la concentración buscada.
Aparte del cálculo de concentraciones, una valoración ácido-base permite
conocer el grado de pureza de ciertas sustancias.

3
2. OBJETIVOS

2.1. Objetivos generales

 Dar a conocer la información elemental de los procesos que se lleva a cabo


químicamente en los experimentos

2.2. Objetivos específicos

 Aplicación de las técnicas o métodos de análisis cuantitativo que nos permite


conocer la concentración desconocida de una sustancia

 Conocer el grado de pureza de ciertas sustancias mediante una valoración


acido-base

4
3. MARCO TEORICO

3.1. TITULACIÓNES ÁCIDO-BASE

Una valoración ácido-base (también llamada volumetría ácido-base, titulación


ácido-base o valoración de neutralización) es una técnica o método de análisis
cuantitativo muy usada, que permite conocer la concentración desconocida de
una disolución de una sustancia que pueda actuar como ácido o base,
neutralizándolo con una base o ácido de concentración conocida. Es un tipo de
valoración basada en una reacción ácido-base reacción de neutralización entre
el analito (la sustancia cuya concentración queremos conocer) y la sustancia
valorante.

El nombre volumetría hace referencia a la medida del volumen de las


disoluciones empleadas, que nos permite calcular la concentración buscada. La
titulación acido-base es un método rápido y exacto para analizar las sustancias
ácidas o básicas. Mediante la titulación es posible determinar diversos ácidos y
bases inorgánicos. Los compuestos orgánicos suelen titularse en disolventes
no acuosos, y no en agua. Varios métodos analíticos importantes dependen
directamente de las titulaciones ácido-base. Por ejemplo, es posible convertir
una sal, como el cloruro de potasio, en un ácido(ácido clorhídrico) si se hace
pasar la solución a través de una columna de intercambio iónico; el cloruro de
potasio de la solución se calcula basándose en la cantidad de base estándar
que se requiere para titular el ácido formado. Para determinar ácidos se usa un
titulante fuertemente básico, como el hidróxido de sodio; para determinar bases
se emplea un titulante fuertemente ácido; como el ácido clorhídrico. El punto de
equivalencia será en el pH 7 sólo cuando se titule un ácido fuerte con una base
fuerte y viceversa. EL pH del punto de equivalencia puede ser ácido o básico;
el valor real dependerá de la sustancia que se titule y de las condiciones de la
titulación.

En realidad, los indicadores cambian de color en un intervalo de


aproximadamente dos unidades de pH, y no a un valor de pH determinado. El
pH en el punto de equivalencia de una titulación deberá estar dentro del
intervalo de transición del indicador que se elija

5
3.2. PREPARACION Y ESTANDARIZACION DE LOS TITULANTES

3.2.1. Hidróxido de sodio.

El hidróxido de sodio no es un estándar primario; siempre contienen un poco


de agua y carbonato de sodio. Para poder emplearlo como titulante es
necesario eliminar el carbonato. A continuación podrá preparase una solución
estándar de hidróxido de sodio con una concentración aproximadamente igual
a la deseada. Se determina la molaridad exacta de la solución
estandarizándola con algún estándar primario acido apropiado. En la titulación
de un ácido débil las impurezas de carbonato de sodio en el hidróxido de sodio
reaccionan para dar lugar a una solución amortiguadora, y por eso el punto
final se hace menos visible. Por ese motivo es imprescindible que los titulantes
de hidróxido de sodio estén libres de carbonato. Una forma común para
purificar hidróxido de sodio es preparando una solución acuosa casi saturada
del mismo. El carbonato de sodio es menos soluble que el hidróxido de sodio y
precipita de la solución concentrada. Después de haber dejado reposar la
solución de hidróxido de sodio, se decanta con cuidado el líquido claro
sobrenadante y se diluye con agua destilada (generalmente el agua destilada
se hierve para eliminar el dióxido de carbono disuelto). Este método es de gran
utilidad en el caso del hidróxido de sodio, pero no se puede aplicar al hidróxido
de potasio.

3.2.2. Titulaciones acido – base en disolventes no acuosos

No es necesario que las titulaciones y otras reacciones de utilidad para e


químico analista se efectúa empleando agua con disolvente. Existen muchos
disolventes orgánicos que pueden enviarse en vez de agua. Para titular un
compuesto se puede disolver en algún disolvente no acuoso apropiado y
titulado con algún acido o base fuerte, que también este disuelto en disolvente
orgánico. El punto final de la titulación en diluciones no acuosas podrá
detectarse empleando algún indicador visual o un pH-metro. La exactitud de las
titulaciones acido–base en disolventes no acuosos están buena como la de
titulaciones en agua, y en ciertos casos es mejor.

