You are on page 1of 2

Según Babot, la concepción que se realiza de la Revolución Francesa está vinculada a lo

político, pero no se desconoce que además fue una revolución social, es así como lo social
origina el problema político. La revolución es acompañada por la necesidad de construir el
espacio político-jurídico, es por esto que la Revolución significa un cambio fundamental en la
legitimidad, esto vendrá entre el 17 y 20 de junio de 1789, cuando se da la reasunción de la
soberanía por parte de la asamblea nacional.

En mayo de 1789 con la reunión de los Estados Generales, el 3er Estado propondrá objetivos
no tan formales como: la duplicación del número de sus diputados, el voto por cabeza, y
principalmente la disolución de la división estatal de la sociedad. La organización estamental,
que marcaba los límites entre los privilegiados (clero y nobleza) y los no privilegiados
(estado llano), se transforma en una asamblea nacional soberana y marca algo tan importante
como lo fue la reversión del poder de un monarca absoluto al “pueblo”.

En la Revolución, el ejercicio de la soberanía se daría mediante el voto, anunciando el
“origen de las elecciones políticas en masas”. Como se puede observar el eje político esencial
es: la construcción del Estado, objetivo o medio para lograr un determinado tipo sociedad, de
economía y de vida política.

Entre los años 1774- 1776 se verá una crisis agraria, que provocará una crisis urbana, donde
la aristocracia señorial será afectada en sus beneficios, y optará por agravar la situación
económica del campesinado, provocando una tensión social, a su vez se origina una crisis
general empeorada por el tratado de libre comercio con Gran Bretaña por la intervención de
Francia en la guerra de la independencia norteamericana y por los gastos excesivos de las
Cortes. Frente a esto, el Estado responde a nuevos impuestos, lo que confirma el gran
malestar político.

Con la riqueza de una burguesía productiva privada del poder político, de la miseria de un
campesinado agobiado por la reacción feudal, el de un artesanado empobrecido, y la crisis
general. La revolución desde sus comienzos muestra la tensión entre la libertad e igualdad.
Todo esto anunciaría el quiebre y conflicto entre las masas algo que se vuelve Irreversible a
partir de la comuna del 10 de agosto de 1792 se pretendía la libertad frente al poder despótico
de una monarquía autocrática que se conseguiría con la creación de una monarquía
constitucional y una declaración de las garantías individuales, también se buscaba la
aspiración a la igualdad, ante los impuestos la ley, es decir igualdad civil. Esto se irá
construyendo y será obra de la asamblea Constituyente (1789- 1791).