You are on page 1of 1

Incoherencia

Esta es mi carta, me despido en letras blancas, marco que me voy y lo hago así
porque soy de piedra, soy concreto y no siento.
Escribo en esto que no es papel y sin embargo, saldrá en tinta y la tonta mancha
todo, incluso mancha blanco, así que podrán leerme.
Me despido y no me importa porque soy una vida silenciosa y solo generaré
sollozos, estos terminarán en susurros y los susurros usualmente se acortan
cuando la voz se quiebra hasta que las palabras solo se callan.
Así que me despido y no te va a importar porque realmente no nos hemos sentido
en este corto paso en cada uno de los vivir, fue un camino, no vano, mas sí tan
corto que no logró ni brotar.
Sé que es mentira, pero debo concordar.
Digo adiós y aún te quiero todavía, si bien yo en ti seré un sollozo, tú en mí eres
desde ahora un grito, rugido por dentro, pero claramente sentido.
Alzo mi mano y con un movimiento que hago sé que no voy a volver y me duele,
no obstante, desde que lo sé no lloro, tal vez no estoy preparada, capaz es mi
calmada aceptación de que finalmente seré arrancada con vida de mi entorno
sin conservar nada.
Es, entonces, todo esto resultado de que me resigno y no lucho y no reconsidero
y ya no pienso que debo escapar, ya no palpo tampoco cuerda alguna que me
ate a este suelo, por mi mano han sido cortadas todas. Al observarlas, desunidas
rodeándome me recuerdan el adiós de ayer, de mañana, de la semana pasada,
que no me han dicho, pero que de hace días escucho, ese que no dije yo, ese
que no quería recibir, ese producto de un herir.
Ayer faltaban 45 días para irme y hoy veo que ya ninguno, he seguido yendo y
viniendo a este LUGAR en el que florecí, al que me miento diciendo que ya no
pertenezco.
Por eso, hoy que me retiro, juro no he de volver.
¿Se ha comprendido?
Soy un sollozo porque desaparezco, justo ahora me estoy yendo, así dejo blanco
y me convierto en un vacío y nadie sabrá más porque no voy a contestar.
Me despido de todos, ya que a ninguno lo tengo en frente, me despido sin
hacerles saber que el 2 de diciembre se convirtió en el 17 de octubre.