Existen dos razones principales para efectuar las titulaciones acido-base en


disolventes acuosos. Una de ellas se refiere a la solubilidad. Muchos ácidos y
bases son compuestos orgánicos de escasos solubilidad en agua, pero que se
disuelve fácilmente en el disolvente orgánico apropiado.

Otra razón es que muchos compuestos que tiene un grado de acides o base
toxicidad para poder ser titulados en agua puede titularse con gran exactitud en
disolventes orgánicos apropiados.

6
Por ejemplo, una base de cuya K b sea menor de 10 -7 (pKb=7), no podrá
titularse con exactitud en agua. En ácido acético glacial, se puede titular una
base cuyo pKb (en agua) sea de 11, con la exactitud (±o.1-o.2%). Los ácidos
débiles cuyo pKa sea menor de 7, no podrá titularse en agua. Pero es posible
determinarlos con exactitud titulándolo con una base fuerte el disolvente no
acuoso apropiado.

3.2.3. Equilibrio acido – base en disolventes no acuosos

Los disolventes pueden calificarse en dos tipos auto ionizados y no ionizados.


El agua se autoioniza y forma concentraciones muy bajas de iones de
hidrógenos (o mejor dicho de H 3o+) y iones hidroxilos. Muchos otros
disolventes se ionizan en cierto grado, formando protones y aniones solvatados
por otra parte, los disolventes hidrocarburos, como el benceno y los éteres,
aparentemente no se ionizan.

Cuando se disuelve una base con un disolvente no ionizado como el dioxano,


para titularla, aparentemente no se ioniza, sino que permanece como base libre
B.

Probablemente la base se solvente en cierto grado. Esto implica que forma


cierto tipo de combinación química con el disolvente. En este análisis no se
tendrá en cuenta la solvatación en de sustancias, únicamente de protones.

Un titulante acido fuerte HA, al reaccionar con el dioxano, forma un protón


solvatado y un anión acido:

Fig. 4

El dioxano, al igual que la mayoría de los disolventes no ionizados, tiene una


constante dieléctrica baja. Esto significa que es un mal aislante eléctrico y que
los iones positivos y negativos se atraen entre sí. Por este motivo los iones del
ácido titulante estarán presenté en su mayoría como pares iónicos, y no como
iones libres (5).

7
Diox-H+ A-+B- BH+ A-+Diox

La reacción de titulación de dióxido del ácido titulante HA y la base B, da lugar


a la sal de la base, la cual existirá como par iónico.

Cada especie iónica tiene carga positiva o negativa completa y puede tener el
mismo color que el ion libre; no obstante, un par iónico al igual que una
molécula casi no conduce la corriente.

3.2.4. Titulación de ácidos

Muchos compuestos orgánicos tienen un grado de acidez suficiente para poder


ser titulados en disolventes no acuosos, si se eligen correctamente las
condiciones apropiadas. Entre los compuestos que se pueden titular se
encuentran los ácidos sulfúricos (ArSO3H), los ácidos carboxílicos (RCOOH),
fenoles (ArOH), enoles (-COCH2CO-), imidas (-CONHCO-); ciertos
compuestos nitrogenados y diversos compuestos que contiene azufre. El
disolvente deberá disolver perfectamente a las acidas.

Para poder titular mesclas el disolvente no deberá tener propiedades básicas


que ocasionen una igualación del grado de basicidad de los ácidos de la
mescla. El titulante deberá ser una base fuerte disuelta en disolvente no ácido y
deberá ser estable a largo plazo. El metóxido de sodio CH3ONa, en benceno y
alcohol metílico o el hidróxido de tetrabutilamonio (C 4H9)4NOH, en benceno y
Alcohol metílico, o alcohol isopropilico se emplean comúnmente como
titulantes.

Las soluciones no acuosas de hidróxido de tetrabutilamonio u otros hidróxidos


cuaternarios de amonio tienen cuando menos dos ventajas sobre otros

8
titulantes en casi todos los casos, la sal de la alquilamonio del ácido titulado
será soluble en los disolventes que generalmente se utilizan.

Las sales de sodio y de potasio de los ácidos titulados a menudo forman


precipitados gelatinosos. La otra ventaja de los hidróxidos de tetra alquilamonio
es que se pueden obtener magnificas curvas potenciometricas empleando los
electrodos ordinarios de vidrio y calomel. El “error alcalino” impide usar el
electrodo de vidrio cuando se emplean titulantes alcalinos de alcoxidos
metálicos, especialmente en disolventes básicos.

Aunque los alcoholes son disolventes apropiados para titular ácidos de fuerza
moderada, la mayoría de los disolventes alcohólicos tiene un grado de acidez
demasiado elevado para poderlos emplear en titulaciones de ácidos débiles.
Una acepción es el alcohol terbutilico, (CH 3)3 COH, que es un disolvente
magnifico para titular todo tipo de ácidos orgánicos. La piridina, la acetona y la
dimetilformamida también son disolventes de gran utilidad para titular gran
variedad de ácidos orgánicos.

Es posible seguir potencio métricamente las titulaciones en cualquiera de estos


disolventes empleando una combinación ordinaria de electrodos de vidrio y
calomel. La fig. (5) muestra la curva de titulación de una mescla de cuatro
ácidos de distintas fuerzas. Mililitros de titulante, hidróxido de tetrabutil amonio
en benceno-isopropanol

Fig. 5

9
3.3. ALGUNOS METODOS ACIDO-BASE Y SU APLICACIÓN

3.3.1. Peso molecular de un ácido débil

Si se conocen aproximadamente la constante de ionización y la


concentración de la solución de ácido débil, se puede elegir un indicador
apropiado y titular el ácido directamente con hidróxido de sodio.
Generalmente, la fenolftaleína suele ser un indicador satisfactorio. Cuando
se está efectuando alguna investigación, suele necesitarse información
analítica acerca del ácido desconocido puro. La titulación acido-base puede
emplearse para determinar el peso molecular del ácido, y si se sabe
cuántos grupos ácidos tiene la molécula, se podrá determinar también el
peso equivalente. Si la titulación se efectúa por método potencio métrico,
con un Phi metro, también será posible determinar el Pk a del ácido. Este se
determina a partir del pH en el punto medio(al haberse neutralizado el 50%)
de la titulación, donde [HA], la concentración del ácido no neutralizado, es
igual a [A-], la concentración de la sal formada por neutralización del ácido.
sustituyendo en la expresión de la constante de ionización del ácido:

3.3.2. Titulación de carbonato de sodio

El carbonato de sodio es una base diacida débil, que ioniza como sigue:

CO32 + H2O ↔ HCO3-+ OH

HCO3+ H2O H2CO3+ OH

Las expresiones de las constantes de ionización son:

10
Los valores de Ka (1) y Kb (2) se calculan basándose en las dos constantes de
ionización acida del ácido carbónico, que puede encontrarse en diversos
manuales:

Las ecuaciones y constantes para la ionización por pasos del ácido carbónico
son las siguientes:

H2CO3 H++HCO3- pKa (1)=6.37

HCO3- H+ CO32- pKb (2) = 10.32

Obsérvese que HCO3- es la base conjugada de H 2CO3 y que CO32- es la


base conjugada de HCO 3-. Por consiguiente Pka (1) + pKb (2) = 14 y pka+
pKb=14. Como se conocen los valores de pKa para el ácido carbónico, se
puede calcular con facilidad los valores de Pkb para el carbonato de sodio.

Los valores de pKb indican que al titular el carbonato de sodio con un ácido
fuerte se producirán dos cambios de PH El primero se producirá cuando el
carbonato se haya transformado en bicarbonato se haya neutralizado a acido
carbónico:

Aunque el bicarbonato es una base muy débil (pKb=7.63), el segundo punto


final es notable, porque el ácido carbónico es inestable y se descompone a
dióxido de carbono, parte del cual se volatiliza .por consiguiente el equilibrio de
la titulación se hace más favorable. En la fig. (1) puede verse la curva de
titulación de carbono de sodio con ácido clorhídrico.

fig. (1)

En el primer punto final, el carbonato se ha titulado a bicarbonato. Aquí el


indicador de fenolftaleína cambia de color magneta a incolora. El cambio es
gradual y la exactitud de la titulación al primer punto final no es muy buena.

11
Después del primer punto final se inicia la conversión de bicarbonato a dióxido
de carbono y agua:

Esta titulación se completa en el segundo punto final. El anaranjado de metilo


vira de amarillo a rosa en el segundo punto final. Este punto final es más
notable que el punto final de fenolftaleína, pero la transición también es
gradual. El mejor procedimiento es emplear indicador rojo de metilo y titular
hasta que tome color rojo; el cambio de color será muy gradual. En este punto
se hierve la solución un minuto, para volatilizar el dióxido de carbono disuelto.
A continuación se enfría y se continúa la titulación hasta que el indicador rojo
de metilo cambia de amarillo a rosa en forma repentina. En la fig (1) puede
verse el efecto de hervir la solución, la curva de titulación experimenta una
variación de pH más pronunciada.

El carbonato de sodio y el bicarbonato de sodio suelen encontrarse juntos. Es


posible determinar la cantidad de cada uno de ellos en una mezcla mediante
una titulación acido-base diferencial. El carbonato de sodio es una base más
fuerte (pKb (1)=3.68, pKb (2)= 7.63). El bicarbonato de sodio es una base más
débil (pKb=7.63) y al titularla habrá solo un punto final. La mezcla puede
analizarse como sigue:

1. Primero se titula con ácido clorhídrico estándar hasta el punto final de


fenolftaleína. Solamente se titula el CO₃²- tengamos en cuenta que el punto
final el CO₃²- se neutraliza a HCO3-.

2. Se continúa la titulación hasta el punto final del rojo de metilo o del


anaranjado de metilo. Todo el HCO3- presente se neutralizara, es decir, el
HCO3- originalmente presente y el HCO 3- que procede de la neutralización
parcial del CO₃²-.por consiguiente será necesario emplear un gran volumen de
titulante para llegar del primero al segundo punto final. Se podrán calcular las
cantidades de CO₃²- y de HCO 3- en la muestra srcinal basándose en las
lecturas de la bureta en el punto final de la fenolftaleína y en el punto final del
anaranjado de metilo(o rojo de metilo).

También es posible analizar mezclas de hidróxido de sodio y carbonato de


sodio mediante titulación con ácido clorhídrico hasta alcanzar dos puntos
finales distintos. El hidróxido de sodio es una base más fuerte que el carbonato
de sodio, pero no es tan fuerte como para que la titulación tenga tres puntos
finales. En el primer punto final (el de la fenolftaleína) se titula NaOH Y CO₃²-
entre el primer punto final y el segundo se titula el HCO3- que proviene del
CO₃²- de la muestra srcinal. En la fig. 2 se muestra la curva de titulación de la

12
mezcla de hidróxido de sodio y carbonato de sodio. Si la lectura de la bureta en
el primer punto final es de 30 ml y en el segundo es de 42 ml, se emplearon 42-
30=12ml de HCl para titular el HCO 3- Por consiguiente se necesitaron 12 ml
adicionales para titular el CO32- srcinal a HCO3- , y para titular el OH - de la
muestra srcinal se emplearon 42-24=18 ml de HCl.

Fig. 2

Las mezclas de hidróxido de sodio y bicarbonato de sodio no existen en


solución, porque reaccionan dando lugar a carbonato:

3.3.3. Determinación de nitrógeno por el método kjeldahl

El método Kjeldahl es muy importante para analizar muestras orgánicas que


contengan nitrógeno. Este método se emplea para determinar nitrógeno en
compuestos orgánicos puros, en alimentos, fertilizantes, etc. También se
estima el contenido de proteínas de los alimentos para el hombre y para los
animales mediante una determinación de nitrógeno por el método de Kjeldahl.

El método consta de varios pasos; a continuación estudiaremos brevemente


cada uno de ellos:

Paso 1 preproducción: El método de Kjeldah sirve para determinar el nitrógeno


de ánimas o amidas. Para poder determinar nitratos inorgánicos y compuestos
orgánicos nitrogenados y azocompuestos, es necesario efectuar una reducción
previa.

Paso 2, digestión. La muestra se descompone mediante digestión con ácido


sulfúrico caliente y concentrado. La materia orgánica se oxida a dióxido de
carbono y agua; el nitrógeno se convierte a hidrosulfato de amonio:

13
Orgánicos C, H, N, O

CO2+H2O+NH4HSO4

H2SO4

El hidrosulfato de potasio que se añade a la mezcla que se va a digerir eleva el


punto de ebullición. Además se añade algún compuesto mercúrico, cúprico o
de selenio como catalizador para acelerar la descomposición.

Paso 3, destilación. Cuando se ha completado la digestión, se enfría la solución


y se añade con cuidado una solución concentrada de hidróxido de sodio, la
cual forma una capa separada por encima del ácido sulfúrico. Se conecta el
matraz a un aparato de destilación y se agita hasta que ambas capas se
mezclan. El hidróxido de sodio neutraliza al ácido sulfúrico y hace que se
desprenda amoniaco de la sal de amonio:

2OH- + NH4HSO4 NH3 (g) + 2H2O + SO42 (2NaOH)

Se calienta el matraz para que destile el amoniaco y algo de agua. Se recoge el


destilado en un recipiente que contiene ácido clorhídrico estandarizado o ácido
bórico saturado, para neutralizar el amoniaco y evitar pérdidas por
volatilización.

Paso 4, titulación. Titulación. En el método normal, se añade una cantidad


exactamente medida de ácido clorhídrico al recipiente en el cual se va recibir el
destilado, antes de iniciar la destilación. Es necesario añadir un exceso de
clorhídrico, más del necesario para reutilizar el amoniaco destilado según la
reacción

Posteriormente se titula el exceso de ácido clorhídrico con una solución


estándar de hidróxido de sodio. La cantidad de amoniaco (y por consiguiente la
cantidad de nitrógeno de la muestra) se calcula basándose en la diferencia de
mili moles de HCl en el recipiente en el cual se recibe el destilado y el NaOH
que se emplea para titular el exceso de HCl.

La modificación de este método que emplea ácido bórico utiliza una sola
solución estándar y es más directa. Se destila el amoniaco y se recoge una
solución saturada de ácido bórico; H3BO3. El ácido bórico es muy débil (Ka =
109) y no es necesario conocer la cantidad exacta que se emplea del mismo.
En la reacción se forma borato de amoniaco, NH4H2BO3:

14
El borato es de base conjugada del ácido bórico y tiene un pk b de 5. Se titula
el borato con ácido clorhídrico estándar, sin que el exceso de ácido bórico
interfiera.

3.3.4. Determinación de las sales mediante intercambio iónico

Generalmente es posible determinar la concentración de una sal en solución


mediante titulación acido-base, después de haber hecho pasar la solución a
través de una columna de intercambio de cationes. Por ejemplo, cuando se
hace pasar una solución de cloruro de potasio a través de una columna de
intercambio de cationes de hidrogeno, la columna retiene los iones de potasio y
sede una cantidad equivalente de iones de hidrogeno a la solución (fig.3).

Fig.3

El resultado total es que el cloruro de potasio se convierte cuantitativamente a


ácido clorhídrico. El ácido puede determinarse fácilmente mediante titulación
con una solución estándar de hidróxido de sodio. Si se hace pasar la sal de un
catión divalente a través de la columna de intercambio catiónico, esta cederá 2
moles de iones hidrogeno a la solución por cada mol de cationes que retenga:

15
M2++ 2 CATEX-H+ catex2- M2+ + 2H+

3.3.5. Determinación de alcoholes

Un problema analítico muy frecuente es el análisis de muestras orgánicas. El


mejor método es determinar cuantitativamente la cantidad del grupo funcional
característico, alcohol, amina, esteres, cetonas, etc.

Muchos métodos de gran utilidad para caracterizar grupos funcionales


orgánicos se basan en reacciones químicas cuantitativas en los cuales se
forma algún producto acido o bien se efectúa la reacción con algún reactivo
acido (o básico). Cuando esta reacción finaliza, se determina el ácido o base
mediante titulación acido-base.

La determinación de alcoholes mediante reacción con anhídrido acético es un


buen ejemplo de lo anterior (2). Las reacciones que se llevan a cabo en esta
determinación son las siguientes:

Se añade a la muestra de alcohol una alícuota de anhídrido acético (disuelto en


piridina o acetato de etilo). Transcurrido varios minutos, se completa la reacción
(1) y se añade agua para que el anhídrido restante se convierten acido, según
la reacción (2). A continuación se titula todo el ácido acético formando en las
dos reacciones con una solución entandar de hidróxido de sodio (reacción 3).

Se determina un blanco haciendo reaccionar una segunda alícuota de


Anhídrido con agua (reacción 2), y se titula el ácido acético con solución
estándar de hidróxido de sodio. La diferencia entre las titulaciones del blanco y
de la muestra correspondiente a un mol de Ester (el cual no puede titularse
como acido), que se produce por cada mol de alcohol. Por consiguiente, la

16
diferencia entre la titulación del blanco y de la muestra representa la cantidades
alcohol en la muestra srcinal.

3.4. CLASES DE VALORACION

3.4.1. Alcalimetrías:

Determinación de la concentración de una base empleando un ácido fuerte de


concentración conocida como sustancia valorante. Se emplea casi siempre
ácido clorhídrico, HCl; a veces ácido sulfúrico, H2SO4;y casi nunca los ácidos
nítrico (HNO3) y perclórico, (HClO4).

3.4.2. Acidimetrías

Determinación de la concentración de un ácido empleando una base fuerte de


concentración conocida como sustancia valorante, como el NaOH.

3.5. CURVAS DE TITULACIÓN

Si representamos e l PH medido por un electrodo en función del volumen


añadido de sustancia valorante se obtienen curvas de valoración curvas de
titulación

, similares a la de la figura. Se observa el rápido cambio del pH para un


volumen determinado. El punto de inflexión de esta curva se llama punto de
equivalencia y su volumen nos indica el volumen de sustancia valorante
consumido para reaccionar con el analito.En ausencia de sistema medidor del
pH, se pueden usar indicadores ácido-base, sustancias que mediante un
cambio de color nos indican que se ha llegado al punto de equivalencia.

Curvas de valoración ácido-base, para el ácido clorhídrico y el ácido acético,


obtenidas midiendo el pH de dichas disoluciones, tras añadirle volúmenes

17
crecientes de base fuerte. Se muestra el punto de equivalencia en ambos
casos y la zona de viraje de la fenolftaleína, que serviría como indicador

3.6. MATERIAL DE UNA VALORACIÓN ACIDO-BASE

El material básico empleado para una valoración ácido-base es:

 Bureta
 Mesa o soporte de fondo blanco: se emplea para apreciar el cambio
decolor de la disolución.
 Pipeta
 Indicador de PH o Indicador ácido-base(se emplean muchos diferentes,
según la reacción)
 Matraz Erlenmeyer (matraz cónico)
 Disolución estándar (una disolución de concentración conocida, como
ladeNa2CO3en agua)
 Disolución o muestra cuya concentración queremos conocer. En una
valoración ácido-base a veces es necesario el uso de un indicador
ácido-base que sufra un cambio de color y/o de un pH-metro para
conocer el punto final. En otros casos las propias sustancias que
intervienen experimentan un cambio de color que permite saber cuándo
se ha alcanzado ese punto de equivalencia entre el número de
equivalentes de ácido y de base.

En otras valoraciones o volumetrías, (redox, complexometría, de


precipitación)se registra la concentración de una sustancia en función del
volumen desustancia valorante añadida, para determinar el punto final.

En una valoración ácido-base se prefiere medir el pH como una medida de


cómo transcurre la transferencia de hidrones, H+, entre el ácido y la base. Para
ello se emplean electrodos específicos conectados a un potenciómetro. Cerca
del punto de equivalencia o punto final de la valoración se observa un cambio
muy brusco de dicho potencial.

3.7. DETERMINACIÓN DEL PUNTO DE EQUIVALENCIA

Son muy numerosos los métodos para detectar el punto de equivalencia.


Aparte de los métodos más frecuentes (uso de indicadores y medida directa del
pH con potenciómetro) se pueden usar otros métodos:

18
Valoración potenciométrica Valoración potenciométrica: Es una medida basada
en la diferencia de potencial entre un electrodo adecuado frente a un electrodo
de referencia (electrodo de calomelanos de potencial fijo) en función del
volumen de sustancia valorante. No confundir con la medida directa de
potencial que efectúa el pH-metro. Proporcionan resultados más fiables que las
valoraciones con indicadores químicos o ácido-base. Se emplean dos
electrodos, en lugar de uno sólo. En el punto final hay una rápida modificación
del potencial. Representando la derivada en función del volumen, se observa
un pico que corresponde al punto final. También se observa en la segunda
derivada. Estas medidas de potenciar también permiten calcular la constante
de disociación del ácido o la base que se está valorando.

3.7.1. Valoración fotométrica

Se emplean espectrómetros o fotómetros de filtro. Se trata de


comprobar cómo varía la absorbencia de la muestra en función del
volumen de disolución valorante añadido. Aunque los ácidos y bases no
absorben, basta añadir un indicador ácido-base para controlar el avance
de la neutralización.

3.7.2. Valoración conductimétrica:

Se mide la conductividad de la disolución en función del volumen


añadido. Sirve para valorar ácidos o bases muy débiles, o disoluciones
muy diluidas. No puede aplicarse a muchos procesos.

3.7.3. Valoración amperométrica

Se aplican más a valoraciones redox que a valoraciones ácido-base.

3.7.4. Valoración termométrica o calorimetría

Se trata de detectar los aumentos de temperatura durante la valoración.

3.7.5. Valoración culombimétrica

Consta de un electrodo donde se obtiene un reactivo y otro


contraelectrodo con la muestra. Se le hace pasar una corriente
constante (amperioestato) durante un tiempo. Dicha corriente, por
ejemplo, libera una cantidad de iones OH - (en un electrodo de Hg)
proporcional a la carga que lo atraviesa. Según las leyes de Faraday,
conociendo la intensidad de corriente que circula por la célula y el
tiempo, se puede calcular los moles de OH- formados y, a partir de ahí,
los moles de ácido en la muestra. Este método no presenta las
interferencias del ion carbonato en la valoración de ácidos y no requiere
preparar o estandarizar disoluciones

19
Representación del potencial del electrodo medidor de pH, frente a un
electrodo de referencia, en función del volumen de ácido añadido. 1-
Primera derivada. 2-Segunda derivada.

3.8. INDICADORES ACIDO-BASE

Los indicadores ácido-base son ácidos débiles o bases débiles que presentan
colores fuertes. La mayoría son indicadores de dos colores, y las formas acida
y básica tienen colores contrastantes. También existen algunos indicadores de
un solo color, como la fenolftaleína, cuya forma acida es incolora, y la forma
básica es color magenta. Al titular un solo acido o base, el indicador actúa
como un segundo ácido o base. Así, en la titulación de un ácido con hidróxido
de sodio, el segundo acido (el indicador) es más débil que el ácido principal, y
por consiguiente se titula después que él. El indicador está presente en una
concentración mucho menor. Una curva de titulación de una solución en la cual
hubiese una cantidad muy grande de indicador seria semejante a la cual
hubiese una cantidad muy grande de indicador seria semejante a la curva de la
fig. (9). Primero se titula el ácido principal y después el ácido más débil que
actúa como indicador. No obstante, en la práctica se emplea una cantidad tan
pequeña de indicador colorido que la curva de titulación. En la fig. (9) podrá
verse que un indicador cambia de color en un intervalo de pH, y no a un PH
determinado. El intervalo de transición de un indicador dependerá de la
capacidad del observador para detectar la sutil variación de color, para un
indicador de dos colores el intervalo de transición es de 2unidades de pH
aproximadamente. Supongamos que tenemos un indicador ácido H Índice.
Como es una acido débil, podemos escribir una ecuación para su ionización y
una expresión para su constante de ionización.

20
Constante de indicador

La reacción de ionización de un indicador puede expresarse en la siguiente


forma: (Ec. 1)

Esta forma generalizada posee la ventaja de que es aplicable a indicadores


ácidos o básicos, independientemente de que sean especies sin carga,
aniónicas o catiónicas. La constante de equilibrio, que en este caso se llama
constante de indicador, es: (Ec. 2)

Esta ecuación puede reordenarse para obtener: (Ec. 3).

En su forma logarítmica es: (Ec. 4).

Esta fórmula y las intensidades de los colores del indicador, así como la
diferenciación de colores del observador, permiten un tratamiento teórico que
proporciona las bases de la comprensión del funcionamiento de los reactivos.

21
3.8.1 Indicadores de dos colores:

Al estudiar la Ec. (4) se ve que los cambios de pH provocan variaciones del valor de la
relación [forma básica] / [forma ácida]. Dicho de otra forma, puesto que ambas formas
son coloridas, cada tono de color, causado por la mezcla de los dos colores, está
relacionado a un cierto valor de pH. Para analizar más fácilmente la situación que se
presenta, se hacen las siguientes suposiciones o aproximaciones:

1. Para el ojo humano, la intensidad de color es proporcional a la concentración de la


especie colorida, y ambas formas del indicador tienen la misma intensidad de color.

2. Si dos colores se mezclan, el ojo deja de discernir un cambio de tonalidad di la


relación de concentraciones de los dos colores es superior a 8:1 o 9:1.

Al combinar el segundo enunciado y la Ec. (4), se deduce que el observador puede


apreciar cambios de color, causados por variaciones de la relación [forma básica] /
[forma ácida], dentro de un intervalo de valores de pH de aproximadamente 1.8
unidades (Ec. 1). Fuera de estos límites, no se pueden distinguir cambios de color y el
ojo ve únicamente los colores límite del indicador. Si [forma básica] = [forma ácida], el
térmico logarítmico de la Ec. (4) desaparece, y pH =pKIn. Este valor de pH equivale
aproximadamente al punto medio del intervalo de transición que se extiende 0.9
unidades de pH por arriba y por debajo de dicho punto medio. Si el contraste de los
colores límite de dos indicadores de dos colores, es más o menos similar, el que tenga
el intervalo de transición más corto es el más apropiado, pues esto quiere decir que los
cambios de pH provocaran cambios de color más fácilmente perceptibles.

Es importante recordar que, para un indicador de dos colores, aunque la intensidad de


color observado aumenta al aumentar la concentración del indicador, la titulación
consiste en obtener una determinada coloración. Esta coloración o tono depende
solamente de la relación [forma básica] / [forma ácida], y es independiente de la
concentraciones del indicador, cuando menos en las concentraciones usuales en la
práctica. Esto quiere decir que la concentración de un indicador de dos colores no es
un factor crítico. Claro está que si dicha concentración es demasiada alta, la solución
quedara de tan intenso colorido que la observación de cambios de tono será
prácticamente imposible, y cuando sea demasiado baja, el nivel de color será
insuficiente para una observación visual.

3.8.2 Pruebas en blanco o testigos


Puesto que un indicador acido – base es una base o un ácido débil, consume algo de
titulado o titulante. En las titulaciones de soluciones titulantes y

Tituladas relativamente concentradas, este efecto puede despreciarse, pues la


cantidad consumida es sumamente pequeña. Cuando se trata de concentraciones
bajas y/o muestras pequeñas, resulta necesario efectuar una prueba de blanco o
testigo que se empleara como factor de corrección en la titulación. Supóngase que un
ácido se titula con una base, empleando un indicador acido – base que estará
presente en su forma ácida. La prueba en blanco se llevará a cabo titulando una
cantidad de indicador igual a la que se empleara en la titulación, disuelta en un
volumen de agua que deberá también ser el mismo a emplearse en la titulación. El
pequeño volumen de base que se consume en esta prueba se resta del volumen total
de base requerido en la titulación. Si la forma del indicador fuera básica, la prueba en

22
blanco se lleva a cabo empleando una solución titulante acida. El volumen de ácido
que se haya consumido se expresa como volumen equivalente de base y se suma
numéricamente al volumen de ácido requerido en la titulación principal.

3.8.3 Indicadores sensibilizados y mixtos:


El propósito de un indicador sensibilizado o de un indicador mixto es el de producir un
cambio de color más pronunciado en el punto final. Estos tipos de indicadores
consisten, bien de una mezcla de un indicador y de un colorante inerte, o bien de una
mezcla de dos indicadores.

Idealmente, los dos colores límite de cualquier indicador de dos colores deben ser
complementarios, con lo cual se logra obtener un gris en algún punto dentro del
intervalo de transición del indicador. Puesto que la concentración es por lo general
baja, la intensidad del gris resulta tan insignificante, que la solución queda virtualmente
incolora.

3.8.4 Punto final comparativo:


Aun cuando los colores límite de un indicador permitan un buen contraste visual,
resulta difícil situar exactamente el punto final si la pendiente de la curva de titulación
es baja en la zona de transición del indicador. En tales casos, el viraje de color es tan
gradual que los cambios de color después de cada gota pueden resultar muy poco
perceptibles. El observador queda entonces limitado al recuerdo de color que existía
antes de la adición de un incremento de titulante. Generalmente, la práctica hace
mejorar la menoría visual de colores, pero aun así existen limitaciones. No obstante, el
ojo humano es capaz de detectar pequeñísimas diferencias de color cuando las ve
simultáneamente y en las mismas condiciones de iluminación. En base a esta
capacidad se efectúan las titulaciones comparativas, esto es, titulaciones en las cuales
se llega al punto final por comparación de colores.

4. CONCLUCION

La titulación por método volumétrico permite evaluar la concentración


desconocida del ácido acético (CH3COOH) a través de la concentración ya
conocida del hidróxido de sodio (NaOH), es decir, lado la cantidad de dicha
base necesaria para reaccionar cuantitativamente con esa disolución ácida.

El punto final de la titulación es llamado es llamado punto de equilibrio que


puede conocerse gracias a los indicadores, los cuales pueden variar sus
concentraciones físicas dependiendo del tipo de solución presente.

5. BIBLIOGRAFIA

 Escuela de Ing. Ambiental


 Química general Brown – le May.

23
 Raymond Chang, Química. Cuarta Edición.
 http://es.wikipedia.org/wiki/Valoraci%C3%B3n_%C3%A1cido-base.
 http://www.monografias.com/trabajos37/acido-base/acido-base2.shtml.

24